You are on page 1of 10

R a v. Chil. Ne u ro ps iquiat. (1983\ 21: 1 77 - 188

j .

;,.

: ~ l

1 PSIQUIATRIA y PSICOLOGIA

,~,

,

177

L a Psicopatología como ciencia básica de la psiquiatría * **

PS Y CHOPATHOLOGY AS A BASIC SCIENCE OF PSYCHIATRY

<:

Wolfgang Blank c llburg"'''' * ·

as muclt from anti-

One could

ea k d f a " c risis o f the paradigm " Bu! it is pr e cise/y the capacit y of a science to fall into

y c hi d t r y '

Durin g tl ie l as t d e cade, ps y chopathology

a s [r o m

has been questioned

ps

sp

c ri sis a ú d th e n ov e r c onie it what gives proof of its vitality and creativit y ,

lile behaviorist sciences and from obiective psychiatry .

Wha t i s t h e object of psychopathology?

.

But how can

a manif e station

TI!e ~ c1aSsic psychopa~/¡o/ ~ fY slo . wlYJorgott' ~ e meditat j on 011 its fou~ldatiOll~, J lnd pro-

gr e ssively .f, II1IId slielter tn a practical ami pre-scientific judgment . This e x plains the nse

o f the Heh avi o r ist model, a cc ording lo whicli the a hje( ; . o f-ps y chopatholog y

th

the

du c tio n " of c onducts.: Consequently,

lev e l af produ c t, witli o ut tracing the " how" an d th é " where fr or n " ofthis "pro-

life al

would n o t be

FO~Jhe medical model its object is the abnormal psychic manif e stations.

be legitimat e ly c onsidered pathological?

e "illnc s s"

but (he "devi o us behavior".

The m ehaviorist mod

¡

fixes al/ psychic

in rigor, the d e vious b e haviors cou l d not be "treat-

e d", bu t onl y " modifi e d "

The intera c tional paradigm defines as the object of ps y chopathology the pert u rbations

of communication ;

subj e ct and society. But this paradigm disre gards substan c ial differences such as th e ones

lo be found betwe e n "s eco ndary " perturbations of communicati o n [due to a cerebral -

organic

besides the existence of important

th y mias , in whicli it would be improper to speak of a communicativ( J

and fr e quent pathological conditi o ns , as the c y clo-

in oth e r words, what happens " between" the subjects or between the

injury , for exampl e }

and "primary " o nes, such as is the case wi t h ch ild 's autisni,

erturbation .

The author begins fr0111 th e hypothesis

tha

t h e o ject of ps) ' clzo ' Jatholo

)·s not the

licit J o im1 2 ail711ents that can ex erience the " ability

to behave" . Th e problem t ' tat interests ps y chopathology

that the inab i lity

to behave in a devious way is [ust as pathologi c al as the ability to behave only in a devious way. Here w e toucñ the subj e ct of pathological normality or ''U !2 }11101 2 athy ' ' .

cannot behavead e quately

"d e vious behavi o r"

bu! (he multi

is , thei i , if ,someone

can or

01 ' ina d equately , from whicli it's understood

[ g the impairments

to behave " should be added those thai relate to

that is, thos e thai relate t a t e "ability to experience " When we 'ay: the stress

of the " ability

e x perience,

on t he "ability " 01' capacity ,

(1970) ñad p o stulated

we are touching

the problem of liberty . Already Henry Ey

the c reatton of a " pathology ofliberty " . The problem of liberty

is "ineludible" in psychiatry, as asserted Heidegger already in 1954, even though instead

but meaning the same. In the daily

practise of psy c hiatry, we find ourselve s faced with the problem of liberty , when ir comes fo each appraisal of [orensi c medicine , to . eaclt [creed int e rnment; before each pattent, a/so, we make, b e sid e s the syndromic or etiological diagnosis, a diamtosis about the degree of liberty in tli e "ability to behave" and in the "ability lo exp err e nce" . · ;. •

of using the w o rd "liberty ". he spoke of "existence",

shall

continue, in a traditional way, to elaborate the foundations for psychiatric symptoma-

shall dedicats itself .

lo the study not Q lll y oi: Ih g modificti bi ity of the different psychic functions (as per-

etc . } bul also of (he 1 2 0ssible im p 'pirments

in the handling of those functions and, in general, in the re/a lío n 0 7 (he su Ject

tolog y , syndromatol o gy

F r om al! the preceding

it can be inferred that while the special p S ychopathology

and nosology, the general } y chopathology

ceiving , thin king, [ ee ling,

l iberty

of the ~ egrees of

with the world, witñ his OWIl body an d witñ himself.

.

.

·V er!ión amplia da d e u na c onferencia leída en el curso de-

S XXX V 1 J orn a das Anual es

de la So c iedad

Chilena de

o l o _ Í a P iq uiat r í a y

eu r o ciru g í a . Di ~ . 1982 . - '

**Texto traducido del alemán por el Dr. atto Dorr Zegers, ***Profesor Titular de Psiquiatría de la . Universidad de Marbu rg, Alemania Federal.

,

178

Así como

la patología

general

y la especial

constituyen el fundamento de las disciplinas sorná -

ticas de la medici~a, ~ si . ~ oP<!t2J º gí ( l _ general

especial son los pilares

c e pto ~ "· q i . J · e7üer a · c Oi l s r aef at l o - ó6 : ¡ ; i o · é lesdc

cendental obra de K

cuestionado

La psicopatología

fun(rarneñlOs ~ Dé · ellose

JaJlza rik - ( 976), Glatzel (1975, 1981), V. Zerssen

(1976),

Coulter (1973), Dieckhofer (1976), Kendall

(1975),

en una crisis de sus

y la

de la psiquiatría. Este COIl-

.

la tras-

.Taspcrs (1913), ha sido

veces en la última

década .

repetidas

ha caído

liarl ocupado, entre otros,

Blankcnburg

(1978,

Keupp

(1977)

y

V. l3aeyer (1977),

Héimann .

(1976),

Schrnrnelpenning

(1977). El valor de la psícopato-

-Jogía.fue.puesto . en.d uda . desde ~ d o · s , la do s : -- - ,, - -

10 Tanto , la antipsiquiatría

como las teorías

cOndÜe : t ' llaie ' ; ¡ ; ' de sde perspectivas muy diferentes,

han CU~sU9 . !W( t oel modelo . de enfermedad emplea-

,

do ilasta ~~ - ~ ~

"

d a ,y

aquí por la . psiquiatría,

{Jostulando su

I?º! : , ~ 1rnod _ ~IQQ~ Ja "~ 5? ~ . ~\Ic t;d esvia-

. '"

- '-- - - , .

2

0 Por una psiquiatría objetivante,

~si

bien

tiú l Csü - ódg eñ '

rt.íl1'lOf'feclucrHaa tiñ á - m¡ ; r á ' sii-i i " ü iñ i tologla. -

si ~*t 9 8 , ÚJtill19s

atlas la psicopatología estuviera recibiendo nuevos líñpulsos y ¡agrando, 'ás('s~lir fort a Íe c ícla '(fe esta

en la" pslcopatoJogúi cIásica '- i enni-

-Sin '~'~b~rgo' p~r~c!'~ ~ ra. ~ ~ ; 9 i j )

crisis.

Baste recordar

la ' obra

de Clatzel

(1977,

1978,

1981), los Simposios organizados por Jan-

zarik (1980, 1982), así corno una serie de revis-

tas que han transformado

tema central. También ha renacido el interés por la "Psicopatolog ía de la vida cotidiana", que fundara Freud en 1901 (Bo esch, 1976),

a la psicopatología en su

Este nuevo ímpetu o "renacimiento",

se trans-

formaría en mera apariencia, si la psicopatología

no fuera capaz de incorporar y hacer fecundas esas experiencias que lograron rernecer sus fundamen- tos mismos. Este ensayo está orientado justamente hacia esa met a : ii ünque - HmHiñdome en 10 esencial

a

logía?

la pregunta: ¿cuál es el objeto de la psicopato-

¡.

-~,~.--" -,,, .

Cuando eJ~ una ciencia partícula

se plantea la

por su

(1976,

pregunta po [l sli o je t o, o más precisamente

o O Jetividad, ~e habla desde T.S , Kuhn

1977) de una ' "cr i sis del paradigma",

El concepto

de "paradigma" es más superficial y menos preciso

que el más ahtiguo

atribuible

pudo demostrar

empleado por Kuhn en 21 acepciones diferentes. no obstante él ha seducido por su operacionalidad y plasticidad. En escritos posteriores, ' Kuhn ha pre-

de "proyecto trascendental",

(1780).

M. Masterman (1974)

de paradigma es

Y

a Kant

que el concepto

-

"

•.•

,

-

. ,

t,"~~

w

'.; -.

o tfg an g Blankenl- >

\ \

' "

\

ferido empl e ar el c onc e pto

ria" (comparar c on Dierner, 1977).

Mientras antes se tencl íf . ! ~ . dejar

de "matr i z di sc iplina -

a la filoso fía

[as

cuestiones

c

más pate ñt e - q i . i e

a' las ciencias - particular e s y c onstituyen

¡ñi; - propio de ellas, ~ < ! !, c ~ ~ _ I ~ se planos: el plano de las conslataciones

~t J ? ] . " @ Q ~- = - eas. d : e l úi : nina G i g ne s categoriales . Es tas

relativas a l a e s encia del objeto (d e una

Jen ' c l aI - e ñ

Iás últim as d é cada s s e ha hech o m á s y

t a l es c u esti o ne s . s o n , inmanentes

quizás lo

mueve en d os

de hech o s y

últimas no son objeto o tema inmediato d e l l lla

C - re ñ C ia particular, p e ro sí adquieren releva n cia en

los períodos de crisis. Pero esjustm,ie,úe la capa -

c idad de I.Úiac{énc[a para c aer en crisis lo que ates-

tigua'-;,,-í-;Jtazldad y cr e atividad, e inclusovsu cer-

can íá " c ón r espect o lidad no entendida

a la realidad;

pero de una r e a-

como un mundo abierto desde

siempre y categorialrnente

medio de expectativas

c o mo aquello que nos ha c e frente en su multifor-

miclad siempre sorprendente ,

¿Cuál es el objeto pas3 C í ct e st a p r eg " n - ' a

~?~~?ie:--i~1siom.odec' í a ÚI f ó r f ri á sufici é r i temente ( j)

de ~ ogía?

preestructurad o

por

y conceptos,

sino más bien

.

En el

car e c i a o e - S ' eir Hd < ó- 1 J 6 rqtie el

c lara: la "enfermedad"

me f l t é ' ü : '

g ue se manifiesta psíquica-

con otr " ' i s - pal~b - r - as, las perturbaciones

P

s í quicas

de carácter morboso,

¿Pe , ! :

CJ_ G. 2. !l_ qué ~

derecho hablamos de "enfermedad"

¡ ; ; ina d a.' ; m ; di i i~acio ñc s e n

társé de un ser ~. J eferida

Y I venciar y " ~ omportarse

frente a de ter-

e i vi v enciar y cornpo r -

humano? La I 2 Si c o P ' tología clásica

~ - -' "

~

a sínclromes,

en los cuales un poder -

Se' r nuestran como maní-

Eestamente'anoriñaies aun para. un tipo .de expe-

rie ñ c i a 7 j; : e~c ieiltíf ~ a,

aparecen como clarament e patológicos para cual-

quier lego , son seguidos retro- y prospect í varnente.

esos esta-

dios iniciales, inaparentes para el no-experto, con el objeto de precisar diagnóstico y pronóstico.

Estos cuadros de estado, que

" se le s sigue hasta

Retrospect l va iü eí ' 1 t e

'

~

P

r ospectivamente,

se aíslan formas evolutiva s

qu e

luego se transforman

en unidades nosológic as

y

que permiten plantearse el problema de su et iopa- togenia . Ahora bien, el que se trate realmente de

perturbaclo j 1es 1 2 atológicas, . - y ale decir de . enferrne- dad e S, J ' d e1 2 ende sól~ de un juicio precient ífico , de

algo así COI T lO' un "conocimiento

no se en -

nerschaft) . En principio, el psicopatólogo

. ~ ! le l ltr € l ~n mejores condi ci ( ;' f i é s qu e ' e neg ' ; " para di -

ferenciar sano de enfermo, normal de anormal .

p , o.see sí co-

práctico" (Ken -

En cuanto

si ul<lfra' e perimentadn

nociri i i é r i tos más sutiies ue ell ~ go sobre:

1 o los pródromos

O estadios iniciales de l a en-

$ l u e e I 2 ermiten reconocer por_ med i o de

fern 1 eda

s

ílltomas

casi in a a ~ ntes,

el que se está confígu-

-

-

lA I ' S I CO P ATO U }( , ' I

.

.I CO MO Cn N C ! 1 1 ¡ ¡ / I S / C / I l J I ~ ' l A P S I Q U/ / l TlUA

-- - --- -- -

_--- -- - - -- ----- --

.l , - rn

t i:

~

r a nda una modifi c a c i ó n,

pondrá de inm e diato all e go COl11 0" patoló g i c a' ( , '- 2 0

s9 br ~ .1a~J ormas de CVOlll C i ó ll ~3 ~ 0 , so hr e las comi íc ' i ¿ -

c u ya f orm a m a dura s e i m-

"

"-'

•.•.••_-

h

_

~_

•.••

"

.

"'lo;

-

! l

.

L . •

0.',,"

•••••

_D~S pat Q g é ni¡ : a sy ; 1 ?1ª~ .l ~g~! º.ili ~ la a c s

de actuar so -

bre tales moºifica d o!l ~ s ,

Pa n , s e r "e x .p e rto ji

s

o bre

los ú l timo s punto s

nec es ita el médico

ser al mismo

tiempo psiquiatra

y p s icoterap e uta .

pero en este

un ~SijJº,d~: jnic !p - pr eG ientífi ~ o , ' c alladam ~ ;lt~ - ~ pres ~ J

contexto

nos int e re s a

sólo la retir ac f i ihacia

puesto

f alta de fundam e nt o

una clarificación sufi c i e nt e

y que n o p o r es o d e ja d e ch oc ar

c

ientífico

por S\ l

de

d e ";s base s de esa ca-

y la ausencia

no c ate g or ia l b o rra las diferencias

propias de l a es ,

Pel:-lli~iU;:id"ae '\(5 : qúe nos ha c e frente ( l os o b jrt o s

d e nuestro queha c er) .

ducta " o "compor , t ª mit :[ \to"

G uánJo

se habl a de " c o n -

s e olvida c U e e l id ió-

E l có m o ex - se r í a m a t er i a

aparte. Per o d e seg uro que n o

ma alemán habla de "<;.Q.Ulp.o.rt.ar-se".

L presan otros idion ; as ' esta reflexiv i d ad

e trata aquí de una mer a c urtosid ac l

e ali z a e n estado

r" 3iiiiIiIo Ii i

- --

~

del hecho que

:

d e una investigación

s

sino de la expresión

r

ciente es un " P .( g 1 . e l:§~ - ~! 1 ~ fe!ación- co n " Kierke-

gaar c ha elaborado este fenóm e no con especial

lingü ística ,

l uc l o l a . que s e

c o n s-

de v igilia , t o da c o n d u c ta

• •

~

-

~

pa c idad enjui c iador a ,

 

insist en ci a . W. James d e s c ubrió

para

el mundo

 

Ahora bien,

s t e "mod e lo

méd i c o " ap!i s : ~do

anglo-am e ri c ano

c ómo en e l trato del hombre

c on

_

irr e!1~xjy~!! l _ ~!!~Cdes d e e l siglo pa s ado a todas aque-

alg o , é st e n< L só l .9-se comporta

en r ~ laciÓn

a la

@.

~

~ ," 'I ',

-' l l !

ll a s m o difi c aci o n es

co

t

d e sde ba ~

co

d e lo psiquico , que apare ce n

n o só l o ant e

el ex perto

s ino

se r d es lazado

cosa sino también a sí mi s mo. Esto fue rcdescu-

b

c

E sta r e fle x ividad basada en la escisión del sujeto

c ompletame ñt ' e ~ g~ C ?!~2 . ! !

por lo tant o , por la psicopatología deriv ada de él.

lo que en último término

e l imina c i ó n del sujeto ,

1 e rt o por H , M e ad y ejemplificado

en la di s tin-

i ó n qu e h ac e el idioma inglés entre " 1" y "me" .

R Q . L ~J. h~ h ª y jºmj s!no y,

está en ju e go aquí es la

m o "enfermas"

a mbién

pat o logía

. j ! uc~; - ] . e s ~ i ; · da - ; · "

ante e l lcgo , ha qu e rido

1 2

no ( . ~; la " enf e rm e d a d"

J !. D o s I l \ .H :- Ü t ~ i : ; ~ Q l ll bj ~ t 9 !., t~ 1,\ psi :

sino la "con-

1969;

· ( s z r ler f , ~ i 9 G o G; -' ~ l ; ; · s ; ,

Ke u pp, 1975 , e nt re 0 1 r os ) . , !~~l ~ ~ . ," ~ ~ ! .~- ~rara2 . P} º ,- .

1 2§ ! gº R ª ~ 2 ! nf~ ~ ! ~ ~ i 0ª . s . L . :'!p< l s t~!n ~1dic~ ~q de

enfermedad" s e h a b ía tran s f o rmad o

e n un prcsu -

.

,

-_

~ ·- ~ ~ lJrcel cual y a n l ) se · r e fl e ; i ~ na b a,

~----

o c u r ri ó

-

-_

••••

-

-

~

con '

a l go s e lllcj ; in t ' e: so-

e s t e nuevo paradigma

••••

-

-

dogma

••

,

'---~.

-

o

.

b r e la base de una - d c t c fmina g a

id eQ ' l Ó8 L ª n ªQ it ) un

iguah ! 1 e '.,t ~ PQ~~~ ~ I ~ l ? or ~ do y que ha d e -

{~ I ZMiCQ . terminado

n o só l o un l e n g uaj e

s ino iam bi é n . u 1

: o Co n ello se relaciona el hecho de que la teo-

psíquica en el nivel

da

(

nductísta

fija toda vida

f e R ' !·~ ~ ;J~' ~ · t; " ( - ~~ moout - I;U ' t " de un bla c k bo~) E~ r . p

ni por el

~ 1 ~ _ 2 I ~ g ~!! 1 !~ , _,~i j JC! r ~ 1 "~e dón ~ ' .

~ ~f ó . n W " de e st a " pr od ucción"

puna d e partid a co ndu c tual precis a la experie n c ia

de conductas .

El

Lo~ ~ 1\ : . g iJo de relac i ó n se transformó

~_

-

•.

., .

co n el pa c i c n ]c. ~ ~ ~ ) l1du c 1a"

j 1 j l f 9 P J llo! 2 B !c a , n~IQ -- ªLmis !11 Q tiempo la nivela, quitándol e su pr o fundidad . El det e rmina UIl proce- dimiento e x clusivamente anal ítico- c ond iciona.l, que ' no puecie - sj¡ l~ · · i ; ~ ; ~ la ; ;~~ ~ ~ fÜad~ a i ~ s ciencias natL Íraks"'' ' i lUn a llí donde se trata de fenómenos psicosoci ~ l és" y pers o nales, Análisis condicional sig-

nifica inv e stigaci ó n de lo I lé ter6nom o.

t o s " r e lat i vos a úna posible auton o mía del objeto n o pued e n ser considerados por razones metodoló-

en l ! J la Q aL abra _ c 1 av e qu e d e bería

-

••• •

. ,_

••

~.

,

o

- - -

•• • .

-

" _

co mo l os antipsiquia-

co m o punt o

d e la c onducta . d e partida

l a

actuar como agente desrnitologizado

t d é l

"mit o

de la eufcrrncdnd

r y libramos

" en la p s ic o - pato- ~ .

as

logí~. Y en e ' sté punto c o inc i di c ro n repre s entantes

de direcciones tan diferentes

tras, los sociól og o s y l os t e r a p e uta s

L o s aspec -

La

idea de tomar

" co I1 c f U c t a, ¡ c;'-=:d~G'~I~l' ;e ~o~;~; ; ~ : ;;~ rl ~ ~ - ra ~c i~ ~ n te.

(

~ s ~ ~ " pü ' c d ' ei ts edú c l r

prome e:

f ác ilmen te, p o r c u a nto

10 l i mitac ión a l o obs e rvabl e y r e gi s trable,

20' á irhijú á bilid ac l

a

trav é s d e · l~ · pr¡ " ) · y é " ¿ ~ · f~)' nd e tod o s u ceso s obre un

plano único, y 3 0 mirar lo qu e

n o s hac e frente c om o algo ml ) -

di fká 5l e ' ''y -en último términ o manipul a ble,

dete r minadas condi c ion e s.

y lue g o c onm c n s ur a biiidad

bajo

'

-

Pero , e n can ~ l ) ' i o ( , '- a s désven taj a s y l o s peligros

de ' Ti r le6 ií á

s u "fladecua c i 6 1 1 ( con

;; ~ p~~ t' ~~l~jet" ;~i ' ) : t ¡~ ' J ; ' de i~a' ' ier o c ultad os ; y' éstos

y , " en p arti e ulal'

son :

' ~'

.

_-" ~- '

- '

'

,

- q '

" .' . ~~

- 1 0 Lo que se pu e de ob s ervar y reg J § t rar bi ~

es sfei11ÍHe lo m á s es e nci a} :

no

2 0 E l crear l U 1' U : : ' º I }W~f al? ll id a d y ' c o nl ~ len~lJra-

s obr e un só l o pla-

bilid a d a trav é s eje l a pr oyecc ión

gi c as. E l o bjeto

apare c e en primera

lín e a como

P2! ldi ~!~ !1 ~ ro y -SI n o ' c o lño "rnanipalatum",

SI de

todos modos como "rnanipulandurn".

na

"

La d e termi- e s su posible

c ión más importante

del obj e to

m ~ n é jab Ü i d~ · cl " ;. ti l él marco de esta concepción

r esul t a e nton c es, perfectamente

q ue s c ' ~ hable de c ond ' u ct a ' ' ;d esviada "

ferma" . En 1924' 'Ó'. Ricker - postulaba

consecuente

el

y no de "en -

una " pa-

tología como ciencia natural pura" sin concepto de enfermedad . Del mismo modo observamos hoy

c

una teoda de a moctificabilidad de las substancias

q l J e par!~c~p a ñ ,' e ~ Ú ' l o ¿ - p : r 9 ~ esos orgánicos, sin nec ~ - sidad de un conceRto de terapia (Blankenburg, i 982) ; en la misma direc c ió n vemos caminar

a las c ien c ias

palabras en forma estricta ,

Si empleamos las

a

ómo l ª f armacologí .

se desarrolla en dirección

de la conducta.

tenemos

que la ' ''con -

:(

J.O\J

.

W o l ff : Ol lfi Blan ke n b

~

:s

~

~

~

.~

ducta "_I!.<;LEu2;1.~~~EJ'(Jta¡}(1 sino sólo tn o difi cad a -

de acuerdo a metas pre. f ij á Cl n s. - Ahora bi e n, cuando nos preguntamos

duda he.I } J , ( ~ .: L de . design . a f . f 9 ni t i : 'c k s y . L ~ da ", alcan- !l ~efColl1jjOj'Fá?7é-¿;í-/;¿!Ú~q'::deSj'ia_da. e~ ta u

ziGI conceptod e

(i qu e íl ~ e s a

a la J s i c o 1atol og ía es si a lgu i e n puede

: _~!~?_ ~ . ?~ ~ ~~ IJOrt ~ rs<e \ d ~ 0 _ I j¡ ; : 'd cci ia~ - a m c J)t e ) '

es e L ¡ l Qe r

o I te - poder .

[¡TI l 1 . Q -1 2 . 0 -

I z at c . J-

un n o - p o d e r - s ino - co mp o rttn se - c n -

cuál c o n- 1 Lo que imp o rta

(Se ' lógi c o

C O l7l 0

normaun peso injustificad o

trata aquí de una norma r e ferida a lo social, s e a 'orma-d e sviada .

 

.

.

que se la defina

como

norma - prom e dio,

norma-

(

Est o l ~ í pli c a

\le la s _ pe r s o n a l i dades

ano rn1 i l J es ,

ideal, norma-real

o de cualquier

Ror más alejada s de la norm a qu e se present e n ,

 

110

esto ocurre paradojnlmente

justo

otra mancra) ( Y allí, dond e

sey ó drán

s e r t e ma de la ps1¿gpatológTa míe i i t r á s

e ) ; ; ) . J

pretende

ir en contra

de todo pensar normado,

de s via c i ó n de

la norma n o e x .pr ~~ una limit nció n

más aún de des c ono c er

cu a lquier forma

de obe-

, de los grados de libertad e n e l poªer~v¡veli~~¡:~(i

diencia a normas. Esto no s muestra una

vez más

-corn rort ars e .

cómo las protestas depend e n tra de lo cual se protesta,

testantes mismos n o lo quieran reconoc e r. J

de aquello é l pesar de qU € \ los pro -

en COIl-

C uando "psic o patía"

K . Schn e i d e r

limita

e l concepto

de

a a quell as p erso nalidad es

anormal e s

· - ( V TS

ta se s tadí s ticllllent.e) ,

qu e s uf re n c on s u a IlC H -

al)í

donde las delimitaciones normativas se refieren a la

De lo di c ho debemos

•-•'" •., " ' - ~ ~~~ - >- , -- " '

••_' ". ", '--

'

retener lo s iguiente :

-

.

.".• .•

~

',, "'- '- - - . ' -, - - -

malidad o hacen s u f rir a la s o c i e dad, e stá - s in

querer)o -

psi co patológi c o,

te o al buen criterio

con ello a la sociología.

tura está condicionado por s u a gn os ti c ism o r cs p ec

to a la posibilidad de d e term i nar

pacid ad (de no - p o der)

e ntregand o

la v a l o r a c i ó n

d e l hallazgo

-

_

•-.

"conducta"

como producto

terminad o y no como

el ~ ~~ r e l~ q ~_de J a

el de la sin

s o c ji 5 1ógi é as~ ' TaJl1-

ya s e a al s entir del propio p ac ieri -

de la soci e dad r e spe c tiva ,

y

El tra s f o n do

d e e s t a p os · ·

el g r ado de in c a-

y/o de p é rdida

de l a lib c r -

a l mar g en

r ! e las ordenaciones

con e s t e a g nosti c i s mo la psi c opa-

üií - jJode; :: jJÍocluclr d;fer ; ; - I~ t c - s -- i - n ; - d ' o; , " a c " é o n l i ) o r t a-

~l I e ; ¡ to , e~tal1~o ; aban c 1on a¡ l Ilq

. p e rs " pec Ü v3 méd i ca ,

- psi C ó¡ J otología , para c aer en unrelativisrno

y COII ello tambi é n

fronteras , cargad o - d c - c \ i e slI o i les

biéií corremos el p e ligro de limitar la libertadde tad del hombre

iilú~siios--i;a-c.J(!liíCS ';r rí ~ e i e lÍ.JÚ sab e \' lo que es

nosológicas. Per o

ajustado a norma y 10

hacia un terreno

que no es, o de ernpujarlos

de las metas, donde

de difusión

t o l og ía se está de s prendi e ndo

mi s ma sobr e la c ual se ap o y a. Esta e s la t e sis fUII -

d e la plataf orma

se pierde toda orientación

léc _ tico en este proc . e$o , g )IJsi 5 tee , f1 _ S lu ~ , J ; C i ; :~ ~ . r en- liarem o s a continuaci ó n.

dida emancipaci ó n

médica segura . Lo d ia-

d am en t a l

e n la qu e s e ba s ará todo lo que d e s a rro -

lograda al eliminar el modelo

Cuando decimos qu e _ eln o -po der-cornport a r s e -

de - e,¡[ermedad conduce a U!lCl . casi t ot al - despro-

\

en- X ? n ñ _ a ~ d es; ; F í ~~ = e ~ S ~?

ll_

_P . ~ t

o.

.~ ó g !c o _ ~ ~ f ! lo ~ i l : l lO-

tecció n de la libertad del paci e nte.

\

poder-sin o- _ co/ l lPQrtar s e-ell-rorma-d ~ s y j . a . c J 1 ! . , _

e s ta-

\

01 I

3

1

:

\

{

I

.

r La t . esis , que se clcJiya de 10 anterio r . q la si-

objeto

de la• psi': : . 9 Jat<2

rio scalios que puede expenrnentar

1 m a s - t o cand o

e l pr o bl e m a

d e una p os ible " normo -

e í q u e

~sfa

sobre l o pa-

1? K Í ! 'l/.!9 _ ~ s la \i p~t¡a-TWi'líIf,

~l poder -c ctv:

o s últimos

guient ~ l

~ con . d . ~ l c .·~tadcsviiúfª',' s ~ no 1~J11ll1 ~ ipli ~ idad d . e . me- : " "t u ·C· s:t i ó . n . h . a Ya. a dQuiri < . l o 11l.áS.Y más il . np o r . tal1c . j ~ c . n .

19725. N o e s c as u a l

l

~<? I ~ gi c yI o p a t ó ge i l q - l i í i . pí ] c ! tC

d e sviarse.' val e deci r e s e co nf o rmi s m o que 11 0 se h a

años. El ll a m a r l a a ten c i ó n

l.

J

~ { ) i-tár-se. Pero 110 se trata aquí de una m e ra sut i -'

El po-

!a o cual cOlllpo r t;nll , ient ;: > , a justado él. nqnna, sillo

o los gra.dos de

Jj\je i Ho ñ ecesnrios para poder c omportarse de esta _ '(j"Q~ otra manera . Como _ ~ " , p oder-col1lport S J .r:.Se~ -' condíclona cualquier forma de comportami e nto co·i1aucti:- no s e l e . puede sub o rdinar al concepto

o

!~lás , oien el margen de

la libertad

de··¡'condliCtá i l . Puesto que no se trata dp. si alguien

se comporta

grados de libertad necesarios para p o d e r-pro ducír

una conducta

() no ajustado

a norma,

s ino de los

est ructurada de cualquier maner a .

e n forma inad e cuadao

desvia-

l¡!2 . pro' 1 . ~!!} a p, ~ i ~ ' o f7aJ(}!ógiC() , / 'C ! }ydi::'(! e n si ~l-

f .~ g¡llen se comporta

~ da; esta es más bien la cuestión

la

dirigida p o r el E s-

que preo c upaa

sociología o a una psiquiatría

tado como instrumento de "nivelación"

tar su peligrosidad

o -Ie qui - El problell * -.

a los disidentes .

_é_i L 0Í1ú o - p 6d er -

Ieza, sino de algo de h e cho ITlUY difer e nte.

. d , ~~~ ~ ~ p _ ortar-s~ no . significa ul1a j 11 : ef ~ rell ~ }a ~~ i ~ elegido librem e nte, s in o e n e l cu a l s e ha qued a do

pr e so sin quer e r l o , ~~ P ! c . ~ e nta U ! 10 I ~ lo s 111;1$gran-

des progresos an ot ado s por la p si c opatologja.

liay duda C ¡ü é t o da v ía

substituir afirma c ion es y sup os ici o nes

c onstataci o nes cmp í ri cas

más convincent es han sido I r) g rad ;; - - ~ - ; - v é~

aJláiisis de las personalidade s pn ~ depre s ivas :

N o

es difí c il e n est e camp o el

tcóri c a ~ p or

c o nfiabl e s . L o s haJla z g o s

( T ellenbach, Desd e

pudo

una

dol

t 9 76) , p c r s -

V. l e r -

O

tra

"Normalidad

"hipernQmí n"

p ~ t ' ; f Ó gjca "

(Kraus,

1 9 77) . dife¡

P e c tiva completam e nt e

ssen (1979) c omprob a r

e nte

e s tas c on c epcion e s

forma de " p s eudo normalidad " e s di sc utida e n l a a ct u alid a d eil eCl i i a r co d e - J a M c d i c ina Psicósoinát

i-

ea : las person a Ü a a ' ( 1 e s de los e nfermos psic osorn á -

n c os, y a diferen c ia d e l a s de los n e ur ó tícos, esta -

rían caracteri za das

por la " al ex itim í a"

(má s e xa c -

,

l a m e nt e "tiri1oalexia"),1~~¿~J"!

una j!1~ªpª¡:*lac!

de ~i-ef1pibidad

tos y a la interioridad

O

~º ! t ~<;:ºI1$i~!e en en una falta él los's~~t-¡;'¡~i~n-

verbal, sino también en lo que respecta

en general; es! a incapacidad

c

aract er iza

hasta cierto

punto

la normalidad

del

181

sometidas a reflexión.

ellas, pero los errQres.~9.ll-ªltªt11~!1tQ posibles.

Casi siempre acertamos

con

P~rQ_f!2.~º19 ~Ji.j~t~n loserrores

}!n

involuntarios;

t~,f!1.!?1~!~12~_Y9Ill!:!t-ªrj()~.§oq PQsibf~~-: N9 é§ JiÚci!

siJT1ul~!

~~n9r~:)I1.1~.p§if9patológjco,

Se dice que

hombre corriente.

La discusión

sobre este asunto

durante la guerra de Algeria hab ía expertos fran-

no ha concluido

todavía y los hallazgos obtenidos

ceses que instruían

en este sentido

a los que se

requieren de una mayor precisión.

Mucho

de ello

rehusaban

a la guerra. Además,

un mismo compor-

se encuentra

aún e n etapa d e formación

de hipóte-

 

tamiento puede signifi¿af"~o;s

dife'réntes:

frente a

sis y de especulación.

Diversas formas de "norma-

un -adolescente que se comporta

en forma

inade-

lidad patológica"

deben

ser mejor delimitadas

de

cuada,

no e s fácil decidir

si este "síntoma"

10 que han sido hasta ahora.

Pero de todos modos

ponde a una hebefrenia

incipiente,

corres- a una drogadic-

se abre aquí pectivas.

un campo

de nuevas preguntas

y pers-

En lo que respecta

al problema

de la norma po-

demos decir lo siguiente:

gía~en

lativas al fJoder-comportar-se

a diferencia

de la sociolo -

las r orillas re-

la psico

at~)logía irpportall

y 11 0 al comporta-

mIento

Como lal~ 1\ 11;) [ a - bien, "n<:HJ11a" significa

,~11 cada caso algo ¡:Ji'ie'relltc~ En/1Il

- -

~

_o ,

_

.", ,- "

_

' ~ '.

• • .

{ .

e . O'; ' .

menos de pode!'

~~í () de Qtql manera.

entre

(o capacidad),

caso un-más

o en el O!TQ ~! g ser

Ilay que el istinguir entonces

(que

1l1ide~cüaJ¡titativa-

una no r m a vertical

l~llellte -la c apa c idad ~_~al (que delimita

empero,

.(aliter) pr o pi o ldel enfermo psíquico. La

fiJllcional) t . ~ ~ . !t1t~ ?r!:l~'lU~o:i- cualit.at ivamc nte ). Esto no de-

la visión de lo distinto

no dife-

bería enturbiar,

renciación

de e s t os

dos conceptos

de norma

ha

conducido

a uria importante

confusión conceptual,

apreciable

en part icular en la evaluación

de hallaz-

gos de la psiquiatría

se puede decir lo siguiente:

ren al p ~ ) ( l e r- ~ b n l pO UM - ~~ ~!~!'I':;l;~!19' J1li'10·S· de-

t rancu ltural.

Muy en general

que se refie-

las normas

pendientes

de factores

sociales y culturales

que

;(luefJ~1s'·ricirrnas quc rigen el comportamiento

fác-

úéo' en tina -sltu·ación determinada.

to no po"de'mos profúnd'bu en la compleja prob le-

mática de los conceptos

aun cuando_ estén íntim.amente la por el obJcto de la psicopato

En este contex-

"norma" y "normalidad",

lig~dos a la pregun- log ía.

ción,

acto de

a una crisis neurótica

puesta

a prueba

su

del desarrollo,

a un

naciente independencia

o

a una reacción

frente a circunstancias

determi-

nadas, incluso banales.

No puede decidirse

tan fá-

cilmente sobre las medidas

sociales, pedagógicas,

a tomar, si terapéuticas,

ninguna.

o quizás

Glatzel

(1977) ,

entre otros,

postula

que lo

decisivo

es el

contexto

situativo

o social. Pero esto

es válido sólo

en la medida

que extraemos

conclusiones

desde él

sobre la respectiva estructura

motivacional

o con-

d icional del comportamiento,

vale decir,

sobre

posibles limitaciones poder-aprehender,

en el grado

de libertad

del

-vivenciar y -cornportarse.

Aun cuando

en la práctica

diaria estamos

a co s - psicop~tolÓgicos

conductas por el he- se han

tU1l1br-~dós·-a inferir fenómenos

desde la observación aberrantes -hábitoqiJe cho que en muchos

demostrado

~e

no másconfiaoles

subyacente

co sobre la dinámica tro de determinados

de determinadas se ve fortalecido

casos estas conclusiones

como correctas-

de deducciones

no debemos olvidar

- -----~ - --

"en corto

circuito",

se trata

que las' que pueda hacer un físi- '

movimientos.

a partir

del regis-

Es cierto que él

lo puede

hacer con cierta probabilidad

de éxito,

pero recordemos

que hasta la aceleración

de la caí-

da libre podría trucos.

ser imitada

con ayuda

de algunos

\

De lo anterior

se puede concluir

lo siguiente;

~I

) obj~!2>"g~,ll! R~i¡;QP~tqlogíª no es captable suficien-

De todo

lo anterior

se desprende

que el com-¡

téñiente por la vía descriptiva; para su aprehensión

pórtamiento

o conducta no constituye objetc)-a1gu-

es ne-cesÚi~ !ªmbí~f! la p~rspectivª

dinámica, reco-

'ñoae

la psico

atologia.

A través del co-in~o'iia-

"nociendo que una descripción

correcta representa

miento el psicopatólogo

h~

de hacerse un-a ~dea'"

la'p~irrie~ª_-~~ndicjón

-d~1 trabajo psicopatológíco.

)

sobre el subyacente

"poder-comportar-se"

y sus

Esta controversia tiene importancia

práctica

en lo

debemos

negar, sin embargo,

que

que se refiere a la cuestión

de si las neurosis

han de

Timitaciones.l:{o en la práctica

clínica se inducen

en

forma directa

definirse descriptiva (=sintomatológica) o psicodi-

desde

el comportamiento

determinadas

deficiencias

nárnicamente.

en el " poder- co mp o r t ar -s e" .

ciosas no son en general conscientes para aquel que g ía está siempre

las hace. La apariencia engaña y el comportamiento parecieraser'toñlado-"¿omójaúnica medida. Esta

fun-

dadas en una larga experiencia psiquiátrica no son

ilusión deriva del hecho que tales conclusiones

Es tas indu cc i o ne s

sile n -

¿ -l\ ! ill i ü g ~ ~ ! ~L q Y , t }(2Q! . j ~ ! 0 < f e psic Q p ªtQ lo-

abierto de alguna manera?

Sí igua--

éon-ú~gistro dedatosempíri-

distante,

la pregunta debe- Si concebimos,

Íamos "experiencia" cos desde una posición

ría ser respondida afirmativamente.

en cambio, el concepto de experiencia en psicopa-

tología de manera más amplia, a sab e r , incluyendo

e r i r a to " c ' on - el - p a - C ieii l e '- ~ ~ ¡ 1 0

de;; sino ta¿]6 i é Í 1 la

tonces podremos '

tas registrables, estamos haciendo la experiencia

del "Roder-comportar-se"

s

o l cna ' ' ' e x periencia

con

"experiencia

1)" - , en-

ecir que, más allá de las c o nduc-

( ó' I i ó -poder ) de ul1 _ s,er

h l i =-' ,- ----

Esto dirige la atención sobre 'la: relación preobjetiva

frente- hacia otra determina c ión

~~_ ~tra e sp e d a Hdad,

- a través de reflexionar con lo que nos hace

del objeto , de

modo

rivaÍ de la

en cierto

anterior, cual es la perturbación de la comunica -

ción , Est 7 - par~d ¡ gn~ ~ q~lc'- rü ' é - - - ¡ ñ troc ! íJ dd o ' l J Or '

.

_ " "

•.•

'.

,

Sullivan (1954) en la psiquiatría

norteamerica-

na, ha marcado esencialmente

de la

psiquiatría

trado resonancia en la psiquiatría alemana, vincu-

lada de por sí a tradiciones

zel 1977, 1978, 1 2 81 ,

~ 5?~lsci ~ nte

del

cual elpaciente se _ encuentra, se elevó ' a

rfa de "Psicopatologfa interaccional" . A ella le co- rresponde u ñ pa pel dcc í sivoef e l é'áhima Ha c i a t i na psíc ó patologja dinámica.

~ _ o l ~ r. a .r~ . I~ ~~ón m é dTc o - ; á c le¡ y ue-

la moderna inves-

tigación sobre familia, así com o la totalidad

social y en los últimos años ha encon-

más antiguas (Glat-

e

a reflexión

dent r o

la c atego -

, go " soore todo el contextosituativo,"

Pero se ~L ~ ~~,

ªgeraq . 9 _, el querer atribuir todo

hecho psicopatol ó gico

n i caHva, leildéñcia qué'

( da

a una perturbación c o rnu-

Iambién se' p é rcil i é insinua-

en la obra de D. WYSS (1976) , Casi no existe

un hecho psicopatológico

no conduzca a una perturbación cornunicativa.

que en algún momento

\

1 Empero, es muy diferente si la perturbación

de la

,1 comunicación

es sólo secundaria

(como en el caso

, de una lesión

orgánico-cerebral)

o si constituye

el

núcleo mismo

de la enfermedad , como ocurre en

el

autismo

"Enfermedades de la comunicación "

infantil

= Eggers

ha llegado

a hablar de

(1982)- en la

esquizofrenia

las enfermedades

en cambio, de perturbación

no ser que se considere como tal esa conocida ten-

dencia de los predepresivos

simbióticos. E~ _ n~c~ s,aria una ~~gun , 9a l estricción ,

ciones de la comunicación" circunscribe sólo el

En el caso de

y en muchas n e urosis.

ciclotímicas no podría hablarse,

de la comunicación,

a

a estable c er vínculos

"Perturba-

del cual fi á5i : ía que" p r ecis a r más

e ! ac, ~aJ . I ~ e !! te ,e) objeto de I II

copatología. Orientada

neurosis, esta determinación del objeto de la psico-

patología

llas de la comhnicaci ó n nómenos psicopatológicos

campo, dentro

psiquiatría

y de la psl- .

hacia la esquizofrenia y las

sobre cuáles fa-

fe-

deja abierta la pregunta

han de ser vistas como

y cuáles n o . Porque no

toda perturbación

cornunicativa en el. trato .íÍlter:

p

é rso ñ á l jiiredé interp ! : e J j i r . i e : , - C 9I D

~.

•~•.•

,-~.·r· ~"'

.•~ •

Qhec'io

psicopa-

\

~

'

tológi co

o co rno e l e m e nt o

" pa tó g e n o" .

Tant o

¡ P e f hirbac tón

cornun i cativa " como la "desvi ac i ó n

l a '

conductual"

siado amplio

Esto tendría su ju s tifica c i ó n,

tienen en c o mún

del "obj e to

un concepto d e ma-

de la psi c opatoJog í a" .

sin embargo, si e n lu -

sin

gar de abrir las c o iilp i J ~ yta , s a la esp e culaci ó n

límites, s e aprovechara la oportunidad para delimi-

t ar en nueva forma este o bjeto

pliamente . Y aquí reside e l el e mento

de este nuevo par a digma.

concebido tan arn -

pr o rniso rio

_ ps.icopatología

es UIl O_ d ~ l os antes de nu e str a

desarrollos

e~peciaj¡d;-d, Ella nos t r~ :' S ~1Íte a ve c es la impr e -

sión de encontramos a nt e , el comi e n z o de una

nueva época ,

allá del individuo

ciaciones y las estru c turas sociales

den .

copatolog í a no es vist o c

~ sta n c .a.-d.( } ~ ~t fl1 trr a T I- a - s - i · H t l ~ -,l ¿~

go

.L9 más i.mr-ortan t e es S \ue el o b' eto Oe , la psi-

int e ra c clonal m á s impo

mo eruos

No se trata sólo de extenderse

a las par e jas, los grupos,

.

m ás

las as o -

or

de distinto

ligad o a una ; ; - ; ; ; ' e

~ l e

"~ntre ; -

(Mar c e l, 197 8 ; Kirnura , 1981). L a psi-

copatología pa r e ce transformarse aquf en una patología s oc ial. ¿ Pero c on qué de r echo y - sobre

todo - -

cie n-

tíficamente si una est ~ l !d U r Cl

con qué m é t o d o s

p o dj : e I nos - constata r

.

.s 9 c ; ia L~ ; ; " ll~ t ógt : na "

o ~ ún '_'pito16grc~;'? Igual qu e

investigación del rol pa tó g e n o

mundo y de p e rsonal i dad aparentemente "norm a -

l

conceptual. Es nece -

sario separar ' cuidad o samente las hipótesis fasci -

nantes de los hallazgos s e guros. El partir desde el "p o d er- c o rnp o rtar-se " poild-é"meTür al objeto de la p si co pat ol6 ' g í a

llevar a cabo una clarifica c i ó n

en lo relativ o de e structu r as

a l a de

e s"

(ver más arriba)

es u r gen t e

en este campo

c

orre s -

qu e " si

se toma como punto de partida el comportamien - to como táL" Sin embargo, tampoco esta persp e c -

tiva es completa ; desd e el illó-mento.qüe-:e[J;lverí-

ciar queda . ~n uI ] segundo plano . P Q r ' v l ~ encia¡ en- tendemos la totalidad de las llamadas uncione s

' ~ int r apsí quica s; ' , como quere r , sentir , experimen-

ta r; percibir, imaginar,

En la actualidad existe la tendencia a subordina r

pensar , reflexiona r ,

etc.

tOdas-estáS" f und ones

al c on lportal ~ jen t o, -

9' sea , menos ob -

qUe

a -~é;en e l l as s610 formas de conducta

servables (cuando no pro y ectadas) .

E s ' ciért o

t Qs! s L . Y .Í.vy } Jciares transmitido a través de una con -

ducta, como la conducta e x presiva , el lengu a je y

las acciones, P ero esto no priva al viven ciar de su independencia . La subordinación global del viven-

. ciar al c omport a rse

~ ~ ~

no se justifica

en absoluto

y de la e x -

1975). A

conlleva

periénciá Í Jsic óp a t ol 6 gica (Blankenburg jJ e s a r dc 16s p r o blemas metodológico s

pli c a, ~ § _ gÜ 9 , que

el aplanamiento y a c ortamiento

que ello i m -

_ si g amos- c onsiderando . al

, vivenciar como un proceso aparte , aunque cornple -

- - -- -

. ' J,.

lA ! 'S I C OI'ATOU ) (;J A

cal ifa ( ' l E N C I , 1 /1 / ISJ C A DE L A I' S l QU J A TRJA

J'~~eA1~J

1&1

mentario del comportarse

(Scharfettcr,

1976).

Y-'!q!:!Í vale !~)/!~i~mº que con respecto

al com-

l:>9J:tªP1iento: en ~~?~~!9_,p§!~0p'a~{~!º!Ú!s.h~mos de

! ~~~,~/:nosla~ no-solo con un vivenciar "desviado",

I I sino con menoscabos de] fJ9de,.~vivenci~r. Al rnéd i-

- --

j ,

.

co le interesan

los menoscabos

y no las desviacio-

CW;. Gs peculiaridades

del vivenc¡a¡:fJo so/;-p-ato-

que

(ver

inter-

¡ lOgiCas en cuanto El mo m e nt o

sean.

\ Blan k é nb urg . ¡

1

tales, por más infrecuentes

de lo pático

es decisivo

98 1) y-e ~fe-llo~puede-·-s~r

\ I

i

!

!

¡

pretado

cial exclusivamente.

objeto

pregunta

reemplazar

ni desde

de nuestra

por

ro somático

ciencia

ni desde

lo psico so-

del

a la

frente

Ya en la determinación

y no recién

la ideología,

es que habremos

"mito de la enfermedad"

de

la alternativa

~eneral parte de los posibl e s daño~ y/o limitacioner

--~-~,~.,.~ ,,---~,-_

~ .~,-

"

.'"

7

~ la vida psíquica

sana, Lo d~~i~iYQ

R!HJ\ ~II~-~~ el.

, i

a,- nal i~! ~

dos d~ ,g~~f!~9e!,l.~l poder-vivencíar y -cornportar-

?~.-.,~}'p§§,illmª.ªºy~g~m~rlPsq~b~r

los gra- \1,

se. [Iabrá

que dejar

abierta

la cuestión

de si tales

menbscabos

se -p~;iiJ~n de preferencia

en el viven-

ciar subjetivo

o en aquello

que . los otros

perciben

en el trato con el sujeto afectado) de coger esta escala de posibilid á des

La mejor manera de daño o me-

noscabo

sería por medio

de una "patología

de la

libertad",

metódicamente

elaborada,

tal como

lo

exigiera

el maestro

de

la psiquiatría

francesa

Henry

Ey (1970,

1975,

1977), Un primer

desa-

rrollo

presentado

de tal "patología

recientemente

de la libertad"

lo hemos

en 130nn en el marco de

/

'.

\

i

(Szasz) o "mito social" (Sclnnmclpenning)

por una

un Symposium

germano-francés

(Blankenburg,

perspectiva

libre de prejuicios.

1982).

,

. ~

b 9 s h~!!<!.zg2~d~'-e~<!m~!! p~i~QRªtO!Óg¡~o están

:~. ~~!1stitU.id()SL ~ntonces,

. .d r-vivenciar"

por menos¡;;ª

os del "po-

esta-

de")

IcT-co/11 ortar-se'·'-:-J\i

(o cap;c¡aad)

- oner

el-a~~nto- en el "poder"

.

mos realizando

ción lógica:

bilidad

en ambos

casos hacia la condición

_h_ """ " ": :f -: - ; . ,.t.: 0 =6

. •

.•• .'b . • .

.

¿

la misma

' . r~'

opera-

de posi-

" _

un retornar

.

_ , '

del com ortamiento

y vivencíar humanos

~l ge'neral.

Egt<1 parti.cuL~r

!·e[~.i!,,-~~

f@neJa,

'

subjetivamente

(dentro

del campo vivencial

como

~-e¡-<"'es a?'O"llallar-·se'"

(l3laríké'ilb-i.ii-g, ] 98 i b).

1

~ ~-

n

uen ejemplo

_- - - -

de que es el poder-vivcnciar

se refl e ja

c o i no

f -comportarse

.

lo que

"hallar-se"

y

¡

(estar, sentirse)

a nivel vivcnciales

el ~entjmiento

'¡, (le "biencstar"·

y sus perturba¿¡on¿s:'I~

I}9 t~bl~'én

~ s I :~!1¡;I!larsc" (estar

o sentirse)

y que le otorga

un

¡ lugar especial

dentro

del marco

de las vivencias,

~s

más que su carácter de cercanía en relación al cuer- po, el hecho que contie!1_~.~~!H1)1~SU~!~ ¡ u . t ~xl l~ lif. ¡ l.- da i11diviétllaCc-onc·~~~)ccio ~-·I·a cual sc mide todo

"pod e r-vivcnciar

to de la- inedicina

encuentran

y - co mp o rtar se

" .·'Co-nío en el res-

, 1111)¡ell·'cn la psicopa lo log í a se

el exaI1lCrl-l)bjcnvl)-~y ·cn1'¡¡-lliúsc· subje-

1 /vo· el f ·· lÚ, a f elac iÓ· ¡ · ld c r ' c' cTproe idac.f' ' f u \ ld ~ir TÍ 'ne tal.

Esta relación puede ser taJllbierí-¿lél"t'ip'l~'<~i~:]I:iantc

Con razón s~h~~tªAe~ ! H ~"p'ª!º!ogf~'~ y no de

~ n~ _"psi~ºP~to!ggí,!" g~.J~m~~rtªºPm~, y~ · ~ · ª)Jn cuando los grados de libertad del poder-vivenciar

y -cornportarse"

á~nbi~?_ ~ ~ .I.0p~fq~iSg y d~ \().~()G¡ª!Jp,s preSUPlles-)

tos par~ !a ex.i~t~n~i,!: de u na Iig~rtªd

que buscarlos en lo somático.

abso luto absurdo

de "fisiología

en el campo

cuando Husernan

s~!9 pueden manifestarse

·en el (

r~!'!tjvª !W!)fá

Por eso no resulta en

(1956) habla

la que naturalmente,

y neuroqu ímica.

de la libertad",

de la neurofisiología

representa

a futuro,

L-ª-~º!1(.v~ión

previa

para

sólo una tarea tal ciencia

sería el desarrollo

de una

cierta sensibilidad

más allá de los procesos

condi-

cionantes,

una sensibilidad

que abarque

hasta los

procesos descondicionantes.

Constelaciones

poco

condicionantes

habrán de estar caracterizadas

po?

la existencia

de procesos antagónicos

que se man-

tienen

entre ellos,

en un cierto

equilibrio

y/o que se anulan

!)e~9 ~!l e] cflmpo

de la neuroqu

í mi c a

y de la

neurofisiología

pañales;

de "psicopatologiade

nos e-ncontramos

a este respecto

en

por ello hablaremos

en 16 que sigue sólo '

la libertad",

La falta de una tal psicopatología

la percibimos

(ver

Blanke nburg,

(965).

La complejidad

de

casi dolorosamente

cuando somos preguntados

por

esta red de nexos

entre comportarse,

vivcnciar

y

un tribunal acerca del discernimiento,

la capacidad

hallarse (o sentirse)

ha llevado

a v . Bae yer (1977)

de culpa o de trabajo

de un sujeto sometido

a peri-

a hablar de la "VBE-[jnhcit"

(Unidad

('VII. Desde

taje; pero, más all á de

esto, nosotros

pensamos

que

esta compleja

estrllctllrah~briaque

rc~p¡'!l1-ii\r'~féis

se trata

aqu í de una problemática

fundamental

y

relaciones enrrcpsicopatolog

aras a ' lograr

taílfó la<s1ün~io~;·~~ y · j · ¡ ) ~ ~ · n ~ to ' s ·ps íqu ico s como los

en

ía y somatología

una ¡ ) af%g¡ ' ag é llcr a ' I ' c .IIIC

abarque

-en

general no expresada-

de toda

práctica

psi-

quiátrica,

tienes fundamentales

La psiquiatría

forense

escudándose

elude estas cues-

en maniobras

corporales.

como decir:

tal pregunta

ha sido planteada

en for-

Como

se señaló

al comienzo,

nosotros distingui-

ma inadecuada

o tal pregunta

excede los límites

de

< , rnos entre

una psicopu to logia general

( ¡;

'criro

diAlca.La·

úÍtim<Í nos entrega

iL \. la sintorriatológ-í,C-y-<siñdronúiTü)ogía

y una ~spe- las bases para

clínicas

~sí

(:

I

'~ tomü-p·ará

la~rfosofogía. mientras la psicopato logja

la psicopa to logfa.

si se piensa

pero ello no inválida

la pregunta

Esto último

actual

es, en rigor, cierto,

ciencia,

en el estado

de nuestra

en absoluto la legitimidad

de

corno tal, sino sólo el nivel de desarro-

llo y la auto-comprensión cuanto lo preguntado

mentes

nena pre-cientifico

transformarse

t I 'f" ica. En la práctica

de.

de la psicopatología.

a aquellos

Por funda- en el te, J

,

I

I

pertenece

que sólo pueden

en objeto

cotidiana,

ser des-cubiertos

(y pre-reflexivo),

de una

para luego i

cien- \

reflexión

de la psiquiatr í a no po-

.61Qs:,e§.cap,ilX ~ la pr~gunta I~o~)a libcx,tpcl. Quie-

!

rámoslo

o no estamos

tomando

decisiones en cada

momento

que implican,

con respecto

a cada

pa-

ciente en particular,

una respuesta

a aquellas

pre-

guntas,

aun cuando

no hayan

sido formuladas

ex-

plícitamente.

El problema

empieza

ya cuando

se

gir una orientación

exclusiva

hacia y desde

el ob-

jeto

(en este caso el paciente).

Habrá que suponer

de tres elementos:

mación sub'~a

~ e igen el e.§ acio.~J?L~t)~-,qui-

z.ás lo menos explícito--

más bien la existencia

u~ti-

~

~

- " , , - -,, "

del m éi!.c o) , no~s

(o

(por parte

una cierta o5jétividad

fidelidad

a lo que se muestra).

e eríaUlllbiéll

ponderarse

el pe s o I:elaJiYQ

Q(.u~~~ta,

uno de los tres

ingredientes,

según

cada

caso en' particular.

,!.Jiia

grandes impedimentos,

en-

tal revisión encontrará " i ré otras razones, porque

el Iércercornprmente de

!:~t~_reJación

(lo objetivo,

lo que realnleiite"tii:me

el

paciente)

es del lodo desconocido

para el sujeto

a

plantea la intcriiáéióf

f6á:-aCi¡j"de"Ui1paciente_

Es

explorar.

Ahora

bien,

no se trata

lié qüél.lil:1 Talla

demasiado

estrecho

el espacio '

que 'illeclfa' entre

la

defundamento

racional

subje-

peligrosidad

(para sí mismo y para los

\ivas o la existencia

de

para las decisiones hábitos sancionables

desde

demás) junto

del paciente a la tarea

curativa

y preventiva

del,

el punto

de vista social,

excluyan

la posibilidad

de

médico,

por un lado y el "atropello

a la libertad"

una relación

precisa

con el objeto,

un ser verdade-

individual

por el otro.

Varios grupos de investiga-

ramente motivado

sólo por lo que está allí delante,

dores (Bergrnann

1979, Fengler

y l-engler , 1980)

han demostrado

por med io de la etnometodolog

ía

,

y

que tales decisiones

depen-

del "Frame - analysis", den prioritariarnente

de circunstancias

externas

y

no de la posición

íntima del experto

en cuestión.

Pero no sólo en lo que respecta

a

forzada

es que

la in ternación en la prác-

nos vemos confrontados

la cuestión

de los grados de libertad

tica diaria con

en el porler-vivenciar

y poder-comportarse

de un

paciente. También en la manen! comotratamos

enfermo

por su' grado

Ci'Jlmclo nadie, ni nosotros

teado explícitamente

mos de trato no nos estamos refiriendo

decisiones que tomamos

que

al

ésEl ii 10s 'rcspo'nd¡~ndo' ya a la pregunta

de libertad

y respousab

mismos, hayamos

ilidad , aun

plan-

la pregunta.

Y cuanclo habla-

con respecto

a

sólo a las' él o a lo

sino también

a la comunicación

le decimos,

no-verbal:

expresión,

I

mirada,

tipo de gestos,

tono

al

hablar,

cte. En el trato diario con el enfermo

men-

talo el illlpcclwo'esta6Ié¿cill<1s:jlíñi,()

iic}sologkó ()tra 'ésÍ3ccíé d é "dbgnóstico"

fiéré alpoder-vivenciár

ai diagnóstjco

'quese

re-

)' -coiuport arsc y/o ai tipo y

Muchas de las decisiones

la realidad

del objeto,

inluit ivas corresponden

aun cuando

no podamos

a

to-

davía

hacerlas transparentes

por medio

de los mé-

todos

disponibles.

Pero ello 110 nos exime de

la res-

ponsabilidad

de trabajar

en la búsqueda

de

méto-

dos adecuados,

pues no se trata

en ningún

caso de

entregar1e la palabra sólo al intuicionismo v

l labrc-

plOS de desarrollar

fund~!~e:n,l~T ~ci~eJloque'

sólo de la intuición

-ilÓSlTc()s) en este campo

métodos

que sean capaces

ahora

Los errores

n

de

hasta

era objé t o

(d iag-

y la rutina,

han sido mucho'

en el campo

razón

menos osol ógi -

discutidos

co, y esto por la sencilla

que los ocurridos

que no se pod ian

probar.

Esto ha d añado

el prestigio

de la psiqu i.i -

tría entre

los pacientes

J sus [amiliarcs

, pero t am-

b ién 11a comproiu c t

lización

de su tarea,

ido -pieIlSo-

la adecuada

r c a-

No podemos

evitar considerar

los men os cabo s

en Ta-ia:¡ei'l~í(r'¿jen;;3dcr-v hiell c¡~ r'y -co mpo rta rsc

·~~Q~hQ",:~li·ii·-íCIce;ltl;i·~;n~;1 ¡ .~ie b 'i~si¿lu l;í ti í ~ l .Eni~) 5 4

escribiÓ'-iie¡~í'egger

tido de existencia)

que

d ' "ser-;~I~{"

(en el scu-

sería lo -~;¡;leili(Ja1Ie" de la psi-

cuarit ía ( l e sus liiliiiaciones."Pero,

en general,

so-

qu iatr ía. "Ser-ahí" (d a-se in] es uno de los concep-

mos apenas conscientes

de este segÜ!icfó'(flagílbsti-

tos más complejos

de la filosofía

de Heldeggcr.

co,'qüc"siii'ge"dé h"'í-l~i~1"a yi~ jntlli~¡¿n-é¡uc aCOITl-

No entraremos

en la discusión

de esa complejidad,

\Jañan los

hábitos de la práctica psiquiátrica.

Antes

aunque sí mencionaremos que habría argumentos

de poner

él prueba

este diagnóstico

intuitivo

en

en contra

de tal coucept ualiz.ación.

Pero después

cada caso particular, deberíamos

estudiar

mejor el

de

todo

lo expuesto

COI1 anterioridad

nos parece

iproccso

111 ismo de este "d iagnost icar " y tornarlo

IT,

como

una realidad

<lué~;rll1illalldo

en

buena medida

lo CI"e sucede

con el paciente.

Po-

dr

iamos emplear

para ello la perspcct iva et nome-

todológica

y proceder

con

la mayor

neutralidad

legítimo substituir

ali ífP d i " e l

de yerTo ""In e ll,'éíH';le';' ¡;aí:í la p-siquiatríací1

ce¡iC"ié)Jl delos'tnenoscabos

el concepto

de existencia

d e libcrt ad . Con ot ras palabras:

de la libertad

(ser-

se trata

la per-

en el

"podcr-vivenciar'ty

"podeH~l1lpo;·tarse",

Mtis all.i

posible.

No se trata de supo nerle de partida

a tales

de las dos

significaciones

que l leidcgger

asocia

decisiones

("prácticas")

una arbií ruriedad subjeti-

co.~r~~'-:CºI1.cepto de " l o includ ihlc" cabría

asociar

va digna de sanción, C0l110 tampoco

se 'rala de cx i-

con esta

palabra

una diversidad

significativa

aún

L PS ICO I ' A T O U ) (;J , , 1

C (} , ' ,! O ( ' / /: " , \ ' ( ' f / l

n.csu »

rn: /. / 1 f ' S/QU/ / 1 TlU ; 1

lB5

mucho .mayor,

práctica psiqu iauica,

rna sigu ien te:

si es que se incorpora

corno lo demuestra

t amb icn la

el csquc-

LIBERTAD

 

~

LO IN,ELUDIBlX

DE

LA

P S I,

- - -. -

-

-, -

 

QU I¡\TIZI ¡ \

i \ LO CUAL

TODA

AQUELLO, PSICOP ATO CE Rl :' F ERID i \

LOC 1 ¡\" PERMANE-

 

= AQt J ELLO.

I)F S l)E

v l ' IJ\(~I ¡ \

 

LO CUAL

S E ORIENTA

TODA

TEIZ J \PEUTIC i \

AQUELLO

PSIQUIA TRICA

DE LO QUE NO PO,

DEMOS ESCAPAR

AQUELLO

QU1: