De acuerdo con la Convención de Viena de 1969, la declaración contenida en la

1. propuesta por la cual “el consentimiento expresado por la sola firma implica la
obligatoriedad de sus disposiciones”:
Sólo sería vinculante para las partes si
las firmas hubieren correspondido en
ambos casos a los Jefes de Estado o
Gobierno.
Debe tenerse por no escrita en cuanto
que contradice normas del derecho
interno de uno de los Estados
contratantes.
Es válida en cuanto que la firma es un
modo aceptado por dicha Convención
para manifestar el consentimiento en
obligarse por parte de un Estado.
Al no estar receptada como modo de
manifestación del consentimiento por la
Convención, será valida en función de
lo que establezca la CIJ al respecto.
Convierte en nulo al acuerdo en cuanto
que en ningún caso el Estado del Norte
podría apartarse de los procedimientos
previstos por su normativa interna para
la celebración de tratados.

2. Los principios alegados por el Estado del Sur, al ser normas del ius cogens:
Suponen un consenso suficiente sobre su existencia en la comunidad internacional
Son normas generales consuetudinarias
Implican obligaciones erga omnes
El conjunto de todas las demás opciones configura la opción correcta
Forman parte de un Orden Público Internacional

3 Para que los principios alegados por el Estado del Sur puedan ser considerados normas
. consuetudinarias, se requiere:
La convicción de su obligatoriedad, aún cuando su cumplimiento no sea regular y
uniforme en la práctica.
Una práctica uniforme y repetida en el tiempo, que al repetirse origina la
obligatoriedad de su propia repetición.
Una práctica uniforme y repetida en el tiempo, acompañada de su aceptación general
como derecho.
Una aceptación expresa de todos los sujetos del Derecho Internacional a los que habrá
de regir, aún por razones de cortesía u oportunidad.
La existencia previa de un tratado normativo que le sirva de base.

4
En el caso, puede afirmarse que, de acuerdo a la convención de Viena:
.
No existe un tratado internacional porque el mismo no consta en un instrumento único.
Hay un tratado internacional, pero el mismo es nulo ab initio porque medió error en el
consentimiento de uno de los contratantes.
Hay una propuesta de tratado, que puede convertirse en tratado con la ratificación de
ambos estados.
Existe un tratado internacional celebrado de forma simplificada.
Sólo habría un tratado en el caso de que ambas partes asuman voluntariamente las
obligaciones contenidas en el o los instrumentos.

5. El Estado del Centro:
Es un sujeto de Derecho Internacional pero con capacidad limitada por su objeto y
fines.
Es un sujeto de Derecho Internacional sin personalidad jurídica reconocida.
Es un sujeto de Derecho Internacional con capacidad jurídica plena.
No es un órgano ni un sujeto de Derecho Internacional.
Es un órgano de un sujeto de Derecho Internacional.

6. El grupo político opositor al gobierno del Estado del Sur:
Es un órgano de un sujeto de Derecho Internacional.
No es un órgano ni un sujeto de Derecho Internacional.
Es un sujeto de Derecho Internacional con capacidad jurídica plena.
Es un sujeto de Derecho Internacional sin personalidad jurídica reconocida.
Es un sujeto de Derecho Internacional pero con capacidad limitada por su objeto y
fines.

7 Para que la objeción por parte del Estado del Norte a la creación de una costumbre relativa
. al contenido del principio de no intervención sea válida, es necesario que:
Se trate de una costumbre regional, en cuanto que las normas consuetudinarias
generales no admiten excepciones a su aplicación.

Exista al menos otro Estado que haya manifestado su objeción en el mismo sentido.
Se haya conformado una costumbre con un contenido contrario a instancias del Estado
objetor.
Haya una sentencia de un tribunal internacional que declare inaplicable la costumbre
al Estado objetor.
Tal objeción se haya dado en el período de formación de la norma y expresado de un
modo inequívoco y expreso.

La reserva hecha por el Estado del Norte en el Acuerdo Regional del 2005 (y teniendo en
8
cuenta que el mismo no prevé nada al respecto) podría ser válidamente alegada por este
.
Estado:
Sólo si el tratado autorizaba las reservas de manera expresa, lo que no se da en este
caso, por lo que debe tenerse por no hecha.
Si ha sido aceptada al menos por uno de los estados partes y el estado del Sur no ha
realizado una objeción expresa a la misma.
Sólo si ha sido aceptada por todos los demás estados partes.
Sólo si ha sido aceptada por el Estado del Sur.
Siempre que el tratado hubiera entrado en vigor respecto a todos los estados partes.

9 La Organización No Gubernamental “Asociación para la promoción de la Democracia”
. constituida en el Estado del Norte:
Es un sujeto de Derecho Internacional sin personalidad jurídica reconocida.
No es un órgano ni un sujeto de Derecho Internacional.
Es un órgano de un sujeto de Derecho Internacional.
Es un sujeto de Derecho Internacional con capacidad jurídica plena.
Es un sujeto de Derecho Internacional pero con capacidad limitada por su objeto y
fines.

10. La Organización Intergubernamental Cardinal:
Es un sujeto de Derecho Internacional pero con capacidad limitada por su objeto y
fines.
Es un sujeto de Derecho Internacional con capacidad jurídica plena.
Es un sujeto de Derecho Internacional sin personalidad jurídica reconocida.
Es un órgano de un sujeto de Derecho Internacional.
No es un órgano ni un sujeto de Derecho Internacional.

11. La A.G. de la ONU:
No es un órgano ni un sujeto de Derecho Internacional.
Es un sujeto de Derecho Internacional sin personalidad jurídica reconocida.
Es un órgano de un sujeto de Derecho Internacional.
Es un sujeto de Derecho Internacional con capacidad jurídica plena.
Es un sujeto de Derecho Internacional pero con capacidad limitada por su objeto y
fines.

12 El intercambio de notas que se produjo en el caso bajo análisis:
.
Obliga a las partes en cuanto que éstas pautaron que sus efectos jurídicos se
producirían con la sola firma.
Generará obligaciones válidas una vez que el Estado del Norte subsane la nulidad
derivada de la falta de competencia de su órgano.
Obligaría a las partes sólo en el caso de que éstas lo ratifiquen o aprueben mediante
el procedimiento previsto por su normativa interna.
Sólo vale como obligación de celebrar un nuevo acuerdo sobre la misma materia.
No puede generar obligaciones válidas para los Estados contratantes, en cuanto que
no existe un tratado internacional.

13 La falta de acreditación de plenos poderes por el Ministro de Relaciones Exteriores del
. Estado del Norte:
Sólo lo autoriza para representar al Estado si así lo prevé la normativa interna del
mismo.
No afecta la representación del Estado, en cuanto que ésta le corresponde en virtud
de sus funciones.
Afecta su capacidad para manifestar el consentimiento del Estado en obligarse, pero
no la que se necesita para la adopción del texto.
Lo inhabilita para representar al Estado en el plano internacional.
Sólo podría afectar la validez del acuerdo si es alegada por el Estado del Sur como
causal de nulidad.

14 En el caso, la violación a las normas del derecho interno del Estado del Norte en el
. proceso de celebración del tratado:

No puede ser alegada de buena fe por dicho Estado como vicio de su consentimiento
para no obligarse.
Es una causal que habilita la suspensión de los efectos del acuerdo internacional.
Configura un vicio del consentimiento que hace nulo al tratado independientemente
de las circunstancias del caso.
No afecta la validez internacional del tratado, aunque es inoponible al Estado del
Norte en el plano doméstico.
Convierte en nulo el acuerdo por dolo del Estado del Sur, en cuanto éste no puede
pretender desconocer la normativa interna de la otra parte.

15
Los principios del D.I. en los que el Estado del Sur fundamenta su posición:
.
A pesar de su obligatoriedad, no pueden ser aplicados sin que medie en cada caso un
reconocimiento expreso de su aceptación por una norma convencional.
Son una fuente de obligaciones internacionales, en cuanto que constituyen normas
consuetudinarias generales.
No responden al concepto estricto de “fuente formal” del derecho internacional,
aunque pueden ser aplicados por la CIJ de forma supletoria.
Si bien pueden estar consagrados por normas generales de la costumbre
internacional, para ser obligatorios deben ser también receptados por los derechos
internos de los Estados implicados.
No pueden en ningún caso alegarse como fuentes de una obligación internacional en
cuanto que no constituyen una fuente autónoma reconocida por la CIJ.

16 La supuesta falta de intención en obligar a su Estado por parte del Ministro de Relaciones
. Exteriores:
Ninguna de las demás opciones es correcta.
Suspende los efectos jurídicos del acuerdo, a menos que éste sea confirmado
mediante ratificación por el Estado del Norte.
Contraría en el caso el principio de buena fe en la observancia de los tratados que
consagra la Convención de Viena de 1969.
Es una causal de nulidad del acuerdo en cuanto que implica un error que vicia su
consentimiento.
Impide que en el caso se pueda considerar que existe un tratado internacional
celebrado en buena y debida forma.

17 En cuanto a la relación entre el Acuerdo Regional del 2005 (multilateral) y el Acuerdo
. Marco de Cooperación del 2006 (bilateral):
Ninguna de las opciones es correcta.
Prevalece el multilateral por abarcar un mayor número de estados y contemplar una
mayor cantidad de aspectos en su regulación.

Prevalece el acuerdo bilateral por ser posterior y más específico.
Las cláusulas relativas a las actividades en cuestión en ambos tratados son aplicables
y válidas, por lo que sirven para apoyar las respectivas posturas, debiendo la CIJ
resolver teniendo en cuenta los restantes elementos del caso.
Dada la incompatibilidad entre las cláusulas de uno y otro, las mismas se tienen como
no escritas y ninguno de los acuerdos puede ser considerado por ello un argumento
atendible.

18 El acuerdo sobre la competencia de la CIJ, al no haber sido registrado ante la Secretaría
. de la ONU:
Es válido, pero no puede entrar en vigor hasta tanto no se registre.
Es nulo de nulidad relativa.
Entra en vigor pero se suspenden sus efectos hasta su registro.
Es igualmente válido entre las partes.
Sólo es oponible a la parte que incumplió con la obligación de registrar.

19 El argumento del Estado del Norte relativo a las resoluciones de la A.G. de la ONU resulta
. admisible, en cuanto que las mismas:
No son una fuente independiente de Derecho Internacional.
Sólo son excepcionalmente obligatorias cuando se refieren por ejemplo al
presupuesto o a ciertos nombramientos de funcionarios.
Únicamente conllevan una compulsión moral y política para los Estados partes.
El conjunto de todas las demás opciones configura la opción correcta.
Tienen en su mayoría un carácter meramente recomendatorio.

20 En cuanto a la relación entre las normas consuetudinarias y las resoluciones de la A.G. que
. plantea el Estado del Sur, podemos afirmar que:
Las resoluciones de la A.G. deben estar respaldadas por una práctica internacional
posterior para que se consideren fuente de una norma consuetudinaria.
No existe ninguna relación significativa entre ambas, en cuanto que ambas son
fuentes auxiliares del Derecho Internacional, y por ende, ninguna crea normas
jurídicas.
Tanto unas como otras generan obligaciones jurídicas para los Estados, por lo que la
recepción de unas por otras no afecta su validez intrínseca.
Las resoluciones de la A.G. crean automáticamente costumbres, sin necesidad de una
práctica uniforme y acorde posterior por parte de los Estados.
Una costumbre nunca puede ser creada a partir de una resolución de la A.G.

NOTA 95%