1

Serie La Biblia parte 3 Autor:Paulo Arieu La Historia de la escritura y de los libros antiguos

«El material en el que se escribieron los libros de la Biblia, el trabajo de los copistas y la -moderna arqueología nos enseñan la importancia de la historia de la escritura para entender mejor la Biblia. No existen los textos bíblicos autógrafos, escritos por la propia mano del autor del libro.» [1] «No existe, pues, ningún original del libro de los Jueces, o de la Sabiduría, o de Marcos, o de Filemón, etc. Esto no debe asustarnos, ya que tampoco se conservan los originales de las grandes obras literarias y filosóficas de la antigüedad (éstas últimas obras tienen pocos testimonios textuales, y a veces con diferencia de unos diez siglos o más entre el original y las primeras copias). Vale la pena aclarar que cuando en ocasiones se habla de “originales”, se refiere a las lenguas en que originalmente fueron escritos. Por ejemplo se dice: la traducción de esta Biblia se hizo de los originales, es decir, de las lenguas originales, hebreo, arameo y griego según el caso.» 2 «El punto de partida de nuestra Biblia fue precedido y determinado por otra historia: la historia de la escritura y de los libros antiguos.» [3] «La historia de la escritura era ampliamente practicada centenares de años antes de Moisés…Como en nuestros días, hace mucho la gente escribía en toda clase de materiales, dependiendo de su lugar y situación en la historia.» [4]

2
«Nuestra Biblia es un libro muy antiguo, pero de ninguna manera es el libro mas antiguo del mundo…La escritura era un arte bien establecido en muchos países antes de los principios de la nación hebrea en la tierra de Palestina. La escritura estaba extendida en Mesopotamia cuando menos 3.000 años A.C. Algunos textos egipcios datan de mas atrás y han sobrevivido en jeroglíficos, en monumentos y en tumbas.» [5] «Ahora sabemos que la escritura era practicada muchos siglos antes de Moisés y que un sistema de escritura alfabética estaba en uso en la vecindad de Sinaí. Al menos cinco sistemas diferentes de escritura se sabe que existían en la zona general de Siria, Palestina, cuando Moisés vivió.» [6] «Respecto a los originales diferentes que los enemigos han pretendido poseer para desacreditar, sobre todo los escritos de los Evangelios, son una fantástica visión, pues jamás los han presentado, ni Celso que los atacó casi en el origen del Cristianismo, ni Julián el Apóstata que no omitió esfuerzo alguno de duro ataque, ni los temerarios herejes Marcian y Manes que proclamaron que tres de los evangelios eran supuestos, y el de Lucas, que ellos proferían sin decir porque, había sido falsificado.»[7] ¿Es confiable la Biblia? La inspiración de las Escrituras es una parte vital de las creencias de un cristiano; pero a menudo repetimos "como loros" nuestras convicciones a otras personas sin dar evidencias como apoyo. Para contestar la pregunta sobre la confiabilidad de la Biblia, primero debemos examinar la evidencia. Ray C. Stedman dice "Estamos tan familiarizados con la Biblia que a penas si nos paramos a pensar en lo antiguo que es este libro." [8] Heródoto de Halicarnaso, quien fue un historiador y geógrafo griego. Vivió entre el 484 y el 425 a. C. Es considerado el padre de la historia. Herodoto "es el primer historiador cuyos escritos han sido conservados y han llegado hasta nosotros. Cualquiera que haya estudiado algo acerca de la historia antigua habrá oído hablar de Herodoto, pero lo más destacado acerca de la Biblia es que Moisés, que escribió los cinco primeros libros de nuestra Biblia, había acabado de escribir sus libros y llevaba mil años muerto antes de que Herodoto viese la luz del día. " [9] ¿Cómo puedo saber que la Biblia que tengo ahora es la misma que se escribió originalmente? ¿Es nuestra Biblia actual una copia exacta del manuscrito original? ¿Ha sido el contenido original de la Biblia, desvirtuado por los escribas quienes insertaron, suprimieron o embellecieron los documentos a través de los siglos? ¿Existe alguna prueba imparcial para verificar la exactitud de la Biblia? En la antigüedad los escribas escribían sobre papiros (hojas de plantas machacados) similares a nuestro papel, sin embargo al poco tiempo el material se descomponía y tenían que recopiarlo en un papiro nuevo. Al no tener los manuscritos originales la mejor forma de saber la confiabilidad del manuscrito es preguntándonos: a) ¿Cuántas copias tenemos? b) ¿Cuánto tiempo pasó entre el manuscrito original y nuestra copia más antigua disponible? Mientras más copias se tengan será mas seguro restaurar el original, y si el

3
intervalo de tiempo entre el original y la última copia es pequeño entonces se reduce la posibilidad de distorsión. Muchas son las dudas que hoy circulan en nuestra sociedad, llena de escepticismo y desconfianza hacia las Escrituras. Es por esto, quisiera citar las palabras del respetado medico y científico genetista, Francis Collins, director del Proyecto Genoma. "Y si le preocupa que las palabras del texto se hayan visto seriamente comprometidas por siglos de copias y nuevas copias, no se preocupe, la evidencia a favor de la autenticidad del hebreo es en realidad muy fuerte." [10] Si bien no es específicamente lo que se dice un erudito en estos temas, el dr. Collins,científico de profesión y cristiano evangélico, no comprometería su excelente reputación con una afirmación de este tipo,si previamente no hubiese indagado sobre este tema. Ademas, este respetado profesional intenta reconciliar el rigor científico con la creencia en un Dios trascendente. "El Nuevo Testamento no sólo tiene un texto con pruebas de veracidad superiores a las de los clásicos, sino que también está en mejor forma textual que los 37 dramas de William Shakespeare, escritos en el siglo XVII, después de la invención de la imprenta. En cada uno de sus dramas hay lagunas, vacíos en el texto impreso donde no se tiene idea de lo que se dijo originalmente. Esto obliga a los eruditos que estudian esos textos a hacer una “enmienda de conjetura” (adivinar palabras atractivas) para llenar el espacio en blanco. Debido a la abundancia de las copias del Nuevo Testamento escritas a mano (más de 25.000), nada se ha perdido en la transmisión de su texto."[11] Veamos algunos ejemplos de la literatura antigua: AUTOR Platón (Tetralogías) Herodoto (Historia) Tácito (Anales) Tucídides (Historia) Aristóteles FECHA DE ESCRITURA 100-44 A.C 480-425 A.C 100 D.C. 460-400 A.C 384-322 A.C. MAS TEMPRANA COPIA 900 D.C. 900 D.C. 1100 D.C. 900 D.C. 1100 D.C. LAPSO DE TIEMPO 1000 anos 1300 anos 1000 anos 1300 anos 1400 anos # DE COPIAS 10 9 20 8 5

Aristóteles escribió su obra Poética alrededor del 343 a. de J.C. Sin embargo la más antigua copia que tenemos de ella data del 1100 d. de J.C. Eso quiere decir que entre el original y esa copia hubo un periodo de 1400 años. Y solo existen cinco manuscritos de esta obra. Nadie jamas a cuestionado la confiabilidad de las obras de Aristóteles. Cuando llegamos a la autoridad del nuevo testamento en lo que a manuscritos se refiere la abundancia de material es casi desconcertante. Hoy existen mas de 20,000 copias de manuscritos del nuevo testamento. Comprándolos por ejemplo, con los manuscritos existentes de la la Iliada , que es una epopeya griega y el poema más antiguo escrito de la literatura occidental, existen solo 643 manuscritos y es la obra que ocupa el segundo lugar en cuanto a autoridad de manuscritos, después del Nuevo Testamento.

4

Tanto la Iliada como la Biblia fueron considerados sagrados y ambos sufrieron cambios textuales y la consiguiente critica de sus manuscritos griegos. Aquí tenemos un análisis comparativo: LIBRO Iliada Nuevo Testamento # DE LINEAS 15,600 20,000 LINEAS EN DUDAS 764 40 CORRUPCION TEXTUAL 5% 0.2 %

Geisler, NormanL. and William E. Nix. A General Introduction to the Bible. Chicago Moody Press, 1968,pag.366 La enciclopedia Wikipedia explica que "se conservan papiros con copias de la Ilíada del siglo II a. C., aunque se tiene constancia de la existencia de uno anterior al año 520 a. C., que se utilizaba en Atenas para recitarlo en las fiestas en honor de Atenea (las llamadas Panateneas).Posteriormente su transmisión se generalizó, sobre todo en Europa (a partir del siglo XIII) y en Bizancio (siglos IX al XV)." Según Sir Frederic Kenyon, quien fue director y principal bibliotecario del Museo Británico, y cuya autoridad es indiscutible, al investigar sobre el valor de los documentos, concluye: "El intervalo entre las fechas de la composición original y la más primitiva evidencia existente llega a ser tan pequeño que, en efecto, es insignificante. De este modo, la ultima base para dudar en cualquier forma de que las Escrituras nos han llegado sustancialmente tal como fueron escritas, ha sido destruida. Tanto la autenticidad como la integridad general de los libros del Nuevo Testamento pueden considerarse como definitivamente establecidas". [12] La enciclopedia Wikipedia cita de Sir Frederic Kenyon, quien dijo con respecto a los papiros de Chester Beatty: “La primera y más importante conclusión derivada de su examen es satisfactoria, pues confirma la solidez esencial de los textos existentes. No hay ninguna variación fundamental ni en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo. No hay importantes omisiones ni añadiduras de pasajes, ni ninguna variación que afecte hechos o doctrinas fundamentales. Las variaciones del texto afectan a cuestiones de menor importancia, tales como el orden de las palabras o su selección” [13] "Si se juzgan los documentos del Nuevo Testamento con las mismas normas o pruebas que se aplican a los clásicos griegos, las evidencias favorecen con gran ventaja al Nuevo Testamento. Si alguien afirma que tenemos un texto seguro de los clásicos, entonces se vería forzado a admitir también que tenemos un texto del Nuevo Testamento que es digno de confianza." [14] Para determinar si un documento escrito es creíble o no, y hasta que punto se lo puede aceptar, la prueba que trata sobre su historicidad, que incluye un examen del contenido interno de un documento. Esta prueba pregunta si otros materiales históricos y arqueológicos confirman o niegan el testimonio interno provisto por los documentos mismos. Hay varios autores de la antigüedad que escribieron acerca de Jesús como una persona de la historia. Entre ellos están Tácito, Josefo, Suetonio y Plinio el Joven. Sir William Ramsey, un arqueólogo eminente, en un tiempo sostenía que los escritos de Lucas no eran acertados históricamente. Su propia investigación posterior de la arqueología del Cercano Oriente lo forzó a revertir su posición y concluir que "Lucas es un historiador de primera categoría." [15]

5

Nelson Glueck, ex presidente de Jewish Theological Seminary, en Cincinatti, y uno de los más grandes arqueólogos, además de judío, escribió: "Puede afirmarse categóricamente que ningún descubrimiento arqueológico ha desmentido alguna vez una referencia bíblica." [16] Consideremos algunos ejemplos de confirmaciones arqueológicas del Nuevo Testamento. En I Cor., Pablo menciona el mercado de carne en Corinto. Se ha descubierto una inscripción del antiguo Corinto que habla del "mercado de carne." [17] " De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia;" (I Cor. 10:25 RV 1960) Lucas se refiere al templo de Artemisa en Éfeso y habla de un disturbio que ocurrió en un teatro en la misma ciudad. El templo fue excavado en 1803 y medía 30 metros por 110 metros. Unos arqueólogos austríacos en el siglo veinte desenterraron el teatro y encontraron que podía tener casi 25.000 personas.[18] "Y no solamente hay peligro de que este nuestro negocio venga a desacreditarse, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida la majestad de aquella a quien venera toda Asia, y el mundo entero.Cuando oyeron estas cosas, se llenaron de ira, y gritaron, diciendo: !!Grande es Diana de los efesios! Y la ciudad se llenó de confusión, y a una se lanzaron al teatro, arrebatando a Gayo y a Aristarco, macedonios, compañeros de Pablo.(Hch.19:27-29) Marcos escribe de Jesús cuando sanó un ciego mientras salía de Jericó. Las excavaciones entre 1907 y 1909 hechas por Ernest Sellin, de la Sociedad Alemana Oriental, mostró que había "ciudades mellizas" de Jericó en el tiempo de Jesús-una antigua ciudad judía y una ciudad romana separadas por un kilómetro y medio aproximadamente. Aparentemente, Marcos se refería a una y Lucas a la otra, y el incidente ocurrió mientras Jesús viajaba entre ambas.[19] "Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: !! Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: !!Hijo de David, ten misericordia de mí! Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama. El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús. Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino." (Mar. 10:46-52 RV 1960) Lucas, que escribía aparentemente del mismo suceso, dice que ocurrió cuando Jesús se estaba acercando a Jericó. (cfr. Luc. 18:35 43) Algunos presentan la objeción de que no podemos confiar que la Biblia narre los hechos verdaderos debido a que los que lo escribieron eran seguidores de Cristo y ellos escribieron para que creyéramos. Al respecto el Dr. Louis R. Gottschalck, ex profesor de historia en la universidad de Chicago, esquematiza su método histórico en una guía que muchos usan en la investigación histórica. Gottschalck señala que la capacidad del escritor o del testigo para decir la verdad le es útil al historiador para determinar la credibilidad, "aunque el testimonio de tal

6
capacidad se encuentre en un documento obtenido por fuerza o mediante fraude, o sea en cualquier otro sentido censurable, o se base en testimonios de referencia, o proceda de un testigo interesado". (Louis R Gottschalck, Understanding History, Nueva York, Knopf, 1969, segunda edición, pag.150, pag, 161, 168.) En otras palabras uno tiene que oír las afirmaciones del documento que esta analizando, y no asumir que hay fraude o error, a menos que el autor se descalifique a sí mismo mediante contradicciones o inexactitudes conocidas con respecto al texto. O sea que el hecho de ser seguidores de Cristo no los descalifica para decir la verdad con respecto a Él. ¿Esta el testigo en posición de decir la verdad? Esta capacidad de decir la verdad esta íntimamente relacionada con la cercanía tanto en lo geográfico como en lo cronológico. Podemos citar aqui la opinión del historiador Paul Maier quien opinó que «si se pesa cuidadosa e imparcialmente toda la evidencia, es ciertamente justificable, según los cánones de la investigación histórica, llegar a la conclusión de que la tumba en que fue enterrado Jesús estaba realmente vacía la mañana de la primera Pascua. Y no se ha descubierto todavía el menor indicio de evidencia, sea en fuentes literarias, epigrafía o arqueología, que desmienta esta afirmación.» El Factor Hist. de la Resurrección,p.87 También podemos citar al historiador Philip Schaff quien explica que «el propósito del historiador no es construir una historia con nociones preconcebidas y ajustarla a su propio gusto, sino reproducirla de la mejor evidencia y dejar que hable por sí sola.» Y al escritor estadounidense Josh Mcdowell, que dijo que«uno ha de apreciar la evidencia con la máxima sinceridad posible. No hemos de enjuiciar previamente el resultado de nuestra investigación a través de prejuicios.» El Factor Hist. de la Resurrección,p.103 Los escritos del Nuevo Testamento sobre la vida y enseñanza de Jesús fueron redactados por hombres que habían sido testigos oculares de los eventos reales y de las enseñanzas de Cristo, o por personas que relataron lo que les dijeron directamente estos testigos oculares. "Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo," (Lc.1:1-3) Ante la pregunta que quizás algunos se hacen de si los relatos escritos de testigos presenciales son de confianza, o se muestren reticientes a aceptar, citamos lo que Las Reglas Federales de Evidencia dicen: Estas reglas dicen que "las grabaciones de los testigos son admisibles si se puede mostrar «que fueron hechas por los testigos cuando el material estaba fresco en su memoria y reflejaba el conocimiento correctamente».Federal Rules of evidence,Rule 803 (5), cit. en El Factor Hist. de la Resurrección,p 49 Algunos pueden poner en duda si Mateo y Juan registraron sus recuerdos cuando estaban todavía frescos en sus memorias. No sabemos cuánto tiempo tardaron los discípulos, después de estos grandes sucesos, en escribir los Evangelios. No importa cuánto tardaran; sin embargo, se puede argumentar de modo convincente

7
que el ver viva, de nuevo, a la misma persona que los dos discípulos habían visto morir tres días antes, es un suceso que no se puede olvidar. El Factor Hist. de la Resurrección,p 49 Otra razón por la que no había lugar para mitos, leyendas o inexactitudes en los relatos de la vida y enseñanzas de Cristo es que circularon durante la vida de personas que podían saberlo bien y que eran en extremo hostiles al nuevo movimiento cristiano. Uno de los medios primarios de evaluación de la veracidad de un testigo es mediante el uso del examen cruzado, debido a que en el examen cruzado realizado por una persona que defiende el punto de vista opuesto al propio, se pueden poner en evidencia las inexactitudes de un testimonio y revelar la posibilidad de que se sea parcial o se tengan prejuicios.67 El juez Ruffin, en State vs. Morris, amplifica el principio del «examen cruzado»: «Todos los procesos siguen la idea de que se debe algo de confianza al testimonio humano, y que esta confianza aumenta y se afirma en proporción a si el testigo ha sido sometido a un examen cruzado directo y escrutador.»68 Con respecto al valor de la presencia de «testigos hostiles» en la aplicación del principio del «examen cruzado» a la proclamación de la resurrección, el profesor de leyes Dr. John Montgomery escribe:«... esta regla subraya la veracidad y confiabilidad del testimonio de la resurrección de Cristo que fue presentado de modo contemporáneo en las sinagogas, el mismo centro de la oposición, entre examinadores cruzados hostiles que sin duda habrían destruido el caso del Cristianismo si los hechos hubieran sido distintos.»69 F. F. Bruce, profesor Rylands de criticismo y exégesis bíblicos en la Universidad de Manchester, dice con referencia al valor de los datos del Nuevo Testamento al ser escrutados por sus adversarios: «Si hubiera habido alguna tendencia a apartarse de los hechos en algún respecto material, la presencia posible de testigos hostiles en la audiencia habría servido como correctivo apropiado.»70 "Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad." (2 Pe. 1:16) "lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo." (1 Jn.1:3 RV 1960) "Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis." (Jn. 19:35 RV 1960) "En el año decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia," (Lc. 3:1 RV 1960) Clark Pinnock Profesor de Interpretaciones McMasters University Toronto, dice que «no existe ningún documento del mundo antiguo del cual tengamos tantos testimonios textuales e históricos y que ofrezca una serie de datos históricos sobre los cuales se pueda adoptar una decisión inteligente. Una persona sincera no puede despreciar una fuente de datos de este tipo. El escepticismo en relación con las credenciales históricas del Cristianismo está fundamentado sobre un prejuicio irracional.» El Factor Hist. de la Resurrección,p. 21 Esta proximidad a los acontecimientos que se escribieron es un medio muy efectivo para certificar la exactitud de lo que retiene el testigo.

8
Sin embargo, el historiador también tiene que hacer frente al testigo que consciente o inconscientemente dice falsedades, aunque haya estado cerca del evento y sea competente de decir la verdad. Los datos que da el Nuevo Testamento con respecto a Cristo estaban en circulación durante el tiempo de la vida de testigos amistosos y hostiles.Los creyentes usaron este conocimiento como un poderoso argumento en pro del evangelio; Ellos no solo dijeron: " Nosotros vimos esto" o "Nosotros oímos aquello" sino que voltearon posiciones y allí mismo enfrente de los críticos adversarios dijeron: "Vosotros también sabéis acerca de estas cosas ...vosotros las visteis, vosotros mismos sabéis acerca de ello" Otra razón importante para la confiabilidad histórica es que los relatos de la resurrección que da el Nuevo Testamento circularon durante la vida de aquellos que estaban vivos al tiempo de la resurrección. Por tanto, la veracidad de estos relatos tiene que haber sido confirmada o contradicha durante aquel tiempo. Cuando los que escribieron el Nuevo Testamento argumentaron su caso para el Evangelio, apelaron al conocimiento común referente a los hechos de la resurrección.El Factor Hist. de la Resurrección,p50 Pedro retó a su audiencia:"Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis;" (Hch. 2:22 RV 1960) Diciendo él estas cosas en su defensa, Festo a gran voz dijo: Estás loco, Pablo; las muchas letras te vuelven loco. Mas él dijo: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de verdad y de cordura. Pues el rey sabe estas cosas, delante de quien también hablo con toda confianza. Porque no pienso que ignora nada de esto; pues no se ha hecho esto en algún rincón. ¿Crees, oh rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees. Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano." (Hch.26: 24-28 RV 1960) Era muy peligroso realizar afirmaciones tan audaces. Los israelitas eran sumamente intolerantes y reticientes a aceptar cualquier aseveración que los comprometiera. Es mejor que uno tenga cuidado cuando les dice a sus opositores: "Vosotros mismo lo sabéis", pues si no tiene razón en los detalles, inmediatamente te agarran por el cuello y te derriban. Lucas cita las palabras del Apostol Pablo, quien conocia del rey Agripa, que era un experto en todas las costumbres y cuestiones que se daban entre los judíos. Las cosas concernientes a Cristo no habían sido hechas en un rincón, y el rey las conocía. Y Pablo bien sabía que Agripa creía en los profetas. "Agripa tuvo un largo reinado, y utilizó su influencia para inducir a los judíos a que se sometieran, cuando se rebelaron contra los romanos. Luchó al lado de Vespasiano al desencadenarse la guerra, y fue herido de una pedrada de honda en el sitio de Gamala. Después de la caída de Jerusalén se retiró a Roma donde fue nombrado pretor. Murió en el año 100 d.C." [20] "Estas afirmaciones son cruciales y sumamente importantes, puesto que señalan que algunos de los adversarios de Cristo, que estaban vivos mientras estuvo sobre la tierra, indudablemente todavía estaban vivos cuando se escribieron los libros del Nuevo Testamento. Su presencia hubiera impulsado a los escritores del Nuevo Testamento a prestar mucha atención a la veracidad de las afirmaciones. Y podemos estar seguros de que si hubiera habido algún error en sus relatos los adversarios de Cristo (de los cuales habría muchos) los hubieran puesto en

9
evidencia rápidamente." www.mercaba.org/FICHAS/Leaderu/puedo_confiar_en_el_NT.htm William F. Albright, uno de los principales arqueólogos bíblicos del mundo, agrega un comentario útil: "Hoy podemos decir enfáticamente que ya no hay ninguna base sólida para fechar ningún libro del Nuevo Testamento después de 80 d.C. aproximadamente, dos generaciones completas antes de la fecha entre 130 y 150 d.C. dada por los críticos más radicales del Nuevo Testamento actuales." [21] Y ademas de todos estas importantes opiniones, debemos reconocer que lo que el historiador Will Durant dijo respecto de los testigos de Jesús y la posibilidad de que todo no haya sido mas que un invento piadoso de sus seguidores es totalmente imposible ya que «el que unos pocos hombres sencillos en el curso de una generación hubieran inventado una personalidad tan poderosa y atractiva, tan elevada y ética, y una visión tan inspiradora de la hermandad humana, sería un milagro mucho más increíble que ninguno de los registrados en los Evangelios.» El Factor Hist. de la Resurrección,p.139 Conclucion; Concluyo este capítulo citando nuevamente al erudito británico SIR FREDERIC KENYON “A algunos quizás les perturbe deshacerse del concepto de una Biblia que se ha pasado de una generación a otra a través de las edades sin alteración [...] A final de cuentas nos fortalece saber que el resultado general de todos estos hallazgos y todo este estudio es que se hace más firme la prueba de la autenticidad de las Escrituras, y nuestra convicción de que en nuestras manos tenemos, esencialmente íntegra, la mismísima Palabra de Dios”. [22] En 1948 sir Frederic publicó el libro The Bible and Modern Scholarship para contrarrestar un libro del Dr. Barnes, obispo de Birmingham, quien calificaba algunas porciones de la Biblia, incluso algunas en conexión con la redención de Cristo Jesús, como ‘folklore’. En el prefacio de su libro el Dr. Kenyon dice: ‘Un examen detallado del libro del obispo me ha convencido de que este no es una representación actualizada de los resultados de la erudición moderna, sino, por el contrario, es una revitalización de una escuela de crítica que estuvo en boga hace unos setenta años y que descartaba casi totalmente los resultados de las investigaciones de los últimos cincuenta años’. Con relación a su propio libro, Kenyon dijo: ‘Opino que ha llegado el momento [...] de restaurar la confianza en la Biblia como guía a la verdad y base para la conducta humana [...] Sólo puedo esperar que [este libro] sirva de ayuda a los que ven al cristianismo como la única esperanza para el mundo enloquecido y a la Biblia como el fundamento sólido de las creencias cristianas’. “Ciertamente es una prueba impresionante de la solidez esencial de la tradición de que en el caso de todos estos miles de copias, que han tenido su origen en tantos diferentes lugares de la Tierra y en medio de condiciones de tanta diversidad, las variaciones del texto sean tan enteramente cuestiones de detalles, no de sustancia esencial. “Y es tranquilizador descubrir al fin que el resultado general de todos estos hallazgos y de todo este estudio ha sido el de fortalecer la prueba de la autenticidad

10
de las Escrituras, y nuestra convicción de que tenemos en las manos, en integridad sustancial, la verdadera Palabra de Dios.” [23] "Los que sostienen que la Biblia no es históricamente veraz, no son historiadores profesionales. Por esto el gran arqueólogo William F. Albright dijo: “Todas las escuelas radicales de crítica neo testamentaria que existieron en el pasado o que existen hoy en día son prearqueológicas y, como fueron edificadas ‘en el aire’, se consideran, por lo tanto, anticuadas en nuestros días” [24] "El testimonio de las evidencias históricas es que se puede confiar en la Biblia como documento en el que hay precisión."[25] Notas y Bibliografía consultada [1].http://www.encuentra.com/documento.php?f_doc=1060&f_tipo_doc=9 [2] http://www.encuentra.com/fapi.php?f_doc=1060&f_tipo_doc=9 [3] Neil R.Lightfoot, Comprendamos como se formó la Biblia,Pág. 13, Editorial Mundo Hispano. [4] Ibid, Pág. 23 [5] Ibíd, Pág. 14 [6] Ibíd, Pág. 15 [7] Edwin Charles Darga,La Biblia, nuestra herencia, Pág. 148, Nashville : Sunday School Board of the Southern Baptist Convention, ©1924 [8] Ray C. Stedman , Genesis, www. seminarioabierto.com [9] Sir Frederic Kenyon, The Bible and Archaeology, Nueva York, Harper and Row,1940,pags.288,289., cit. en http://www.cadaestudiante.com/articulos/biblia.html [10] Francis S.Collins, "Como habla Dios", 2º edición,p.164,ed. temas de Hoy. [11] Josh Mc Dowell – Don Stewart Razones, pag. 60, ed Vida [11] http://www.cadaestudiante.com/articulos/biblia.html [12] fascículo I, General Introduction, pág. 15., Escriba, Wikipedia [13] Josh Mc Dowell – Don Stewart Razones, pag. 60, ed. Vida [14] Ramsay, W.M. The Bearing of Recent Discovery on the Trustworthiness of the New Testament. (1915), p. 222; citado en Bruce, F. F. The New Testament Documents - Are They Reliable? (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1968), p. 91., http://www.ministeriosprobe.org/docs/puedo_confiar.html [15] Albright, William. Recent Discoveries in Biblical Lands. (New York: Funk and Wagnalls, 1955), p. 136; citado en McDowell, op. cit., p. 65., http://www.ministeriosprobe.org/docs/puedo_confiar.html [16] Bruce, Christian Origins. p 200,cit. en http://www.ministeriosprobe.org/docs/puedo_confiar.html [17] Free, Joseph P. Archaeology and Bible History. (Wheaton: Scripture Press,1951), p.324,cit en http://www.ministeriosprobe.org/docs/puedo_confiar.html [18] Free, Joseph P. Archaeology and Bible History. (Wheaton: Scripture Press,1951), op cit, p. 295; la vieja Jericó judía puede haber sido una "ciudad fantasma" o simplemente un montículo en tiempos de Jesús. [19] http://www.adorador.com/hombresdelabiblia/agripa.htm [20] Glueck, Nelson. Rivers in the Desert History of Negev. (Philadelphia: Jewish Publications Society of America, 1969); citado en McDowell, Josh. Evidence That Demands A Verdict. (San Bernardino, CA: Campus Crusade for Christ, Inc., 1972), p. 68 , http://www.ministeriosprobe.org/docs/puedo_confiar.html [21] The Story of the Bible, página 113, [22] The Story of the Bible, págs. 136, 144. [23] William F. Albright, “Retrospecto y prospecto en la arqueología del Nuevo Testamento”, en The Teacher’s Yoke, El yugo del profesor, ed. E. Jerry Vardaman,

11
p. 29. cit en Josh Mc Dowell – Don Stewart Razones, pag. 60, ed Vida [24] Josh Mc Dowell – Don Stewart Razones, pag. 60, ed Vida