YOUCAT

Materiales que desarrollan parcialmente el catecismo de la Iglesia Católica
para grupos de niños, adolescentes y jóvenes.

Parte VI

LOS
SACRAMENTOS

Elaborados por el Movimiento Familiar Cristiano

Contenido
YOUCAT ......................................................................................................................... 1
Parte VI ........................................................................................................................... 1
A.1. PRESENTACIÓN DEL TEMARIO.................................................................................. 4
A.1.1 Fundamentación ..................................................................................................... 4
A.1.2 Destinatarios ........................................................................................................... 5
A.1.3 Contacto.................................................................................................................. 5
A.2 CUESTIONES PRÁCTICAS............................................................................................. 6
A.2.1 Organización del curso ........................................................................................... 6
A.2.2 Propuesta de calendario .......................................................................................... 6
A.2.3 Reunión de padres .................................................................................................. 8
A.2.4 Desarrollo esquemático de una reunión.................................................................. 8
A.2.5 Oración inicial ........................................................................................................ 9
B.0. CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LOS SACRAMENTOS ....................... 11
Para el monitor y para los padres ........................................................................................ 11
B.1. EL AMOR DE DIOS POR MÍ: LA PENITENCIA ......................................................... 15
B.1.1. Preparación del monitor............................................................................................ 15
B.1.2. Información para los padres...................................................................................... 17
B.1.3. Niños menores de 6 años .......................................................................................... 18
B.1.4. Niños de seis a doce años ......................................................................................... 21
B.1.5. Adolescentes ............................................................................................................. 24
B.1.6. Jóvenes ..................................................................................................................... 27
B.2. VOCACIÓN AL AMOR: EL MATRIMONIO ................................................................ 30
B.2.1. Preparación del monitor............................................................................................ 30
B.2.2. Información para los padres...................................................................................... 36
B.2.3. Niños menores de 6 años .......................................................................................... 38
B.2.4. Niños de seis a doce años ......................................................................................... 41
B.2.5. Adolescentes ............................................................................................................. 45
B.2.6. Jóvenes ..................................................................................................................... 48
B.3. EL PRIMER AMOR: EL BAUTISMO ........................................................................... 51
B.3.1. Preparación del monitor............................................................................................ 51
B.3.2. Información para los padres...................................................................................... 54
B.3.3. Niños menores de 6 años .......................................................................................... 55
B.3.4. Niños de seis a doce años ......................................................................................... 57
B.3.5. Adolescentes ............................................................................................................. 59
B.3.6. Jóvenes ..................................................................................................................... 62

2

B.4. EL AMOR Y CUIDADO DE NUESTROS NECESITADOS (NIÑOS HASTA 12
AÑOS). PREPARÁNDONOS PARA EL GRAN AMOR (ADOLESCENTES Y JÓVENES):
LA UNCIÓN DE ENFERMOS............................................................................................... 66
B.4.1. Preparación del monitor............................................................................................ 66
B.4.2. Información para los padres...................................................................................... 69
B.4.3. Niños menores de 6 años .......................................................................................... 70
B.4.4. Niños de seis a doce años ......................................................................................... 72
B.4.5. Adolescentes ............................................................................................................. 74
B.4.6. Jóvenes ..................................................................................................................... 77
B.5. VOCACIÓN AL AMOR: EL ORDEN SACERDOTAL ................................................. 80
B.5.1. Preparación del monitor............................................................................................ 80
B.5.2. Información para los padres...................................................................................... 82
B.5.3. Niños menores de 6 años .......................................................................................... 84
B.5.4. Niños de seis a doce años ......................................................................................... 86
B.5.5. Adolescentes ............................................................................................................. 88
B.5.6. Jóvenes ..................................................................................................................... 90
B.6. VOCACIÓN AL COMPROMISO CON LA IGLESIA: LA CONFIRMACIÓN ........... 92
B.6.1. Preparación del monitor............................................................................................ 92
B.6.2. Información para los padres...................................................................................... 97
B.6.3. Niños menores de 6 años .......................................................................................... 98
B.6.4. Niños de seis a doce años ....................................................................................... 100
B.6.5. Adolescentes ........................................................................................................... 102
B.6.6. Jóvenes ................................................................................................................... 104
B.7. MI AMOR POR DIOS: LA EUCARISTÍA................................................................... 106
B.7.1. Preparación del monitor.......................................................................................... 106
B.7.2. Información para los padres.................................................................................... 108
B.7.3. Niños menores de 6 años ........................................................................................ 111
B.7.4. Niños de seis a doce años ....................................................................................... 112
B.7.5. Adolescentes ........................................................................................................... 114
B.7.6. Jóvenes ................................................................................................................... 117
C.1. ANEXO I: PROYECTO MARCO PARA GRUPOS DE NIÑOS,
PREADOLESCENTES, ADOLESCENTES Y JÓVENES .................................................. 120

3

A.1. PRESENTACIÓN DEL TEMARIO
A.1.1 Fundamentación
Para este curso nos vamos a centrar en los puntos del YouCat que hace referencia a los
sacramentos.
Hemos intentado desarrollar los sacramentos a partir de una idea inicial y continua: el
AMOR. El amor de Dios por nosotros, el amor de nosotros por Dios, y el amor entre
nosotros.
Con este temario, damos por concluido este ciclo del YouCat. Los temas preparados hasta
ahora, se pueden utilizar en un ciclo de 6 años, y cuando un niño repita el tema será ya en
otra etapa (de niño pasará a adolescente, o de adolescente a joven).
Que seamos capaces de transmitir todo lo bueno que los sacramentos nos ofrecen, es un
reto muy importante para los matrimonios y para los monitores.
1. ¿Por qué unos materiales que desarrollan el “YouCat”?
• Petición del Santo Padre
Tras finalizar la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid 2011 (JMJ´11), el Santo Padre
Benedicto XVI pidió a los jóvenes que estudiasen el catecismo con pasión y constancia,
dedicándole tiempo en el silencio de su cuarto, leyéndolo con amigos, formando grupos
de trabajo y redes, intercambiando opiniones en Internet.
Por este motivo, las mochilas de los peregrinos de la JMJ´11 llevaban un regalo personal
de Benedicto XVI, “el YouCat”, que es el catecismo joven de la Iglesia católica. Este libro
presenta la misma estructura que el Catecismo de la Iglesia Católica, pero “traducido” al
lenguaje de la juventud.
En el prólogo del “YouCat”, su Santidad nos da el motivo principal para estudiar el
catecismo: “Tenéis que estar más profundamente enraizados en la fe que la generación
de vuestros padres, para poder enfrentaros a los retos y tentaciones de este tiempo con
fuerza y decisión. Necesitáis la ayuda divina para que vuestra fe no se seque como una
gota de rocío bajo el sol, si no queréis sucumbir a las seducciones del consumismo, si
vuestro amor no quiere ahogarse en la pornografía, si no queréis traicionar a los débiles
ni dejar tiradas a las víctimas”.
• Continuidad en el proceso formativo
Estos materiales son la continuación de las cinco partes anteriores de YouCat.
Aunque cada temario está saliendo en distintos años, cualquier temario se puede tratar en
años distintos al que se ha preparado, incluso se puede realizar un ciclo de seis años, como
hemos mencionado antes.
2. ¿Por qué se han elegido estos temas?
Para seguir desarrollando el YouCat, los sacramentos es el último apartado del YouCat
que todavía no estaba desarrollado.
En este temario el mes de diciembre no tiene temario a desarrollar, pero sí que tenemos
la navidad en la que nos podemos centrar con los niños y jóvenes.
3. Los materiales como instrumentos de un proyecto de pastoral juvenil con
carisma familiarista
Estos materiales son instrumentos, son medios, no un fin en sí mismos. Si pensamos en
la construcción de una casa, necesitamos unos cimientos, ¿dónde vamos a edificar y sobre
qué? Para el cristiano, la Fe en Dios (Padre, Hijo, Espíritu Santo), la Esperanza en el
Señor y, sobre todo, el Amor, son la base fundamental. (Deus caritas est).
4

Los planos de nuestra casa los reflejamos en el Anexo I, que muestra un proyecto base de
grupos de niños, preadolescentes, adolescentes y jóvenes. Dicho proyecto debe adaptarse
a las circunstancias de cada lugar y grupo, según el conjunto de niños o jóvenes de que
se trate.
Los pilares de nuestra casa serán los sacramentos y la oración, mientras que los materiales
o temas que aquí presentamos son sólo el instrumento que da forma y contenido.
4. Acompañamiento del monitor hacia Cristo
El buen Dios nos ha creado libres; por lo tanto, cada persona debe realizar un camino de
conversión y encuentro con Jesús. Una adhesión sincera y una opción personal en la que
nos pueden ayudar otras personas. Nosotros, como monitores y guías, somos un obrero
más; otros obreros serán su familia, sacerdotes, profesores, amigos...

A.1.2 Destinatarios
Este temario se ha elaborado pensando en los grupos de niños y jóvenes del Movimiento
Familiar Cristiano, para su formación espiritual de acuerdo con el proyecto de pastoral
juvenil indicado en el anexo I.
No obstante a lo anterior, creemos que estos temas también pueden utilizarse en otros
grupos de parroquias y movimientos eclesiales, que se encuentren en funcionamiento. Por
tal motivo, les ofrecemos a los grupos a los que les pueda interesar y servir.
Y para iniciar un nuevo grupo, sería conveniente compaginar estos materiales con otro
tipo de actividades y reuniones, que ayuden a que los chicos se conozcan, cohesionar el
grupo, conocer sus gustos y madurez en la fe...
Finalmente, en relación con los destinatarios, es importante resaltar que cada tema se ha
desarrollado de manera diferente según las edades de los miembros del grupo. A saber:
• Niños menores de seis años.
• Niños de seis a doce años.
• Adolescentes de trece a dieciséis años.
• Jóvenes de diecisiete en adelante.
Esta clasificación por edades es orientativa, debiendo el monitor determinar en virtud de
la madurez físico-psicológica y espiritual de los chicos de su grupo, cuál de las opciones
de edades de cada tema utilizará o encajará mejor.

A.1.3 Contacto
Queremos mostrar nuestro agradecimiento a las personas, grupos y parroquias, por el
interés mostrado con todos los anteriores temas, y por el uso de estos materiales
elaborados por el Movimiento Familiar Cristiano.
Las actualizaciones de información o contenido de estos materiales podrán encontrarse
en www.movimadrid.blogspot.com.es y en www.mfc-juventud.blogspot.com.es.
Cualquier parroquia, grupo de matrimonios, o matrimonio que tenga interés en conocer
al Movimiento Familiar Cristiano (MFC), puede ponerse en contacto a través de Internet
www.mfc-es.net o a través del correo electrónico secretaria@mfc-es.org.

5

A.2 CUESTIONES PRÁCTICAS
A.2.1 Organización del curso
Como líneas básicas de organización proponemos las siguientes:
• Realización de un calendario de reuniones y actividades con su correspondiente
tema al inicio del curso.
• Reunión/es con los padres de los chicos.
• Para cada tema en particular:
o Preparación por el monitor con tiempo suficiente no sólo para disponer el
material necesario para realizar cada tema, sino especialmente para
prepararse interiormente. Por este motivo, sugerimos y animamos a revisar
el documento denominado “preparación del monitor” específico para cada
tema.
o Lectura del desarrollo del tema correspondiente a la edad del grupo que
dirige. El monitor tendrá que delimitar los tiempos de actividad en virtud
de la duración de la reunión. Esto es, si nuestra sesión dura dos horas,
podremos alargar alguna actividad o diálogo; si dura menos, habrá que
recortar.

A.2.2 Propuesta de calendario
Partiendo de la base de que nuestras reuniones son mensuales, de una hora y media o dos
de duración aproximada, proponemos el siguiente calendario. No obstante, se podrían
dividir en dos sesiones cada tema si se hicieran de una hora quincenal:

Septiembre: convivencia o excursión de inicio de curso.

Octubre: El Amor de Dios por mí: la Penitencia

Noviembre: Vocación al amor: el Matrimonio (mes anterior a la
Navidad y a la fiesta de la Sagrada Familia 27/12/2016)

Diciembre: Tiempo de Adviento / Navidad

Enero: El primer Amor: el Bautismo (08/01/2017, el bautismo de
Jesús)

Febrero: El amor y cuidado de nuestros necesitados (pequeños) Preparándonos para el gran Amor (mayores): la Unción de enfermos (11
de febrero jornada mundial del enfermo, instituido por Juan Pablo II)

Marzo: Vocación al Amor: el Orden Sacerdotal (19 de marzo, día
del Seminario)

Abril: Vocación al compromiso con la Iglesia: la Confirmación
(mes de Semana Santa)

Mayo: Mi amor por Dios: la Eucaristía

Junio: Excursión o convivencia de final de curso.
• Sería conveniente realizar alguna convivencia y, para aquellos chicos/as que
tengan 17 años o más. El MFC pone a disposición de los grupos y movimientos
juveniles el Encuentro de hijos, una actividad de un fin de semana, parecido a un
retiro espiritual pero totalmente distinto, donde se procura que el joven piense
sobre distintos aspectos de su vida y de su familia. Os invitamos y animamos a
que realicéis encuentros de hijos, no os defraudarán y ayudarán mucho a los
jóvenes (para más información, visita las páginas web o ponte en contacto con
nosotros). Es una oportunidad única.

6

7

A.2.3 Reunión de padres
1. Al inicio del curso
El temario que presentamos para este curso necesita la colaboración de los padres,
especialmente en la realización de los compromisos, varios de los cuales son familiares.
En consecuencia, sería conveniente realizar una reunión con los padres, tanto de niños
como adolescentes. A continuación presentamos, como sugerencia, un esquema de su
contenido:
• Presentación del temario en su conjunto. Es decir, explicarles la fundamentación
de YouCat parte VI "Los Sacramentos" (ver parte general del temario).
• Explicación de aspectos prácticos: duración de las reuniones, periodicidad,
comunicación de ausencias, otras actividades programadas para el curso...
• Compromiso. Animarles a que ayuden a sus hijos a ser consecuentes con la
formación recibida. Esto es, deben involucrarse y ayudarles a cumplir el
compromiso de cada reunión y a ser constantes en su cumplimiento.
2. Otras reuniones
Al final de curso, sería conveniente una evaluación, escuchando las sugerencias y
testimonios de los padres sobre el cumplimiento de los compromisos.
Asimismo, cualquier otra reunión antes de una convivencia, también sería importante.

A.2.4 Desarrollo esquemático de una reunión
Todas las reuniones siguen la misma estructura, tal y como se comenta a continuación.
1. Oración inicial
Tras los saludos iniciales y el comentario de lo vivido desde la última reunión, se
recomienda iniciar todas las reuniones del grupo con una oración breve. Puede escogerse
la misma para iniciar todas las reuniones (ver apartado oración inicial) o una diferente
cada vez acorde con el tema a tratar. Recomendamos la primera opción, pues al terminar
la reunión habrá otra oración, que sí estará relacionada con el tema visto en la misma.
Para el grupo de los pequeños, hasta los 6 años, la reunión comenzará con la oración
inicial y una canción religiosa (adecuada a la edad y fácil de aprender), que puede ser la
misma para todas las reuniones o variar entre dos o tres canciones, como mucho, para
todo el curso.
2. Presentación del tema: VER
Según la edad, se les comentará qué tema vamos a tratar este día, se les invita a participar
y a estar muy atentos en la reunión. Conviene partir de su experiencia diaria y de hechos
de su vida.
También se les preguntará por el cumplimiento del compromiso de la reunión anterior.
Habitualmente éste será el momento más dinámico de la reunión, con el fin de captar su
atención e interés por el tema a tratar. Los medios para conseguirlo serán adecuados a su
edad y variarán según cada reunión. Por ejemplo, una pintura, un teatro, un mural, una
canción, revistas, fragmentos de películas, juegos u otras dinámicas...
3. Análisis del tema: JUZGAR
En este momento buscamos la participación de los niños o jóvenes desde el diálogo.
Hay que dejar que se expresen con libertad, con sus propias palabras, conocer qué saben,
qué piensan... Todo ello sin olvidar que habrá que explicar, matizar o, incluso, corregir
fraternalmente a la luz del Evangelio y del Magisterio de la Iglesia lo que sea oportuno.
8

Según el tema, la edad o madurez de los asistentes, puede ser muy positivo entablar este
diálogo desde el método pregunta-respuesta, guiando todo hacia las conclusiones.
Resulta fundamental que todos los niños o jóvenes hablen, si bien según su forma de ser
lo harán en mayor o menor medida. A los más tímidos se les iniciará gradualmente.
4. Conclusiones del tema: ACTUAR
Todo lo anterior no tendría sentido si no sirviese para acercarnos más a Jesús,
transformando nuestro pensamiento y acciones. Es decir, tiene que reflejarse en nuestra
vida un cambio en nuestro corazón.
Por ello, es muy conveniente establecer un compromiso personal o de grupo a realizar.
Sobre el cumplimiento del mismo, dificultad para llevarlo a cabo... se realizará su
seguimiento al inicio de la siguiente reunión, enlazando ello con el comienzo del siguiente
tema.
Asimismo, cabe destacar que hay varios temas en los que el compromiso involucra a la
familia, por lo que es fundamental que los padres estén informados del mismo y pongan
todo su empeño en cumplirlo juntos.
5. Oración final: CELEBRAR
En virtud de la edad, se realizará una oración final relacionada con el tema. Por ejemplo,
un Padrenuestro pidiendo a Dios que nos dé fuerzas para llevar a cabo nuestro
compromiso; una meditación de un texto evangélico; una canción que recoja nuestra
oración...
Sería oportuno que en la oración se ruegue por las preocupaciones de los niños y jóvenes
(familiar enfermo, exámenes, alguna catástrofe mundial o regional, ...) y también que se
den gracias, o se pida perdón, según se estime conveniente.
Se trata, en definitiva, de poner nuestra vida en común, creando una comunidad de
creyentes, no una escuela de formación.
Finalmente, cabe destacar que lo ideal sería poder terminar la reunión con una Eucaristía
con los niños y jóvenes y sus familias, y en la que participen otros miembros de nuestra
comunidad (para nosotros, del Movimiento Familiar Cristiano).

A.2.5 Oración inicial

• Niños menores de seis años:
En el caso de los niños pequeños, es recomendable comenzar con una canción y con una
oración sencillas pero que, cargadas de ternura, no estén exentas de un significado
profundo.
Sobre las oraciones, se proponen tres oraciones:
• “Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía”. Breve, como una
jaculatoria, pero muestra nuestra disponibilidad y entrega a la Sagrada Familia.
• “Jesusito de mi vida” que, aun siendo quizás la primera oración que aprendemos
en nuestra infancia, contiene afirmaciones de gran belleza y de gran hondura
teológica. Así, se ponen de relieve aspectos muy profundos de nuestra Fe como
son la Encarnación (que eres niño como yo), el amor a Dios (por eso te quiero
tanto) terminando en la entrega y el seguimiento (te doy mi corazón).
Jesusito de mi vida,
que eres niño como yo,
por eso te quiero tanto, que doy mi corazón.
Tómalo, tuyo es, mío no.
• Padrenuestro (para cumplir con el objetivo de memorizar esta oración indicado
en el primer tema)
9

• Niños de seis a doce años.
Se comenzará la reunión poniéndonos en presencia del Señor. Rezamos un Padrenuestro
o la oración que venta en cada tema.
• Adolescentes de trece a dieciséis años y jóvenes de diecisiete en adelante.
Se comenzará también con un Padrenuestro o con la oración que venga en cada tema.

10

B.0. CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE
LOS SACRAMENTOS
Para el monitor y para los padres
Los sacramentos, son el gran regalo que Jesús hace a su Iglesia. A través de ellos se nos
manifiesta con signos sensibles y visibles, una realidad invisible que es la gracia
específica, o efectos, que Dios nos otorga en cada uno de ellos.
Todos los sacramentos son instituidos por Cristo, es decir, es el mismo Jesús quien les
funda y establece, con sus hechos y palabras, en su vida y predicación. Son encuentro
personal que transforman, como a los personajes del evangelio (Sus discípulos, leprosos,
ciego Bartimeo, Samaritana, Zaqueo y tantos más). Por lo tanto no son una invención que
hace la Iglesia, sino que ésta es la depositaria de los mismos.
En todos los sacramentos existen los siguientes elementos y si faltase uno de ellos, no se
produciría o no se haría efectiva la gracia sacramental.
a. Elemento visible, palpable, audible (cosas materiales, palabras). En el Bautismo
es el agua; en la Eucaristía, son el pan de trigo y el vino de la vid; en la Penitencia
la confesión de los pecados con arrepentimiento y con la absolución; en el
Matrimonio la libre entrega-aceptación de los novios; en la Confirmación, la
unción con el crisma y las palabras del obispo ¨Con esta señal recibe el don del
Espíritu Santo”; en los sacramentos de Unción de enfermos y Orden sacerdotal
serán entre otros el santo oleo.
b. Un ministro que lo realiza, que puede ser ordinario, o de forma extraordinaria en
casos especiales o de delegación del ministro ordinario.
c. Un sujeto que lo recibe (ser humano)
d. Unas condiciones que se requieren para su validez. Ejemplos:
• No me puedo confirmar ni recibir cualquier otro sacramento, si no estoy
bautizado.
• No puedo recibir la comunión en pecado grave.
Todos sabemos que los sacramentos son siete, y a modo de comparación funcionan, como
si fueran la estructura de una casa.
De modo que la puerta de la casa sería el Bautismo, por eso es el primero de los
sacramentos, sin él, no se puede acceder al resto de los sacramentos, del mismo modo que
si no abrimos la puerta y pasamos a través de ella no tendremos acceso a ninguna
habitación. El bautismo nos incorpora a la Iglesia, que en definitiva es el gran sacramento
universal de salvación que Jesús entrega a la humanidad y es a través de la Iglesia y
mediante el bautismo por lo que podemos participar de la filiación divina, es decir, de
poder ser hijos de Dios, en virtud, solo y exclusivamente de que Jesús se ha hecho hombre
y nos ha redimido muriendo en una cruz. (casi nada). Por eso de una forma directa, o
misteriosa (bautismo de deseo), toda la “humanidad salvada” de todos los tiempos,
participó, participa y participará de este sacramento.
Una vez franqueada la puerta de la casa, accedemos al hall o recibidor, este sería el
sacramento de la Confirmación. Mediante él, el Espíritu Santo, nos fortalece, derrama sus
siete dones, para que podamos movernos con solvencia en esta “casa” que es la Iglesia.
La cocina-comedor, sería el sacramento de la Eucaristía. El ser humano no puede vivir
sin comer, nos moriríamos, nuestra fuerza vital es el mismo Jesús, sin la eucaristía no
existirían, ningún sacramento, dado que es la actualización del único y definitivo
sacrificio de Jesús en la cruz que se ofrece por la humanidad al Padre y del que brota toda
gracia y resto de los sacramentos. Además la eucaristía, como en el caso del comedor de
11

la casa es lugar de encuentro y reunión con el resto de familia (la Iglesia universal),
alrededor de la mesa conversamos, compartimos y nos sentimos familia.
En toda casa hay al menos un baño donde, nos aseamos, limpiamos y nos libramos de
nuestras inmundicias, este sería el sacramento de la Penitencia.
Así mismo en toda casa existe un botiquín al que recurrimos, cuando sufrimos alguna
herida o indisposición que podemos tratar con algún remedio o fármaco, que nos
prescribieron y del que tengamos todavía existencias, pues bien este es el sacramento de
La Unción de enfermos.
En esta comparación que hemos establecido de la casa, con los sacramentos, tenemos tres
que son; Bautismo, Confirmación y Eucaristía, a los cuales les denominamos de
Iniciación cristiana, por ser los más sólidos y trasversales en todo cristiano. Dos que les
denominamos de sanación o curación los cuales son; Penitencia y Unción de enfermos.
Y los otros dos restantes, formarían las dos habitaciones superiores de la casa, a estos les
denominamos, sacramentos de servicio a la comunidad.
No se puede entender el sacramento del Orden sacerdotal, sino como una gracia
especialísima que Dios da por medio de la Iglesia a algunos hombres, llamados por Él,
para que actúen como mediadores, puentes o ministros y administradores de los
sacramentos. Es por tanto un sacramento de servicio, y servicio al resto del pueblo de
Dios. “No he venido para ser servido sino para servir y dar mi vida en rescate de muchos”.
El sacramento del Matrimonio en donde el amor entre hombre y mujer, se convierte en
gracia y presencia de cristo entre ambos, en vínculo de unión para que no exista una
realidad de egoísmo excluyente a dúo, sino una donación mutua abierta a la vida y a los
demás.

12

13

14

B.1. EL AMOR DE DIOS POR MÍ: LA PENITENCIA
B.1.1. Preparación del monitor
1. Lecturas recomendadas
• YouCat (Catecismo Joven de la Iglesia Católica):
• Confesión: 151,173,175,193,206,220,225-239,317,458.
• Confesión general de los pecados, 214.
• Obligación de la confesión, 234.
• Catecismo de la Iglesia Católica (CIC): puntos 1424, 1452 al 1498, 2840.
• Nuevo Testamento: Estos textos son claves para probar que este sacramento lo
quiso Cristo, fue invención del Corazón misericordioso de Cristo: Mt 16,19; Mt
18,18; Jn 20. 19-23.
2. Reflexión personal
Precisamos lo que indica este mandamiento.
Es una bendición poder recibir (siempre que lo necesitemos), el perdón y la misericordia
de Dios. Si lo trasladamos a la experiencia humana, entender la naturaleza de este
sacramento es tan difícil como perdonar incontables veces a la misma persona que nos
ofende; incluso repitiendo las mismas faltas. Humanamente esto sería imposible. Pero
para Dios no lo es. Esta es una de las mayores riquezas de la confesión: el perdón sin
límites y con la única condición de estar verdaderamente arrepentidos y querer
cooperar con la gracia que Dios nos regala.
Dios en medio de su infinita bondad sabe que los seres humanos necesitamos de signos
sensibles para poder experimentar de manera concreta las realidades invisibles. Nadie se
siente perdonado si al pedir disculpas recibe a cambio el silencio de su agresor; necesita
un gesto, una palabra, un signo de perdón. Este signo sensible del perdón de Dios se hace
concreto en las palabras del sacerdote en el momento de la absolución. Dios realmente
nos perdona, borra de nuestro corazón la herida de pecados reales, de faltas
conscientes y vergonzosas; pues su misericordia es capaz de restablecer nuestros
corazones y devolvernos un espíritu nuevo, renovado en su gracia, en amistad y cercanía
con Él.
¿Por qué no valorar entonces el gran regalo de este sacramento? ¿Por qué privarnos del
impulso de gracia que nos otorga el recibirlo solo por vergüenza o miedo? Ya nos decía
un santo: El demonio te quita la vergüenza al pecar y te la devuelve aumentada al
confesarte. No permitamos que la vergüenza o el miedo nos mantengan alejados de
la bondad de Dios un Padre Bueno que nos espera en el confesionario con el mismo
abrazo con el que abrazó al Hijo pródigo.
Recordemos las palabras del Papa Francisco: “Dios no se cansa nunca de perdonar,
somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”.
3. Compromiso
Acudamos al encuentro de Dios en y pidámosle que sane las heridas de nuestro corazón
y que nos mantenga cada día más unidos a él. Acudamos siempre que lo necesitemos, y
acudamos de forma periódica a este sacramento.
4. Oración
En silencio realizo estas preguntas que pueden servirme para hacer el examen de
conciencia.
15






¿Qué lugar ocupa Dios en mi vida? ¿Es algo que ya doy por supuesto o es una
presencia viva y que guía todas mis acciones?
¿Soy sencillo en mis relaciones con Dios? ¿Creo que él me puede transformar con
su gracia? ¿Creo que Dios está conmigo en los momentos difíciles, aunque no lo
sienta sensiblemente?
¿Me esfuerzo por conocer más a Cristo a través de los Evangelios y de la frecuente
recepción de los sacramentos, especialmente la confesión y la Eucaristía?
¿Puedo decir que de verdad amo a Cristo, Señor de la misericordia? ¿Cómo es mi
amor por él: de sentimiento, superficial, de fe y voluntad, de palabras o de obras?
¿Cuándo juzgo a las personas y los acontecimientos de mi vida tengo como
referencia el ejemplo de Cristo y sus palabras del evangelio?
¿Qué es para mí el sacramento de la penitencia o confesión? ¿Una obligación
molesta? ¿Un medio para tranquilizar momentáneamente mi conciencia? ¿una
magnífica oportunidad para encontrarme con Cristo y sentir su misericordia
infinita? ¿Un camino para reconciliarme con Dios y recibir su perdón?

5. Materiales
Los materiales que se precisan para llevar a cabo las actividades planteadas son:
Niños menores de seis años.
o Un número de objetos pequeños en función del número de componentes
del grupo. Papel y bolígrafo para cada equipo.
o Globo y un trozo de hilo para cada miembro del grupo.
o Unas 5-7 piedras por equipo y la misma cantidad de papeles, escribiendo
sobre cada piedra y su papel correspondiente un vicio y una virtud
contraria a él; una mochila para cada equipo; lo que se quiera utilizar para
montar el circuito.
o Unas tarjetas con palabras escritas que no sean excesivamente fáciles ni
difíciles de representar.
Niños de seis a doce años.
o Un número de objetos pequeños en función del número de componentes
del grupo. Papel y bolígrafo para cada equipo.
o Globo y un trozo de hilo para cada miembro del grupo.
o Unas 5-7 piedras por equipo y la misma cantidad de papeles, escribiendo
sobre cada piedra y su papel correspondiente un vicio y una virtud
contraria a él; una mochila para cada equipo; lo que se quiera utilizar para
montar el circuito.
o Unas tarjetas con palabras escritas que no sean excesivamente fáciles ni
difíciles de representar.
Adolescentes.
o Ordenador con los enlaces descargados en un pincho o bien con conexión
a internet para poder trabajar los audiovisuales que se proponen.
Jóvenes.
o Ordenador con los enlaces descargados en un pincho o bien con conexión
a internet para poder trabajar los audiovisuales que se proponen.

16

B.1.2. Información para los padres
Este sacramento es una bendición poder recibirlo (siempre que lo necesitemos), el perdón
y la misericordia de Dios. Si lo trasladamos a la experiencia humana, entender la
naturaleza de este sacramento es tan difícil como perdonar incontables veces a la misma
persona que nos ofende; incluso repitiendo las mismas faltas. Humanamente esto sería
imposible. Pero para Dios no lo es. Esta es una de las mayores riquezas de la confesión:
el perdón sin límites y con la única condición de estar verdaderamente arrepentidos
y querer cooperar con la gracia que Dios nos regala.
Dios en medio de su infinita bondad sabe que los seres humanos necesitamos de signos
sensibles para poder experimentar de manera concreta las realidades invisibles. Nadie se
siente perdonado si al pedir disculpas recibe a cambio el silencio de su agresor; necesita
un gesto, una palabra, un signo de perdón. Este signo sensible del perdón de Dios se hace
concreto en las palabras del sacerdote en el momento de la absolución. Dios realmente
nos perdona, borra de nuestro corazón la herida de pecados reales, de faltas
conscientes y vergonzosas; pues su misericordia es capaz de restablecer nuestros
corazones y devolvernos un espíritu nuevo, renovado en su gracia, en amistad y cercanía
con Él.
¿Por qué no valorar entonces el gran regalo de este sacramento? ¿Por qué privarnos del
impulso de gracia que nos otorga el recibirlo solo por vergüenza o miedo? Ya nos decía
un santo: El demonio te quita la vergüenza al pecar y te la devuelve aumentada al
confesarte. No permitamos que la vergüenza o el miedo nos mantengan alejados de
la bondad de Dios un Padre Bueno que nos espera en el confesionario con el mismo
abrazo con el que abrazó al Hijo pródigo.
Recordemos las palabras del Papa Francisco: “Dios no se cansa nunca de perdonar,
somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”.
Acudamos al encuentro de Dios en y pidámosle que sane las heridas de nuestro corazón
y que nos mantenga cada día más unidos a él. Acudamos siempre que lo necesitemos, y
acudamos de forma periódica a este sacramento.
Y en silencio realizo estas preguntas que pueden servirme para hacer el examen de
conciencia.
• ¿Qué lugar ocupa Dios en mi vida? ¿Es algo que ya doy por supuesto o es una
presencia viva y que guía todas mis acciones?
• ¿Soy sencillo en mis relaciones con Dios? ¿Creo que él me puede transformar con
su gracia? ¿Creo que Dios está conmigo en los momentos difíciles, aunque no lo
sienta sensiblemente?
• ¿Me esfuerzo por conocer más a Cristo a través de los Evangelios y de la frecuente
recepción de los sacramentos, especialmente la confesión y la Eucaristía?
• ¿Puedo decir que de verdad amo a Cristo, Señor de la misericordia? ¿Cómo es mi
amor por él: de sentimiento, superficial, de fe y voluntad, de palabras o de obras?
• ¿Cuándo juzgo a las personas y los acontecimientos de mi vida tengo como
referencia el ejemplo de Cristo y sus palabras del evangelio?
• ¿Qué es para mí el sacramento de la penitencia o confesión? ¿Una obligación
molesta? ¿Un medio para tranquilizar momentáneamente mi conciencia? ¿una
magnífica oportunidad para encontrarme con Cristo y sentir su misericordia
infinita? ¿Un camino para reconciliarme con Dios y recibir su perdón?
• ¿Me preocupo de que mis hijos también acudan al sacramento de la penitencia (si
han hecho la primera comunión)?

17

B.1.3. Niños menores de 6 años


1. Objetivos
Descubrir que el sacramento de la confesión es un momento en el que Dios Padre nos
da su amor y ternura perdonando todas nuestras faltas tanto leves como graves a través
de la figura del Sacerdote que es Cristo mismo perdonándonos nuestros pecados.
Aprender los cinco pasos necesarios para que se realice una buena confesión.
Aprender a realizar el examen de conciencia.

2. Oración inicial
Amigo Jesús:
Quiero decirte gracias por la vida, por mi familia, por amigos y profesores.
Te pido por todos los niños sin hogar, sin comida y sin escuela.
También te pido que crezca el amor en el corazón en los grandes, para que todos vivamos
como hermanos…
Gracias divino Jesús…
Amén
3. Presentación del tema: VER
Dialogamos sobre las veces en que no me comporto como Jesús quiere: porque
desobedezco a mis padres, no recojo mis cosas, no hago los deberes del colegio, me peleo
con mis compañeros, etc.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Lo mismo que cuando hago algo más mis padres, profesores o amigos me perdonan
también necesito que Dios Padre me perdone. Por ese motivo existe la confesión.
Realizamos un juego de pruebas para aprender los 5 pasos de la confesión.
Se hacen distintos equipos, dependiendo del número de niños.
1.) EXAMEN DE CONCIENCIA
El primer paso para hacer una buena confesión es repasar mentalmente los pecados
cometidos desde la última vez que te confesaste. Así que vamos a ver qué tal andamos de
memoria:
JUEGO DE OBSERVACIÓN:
Sobre una mesa se ponen un número de objetos diferentes. Los jugadores deben observar
los objetos durante un minuto y luego se cubren con una tela. Cada equipo escribe en un
papel todos los objetos que recuerde. Por cada objeto que se recuerde se gana un punto.
2) DOLOR DE LOS PECADOS
Al ver los pecados que hemos cometido, nos duele haber ofendido al Señor y nos
arrepentimos de ello. Ojalá no hubiéramos cometido esos pecados... ¡Hay que acabar
con ellos!
JUEGO CON UN GLOBO:
Cada jugador se ata un globo inflado al tobillo con un trozo de hilo. En los globos pueden
estar escritos los pecados más comunes. A la voz de salida, cada uno intenta explotar los
globos de los demás, defendiendo el suyo, dentro de un campo delimitado. El campo se
va reduciendo a medida que se van eliminando los jugadores. El que se quede con el globo
sin explotar es el ganador y se lleva 15 puntos para su equipo.
3) PROPÓSITO DE ENMIENDA
No basta con acabar con los pecados, sino que también tenemos que hacer propósitos para
vivir las virtudes. Los pecados nos hacen sentir pesados, mientras que las cosas buenas
nos hacen sentir ligeros.
18

JUEGO DE CARRERA DE RELEVOS:
Este juego se puede variar omitiendo la carrera si los espacios de reunión no permiten tal
actividad.
Vamos a hacer una carrera de relevos por un circuito de unas 5-7 estaciones para cada
equipo. En cada estación hay un papel con un vicio y una virtud contraria a él, por
ejemplo: orgullo/humildad. Sobre cada hoja hay una piedra que tiene escrito lo mismo.
El primer jugador de cada equipo lleva una mochila y va recogiendo las piedras de cada
estación. Al final del circuito, pasa la mochila al siguiente jugador, diciéndole: “¡Cómo
me pesan mis pecados!”. El otro responde: “¡Pues confiésate!”, y hace el mismo circuito,
devolviendo las piedras a su sitio. Y así, por turnos, cada miembro del equipo hace el
recorrido, unos recogiendo las piedras y otros devolviéndolas. El equipo que antes
termine, gana 20 puntos.
Aquí tienes algunos ejemplos de vicios y virtudes: paciencia/impaciencia honestidad/deshonestidad - caridad/egoísmo - generosidad/avaricia - gozo/descontento humildad/orgullo - servicialidad/desinterés - responsabilidad/irresponsabilidad diligencia/pereza - orden/desorden - valentía/cobardía - fortaleza/debilidad obediencia/desobediencia - sencillez/vanidad
4) DECIR LOS PECADOS AL CONFESOR
Una vez que has examinado tu conciencia, te has arrepentido de tus pecados y has hecho
el propósito de no volver a pecar, es el momento de confesarse con un sacerdote. Para
esto hay que aprender a decir las cosas...
JUEGO PARA SABER HABLAR:
Dos representantes de cada equipo tienen que coger por turnos una tarjeta con una palabra
y representarla hasta que el resto del equipo la adivine (se pueden hacer gestos y sonidos).
Pueden representar palabras hasta que se agote el tiempo (unos 3-5 minutos), y luego se
pasa al otro equipo. Se gana un punto por cada palabra adivinada.
Unas 50-10 tarjetas con palabras escritas que no sean excesivamente fáciles ni difíciles
de representar.
Aquí hay algunas palabras que pueden servir:
Volar – despertador - correo – perro – oso – comba – correr – piano – pijama - carro de
la compra – susurrar – concha – periódico – terremoto – siesta – vaca – lluvia – pedir –
guitarra – cortar – jirafa - flauta – ciego – violín – trenza – doblar – escaleras – trompeta
– jaula – pala – mono – patines – silla – dinero – fregona – techo - guiñar el ojo – jabón
– bicicleta – pensar - bola de nieve – saludar – rezar – capa – plátano – saltar – pingüino
– carretera –
5) CUMPLIR LA PENITENCIA
El sacerdote te dirá lo que tienes que hacer como penitencia. Como él representa a Jesús,
hay que hacer lo que nos diga.
JUEGO “JESÚS DICE”:
Quien dirige el juego da distintas órdenes y todos tienen que cumplirlas. Antes de cada
orden añade: “Jesús dice ...”. El que se equivoque o el que cumpla la orden sin que se
haya dicho antes “Jesús dice” se elimina.
Ejemplos:
Jesús dice: “Salta”. Jesús dice: “Levanta el brazo derecho”. Jesús dice: “Gatea”. Jesús
dice: “Siéntate”. Jesús dice: “Toca el suelo”.
El jugador que se quede hasta el final sin eliminarse gana 15 puntos para su equipo.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Les pedimos a los niños que pidan a sus padres lo que sienten cuando se confiesan, y si
un día les pueden acompañar hasta al lado del confesionario. Recordarles que no pueden
19

entrar porque la confesión es individual de cada persona con Dios.
6. Oración final: CELEBRAR
Gracias, Señor, por enviarnos a Jesús, que es tu Hijo. Gracias porque nos trae la paz. Te
pido que Jesús viva siempre en mi corazón y que yo sepa llevar a todos su paz.

20

B.1.4. Niños de seis a doce años


1. Objetivos
Descubrir que el sacramento de la confesión es un momento en el que Dios Padre nos
da su amor y ternura perdonando todas nuestras faltas tanto leves
como graves a
través de la figura del Sacerdote que es Cristo mismo perdonándonos nuestros
pecados.
Repasar los cinco pasos necesarios para que se realice una buena confesión.
Repasar cómo se hace el examen de conciencia.

2. Oración inicial
Rezamos con los niños un Padrenuestro.
3. Presentación del tema: VER
Actividad 1: Profetas en el desierto
Visionado del siguiente documental de dibujos animados.
http://www.youtube.com/watch?v=pEuWwdn61QA#at=332.
Aunque el documental dura 27 minutos se les proyectará hasta el minuto 18.
Actividad 2: Video fórum sobre el documental visto.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Sería conveniente sentarnos todos formando un gran círculo. Los niños y niñas deberán
pedir el turno de palabra. Es importante lograr que todos hablen y para ello el monitor
debe animar y reforzar positivamente cualquier aportación en especial de los más
callados. Esta actividad debe ocupar aproximadamente el 50% del tiempo total destinado
a la reunión.
Actividad 2:
En una pizarra, mural o cartulina grande se divide en dos partes. En una de las partes se
escribe: lo que Dios me propone para ser feliz. En la otra lo que me aleja de Dios.
El monitor reconduce las intervenciones para que sean similares a las siguientes:
Lo que Dios me propone para ser feliz:
Amar y respetar mi vida y la de los demás.
Cuidar y defender la vida de todos los hombres, desde su inicio hasta la muerte.
Cuidar mi cuerno, respetando la salud.
Cuidar mi alma, siendo buen cristiano, para llegar hasta el Cielo.
Promover la paz y el respeto de todos. Con violencia no se consigue nada.
Respetar la opinión de los demás, incluso si se equivocan.
Imitar a Jesús, que amaba mucho a lodos los hombres.
Lo que me aleja de Dios
Pelear, vengarse, insultar, burlarse y abusar de los más débiles.
Dejarse llevar por la ira o el odio.
Dañar a los demás con palabras u obras o ignorarles. Ser rencorosos.
Dejarse llevar por el apetito desordenado de comer y beber.
Aceptar la eutanasia, el suicidio, el homicidio y el aborto, o cualquier otra forma de
atentado contra la vida humana.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Presentamos tres compromisos. En las situaciones de la vida diaria probablemente se
me presenten ocasiones para ejercer como profeta pienso en tres momentos en los que
puedo:
21

Consolar. Aquel compañero de clase que tiene dificultades porque le cuesta
integrarse, mis padres o hermanos ante alguna dificultad o tristeza que les ha
surgido…
Denunciar. Una situación de discriminación o injusticia que se de en mi grupo de
amigos o compañeros de clase.
Anunciar. Cuando se presente la ocasión estar orgulloso de pertenecer al grupo de
amigos de Jesús, el defensor de la paz.
6. Oración final: CELEBRAR
Repasamos las preguntas para saber cómo se hace un examen de conciencia
Pecados contra el primer mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas.
1. ¿Te has confesado sin arrepentimiento o has dejado de hacer la penitencia que te dejó
el sacerdote?
2. ¿Callaste algún pecado grave en tu confesión anterior?
3. ¿Has comulgado sabiendo que estás en pecado grave?
4. ¿Has hablado mal de Dios, la Virgen, el Papa o la Iglesia?
5. ¿Te has enojado y desesperado con Dios?
Pecados contra el segundo mandamiento: No tomarás el nombre de Dios en vano.
1. ¿Has jurado hacer algo malo, como vengarte o hacerle daño a alguien?
2. ¿Has blasfemado?
Pecados contra el tercer mandamiento: Santificarás las fiestas.
1. ¿Has dejado de ir a misa en algún domingo o fiesta de precepto?
2. ¿Has estado distraído en misa, jugando y platicando?
Pecados contra el cuarto mandamiento: Honrarás a tu padre y tu madre.
1. ¿Has desobedecido a tus papás?
2. ¿Te has burlado de ellos?
3. ¿Les has hablado de mala manera y sin respeto?
4. ¿Les ayudas en las labores de la casa y en el cuidado de tus hermanos?
Pecados contra el quinto mandamiento: No matarás.
1. ¿Has deseado que alguien muera o que le pasen cosas graves?
2. ¿Has hablado mal de alguien más?
3. ¿Te has negado a perdonar a alguien?
4. ¿Estás enojado con alguien?
5. ¿Te has negado a pedir perdón cuando has ofendido a alguien?
6. ¿Has sido causante de que alguien más cometa un pecado?
Pecados contra el sexto mandamiento: No cometerás actos impuros.
1. ¿Has cometido acciones que son deshonestas y que te avergonzaría que se supieran?
2. ¿Has visto películas, videos o fotografías que no son buenas?
3. ¿Has tenido conversaciones que nos son buenas con alguien más?
Pecados contra el séptimo mandamiento: No robarás.
1. ¿Te has quedado con algo que no es tuyo?
2. ¿Has ayudado a que alguien más robe algo?
3. ¿Has hecho voluntariamente daño a las cosas de otras personas?
4. ¿Has hecho trampa en los juegos para ganar?
5. ¿Has copiado en tus tareas o exámenes?
Pecados contra el octavo mandamiento: No mentirás.
1. ¿Has dicho mentiras a tus papás?
2. ¿Has dicho mentirás s tus maestros?
3. ¿Has dicho mentiras de alguien más para perjudicarlo?
4. ¿Has hablado mal de alguien más?
22

Pecados contra el noveno mandamiento: No consentirás actos impuros.
1. ¿Has consentido pensamientos impuros?
2. ¿Has imaginado que haces cosas malas contra otras personas?
Pecados contra el décimo mandamiento: No desearás los bienes ajenos.
1. ¿Has intentado robarle o dañar las pertenencias de alguien más, aunque al final no lo
hayas conseguido?
2. ¿Has sentido envidia por las cosas buenas que le pasan a los demás?
3. ¿Has sentido envidia por las cosas que tienen otros que tú no tienes?

23

B.1.5. Adolescentes



1. Objetivos
Conocer el significado del sacramento de la confesión o de la reconciliación.
Conocer los elementos del sacramento.
Aprender los requisitos necesarios para una buena confesión.
Aprender cómo se realiza un examen de conciencia.

2. Oración inicial
Repasamos esta oración que es la que se reza por excelencia para confesar las faltas.
“Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante vosotros hermanos que he pecado mucho
de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros
hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, Nuestro Señor. Amén
3. Presentación del tema: VER
Actividad 1: La parábola del hijo pródigo. Máximo exponente de la misericordia de Dios.
Se les proyectará el siguiente video de YouTube:
https://www.youtube.com/watch?v=3R8UkUIhKnQ
4. Análisis del tema: JUZGAR
Cuestionario para el posterior debate y reflexión:
• ¿Por qué el hijo decide pedirle a su padre la herencia?
• ¿Cómo se comporta una vez recibido el dinero?
• ¿Cuáles son los motivos por los que decide regresar a su casa?
• ¿Cómo reacciona el padre al ver al hijo?
• ¿Cómo reacciona el hijo al ser recibido por el padre?
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Quizás tus pecados no sean tan graves como los del hijo pródigo. Pero también tú
necesitas que Dios te acoja en su gran amor y ponga tu contador a cero. “Aunque vuestros
pecados sean como escarlata, quedarán blancos como la nieve”. Sigue, por tanto, tu deseo
de que Dios te vuelva de nuevo perfecto y hermoso. Haz el esfuerzo, acércate a la
confesión. Reflexiona, también los sacerdotes se confiesan. El mismo Papa se arrodilla
regularmente en el confesionario, para decirle a un sacerdote sus pecados y dejarse
reconciliar con Dios.
Para descubrir en que aspectos mi vida no va bien y no se corresponde con el amor de
Dios, nos puede ayudar lo que se conoce como el “examen de conciencia”. Este es uno
especialmente indicado para jóvenes.
No sólo es pecado cuando actúo con dureza de corazón, sino también cuando me miro
a mi mismo y no me dejo amar primero por Dios. Si rechazo su amor sin límites me
vuelvo yo mismo insensible.
No es pecado disfrutar de las cosas hermosas de la vida, pero sí convertirlas en mis
dioses y querer conseguirlas a cualquier precio.
No es pecado querer ganar mucho dinero, pero sí que el bienestar se convierta en todo
para mí. Y tener miedo a perder mi vida si comparto y me compadezco de otros.
No es pecado reclamar mis derechos, pero si abusar de mis derechos, Volverme
desconsiderado y duro de corazón o menospreciar los derechos de otros.

24

No es pecado sentir deseos e impulsos sexuales, pero si dejarme dominar por mis
instintos o utilizar a otros para satisfacer mis ansias sexuales.
No es pecado que haya personas que no me resulten simpáticas, pero sí tratarlas como
si no fueran, como yo, hijos amados de Dios.
No es necesariamente pecado criticar a otras personas, pero sí hacerlo de forma
irreflexiva o descuidada y con ello desacreditar o herir a otras personas.
No es propiamente pecado experimentar en mi la envidia, la ira o la alegría por el mal
ajeno, pero sí no intento superar estos sentimientos o dejarme llevar por ellos en mis
acciones.
No es pecado hablar de otras personas, pero sí contar de forma irreflexiva o malévola,
cosas malas de otras personas.
No es pecado callar en situaciones de conflicto, pero si callar cuando otros son
humillados, calumniados o víctimas de mentiras.
No es pecado discutir con alguien, pero si buscar camorra, no escuchar a otros, no
ocuparme de ellos, negarme a la reconciliación.
No es pecado que mi corazón se quede a menudo vacío en la oración, pero sí que no
valore el tiempo de oración o ni siquiera abrirme a la oración del Señor y escuchar su
palabra.
No es pecado tener a veces dudas de fe, pero si separarme de la comunión de los
creyentes, no particular regularmente de la Eucaristía, dar más valor a lo terrenal que
a lo espiritual.
No es pecado hacer planes para mi vida, pero si no dejar espacio para mi fe en Dios,
que no me interese en hecho de que mi vida cada día está en sus manos.
6. Oración final: CELEBRAR
Repasamos las preguntas para saber cómo se hace un examen de conciencia
Pecados contra el primer mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas.
1. ¿Te has confesado sin arrepentimiento o has dejado de hacer la penitencia que te dejó
el sacerdote?
2. ¿Callaste algún pecado grave en tu confesión anterior?
3. ¿Has comulgado sabiendo que estás en pecado grave?
4. ¿Has hablado mal de Dios, la Virgen, el Papa o la Iglesia?
5. ¿Te has enojado y desesperado con Dios?
Pecados contra el segundo mandamiento: No tomarás el nombre de Dios en vano.
1. ¿Has jurado hacer algo malo, como vengarte o hacerle daño a alguien?
2. ¿Has blasfemado?
Pecados contra el tercer mandamiento: Santificarás las fiestas.
1. ¿Has dejado de ir a misa en algún domingo o fiesta de precepto?
2. ¿Has estado distraído en misa, jugando y platicando?
Pecados contra el cuarto mandamiento: Honrarás a tu padre y tu madre.
1. ¿Has desobedecido a tus papás?
2. ¿Te has burlado de ellos?
3. ¿Les has hablado de mala manera y sin respeto?
4. ¿Les ayudas en las labores de la casa y en el cuidado de tus hermanos?
Pecados contra el quinto mandamiento: No matarás.
1. ¿Has deseado que alguien muera o que le pasen cosas graves?
2. ¿Has hablado mal de alguien más?
3. ¿Te has negado a perdonar a alguien?
4. ¿Estás enojado con alguien?
5. ¿Te has negado a pedir perdón cuando has ofendido a alguien?
25

6. ¿Has sido causante de que alguien más cometa un pecado?
Pecados contra el sexto mandamiento: No cometerás actos impuros.
1. ¿Has cometido acciones que son deshonestas y que te avergonzaría que se supieran?
2. ¿Has visto películas, videos o fotografías que no son buenas?
3. ¿Has tenido conversaciones que nos son buenas con alguien más?
Pecados contra el séptimo mandamiento: No robarás.
1. ¿Te has quedado con algo que no es tuyo?
2. ¿Has ayudado a que alguien más robe algo?
3. ¿Has hecho voluntariamente daño a las cosas de otras personas?
4. ¿Has hecho trampa en los juegos para ganar?
5. ¿Has copiado en tus tareas o exámenes?
Pecados contra el octavo mandamiento: No mentirás.
1. ¿Has dicho mentiras a tus papás?
2. ¿Has dicho mentirás s tus maestros?
3. ¿Has dicho mentiras de alguien más para perjudicarlo?
4. ¿Has hablado mal de alguien más?
Pecados contra el noveno mandamiento: No consentirás actos impuros.
1. ¿Has consentido pensamientos impuros?
2. ¿Has imaginado que haces cosas malas contra otras personas?
Pecados contra el décimo mandamiento: No desearás los bienes ajenos.
1. ¿Has intentado robarle o dañar las pertenencias de alguien más, aunque al final no lo
hayas conseguido?
2. ¿Has sentido envidia por las cosas buenas que le pasan a los demás?
3. ¿Has sentido envidia por las cosas que tienen otros que tú no tienes?

26

B.1.6. Jóvenes



1. Objetivos
Conocer el significado del sacramento de la confesión o de la reconciliación.
Conocer los elementos del sacramento.
Aprender los requisitos necesarios para una buena confesión.
Aprender cómo se realiza un examen de conciencia.

2. Oración inicial
Repasamos esta oración que es la que se reza por excelencia para confesar las faltas.
“Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante vosotros hermanos que he pecado mucho
de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros
hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, Nuestro Señor. Amén
3. Presentación del tema: VER
Actividad 1: La parábola del hijo pródigo. Máximo exponente de la misericordia de Dios.
Se les proyectará el siguiente video de YouTube:
https://www.youtube.com/watch?v=3R8UkUIhKnQ
4. Análisis del tema: JUZGAR
Cuestionario para el posterior debate y reflexión:
1. ¿Por qué el hijo decide pedirle a su padre la herencia?
2. ¿Cómo se comporta una vez recibido el dinero?
3. ¿Cuáles son los motivos por los que decide regresar a su casa?
4. ¿Cómo reacciona el padre al ver al hijo?
5. ¿Cómo reacciona el hijo al ser recibido por el padre?
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Quizás tus pecados no sean tan graves como los del hijo pródigo. Pero también tú
necesitas que Dios te acoja en su gran amor y ponga tu contador a cero. “Aunque vuestros
pecados sean como escarlata, quedarán blancos como la nieve”. Sigue, por tanto, tu deseo
de que Dios te vuelva de nuevo perfecto y hermoso. Haz el esfuerzo, acércate a la
confesión. Reflexiona, también los sacerdotes se confiesan. El mismo Papa se arrodilla
regularmente en el confesionario, para decirle a un sacerdote sus pecados y dejarse
reconciliar con Dios.
Para descubrir en que aspectos mi vida no va bien y no se corresponde con el amor de
Dios, nos puede ayudar lo que se conoce como el “examen de conciencia”. Este es uno
especialmente indicado para jóvenes.
No sólo es pecado cuando actúo con dureza de corazón, sino también cuando me miro
a mi mismo y no me dejo amar primero por Dios. Si rechazo su amor sin límites me
vuelvo yo mismo insensible.
No es pecado disfrutar de las cosas hermosas de la vida, pero sí convertirlas en mis
dioses y querer conseguirlas a cualquier precio.
No es pecado querer ganar mucho dinero, pero sí que el bienestar se convierta en todo
para mí. Y tener miedo a perder mi vida si comparto y me compadezco de otros.
No es pecado reclamar mis derechos, pero si abusar de mis derechos, Volverme
desconsiderado y duro de corazón o menospreciar los derechos de otros.
No es pecado sentir deseos e impulsos sexuales, pero si dejarme dominar por mis
instintos o utilizar a otros para satisfacer mis ansias sexuales.
27

No es pecado que haya personas que no me resulten simpáticas, pero sí tratarlas como
si no fueran, como yo, hijos amados de Dios.
No es necesariamente pecado criticar a otras personas, pero sí hacerlo de forma
irreflexiva o descuidada y con ello desacreditar o herir a otras personas.
No es propiamente pecado experimentar en mi la envidia, la ira o la alegría por el mal
ajeno, pero sí no intento superar estos sentimientos o dejarme llevar por ellos en mis
acciones.
No es pecado hablar de otras personas, pero sí contar de forma irreflexiva o malévola,
cosas malas de otras personas.
No es pecado callar en situaciones de conflicto, pero si callar cuando otros son
humillados, calumniados o víctimas de mentiras.
No es pecado discutir con alguien, pero si buscar camorra, no escuchar a otros, no
ocuparme de ellos, negarme a la reconciliación.
No es pecado que mi corazón se quede a menudo vacío en la oración, pero sí que no
valore el tiempo de oración o ni siquiera abrirme a la oración del Señor y escuchar su
palabra.
No es pecado tener a veces dudas de fe, pero si separarme de la comunión de los
creyentes, no particular regularmente de la Eucaristía, dar más valor a lo terrenal que
a lo espiritual.
No es pecado hacer planes para mi vida, pero si no dejar espacio para mi fe en Dios,
que no me interese en hecho de que mi vida cada día está en sus manos.
6. Oración final: CELEBRAR
Repasamos las preguntas para saber cómo se hace un examen de conciencia
Pecados contra el primer mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas.
1. ¿Te has confesado sin arrepentimiento o has dejado de hacer la penitencia que te dejó
el sacerdote?
2. ¿Callaste algún pecado grave en tu confesión anterior?
3. ¿Has comulgado sabiendo que estás en pecado grave?
4. ¿Has hablado mal de Dios, la Virgen, el Papa o la Iglesia?
5. ¿Te has enojado y desesperado con Dios?
Pecados contra el segundo mandamiento: No tomarás el nombre de Dios en vano.
1. ¿Has jurado hacer algo malo, como vengarte o hacerle daño a alguien?
2. ¿Has blasfemado?
Pecados contra el tercer mandamiento: Santificarás las fiestas.
1. ¿Has dejado de ir a misa en algún domingo o fiesta de precepto?
2. ¿Has estado distraído en misa, jugando y platicando?
Pecados contra el cuarto mandamiento: Honrarás a tu padre y tu madre.
1. ¿Has desobedecido a tus papás?
2. ¿Te has burlado de ellos?
3. ¿Les has hablado de mala manera y sin respeto?
4. ¿Les ayudas en las labores de la casa y en el cuidado de tus hermanos?
Pecados contra el quinto mandamiento: No matarás.
1. ¿Has deseado que alguien muera o que le pasen cosas graves?
2. ¿Has hablado mal de alguien más?
3. ¿Te has negado a perdonar a alguien?
4. ¿Estás enojado con alguien?
5. ¿Te has negado a pedir perdón cuando has ofendido a alguien?
6. ¿Has sido causante de que alguien más cometa un pecado?
Pecados contra el sexto mandamiento: No cometerás actos impuros.
28

1. ¿Has cometido acciones que son deshonestas y que te avergonzaría que se supieran?
2. ¿Has visto películas, videos o fotografías que no son buenas?
3. ¿Has tenido conversaciones que nos son buenas con alguien más?
Pecados contra el séptimo mandamiento: No robarás.
1. ¿Te has quedado con algo que no es tuyo?
2. ¿Has ayudado a que alguien más robe algo?
3. ¿Has hecho voluntariamente daño a las cosas de otras personas?
4. ¿Has hecho trampa en los juegos para ganar?
5. ¿Has copiado en tus tareas o exámenes?
Pecados contra el octavo mandamiento: No mentirás.
1. ¿Has dicho mentiras a tus papás?
2. ¿Has dicho mentirás s tus maestros?
3. ¿Has dicho mentiras de alguien más para perjudicarlo?
4. ¿Has hablado mal de alguien más?
Pecados contra el noveno mandamiento: No consentirás actos impuros.
1. ¿Has consentido pensamientos impuros?
2. ¿Has imaginado que haces cosas malas contra otras personas?
Pecados contra el décimo mandamiento: No desearás los bienes ajenos.
1. ¿Has intentado robarle o dañar las pertenencias de alguien más, aunque al final no lo
hayas conseguido?
2. ¿Has sentido envidia por las cosas buenas que le pasan a los demás?
3. ¿Has sentido envidia por las cosas que tienen otros que tú no tienes?

29

B.2. VOCACIÓN AL AMOR: EL MATRIMONIO
B.2.1. Preparación del monitor








1. Lecturas recomendadas
YouCat (Catecismo Joven de la Iglesia Católica): puntos 260 al 271
Catecismo de la Iglesia Católica (CIC): puntos 1601 al 1666
Amoris Laetitia (La alegría del amor) (AL). Exhortación apostólica de S.S. Papa
Francisco. Especialmente, números 67-75.
Deus Caritas est. Encíclica SS. Benedicto XVI.
Familiaris Consortio (FC). Exhortación apostólica de S.S. Papa San Juan Pablo
II.
Humane Vitae (HV). Encíclica SS. Beato Pablo VI.
La verdad del amor humano. Conferencia Episcopal Española 26-4-2012.
Directorio de la Pastoral Familiar en España. Conferencia Episcopal Española
21-11-2003.
Docat. Puntos 112-133. Año 2016, entregado por el Papa Francisco a los jóvenes
en la JMJ de Cracovia 2016.
2.

Reflexión personal
• Los tiempos que nos han tocado vivir
Actualmente, la palabra matrimonio aparece devaluada y distorsionada como
consecuencia de diversas ideologías interesadas en la destrucción de la familia y el plan
de Dios. De esta manera, la persona queda desprovista del aliento de una familia fundada
en el sacramento del matrimonio - siendo así fácilmente manipulable -; se aleja de Dios quedando al arbitrio de sus instintos, sufriendo la esclavitud del pecado y sus dolorosas
consecuencias en dicha persona y en los demás -.
Sin embargo, pese a la oscuridad que envuelve nuestra sociedad, instituciones y
legislaciones, la familia cristiana sigue brillando cuando permanece fiel a la Verdad del
matrimonio y la Familia, es decir, al plan de Dios.
• La verdad y belleza del matrimonio cristiano
Como monitor estás llamado a vivir y transmitir la verdad y belleza del matrimonio y la
familia cristiana al grupo de chicos que tienes encomendado. Rogamos para que esta
reunión ayude en esta tarea. No obstante, esta sesión es insuficiente, por lo que te
invitamos a realizar un acompañamiento personal de cada chico, para que lo interioricen
y, si Dios los llama a esta vocación al amor en el matrimonio, sean capaces de vivirla en
plenitud.
Estimado catequista, a continuación te invitamos a meditar los rasgos esenciales del
matrimonio, no de una forma teórica, sino vivencial. Esto es, si tu estado de vida es el de
casado, te invitamos a que recuerdes el día de tu enlace matrimonial, des gracias a Dios
por tu esposo, así como que revises el estado actual de tu matrimonio, meditando cómo
mejorar aquellos rasgos que estén más debilitados.
Por el contrario, si tu estado de vida no es el de casado, te invitamos a que te fijes en algún
matrimonio que conozcas y que viva conforme al plan de Dios. La familia cristiana no es
un ideal imposible de vivir, sino un camino de santidad.
• El matrimonio en el plan de Dios.
o Fundado por el Creador y dotado de leyes propias. No es una institución
puramente humana. (CIC 1603).
30

La Biblia, vista en su conjunto, nos sugiere una especie de silogismo formidable:
• El hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios.
• Dios es Amor.
• Por consiguiente, el hombre, en su realidad originaria, es fruto de Amor,
hecho para ser Amado, aspira al Amor y a entregarse totalmente por
Amor.
o Matrimonio entre hombre y mujer. “Habiéndolos creado Dios hombre y
mujer, el amor mutuo entre ellos se convierte en imagen del amor absoluto e
indefectible con el que Dios ama al hombre” (CIC 1604).
El amor a mi cónyuge, ¿es reflejo del amor de Dios? Leemos 1 Co 13, 4-7.
Recomendamos leer AL 90-119.
o Amor fecundo. Dios bendice el amor de los esposos, que está destinado a ser
fecundo. Leemos Gn 1,28.
EL ACTO CONYUGAL. Presenta dos rasgos esenciales: el aspecto unitivo y el
aspecto procreador. Sólo si respetamos los dos aspectos el acto conyugal puede
ser considerado como entrega plena y total; sólo respetando estos dos aspectos
se puede decir que el amor de los esposos se expresa sin reservas; sólo
respetando estos aspectos se produce una auténtica comunión del hombre y de
la mujer; sólo respetando estos dos aspectos el hombre y la mujer son imagen
de Dios en el acto conyugal.
Los actos conyugales que mantengo con mi esposo/a ¿están siempre abiertos a
la vida?
• Esto significa que en nuestras relaciones conyugales no interponemos
barreras físicas, químicas, métodos quirúrgicos… a fin de evitar la
concepción; ni mucho menos la aplicación de métodos abortivos, como
la píldora o el DIU, que matan una nueva vida ya comenzada o la impiden
anidar.
• No se trata de tener todos los hijos que biológicamente se pueda, pero sí
de estar abiertos a la vida en toda relación conyugal, aplicando la
paternidad responsable. (HV 53-61; AL 222)
La paternidad responsable se pone en práctica “con la deliberación
ponderada y generosa de tener una familia numerosa, ya sea con la
decisión, tomada por graves motivos y con el respeto a la ley moral, de
evitar un nuevo nacimiento durante algún tiempo o por tiempo
indefinido.”. Ej. Una quimioterapia que podría poner en peligro la vida
del feto, haber tenido muchas cesáreas, una operación reciente… o de
circunstancias exteriores, por ejemplo, estar en paro y no tener
suficiencia económica…
• La paternidad responsable puede aplicarse mediante los métodos
naturales (que respetan las leyes naturales, el orden establecido por
Dios).
o Desde el punto de vista del instinto y las pasiones, la paternidad
responsable comporta el dominio necesario que sobre aquellas
han de ejercer la razón y la voluntad.
o Actualmente el método natural más eficaz es el método
sintotérmico, que permite conocer los periodos fértiles de los
cónyuges mediante la autoobservación de la temperatura basal,
el moco cervical y otras variables.
SI NO TENEMOS HIJOS. La fecundidad no se limita a la procreación de los
hijos, sino que se expresa en las múltiples formas de servicio a la vida (FC 41)
31

o

o

o

o
o

o

o
o

o
o
o

(cuidado a los ancianos, solicitud por los necesitados, …). De este modo un
matrimonio que vive la experiencia de la esterilidad física no deja por eso de
ser fecundo. Ver AL 178-181 donde el Papa Francisco anima también a la
adopción.
El pecado se hace sentir en las relaciones entre hombre y mujer, amenazando
su unión con la discordia, el espíritu de dominio, la infidelidad, los celos y
conflictos… (CIC 1606-1607)
Para sanar las heridas del pecado, el hombre y la mujer necesitan la ayuda de
la gracia de Dios. (CIC 1608)
¿Qué hago en mi matrimonio para sanar las heridas del pecado? ¿Acudimos a
los sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía?
El Movimiento Familiar Cristiano ofrece a los esposos “Encuentros
Conyugales”, un fin de semana en el que un equipo de matrimonios, junto con
un sacerdote, acompañará a los esposos a encontrarse a sí mismos, al cónyuge
y a Dios. Desde el respeto a la intimidad, este equipo da su tiempo de manera
gratuita para avivar el fuego del amor conyugal. ¿Os animáis a participar en
un Encuentro Conyugal?
El sacramento del matrimonio es signo eficaz de la presencia de Cristo, significa
la unión de Cristo con la Iglesia. Da a los esposos la gracia de amarse con el
amor con que Cristo amó a su iglesia, perfeccionando el amor humano de los
esposos, reafirmando su unidad indisoluble y los santifica en el camino de la
vida eterna. (CIC 1661).
Los cónyuges siempre pueden invocar al Espíritu Santo que ha consagrado su
unión, para que la gracia recibida se manifieste nuevamente en cada nueva
situación (AL 74)
El matrimonio es una vocación. (AL 72)
• Celebración del sacramento.
El matrimonio necesita del consentimiento libre de un hombre y una mujer
bautizados (aunque puede haber matrimonios mixtos y de disparidad de culto)
(CIC 1621). Este consentimiento es la voluntad de darse mutua y definitivamente
con el fin de vivir una alianza de amor fiel y fecundo. (CIC 1662)
El matrimonio tiene lugar ordinariamente dentro de la Santa Misa, ante el
sacerdote (testigo cualificado), los testigos y la asamblea de los fieles (CIC 1621
y 1663)
En AL 223, el Papa Francisco propone celebrar la Eucaristía el día del
aniversario del matrimonio. Si no lo hacemos todavía, es una manera muy
especial de celebrar este día.
• Características y efectos del sacramento del matrimonio.
Vínculo exclusivo. “Te amo a ti y sólo a ti”
Vínculo perpetuo. Unidad e indisolubilidad. El matrimonio celebrado y
consumado no puede ser disuelto jamás, queda sellado por Dios. (CIC 16391640). Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre. “Te amo a ti y sólo a
ti, para siempre”
Entrega total.
Ser una sola carne, tener un solo corazón y una sola alma. (CIC 1643)
Fidelidad. Por el sacramento los esposos son capacitados para representar y
testimoniar la fidelidad de Dios a su alianza, de Cristo a su Iglesia. (CIC 1647)
Ser fiel no consiste solamente en no mantener relaciones conyugales con otra
persona distinta del cónyuge, es una actitud. Se manifiesta en la mirada limpia,
en el pensamiento transparente, en abstenerse de ver pornografía, en los
32

comentarios hacia otros/as, en nuestra forma de vestir… Escribía Sor Lucía,
pastorcita y vidente de Fátima, que “las personas que se presentan
indecentemente vestidas se vuelven un incentivo al pecado, siendo responsables
no sólo por los pecados propios, sino también por los pecados que otros cometan
por su causa. Piensen que la moda, si es indecente, es un ardid diabólico, una
red astuta, donde el demonio atrapa a las almas”.
o Apertura a la fecundidad, a la vida, con independencia de que los esposos sean
fértiles (puedan tener hijos).
o Iglesia doméstica. Los padres deben educar cristianamente a sus hijos,
fomentando la vocación personal de cada uno. (CIC 1656). La casa familiar es
iglesia doméstica, comunidad de gracia y oración, escuela de virtudes humanas
y caridad cristiana. (CIC 1666)
• Recomendamos leer AL 259-290, donde el Papa Francisco escribe unas
pautas preciosas para fortalecer la educación de los hijos.
• Los Santos también nacieron en una familia. A continuación ofrecemos
para meditar fragmentos de textos de Santos en el que relatan cómo eran
sus padres, su vida familiar… Llamemos a estos textos: “la cuna de los
Santos”.
• La “cuna” de los Santos.
o Llamadas del Mensaje de Fátima. Hermana Lucía. Planeta Testimonio, 2001.
“Como el resto de la feligresía, las dos familias eran cristianas, pobres y
trabajadoras; de sus propias tierras sacaban lo necesario para su sustento. Sus
hogares eran bendecidos por el sacramento del matrimonio, y la fidelidad
conyugal, enteramente guardada. Recibían todos los hijos que el Señor les
quisiese conceder, no como una carga más sino como un don con el que Dios
enriquecía sus casas, como una vida que les prolongaba a ellos en los tiempos
futuros… como un alma que Dios confiaba a sus cuidados…”
“Era en las rodillas paternas y en el regazo materno donde los hijos aprendían
a pronunciar el santo nombre de Dios, a levantar las manecillas inocentes para
rezar al Padre del Cielo y a conocer a aquella otra Madre que estrechando en
los brazos al Niño Jesús los acogía también a ellos.”
“En sus hogares, no había riqueza de bienes terrenos que el mundo tanto
aprecia, pero, con lo poco necesario para cada día, había paz, había unión,
había alegría y amor, fruto de la mutua comprensión, del recíproco perdón y
disculpa de las deficiencias inherentes a la flaqueza humana. Así todos eran
felices, todos se sentían bien, porque cada uno procuraba servir y dar gusto a
sus padres y hermanos”.
“Terminada la cena, el padre entona la acción de gracias con una letanía de
padrenuestros, avemarías y glorias por todas las intenciones que se le ocurre
pedir; a continuación, la madre dirige el rezo del rosario, o la corona de los
siete misterios en honor de Nuestra Señora de los Dolores”.
o Libro de la Vida. Santa Teresa de Jesús. Monte Carmelo, 3ª edición, 2014.
“Tener padres virtuosos y temerosos de Dios me debiera haber bastado… para
ser buena… Me ayudaba mucho no ver en mis padres sino estímulos para la
virtud.
Mi padre era hombre de mucha caridad con los pobres y de mucha piedad con
los enfermos y hasta con los criados… Nadie le vio jamás jurar ni murmurar.
Muy honesto…
Mi madre también tenía muchas virtudes y pasó en la vida grandes
enfermedades. Era mujer de grandísima honestidad. Con ser mujer de mucha
33

hermosura, jamás se la sorprendió en ocasión alguna de la que hiciera caso.
Con haber muerto de tan solo treinta tres años de edad, su vestido era ya de
persona de mucha edad. Era muy apacible y de mucho entendimiento.
Éramos tres hermanas y nueve hermanos. Por la bondad de Dios, todos se
parecieron a sus padres en ser virtuosos”.
o Historia de un alma. Santa Teresita del Niño Jesús. Edibesa 2004.
“Recuerdo, sobre todo, los paseos del Domingo, en los que siempre nos
acompañaba mamá… Durante aquellos largos paseos, con frecuencia
encontrábamos pobres, y Teresita era siempre la encargada de llevarles
limosna, cosa que la hacía muy feliz; pero también con frecuencia,
pareciéndoles a Papá el paseo demasiado largo para su reinecita, la llevaba a
casa antes que a las demás (bien a pesar mío).
Santa Teresita se quedó huérfana de madre a los cuatro años y medio.
3. Compromiso
Tras las meditaciones anteriores, considera entre una y tres cosas de las que adoleces o te
hacen más falta vivir dentro de tu vida familiar. ¿En qué puedo contribuir para que mi
familia sea iglesia doméstica?
4. Oración
Señor, tú tienes palabras de vida eterna. Señor, tú me amas y quieres que sea feliz para
siempre. Señor, buscas siempre mi bien y me llamas a participar de tu amor, sí, la vocación
universal de todos los fieles al amor, a tu amor.
Dios Misericordioso, quiero alabarte porque desde el inicio de los tiempos has pensado
en cada una de tus creaturas y no las has dejado solas, has fundado el matrimonio entre
hombre y mujer, bendices su amor y lo destinas a ser fecundo. (CIC 1603-1605 y 1660).
Cristo Jesús, gracias por elevar el matrimonio a la dignidad de sacramento (CIC 1660),
saliendo al encuentro de los esposos cristianos, permaneciendo con ellos, dándoles la
fuerza para seguirle tomando su cruz, de levantarse después de las caídas, de perdonarse
mutuamente… y de amarse con un amor sobrenatural, delicado y fecundo (CIC 1642).
Dios Espíritu Santo, ilumina a este siervo tuyo para que sea fiel a la Verdad del Amor de
Dios dando testimonio a los niños y jóvenes que me has encomendado.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Sagrada Familia de Nazaret. Rogad por nosotros.
5. Materiales
Los materiales que se precisan para llevar a cabo las actividades planteadas son:
Niños menores de seis años.
o Actividad 1: opción 1 (en la opción 2 no es necesario):
(Opcional) Película de la Bella y la Bestia (Disney). Nota: el
catequista debe buscar el fragmento a visualizar con antelación y
tener preparado el punto desde el que se quiere comenzar.
(Opcional) Dispositivo para ver los dibujos.
o Actividad 2: dos alianzas.
o Actividad 3: 13 monedas.
o Actividad 4: teatro de la familia cristiana.
Corbata (u otro elemento que engalane al novio) y tela blanca (velo
de la novia). Música de boda si no se canta. Las alianzas y arras.
Relleno para hacer la barriga de la mamá embarazada.
Muñeco que haga de bebé. Si se puede, biberón, pañales,
34

chupete…
Campanita. (o se imita su sonido vocalmente).
Dos palos o bastones.
o Compromiso: entregar fotocopia de las hojas para los padres (ver a
continuación)
Niños de seis a doce años.
o Actividad 1: vocación.
Folio con un gran corazón dibujado.
(Opcional) Dispositivo para ver los dibujos.
o Actividad 2: opción 1 (en la opción 2 no es necesario):
(Opcional) Película de la Bella y la Bestia (Disney). Nota: el
catequista debe buscar el fragmento a visualizar con antelación y
tener preparado el punto desde el que se quiere comenzar.
(Opcional) Dispositivo para ver los dibujos.
o Actividad 3: Dos alianzas que tengan inscrito dentro el nombre del otro
cónyuge.
o Actividad 4: Las arras: 13 monedas.
o Actividad 5: el yugo.
Dos cuerdas.
Una caja que pese mucho. (si se puede se la pinta con forma de
casa).
o Actividad 6: teatro de la familia cristiana.
Corbata (u otro elemento que engalane al novio) y tela blanca (velo
de la novia). Música de boda si no se canta. Las alianzas y arras.
Relleno para hacer la barriga de la mamá embarazada.
Muñeco que haga de bebé. Si se puede, biberón, pañales,
chupete…
Campanita. (o se imita su sonido vocalmente).
Biblia.
Dos palos o bastones.
o Compromiso: entregar fotocopia de las hojas para los padres (ver a
continuación).
Adolescentes.
o Actividad 1:
Maleta pequeña.
Maleta grande (basta con que sea visiblemente más grande que la
anterior).
Papeles tamaño A4 o similar.
Un rotulador (útil para escribir).
o Compromiso: entregar fotocopia de las hojas para los padres (ver a
continuación).
Jóvenes.
o Actividad 1: Misma actividad que los adolescentes: ver punto anterior.
o Actividad 2:
Papel para escribir: al menos un A4 o cuartilla por joven.
Bolígrafos o lapiceros (útiles para escribir): al menos uno por
joven.
Papel grande o pizarra para recoger ideas importantes.

35

B.2.2. Información para los padres
Queridos papá y mamá:
Hoy en el grupo hemos trabajado el sacramento del matrimonio. En el compromiso de
hoy necesito de vuestra ayuda, tenemos que buscar un hueco para que me contéis los dos
juntos cómo fue el día de vuestra boda. Dónde os casasteis, quién fue el sacerdote, cómo
era la iglesia, quienes acudieron a la boda, si ocurrió alguna anécdota, cómo ibais
vestidos, si recordáis algún momento de oración especial… Seguro que conserváis fotos
o video de la celebración litúrgica… ¡Hagamos de este momento un tiempo especial para
disfrutar en familia!.
A continuación os invito a que hagáis la siguiente reflexión sobre el sacramento del
matrimonio. Os quiero.
El sacramento del matrimonio. Características y efectos que estamos llamados a
vivir:
o Vínculo exclusivo. “Te amo a ti y sólo a ti”. ¿Con qué frecuencia le dices a tu cónyuge
que lo amas?, ¿qué detalles le gustan y le muestran tu amor? ¿Celebramos nuestro
aniversario de bodas?
o Fidelidad. Por el sacramento los esposos son capacitados para representar y
testimoniar la fidelidad de Dios a su alianza, de Cristo a su Iglesia. Ser fiel no consiste
solamente en no mantener relaciones conyugales con otra persona distinta del
cónyuge, es una actitud. Se manifiesta en la mirada limpia, en el pensamiento
transparente, en abstenerse de ver pornografía, en los comentarios hacia otros/as, en
nuestra forma de vestir, en no mostrar más confianza con otras personas que con
nuestro propio cónyuge…
o Vínculo perpetuo. Unidad e indisolubilidad. El matrimonio celebrado y consumado
no puede ser disuelto jamás, queda sellado por Dios. Lo que Dios ha unido que no lo
separe el hombre. “Te amo a ti y sólo a ti, para siempre”. Sin embargo, hay muchas
dificultades en nuestro camino…
• El pecado se hace sentir en las relaciones entre el esposo y la esposa,
amenazando su unión con la discordia, el espíritu de dominio, la infidelidad,
los celos y conflictos…
• Para sanar las heridas del pecado, los esposos necesitamos la ayuda de la
gracia de Dios.
¿Qué hago en mi matrimonio para sanar las heridas del pecado? ¿Acudimos
a los sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía con frecuencia? ¿Rezamos
en familia?
El Movimiento Familiar Cristiano ofrece a los esposos “Encuentros
Conyugales”, un fin de semana en el que un equipo de matrimonios, junto con
un sacerdote, acompañará a los esposos a encontrarse a sí mismos, al
cónyuge y a Dios. Desde el respeto a la intimidad, este equipo da su tiempo
de manera gratuita para avivar el fuego del amor conyugal. ¿Os animáis?
o Entrega total. Ser una sola carne, tener un solo corazón y una sola alma.
o Apertura a la fecundidad, a la vida, en nuestros actos conyugales.
o Iglesia doméstica. Como padres tenemos el deber de educar cristianamente a nuestros
hijos, fomentando la vocación personal de cada uno. ¿Es nuestra familia iglesia
doméstica, comunidad de gracia y oración, escuela de virtudes humanas y caridad
cristiana?
• Recomendamos leer Amoris Laetitia (La alegría del amor). Exhortación
apostólica de S.S. Papa Francisco. En los números 259-290 el Papa escribe
cómo fortalecer la educación de los hijos.
36

• Los Santos también nacieron en una familia. A continuación ofrecemos para
meditar fragmentos de textos de Santos en el que relatan cómo eran sus padres,
su vida familiar…
La “cuna” de los Santos.
o Llamadas del Mensaje de Fátima. Hermana Lucía. Planeta Testimonio, 2001.
“Como el resto de la feligresía, las dos familias eran cristianas, pobres y
trabajadoras; de sus propias tierras sacaban lo necesario para su sustento. Sus
hogares eran bendecidos por el sacramento del matrimonio, y la fidelidad
conyugal, enteramente guardada. Recibían todos los hijos que el Señor les
quisiese conceder, no como una carga más sino como un don con el que Dios
enriquecía sus casas, como una vida que les prolongaba a ellos en los tiempos
futuros… como un alma que Dios confiaba a sus cuidados…”
“Era en las rodillas paternas y en el regazo materno donde los hijos aprendían
a pronunciar el santo nombre de Dios, a levantar las manecillas inocentes para
rezar al Padre del Cielo y a conocer a aquella otra Madre que estrechando en
los brazos al Niño Jesús los acogía también a ellos.”
“En sus hogares, no había riqueza de bienes terrenos que el mundo tanto
aprecia, pero, con lo poco necesario para cada día, había paz, había unión,
había alegría y amor, fruto de la mutua comprensión, del recíproco perdón y
disculpa de las deficiencias inherentes a la flaqueza humana. Así todos eran
felices, todos se sentían bien, porque cada uno procuraba servir y dar gusto a
sus padres y hermanos”.
“Terminada la cena, el padre entona la acción de gracias con una letanía de
padrenuestros, avemarías y glorias por todas las intenciones que se le ocurre
pedir; a continuación, la madre dirige el rezo del rosario, o la corona de los
siete misterios en honor de Nuestra Señora de los Dolores”.
o Libro de la Vida. Santa Teresa de Jesús. Monte Carmelo, 3ª edición, 2014.
“Tener padres virtuosos y temerosos de Dios me debiera haber bastado… para
ser buena… Me ayudaba mucho no ver en mis padres sino estímulos para la
virtud.
Mi padre era hombre de mucha caridad con los pobres y de mucha piedad con
los enfermos y hasta con los criados… Nadie le vio jamás jurar ni murmurar.
Muy honesto…
Mi madre también tenía muchas virtudes y pasó en la vida grandes
enfermedades. Era mujer de grandísima honestidad. Con ser mujer de mucha
hermosura, jamás se la sorprendió en ocasión alguna de la que hiciera caso.
Con haber muerto de tan solo treinta tres años de edad, su vestido era ya de
persona de mucha edad. Era muy apacible y de mucho entendimiento.
Éramos tres hermanas y nueve hermanos. Por la bondad de Dios, todos se
parecieron a sus padres en ser virtuosos”.
o Historia de un alma. Santa Teresita del Niño Jesús. Edibesa 2004.
“Recuerdo, sobre todo, los paseos del Domingo, en los que siempre nos
acompañaba mamá… Durante aquellos largos paseos, con frecuencia
encontrábamos pobres, y Teresita era siempre la encargada de llevarles
limosna, cosa que la hacía muy feliz; pero también con frecuencia,
pareciéndoles a Papá el paseo demasiado largo para su reinecita, la llevaba a
casa antes que a las demás (bien a pesar mío).
Santa Teresita se quedó huérfana de madre a los cuatro años y medio.

37

B.2.3. Niños menores de 6 años

1. Objetivos
Descubrir los rasgos esenciales del matrimonio cristiano mediante los signos visibles
del sacramento: consentimiento, alianzas y arras.
Mostrar el modelo de familia cristiana según el plan de Dios como fuente de felicidad.

2. Oración inicial
Hacemos la señal de la cruz.
Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.
3. Presentación del tema: VER
Introducción
Hoy en nuestra reunión vamos a ver el sacramento del matrimonio. ¿Alguien ha estado
en una boda? ¿Recordáis qué pasó? Es un primer contacto, sin entrar en muchos detalles.
Si alguien explicase una boda civil y los niños no tuvieren suficiente entendimiento como
para comprender la diferencia, pasamos rápidamente a la siguiente actividad. Si fueran
capaces de entenderlo, se les explica que eso no es el sacramento del matrimonio, que si
no van a la Iglesia Dios no puede actuar uniendo con su Amor a los novios, aunque
también lo llamen boda.
Actividad 1: El consentimiento.
Opción 1
Se visualiza el fragmento de la película de Disney de “la Bella y la Bestia”, en la que
Gascón entra en casa de Bella para obligarla a decir que se case con él, mientras el resto
del pueblo espera engalanado para la celebración. Tras ver este fragmento se les pregunta:
¿puede alguien obligar a otro a que se case con él?, ¿puede alguien casarse sin amor?,
¿qué se necesita para que un hombre y una mujer se unan en matrimonio? En esta última
pregunta debe orientarse la respuesta, dejando claro que el consentimiento es libre, sin
que nadie les obligue. Asimismo, los novios dicen sí porque se aman. Es importante
destacar que se dice sí en la iglesia, porque los novios necesitan de la ayuda de Dios y
de su Amor para formar una familia.
Opción 2
Se escoge a un niño y a una niña y se les obliga a decir que se van a casar el uno con el
otro. A continuación se hacen las preguntas de la opción anterior.
Actividad 2: Las alianzas.
Se les muestran las alianzas y se les explica que no son unos anillos cualesquiera, sino
que simbolizan que el hombre y la mujer van a amarse y respetarse toda la vida. Como
son pequeños no entramos en el significado de la fidelidad, pues consideramos que no
van a plantearse que un cónyuge abandone al otro. Si no fuera así, entonces hay que
explicar que van a amar a ese hombre (o mujer) y no a otro u otra.
Actividad 3: Las arras.
Las arras son símbolo de los bienes que los cónyuges van a compartir. En esta actividad
vamos a replicar la fórmula que se emplea en el sacramento del matrimonio. Para ello,
escogemos a un niño y a una niña, para que se digan el uno al otro: “Manuel, recibe estas
arras en señal de los bienes que vamos a compartir”. Los cónyuges comparten todo.
Conclusión de todas las actividades anteriores.
En el sacramento del matrimonio un hombre y una mujer, se dicen un sí por el que se
dicen: “te amo a ti y solo a ti, para siempre”. Los cónyuges comparten todo. Los novios
no están solos, Dios los bendice y ayuda con su gracia.
38

4. Análisis del tema: JUZGAR
Actividad 4: Teatro la familia cristiana
A continuación los niños van a representar varias escenas de la vida familiar (proponemos
algunas, pueden añadirse más si se desea). El monitor elegirá diferentes protagonistas
para cada escena. Es importante dar a los niños más tímidos personajes importantes, salvo
que se nieguen a ello. Al terminar cada escena se dicen las conclusiones que están al final.
Además, si es posible, sería bonito repetir la representación a los padres cuando vengan
a recogerlos.
Escena 1: el sacramento del matrimonio.
Actores: En esta escena un niño hace de novio (se le pone una corbata) y una niña de
novia (se le pone una tela blanca a modo de velo). El catequista será el sacerdote.
Desarrollo. El sacerdote espera junto al novio en el altar, se canta alguna música mientras
entra la novia. El sacerdote inicia la celebración e indica que hoy van a contraer
matrimonio Manuel y María, que es un día de mucha alegría para todos… A continuación
emplea la forma “corta” de prestar el consentimiento para que los niños respondan
simplemente “sí”. Esto es: “Manuel, ¿quieres a María como legítima esposa y prometes
serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, todos los días de
tu vida?”. El niño responde sí. Se pregunta lo mismo a la niña. A continuación los niños
se ponen el uno al otro las alianzas, diciendo que se van a querer para toda la vida.
Posteriormente, se pasan las arras del uno al otro y viceversa, prometiéndose compartir
todo lo que tengan. Salen los novios al son de una música cantada.
Escena 2: El embarazo.
Actores: En esta escena un niño hace de papá y una niña de mamá. Se le pone un relleno
para marcar la barriga de embarazada.
Desarrollo. El catequista narra lo que va ocurriendo, mientras los niños lo representan con
gestos. “El papá y la mamá dan un paseo, están muy contentos, sonríen. La mamá está
embarazada, el papá acaricia la tripita de la mamá.”
Escena 3: nacimiento del bebé y primeros cuidados
Actores: En esta escena un niño hace de papá y una niña de mamá.
Desarrollo. El catequista narra lo que va ocurriendo y los niños gesticulan con mímica:
“La mamá acuna entre sus brazos al bebé mientras llora (el sonido lo emite el catequista),
después el bebé se calma y deja de llorar. El papá coge al bebé y le hace muecas para
hacerle reír. El bebé ríe mucho (suena la risa). Después, el papá le cambia el pañal. La
mamá le da el pecho (o el biberón). Un bebé necesita muchos cuidados pero, ¡qué felices
están!”
Escena 4: el matrimonio supera dificultades.
Actores: En esta escena un niño hace de papá y una niña de mamá.
Desarrollo. El catequista narra lo que va ocurriendo y los niños gesticulan con mímica.
“El papá y la mamá se han enfadado, se hacen gestos feos, se dan la espalda y se van cada
uno por su lado. (Suena una campanita o similar). El papá se pone a rezar, de rodillas y
con las manos juntas. La mamá, también se pone a rezar, de rodillas y con las manos
juntas. Se levantan, se juntan y se piden perdón, hacen las paces (se dan la mano) y se
abrazan.
Escena 5: el matrimonio se ama en la ancianidad.
Actores: En esta escena un niño hace de papá y una niña de mamá. Van con bastón y
encorvados.
Desarrollo. El catequista narra lo que va ocurriendo y los niños gesticulan con mímica.
“El hombre y la mujer que un día se casaron, ahora son viejitos. Van de paseo, andan
despacio, se apoyan en un bastón, su espalda encorvada. Sin embargo, son felices porque
se aman, porque son fieles a la promesa que hicieron de amarse para siempre, al
39

sacramento del matrimonio”.
Conclusiones. (Al terminar cada escena y al final de todas ellas se vuelve a repetir)
1. La familia comienza cuando un hombre y una mujer se casan. Dios une con su Amor a
los novios mediante el sacramento del matrimonio, los bendice y ayuda. El hombre y la
mujer prometen amarse para toda la vida, para siempre.
2. Cuando el hombre y la mujer se casan y se quieren de una forma muy especial, pueden
tener hijos. Los niños son un regalo de Dios para el papá y la mamá.
3. El papá y la mamá hacen muchos esfuerzos y sacrificios para criaros y educaros.
4. Cuando los esposos discuten, hay que perdonarse para seguir amándose. Dios nos
ayuda cuando rezamos y recibimos el sacramento de la Penitencia y la Eucaristía.
5. Cuando el hombre y la mujer se hacen mayores, su amor continúa para siempre si saben
imitar el amor de Jesús a la Iglesia, si procuran amar como Dios nos ama.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
En el compromiso de hoy vais a pedir a papá y a mamá que busquen un tiempo especial
para contaros cómo fue el día que se casaron. Pedidles que os cuenten dónde se casaron,
quién era el sacerdote, cómo era la iglesia, quiénes acudieron a la boda, si ocurrió alguna
anécdota, cómo iban vestidos papá y mamá, si recuerdan algún momento de oración
especial… Sería bonito si además les enseñan fotos o video de la celebración litúrgica.
(DAR HOJA PADRES)
Cuando los padres vayan a recoger a sus hijos se les explica el compromiso tal y como
acabamos de mencionar. Asimismo, se les facilitará la hoja anexa de catequesis para los
padres y se les invitará a ver el teatro, si se puede.
Es conveniente que el matrimonio que se muestra no se encuentre en situación de
separación o divorcio ni sólo casados civilmente, por lo que si los padres lo están, se les
debe pedir que se lo cuenten los abuelos u otros familiares cercanos con los que los niños
tengan confianza. Se trata de mostrar un ejemplo a seguir, que tengan un referente.
6. Oración final: CELEBRAR
Peticiones: Que nuestros padres y abuelos se amen cada día más y mejor, como Dios nos
ama.
Padrenuestro. Sagrada Familia de Nazaret, rogad por nosotros.

40

B.2.4. Niños de seis a doce años
1. Objetivos
• Mostrar el matrimonio como respuesta a la vocación universal al Amor.
• Descubrir los rasgos esenciales del matrimonio cristiano mediante los signos visibles
del sacramento: consentimiento, alianzas, arras y yugo.
• Mostrar el modelo de familia cristiana según el plan de Dios como fuente de felicidad.
Nota. La reunión que aquí se propone presupone que los niños mantienen la inocencia
propia de la infancia. Si no fuera así, el catequista deberá valorar si pudiera ser mejor
realizar la reunión propuesta para los adolescentes.
2. Oración inicial
Hacemos la señal de la cruz.
Jesús, José y María, os doy mi corazón y el alma mía.
3. Presentación del tema: VER
Introducción
Hoy en nuestra reunión vamos a ver el sacramento del matrimonio. ¿Alguien ha estado
en una boda? ¿Recordáis qué pasó? Es un primer contacto, sin entrar en muchos detalles.
Si alguien explicase una boda civil se les comenta que eso no es el sacramento del
matrimonio, puesto que aunque también lo llamen boda, simplemente firman un papel de
compromiso pero, si no van a la iglesia a celebrar el sacramento del matrimonio, Dios
no puede actuar uniendo con su Amor a los novios, dándoles su gracia y bendición.
Actividad 1: El matrimonio es una vocación
En esta dinámica se pone a los chicos a un lado de la sala. Al lado contrario hay un gran
corazón junto a tres teléfonos (bien de juguete, de verdad, dibujados…). Debajo de cada
teléfono hay un papel en el que está escrito (teléfono 1: sacerdote; teléfono 2: vida
consagrada y teléfono 3: matrimonio). Se emite un sonido de teléfono y se invita a uno
de los chicos a descolgar el teléfono que quiera, mientras los otros chicos se mantienen al
lado contrario de la sala. Se le dice que lea el cartel para sí (no en voz alta) y guardando
silencio se quede junto a los teléfonos. Vuelve a sonar el teléfono y se invita a otro chico
a descolgarlo. Se le pide que lo lea, no lo comente y se quede junto a los teléfonos. Así
sucesivamente hasta que todos los chicos respondan a las llamadas. Importante, cuando
se dirija una chica a los teléfonos, se retira el teléfono del sacerdote.
A continuación se les pregunta qué teléfono han descolgado y que había escrito en él.
Conclusiones: Se les explica que todos en esta vida estamos llamados a amar a los demás
de una manera concreta. Unos mediante el orden sacerdotal, otros en la vida consagrada
y, la mayoría, en el sacramento del matrimonio. Finalmente se les pregunta quién llamaba,
el corazón, que representa a Dios. Tiene que quedar claro que Dios nos llama y que
nosotros podemos responder o no a su llamada. Para responder a su llamada hay que ser
valientes, generosos y tener la confianza de que Dios nos llama a amar en el camino en
que seremos más felices.
Actividad 2: El consentimiento.
Opción 1
Se visualiza el fragmento de la película de Disney de “la Bella y la Bestia”, en la que
Gascón entra en casa de Bella para obligarla a decir que se case con él, mientras el resto
del pueblo espera engalanado para la celebración. Tras ver este fragmento se les pregunta:
¿puede alguien obligar a otro a que se case con él?, ¿puede alguien casarse sin amor?,
¿qué se necesita para que un hombre y una mujer se unan en matrimonio? En esta última
pregunta debe orientarse la respuesta, dejando claro que el consentimiento es libre, sin
41

que nadie les obligue. Asimismo, los novios dicen sí porque se aman. Es importante
destacar que se dice sí en la iglesia, porque los novios necesitan de la ayuda de Dios y
de su Amor para formar una familia.
Opción 2
Se escoge a un niño y a una niña y se les obliga a decir que se van a casar el uno con el
otro. A continuación se hacen las preguntas de la opción anterior.
Actividad 3: Las alianzas.
Se les muestran las alianzas y se les explica que no son unos anillos cualesquiera, sino
que simbolizan que el hombre y la mujer van a amarse y respetarse toda la vida. Se les
explica que es un signo externo para que los demás vean también que estás casado.
Además, se les muestra el grabado interior que lleva la alianza. Así podrán comprobar
que bien el nombre del otro cónyuge, simbolizando también la fidelidad que se prometen
los esposos. Es decir, que no se van a ir con otro hombre o mujer, que se comprometen a
amarse el uno al otro para siempre.
Actividad 4: Las arras.
Las arras son símbolo de los bienes que los cónyuges van a compartir. En esta actividad
vamos a replicar la fórmula que se emplea en el sacramento del matrimonio. Para ello,
primero hacemos que alguien cuente las monedas y les explicamos que son 13, una por
cada mes del año y otra para los pobres.
Después escogemos a un niño y a una niña, para que se digan el uno al otro: “Manuel/
María, recibe estas arras en señal de los bienes que vamos a compartir”. Concluimos, los
cónyuges se comprometen a compartir todo.
Actividad 5: El yugo.
Al finalizar la oración del Padrenuestro, en la Eucaristía en la que se celebra el sacramento
del matrimonio, hay una oración especial por los novios. En algunos lugares se remarca
esta oración colocando una tela blanca muy hermosa que une a los novios, colocándose a
la novia por encima de la cabeza y, al novio, por encima de sus hombros. De esta manera
se plasma gráficamente el instrumento de labranza denominado yugo y que se ponía a los
bueyes u otros animales, para que fueran unidos en todo momento mientras araban la
tierra para que el labrador pudiera sembrar posteriormente.
Juego: Se escoge a un niño y a una niña para que tiren de dos cuerdas a las que se ha
atado una caja pesada con forma de “casa”. En un primer momento se les pide que tiren
con todas sus fuerzas en sentidos opuestos. No lograrán nada. En un segundo intento se
les pide que tiren con todas sus fuerzas en el mismo sentido (habrá que cambiar la
orientación de las cuerdas), será más fácil. En un tercer intento se les ayuda empujando
por detrás al inicio, simbolizando la ayuda de la gracia, que Dios nos da.
Conclusión. Con este pequeño juego queremos mostrar a los niños la importancia de que
el hombre y la mujer deben “tirar” los dos del carro para que la familia salga adelante.
Asimismo, no basta con tirar del carro, sino que hay que hacerlo en la misma dirección y
sentido, es decir, que los novios tienen que tener claro cómo quieren que sea su familia
antes de casarse, tiene que hablar y dialogar mucho para ello. El tercer intento muestra la
gracia de Dios que actúa en el matrimonio y los bendice.
Conclusión de todas las actividades anteriores.
En el sacramento del matrimonio un hombre y una mujer, se dicen un sí por el que se
dicen: “te amo a ti y solo a ti, para siempre”. Los novios no están solos, Dios los bendice
y ayuda con su gracia.

4. Análisis del tema: JUZGAR
Actividad 4: Teatro la familia cristiana
42

A continuación los niños van a representar varias escenas de la vida familiar (proponemos
algunas, pueden añadirse más si se desea). El monitor elegirá diferentes protagonistas
para cada escena. Es importante dar a los niños más tímidos personajes importantes, salvo
que se nieguen a ello. Al terminar cada escena se dicen las conclusiones que están al final.
Además, si es posible, sería bonito repetir la representación a los padres cuando vengan
a recogerlos.
Escena 1: el sacramento del matrimonio.
Actores: En esta escena un niño hace de novio (se le pone una corbata) y una niña de
novia (se le pone una tela blanca a modo de velo). El catequista será el sacerdote.
Desarrollo. El sacerdote espera junto al novio en el altar, se canta alguna música mientras
entra la novia. El sacerdote inicia la celebración e indica que hoy van a contraer
matrimonio Manuel y María, que es un día de mucha alegría para todos… A continuación
emplea la forma “corta” de prestar el consentimiento para que los niños respondan
simplemente “sí”. Esto es: “Manuel, ¿quieres a María como legítima esposa y prometes
serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, todos los días de
tu vida?”. El niño responde sí. Se pregunta lo mismo a la niña. A continuación los niños
se ponen el uno al otro las alianzas, diciendo que se van a querer para toda la vida.
Posteriormente, se pasan las arras del uno al otro y viceversa, prometiéndose compartir
todo lo que tengan. Salen los novios al son de una música cantada.
Escena 2: El embarazo.
Actores: En esta escena un niño hace de papá y una niña de mamá. Se le pone un relleno
para marcar la barriga de embarazada.
Desarrollo. El catequista narra lo que va ocurriendo, mientras los niños lo representan con
gestos. “El papá y la mamá dan un paseo, están muy contentos, sonríen. La mamá está
embarazada, el papá acaricia la tripita de la mamá.”
Escena 3: nacimiento del bebé y primeros cuidados
Actores: En esta escena un niño hace de papá y una niña de mamá.
Desarrollo. El catequista narra lo que va ocurriendo y los niños gesticulan con mímica:
“La mamá acuna entre sus brazos al bebé mientras llora (el sonido lo emite el catequista),
después el bebé se calma y deja de llorar. El papá coge al bebé y le hace muecas para
hacerle reír. El bebé ríe mucho (suena la risa). Después, el papá le cambia el pañal. La
mamá le da el pecho (o el biberón). Un bebé necesita muchos cuidados pero, ¡qué felices
están!”
Escena 4: el matrimonio supera dificultades.
Actores: En esta escena un niño hace de papá y una niña de mamá.
Desarrollo. El catequista narra lo que va ocurriendo y los niños gesticulan con mímica.
“El papá y la mamá se han enfadado, se hacen gestos feos, se dan la espalda y se van cada
uno por su lado. (Suena una campanita o similar). El papá se pone a rezar, de rodillas y
con las manos juntas. La mamá, también se pone a rezar, de rodillas y con las manos
juntas. Se levantan, se juntan y se piden perdón, hacen las paces (se dan la mano) y se
abrazan.
Escena 5: los padres educan cristianamente a sus hijos.
Actores: En esta escena un niño hace de papá y una niña de mamá. Tienen dos o tres hijos,
representados por otros niños. El catequista hace de sacerdote
Desarrollo. El catequista narra lo que va ocurriendo y los niños gesticulan con mímica.
El papá y la mamá llevan de la mano a sus hijos a la iglesia, allí después de muchas
catequesis sus hijos reciben la primera comunión (el sacerdote imita que les da la
comunión). En casa, los padres leen con sus hijos la Biblia y rezan juntos. Se ponen todos
sentados en círculo y se dan la mano como si rezaran juntos el Padrenuestro.
Escena 6: el matrimonio se ama en la ancianidad.
43

Actores: En esta escena un niño hace de papá y una niña de mamá. Van con bastón y
encorvados.
Desarrollo. El catequista narra lo que va ocurriendo y los niños gesticulan con mímica.
“El hombre y la mujer que un día se casaron, ahora son viejitos. Van de paseo, andan
despacio, se apoyan en un bastón, su espalda encorvada. Sin embargo, son felices porque
se aman, porque son fieles a la promesa que hicieron de amarse para siempre, al
sacramento del matrimonio”.
Conclusiones. (Al terminar cada escena y al final de todas ellas se vuelve a repetir)
1. La familia comienza cuando un hombre y una mujer se casan. Dios une con su Amor a
los novios mediante el sacramento del matrimonio, los bendice y ayuda. El hombre y la
mujer prometen amarse para toda la vida, para siempre.
2. Cuando el hombre y la mujer se casan y se quieren de una forma muy especial, pueden
tener hijos. Los niños son un regalo de Dios para el papá y la mamá.
3. El papá y la mamá hacen muchos esfuerzos y sacrificios para criaros y educaros.
4. Cuando los esposos discuten, hay que perdonarse para seguir amándose. Dios nos
ayuda cuando rezamos y recibimos el sacramento de la Penitencia y la Eucaristía.
5. Los padres se comprometen en el sacramento del matrimonio a enseñar a rezar a sus
hijos, a hablares de Dios, en definitiva, a educarles cristianamente.
6. Cuando el hombre y la mujer se hacen mayores, su amor continúa para siempre si saben
imitar el amor de Jesús a la Iglesia, si procuran amar como Dios nos ama.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
En el compromiso de hoy vais a pedir a papá y a mamá que busquen un tiempo especial
para contaros cómo fue el día que se casaron. Pedidles que os cuenten dónde se casaron,
quién era el sacerdote, cómo era la iglesia, quiénes acudieron a la boda, si ocurrió alguna
anécdota, cómo iban vestidos papá y mamá, si recuerdan algún momento de oración
especial… Sería bonito si además les enseñan fotos o video de la celebración litúrgica.
(Se les entrega la hoja que deben dar a sus padres)
Cuando los padres vayan a recoger a sus hijos se les explica el compromiso tal y como
acabamos de mencionar. Asimismo, se les facilitará la hoja anexa de catequesis para los
padres y se les invitará a ver el teatro, si se puede.
Es conveniente que el matrimonio que se muestra no se encuentre en situación de
separación o divorcio ni sólo casados civilmente, por lo que si los padres lo están, se les
debe pedir que se lo cuenten los abuelos u otros familiares cercanos con los que los niños
tengan confianza. Se trata de mostrar un ejemplo a seguir, que tengan un referente.
6. Oración final: CELEBRAR
Peticiones:
• Que nuestros padres y abuelos se amen cada día más y mejor.
• Que nosotros seamos buenos hijos y ayudemos a nuestros padres a construir una
familia que se ama como Dios nos ama.
Avemaría. Sagrada Familia de Nazaret, rogad por nosotros.

44

B.2.5. Adolescentes

1. Objetivos
Llevar a cabo una reflexión sobre el noviazgo como preparación para el matrimonio,
mostrando las características esenciales del noviazgo cristiano.
Descubrir los rasgos esenciales del matrimonio cristiano como respuesta a la vocación
al amor que Dios ha inscrito en nuestro corazón.

2. Oración inicial
Para la oración inicial se propone leer 1Co 13 1-13, que es una lectura habitual en
muchísimas bodas.
Completamos la oración con un Padrenuestro.
3. Presentación del tema: VER
El desarrollo de las actividades que siguen requiere que el análisis (“juzgar”) se lleve a
cabo prácticamente a la par que el ver.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Actividad 1: Un viaje con dos maletas:
Actividad 1.1: La maleta del noviazgo
Motivación:
Hoy han empezado a salir juntos Pedro y María. Inician un viaje precioso, el del noviazgo,
que aunque seguramente lleno de alegrías, también tendrá momentos de dificultad y retos
que superar. Como para todo viaje que pretenda ser largo hay que preparar un equipaje,
Pedro y María deben hacer una maleta para su noviazgo.
Sacamos la maleta pequeña.
Se les pregunta a los chicos: ¿Qué predisposición, qué valores, qué actitudes, qué virtudes
deben llevar en su pequeña maleta Pedro y María para que su noviazgo sea un proceso de
crecimiento de su amor que pueda culminar en un matrimonio cristiano?
Los chicos tendrán que dar ideas de lo que ellos estiman que se debe “llevar en la
maleta”. El monitor debe guiar el desarrollo de esta lluvia de ideas, escribiendo cada
una de las propuestas válidas con letras grandes en un papel – una idea por papel (si es
posible tamaño folio, A4 o similar). A medida que se vayan formulando, cada uno de
estos papeles-ideas se irá introduciendo en la maleta. Es importante que los chicos, con
las correcciones y/o comentarios oportunos del monitor, expliquen razonadamente los
motivos por los que se retiene una idea, o por los que se rechaza.
En cualquier caso, no pueden faltar en la pequeña maleta del matrimonio los siguientes
aspectos:
• Cariño: las muestras de cariño son fundamentales para que cada uno pueda sentirse
profundamente amado por el otro y que la relación crezca (no sólo que se den besos,
sino también el cuidado por los detalles, el estar atento a lo que el otro necesita o
valora).
• Respeto y confianza.
• Diálogo: Uno de los objetivos principales del noviazgo es el conocimiento de la otra
persona. En este sentido, el diálogo, la conversación íntima y trascendente, cobra
una importancia extraordinaria siendo un pilar esencial para el buen desarrollo del
noviazgo. El diálogo debe ser permanente para poder ir fraguando un punto de vista
común sobre la vida.
• Proyecto de vida: los novios durante el noviazgo deben tener en cuenta el horizonte
de una vida en común en el matrimonio. ¿Cómo quieren que sea esa vida?, ¿qué
45

aspectos esenciales consideran para ella? ¿entra Dios en este proyecto?, son temas
que deben tratar y hablar siendo novios.
• Perdón: el noviazgo es escuela de perdón. En la relación íntima entre los novios es
inevitable que se produzcan roces, malentendidos, que causen daño a la otra persona.
El crecimiento del amor en el noviazgo pasa indefectiblemente por perdonarse una y
otra vez.
• Fidelidad: el noviazgo es también escuela de fidelidad. No podemos olvidar que
“quien es fiel en lo poco, es fiel en lo mucho”. Difícilmente será una persona fiel en
el matrimonio si no lo ha sido, ni ha trabajado el serlo, durante el noviazgo. La
fidelidad debe ir más allá del mero “no poner los cuernos”, sino que debe ambicionar
una mirada limpia, un pensamiento transparente, en comentarios respetuosos de las
personas del otro sexo, en nuestra manera de vestir…
• Castidad: El noviazgo cristiano debe ser escuela de castidad. Sin ser el propósito de
esta actividad tratar este tema que entraña hoy en día tantas dificultades, sí se debe
destacar este aspecto esencial del noviazgo cristiano dando razones:
o Centrarse en el sexo impide conocer a la otra persona en todas sus
dimensiones, pudiendo perder aspectos que en el futuro hagan decir: “no era
como yo pensaba”; “He estado 18 años con una persona y no la conocía” …
o Se produce la instrumentalización del otro. El sexo puede llegar a ser el
objetivo último buscado en la relación convirtiéndose la novia/el novio en un
mero medio para conseguirlo. El otro se convierte en un objeto que puede
dejar de ser válido y, por tanto, desechable.
o Aun cuando se piense que nuestro novio/a es la persona que queremos para
siempre, hay que tener en cuenta el noviazgo se puede romper. El acto sublime
de amor, que supone la entrega total de tu cuerpo, ¿no conviene acaso
reservarlo a la persona con quién te cases, a quien vas a entregar toda tu vida
para siempre?
No se debe olvidar que el noviazgo se puede romper y que si hay razones que hagan
pensar que la otra persona no es la adecuada, quizás lo más conveniente sea no seguir.
Ya lo dice el dicho castellano: “Quien acierta en el casar, no le queda en qué acertar”.
Actividad 1.2: La maleta del matrimonio
Pedro y María se van a casar. ¡Fantástico!, van a iniciar un viaje para toda la vida. Pedro
y María han dado respuesta a la llamada de amor que Dios les ha hecho a través de la
persona amada: han dado respuesta a su vocación.
Pero, ¿les vale la misma maleta del noviazgo a Pedro y a María?
En este sentido, no es raro hoy en día escuchar, especialmente a las parejas que han
convivido antes del matrimonio, que nada cambia su situación respecto a cuándo no
estaban casados. Esta “ausencia de cambio” en sus vidas en el paso al matrimonio, suele
manifestarse también por una falta de evolución de sus esquemas vitales al casarse, es
decir, que entran en el matrimonio “con la misma maleta” del noviazgo.
Evidentemente, no es lo mismo el equipaje para un pequeño viaje que otro de mucho
mayor recorrido. Se han dado cuenta de que la maleta del noviazgo se les ha quedado
pequeña, ya no les vale para el nuevo viaje. Precisan una más grande.
Sacamos la maleta grande y volcamos el contenido de la maleta pequeña en ella.
Con este gesto mostramos que para el matrimonio se necesitan cultivar los mismos
aspectos del noviazgo (cariño, respeto, diálogo, perdón, fidelidad…) en una dimensión si
cabe más profunda.
Pero la maleta más grande tiene aún mucho espacio que rellenar. Les preguntamos a los
chicos: ¿qué nuevos aspectos incorpora el matrimonio a la vida de Pedro y María?
Del mismo modo que en la actividad anterior los chicos deben proponer nuevas ideas
46

que serán incorporadas, según el juicio del monitor, a la nueva maleta.
No deben faltar los siguientes aspectos:
• Exclusividad: cuando nos casamos nos decimos de un modo pleno “te amo a ti y
sólo a ti”.
• Indisolubilidad: nos decimos “te amo a ti y sólo a ti para siempre”
• Fecundidad: el matrimonio cristiano está abierto a la vida. Con los hijos, Dios
nos hace partícipes de la Creación.
• Fidelidad. Cobra un sentido nuevo. Por el sacramento los esposos son
capacitados para representar y testimoniar la fidelidad de Dios a su alianza, de
Cristo a su Iglesia.
• Gracia de Dios: al casarnos por la Iglesia, dejamos a Dios que entre en nuestra
casa, que participe de un modo especial de nuestra vida. Y Dios se toma muy en
serio esta tarea, derramando su Gracia sobre nosotros. De esto tienen buena
experiencia muchos matrimonios, de cómo, en situaciones de dificultad, Dios
capacita y sostiene aun cuando las circunstancias parecieran superarnos. Esto es
la gracia, una gracia que da fuerza para arrostrar lo que viene de fuera, pero
también para poder sanar la vida conyugal en aquellos momentos delicados que
podrían suponer el alejamiento de los esposos.
Además de la Gracia del Sacramento del Matrimonio, los esposos están llamados
como todo cristiano, al Sacramento de la Reconciliación y al de la Eucaristía.
• Iglesia doméstica. Los padres tienen el deber de educar cristianamente a sus
hijos, fomentando la vocación personal de cada uno. La casa familiar es iglesia
doméstica, comunidad de gracia y oración, escuela de virtudes humanas y
caridad cristiana.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
En el compromiso de hoy vais a pedir a vuestros padres que busquen un tiempo especial
para contaros cómo fue el día que se casaron. Pedidles que os cuenten dónde se casaron,
quién era el sacerdote, cómo era la iglesia, quiénes acudieron a la boda, si ocurrió alguna
anécdota, cómo iban vestidos, si recuerdan algún momento de oración especial… Sería
bonito si además les enseñan fotos o video de la celebración litúrgica.
Se les entrega la hoja que deben dar a sus padres.
Es conveniente que el matrimonio que se muestra no se encuentre en situación de
separación o divorcio ni sólo casados civilmente, por lo que si los padres lo están, se les
debe pedir que se lo cuenten los abuelos u otros familiares cercanos con los que los niños
tengan confianza. Se trata de mostrar un ejemplo a seguir, que tengan un referente.
6. Oración final: CELEBRAR
Peticiones:
• Que nuestros padres y abuelos se amen cada día más y mejor.
• Que nosotros seamos buenos hijos y ayudemos a nuestros padres a construir una
familia que se ama como Dios nos ama.
• Que respondamos con generosidad y valentía a la llamada de Dios.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Sagrada Familia de Nazaret, rogad por nosotros.

47

B.2.6. Jóvenes


1. Objetivos
Llevar a cabo una reflexión sobre el noviazgo como preparación para el matrimonio,
mostrando las características esenciales del noviazgo cristiano.
Descubrir los rasgos esenciales del matrimonio cristiano como respuesta a la vocación
al amor que Dios ha inscrito en nuestro corazón.
Suscitar una reflexión sobre la trascendencia que supone casarse, de lo que entraña el
compromiso que se adquiere el día de la boda.

2. Oración inicial
Para la oración inicial se propone leer 1Co 13 1-13, que es una lectura habitual en
muchísimas bodas.
Completamos la oración con un Padrenuestro.
3. Presentación del tema: VER
Actividad 1: Un viaje con dos maletas:
Se propone como primera actividad la misma que para los adolescentes: “Un viaje con
dos maletas”. Por economía de espacio remitimos a este mismo punto en el apartado de
los adolescentes.
Actividad 2: “Sí quiero”
En la actividad anterior se ha recordado y reflexionado sobre las virtudes y hábitos
fundamentales que tenemos que tener muy presentes en el período del noviazgo y en la
vida del matrimonio: lo que tenemos que tener más a mano en nuestra maleta.
En esta segunda actividad se pretende que el joven reflexione y adquiera consciencia de
la transcendencia del hecho de casarse, de lo que supone el matrimonio y de todo a lo
que uno se compromete el día de la boda.
Pensemos que estamos preparando el día de nuestra boda. Como un hecho excepcional,
nos pide el sacerdote que escribamos una fórmula de consentimiento, un texto que será el
que se pronuncie el día de la boda.
¿Y qué es el consentimiento? Es el momento central de la ceremonia, en el que los esposos
se dicen sí para toda la vida; es el momento en el que “se casan”.
Se le da una hoja en blanco a cada uno de los jóvenes.
En esta hoja que se entrega debe escribir cada uno su fórmula de consentimiento personal.
Se trata de un texto breve en el que se ha de resumir lo más importante del matrimonio:
“¿Por qué os casáis?; ¿Para qué os casáis?; ¿A qué os comprometéis?”.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Actividad 2: “Sí quiero”
Tras dejar un tiempo para escribir, cada uno leerá la fórmula de consentimiento que ha
escrito. Los demás, con la guía del monitor, deberán comentar el texto destacando los
aspectos correctos de la fórmula, o señalando lo que no esté bien. El monitor debe hacer
hincapié sobre los puntos esenciales e imprescindibles del matrimonio que
implícitamente deben estar recogidas en una fórmula de consentimiento anotándolos,
bien en una pizarra, bien en un papel grande visible para todos, a medida que surgen en
los comentarios, o apostillándolos si no surgen. Para destacarse se señalan: libertad de
los contrayentes, carácter de promesa, fidelidad, exclusividad, indisolubilidad…
Como término de la actividad sería conveniente leer alguna de las fórmulas oficiales como
la que recogemos a continuación y exponer los comentarios que realizamos a
continuación:
48

(Sacerdote)“Así pues, ya que queréis contraer santo Matrimonio, unid vuestras manos,
manifestad vuestro consentimiento ante Dios y su Iglesia:
• Fórmula 1. Los novios dicen por separado: “Yo, NN, te recibo a ti, NM, como
esposo/a y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la
adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los
días de mi vida.”
• Fórmula 2: El sacerdote pregunta: “NN, ¿quieres recibir a NM como esposo/a, y
prometes serle fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la
enfermedad, y así amarlo/a y respetarlo/la todos los días de tu vida? Cada novio
responde individualmente: “sí quiero”.
• Fórmula 3: Los novios dicen por separado: “Yo, NN, te recibo a ti, NM, como
legítimo/a marido/mujer mio/a y me entrego a ti como legítima/o mujer/marido
tuya/o, según lo manda la santa Madre Iglesia católica.
• Fórmula 4: El novio pregunta a la novia: “¿Quieres ser mi mujer?”, a lo que
responde la novia: “sí quiero”. A continuación la novia pregunta al novio la
misma pregunta. Seguidamente el novio manifiesta: “yo te recibo como esposa y
prometo amarte fielmente durante toda mi vida.” A continuación la novia repite
la misma fórmula.
Comentamos. Estas fórmulas de consentimiento de la liturgia católica implícitamente
condensan de una manera bellísima los aspectos esenciales de la vida del matrimonio y
de la promesa que los esposos hacen ante los demás y ante Dios:
• Decisión personal y consciencia profunda de lo que es el matrimonio: “Yo
Fulanito/a”
• Exclusividad: “te recibo a ti Fulanito/a como esposo/a”. No se trata de nada
genérico, sino que se centra en esa persona (con su nombre, con su historia…)
con la que uno se va a casar.
• Abnegación, entrega: “me entrego a ti”. Igual que Cristo se entrega a su Iglesia.
• Promesa: “prometo”. Es importante destacar, y muchas veces pasa inadvertido,
que al casarse uno realiza una promesa, por lo que adquiere un grado de
compromiso tal que la persona implícitamente ofrece como garantía su propio
honor.
• Fidelidad: “prometo serte fiel”
• Pase lo que pase nada debe quebrantar este vínculo: “en la prosperidad y en la
adversidad; en la salud y en la enfermedad”
• Propósito del matrimonio: “amarte y respetarte”
• Indisolubilidad: “todos los días de mi vida hasta que la muerte nos separe”. Uno
se casa para siempre.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
En el compromiso de hoy vais a pedir a vuestros padres que busquen un tiempo especial
para contaros cómo fue el día que se casaron. Pedidles que os cuenten dónde se casaron,
quién era el sacerdote, cómo era la iglesia, quiénes acudieron a la boda, si ocurrió alguna
anécdota, cómo iban vestidos, si recuerdan algún momento de oración especial… Sería
bonito si además les enseñan fotos o video de la celebración litúrgica.
Asimismo, sería bonito que este año estuvierais atentos al aniversario del matrimonio de
vuestros padres para felicitarles con especial cariño.

6. Oración final: CELEBRAR
49

Peticiones y gracias:
• Damos gracias por tantos matrimonios que, siendo reflejo de tu amor en la tierra, se
aman y se respetan hasta el último día de sus vidas.
• Pedimos por aquello matrimonios en dificultades, para que Dios les ayude a
reencontrar el amor que en su día se tuvieron.
• Te pedimos Señor fuerza y ánimo para responder con generosidad y valentía a tu
llamada.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Sagrada Familia de Nazaret, rogad por nosotros.

50

B.3. EL PRIMER AMOR: EL BAUTISMO
B.3.1. Preparación del monitor
1. Lecturas recomendadas
• YouCat (Catecismo Joven de la Iglesia Católica): puntos 151, 193 al 202, 361.
• Catecismo de la Iglesia Católica (CIC): puntos 1213 al 1284

Antiguo Testamento: Éxodo 14, 15; 15,1.

Nuevo Testamento: Mt 28, 18-20; Mc 1, 9-11; Mc 10, 13-16; Jn 3, 1-6; Romanos
6, 3-5; Gálatas 3, 26-28; 1 Pedro 2, 4-5; 9-10.

2. Reflexión personal
“Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed
que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin de los tiempos”. (Mt 28, 19-21)
Jesús con estas palabras ordena a sus discípulos hacer discípulos a todos los pueblos,
sin limitaciones, prometiéndoles su ayuda y presencia hasta el final de los tiempos. Dicha
tarea se concreta de dos maneras: bautizar y enseñar a guardar todo lo que Él ha mandado.
⇒ ¿Quién puede ser bautizado y qué se le exige a un candidato al Bautismo?
Cualquier persona que no esté aun bautizada puede recibir el Bautismo. La única
condición para el Bautismo es la fe, que debe ser confesada públicamente en la
celebración del Sacramento. Quien se hace cristiano es un hombre nuevo, miembro vivo
del cuerpo de Cristo.
Con el sacramento del Bautismo pasamos a ser hijos adoptivos de Dios y herederos del
Cielo, pero para heredar tenemos que ser buenos hijos, buenas personas, buenos
cristianos. Entramos a ser cristianos por la puerta del Bautismo. Y es, a través del
Bautismo, como entramos en la Iglesia, nuestra madre, que nos ayuda durante toda
nuestra vida a caminar hasta Jesús a través de los Sacramentos: sacramentos de
iniciación como el Bautismo, Confirmación y Eucaristía; sacramentos de curación
como la Penitencia y la Unción de Enfermos; y sacramentos al servicio de la comunión
y misión de los fieles, como el Matrimonio y el Orden Sacerdotal.
El Bautismo nos une a Jesucristo. Nos introduce en su muerte salvífica en la cruz, y por
ello nos libera del pecado original y de todos los pecados personales y nos permite
resucitar con Él a una vida sin fin. El Bautismo es el camino que lleva desde el reino de
la muerte a la Vida y la condición previa de todos los demás Sacramentos. Nos une a
Jesucristo. Puesto que el Bautismo es una alianza con Dios, el hombre debe dar su sí a
Dios. En el Bautismo de niños, los padres confiesan la fe en representación de su hijo.
⇒ ¿Por qué mantiene la Iglesia la práctica del Bautismo de niños?
La Iglesia mantiene desde tiempos inmemoriales la práctica del Bautismo de niños. Para
ello hay una única razón: antes de que nosotros optemos por Dios, Dios ha optado por
nosotros. El Bautismo es, por tanto, una gracia, un regalo inmerecido de Dios, que nos
acepta incondicionalmente. Los padres creyentes, que quieren lo mejor para su hijo,
quieren también el Bautismo, en el cual el niño es arrancado del influjo del pecado
original y del poder de la muerte.
El Bautismo de niños supone que los padres cristianos educan al niño bautizado en la fe.
Es una injusticia privar al niño del Bautismo por una liberalidad mal entendida. Lo mismo
que no se puede privar al niño del amor, para que después pueda él mismo decidirse por
el amor, sería una injusticia si los padres creyentes privaran a su hijo de la gracia de Dios
recibida en el Bautismo. Así como todo ser humano nace con la capacidad de hablar, pero
51

debe aprender a hablar, igualmente, todo hombre nace con la capacidad de creer, pero
debe aprender a conocer la fe. No obstante, no se puede imponer el Bautismo a nadie. Si
se recibe el Bautismo de niño, hay que ratificarlo después personalmente a lo largo de la
vida; es decir, hay que decir sí al Bautismo para que este de fruto.
⇒ Ritual del Bautismo de niño
Las personas que participan en el Bautismo: el celebrante, padres, padrinos y persona que
recibe el Bautismo (en el caso de Bautismo de adultos no sería necesaria la presencia de
los padres o tutores).
Signos del Bautismo: agua (nacido del agua y del Espíritu), renunciar al pecado y profesar
la fe, Crisma, vestido blanco (dignidad del cristiano) y vela encendida (luz del mundo).
1. Rito de acogida
a. Recibimiento en la entrada de la iglesia como símbolo de su entrada en la Iglesia
b. Imposición del nombre
c. La signación de la cruz
d. La Comunidad cristiana le recibe con alegría
2. Liturgia de la Palabra
a. Lecturas bíblicas y homilía
b. Oración de los fieles
c. Oración del exorcismo: victoria de Cristo sobre el mal para que el bautizado sea
liberado del pecado original y el Espíritu Santo habite en él.
d. Unción pre bautismal
3. Liturgia del Sacramento
a. Bendición del agua
b. Renuncias y profesión de fe: compromiso de los padres y padrinos en la decisión
de bautizar a su hijo
c. Bautismo: se derrama el agua tres veces sobre la cabeza del bautizado diciendo
“N., yo te bautizo en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.
d. Unción con el Santo Crisma: el bautizado es ungido con aceite y óleo en el pecho
para ser fortalecido en Cristo y pueda vencer en el camino que en ese momento
emprende y en el que encontrará dificultades.
e. Imposición de la vestidura blanca
f. Entrega del cirio
4. Conclusión del Rito
a. Recitación del Padre Nuestro
b. Bendición final

3. Compromiso
Como acabamos de ver, el día de nuestro bautizo es uno de los días más importantes de
nuestra vida y que, al igual que otras fechas destacadas, debemos celebrar y recordar. Por
ello, el compromiso que debemos adquirir es empezar a festejar dicho día, si no lo
sabemos lo buscamos (preguntar a nuestros padres o mirarlo en la partida de bautismo).
Además, sería bueno hablar con nuestros padres y padrinos para recordar nuestro bautizo.
El segundo y último compromiso es la proclamación de forma frecuente, más allá de los
domingos en misa, del Credo. El objetivo es rezarlo para pedir a Dios que nos aumente
nuestra fe.
4. Oración
Credo apostólico:
Creo en Dios, Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del
Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue
crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre
52

los muertos, y subió a los cielos, está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa
Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la
carne y la vida eterna. Amén.
5. Materiales
Los materiales que se precisan para llevar a cabo las actividades planteadas son:
Niños menores de seis años.
o Cartulina con foto pegada del bautizo del catequista en el que aparezca
con sus padres y padrinos.
o Fotos o imágenes de los símbolos del Bautismo para pegar después en el
mural: agua, cruz, óleos-aceite, vestidura blanca y cirio pascual encendido
(vela).
o Pegamento.
Niños de seis a doce años.
o Cartulina con foto pegada del bautizo del catequista en el que aparezca
con sus padres y padrinos.
o Fotos o imágenes de los símbolos del Bautismo para pegar después en el
mural: agua, cruz, óleos-aceite, vestidura blanca y cirio pascual encendido
(vela).
o Pegamento.
o Fotocopias con el Credo para entregar una a cada niño.
Adolescentes.
o Fotocopias con el Credo para entregar una a cada persona.
Jóvenes.
o Fotocopias con el Credo para entregar una a cada persona.

53

B.3.2. Información para los padres
Para repartir información a los padres, nos centramos en dos puntos:
⇒ ¿Por qué mantiene la Iglesia la práctica del Bautismo de niños?
La Iglesia mantiene desde tiempos inmemoriales la práctica del Bautismo de niños. Para
ello hay una única razón: antes de que nosotros optemos por Dios, Dios ha optado por
nosotros. El Bautismo es, por tanto, una gracia, un regalo inmerecido de Dios, que nos
acepta incondicionalmente. Los padres creyentes, que quieren lo mejor para su hijo,
quieren también el Bautismo, en el cual el niño es arrancado del influjo del pecado
original y del poder de la muerte.
El Bautismo de niños supone que los padres cristianos educan al niño bautizado en la fe.
Es una injusticia privar al niño del Bautismo por una liberalidad mal entendida. Lo mismo
que no se puede privar al niño del amor, para que después pueda él mismo decidirse por
el amor, sería una injusticia si los padres creyentes privaran a su hijo de la gracia de Dios
recibida en el Bautismo. Así como todo ser humano nace con la capacidad de hablar, pero
debe aprender a hablar, igualmente, todo hombre nace con la capacidad de creer, pero
debe aprender a conocer la fe. No obstante, no se puede imponer el Bautismo a nadie. Si
se recibe el Bautismo de niño, hay que ratificarlo después personalmente a lo largo de la
vida; es decir, hay que decir sí al Bautismo para que este de fruto.
⇒ Ritual del Bautismo de niño
Las personas que participan en el Bautismo: el celebrante, padres, padrinos y persona que
recibe el Bautismo (en el caso de Bautismo de adultos no sería necesaria la presencia de
los padres o tutores).
Signos del Bautismo: agua (nacido del agua y del Espíritu), renunciar al pecado y profesar
la fe, Crisma, vestido blanco (dignidad del cristiano) y vela encendida (luz del mundo).
1. Rito de acogida
a. Recibimiento en la entrada de la iglesia como símbolo de su entrada en la Iglesia
b. Imposición del nombre
c. La signación de la cruz
d. La Comunidad cristiana le recibe con alegría
2. Liturgia de la Palabra
a. Lecturas bíblicas y homilía
b. Oración de los fieles
c. Oración del exorcismo: victoria de Cristo sobre el mal para que el bautizado sea
liberado del pecado original y el Espíritu Santo habite en él.
d. Unción pre bautismal
3. Liturgia del Sacramento
a. Bendición del agua
b. Renuncias y profesión de fe: compromiso de los padres y padrinos en la decisión
de bautizar a su hijo
c. Bautismo: se derrama el agua tres veces sobre la cabeza del bautizado diciendo
“N., yo te bautizo en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.
d. Unción con el Santo Crisma: el bautizado es ungido con aceite y óleo en el pecho
para ser fortalecido en Cristo y pueda vencer en el camino que en ese momento
emprende y en el que encontrará dificultades.
e. Imposición de la vestidura blanca
f. Entrega del cirio
4. Conclusión del Rito
a. Recitación del Padre Nuestro
b. Bendición final

54

B.3.3. Niños menores de 6 años


1. Objetivos
Conocer que a través del regalo del Bautismo, Dios nos hace Hijos suyos.
La vida cristiana, que comienza con el Bautismo, es un encuentro personal con Jesús.
Conocer el rito litúrgico del Bautismo.

2. Oración inicial
Rezamos el “Jesusito de mi vida” con los niños.
3. Presentación del tema: VER
Comenzamos con un breve diálogo con los niños:




Que levanten la mano los niñ@s a los que les quieran muchísimo su papá y su mamá. (Dejar
que levanten la mano y si hay alguien que no la levanta preguntar el por qué pues a lo mejor
viene enfadado a la reunión).
¿Qué es lo que quieren papá y mamá para nosotros? Lo mejor, lo más bueno. Ellos nos quieren
muchísimo y nos cuidan siempre.
Vuestros padres desde que sois pequeños os han hablado de Dios, que nos ha creado y nos ha
dado todo por AMOR, porque nos quiere muchísimo y quiere que seamos sus hijos.
¿Y cómo podemos ser hijos de Dios? Para poder ser hijos de Dios debemos ser bautizados.
¿Quién de vosotros está bautizado? (Dejar que los niños levanten la mano, a lo mejor no la
levantan porque no saben que están bautizados).

4. Análisis del tema: JUZGAR
Mis padres también querían que fuera hijo de Dios y por eso me bautizaron cuando era
pequeño (si no fue así el caso personal del catequista que lo adapte a su vida). Así
comencé mi camino como cristiano y fui conociendo poco a poco cada vez más a Jesús
haciéndome muy amigo de Él. Ahora todos los días rezo y hablo con Jesús y le cuento
mis problemas y mi día a día.
El catequista habrá preparado previamente un pequeño mural con una foto del momento de su
bautizo en el centro (niño bautizado, padres y padrinos) y la fecha escrita del día de su bautizo.
Habrá que tener preparadas fotos de los símbolos característicos del Bautismo para poderlos
explicar de forma sencilla y después los puedan pegar alrededor de la foto del bautizo del
catequista:
• Agua: limpiar los pecados, las cosas malas que hacemos.
• La señal de la cruz: el símbolo de los cristianos, en ella murió Jesús por nosotros.
• Los óleos: dan la fuerza para ser buenos y vencer el mal.
• El cirio pascual (vela): la luz del mundo que es Cristo.
• Vestidura blanca: ropa que nos ponen tras el bautismo para decir que estamos limpios de
pecado.

5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Preguntar a los padres por nuestro bautismo: cuál fue el día de nuestro Bautismo,
quiénes son nuestros padrinos, fotos o vídeos…
Y en la siguiente reunión preguntar a los niños por el día de su bautizo.
6. Oración final: CELEBRAR
El catequista guía la oración y habla muy despacio.
Vamos a cerrar los ojos y vamos a dar gracias a Dios:
Gracias Dios por hacernos hijos tuyos, por querernos tanto, por crear el cielo y las
estrellas, por regalarnos el Bautismo. Ayúdanos a ser buenos hijos y a quererte mucho.
55

Canción final: Hola Dios, estoy aquí.

56

B.3.4. Niños de seis a doce años


1. Objetivos
Conocer que a través del regalo del Bautismo, Dios nos hace Hijos suyos.
La vida cristiana, que comienza con el Bautismo, es un encuentro personal con Jesús.
Conocer el rito litúrgico del Bautismo.

2. Oración inicial
Rezamos con los niños un Padrenuestro y un Ave María.
3. Presentación del tema: VER
Comenzamos con un breve diálogo con los niños:





¿Qué es lo que quieren papá y mamá para nosotros? Lo mejor, lo más bueno. Ellos nos quieren
muchísimo y nos cuidan siempre. (Dejar que los niños digan cosas que demuestren el amor
de sus padres hacia ellos).
Vuestros padres desde que sois pequeños os han hablado de Dios, que nos ha creado y nos ha
dado todo por AMOR, porque nos quiere muchísimo y quiere que seamos sus hijos.
¿Y cómo podemos ser hijos de Dios? Para poder ser hijos de Dios debemos ser bautizados y
con el Bautismo se nos perdona el pecado Original (el primer pecado cometido por Adán y
Eva y que heredamos sus descendientes) y todos los pecados cometidos hasta ese momento.
¿Quién de vosotros está bautizado? (Dejar que los niños levanten la mano, a lo mejor no la
levantan porque no saben que están bautizados o todavía no lo están).
El Bautismo de niños supone que los padres cristianos educan al niño bautizado en la fe.
Si se recibe el Bautismo de niño, hay que ratificarlo después personalmente a lo largo de la
vida a través del resto de Sacramentos.

4. Análisis del tema: JUZGAR
Mis padres también querían que fuera hijo de Dios y por eso me bautizaron cuando era
pequeño (si no fue así el caso personal del catequista que lo adapte a su vida). Así
comencé mi camino como cristiano y fui conociendo poco a poco cada vez más a Jesús
haciéndome muy amigo de Él. Ahora todos los días rezo y hablo con Jesús y le cuento
mis problemas y mi día a día.
El catequista habrá preparado previamente un pequeño mural con una foto del momento de su
bautizo en el centro (niño bautizado, padres y padrinos) y la fecha escrita del día de su bautizo.
Habrá que tener preparadas fotos de los símbolos característicos del Bautismo para poderlos
explicar de forma sencilla y después los puedan pegar alrededor de la foto del bautizo del
catequista en orden según suceden en el rito litúrgico:
1. La señal de la cruz: el símbolo de los cristianos, en ella murió Jesús por nosotros.
2. Agua: limpiar los pecados, las cosas malas que hacemos.
3. Los óleos: dan la fuerza para ser buenos y vencer el mal.
4. El cirio pascual (vela): la luz del mundo que es Cristo.
5. Vestidura blanca: ropa que nos ponen tras el bautismo para decir que estamos limpios de
pecado.
Comenzamos un diálogo para cerrar el tema sobre el Bautismo de cada uno de ellos (dejar que
vayan respondiendo en alto a las preguntas):
• ¿Habéis visto fotos o vídeos del día que os bautizaron?
• ¿Alguno de vosotros sabe quiénes son sus padrinos de Bautismo?
• ¿Quién se sabe el día exacto de su Bautizo?

Vamos a hacer una medalla con una imagen de la Virgen y por el otro lado vamos a poner
la fecha del día de nuestro bautizo. Si no nos lo sabemos, les preguntamos a nuestros
padres.
57

Cada niño tendrá su cartulina en forma de medalla con la imagen de la Virgen y sólo
tendrán que meter el hilo o cuerda a través del agujero para hacer un colgante.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Preguntar a los padres por nuestro bautismo: cuál fue el día de nuestro Bautismo, quiénes
son nuestros padrinos, fotos o vídeos… En la siguiente reunión preguntar a los niños por
el día de su bautizo y que nos enseñen la medalla con el día escrito por detrás de la imagen.
Otro compromiso que haremos con los niños, será leer el Credo todas las noches antes de
acostarse.
6. Oración final: CELEBRAR
El catequista reparte unas fotocopias del Credo y lo leen muy despacio.
Creo en Dios, Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del
Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue
crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre
los muertos, y subió a los cielos, está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa
Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la
carne y la vida eterna. Amén.

58

B.3.5. Adolescentes


1. Objetivos
Conocer que a través del regalo del Bautismo, Dios nos hace Hijos suyos.
La vida cristiana que comienza con el Bautismo es un encuentro personal con Jesús
que hace madurar en la fe.
Conocer el rito litúrgico del Bautismo.

2. Oración inicial
Rezamos un Padrenuestro, Ave María y Gloria.
3. Presentación del tema: VER
“Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y
sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin de los tiempos”. (Mt 28, 1921)
Jesús con estas palabras ordena a sus discípulos hacer discípulos a todos los pueblos,
sin limitaciones, prometiéndoles su ayuda y presencia hasta el final de los tiempos. Dicha
tarea se concreta de dos maneras: bautizar y enseñar a guardar todo lo que Él ha mandado.
Vamos a hacer un juego de preguntas y respuestas sobre el Bautismo para ver cuánto
sabéis de este Sacramento. Hacemos grupos en función del número de adolescentes que
tengamos en la reunión (no más de 3 personas por grupo) y se va haciendo una pregunta
a cada equipo (si hay alguno que no se la sabe pasa al siguiente equipo. La respuesta
correcta está en negrita):
¿Quién puede ser bautizado?
a) Cualquier persona menor de 25 años.
b) Cualquier persona que no esté aún bautizada puede recibir el Bautismo.
c) Cualquier persona que haya sido bautizada de pequeño y quiera volver a bautizarse.

Explicación: Cualquier persona que no esté aun bautizada puede recibir el Bautismo, da
igual la edad pero la única condición es que no haya sido bautizada previamente y quiera
ser hijo de Dios (o sus padres y padrinos lo hagan por el niñ@).
¿Qué se le pide a un candidato al Bautismo?
a) Que vaya vestido de blanco para la celebración.
b) Que de dinero a los pobres.
c) La fe en Dios y en la Iglesia.

Explicación: La única condición para el Bautismo es la fe que debe ser confesada
públicamente en la celebración del Sacramento. Quien se hace cristiano es un hombre
nuevo, miembro vivo del cuerpo de Cristo.
¿Qué recibimos por el Bautismo?
a) Ser hijos adoptivos de Dios y herederos del Cielo.
b) La fe en Dios.
c) Ir al Cielo directamente cuando nos muramos, hagamos lo que hagamos.

Explicación: Con el sacramento del Bautismo pasamos a ser hijos adoptivos de Dios y
herederos del Cielo, pero para heredar tenemos que ser buenos hijos, buenas personas,
buenos cristianos. Entramos a ser cristianos por la puerta del Bautismo. Y es, a través del
Bautismo, como entramos en la Iglesia, nuestra madre, que nos ayuda durante toda
nuestra vida a caminar hasta Jesús a través de los Sacramentos.
¿Qué tipo de Sacramento es el Bautismo?
a) Sacramento de iniciación.
b) Sacramento de curación.
c) Sacramento al servicio de la comunión y misión de los fieles.

59

Explicación: El Sacramento del Bautismo es la puerta de entrada a la vida cristiana y al
resto de sacramentos y por eso forma parte de los sacramentos de iniciación: Bautismo,
Confirmación y Eucaristía; sacramentos de curación como la Penitencia y la Unción de
Enfermos; y sacramentos al servicio de la comunión y misión de los fieles, como el
Matrimonio y el Orden Sacerdotal.
¿De qué nos libera el Bautismo?
a) De nuestros malos hábitos.
b) Del pecado original y de todos los pecados personales.
c) De las enfermedades.

Explicación: El Bautismo nos une a Jesucristo. Nos introduce en su muerte salvífica en
la cruz, y por ello nos libera del pecado original y de todos los pecados personales y nos
permite resucitar con Él a una vida sin fin. El Bautismo es el camino que lleva desde el
reino de la muerte a la Vida. Puesto que el Bautismo es una alianza con Dios, el hombre
debe dar su sí a Dios. En el Bautismo de niños, los padres confiesan la fe en representación
de su hijo.
¿Por qué la Iglesia recomienda la práctica del Bautismo de niños?
a) Para conseguir más fácilmente miembros en la Iglesia.
b) Es un regalo que Dios hace al niñ@ nacido y que nadie tiene derecho a privarle de
él.
c) Porque el niño no se da cuenta y hacemos con él lo que queremos.

Explicación: La Iglesia mantiene desde tiempos inmemoriales la práctica del Bautismo
de niños. Para ello hay una única razón: antes de que nosotros optemos por Dios, Dios
ha optado por nosotros. El Bautismo es, por tanto, una gracia, un regalo inmerecido de
Dios, que nos acepta incondicionalmente. Los padres creyentes, que quieren lo mejor para
su hijo, quieren también el Bautismo, en el cual el niño es arrancado del influjo del pecado
original y del poder de la muerte.
¿Cuál es el compromiso que adquieren los padres y padrinos al bautizar a un niñ@?
a) Que no le falte de nada en toda su vida.
b) Que esté siempre protegido.
c) Educar al niñ@ bautizado en la fe de la Iglesia.

Explicación: El Bautismo de niños supone que los padres cristianos educan al niño
bautizado en la fe. Así como todo ser humano nace con la capacidad de hablar, pero debe
aprender a hablar, igualmente, todo hombre nace con la capacidad de creer, pero debe
aprender a conocer la fe.
¿Cómo el bautizado afirma el sí a Dios dado por sus padres y padrinos en el Bautismo?
a) En el Sacramento de la Confirmación.
b) Todos los domingos en misa.
c) Rezando el rosario todos los días.

Explicación: Si se recibe el Bautismo de niño, hay que ratificarlo después personalmente
a lo largo de la vida y más concretamente en el Sacramento de la Confirmación; es decir,
hay que decir sí de manera personal al Bautismo para que este de fruto. A través del
Sacramento de la Confirmación se recibe la fuerza del Espíritu Santo para ser testigos de
Jesús.
¿Qué personas participan en el Bautismo de niñ@s?
a) El celebrante, padres, padrinos y persona que recibe el Bautismo.
b) El celebrante, padres y persona que recibe el Bautismo.
c) El celebrante, padrinos y persona que recibe el Bautismo.

4. Análisis del tema: JUZGAR
Vamos a repasar ahora entre todos los símbolos característicos del Bautismo que suceden en el
rito litúrgico:

60

1.
2.
3.
4.
5.

La señal de la cruz: el símbolo de los cristianos, en ella murió Jesús por nosotros.
Agua: limpiar los pecados, las cosas malas que hacemos.
Los óleos: dan la fuerza para ser buenos y vencer el mal.
El cirio pascual (vela): la luz del mundo que es Cristo.
Vestidura blanca: ropa que nos ponen tras el bautismo para decir que estamos limpios de
pecado.
Comenzamos un diálogo para cerrar el tema sobre el Bautismo de cada uno de ellos (dejar que
vayan respondiendo en alto a las preguntas):
• ¿Habéis visto fotos o vídeos del día que os bautizaron?
• ¿Alguno de vosotros sabe quiénes son sus padrinos de Bautismo?
• ¿Quién se sabe el día exacto de su Bautizo?

5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Como acabamos de ver, el día de nuestro bautizo es uno de los días más importantes de
nuestra vida y que, al igual que otras fechas destacadas, debemos celebrar y recordar. Por
ello, el compromiso que debemos adquirir es empezar a festejar dicho día, si no lo
sabemos lo buscamos (preguntar a nuestros padres o mirarlo en la partida de bautismo).
Además, sería bueno hablar con nuestros padres y padrinos para recordar nuestro
bautizo.
El segundo y último compromiso es la proclamación de forma frecuente, más allá de
los domingos en misa, del Credo. El objetivo es rezarlo para pedir a Dios que nos
aumente nuestra fe.
6. Oración final: CELEBRAR
Rezamos todos juntos el Credo, puede ser conveniente repartir una fotocopia a cada
adolescente.
Creo en Dios, Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del
Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue
crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre
los muertos, y subió a los cielos, está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa
Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la
carne y la vida eterna. Amén.

61

B.3.6. Jóvenes


1. Objetivos
Conocer que a través del regalo del Bautismo, Dios nos hace Hijos suyos.
La vida cristiana que comienza con el Bautismo es un encuentro personal con Jesús
que hace madurar en la fe.
Conocer el rito litúrgico del Bautismo.

2. Oración inicial
Rezamos con los jóvenes un Padrenuestro, Ave María y Gloria.
3. Presentación del tema: VER
“Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y
sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin de los tiempos”. (Mt 28, 1921)
Jesús con estas palabras ordena a sus discípulos hacer discípulos a todos los pueblos,
sin limitaciones, prometiéndoles su ayuda y presencia hasta el final de los tiempos. Dicha
tarea se concreta de dos maneras: bautizar y enseñar a guardar todo lo que Él ha mandado.
Vamos a hacer un juego de preguntas y respuestas sobre el Bautismo para ver cuánto
sabéis de este Sacramento. Hacemos grupos en función del número de adolescentes que
tengamos en la reunión (no más de 3 personas por grupo) y se va haciendo una pregunta
a cada equipo (si hay alguno que no se la sabe pasa al siguiente, las respuestas correctas
están en negrita):
1.
a)
b)
c)

¿Quién puede ser bautizado?
Cualquier persona menor de 25 años.
Cualquier persona que no esté aun bautizada puede recibir el Bautismo.
Cualquier persona que haya sido bautizada de pequeño y quiera volver a bautizarse.

Explicación: Cualquier persona que no esté aun bautizada puede recibir el Bautismo, da
igual la edad pero la única condición es que no haya sido bautizada previamente y quiera
ser hijo de Dios (o sus padres y padrinos lo hagan por el niñ@).
2.
a)
b)
c)

¿Qué se le pide a un candidato al Bautismo?
Que vaya vestido de blanco para la celebración.
Que de dinero a los pobres.
La fe en Dios y en la Iglesia.

Explicación: La única condición para el Bautismo es la fe que debe ser confesada
públicamente en la celebración del Sacramento. Quien se hace cristiano es un hombre
nuevo, miembro vivo del cuerpo de Cristo.
3.
a)
b)
c)

¿Qué recibimos por el Bautismo?
Ser hijos adoptivos de Dios y herederos del Cielo.
La fe en Dios.
Ir al Cielo directamente cuando nos muramos, hagamos lo que hagamos.

Explicación: Con el sacramento del Bautismo pasamos a ser hijos adoptivos de Dios y
herederos del Cielo, pero para heredar tenemos que ser buenos hijos, buenas personas,
buenos cristianos. Entramos a ser cristianos por la puerta del Bautismo. Y es, a través del
Bautismo, como entramos en la Iglesia, nuestra madre, que nos ayuda durante toda
nuestra vida a caminar hasta Jesús a través de los Sacramentos.
4.
a)
b)
c)

¿Qué tipo de Sacramento es el Bautismo?
Sacramento de iniciación.
Sacramento de curación.
Sacramento al servicio de la comunión y misión de los fieles.

62

Explicación: El Sacramento del Bautismo es la puerta de entrada a la vida cristiana y al
resto de sacramentos y por eso forma parte de los sacramentos de iniciación: Bautismo,
Confirmación y Eucaristía; sacramentos de curación como la Penitencia y la Unción de
Enfermos; y sacramentos al servicio de la comunión y misión de los fieles, como el
Matrimonio y el Orden Sacerdotal.
5.
a)
b)
c)

¿De qué nos libera el Bautismo?
De nuestros malos hábitos.
Del pecado original y de todos los pecados personales.
De las enfermedades.

Explicación: El Bautismo nos une a Jesucristo. Nos introduce en su muerte salvífica en
la cruz, y por ello nos libera del pecado original y de todos los pecados personales y nos
permite resucitar con Él a una vida sin fin. El Bautismo es el camino que lleva desde el
reino de la muerte a la Vida. Puesto que el Bautismo es una alianza con Dios, el hombre
debe dar su sí a Dios. En el Bautismo de niños, los padres confiesan la fe en representación
de su hijo.
6. ¿Por qué la Iglesia recomienda la práctica del Bautismo de niños?
a) Para conseguir más fácilmente miembros en la Iglesia.
b) Es un regalo que Dios hace al niñ@ nacido y que nadie tiene derecho a privarle de
él.
c) Porque el niño no se da cuenta y hacemos con él lo que queremos.

Explicación: La Iglesia mantiene desde tiempos inmemoriales la práctica del Bautismo
de niños. Para ello hay una única razón: antes de que nosotros optemos por Dios, Dios
ha optado por nosotros. El Bautismo es, por tanto, una gracia, un regalo inmerecido de
Dios, que nos acepta incondicionalmente. Los padres creyentes, que quieren lo mejor para
su hijo, quieren también el Bautismo, en el cual el niño es arrancado del influjo del pecado
original y del poder de la muerte.
7.
a)
b)
c)

¿Cuál es el compromiso que adquieren los padres y padrinos al bautizar a un niñ@?
Que no le falte de nada en toda su vida.
Que esté siempre protegido.
Educar al niñ@ bautizado en la fe de la Iglesia.

Explicación: El Bautismo de niños supone que los padres cristianos educan al niño
bautizado en la fe. Así como todo ser humano nace con la capacidad de hablar, pero debe
aprender a hablar, igualmente, todo hombre nace con la capacidad de creer, pero debe
aprender a conocer la fe.
8.
a)
b)
c)

¿Cómo el bautizado afirma el sí a Dios dado por sus padres y padrinos en el Bautismo?
En el Sacramento de la Confirmación.
Todos los domingos en misa.
Rezando el rosario todos los días.

Explicación: Si se recibe el Bautismo de niño, hay que ratificarlo después personalmente
a lo largo de la vida y más concretamente en el Sacramento de la Confirmación; es decir,
hay que decir sí de manera personal al Bautismo para que este de fruto. A través del
Sacramento de la Confirmación se recibe la fuerza del Espíritu Santo para ser testigos de
Jesús.
9.
a)
b)
c)

¿Qué personas participan en el Bautismo de niñ@s?
El celebrante, padres, padrinos y persona que recibe el Bautismo.
El celebrante, padres y persona que recibe el Bautismo.
El celebrante, padrinos y persona que recibe el Bautismo.

4. Análisis del tema: JUZGAR

63

Comenzamos un diálogo para cerrar el tema sobre el Bautismo de cada uno de ellos (dejar que
vayan respondiendo en alto a las preguntas):
• ¿Habéis visto fotos o vídeos del día que os bautizaron?
• ¿Alguno de vosotros sabe quiénes son sus padrinos de Bautismo?
• ¿Quién se sabe el día exacto de su Bautizo?

¿Cuál es el ritual del Bautismo?
En función de la madurez del grupo se puede hablar del ritual de Bautismo de forma breve
(opción A) o extendida (opción B):
Opción A:
Vamos a repasar ahora entre todos los símbolos característicos del Bautismo que suceden en
el rito litúrgico:
1. La señal de la cruz: el símbolo de los cristianos, en ella murió Jesús por nosotros.
2. Agua: limpiar los pecados, las cosas malas que hacemos.
3. Los óleos: dan la fuerza para ser buenos y vencer el mal.
4. El cirio pascual (vela): la luz del mundo que es Cristo.
5. Vestidura blanca: ropa que nos ponen tras el bautismo para decir que estamos limpios
de pecado.

Opción B:
5. Rito de acogida
e. Recibimiento en la entrada de la iglesia como símbolo de su entrada en la Iglesia
f. Imposición del nombre
g. La signación de la cruz
h. La Comunidad cristiana le recibe con alegría
6. Liturgia de la Palabra
e. Lecturas bíblicas y homilía
f. Oración de los fieles
g. Oración del exorcismo: victoria de Cristo sobre el mal para que el bautizado sea
liberado del pecado original y el Espíritu Santo habite en él.
h. Unción pre bautismal
7. Liturgia del Sacramento
g. Bendición del agua
h. Renuncias y profesión de fe: compromiso de los padres y padrinos en la decisión
de bautizar a su hijo
i. Bautismo: se derrama el agua tres veces sobre la cabeza del bautizado diciendo
“N., yo te bautizo en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.
j. Unción con el Santo Crisma: el bautizado es ungido con aceite y óleo en el pecho
para ser fortalecido en Cristo y pueda vencer en el camino que en ese momento
emprende y en el que encontrará dificultades.
k. Imposición de la vestidura blanca
l. Entrega del cirio
8. Conclusión del Rito
c. Recitación del Padre Nuestro
d. Bendición final

5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Como acabamos de ver, el día de nuestro bautizo es uno de los días más importantes de
nuestra vida y que, al igual que otras fechas destacadas, debemos celebrar y recordar. Por
ello, el compromiso que debemos adquirir es empezar a festejar dicho día, si no lo
sabemos lo buscamos (preguntar a nuestros padres o mirarlo en la partida de bautismo).
Además, sería bueno hablar con nuestros padres y padrinos para recordar nuestro bautizo.

64

El segundo y último compromiso es la proclamación de forma frecuente, más allá de los
domingos en misa, del Credo. El objetivo es rezarlo para pedir a Dios que nos aumente
nuestra fe.
6. Oración final: CELEBRAR
Rezamos todos juntos el Credo, puede ser conveniente repartir una fotocopia a cada joven.
Creo en Dios, Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del
Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue
crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre
los muertos, y subió a los cielos, está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa
Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la
carne y la vida eterna. Amén.

65

B.4. EL AMOR Y CUIDADO DE NUESTROS
NECESITADOS (NIÑOS HASTA 12 AÑOS).
PREPARÁNDONOS PARA EL GRAN AMOR
(ADOLESCENTES Y JÓVENES): LA UNCIÓN DE
ENFERMOS.
B.4.1. Preparación del monitor




1. Lecturas recomendadas
Sagrada Escritura: Mt 24, Lc 10,25-37
YouCat (Catecismo Joven de la Iglesia Cató lica): puntos 240-248, 450-451.
Catecismo de la Iglesia Cató lica (CIC): puntos 1520-1532
Jornada Mundial de los Enfermos para el 2016 disponible en:
https://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/sick/documents/papafrancesco_20150915_giornata-malato.html
Jornada Mundial de los Enfermos para 2017 estará disponible en la web arriba
indicada a partir de septiembre del 2016.

2. Reflexión personal
Es el Sacramento en el que Dios nos concede su Gracia de perdón y de fuerza física y
espiritual para soportar el trance de una enfermedad grave o el paso de esta vida a la
eterna.
El Sacramento de la Unción de Enfermos confiere al cristiano una gracia especial para
enfrentar las dificultades propias de una enfermedad grave o vejez. Se le conoce también
como el "sagra viático", porque es el recurso, el "refrigerio" que lleva el cristiano para
poder sobrellevar con fortaleza y en estado de gracia un momento de tránsito,
especialmente el tránsito a la Casa del Padre a través de la muerte, es la preparación para
el Gran Amor, para ver a Dios.
Lo esencial del sacramento consiste en ungir la frente y las manos del enfermo
acompañada de una oración litúrgica realizada por el sacerdote o el obispo, únicos
Ministros que pueden administrar este sacramento.
La Unción de Enfermos se conocía antes como "Extrema Unción", pues sólo se
administraba "in articulo mortis" (a punto de morir). Actualmente el sacramento se puede
administrar más de una vez, siempre que sea en caso de enfermedad grave.
¿Qué es la Unción de Enfermos?
Es el Sacramento que da la Iglesia para atraer la salud de alma, espíritu y cuerpo al
cristiano en estado de enfermedad grave o vejez. Ancianos que ven debilitarse sus fuerzas,
aún sin riesgo inminente de muerte y que quieren acogerse al sacramento para recibir la
gracia para cuando Dios los llame.
¿Cuántas veces puede recibir el sacramento un cristiano?
Las veces que sea necesaria, siempre que sea en estado grave. Puede recibirlo incluso
cuando el estado grave se produce como recaída de un estado anterior por el que ya había
recibido el Sacramento.
¿Qué efectos tiene la Unción de Enfermos?
La unción une al enfermo a la Pasión de Cristo para su bien y el de toda la Iglesia; obtiene
consuelo, paz y ánimo; obtiene el perdón de los pecados (si el enfermo no ha podido
obtenerlo por el Sacramento de la Reconciliación), restablece la salud corporal (si
conviene a la salud espiritual) y prepara para el paso a la vida eterna.
66

Explicació n Doctrinal:
Todos hemos de morir. Pero la Iglesia nos dice que no tengamos miedo a la muerte, que
es solo un paso hacia otra, la vida cambia por otra mejor, que es el Cielo. La muerte para
el justo es el encuentro alegre y gozoso con Jesús.
Jesucristo no quiso dejarnos solos en el instante de la muerte y en sus momentos cercanos.
Nos dio el Sacramento de la Unción de los Enfermos. Este es un sacramento que nos
aumenta la gracia, perdona los pecados veniales y aun los mortales si el enfermo está
arrepentido y no ha podido confesarse. Le da fuerzas para resistir a las tentaciones en el
momento de la muerte y concede la salud del cuerpo si le conviene.
Jesús nos llama la atenció n indicá ndonos que estemos preparados: "Velad, pues, porque
no sabé is cuá ndo llegará vuestro Señor.» (Mateo, 24.)
Efectos del Sacramento (tomado del Catecismo de la Iglesia Cató lica): se recomienda la
lectura pausada y detenida de los puntos del Catecismo de la Iglesia Católica 1520 a 1523,
1526 a 1532
Visto todo lo anterior, reflexionamos con las preguntas siguientes:
⇒ ¿Estamos atentos a las personas que están enfermas o son ancianas cerca de
nosotros: abuelos, familiares y amigos?
⇒ ¿Visitamos a los enfermos, estamos en contacto por móvil o teléfono si no
podemos estar presentes para aliviarles con nuestra compañía?
⇒ ¿Tenemos en mente que si nos llega la hora de una situación grave debemos pedir
el Sacramento como fuerza espiritual y de perdón de los pecados para prepararnos
al paso de la vida eterna?
⇒ ¿Hemos pensado que en caso necesario deberíamos ser nosotros los que
solicitemos al sacerdote el Sacramento para un familiar muy cercano conociendo
su fe en vida si este no puede pedirla por su enfermedad o proponérselo a nuestro
familiar si este está consciente y en plenas facultades mentales?
Nota informativa: En los hospitales españoles suele existir un servicio de atención
religiosa, solicitado al personal de enfermería, el cual avisa al capellán de guardia, que
se personará en cuanto sea posible.
3. Compromiso
Tras el año de la misericordia recordamos las catorce obras de misericordia: siete
corporales y siete espirituales.
Obras de misericordia corporales:
1. Visitar a los enfermos
2. Dar de comer al hambriento
3. Dar de beber al sediento
4. Dar posada al peregrino
5. Vestir al desnudo
6. Visitar a los presos
7. Enterrar a los difuntos
Obras de misericordia espirituales:
1. Enseñar al que no sabe
2. Dar buen consejo al que lo necesita
3. Corregir al que se equivoca
4. Perdonar al que nos ofende
5. Consolar al triste
6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo
7. Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos
67

Las obras de misericordia corporales, en su mayoría surgen de una lista hecha por
Jesucristo en su descripción del Juicio Final.
La lista de las obras de misericordia espirituales ha sido tomada por la Iglesia de otros
textos que están a lo largo de la Biblia y de actitudes y enseñanzas del mismo Cristo.
En este tema debemos destacar que la primera obra de misericordia corporal es visitar a
los enfermos, y la última dar sepultura a los difuntos y que está muy relacionadas con dos
espirituales, como son consolar al triste o al que sufre y rezar por los vivos y difuntos.
Por un lado proponemos la visita a enfermos cercanos o la visita de una residencia de
enfermos crónicos o de un asilo de ancianos para poder entablar conversación y que
puedan disfrutar de una tarde con gente con enfermedades o vejez, e incluso rezar con
ellos y por sus dolencias.
Por otro lado también proponemos como reto que estén más pendientes de sus abuelos y
familiares o amigos enfermos.
4. Oración
Pedimos en especial por los enfermos y ancianos, por aquellos que están tristes y
deprimidos y no encuentran sentido a sus vidas.
Padrenuestro y Ave María por los enfermos cercanos y nuestros mayores.

5. Materiales
Los materiales que se precisan para llevar a cabo las actividades planteadas son:
Niños menores de seis años.
o Algún juguete de médicos o enfermeras con termómetro, fonendoscopio,
linterna, vendas, tiritas o apósitos, pañuelo para cabestrillo, caramelos de
pastillitas, etc.
o Móvil o tableta con conexión a internet para poner algún fragmento de
YouTube de la serie animada “La Doctora Juguetes” con algún fragmento
de un capítulo en el que hay un juguete malito y se siente mal y otro
fragmento de la canción cuando el juguete está curado.
o Lápices y pinturas, folios de papel.

Niños de seis a doce años.
o Bolígrafos y folios de papel, papeles de colores, periódicos, tijeras y
pegamento.

o Tableta o móvil con conexión a internet para poner el vídeo de Valivan en
YouTube
de
la
serie
animada:
El
https://www.youtube.com/watch?v=MBIzbxtcSdQ

buen

Samaritano:

Adolescentes.
o Evangelio Lc 10,25-37
o Bolígrafos y folios de papel.
Jóvenes.
o Evangelio Lc 10,25-37
o Móvil o tableta para leer el mensaje del Papa para la Jornada Mundial de
los enfermos de este año.

o Bolígrafos y folios de papel.

68

B.4.2. Información para los padres
Todos alguna vez nos hemos puesto malos, nos hemos caído, nos hemos hecho daño.
Cuando estamos enfermos nos gustaría que nos cuidara mamá y papá, y si estamos muy
malitos el médico y la enfermera.
Para la introducción les ponemos un par de fragmentos de “Dra. Juguetes” de YouTube
con una tableta o móvil con conexión a internet o grabado.
La Dra. Juguetes es una niña que tiene la magia para poder ver moverse a sus juguetes al
jugar con ellos. Los juguetes se estropean y rompen y la niña los cura y los arregla. Nos
da la oportunidad de ver como se sienten cuando están los juguetes malitos y como se
alegran todos cuando se curan.
Realizamos una dinámica con nuestros hijos jugando a ser pacientes:
Normalmente jugamos a los médicos pero en esta actividad nos centramos en el que hace
que está enfermo, y es a este al que le hacemos las preguntas del tema. El objetivo es que
se sientan queridos, atendidos, acompañados y cuidados. Las preguntas que les hacemos
van en ese sentido.
Lo más importante es el final de la dinámica en la que Jesús es nuestra cura no solo física
sino del alma, y que debemos confiar en Él para curarnos. Además de que al igual que a
ellos les han cuidado todos debemos estar pendiente de nuestros abuelos o familiares o
amigos enfermos, hacerles compañía, jugando con ellos y haciéndoles reír.
Un regalo siempre es una manera de decir te quiero, especialmente si lo hacen ellos y se
lo dedican a sus abuelos o familiar enfermo. Por eso el dibujo u otra cosa que puedan
realizar ellos.
Y otra forma de poder ayudar es rezando por los que están enfermos o son muy mayores.
Pedimos a los papás que en las oraciones con los niños de cada día tengamos presentes a
los mayores, familiares y amigos enfermos.

69

B.4.3. Niños menores de 6 años



1. Objetivos
Conocer que a veces tenemos dolores y enfermamos.
Que tenemos que pensar en los que se ponen enfermos o son viejecitos.
Tener presente que todos cuando seamos mayores y cuando Dios quiera nos vamos a
morir e iremos al Cielo si somos buenos porque Dios nos quiere mucho.
Debemos ayudar a los que están enfermos y acompañar a los mayores.

2. Oración inicial
Rezamos con los niños el “Jesusito de mi vida”.
3. Presentación del tema: VER
Iniciamos el tema con la pequeña introducción que viene a continuación y les realizamos
preguntas para que las contesten en grupo. Nosotros vamos a ir completando sus
respuestas.
Todos alguna vez nos hemos puesto malos, nos hemos caído, nos hemos hecho daño.
Cuando estamos enfermos nos gustaría que nos cuidara mamá y papá, y si estamos muy
malitos el médico y la enfermera.
Visualización de unos vídeos de YouTube
Para la introducción les ponemos un par de fragmentos de “Dra. Juguetes” de YouTube
con una tableta o móvil con conexión a internet o grabado.
En el primero aparece un juguete que está malito, y la Dra. le explora y luego le cura.
La segunda es la canción del juguete cuando está curado y su alegría de volver a estar
sano.
Les preguntamos cómo estaba el juguete antes y después de curarse, les preguntamos
cuales eran los sentimientos cuando estaba enfermo y como está cuando se cura.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Dinámica jugando a ser pacientes
Ahora vamos a jugar a ser los enfermos y todos vamos a ayudar para curarle.
Así a cada uno por turno le vamos a poner una dolencia: Un brazo vendado en cabestrillo,
un dolor de tripa, otro con tos, otro que le duele los oídos, uno cojo, etc. Primero
preparamos al enfermo, hacemos que el resto somos los médicos y enfermeras y le vemos
que tiene, le curamos, les ponemos vendas, tiritas, les tapamos. Luego les damos la
medicina de una pastilla de caramelo para curarlo.
Comenzamos a realizar alguna pregunta entre paciente y paciente.
• ¿Cómo se sentían?
• ¿Les gustaba que les cuidaran y estuvieran pendiente de ellos?
• La medicina, ¿les ha curado?
Les explicamos que para los cristianos Jesús es nuestra medicina y que podemos pedirle
rezando que nos cure, que nos alivie los dolores y nos los quite.
También hay que explicarles que al igual que a ellos no les gusta estar solos cuando están
malos a los demás tampoco y que podemos ayudarles hablando con ellos y haciéndoles
compañía o haciéndoles reír.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Les preguntamos si tienen familiares o amiguitos enfermos, si los abuelos son mayores y
les decimos que una manera de ayudarles es hacerles un regalo para que sepan que nos
70

acordamos de ellos.
Les damos papel y pinturas para que hagan un dibujo a sus abuelos o amigos o familiares
enfermos.
6. Oración final: CELEBRAR
Otra forma de poder ayudar es rezando por los que están enfermos o son muy mayores.
Pedimos en especial por los enfermos y ancianos, por aquellos que están tristes.
Padrenuestro o un Ave María por los enfermos cercanos y nuestros mayores.

71

B.4.4. Niños de seis a doce años




1. Objetivos
Conocer que a veces tenemos dolores y enfermamos.
Que tenemos que pensar en los que se ponen enfermos o son viejecitos.
Conocer el Sacramento de la Unción de Enfermos.
Tener presente que todos cuando seamos mayores o cuando Dios quiera nos vamos a
morir e iremos al Cielo si somos buenos, porque Dios nos quiere mucho.
Debemos ayudar a los que están enfermos y acompañar a los mayores.

2. Oración inicial
Rezamos un Padrenuestro y un Ave María con los chicos.
3. Presentación del tema: VER
Iniciamos el tema con la pequeña introducción que viene a continuación y les realizamos
preguntas para que las contesten en grupo. Nosotros vamos a ir completando sus
respuestas.
Todos alguna vez nos hemos puesto malos, nos hemos caído, nos hemos hecho daño.
Cuando estamos enfermos nos gustaría que nos cuidara mamá y papá, y si estamos muy
malitos el médico y la enfermera.
Comenzamos a preguntarles acerca de cuándo ellos han estado enfermos.
• ¿Cómo se sentían?
• ¿Les gustaba que les cuidaran y estuvieran pendiente de ellos?
• La medicina, ¿les ha curado?
Les explicamos que para los cristianos Jesús es nuestra medicina y que podemos pedirle
rezando que nos cure, que nos alivie los dolores y nos los quite.
También hay que explicarles que al igual que a ellos no les gusta estar solos cuando están
malos, a los demás tampoco y que podemos ayudarles hablando con ellos y haciéndoles
compañía o haciéndoles reír.
Para las situaciones más graves Jesús nos ayuda con los Sacramentos, y para ello
contamos con uno especial.
¿Qué es la Unción de Enfermos?
Es el Sacramento que da la Iglesia para atraer la salud de alma, espíritu y cuerpo al
cristiano en estado de enfermedad grave o vejez. Ancianos que ven debilitarse sus fuerzas,
aún sin riesgo cercano de muerte y que piden el Sacramento para recibir la fuerza y gracia
de éste para cuando Dios los llame. Lo esencial del sacramento consiste en ungir la frente
y las manos del enfermo acompañada de una oración realizada por el sacerdote.
¿Cuántas veces se puede recibir el Sacramento?
Las veces que sea necesaria, siempre que sea en estado grave.
¿Qué efectos tiene la Unción de Enfermos?
La Unción une al enfermo a la Pasión de Cristo; El enfermo obtiene consuelo, paz y
ánimo; el perdón de los pecados (si el enfermo no ha podido obtenerlo por el Sacramento
de la Penitencia), restablece la salud corporal (si conviene a la salud espiritual) y prepara
para el paso hacia la vida eterna.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Precisamos de una tableta o móvil con conexión a internet para poner el vídeo de Valivan
en YouTube de la serie animada: El buen Samaritano.
https://www.youtube.com/watch?v=MBIzbxtcSdQ
72

Respondemos a las siguientes preguntas:
• ¿Quién se portó mejor? ¿Por qué?
• ¿Somos como el sacerdote o el levita que no ayudan al herido? ¿Porque no nos
acordamos de nuestros abuelos, de los que están malos o porque no nos fijamos?
• ¿Qué nos quiere decir Jesús con esta parábola?
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Tras el año de la misericordia recordamos las catorce obras de misericordia: siete
corporales y siete espirituales.
Obras de misericordia corporales:
1. Visitar a los enfermos
2. Dar de comer al hambriento
3. Dar de beber al sediento
4. Dar posada al peregrino
5. Vestir al desnudo
6. Visitar a los presos
7. Enterrar a los difuntos
Obras de misericordia espirituales:
1. Enseñar al que no sabe
2. Dar buen consejo al que lo necesita
3. Corregir al que se equivoca
4. Perdonar al que nos ofende
5. Consolar al triste
6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo
7. Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos
Las obras de misericordia corporales, en su mayoría surgen de una lista hecha por Jesús
en su descripción del Juicio Final.
La lista de las obras de misericordia espirituales ha sido tomada por la Iglesia de otros
textos que están a lo largo de la Biblia y de actitudes y enseñanzas del mismo Cristo.
En este tema debemos destacar que la primera obra de misericordia corporal es visitar a
los enfermos, y la última dar sepultura a los difuntos y que están muy relacionadas con
dos espirituales, como son consolar al triste o al que sufre y rezar por los vivos y difuntos.
Les preguntamos si tienen familiares o amiguitos enfermos, si los abuelos son mayores y
les decimos que una manera de ayudarles es hacerles un regalo para que sepan que nos
acordamos de ellos.
Actividad: Creando una postal de la amistad
Les damos papel y pinturas, cartulinas y hojas de colores, tijeras pegamento. El objetivo
es que hagan un corazón a modo de tarjeta o postal para sus abuelos, amigos o familiares
enfermos. Pueden utilizar para decorarlo trozos de papel, recortables, pueden hacer
ventanas o puerta que se abren y dentro hay un mensaje. Por la parte de atrás se puede
poner el mensaje que les quieren decir también.
Les proponemos como reto que estén más pendientes de sus abuelos y familiares o amigos
enfermos, además de entregar la tarjeta que les hemos hecho.
Otra forma de poder ayudar es rezando por los que están enfermos o son muy mayores.
6. Oración final: CELEBRAR
Pedimos en especial por los enfermos y ancianos, por aquellos que están tristes.
Padrenuestro o un Ave María por los enfermos cercanos y nuestros mayores.

73

B.4.5. Adolescentes


1. Objetivos
Conocer el Sacramento de la Unción de Enfermos como Sacramento que nos da la
última oportunidad de alcanzar la Salvación al final de nuestras vidas.
Aumentar nuestra sensibilidad hacia los enfermos y ancianos, teniendo en
consideración la oportunidad de ofrecer el Sacramento o la disponibilidad de servicios
religiosos a los enfermos y/o familiares en esos difíciles momentos.
Aplicar las obras de misericordia relacionadas con este Sacramento: visitar a los
enfermos, dar sepultura a los muertos, consolar al que sufre y orar por vivos y
muertos.

2. Oración inicial
Rezamos con los adolescentes un Padrenuestro, Ave María y Gloria.
3. Presentación del tema: VER
Iniciamos el tema con la pequeña introducción que viene a continuación y les realizamos
las preguntas en negrita para que las contesten en grupo. Nosotros vamos a ir completando
sus respuestas.
Es el Sacramento en el que Dios nos concede su Gracia de perdón, de fuerza física y
espiritual para soportar el trance de una enfermedad grave o el paso de esta vida a la
eterna.
El Sacramento de la Unción de Enfermos confiere al cristiano una gracia especial para
enfrentar las dificultades propias de una enfermedad grave o vejez. Se le conoce también
como el "sagra viático", porque es el recurso, el "refrigerio" que lleva el cristiano para
poder sobrellevar con fortaleza y en estado de gracia un momento de tránsito,
especialmente el tránsito a la Casa del Padre a través de la muerte, es la preparación para
el Gran Amor, para ver a Dios.
Lo esencial del sacramento consiste en ungir la frente y las manos del enfermo,
acompañada de una oración litúrgica realizada por el sacerdote o el obispo, únicos
Ministros que pueden administrar este sacramento.
La Unción de Enfermos se conocía antes como "Extrema Unción", pues sólo se
administraba "in articulo mortis" (a punto de morir). Actualmente el sacramento se puede
administrar más de una vez, siempre que sea en caso de enfermedad grave.
¿Qué es la Unción de Enfermos?
Es el Sacramento que da la Iglesia para atraer la salud de alma, espíritu y cuerpo al
cristiano en estado de enfermedad grave o vejez. Ancianos que ven debilitarse sus fuerzas,
aún sin riesgo inminente de muerte y que quieren acogerse al sacramento para recibir la
gracia para cuando Dios los llame.
¿Cuántas veces puede recibir el sacramento un cristiano?
Las veces que sea necesaria, siempre que sea en estado grave. Puede recibirlo incluso
cuando el estado grave se produce como recaída de un estado anterior por el que ya había
recibido el Sacramento.
¿Qué efectos tiene la Unción de Enfermos?
La unción une al enfermo a la Pasión de Cristo para su bien y el de toda la Iglesia; obtiene
consuelo, paz y ánimo; obtiene el perdón de los pecados (si el enfermo no ha podido
obtenerlo por el Sacramento de la Reconciliación), restablece la salud corporal (si
conviene a la salud espiritual) y prepara para el paso a la vida eterna.
4. Análisis del tema: JUZGAR
74

Para reflexión
Leemos el Evangelio de Lc 10, 25-37
La parábola del buen Samaritano nos indica cómo debemos cuidar de los enfermos pero
debemos contestar a las siguientes preguntas.
• ¿Estamos atentos a las personas que están enfermas o son ancianas cerca de
nosotros: abuelos, familiares y amigos?
• ¿Visitamos a los enfermos, estamos en contacto por móvil o teléfono si no
podemos estar presentes para aliviarles con nuestra compañía?
• ¿Tenemos en mente que si nos llega la hora de una situación grave debemos pedir
el Sacramento como fuerza espiritual y de perdón de los pecados para prepararnos
al paso de la vida eterna?
• ¿Hemos pensado que en caso necesario deberíamos ser nosotros cuando seamos
mayores los que solicitemos al sacerdote el Sacramento para un familiar muy
cercano si este no puede pedirla por su enfermedad o proponérselo?
Nota informativa: En los hospitales españoles suele existir un servicio de atención
religiosa, solicitado al personal de enfermería, el cual avisa al capellán de guardia, que
se personará en cuanto sea posible.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Tras el año de la misericordia recordamos las catorce obras de misericordia: siete
corporales y siete espirituales.
Obras de misericordia corporales:
1. Visitar a los enfermos
2. Dar de comer al hambriento
3. Dar de beber al sediento
4. Dar posada al peregrino
5. Vestir al desnudo
6. Visitar a los presos
7. Enterrar a los difuntos
Obras de misericordia espirituales:
1. Enseñar al que no sabe
2. Dar buen consejo al que lo necesita
3. Corregir al que se equivoca
4. Perdonar al que nos ofende
5. Consolar al triste
6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo
7. Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos
Las obras de misericordia corporales, en su mayoría surgen de una lista hecha por
Jesucristo en su descripción del Juicio Final.
La lista de las obras de misericordia espirituales ha sido tomada por la Iglesia de otros
textos que están a lo largo de la Biblia y de actitudes y enseñanzas del mismo Cristo.
En este tema debemos destacar que la primera obra de misericordia corporal es visitar a
los enfermos, y la última dar sepultura a los difuntos y que están muy relacionadas con
dos espirituales, como son consolar al triste o al que sufre y rezar por los vivos y difuntos.
Por un lado proponemos la visita a los mayores de la parroquia o a los abuelos de los
adolescentes para poder entablar conversación y que puedan disfrutar de una tarde con
gente con enfermedades o vejez, e incluso rezar con ellos y por sus dolencias.
Por otro lado se les puede proponer como reto que estén más pendientes de sus abuelos y
familiares o amigos enfermos.

75

6. Oración final: CELEBRAR
Pedimos en especial por los enfermos y ancianos, por aquellos que están tristes y
deprimidos y no encuentran sentido a sus vidas.
Padrenuestro y Ave María por los enfermos cercanos y nuestros mayores.

76

B.4.6. Jóvenes


1. Objetivos
Conocer el Sacramento de la Unción de Enfermos como Sacramento que nos da la
última oportunidad de alcanzar la Salvación al final de nuestras vidas.
Aumentar nuestra sensibilidad hacia los enfermos y ancianos, teniendo en
consideración la oportunidad de ofrecer el Sacramento o la disponibilidad de servicios
religiosos a los enfermos y/o familiares en esos difíciles momentos.
Aplicar las obras de misericordia relacionadas con este Sacramento: visitar a los
enfermos, dar sepultura a los muertos, consolar al que sufre y orar por vivos y
muertos.

2. Oración inicial
Rezamos con los jóvenes un Padrenuestro, Ave María y Gloria.
3. Presentación del tema: VER
Iniciamos el tema con la pequeña introducción que viene a continuación y les realizamos
las preguntas en negrita para que las contesten en grupo. Nosotros vamos a ir completando
sus respuestas.
Es el Sacramento en el que Dios nos concede su Gracia de perdón y de fuerza física y
espiritual para soportar el trance de una enfermedad grave o el paso de esta vida a la
eterna.
El Sacramento de la Unción de Enfermos confiere al cristiano una gracia especial para
enfrentar las dificultades propias de una enfermedad grave o vejez. Se le conoce también
como el "sagra viático", porque es el recurso, el "refrigerio" que lleva el cristiano para
poder sobrellevar con fortaleza y en estado de gracia un momento de tránsito,
especialmente el tránsito a la Casa del Padre a través de la muerte, es la preparación para
el Gran Amor, para ver a Dios.
Lo esencial del sacramento consiste en ungir la frente y las manos del enfermo,
acompañada de una oración litúrgica realizada por el sacerdote o el obispo, únicos
Ministros que pueden administrar este sacramento.
La Unción de Enfermos se conocía antes como "Extrema Unción", pues sólo se
administraba "in articulo mortis" (a punto de morir). Actualmente el sacramento se puede
administrar más de una vez, siempre que sea en caso de enfermedad grave.
¿Qué es la Unción de Enfermos?
Es el Sacramento que da la Iglesia para atraer la salud de alma, espíritu y cuerpo al
cristiano en estado de enfermedad grave o vejez. Ancianos que ven debilitarse sus fuerzas,
aún sin riesgo inminente de muerte y que quieren acogerse al sacramento para recibir la
gracia para cuando Dios los llame.
¿Cuántas veces puede recibir el sacramento un cristiano?
Las veces que sea necesaria, siempre que sea en estado grave. Puede recibirlo incluso
cuando el estado grave se produce como recaída de un estado anterior por el que ya había
recibido el Sacramento.
¿Qué efectos tiene la Unción de Enfermos?
La unción une al enfermo a la Pasión de Cristo para su bien y el de toda la Iglesia; obtiene
consuelo, paz y ánimo; obtiene el perdón de los pecados (si el enfermo no ha podido
obtenerlo por el Sacramento de la Reconciliación), restablece la salud corporal (si
conviene a la salud espiritual) y prepara para el paso a la vida eterna.

77

4. Análisis del tema: JUZGAR
Todos hemos de morir. Pero la Iglesia nos dice que no tengamos miedo a la muerte, que
es solo un paso hacia otra, la vida cambia por otra mejor, que es el Cielo. La muerte para
el justo es el encuentro alegre y gozoso con Jesús.
Jesucristo no quiso dejarnos solos en el instante de la muerte y en sus momentos cercanos.
Nos dio el Sacramento de la Unción de los Enfermos. Este es un sacramento que nos
aumenta la gracia, perdona los pecados veniales y aun los mortales si el enfermo está
arrepentido y no ha podido confesarse. Le da fuerzas para resistir a las tentaciones en el
momento de la muerte y concede la salud del cuerpo si le conviene.
Jesú s nos llama la atenció n indicándonos que estemos preparados:
"Velad, pues, porque no sabé is cuando llegará vuestro Señ or.» (Mateo, 24.)
Efectos del Sacramento (tomado del Catecismo de la Iglesia Cató lica): se recomienda la
lectura pausada y detenida de los puntos del Catecismo de la Iglesia Católica 1520 a 1523,
1526 a 1532, donde se explican los efectos del Sacramento. Cada joven puede leer un
punto y reflexionar sobre lo que ha leído.
Para reflexión con los jóvenes:
Lectura del mensaje del Papa para la Jornada Mundial de los Enfermos:
• Jornada Mundial de los Enfermos para el 2016 disponible en:
https://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/sick/documents/papafrancesco_20150915_giornata-malato.html
• Jornada Mundial de los Enfermos para 2017 estará disponible en la web a partir
de finales del 2016.
https://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/sick/documents
Y preguntamos para que los jóvenes contesten:
• ¿Estamos atentos a las personas que están enfermas o son ancianas cerca de
nosotros: abuelos, familiares y amigos?
• ¿Visitamos a los enfermos, estamos en contacto por móvil o teléfono si no podemos
estar presentes para aliviarles con nuestra compañía?
• ¿Tenemos en mente que si nos llega la hora de una situación grave debemos pedir
el Sacramento como fuerza espiritual y de perdón de los pecados para prepararnos
al paso de la vida eterna?
• ¿Hemos pensado que en caso necesario deberíamos ser nosotros los que solicitemos
al sacerdote el Sacramento para un familiar muy cercano conociendo su fe en vida
si este no puede pedirla por su enfermedad o proponérselo a nuestro familiar si este
está consciente y en plenas facultades mentales?
Nota informativa: En los hospitales españoles suele existir un servicio de atención
religiosa, solicitado al personal de enfermería, el cual avisa al capellán de guardia, que se
personará en cuanto sea posible.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Tras el año de la misericordia recordamos las catorce obras de misericordia: siete
corporales y siete espirituales.
Obras de misericordia corporales:
1. Visitar a los enfermos
2. Dar de comer al hambriento
3. Dar de beber al sediento
4. Dar posada al peregrino
5. Vestir al desnudo
6. Visitar a los presos
7. Enterrar a los difuntos
78

Obras de misericordia espirituales:
1. Enseñar al que no sabe
2. Dar buen consejo al que lo necesita
3. Corregir al que se equivoca
4. Perdonar al que nos ofende
5. Consolar al triste
6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo
7. Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos
Las obras de misericordia corporales, en su mayoría surgen de una lista hecha por
Jesucristo en su descripción del Juicio Final.
La lista de las obras de misericordia espirituales ha sido tomada por la Iglesia de otros
textos que están a lo largo de la Biblia y de actitudes y enseñanzas del mismo Cristo.
En este tema debemos destacar que la primera obra de misericordia corporal es visitar a
los enfermos, y la última dar sepultura a los difuntos y que está muy relacionadas con dos
espirituales, como son consolar al triste o al que sufre y rezar por los vivos y difuntos.
Proponemos dos acciones:
— Por un lado proponemos la visita a enfermos cercanos o la visita de una residencia
de enfermos crónicos o de un asilo de ancianos para poder entablar conversación
y que puedan disfrutar de una tarde con gente con enfermedades o vejez, e incluso
rezar con ellos y por sus dolencias. Se debe hablar antes con la organización y
responsables de la institución a visitar y programar con suficiente tiempo la
actividad.
— Por otro lado se les puede proponer como compromiso que estén más pendientes
de sus abuelos y familiares o amigos enfermos.
6. Oración final: CELEBRAR
Pedimos en especial por los enfermos y ancianos, por aquellos que están tristes y
deprimidos y no encuentran sentido a sus vidas. Pueden realizar sus peticiones en alto.
Padrenuestro y Ave María por los enfermos cercanos y nuestros mayores.

79

B.5. VOCACIÓN
SACERDOTAL

AL

AMOR:

EL

ORDEN

B.5.1. Preparación del monitor


1. Lecturas recomendadas
YouCat (Catecismo Joven de la Iglesia Católica): puntos del 248 al 259
Catecismo de la Iglesia Católica (CIC): puntos del 1.536 al 1.600
Mc. 3, 13-19

2. Reflexión personal
La vocación al amor es la llamada de Dios a participar de su amor. Se participa tanto
recibiéndolo como dándolo. El amor se recibe de Dios y se le da a Dios y se recibe de los
demás y se da a los demás.
La vocación al amor tiene dos modalidades sacramentales: el matrimonio y el orden
sacerdotal. Además estarían las modalidades no sacramentales que comprenden todas las
variedades virginales.
Como en todo sacramento, hay una realidad visible, humana, que es signo de otra realidad
invisible, divina. El signo sacramental visible consiste en la imposición de las manos del
obispo y las palabras de la consagración que pronuncia el mismo obispo ante el que recibe
el sacramento del orden. Por este signo el que recibe la ordenación queda configurado
con Cristo esposo, cabeza y siervo de la Iglesia, para ponerse al servicio de ella. Ésta es
la realidad invisible, divina.
No es elegido por los demás hombres sino por Dios. Su importancia no está en las
cualidades que tenga, sino en que ha sido elegido por Dios y recibido su poder de lo alto.
Todo lo que hace lo hace en nombre de Dios. Su poder es espiritual.
El desarrollo de su ministerio se lleva a cabo a través del anuncio del evangelio, la
celebración de los sacramentos y el cuidado de los fieles. A través de ellos el amor de
Dios llega a los fieles y los fieles manifiestan su amor a Dios.
Tiene tres grados: primero, obispo; segundo, sacerdote; y tercero, diácono. El nombre
común para los tres es el de clérigo.
El obispo preside una diócesis en nombre de Cristo y de la Iglesia. Es instrumento de
comunión entre las diferentes Iglesias particulares o diócesis y la Iglesia universal. Junto
a los otros obispos y en comunión con el Papa forman el colegio episcopal.
El sacerdote o presbítero es un colaborador del obispo en nombre de Cristo. Se le asigna
una tarea pastoral dentro de la diócesis. Junto con los demás sacerdotes que colaboran en
la diócesis forman el presbiterio.
Los diáconos son colaboradores del obispo y de los presbíteros. Pueden ser célibes o estar
casados. Destacan por su ministerio de servicio a los demás en nombre de Cristo.
El sacramento se desarrolla en la vida del clérigo por su comunión con Cristo y por su
entrega a los hombres que han sido confiados a su cuidado pastoral. Es decir, se santifican
en el ejercicio de su ministerio.
3. Compromiso
• Comprender el origen divino del sacramento del orden. Rezar por las vocaciones
sacerdotales, para que Dios nos siga enviando obispos, sacerdotes y diáconos para
su Iglesia. Acudir a ellos sabiendo que a través de ellos está actuando Dios.

80

Descubrir la necesidad de este sacramento para la Iglesia. Conocer a los
sacerdotes que han administrado los sacramentos en nuestra familia. Conocer al
Obispo, a los sacerdotes de la diócesis y a los diáconos de la diócesis. Tener
vinculación con el sacerdote de la parroquia o movimiento, con el que
participamos en la Eucaristía, nos confesamos, nos formamos doctrinalmente y le
contamos nuestra vida para que nos acompañe.
Ayudar a la respuesta vocacional. Plantear la vocación sacerdotal a los chicos
como una posibilidad en su vida. Ayudar al que siente esta vocación para que
pueda ser acompañado por un sacerdote o entrar en el Seminario. Cada uno de
nuestros hijos debe sentir la vocación al amor dentro de alguna de sus variedades
y debemos estar atentos a cuál es, para acompañarla. Realizar y apoyar las
actividades vocacionales que se hagan en el movimiento, la parroquia, el
arciprestazgo y la diócesis.

4. Oración
Madre de Jesucristo,
que estuviste con él al comienzo de su vida y de su misión,
lo buscaste como maestro entre la muchedumbre,
lo acompañaste en la cruz, exhausto por el sacrificio único y eterno,
y tuviste a tu lado a Juan como hijo tuyo:
acoge desde el principio a los llamados al sacerdocio,
protégelos en su formación
y acompaña a tus hijos en su vida y en su ministerio,
oh madre de los sacerdotes. Amén.
5. Materiales
Los materiales que se precisan para llevar a cabo las actividades planteadas son:
Niños menores de seis años.
o La imagen que viene en el tema, o alguna otra semejante que se busque
o Papel y pinturas
Niños de seis a doce años.
o Ningún material
Adolescentes.
o Periódico o revista, al ser posible que sea revista misionera
Jóvenes.
o Periódico o revista, al ser posible que sea revista misionera

81

B.5.2. Información para los padres
La información para entregar a los padres sobre el sacramento del Orden Sacerdotal, la
presentamos con el formato de ver, juzgar y actuar.
VER:
Comenzamos preguntándonos sobre la vinculación que tenemos con algún sacerdote. Por
ejemplo con el sacerdote que nos casó, que bautizó a nuestro hijo, el de la parroquia donde
participamos en la Eucaristía dominical o con el que nos confesamos. Vamos
respondiendo a las siguientes preguntas y dialogamos sobre ellas: ¿Es una vinculación
puntual o es algo continuo? ¿Hablamos con frecuencia con él? ¿Le contamos nuestra
situación familiar?
Seguimos profundizando en el tema y nos preguntamos sobre el sentido del sacerdocio
en la vida de la Iglesia. Respondemos a las siguientes preguntas y dialogamos sobre ellas:
¿Qué pasaría si no existiesen los sacerdotes? ¿Cómo se hace uno sacerdote? ¿Para qué
sirve el sacerdocio? ¿Qué distinción existe entre un obispo, un sacerdote y un diácono?
JUZGAR:
En este apartado trataremos de entender lo que es el sacerdocio y su importancia en
nuestra vida familiar.
Dios no suele actuar directamente en el mundo, sino a través de las personas a las que él
elige. Su acción principal la ha realizado por medio de su Hijo amado, Jesucristo. A través
de él nos ha mostrado su amor, perdonándonos los pecados, devolviéndonos la amistad
con él y dándonos la vida eterna. Ahora sigue actuando a través de los sacerdotes, que
continúan la misión de Jesucristo.
Los sacerdotes no son elegidos por los hombres sino por Dios. Si queremos que nuestro
hijo sea sacerdote pero Dios no lo ha elegido, no podremos empeñarnos en ello. Y si Dios
lo ha elegido, no deberemos evitarlo ni poner dificultades, sino animarlo, sintiéndonos
agradecidos por este don de Dios para nuestra familia. La vocación surge en la familia,
donde los niños aprenden a rezar y a convivir. La colaboración eclesial se realiza a través
del seminario, donde se forman los futuros sacerdotes.
El amor de Dios se nos da a través de los sacerdotes, principalmente a través de los
sacramentos. Por eso necesitamos de ellos, para nuestra unión conyugal, para el bautismo
de nuestros hijos, para el perdón de nuestros pecados…
La acción de Dios se realiza de una manera principal a través del obispo y como
colaboradores suyos, a través de los sacerdotes y diáconos.
Son un referente para nuestra vocación al amor en el matrimonio. Nos muestran que el
origen de todo amor viene de Dios y tiene su destino en Dios. Que el matrimonio es algo
temporal y que la plenitud del amor está en Dios. Que lo más importante no es lo que
nosotros amamos a Dios sino lo que Dios nos ama a nosotros.
ACTUAR
En este apartado nos comprometemos a conocer y participar en el misterio del sacerdocio.
Tenemos que conocer mejor a nuestro obispo y a los sacerdotes y diáconos de nuestra
diócesis y nuestra parroquia.
Tenemos que tener uno o unos sacerdotes que nos acompañen en nuestra vida familiar.
El acompañamiento consiste:
En la formación que nos pueda dar sobre la vida cristiana y en concreto sobre lo que se
refiere a la vida familiar.
En la celebración de los sacramentos, de manera especial la Eucaristía y la penitencia.
82

En la guía de nuestra vida, para no tomar decisiones importantes sin contrastarlo con un
sacerdote que nos dé un consejo.
También nuestra vida familiar es importante para la evangelización. Por eso debemos
colaborar con nuestro testimonio y con lo que nos necesiten los sacerdotes.
La vocación al amor de nuestros hijos será la fuente de su felicidad y el sentido de sus
vidas. Debemos acompañarlos en su descubrimiento y respuesta.

83

B.5.3. Niños menores de 6 años


1. Objetivos
Que los niños puedan conocer a que se dedica un sacerdote.
Que los niños descubran la importancia del sacerdote.
Que se den cuenta que un sacerdote es una persona cercana a nosotros y que nos
acerca a Dios.

2. Oración inicial
Comenzamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Rezamos el Ave María a la Virgen, la madre de Jesús.
3. Presentación del tema: VER
Comenzamos preguntando a los niños si conocen algún sacerdote. Y si le conocen les
preguntamos de qué le conocen. Les dejamos que hablen y se expresen.
Seguimos preguntándoles en qué se le reconoce a un sacerdote y a qué se dedican los
sacerdotes. Les dejamos que hablen y se expresen.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Les mandamos colorear la imagen de un sacerdote. Podemos descargarla en Internet, en
Google imágenes, o la siguiente imagen:

A la vez que colorean les vamos explicando algunas cosas sobre los sacerdotes:
• Que es elegido por Dios para actuar en nombre de Jesús.
• Que como Jesús no se casan.
• Que se dedica a ayudar a los demás para que sean felices.
• Que celebra la misa a la que vamos los domingos.
• Que un sacerdote es el que nos ha bautizado y hecho hijos de Dios.
• que la Iglesia necesita sacerdotes para hacer presente a Dios en medio del mundo.

84

5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Les pedimos que guarden el dibujo en un cuaderno, un libro o un cuento que vean con
frecuencia.
Cada vez que lo veamos nos acordaremos de dar gracias a Dios por los sacerdotes y
pediremos por ellos. Diremos: gracias, Jesús, por los sacerdotes, te pido que les ayudes.
Les mandamos que lo repitan varias veces para que se lo aprendan.
6. Oración final: CELEBRAR
Terminamos rezando juntos por los sacerdotes. Cantamos alguna canción que se sepan o
rezamos el Padre nuestro dándonos las manos.

85

B.5.4. Niños de seis a doce años


1. Objetivos
Que se den cuenta que un sacerdote es una persona cercana a nosotros y que nos
acerca a Dios, y es quien les ha dado sus primeros sacramentos.
Que los niños puedan conocer a que se dedica un sacerdote.
Que los niños descubran la importancia del sacerdote, y que los chicos pueden ser
también sacerdotes.

2. Oración inicial
Comenzamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Rezamos el Ave María a la Virgen, la madre de Jesús y madre nuestra.
3. Presentación del tema: VER
Comenzamos preguntando a los niños si conocen algún sacerdote. Y si le conocen les
preguntamos de qué le conocen. Sobre todo les preguntamos si saben quién es el sacerdote
que les ha bautizado o el que les ha dado la primera comunión. Les dejamos que hablen
y se expresen.
Seguimos preguntándoles en qué se le reconoce a un sacerdote y a qué se dedican. Les
dejamos que hablen y se expresen.
Les preguntamos a los chicos si alguno quiere ser sacerdote. Si a alguno le gustaría hacer
lo que hacen los sacerdotes. Les animamos a los que lo quieran y a los demás les pedimos
también que los animen.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Les mandamos buscar las diferencias entre un obispo, un sacerdote y un diácono.
Podemos descargarlas en Internet, en Google imágenes.
Obispo
Sacerdote
Diácono

Tienen en común que todos han sido elegidos por Dios para mostrar su amor a los
hombres y han recibido el sacramento del orden. El sacramento del orden es que un obispo
les ha impuesto las manos en la cabeza y ha realizado una oración para que el Espíritu
Santo descienda sobre ellos y puedan actuar en nombre de Dios.
Pero hay algunas diferencias:
• Los obispos llevan la mitra y el báculo, también una cruz pectoral y un anillo.
Representan a Cristo esposo y pastor de la Iglesia. Son los que dirigen la diócesis.
• Los sacerdotes colaboran con los obispos en la enseñanza del evangelio, en la
celebración de los sacramentos y en la ayuda a todos. Llevan vestiduras
sacerdotales. Son los responsables de las parroquias.
• Los diáconos colaboran también con el obispo, sobre todo en el servicio a los más
necesitados. La vestidura diaconal es la estola cruzada. Pueden estar casados y
tener una familia.
86

5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Si aún no lo sabemos, vamos a averiguar quién es el sacerdote que nos bautizó. Y si
podemos, vamos a darle las gracias por habernos hecho hijos amados de Dios y habernos
dado la vida eterna.
Vamos también a prepararnos para recibir el amor de Dios en la Eucaristía o en la
confesión. Pues por la acción de los sacerdotes se hace presente Jesús que nos fortalece
en nuestra vida con el pan de la Eucaristía y tiene misericordia de nosotros perdonándonos
los pecados en la confesión.
Todos nos preguntamos cuál es la vocación al amor que Dios quiere de nosotros. Los
chicos nos preguntamos si pudiera ser el sacerdocio.
6. Oración final: CELEBRAR
Terminamos rezando juntos por los sacerdotes. Cantamos alguna canción que se sepan o
rezamos el Padre nuestro dándonos las manos.

87

B.5.5. Adolescentes


1. Objetivos
Dar a conocer la importancia de los sacerdotes para los cristianos.
Ayudar a que piensen en su vocación, a que les puede llamar Dios.
Conocer más a los sacerdotes de nuestra parroquia, colegio, y también a nuestro
Obispo.

2. Oración inicial
Comenzamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Rezamos el Padre nuestro, pidiendo luz al Señor para comprender el misterio de esta
vocación al amor en el orden sacerdotal.
3. Presentación del tema: VER
En este apartado vamos a descubrir las necesidades que tienen los hombres de nuestro
tiempo y la ayuda que pueden prestar los sacerdotes.
Analizamos algunas noticias de algún periódico o de alguna revista. Les preguntamos
sobre cuál es la situación que estamos viviendo en el mundo. Les preguntamos sobre
cómo está actuando Dios y si los sacerdotes tienen algo que hacer en ello. Les dejamos
que hablen lo que piensan.
Les preguntamos sobre la vinculación que tienen con algún sacerdote. Si van a Misa, si
se confiesan. Si los sacerdotes son significativos en su vida para ayudarles en su
maduración como personas. Les dejamos que digan lo que sienten.
Les preguntamos cómo pueden ayudar ellos a los demás y qué misión piensan que tienen
en el mundo. Les preguntamos a los chicos si han pensado ser alguna vez sacerdotes.
4. Análisis del tema: JUZGAR
En este apartado trataremos de entender lo que es el sacerdocio y su importancia en
nuestra vida.
Dios no suele actuar directamente en el mundo, sino a través de las personas a las que él
elige. Su acción principal la ha realizado por medio de su Hijo amado, Jesucristo. A través
de él nos ha mostrado su amor, perdonándonos los pecados, devolviéndonos la amistad
con él y dándonos la vida eterna. Ahora sigue actuando a través de los sacerdotes, que
continúan la misión de Jesucristo.
Los sacerdotes no son elegidos por los hombres sino por Dios. Aquellos a los que Dios
elige reciben el sacramento del orden mediante la imposición de manos del obispo. Dios
les encomienda una misión especial: la de llevar su salvación a los hombres. Así lo
hicieron los apóstoles y hoy continúan esta misión los obispos, sacerdotes y diáconos.
El amor de Dios se nos da principalmente a través de los sacramentos, por ellos nos
fortalece en nuestra vida y nos perdona nuestros pecados dándonos la oportunidad de
comenzar de nuevo. También se muestra en la educación para saber cómo tenemos que
vivir y comportarnos. También se muestra en la ayuda a los necesitados, pobres,
enfermos, en general a todos los que sufren o lo pasan mal.
Todos tenemos una vocación al amor y tenemos que descubrirla e ir viviéndola. El amor
puede ser a una chica o a un chico y terminar en el matrimonio y la familia. O puede ser
un amor especial a Dios y a los hombres en el sacerdocio o en la vida consagrada. Pero
todos tenemos que vivir del amor, recibiendo y dando amor. Solo así seremos felices.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
En este apartado nos comprometemos a conocer y participar en el misterio del sacerdocio.
88

Tenemos que conocer mejor a nuestro obispo y a los sacerdotes y diáconos de nuestra
diócesis.
Tenemos que tener un o unos sacerdotes que nos acompañen en nuestra vida. El
acompañamiento consiste:
• En la formación que nos pueda dar sobre la vida cristiana, sobre todo del amor.
• En la celebración de los sacramentos, de manera especial la Eucaristía y la
penitencia.
• En la guía de nuestra vida, para no tomar decisiones importantes sin contrastarlo
con un sacerdote que nos dé un consejo.
También es importante ejercitarnos en la evangelización. Por eso debemos colaborar con
los sacerdotes en alguna acción socio-caritativa o en la catequesis de los niños.
La vocación al amor será la fuente de su felicidad y el sentido de sus vidas. Debemos
descubrir qué quiere Dios de nosotros y responder al amor con amor.
6. Oración final: CELEBRAR
Terminamos el tema dando gracias a Dios por lo que hemos aprendido y por las ganas
actuar que han surgido en nosotros.
Tomamos como modelo de respuesta a Dios la respuesta de la Virgen María, que le dijo
sí a la propuesta de ser la madre de su Hijo, Jesucristo. Y le rezamos el Ave María,
pidiéndole que también nosotros sepamos decir sí a Dios, para nuestro bien y el de los
demás.

89

B.5.6. Jóvenes


1. Objetivos
Dar a conocer la importancia de los sacerdotes para los cristianos.
Ayudar a que piensen y se planteen su vocación, a que les llama Dios.
Conocer más al o los sacerdotes que han influido e influyen en la vida de cada joven,
y también conocer al Obispo de su diócesis.

2. Oración inicial
Comenzamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Rezamos el Padre nuestro, pidiendo luz al Señor para comprender el misterio de esta
vocación al amor en el orden sacerdotal.
3. Presentación del tema: VER
En este apartado vamos a descubrir las necesidades que tienen los hombres de nuestro
tiempo y la ayuda que pueden prestar los sacerdotes.
Analizamos algunas noticias de algún periódico o de alguna revista. Analizamos si detrás
de ellas hay una historia de amor o de desamor. Les preguntamos sobre cómo está
actuando Dios y si los sacerdotes tienen algo que hacer en ello. Les dejamos que hablen
lo que piensan.
Les preguntamos sobre la vinculación que tienen con algún sacerdote. Si van a Misa, si
se confiesan. Si los sacerdotes son significativos en sus vidas para ayudarles en su
maduración como personas y en sus relaciones amorosas, de pareja o de consagración a
Dios. Les dejamos que digan lo que sienten.
Les preguntamos cómo influye el amor en sus vidas, positivamente o negativamente. Si
podrían hacer ellos lo que pone en las noticias tanto buenas como malas. Les preguntamos
a los chicos si han pensado ser alguna vez sacerdotes.
4. Análisis del tema: JUZGAR
En este apartado trataremos de entender lo que es el sacerdocio y su importancia en
nuestra vida.
Dios no suele actuar directamente en el mundo, sino a través de las personas a las que él
elige. Su acción principal la ha realizado por medio de su Hijo amado, Jesucristo. A través
de él nos ha mostrado su amor, perdonándonos los pecados, devolviéndonos la amistad
con él y dándonos la vida eterna. Ahora sigue actuando a través de los sacerdotes, que
continúan la misión de Jesucristo.
Los sacerdotes no son elegidos por los hombres sino por Dios. Aquellos a los que Dios
elige reciben el sacramento del orden mediante la imposición de manos del obispo. Dios
les encomienda una misión especial: la de llevar su salvación a los hombres. Así lo
hicieron los apóstoles y hoy continúan esta misión los obispos, sacerdotes y diáconos.
El amor de Dios se nos da principalmente a través de los sacramentos, por ellos nos
fortalece en nuestra vida y nos perdona nuestros pecados dándonos la oportunidad de
comenzar de nuevo. También se muestra en la educación para saber cómo tenemos que
vivir y comportarnos. También se muestra en la ayuda a los necesitados, pobres,
enfermos, en general a todos los que sufren o lo pasan mal.
Todos tenemos una vocación al amor y tenemos que descubrirla e ir viviéndola. El amor
puede ser a una chica o a un chico y terminar en el matrimonio y la familia. O puede ser
un amor especial a Dios y a los hombres en el sacerdocio o en la vida consagrada. Pero
todos tenemos que vivir del amor, recibiendo y dando amor. Solo así seremos felices.
90

5. Conclusiones del tema: ACTUAR
En este apartado nos comprometemos a conocer y participar en el misterio del sacerdocio.
Tenemos que conocer mejor a nuestro obispo y a los sacerdotes y diáconos de nuestra
diócesis.
Tenemos que tener un o unos sacerdotes que nos acompañen en nuestra vida. El
acompañamiento consiste:
• En la formación que nos pueda dar sobre la vida cristiana, sobre todo del amor.
• En la celebración de los sacramentos, de manera especial la Eucaristía y la
penitencia.
• En la guía de nuestra vida, para no tomar decisiones importantes sin contrastarlo
con un sacerdote que nos dé un consejo.
También es importante ejercitarnos en la evangelización. Por eso debemos colaborar con
los sacerdotes en alguna acción socio-caritativa o en la catequesis de los niños. Es bueno
que si tenemos una pareja recemos juntos o colaboremos juntos.
La vocación al amor será la fuente de su felicidad y el sentido de sus vidas. Debemos
descubrir qué quiere Dios de nosotros y responder al amor con amor. Debemos aprender
a vivir nuestra sexualidad en el amor según el estado en el que estemos: novios, casados,
padres, consagrados a Dios.
6. Oración final: CELEBRAR
Terminamos el tema dando gracias a Dios por lo que hemos aprendido y por las ganas
actuar que han surgido en nosotros.
Tomamos como modelo de respuesta a Dios a la Virgen María, que le dijo sí a la propuesta
de ser la madre de su Hijo, Jesucristo. Y le rezamos el Ave María, pidiéndole que también
nosotros sepamos decir sí a Dios, para nuestro bien y el de los demás.

91

B.6. VOCACIÓN AL COMPROMISO CON LA
IGLESIA: LA CONFIRMACIÓN
B.6.1. Preparación del monitor
1. Lecturas recomendadas
YouCat (Catecismo Joven de la Iglesia Católica): puntos 203-207, puntos 175,
176,193
• Catecismo de la Iglesia Católica (CIC): puntos 1285-1321

2. Reflexión personal
El Espíritu Santo es el protagonista del Sacramento de la Confirmación, es la Tercera
Persona de la Santísima Trinidad. Ya desde el Antiguo Testamento, los Profetas
anunciaron que el Espíritu del Señor reposaría sobre el Mesías esperado: (Is.11,2) "Sobre
Él reposará el Espíritu de Yahvé" y en Is.61,1 "El Espíritu del Señor Yahvé está sobre
mí", lo cual se hizo patente en el Bautismo de Cristo en el Jordán: "Una vez bautizado,
Jesús salió del rio. De repente se le abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba
como paloma y venía sobre Él (Mt.3, 16).
Pero la plenitud del Espíritu Santo no estaba destinada únicamente al Mesías, sino a todo
el Pueblo Mesiánico: "Infundiré mi Espíritu en vosotros y haré que viváis según mis
mandamientos, observando y guardando mis leyes " (Ez.36, 27). Y lo cumplió el mismo
día de la Pascua: "Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo"
(Jn.20, 22), y por supuesto en Pentecostés: " Y quedaron llenos del Espíritu Santo
(Hech.2, 4).
A partir de entonces, los Apóstoles en cumplimiento de la voluntad de Cristo,
comunicaban a los recién bautizados, por la imposición de las manos, el don del Espíritu
Santo y éste ha sido el signo primitivo del Sacramento de la Confirmación. Muy pronto
se añadió la Unción con el óleo perfumado (Crisma). Precisamente el nombre de
"cristiano" significa seguidor de Cristo, el "Ungido".
El confirmado recibe la marca o el sello del Espíritu Santo "Es Dios el que nos conforta
juntamente con nosotros en Cristo y el que nos ungió y nos marcó con su sello, y nos dio
en arras el Espíritu en nuestros corazones". (2 Cor.1, 22)
3. Compromiso
Como laicos participamos plenamente en la misión evangelizadora de la Iglesia, en el
anuncio de la Buena Nueva y la salvación de todos los hombres, gracias al Bautismo que
nos hace miembros del pueblo evangelizador. Debemos anunciar la Buena Noticia de
Amor, Paz y Justicia. En virtud del Bautismo y la Confirmación, los laicos están llamados
a participar en esta misión viviendo cada instante de su vida en la fidelidad al Espíritu
Santo, dando testimonio con su vida y palabra en las tareas profesionales, sociales,
políticas, ...
En muchas ocasiones comprobamos con dolor que el Sacramento de la Confirmación se
convierte en Sacramento de "conclusión" de la vida cristiana en la Iglesia, es por lo que
debemos cuidar y mimar con especial afecto esta celebración. Ojalá que cada
Confirmación sea el inicio de una rica vida juvenil en nuestras parroquias y comunidades.
Trabajemos por ello.

92

4. Oración
Ven Espíritu Creador, visita las almas de los fieles e inunda con tu Gracia los corazones
que Tú creaste.
Ilumíname y hazme conocer lo bueno para obrarlo y lo malo para detestarlo por el don de
la SABIDURÍA.
Intensifica mi vida interior por el don de ENTENDIMIENTO.
Aconséjame en mis dudas y vacilaciones por el don del don del CONSEJO.
Dame la energía necesaria en la lucha contra mis pasiones por el don de la
FORTALEZA.
Haz que me sienta hijo tuyo en todas las vicisitudes de la vida y acuda a Ti por el don de
PIEDAD.
Concédeme que te venere y te ame y ande con cautela en el sendero del bien guiado por
el don del SANTO TEMOR DE DIOS.
AMEN
5. Materiales
Los materiales que se precisan para llevar a cabo las actividades planteadas son:
Niños menores de seis años.
o Láminas de los dones del Espíritu Santo.
o Pinturas de colores.
Niños de seis a doce años.
o Globos, papel, lapiceros y rotulador permanente.
o Pinturas de colores.
o Láminas de la Liturgia de la Confirmación.
Adolescentes.
o Papel, lapiceros y tijeras.
o Revistas para conseguir recortes sobre las diferentes etapas de la vida.
o Crucifijo o cruz hecha de papel.
Jóvenes.
o Revistas para conseguir recortes sobre las diferentes etapas de la vida.
o Folios, crucifijo o cruz hecha de papel.
o Una Biblia para leer Efesios 4, 1-6

93

LÁMINAS DE LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO

94

95

LÁMINAS DE LA LITURGIA DE LA CONFIRMACIÓN

96

B.6.2. Información para los padres

97

B.6.3. Niños menores de 6 años

1. Objetivos
Ayudar a los niños en un conocimiento mayor la Venida del Espíritu Santo a través de
los Dones.
Mostrar a los niños una vida acorde con los valores cristianos a través del
descubrimiento de la existencia de los Dones del Espíritu Santo.
2. Oración inicial
Oh, Espíritu Santo
Amor de Papá Dios y Dios Hijo
Te pido que lleguen tus dones
que son como regalos sobre mi corazón
que hoy necesita las llamitas de su amor.
Que me de fuerza para hacer conocer al
dulce Jesús que te envió.
¡Ven Espíritu Santo!
¡Ven a mi corazón!

3. Presentación del tema: VER
A los niños se les explica de la manera más sencilla posible como actúa el Espíritu Santo
sobre nosotros, recibiéndolo totalmente en el Sacramento de la Confirmación.
Sin saber cómo, muchas veces soportamos y superamos una situación, un problema
personal difícil, y salimos adelante, nos reconciliamos, toleramos, aceptamos,
perdonamos, amamos y hacemos algo por los demás.
Esa fuerza interior que no sabemos de dónde sale, es nada menos que el Espíritu Santo
que, desde nuestro Bautismo habita dentro de nosotros.
El Espíritu nos regala siete dones, que son las cualidades que nos hacen humildes para
seguir sus impulsos.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Se reparte a cada niño una lámina correspondiente a los Dones del Espíritu Santo, una
vez repartido, se lee el significado de cada don, y haciendo las pausas necesarias, también
se les pregunta a cada uno lo que han entendido. Al final, se les da un tiempo para que
coloreen la lámina para que se la lleven a casa. Si hubiera Eucaristía a continuación sería
muy conveniente que las presenten como ofrenda.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Se realiza una dinámica para hacer con los niños, que consiste en escribir en un papel
pequeño cada uno de los dones del Espíritu Santo, con idea de meterlos en globos
desinflados. Una vez dentro, los globos se inflan, y se dejan por la sala de manera que
puedan jugar con ellos, cantando o diciendo Ven Espíritu Santo.
Al final cada uno coge un globo, y lo explota para saber el regalo o el don que le ha
tocado, recordando a cada uno lo que significa, y lo que hemos visto anteriormente. A
modo de conclusión, se les recuerda que el tema que hemos visto de los dones del Espíritu
Santo está estrechamente relacionado con el Sacramento de Confirmación.

98

6. Oración final: CELEBRAR
Ven Espíritu Santo y llena mi corazón.
Enciende en él el fuego de tu
amor, para que pueda
contagiarlo con alegría.
Sopla sobre mi tu viento de
esperanza para que pueda
anunciar tu Buena Noticia.
Inúndame como agua de
Vida Nueva, para que llegue
hasta Dios todos los días.

99

B.6.4. Niños de seis a doce años



1. Objetivos
Ser conscientes de la presencia progresiva del Espíritu Santo en la vida del cristiano
desde el Bautismo hasta la Confirmación.
Sentir que nada podemos hacer, en la línea del bien, si el Espíritu de Dios no está
presente en nuestras vidas.
Que los chicos conozcan la importancia de cada rito en la celebración de la
Confirmación.
Descubrir que es el Espíritu Santo el que hace posible en nosotros la vida nueva de
hijos de Dios por medio de los Dones.

2. Oración inicial
Oh, Espíritu Santo
Amor de Papá Dios y Dios Hijo
Te pido que lleguen tus dones
que son como regalos sobre mi corazón
que hoy necesita las llamitas de su amor.
Que me de fuerza para hacer conocer al
dulce Jesús que te envió.
¡Ven Espíritu Santo!
¡Ven a mi corazón!
3. Presentación del tema: VER
Se les explica que es la confirmación, diciéndoles que es uno de los tres Sacramentos de
iniciación cristiana, junto con el Bautismo y la Eucaristía. La misma palabra
"Confirmación", que significa afirmar o consolidar, nos dice mucho, pues el efecto de
este Sacramento es fortalecer y completar la obra del Bautismo.
Suele haber una confusión en este Sacramento, pensando que consiste en que el
confirmando acude al Señor para confirmar que cree en Él, nosotros no vamos a dar nada
al Señor, sino que acudimos a recibir su Gracia. No confirmamos al Señor, sino que es el
Señor quien nos confirma, nos "sella" o "marca" como cristianos.
El Crisma con el que es ungido el cristiano en la Confirmación significa la presencia, la
marca del Espíritu Santo en su vida, que junto a la imposición de manos le da fuerza para
seguir el camino cristiano y ser testimonio de Jesús en el mundo, y recibe los siete dones
del Espíritu Santo: Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Fortaleza, Ciencia, Piedad y
Temor de Dios.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Una vez explicado el sentido del Sacramento de la Confirmación, se explica brevemente
cada uno de los Dones del Espíritu Santo, como por ejemplo:
Sabiduría: nos hace ver todas las cosas a través de Dios y nos impulsa a buscarlo
sobre todas las cosas.
Entendimiento: nos ayuda a comprender la Palabra de Dios y los misterios de la fe.
Consejo: nos anima a seguir la solución que más concuerda con la gloria de Dios y
el bien de los demás.
Fortaleza: nos alienta continuamente y nos ayuda a superar con fe las dificultades.
Ciencia: para conocer rectamente las cosas creadas por Dios.
Piedad: nos mueve a tratar a Dios con la confianza con la que un hijo trata a su Padre.
100

Temor de Dios: nos induce a huir de las ocasiones de pecado para elegir siempre
agradar a Dios.
A continuación se realiza una dinámica para hacer con los niños, que consistiría en
escribir en un papel pequeño cada uno de los dones del Espíritu Santo, con idea de
meterlos en globos desinflados. Una vez dentro, los globos se inflan, y se dejan por la
sala de manera que puedan jugar con ellos, cantando o diciendo Ven Espíritu Santo.
Al final cada uno coge un globo, y lo explota para saber el regalo o el don que le ha
tocado, recordando a cada uno lo que significa, y lo que hemos visto anteriormente.
Para acabar se reparte las hojas de la Liturgia de la confirmación, donde viene reflejado
el orden y significado del rito de la Confirmación.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Una vez visto el tema, se establecen compromisos relacionados:
1. Tener una actitud de alegría e interés participando en actividades parroquiales,
catequesis de Confirmación, etc.
2. Comprometerse a invocar al Espíritu Santo con mayor frecuencia posible.
3. Renovar actitudes personales para lograr una verdadera conversión al servicio del
anuncio gozoso del Evangelio.
6. Oración final: CELEBRAR
Espíritu Santo,
que vives dentro de mi corazón
desde el momento de mi Bautismo,
gracias por llenarme del amor de Dios.
Ayúdame a portarme bien
y a hacer mis tareas en el colegio y en casa,
no dejes que nada malo me suceda,
y diles siempre a Jesús y a María
que los amo con todo mi corazón. Amén

101

B.6.5. Adolescentes



1. Objetivos
Ser conscientes de la presencia progresiva del Espíritu Santo en la vida del cristiano
desde el Bautismo hasta la Confirmación.
Sentir que nada podemos hacer, en la línea del bien, si el Espíritu de Dios no está
presente en nuestras vidas.
Descubrir que es el Espíritu Santo el que hace posible en nosotros la vida nueva de
hijos de Dios por medio de los Dones.
Ayudar a adolescentes y jóvenes a conocer, entender y aplicar los principios bíblicos.

2. Oración inicial
Espíritu Santo,
que vives dentro de mi corazón
desde el momento de mi Bautismo,
gracias por llenarme del amor de Dios.
Ayúdame a portarme bien
y a hacer mis tareas en el colegio y en casa,
no dejes que nada malo me suceda,
y diles siempre a Jesús y a María
que los amo con todo mi corazón. Amén
3. Presentación del tema: VER
La persona pasa por distintas etapas a lo largo de su vida: infancia, adolescencia, juventud,
y adultez. Este proceso se va dando paso a paso y nos exige tiempo, paciencia, reflexión
y ayuda de muchas personas. No se puede improvisar, ni lo podemos realizar de un día
para otro.
Así mismo, desde los inicios de la vida de la Iglesia, para llegar a ser cristiano también se
sigue un proceso, un camino y una iniciación que consta de varias etapas: el anuncio
gozoso del Evangelio, la acogida del Evangelio que nos lleva a la conversión, la profesión
de Fe, el Bautismo (puerta de entrada a los demás sacramentos), la efusión del Espíritu
Santo en la Confirmación y la participación en el Sacramento de la Eucaristía.
Los Sacramentos corresponden a todas las etapas de la vida del cristiano: dan nacimiento
y crecimiento, curación y misión a la vida de fe.
Se les recuerda que es la confirmación, diciéndoles que es uno de los tres Sacramentos de
iniciación cristiana, junto con el Bautismo y la Eucaristía. La misma palabra
"Confirmación", que significa afirmar o consolidar, nos dice mucho, pues el efecto de
este Sacramento es fortalecer y completar la obra del Bautismo.
Suele haber una confusión en este Sacramento, pensando que consiste en que el
confirmando acude al Señor para confirmar que cree en Él, nosotros no vamos a dar nada
al Señor, sino que acudimos a recibir su Gracia. No confirmamos al Señor, sino que es el
Señor quien nos confirma, nos "sella" o "marca" como cristianos.
El Crisma con el que es ungido el cristiano en la Confirmación significa la presencia, la
marca del Espíritu Santo en su vida, que junto a la imposición de manos le da fuerza para
seguir el camino cristiano y ser testimonio de Jesús en el mundo, y recibe los siete dones
del Espíritu Santo: Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Fortaleza, Ciencia, Piedad y
Temor de Dios.
4. Análisis del tema: JUZGAR
102

Después de todo lo tratado, ahora sería el momento de trabajar con los chicos, de manera
que expresen las experiencias vividas desde su Confirmación hasta el momento actual,
sirviéndonos de las siguientes preguntas:
• ¿Cuál ha sido nuestra experiencia en la vivencia del Sacramento de la Confirmación?
• ¿Cómo vives la presencia del Espíritu Santo?
• ¿Has sentido la fuerza o el impulso?
• ¿Qué podemos hacer para llegar a vivir plenamente la vida como cristiano?
• Y cualquier otra pregunta que se les ocurra importante para exponer
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
A continuación se sacan las revistas, y los chicos recortarán fotografías de las diferentes
etapas de la persona, y formarán un camino intercalando entre las fotos algunos folios en
blanco, y al final del camino colocamos una cruz de papel o un crucifijo.
El grupo se coloca a los lados del camino, escuchamos la lectura de la Palabra de Dios,
tomada de los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11 y Hechos de los Apóstoles 10, 44. Dejamos
un momento de reflexión en silencio y cada uno anotará su compromiso, colocándolo en
los papeles en blanco, entre las fotografías, como tratando de llenar el camino y que no
queden espacios vacíos.
Se propone también presentar este camino como ofrenda en la Eucaristía de después de
esta actividad.
6. Oración final: CELEBRAR
Espíritu Santo, inspíranos, para que pensemos santamente.
Espíritu Santo, incítanos, para obremos santamente.
Espíritu Santo, atráenos, para que amemos las cosas santas.
Espíritu Santo, fortalécenos, para que defendamos las cosas santas
Espíritu Santo, ayúdanos, para que no perdamos nunca las cosas santas.
Amén.

103

B.6.6. Jóvenes




1. Objetivos
Ser conscientes de la presencia progresiva del Espíritu Santo en la vida del cristiano
desde el Bautismo hasta la Confirmación.
Sentir que nada podemos hacer, en la línea del bien, si el Espíritu de Dios no está
presente en nuestras vidas.
Descubrir que es el Espíritu Santo el que hace posible en nosotros la vida nueva de
hijos de Dios por medio de los Dones.
Tomar conciencia que este Sacramento está íntimamente relacionado con el
Sacramento del Bautismo y la Eucaristía, formando el camino de la iniciación
cristiana.
Ayudar a adolescentes y jóvenes a conocer, entender y aplicar los principios bíblicos.

2. Oración inicial
Ven Espíritu Creador, Visita las almas de los fieles e inunda con tu Gracia los corazones
que Tú creaste.
Ilumíname y hazme conocer lo bueno para obrarlo y lo malo para detestarlo por el don de
la SABIDURÍA.
Intensifica mi vida interior por el don de ENTENDIMIENTO.
Aconséjame en mis dudas y vacilaciones por el don del don del CONSEJO.
Dame la energía necesaria en la lucha contra mis pasiones por el don de la
FORTALEZA.
Haz que me sienta hijo tuyo en todas las vicisitudes de la vida y acuda a Ti por el don de
PIEDAD.
Concédeme que te venere y te ame y ande con cautela en el sendero del bien guiado por
el don del SANTO TEMOR DE DIOS.
AMEN
3. Presentación del tema: VER
La persona pasa por distintas etapas a lo largo de su vida: infancia, adolescencia, juventud,
y adultez. Este proceso se va dando paso a paso y nos exige tiempo, paciencia, reflexión
y ayuda de muchas personas. No se puede improvisar, ni lo podemos realizar de un día
para otro.
Así mismo, desde los inicios de la vida de la Iglesia, para llegar a ser cristiano también se
sigue un proceso, un camino y una iniciación que consta de varias etapas: el anuncio
gozoso del Evangelio, la acogida del Evangelio que nos lleva a la conversión, la profesión
de Fe, el Bautismo (puerta de entrada a los demás sacramentos), la efusión del Espíritu
Santo en la Confirmación y la participación en el Sacramento de la Eucaristía.
Los Sacramentos corresponden a todas las etapas de la vida del cristiano: dan nacimiento
y crecimiento, curación y misión a la vida de fe.
Se les recuerda que es la confirmación, diciéndoles que es uno de los tres Sacramentos de
iniciación cristiana, junto con el Bautismo y la Eucaristía. La misma palabra
"Confirmación", que significa afirmar o consolidar, nos dice mucho, pues el efecto de
este Sacramento es fortalecer y completar la obra del Bautismo. Los bautizados van
avanzando por el camino de la iniciación cristiana, quedan enriquecidos con los dones del
Espíritu Santo, y los une más estrechamente a la Iglesia, los fortalece e impulsa con mayor
fuerza para que sean testigos de Cristo y propaguen y defiendan la Fe.
Suele haber una confusión en este Sacramento, pensando que consiste en que el
confirmando acude al Señor para confirmar que cree en Él, nosotros no vamos a dar nada
104

al Señor, sino que acudimos a recibir su Gracia. No confirmamos al Señor, sino que es el
Señor quien nos confirma, nos "sella" o "marca" como cristianos.
El Crisma con el que es ungido el cristiano en la Confirmación significa la presencia, la
marca del Espíritu Santo en su vida, que junto a la imposición de manos le da fuerza para
seguir el camino cristiano y ser testimonio de Jesús en el mundo, y recibe los siete dones
del Espíritu Santo: Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Fortaleza, Ciencia, Piedad y
Temor de Dios.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Jesús prometió que el Espíritu Santo daría poder a los creyentes para ser sus testigos.
Después de todo lo tratado, ahora sería el momento de trabajar con los jóvenes, de manera
que expresen las experiencias vividas desde su Confirmación hasta el momento actual,
sirviéndonos de las siguientes preguntas:
• ¿Cuál ha sido nuestra experiencia en la vivencia del Sacramento de la Confirmación?
• ¿Cómo vives la presencia del Espíritu Santo?
• ¿Has sentido la fuerza o el impulso?
• ¿Qué podemos hacer para llegar a vivir plenamente la vida como cristiano?
• ¿Te sientes más unido a la Iglesia o impulsado con mayor fuerza para ser testigos de
Cristo?
• ¿Has experimentado en alguna ocasión que Dios te haya capacitado para llevar a cabo
alguna tarea, enfrentar alguna circunstancia o cualquier otro reto específico?
• Y cualquier otra pregunta que se les ocurra importante para exponer
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
A continuación se sacan las revistas, y los chicos recortarán fotografías de las diferentes
etapas de la persona, y formarán un camino intercalando entre las fotos algunos folios en
blanco, y al final del camino colocamos una cruz de papel o un crucifijo.
El grupo se coloca a los lados del camino, escuchamos la lectura de la Palabra de Dios,
tomada de los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11 y Hechos de los Apóstoles 10, 44. Dejamos
un momento de reflexión en silencio y cada uno anotará su compromiso, colocándolo en
los papeles en blanco, entre las fotografías, como tratando de llenar el camino y que no
queden espacios vacíos.
Se propone también presentar este camino como ofrenda en la Eucaristía de después de
esta actividad.
6. Oración final: CELEBRAR
Espíritu Santo, inspíranos para que pensemos santamente.
Espíritu Santo, incítanos para obremos santamente.
Espíritu Santo, atráenos para que amemos las cosas santas.
Espíritu Santo, fortalécenos para que defendamos las cosas santas
Espíritu Santo, ayúdanos para que no perdamos nunca las cosas santas.
Amén.

105

B.7. MI AMOR POR DIOS: LA EUCARISTÍA
B.7.1. Preparación del monitor
1. Lecturas recomendadas
• YouCat (Catecismo Joven de la Iglesia Católica): puntos 208 al 223
• Catecismo de la Iglesia Católica (CIC): puntos 1322 al 1419
• Evangelios: Mt.26, 26-29; Mc.14, 22-23; Lc.22, 19-20
2. Reflexión personal
La eucaristía tiene varios nombres y le damos dos significaciones complementarias, pero
a su vez diferentes. Así por ejemplo podemos hablar de Banquete del señor: porque se
trata de la última cena que el Señor celebro con sus discípulos la víspera de su pasión y
de Fracción del Pan: porque lo partió y se lo dio a sus discípulos. También la
denominamos Comunión: porque por este sacramento nos unimos a Cristo que nos hace
participes de su Cuerpo y su Sangre para formar un solo cuerpo (1 Co 16-17). El nombre
de Asamblea Eucarística: le viene porque la eucaristía es celebrada en la asamblea de los
fieles expresión visible de la Iglesia. Esta expresión es equivalente al de Santa Misa:
porque cuando la eucaristía se celebraba en latín se despedía a la gente diciendo “Ite,
Missa est”, que habla del envío de los fieles a cumplir la voluntad de Dios en el mundo.
De la lectura de los evangelios y de las palabras de Jesús, extraemos:
1º La presencia real de Cristo en la Eucaristía. ”Tomad, comed, esto es mi cuerpo” ( MT
26,26). En esta frase sorprende, el realismo con que se identifica al sujeto “esto” (el pan),
con el predicado “mi cuerpo” (la persona de Jesús). Las palabras de Jesús no dejan lugar
a dudas. No se trata de una comparación: esto es como mi cuerpo, sino una afirmación
real: esto es mi cuerpo.
2º La Eucaristía es la Nueva y definitiva Alianza. Bien sabemos que la primera alianza
que Dios hizo con su pueblo, fue una prefiguración, un anticipo de la que sería la eterna
y definitiva entre Dios y el hombre. En la primera alianza, Dios libera al pueblo de Israel
de la opresión de los egipcios en la primera Pascua, (paso del ángel exterminador), a
través de la sangre del cordero con que son rociadas las jambas y dintel de las casas de
los israelitas, estos son preservados del exterminio de los primogénitos, y comienzan su
éxodo a la tierra prometida. Del mismo modo Jesús, sella la nueva y eterna Alianza entre
Dios y la humanidad, derramando hasta la última gota de su sangre, muriendo en la cruz.
De esta forma, nos libera y preserva del poder del pecado y nos reconcilia con el Padre.
Conquistando para nosotros la nueva Jerusalén, el cielo.
Este paralelismo entre las dos alianzas, es fundamental para comprender el misterio de la
redención, así como el misterio de la eucaristía, porque esta, no es otra cosa, que la
actualización del único e irrepetible sacrificio de Jesús en la Cruz, aunque de manera
incruenta. Jesús, su cuerpo, su sangre y su divinidad que se ofrece por nosotros al Padre.
En cada eucaristía que se celebra en el mundo, se vuelve a actualizar de una forma real y
eficaz la redención de Cristo. Sin la redención de Jesús, con su muerte en la cruz, no
existiría la Gracia, y por lo tanto ningún sacramento, ni tan siquiera el bautismo, por eso
podemos decir que la eucaristía es de algún modo la fuente de todos los sacramentos,
Jesús que se hace presente en medio de nosotros y se ofrece también por nosotros al Padre,
como única ofrenda que le puede satisfacer.
3º Se necesita un sacerdote. Cuando Jesús dice “Haced esto en memoria mía”, se lo está
pidiendo a sus apóstoles, los únicos presentes en la última cena. Es por tanto Jesús el que

106

realiza cada eucaristía sirviéndose del sacerdote y sus palabras, pero no es menos cierto
que sin sacerdotes no podría seguir celebrándose la eucaristía ni habría por tanto Iglesia.
4º Se necesita pan de trigo y vino de uva o vid. Estos son los elementos sensibles o
materia, que eligió Jesús y no otros, por lo tanto aunque en apariencia sean insignificantes,
sin ellos tampoco existe la eucaristía.
3. Compromiso
Conocer la importancia de la Eucaristía para un cristiano y para cada uno de nosotros, así
como conocer cada parte de la Eucaristía.
Asistimos a una Eucaristía y nos fijamos en las partes de la Eucaristía.
4. Oración
Realizar una visita a nuestra parroquia o una capilla, y realizar una oración personal
delante del Sagrario, y realizar una Comunión Espiritual.
5. Materiales
Los materiales que se precisan para llevar a cabo las actividades planteadas son:
Niños menores de seis años.
o Cartulina con la vida de Jesús
Cartulina blanca y cello para pegar en una pared.
Una caja con imágenes de la vida de Jesús.
Un corazón y un círculo blanco menor que el corazón (escrito
JHS).
Niños de seis a doce años.
o Móvil con alguna canción bajada de YouTube de las recomendadas
Adolescentes.
o Móvil con alguna canción bajada de YouTube de las recomendadas
Jóvenes.
o Móvil con alguna canción bajada de YouTube de las recomendadas

107

B.7.2. Información para los padres

108

109

110

B.7.3. Niños menores de 6 años

1. Objetivos
Enseñar a los niños que el "pan" de la misa es Jesús

2. Oración inicial
Nos ponemos en presencia de Dios, haciendo un poquito de silencio y rezando todos a
coro muy despacito, esa oración infantil que todos conocemos: el “Jesusito de mi vida".
3. Presentación del tema: VER
Podemos empezar con una dinámica, para ello contaremos con una cartulina en blanco
que podemos pegar en la pared. Después iremos sacando de una bonita caja, imágenes
muy variadas de Jesús, por ejemplo Jesús en el portal de Belén, Jesús niño adolescente,
Jesús en la sagrada familia, con San José, en su vida pública, con sus apóstoles, haciendo
milagros y curaciones, muriendo en la cruz y sobre todo Jesús resucitado. Esto nos dará
pie para y contando y relatando quien es Jesús (Hijo de Dios Padre, que se hace hombre
“por mí y por ti”). Cuantas más y variadas imágenes pongamos mejor, así podremos
identificar la figura de Jesús desde todas las perspectivas. Las imágenes las iremos
pegando de forma cronológica, pero dejaremos un lugar en el centro de la cartulina,
reservado para colocar un gran corazón rojo, en forma de libro. Jesús se queda con
nosotros, pero le gusta jugar al “escondite”, por eso solo le podemos ver con los ojos de
la Fe. Jesús real y presente, el hijo de Dios, escondido dentro de un trocito de pan.
Podemos recortar un circulo de cartulina blanca, con el acróstico dibujado JHS,
representando una sagrada forma y lo introducimos dentro del corazón pegado en la
cartulina, este será nuestro sagrario simbólico donde esta Jesús.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Jesús se hace presente en medio de nosotros cada vez que celebramos la eucaristía (misa).
Todos los cristianos reunidos en torno al sacerdote, donde leemos y rezamos con las
palabras que Jesús nos dijo y así vivir de la manera que él nos enseña, para tener fuerza y
poder seguirle y amarle, el mismo Jesús se hace presente de una forma real a través de un
poquito de pan y de vino, y de la repetición de las palabras que dice el sacerdote en
nombre de Jesús, que fueron las que dijo en su última cena. “Tomad y comed todos de él
porque esto es mi cuerpo que será entregado por vosotros, Tomad y bebed todos de él,
porque este es el cáliz de mi sangre, sangre de la nueva y eterna alianza, que será
derramada por todos los hombres para el perdón de los pecados. Haced esto en memoria
mía”.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Jesús es el gran amigo de los niños, en especial de los más pequeños, en una ocasión les
dice a sus apóstoles, “Dejad que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque de
los que son como estos es el reino de los cielos.” Tenemos que suscitar en los niños el
amor a Jesús “escondido”, como le llamaba el pastorcillo de Fátima, beato Francisco.
Una actividad estupenda sería pasar a la capilla con los niños y en torno al sagrario hacer
una sencilla oración dirigida con ellos.
6. Oración final: CELEBRAR
Continuando con la actividad anterior, podemos concluir con una canción eucarística,
sacada de You Tube: "Jesús nos invita a seguirlo para niños".
111

B.7.4. Niños de seis a doce años


1. Objetivos
Explicar a los niños que realmente Jesús está en la Eucaristía.
La importancia de la Eucaristía para un cristiano.
Aprender a vivir correcta e intensamente la Eucaristía.

2. Oración inicial
Haciendo un poquito de silencio y en la presencia de Dios rezamos lentamente, sintiendo
y saboreando cada palabra, el Padre nuestro.
3. Presentación del tema: VER
Este grupo de niños entre 6 a 12 años quizás, sea el más controvertido de tratar, dado que
algunos, los más pequeños estarán preparándose para la su primera comunión y otros, los
mayores, lo estarán para confirmarse. Incluso dependiendo del itinerario de iniciación
cristiana de cada diócesis, con 12 años pueden estar ya confirmados. Este problema tiene
que ser tenido en cuenta por el catequista, pero en ambos casos debemos dar formación
doctrinal sólida, sobre el sacramento de la eucaristía, porque podemos caer fácilmente en
generalidades más o menos piadosas que se quedan en el plano superficial, pero que no
fundamentan a nivel teológico y doctrinal, este maravilloso sacramento, que es esencial
en la vida del cristiano. Con estas consideraciones os sugiero consultéis la reflexión del
tema para monitores, para dar contenido. Y podéis preparar una dinámica dependiendo
de las edades del grupo y adaptada al mismo, inspirada en el tema para niños de 0 a 6
años.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Una vez fundamentado el tema a nivel doctrinal, nos queda lo más importante, “la
vivencia de la fe”, es decir, ser capaces de transmitir a los niños el enamoramiento por la
eucaristía, la rotundidad y seguridad en la fe, de que el mismo Jesús predicó y vivió en
Israel hace 2000 años, sigue de una forma igualmente real y presente, “escondido” dentro
de una forma de pan, que sabe a pan, huele a pan y en todo se parece al pan, pero que no
es pan, sino el mismo Jesús. Este Jesús se queda nos nosotros, no nos deja huérfanos. Está
en cada sagrario de cada iglesia, de cada capilla, esperando para hablar con nosotros, para
que le contemos nuestras penas y alegrías, para que le pidamos perdón, ayuda y sea el
motor e ilusión en nuestras vidas. Como va ser aburrida la misa si Jesús se hace presente
de una forma autentica en cada eucaristía ofreciéndose por “mí” y por toda la humanidad
ante el Padre. Como perderme el mismo acontecimiento de la redención de Jesús aunque
de manera incruenta y en unión con todos los cristianos, con toda la Iglesia universal,
también con los que están en el cielo o se purifican para estar pronto en él, que se da y
actualiza en cualquiera de las misas que se celebran en algún rincón del mundo.
Son los ejemplos de tantos santos, testigos heroicos de la fe, como el joven san Tarsicio
(mártir de la eucaristía) y el más actual monseñor Van Thuan, los que nos motivan y
alientan a colocar a la eucaristía en lo más alto de nuestras vidas y amarla por encima de
todo. (Si tenéis tiempo, os animo a contar brevemente, pero apasionadamente alguna de
estas historias a los chicos).
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Se propone un dialogo con los niños a modo de encuesta, utilizando y las siguientes
preguntas:
• ¿Por qué creéis que para muchos niños la primera comunión es también la última?
112


¿Te aburre la Misa? ¿Conoces las partes y ritos de la Misa?
¿Qué se me ocurre para vivir más cerca de Jesús eucaristía?

6. Oración final: CELEBRAR
Sería ideal poder pasar a una capilla en presencia de Jesús eucaristía y poder hacer una
oración dirigida por el monitor. Cantar escuchar una canción como; “Ya no eres pan y
vino”; “Dios está aquí; “Tan cerca de mi”; “No adoréis a nadie”. Todas estas canciones
las tenéis en YouTube, con su letra y música. Al final sería bonito que los niños pudieran
dirigir una breve y espontanea oración de petición o de acción de gracias ante el
Santísimo.

113

B.7.5. Adolescentes


1. Objetivos
Recordar el origen de la Eucaristía.
Explicar la esencia de la Eucaristía.
Las condiciones necesarias para poder comulgar.

2. Oración inicial
Haciendo un poquito de silencio y en la presencia de Dios rezamos lentamente, sintiendo
y saboreando cada palabra, el Padre nuestro.
3. Presentación del tema: VER
Quizás lo primero que tenemos que considerar al hablar de la eucaristía, es su nombre.
Eucaristía es una palabra de origen griego “Eukharistia”, significa acción de gracias. Esta
palabra recuerda a las bendiciones judías que proclaman, las grandes obras de Dios tales
como la creación o la salida del pueblo de Dios de Egipto.
La eucaristía tiene varios nombres y le damos dos significaciones complementarias, pero
a su vez diferentes. Así por ejemplo podemos hablar de Banquete del señor: porque se
trata de la última cena que el Señor celebro con sus discípulos la víspera de su pasión y
de Fracción del Pan: porque lo partió y se lo dio a sus discípulos. También la
denominamos Comunión: porque por este sacramento nos unimos a Cristo que nos hace
participes de su Cuerpo y su Sangre para formar un solo cuerpo (1 Co 16-17). El nombre
de Asamblea Eucarística: le viene porque la eucaristía es celebrada en la asamblea de los
fieles expresión visible de la Iglesia. Esta expresión es equivalente al de Santa Misa:
porque cuando la eucaristía se celebraba en latín se despedía a la gente diciendo “Ite,
Missa est”, que habla del envío de los fieles a cumplir la voluntad de Dios en el mundo.
Resumiendo por Eucaristía entendemos tanto el sacramento por el cual bajo dos especies
sacramentales el pan y el vino, se transforman de una forma real, en el cuerpo y la sangre
de Cristo. Como la celebración litúrgica y reunión del pueblo de Dios, en donde se realiza
este sacramento, y es vínculo de unión de toda la Iglesia universal.
La institución de la Eucaristía la encontramos narrada, en tres de los evangelios: Mt,26,
26-29; Mc,14, 22-23; Lc,22, 19-20 y una vez en la carta de san Pablo, Corintios 11, 23,25.
Las cuatro narraciones coinciden en lo esencial: “Esto es mi cuerpo que va ser entregado
por vosotros; Haced esto en recuerdo mío”. De igual modo, después de cenar, tomó el
cáliz, diciendo. “Este cáliz, es la Nueva Alianza en mi sangre, que va a ser derramada
por vosotros”.
De estas palabras de Jesús extraemos:
1º La presencia real de Cristo en la Eucaristía. ”Tomad, comed, esto es mi cuerpo” ( MT
26,26). En esta frase sorprende, el realismo con que se identifica al sujeto “esto” (el pan),
con el predicado “mi cuerpo” (la persona de Jesús). Las palabras de Jesús no dejan lugar
a dudas. No se trata de una comparación: esto es como mi cuerpo, sino una afirmación
real: esto es mi cuerpo.
2º La Eucaristía es la Nueva y definitiva Alianza. Bien sabemos que la primera alianza
que Dios hizo con su pueblo, fue una prefiguración, un anticipo de la que sería la eterna
y definitiva entre Dios y el hombre. En la primera alianza, Dios libera al pueblo de Israel
de la opresión de los egipcios en la primera Pascua, (paso del ángel exterminador), a
través de la sangre del cordero con que son rociadas las jambas y dintel de las casas de
los israelitas, estos son preservados del exterminio de los primogénitos, y comienzan su
éxodo a la tierra prometida. Del mismo modo Jesús, sella la nueva y eterna Alianza entre
Dios y la humanidad, derramando hasta la última gota de su sangre, muriendo en la cruz.
114

De esta forma, nos libera y preserva del poder del pecado y nos reconcilia con el Padre.
Conquistando para nosotros la nueva Jerusalén, el cielo.
Este paralelismo entre las dos alianzas, es fundamental para comprender el misterio de la
redención, así como el misterio de la eucaristía, porque esta, no es otra cosa, que la
actualización del único e irrepetible sacrificio de Jesús en la Cruz, aunque de manera
incruenta. Jesús, su cuerpo, su sangre y su divinidad que se ofrece por nosotros al Padre.
En cada eucaristía que se celebra en el mundo, se vuelve a actualizar de una forma real y
eficaz la redención de Cristo. Sin la redención de Jesús, con su muerte en la cruz, no
existiría la Gracia, y por lo tanto ningún sacramento, ni tan siquiera el bautismo, por eso
podemos decir que la eucaristía es de algún modo la fuente de todos los sacramentos,
Jesús que se hace presente en medio de nosotros y se ofrece también por nosotros al Padre,
como única ofrenda que le puede satisfacer.
3º Se necesita un sacerdote. Cuando Jesús dice “Haced esto en memoria mía”, se lo está
pidiendo a sus apóstoles, los únicos presentes en la última cena. Es por tanto Jesús el que
realiza cada eucaristía sirviéndose del sacerdote y sus palabras, pero no es menos cierto
que sin sacerdotes no podría seguir celebrándose la eucaristía ni habría por tanto Iglesia.
4º Se necesita pan de trigo y vino de uva o vid. Estos son los elementos sensibles o
materia, que eligió Jesús y no otros, por lo tanto aunque en apariencia insignificantes, sin
ellos tampoco existe la eucaristía.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Uno de los grandes problemas, que se dan en un número importante de los cristianos, es
el no comprender la esencia de la eucaristía. Para muchos la eucaristía es una reunión
fraterna, cargada de simbolismo, donde el pan y el vino “representan” a Cristo en medio
de nosotros y donde la “comunión” simboliza la unión entre los cristianos. Pero la Fe de
la Iglesia, que profesamos desde el principio, no nos dice eso. La Iglesia ha vivido desde
siempre la presencia real de Jesús en la Eucaristía. De un Jesús completo, con su Cuerpo,
Alma y Divinidad y que está presente por tres razones.
1ªActualización del sacrificio de Jesús, que se ofrece por nosotros al Padre.
2ª Como alimento: “Yo soy el pan vivo, bajado del cielo, si uno come de este Pan, vivirá
para siempre…El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna…permanece
en mí y yo en él”. (Jn 6,51-57). He colocado un pequeñísimo fragmento del Discurso
Eucarístico que Jesús hace en Cafarnaúm, pero recomiendo lo leáis completo (Jn 6,2566). Para mi es la mejor catequesis que se puede hacer sobre la eucaristía, meditar y
paladear estas palabras de Jesús, donde lo deja todo tan claro, tan evidente, sin lugar a
dudas y nos muestra que es Él, la Eucaristía, el centro de la vida cristiana.
3ª Para quedarse con nosotros: “Y sabed que Yo estoy con vosotros todos los días hasta
el fin de los siglos”. (Mt 28, 20). A Jesús le tenemos realmente presente en cualquier
sagrario del mundo, por pequeño y escondido que este, de la misma manera que si
estuviésemos en palestina hace 2000 años delante de Él. Para adorarle, contarle nuestra
vida y establecer una relación de amor con Jesús.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Este es el punto más importante, que los niños y jóvenes incorporen y asimilen la
eucaristía en su vida al modo de los mártires de Abitinia. ”No podemos vivir sin celebrar
el día del señor”. Para ello podemos suscitar el dialogo, planteando unas preguntas que
pueden ser:
• ¿Por qué creéis que los niños y jóvenes se aburren en la Eucaristía?
• ¿Conoces cómo funciona la Misa, cuáles son sus partes sus ritos y el por qué de ellos?
• ¿Cuáles son las disposiciones para recibir la eucaristía y por qué?
115

¿Cómo vas a vivir tu unión con Jesús eucaristía (cosas concretas)

6. Oración final: CELEBRAR
Sería ideal poder pasar a una capilla en presencia de Jesús eucaristía y poder hacer una
oración dirigida por el monitor. Cantar escuchar una canción como; “Ya no eres pan y
vino”; “Dios está aquí; “Tan cerca de mi”; “No adoréis a nadie”. Todas estas canciones
las tenéis en YouTube, con su letra y música. Al final sería bonito que los adolescentes
pudieran dirigir una breve y espontanea oración de petición o de acción de gracias ante el
Santísimo.

116

B.7.6. Jóvenes


1. Objetivos
La Eucaristía es Jesús, es Dios.
Jesús en la Eucaristía se sigue ofreciendo por y para nosotros.
Conocer las partes de la Misa, apreciar y valorar la Misa para poder participar mejor.

2. Oración inicial
Haciendo un poquito de silencio y en la presencia de Dios rezamos lentamente, sintiendo
y saboreando cada palabra, el Padre nuestro.
3. Presentación del tema: VER
Quizás lo primero que tenemos que considerar al hablar de la eucaristía, es su nombre.
Eucaristía es una palabra de origen griego “Eukharistia”, significa acción de gracias. Esta
palabra recuerda a las bendiciones judías que proclaman, las grandes obras de Dios tales
como la creación o la salida del pueblo de Dios de Egipto.
La eucaristía tiene varios nombres y le damos dos significaciones complementarias, pero
a su vez diferentes. Así por ejemplo podemos hablar de Banquete del señor: porque se
trata de la última cena que el Señor celebro con sus discípulos la víspera de su pasión y
de Fracción del Pan: porque lo partió y se lo dio a sus discípulos. También la
denominamos Comunión: porque por este sacramento nos unimos a Cristo que nos hace
participes de su Cuerpo y su Sangre para formar un solo cuerpo (1 Co 16-17). El nombre
de Asamblea Eucarística: le viene porque la eucaristía es celebrada en la asamblea de los
fieles expresión visible de la Iglesia. Esta expresión es equivalente al de Santa Misa:
porque cuando la eucaristía se celebraba en latín se despedía a la gente diciendo “Ite,
Missa est”, que habla del envío de los fieles a cumplir la voluntad de Dios en el mundo.
Resumiendo por Eucaristía entendemos tanto el sacramento por el cual bajo dos especies
sacramentales el pan y el vino, se transforman de una forma real, en el cuerpo y la sangre
de Cristo. Como la celebración litúrgica y reunión del pueblo de Dios, en donde se realiza
este sacramento, y es vínculo de unión de toda la Iglesia universal.
La institución de la Eucaristía la encontramos narrada, en tres de los evangelios: Mt, 26,
26-29; Mc,14, 22-23; Lc,22, 19-20 y una vez en la carta de san Pablo, Corintios 11, 2325. Las cuatro narraciones coinciden en lo esencial: “Esto es mi cuerpo que va ser
entregado por vosotros; Haced esto en recuerdo mío”. De igual modo, después de
cenar, tomó el cáliz, diciendo. “Este cáliz, es la Nueva Alianza en mi sangre, que va a
ser derramada por vosotros”.
De estas palabras de Jesús extraemos:
1º La presencia real de Cristo en la Eucaristía. ”Tomad, comed, esto es mi cuerpo” (Mt
26, 26). En esta frase sorprende, el realismo con que se identifica al sujeto “esto” (el pan),
con el predicado “mi cuerpo” (la persona de Jesús). Las palabras de Jesús no dejan lugar
a dudas. No se trata de una comparación: esto es como mi cuerpo, sino una afirmación
real: esto es mi cuerpo.
2º La Eucaristía es la Nueva y definitiva Alianza. Bien sabemos que la primera alianza
que Dios hizo con su pueblo, fue una prefiguración, un anticipo de la que sería la eterna
y definitiva entre Dios y el hombre. En la primera alianza, Dios libera al pueblo de Israel
de la opresión de los egipcios en la primera Pascua, (paso del ángel exterminador), a
través de la sangre del cordero con que son rociadas las jambas y dintel de las casas de
los israelitas, estos son preservados del exterminio de los primogénitos, y comienzan su
éxodo a la tierra prometida. Del mismo modo Jesús, sella la nueva y eterna Alianza entre
Dios y la humanidad, derramando hasta la última gota de su sangre, muriendo en la cruz.
117

De esta forma, nos libera y preserva del poder del pecado y nos reconcilia con el Padre.
Conquistando para nosotros la nueva Jerusalén, el cielo.
Este paralelismo entre las dos alianzas, es fundamental para comprender el misterio de la
redención, así como el misterio de la eucaristía, porque esta, no es otra cosa, que la
actualización del único e irrepetible sacrificio de Jesús en la Cruz, aunque de manera
incruenta. Jesús, su cuerpo, su sangre y su divinidad que se ofrece por nosotros al Padre.
En cada eucaristía que se celebra en el mundo, se vuelve a actualizar de una forma real y
eficaz la redención de Cristo. Sin la redención de Jesús, con su muerte en la cruz, no
existiría la Gracia, y por lo tanto ningún sacramento, ni tan siquiera el bautismo, por eso
podemos decir que la eucaristía es de algún modo la fuente de todos los sacramentos,
Jesús que se hace presente en medio de nosotros y se ofrece también por nosotros al Padre,
como única ofrenda que le puede satisfacer.
3º Se necesita un sacerdote. Cuando Jesús dice “Haced esto en memoria mía”, se lo está
pidiendo a sus apóstoles, los únicos presentes en la última cena. Es por tanto Jesús el que
realiza cada eucaristía sirviéndose del sacerdote y sus palabras, pero no es menos cierto
que sin sacerdotes no podría seguir celebrándose la eucaristía ni habría por tanto Iglesia.
4º Se necesita pan de trigo y vino de uva o vid. Estos son los elementos sensibles o
materia, que eligió Jesús y no otros, por lo tanto aunque en apariencia son insignificantes,
sin ellos tampoco existe la eucaristía.
4. Análisis del tema: JUZGAR
Uno de los grandes problemas, que se dan en un número importante de los cristianos, es
el no comprender la esencia de la eucaristía. Para muchos la eucaristía es una reunión
fraterna, cargada de simbolismo, donde el pan y el vino “representan” a Cristo en medio
de nosotros y donde la “comunión” simboliza la unión entre los cristianos. Pero la Fe de
la Iglesia, que profesamos desde el principio, no nos dice eso. La Iglesia ha vivido desde
siempre la presencia real de Jesús en la Eucaristía. De un Jesús completo, con su Cuerpo,
Alma y Divinidad y que está presente por tres razones.
1ªActualización del sacrificio de Jesús, que se ofrece por nosotros al Padre.
2ª Como alimento: “Yo soy el pan vivo, bajado del cielo, si uno come de este Pan, vivirá
para siempre…El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna…permanece
en mí y yo en él”. (Jn 6,51-57). He colocado un pequeñísimo fragmento del Discurso
Eucarístico que Jesús hace en Cafarnaúm, pero recomiendo lo leáis completo (Jn 6,2566). Para mi es la mejor catequesis que se puede hacer sobre la eucaristía, meditar y
paladear estas palabras de Jesús, donde lo deja todo tan claro, tan evidente, sin lugar a
dudas y nos muestra que es Él, la Eucaristía, el centro de la vida cristiana.
3ª Para quedarse con nosotros: “Y sabed que Yo estoy con vosotros todos los días hasta
el fin de los siglos”. (Mt 28, 20). A Jesús le tenemos realmente presente en cualquier
sagrario del mundo, por pequeño y escondido que este, de la misma manera que si
estuviésemos en palestina hace 2000 años delante de Él. Para adorarle, contarle nuestra
vida y establecer una relación de amor con Jesús.
5. Conclusiones del tema: ACTUAR
Este es el punto más importante, que los niños y jóvenes incorporen y asimilen la
eucaristía en su vida al modo de los mártires de Abitinia. ”No podemos vivir sin celebrar
el día del Señor”. Para ello podemos suscitar el dialogo, planteando unas preguntas como
pueden ser:
• ¿Por qué creéis que los niños y jóvenes se aburren en la Eucaristía?
• ¿Conoces cómo funciona la Misa, cuáles son sus partes sus ritos y el por qué de
ellos?
118


¿Cuáles son las disposiciones para recibir la eucaristía y por qué?
¿Cómo vas a vivir tu unión con Jesús eucaristía (cosas concretas)

6. Oración final: CELEBRAR
Sería ideal poder pasar a una capilla en presencia de Jesús eucaristía y poder hacer una
oración dirigida por el monitor. Cantar escuchar una canción como; “Ya no eres pan y
vino”; “Dios está aquí “Tan cerca de mi”; “No adoréis a nadie”. Todas estas canciones las
tenéis en YouTube, con su letra y música. Al final sería bonito que los jóvenes pudieran
dirigir una breve y espontanea oración de petición o de acción de gracias ante el
Santísimo.

119

C.1. ANEXO I: PROYECTO MARCO PARA GRUPOS DE
NIÑOS, PREADOLESCENTES, ADOLESCENTES Y
JÓVENES
1. FUNDAMENTACIÓN
El artículo 1.2 de los estatutos del MFC, señala que “los fines propios del MFC son
potenciar y ayudar la vocación humana y cristiana de sus miembros para que sean testigos
de la fe y de los valores básicos de la familia”. Por lo tanto, los jóvenes, que son los hijos
de la familia, son destinatarios de la acción pastoral del MFC a través del Servicio de
Juventud.
Para que la semilla pueda hacerse árbol que cobije a otros y dé buen fruto, hay que
comenzar por los cimientos, por un proyecto base que guíe la creación y vida de los
grupos de niños, preadolescentes, adolescentes y jóvenes.
Este proceso de implementación será más lento, pero es así como se construye la casa
sobre roca. Como responsables del Servicio de Juventud debemos tener en cuenta que
nuestra labor principal es sembrar el Reino de Dios con fidelidad al Evangelio, siendo
conscientes de que los frutos podremos verlos o no.
Asimismo, es muy importante tener en cuenta que este proyecto de grupo que ofrecemos
es diferente a una catequesis de comunión o confirmación (ver los objetivos), son un
complemento a éstas en aquellos momentos en que puedan simultanearse. Es decir, la
misión principal de las catequesis son los sacramentos de la iniciación cristiana, que
también es uno de los objetivos de este proyecto de pastoral de jóvenes con carisma
familiarista.
Por otra parte, cabe destacar que la experiencia de fe debe tener distintas intensidades y
momentos; el grupo que se reúne periódicamente es como una lluvia fina que poco a
poco va calando en la rutina diaria de cada curso, las convivencias, encuentros y retiros
de fin de semana son como una lluvia intensa, mientras que las convivencias de verano,
los encuentros diocesanos, nacionales y mundiales de la juventud como esas tormentas
fuertes de verano que te calan hasta los huesos, que llegan hasta lo más íntimo. Todas son
importantes y se complementan unas a otras, ayudando a que el joven opte libremente por
Jesucristo como Camino, Verdad y Vida.
Por último, animar a todos, sean o no responsables del Servicio de Juventud, a poner este
proyecto “en movimiento”. Es decir, desde dentro del MFC y, por tanto, en comunión
con la Iglesia católica, paso a paso, sin detenerse, sin acomodarse, sin miedos ni
complejos… para llevar el Evangelio a los miembros más jóvenes de cada familia.
Abrámonos a la acción del Espíritu Santo, que él nos ilumine en nuestra labor
evangelizadora, nos de esperanza e ilusión y que, junto con María la Virgen, nos proteja
de todo mal.
2.
OBJETIVOS
GENERALES:
1. Crear una comunidad de jóvenes cristianos que valora, da testimonio y trabaja por
el modelo de familia cristiana en la sociedad actual.
2. Acompañar a los niños, adolescentes y jóvenes en el proceso de su maduración
humana y cristiana para la progresiva integración fe-vida, especialmente en su familia.

ESPECÍFICOS:
120












Crear un buen ambiente de amistad y fraternidad en el grupo.
Procurar que los chicos/ as disfruten y lo pasen bien con su asistencia al grupo.
Aprender a orar y a vivir las celebraciones cristianas principales.
Fomentar la integración en una vida familiar donde sus miembros se quieren y procuran
comprenderse, se realizan como personas, y todos buscan la felicidad conjunta de la
familia.
Impulsar el análisis, reflexión y medios de actuación adecuados para que sean testigos de
Cristo en la sociedad en la que viven.
Integrarles, poco a poco, en la labor evangelizadora del MFC dentro y fuera de éste.
Fomentar el conocimiento y amor por la Iglesia, para que se sientan miembros de ella con
la misión de evangelizar.
Iniciar en el discernimiento vocacional como respuesta a su fe
Procurar una educación en los valores cristianos.
Incentivar la participación en la eucaristía y otros sacramentos.
Fomentar la integración en los distintos ámbitos de la comunidad eclesial.
Mover a la transformación del entorno en el que viven para conseguir una mayor justicia
social
3. DESTINATARIOS
Para que nuestro proyecto se pueda desarrollar según lo previsto, es muy importante
analizar la situación en la que viven nuestros destinatarios, su forma de vida y el entorno
en el que se desarrollan, puesto que somos nosotros los que tenemos que adaptarnos a
sus circunstancias y necesidades vitales, para así poder acercarnos a ellos en el mejor
horario posible y con los medios adecuados a su madurez y comprensión.
Conocer el entorno no significa que tengamos que seguir los usos, costumbres y modas
sociales, sino que, siendo conscientes de la realidad que viven y vivimos, presentemos el
mensaje de Jesús con fidelidad. En este sentido, no hay que olvidar que uno de nuestros
objetivos es mover a la transformación de su entorno, no al revés.
Conocer el grupo, esto es, si se conocen entre ellos o no, edades y sexo de sus
componentes… Ello incidirá en aspectos tales como dedicar tiempo a cohesionar a sus
miembros, madurez física-psicológica según su sexo y edad, aficiones…
En este sentido hay que recordar que para realizar actividades diferentes a las reuniones
para chicos/as que sean menores de edad, habrá que contar con una autorización escrita
y firmada por los padres o tutores de los menores. E incluso, contar con la titulación
autonómica adecuada de monitor y coordinador de actividades de ocio y tiempo libre.
Conocer a cada uno como persona, su forma de ser, de vivir, de sentir, sus gustos,
inquietudes, madurez física, psicológica y espiritual… También supone conocer su
entorno familiar, de estudio o trabajo, amistades…
Como consecuencia del análisis anterior se podrá establecer, entre otros:
1. Repartir a los chicos y chicas según su edad a grupos diferentes. Por ejemplo: niños
(hasta 9 años), pre-adolescentes (10-13 años), adolescentes (14-18), jóvenes (19-23;
24 en adelante)
2.
Establecer la periodicidad y horario de las reuniones, (ver en “determinación de
los plazos”, el análisis de los destinatarios en relación con este punto)
3.
Elaborar el calendario de actividades del curso, (ver en “determinación de los
plazos”, el análisis de los destinatarios en relación con este punto)
4.
Metodología, por ejemplo, elegir dinámicas que atraigan mejor su atención y
comprensión.
121

5.
6.

Realizar un acompañamiento de la fe del joven en su vida.
Mover al compromiso y a la evangelización de otros jóvenes.

Por último, indicar que para conocer todo lo anterior recomendamos fundamentalmente
rezar constantemente por los jóvenes y monitores.
4. LOCALIZACIÓN FÍSICA DEL PROYECTO
En relación a las reuniones, lo normal será que se realice en la sede diocesana del MFC.
No obstante, según el origen que haya dado lugar a la creación del grupo, podrá celebrarse
en parroquias o casas de matrimonios.
Es conveniente que las reuniones se realicen siempre en el mismo lugar, creando un hábito
necesario en la continuidad y participación en las mismas.
Asimismo, otros lugares serán aquellos donde se realicen las excursiones, convivencias
y demás actividades que se organicen.
5. DETERMINACIÓN DE LOS PLAZOS
Esta tarea debe realizarse antes de iniciar el curso, fijando tanto la periodicidad y horario
de las reuniones, como el calendario de actividades a realizar. Planificar con tiempo nos
ayudará a evitar la improvisación y mejorar la calidad de nuestra pastoral de jóvenes.
En relación a la periodicidad y horario de las reuniones, cada responsable de juventud
habrá de valorar:
1. Ciudad o pueblo donde se van a reunir. No es lo mismo un lugar donde las distancias
son grandes e implican uso de transporte público o privado a otro, donde el chico/a puede
ir andando por sí mismo sin ningún peligro. En el primer caso puede ocurrir que la
periodicidad no sea semanal con el fin de emplear el mínimo tiempo y esfuerzo (incluso
de los padres que tengan que llevarlos) en tener que llegar al lugar de las reuniones.
2. Si el grupo surge en paralelo a un grupo o equipo de matrimonios lo normal será que
se tome el horario y frecuencia que siga el grupo o equipo de padres de los chicos/as.
3. Si están en muchas actividades extraescolares que les ocupan las tardes de los días de
diario e incluso parte de los fines de semana, lo lógico será que prefieran que las reuniones
sean en fin de semana. No obstante de lo anterior, hay que buscar que para ellos el grupo
no sea una actividad más a cuadrar en su agenda, sino que ésta tiene prioridad sobre otras.
4. Si los niños o adolescentes están en catequesis, el grupo del MFC debe procurar no
coincidir con éstas y, quizás, para estas edades, tener una periodicidad con menor
frecuencia.
Atendiendo a la situación descrita anteriormente habrá que establecer si las reuniones
tendrán una periodicidad mensual, quincenal o semanal. Hay que tener en cuenta que no
se debe sobrecargar, pero tampoco puede convertirse en una reunión esporádica cada
mucho tiempo.
Asimismo, sería conveniente que el horario sea consensuado con sus destinatarios
(cuando éstos tengan una cierta madurez), eso sí, sin hacer que el grupo ocupe el último
lugar en la lista de sus actividades.
En relación al calendario habrá que tener en cuenta factores tales como:
1. vacaciones, fiestas nacionales, autonómicas, locales y puentes (no sólo para los que
trabajan, sino también conforme al calendario escolar)
2. actividades del MFC diocesano y nacional, para que participen en ellas siempre que
sea posible y se estime conveniente: asambleas, convivencias (inicio de curso, Navidad,
final de curso…), pascuas, encuentros (de hijos, de familias y de novios)
122

3. actividades de la diócesis para jóvenes: vigilias, peregrinaciones, pascuas…
Como recomendación, proponemos que, junto a las reuniones, se intercalen otro tipo de
actividades en el calendario tales como:
Excursiones: inicio y/o final de curso.
Encuentros organizados por el Servicio de Encuentros del MFC para hijos, familias y
novios. (Según edades)
Convivencias: con la diócesis del MFC o, también, de un fin de semana para todo el
grupo de jóvenes.
Pascuas y pre-pascuas.
Peregrinaciones.
Encuentros de jóvenes organizados a nivel diocesano, nacional o, por qué no, los
Encuentros Mundiales de la Juventud.
Otras actividades organizadas por el MFC o por la diócesis.
6. METODOLOGÍA Y TÉCNICAS A UTILIZAR
Metodología ver, juzgar y actuar, propia del MFC y que se explicará más
adelante al referirnos a la determinación de las actividades y tareas, en concreto en
relación desarrollo de las reuniones.
Metodología participativa, para generar en los chicos una capacidad reflexiva y
creativa, que estimule el intercambio, promueva el uso de la palabra y las acciones en
conjunto. Educa en la capacidad de pensar y tomar decisiones, valorando el punto de
vista de cada uno.
Metodología experiencial, partir de lo cotidiano para transformarlo en un mundo
más justo y solidario. No se trata de partir de la experiencia como motivo o pretexto
para comunicar conocimientos abstractos, ni de inducir o provocar “vivencias fuertes”
por medio de técnicas que tocan y sacuden lo emocional.
Metodología coherente y testimonial, esto es, que aquello sobre lo que se
pretende educar tenga un modelo, que es el monitor a través de su forma de actuar y
guiar el grupo. En este sentido, cabe exigir del monitor que sea ejemplo de vida
cristiana, pues será referente y modelo para los chicos.
Metodología personalizante y personalizadora: se procura el crecimiento como
persona de cada niño o joven de forma particular. Reconoce y estimula el desarrollo y
la utilización de las
cualidades de cada chico. Y acompañar en
el discernimiento de su propia vocación.
7. DETERMINACIÓN DE LOS RECURSOS
RECURSOS HUMANOS
Consiliario. Su presencia es necesaria, al menos con carácter general. Debería orientar,
formar, acompañar... al resto del equipo, especialmente al animador. Ha de tener vocación
para trabajar con y para los jóvenes, que esté integrado en la pastoral de juventud de su
diócesis...
Matrimonio responsable de jóvenes. Pueden ser los encargados del servicio de juventud
u otros. Si no es un matrimonio joven no importa, pero sí debe tener espíritu joven. Es
deseable que acudan a las reuniones.
Animador. Joven o adulto que se encarga del contacto más directo con los chavales, así
como de llevar las reuniones. Es preferible que sea un joven, pero no imprescindible.
Otros: Miembros del MFC que se encuentren disponibles para tareas concretas en las que
se requiera de más personas.
123

Este equipo debe encargarse1
Establecer a principio de cada curso los objetivos, temas formativos, calendario... en
consonancia con el servicio de juventud diocesano y nacional, con su diócesis del MFC
y las necesidades surgidas de las circunstancias en que se encuentre el grupo.
Realizar promoción y difusión del grupo
Animar constantemente a una participación regular y frecuente en el grupo por parte de
los chavales
Preparar los temas formativos y la logística de las reuniones, excursiones, convivencias
y demás salidas.
Fomentar los encuentros entre los jóvenes y los adultos del MFC.
Invitar a los mayores de 18 años a integrarse como miembros del MFC y a asumir
responsabilidades dentro de éste. A los menores, desde los 12 años, seguir lo indicado en
los Estatutos.
Evaluar su trabajo
...
¿Qué cualidades son deseables en el equipo, especialmente en el animador?2
Animadores de pastoral de juventud: son personas, jóvenes y adultas, entregadas a la tarea
eclesial de hacerse presentes entre los jóvenes, especialmente entre aquellos que se
encuentran alejados de la fe y la Iglesia o/y en situaciones particularmente difíciles; de
anunciar el evangelio y de acompañarles en el camino de su educación en la fe y de su
maduración humana y cristiana.
El animador de pastoral de juventud es, por encima de todo, testigo y apóstol, con una
fuerte experiencia de fe y de iglesia que tiene como tarea más apremiante anunciar la
buena noticia de Jesucristo, fruto de su encuentro personal y comunitario con el señor,
que se siente y vive como miembro redimido, activo y responsable de la iglesia. Es
alguien con un claro compromiso de misión y de servicio, integrado en una comunidad
de referencia (en nuestro caso el MFC), coordinado con la pastoral de conjunto de su
zona, con carisma, en sintonía con los jóvenes y cercano a ellos, y preocupado por su
formación permanente.
Tiene una serie de rasgos que configuran su identidad:
• Persona eclesial. Para poder convocar a otros jóvenes, primero hay que haber
conocido la convocación que el señor le ha hecho a uno mismo y haber respondido
personalmente a esa llamada: saber y sentirse convocado para poder convocar.
Esta es la experiencia básica y fundamental que debe haber tenido previamente el
animador: llegar a reconocer en su vida el amor que Dios le tiene y sentirse
verdaderamente convocado de manera personal. Y esto desde la conciencia de su
condición de bautizado que le hace participar de la misión de la iglesia. El ámbito
concreto de su misión son los jóvenes. Y esto significa que el animador es alguien
que ha optado por los jóvenes, que los ama y que confía en ellos.
• Persona espiritual. La fe se manifiesta también en la vivencia de una
espiritualidad. Para el animador de pastoral de juventud su espiritualidad tiene una
concreción específica en su opción preferencial por los jóvenes: participa del amor
con que Dios ama a los jóvenes y tiene la experiencia del encuentro con Cristo en
1

Se repartirán las tareas de acuerdo a su disponibilidad y cualidades.
Texto extraído del Proyecto de Evangelización con Jóvenes. (PEJ.) del arzobispado
de Madrid. Año 2000. Nº 77 a 90
2

124

medio de ellos. Es una persona coherente con su opción, que integra la fe y la vida
en todas sus dimensiones, lo que hace que su espiritualidad esté encarnada en su
vida y en la vida de los jóvenes a los que sirve. Esta espiritualidad lleva al
animador a tener una vivencia eclesial profunda, alimentada en el contacto con la
palabra de Dios, la celebración de los sacramentos y la oración personal y
comunitaria.
• Persona madura. El animador ha desarrollado un proceso de maduración
personal, que le permite mirar el camino de los jóvenes con perspectiva. La
madurez humana le lleva a tener un proyecto de vida, que le permite optar
libremente y asumir con responsabilidad los desafíos propios de su proyecto, y
que además permite a los jóvenes tener un modelo de referencia a la hora de
discernir su propio proyecto. Eso sí, sin olvidar que debe ser como Juan el
Bautista, donde el importante no es el animador, sino Jesús.
• Persona educadora. El animador es quien retoma la pedagogía divina. Al estilo
del Señor, se acerca al joven, lo escucha, camina con él, le da su vida y deja que
cada uno haga su camino en libertad. Desarrolla la pedagogía de Dios que es una
pedagogía de la misericordia, de la encarnación, de la liberación y de la semilla
(está profundamente convencido de que en los jóvenes está ya en germen la meta
que están llamados a alcanzar).
El animador de pastoral de juventud no es un instructor. Es alguien que acompaña en el
camino de la vida con un estilo pedagógico de auténtico amor. El amor a los jóvenes
como estilo pedagógico exige la continua presencia del animador, manifestada en la
cercanía y el servicio incondicional, en el conocimiento de los jóvenes, en el cuidado
constante a todos ellos, en el respeto a la libertad de cada uno y en la responsabilidad
en el cumplimiento de su misión.

Opciones del animador
Desde una metodología activa y participativa, el animador opta por el grupo, por el
acompañamiento, por la animación y por su formación permanente.
Opta por el grupo. El grupo constituye una mediación importante entre cada joven y la
Comunidad eclesial en su conjunto. El animador opta por el grupo para asegurar que el
mismo grupo ayude a madurar a los componentes del mismo, atendiendo personalmente
a cada joven a partir de las vivencias personales y de grupo y en los aspectos que el grupo
no puede potenciar.
Opta por el acompañamiento. Al animador se le pide que realice un acompañamiento
personal de cada joven, según los planteamientos básicos anteriormente expuestos.
El animador, como acompañante, es siempre alguien que ya ha hecho el camino. Y en su
proceso de acompañamiento tiene al Señor como modelo de acompañante (Emaús). No
se convierte en protagonista del proceso personal del joven, sino que acompaña el
descubrimiento de la experiencia personal de Dios que el joven debe hacer por sí mismo.
De modo especial, por ser ésta una labor fundamentalmente pastoral, el sacerdote, como
testigo de la fe y del amor de Dios en medio de la comunidad cristiana, tiene un papel
esencial en el acompañamiento: de ayuda para discernir la voluntad de Dios, de guía en
la vida espiritual y en la celebración de los sacramentos. Ésta es tarea que ha de realizar
tanto con cada joven como con el equipo de Animadores.
Opta por la animación. La animación es una forma específica de pastoral que se dirige
al joven para que éste desarrolle todas sus posibilidades; le capacita para que llegue a ser
sujeto activo y crítico de todo su proceso de educación en la fe; llama a su participación
ejercitando todas sus cualidades; y se contrapone a todo lo que sea presión exterior,

125

manipulación y dirigismo. El animador impulsa y alienta al joven a vivir una vida que
merezca auténticamente la pena, desde los valores del Reino.
Opta por su formación permanente. El animador de pastoral de juventud nunca se
considera formado del todo. Siempre tiene en cuenta la necesidad de una formación
permanente que perfeccione la preparación básica que le capacita para desarrollar su
misión al servicio de los jóvenes. Aunque, al lado de esto, tiene presente que, por encima
de todo, siempre es fundamental su estilo de vida y su compromiso personal.
En su formación3 proponemos, como programa básico, los siguientes campos: las
opciones de la pastoral de juventud; el proyecto diocesano y el de su comunidad; la
antropología cristiana; la formación teológica; la transmisión de la esencia y exigencia
del Evangelio, de la Tradición y el Magisterio de la Iglesia; el análisis y las características
del mundo juvenil; los conocimientos básicos de la psicología evolutiva; las técnicas de
animación y las dinámicas de grupo; el diálogo con los jóvenes, empleando el lenguaje
asequible a ellos; la utilización de los medios tecnológicos del mundo de hoy en la cultura
actual y la capacitación para el tiempo libre.


RECURSOS MATERIALES
De los locales: sede del MFC, parroquias, y otros lugares en los cuales se pueda contar
esporádicamente con televisión, video, pizarras, mesas de reuniones, frigorífico,
microondas...
De juegos: balones, cuerdas de saltar, gomas, globos...
De papelería: lápices, pinturas de cera, de madera, blandas, de cara, bolígrafos, papel de
murales, pegamentos, tijeras, tizas...
De bibliografía4: es necesario contar con libros base con contenidos para jóvenes, con
material para oraciones, dinámicas de grupo...
Sería deseable contar con reproductor.
RECURSOS FINANCIEROS
Los ingresos para convivencias, salidas y excursiones procederán de los mismos
destinatarios. Si bien, en los casos de chicos o chicas que no dispongan de los medios
materiales para sufragar dichos gastos, el MFC debería hacerse cargo de parte de su pago,
tras analizar cada situación. Hay que procurar que las ayudas, en la medida de lo posible,
no supongan el importe total, sino buscar que el beneficiario se esfuerce por ello.
Los recursos materiales que se necesiten serán procedentes de donaciones o sufragados
por el MFC.
Por último, animar a la originalidad para ocasiones en las que se necesite una aportación
especial en una actividad concreta. Por ejemplo: sorteos, rifas, venta de artículos hechos
por ellos…
8. DETERMINACIÓN DE LAS ACTIVIDADES Y TAREAS
INTRODUCCIÓN
3

Hay que tener en cuenta que la formación se va adquiriendo, no puede pretenderse tener
todo desde el principio, la formación le va complementando para una mejor capacitación en
su misión con los jóvenes. Lo que sí es esencial es el testimonio de vida que da el animador
según sus rasgos de identidad anteriormente descritos.
4
Hay que tener en cuenta que los libros son medios, que no debemos adaptar el grupo a los
contenidos de éstos, sino buscar el material más adecuado a las necesidades del grupo y sus
objetivos.

126

o
o
o
o
o
o
o

Las actividades principales del grupo serán las reuniones. Éstas se complementarán con
otras actividades. Como recomendación, proponemos que, junto a las reuniones, se
intercalen otro tipo de actividades en el calendario tales como:
Excursiones: inicio y/o final de curso.
Encuentros organizados por el Servicio de Encuentros del MFC para hijos, familias y
novios. (Según edades)
Convivencias: con la diócesis del MFC o, también, de un fin de semana para todo el grupo
de jóvenes.
Pascuas y pre-pascuas.
Peregrinaciones.
Encuentros de jóvenes organizados a nivel diocesano o nacional.
Otras actividades organizadas por el MFC o por la diócesis.
LA REUNIÓN DE EQUIPO
Duración: Teniendo en cuenta que la periodicidad que se haya acordado, las reuniones
serán entre una y dos horas. Si el grupo se reúne con más frecuencia, lo normal será que
sean de una hora u hora y media.
Estructura5:
1. Breve oración inicial.
2. Revisión compromisos de la reunión anterior.
3. Tratar tema previsto, mediante el VER, JUZGAR y ACTUAR.
4 .Avisos.
5. Oración final.


Breve oración inicial. Sería bueno que esta oración la dirigiese un miembro del equipo,
distinto cada día, aunque sea el monitor el que las tenga preparadas. (para poder realizar
esto, tendrían que llegar un poquito antes quién estuviera encargado). Para esta oración
puede tomarse como punto de referencia algún pasaje bíblico relacionado con el tema que
se plantea en la reunión.
Revisión compromisos de la reunión anterior. Hay que procurar que no se alargue mucho,
que no se haga superficialmente, sino como uno “revisión de vida” en lo que respecta al
compromiso aceptado.
Tratar tema previsto, mediante el VER, JUZGAR, ACTUAR y CELEBRAR.
La reunión del equipo no es un fin en sí misma, sino el medio de constatar la realidad,
reflexionar sobre ella a la luz de la Palabra, para recalar en la acción-compromiso, que es
lo más importante, y analizar el grado de cumplimiento del compromiso anterior. Hay
que integrar la fe con la vida.
VER: Captación de problemas y situaciones
¿Cómo? Por medio de atención a las situaciones y a las personas, observación,
comportamientos especiales. Para ello se pueden realizar diferentes actividades tales
como, cine fórum, mesa redonda, exploración por medio de una encuesta, visita a un
sector determinado o a un lugar concreto para ver su modo de vivir...
JUZGAR: Concienciación de estos problemas, situaciones... y reflexión sobre los mismos
Supone profundizar en el tema, así podremos analizar y meditar:
• La importancia del problema o situación captada
5

Basado en el material de trabajo para la juventud del MFC llamado “Testigos del
Evangelio”

127

• Causas y consecuencias
• ¿Cómo nos afecta a nosotros?
• ¿hasta qué punto nos sentimos responsables de ello?
Hay que tener muy presente que deben iluminarse las respuestas a las cuestiones
anteriores a la luz de la Palabra y observarlo desde la óptica de la realización del Reino
de Dios.
Como ejemplos de momentos de reflexión podemos señalar:
• Cuando el grupo o equipo se plantea los problemas de su vida y de su ambiente
• Cuando expresa y se comunica la fe (juicio cristiano sobre las situaciones o
problemas)
• Cuando el equipo se plantea las exigencias de esa fe en su vida (conversión)
• Cuando el equipo reza (celebración)
ACTUAR: Acción-compromiso
Este es un punto clave del plan de trabajo. Si no llegamos a comprometernos en acciones
exteriores al equipo, nos habremos quedado a mitad de camino. Es preciso llegar hasta el
final.
Acción es todo aquello que el grupo o el joven realiza por propia iniciativa para responder
a una necesidad captada en su ambiente, en su comunidad, en la familia...fruto de su
responsabilidad como respuesta a la llamada de Dios en su vida.
Para ello nos preguntamos:
• ¿Qué podemos hacer?, ya en el plano individual como de equipo
• ¿Me voy a esforzar por conseguirlo, aunque sea difícil?
• ¿Cómo?
• ¿es realizable?
Hay que diferenciar entre acción y actividad
ACTIVIDAD
ACCIÓN
Se realiza dentro del grupo o equipo. Es algo Resultado o respuesta a la situación o
interno
problema captados mediante las actividades
y madurados mediante la reflexión. Es la
manifestación externa del compromiso.
Es pasajera, un medio para conseguir un fin Es permanente, porque es un resultado que
fragua el compromiso apostólico
CELEBRAR: Oración final. Como mínimo realizar una acción de gracias o realizando
diversas intenciones o peticiones que se crean más necesarias, de acuerdo con los
problemas captados y los compromisos asumidos.
Lo ideal sería poder terminar la reunión con una eucaristía en la que participen otros
miembros de nuestra comunidad (en nuestro caso, del Movimiento Familiar Cristiano).
Con la fuerza del alimento recibido seguro que lo que sembramos dará mucho fruto.
• Avisos. Noticias, observaciones o advertencias por parte del responsable del equipo.
Después de cada reunión
Podríamos organizar alguna merienda, cena u otro plan para favorecer la
convivencia en el grupo y divertirnos de una forma sana. Si alguna vez no se hace después
de la reunión no pasa nada, es algo complementario pero no esencial.
9. EVALUACIÓN
128

A. POR LOS DESTINATARIOS
Evaluación a final de curso sobre todas las actividades
A continuación presentamos un modelo, que debe adaptarse a lo realizado durante el
curso.
Respecto a los temas que hemos visto y a las actividades que hemos realizado indica:




En general
Que es lo que más te ha gustado
Lo que más te ha hecho pensar
Que es lo que te parece más divertido
¿Qué cosas te gustaría mejorar?
¿Qué cosas te esperabas hacer y no hemos hecho?








Actividades
Puntúa del 1 al 10 las siguientes actividades y di el porqué de tu nota:
(habría que poner todas las actividades realizadas durante el curso)
El grupo
¿Qué cosas concretas te llevas del grupo?, ¿qué te ha aportado?
¿Cómo te has sentido en el grupo?
Valora tu asistencia y participación a las distintas actividades del grupo, ¿te has
implicado?
Los responsables
Sé sincer@:
Di las cosas que menos te gustan de:
Animador
Matrimonio responsable
Consiliario
Di las cosas más positivas y que más te gustan de tus catequistas:
Animador
Matrimonio responsable
Consiliario
B. POR EL EQUIPO
Evaluar cada actividad, sus objetivos, asistencia de los chavales, interés, trabajo del
equipo... para mejorar las siguientes actividades.

129