You are on page 1of 5

Familia, Empresa y Alta Gerencia

Carlos Ramos del Rivero


Master en Administración de Empresas
Universidad de Texas en Austin-USA
Director General de SVI Marketing Consulting1
Reconocido Consultor y Asesor en el área de Marketing y Ventas
Santa Cruz-Bolivia, Telf. (3) 3534845, carlosramos@svimarketing.com

El titulo podría inducir al lector a pensar que se trata de un


artículo que se refiere a empresas familiares, otra posible
interpretación podría ser que está dirigido a un gerente externo
para empresas familiares. Pero en realidad el presente articulo
tiene la intención de analizar la relación y afectación de tres
entidades independientes pero conexas entre si, la familia del
gerente, la empresa y el gerente, considerando al gerente
como miembro perteneciente a ambos universos (empresa-
familia) independiente del tipo de empresa que este esté
gerentando, sea esta pública2 o familiar. Bien, entonces el
articulo está dirigido al gerente como el nexo y miembro
importante de estas dos organizaciones que interactúan, se
sobre ponen y dependen de este en su afán de ser conducidas, dirigida y guiadas en la
búsqueda del éxito sostenible en el tiempo.

Las empresas son históricamente casi tan antiguas como las familias, estas surgieron del
ejercicio del poder económico, político y/o religioso que un grupo familiar ejercía sobre otros,
de corte similar pero carente de tal poder. Hablar de la empresa, es referirse a la capacidad
del ser humano de organizar y de asociar personas en vista de la producción de bienes y
servicios. La historia esta llena de ejemplos del rol ambivalente del jefe, del líder o del
“padre”: las dinastías faraónicas, los emperadores romanos, la realeza inglesa e incluso las
monarquías mayas, incas y aztecas. Con la llegada del mercantilismo y el avance
tecnológico, las familias pudientes dejaron a un lado los títulos nobles y se dedicaron al
comercio generando nuevas forma de empresas. En todas ellas hemos visto la influencia de
la familia en la empresa y vise versa. Finalmente las telenovelas brasileras y venezolanas
nos muestran con alto dramatismo las intrincadas relaciones y afectaciones entre la
empresa y la familia. En todas ellas el nexo principal es la alta gerencia, que juega este rol
de malabarista atrapado entre ambas instituciones.

En estricto sentido todas las empresas que existen en el planeta prácticamente nacieron del
seno familiar. Sin embargo cuando revisamos los roles que lleva a cabo el líder, es entonces
cuando aparecen las diferencias que debe considerar el gerente que desea conducir ambas
instituciones al éxito.

Como todos en la vida, ambas instituciones3 aspiran a encontrar el éxito, pero la definición
de éxito varía considerablemente entre ellas. Y, como el que teóricamente comanda en esa
dirección ambas instituciones (la empresa y la familia) normalmente es la alta gerencia, este
debe separar claramente los roles a jugar en cada una de ellas.

1
SVI = Sistemas de Ventas Inteligentes. Consultora de Gestión Empresarial establecida en Bolivia hace 12 años
2
Para efectos de este articulo empresa pública se refiere a una empresa no familiar sea esta del gobierno o del público en
general.
3
Cada vez que nos refiramos a instituciones o entidades nos referiremos a la empresa, a la familia y en ocasiones incluirá al
gerente.
El éxito

La empresa es una organización humana que busca el éxito y su mejor y más objetiva forma
de expresarlo es, maximizar sus rendimientos económicos... en el largo plazo. De
hecho, si no se es capaz de generarlo, la empresa como tal deja de existir. Todos sus
síntomas se miden en cuanto a su habilidad de facilitar, de incrementar o disminuir los
retornos económicos. De esta forma todo lo que va en contra del retorno debe ser, por decir
lo menos, desincentivado. Esta aseveración tiene dos componentes rendimiento y largo
plazo, por ahora nos concentraremos en analizar el rendimiento.

Por la otra parte, si bien la familia en cierto sentido se administra, se dirige, se aconseja;
presenta un ciclo de vida y obedece a metas, objetivos, misiones y visiones; así como
también se bonifica, subsidia, se invierte y se cotiza. De esta manera la familia es una
empresa, pero no en el mismo sentido, pues se puede ser feliz aun estando en quiebra, se
puede compartir sin tener precisamente utilidades, puede crecer, soñar y alcanzar metas
individuales y grupales, sin recurrir necesariamente a planificación estratégica o algún otro
plan sagaz.

A continuación expongo varios posibles propósitos que podrían identificar el éxito bajo un
prisma familiar. Importante hacer notar que en la familia buscar lograr metas tanto
individuales como grupales es pertinente, en tanto que en las empresas los intereses
individuales son normalmente antagónicos a los intereses de la empresa.

Tal vez podemos apuntar una diferencia importante entre el éxito en la empresa y el éxito en
la familia. En la empresa el éxito es algo a obtener y que tiene valor metálico. En la familia
es algo más complejo y tiene por lo menos dos componentes algo a obtener y a disfrutar. De
esta manera los logros en la empresa no son necesariamente antagónicos a los de la
familia. Pero las familias aspiran más que eso. La verdadera riqueza familiar es aquello que
tenemos pero que no tiene precio en el mercado.

Al ser el gerente miembro de ambos grupos debe tener muy claramente delimitados sus
roles y responsabilidades. Pues como miembro principal en la empresa debe perseguir los
indicadores que maximizan la utilidad y como miembro de la familia debe perseguir
desarrollar los valores tanto económicos como humanos.

Objetivos

Con referencia al objetivo empresarial de maximizar el retorno a largo plazo, esta última
afirmación en ocasiones es contradictoria con la primera. Pues hay decisiones que
maximizan el retorno a corto plazo pero perjudican este a largo plazo y vise versa. Para
aterrizar este concepto daremos un ejemplo. Asumamos que un cliente de un supermercado
rompe un frasco de café. La decisión lógica para maximizar el retorno a corto plazo es
cobrarle el producto al cliente responsable de esta situación. Esta acción en el corto plazo
definitivamente maximiza el retorno de la inversión, pero ¿Será lo mismo en el largo plazo?
Analizaremos este concepto, asumamos que este cliente representa un potencial de compra
semanal equivalente a un frasco de café por los próximos 20 años y que tal vez por el
hecho de cobrarle el frasco roto deje de venir y se cambie a otro proveedor. Entonces la
decisión inicial de cobrarle el famoso frasco al contrario de maximizar el retorno de la
compañía lo disminuye, pues la utilidad de un solo frasco en el corto plazo es mucho menor
que la utilidad de muchos frascos en el largo plazo menos el costo del frasco. De ahí que
esta sola idea en mente nos conduce muchas veces a decisiones de corto plazo, es decir, a
transacciones oportunistas que económicamente positivas hoy terminan siendo perjudiciales
mañana.
Por ello, esta última parte de la definición de los objetivos a conseguir en la empresa es la
más importante. La permanencia de la empresa en el largo plazo está marcada no solo por
relaciones económicas, sino por un desarrollo de relaciones que son humanas: me refiero a
las que desarrollan las personas de la empresa como ser vendedores, empleados o
directivos con las personas del mercado, sean estos intermediarios, clientes o usuarios.

Entre los varios objetivos que persiguen las familias, está, naturalmente el Dinero. El rey de
los factores de éxito en nuestra sociedad. Posesiones. Muchos empresarios saben
claramente la diferencia entre liquidez y activos, pero también la aspiración familiar sobre
poseer casas, quintas artículos, etc. Amor y Aceptación. Si el dinero es el rey, el amor es
la reina. Tiempo libre. Para muchos es encontrar un medio de vida que permita disponer
del tiempo que necesitan para hacer las cosas que les gusta. Reconocimiento y Poder.
Desde la felicitación de tu familia o tu entorno intimo, hasta el reconocimiento global del todo
colectivo. La fama en sus diferentes dimensiones es altamente apreciada. Aprendizaje. El
ansia de conocimiento del ser humano no tiene límites, y para muchos es su razón de ser.
Es común escuchar en nuestra sociedad lo que se aprende no se pierde; o una expresión
familiar, a mis hijos de herencia le dejare sus estudios. Salud. Especialmente hoy en día en
que cada vez tenemos más formas de echar a perder nuestra salud, conseguir llevar una
vida saludable puede llegar a ser un gran reto, y un factor de éxito para muchas personas.
Altruismo. Este es uno de los factores de éxito que han movido a grandes personajes de la
historia, como Gandhi o la madre Teresa de Calcuta,

Si bien las competencias técnicas del gerente siempre serán importantes, las competencias
personales: responsabilidad, compromiso, capacidad de sacrificio, capacidad de servicio,
honestidad, lealtad, etc., son definitivamente más importantes en el largo plazo. En esencia,
se busca construir gente con valores, gente ética. Es aquí donde juega su partido la familia
en favor de la empresa. Si en la empresa la generación de valor económico agregado es
lo esencial, para la familia lo es la generación de valor humano agregado. No es que el
dinero se contraponga a ello, pero la experiencia demuestra que muchas veces donde
sobran los ingresos falta aquello que no se compra: ¿Cuánto vale un metro cuadrado de
respeto personal?

El timing4

A este punto debemos pensar, ¿qué tienen que ver las empresas con lo que hacen las
familias? Mucho. Un gerente que mantiene horarios de trabajo interminables (60 horas por
semana, incluyendo fines de semana) no ayuda a fomentar su vida familiar. La escasez de
tiempo y el cansancio dificultan una mayor atención al cónyuge y a sus hijos.

Estoy seguro que UD conoce algún gerente “trabajolico5” y posiblemente ya lo escucho


decir: “Lo importante no está en la cantidad de tiempo que les dedico, sino en la calidad”.
Bien, esto definitivamente no es cierto, es una utopía, para decirlo con claridad meridiana,
esto es una falacia que solo la cree quien la dice. La familia requiere de cantidad de tiempos
mínimos que naturalmente dependen de la problemática individual de cada miembro de la
familia. ¿En todo caso, si fuera verdad esa premisa tendríamos muchas empresas
“beneficiandose” de tiempo de calidad por parte del gerente (2 horas por día) y estarían
volando a velocidad crucero, no cree?. La vida real no es así, pues calidad, eficiencia,
excelencia, son obligaciones nuestras, productividad, progreso, indicadores de excelencia
son solo obligaciones nuestras. No discriminamos y decimos bueno ahora daré horas de
calidad, luego horas de no calidad. No señor, se trata de cantidad, de cantidad de tiempo,
de horas/hombre, de horas/gerente, horas/padre que debemos asignar a los miembros de la
familia.

4
El uso del tiempo
5
Una persona adicta al trabajo.
El nexo

En resumen, creo que podemos decir que, La familia es la primera y principal maestra de los
futuros gerentes y directivos de las empresas. Se deben formar en:

• Valores, principios y disciplina6,

• Actitud de servicio, y
• Positivismo o entusiasmo.

Si no aprenden nuestros hijos a dar servicio en su casa entiéndase, ayudar en las labores
del hogar: ¿Cree usted que les será fácil dar servicio a un desconocido? Si no viven un
clima sostenido de confianza en el seno del hogar: ¿Serán capaces de generar un clima de
confianza con un grupo de extraños? Debemos reconocer que se vive dentro de un ciclo
repetitivo, que nace en la familia, forma gerentes exitoso y estos deben conformar
nuevamente una familia. Se debe tener cuidado de generar individuos ganadores, sin
embargo es muy común ver que en el seno familiar se inculca en la mente de los niños, solo
pesimismo, desconfianza o solo a percibir las piedras del camino, esta es la fórmula para
producir un lamentador no un ganador. Es común ver como en forma repetitiva se les dice a
los niños no hagan esto, no hagan aquello, frenándole toda iniciativa y emprendedorismo o
por otro lado en forma enfática les decimos ¡no ven que ganar dinero es difícil! Naturalmente
le moldeamos la mente, lo predisponemos para pensar que generar riqueza es algo difícil de
alcanzar. Muchos autores indican que la verdadera pobreza no es la financiera, es la mental.
En conclusión podemos decir que para administrar exitosamente ambas instituciones, las
competencias técnicas del gerente son lo más importante en el corto plazo. Pero para
hacerlo en forma sostenible, para el largo plazo las competencias humanas son el requisito
indispensable para ello.
Luego se debe tener un norte claro, en las empresas están los objetivos de utilidades y
retornos, para ellos están los planes y las estrategias. Para la familia debo tener también un
norte claro, tanto para el grupo como para cada uno de los miembros en particular. Tener el
norte claro es 50% del requisito para lograrlo.
Ambas necesitan de su tiempo y el tiempo adicional asignado a una va en detrimento de la
otra, una buena asignación del tiempo suavizará el camino hacia los logros equilibrados de
todos.
Finalmente saber que para construir una empresa solida de largo plazo, se necesitan
manuales, procedimientos y estrategias claras, pero en la familia se necesitan comunicar
principios y valores, vocación de servicio y finalmente pero para nada menos importante
optimismo y entusiasmo7.
Para terminar permítanme relatarles una historia apócrifa en la antigua China, esta cuenta
que había un sabio que vivía en la cima de una montaña y la gente iba y le hacia preguntas
a las cuales el respondía con mucha sabiduría y siempre dejaba una enseñanza en ellas.
Pero allá al igual que en todo lugar existen los bellacos, que querían gastarle una mala
pasada al sabio, y decían: “debemos hacerle una pregunta que él no pueda responder y así
nos burlaremos de él, que tal si tomo un pajarito vivo en las manos detrás de la espalda y le
preguntamos al sabio, este pajarito que tengo en mis manos, ¿está vivo o está muerto?, si él
dice que está vivo le entierro la uña a la garganta y lo mato si dice que esta muerto abro las
manos y lo dejo volar y así nos reiremos de él”. Así lo hicieron y le preguntaron al sabio a lo
que este les miro fijamente a los ojos y dijo: “miren, el pájaro esta como Uds. quieren que

6
Entiéndase como disciplina, el hacer lo que se tenga que hacer aunque no quiera hacerlo, en el tiempo
adecuado.
7
Entusiasmo proviene de dos vocablos griegos en= adentro y Teos= dios, quiere decir tener a dios adentro.
esté, pues está en sus manos, si lo quieren vivo así estará, si lo quieren muerto así lo
tendrán también.
Estimados gerentes igual les digo a Uds., tienen sus familias y sus empresas en sus manos
por lo tanto éstas estarán como Uds. quieran que estén, si quieren . . .