1.

Si la demanda se hubiera interpuesto en el año 1985, esta excepción a la
inmunidad de jurisdicción:
Hubiera sido admitida porque con el fallo
Manauta ya se había operado un cambio en la
jurisprudencia de la CSJN, que distinguía entre
actos comerciales y no comerciales.
Podría haber sido admitida ya que no había un
criterio claro en la jurisprudencia respecto a
qué excepciones eran admisibles.
No hubiera podido ser alegada porque las
cuestiones laborales no afectan el orden
público, única excepción admitida por la CSJN
en esos años.
No hubiera sido admitida en cuanto que la
jurisprudencia de la CSJN adhería por entonces
a la tesis de la inmunidad absoluta.
Hubiera sido admitida porque con el fallo
Manauta ya se había operado un cambio en la
jurisprudencia de la CSJN, que distinguía entre
actos comerciales y no comerciales.
Se hubiera de igual modo configurado, ya que la
CSJN ya receptaba por entonces el criterio de
la inmunidad restringida.

2. El Estado Mar Azul puede adoptar en su ZEE:
Todas las medidas que considere pertinentes, incluyendo acciones ejecutivas
contra los buques y penas privativas de la libertad para la tripulación.
Las medidas indispensables para ordenar y coordinar las actividades de los
demás Estados, siempre que éstas no afecten de ningún modo los derechos de
los Estados sin litoral.
Todas las acciones pertinentes para garantizar sus derechos de soberanía en
dicha zona, siempre que no impliquen el uso de la fuerza pública.
Sólo sanciones económicas por violaciones a sus leyes internas, en cuanto
que toda otra medida afectaría la inmunidad de jurisdicción de los demás
Estados.
Todas las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de sus leyes y
reglamentos, incluyendo la visita, inspección y apresamiento de buques.

3.

La jurisdicción penal y civil del Estado Mar Azul respecto del buque y su tripulación
podría ser ejercida:
Siempre que no implique en ninguna circunstancia detener el buque o tomar
medidas cautelares contra éste.

Siempre que el buque hubiere ingresado voluntariamente a sus aguas
interiores o se hubiere detenido en el mar territorial.
Ninguna de las demás opciones es correcta.
Únicamente a requerimiento del capitán del buque o de un agente diplomático
del Estado Sin Costa.
Sólo cuando el buque se encontrara en su mar territorial, caso en el cual no
hay restricciones en el D.I. para su ejercicio.

4.

En el marco del ejercicio del Derecho de paso inocente por parte del buque
pesquero, el Estado Mar Azul:
Puede recomendar el uso de una vía marítima, pero en el caso de que el buque
se aparte de ella, no puede ejercer ninguna acción para impedir su paso.
No puede designar ninguna vía marítima específica, pudiendo el buque circular
libremente por cualquier vía siempre que el paso sea inocente.
Puede establecer una vía marítima específica sólo en caso de que se trate de
un buque de propulsión nuclear o que transporte sustancias nocivas.
Puede establecer vías marítimas y modificarlas sin restricciones, en cuanto
que dicha atribución forma parte de sus potestades soberanas.
Puede designar vías marítimas para garantizar la seguridad de la navegación,
siempre que estén indicadas en cartas a las que se les otorgue la debida
publicidad.

5. El gravamen impuesto por el Estado Mar Azul:
Es válido siempre que el mismo haya sido publicado en debida forma.
Sólo sería admisible bajo condición de reciprocidad.
No puede ser impuesto en el caso, porque los Estados Sin Litoral gozan de una
exención.
No puede ser impuesto por el sólo hecho del paso del buque por su mar
territorial.
Es válido siempre que no se imponga de modo discriminatorio.

6.

La actividad científica que el Estado Sin Costa habría realizado en la ZEE del
Estado Mar Azul:
Está permitida aún autorización de este último en cuanto que todos los
Estados tienen un derecho inalienable a desarrollar actividades de este tipo en
todos los mares.

Al no estar contemplada por la Convemar, su carácter se rige por la costumbre
regional existente a este respecto.
En principio está permitida pero debe sujetarse a las condiciones impuestas
por el Estado ribereño.
Corresponde en principio sólo al Estado ribereño, pero éste puede conceder
permisos para su realización por otros estados.
Está permitida por tratarse de un derecho reconocido por la Convemar a los
Estados Sin litoral y en situación geográfica desventajosa.

7.

La ley 24488 enuncia un criterio general de inmunidad, seguido de un listado de
excepciones a la misma. Esta forma de regular la cuestión:
Se opone a la tendencia adoptada por la mayoría de los países cuando legislan
sobre el tema, que distinguen entre actos de imperio y gestión.
Es una modalidad que fue adoptada por primera vez por la legislación
argentina.
Contradice la evolución del derecho consuetudinario
inmunidad de jurisdicción como excepción.

que

consagra

la

El conjunto de todas las demás opciones configura la opción correcta.
Se corresponde con el criterio adoptado por la nueva Convención de las
Naciones Unidas sobre las inmunidades jurisdiccionales de los Estados y de
sus bienes.

8.

Con relación al alcance ratione personae de la inmunidad de jurisdicción, la
embajada de Sudáfrica:
Puede invocarla siempre que actúe en ejercicio de las prerrogativas de poder
público del Estado.
No puede alegar inmunidad por no ser un órgano del gobierno central.
Tendrá la posibilidad de alegar inmunidad sólo si así lo permite el derecho
interno argentino.
Puede invocar tal inmunidad sin restricción alguna.
Ninguna de las demás opciones es correcta.

9.

La pesca realizada por el buque del Estado Sin Costa, en caso de haberse realizado
en el mar territorial del Estado Mar Azul:
De acuerdo con la Convemar, afectaría el carácter inocente del paso,
cualquiera que sean los fines de la misma.

No afectaría el paso inocente porque corresponde al ejercicio de un derecho
de los Estados sin litoral.
Afecta el paso inocente, porque al tratarse de un buque pesquero se
presume iuris et de iure que la misma tiene un fin comercial.
Al no estar prohibida expresamente por la Convemar, habría que remitirse al
derecho interno de Mar Azul para determinar si la misma se encuentra o no
permitida.
No afectaría el paso inocente, en cuanto que la misma estaba destinada al
consumo de la tripulación.

El Estado Sin Costa, por su condición de Estado sin litoral, tiene derecho a
10. explotar el excedente de los recursos vivos de la ZEE de otro estado, a condición
que:
Se trate de un Estado en vías de desarrollo y el excedente corresponda a un
Estado desarrollado.
No tenga acceso a los recursos vivos de otro Estado.
No sea un Estado de la misma región o subregión del Estado ribereño.
Se sujete a las modalidades y condiciones pautadas por el Estado ribereño.
El conjunto de las demás opciones configura la opción correcta.

11. Respecto a las acciones del Estado Tierra Media, podría afirmarse que:
No pueden generar un derecho a reclamo alguno por parte del Estado Tierra
Baja porque se basa en una norma que se aplica a todos los ciudadanos de
ese país por igual.
Configura claramente una violación al deber de protección que el Estado
Tierra Media debe a todos los extranjeros en virtud del D.I.
Ninguna de las demás opciones es correcta.
Vulneran el estándar mínimo exigido por el D.I. para el trato a los extranjeros
por parte del Estado territorial.
No vulneran ninguna norma de D.I. porque el tratamiento a los extranjeros es
una cuestión exclusiva del derecho interno.

12.

Luego de iniciada la protección diplomática por parte del Estado Tierra Baja, este
Estado:
Puede transar respecto a las prestaciones o indemnizaciones debidas por el
Estado Tierra Media al particular damnificado.

Puede desistir de la misma en cualquier momento en cuanto que obra por un
derecho propio.
No puede desistir de la misma sin incurrir en una violación grave del D.I.
Debe continuar hasta la obtención de una reparación, aunque luego pueda
privar de ella al particular damnificado.
Sólo puede desistir de la acción iniciada si el damnificado lo autoriza a ello.

13.

De acuerdo con la Convemar, la libre navegación que el Estado Sin Costa alega
tener en la ZEE del Estado Mar azul:
Es un derecho reconocido sólo a los Estados sin litoral y en situación
geográfica desventajosa.
No se encuentra entre los derechos reconocidos a los Estados en dicha zona.
Corresponde a todos los Estados, siempre que cumplan con las leyes y
reglamentos del Estado ribereño.
Es un derecho cuyo reconocimiento depende de las costumbres regionales,
pudiendo el Estado ribereño condicionarlo si así lo venía haciendo.
Sólo corresponde en principio al Estado ribereño, por lo que éste puede
restringirla o prohibirla.

14.

Con relación a la zona contigua, el Estado Mar Azul puede, de acuerdo con la
Convemar:
Tomar medidas de fiscalización para prevenir y sancionar infracciones a sus
leyes y reglamentos en su territorio o mar territorial.
Ejercer los mismos derechos que le corresponden en su mar territorial, en
cuanto aquella zona se encuentra comprendida dentro de dicho mar.
Exigirle a los buques el uso de determinadas vías marítimas y otros
dispositivos de separación del tráfico.
Ejercer los mismos derechos que le corresponden en su ZEE, en cuanto que
la zona contigua está constituida por las aguas suprayacentes de la primera.
El conjunto de las demás opciones configura la opción correcta.

15.

Considera Ud. que en el caso, la vía internacional para el ejercicio de la
protección diplomática (Sección C):
Aún no se encuentra abierta porque no se han agotado los recursos internos
por parte del particular damnificado.
Se encuentra abierta porque hay en el caso una denegación tácita de justicia

que hace innecesario agotar los recursos internos.
Sólo estará abierta cuando el Estado Tierra Media le otorgue al damnificado
la posibilidad de un debido proceso legal.
Está expedita en cuanto que no hay ningún requisito exigido por el D.I. para el
ejercicio de la protección diplomática respecto al agotamiento de los
recursos internos.
No se encuentra abierta.

16.

Con relación al paso del buque pesquero del Estado Sin Costa por su mar
territorial, el Estado Mar Azul:
No puede impedirlo en cuanto que el paso es un derecho que corresponde a
los buques de todos los Estados sin restricciones.
Ninguna de las demás opciones es correcta.
No puede impedirlo en el caso, en cuanto que las actividades realizadas por
el buque no afectan el carácter “inocente” de dicho paso.
Puede impedirlo en el caso, en cuanto que el buque realizó actividades que le
hicieron perder al paso, su carácter “inocente”.
Puede ser impedido aún cuando éste no afecte prima facie el orden o la
seguridad del Estado Mar Azul, en cuanto que la jurisdicción del Estado
ribereño sobre su mar territorial es absoluta.

17.

Con relación a la situación jurídica de los extranjeros en el Estado Tierra Media,
es posible afirmar que:
Deben gozar de los mismos derechos civiles y políticos que los nacionales de
Tierra Media.
Gozan de un status jurídico especial que obliga al Estado Tierra Media a
abstenerse de imponerles cualquier tipo de obligación o carga.
Se rigen por las normas del Estado cuya nacionalidad detenten,
independientemente de donde se encuentren.
En principio, corresponde al Estado Tierra Media fijar el régimen al que éstos
estarán sujetos mientras se encuentren bajo su jurisdicción.
El Estado Tierra Media podría limitar sus derechos alegando razones de
seguridad nacional.

18. La presentación del Estado de Sudáfrica:
No implica aceptar en ningún caso la competencia de los tribunales

argentinos.
Debe ser tomada como un caso de renuncia tácita a su inmunidad de
jurisdicción.
Implica la aceptación expresa de la competencia de los tribunales
argentinos.
Ninguna de las demás opciones es correcta.
No es una situación contemplada por la Ley 24488 por lo que su
interpretación judicial varía según las circunstancias del caso.

19. De acuerdo con la ley 24488, la cuestión planteada por la actora en su demanda:
Si bien no encuadra la excepción en el art. 2d, puede ser considerada una
excepción por aplicación del inc. c) del mismo artículo.
Encuadra en la excepción prevista por el art. 2d aún cuando el contrato se
haya celebrado en Chile y la actora sea chilena.
No está reconocida como una excepción a la inmunidad de jurisdicción.
Si bien está reconocida como excepción, no se aplica al caso por no ser la
actora ciudadana argentina.
Sólo encuadraría en la excepción del art. 2d si el contrato se hubiere
celebrado en el país.

En el caso de que la protección diplomática fuera ejercida por el Estado Tierra
20. Alta y el Estado Tierra Media cuestionara ese derecho ¿cómo cree Ud. que fallaría
la CIJ?
Seguiría el criterio de la nacionalidad real y efectiva que exige una conexión
entre el Estado y la persona fundada en diversas circunstancias de hecho.
Le daría la razón al Estado Tierra Alta porque para la protección diplomática
basta que el damnificado tenga su nacionalidad.
Ninguna de las demás opciones es correcta.
No es posible imaginar el sentido del fallo porque no hay criterio alguno del
D.I. relativo a esta cuestión.
Diría que el Estado Tierra Alta no tiene derecho a ejercerla porque Pérez no
es nacional suyo desde que el ius soli prevalece sobre el ius sanguinis.

NOTA 100%