You are on page 1of 146

1. ¿Qué es geología?

Ciencia de la tierra: cómo se ha formado, de qué está hecha,
su historia y los cambios que han tenido
lugar sobre ella y en ella.

La geología es la ciencia de la tierra: Especialmente los procesos del interior de la tierra y las
transformaciones que afectan a los minerales y las rocas en la superficie de la tierra. La geología
no solamente se refiere de la actualidad - es la ciencia de la historia de la tierra; los procesos de
su formación, su desarrollo, los cambios, hasta la situación actual.
La geología nació por una parte del deseo del ser humano para entender su entorno - su mundo. El
otro empuje era la necesidad de mejorar su entorno: La búsqueda de recursos naturales - aquí
mineralógicos, geológicos - era mucho más eficiente con un buen conocimiento de los procesos de
la tierra.
En los últimos años la definición geología se extendió también a los otros cuerpos del sistema
solar: La geología forma también parte de la planetología. Los planetas muestran un ambiente
diferente a la tierra, pero la pauta general de los procesos interiores y exteriores es la misma o
comparable.

2. Especialidades de la geología
Geofísica: Estudio de la física de la tierra: anomalías de gravedad, discontinuidades en la
prolongación de ondas sísmicas- sismología, campo magnético de la tierra.
Mineralogía: Estudio de los minerales: Estructuras internas de los minerales, composición
química, clasificación.
Petrología
Estudio de las rocas, su origen, los procesos de su formación, su composición.
Petrografía
Es un ramo de la petrología, que se ocupa de la descripción de las rocas, de su contenido mineral
y de su textura, de la clasificación de las rocas.
Geoquímica:
Especialmente se estudia la distribución y la abundancia de los elementos en las distintas partes
de la corteza terrestre y se trata de explicar la distribución de los elementos en las rocas por medio
de procesos geológicos como por ejemplo la cristalización por diferenciación a partir de un magma,
por procesos hidrotermales, que han influido la roca, por procesos metamórficos entre otros.
Geología estructural: Análisis e interpretación de las estructuras tectónicas en la corteza terrestre.
Conocimiento de las fuerzas en la corteza que producen fracturamiento, plegamiento y podrían
formar montañas. (Fallas-Pliegues-Orogénesis).
Geología Regional
Se estudia la geología de distintas regiones como de América de Sur, de Europa, de Chile, de la
región de Atacama en detalle, es decir la historia geológica, la distribución de las rocas, de los
yacimientos, el estilo de deformación de las rocas de la región en cuestión entre otros
Geología Histórica
Estudio de las épocas geológicas desde la formación de la tierra aproximadamente 4,6 Ga
(=4600Ma) atrás hasta hoy día, de cada época se estudia los procesos geológicos importantes,
que han ocurrido en la tierra, la composición y estructura de la tierra y de la atmósfera, la posición
de los polos y de los continentes, dónde se han formado montañas y cuencas sedimentarias, el
desarrollo de la vida en cada época, cuando aparecieron las distintas formas de la vida.
Una herramienta importante de la Geología Histórica es la Geocronología
Paleontología: Estudio de la vida de épocas geológicas pasadas; estudio de los fósiles:
Clasificación, reconocimiento. Mejorar el conocimiento de la evolución.
Estratigrafía: Estudio de las rocas estratificadas, por su naturaleza, su existencia, sus relaciones
entre si y su clasificación.
Sedimentología: Estudio de los sedimentos (arena, arenisca, grava, conglomerado) y su
formación. Análisis del ambiente de deposición como las propiedades físicas en el agua de un río
(velocidad de la corriente y otros).
Mecánica de suelos
Estudio de las propiedades de los suelos para encontrar terreno apto para la construcción, para
calcular y evitar riesgos geológicos como por ejemplo deslizamiento de escombres de faldas.

Hidrogeología: Investigaciones de la cantidad y calidad del agua subterránea, cual es el agua
presente debajo de la tierra. Se trata de la interacción entre roca, suelo y agua.
Geología Económica: Exploración de yacimientos metálicos o no-metálicos. Evaluación de la
economía de un yacimiento o producto mineralico.
Exploración/Prospección: Búsqueda de yacimientos geológicos con valor económico. Por medio
de la geofísica, geoquímica, mapeo, fotos aéreas y imágenes satelitales.
Geología Ambiental: Búsqueda de sectores contaminados, formas y procesos de contaminación.
Especialmente de agua, agua subterránea y suelos. Investigación de la calidad de agua y suelo.

◄════►
}3. Las -feras
En la tierra se presentan cuatro
"-feras": Atmósfera, hidrosfera,
bioesfera y litosfera. La
geología es la ciencia de la
litosfera y sus relaciones con
las otras "-feras". La
intersección de LitosferaAtmósfera presenta todos los
procesos como erosión y
meteorización. La intersección
de Hidrosfera-Litosfera trata del
agua subterránea transporte en
el agua, ambiente de río. El
conjunto de biosfera-litosfera se
trata de la vida en las épocas
pasadas, la evolución, los
fósiles y en general la
paleontología.
1.) La Atmósfera: Gases que envuelven la tierra. (véase: Atmósfera / Clima)
2.) Hidrosfera: Todo el agua en, sobre o por encima de la superficie terrestre: océanos, ríos, lagos,
agua subterránea, lluvia.
3.) Biosfera: Parte del mundo en la cual están presentes los seres vivos: La superficie de la tierra,
el suelo, los mares, el aire.
4.) Litosfera: Parte sólida exterior de la tierra.

4. Relaciones con otras ciencias
La Geología y su relación con las ciencias básicas y ciencias relacionadas:

>>imagen mejorada
Para entender los procesos geológicos es necesario conocer algunos principios físicos, químicos,
biológicos y matemáticos. Los principios físicos por ejemplo son importantes para entender la
destrucción física de rocas en un río, la acumulación de arena y bloques. La química ayuda
entender la formación de minerales y de algunas rocas (minerales son compuestos químicos con
formula). Conocimiento de la biología actual es muy importante para entender la vida de las épocas
pasadas.

Composición del universo :
El universo se compone por su gran parte de hidrógeno (más de 92%). Helio como elemento
químico inerte que casi no entra a rocas y minerales marca con 7,4 % el segundo lugar. Los
elementos comunes presentes en la tierra muestran cantidades inferiores al respeto de la
composición total del universo.
De un millón átomos son :
H

924.000

He

74.000

O

830

C

470

N

84

Ne

82

Si

33

Fe

32

S

18

Ar

8

Al

3

Ca

3

otros 2

Figura: (en negro: Gases inertes). La figura (derecha) muestra la cantidad de los elementos
químicos en el universo. Las superficies corresponden a los porcentajes reales.

5. Rango de elementos químicos no inertes :
En comparación a Universo - Ser vivo - La tierra se nota que el universo y los seres vivos muestran
una composición bien parecido: Los cuatro elementos (no inertes) más importantes en ambos son
H, O, C y N. Solo los rangos son diferentes. La Tierra tiene una composición totalmente diferente:
Hierro, Oxígeno, Sílice y Magnesio marcan la mayor abundancia.

Universo

H

O

C

Ser vivo

N

C

O

H

La Tierra

N

Fe

O

Si

Mg

6. El sistema solar y los planetas :

Nombre

Distancia del sol
en millones de
km

Diámetro (km)

Densidad
(g/cm3)
Composición de
(Peso
la atmósfera
especifico
)

El sol

0

1.392.000

1,41

?

Mercurio

58

4.835

5,69

no tiene

Venus

107

12.194

5,16

CO2

Tierra

149

12.756

5,52

N2, O2

Luna

-

3.476

3,34

no tiene

Marte

226

6.760

3,89

CO2, N2, Ar

Júpiter

775

141.600

1,25

H2, He

Saturno

1421

120.800

0,62

H2, He

Uranio

2861

47.100

1,60

H2, He, CH4

Neptuno

4485

44.600

2,21

H2, He, CH4

Plutón : - (

5860

14.000

?4,2

?

1. Sol - tierra
1.1 Las estaciones
El eje inclinado de la tierra y la rotación de la tierra alrededor de sol (1 año= una vuelta) provocan
las estaciones. En febrero el hemisferio sur muestra una inclinación hacia al sol. En junio el
hemisferio norte se inclina más hacia al sol.

1.2 Distancia sol- tierra - excentricidad
En junio/julio la distancia de sol - tierra es más grande que en enero (Distancia grande se llama
afelio, distancia menor se llama perihelio) . Significa que en el verano del hemisferio sur la energía
qué llega a la tierra es mayor que en la del verano del hemisferio norte (véase figura arriba). La
excentricidad no era siempre la misma - se conoce épocas de mayor y de menor excentricidad que
actualmente.
Además la distancia tierra-sol ha cambiado varias veces en la historia terrestre. Estas variaciones
eran muy pequeñas, pero provocaron posiblemente cambios climáticos o épocas glaciales globales
(véase: El clima mundial).

1.3 Energía del sol
Al nivel del mar llegan 0,7 KW/m2
En una altura de 3460m llegan 1,0 KW/m2

El movimiento de precesión
La precesión fue descubierta por HIPPARCH de Nikäa (190 - 125 antes d.C.).
En la física la precesión se define como la desviación del eje de un trompo (= giroscopio) causada
por un par de fuerzas exteriores
El ecuador terrestre está inclinado alrededor de 23°27' con respecto a la órbita, que describe la
Tierra en torno al sol. La Tierra gira alrededor de su propio eje igual a un trompo (giroscopio). El sol
y la luna ejercen un par de fuerzas a la Tierra. Según las leyes físicas la Tierra no puede seguir el
par de fuerzas ejercido por el sol y la luna. En vez de seguir la Tierra desvía en forma
perpendicular. Bajo la influencia del sol y de la luna la Tierra realiza un movimiento de precesión, es
decir una desviación de su eje giroscópico. La forma de este movimiento de precesión es la
superficie cónica, cuyo eje es la normal a la órbita de la Tierra en torno al sol.
Cada 25700 años la Tierra se mueve completamente de esta manera. Una de las consecuencias
de la precesión de la Tierra es la variación de las coordenadas de las estrellas, que siempre deben
ser acompañadas con la fecha, en que fueron determinadas.

1.4 Las manchas solares
Aprox. cada 11 años el sol muestra un máximo de manchas solares: Baja la energía, esto provoca
cambios climáticos en la tierra.
Las manchas solares afectan la tierra: cada 11,07 años se observa un máximo de actividad de las
manchas solares. Posiblemente en períodos de mayor actividad de las manchas solares baja la
energía procedente del sol y en consecuencia cambia el clima.
Además las manchas solares son de alta intensidad magnética (hasta 500.000µT, intensidad del
campo magnético de la Tierra = 50µT = 50.000g). Después de un período de 11 años los rasgos
magnéticos son invertidos, después de un período de 22 años los rasgos magnéticos se vuelven
nuevamente normales.

1.5 Viento solar
Emisión de electrones y protones, los cuales producen la aurora boreal en las regiones polares.
Afectan la comunicación por radio.
(>todo sobre auroras boreales en: http://www.exploratorium.edu/auroras/ - en inglés)
2. La luna-tierra
Formación de la Luna: La luna tiene la misma edad de la tierra. Existen tres teorías del origen de
la luna:
a) La tierra capturó la luna.
b) La luna se separó de la tierra.
c) Luna y tierra se formaban juntos en una neblina de materia.
Las mareas
La luna afecta a la tierra por su influencia de campo gravitatorio:
Las mareas (marea alta y marea baja) es un cambio del nivel del mar cada 6 horas. En los océanos
grandes tienen su origen del campo gravitatorio de la luna. En algunas partes del mundo (Francia)
la diferencia entre marea alta y marea baja alcanza 12m. También la tierra firme, los continentes
sufren esta fuerza, se piensa que existe un movimiento de 30 cm vertical cada 6 horas.

1.Resumen: Datos generales de la tierra
● Radio ecuatorial : 6378 km
● Radio polo/polo: 6357 km
La tierra no es un globo. A causa de la rotación de la tierra el radio ecuatorial es 21 km más largo
como el radio polo N-polo S. La forma de la tierra entonces es un elipsoide de rotación.
● Volumen : 1,083 X 1012 km3
● Masa : 6 X 1021 ton.
● Peso especifico promedio : 5,517 g/cm3
La tierra tiene una densidad (> véase) o peso especifico relativamente alta. (una roca común como
cuarzo tiene solamente 2,65 g/cm3). La causa es la acumulación de minerales pesados en el
núcleo y el manto a causa de la diferenciación. Es decir los minerales pesados durante y después
de la formación de la tierra se movieron hacia abajo, los livianos se quedaron en la corteza.

● Edad : 4,65 mil millones de años
● Rocas mas antiguas : 3,75 mil millones de años
La tierra se formó 4650 millones años atrás. Las rocas más antiguas de la tierra que se conoce
marcan un edad de 3750 millones de años (>mayor información).
● Océanos/Continentes
La tierra firme solo cubre 29% de la tierra, el resto son los océanos.

Superficie de los océanos (total)

Mar baja
profundidad

Mar de alta
profundidad

9 X 107 km2

27 X 107 km2

18 %

53 %

Superficie de los
continentes

29%
71%
15 X 107 km2

Tabla 1.3. -1: Distribución Mar - Tierra firme en la tierra

● Altura promedia de la tierra firme : 623 m
● Profundidad promedia de los océanos : 3800m
(>>más y figuras: véase corteza terrestre)
La presencia de dos tipos de corteza (corteza oceánica y corteza continental) con diferentes
propiedades físicas provocan una bimodalidad del histograma de las alturas. Es decir la tierra tiene
dos alturas comunes (>véase diagrama) . Para los océanos el promedio es 3800 m de profundidad.
El promedio para los continentes es 623m.

Todos sobre el universo / La Tierra:
http://www.windows.ucar.edu/ (University of
Michigan)
Viaje a las estrellas: http://www.startrek.com/

2. Edad de la tierra
Historia:
Los científicos de los últimos siglos no tenían métodos para medir las edades absolutas en las
rocas. Solo edades relativas (cronología) se detectaron. Estimaciones de edades absolutas por el
espesor de capas y velocidad de sedimentación no llegaron a resultados satisfactorios.
1654 USHER: La tierra se formó 4004 antes Cristo.
1715 HALEY: Estimación de la edad por las sales qué contiene la tierra y el mar.
1862, 1897: LORD CELVIN: 100 millones de años - por el supuesto enfriamiento de la tierra a partir
de una temperatura de 3900ºC
1899 JOLY: 90 millones de años, también por el contenido de las sales en los océanos.
1910 STRUTT: Oxido de uranio se descompone a helio (Rutherford): Rocas arcaicas: 200 - 600
millones de años, devónico 200 millones de años.
1931 SCHUCHERT: 4.000 millones de años
Solo el método por la medición de la descomposición radioactiva de algunos isótopos (U, Rb, C)
llegó al fin a edades absolutas de la formación de rocas. Hoy sabemos qué la tierra tiene un edad
de 4.750 millones de años. Se puede medir este edad por medio de isótopos radioactivos y su
descomposición permanente. (Datación radiométrica)

◄════►

3. Geología de la tierra (corte)

La tierra joven probablemente era una mezcla homogénea sin continentes ni océanos. Mediante el
proceso de diferenciación el hierro y el níquel bajaron hacia al centro de la Tierra y los elementos
más livianos subieron hacia la superficie y formaron la corteza. Hoy día la Tierra está construida
por zonas.

Estructura interna de la Tierra
0-40km: corteza continental en parte está dividida por la discontinuidad de Conrad, que no está
continua, en una zona superior y una zona inferior. La discontinuidad de Conrad no está
desarrollada en todas las partes de la corteza terrestre. Normalmente la discontinuidad de Conrad
se ubica en una profundidad de 15 - 25km. En montañas altas la corteza continental es más ancha.
En los Alpes la corteza continental llega hasta una profundidad de 55km.
Generalmente la zona superior de la corteza se constituye de rocas metamórficas de grado medio
y alto influidas por procesos anatécticos (=fundición) y magmáticos. Su composición media es
probablemente granodiorítica.
La zona inferior de la corteza continental tiene probablemente una composición similar a la de los
gabros y basaltos, es decir los elementos Si, Al y Mg son los elementos principales.
Discontinuidad de Moho es la división entre corteza y manto.
hasta 700km: manto superior de una litosfera sólida y rígida y de una astenosfera parcialmente
fundida subyacente, plástica.
700 - 2900km: manto inferior
Discontinuidad de Gutenberg es la división entre manto y núcleo
2900 - 4980km: núcleo exterior líquido de hierro
4980 - 6370km: núcleo interior sólido y denso de hierro

La imagen del corte de la tierra en escala no
distorsionada muestra una cierta igualdad a
una manzana. La cáscara tiene en escala
casi el mismo espesor que la corteza.
Además la figura en escala muestra muy
bien que el núcleo en conjunto con el manto
inferior forman un gran parte de nuestro
planeta.

No se permite expresamente la
republicación de cualquier material del
sitio "Apuntes Geología General"
especialmente en otras páginas web sin
autorización previa de los autores..

Página siguiente:
La corteza
Métodos de investigación

4. La corteza de la tierra
Composición de la corteza terrestre:

Elemento
químico

% de átomos

% por peso

O

62,1

46,5

Si

22,0

28,9

Al

6,5

8,3

Fe

1,8

4,8

Ca

2,2

4,1

Na

2,1

2,3

K

1,3

2,4

Mg

1,6

1,9

Ti

-

0,5

Existen dos tipos de corteza: La corteza continental y la
corteza oceánica. La corteza continental incluye los
continentes y los sectores del mar de baja profundidad. La
corteza oceánica se encuentra en los sectores oceánicos
de alta profundidad.
La Tierra muestra una distribución de las alturas bimodal.
Es decir hay dos cotas más frecuentes en la tierra: 4700 m
abajo del nivel del mar y 100 m sobre el nivel del mar. Sí
la tierra tenía solo un tipo de corteza, matemáticamente
tenía solo una cota más frecuente con una distribución
gaussiana. La bimodalidad de la distribución de cotas
indica claramente que hay dos tipos de cortezas. Un tipo
que se encuentra en la mayoría en 4700 m metros bajo
del nivel del mar (corteza oceánica) y un otro tipo que en
la mayoría se encuentra 100 m sobre el nivel del mar
(corteza continental).
véase la figura de SUPAN, 1903

La corteza continental tiene una composición química diferente como la corteza oceánica. La
Corteza oceánica tiene una mayor cantidad en aluminio, hierro, magnesio, calcio y potasio.

Elemento químico

Corteza
continental (en %)

Corteza oceánica
(en %)

SiO2

60,2

48,7

Al2O3

15,2

16,5

Fe2O3

2,5

2,3

FeO

3,8

6,2

MgO

3,1

6,8

CaO

5,5

12,3

Na2O

3,0

2,6

K2O

2,9

0,4

Otras diferencias entre las diferentes cortezas:

Corteza continental

Corteza oceánica

menor (más liviano)

mayor (más pesado)

grueso (30-70km)

Delgado (6-8km)

Altura

entre -200 m hasta 8849
m

Fondo del mar

Edad

tal vez antigua

más joven (jurasico)

Rocas

rico de Si

pobre de Si

Peso especifico
Espesor

La corteza continental es más liviana como la corteza oceánica, por eso la corteza oceánica se
encuentra principalmente en regiones más profundos.

Corte de la corteza oceánica

0

0

sedimentos del océano profundo (sedimentos pelágicos)
0,5 km
hasta 1,7 km

lavas del tipo almohada (pillows)

hasta 1,8 km

diques (sheeted complex)

10
hasta 3,0km:
k
m debajo
debajo

gabro: cámara de magma
peridotita (de olivino y piroxeno) en forma de capas
peridotita sin estructura de capas

véase también: ambiente oceánico / depósitos tipo macizo sulfuro / en deriva continental
Mapa y topografía de los océanos: Cartas
National Geophysical Data Centre (EE.UU)
http://www.ngdc.noaa.gov/mgg/fliers/97mgg03.html

Apuntes Geología
General
Contenido
Índice de términos

◄════►
Capitulo 1
Introducción

El Universo
Sistema Solar - La Tierra
La Tierra
La Tierra: La corteza
Geofísica
Métodos geofísicos
Terremotos
próxima página

◄════►
Contenido
I. Introducción
► 1. Universo - La Tierra
2. Mineralogía
3. Ciclo geológico
4. magmático
5. sedimentario
6. metamórfico
7. Deriva Continental
8. Geología Histórica
9. Geología Regional
10. Estratigrafía - perfil y mapa
11. Geología Estructural
12. La Atmósfera
13. Geología económica

◄════►

trabajos históricos
plataforma continental
distribución tierra firme / océanos

◄════►

Resumen en escala
(sin distorsión
vertical) de los
primeros cien
kilómetros de la
litosfera terrestre. La
morfología (máximo,
mínimo) y el
promedio de la
corteza continental
(100m), promedio de
la corteza oceánica (4700m). La mina más
profunda (alrededor
de 3200 m de
profundidad) y la
perforación más
profunda (alrededor
de 12.000 metros).
La formación de
magma en algunos
100 kilómetros y su
migración hacía la
formación de
cámaras magmáticas
en 30 hasta 10
kilómetros de
profundidad.
véase:
magmatismo
subducción

5. Métodos de investigación
¿Cómo se puede encontrar informaciones del interior de la tierra?
1. Perforaciones: Por medio de sondajes se puede investigar solamente los primeros 12 kms. La
perforación más profundo del mundo se realizaron en la ex-Unión Soviética con una profundidad de
12km. Significa de 6370 km del radio del globo terrestre se perforaron solamente 12 km. La ventaja
de sondajes es la posibilidad de tomar muestras de distintas profundidades.
2. Métodos geofísicos:
a) Sismología: Por medio de ondas sísmicas se puede detectar discontinuidades, cambios
petrográficos, diferenciar entre rocas sólidas y rocas fundidas. Este método es el más importante
en la investigación de la geología del interior de la tierra.

b) Gravimetría: La Gravimetría detecta anomalías de la gravedad, cuales permiten una calculación
de la densidad y/o del espesor de la corteza terrestre.
3. Volcanología: Algunos (pocos) volcanes tienen su camera de magma en altas profundidades
(manto superior). La análisis de estas rocas volcánicas dan informaciones de estas profundidades.
Especialmente los xenolitos (trozos de la roca de caja que se cayeron a la cámara magmática sin
fundirse completamente).
4. Petrografía y geoquímica: Investigaciones detalladas en rocas que se formaban en altas
profundidades y actualmente se encuentran en la superficie. Las fuerzas tectónicas y la erosión lo
levantaron hacia la superficie terrestre. El problema de este rocas es que sufrieron probablemente
cambios durante los últimos procesos y no siempre es fácil diferenciar entre propiedades originales
y "contaminaciones" o "alteraciones" secundarios.

GEOLOGÍA
Es la ciencia que estudia los cambios sucesivos que han operado en los reinos
orgánicos e inorgánicos en la naturaleza. Los procesos geológicos y sus efectos.
 Estructura de la tierra.La tierra forma parte del sistema solar y por lo tanto debe tener una estructura y
composición similar a los otros planetas y estar sometida a las mismas leyes generales.
La tierra tiene un radio medio de 6371 Km.
La temperatura interna de la tierra aumenta para cada 33 m 1 ºC llamándose a este
aumento el gradiente geotérmico o grado geotérmico. Si el aumento continuase
uniformemente la temperatura en el centro de la tierra llegaría hasta los 193.000 ºC,
es decir, unas 35 veces más caliente que el sol que tiene una temperatura de 5500 ºC,
Pero en realidad la temperatura en centro de la tierra oscila entre los 2200 y 4400 ºC.
Litosfera.- La litosfera o corteza terrestre parece tener dos componentes principales:
una capa de unos 5 Km. de basalto duro que circunda la tierra llamada (SIMA),
compuesta fundamentalmente de silicio y magnesio y sobrepuesta a esta, bloques de
roca granítica liviana de hasta 65 Km de espesor en las raíces montañosas que forman
los continentes, llamadas (SIAL) compuesta de aluminio y silicio.
Pirósfera.- La pirósfera está compuesta de hierro y silicato de aluminio, tiene una
temperatura aproximada de 2000 ºC. Tiene un espesor desde 1500 a 3000 Km.
Barísfera.- La barísfera está compuesta de níquel y hierro llamándose también por
este motivo NIFE, tiene un espesor alrededor de 3000 Km y alcanza temperaturas de
más de 4000 ºC.
 Procesos geológicos y sus efectos.-

Dentro de los procesos geológicos está:
 La geología física o dinámica
La cual se divide en:
 Dinámica interna
Estudia los procesos geológicos internos como ser:
Actividades magmáticas (magmatismo).- Con este término se designa a todos aquellos
fenómenos que se originan desde la fusión hasta el enfriamiento de un magma.
Vulcanismo.- Significa uno de los principales procesos geológicos y abarca el origen,
movimiento y solidificación de la roca fundida. También debajo de la superficie
terrestre se efectúa extensamente el vulcanismo. La roca fundida subterránea se llama
magma, al enfriarse forma la roca ígnea y puede alcanzar la superficie a través de
fisuras o erupciones volcánicas en cuyo caso se llama lava. A este proceso geológico se
le atribuye la formación del globo terrestre.
Terremotos.- Son temblores de tierra causados por el paso de vibraciones a través de
las rocas, constituyen los más terribles de los fenómenos naturales, el estudio de los
temblores se llama sismología.
Maremotos.- Es una concusión o sacudida del fondo del mar, causante de una
agitación violenta de las aguas, que a veces se propaga hasta las costas, dando ocasión
a inundaciones.
Tectonismo.- Es llamado también diastrofismo, con este término se indican todos los
movimientos de las partes sólidas de la tierra de los que resultan desplazamiento
(fallamiento) o deformación (plegamiento), todos estos movimientos son debidos a las
presiones.
Metamorfismo.- Es un término general, que se refiere a cualquier alteración sufrida
por las rocas. Los agentes que producen el metamorfismo son el calor, la presión y la
solución. El proceso predominante es la recristalización.
 Dinámica externa
Estudia los procesos geológicos externos causados por la energía atmosférica
Acción atmosférica
Acción geológica de los ríos
Acción de los mares

El proceso llamado gradación (intemperismo).
 Estructuras geológicas.Todas las masas de roca tienen algunas características o aspectos que constituyen su
estructura. El estudio de las disposiciones y significación de éstas, constituye el campo
de la geología, llamado geología estructural.
Las estructuras geológicas están relacionadas con todos los accidentes tectónicos de la
masa rocosa, estas son formadas por movimientos epirogénicos y movimientos
orogénicos.
Estructura es la forma en la que han sido depositadas las rocas, es decir, como están
colocadas. Nos ayudan a determinar el método y costo de excavación como material de
préstamo ya sea para una carretera o vía férrea, la excavación de un túnel y la
ubicación de posos de agua subterránea.
 Tipos de estructuras.Estructura primaria.- Por ejemplo la estratificación de las rocas sedimentarias, son
aquellas que se forman al mismo tiempo que la masa de la roca misma o durante su
consolidación. Tanto las rocas sedimentarias como las ígneas tienen estructura
primaria y muchos de sus derivados metamórficos presentan estructuras primarias
que no fueron modificadas durante la alteración de la roca. A través de esta
estructura, la roca es depositada horizontalmente y no son afectadas por los
movimientos epirogénicos y orogénicos. Las estructuras primarias de mayor
importancia son:
Estratificación. La naturaleza estructural más común y prominente de los sedimentos,
es la disposición en capas llamada estratificación o colocación en lechos. Los lechos,
capas o estratos, pueden diferir en el tamaño de los granos, en la disposición o arreglo
de éstos en el color, en la constitución mineralógica, o en la combinación de estos
elementos. Los depósitos más uniformes y más extensos, son los de los mares; los
depósitos procedentes de lagos, corrientes y viento, son menos uniformes y en general
menos extensos. Es frecuente que haya una gradación, desde sedimento de partículas
gruesas, cerca de la orilla (aguas poco profundas) a depósitos de sedimentos de
partículas finas, lejos de la orilla (aguas profundas).
Laminación y laminación transversal. Dentro de los lechos o capas, puede haber
unidades de menos de un cuarto de pulgada de espesor que se llaman láminas; un
deposito que presente láminas se dice que es laminado. Las láminas pueden ser
paralelas a los planos de las capas de sedimentación, o formar un cierto ángulo con
dichos planos. En este último caso, se dice que el sedimento presenta laminación
transversal.

Ondulación. La ondulación es familiar par quien haya visto alguna vez un área
cubierta de arena. Esta ondulación puede deberse al viento, a las corrientes de agua, o
las olas.
Grietas primarias. Las contracciones debidas a pérdidas de agua, compactación y
asentamientos, aterronado y otras causas menos comunes, dan lugar a grietas en los
sedimentos no consolidados y parcialmente consolidados. Es característico que estas
grietas sean cortas, irregulares y discontinuas.
Estructura secundaria.- Se han formado después de la consolidación de la masa
rocosa por las fuerzas de los movimientos epirogénicos y orogénicos a través de los
cuales la roca se ha ondulado y deformado. Son de este tipo de estructura los pliegues,
fracturas o fallas, fisuras, etc.
 El diastrofismo.Que son los movimientos internos de la corteza terrestre que causan deformación de la
roca.
Se subdivide en:
 Movimientos epirogénicos.Que son todas las fuerzas verticales las cuales producen fracturamientos de las rocas y
afectan a una extensión considerable, pero no causan mucha deformación.
Se producen las siguientes deformaciones:
Fracturas.- Cualquier grieta en una roca sólida es una fractura.
Fisuras.- Una fractura extensa se llama fisura que puede llegar a ser un conducto que
sirva para el paso de la lava, que formará un basalto de meseta o de soluciones que
originarán vetas mineralizadas.
Junturas.- Las fracturas a lo largo de los cuales no han habido movimientos
perceptibles y que ocurren en grupos paralelos se llaman juntas, en cualquier tipo de
roca la junta se producen como estructuras secundarias por la fuerza de compresión,
torsión y esfuerzo cortante.
Fallas.- Cuando en las fracturas, fisuras o juntas se ha efectuado un desplazamiento
apreciable, se llaman fallas.
Diaclasas.- las diaclasas se pueden definir como planos divisorios o superficies que
dividen las rocas y a lo largo de las cuales no hubo movimiento visible paralelo al
plano o superficie.

 Movimientos orogénicos. Son causados por la actividad volcánica y movimientos sísmicos (terremotos), el tipo
de esfuerzo es compresión horizontal de desplazamiento considerable, se caracteriza
por deformación en la roca. Se producen las siguientes deformaciones:
Ondulamiento.- es un ligero combatimiento a gran escala, en su significado más
amplio, los ondulamientos han sido referidos a amplios levantamientos verticales de
proporciones continentales, tales movimientos pueden levantar extensas mesetas y
restaurar por compensación isostática (sí la roca pesada hunde un lugar entonces la
roca desplazada se eleva empujando a la roca ligera).
Plegamiento.- el plegamiento es semejante al ondulamiento, excepto que denota un
mayor grado de deformación, dándose en pequeñas proporciones.
Partes principales de los plegamientos. En el estudio de los pliegues es conveniente
considerar un cierto número de elementos o partes principales. Son éstas, los flancos,
el plano axial y el eje.
Los costados o lados de los pliegues se llaman flancos.
La superficie axial, llamada comúnmente plano axial, es la superficie que divide mas
aproximadamente al pliegue en forma simétrica a lo largo del mismo. Puede ser una
superficie plana u ondulada y puede estar vertical o inclinada. Si el plano axial está
inclinado, el pliegue es recostado y asimétrico.
La intersección del plano axial con la cresta o arista del pliegue, se llama eje. El eje
puede ser horizontal o inclinado.
El ángulo de inclinación del eje de un pliegue con respecto a un plano horizontal se
llama declive del pliegue.
Tipos de plegamientos.
Anticlinales.- Son las elevaciones. Es un pliegue convexo hacia arriba.
Sinclinales.- Son las depresiones. Es un pliegue cóncavo hacia arriba.
Monoclinales.- Es un anticlinal o un sinclinal unido a una parte plana.
Pliegue simétrico.- Tiene el plano axial esencialmente vertical y los flancos poseen el
mismo ángulo de inclinación pero en direcciones opuestas.
Pliegue asimétrico.- El plano axial es inclinado y ambos flancos se inclinan en
direcciones opuestas pero con ángulos diferentes.

Pliegue volcado o sobre pliegue. El plano axial es inclinado y ambos flancos inclinan en
la misma dirección, generalmente con ángulos diferentes.
Pliegue recumbente. Es aquel cuyo plano axial es esencialmente horizontal.
Anticlinorio.- Es un gran anticlinal compuesto por muchos pliegues menores.
Sinclinorio.- Es un gran sinclinal compuesto por muchos pliegues menores.
 Movimientos que afectan la roca.Movimientos tectónicos.Son los movimientos orogénicos y epirogénicos.
Movimientos ascendentes del magma.Al ser más ligero y más móvil que la roca sólida, el magma tiende a elevarse en la
corteza de al tierra, forzado por la presión excesivamente grande de la roca
circundante. Con las condiciones que prevalecen durante la formación de montaña,
simplemente el magma es comprimido hacia arriba, al expandirse alcanza posiciones
de baja presión que le permiten liberar algunos gases; Por medio de estos gases
corrosivos puede corroer su camino hacia arriba.
Cuando llega a profundidades someras, donde pueden existir extensas fracturas
adyacentes, el magma comienza a moverse con mayor facilidad, irrumpe como lava
cuando alcanza la superficie habiendo perdido sus gases, existe la posibilidad que el
magma pueda solidificarse a lo largo de su acenso.
 Formación de las rocas.Las rocas se forman:

Por enfriamiento del magma.

Por desintegración transporte y deposición.

Por precipitación de sales inorgánicas contenidas en las aguas.

Por la condensación de gases que contienen partículas minerales

Por deposición de restos animales y vegetales.

Por recristalización parcial o total de los minerales de una roca debida a
elevadas temperaturas y fuertes presiones.

En resumen se tiene que por cristalización de un magma se forman las rocas ígneas,
que pueden ser básicas, ácidas o intermedias según su composición y plutónicas o
intrusivas y volcánicas o extrusivas, según que su consolidación se haya producido en
el interior de la tierra o en su superficie. Luego las rocas ígneas ya consolidadas, por la
acción del intemperismo se fragmentan o disgregan en fragmentos menores, partículas
o clastos para formar los sedimentos, que posteriormente son transportados y
acumulados en una cuenca apropiada, donde pueden sufrir un proceso de
endurecimiento o compactación llamados diagénesis o litificación, para así formar las
rocas sedimentarias.
Las rocas sedimentarias se encuentran constituidas por capas o estratos de diferente
granulometría, así las arenas por litificación se convertirán en areniscas, los limos en
lutitas, el material calcáreo en calizas, las gravas en conglomerados, etc.
Las rocas sedimentarias e ígneas pueden sufrir la acción de altas temperaturas y
fuertes presiones provocadas por distintas causas que conduzcan a un cambio
mineralógico y textural bien marcado, sin que tal cambio implique el paso por el
estado líquido; a este proceso se lo denomina metamorfismo y a las rocas resultantes
rocas metamórficas.
Finalmente tanto las rocas ígneas como sedimentarias y metamórficas, por la acción
de fuertes presiones y elevadas temperaturas con determinadas condiciones especiales,
pueden sufrir la fusión o refusión para volver nuevamente al estado magmático
primitivo, dando así comienzo a un nuevo ciclo.
 Clasificación de las rocas.Las rocas se clasifican según su origen y según su contenido de sílice.
 Según su origen. Rocas Igneas o eruptivas.Son rocas formadas en un ambiente profundo de altas presiones y altas temperaturas.
Cuando enfrían en el interior terrestre son rocas granudas o faneríticas; cuando
enfrían sobre la superficie terrestre generalmente son afaníticas.
Son las más importantes en cuanto a su dureza, son rocas que se forman por
enfriamiento y solidificación del magma.
Al descender la temperatura del magma o solución de roca fundida, se inicia la
cristalización. El orden de la cristalización es el orden en que los componentes
minerales se hacen insolubles en la solución de la roca. El tamaño y disposición de los
cristales que componen las rocas ígneas, da lugar a la propiedad llamada textura.
Se clasifican según su origen, su textura, su composición mineralógica.

 Según su origen:
Rocas plutónicas, intrusivas o abisales.Son aquellas que se han consolidado a partir de soluciones de roca fundida llamado
magma en el interior de la corteza terrestre sin comunicación con el exterior que han
penetrado en otras rocas. El tamaño de estas intrusiones varía desde pequeñas masas,
hasta masas de cientos de millas de extensión. Pueden penetrar en rocas
sedimentarias, metamórficas o en otras rocas ígneas.
Tienen los granos gruesos, están formados de cuarzo, feldespato y mica, se utilizan
como fuentes de apoyo de grandes estructuras, y sirven como material de préstamo.
Modos de presentarse:
Batolitos. Un batolito es una gran masa de roca ígnea que se ha cristalizado a una
profundidad considerable bajo la superficie de la tierra y sólo ha podido llegar a
quedar expuesta a causa de la erosión.
Mantos. Es un tipo de plutón tabular similar, de espesor variable entre 2 y 3 cm, hasta
unos 100 m. Y por supuesto de menor edad que las rocas encajantes, criterio que por
otra parte sirve para diferenciarlo de los derrames de lava.
Rocas en masa. Se llaman comúnmente rocas en masa áreas de rocas ígneas, de
contorno más o menos circular expuestas por la erosión sobre una extensión de menos
de 30 a 40 millas cuadradas. Pueden ser en parte afloraciones o asomos de un batolito
subyacente, todavía no expuesto, o intrusiones independientes.
Lacolitos. Son intrusiones que han penetrado como lentes en rocas estratificadas
determinando un arco superior. Su tamaño varía desde unos cuantos centenares de
metros hasta varios kilómetros de diámetro, y desde unos cuantos centenares de pies
hasta varios miles de pies de espesor.
Lopolitos. Se denominan así a ciertas masas grandes de rocas ígneas básicas que
generalmente son concordantes, de forma lenticular pero que centralmente tienen un
hundimiento ligero en forma de plato o fuente. Su espesor puede alcanzar el kilómetro
y su extensión muchas veces mayor.
Láminas intrusivas. Son intrusiones de magma entre los planos de estratificación de las
rocas sedimentarias o los planos estructurales de las rocas metamórficas. En general,
tienen un espesor relativamente pequeño, en comparación con las demás dimensiones.
Diques. Son intrusiones de forma tabular, relativamente alargadas, que se ha abierto
paso a través de los estratos de las rocas sedimentarias, de los planos estructurales de
las rocas metamórficas, o de otras rocas ígneas.

Necks. O cuellos volcánicos. Son masas cilíndricas de rocas ígneas de posición vertical
que ocupan el conducto a través del cual el magma fluyó para formar un volcán. Una
vez que ha concluido el proceso volcánico, la masa fundida que aún queda en el
conducto se solidifica lentamente y tan pronto como la erosión desgasta las rocas que
lo cubren, queda expuesto aflorando en superficie.
Algunas de estas rocas son:
Granito.- Roca ácida de textura granítica, presenta: cuarzo, feldespato alcalino,
plagioclasa sódica y micas, su coloración varía de muy claro a tonos medios de gris,
con sombras de rosa o rojo frecuentemente. A veces se encuentran tonos verdes. El
mineral secundario más común es probablemente la biotita. También se encuentran
con frecuencia la muscovita y la hornablenda. La textura de los granitos es
sumamente variable, desde fina a muy gruesa. En general, tanto la textura como el
color son uniformes en grandes volúmenes de roca. El granito es más resistente con
clima seco.
Diorita.- Es una roca intermedia, de coloración oscura debido a la abundancia de
minerales ferromagnesianos. De textura granuda y contiene minerales como:
plagioclasa, feldespato alcalino, micas y cuarzo (escaso), con hornablenda o biotita
como principal constituyente oscuro. Es un tipo de roca más abundante que las
sienitas, pero menos que los granitos. Las dioritas pasan a convertirse en gabros al
disminuir el feldespato que contienen y aumentar los minerales ferromagnesianos,
haciendo que la roca sea más oscura. Las dioritas se han usado más para aplicaciones
de piedra triturada, o para fines monumentales y decorativos, que para fines
estructurales.
Gabros.- Roca de textura granítica de color oscuro, verde, gris oscuro o negro, se
compone de: plagioclasa cálcica, auguita, piroxeno, y olivino, no hay cuarzo. Los
gabros son menos abundantes, probablemente que las dioritas. Los gabros, como las
dioritas, se han usado mucho más como piedra ornamental que para fines de
construcción. Es frecuente confundir los gabros con las dioritas.
Sienitas.- son rocas granuladas compuestas esencialmente por feldespato ortoclasa.
Generalmente se encuentran como minerales accesorios la biotita y la hornablenda.
No contienen cuarzo. La sienita a causa de su rareza, tiene poca utilidad comercial
como material de construcción.
Dolerita.- Se usa el término dolerita para asignar aquellas rocas de color intermedio y
oscuro y textura fina, que a causa de la finura del grano, no puede saberse si son
gabro o diorita.
Peridotita.- Los gabros al reducirse el contenido de plagioclasa, se convierten en una
variedad formada principalmente por minerales oscuros como los piroxenos. También
hay variedades que contienen hornablenda y olivina.
Rocas efusivas, extrusivas, volcánicas.-

Son aquellas que han sido llevadas a la superficie de la tierra por la fuerza volcánica,
su granulometría es fina.
Ninguna de las rocas volcánicas se usa mucho para fines de construcción. La diabasa
se ha utilizado ocasionalmente para monumentos o pavimentación. Tiene bastante
resistencia y se pulimenta muy bien. No obstante, es difícil extraerla en bloques
grandes y no es fácil de trabajar, por lo que se usa muy poco. Las diabasas y basaltos,
cuando no son vesiculares o escoriformes constituyen un excelente material para
balasto (cascajo) en los ferrocarriles y se usan mucho en el campo de la construcción
como piedra machacada o triturada.
Basalto.- Roca básica de color oscuro, pesado, completo y resistente, de grano fino
generalmente. Su composición mineralógica parecida al gabro.
Riolita.- de color muy oscuro, formado por cuarzo, feldespato, ortosa, piroxeno; de
textura porfírica.
Rocas filonianas.Son aquellas que se forman en las grietas u orificios de salidas. Su granulometría es
intermedia. Son también llamadas hipoabisales.
 Según su textura:
Condiciones que influyen en la textura. El enfriamiento y la cristalización lenta del
magma, se traducen en rocas de textura gruesa. En este caso, se establecen pocos
centros de cristalización relativamente y los átomos tienen suficiente tiempo para
disponerse en cristales relativamente grandes. En cambio, el enfriamiento rápido
favorece el establecimiento de muchos centros de cristalización y se producen texturas
más finas.
Dependen de los minerales que la integran, tamaño y manera de agruparse.
Granuda.- cuando se ha solidificado lentamente y los minerales han podido
cristalizarse por separado (plutónicos).
Porfídicas.- cuando el proceso de enfriamiento se interrumpe o cambia de velocidad
formándose cristales de gran tamaño (fenocristales) y otros pequeños que constituyen
de una masa fundamental (efusivas volcánicas).
Vítrea.- cuando el magma sale y el enfriamiento es rápido, los componentes no tienen
tiempo de separarse y la masa queda amorfa.
 Según su composición mineralógica:

Desde luego, no suele disponerse de análisis químicos, pero el color permite hacer una
clasificación aproximada desde el punto de vista químico. Las variedades de color
claro son generalmente ácidas; las de color oscuro suelen ser básicas. Los colores
intermedios indican una composición química intermedia. La aplicación del término
ácido a una roca, significa un contenido de silicio relativamente alto, mientras que el
término básico indica una riqueza relativamente elevada en hierro y magnesio.
Rocas ácidas.- aquellas que contienen cuarzo.
Rocas intermedias.- aquellas que contienen feldespato alcalino y no contiene cuarzo.
Rocas básicas.- contienen feldespato cálcico.
Rocas ultrabásicas.- aquellas que contienen minerales oscuros como piroxenos y
olivinos.
 Rocas Sedimentarias o estratificadas.Los cambios de agregación que se producen, entre el momento del depósito y la
litificación, se llaman diagénesis. Durante la diagénesis, se produce cohesión por
compactación, deshidratación, cementación y recristalización.
Son rocas formadas en un ambiente exógeno (exterior), por desechos provenientes de
otras rocas. Estas pueden ser de origen: a) químico, b) orgánico, o bien c) detrítico
(descomposición de una masa sólida en partículas). En este tipo de roca se encuentran
diferentes tipos de fósiles de plantas y animales. Tienen una textura granulada.
También sirven como material de apoyo en la ingeniería civil. Las rocas sedimentarias
se toman a partir de sus granos.
El cemento en las rocas se ha formado por precipitación de aguas cargadas de agentes
químicos, y por cristalización de minerales debidos a altas presiones. Los tipos de
cementos naturales son: arcillas, sílice, carcáreo; de los cuales el de sílice es el que
tiene mejor resistencia y calidad.
Formación de las rocas sedimentarias.
En general se las encuentra estratificadas, son aquellas que se han formado de cuatro
maneras:

Por deposición de restos provenientes de la desintegración de las rocas
preexistentes.

Por la precipitación de sales inorgánicas contenidas en el agua.

Por la deposición de sustancias orgánicas (vegetales y animales).

Por la condensación de gases que contienen partículas minerales.

Compactación de las rocas sedimentarias
Las rocas se compactan por los siguientes procesos:

Cuando un depósito queda enterrado por la acumulación de nuevos materiales
depositados, tiene lugar un asentamiento local bajo la carga, con expulsión del
exceso de agua. Finalmente se establece una ligazón o se fortalece la que ya
existía y el sedimento adquiere un grado apreciable de solidez.

Por la compactación, el agua es expulsada y las partículas individuales
presiones quedan más juntas por el peso sobreyacentes de los sedimentos.

La cementación es un proceso por el cual la materia mineral llevada en
solución por las aguas subterráneas, se deposita en granos para mantenerlos
unidos. Entre muchas de las sustancias que cementan a las rocas sedimentarias
se incluyen el carbonato de calcio (cemento calcáreo) y la sílice (cemento
silicio), así como cantidades menores de óxidos de hierro (cemento de
ferruginos), arcilla y yeso.

Las alteraciones químicas incluyen la reducción, especialmente de los
compuestos de hierro, por la materia orgánica; la destilación destructiva de la
materia orgánica y otras.

Principales rocas sedimentarias.Conglomerado.- Los intersticios entre los quijarros suelen rellenarse con arena o con
materiales más finos. Las aguas que circulan a través de depósitos de grava pueden
precipitar sílice, carbonato de calcio y óxidos de hierro, que actúan como cemento,
para ligar las partículas de grava entre sí y formar conglomerados. Un contenido de
tipo arcilloso puede endurecerse por compactación y deshidratación y constituir un
material de cementación.
De granos gruesos y fragmentos de rocas bien redondeados, de textura detrítica o
plástica. La grava cementada se llama conglomerado, el tamaño de los fragmentos
varían ampliamente cuando la grava es cascajo sin desgastar relativamente, con
aristas agudas y puntiagudas se denomina brecha sedimentaria.
Arenisca.- Los granos gruesos, finos o medianos, bien redondeados; de textura
detrítica o plástica. El cuarzo es el mineral que forma la arenisca cuarzosa, pero las
areniscas interesantes pueden estar totalmente de yeso o de coral. Las arenas verdes o
areniscas glauconíticas contienen alto porcentaje del mineral glauconita. La arcosa es
una variedad de arenisca en la que el feldespato es el mineral dominante además del
cuarzo, tenemos la caliza detrítica del tamaño de la arena.

Propiedades.
Color. El color de las areniscas varía de blanco, en el caso de las rocas constituidas
virtualmente por cuarzo puro, a casi negro, en el caso de las piedras ferromagnesianas.
Porosidad y permeabilidad. Las areniscas figuran entre las más porosas de las rocas
consolidadas, aunque ciertas cuarzitas sedimentarias pueden tener menos de 1% de
espacios vacíos. Según el tamaño y la disposición de los espacios vacíos o poros, las
areniscas muestran diversos grados de permeabilidad.
Duración. Las areniscas de buena calidad son duraderas. La roca tiene una buena
resistencia al fuego y a este respecto, es superior a la mayor parte de las rocas
empleadas para construcción.
Rocas arcillosas. Las rocas arcillosas, conocidas con los variados nombres de piedra de
barro, piedra de arcilla, esquisto y argilita, figuran entre las más abundantes de las
rocas sedimentarias.
Lutita.- la roca sedimentaria que ocurre con más frecuencia en todos los continentes es
la lutita, un lodo (limo y arcilla), compuesto por las partículas mas finas de los
sedimentos. Las lutitas que contienen arena se llaman arenosas. Compuestas
generalmente de silicatos alumínicos, pirita, etc.
Limolita. Es una roca compuesta principalmente por limo. Posee una superficie algo
áspera al tacto.
Arcillolita. Es una roca compacta, sin fisilidad y formada por partículas del tamaño de
la arcilla.
Marga. Roca arcillosa compuesta por limo, arcilla y un 50% de CO3Ca, generalmente
de colores grisáceos y poco coherentes.
Caliza.- de textura cristalina o sacaroide, o colamorfa. De las rocas sedimentarias no
clásicas dominantes, la caliza es la más común, marga es un material calcáreo de
grano muy fino comúnmente mezclado con arcilla.
Creta. Está formada por calcita de origen bioquímico en forma de esqueletos de
animales microscópicos o restos de plantas entremezclados con calcita de grano fino.
La roca es blanca, friable y muy porosa.
Coquina. Es una roca de origen y composición similar a la creta, pero se diferencia
porque sus restos esqueletarios son mayores, siendo valvas, conchas, etc.
Dolomia. Es una roca formada por más del 50% de Dolomita y le resto por caliza.

Yeso.- Capas gruesas del mineral yeso componen una de las rocas sedimentarias más
comunes, a las cuales se les aplica el mismo nombre del mineral y que también son
producidas por evaporación de agua marina.
Anhidrita.- compuesta del mineral anhidrita la roca de este nombre cambia a yeso en
presencia de humedad.
Carbón.- el carbón se considera como roca sedimentaria porque se encuentra en
capas, sin embargo, no se ha originado como las rocas sedimentarias.
Otros ejemplos de rocas sedimentarias podemos mencionar: los de textura detrítica o
plástica las siguientes: toba, ceniza volcánica, aglomerados, till o tillita; los de textura
cristalina como: sílex de calcedonia; los de textura amorfa: ópalo, carbón.
Una clasificación de acuerdo al tamaño de los granos:
Bolos roca de bolos
Cantos roca de cantos
Grava conglomerado
Arena arenisca
Limo limonita
Arcilla arcillolita
 Rocas Metamórficas.Las rocas metamórficas, con pocas excepciones, son cristalinas. Esto significa que en
contraposición a lo que ocurre con muchos sedimentos, las rocas metamórficas están
constituidas por cristales unidos directamente entre sí, y no ligados por medio de un
cemento. En este aspecto se asemejan a las rocas ígneas.
Son rocas por recristalización de rocas preexistentes, las que al ser sometidas a altas
presiones y elevadas temperaturas sufren un arreglo molecular y en su estructura.
Las rocas metamórficas se clasifican según su textura y según su estructura.
Según su textura pueden ser: masiva, granular y foliada; según su estructura pueden
ser: lenticular, granular y hojosa.
Cuando su textura es foliada y su estructura es hojosa está en forma de láminas de
distintas formas.

En el estudio del mantenimiento deben considerarse cuatro procesos: la granulación,
la deformación plástica, la recristalización y el metasomatismo.
Granulación. Ya hemos citado las brechas, formadas por compresión de la roca a lo
largo de fallas. Sin embargo, en masas enterradas profundamente, la compresión
puede ser penetrante, y el proceso puede llegar a determinar la pulverización.
Finalmente, puede quedar pulverizada toda la masa, formándose una microbrecha o
milonita. Esta trituración llamada granulación, tiene lugar sin que se produzcan
aberturas visibles y sin pérdida de cohesión.
Deformación plástica. La deformación plástica es el cambio no elástico de forma de un
sólido, sin fractura apreciable. Si, por ejemplo, se comprime un cristal
suficientemente, no vuelve a su forma original al suprimir la presión, sino que queda
deformado, en parte por lo menos.
Recristalización. La recristalización es la reagrupación de los elementos en nuevos
cristales. La reagrupación atómica puede formar minerales nuevos o cristales nuevos
de los minerales que ya estaban presentes. Si se comprime un cristal hasta producir
una deformación plástica, (planos de deslizamiento), y se suprime la presión
deformante, queda una presión residual interna, producida por la deformación,
debida a la curvatura o torsión del retículo adyacente a los planos de deslizamiento.
Esta energía de deformación acumulada, es la “fuerza que produce” la
recristalización de los materiales comprimidos.
Metasomatismo. El metasomatismo se define como una solución y precipitación,
esencialmente simultánea, de materia mineral, en un punto o lugar común de la roca.
Es una sustitución, volumen por volumen, de una sustancia por otra.
 Tipos de metamorfismo.El primer metamorfismo de contacto, se produce en asociación con invasiones ígneas,
y el segundo, metamorfismo dinámico, se produce asociado con movimientos de tierra
importantes o deformaciones.
Metamorfismo de contacto. El metamorfismo de contacto puede ser el resultado de
aumentos de temperatura que actúan bajo presiones hidrostáticas, con poca o ninguna
introducción de material desde el magma. El metamorfismo de contacto puede tener
lugar también mediante la introducción de constituyentes del magma en gran escala.
Los efectos de contacto de los magmas secos pueden designarse con el nombre de
metamorfismo térmico; los efectos de contacto de los magmas húmedos pueden
denominarse metamorfismo de contacto aditivo.
El metamorfismo térmico. El solo efecto del calor produce cocción y endurecimiento,
deshidratación y frecuentemente induce un cierto grado de recristalización, con el
resultante engrosamiento de la textura. Una elevada presión de tipo hidrostático o
equilibrado, favorece una disminución de volumen. De aquí que durante la

recristalización, una recombinación de muchos de los elementos pueda formar
minerales más densos.
Metamorfismo aditivo. En torno a muchas intrusiones ígneas ha habido transferencias,
en gran escala, de material ígneo hacia las paredes y la superficie superior de la roca
invadida. En estos casos, la sustitución por material ígneo, debe haberse realizado de
un modo pasivo, por sustitución metasomática penetrante a través de la masa. Se da
frecuentemente a este proceso de granitización.
Metamorfismo dinámico. El metamorfismo debido a la deformación plástica de las
rocas sólidas, se llama metamorfismo dinámico. La deformación consiste en un cambio
de forma de la masa de roca, sin fractura visible.
Foliación. Se hizo notar en el estudio del metamorfismo de contacto, que las presiones
eran esencialmente hidrostáticas. En el metamorfismo dinámico intervienen presiones
no equilibradas. La masa de roca sufre alargamiento y acortamientos. Las láminas de
mica se han orientado durante su crecimiento de tal modo que sus planos de crucero
quedan paralelos al plano de alargamiento de la roca, y perpendiculares al eje de
mayor acortamiento. Este arreglo subparalelo de los minerales en láminas o agujas,
determinado por la recristalización, durante la deformación de la roca, se llama
foliación. La foliación se produce en parte, sin duda, por la reorientación de los granos
que ya estaban presentes en la roca no metamorfoseada.
Estructura masiva. No todas las rocas que han sufrido metamorfismo dinámico
presentan foliación. Algunos minerales, especialmente el cuarzo, la calcita y el
feldespato, que son comunes en las rocas metamórficas, no dan lugar a estructuras
foliadas, a causa de su modo de cristalización. En consecuencia, las rocas compuestas
predominantemente por estos minerales, tienen una estructura masiva, sin una
dirección preferente o fácil de “división en láminas”.
 Principales rocas metamórficas.Gneis.- de textura masiva y estructura lenticular. Es la roca metamórfica de grano
más grueso, rico en feldespato y cuarzo, son más granulares y de colores claros que las
ricas en micas, biotitas, anfíboles, etc.
Pizarras.- Es la roca de grano fino, contiene grafito, hierro y manganeso. Tiene una
textura foliada, estructura hojosa y está compuesta de diversos tipos de minerales
prismático (muscovita, biotita).
Mármol.- De textura granular y estructura granítica, provienen de rocas
carbonatadas, se produce por el metamorfismo de calizas o dolomias, contiene
minerales como la calcita y dolomita. El color de los mármoles es variable, aunque si
la roca es un mármol puro de calcita o dolomita, es generalmente blanco. Diversas
impurezas dan lugar a distintos tonos, alguno de los cuales son muy atractivos y dan
valor a la piedra. Son frecuentes los tonos verdes, rosados y leonado, y muchas veces
existen vetas negras.

Cuarcita.- de textura granular y estructura granítica, provienen de areniscas
cuarcíferas.
Serpentinas.- de textura foliada, estructura hojosa y está compuesta de diversos tipos
de minerales prismático (muscovita, biotita).
Filitas. Son de composición similar a las pizarras, pero sus minerales constituyentes
presentan mayor desarrollo y, además, la esquistocidad, que son bandas de
segregación mineral y textural, está mas marcada, debido a que su grado metamórfico
es mayor.
Esquistos. De todas las rocas de metamorfismo regional, el esquisto es sin duda el más
abundante, existiendo una gran variedad de ellos que pueden derivar tanto de rocas
ígneas, como de sedimentarias y de metamórficas de menor grado.
Otras: gramilita, ladrillos, esteatitas y anfibotitas.
 Según su contenido de sílice.Rocas Acidas.- Contienen más de 60% de sílice
Rocas Intermedias.- Contienen entre 55 y 60% de sílice
Rocas Básicas.- Contienen menos de 55% de sílice
 Descripción de las rocas.Es un material duro y compacto que se encuentra en la naturaleza, está compuesto de
uno o más minerales y tiene una resistencia mayor a 14 kg./cm2.
 Textura y estructura de las rocas.Textura es la ordenación de los granos de los cuales está compuesto una roca,
partiendo de una partícula. Cuando los granos son redondeados la compactación es
menor, los granos se ordenan en el caso de suelos, en el caso de rocas pueden tener o
no cemento en medio de los granos, en caso de no llevar cemento se llaman rocas
porosas y también se ordenan los granos y hay asentamiento.
Estructura es la ordenación relativa de las principales características que presenta
una roca (lisa, estratificada, áspera).
Tanto las rocas ígneas como las ácidas son las primeras que se toman en cuenta como
material de apoyo o material de préstamo en obras civiles.
 Minerales constituyentes de las rocas.-

Es una sustancia natural homogénea, inorgánica que tiene una composición química
definida así como también una estructura molecular, cuando adquiere forma
geométrica corresponde a una forma atómica denominada cristal.
 Clasificación. Minerales metálicos.Oxidos.

Cuarzo

Corindón

Ematites

Ilmenita

Limonita

Magnetita

 Minerales no metálicos.Silicatos.

Feldespatos

Piroxenos

Olivinos

Micas

Hornablenda

Serpentina

Zeolita

Carbonatos.

Calcita

Dolomita

Sulfatos.

Yeso

Anhidrita

 Métodos para la identificación de un mineral.La identificación de los minerales en las rocas o suelos es de mucha importancia ya
que a través de ellos se puede determinar el tipo de roca o suelo. Ejemplo: un suelo
arenoso que contiene un alto porcentaje de mineral de cuarzo recibe el nombre de
arena cuarzosa.
 A simple vista (Método megascópico), cuando es utilizada la observación de un
mineral con lupa.
 Analítico.Método de laminas delgadas. Cuando se agarra un pedazo de roca y se pule en el
laboratorio.
De rayos X. el cual se utiliza cuando la muestra presenta granos finos.
Método del soplete. Se utiliza una llama de fuego observándose el color, este método se
utiliza para óxidos.
Por análisis químicos. Que se efectúa en laboratorio.
 Propiedades físicas de los minerales constituyentes de las rocas.Color.- El color que presentan los minerales suele ayudar a clasificarlos. Los minerales
presentan el color inherente al mineral por lo general por ejemplo el mineral pirita
(color amarillo latón), la galena o sulfuro de plomo ( color gris acero); estos son
colores inherentes al mineral y siempre se observan en el mineral puro. El segundo
tipo de color es accidental y depende de las impurezas que presente el mineral o se
manifiesta al fracturarlo.
Raya.- si un mineral es raspado en un pedazo de porcelana blanca, deja marcada una
raya de determinado color que también sirve para identificarlo.
Raspadura.- es más característico que el color por lo tanto es más útil para la
identificación, es el color del mineral en polvo. La raspadura de la tiza, por ejemplo es
blanca; la hematita mineral que es óxido de hierro común puede ser rojo, negro o gris
acero.

Crucero.- el crucero de un mineral es su capacidad de romperse más fácilmente en
unas direcciones que en otras debido a la disposición de los átomos. Algunos minerales
como las micas comunes, tienen crucero perfecto en una dirección. El mejor modo de
determinar los cruceros es exponer el trozo del mineral a la luz y hacerlo girar
lentamente en varias direcciones para que incida la luz sobre las superficies de
crucero que la reflejan brillantemente, como si fueran pequeños espejos.
Exfoliación.- Si se da un golpe seco a un mineral se romperá generalmente a lo largo
de un plano definido llamado plano de clivaje o exfoliación.
Fractura.- Se llama fractura de un mineral al aspecto que presenta cuando se rompe.
En algunos casos puede ser muy útil esta característica.
Tenacidad.- la capacidad de un mineral para mantenerse sin romperse o doblarse.
Frágil.- cuando se rompe con facilidad y se reduce a polvo (cuarzo).
Séctil.- cuando el mineral se puede cortar con cuchillo (yeso, oro puro).
Maleable.- cuando puede transformarse a laminas delgadas por percusión (oro puro,
cobre).
Dúctil.- cuando se puede dar forma de hilo (oro puro, cobre).
Flexible o plástico.- cuando puede ser doblado, pero sin que recupere su forma
normal.
Elástico.- cuando se dobla recupera su forma original.
Peso específico.- es la relación que existe entre el peso de un volumen determinado de
un mineral, y el peso de otro volumen igual de agua pura a una temperatura de 4 ºC.
Densidad.- Mientras la roca es más densa posee resistencia alta, al ser menos densa es
más porosa.
Dureza.- La dureza de un mineral se determina por su capacidad para rayar o ser
rayado por otros de acuerdo con la escala de dureza llamada escala de Mohs, dicha
escala es la siguiente:

Dureza

Mineral

Prueba característica

1

Talco

Pueden rayarse con la uña

2

Yeso

3

Calcita

Se corta fácilmente con la navaja

4

Fluorita

Se rayan con la navaja

5

Apatita

6

Feldespato

Se corta difícilmente con la navaja

7

Cuarzo

No los raya el acero; el cuarzo

8

Topacio

raya al cristal; el topacio al
cuarzo;

9

Corindón

el corindón al topacio y el
diamante

10

Diamante

al corindón

Brillo o lustre.- Es el aspecto del mineral a la luz ordinaria (es aspecto debido a la
reflexión de la luz sobre su superficie). Según su apariencia se clasifican en: brillo
metálico, vítreo, mate o terrosos, sedoso, graso, perlado.
Transparencia.- Cuando a través de él pueden divisarse claramente otros objetos.
Translucencia.- Cuando permite que la luz pueda atravesar un material.
Opacidad.- Que no transmite luz.
Fluorescencia.- Es la propiedad que presentan los minerales que se hacen
luminiscentes al ser expuestos a los rayos ultravioletas, rayos X u otros.

Estructura.- Algunos minerales son granulares como la olivina; otros son hojosos,
como la cianita; o fibrosos, como la crisolita. Algunos son brotoidales como por
ejemplo algunas formas de hematita cuyos aspectos se parecen a un racimo de uvas
pegadas unas a otras.
 Minerales formadores de roca.Grupo de los feldespato.- Los feldespatos son los minerales más abundantes en la
naturaleza. El grupo tiene especial interés e importancia , porque la clase y la
cantidad de feldespato es la base para una clasificación detallada de las rocas ígneas.
La familia de los feldespatos está constituida por dos grandes secciones: el feldespato
potásico, la Ortoclasa; los feldespatos sódico-cálcicos, Plagioclasas.
Todos los feldespatos tienen las mismas propiedades físicas generales.
Fundamentalmente son blancos, pero con frecuencia tienen tientes rosados o grises.
En las rocas que contienen a la vez feldespatos rojos o feldespatos blancos o grises , los
rojos o rosados suelen ser ortoclasa y los grises o blancos plagioclasa. La raspadura es
clara o incolora, y la dureza es 6. Tanto la ortoclasa como la plagioclasa tienen dos
direcciones de crucero bien definidas.
Cuarzo.- Los granos grises o incoloros de cuarzo son muy frecuentes en muchas clases
de rocas su fórmula es SiO2 Incoloro, blanco y varios matices; lustre vítreo a grasoso.
Su dureza es 7 y no muestra crucero. Otras variedades conocidas como calcedonias
incluyen a los pedernales y jaspes.
Grupo de los anfíboles.- El principal es la hornablenda, su composición es: silicatos
hidratados complejos de calcio, magnesio, hierro, aluminio. Tiene color que varía de
verde a negro, con brillo vítreo o sedoso y raspadura de color claro. Su dureza es de 5
a 6.
Grupo de las piroxenos.- Semejantes a los anfíboles. El miembro más frecuente de este
grupo es la auguita, su composición: silicatos complejos que contienen calcio,
magnesio, alúmina, hierro, sodio. Su color varía de verde oscuro a negro, con brillo
vítreo o sedoso y raspadura de color claro. Su dureza es de 5 a 6. La auguita y la
hornablenda se parecen mucho entre sí.
Grupo de la mica.- Los más comunes son la muscovita o mica blanca (silicato de
potasio y aluminio, incoloro o de tinte plateado, con brillo perlado, y especialmente de
un crucero muy perfecto, que permite que el mineral se rompa formando laminas
elásticas), biotita o mica negra (es un silicato complejo de potasio, magnesio, hierro y
aluminio). La muscovita y la biotita tienen propiedades físicas análogas. Ambas son
blandas, 2.5 a 3, y tienen crucero perfecto.

Olivina.- La olivina es un mineral verde, vítreo, generalmente granular, compuesto de
magnesio, hierro y sílice, su dureza varia de 6.5 a 7, su raspadura es de color claro y su
crucero es indistinto.
Calcita.- Es un carbonato de calcio. Mineral muy extendido que ocurre en masas
granulares, efervescente en ácido, incolora, blanca y otros matices.
Dolomita.- Es un carbonato de calcio y de magnesio. Similar a la calcita, pero menos
efervescente, blanca, gris, rosada.
Yeso.- Se presenta como espato lustroso fibroso, alabastro compacto y selenita
cristalina; el yeso es un producto abundante de la evaporación, blanco.
Anhidrita.- parecido al yeso, mineral muy abundante, blanco.
Halita.- Es la sal común o sal gema, color blanco.
Clorita.- semejante a la mica verde pero flexible, de color verde.
Serpentina.- mineral masivo, liso, grasoso, una variedad se llama crisólito, es la clase
más importante de los asbesto, de color verde.
 Minerales de arcilla.Es una sustancia que se torna plástica con una cantidad limitada de agua, dando olor
a tierra mojada. Las arcillas están formadas por silicatos hidratados de aluminio con
hierro, magnesio, calcio, sodio y potasio. Por la calcinación pierde la plasticidad,
propiedad en la que se basa el arte cerámico. Son ejemplos de arcillas el caolín y la
marga. Figulina, la que contiene caliza, arena, óxidos de hierro, etc. La identificación
de los minerales arcillosos dependen fundamentalmente del análisis térmico y de los
rayos X.
 Razones de su estudio.

En contraste con los suelos constituidos por grava o arena, hay algunos que
tienen arcillas o sustancias coloides orgánicas, y otros en los que predominan la
arcilla o el material orgánico.

Muchas, sino la mayoría, de las obras de ingeniería, descansan sobre un suelo,
y la arcilla es uno de los suelos más comunes.

Porque tienen un diámetro por debajo de 0.00064

Porque los minerales de arcilla tienen la capacidad de almacenar agua y son de
forma laminar y no redondeada, sub-redondeadas o angulosas.

Clasificación de los minerales de arcilla.Entre los minerales de arcilla más importantes tenemos los siguientes:
Mineral de Arcilla Caolinita.- Los minerales de este grupo tienen una
estructura reticular característica, que es común a todos ellos. Las caolinitas
están muy extendidas en las arcillas marinas modernas, pero abundan menos
que las ilitas en estos depósitos. Tanto la caolinita como la ilita se encuentran
comúnmente entremezcladas en las arcillas sedimentarias. La caolinita es el
constituyente más abundante de los depósitos residuales de arcilla.
Sus características técnicas más sobresalientes: son estables, son inexpansibles,
son de mediana plasticidad, poseen ángulo de fricción interna alta, cuando se
encuentra impura son inestables y expansibles.
Mineral de Arcilla Ilita.- El grupo de las ilitas está constituido por diversos
minerales parecidos a la mica muscovita. La ilita es, posiblemente, el grupo
más abundante en los depósitos arcillosos marinos modernos. Es también la
arcilla más abundante en los depósitos sedimentarios antiguos y es el material
arcilloso predominante en las lutitas.
Características: medianamente inestables, medianamente inexpansibles,
mediana plasticidad, ángulo de fricción interna media.
Mineral de Arcilla Montmorilonita.- Los minerales de este grupo difieren de
las ilitas en que tienen una estructura en forma de enrejado. Los minerales de
este grupo son especialmente abundantes en arcillas derivadas de cenizas
volcánicas intemperizadas.
Características: son arcillas muy inestables, medianamente inexpansibles, alta
plasticidad, ángulo de fricción muy baja, sometidas a fuertes agrietamientos
cuando se encuentra en proceso de desecación.

Propiedades de las arcillas.Por diversas razones, las arcillas funcionan de la misma manera. Difieren,
como ya se ha indicado, en su mineralogía aunque, por supuesto, difieren en
otras propiedades, tamaño de grano, capacidad de intercambio iónico,
plasticidad, permeabilidad, compactibilidad, volúmenes en seco y en estado
húmedo, etc.
Tamaño del grano. La característica física más importante de las arcillas es la
finura de su grano. Los dos tipos de rocas (harina de roca y arcillas de
minerales arcillosos) son de grano extremadamente fino. El orden de tamaño
de las partículas arcillosas varía desde 0.005 mm hasta dimensiones coloidales,
teniendo muchas partículas arcillosas un diámetro inferior a 0.0002 mm. La

determinación exacta del tamaño de grano en las arcillas, no es fácil debido a la
tendencia de éstas a agruparse o flocular. El orden de colocación que
generalmente decrece con el tamaño del grano, es: harina de roca > caolinita >
ilita > montmorilonita.
Consolidación. Debido a que las aperturas entre las partículas de arcilla y el
contenido de agua, relativamente alto, están propensas a la compactación o
consolidación al soportar cargas. La consolidación de los suelos involucra
perdidas de espacio poroso, con la correspondiente pérdida del gas o del agua
contenidos en los poros. Hasta cierto punto, la consolidación incluye también
un reacomodo de las partículas que componen el suelo. Los asentamientos más
citados, y posiblemente los más aparatosos por lo que respecta a la
consolidación de la arcilla, se llevan a cabo en la ciudad de México, que está
sostenida por gruesas capas de arcilla montmorilonítica, tobas, gravas, arena,
arcilla limosa y arena arcillosa. Grandes edificios han sufrido asentamientos
con un promedio anual de 5 pulgadas y un total de 10 pies. La arcilla puede
contener de cinco a siete veces su peso en agua, con una relación de porosidad
que llega hasta 14.0.
Contracción. La mayor parte de los suelos de arcilla natural tienden a
encogerse cuando se secan, debido a la reducción de espacio poroso. La
contracción puede originarse por pérdida de agua alrededor de los granos, o
por pérdida de agua de la estructura de los minerales arcillosos y es mayor en
las arcillas que contienen montmorilonita que en los otros tipos de suelos
arcillosos.
Intumescencia. Si los suelos arcillosos absorben agua, aumentan de volumen,
fenómeno contrario al de contracción, independientemente de que la
estructura del suelo es tan alterada por éste, que no alcanza a recuperar su
volumen inicial. Algunas arcillas montmoriloníticas, como por ejemplo, la
bentonita, que es una ceniza volcánica alterada, puede aumentar de volumen
1600% o más después de una prolongada empapada, en tanto que las arcillas
caoliníticas aumentan cuando mucho un 10%.
Plasticidad. La plasticidad es la propiedad que tienen las arcillas de deformarse
sin elasticidad, sin cambio de volumen y sin ruptura visible. En las arcillas la
plasticidad está condicionada hasta cierto punto a su contenido de agua, el
modo por el cual el agua es detenida y la forma y tamaño de las partículas.
Permeabilidad. Las arcillas tienen baja permeabilidad. Las aperturas
intergranulares son demasiado pequeñas para permitir una circulación rápida.
Posiblemente la mayor cantidad de agua que penetra en la masa arcillosa
llegue a través de grietas de contracción y desecación.
Sensibilidad. Las partículas arcillosas poseen cargas eléctricas parecidas, por lo
que originan mutua repulsión, siendo arrastradas a lo largo de las corrientes o
dispersadas en un cuerpo de agua.

Estructuras de los depósitos de arcilla
Existen dos tipos de estructuras de arcilla de acuerdo a su acomodo en el suelo.
Macro-estructuras, eso incluye las grietas, fisuras, perforaciones, betas y otras
discontinuidades que a menudo controlan el comportamiento del total de la
masa del suelo. La resistencia de la masa de suelo es menor a lo largo de una
grieta o fisura en relación con la del material intacto.
El drenaje de una capa de arcilla puede ser marcadamente afectada por otra
capa muy delgada de limo y arena. En consecuencia en cualquier problema de
ingeniería que comprenda la estabilidad o asentamiento se debe investigar
cuidadosamente las macro estructuras de arcilla.
ESTUDIO DE LOS SUELOS

Definición, formación.El término suelo se usa en más de un sentido. Para el ingeniero es sinónimo de
regolita, o sea, el agregado suelto de todos los materiales que se encuentran por
encima de la roca.
Las rocas que están en la superficie de la tierra, o cerca de ella están expuestas
a desintegración y descomposición. Los productos disgregados se acumulan
formando “suelos”. El proceso de la destrucción de las rocas y las propiedades
de los materiales resultantes, merecen ser estudiados cuidadosamente por los
ingenieros civiles pues muchos problemas de ingeniería se presentan
precisamente en estos materiales.
Estos materiales no consolidados o semiconsolidados constituyen lo que se ha
llamado regolita o cubierta de las rocas. La regolita puede tener varios cientos
de metros de espesor o puede faltar por completo. Las partes superiores de la
regolita, a las que se han incorporado sustancias orgánicas y que están más o
menos modificadas biológicamente constituyen el suelo. Sin embargo, los
ingenieros extienden la denominación de suelo a todo el material de la regolita.
Suelo se puede definir como el material no consolidado o semiconsolidado
compuesto de la mezcla de partículas de diferentes tamaños, diferentes
minerales y compuestos litológicos, y con diferentes cantidades y clases de
materias orgánicas. Los cuales se encuentran sobre la corteza terrestre como
ser: quijarros, arenas, limos, arcillas, materiales turbosos, etc. La capa
superficial de la tierra rica en material orgánico, se designa con el nombre de
capa vegetal. Los suelos derivan de las rocas que por los procesos geológicos
(tectonismo) originan que la roca sea fracturada o plegada luego por los
procesos de alteración originan los suelos. Esta mutación no alcanza un estado
de equilibrio permanente pues continuamente intervienen agentes o factores de

formación que van modificando o cambiando las características físicas y
químicas del suelo. La roca madre, que se convierte en suelo puede ser de
origen ígneo, sedimentario o metamórfico.
Los procesos geológicos como el tectonismo origina que la roca sea fracturada
y/o plegada actuando posteriormente los procesos de meteorización (alteración
o intemperismo o erosión).

Meteorización.Bajo el título general de intemperización, existen dos tipos de transformaciones

Meteorización física.
Significa desintegración de una roca en partículas menores sin alteración
química. Hay dos tipos principales de esta intemperización mecánica. El
primero de ellos desintegración en bloque, resulta de la formación de grietas,
que rompen la masa de roca en gran número de bloques o fragmentos
individuales. El segundo tipo, llamado desintegración granular, resulta de una
pérdida de cohesión entre las partículas individuales de los minerales, que hace
que la roca se convierta en una masa granular incoherente.
Algunas causas para la intemperización o meteorización física son:
o Variación de la temperatura. Los cambios de temperatura determinan
modificaciones en el volumen de las masa de roca. Al calentarse la parte
exterior de una masa de roca, se dilata y se producen esfuerzos de
tensión y cortantes entre las partes externa e interna.
o Acción de plantas y animales. Acción de las raíces de los árboles al
expandirse provocan presión en el interior de la roca.
o Expansiones térmicas de los minerales.
o Congelación. Cuando los cambios de temperatura son tales que hay
hielo y deshielo alternativamente, pueden ser eficaces los efectos
desintegradores debidos a la fuerza de dilatación del agua confinada en
la roca. La absorción de la mayor parte de las rocas ígneas es tan lenta,
que este proceso suele producir más frecuentemente una desintegración
en bloque, que una desintegración granular.
o Desgaste, impacto y trituración. Las rocas pueden romperse también
mecánicamente por diversos procesos, en los que interviene el
movimiento, especialmente de una masa de roca sobre otra o contra
otra.

o Exfoliación esferoidal. Es el proceso de intemperismo mecánico en el
que por acción de las fuerzas físicas internas, se separan de una roca
grandes fragmentos curvados a manera de costras, dando lugar a la
formación de colinas abovedadas llamados también domos de
exfoliación y otras estructuras menores como peñascos redondeados y
bloques intemperizados.
o Mezclado mecánico. Es el que realizan las hormigas, roedores y gusanos
sobre todo de la clase platelmintos, removiendo materiales que sacan a
la superficie y como su actividad es constante hacen con que las
partículas removidas sean más susceptibles de sufrir intemperismo.
o Agentes físicos. Entre estos se pueden citar al agua que corre por la
superficie del hielo de un glaciar o por el curso de un río de montaña, al
viento y las olas del océano, que también pueden contribuir a la
reducción del material rocoso a fragmentos cada vez menores.
Las condiciones que favorecen a la intemperización mecánica son los grandes
cambios de temperatura, la aridez y las pendientes fuertes. Los grandes
cambios de temperatura se registran en las latitudes más altas y en las zonas
desérticas.
Estos procesos dan origen a los suelos de grano grueso generalmente
dependiendo del tipo de roca. Actúan en climas fríos.

Meteorización química.
La meteorización o intemperización química, es la alteración de las rocas a
causa de modificaciones mineralógicas o químicas, inducidas por agentes
superficiales.
Los ingredientes activos, en lo que se refiere a la intemperización de las rocas,
son el oxígeno, el anhídrido carbónico, el vapor de agua y los ácidos. Estos se
disuelven en el agua que cae como precipitación y pueden llegar al interior de
la roca pues siempre penetra una cierta cantidad de agua en la parte
superficial de la tierra.
Estos son suelos de consistencia fina y disminuyen según el clima. Se obtiene
suelo de grano fino (arcilla, limo). Actúan en climas húmedos y calientes
produciendo suelos de baja resistencia.
Sus agentes son los siguientes:
o Oxidación. Implica la adición de iones de oxigeno, como ocurre en las
rocas que contienen Fe , manifestándose como cambios de coloración y a
veces hasta de consistencia.

o Hidratación. Significa la adición de agua a los minerales o absorción,
pero dentro de su propia estructura atómica o molecular.
o Carbonatación. Es la disolución de algunos materiales por medio de
aguas con elevado contenido de CO2, (el potasio, el calcio, el sodio y el
magnesio, suelen unirse con el anhídrido carbónico y el oxígeno para
formar carbonatos).
o Efectos químicos de la vegetación. Los ácidos orgánicos que se forman
donde hay vegetales en descomposición tienden a aumentar el poder de
disolución de las aguas que los contienen.
Como resultado de estos procesos, puede separarse la sílice de los silicatos
minerales, llamándose a este fenómeno de separación de la sílice, deslización.
Todos los procesos mencionados anteriormente intervienen en la
transformación de la roca en suelo.

Factores de formación de los suelos.o La materia de origen, de la cual se ha originado el suelo, puede ser una
roca ígnea, sedimentaria o metamórfica que se ha transformado
lentamente.
o El agua, al atravesar las distintas capas produciendo en su contacto con
los elementos químicos y materia orgánica una serie de reacciones
fisico-químicas, que hacen que este vaya transformando lentamente.
o La topografía del lugar, el agua también actúa en el relieve o topografía
del terreno ya si el terreno es llano, o hay colinas esta se distribuirá
según su relieve.
o El clima de la región, determina el color de un suelo.
o La temperatura, está asociada íntimamente al clima, pues a mayor
temperatura existe mayor cantidad de arcilla en un suelo. Además, el
espesor de los estratos o capas depende de la temperatura. Así en zonas
frías el espesor de las capas de un suelo es pequeño. En climas cálidos, el
lecho rocoso se encuentra a mayor profundidad que en climas fríos.
o Los organismos existentes, particularmente los microorganismos,
plantas y animales intervienen en la formación del suelo.
o El ser humano y sus obras, la construcción de represas, autopistas,
carreteras, etc. alteran las condiciones naturales existentes.

o Movimientos sísmicos, ciclones y maremotos, estos producen grandes
deformaciones en la corteza terrestre.
o Explosiones nucleares, ocasionan violentos cambios en la corteza
terrestre y alteran las condiciones climáticas atmosféricas y ambientales
existentes.

Propiedades físicas de los suelos.o Composición mineralógica y composición química.
o Granulometría (Forma, tamaño influencia en la composición
mineralógica (redondeada, sub-redondeada, angulosa)).
o Peso específico.
o Estructura.
o Densidad.
o Absorción.
o Porosidad y permeabilidad se confunden generalmente. La porosidad es
el espacio vacío en la unidad de volumen del material, expresado en
porcentaje. Por lo tanto, la porosidad es el volumen de vacíos dividido
por el volumen total. Expresado de otra manera es la capacidad de un
suelo de absorber agua.
o Permeabilidad en lo que se refiere a los suelos y a las rocas, se define
como aquella propiedad que permite el paso o la penetración de fluidos
a través de la masa. Expresado de otra manera: es la capacidad de un
suelo de dejar pasar agua.

Formas de suelos.Los suelos pueden quedar en el lugar, directamente de la roca de la cual
derivan, dando así origen a los suelos llamados residuales o suelos no
transportados. Pero estos productos pueden ser movidos del lugar de
formación, por los mismos agentes geológicos y re-depositados sobre otros
estratos sin relación directa con ellos, a estos suelos se los denomina suelos
transportados.

No transportados o residuales.-

Es aquel tipo de suelo que se forma en el mismo lugar donde se encuentra por
meteorización de la roca del lugar.
4.1.1. Características.o Suelo heterogéneo.
o Tienen asentamiento.
o No sufren transporte (suelto no compacto).
o No aptos para fundaciones.
o Son difíciles de reconocer en el campo.
o Son de granulometría heterogénea.
o Las formas de los granos son angulosas.
o Son permeables
o Porosos
o Difíciles de reconocer en campo por la vegetación que crece en ellos.

Transportados.Se formaron por meteorización de la roca en un lugar y posterior transporte a
otro lugar por agentes externos que podrían ser: agua, glaciares, viento y
gravedad. Los depósitos transportados por el viento, glaciares y agua están
ampliamente repartidos, aunque en el sentido estricto de la palabra estos son
depósitos transportados hace tanto tiempo, que se ha producido algunos o
bastantes modificaciones en las condiciones presentes, el suelo endurecido está
sometido a meteorización produciendo un material que es más residual que
transportado.

Suelos aluviales.Son suelos transportados por el agua. El tamaño de sus granos es de fino a muy
grueso, su forma es sub-redondeada.
La combinación del escurrimiento de aguas en las laderas de las colinas y
montes y de las fuerzas del campo gravitatorio forman los depósitos de talud,
en las faldas de las elevaciones, estos depósitos suelen ser heterogéneos, sueltos
y predominantemente formados por materiales gruesos.

El escurrimiento de torrentes produce arrastres de materiales de gran tamaño
(mayores a velocidades crecientes del agua), que se depositan en forma
graduada a lo largo de su curso, correspondiendo los materiales más finos que
las zonas planas de los valles.
Los ríos acarrean materiales de muy diversas graduaciones, depositándolos a
lo largo de su perfil, según varia la velocidad de su curso al ir disminuyendo
esta, la capacidad de acarreo de la corriente se hace menor depositándose los
materiales más gruesos. De esta manera el río transporta y deposita suelos
según sus tamaños decrecientes, correspondiendo las partículas más finas
(limos arcillas) a depósitos próximos a su desembocadura. Otra característica
importante es que se depositan en capas de espesores pequeños.
Perforar en ellos es más fácil, entre ellos tenemos:

Torrenciales.- Presenta granos desde muy grueso hasta muy fino.
o Grano grueso
o Pendiente fuerte

Terrazas.Los depósitos aluviales de terrazas se caracterizan por tener granulometría
heterogénea. Cuando en una terraza observamos una erosión de 90º tenemos
una terraza formada de grava gruesa muy compacta.
o Grano mediano a fino.

Lacustres.Los depósitos lacustres son generalmente de grano fino a causa de la pequeña
velocidad con que las aguas fluyen en los lagos.
Los depósitos marinos (formados por el mar) suelen ser estratificados
reflejando muchas veces las características de las costas que los mares bañan.
o Granulometría fina y muy fina

Suelos eólicos.Son suelos transportados por el viento. El viento transporta sus materiales de
tres maneras, por suspención, saltación, y rodamiento, según sea el tamaño de
material y la velocidad del viento.

Para que se produzca deposición vasta que el viento disminuya su velocidad
hasta que las partículas de limo o los granos de arena no puedan mantenerse en
el aire. Esta disminución de la velocidad puede deberse a los obstáculos que
existen en el suelo como árboles, edificios, altos topográficos naturales, etc., o
también el hecho de haber cesado las causas que provocan el movimiento de
aire.
El viento da lugar a la formación de dos tipos de depósitos cuyas características
están en función del tamaño de los materiales que los componen. Las
acumulaciones de arcillas, limos y arenas muy finas reciben el nombre de Loes,
mientras que los de arenas medianas a gruesas se llaman Médanos o Dunas.
De dunas.Poseen las siguientes características:
o Suelo suelto.
o No son aptos para fundación.
o Son de granulometría fina (redondeada).
o Forma de deposición en forma longitudinal o media luna.
o Nivel freático bajo.
o Permeabilidad media o baja.
o Angulo de fricción nulo.
o Color gris claro.
o No es plástica.
Transversal. Se desarrollan en dirección perpendicular a la del viento
dominante.
Dunas costeras. Son acumulaciones de arena que se presentan en las costas o
próximas a ellas.
De loes.Poseen las siguientes características:
o Compactados ligeramente.

o No son aptos para fundación.
o Son de granulometría muy fina.
o Forma de deposición en mantos.
o No tiene nivel freático.
o Permeabilidad baja o nula (impermeable).
o Angulo de fricción interna nula.
o Color gris oscuro.
o Es plástica.

Suelos glaciares.Son suelos transportados por el hielo y el agua. Son los mejores acuíferos por
su permeabilidad y porosidad.
El escombro arrastrado por un glaciar se deposita generalmente porque la
masa de hielo que lo transportaba se funde.
Los depósitos glaciales están formados por suelos heterogéneos que van desde
grandes bloques, hasta materiales muy finamente granulados a causa de las
grandes presiones desarrolladas y de la abrasión producida por el movimiento
de las masas de hielo.
o Tamaño de los granos de grueso a fino.
o Forma de los granos de sub-redondeados a redondeados.
o Alta permeabilidad.
o Alta porosidad.
Morrénicos.- aptos para las construcciones de puentes, vías, fundaciones, etc.
Generalmente están compuestos de till y tillita.
o Granulometría heterogénea.
o Granos angulosos a sub-angulosos.
o Tamaño irregular.

o Alta permeabilidad.
o Alta porosidad.
o Alta resistencia.
o Sirve para todo tipo de hormigón, canteras y vías camineras.
De deslave.o Granulometría heterogénea.
o Granos sub-redondeados a redondeados.
o Tamaño de los granos de arena gruesa y arena fina.
o Permeabilidad mediana alta.
o Porosidad media.
o Resistencia media a alta.

Suelos coluviales.Son suelos transportados por la gravedad.
o Granulometría heterogénea.
o El tamaño de sus granos es de muy fino a grueso.
o La forma de sus granos es angulosa.
o Forma de depósitos completamente irregular.
o No sufre desgaste por transporte.
o No hay nivel freático.
o No apto para fundación.
ESTUDIO DEL SUBSUELO

Objetivo.o Conocer la secuencia litológica del subsuelo.

o Obtención muestra de las diferentes capas del subsuelo.
o Conocer el espesor de cada capa o estrato.
o Conocer y determinar la profundidad del nivel del agua subterránea
o Obtener muestras de agua para determinar su calidad.
o Determinación de la capacidad de resistencia de un suelo o una roca.
o Ver si sirven de material de préstamo para obras civiles.
o Ver si es apto para fundación.
Se conocen dos métodos de investigación del subsuelo los cuales son:

Métodos directos.o Se conocen directamente las muestras del suelo.
o Se conocen directamente los problemas del suelo o de la roca.
o Se perfora el suelo o roca con un equipo o maquinaria de pendiendo del
tipo de material a perforar y luego se elige el tipo de estructura a
necesitar.
o Tiene un costo elevado.

Informaciones que se obtienen.o Muestras alteradas.
o Muestras no alteradas.
o La profundidad de las capas.
o El espesor de las capas.
o La profundidad del agua subterránea (nivel freático).
o El grado de saturación de una roca o un suelo.
o Se determina la porosidad.
o Se determina la permeabilidad.

o El fracturamiento del subsuelo.

Tipos de métodos.Método a cielo abierto.
Método a percusión a cable.
Método a rotación con circulación de lodos.
Método a rotación con circulación de agua.
Método con gusano helicoidal o care barril.
Método con rotación a diamantina.
Método de muestras lavadas.
Método de penetración cónica.
Método estándar (STP).
Pozo a cielo abierto.
Barrenos helicoidales

Métodos indirectos.o No se perfora el suelo.
o Tiene un costo económico.
o No se obtienen muestras.

Informaciones que se obtienen.o La profundidad de las capas.
o El espesor de las capas.
o La profundidad del agua subterránea (nivel freático).
o El fracturamiento del subsuelo.

Tipos de métodos.-

Método de resistividad.
Método sísmico a fracción.
Método sísmico a reflexión.
Método georadar.
Método gravimétrico.
Para obras de envergadura se utilizan los dos métodos.

Estudios preliminares.- con ellos se conocen:
o Profundidad de los estratos atravesados o capas.
o Espesor de los estratos.
o Tipo de litología del mineral.

Con estos estudios preliminares se pueden definir:
o El tipo de método a utilizar.
o El tipo de equipo a utilizar.
o El costo del trabajo a realizarse (costo de la perforación).
o El tiempo de duración del trabajo, etc.
HIDROLOGÍA SUBTERRÁNEA

Objetivos.o Para fines de exploración.
o Para fines de abastecimiento de agua potable (humano, industrial,
riego).
o Para la construcción de obras civiles (vías camineras, portuarias,
fundaciones, etc.).
o Para estudio de reservas de aguas subterráneas.

Definición.-

El agua subterránea es aquella que se encuentra por debajo de la superficie del
terreno se encuentra en la zona de saturación. El agua subterránea está
siempre en movimiento.
Es el agua que se encuentra por debajo de la superficie del terreno que puede
estar a 100 metros o más, el agua subterránea ocupa el área de saturación.

Origen.Las aguas subterráneas proceden de diversas fuentes; las impurezas que
contienen suelen indicar su origen o su historia.

Zonas de saturación y de aereación.El agua que penetra hacia el interior por efecto de la gravedad, ocupa parte de
los espacios porosos de las rocas o sedimentos, mientras que otra parte es
ocupada por el aire retenido que no pudo escapar. De manera que todos los
espacios porosos o cualquier otro espacio libre son compartidos por el agua o el
aire, por lo que esta zona se la denomina ZONA DE AEREACIÓN.
Pero a partir de cierta profundidad variable, aunque generalmente no muy
grande, todos los espacios libres y porosos se encuentran ocupados por agua en
su totalidad, denominándose a esta ZONA DE SATURACIÓN.

Aguas meteóricas.- la fuente más importante de agua subterránea es aquella
porción de la precipitación que se infiltra en el terreno. Esta agua que forma la
mayor parte de las aguas subterráneas se llama agua meteórica.
El agua pasa a la atmósfera por evaporación y es distribuida por los vientos a
todas partes de la atmósfera. Cuando tiene lugar la condensación, el agua
puede llegar de nuevo a la superficie de la tierra en forma de lluvia, nieve,
granizo, escarcha o rocío. Una parte del agua atmosférica que cae sobre la
superficie de la tierra se vuelve a evaporar; otra parte se escurre sobre la
superficie en forma de láminas de inundación, arroyos y corrientes y encuentra
su camino directamente hacia alguna masa de agua situada a menor altitud;
otra parte por último se infiltra en el suelo.
Las aguas meteóricas por infiltración de precipitaciones tenemos la zona
vadosa y la zona profunda.
o Zona vadosa es la que se encuentra cerca de la superficie en la cual el
espacio de poros está solo parcialmente lleno con agua y circulando
horizontalmente.
Infiltración es la penetración del agua en la zona porosa del suelo, dependiendo
del tipo de suelo o superficie.

o Zona profunda representa la reserva de agua subterránea y no corren
mucho, debido a que están hidrostáticamente aprisionadas.

Movimiento del agua subterránea. El movimiento de un líquido puede ser
laminar o turbulento. En el escurrimiento laminar, el movimiento del agua es
ordenado y uniforme; en el escurrimiento turbulento, tienen lugar remolinos y
movimientos irregulares. En el movimiento del agua subterránea prevalece el
escurrimiento laminar, que se verifica a velocidades reducidas. El
escurrimiento laminar del agua subterránea a través de la roca se llama
percolación.

Propiedades del agua subterránea.
Temperatura. En general la temperatura es muy constante hasta cerca de 100 m
de profundidad, estando aproximadamente desde 1 ºC a 1,5 ºC por encima de
la temperatura media del aire de la localidad. A mayores profundidades el
incremento de la temperatura acompaña al gradiente geotérmico.
Salinidad. En general las aguas subterráneas con dulces y aptas para el
consumo humano. Pero las aguas subterráneas próximas a las costas son
literalmente invadidas por aguas saladas que en algunos casos logran
contaminarlas, sin embargo, en otros casos logran rechazar y hasta dominar a
las aguas saladas invasoras.

Características de la zona de saturación.o Geología del lugar.
o Presencia de poros (suelo) o intersticios o fisuras (rocas).
o Recarga o alimentación de las aguas.
o Desplazamiento o movimiento de las aguas subterráneas debido a la
porosidad.

Acuífero.Es una formación geológica capaz de almacenar y transmitir agua. La presión
esta en función al espesor de la arcilla.
Para definir si un acuífero es pobre o rico mediante su perfil litológico, se
observa la forma del cono que se forma en el nivel estático del acuífero.
Nivel estático es la distancia comprendida desde la superficie del terreno hasta
la zona de saturación.

Nivel dinámico es también llamado de bombeo.
Cada punto sobre la superficie de la zona de saturación se llama nivel freático.
La unión de todos los niveles freáticos de los posos se llama napa freática.

Tipos de acuíferos.Los principales tipos de acuíferos de la zona de AEREACIÓN son:
Acuífero del suelo. Que virtualmente se encuentra restringida al espesor de las
capas hasta donde alcanzan las raíces de plantas y árboles.
Acuífero pelicular. Es el agua adherida a los clastos integrantes o participantes
del suelo (agua absorbida) y que no esta afectada por los movimientos
gravitacionales.
Acuífero gravitacional o vadosa. Es la que es afectada por la gravedad y tiende
a fluir hasta niveles muy inferiores de la zona de aereación.
Acuífero capilar. Es el agua que a modo de flecos se eleva desde el nivel freático
o límite inferior de la zona de aereación.
Acuífero colgada. Es aquella agua gravitacional que en su descenso queda
atrapada por un estado impermeable, quedando virtualmente como colgada.
Dentro de la zona de SATURACIÓN, podemos diferenciar cuatro tipos de
acuíferos que son:
Acuífero de movimiento libre. Es el agua que fluye libremente controlada por la
pendiente del nivel freático.
Acuífero confinada. Es la situada entre dos capas impermeables pero así como
tiene entrada también puede contar con salida, estando su movimiento
controlado por la diferencia de altura entre la entrada y la salida, o sea, su
altura hidrostática.
Acuífero aprisionada o congénita. Es el agua que quedó soterrada, cuando los
sedimentos se formaron, como por ejemplo el agua de los yacimientos
petrolíferos.
Acuíferos juveniles. El agua subterránea es en parte una contribución directa
de la actividad magmática o volcánica. Durante la cristalización, se desprende
agua, que puede pasar a la roca adyacente y formar parte del caudal
subterráneo. El agua desprendida en la cristalización de las rocas ígneas se
llama agua joven.

Acuífero connata. Cuando se depositan sedimentos bajo los mares, parte del
agua del mar es retenida en los intersticios. Al depositarse encima sedimentos
impermeables, parte de esta agua puede quedar aprisionada y retenida en el
sedimento, hasta que sea descubierta en forma accidental o intencionada. El
agua atrapada en los sedimentos en el momento de su depósito se llama agua
connata.

Formas de reconocer un acuífero.o Pruebas de acuíferos mediante los valores de almacenamiento y
transmisibilidad.
o Mediante una forma práctica de un perfil litológico.

Propiedades.Porosidad.- es la capacidad de un suelo de absorber agua.
Permeabilidad.- es la capacidad de un suelo de dejar pasar agua.
Transmisibilidad.- Capacidad que tiene un suelo de dejar pasar agua.
Coeficiente de almacenamiento.- Capacidad que tiene un suelo de almacenar
agua.

Pasos para la perforación de un poso de agua.La pendiente del nivel freático determinada por el bombeo del pozo, se va
haciendo menos pronunciada al alejarse de éste. La distancia del pozo a la que
es descenso del manto freático causado por el bombeo, deja de ser apreciable,
se llama radio de influencia.

Perforación del poso piloto.o Muestreo.
o Viscosidad y densidad.
o Tiempo de penetración.

Registro eléctrico.o Registro eléctrico de potencial espontáneo (porosidad, permeabilidad de
los estratos).

o Registro de resistividad (calidad del agua).
o Delimitación de capas de arcilla.

Ensanche del poso piloto.o Este ensanche está en función del diámetro del entubado.

Entubado del poso.o Se hace previamente un diseño del pozo.

Engravado del poso.o Él engrave se debe usar por gravedad para evitar los puentes o vacíos.
Primeramente en la capa superior se pone la grava muy fina, fina,
mediana y por último la grava gruesa.

Desarrollo del poso por.o Pistoneo.
o Bombeo.
o Aire comprimido.
o Hielo seco.

Prueba de bombeo.o Nos permite diseñar el tipo de bomba que se va ha utilizar en el pozo.

La Tierra (de Terra, nombre latino de Gea, deidad griega de la feminidad y la fecundidad)
es un planeta del Sistema Solar que gira alrededor de su estrella en la tercera órbita más
interna. Es el más denso y el quinto mayor de los ocho planetas del Sistema Solar. También
es el mayor de los cuatro terrestres.
La Tierra se formó hace aproximadamente 4530 millones de años y la vida surgió unos mil
millones de años después.[17] Es el hogar de millones de especies, incluyendo los seres
humanos y actualmente el único cuerpo astronómico donde se conoce la existencia de vida.
[18]
La atmósfera y otras condiciones abióticas han sido alteradas significativamente por la
biosfera del planeta, favoreciendo la proliferación de organismos aerobios, así como la
formación de una capa de ozono que junto con el campo magnético terrestre bloquean la
radiación solar dañina, permitiendo así la vida en la Tierra.[19] Las propiedades físicas de la
Tierra, la historia geológica y su órbita han permitido que la vida siga existiendo. Se estima
que el planeta seguirá siendo capaz de sustentar vida durante otros 500 millones de años, ya
que según las previsiones actuales, pasado ese tiempo la creciente luminosidad del Sol
terminará causando la extinción de la biosfera.[20] [21]
La superficie terrestre o corteza está dividida en varias placas tectónicas que se deslizan
sobre el magma durante periodos de varios millones de años. La superficie está cubierta por
continentes e islas, estos poseen varios lagos, ríos y otras fuentes de agua, que junto con los
océanos de agua salada que representan cerca del 71% de la superficie construyen la
hidrosfera. No se conoce ningún otro planeta con este equilibrio de agua líquida,[nota 6] que es
indispensable para cualquier tipo de vida conocida. Los polos de la Tierra están cubiertos
en su mayoría de hielo sólido (Indlandsis de la Antártida) o de banquisas (casquete polar
ártico). El interior del planeta es geológicamente activo, con una gruesa capa de manto
relativamente sólido, un núcleo externo líquido que genera un campo magnético, y un
núcleo de hierro sólido interior.
La Tierra interactúa con otros objetos en el espacio, especialmente el Sol y la Luna. En la
actualidad, la Tierra completa una órbita alrededor del Sol cada vez que realiza 366.26 giros
sobre su eje, el cual es equivalente a 365.26 días solares o a un año sideral.[nota 7] El eje de
rotación de la Tierra se encuentra inclinado 23.4° con respecto a la perpendicular a su plano
orbital, lo que produce las variaciones estacionales en la superficie del planeta con un
período de un año tropical (365.24 días solares).[22] La Tierra posee un único satélite natural,
la Luna, que comenzó a orbitar la Tierra hace 4530 millones de años, esta produce las
mareas, estabiliza la inclinación del eje terrestre y reduce gradualmente la velocidad de
rotación del planeta. Hace aproximadamente 3800 a 4100 millones de años, durante el
llamado bombardeo intenso tardío, numerosos asteroides impactaron en la Tierra, causando
significativos cambios en la mayor parte de su superficie.
Tanto los recursos minerales del planeta como los productos de la biosfera aportan recursos
que se utilizan para sostener a la población humana mundial. Sus habitantes están
agrupados en unos 200 estados soberanos independientes, que interactúan a través de la
diplomacia, los viajes, el comercio, y la acción militar. Las culturas humanas han
desarrollado muchas ideas sobre el planeta, incluida la personificación de una deidad, la
creencia en una Tierra plana o en la Tierra como centro del universo, y una perspectiva
moderna del mundo como un entorno integrado que requiere administración.

Contenido
[ocultar]

1 Cronología
o 1.1 Evolución de la vida
o 1.2 Futuro

2 Composición y estructura
o 2.1 Forma
o 2.2 Composición química
o 2.3 Estructura interna
o 2.4 Calor
o 2.5 Placas tectónicas
o 2.6 Superficie

2.6.1 Imágenes satelitales de la Tierra

o 2.7 Hidrosfera
o 2.8 Atmósfera

2.8.1 Clima y tiempo atmosférico

2.8.2 Atmósfera superior

o 2.9 Campo magnético

3 Rotación y órbita
o 3.1 Rotación
o 3.2 Órbita

o 3.3 Estaciones e inclinación axial

4 Luna

5 Habitabilidad
o 5.1 Biosfera
o 5.2 Recursos naturales y uso de la tierra
o 5.3 Medio ambiente y riesgos
o 5.4 Geografía humana

6 Perspectiva cultural

7 Véase también

8 Notas

9 Referencias

10 Enlaces externos

Cronología
Artículo principal: Historia de la Tierra.

Los científicos han podido reconstruir información detallada sobre el pasado del planeta.
Según estos estudios el material más antiguo del Sistema Solar se formó hace 4.5672 ±
0.0006 millardos de años,[23] y en torno a unos 4550 millones de años atrás (con una
incertidumbre del 1%)[17] se habían formado ya la Tierra y los otros planetas del Sistema
Solar a partir de la nebulosa solar; una masa en forma de disco compuesta del polvo y gas
remanente de la formación del sol. Este proceso de formación de la Tierra a través de la
acreción tuvo lugar mayoritariamente en un plazo de 10-20 millones de años.[24] La capa
exterior del planeta, inicialmente fundida, se enfrió hasta formar una corteza sólida cuando
el agua comenzó a acumularse en la atmósfera. La Luna se formó poco después, hace unos
4530 millones de años.[25]

Representación gráfica de la teoría del gran impacto.
El actual modelo consensuado[26] sobre la formación de la Luna es la teoría del gran
impacto, que postula que la Luna se creó cuando un objeto del tamaño de Marte, con cerca
del 10% de la masa de la Tierra,[27] impactó tangencialmente contra ésta.[28] En este modelo,
parte de la masa de este cuerpo podría haberse fusionado con la Tierra, mientras otra parte
habría sido expulsada al espacio, proporcionando suficiente material en órbita como para
desencadenar nuevamente un proceso de aglutinamiento por fuerzas gravitatorias, y
formando así la Luna.
La desgasificación de la corteza y la actividad volcánica produjeron la atmósfera primordial
de la Tierra. La condensación de vapor de agua, junto con el hielo y el agua líquida
aportada por los asteroides y por protoplanetas, cometas y objetos transneptunianos
produjeron los océanos.[29] El recién formado Sol sólo tenía el 70% de su luminosidad
actual: sin embargo, existen evidencias que muestran que los primitivos océanos se
mantuvieron en estado líquido; una contradicción denominada la «paradoja del joven sol
débil» ya aparentemente el agua no debería ser capaz de permanecer en ese estado debido a
la poca energía solar recibida.[30] Sin embargo, una combinación de gases de efecto
invernadero y mayores niveles de actividad solar contribuyeron a elevar la temperatura de
la superficie terrestre, impidiendo así que los océanos se congelaran.[31] Hace 3500 millones
de años se formó el campo magnético de la Tierra, lo que ayudó a evitar que la atmósfera
fuese arrastrada por el viento solar.[32]
Se han propuesto dos grandes modelos para el crecimiento de los continentes:[33] el modelo
de crecimiento constante,[34] y el modelo de crecimiento rápido en una fase temprana de la
historia de la Tierra.[35] Las investigaciones actuales sugieren que la segunda opción es más
probable, con un rápido crecimiento inicial de la corteza continental,[36] seguido de un largo
período de estabilidad.[37] [38] [39] En escalas de tiempo de cientos de millones de años de
duración, la superficie terrestre ha estado en constante remodelación, formando y
fragmentando continentes. Estos continentes se han desplazado por la superficie,
combinándose en ocasiones para formar un supercontinente. Hace aproximadamente
750 millones de años (Ma), uno de los primeros supercontinentes conocidos, Rodinia,
comenzó a resquebrajarse. Los continentes más tarde se recombinaron nuevamente para
formar Pannotia, entre 600 a 540 Ma, y finalmente Pangea, que se fragmentó hace 180 Ma
hasta llegar a la configuración continental actual.[40]

Evolución de la vida
Artículo principal: Historia evolutiva de la vida.

En la actualidad, la Tierra proporciona el único ejemplo de un entorno que ha dado lugar a
la evolución de la vida.[41] Se cree que procesos químicos altamente energéticos produjeron
una molécula auto-replicante hace alrededor de 4000 millones de años, y entre hace 3500 y
3800 millones de años existió el último antepasado común universal.[42] El desarrollo de la
fotosíntesis permitió que los seres vivos recogiesen de forma directa la energía del Sol; el
oxígeno resultante acumulado en la atmósfera formó una capa de ozono (una forma de
oxígeno molecular [O3]) en la atmósfera superior. La incorporación de células más
pequeñas dentro de las más grandes dio como resultado el desarrollo de las células
complejas llamadas eucariotas.[43] Los verdaderos organismos multicelulares se formaron
cuando las células dentro de colonias se hicieron cada vez más especializadas. La vida
colonizó la superficie de la Tierra en parte gracias a la absorción de la radiación ultravioleta
por parte de la capa de ozono.[44]
En la década de 1960 surgió una hipótesis que afirma que durante el período
Neoproterozoico, desde 750 hasta los 580 Ma, se produjo una intensa glaciación en la que
gran parte del planeta fue cubierto por una capa de hielo. Esta hipótesis ha sido denominada
la "Glaciación global", y es de particular interés ya que este suceso precedió a la llamada
explosión del Cámbrico, en la que las formas de vida multicelulares comenzaron a
proliferar.[45]
Tras la explosión del Cámbrico, hace unos 535 Ma se han producido cinco grandes
extinciones en masa.[46] De ellas, el evento más reciente ocurrió hace 65 Ma, cuando el
impacto de un asteroide provocó la extinción de los dinosaurios no aviarios, así como de
otros grandes reptiles, excepto algunos pequeños animales como los mamíferos, que por
aquel entonces eran similares a las actuales musarañas. Durante los últimos 65 millones de
años los mamíferos se diversificaron, hasta que hace varios millones de años, un animal
africano con aspecto de simio, conocido como el orrorin tugenensis, adquirió la capacidad
de mantenerse en pie.[47] Esto le permitió utilizar herramientas y favoreció su capacidad de
comunicación, proporcionando la nutrición y la estimulación necesarias para desarrollar un
cerebro más grande, y permitiendo así la evolución de la raza humana. El desarrollo de la
agricultura y de la civilización permitió a los humanos alterar la Tierra en un corto espacio
de tiempo como no lo había hecho ninguna otra especie,[48] afectando tanto a la naturaleza
como a la diversidad y cantidad de formas de vida.
El presente patrón de edades de hielo comenzó hace alrededor de 40 Ma y luego se
intensificó durante el Pleistoceno, hace alrededor de 3 Ma. Desde entonces las regiones en
latitudes altas han sido objeto de repetidos ciclos de glaciación y deshielo, en ciclos de 40100 mil años. La última glaciación continental terminó hace 10 000 años.[49]

Futuro
Artículo principal: Futuro de la Tierra.
Véanse también: Fin de los Tiempos (hipótesis) y Fin de la civilización

Ciclo de la vida solar.
El futuro del planeta está estrechamente ligado al del sol. Como resultado de la
acumulación constante de helio en el núcleo del Sol, la luminosidad total de la estrella irá
poco a poco en aumento. La luminosidad del Sol crecerá en un 10% en los próximos 1.1 Ga
(1100 millones de años) y en un 40% en los próximos 3.5 Ga.[50] Los modelos climáticos
indican que el aumento de la radiación podría tener consecuencias nefastas en la Tierra,
incluyendo la pérdida de los océanos del planeta.[51]
Se espera que la Tierra sea habitable por alrededor de otros 500 millones de años a partir de
este momento,[20] aunque este periodo podría extenderse hasta 2300 millones años si se
elimina el nitrógeno de la atmósfera.[52] El aumento de temperatura en la superficie terrestre
acelerará el ciclo del CO2 inorgánico, lo que reducirá su concentración hasta niveles
letalmente bajos para las plantas (10 ppm para la fotosíntesis C4) dentro de
aproximadamente 500 millones[20] a 900 millones de años. La falta de vegetación resultará
en la pérdida de oxígeno en la atmósfera, lo que provocará la extinción de la vida animal a
lo largo de varios millones de años más.[53] Después de otros mil millones de años, todas las
aguas superficiales habrán desaparecido[21] y la temperatura media global alcanzará los
70 °C.[53] Incluso si el Sol fuera eterno y estable, el continuo enfriamiento interior de la
Tierra se traduciría en una gran pérdida de CO2 debido a la reducción de actividad
volcánica,[54] y el 35% del agua de los océanos podría descender hasta el manto debido a la
disminución del vapor de ventilación en las dorsales oceánicas.[55]
El Sol, siguiendo su evolución natural, se convertirá en una gigante roja en unos 5 Ga. Los
modelos predicen que el Sol se expandirá hasta unas 250 veces su tamaño actual,
alcanzando un radio cercano a 1 UA (unos 150 millones de km).[50] [56] El destino que sufrirá
la Tierra entonces no está claro. Siendo una gigante roja, el Sol perderá aproximadamente el
30% de su masa, por lo que sin los efectos de las mareas, la Tierra se moverá a una órbita
de 1.7 UA (unos 250 millones de km) del Sol cuando la estrella alcance su radio máximo.
Por lo tanto se espera que el planeta escape inicialmente de ser envuelto por la tenue
atmósfera exterior expandida del Sol. Aún así, cualquier forma de vida restante sería
destruida por el aumento de la luminosidad del Sol (alcanzando un máximo de cerca de
5000 veces su nivel actual).[50] Sin embargo, una simulación realizada en 2008 indica que la
órbita de la Tierra se decaerá debido a los efectos de marea y arrastre, ocasionando que el
planeta penetre en la atmósfera estelar y se vaporice.[56]

Composición y estructura
Artículo principal: Ciencias de la Tierra.

La Tierra es un planeta terrestre, lo que significa que es un cuerpo rocoso y no un gigante
gaseoso como Júpiter. Es el más grande de los cuatro planetas terrestres del Sistema Solar
en tamaño y masa, y también es el que tiene la mayor densidad, la mayor gravedad
superficial, el campo magnético más fuerte y la rotación más rápida de los cuatro.[57]
También es el único planeta terrestre con placas tectónicas activas.[58]

Forma

Comparación de tamaño de los planetas interiores, (de izquierda a derecha): Mercurio,
Venus, Tierra y Marte.
La forma de la Tierra es muy parecida a la de un esferoide oblato, una esfera achatada por
los polos, resultando en un abultamiento alrededor del ecuador.[59] Este abultamiento está
causado por la rotación de la Tierra, y ocasiona que el diámetro en el ecuador sea 43 km
más largo que el diámetro de un polo a otro.[60] Hace aproximadamente 22 000 años la
Tierra tenía una forma más esférica, la mayor parte del hemisferio norte se encontraba
cubierto por hielo, y a medida de que el hielo se derretía causaba una menor presión en la
superficie terrestre en la que se sostenían causando esto un tipo de «rebote»,[61] este
fenómeno siguió ocurriendo hasta a mediados de los años noventa cuando los científicos se
percataron de que este proceso se había invertido, es decir, el abultamiento aumentaba,[62]
las observaciones del satélite GRACE muestran que al menos desde el 2002, la pérdida de
hielo de Groenlandia y de la Antártida ha sido la principal responsable de esta tendencia. El
diámetro medio de referencia para el esferoide es de unos 12 742 km, que es
aproximadamente 40 000 km/π, ya que el metro se definió originalmente como la
diezmillonesima parte de la distancia desde el ecuador hasta el Polo Norte desde París,
Francia.[63]
La topografía local se desvía de este esferoide idealizado, aunque las diferencias a escala
global son muy pequeñas: la Tierra tiene una desviación de aproximadamente una parte
entre 584, o el 0.17%, desde el esferoide de referencia, que es menor a la tolerancia del
0.22% permitida en las bolas de billar.[64] Las mayores desviaciones locales en la superficie
rocosa de la Tierra son el monte Everest (8 848 m sobre el nivel local del mar) y el Abismo
Challenger, al sur de la Fosa de las Marianas (10 911 m bajo el nivel local del mar). Debido
a la protuberancia ecuatorial, los lugares de la superficie más alejados del centro de la
Tierra son el Huascarán en Perú y el volcán Chimborazo en Ecuador, siendo este segundo
el más alejado.[65] [66] [67]

Composición química de la corteza[68]
Compuesto

Formula

sílice
alúmina
cal
magnesio
óxido de hierro (II)
óxido de sodio
óxido de potasio
óxido de hierro (III)
agua
dióxido de carbono
óxido de titanio
óxido de fósforo

SiO2
Al2O3
CaO
MgO
FeO
Na2O
K2O
Fe2O3
H2O
CO2
TiO2
P2O5
Total

Composición
Continental

60.2%
15.2%
5.5%
3.1%
3.8%
3.0%
2.8%
2.5%
1.4%
1.2%
0.7%
0.2%
99.6%

Oceánica

48.6%
16.5%
12.3%
6.8%
6.2%
2.6%
0.4%
2.3%
1.1%
1.4%
1.4%
0.3%
99.9%

Composición química
Véase también: Abundancia de los elementos en la Tierra

La masa de la Tierra es de aproximadamente de 5.98×1024 kg. Se compone principalmente
de hierro (32.1%), oxígeno (30.1%), silicio (15.1%), magnesio (13.9%), azufre (2.9%),
níquel (1.8%), calcio (1.5%) y aluminio (1.4%), con el 1.2% restante formado por pequeñas
cantidades de otros elementos. Debido a la segregación de masa, se cree que la zona del
núcleo está compuesta principalmente de hierro (88.8%), con pequeñas cantidades de
níquel (5.8%), azufre (4.5%), y menos del 1% formado por trazas de otros elementos.[69]
El geoquímico F.W. Clarke calcula que un poco más del 47% de la corteza terrestre se
compone de oxígeno. Los componentes de las rocas más comunes de la corteza de la Tierra
son casi todos los óxidos. Cloro, azufre y flúor son las únicas excepciones significativas, y
su presencia total en cualquier roca es generalmente mucho menor del 1%. Los principales
óxidos son los de sílice, alúmina, hierro, cal, magnesia, potasa y sosa. La sílice actúa
principalmente como un ácido, formando silicatos, y los minerales más comunes de las
rocas ígneas son de esta naturaleza. A partir de un cálculo en base a 1672 análisis de todo
tipo de rocas, Clarke dedujo que un 99.22% de las rocas están compuestas por 11 óxidos
(véase el cuadro a la derecha). Todos los demás se producen sólo en cantidades muy
pequeñas.[70]

Estructura interna
Artículo principal: Estructura interna de la Tierra.

El interior de la Tierra, al igual que el de los otros planetas terrestres, está dividido en capas
según su composición química o sus propiedades físicas (reológicas), pero a diferencia de

los otros planetas terrestres, tiene un núcleo interno y externo distintos. Su capa externa es
una corteza de silicato sólido, químicamente diferenciado, bajo la cual se encuentra un
manto sólido de alta viscosidad. La corteza está separada del manto por la discontinuidad
de Mohorovičić, variando el espesor de la misma desde un promedio de 6 km en los
océanos a entre 30 y 50 km en los continentes. La corteza y la parte superior fría y rígida
del manto superior se conocen comúnmente como la litosfera, y es de la litosfera de lo que
están compuestas las placas tectónicas. Debajo de la litosfera se encuentra la astenosfera,
una capa de relativamente baja viscosidad sobre la que flota la litosfera. Dentro del manto,
entre los 410 y 660 km bajo la superficie, se producen importantes cambios en la estructura
cristalina. Estos cambios generan una zona de transición que separa la parte superior e
inferior del manto. Bajo el manto se encuentra un núcleo externo líquido de viscosidad
extremadamente baja, descansando sobre un núcleo interno sólido.[71] El núcleo interno
puede girar con una velocidad angular ligeramente superior que el resto del planeta,
avanzando de 0.1 a 0.5° por año.[72]
Capas geológicas de la Tierra[73]
Profundidad[74] Componentes Densidad
km
g/cm3
de las capas
0–60

0–35

Corteza[nota 9]

2.2–2.9

35–60

Manto
superior

3.4–4.4

35–2890
100–700

Corte de la Tierra desde el núcleo hasta la exosfera
(no está a escala).

Litosfera[nota 8]

Manto
Astenosfera

3.4–5.6

2890–5100

Núcleo externo 9.9–12.2

5100–6378

Núcleo interno 12.8–13.1

Calor
El calor interno de la Tierra proviene de una combinación del calor residual de la acreción
planetaria (20%) y el calor producido por la desintegración radiactiva (80%).[75] Los
isótopos con mayor producción de calor en la Tierra son el potasio-40, el uranio-238,
uranio-235 y torio-232.[76] En el centro del planeta, la temperatura puede llegar hasta los
7 000 °K y la presión puede alcanzar los 360 GPa.[77] Debido a que gran parte del calor es
proporcionado por la desintegración radiactiva, los científicos creen que en la historia
temprana de la Tierra, antes de que los isótopos de reducida vida media se agotaran, la
producción de calor de la Tierra fue mucho mayor. Esta producción de calor extra, que hace
aproximadamente 3000 millones de años era el doble que la producción actual,[75] pudo
haber incrementado los gradientes de temperatura dentro de la Tierra, incrementando la

convección del manto y la tectónica de placas, permitiendo la producción de rocas ígneas
como las komatitas que no se forman en la actualidad.[78]
Isotopos actuales de mayor producción de calor[79]
Isótopo Calor emitido Vida media Concentración media del manto Calor emitido
Vatios/kg isótopo

238

U
235
U
232
Th
40
K

-5

9.46 × 10
5.69 × 10-4
2.64 × 10-5
2.92 × 10-5

años

kg isótopo/kg manto

9

4.47 × 10
7.04 × 108
1.40 × 1010
1.25 × 109

-9

30.8 × 10
0.22 × 10-9
124 × 10-9
36.9 × 10-9

W/kg manto

2.91 × 10-12
1.25 × 10-13
3.27 × 10-12
1.08 × 10-12

El promedio de pérdida de calor de la Tierra es de 87 mW m-2, que supone una pérdida
global de 4.42 × 1013 W.[80] Una parte de la energía térmica del núcleo es transportada hacia
la corteza por plumas del manto; una forma de convección que consiste en afloramientos de
roca a altas temperaturas. Estas plumas pueden producir puntos calientes y coladas de
basalto.[81] La mayor parte del calor que pierde la Tierra se filtra entre las placas tectónicas,
en las surgencias del manto asociadas a las dorsales oceánicas. Casi todas las pérdidas
restantes se producen por conducción a través de la litosfera, principalmente en los
océanos, ya que allí la corteza es mucho más delgada que en los continentes.[82]

Placas tectónicas
Placas tectónicas de la Tierra[83]

Nombre de la placa
Placa Africana[nota 10]
Placa Antártica
Placa Indoaustraliana
Placa Euroasiática
Placa Norteamericana
Placa Sudamericana
Placa Pacífica
Artículo principal: Tectónica de placas.

Área
106 km2

78.0
60.9
47.2
67.8
75.9
43.6
103.3

La mecánicamente rígida capa externa de la Tierra, la litosfera, está fragmentada en piezas
llamadas placas tectónicas. Estas placas son elementos rígidos que se mueven en relación

uno con otro siguiendo uno de estos tres patrones: bordes convergentes, en el que dos
placas se aproximan; bordes divergentes, en el que dos placas se separan, y bordes
transformantes, en el que dos placas se deslizan lateralmente entre sí. A lo largo de estos
bordes de placa se producen los terremotos, la actividad volcánica, la formación de
montañas y la formación de fosas oceánicas.[84] Las placas tectónicas se deslizan sobre la
parte superior de la astenosfera, la sólida pero menos viscosa sección superior del manto,
que puede fluir y moverse junto con las placas,[85] y cuyo movimiento está fuertemente
asociado a los patrones de convección dentro del manto terrestre.
A medida que las placas tectónicas migran a través del planeta, el fondo oceánico se
subduce bajo los bordes de las placas en los límites convergentes. Al mismo tiempo, el
afloramiento de material del manto en los límites divergentes crea las dorsales oceánicas.
La combinación de estos procesos recicla continuamente la corteza oceánica nuevamente
en el manto. Debido a este proceso de reciclaje, la mayor parte del suelo marino tiene
menos de 100 millones de años de edad. La corteza oceánica más antigua se encuentra en el
Pacífico Occidental, y tiene una edad estimada de unos 200 millones de años.[86] [87] En
comparación, la corteza continental más antigua registrada tiene 4030 millones de años de
edad.[88]
Las 7 placas más grandes son la Pacífica, Norteamericana, Euroasiática, Africana Antártica,
Indoaustraliana y Sudamericana. Otras placas notables son la Placa Índica, la Placa
Arábiga, la Placa del Caribe, la Placa de Nazca en la costa occidental de América del Sur, y
la Placa Escocesa en el sur del Océano Atlántico. La placa de Australia se fusionó con la
placa de la India hace entre 50 y 55 millones de años. Las placas con movimiento más
rápido son las placas oceánicas, con la Placa de Cocos avanzando a una velocidad de
75 mm/año[89] y la Placa del Pacífico moviéndose 52–69 mm/año. En el otro extremo, la
placa con movimiento más lento es la placa eurasiática, que avanza a una velocidad típica
de aproximadamente 21 mm/año.[90]

Superficie

Histograma de elevación de la corteza terrestre.
Artículos principales: Accidente geográfico y Anexo:Puntos extremos del mundo.

El relieve de la Tierra varía enormemente de un lugar a otro. Cerca del 70.8%[91] de la
superficie está cubierta por agua, con gran parte de la plataforma continental por debajo del
nivel del mar. La superficie sumergida tiene características montañosas, incluyendo un
sistema de dorsales oceánicas, así como volcanes submarinos,[60] fosas oceánicas, cañones
submarinos, mesetas y llanuras abisales. El restante 29.2% no cubierto por el agua se
compone de montañas, desiertos, llanuras, mesetas y otras geomorfologías.
La superficie del planeta se moldea a lo largo de períodos de tiempo geológicos, debido a la
erosión tectónica. Las características de esta superficie formada o deformada mediante la
tectónica de placas están sujetas a una constante erosión a causa de las precipitaciones, los
ciclos térmicos y los efectos químicos. La glaciación, la erosión costera, la acumulación de
los arrecifes de coral y los grandes impactos de meteoritos[92] también actúan para
remodelar el paisaje.

Altimetría y batimetría actual. Datos del Modelo Digital de Terreno del National
Geophysical Data Center de EE. UU.
La corteza continental se compone de material de menor densidad, como las rocas ígneas,
el granito y la andesita. Menos común es el basalto, una densa roca volcánica que es el
componente principal de los fondos oceánicos.[93] Las rocas sedimentarias se forman por la
acumulación de sedimentos compactados. Casi el 75% de la superficie continental está
cubierta por rocas sedimentarias, a pesar de que estas sólo forman un 5% de la corteza.[94]
El tercer material rocoso más abundante en la Tierra son las rocas metamórficas, creadas a
partir de la transformación de tipos de roca ya existentes mediante altas presiones, altas
temperaturas, o ambas. Los minerales de silicato más abundantes en la superficie de la
Tierra incluyen el cuarzo, los feldespatos, el anfíbol, la mica, el piroxeno y el olivino.[95]
Los minerales de carbonato más comunes son la calcita (que se encuentra en piedra caliza)
y la dolomita.[96]
La pedosfera es la capa más externa de la Tierra. Está compuesta de tierra y está sujeta a los
procesos de formación del suelo. Existe en el encuentro entre la litosfera, la atmósfera, la
hidrosfera y la biosfera. Actualmente el 13.31% del total de la superficie terrestre es tierra
cultivable, y sólo el 4.71% soporta cultivos permanentes.[8] Cerca del 40% de la superficie

emergida se utiliza actualmente como tierras de cultivo y pastizales, estimándose un total
de 1.3×107 km2 para tierras de cultivo y 3.4×107 km2 para tierras de pastoreo.[97]
La elevación de la superficie terrestre varía entre el punto más bajo de -418 m en el Mar
Muerto a una altitud máxima, estimada en 2005, de 8848 m en la cima del Monte Everest.
La altura media de la tierra sobre el nivel del mar es de 840 m.[98]
Imágenes satelitales de la Tierra
Véase también: Cartografía

Planisferio terrestre (composición de fotos satelitales).
El satélite ambiental Envisat de la ESA desarrolló un retrato detallado de la superficie de la
Tierra. A través del proyecto GLOBCOVER se desarrolló la creación de un mapa global de
la cobertura terrestre con una resolución tres veces superior a la de cualquier otro mapa por
satélite hasta aquel momento. Utilizó reflectores radar con antenas de ancho sintéticas,
capturando con sus sensores la radiación reflejada.[99]
La NASA completó un nuevo mapa tridimensional, que es la topografía más precisa del
planeta, elaborada durante cuatro años con los datos transmitidos por el transbordador
espacial Endeavour. Los datos analizados corresponden al 80% de la masa terrestre. Cubre
los territorios de Australia y Nueva Zelanda con detalles sin precedentes. También incluye
más de mil islas de la Polinesia y la Melanesia en el Pacífico sur, así como islas del Índico
y el Atlántico. Muchas de esas islas apenas se levantan unos metros sobre el nivel del mar y
son muy vulnerables a los efectos de las marejadas y tormentas, por lo que su conocimiento
ayudará a evitar catástrofes; los datos proporcionados por la misión del Endeavour tendrán
una amplia variedad de usos, como la exploración virtual del planeta.[100]

Hidrosfera

Los océanos poseen el mayor volumen de agua en la Tierra.
Artículo principal: Hidrosfera.
La abundancia de agua en la superficie de la Tierra es una característica única que distingue
al "Planeta Azul" de otros en el Sistema Solar. La hidrosfera de la Tierra está compuesta
fundamentalmente por océanos, pero técnicamente incluye todas las superficies de agua en
el mundo, incluidos los mares interiores, lagos, ríos y aguas subterráneas hasta una
profundidad de 2000 m. El lugar más profundo bajo el agua es el Abismo Challenger de la
Fosa de las Marianas, en el Océano Pacífico, con una profundidad de -10 911.4 m.[nota 11] [101]
La masa de los océanos es de aproximadamente 1.35×1018 toneladas métricas, o
aproximadamente 1/4400 de la masa total de la Tierra. Los océanos cubren un área de
3618×108 km2 con una profundidad media de 3682 m, lo que resulta en un volumen
estimado de 1332×109 km3.[102] Si se nivelase toda la superficie terrestre, el agua cubriría la
superficie del planeta hasta una altura de más de 2.7 km. El área total de la Tierra es de
5.1×108 km2. Para la primera aproximación, la profundidad media sería la relación entre los
dos, o de 2.7 km.</ref> Aproximadamente el 97.5% del agua es salada, mientras que el
restante 2.5% es agua dulce. La mayor parte del agua dulce, aproximadamente el 68.7%, se
encuentra actualmente en estado de hielo.[103]
La salinidad media de los océanos es de unos 35 gramos de sal por kilogramo de agua
(35 ‰).[104] La mayor parte de esta sal fue liberada por la actividad volcánica, o extraída de
las rocas ígneas ya enfriadas.[105] Los océanos son también un reservorio de gases
atmosféricos disueltos, siendo estos esenciales para la supervivencia de muchas formas de
vida acuática.[106] El agua de los océanos tiene una influencia importante sobre el clima del
planeta, actuando como un foco calórico de gran tamaño.[107] Los cambios en la distribución
de la temperatura oceánica pueden causar alteraciones climáticas, tales como la Oscilación
del Sur, El Niño.[108]

Atmósfera
Artículo principal: Atmósfera terrestre.

La presión atmosférica media al nivel del mar se sitúa en torno a los 101.325 kPa, con una
escala de altura de aproximadamente 8.5 km.[2] Está compuesta principalmente de un 78%
de nitrógeno y un 21% de oxígeno, con trazas de vapor de agua, dióxido de carbono y otras
moléculas gaseosas. La altura de la troposfera varía con la latitud, entre 8 km en los polos y
17 km en el ecuador, con algunas variaciones debido a la climatología y los factores
estacionales.[109]
La biosfera de la Tierra ha alterado significativamente la atmósfera. La fotosíntesis
oxigénica evolucionó hace 2700 millones de años, formando principalmente la atmósfera
actual de nitrógeno-oxígeno. Este cambio permitió la proliferación de los organismos
aeróbicos, así como la formación de la capa de ozono que bloquea la radiación ultravioleta
proveniente del Sol, permitiendo la vida fuera del agua. Otras funciones importantes de la
atmósfera para la vida en la Tierra incluyen el transporte de vapor de agua, proporcionar
gases útiles, quemar los meteoritos pequeños antes de que alcancen la superficie, y moderar
la temperatura.[110] Este último fenómeno se conoce como el efecto invernadero: trazas de
moléculas presentes en la atmósfera capturan la energía térmica emitida desde el suelo,
aumentando así la temperatura media. El dióxido de carbono, el vapor de agua, el metano y
el ozono son los principales gases de efecto invernadero de la atmósfera de la Tierra. Sin
este efecto de retención del calor, la temperatura superficial media sería de -18 °C y la vida
probablemente no existiría.[91]
Clima y tiempo atmosférico
Artículos principales: Clima y Tiempo atmosférico.

Imagen satelital de la nubosidad de la Tierra usando el espectroradiómetro de imágenes de
media resolución de la NASA.
La atmósfera terrestre no tiene unos límites definidos, haciéndose poco a poco más delgada
hasta desvanecerse en el espacio ultraterrestre. Tres cuartas partes de la masa atmosférica
están contenidas dentro de los primeros 11 km de la superficie del planeta. Esta capa
inferior se llama troposfera. La energía del Sol calienta esta capa y la superficie bajo ésta,
causando la expansión del aire. El aire caliente se eleva debido a su menor densidad, siendo
sustituido por aire de mayor densidad, es decir, aire más frío. Esto da como resultado la
circulación atmosférica que genera el tiempo y el clima a través de la redistribución de la
energía térmica.[111]
Las líneas principales de circulación atmosférica las constituyen los vientos alisios en la
región ecuatorial por debajo de los 30° de latitud, y los vientos del oeste en latitudes medias
entre los 30° y 60°.[112] Las corrientes oceánicas también son factores importantes para

determinar el clima, especialmente la circulación termohalina que distribuye la energía
térmica de los océanos ecuatoriales a las regiones polares.[113]
El vapor de agua generado a través de la evaporación superficial es transportado según los
patrones de circulación de la atmósfera. Cuando las condiciones atmosféricas permiten la
elevación del aire caliente y húmedo, el agua se condensa y se deposita en la superficie en
forma de precipitaciones.[111] La mayor parte del agua es transportada a altitudes más bajas
mediante los sistemas fluviales y por lo general regresa a los océanos o es depositada en los
lagos. Este ciclo del agua es un mecanismo vital para sustentar la vida en la tierra y es un
factor primario de la erosión que modela la superficie terrestre a lo largo de períodos
geológicos. Los patrones de precipitación varían enormemente, desde varios metros de
agua por año a menos de un milímetro. La circulación atmosférica, las características
topológicas y las diferencias de temperatura determinan las precipitaciones medias de cada
región.[114]
La cantidad de energía solar que llega a la Tierra disminuye al aumentar la latitud. En las
latitudes más altas la luz solar incide en la superficie en un ángulo menor, teniendo que
atravesar gruesas columnas de atmósfera. Como resultado, la temperatura media anual del
aire a nivel del mar se reduce en aproximadamente 0.4 °C por cada grado de latitud
alejándose del ecuador.[115] La Tierra puede ser subdividida en franjas latitudinales más o
menos homogéneas con un clima específico. Desde el ecuador hasta las regiones polares, se
encuentran la zona intertropical (o ecuatorial), el clima subtropical, el clima templado y los
climas polares.[116] El clima también puede ser clasificado en función de la temperatura y las
precipitaciones, en regiones climáticas caracterizadas por masas de aire bastante uniformes.
La metodología de clasificación más usada es la clasificación climática de Köppen
(modificada por el estudiante de Wladimir Peter Köppen, Rudolph Geiger), que cuenta con
cinco grandes grupos (zonas tropicales húmedas, zonas aridas, zonas húmedas con latitud
media, clima continental y frío polar), que se dividen en subtipos más específicos.[112]
Atmósfera superior

Desde este punto de vista se observa la Luna parcialmente oscurecida y deformada por la
atmósfera de la Tierra. Imagen de la NASA.
Artículo principal: Espacio exterior.
Por encima de la troposfera, la atmósfera suele dividir en estratosfera, mesosfera y
termosfera.[110] Cada capa tiene un gradiente adiabático diferente, que define la tasa de
cambio de la temperatura con respecto a la altura. Más allá de éstas se encuentra la

exosfera, que se atenúa hasta penetrar en la magnetosfera, donde los campos magnéticos de
la Tierra interactúan con el viento solar.[117] Dentro de la estratosfera se encuentra la capa de
ozono; un componente que protege parcialmente la superficie terrestre de la luz
ultravioleta, siendo un elemento importante para la vida en la Tierra. La línea de Kármán,
definida en los 100 km sobre la superficie de la Tierra, es una definición práctica usada para
establecer el límite entre la atmósfera y el espacio.[118]
La energía térmica hace que algunas de las moléculas en el borde exterior de la atmósfera
de la Tierra incrementen su velocidad hasta el punto de poder escapar de la gravedad del
planeta. Esto da lugar a una pérdida lenta pero constante de la atmósfera hacia el espacio.
Debido a que el hidrógeno no fijado tiene un bajo peso molecular puede alcanzar la
velocidad de escape más fácilmente, escapando así al espacio exterior a un ritmo mayor que
otros gases.[119] La pérdida de hidrógeno hacia el espacio contribuye a la transformación de
la Tierra desde su inicial estado reductor a su actual estado oxidante. La fotosíntesis
proporcionó una fuente de oxígeno libre, pero se cree que la pérdida de agentes reductores
como el hidrógeno fue una condición previa necesaria para la acumulación generalizada de
oxígeno en la atmósfera.[120] Por tanto, la capacidad del hidrógeno para escapar de la
atmósfera de la Tierra puede haber influido en la naturaleza de la vida desarrollada en el
planeta.[121] En la atmósfera actual, rica en oxígeno, la mayor parte del hidrógeno se
convierte en agua antes de tener la oportunidad de escapar. En cambio, la mayor parte de la
pérdida de hidrógeno actual proviene de la destrucción del metano en la atmósfera superior.
[122]

Campo magnético

Esquema de la magnetosfera de la Tierra. Los flujos de viento solar, de izquierda a derecha
Artículo principal: Campo magnético terrestre.
El campo magnético de la Tierra tiene una forma similar a un dipolo magnético, con los
polos actualmente localizados cerca de los polos geográficos del planeta. En el campo
magnético del ecuador, la fuerza del campo magnético en la superficie es 3.05 × 10-5T, con
un momento magnético dipolar global de 7.91 × 1015 T m3.[123] Según la teoría del dínamo,
el campo se genera en el núcleo externo fundido, región donde el calor crea movimientos

de convección en materiales conductores, generando corrientes eléctricas. Estas corrientes
inducen a su vez el campo magnético de la Tierra. Los movimientos de convección en el
núcleo son caóticos; los polos magnéticos se mueven y periódicamente cambian de
orientación. Esto da lugar a reversiones geomagnéticas a intervalos de tiempo irregulares,
unas pocas veces cada millón de años. La inversión más reciente tuvo lugar hace
aproximadamente 700 000 años.[124] [125]
El campo magnético forma la magnetosfera, que desvía las partículas de viento solar. En
dirección al sol, el arco de choque entre el viento solar y la magnetosfera se encuentra a
unas 13 veces el radio de la Tierra. La colisión entre el campo magnético y el viento solar
forma los cinturones de radiación de Van Allen; un par de regiones concéntricas, con forma
tórica, formadas por partículas cargadas muy energéticas. Cuando el plasma entra en la
atmósfera de la Tierra por los polos magnéticos se crean las auroras polares.[126]

Rotación y órbita
Rotación

Inclinación del eje de la Tierra (u oblicuidad) y su relación con el eje de rotación y el plano
orbital.
Artículo principal: Rotación de la Tierra.
El período de rotación de la Tierra con respecto al Sol, es decir, un día solar, es de alrededor
de 86 400 segundos de tiempo solar (86 400.0025 segundos SIU).[127] El día solar de la
Tierra es ahora un poco más largo de lo que era durante el siglo XIX debido a la aceleración
de marea, los días duran entre 0 y 2 ms SIU más.[128] [129]

Dirección de rotación (Acelerado unas 23 000 veces)
El período de rotación de la Tierra en relación a las estrellas fijas, llamado día estelar por el
Servicio Internacional de Rotación de la Tierra y Sistemas de Referencia (IERS por sus
siglas en inglés), es de 86 164.098903691 segundos del tiempo solar medio (UT1), o de 23h
56m 4.098903691s.[5] [nota 12] El período de rotación de la Tierra en relación con el equinoccio
vernal, mal llamado el día sidéreo, es de 86 164.09053083288 segundos del tiempo solar
medio (UT1) (23h 56m 4.09053083288s).[5] Por tanto, el día sidéreo es más corto que el día
estelar en torno a 8.4 ms.[130] La longitud del día solar medio en segundos SIU está
disponible en el IERS para los períodos 1623-2005[131] y 1962-2005.[132]
Aparte de los meteoros en la atmósfera y de los satélites en órbita baja, el movimiento
aparente de los cuerpos celestes vistos desde la Tierra se realiza hacia al oeste, a una
velocidad de 15°/h = 15'/min. Para las masas cercanas al ecuador celeste, esto es
equivalente a un diámetro aparente del Sol o de la Luna cada dos minutos (desde la
superficie del planeta, los tamaños aparentes del Sol y de la Luna son aproximadamente
iguales).[133] [134]

Órbita
Artículo principal: Traslación de la Tierra.

Ilustración de la galaxia Vía Láctea, mostrando la posición del Sol
La Tierra orbita al Sol a una distancia media de unos 150 millones de kilómetros,
completando una órbita cada 365.2564 días solares, o un año sideral. Desde la Tierra, esto
genera un movimiento aparente del Sol hacia el este, desplazándose con respecto a las
estrellas a un ritmo de alrededor de 1°/día, o un diámetro del Sol o de la Luna cada
12 horas. Debido a este movimiento, en promedio la Tierra tarda 24 horas (un día solar) en
completar una rotación completa sobre su eje hasta que el sol regresa al meridiano. La
velocidad orbital de la Tierra es de aproximadamente 29.8 km/s (107 000 km/h), que es lo
suficientemente rápida como para recorrer el diámetro del planeta (12 742 km) en siete
minutos, o la distancia entre la Tierra y la Luna (384 000 km) en cuatro horas.[2]

La Luna gira con la Tierra en torno a un baricentro común, debido a que este se encuentra
dentro de la Tierra, a 4541 km de su centro, el sistema Tierra-Luna no es un planeta doble,
la Luna completa un giro cada 27.32 días con respecto a las estrellas de fondo. Cuando se
combina con la revolución común del sistema Tierra-Luna alrededor del Sol, el período del
mes sinódico, desde una luna nueva a la siguiente, es de 29.53 días. Visto desde el polo
norte celeste, el movimiento de la Tierra, la Luna y sus rotaciones axiales son todas
contrarias a la dirección de las manecillas del reloj (sentido anti-horario). Visto desde un
punto de vista situado sobre los polos norte del Sol y la Tierra, la Tierra parecería girar en
sentido anti-horario alrededor del sol. Los planos orbitales y axiales no están alineados: El
eje de la Tierra está inclinado unos 23.4 grados con respecto a la perpendicular al plano
Tierra-Sol, y el plano entre la Tierra y la Luna está inclinado unos 5 grados con respecto al
plano Tierra-Sol. Sin esta inclinación, habría un eclipse cada dos semanas, alternando entre
los eclipses lunares y eclipses solares.[2] [135]
La esfera de Hill, o la esfera de influencia gravitatoria, de la Tierra tiene aproximadamente
1.5 Gm (o 1 500 000 kilómetros) de radio.[136] [nota 13] Esta es la distancia máxima en la que la
influencia gravitatoria de la Tierra es más fuerte que la de los más distantes Sol y resto de
planetas. Los objetos deben orbitar la Tierra dentro de este radio, o terminarán atrapados
por la perturbación gravitatoria del sol.
Desde el año de 1772, se estableció que cuerpos pequeños pueden orbitar de manera estable
la misma órbita que un planeta, si esta permanece cerca de un punto triangular de Lagrange
(también conocido como «punto troyano») los cuales están situados 60° delante y 60°
detrás del planeta en su órbita. La Tierra es el cuarto planeta con un asteroide troyano (2010
TK7) después de Júpiter, Marte y Neptuno de acuerdo a la fecha de su descubrimiento.[nota
14]
Este fue difícil de localizar debido al posicionamiento geométrico de la observación, este
fue descubierto en el 2010 gracias al telescopio WISE (Wide-Field Infrared Survey
Explorer) de la NASA, pero fue en abril del 2011 con el telescopio «Canadá-FranciaHawai» cuando se confirmó su naturaleza troyana,[137] y se estima que su órbita permanezca
estable dentro de los próximos 10 000 años.[138]
La Tierra, junto con el Sistema Solar, está situada en la galaxia Vía Láctea, orbitando a
alrededor de 28 000 años luz del centro de la galaxia. En la actualidad se encuentra unos
20 años luz por encima del plano ecuatorial de la galaxia, en el brazo espiral de Orión.[139]

Estaciones e inclinación axial
Artículo principal: Oblicuidad de la eclíptica.

Debido a la inclinación del eje, se producen las estaciones. En la ilustración es invierno en
el hemisferio norte y verano en el hemisferio sur. (La distancia y el tamaño entre los cuerpos no esta
a escala).
Debido a la inclinación del eje de la Tierra, la cantidad de luz solar que llega a un punto
cualquiera en la superficie varía a lo largo del año. Esto ocasiona los cambios estacionales
en el clima, siendo verano en el hemisferio norte ocurre cuando el Polo Norte está
apuntando hacia el Sol, e invierno cuando apunta en dirección opuesta. Durante el verano,
el día tiene una duración más larga y la luz solar incide más perpendicularmente en la
superficie. Durante el invierno, el clima se vuelve más frío y los días más cortos. En la zona
del Círculo Polar Ártico se da el caso extremo de no recibir luz solar durante una parte del
año; fenómeno conocido como la noche polar. En el hemisferio sur se da la misma
situación pero de manera inversa, con la orientación del Polo Sur opuesta a la dirección del
Polo Norte.

La Tierra y la Luna vistas desde Marte, imagen del Mars Reconnaissance Orbiter. Desde el
espacio, la Tierra puede verse en fases similares a las fases lunares.
Por convenio astronómico, las cuatro estaciones están determinadas por solsticios (puntos
de la órbita en los que el eje de rotación terrestre alcanza la máxima inclinación hacia el Sol
—solsticio de verano— o hacia el lado opuesto —solsticio de invierno—) y por
equinoccios, cuando la inclinación del eje terrestre es perpendicular al Sol. En el hemisferio
norte, el solsticio de invierno se produce alrededor del 21 de diciembre, el solsticio de
verano el 21 de junio, el equinoccio de primavera el 20 de marzo y el equinoccio de otoño
el 23 de septiembre. En el hemisferio sur la situación se invierte, con el verano y los
solsticios de invierno en fechas contrarias a la del hemisferio norte. De igual manera sucede
con el equinoccio de primavera y de otoño.[140]
El ángulo de inclinación de la Tierra es relativamente estable durante largos períodos de
tiempo. Sin embargo, la inclinación se somete a nutaciones; un ligero movimiento irregular,
con un período de 18.6 años.[141] La orientación (en lugar del ángulo) del eje de la Tierra
también cambia con el tiempo, precesando un círculo completo en cada ciclo de
25 800 años. Esta precesión es la razón de la diferencia entre el año sidéreo y el año
tropical. Ambos movimientos son causados por la atracción variante del Sol y la Luna sobre

el abultamiento ecuatorial de la Tierra. Desde la perspectiva de la Tierra, los polos también
migran unos pocos metros sobre la superficie. Este movimiento polar tiene varios
componentes cíclicos, que en conjunto reciben el nombre de movimientos cuasiperiódicos.
Además del componente anual de este movimiento, existe otro movimiento con ciclos de
14 meses llamado el bamboleo de Chandler. La velocidad de rotación de la Tierra también
varía en un fenómeno conocido como variación de duración del día.[142]
En tiempos modernos, el perihelio de la Tierra se produce alrededor del 3 de enero y el
afelio alrededor del 4 de julio. Sin embargo, estas fechas cambian con el tiempo debido a la
precesión orbital y otros factores, que siguen patrones cíclicos conocidos como ciclos de
Milankovitch. La variación de la distancia entre la Tierra y el Sol resulta en un aumento de
alrededor del 6.9%[nota 15] de la energía solar que llega a la Tierra en el perihelio en relación
con el afelio. Puesto que el hemisferio sur está inclinado hacia el Sol en el momento en que
la Tierra alcanza la máxima aproximación al Sol, a lo largo del año el hemisferio sur recibe
algo más de energía del Sol que el hemisferio norte. Sin embargo, este efecto es mucho
menos importante que el cambio total de energía debido a la inclinación del eje, y la mayor
parte de este exceso de energía es absorbido por la superficie oceánica, que se extiende en
mayor proporción en el hemisferio sur.[143]

Luna
Diámetro
Masa
Semieje mayor
Periodo orbital
Artículo principal: Luna.

Características
3474.8 km
7.349×1022 kg
384 400 km
27 d 7 h 43.7 m

La Luna es el satélite natural de la Tierra. Es un cuerpo del tipo terrestre relativamente
grande: con un diámetro de alrededor de la cuarta parte del de la Tierra, es la luna más
grande del Sistema Solar en relación al tamaño de su planeta, a pesar de que Caronte es
mayor en relación con el planeta enano Plutón. Los satélites naturales que orbitan los
demás planetas se denominan "lunas" en referencia a la Luna de la Tierra.
La atracción gravitatoria entre la Tierra y la Luna causa las mareas en la Tierra. El mismo
efecto en la Luna ha dado lugar a su acoplamiento de marea, lo que significa que su período
de rotación es idéntico a su periodo de traslación alrededor de la Tierra. Como resultado,
siempre presenta la misma cara hacia nuestro planeta. A medida que la Luna orbita la
Tierra, diferentes partes de su cara son iluminadas por el Sol, dando lugar a las fases
lunares. La parte oscura de la cara está separada de la parte iluminada del terminador solar.
Debido a la interacción de las mareas, la Luna se aleja de la Tierra a una velocidad de
aproximadamente 38 mm al año. Acumuladas durante millones de años, estas pequeñas
modificaciones, así como el alargamiento del día terrestre en alrededor de 23 µs, han
producido cambios significativos.[144] Durante el período devónico, por ejemplo, (hace

aproximadamente 410 millones de años) un año tenía 400 días, cada uno con una duración
de 21.8 horas.[145]

Detalles del sistema Tierra-Luna. Además del radio de cada objeto, se muestra el radio del
baricentro entre la Tierra y la Luna. Imágenes e información de la NASA. El eje de la Luna
se localiza por la tercera ley de Cassini.
La Luna puede haber afectado dramáticamente el desarrollo de la vida, moderando el clima
del planeta. Evidencias Paleontológicas y simulaciones computarizadas muestran que la
inclinación del eje terrestre está estabilizado por las interacciones de marea con la Luna.[146]
Algunos teóricos creen que sin esta estabilización frente al momento ejercido por el Sol y
los planetas sobre la protuberancia ecuatorial de la Tierra, el eje de rotación podría ser
caóticamente inestable, mostrando cambios caóticos durante millones de años, como parece
ser el caso de Marte.[147]
Vista desde la Tierra, la Luna está justo a una distancia que la hace que el tamaño aparente
de su disco sea casi idéntico al del sol. El diámetro angular (o ángulo sólido) de estos dos
cuerpos coincide porque aunque el diámetro del Sol es unas 400 veces más grande que el de
la Luna, también está 400 veces más distante.[134] Esto permite que en la Tierra se produzcan
los eclipses solares totales y anulares.
La teoría más ampliamente aceptada sobre el origen de la Luna, la teoría del gran impacto,
afirma que ésta se formó por la colisión de un protoplaneta del tamaño de Marte, llamado
Theia, con la Tierra primitiva. Esta hipótesis explica (entre otras cosas) la relativa escasez
de hierro y elementos volátiles en la Luna, y el hecho de que su composición sea casi
idéntica a la de la corteza terrestre.[148]
La Tierra tiene al menos cinco asteroides co-orbitales, incluyendo el 3753 Cruithne y el
2002 AA29.[149] [150] A fecha de 2011, existen 931 satélites operativos creados por el hombre
orbitando la Tierra.[151]

Representación a escala del tamaño y distancia relativa entre la Tierra y la Luna.

Habitabilidad
Artículo principal: Habitabilidad planetaria.

Un planeta que pueda sostener vida se denomina habitable, incluso aunque en él no se
originara vida. La Tierra proporciona las (actualmente entendidas como) condiciones
necesarias, tales como el agua líquida, un ambiente que permite el ensamblaje de moléculas
orgánicas complejas, y la energía suficiente para mantener un metabolismo.[152] Hay otras
características que se cree que también contribuyen a la capacidad del planeta para originar
y mantener la vida: la distancia entre la Tierra y el Sol, así como su excentricidad orbital, la
velocidad de rotación, la inclinación axial, la historia geológica, la permanencia de la
atmósfera, y la protección ofrecida por el campo magnético.[153]

Biosfera
Artículo principal: Biosfera.

Se denomina "biosfera" al conjunto de los diferentes tipos de vida del planeta junto con su
entorno físico, modificado por la presencia de los primeros. Generalmente se entiende que
la biosfera empezó a evolucionar hace 3500 millones de años. La Tierra es el único lugar
donde se sabe que existe vida. La biosfera se divide en una serie de biomas, habitados por
plantas y animales esencialmente similares. En tierra, los biomas se separan principalmente
por las diferencias en latitud, la altura sobre el nivel del mar y la humedad. Los biomas
terrestres situados en los círculos ártico o antártico, en gran altura o en zonas
extremadamente áridas son relativamente estériles de vida vegetal y animal; la diversidad
de especies alcanza su máximo en tierras bajas y húmedas, en latitudes ecuatoriales.[154]

Recursos naturales y uso de la tierra
Artículo principal: Recurso natural.

La Tierra proporciona recursos que son explotados por los seres humanos con diversos
fines. Algunos de estos son recursos no renovables, tales como los combustibles fósiles, que
son difícilmente renovables a corto plazo.
De la corteza terrestre se obtienen grandes depósitos de combustibles fósiles, consistentes
en carbón, petróleo, gas natural y clatratos de metano. Estos depósitos son utilizados por los
seres humanos para la producción de energía, y también como materia prima para la
producción de sustancias químicas. Los cuerpos minerales también se han formado en la
corteza terrestre a través de distintos procesos de mineralogénesis, como consecuencia de la
erosión y de los procesos implicados en la tectónica de placas.[155] Estos cuerpos albergan
fuentes concentradas de varios metales y otros elementos útiles.
La biosfera de la Tierra produce muchos productos biológicos útiles para los seres
humanos, incluyendo (entre muchos otros) alimentos, madera, fármacos, oxígeno, y el
reciclaje de muchos residuos orgánicos. El ecosistema terrestre depende de la capa superior

del suelo y del agua dulce, y el ecosistema oceánico depende del aporte de nutrientes
disueltos desde tierra firme.[156] Los seres humanos también habitan la tierra usando
materiales de construcción para construir refugios. Para 1993, el aprovechamiento de la
tierra por los humanos era de aproximadamente:
Uso de la Tierra
tierra
cultivable
Porcentaje

Cultivos
permanentes

13.13%[8]

4.71%[8]

Pastos
permanentes
26%

Bosques y
tierras
arboladas

Áreas
urbanas
32%

Otros

1.5% 30%

La cantidad de tierras de regadío en 1993 se estimaban en 2 481 250 km2.[8]

Medio ambiente y riesgos
Grandes áreas de la superficie de la Tierra están sujetas a condiciones climáticas extremas,
tales como ciclones tropicales, huracanes, o tifones que dominan la vida en esas zonas.
Muchos lugares están sujetos a terremotos, deslizamientos, tsunamis, erupciones
volcánicas, tornados, dolinas, ventiscas, inundaciones, sequías y otros desastres naturales.
Muchas áreas concretas están sujetas a la contaminación causada por el hombre del aire y
del agua, a la lluvia ácida, a sustancias tóxicas, a la pérdida de vegetación (sobrepastoreo,
deforestación, desertificación), a la pérdida de vida salvaje, la extinción de especies, la
degradación del suelo y su agotamiento, a la erosión y a la introducción de especies
invasoras.
Según las Naciones Unidas, existe un consenso científico que vincula las actividades
humanas con el calentamiento global, debido a las emisiones industriales de dióxido de
carbono. Se prevé que esto produzca cambios tales como el derretimiento de los glaciares y
superficies heladas, temperaturas más extremas, cambios significativos en el clima y un
aumento global del nivel del mar.[157]

Geografía humana
Artículo principal: Geografía humana.
Véase también: Mundo

La cartografía —el estudio y práctica de la elaboración de mapas—, y subsidiariamente la
geografía, han sido históricamente las disciplinas dedicadas a describir la Tierra. La
topografía o determinación de lugares y distancias, y en menor medida la navegación, o
determinación de la posición y de la dirección, se han desarrollado junto con la cartografía
y la geografía, suministrando y cuantificando la información necesaria.
La Tierra tiene aproximadamente 7 000 000 000 de habitantes al mes de octubre de 2011.
[158]
Las proyecciones indicaban que la población humana mundial llegaría a siete mil
millones a principios de 2012, pero esta cifra fue superada a mediados de octubre de
2011[159] y se espera llegar a 9200 millones en 2050.[160] Se piensa que la mayor parte de este
crecimiento tendrá lugar en los países en vías de desarrollo. La densidad de población varía
mucho en las distintas partes del mundo, pero la mayoría de la población vive en Asia. Está
previsto que para el año 2020 el 60% de la población mundial se concentre en áreas
urbanas, frente al 40% en áreas rurales.[161]
Se estima que sólo una octava parte de la superficie de la Tierra es apta para su ocupación
por los seres humanos; tres cuartas partes está cubierta por océanos, y la mitad de la
superficie terrestre es: desierto (14%),[162] altas montaña (27%),[163] u otros terrenos menos
adecuados. El asentamiento permanente más septentrional del mundo es Alert, en la Isla de
Ellesmere en Nunavut, Canadá.[164] (82°28'N). El más meridional es la Base AmundsenScott, en la Antártida, casi exactamente en el Polo Sur. (90°S)

La Tierra de noche. Imagen compuesta a partir de los datos de iluminación del DMSP/OLS,
representando una imagen simulada del mundo de noche. Esta imagen no es fotográfica y
muchas características son más brillantes de lo que le parecería a un observador directo.
Naciones soberanas independientes reclaman la totalidad de la superficie de tierra del
planeta, a excepción de algunas partes de la Antártida y la zona no reclamada de Bir Tawil
entre Egipto y Sudán. En el año 2011 existen 204 Estados soberanos, incluyendo los 192
estados miembros de las Naciones Unidas. Hay también 59 territorios dependientes, y una
serie de áreas autónomas, territorios en disputa y otras entidades.[8] Históricamente, la
Tierra nunca ha tenido un gobierno soberano con autoridad sobre el mundo entero, a pesar
de que una serie de estados-nación han intentado dominar el mundo, sin éxito.[165]

Las Naciones Unidas es una organización mundial intergubernamental que se creó con el
objetivo de intervenir en las disputas entre las naciones, a fin de evitar los conflictos
armados.[166] Sin embargo, no es un gobierno mundial. La ONU sirve principalmente como
un foro para la diplomacia y el derecho internacional. Cuando el consenso de sus miembros
lo permite, proporciona un mecanismo para la intervención armada.[167]
El primer humano en orbitar la Tierra fue Yuri Gagarin el 12 de abril de 1961.[168] Hasta el
2004, alrededor de 400 personas visitaron el espacio ultraterrestre y alcanzado la órbita de
la Tierra. De estos, doce han caminado sobre la Luna.[169] [170] [171] En circunstancias
normales, los únicos seres humanos en el espacio son los de la Estación Espacial
Internacional. La tripulación de la estación, compuesta en la actualidad por seis personas,
suele ser reemplazada cada seis meses.[172] Los seres humanos que más se han alejado de la
Tierra se distanciaron 400 171 kilómetros, alcanzados en la década de 1970 durante la
misión Apolo 13.[173]

Perspectiva cultural

La primera fotografía hecha por astronautas del "amanecer de la Tierra", tomada desde el
Apolo 8.
La palabra Tierra proviene del latín Tellus o Terra[174] que era equivalente en griego a Gea,
nombre asignado a una deidad, al igual que los nombres de los demás planetas del Sistema
Solar. El símbolo astronómico estándar de la Tierra consiste en una cruz circunscrita por un
círculo.[175]
A diferencia de lo sucedido con el resto de los planetas del Sistema Solar, la humanidad no
comenzó a ver la Tierra como un objeto en movimiento, en órbita alrededor del Sol, hasta
alcanzado el siglo XVI.[176] La Tierra a menudo se ha personificado como una deidad, en
particular, una diosa. En muchas culturas la diosa madre también es retratada como una
diosa de la fertilidad. En muchas religiones los mitos sobre la creación recuerdan una
historia en la que la Tierra es creada por una deidad o deidades sobrenaturales. Varios
grupos religiosos, a menudo asociados a las ramas fundamentalistas del protestantismo[177] o
el Islam,[178] afirman que sus interpretaciones sobre estos mitos de creación, relatados en sus

respectivos textos sagrados son la verdad literal, y que deberían ser consideradas junto a los
argumentos científicos convencionales de la formación de la Tierra y el desarrollo y origen
de la vida, o incluso reemplazarlos.[179] Tales afirmaciones son rechazadas por la comunidad
científica[180] [181] y otros grupos religiosos.[182] [183] [184] Un ejemplo destacado es la
controversia entre el creacionismo y la Teoría de la evolución.
En el pasado hubo varias creencias en una Tierra plana,[185] pero esta creencia fue
desplazada por el concepto de una Tierra esférica, debido a la observación y a la
circunnavegación.[186] La perspectiva humana acerca de la Tierra ha cambiado tras el
comienzo de los vuelos espaciales, y la actualmente la biosfera se interpreta desde una
perspectiva global integrada.[187] [188] Esto se refleja en el creciente movimiento ecologista,
que se preocupa por los efectos que causa la humanidad sobre el planeta.[189

1. ORIGEN Y CARACTERÍSTICAS DE LA TIERRA

1.1. El origen del Universo
El Universo es el conjunto de
astros que existen en el espacio.
Está formado por millones de
galaxias, que a su vez constan de
millones de estrellas, cada una de
ellas centro de un sistema solar en
torno al cual gravitan otros astros
como planetas, satélites, cometas y
asteroides.
El Universo surgió hace unos
15.000 millones de años, debido a
una gran explosión de materia y
energía, denominada Big Bang,
que provocó una gigantesca nube
de polvo y gas de elevada
temperatura. Posteriormente esta
inmensa nube fue enfriándose
originándose los diversos astros
que forman el Universo.
Ver el documental "El Universo, más
allá del Big Bang"

1.2. Características de la Tierra

La Tierra es el tercer planeta del Sistema Solar. Esta situación orbital y sus
características de masa la convierten en un planeta privilegiado, con una temperatura
media de unos 15º C, agua en forma líquida y una atmósfera densa con oxígeno,
condiciones imprescindibles para el desarrollo de la vida.

Ver el documental "Cómo nació el Sistema Solar y la Tierra"

Hace unos 4.600 millones de años la corteza de la Tierra comenzó a consolidarse y las
erupciones de los volcanes empezaron a formar la atmósfera, el vapor de agua y los
océanos. El progresivo enfriamiento del agua y de la atmósfera permitió el nacimiento de
la vida, iniciada en el mar en forma de bacterias y algas, de las que derivamos todos los
seres vivos que habitamos hoy nuestro planeta tras un largo proceso de evolución
biólogica.

La Luna de la Tierra

Imagen de la Luna tomada por los astronautas del Apolo 10
La Tierra puede que tenga apenas una Luna, pero ¡es una grande! La Luna de la Tierra es,
por su tamaño, el quinto cuerpo mayor en todo el sistema solar. Pero aún así es menor que
la Tierra, por lo que los objetos pesan menos en la Luna que aquí.
Aún cuando la Luna no tiene agua líquida, tiene "mares" y "tierras" especiales en su
superficie. También hay muchas características interesantes tales como cráteres, cordilleras
y llanuras de lava. El interior de la Luna está compuesto por capas diferentes de rocas,

algunas sólidas y otras derretidas como lava. Estudiando la superficie y el interior de la
Luna, los geólogos pueden aprender sobre la historia geológica de la Luna y su formación.
Las huellas dejadas por los astronautas de Apolo durarán por muchos miles de años debido
a que no hay viento en la Luna. La Luna no tiene atmósfera, por lo que no hay tiempo
meteorológico que pueda borrar esas huellas. En la Tierra, la atmósfera funciona como una
colcha, manteniendo el calor del Sol incluso durante la noche. Debido a que no hay
atmósfera en la Luna, las temperaturas pueden ser muy caliente durante el día (100 ° C) y
muy frías en las noches (-173 ° C).
La Luna no produce su propia luz, pero se ve brillante debido a que refleja la luz del Sol.
Piensa que el Sol es una vela, y en la Luna como un espejo que refleja la luz de la vela. La
fase lunar cambia a medida que la Luna orbita alrededor de la Tierra y diferentes porciones
de su superficie son iluminadas por el Sol.
La historia de la Tierra abarca aproximadamente 4.600 millones de años (Ma),[1] desde su
formación a partir de la nebulosa protosolar. Ese tiempo es aproximadamente un tercio del
total transcurrido desde el Big Bang, el cual se estima que tuvo lugar hace 13.700 Ma.[2]
Este artículo es un resumen de las principales teorías científicas de la evolución de nuestro
planeta a lo largo de su existencia.

Contenido
[ocultar]

1 Origen

2 La Luna

3 La vida

4 Las células

5 La fotosíntesis y el oxígeno

6 Endosimbiosis y los tres dominios de la vida

7 Los organismos pluricelulares

8 La colonización de la superficie

9 Los homínidos

10 La civilización

11 Hechos recientes

12 Véase también

13 Referencias

14 Enlaces externos

[editar] Origen
Artículo principal: Formación y evolución del Sistema Solar.

Representación artística de un disco protoplanetario.
El origen de La Tierra es el mismo que el del Sistema Solar. Lo que terminaría siendo el
Sistema Solar inicialmente existió como una extensa mezcla de nubes de gas, rocas y polvo
en rotación. Estaba compuesta por hidrógeno y helio surgidos en el Big Bang, así como por
elementos más pesados producidos por supernovas. Hace unos 4.600 Ma, una estrella
cercana se transformó en supernova y su explosión envió una onda de choque hasta la
nebulosa protosolar incrementando su momento angular. A medida que la nebulosa empezó
a incrementar su rotación, gravedad e inercia, se aplanó conformando un disco
protoplanetario (orientado perpendicularmente al eje de rotación). La mayor parte de la
masa se acumuló en su centro y empezó a calentarse, pero debido a las pequeñas
perturbaciones del momento angular y a las colisiones de los numerosos escombros
generados, empezaron a formarse protoplanetas. Aumentó su velocidad de giro y gravedad,
originándose una enorme energía cinética en el centro. La imposibilidad de transmitir esta
energía a cualquier otro proceso hizo que el centro del disco aumentara su temperatura. Por
último, comenzó la fusión nuclear: de hidrógeno a helio, y al final, después de su
contracción, se transformó en una estrella T Tauri: el Sol. La gravedad producida por la
condensación de la materia –que previamente había sido capturada por la gravedad del
propio Sol–, hizo que las partículas de polvo y el resto del disco protoplanetario empezaran
a segmentarse en anillos. Los fragmentos más grandes colisionaron con otros, conformando
otros de mayor tamaño que al final formarían los protoplanetas.[3] Dentro de este grupo

había uno situado aproximadamente a 150 millones de km del centro: la Tierra. El viento
solar de la recién formada estrella arrastró la mayoría de las partículas que tenía el disco,
condensándolas en cuerpos mayores.

[editar] La Luna

Animación (no a escala) de Theia en la formación de la Tierra en el punto L5 y entonces,
perturbado por la gravedad, chocó y se formó la Luna. La animación progresa suponiendo
que la Tierra se mantiene inmóvil. La vista es desde el polo sur.
El origen de la Luna es incierto, aunque existen evidencias que apoyan la Hipótesis del
gran impacto. La Tierra pudo no haber sido el único planeta que se formase a 150 millones
kilómetros de distancia al Sol. Podría haber existido otro protoplaneta a la misma distancia
del Sol, en el cuarto o quinto punto de Lagrange. Este planeta llamado Theia se estima que
sería más pequeño que la actual Tierra, probablemente del mismo tamaño y masa que
Marte. Iba oscilando tras la Tierra, hasta que finalmente chocó con esta hace 4.533 Ma.[4]
La baja velocidad relativa y el choque oblicuo no fueron suficientes para destruir la Tierra,
pero una parte de su corteza salió disparada al espacio. Los elementos más pesados de
Theia se hundieron hacia el centro de la Tierra, mientras que el resto se mezcló y condensó
con el del la Tierra. Esta órbita pudo ser la primera estable, pero el choque de ambos
desestabilizó a la Tierra y aumentó su masa. El impacto cambió el eje de giro de la Tierra,
inclinándolo hasta los 23,5º; siendo el causante de las estaciones (el modelo ideal de los
planetas tendría un eje de giro sin inclinación, paralelo al del Sol, y por tanto sin
estaciones).
La parte que salió despedida al espacio (la Luna), bajo la influencia de su propia gravedad
se hizo más esférica y fue capturada por la gravedad de la Tierra.
Véase también: Hipótesis del gran impacto

[editar] La vida

El replicador más conocido es el ácido desoxirribonucleico. El ADN es bastante más
complejo que el replicador original y el proceso de replicación está altamente elaborado.
Los detalles del origen de la vida se desconocen, aunque se han establecido unos principios
generales. Hay dos teorías sobre el origen de la vida. La primera defiende la hipótesis de la
"panspermia", y sugiere que la materia orgánica pudo haber llegado a la Tierra desde el
espacio,[5] mientras que otros argumentan que tuvo origen terrestre. En cambio, es similar el
mecanismo por el cual la vida surgió.
La vida surgió en la Tierra quizás hace unos 4.000 Ma, aunque el cálculo de cuando
comenzó es bastante especulativo. Generada por la energía química de la joven Tierra,
surgió una molécula (o varias) que poseía la capacidad de hacer copias similares a ella
misma –el «primer replicador»-. La naturaleza de esta molécula se desconoce. Esta ha sido
reemplazada en funciones, a lo largo del tiempo, por el actual replicador: el ADN.
Haciendo copias de sí mismo, el replicador funcionaba con exactitud, pero algunas copias
contenían algún error. Si este cambio destruía la capacidad de hacer nuevas copias, no
podía hacer más y se extinguía. De otra manera, algunos cambios harían más rápida o
mejor la réplica: esta variedad llegaría a ser numerosa y exitosa. A medida que aumentaba
la materia viva, la "comida" iba agotándose, y las «cadenas» explotarían nuevos materiales,
o quizás detenía el progreso de otras «cadenas» y recogía sus recursos, llegando a ser más
numerosas.
Se han propuesto varios modelos para explicar cómo podría desarrollarse el replicador. Se
han propuesto diferentes cadenas, incluidas algunas como las proteínas modernas, ácidos
nucleicos, fosfolípidos, cristales, o incluso sistemas cuánticos. Actualmente no hay forma
de determinar cual de estos modelos pudo ser el originario de la vida en la Tierra. Una de
las teorías más antiguas, en la cual se ha estado trabajando minuciosamente, puede servir
como ejemplo para saber cómo podría haber ocurrido. La gran energía de los volcanes,
rayos, y la radiación ultravioleta podrían haber ayudado a desencadenar las reacciones

químicas produciendo moléculas más complejas a partir de compuestos simples como el
metano y el amoníaco. Entre estos compuestos orgánicos simples estarían los bloques con
los que se construiría la vida. A medida que aumentaba esta "sopa orgánica", las diferentes
moléculas reaccionaban unas con otras. A veces se obtenían moléculas más complejas. La
presencia de ciertas moléculas podría aumentar la velocidad de reacción. Esto continuó
durante bastante tiempo, con reacciones más o menos aleatorias, hasta que se creó una
nueva molécula: el «replicador». Este tenía la extraña propiedad de promover reacciones
químicas para conseguir una copia de sí mismo, con lo que comenzó realmente la
evolución. Se han postulado otras teorías del replicador. En cualquier caso, el ADN ha
reemplazado al replicador. Toda la vida conocida (excepto algunos virus y priones) usan el
ADN como su replicador, de forma casi idéntica.
Véase también: Origen de la vida

[editar] Las células

Sección de una membrana celular. Esta membrana celular actual, es bastante más compleja
que la simple doble capa de fosfolípidos original (la pequeña capa de esferas azules). Las
proteínas y los carbohidratos cumplen varias funciones regulando el paso de materia a
través de la membrana y relacionándose con el ambiente.
En la actualidad se tiene que reproducir materia paquetada dentro de la membrana celular.
Es fácil comprender el origen de la membrana celular así como el origen del replicador,
debido a que las moléculas de fosfolípidos que construyen una membrana celular a menudo
forman una bicapa espontáneamente cuando se colocan en agua (véase “Teoría de la
burbuja”).[6] No se sabe si este proceso precede o da como resultado el origen del replicador
(o quizás fuera el replicador). La teoría que predomina más es que el replicador, quizás el
ARN (hipótesis del ARN mundial), junto a este instrumento de reproducción y tal vez otras
biomoléculas, ya habían evolucionado. Al principio las protocélulas simplemente podrían
haber explotado cuando crecían demasiado; el contenido esparcido podría haber
recolonizado otras "burbujas". Las proteínas que estabilizaban la membrana, o que
ayudaban en la división de forma ordenada, podrían estimular la proliferación de estas
cadenas celulares. ARN es probablemente un candidato para un primer replicador ya que
puede almacenar información genética y catalizar reacciones. En algunos puntos el ADN
prevaleció el papel de recopilador genético sobre el ARN, y las proteínas conocidas como
enzimas adoptador el papel de catalizar, dejando al ARN para transferir información y
modular el proceso. Se tiende a creer que estas primigenias células pudieron evolucionar en
grupos en las chimeneas volcánicas submarinas conocidas como "fumarolas negras";[7] o
incluso calientes, rocas marinas.[8] No obstante, se cree que de todas estas múltiples células,

o protocélulas, sólo una sobrevivió. Las evidencias sugieren que el último antepasado
universal vivió durante el principio del Eón Arcaico, hace alrededor de 3.500 Ma o incluso
antes.[9] ,[10] Esta célula "LUCA" es el antecesor común de todas las células y por tanto de
toda la vida en la Tierra. Fue probablemente una procariota, la cual poseía una membrana
celular y probablemente ribosomas, pero carente de un núcleo o orgánulos como
mitocondrias o cloroplastos. Igual que todas las células modernas, utilizaba el ADN como
código genético, el ARN para transferir información y sintetizar proteínas, y los enzimas
para catalizar las reacciones. Algunos científicos opinan que en vez de ser un sólo
organismo el que dio lugar al último antepasado universal, habían poblaciones de
organismos intercambiándose genes en transferencia horizontal.[9]

[editar] La fotosíntesis y el oxígeno

El aprovechamiento de la energía solar dio lugar a varios de los mayores cambios de la vida
en la Tierra.
Probablemente las primeras células eran todas heterótrofas, utilizando todas las moléculas
orgánicas (incluso las de otras células) como materia prima y como fuente de energía.[11] Así
como el suministro de comida disminuía, algunas desarrollaron una nueva estrategia. En
vez utilizar los cada vez menores grupos de moléculas orgánicas libres, estas moléculas
adoptaron la luz solar como fuente de energía. Las estimaciones varían, pero hace unos
3.000 Ma,[12] algo similar a la actual fotosíntesis se había desarrollado. Esto hizo que la
energía solar disponible no sólo para los autotrofos sino que también para los heterótrofos
que se nutrían de ellos. La fotosíntesis consume bastante CO2 y agua como materia prima y,
con la energía de la luz solar, produce moléculas ricas en energía (los carbohidratos).
Además, se producía oxígeno como desecho de la fotosíntesis. Al principio se combinaba
con caliza, hierro, y otros minerales. Hay una prueba sólida de esto en las capas ricas de
hierro oxidado en el estrato geológico correspondiente a este periodo. Los océanos habrían
cambiado el color a verde mientras el oxígeno estaba reaccionando con los minerales.
Cuando cesaron las reacciones, el oxígeno podría finalmente llegar a la atmósfera. Sin
embargo cada célula sólo producía una pequeña cantidad de oxígeno, el metabolismo
combinado de muchas células durante un vasto período transformó la atmósfera terrestre al
estado actual.[13]

Esta, entonces, es la tercera atmósfera de la Tierra. La radiación ultravioleta excitó parte del
oxígeno formando ozono, el cual se fue acumulando en una capa cerca de la zona superior
de la atmósfera. La capa de ozono absorbía, y absorbe aún, una cantidad significativa de la
radiación ultravioleta que, antes, atravesaba sin impedimentos la atmósfera. Esto permitía
colonizar las células de la superficie del océano y, en definitiva, la tierra:,[14] sin la capa de
ozono, la radiación ultravioleta bombardeando la superficie habría causado niveles
insostenibles de mutación en las células expuestas. Además de proporcionar una gran
cantidad de energía disponible para la vida y bloquear la radiación ultravioleta, la
fotosíntesis tenía otro tercer efecto, el más importante, y que tendría un impacto a escala
planetaria: el oxígeno era tóxico. Probablemente gran parte de la vida en la tierra murió al
aumentar sus niveles (la "catástrofe del oxígeno").[14] Las formas de vida que sobrevivieron,
prosperaron, y algunas desarrollaron la capacidad de utilizar el oxígeno para mejorar su
metabolismo y obtener más energía de la misma materia orgánica.

[editar] Endosimbiosis y los tres dominios de la vida
Artículo principal: Teoría endosimbiótica.

Algunas de las vías por las que los diversos endosimbiomismos pudiera haber surgido.
La moderna Taxonomía clasifica la vida en tres dominios. El momento del origen de estos
dominios es teórico. El dominio Bacteria fue probablemente el primero que se separó de las
otras formas de vida (que a veces se agrupan en Neomura), pero esta suposición es
controvertida. Después de esto, hace 2.000 Ma,[15] Neomura se dividió dando lugar a los
otros dos dominios, Archaea (arqueas) y Eukaryota (eucariotas). Las células eucarióticas
son más grandes y más complejas que las procarióticas (bacterias y arqueas), y el origen de
su complejidad sólo ahora está saliendo a la luz. Sobre este período una pequeña
proteobacteria alfa relacionada con las actuales Rickettsia[16] se introdujo en una célula
procariota más grande. Tal vez fue un intento de ingestión por parte de la célula grande que
falló (debido a la evolución de las defensas de la pequeña proteobacteria). Quizás la célula
más pequeña trató de parasitar a la más grande. En cualquier caso, las células más pequeñas
sobrevivieron en el interior de las más grandes. El uso del oxígeno, permitió metabolizar
los desechos de las células más grandes y así obtener más energía. Parte de este excedente

de energía fue devuelto a la reserva. Las células más pequeñas se reproducían en el interior
de la más grande, y al poco tiempo dio lugar una relación simbiótica estable. Con el tiempo
la célula más grande adquirió algunos de los genes de las células más pequeñas, y los dos
tipos llegaron a ser uno dependiente del otro: las células más grandes no podrían sobrevivir
sin la energía producida por las más pequeñas, y estas, a su vez, no podrían prosperar sin la
materia prima proporcionadas por las células mayores. La simbiosis que se consiguió, entre
las células más grandes y el grupo de células más pequeñas que estaban en su interior, fue
tal que se considera que se han convertido en un solo organismo. Las células más pequeñas
están clasificadas como orgánulos llamados mitocondrias. Algo parecido pasó con la
fotosíntesis de las cyanobacterias[17] Entrando en las células heterótrofas más grandes y
llegando a ser cloroplastos.[18] ,[19] Probablemente como resultado de estos cambios, un
grupo de células capaces de realizar la fotosíntesis se separó de las demás eucariotas hará
unos 1.000 Ma. Había probablemente tal inclusión de eventos, como la figura de la
izquierda indica. Además de la teoría endosimbiótica del origen celular de las mitocondrias
y cloroplastos, se ha sugerido que las células que dieron lugar a las peroxisomas y
spirochaetes también dieron lugar a los cilios y flagelos, y quizás a un virus ADN, además
de dar lugar al núcleo celular,[20] ,[21] , aunque ninguna de estas teorías es generalmente
aceptada.[22] Durante este período, se cree que ha existido un supercontinente llamado
Columbia, probablemente, hace alrededor de 1.800 a 1.500 Ma. Es el supercontinente más
antiguo.[23]

[editar] Los organismos pluricelulares

Se cree que Volvox aureus es similar a las primeras plantas pluricelulares.
Las archaeas, bacterias y eucariotas continuaron dispersándose y llegando a ser más
complejas y mejor adaptadas a su medio ambiente. Cada dominio continuamente se
distribuía en múltiples linajes, aunque se sabe poco sobre la historia de las bacterias y
archaeas. Hace alrededor de 1.100 Ma, se formó el supercontinente Rodinia.[24] Estas
células se diversificaron en las líneas de los tres reinos (plantae, animalia, y fungi), a pesar
de que aún existen células solitarias. Algunas vivían en colonias, y gradualmente se produjo
la división del trabajo, por ejemplo, las células de la periferia podrían haber comenzado a
asumir funciones diferentes a las de las existentes en el interior. Aunque la división entre
una colonia de células especializadas y un organismo pluricelular no siempre es clara, hace
alrededor de 1.000 Ma,[25] Las primeras plantas pluricelulares surgieron, probablemente, de
las algas verdes.[26] Probablemente hace unos 900 Ma,[27] el verdadero pluricelular también
habría evolucionado a animales. Al principio, probablemente, algo semejante a la actual
esponja, en el que todas las células eran totipotentes y un organismo mutilado podría
regenerarse.[28] Como la división del trabajo se volvió más completa en todos los sentidos

en los organismos pluricelulares, las células se volvieron más especializadas y más
dependientes de las demás; las células aisladas morirían. Hay indicios de que una
glaciación muy severa comenzó hace alrededor de 770 Ma, de tal gravedad que la
superficie de todos los océanos se congeló por completo (la glaciación global). Finalmente,
20 Ma después, cuando una cantidad suficiente de dióxido de carbono volcánico llegó a la
atmósfera, se produjo el consiguiente efecto invernadero, subiendo la temperatura global
del planeta.[29] Por la misma época, hace unos 750 Ma,[30] Rodinia comenzó a fracturarse.

[editar] La colonización de la superficie

Durante la mayor parte de la historia de la Tierra, no existían organismos pluricelulares en
la tierra. La superficie se asemejaba vagamente a la de Marte, uno de los planetas vecinos
de la Tierra.
La acumulación de oxígeno de la fotosíntesis dio lugar a la formación de una capa de ozono
que absorbió gran parte de la radiación ultravioleta del Sol, en el sentido de que los
organismos unicelulares que llegaron a la superficie de la tierra tenían menos
probabilidades de morir, y los procariotas empezaron a multiplicarse y a adaptarse mejor a
la supervivencia fuera del agua. Los procariotas probablemente habían colonizado la tierra
ya hace 2.600 Ma[31] incluso antes de que el origen de las eucariotas. Durante mucho
tiempo, se mantuvo la superficie estéril de los organismos multicelulares. El
supercontinente Pannotia fue formado alrededor de 600 Ma y luego se fracturó (sólo 50 Ma
más tarde).[32] Los peces, los primeros vertebrados, aparecieron en los océanos alrededor de
530 Ma.[33] A finales del Cámbrico ocurrió una extinción masiva,[34] la cual terminó hace
488 Ma.[35]
Hace varios cientos de millones de años, las plantas (probablemente parecido a las algas) y
los hongos se empezó a desarrollar en los bordes del agua, y después fuera de ella.[36] Los
fósiles más antiguos de la tierra hongos y plantas se data alrededor de 480 a 460 Ma,
aunque la evidencia molecular sugiere que hongos pueden haber colonizado la tierra ya
hace 1.000 Ma y las plantas hace 700 Ma.[37] Al principio cerca del borde del agua, después
las mutaciones y variaciones dieron lugar a una nueva colonización de este nuevo entorno.
El momento de los primeros animales que salieron de los océanos no se conoce con
precisión: la más antigua evidencia clara en la superficie son los artrópodos hace alrededor
de 450 Ma,[38] , prósperos y cada vez mejor adaptados debido a la gran fuente de alimento
proporcionado por la plantas terrestres. También hay algunas pruebas de que los artrópodos
no confirmados, pueden haber aparecido en la tierra hace 530 Ma.[39] Al final del período
Ordovícico, hace 440 Ma, se produjeron otras extinción masiva, debido, quizá, a una
glaciación.[40] Hace alrededor de 380 a 375 Ma, los primeros tetrápodos evolucionaron a

partir de los peces.[41] Se piensa que quizás las aletas evolucionaron hasta convertirse en las
extremidades que permitían a los primeros tetrápodos levantar la cabeza fuera del agua para
respirar aire. Esto les permitirían sobrevivir en aguas pobres en oxígeno o perseguir
pequeñas presas en aguas poco profundas.[41] Más tarde podrían aventurarse en tierra por
breves períodos. Progresivamente, algunos se adaptaron tan bien a la vida terrestre que
pasaban su vida adulta en la tierra, a pesar de nacer y tener que poner los huevos en el agua.
Este fue el origen de los anfibios. Hace cerca de 365 Ma, se produjo una nueva extinción
masiva, tal vez como resultado de un enfriamiento global.[42] Las plantas desarrollaron
semillas, y se aceleró drásticamente su propagación en la tierra en esta época (hace unos
360 Ma).[43] ,[44]

Pangea, el supercontinente más reciente, existió de 300 a 180 Ma. Las siluetas de los
continentes modernos y otras masas de tierra se indican en este mapa.
Unos 20 millones de años más tarde (hace 340 Ma[45] ), evolucionó el huevo amniótico, que
podría ponerse en la tierra, dando una ventaja en la supervivencia de los embriones de
tetrápodos. Esto dio lugar a la divergencia de los amniotas y los anfibios. Otros 30 millones
de años (hace 310 Ma[46] ) después, se observa la divergencia de los synapsidas (incluidos
los mamíferos) y los saurópsidos (incluidas las aves, no aves y los reptiles no mamíferos).
Otros grupos de organismos continuó evolucionando en líneas divergentes (en peces,
insectos, bacterias, etc), pero se conocen menos detalles. Hace 300 Ma, se formó el
supercontinente más cercano a la actualidad, llamado Pangea. La extinción más grave hasta
hoy tuvo lugar hace 250 Ma, en el límite de los períodos Pérmico y Triásico: el 95% de la
vida en la Tierra desapareció,[47] posiblemente debido al evento volcánico llamado trampas
siberianas. El descubrimiento del cráter de la Tierra de Wilkes en la Antártida podría sugerir
una conexión con la extinción del Pérmico-Triásico, pero la edad del cráter no se conoce.[48]
Pero la vida continuó, y en torno a 230 Ma,[49] los dinosaurios se separaron de sus
antepasados reptiles. Un extinción masiva entre ellos períodos Triásico y Jurásico hace 200
Ma prescindió de muchos de los dinosaurios,[50] aunque pronto se convirtieron en los
dominantes entre los vertebrados. Aunque algunos de los mamíferos empezaron a divergir
durante este periodo, los mamíferos que existían tenían todos probablemente semejanzas
pequeñas musarañas.[51] Hace unos 180 Ma, Pangea se dividió en Laurasia y Gondwana. El
límite entre las aves y los dinosaurios no-aves no está claro. Archaeopteryx, considerado

tradicionalmente una de las primeras aves, vivó hace alrededor de 150 Ma.[52] Las primeras
evidencias de las angiospermas es durante el período Cretácico, unos 20 millones de años
más tarde (hace 132 Ma)[53] La competencia con las aves condujo a la extinción a muchos
pterosaurios, y los dinosaurios fueron probablementeen declive por varios motivos[54] . Se
cree que cuando, hace 65 Ma, un meteorito de 10 kilómetros chocó con la Tierra cerca de la
Península de Yucatán, expulsó grandes cantidades de partículas de polvo y vapor a la
atmósfera impidiendo la llegada de luz solar a la superficie, y por tanto la fotosíntesis. La
mayoría de los grandes animales, incluidos los dinosaurios no-aves, se extinguieron.,[55] , lo
cual marca el fin del período Cretácico y la era Mesozoica. Posteriormente, en el
Paleoceno, los mamíferos se diversificaron rápidamente, aumentando en tamaño, y se
convirtieron en los vertebrados dominantes. Tal vez un par de millones de años más tarde
(hace alrededor de 63 Ma), vivió el último ancestro común de los primates.[56] A fines del
Eoceno, hace 34 Ma, algunos mamíferos terrestres regresaron al mar para convertirse en
animales como Basilosaurus, que más tarde dieron lugar a los delfines y ballenas.[57]

[editar] Los homínidos
Artículo principal: Evolución humana.

Australopithecus africanus, uno de los primeros hominidos.
Un pequeño mono africano que vivió hace unos a seis millones de años fue la última de
animales cuyos descendientes se incluyen tanto los humanos modernos y sus parientes más
cercanos, los bonobos y chimpancés.[58] Sólo sobreviven dos ramas de su árbol de familia.
Muy poco después de la división, por razones que aún se debaten, una rama desarrolló la
capacidad de caminar en posición vertical.[59] El tamaño del cerebro aumentó rápidamente,
y hace 2 Ma, aparecieron los primeros animales clasificados en el género Homo.[60] Por
supuesto, la línea entre diferentes especies o incluso géneros es bastante arbitraria así como
los continuos cambios producidos durante generaciones. En la misma época, la otra rama
dio lugar a los antepasados del chimpancé común y bonobo, que evolucionaron
simultáneamente.[58] La capacidad de controlar el fuego que comenzó con el Homo erectus
(o el Homo ergaster), probablemente hace por lo menos 790.000 años[61] o quizás tan pronto
como hace 1,5 Ma.[62] Es más difícil establecer el origen del lenguaje, no está claro si el
Homo erectus podía hablar o si esa capacidad no había empezado hasta el Homo sapiens.[63]
Con el aumento de tamaño del cerebro, los bebés nacieron antes, antes sus cabezas crecían

demasiado como para pasar a través de la pelvis. Como resultado, se exhiben más
plasticidad, y por lo tanto poseen una mayor capacidad de aprender y requiere un período
más largo de dependencia. Las habilidades sociales se hicieron más complejas, el lenguaje
se hizo más avanzados, y las herramientas eran más elaboradas. Esto contribuyó a aumentar
la cooperación y el desarrollo cerebral.[64] Anatómicamente los humanos modernos - Homo
sapiens - se cree que se originó hace alrededor de 200.000 años o antes en África; los más
antiguos fósiles que datan de unos 160.000 años.[65] Los primeros seres humanos que
mostraron signos de espiritualidad fueron los Neandertales, enterraban a sus muertos, al
parecer a menudo con alimentos o herramientas.[66] Sin embargo, las pruebas de las
creencias más sofisticadas, como la de los primeros Cromagnon, las pinturas rupestres
(probablemente con significado religioso o mágico)[67] no aparecieron hasta hace unos
32.000 años.[68] Cro-Magnons también dejaron figuras de piedra como la Venus de
Willendorf, que probablemente también tuviera significado religioso.[67] Hace unos 11.000
años, el Homo sapiens había llegado a la punta sur de América del Sur, el último de los
continentes deshabitados.[69] Las herramientas y el idioma continuó mejorándose; las
relaciones interpersonales se hicieron más complejas.

[editar] La civilización
Artículo principal: Historia universal.

El hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci personificó los avances en el arte y la ciencia
vistos durante el Renacimiento.
A lo largo de más del 90% de su historia, el Homo sapiens vivió en pequeños grupos de
nómadas cazadores-recolectores.[70] Mientras que la lengua llegó a ser más compleja, la
capacidad de recordar y de transmitir la información dio lugar a una nueva clase de
replicador: el meme.[71] Ahora las ideas se intercambiaban más rápido y era más sencillo
transmitirlas de generación a generación. Evolución cultural superando la evolución
biológica. En algún punto entre 8500 y 7000 adC, los seres humanos que vivían en el

llamado creciente fértil, actual Oriente Medio, comenzaron ,de manera sistemática, la cría
de animales y plantas: la agricultura.[72] Esto se extendió a las regiones vecinas y/o surgio de
forma independiente en otros lugares, hasta que la mayoría de Homo sapiens optaron por la
vida sedentaria en pequeños asentamientos como agricultores pero no todas las sociedades
abandonaron el nomadismo, en especial los que están en zonas aisladas del planeta pobres
en especies de plantas domesticables, tales como Australia.[73] Sin embargo, entre esas
civilizaciones que adoptaron la agricultura, la seguridad y la productividad creciente
relativas proporcionadas cultivando permitió que la población se ampliara. La agricultura
tenía un impacto importante; los seres humanos comenzaron a afectar el ambiente como
nunca antes. Los excedentes de alimentos permitieron surgir a la clase sacerdotal o
gobernante, seguido por un aumento de la división del trabajo. Esto condujo a la primera
civilización de la tierra en Sumeria en el Oriente Medio, entre 4000 y 3000 a. C.[74] Otras
civilizaciones sugieron rápidamente en Egipto y en el valle del río Indo.
A partir de alrededor de 3000 a. C., el hinduismo, una de las religiones más antiguas
todavía se practica hoy en día, comenzó a tomar forma.[75] Surgieron otras pronto. La
invención de la escritura permitió a sociedades complejas presentarse: el mantenimiento de
registros y las bibliotecas sirvieron como almacén del conocimiento y aumentaron la
transmisión cultural de la información. Los seres humanos ya tenían que gastar todo su
tiempo en la supervivencia y la educación llevó a la búsqueda del conocimiento y la
sabiduría. Diversas disciplinas, incluyendo la ciencia (en una forma primitiva) aparecieron.
Nueva civilizaciones surgieron, comerciando entre ellas, o participando en guerras por
territorios y recursos: se empezaban a formar los imperios. alrededor del 500 a. C., hubo
imperios en el Medio Oriente, Irán, la India, China y Grecia, aproximadamente de la misma
forma.[76]
En el siglo XIV, el Renacimiento comenzó en Italia con los avances en religión, arte y
ciencia.[77] A comienzos de 1500, la civilización europea comenzó a experimentar los
cambios que conducían a la revolución científica e industrial: ese continente comenzó a
ejercer una dominación política y cultural sobre las sociedades humanas de todo el planeta.
[78]
De 1914 a 1918 y de 1939 a 1945, la mayoría de las naciones del mundo estuvieron
envueltas en las guerras mundiales. Creada después de la Primera Guerra Mundial, la
Sociedad de Naciones fue un primer paso hacia un gobierno mundial; después de la
Segunda Guerra Mundial que fue sustituido por la ONU. En 1992, varios países europeos,
se unieron para formar la Unión Europea. Como el transporte y la mejora de la
comunicación, la economía y los asuntos políticos de las naciones de todo el mundo se han
vuelto cada vez más interrelacionadas. Esta globalización ha producido con frecuencia la
discordia, aunque también una mayor colaboración internacional.

Formación del planeta Tierra

El Planeta Tierra es parte de un sistema planetario denominado Sistema Solar. Así, el origen
de cada uno de los planetas que forman este sistema debe relacionarse con algunos eventos
de trascendencia mayor.
Para explicar fenómenos de tanta envergadura como el origen del Sistema Solar o de cada
uno de los planetas, siempre se encuentran hipótesis (afirmaciones basadas en conocimiento
previo que explican un fenómeno) alternativas.
Una de las hipótesis más aceptadas sobre el origen del. Sistema Solar (sol y planetas) es la
conocida teoría del Big-Bang o "hipótesis nebular".
En síntesis, y en forma muy simplificada, esta hipótesis sostiene que en "algún tiempo"
anterior a unos 4.500 millones de años atrás el Sistema Solar en formación, no era sino que
una "nebulosa" de polvo cósmico y gases. Dicha nebulosa se habría formado producto de la
explosión (Big-Bang) de una supernova (técnicamente una supernova ocurre cuando una
estrella particular quema su material nuclear, de modo que su fuerza gravitacional deja de
ser balanceada por la energía nuclear).
Es posible que el inicio del Sistema Solar haya ocurrido a continuación de tal explosión (el
planeta Tierra es, así, uno de los productos de la muerte de una gran estrella).
Habiéndose formado la "nebulosa" producto de la explosión del Big-Bang, necesariamente
se inicia un proceso de contracción del polvo cósmico y gases, producto de la fuerza
gravitacional de las partículas. Así, es posible pensar que comienza la formación de "masas
centrales" o nacimiento del Sistema Solar y de los planetas.
Formación de la Vida
Los primeros seres vivos aparecidos en ese planeta Tierra así formado fueron organismos
procariontes (no contienen membranas internas que separen al núcleo del citoplasma)
durante una época primitiva (4.600 a 2.600 millones de años atrás) de la tierra cuando la
atmósfera no tenía oxígeno o cuando la concentración de éste era muy reducida.
Los eucariones (tienen separado el núcleo del citoplasma) se originaron de algún tipo de
procarionte durante un tiempo (2.500 millones de años atrás) en el que el contenido de
oxígeno de la atmósfera era alto y estable.
Hacia el Pre-cámbrico temprano, 3.000 millones de años atrás se deben haber encontrado
las primeras células vivas. Presumiblemente eran pequeñas, esferoidales, anaeróbicas y
procariontes. Probablemente fueron organismos similares a las bacterias del tipo
clostridium que vivían en ambientes acuáticos rodeados de moléculas orgánicas que
facilitan los procesos de fermentación. No existen fósiles por razones obvias: La atmósfera
no poseía capa de ozono y a la tierra llegaba una gran cantidad de radiación solar
ultravioleta.

Hacia 670 millones de años atrás se encuentran los primeros fósiles de animales que
corresponden a animales de cuerpos blandos (gusanos).

Isostasia
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La isostasia es la condición de equilibrio que presenta la superficie terrestre debido a la
diferencia de densidad de sus partes. Se resuelve en movimientos verticales (epirogénicos)
y está fundamentada en el principio de Arquímedes. Fue enunciada como principio a finales
del siglo XIX.
El equilibrio isostático puede romperse por un movimiento tectónico o el deshielo de una
capa de hielo. La isostasia es fundamental para el relieve de la Tierra. Los continentes son
menos densos que el manto, y también que la corteza oceánica. Cuando la corteza
continental se pliega acumula gran cantidad de materiales en una región concreta.
Terminado el ascenso, comienza la erosión. Los materiales se depositan, a la larga, fuera de
la cadena montañosa, con lo que ésta pierde peso y volumen. Las raíces ascienden para
compensar esta pérdida dejando en superficie los materiales que han estado sometidos a un
mayor proceso metamórfico.
Contenido
[ocultar]

1 Modelos isostáticos
o

1.1 Modelo de Pratt-Hayford

o

1.2 Modelo de Airy-Heiskanen

o

1.3 Modelo de Vening Meinesz

2 Isostasia local vs. isostasia regional

3 Referencias

4 Véase también

5 Enlaces externos

[editar] Modelos isostáticos

Hipótesis de Airy (1) y de Pratt (2).

En 1735, en una expedición científica en Perú, Pierre Bouguer observó que la deflexión de
la vertical era menor a la esperada basándose en la topografía visible de los Andes. El
mismo fenómeno fue observado en un relevamiento en la India a cargo de George Everest.
A partir de estas observaciones surge la idea de que cierta compensación, con un contraste
negativo de densidad, debe existir debajo de la topografía. Esto condujo al concepto de
isostasia, que asume equilibrio de cada columna de la Tierra hasta cierto nivel de
compensación. La condición de equilibrio isostático se plantea como:

Donde

es la profundidad de compensación,

la altura de la topografía y la densidad.

Dado que las densidades del interior terrestre no son conocidas, fueron desarrollados de
manera casi simultánea dos modelos. Henry Pratt propuso una profundidad de
compensación constante , como consecuencia, las variaciones de la topografía están
asociadas a cambios laterales en la densidad. Por otra parte, George Airy asumió una
densidad constante, lo cual implica una profundidad de compensación variable.
Actualmente existen tres modelos isostáticos:
[editar] Modelo de Pratt-Hayford

El modelo de Pratt fue desarrollado para propósitos geodésicos por Hayford. El modelo
asume una profundidad de compensación consante. La densidad en ausencia de
topografía sería . La condición de equilibrio isostásico para una dada columna i será:

En los continentes:

En los océanos:

Donde

es la densidad del agua de mar:

[editar] Modelo de Airy-Heiskanen

El modelo de Airy fue desarrollado para aplicaciones geodésicas por Heiskanen. El modelo
Airy-Heiskanen es similar al de un iceberg flotando. En lugar de hielo tenemos material
cortical de densidad y en lugar de agua de mayor densidad tenemos material del manto
de densidad
. Si existe una elevación (como una montaña) sobre la superficie, debe
existir una correspondiente raíz que se introduce dentro del manto. Como el material
cortical es de menor densidad que el material del manto, existirá una fuerza de empuje que
equilibre la fuerza de atracción gravitatoria de las montañas. Un mecanismo similar tiene
lugar por debajo de los océanos. Como el agua de mar tiene menor densidad inducirá una
raíz negativa, es decir, una corteza más fina por debajo de los océanos.
En los continentes:

En los océanos:

[editar] Modelo de Vening Meinesz

Más conocido como modelo de isostasia regional o flexión litosférica, este modelo fue
propuesto en la década de 1950 a partir de estudios que Vening Meinesz realiza en los
Himalayas que mostraban una raíz cortical menor de lo que predecía la teoría de Airy.
Según este modelo, la litosfera actúa como una placa elástica y su rigidez inherente
distribuye las cargas topográficas sobre una región, en lugar de hacerlo por columnas.
[editar] Isostasia local vs. isostasia regional

Desde que se extendió el concepto de isostasia, la idea predominante era que el equilibrio
isostático se alcanzaba localmente, en cada columna de la corteza terrestre, como si la

flotabilidad en cada punto de la corteza fuera independiente de las columnas contiguas. Es
decir, como si los movimientos necesarios para reajustar el equilibrio isostático fuesen
independientes entre dos puntos cualesquiera y no se transmitiesen lateralmente. Aunque en
la década de 1880 Grove Karl Gilbert propuso un comportamiento rígido de la corteza en
respuesta a la desaparición del Lago Bonneville, la fuerza y simplicidad del modelo
isostático local era tal que perduró hasta los trabajos de Felix Andries Vening Meinesz en la
década de 1950, cuando la tectónica de placas comenzó a ser adoptada mayoritariamente.
Vening Meinesz mostró que la corteza oceánica está flexionada[1] o doblada bajo el peso de
volcanes marinos de forma similar a una placa delgada, transmitiendo el hundimiento
debido a su peso más allá del propio edificio volcánico.
Aunque el modelo isostático local sigue siendo utilizado como primera aproximación al
cálculo de movimientos isostáticos en respuesta a deglaciaciones, vulcanismo u orogénesis,
es ahora comúnmente aceptado que la capa externa de la tierra tiene cierta rigidez y que se
comporta como una placa delgada, elástica en primera aproximación. A este proceso se le
llama isostasia regional o flexión litosférica. El comportamiento flexural de la litosfera
depende fundamentalmente del espesor elástico de la litosfera.
La síntesis abiótica de los compuestos orgánicos que sirvieron como materia prima para
estructurar a las primeras formas de vida, se encuentra estrechamente relacionada con la
formación de la Tierra y de su atmósfera. Por esta razón, resulta conviene originarse
nuestro, planeta.
LAS LEYES DE KEPLER

La primera ley de Kepler que el sol ocupa una posición "privilegiada" y son los planetas,
entre ellos la Tierra, los que giran en torno a él. Con esta ley, Kepler demostró la falsedad
de la teoría egocéntrica que persistió durante muchos años.

El avance más significativo en la compresión de la gran maquinaria celeste está dado en las
dos ultimas leyes, que se relaciona más entre sí y que, sin embargo, tienen el valor más
teórico que mundano.
Ambas fortalecen la propuesta de kepler de un sistema solar con los planetas de órbitas
elípticas. La segunda ley de kepler proporciona sentido simétrico al movimiento de los
planetas, mientras la tercera ley ofrece una forma precisa para calcular posiciones
planetarias al partir de periodos y viceversa.
La relevancia de las tres leyes de Kepler es innegable, pues el posicionamiento de satélites
artificiales, el calculo de trayectoria de los cometas la trayectoria de sondas espaciales así
como simples predicciones de eclipse son tan solo algunos ejemplos de los aplicaciones de
este importante trabajo logrado en el siglo XVII.
TEORIA DE KANT
Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior
En 1775, el filósofo alemán Emmanuel Kant propuso la idea sobre el origen de los
planetas y del Sol a partir de una gran nebulosidad que el achartarse y contraerse formó los
meteoros que originaron a los planetas. De la concentración central de esa nebulosa se
formó nuestro sol.
TEORIA LAPLACE
Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior
En 1776, el astrónomo y matemático francés Pierre Simon Laplace, propuso su teoría
sobre el origen del Sol y los planetas, tambien basada sobre una gran nebulosa. Por esta
razón, ha sido identificada como teoría de Kant y Laplace.esta teoría explica que el sistema
solar se origino por condensación de una nebulosa de rotación que se contrajo por la acción
de la fuerza de su propia gravedad, adoptando la forma de un disco con una concentración
superior en el núcleo. La nebulosa se torno inestable al adquirir mayor velocidad de
rotación y en las capas externas se originaron anillos concéntricos que al separarse
formaron los planetas y los satélites, en tanto que el centro de las nubes se formó el Sol.
Dado que la nebulosa giraba en una misma dirección al rededor de su eje, todos los planetas
quedaron girando alrededor del Sol en ese mismo sentido.
Actualmente, una manera de ver la teoría de Kant y Laplace del sistema sola se formaron
hace 4 660 millones de años de una nube de gas, polvo y oras partículas llamadas nube
primordial compuesta de hidrógeno, helio, carbono, nitrógeno y oxigeno.

Se especula que el cataclismo de una vecina explosión en supernova de una estrella apartó
una nube de gas y polvo para formar el Sol y los planetas. Los inicios de ellos se
encuentran el diferencia se isótopos ( átomos del mismo elemento con diferentes pesos
atómicos ) de los meteoritos con respecto a los que se encuentran en la Tierra. Esa nube
gaseosa se aplanó y condenso como consecuencia de su rotación, formando en su parte
central un protosol, es decir, un sol en formación. Esa parte central que formaba al protosol
se condensó y calentó hasta propiciar una combustión nuclear. De esa manera se formo el
sol en cuyo núcleo hay una transformación permanente de materia de energía. Conforme el
sol pudio situarse en la parte central de la masa gaseosa, otras porciones ubicadas a
diferentes distancias fueron agregándose para formar los planetas.
TEORIA DE LA ACRECIÓN
Observaciones del programa especial Apolo han fortalecido de la teoría de la acreción
propuesto por el geofísico ruso Otto Schmidl en 1944. la teoría de la acreción explica que
los planetas se crearon de manera al tamaño mediante la acumulación de polvo cósmico. La
tierra después de estratificarse un núcleo, manto y corteza por el proceso de acreción, fue
bombardeada en forma masiva por meteorito y restos de asteroides. Este proceso generó un
inmenso calor interior que fundió el polvo cósmico que, reacuerdo con los geólogos,
provoco la erupción de los volcanes.
Su manera de posibilidad de que al formarse la corteza tenia una elevada temperatura por lo
que se encontraba fundida y era semilíquida. Pero al enfriarse permitió que el vapor de agua
– que por vulcanismo procedía de su interior--. Se condensara y empezara a formar los
océano junto con el agua de la s torrenciales lluvias. La emanación de los gases de su
interior posiblemente originó una atmósfera secundaria compuesta por metano (CH4),
amoniaco (NH), bióxido de carbono (CO2) monóxido de carbono (CO), ácido sulfhídrico
(SH2), vapor de agua (H2O) e hidrógeno(H2)

Isostasia es la condición de equilibrio ideal a la que tiende la Tierra debido a la fuerza de la
gravedad

El equilibrio isostático se puede romper:

Al formarse una cordillera

Al erosionarse un bloque montañoso, y acumularse de estos materiales
sobre otro bloque

Al aumentar la temperatura y fundir un casquete glaciar que recubre un
bloque.

El equilibrio tiende a reestablecerse mediante movimientos verticales, que se llaman
movimientos epirogénicos
La idea de que las montañas no son un exceso de carga situado sobre la superficie, si no
que su masa visible es compensada por un defecto de masa en profundidad se llama Teoría
Isostática.
Actalmente, a la luz de los nuevos datos sobre la estructura y dinámica del manto, los
geólogos suponen que el nivel de compensación isostática se debe situar en las zonas
profundas del manto, posiblemente en el límite manto/núcleo.

Geosfera
De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde Estructura interna de la Tierra)
Saltar a: navegación, búsqueda

Corte en sección transversal de las capas que constituyen el planeta Tierra.

La Geosfera es la parte del planeta Tierra formada por material rocoso (sólido o fluido), sin
tener en cuenta la hidrósfera ni la atmósfera. Nuestro planeta, como otros planetas terrestres
(planetas cuyo volumen está ocupado principalmente de material rocoso), está dividido en
capas de densidad creciente. La Tierra tiene una corteza externa de silicatos solidificados,
un manto viscoso, y un núcleo con otras dos capas, una externa semisólida, mucho más
fluida que el manto y una interna sólida. Muchas de las rocas que hoy forman parte de la
corteza se formaron hace menos de 100 millones (1×108) de años. Sin embargo, las
formaciones minerales más antiguas conocidas tienen 4.400 millones (44×108) de años, lo
que nos indica que, al menos, el planeta ha tenido una corteza sólida desde entonces.[1]
Gran parte de nuestro conocimiento acerca del interior de la Tierra ha sido inferido de otras
observaciones. Por ejemplo, la fuerza de la gravedad es una medida de la masa terrestre.
Después de conocer el volumen del planeta, se puede calcular su densidad. El cálculo de la
masa y volumen de las rocas de la superficie, y de las masas de agua, nos permiten estimar
la densidad de la capa externa. La masa que no está en la atmósfera o en la corteza debe
encontrarse en las capas internas.
Contenido
[ocultar]

1 Estructura

2 Capas definidas por su composición
o

2.1 Corteza

o

2.2 Manto

o

2.3 Núcleo

3 Desarrollo histórico y concepciones alternativas

4 Referencias

[editar] Estructura

La estructura de la tierra puede establecerse según dos criterios diferentes. Según su
composición química, el planeta puede dividirse en corteza, manto y núcleo (externo e
interno); según sus propiedades físicas se definen la litosfera, la astenosfera, la mesosfera y
el núcleo (externo e interno).[2]
Las capas se encuentran a las siguientes profundidades:[3]
Capa

Profundidad (km)

Litosfera (varía localmente entre 5 y 200 km)

0 – 60

... Corteza (varía localmente entre 5 y 70 km)

0 – 35

Manto
Manto superior
Astenosfera
Manto inferior (Mesosfera)

35 – 2 890
35 – 660
100 – 200
660 – 2 890

Núcleo externo

2 890 – 5 100

Núcleo interno

5 100 – 6 378

La división de la tierra en capas ha sido determinada indirectamente utilizando el tiempo
que tardan en viajar las ondas sísmicas reflejadas y refractadas, creadas por terremotos. Las
ondas transversales (S, o secundarias) no pueden atravesar el núcleo, ya que necesitan un
material viscoso o elástico para propagarse, mientras que la velocidad de propagación es
diferente en las demás capas. Los cambios en dicha velocidad producen una refracción
debido a la Ley de Snell. Las reflexiones están causadas por un gran incremento en la
velocidad sísmica (velocidad de propagación) y son parecidos a la luz reflejada en un
espejo.
[editar] Capas definidas por su composición

Vista esquemática del interior de la Tierra. 1: Corteza continental - 2: Corteza
oceánica - 3: Manto superior - 4: Manto inferior - 5: Núcleo externo - 6: Núcleo
interno - A: Discontinuidad de Mohorovičić - D:Discontinuidad de Repetti - B:
Discontinuidad de Gutenberg - C: Discontinuidad de Lehmann.
[editar] Corteza
Artículo principal: Corteza terrestre.

La corteza terrestre es una capa comparativamente fina; su grosor oscila entre 3 km en las
dorsales oceánicas y 70 km en las grandes cordilleras terrestres como los Andes y el
Himalaya.[2]
Los fondos de las grandes cuencas oceánicas están formados por la corteza oceánica, con
un espesor medio de 7 km; está compuesta rocas máficas (silicatos de hierro y magnesio)
con una densidad media de 3,0 g/cm3.
Los continentes están formados por la corteza continental, que está compuesta por rocas
félsicas (silicatos de sodio, potasio y aluminio), más ligeras, con una densidad media de 2,7
g/cm3.
La frontera entre corteza y manto se manifiesta en dos fenómenos físicos. En primer lugar,
hay una discontinuidad en la velocidad sísmica, que se conoce como la Discontinuidad de
Mohorovicic, o "Moho". Se cree que este fenómeno es debido a un cambio en la
composición de las rocas, de unas que contienen feldespatos plagioclásicos (situadas en la
parte superior) a otras que no poseen feldespatos (en la parte inferior). En segundo lugar,

existe una discontinuidad química entre cúmulos ultramáficos y harzburgitas tectonizadas,
que se ha observado en partes profundas de la corteza oceánica que han sido obducidas
dentro de la corteza continental y conservadas como secuencias ofiolíticas.
[editar] Manto
Artículo principal: Manto terrestre.

El manto terrestre se extiende hasta una profundidad de 2.890 km, lo que le convierte en la
capa más grande del planeta. La presión, en la parte inferior del manto, es de unos 140 GPa
(1,4 M atm). El manto está compuesto por rocas silíceas, más ricas en hierro y magnesio
que la corteza. Las grandes temperaturas hacen que los materiales silíceos sean lo
suficientemente dúctiles como para fluir, aunque en escalas temporales muy grandes. La
convección del manto es responsable, en la superficie, del movimiento de las placas
tectónicas. Como el punto de fusión y la viscosidad de una sustancia dependen de la presión
a la que esté sometida, la parte inferior del manto se mueve con mayor dificultad que el
manto superior, aunque también los cambios químicos pueden tener importancia en este
fenómeno. La viscosidad del manto varía entre 1021 y 1024 Pa·s.[4] Como comparación, la
viscosidad del agua es aproximadamente 10-3 Pa.s, lo que ilustra la lentitud con la que se
mueve el manto.
¿Por qué es sólido el núcleo interno, líquido el externo, y semisólido el manto? La
respuesta depende tanto de los puntos de fusión de las diferentes capas (núcleo de hierroníquel, manto, y corteza de silicatos) como del incremento de la temperatura y presión
conforme nos movemos hacia el centro de la Tierra. En la superficie, tanto las aleaciones de
hierro-níquel como los silicatos están suficientemente fríos como para ser sólidos. En el
manto superior, los silicatos son normalmente sólidos (aunque hay puntos locales donde
están derretidos), pero como están bajo condiciones de alta temperatura y relativamente
poca presión, las rocas en el manto superior tienen una viscosidad relativamente baja. En
contraste, el manto inferior está sometido a una presión mucho mayor, lo que hace que
tenga una mayor viscosidad en comparación con el manto superior. El núcleo externo,
formado por hierro y níquel, es líquido a pesar de la presión porque tiene un punto de
fusión menor que los silicatos del manto. El núcleo interno, por su parte, es sólido debido a
la enorme presión que hay en el centro del planeta.
[editar] Núcleo
Artículo principal: Núcleo terrestre.

La densidad media de la Tierra es 5.515 kg/m3. Esta cifra lo convierte en el planeta más
denso del sistema solar. Si consideramos que la densidad media de la corteza es
aproximadamente 3.000 kg/m3, debemos asumir que el núcleo terrestre debe estar
compuesto de materiales más densos. Los estudios sismológicos han aportado más

evidencias sobre la densidad del núcleo. En sus primeras fases, hace unos 4.500 millones de
años, los materiales más densos, derretidos, se habrían hundido hacia el núcleo en un
proceso llamado diferenciación planetaria, mientras que otros menos densos habrían
migrado hacia la corteza. Como resultado de este proceso, el núcleo está compuesto
ampliamente de hierro (Fe)(80%), junto con níquel (Ni) y varios elementos más ligeros.
Otros elementos más densos, como el plomo (Pb) o el uranio (U) son muy raros, o
permanecieron en la superficie unidos a otros elementos más ligeros.
Diversas mediciones sísmicas muestran que el núcleo está compuesto de dos partes, una
interna sólida de 1.220 km de radio y una capa externa, semisólida que llega hasta los 3.400
km. El núcleo interno sólido fue descubierto en 1936 por Inge Lehmann y se cree de forma
más o menos unánime que está compuesto de hierro con algo de níquel. Algunos científicos
creen que el núcleo interno podría estar en forma de un cristal de hierro.[5] [6]
El núcleo externo rodea al interno y se cree que está compuesto por una mezcla de hierro,
níquel y otros elementos más ligeros. Recientes propuestas sugieren que la parte más
interna del núcleo podría estar enriquecida con elementos muy pesados, con mayor número
atómico que el cesio (Cs)(trans-Cesio, elementos con número atómico mayor de 55). Esto
incluiría oro (Au), mercurio (Hg) y uranio (U).[7]
Se aceptaba, de manera general, que los movimientos de convección en el núcleo externo,
combinados con el movimiento provocado por la rotación terrestre (efecto Coriolis), son
responsables del campo magnético terrestre, mediante un proceso descrito por la hipótesis
de la dínamo. El núcleo interno está demasiado caliente para mantener un campo magnético
permanente (ver temperatura de Curie) pero probablemente estabilice el creado por el
núcleo externo. Pruebas recientes sugieren que el núcleo interno podría rotar ligeramente
más rápido que el resto del planeta.[8] En agosto de 2005 un grupo de geofísicos publicaron,
en la revista Science que, de acuerdo con sus cálculos, el núcleo interno rota
aproximadamente entre 0,3 y 0,5 grados más al año que la corteza.[9] [10] Las últimas teorías
científicas explican el gradiente de temperatura de la Tierra como una combinación del
calor remanente de la formación del planeta, calor producido por la desintegración de
elementos radiactivos y el enfriamiento del núcleo interno.
[editar] Desarrollo histórico y concepciones alternativas

Teoría de Edmund Halley.

En 1692 Edmund Halley (en un artículo publicado en Philosophical Transactions of Royal
Society of London) propuso la idea de una Tierra formada por una cubierta hueca de unas
500 millas de espesor, con dos capas interiores, concéntricas, alrededor de un núcleo
interno. El diámetro de las capas correspondería a los diámetros de los planetas Venus,
Marte y Mercurio, respectivamente.[11] La propuesta de Halley estaba basada en los valores
de densidad relativa entre la Tierra y la Luna dados por Sir Isaac Newton, en Principia
(1687): «Sir Isaac Newton ha demostrado que la Luna es más sólida que nuestro planeta, 9
a 5, señaló Halley; ¿por qué no podemos suponer entonces que 4/9 de nuestro planeta son
huecos?».[11]
En 1818, John Cleves Symmes, Jr. sugirió que la Tierra estaba formada por una corteza
externa hueca, de 1 300 km de espesor, con aberturas de 2 300 km en ambos polos. En el
interior habría otras cuatro capas, cada una de ellas abierta también a los polos. Julio Verne,
en Viaje al centro de la Tierra, imaginó enormes cavernas interiores, y William Reed en
Fantasmas de los polos imaginó una Tierra hueca.
Algunos escritores religiosos se resistieron a la idea de una Tierra esférica, aunque no
obtuvieron mucha aceptación. La Flat Earth Society (Sociedad de la Tierra Plana),
anteriormente dirigida por Charles K. Johnson, trabaja duro en Estados Unidos para
mantener la teoría viva, y han asegurado tener varios miles de seguidores[12] Algunos
cristianos en Inglaterra y los Estados Unidos también intentaron revivir estas ideas.

Existen 2 modelos modelos geológicos que establecen una división de la estructura
terrestre:
1.- modelo geostático
1.Corteza. Es la capa más superficial y tiene un espesor que varía entre los 12 km,
en los océanos, hasta los 80 km en cratones (porciones más antiguas de los núcleos
continentales). La corteza está compuesta por basalto en las cuencas oceánicas y por
granito en los continentes.

2.Manto. Es una capa intermedia entre la corteza y el núcleo que llega hasta una
profundidad de 2900 km. El manto está compuesto por peridotita. El cambio de la
corteza al manto está determinado por la discontinuidad de Mohorovicic. El manto
se divide a su vez en manto superior y manto inferior. Entre ellos existe una
separación determinada por las ondas sísmicas llamada discontinuidad de Repetti
(700 km).
3.Núcleo: es la capa más profunda del planeta y tiene un espesor de 3475 km. El
cambio del manto al núcleo está determinado por la discontinuidad de Gutenberg
(2900 km).
El núcleo está compuesto de una aleación de hierro y níquel y es en esta parte donde
se genera el campo magnético terrestre. Éste se subdivide a su vez en el núcleo
interno, el cual es sólido, y el núcleo externo, que es líquido. El núcleo interno está
a su vez dividido en dos, externo (líquido) e interno (sólido, debido a las
condiciones de presión). Esta división se produce en la discontinuidad de Lehman
(5150 km). Tiene una temperatura entre 4000 y 5000 °C.
2.- modelo geodinámico:
1.Litosfera. Es la parte más superficial que se comporta de manera elástica. Tiene un
espesor de 250 km y abarca la corteza y la porción superior del manto.
2.Astenosfera. Es la porción del manto que se comporta de manera fluida. En esta
capa las ondas sísmicas disminuyen su velocidad.
3.Mesosfera. También llamada manto inferior. Comienza a los 700 km de
profundidad, donde los minerales se vuelven más densos sin cambiar su
composición química. Está formada por rocas calientes y sólidas, pero con cierta
plasticidad.
4.Capa D. Se trata de una zona de transición entre la mesosfera y la endosfera. Aquí
las rocas pueden calentarse mucho y subir a la litosfera, pudiendo desembocar en un
volcán.
5.Endosfera. Corresponde al núcleo del modelo geoestático. Formada por una capa
externa muy fundida donde se producen corrientes o flujos y otra interna, sólida y
muy densa.
Composición de la Tierra en Elementos químicos
Hierro 34,6 %
Oxígeno 29,54 %
Silicio 15,2 %
Magnesio 12,7 %
Níquel 2,4 %
Azufre 1,9 %
Titanio 0,05 %
Otros 3,65 %
o hace 5 años

o Notificar un abuso
La Tierra tiene un diámetro de 12756 km. En realidad, este es el radio
ecuatorial pero, como la Tierra está ligeramente achatada, el diámetro polar es
algo menor, concretamente unos 42 kilómetros más pequeño.
Diametro ecuatorial es de 12,756km
Diametro polar es de 12,713.50km
Diametro medio es de 12,742kmCaracterísticas físicas
Diámetro ecuatorial 12.756,28 km
Diámetro Polar 12.713,50 km
Diámetro Medio 12.742,00 km
Superficie 510.065.284,702 km2
Masa 5,974 × 1024 kg
espero que te sirvaPues según por donde lo midas, porque la tierra está
achatada por los polos.
Radio Ecuatorial: 6.378 Km
Radio Polar: 6.356 Km
Así que el diámetro:
Diámetro Ecuatorial: 12.756 Km
Diámetro Polar: 12.712 KmLa Tierra tiene un diámetro de 12756 km. En
realidad, este es el radio ecuatorial pero, como la Tierra está ligeramente
achatada, el diámetro polar es algo menor, concretamente unos 42 kilómetros
más pequeño.La Tierra tiene un diámetro de 12756 km. En realidad, este es el
radio ecuatorial pero, como la Tierra está ligeramente achatada, el diámetro
polar es algo menor, concretamente unos 42 kilómetros más pequeño.
el diametro ecuatorial es de 12,756km
el diametro polar es de 12,713.50km
el diametro medio es de 12,742km
Además creo que el diametro del Sol es 109 veces mayor a la de la Tierra.

Luna
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para otros usos de este término, véase Luna (desambiguación).
Luna

Desde el espacio, la Luna luce como una esfera
gris-blanquecina, con cráteres de varios
tamaños.
Elementos orbitales
Inclinación

5,1454°

Excentricidad

0,0549

Período orbital
sideral

27d 7h 43,7m

Radio orbital medio 384.400 km
Satélite de

la Tierra

Características físicas
Masa

7,349 × 1022 kg

Densidad

3,34 g/cm3

Área de superficie

38 millones de km2

Diámetro

3.476 km

Diámetro angular

Perigeo

33' 28,8"

Apogeo

29' 23,2"

Medio

31' 5,2"

Gravedad

1,62 m/s2

Velocidad de
escape

2,38 km/s

Periodo de
rotación

27d 7h 43,7min

Inclinación axial

1,5424°

Albedo

0,12

Composición
corteza

Oxígeno

43%

Silicio

21%

Aluminio

10%

Calcio

9%

Hierro

9%

Magnesio

5%

Titanio

2%

Níquel

0,6%

Sodio

0,3%

Cromo

0,2%

Potasio

0,1%

Manganeso

0,1%

Azufre

0,1%

Fósforo

500 ppm

Carbono

100 ppm

Nitrógeno

100 ppm

Hidrógeno

50 ppm

Helio

20 ppm

Características atmosféricas
Presión

Temperatura

Composición

3 × 10-10 Pa
Mínima

40 K

Media (día)

380 K

Media (noche)

120 K

Máxima

396 K

Helio

25%

Neón

25%

Hidrógeno

23%

Argón

20%

Metano

?

Amoníaco

?

Dióxido de
carbono

traza
s

La Luna es el único satélite natural de la Tierra y el quinto satélite más grande del Sistema
Solar. Es el satélite natural más grande en el Sistema Solar en relación al tamaño de su
planeta, un cuarto del diámetro de la Tierra y 1/81 de su masa, y es el segundo satélite más
denso después de Ío. Se encuentra en relación síncrona con la Tierra, siempre mostrando la
misma cara a la Tierra. El hemisferio visible está marcado con oscuros mares lunares de
origen volcánico entre las brillantes montañas antiguas y los destacados astroblemas. A
pesar de ser el objeto más brillante en el cielo después del Sol, su superficie es en realidad
muy oscura, con una reflexión similar a la del carbón. Su prominencia en el cielo y su ciclo
regular de fases han hecho de la Luna una importante influencia cultural desde la
antigüedad tanto en el lenguaje, como en el calendario, el arte o la mitología. La influencia
gravitatoria de la Luna produce las corrientes marinas,[cita requerida] las mareas y el aumento de
la duración del día. La distancia orbital de la Luna, cerca de treinta veces el diámetro de la
Tierra, hace que tenga en el cielo el mismo tamaño que el Sol, permitiendo a la Luna cubrir
exactamente al Sol en eclipses solares totales.

La Luna es el único cuerpo celeste en el que el hombre ha realizado un descenso tripulado.
Aunque el programa Luna de la Unión Soviética fue el primero en alcanzar la Luna con una
nave espacial no tripulada, el programa Apolo de Estados Unidos consiguió las únicas
misiones tripuladas hasta la fecha, comenzando con la primera órbita lunar tripulada por el
Apolo 8 en 1968, y seis alunizajes tripulados entre 1969 y 1972, siendo el primero el Apolo
11 en 1969. Estas misiones regresaron con más de 380 kg de roca lunar, que han permitido
alcanzar una detallada comprensión geológica de los orígenes de la Luna (se cree que se
formó hace 4,5 mil millones de años después de un gran impacto), la formación de su
estructura interna y su posterior historia.
Desde la misión del Apolo 17 en 1972, ha sido visitada únicamente por sondas espaciales
no tripuladas, en particular por los astromóviles soviéticos Lunojod. Desde 2004, Japón,
China, India, Estados Unidos, y la Agencia Espacial Europea han enviado orbitadores.
Estas naves espaciales han confirmado el descubrimiento de agua helada fijada al regolito
lunar en cráteres que se encuentran en la zona de sombra permanente y están ubicados en
los polos. Se han planeado futuras misiones tripuladas a la Luna, pero no se han puesto en
marcha aún. La Luna se mantiene, bajo el tratado del espacio exterior, libre para la
exploración de cualquier nación con fines pacíficos.
Contenido
[ocultar]

1 Etimología

2 Características físicas
o

2.1 Formación

3 Revoluciones de la Luna

4 Movimiento de traslación lunar

5 Movimiento de rotación

6 Traslación de la Luna alrededor del Sol

7 Libraciones
o

7.1 Libración en longitud

o

7.2 Libración en latitud

o

7.3 Libración diurna

8 Sistema binario

9 Planeta doble

10 Órbita de la Luna

11 Los eclipses solares y lunares

12 Las mareas

13 Agua en la Luna
o

13.1 Descubrimiento de agua en la Luna

14 Atmósfera de la Luna

15 Origen de la Luna

16 Relieve lunar

17 La observación lunar

18 La exploración lunar

19 Curiosidades

20 Véase también

21 Referencias

22 Bibliografía
o

22.1 En inglés

23 Enlaces externos

[editar] Etimología

La palabra luna que designa al nombre del satélite de la Tierra,viene de una forma antigua
del latín lux,lucis (luz) lucere (brillar ,lucir) y esta del griego leukos (blanco brillante). La
palabra luna por lo tanto quiere decir, luminosa, la que ilumina.[1]
[editar] Características físicas

La Luna es excepcionalmente grande en comparación con su planeta la Tierra: un cuarto del
diámetro del planeta y 1/81 de su masa.[2] Es el satélite más grande del Sistema Solar en
relación al tamaño de su planeta (aunque Caronte es más grande en relación al planeta
enano Plutón).[3] La superficie de la Luna es menos de una décima parte de la de la Tierra,
lo que representa cerca de un cuarto del área continental de la Tierra. Sin embargo, la Tierra
y la Luna siguen siendo consideradas un sistema planeta-satélite, en lugar de un sistema
doble planetario, ya que su baricentro, está ubicado cerca de 1700 km (aproximadamente
un cuarto del radio de la Tierra) bajo la superficie de la Tierra.[4]
[editar] Formación
Artículo principal: Teoría del gran impacto.

Varios mecanismos han sido propuestos para explicar la formación de la Luna hace 4.527 ±
0.010 mil millones de años. Esta edad es calculada en base a la datación del isótopo de las
rocas lunares, entre 30 y 50 millones de años luego del origen del Sistema Solar.[5] Estos
incluyen la fisión de la Luna desde la corteza terrestre a través de fuerzas centrífugas,[6] que
deberían haber requerido también un giro inicial de la Tierra;[7] la atracción gravitacional de
la Luna en estado de formación,[8] que hubiera requerido una extensión inviable de la
atmósfera para disipar la energía de la Luna, que se encontraba pasando;[7] y la coformación de la Luna y la Tierra juntas en el disco de acreción primordial, que no explica la
depleción de hierro en estado metálico.[7] Estas hipótesis tampoco pueden explicar el fuerte
momento angular en el sistema Tierra-Luna.[9]

Representación gráfica de la teoría del gran impacto.

La hipótesis general hoy en día es que el sistema Tierra-Luna se formó como resultado de
un gran impacto: un cuerpo celeste del tamaño de Marte colisionó con la joven Tierra,
volando material en órbita alrededor de esta, que se fusionó para formar la Luna.[10] Se cree
que impactos gigantescos eran comunes en el Sistema Solar primitivo. Los modelados de
un gran impacto a través de simulaciones computacionales concuerdan con las mediciones
del momento angular del sistema Tierra-Luna, y el pequeño tamaño del núcleo lunar; a su
vez demuestran que la mayor parte de la Luna proviene del impacto, no de la joven Tierra.
[11]
Sin embargo, meteoritos demuestran que las composiciones isotópicas del oxígeno y el
tungsteno de otros cuerpos del Sistema Solar interior tales como Marte y (4) Vesta son muy

distintas a las de la Tierra, mientras que la Tierra y la Luna poseen composiciones
isotópicas prácticamente idénticas. El mezclado de material evaporado posterior al impacto
entre la Tierra y la Luna pudo haber equiparado las composiciones,[12] aunque esto es
debatido.[13]
La importante cantidad de energía liberada en el gran impacto y la subsecuente fusión del
material en la órbita de la Tierra pudo haber derretido la capa superficial de la Tierra,
formando un océano de magma.[14] [15] La recién formada Luna pudo también haber tenido
su propio océano de magma lunar; las estimaciones de su profundidad varían entre 500 km
y el radio entero de la Luna.
[editar] Revoluciones de la Luna

La Luna tarda en dar una vuelta alrededor de la Tierra 27 d 7 h 43 min si se considera el
giro respecto al fondo estelar (revolución sideral), pero 29 d 12 h 44 min si se la considera
respecto al Sol (revolución sinódica) y esto es porque en este lapso la Tierra ha girado
alrededor del Sol (ver mes). Esta última revolución rige las fases de la Luna, eclipses y
mareas lunisolares. Como la Luna tarda el mismo tiempo en dar una vuelta sobre sí misma
que en torno a la Tierra, presenta siempre la misma cara. Esto se debe a que la Tierra, por
un efecto llamado gradiente gravitatorio, ha frenado completamente a la Luna. La mayoría
de los satélites regulares presentan este fenómeno respecto a sus planetas. Así pues, hasta la
época de la investigación espacial (Luna 3) no fue posible ver la cara lunar oculta, que
presenta una disimetría respecto a la cara visible. El Sol ilumina siempre la mitad de la
Luna (exceptuando en los eclipses de luna), que no tiene por qué coincidir con la cara
visible, produciendo las fases de la Luna. La inmovilización aparente de la Luna respecto a
la Tierra se ha producido porque la gravedad terrestre actúa sobre las irregularidades del
globo lunar de forma que en el transcurso del tiempo la parte visible tiene 4 km más de
radio que la parte no visible, estando el centro de gravedad lunar desplazado del centro
lunar 1,8 km hacia la Tierra.

Revolución sinódica: es el intervalo de tiempo necesario para que la
Luna vuelva a tener una posición análoga con respecto al Sol y a la
Tierra. Su duración es de 29 d 12 h 44 min 2,78 s. También se le
denomina lunación o mes lunar.

Revolución sideral: es el intervalo de tiempo que le toma a la Luna
volver a tener una posición análoga con respecto a las estrellas. Su
duración es de 27 d 7 h 43 min 11,5 s.

Revolución trópica: es el lapso necesario para que la Luna vuelva a
tener igual longitud celeste. Su duración es de 27 d 7 h 43 min 4,7 s.

Revolución draconítica: es el tiempo que tarda la Luna en pasar dos
veces consecutivas por el nodo ascendente. Su duración es de 27 d, 5 h
5 min 36 s.

Revolución anomalística: es el intervalo de tiempo que transcurre
entre 2 pasos consecutivos de la Luna por el perigeo. Su duración es de
27 d 13 h 18 min 33 s.

Sol
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para otros usos de este término, véase Sol (desambiguación).

El Sol

Datos derivados de la observación terrestre
Distancia media desde la
Tierra

149.597.871 km
(~1,5 × 1011 m)

Brillo visual (V)

–26,8m

Diám. angular en el perihelio 32' 35,64"
Diám. angular en el afelio

31' 31,34"

Características físicas

Diámetro

1.392.000 km
(~1,4 × 109 m)

Diámetro relativo (dS/dT)

109

Superficie

6,0877 × 1012 km2

Volumen

1,4122 × 1018 km3

Masa

1,9891 × 1030 kg

Masa relativa a la de la Tierra 332946x
Densidad

1411 kg/m3

Densidad relativa a la de la
Tierra

0,26x

Densidad relativa al agua

1,41x

Gravedad en la superficie

274 m/s2 (27,9 g)

Velocidad de escape

617,7 km/s

Temperatura máxima de la
superficie

5.778 K

Temperatura máxima de la
corona

1-2×106 K[1]

Temperatura del núcleo

~1,36 × 107 K

Luminosidad (LS)

3,827 × 1026 W

Características orbitales
Periodo de rotación
En el ecuador:

27d 6h 36min

A 30° de latitud:

28d 4h 48min

A 60° de latitud:

30d 19h 12min

A 75° de latitud:

31d 19h 12min

Distancia máxima al centro
de la Galaxia

~2.5×1017 km
~26,000 años luz

Periodo orbital alrededor del
centro galáctico

2,25 - 2,50 × 108
años[2]

Velocidad orbital máxima

~2.20 km/s

Inclinación axial de la
eclíptica

7,25 deg.

Inclinación axial del plano de
67,23 deg.
la galaxia
Composición de la fotosfera
Hidrógeno

73,46%

Helio

24,85%

Oxígeno

0,77%

Carbono

0,29%

Hierro

0,16%

Neón

0,12%

Nitrógeno

0,09%

Silicio

0,07%

Magnesio

0,05%

Azufre

0,04%

El Sol (del latín sol, solis, a su vez de la raíz proto-indoeuropea sauel-)[3] es una estrella del
tipo espectral G2 que se encuentra en el centro del Sistema Solar y constituye la mayor
fuente de energía electromagnética de este sistema planetario.[4] La Tierra y otros cuerpos
(incluidos otros planetas, asteroides, meteoroides, cometas y polvo) orbitan alrededor del
Sol.[4] Por sí solo, representa alrededor del 98,6 por ciento de la masa del Sistema Solar. La
distancia media del Sol a la Tierra es de aproximadamente 149.600.000 kilómetros, o
92.960.000 millas, y su luz recorre esta distancia en 8 minutos y 30 segundos. La energía
del Sol, en forma de luz solar, sustenta a casi todas las formas de vida en la Tierra a través
de la fotosíntesis, y determina el clima de la Tierra y la meteorología.
Es la estrella del sistema planetario en el que se encuentra la Tierra; por tanto, es el astro
con mayor brillo aparente. Su visibilidad en el cielo local determina, respectivamente, el día
y la noche en diferentes regiones de diferentes planetas. En la Tierra, la energía radiada por
el Sol es aprovechada por los seres fotosintéticos, que constituyen la base de la cadena
trófica, siendo así la principal fuente de energía de la vida. También aporta la energía que
mantiene en funcionamiento los procesos climáticos. El Sol es una estrella que se encuentra
en la fase denominada secuencia principal, con un tipo espectral G2, que se formó entre

4.567,90 y 4.570,10 millones de años y permanecerá en la secuencia principal
aproximadamente 5000 millones de años más. El Sol, junto con todos los cuerpos celestes
que orbitan a su alrededor, incluida la Tierra, forman el Sistema Solar.
A pesar de ser una estrella mediana (aún así, es más brillante que el 85% de las estrellas
existentes en nuestra galaxia), es la única cuya forma se puede apreciar a simple vista, con
un diámetro angular de 32' 35" de arco en el perihelio y 31' 31" en el afelio, lo que da un
diámetro medio de 32' 03". La combinación de tamaños y distancias del Sol y la Luna son
tales que se ven, aproximadamente, con el mismo tamaño aparente en el cielo. Esto permite
una amplia gama de eclipses solares distintos (totales, anulares o parciales).
Contenido
[ocultar]

1 Nacimiento y muerte del Sol

2 Estructura del Sol

o

2.1 Núcleo

o

2.2 Zona convectiva

o

2.3 Fotosfera

o

2.4 Cromosfera

o

2.5 Corona solar

3 Heliosfera. Efectos del viento solar en el Sistema Solar
o

3.1 Eyección de masa coronal

o

3.2 Cambio de polaridad solar

4 Importancia de la energía solar en la Tierra
o

5 Observación astronómica del Sol
o

4.1 Reacciones termonucleares e incidencia sobre la superficie
terrestre

5.1 Exploración solar

6 Véase también

7 Referencias

8 Bibliografía

9 Enlaces externos
o

9.1 Generales

o 9.2 Observación del Sol
Nacimiento y muerte del Sol
Artículos principales: Evolución estelar y Nebulosa protosolar.

El Sol visto a través de las lentes de una cámara fotográfica desde la superficie
terrestre.

Imagen de la fotosfera del Sol en el espectro ultravioleta, captada por el
observatorio espacial TRACE.

El Sol se formó hace 4.650 millones de años y tiene combustible para 5.500 millones más.
Después, comenzará a hacerse más y más grande, hasta convertirse en una gigante roja.
Finalmente, se hundirá por su propio peso y se convertirá en una enana blanca, que puede
tardar un billón de años en enfriarse. Se formó a partir de nubes de gas y polvo que
contenían residuos de generaciones anteriores de estrellas. Gracias a la metalicidad de
dicho gas, de su disco circumestelar surgieron, más tarde, los planetas, asteroides y cometas
del Sistema Solar. En el interior del Sol se producen reacciones de fusión en las que los
átomos de hidrógeno se transforman en helio, produciéndose la energía que irradia.
Actualmente, el Sol se encuentra en plena secuencia principal, fase en la que seguirá unos
5000 millones de años más quemando hidrógeno de manera estable.
Llegará un día en que el Sol agote todo el hidrógeno en la región central al haberlo
transformado en helio. La presión será incapaz de sostener las capas superiores y la región
central tenderá a contraerse gravitacionalmente, calentando progresivamente las capas
adyacentes. El exceso de energía producida hará que las capas exteriores del Sol tiendan a
expandirse y enfriarse y el Sol se convertirá en una estrella gigante roja. El diámetro puede
llegar a alcanzar y sobrepasar al de la órbita de la Tierra, con lo cual, cualquier forma de
vida se habrá extinguido. Cuando la temperatura de la región central alcance
aproximadamente 100 millones de kelvins, comenzará a producirse la fusión del helio en
carbono mientras alrededor del núcleo se sigue fusionando hidrógeno en helio. Ello
producirá que la estrella se contraiga y disminuya su brillo a la vez que aumenta su
temperatura, convirtiéndose el Sol en una estrella de la rama horizontal. Al agotarse el helio
del núcleo, se iniciará una nueva expansión del Sol y el helio empezará también a
fusionarse en una nueva capa alrededor del núcleo inerte -compuesto de carbono y oxígeno
y que por no tener masa suficiente el Sol no alcanzará las presiones y temperaturas
suficientes para fusionar dichos elementos en elementos más pesados- que lo convertirá de
nuevo en una gigante roja, pero ésta vez de la rama asintótica gigante y provocará que el
astro expulse gran parte de su masa en la forma de una nebulosa planetaria, quedando
únicamente el núcleo solar que se transformará en una enana blanca y, mucho más tarde, al
enfriarse totalmente, en una enana negra. El Sol no llegará a estallar como una supernova al
no tener la masa suficiente para ello.
Si bien se creía en un principio que el Sol acabaría por absorber además de Mercurio y
Venus a la Tierra al convertirse en gigante roja, la gran pérdida de masa que sufrirá en el
proceso hizo pensar por un tiempo que la órbita terrestre -al igual que la de los demás
planetas del Sistema Solar- se expandiría posiblemente salvándola de ese destino.[5] Sin
embargo, un artículo reciente postula que ello no ocurrirá y que las interacciones mareales
así como el roce con la materia de la cromosfera solar harán que nuestro planeta sea
absorbido.[6] Otro artículo posterior también apunta en la misma dirección.[7]

Ciclo de vida del Sol.
Estructura del Sol

Imagen detallada de un conjunto de manchas solares observadas en el
espectro de luz visible. La umbra y la penumbra son claramente discernibles,
así como la granulación solar.
Artículo principal: Estructura estelar.

Como toda estrella, el Sol posee una forma esférica, y a causa de su lento movimiento de
rotación, tiene también un leve achatamiento polar. Como en cualquier cuerpo masivo, toda
la materia que lo constituye es atraída hacia el centro del objeto por su propia fuerza
gravitatoria. Sin embargo, el plasma que forma el Sol se encuentra en equilibrio, ya que la
creciente presión en el interior solar compensa la atracción gravitatoria, lo que genera un
equilibrio hidrostático. Estas enormes presiones se producen debido a la densidad del
material en su núcleo y a las enormes temperaturas que se dan en él gracias a las reacciones
termonucleares que allí acontecen. Existe, además de la contribución puramente térmica,
una de origen fotónico. Se trata de la presión de radiación, nada despreciable, que es
causada por el ingente flujo de fotones emitidos en el centro del Sol.

Casi todos los elementos químicos terrestres (aluminio, azufre, bario, cadmio, calcio,
carbono, cerio, cobalto, cobre, cromo, estaño, estroncio, galio, germanio, helio, hidrógeno,
hierro, indio, magnesio, manganeso, níquel, nitrógeno, oro, oxígeno, paladio, plata, platino,
plomo, potasio, rodio, silicio, sodio, talio, titanio, tungsteno, vanadio, circonio y zinc) y
diversos compuestos (como el cianógeno, el óxido de carbono y el amoniaco) han sido
identificados en la constitución del astro rey, por lo que se ha concluído que, si nuestro
planeta se calentara hasta la temperatura solar, tendría un espectro luminoso casi idéntico al
Sol. Incluso el helio fue descubierto primero en el Sol y luego se constató su presencia en
nuestro planeta.[8]
El Sol presenta una estructura en capas esféricas o en "capas de cebolla". La frontera física
y las diferencias químicas entre las distintas capas son difíciles de establecer. Sin embargo,
se puede determinar una función física que es diferente para cada una de las capas. En la
actualidad, la astrofísica dispone de un modelo de estructura solar que explica
satisfactoriamente la mayor parte de los fenómenos observados. Según este modelo, el Sol
está formado por: 1) núcleo, 2) zona radiante, 3) zona convectiva, 4) fotosfera, 5)
cromosfera, 6) corona, 7) manchas solares, 8) granulación y 9) viento solar.
Núcleo
Artículos principales: Nucleosíntesis estelar, Cadenas PP y Ciclo CNO.

Ocupa unos 139 000 km del radio solar, 1/5 del mismo, y es en esta zona donde se verifican
las reacciones termonucleares que proporcionan toda la energía que el Sol produce. El Sol
está constituido por un 81 por ciento de hidrógeno, 18 por ciento de helio, y el 1 por ciento
restante se reparte entre otros elementos. En su centro se calcula que existe un 49 por ciento
de hidrógeno, 49 por ciento de helio y un 2 por ciento que se distribuye en otros elementos
que sirven como catalizadores en las reacciones termonucleares. A comienzos de la década
de los años 30 del siglo XX, el físico austriaco Fritz Houtermans (1903-1966) y el
astrónomo inglés Robert d'Escourt Atkinson (1898-1982) unieron sus esfuerzos para
averiguar si la producción de energía en el interior del Sol y en las estrellas se podía
explicar por las transformaciones nucleares. En 1938 Hans Albrecht Bethe (1906-2005), en
los Estados Unidos, y Carl Friedrich von Weizsäcker (1912-2007), en Alemania, simultánea
e independientemente, encontraron el hecho notable de que un grupo de reacciones en las
que intervienen el carbono y el nitrógeno como catalizadores constituyen un ciclo, que se
repite una y otra vez, mientras dura el hidrógeno. A este grupo de reacciones se les conoce
como ciclo de Bethe o del carbono, y es equivalente a la fusión de cuatro protones en un
núcleo de helio. En estas reacciones de fusión hay una pérdida de masa, esto es, el
hidrógeno consumido pesa más que el helio producido. Esa diferencia de masa se
transforma en energía, según la ecuación de Einstein (E = mc2), donde E es la energía, m la
masa y c la velocidad de la luz. Estas reacciones nucleares transforman el 0,7 por ciento de
la masa afectada en fotones, con una longitud de onda cortísima y, por lo tanto, muy

energéticos y penetrantes. La energía producida mantiene el equilibrio térmico del núcleo
solar a temperaturas aproximadamente de 15 millones de kelvins.
El ciclo ocurre en las siguientes etapas:
H1 + 6C12 → 7N13 ;

1

N13 → 6C13 + e+ + neutrino ;

7

H1 + 6C13 → 7N14 ;

1

H1 + 7N14 → 8O15 ;

1

O15 → 7N15 + e+ + neutrino ;

8

H1 + 7N15 → 6C12 + 2He4.

1

Sumando todas las reacciones y cancelando los términos comunes, se tiene
4 1H1 → 2He4 + 2e+ + 2 neutrinos = 26,7 MeV.

La energía neta liberada en el proceso es 26,7 MeV, o sea cerca de 6,7·1014 J por kg de
protones consumidos. El carbono actúa como catalizador, pues al final del ciclo se
regenera.
Otra reacción de fusión que ocurre en el Sol y en las estrellas es el ciclo de Critchfiel o
protón-protón. Charles Critchfield (1910-1994) era en 1938 un joven físico alumno de
George Gamow (1904-1968) en la Universidad George Washington, y tuvo una idea
completamente diferente, al darse cuenta que en el choque entre dos protones muy rápidos
puede ocurrir que uno pierda su carga positiva y se convierta en un neutrón, que permanece
unido al otro protón y forma un deuterón, es decir, un núcleo de hidrógeno pesado.
La reacción puede producirse de dos maneras algo distintas:
H1 + 1H1 → 1H2 + e+ + neutrino ;

1

H1 + 1H2 → 2He3 ;

1

He3 + 2He3 → 2He4 + 2 1H1.

2

El primer ciclo se da en estrellas más calientes y con mayor masa que el Sol, y la cadena
protón-protón en las estrellas similares al Sol. En cuanto al Sol, hasta el año 1953 se creyó
que su energía era producida casi exclusivamente por el ciclo de Bethe, pero se demostró
durante estos últimos años que el calor solar proviene en su mayor parte (~75%) del ciclo
protón-protón.

En los últimos estadios de su evolución, el Sol fusionará también el helio producto de estos
procesos para dar carbono y oxígeno (véase proceso triple-alfa).
Zona convectiva

Esta región se extiende por encima de la zona radiactiva, y en ella los gases solares dejan de
estar ionizados y los fotones son absorbidos con facilidad y se convierten en un material
opaco al transporte de radiación. Por lo tanto, el transporte de energía se realiza por
convección, de modo que el calor se transporta de manera no homogénea y turbulenta por
el propio fluido. Los fluidos se dilatan al ser calentados y disminuyen su densidad. Por lo
tanto, se forman corrientes ascendentes de material desde la zona caliente hasta la zona
superior, y simultáneamente se producen movimientos descendentes de material desde las
zonas exteriores frías. Así, a unos 200 000 km bajo la fotosfera del Sol, el gas se vuelve
opaco por efecto de la disminución de la temperatura; en consecuencia, absorbe los fotones
procedentes de las zonas inferiores y se calienta a expensas de su energía. Se forman así
secciones convectivas turbulentas, en las que las parcelas de gas caliente y ligero suben
hasta la fotosfera, donde nuevamente la atmósfera solar se vuelve transparente a la
radiación y el gas caliente cede su energía en forma de luz visible, y se enfría antes de
volver a descender a las profundidades. El análisis de las oscilaciones solares ha permitido
establecer que esta zona se extiende hasta estratos de gas situados a la profundidad indicada
anteriormente. La observación y el estudio de estas oscilaciones solares constituyen el
campo de trabajo de la heliosismología.
Fotosfera
Artículo principal: Fotosfera.

La fotosfera es la zona visible donde se emite luz visible del Sol. La fotosfera se considera
como la «superficie» solar y, vista a través de un telescopio, se presenta formada por
gránulos brillantes que se proyectan sobre un fondo más oscuro. A causa de la agitación de
nuestra atmósfera, estos gránulos parecen estar siempre en agitación. Puesto que el Sol es
gaseoso, su fotosfera es algo transparente: puede ser observada hasta una profundidad de
unos cientos de kilómetros antes de volverse completamente opaca. Normalmente se
considera que la fotosfera solar tiene unos 100 o 200 km de profundidad.

Esquema de la estructura de anillo de una llamarada solar y su origen causado
por la deformación de las líneas del campo electromagnético.

Aunque el borde o limbo del Sol aparece bastante nítido en una fotografía o en la imagen
solar proyectada con un telescopio, se aprecia fácilmente que el brillo del disco solar
disminuye hacia el borde. Este fenómeno de oscurecimiento del centro al limbo es
consecuencia de que el Sol es un cuerpo gaseoso con una temperatura que disminuye con la
distancia al centro. La luz que se ve en el centro procede en la mayor parte de las capas
inferiores de la fotosfera, más caliente y por tanto más luminosa. Al mirar hacia el limbo, la
dirección visual del observador es casi tangente al borde del disco solar por lo que llega
radiación procedente sobre todo de las capas superiores de la fotosfera, más frías y
emitiendo con menor intensidad que las capas profundas en la base de la fotosfera.
Un fotón tarda un promedio de 10 días desde que surge de la fusión de dos átomos de
hidrógeno, en atravesar la zona radiante y un mes en recorrer los 200 000 km de la zona
convectiva, empleando tan sólo unos 8 minutos y medio en cruzar la distancia que separa la
Tierra del Sol. No se trata de que los fotones viajen más rápidamente ahora, sino que en el
exterior del Sol el camino de los fotones no se ve obstaculizado por los continuos cambios,
choques, quiebros y turbulencias que experimentaban en el interior del Sol.
Los gránulos brillantes de la fotosfera tienen muchas veces forma hexagonal y están
separados por finas líneas oscuras. Los gránulos son la evidencia del movimiento
convectivo y burbujeante de los gases calientes en la parte exterior del Sol. En efecto, la
fotosfera es una masa en continua ebullición en el que las células convectivas se aprecian
como gránulos en movimiento cuya vida media es tan solo de unos nueve minutos. El
diámetro medio de los gránulos individuales es de unos 700 a 1000 km y resultan
particularmente notorios en los períodos de mínima actividad solar. Hay también
movimientos turbulentos a una escala mayor, la llamada "supergranulación", con diámetros
típicos de unos 35 000 km. Cada supergranulación contiene cientos de gránulos
individuales y sobrevive entre 12 a 20 horas. Fue Richard Christopher Carrington (1826-

1875), cervecero y astrónomo aficionado, el primero en observar la granulación fotosférica
en el siglo XIX. En 1896 el francés Pierre Jules César Janssen (1824-1907) consiguió
fotografiar por primera vez la granulación fotosférica.

Imagen detallada de un conjunto de manchas solares observadas en el visible.
La umbra y la penumbra son claramente discernibles así como la granulación
solar.

El signo más evidente de actividad en la fotosfera son las manchas solares. En los tiempos
antiguos se consideraba al Sol como un fuego divino y, por consiguiente, perfecto e
infalible. Del mismo modo se sabía que la brillante cara del Sol estaba a veces nublada con
unas manchas oscuras, pero se imaginaba que era debido a objetos que pasaban en el
espacio entre el Sol y la Tierra. Cuando Galileo (1564-1642) construyó el primer telescopio
astronómico, dando origen a una nueva etapa en el estudio del Universo, hizo la siguiente
afirmación "Repetidas observaciones me han convencido, de que estas manchas son
sustancias en la superficie del Sol, en la que se producen continuamente y en la que
también se disuelven, unas más pronto y otras más tarde". Una mancha solar típica consiste
en una región central oscura, llamada "umbra", rodeada por una "penumbra" más clara. Una
sola mancha puede llegar a medir hasta 12 000 km (casi tan grande como el diámetro de la
Tierra), pero un grupo de manchas puede alcanzar 120 000 km de extensión e incluso
algunas veces más. La penumbra está constituida por una estructura de filamentos claros y
oscuros que se extienden más o menos radialmente desde la umbra. Ambas (umbra y
penumbra) parecen oscuras por contraste con la fotosfera, simplemente porque están más
frías que la temperatura media de la fotosfera. Así, la umbra tiene una temperatura de 4000
K, mientras que la penumbra alcanza los 5600 K, inferiores en ambos casos a los 6000 K
que tienen los gránulos de la fotosfera. Por la ley de Stefan-Boltzmann, en que la energía
total radiada por un cuerpo negro (como una estrella) es proporcional a la cuarta potencia
de su temperatura efectiva (E = σT4, donde σ = 5,67051·10−8 W/m2·K4), la umbra emite
aproximadamente un 32% de la luz emitida por un área igual de la fotosfera y

análogamente la penumbra tiene un brillo de un 71% de la fotosfera. La oscuridad de una
mancha solar está causada únicamente por un efecto de contraste; si pudiéramos ver a una
mancha tipo, con una umbra del tamaño de la Tierra, aislada y a la misma distancia que el
Sol, brillaría una 50 veces más que la Luna llena. Las manchas están relativamente
inmóviles con respecto a la fotosfera y participan de la rotación solar. El área de la
superficie solar cubierta por las manchas se mide en términos de millonésima del disco
visible.
Cromosfera
Artículo principal: Cromosfera.

La cromosfera es una capa exterior a la fotosfera visualmente mucho más transparente. Su
tamaño es de aproximadamente 10,000 km, y es imposible observarla sin filtros especiales,
pues es eclipsada por el mayor brillo de la fotosfera. La cromosfera puede observarse
durante un eclipse solar en un tono rojizo característico y en longitudes de onda específicas,
notablemente en Hα, una longitud de onda característica de la emisión por hidrógeno a muy
alta temperatura.
Las prominencias solares ascienden ocasionalmente desde la fotosfera, alcanzan alturas de
hasta 150,000 km y producen erupciones solares espectaculares.
Corona solar

Tomada por el Telescopio Óptico Solar Hinode, el 12 de enero de 2007, esta
imagen revela la naturaleza filamentaria del plasma conectando dos regiones
con diferente polaridad magnética.
Artículo principal: Corona solar.

La corona solar está formada por las capas más tenues de la atmósfera superior solar. Su
temperatura alcanza los millones de kelvin, una cifra muy superior a la de la capa que le
sigue, la fotosfera, siendo esta inversión térmica uno de los principales enigmas de la
ciencia solar reciente. Estas elevadísimas temperaturas son un dato engañoso y
consecuencia de la alta velocidad de las pocas partículas que componen la atmósfera solar.
Sus grandes velocidades son debidas a la baja densidad del material coronal, a los intensos
campos magnéticos emitidos por el Sol y a las ondas de choque que rompen en la superficie
solar estimuladas por las células convectivas. Como resultado de su elevada temperatura,
desde la corona se emite gran cantidad de energía en rayos X. En realidad, estas
temperaturas no son más que un indicador de las altas velocidades que alcanza el material
coronal que se acelera en las líneas de campo magnético y en dramáticas eyecciones de
material coronal (EMCs). Lo cierto es que esa capa es demasiado poco densa como para
poder hablar de temperatura en el sentido usual de agitación térmica.
Todos estos fenómenos combinados ocasionan extrañas rayas en el espectro luminoso que
hicieron pensar en la existencia de un elemento desconocido en la tierra al que incluso
denominaron coronium hasta que investigaciones posteriores en 1942 concluyeron que se
trataban de radiaciones producidas por átomos neutros de oxígeno de la parte externa de la
misma corona, así como de hierro, níquel, calcio y argón altamente ionizados (fenómenos
imposibles de obtener en laboratorios).[9]
La corona solar solamente es observable desde el espacio con instrumentos adecuados que
anteponen un disco opaco para eclipsar artificialmente al Sol o durante un eclipse solar
natural desde la Tierra. El material tenue de la corona es continuamente expulsado por la
fuerte radiación solar dando lugar a un viento solar. Así pues, se cree que las estructuras
observadas en la corona están modeladas en gran medida por el campo magnético solar y
las células de transporte convectivo.
En 1970 el físico sueco Hannes Alfven obtuvo el premio Nobel. Él estimó que había ondas
que transportaban energía por líneas del campo magnético que recorre el plasma de la
corona solar. Pero hasta hoy no se había podido detectar la cantidad de ondas que eran
necesarias para producir dicha energía.
Pero imágenes de alta definición ultravioleta, tomadas cada 8 segundos por el satélite de la
NASA Solar Dymanics Observatory (SDO), han permitido a científicos como Scott
McIntosh y a sus colegas del Centro Nacional Estadounidense de Investigación
Atmosférica, detectar gran cantidad de estas ondas. Las mismas se propagan a gran
velocidad (entre 200 y 250 kilómetros por segundo) en el plasma en movimiento. Ondas
cuyo flujo energético se sitúa entre 100 y 200 vatios por kilómetro cuadrado "son capaces
de proveer la energía necesaria para propulsar a los rápidos vientos solares y así compensar

las pérdidas de calor de las regiones menos agitadas de la corona solar", estiman los
investigadores.
Sin embargo, para McIntosh esto no es suficiente para generar los 2.000 vatios por metro
cuadrado que se necesitan para abastecer a las zonas activas de la corona. Es por esto que se
requiere de instrumentos con mayor capacidad temporal y espacial para estudiar todo el
espectro de energía irradiada en las regiones activas de nuestra estrella.
Heliosfera. Efectos del viento solar en el Sistema Solar

Vista de la heliosfera protegiéndonos de las radiaciones provenientes del
centro de la galaxia.
Artículo principal: Heliosfera.
Véase también: Viento solar

La heliosfera sería la región que se extiende desde el Sol hasta más allá de Plutón y que se
encuentra bajo la influencia del viento solar. Es en esta región donde se extienden los
efectos de las tormentas geomagnéticas y también donde se extiende el influyo del campo
magnético solar. La heliosfera protege al Sistema Solar de las radiaciones provenientes del
medio interestelar y su límite se extiende a más de 100 UA del Sol, límite solo superado por
los cometas.
Eyección de masa coronal

Tormenta solar.
Artículo principal: Tormenta geomagnética.

La eyección de masa coronal (CME) es una onda hecha de radiación y viento solar que se
desprende del Sol en el periodo llamado Actividad Máxima Solar. Esta onda es muy
peligrosa ya que daña los circuitos eléctricos, los transformadores y los sistemas de
comunicación. Cuando esto ocurre, se dice que hay una tormenta solar.

Cada 11 años, el Sol entra en un turbulento ciclo (Actividad Máxima
Solar) que representa la época más propicia para que el planeta sufra
una tormenta solar. Dicho proceso acaba con el cambio de polaridad
solar (no confundir con el cambio de polaridad terrestre).

El próximo máximo solar ocurrirá en el año 2011.[10]

Una potente tormenta solar es capaz de paralizar por completo la red
eléctrica de las grandes ciudades, una situación que podría durar
semanas, meses o incluso años.

Las tormentas solares pueden causar interferencias en las señales de
radio, afectar a los sistemas de navegación aéreos, dañar las señales
telefónicas e inutilizar satélites por completo.

El 13 de marzo de 1989, la ciudad de Québec, en Canadá, fue azotada
por una fuerte tormenta solar. Como resultado de ello, seis millones de
personas se vieron afectadas por un gran apagón que duró 90 segundos.
La red eléctrica de Montreal estuvo paralizada durante más de nueve
horas. Los daños que provocó el apagón, junto con las pérdidas
originadas por la falta de energía, alcanzaron los cientos de millones de
dólares.

Entre los días 1 y 2 de septiembre de 1859, una intensa tormenta solar
afectó a la mayor parte del planeta. Las líneas telegráficas de los
Estados Unidos y el Reino Unido quedaron inutilizadas y se provocaron
varios incendios. Además, una impresionante aurora boreal, fenómeno

que normalmente sólo puede observarse desde las regiones árticas,
pudo verse en lugares tan alejados entre sí como Roma o Hawái.
Cambio de polaridad solar

El campo magnético del sol se forma como sigue: En el núcleo, las presiones del hidrógeno
provocan que sus átomos únicamente queden excluidos por las fuerzas de polaridad de los
protones, dejando una nube de electrones en torno a dicho núcleo (los electrones se han
desprendido de las órbitas tradicionales, formando una capa de radiación electrónica
común). La fusión de los átomos de hidrógeno en helio se produce en la parte más interna
del núcleo, en donde el helio queda restringido por ser un material más pesado. Dicho
'ordenamiento' induce que los propios electrones compartan estados de energía y en
consecuencia sus campos magnéticos adquieran aún más densidad y potencia. Las enormes
fuerzas de gravedad, impiden a los fotones (portadores de esas fuerzas) escapen de forma
libre. De esta forma se genera en su interior un potente campo magnético que influye en la
dinámica del plasma en las capas siguientes.
Los campos magnéticos, tal como si se tratase de un material fluido, encuentra su dinámica
por las fuerzas magnetohidrodinámicas en constante interacción con las gravitatorias y
rotacionales de la estrella, llegando a la superficie de manera que, los materiales más
externos quedan ordenados conforme a las líneas de fuerza gauss. La rotación solar produce
que las capas más externas no giren todas a la misma velocidad, por lo que el ordenamiento
de estas líneas de fuerza se va descompensando a medida que los materiales distribuidos
entre los polos y el ecuador van perdiendo sincronismo en el giro rotacional de la estrella.
Por cada ruptura en la integridad del campo magnético, se produce un escape de líneas de
fuerza gauss (produciendo las típicas manchas negras), en las que un aumento de estas,
puede tener como consecuencia una erupción solar consecuente por la desintegración local
del campo gauss. Cuando el sol se acerca a su máximo desorden, las tormentas solares son
máximas. Estos periodos se dan cada 11 años. El sol no posee un campo electromagnético
como el de la Tierra, sino que posee lo que se denomina Viento solar, producido por esas
inestabilidades rotacionales del Sol. Si no fuera por eso, los campos magnéticos del sol
quedarían restringidos a la dinámica del plasma.
Por esa misma razón, una reacción de fusión entre dos átomos de hidrógeno en el interior
del sol, tarda 11 años en llegar a escapar de las enormes fuerzas gravitatorias y magnéticas.
Importancia de la energía solar en la Tierra

La mayor parte de la energía utilizada por los seres vivos procede del Sol, las plantas la
absorben directamente y realizan la fotosíntesis, los herbívoros absorben indirectamente
una pequeña cantidad de esta energía comiendo las plantas, y los carnívoros absorben
indirectamente una cantidad más pequeña comiendo a los herbívoros.

La mayoría de las fuentes de energía usadas por el hombre derivan indirectamente del Sol.
Los combustibles fósiles preservan energía solar capturada hace millones de años mediante
fotosíntesis, la energía hidroeléctrica usa la energía potencial de agua que se condensó en
altura después de haberse evaporado por el calor del Sol, etc.
Sin embargo, el uso directo de energía solar para la obtención de energía no está aún muy
extendido debido a que los mecanismos actuales no son suficientemente eficaces.