“VISIONES DEL DESARROLLO EN AMÉRICA LATINA”

Capítulo III: “Instituciones políticas y desarrollo económico en las Américas: el
largo plazo”
Pzerworsky y Curvale.

Según lo expuesto en el texto de Pzerworsky y Curvale, “Visiones del
desarrollo en América Latina”, es preciso señalar como idea general, la
principal causa del desarrollo económico que se genera en las naciones se
debe a la instauración de las instituciones, las cuales se encargarían del
bienestar y protección de ciertos aspectos gubernamentales en relación a la
población y al funcionamiento económico de los países. Si bien los autores
indican que las instituciones políticas debiesen estar presentes a pesar de las
condiciones económicas de los países, está presente el fenómeno del uso de la
fuerza para que estas prevalezcan a lo largo del tiempo en los países más
pobres, comparando a América Latina con Estados Unidos.
Dado que las naciones más ricas en inversión e innovación, en este caso
Estados Unidos se compara con América Latina ya que es más estable
institucionalmente lo que lo hace ser el país con mayor crecimiento dentro del
continente. En el caso de América Latina y como principal ejemplo de
institucionalidad ejercida por el poder y como bien se le otorga las
característica de oligárquica, ejercida por las elites. En concreto y haciendo
derecha alusión a la comparación del desarrollo de Estados Unidos y América
Latina se puede decir que las instituciones estables e igualitarias demuestran
mayor crecimiento que las que están en vías de desarrollo.
“La existencia de instituciones no puede darse por sentada. Las
instituciones surgen y sobreviven solamente si son capaces de
generar resultados que todos los grupos que pueden emplear la
fuerza física consideren preferibles a luchar entre sí. Esto significa
que los resultados generados por el marco institucional tienen que
reflejar, hasta cierto punto, la capacidad de determinados grupos
particulares para imponer sus intereses o valores por la fuerza”. De la
cita anterior se puede explicitar el hecho de la que las instituciones no
necesariamente deben tener un carácter inofensivo para poder contribuir en el
desarrollo del crecimiento económico ya que si es cierto en la sociedad existen
distintos grupos que pueden estar o no de acuerdo con la implementación de
las leyes que ejercen dichas instituciones, al momento de generar cierto
descontento en estos grupos se pueden suscitar irrumpimientos ruidosos y
visibles del estado pacífico que por defecto deberían tener las instituciones, las
cuales debiesen velar por la integridad de una nación, sin embargo este
descontento se manifestaría de una forma dispar al patrón común de las
instituciones. Estas manifestaciones se darían en un contexto de agitación
social por actores como peones u obreros que están en la escala social inferior
y que protegen la igualdad.
La inestabilidad institucional que se daba en la época en América
Latina a mi parecer se origino ya que

nos refleja que “ casi todas las formas de pensamiento económico de fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX eran liberales en el sentido de identificar el desarrollo económico con la libre empresa. Ocampo basando en los textos clásicos sobre historia del desarrollo económico. El autor comienza su ensayo. diciendo que no existe una historia del pensamiento económico latinoamericano como tal. Por lo que es mejor referirse a una industrialización dirigida por el Estado al periodo correspondiente a los años cincuenta y setenta. así como también muchas más . donde éstas fueron combinadas con estrategias de exportación e integración económica. que hacen distingo de las corrientes de pensamiento económico latinoamericano de las diferentes escuelas. por lo tanto. tiene mucho de heterogéneo gracias a las reformas. por lo cual no se puede sentenciar rigurosamente a las ideas a través de estos dos conceptos. sino que el pensamiento estructuralista y su evolución hacia la teoría de la dependencia vendrían a ser vertientes intelectuales de sus respectivas escuelas. Luego se comienzan a desmitificar otros errores comunes. pretende articular la historia de las ideas con la de los procesos de desarrollo.. siendo que este mal llamado consenso. en este caso los estereotipos de la historia económica latinoamericana y mundial. Otro discurso erróneo asimila la ortodoxia contemporánea al Consenso de Washington (1990). lo que lo hace estos conceptos tan limítrofes mas confusos. se refiere a los equívocos comunes en los debates sobre desarrollo latinoamericano. analizando la relación entre América Latina y la economía mundial desde fine del siglo XIX. nos indica que el más común es la tendencia a asociar el auge del comercio exterior del siglo XIX con el avance del libre cambio. El ensayo está dividido en 6 partes.” Pag. se expresaban en una política proteccionista en materia de comercio exterior. con el progreso de la empresa privada. conceptos que tienen sentido cambiante a lo largo del tiempo.peor eran al mismo tiempo nacionalistas y. tomando dos conceptos claves el de “ortodoxia” y el de “heterodoxia”. DEL DESARRROLLO EN LA HISTORIA José Antonio Ocampo. Primero para contextualizar.3 Otro equivoco común se encuentra en la asociación que se hace entre la fase de industrialización de las primeras décadas de la posguerra en el mundo en desarrollo y la sustitución de importaciones .es decir. tanto que el concepto ISI (industrialización por sustitución de importaciones) se ha utilizado para referirse a este periodo.LOS PARADIGMAS LATINOAMERICANA. siendo que la sustitución por importaciones fue apenas solo uno de los elementos de la estrategia industrializadora y no el más importante en varios países. con un apotegma fundamental. por lo que existen mucho mas de ortodoxias contemporáneas de lo que se supone.

la educación pública y los primeros sistemas de sanidad pública. frente a estos últimos desafíos es que se define el papel del Estado. El sesgo anti-exportador del régimen proteccionista preocupaba bastante menos a los liberales de la época que el atraso mismo del desarrollo. La segunda parte nos muestra tres proposiciones básicas como marco de referencia para comprender las distintas etapas del desarrollo latinoamericano: la primera consiste en que América Latina se ha visto casi siempre a sí misma en función de su articulación a la economía mundial. fue la combinación de la industrialización con la . el progreso debe ser entendido como resultado de la integración de los países latinoamericanos a la economía mundial como productores de materia prima.heterodoxias. fue también preocupación de los liberales de la época. La cuarta parte se refiere a la industrialización dirigida por el Estado. la cual es de índole colonial. pero son temas de especificidad histórica que reflejaban un gran atraso para la época del liberalismo decimonónico de Latinoamérica. o desarrollo hacia afuera. con su correlato en los derechos de propiedad.planteada primero como igualdad ante la ley. por lo que los “paradigmas” del desarrollo debe reconocer la verdadera historia de los procesos. aunque estuvo lejos de los paradigmas de intervención del Estado en éstos. Los problemas fundamentales de desarrollo económico de la época que las instituciones buscaron resolver giraron entrono a tres problemas básicos: el desarrollo de los transportes modernos. El progreso anhelado por los liberales latinoamericanos del siglo XIX. por eso se dice que el liberalismo decimonónico (del siglo XIX). La tercera parte se refiere a la era de las exportaciones. lo que contemporáneamente se entiende por modernización que fue el eje del liberalismo económico contemporáneo. pues sus distintos países tienen cada uno una particular historia. Más allá de las necesidades fiscales el proteccionismo se arraigo a los países de la región en las últimas décadas del siglo XIX. cuyo concepto clave es el de “progreso. Por otro lado el desarrollo de los servicios sociales – en particular. y en mucho de los casos empleando aquellas mismas antiguas formas de inequidad bajo nuevos ropajes. la segunda coincide con el trabajo de Guillermo O’ Donnell (2008) que señala que el liberalismo encarno su origen en una tensión fundamental entre la igualdad.y la libre empresa. lo que también fue fundamental para el surgimiento del capitalismo moderno. el acceso de los sectores exportadores a los recursos naturales y la movilización de mano de obra. a partir de mediados del siglo XX. hay que hacer el distintivo entre aquellos países que se construyeron sobre la base de la dominación de la población indígena. pues careció de un intento de construir naciones industriales modernas y más aun transito de viejas a nuevas formas de desigualdad. visualizar la heterogeneidad y la complejidad de cada etapa de desarrollo y las formas cambiantes del concepto mismo de desarrollo. no fue necesariamente librecambista sino mas bien proteccionista dentro de la región. de aquellos cimentados bajo yugo de la esclavitud. Una vez que la modernización tuvo como eje la etapa de de desarrollo hacia afuera (la era de las exportaciones). o los pocos espacios en que hubo colonización de blancos pobres o con la inmigración tardía de la mano de obra europea y la gran importancia que tuvo el patrón de especialización minero y agrario exportador. La tercera proposición se refiere a la heterogeneidad de la región de América Latina. fue muy desigual – periférico en las palabras de Prebisch-.

sino entre distintas modalidades de intervención del Estado. En esto el patrón latinoamericano se diferencia de los países industrializados. La quinta parte se titula Las reformas de Mercado. “La conversión hacia un modelo neo-liberal surgió de inicialmente de una manera más defensiva que ofensiva. es decir por esquemas de organización económica en los que la empresa privada seguía teniendo un papel preponderante” pag.15. y parte de la Europa occidental. Se presento en América Latina como una alternativa al orden económico internacional. pero que se debe comprender con mesura. así se incremento el desarrollo de una política macroeconómica centrada en la balanza de pagos. El éxito de un modelo de industrialización condujo al desarrollo de una economía mixta que se parecía mucho mas a Europa Occidental que a los modelos socialistas que proliferaron una vez terminada la Segunda Guerra Mundial en gran parte del mundo. ineficiencia de la estructura arancelaria y para-arancelaria. El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. inspirados por la CEPAL.intervención Estatal lo que dio origen a esta nueva etapa de los años treinta. tuvieron gran influencia sobre la región en los años 70’. El hecho distintivo es que en la elección entre modalidades de intervención. menciona que el modelo de industrialización dirigido por el Estado comenzó a ser criticado en los años 70’ por un lado por la ortodoxia latinoamericana que acusaba falta de disciplina macroeconómica. O sea que frente al colapso del sistema económico internacional fue de gran importancia la intervención del estado y las nuevas visiones del desarrollo que en la década del 70’ procuraban reconstruir el sistema económico internacional. se le otorgo a la industrialización un carácter de motor de desarrollo. Dicha intervención y la planeación eran vistas en el mundo entero como las únicas alternativas a la desorganización de los mercados que había caracterizado las décadas precedentes. y un excesivo intervencionismo estatal. con dos nuevos ejes de la geopolítica. se contribuye a este proceso de industrialización y refuerzan y generan nuevos aparatos modernos de intervención del Estado. y la creación de un Banco Interamericano de Desarrollo. América Latina optó por una menor no por una mayor intervención. y se da origen a la intervención estatal en las distintas esferas de la vida económica. como también la Alianza Para el Progreso. especialmente en el área de infraestructura. una nueva estrategia de desarrollo que repercutió de diversas maneras en la política social. como una defensa al capitalismo frente a la expansión del mundo socialista. incapacidad para transformar las estructuras sociales desiguales y dependientes heredadas del pasado. y por el otro lado la arremetida provenía de la izquierda política. tanto económicas como sociales y políticas. El fuerte aparato institucional de la década de 1940 iría delineando los patrones dominantes de la política económica latinoamericana hacia la década del 60’. por un lado el eje occidental que representaba Estados Unidos. El modelo enfrento muchas tensiones. pues Ocampo nos señala que “ las opciones que enfrentaban las economías del mundo en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial no eran entre intervención del Estado y la libre empresa. que acusaba una incapacidad para superar la dependencia externa. bajo un consenso industrialista. donde la transformación que había comenzado en los años setenta bajo los gobiernos de Thatcher (Reindo Unido) y Reagan (Estados Unidos) fue claramente ofensiva: un .

de carácter anti cíclico. La diferencia fundamental entre ambos paradigmas está en la relación entre las ideas y la práctica. desde los años cincuenta vendrían a fructificar sus resultados con la dictadura de Pinochet.” Pag.reflejo de la confianza de la empresa privada de que podía vivir sin el manto protector del Estado e incluso la convicción de amplios círculos empresariales de que el intervencionismos estatal se había convertido en un obstáculo a su desarrollo. Esta diversidad fue evidente en los modelos de manejo macroeconómico como en el alcance y velocidad de . un claro contraste con el paradigma anterior. segundo la conveniencia de conveniencia de combinar la apertura externa con regionalismo abierto. y por el otro encontramos el “Consenso de Washongton” que formulo Williamson en 1990 que sintetizaba lo que él consideraba como la agenda de reformas económicas de instituciones financieras internacionales que debían adoptar los países latinoamericanos. especialmente desde Estados Unidos. las que no siguieron un patrón único sino que variaron con el tiempo con varias reformas financieras locales que fueron reforzando la participación de inversionistas extranjero. peor con el tiempo se fueron reconstituyen formas alternativas de pensamiento. y es aquí donde por primera vez en la historia latinoamericana. ahora fueron adoptadas por regímenes políticos democráticos. “el liberalismos económico coincidió con el liberalismo político”. que algunos casos tenía precedentes y tomo fuerzas en los años setenta. Este nuevo paradigma de la liberalización de las fuerzas del mercado trajo nuevas propuestas de reformas económicas. Por fuera de la CEPAL. tercero políticas productivas y tecnológicas activas. Estas nuevas propuestas giraron en torno a cuatro temáticas fundamentales: primero la conveniencia de mantener unas políticas macroeconómicas más activas. ya que fue producto de decisiones nacionales que diferencia de los primeros experimentos neo-liberales del Cono Sur. un esquema “centro-periferia” que se apodero de las ideas económicas de Latinoamérica. como el documento de la CEPAL sobre “Transformación Productiva con Equidad” y otros aportes que se fueron sumando a la causa. para evitar los desequilibrios generados por los fuertes ciclos de financiamiento externo. que promuevan la innovación.la teoría de la CEPAL . diseñadas ahora para economías abiertas. en el viejo paradigma . y cuarto colocar la equidad en el centro del desarrollo. desde mediados de los años ochenta y. encontramos una nueva forma de pensamiento denominada como “neo-estructuralismo”.19 Ahora existen dos paradigmas que entran a diferenciarse. La actitud ofensiva vendría en América Latina más tarde. Finalmente el eje se desplazo hacia el pensamiento económico generado desde las economías industriales. Y en el nuevo paradigma las ideas llegaron primero como una ofensiva intelectual incluso abiertamente ideológica. por una parte está el paradigma antiguo representado por la teoría expresada por la CEPAL.llego en una etapa avanzada del proceso. es el caso de la ofensiva de la Escuela de Chicago en Chile. para racionalizar una práctica que ya llevaba a lo menos dos décadas y en algunos casos aun mas. lo que más tarde ocuparía un puesto destacado dentro de los impulsos promovedores como los del Banco Mundial. una nueva agenda regulatoria que avanzo de manera lenta e irregular. Hoy en día el proceso de transformación no puede entenderse como una imposición externa. Los temas sociales no figuraban de manera primordial en la agenda inicial de las reformas de mercado. especialmente en la década de los noventa.

En materia social no hubo una década perdida. Por último cabe señalar que la etapa reciente logra una consistencia mayor entre los principios liberales gracias al avance de la democracia política. en el posicionamiento hacia el desarrollo. haciendo en todo momento un contraste y una comparación con la economía mundial. y una democracia que no olvide las reglas del juego de la economía. aun así resurgen tensiones entre estos principios liberales frente a visiones tecnocráticas que no conciben la organización económica junto con elecciones democráticas. de esta manera por ende se visualiza un lento crecimiento económico dentro de la región. Por otro lado la construcción del Estado o más bien el desarrollo institucional. La Ultima Parte del texto nos sugiere cuatro conclusiones respectivas al repaso de los paradigmas del desarrollo en la historia de América Latina primera referida al crecimiento económico y la posición relativa de la región en la economía mundial. su gran vinculación e influencia directa con los procesos en vías de industrialización de la región. pues los avances en la política social no son suficientes para lograr avances en materia de equidad si el sistema económico produce y reproduce altos niveles de desigualdad en la distribución del ingreso. desde fines del siglo XIX América Latina se posiciono como una especie de “clase media” del mundo. ha sido un proceso igualmente frustrante. y consolido dicho posicionamiento con la etapa de industrialización dirigida por el Estado. y también una planteamiento de las economías orientales. A juicio personal puedo decir que este texto es el que muestra en mayor rigor los procesos de desarrollo histórico de la economía latinoamericana. pero en dicha materia falta un encuentro entre una economía que respete la democracia. La segunda conclusión se refiere a la enorme deuda social que ha acumulado América Latina a lo largo de la historia. es evidente aun que en este campo de la institucionalidad América Latina presenta un gran retraso en comparación a los países industrializados y también con los países asiáticos. en especial con las economías de Europa Occidental y la preponderancia de Estados Unidos. aunque si un ritmo más lento de avances en materia de desarrollo humano. proceso que se vio interrumpido con la llamada década perdida y no es evidente que la actual fase de crecimiento sea el inicio de un nuevo proceso de avance relativo. pese a esto la democracia sigue reclamando espacios. aunque el avance de la región se logró en el proceso de industrialización dirigida por el Estado. especialmente la de los Tigres asiáticos.algunas de las reformas estructurales como la apertura comercial. como una economía pragmática…… “De la orden cepalina del desarrollo al neoestructuralismo en América Latina” HÉCTOR GUILLÉN ROMO . la liberalización financiera y el proceso de privatización que tuvo un gran auge incluso dentro de las distintas esferas públicas de los países latinoamericano. y esta es sin duda la principal deuda histórica. en donde la tradición de desarrollo estatal tiene raíces históricas mucho más profundas.

está presente un hecho que marca un antes y un después en los estudios económicos para Latinoamérica. este patrón se daba sólo en países con estas características porque los otros. históricas y comparativas que se prestan mas al método inductivo que a una heurística positiva”. aplicable a condiciones históricas propias de la periferia latinoamericana”. que en este caso eran los africanos y asiáticos parecían aún estar colonizados según estudiosos del tema. Los seguidores de su doctrina fueron responsables de la inflación secular de los recursos naturales chilenos.periferia) quienes veían en este economista extranjero la solución a muchos de los problemas creyéndose a sí mismos que él sería el único quien fuera capaz de entregar herramientas para solventar muchos fenómenos económicos. Jean Gustave Courvelle.Los países que en política eran independientes tenían a principios del siglo XX un sistema más elevado en materias acceso a los recursos y mejor calidad de vida de la población de una nación determinada. Luego de esta situación surge el pensamiento de un grupo de economistas de los países subdesarrollados que se reúnen en torno a la recién conformada CEPAL. El mayor impulsor de este pensamiento fue Furtado quien le otorgo un carácter primordial a la CEPAL en asuntos económicos del desarrollo y le dio una legitimación a la teoría histórico-inductiva partiendo de los hechos históricos y su tendencia a repetirse a lo largo del tiempo. esta agrupación tenía por objetivo zafarse de las ideas extranjeras y de los análisis hechos por otros y establecer sus propios pensamientos en torno a los países de la periferia y sus problemas económicos. La importancia de las instituciones. “La contribución de la CEPAL a la historia del pensamiento económico debe partir del reconocimiento de que se trata de un cuerpo analítico específico. “El enfoque histórico de la CEPAL implica un método de producción del conocimiento muy atento al comportamiento de los agentes sociales y a la evolución de las instituciones. Este economista brasileño entrega una definición para el subdesarrollo. sintiéndose incapacitados para solucionar los conflictos que aquejan a su propia región. al cual lo identifica como un proceso histórico que es autónomo y que carece de etapas y con una característica muy especial que es de naturaleza pre capitalista. “el objetivo es combinar un método en esencia histórico e inductivo con la referencia abstracto-teórica que constituye la teoría cepalina del subdesarrollo periférico latinoamericano.Seneuil quien fuera uno de los economistas que estaba facultado para impartir clases en la Universidad de Chile en el año 1853. Para el caso de Chile. estratificación de los productos y . Esto provoca una sumisión de parte de estos economistas. La CEPAL busca relaciones diacrónicas. Estos problemas que se venían suscitando eran un gran dolor de cabeza para los economistas de los países subdesarrollados (fenómeno centro. que en el decenio de los noventa se convirtió en un tema fundamental para el estudio del desarrollo en el enfoque anglosajón estándar (…)” Este enfoque e importancia de las instituciones para la aceleración e instauración del desarrollo en los países está sujeto a el neoestructuralismo y a la transformación de la sociedad en los ámbitos como el trabajo social y la división de este.

de la periferia. El autor en este texto da una definición de desarrollo marginándola de la idea de que es sólo la acumulación de capital sino que un proceso que depende de las estructuras de las clases. la de la estratificación social y la del poder”. ya que el impulso industrial viene a instaurarse con estos dos conceptos. en este caso.diversificación del consumo. La teoría del centro-periferia tiene relación profunda con el DIT (división internacional del trabajo) y su crítica a la forma de establecer la idea de que Latinoamérica pertenece a esta periferia y es la encargada de producir los alimentos y materias primas para la industrialización. según esto la oferta de trabajo aumentaría en este sector ya que en el centro es escaza y por tanto aumentarían los salarios. el aumento de los precios que se produce y además las distribuciones del ingreso. . El modelo ISI (industrialización por sustitución de importaciones) viene a esclarecer la suerte de que los trabajadores del centro están mucho más organizados y sindicalizados que en los países de la periferia. Otra causa de este neoestructuralismo tiene que ver con la inflación en el sistema económico. Es preciso entonces afirmar que el desarrollo y subdesarrollo colindan con el complejo económico internacional que va más allá de esta teoría centroperiferia. este como principal preocupación de la CEPAL en torno a esta………………. el estudio del desarrollo se sitúa en el cruce de tres teorías: la de la acumulación. “dicho de otra manera. organizaciones políticas y sistemas institucionales.