FUENTES E INTERPRETACIÓN

La investigación sobre la vida y mensaje de Jesús depende, en gran parte, de las
fuentes y métodos de interpretación que han llegado hasta nosotros. Ellas nos dicen
cuáles fueron sus palabras y sus obras, además de que nos ayudan a clarificar el
contexto en el que desarrolló su actividad y se proclamó su mensaje. El objetivo de
este apartado es conocer el elenco de las fuentes disponibles y estimar su valor. Se
busca que el alumno conozca la diversidad de fuentes siguiendo la división
tradicional: fuentes clásicas, fuentes judías y fuentes cristianas.
Bibliografía básica: A. RODRÍGUEZ CARMONA, La religión judía. Historia y teología, BAC,
Madrid 2001; F. MARTÍNEZ FRESNEDA, Jesús de Nazaret, Espigas, Murcia 2007; P.
VIELHAUER, Historia de la literatura cristiana primitiva, Sígueme, Salamanca 1991, p. 637720; A. DE SANTOS OTERO, Los evangelios apócrifos, BAC, Madrid 1999.

1. LA CUESTIÓN METODOLÓGICA
La cuestión sobre los métodos ha avanzado con el paso del tiempo, se ha desarrollado
una nueva visión respecto a la colaboración entre la teología y la historia en la interpretación
de la Sagrada Escritura. Como es bien sabido, el método histórico es y sigue siendo una
dimensión del trabajo exegético a la que no se puede renunciar, ya que la fe bíblica se refiere
a hechos reales: «El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros» (Jn 1,14). Si dejamos de
lado la historia, la fe cristiana como tal desaparece o se convierte en un mito cósmico
semejante a los de las culturas vecinas. Así pues, si la historia forma parte esencial de la fe
cristiana en este sentido, ésta debe afrontar el método histórico. La fe misma lo exige.
Con todo, debemos ser claros, eso no quiere decir que como método agote el cometido
de interpretación de la Biblia, ya que para quien la considera inspirada por Dios, hay mucho
más que una simple historia: es una historia de salvación. Por lo mismo, es importante
reconocer los límites del método histórico-crítico:


Su primer límite consiste en que, por su misma naturaleza, intenta conocer y entender
con la mayor exactitud posible el pasado. Es cierto que se pueden vislumbrar algunos
puntos de contacto con el presente, pero no puede hacer de ella una historia actual.
En segundo lugar, debe tratar las palabras ante las que se encuentra como palabras
humanas. Pero, para el creyente, las palabras tienen lo que Ratzinger llama un «valor
añadido»1 que nos permite encontrar en ellas una Palabra de Dios.
Por último, todo intento de conocer el pasado debe ser consciente de que no puede superar
el nivel de hipótesis, quizás sí, algunas con un alto grado de probabilidad, pero en general
hemos de ser conscientes del límite de nuestras certezas.

A partir de esta última observación se ha desarrollado un método de exégesis que se
propone complementar la lectura histórico-crítica de los diversos textos bíblicos desde una
1

J. RATZINGER, Jesús de Nazaret. Primera parte: Desde el Bautismo a la Transfiguración, Librería
Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano, 2007, p. 7.

tal como se las entendía en su lugar y en su momento. es posible que algún funcionario las haya hecho. en las cuales los cristianos reseñan -más o menos. podía ser consciente. Habla en una comunidad viva y por tanto en un movimiento histórico vivo que ni él ni la colectividad han construido. Joseph Ratzinger escribe: «La interpretación histórico-crítica del texto trata de averiguar el sentido original exacto de las palabras. El Concilio añade que se han de tener muy en cuenta también la Tradición viva de toda la Iglesia y la analogía de la fe.se ha de tener presente que toda palabra humana de cierto peso encierra en sí un relieve mayor de lo que el autor. 8. o incluso a que ni siquiera se llegaron a escribir. Primera parte. RATZINGER. que trasciende su instante histórico.1 Las actas de Pilatos Lo primero que llama la atención cuando estudiamos el proceso jurídico realizado en contra de Jesús es que no hay ningún documento oficial que guardara la memoria de los hechos. Jesús de Nazaret. este pueblo se sabe guiado y llamado por Dios a través de esa Escritura. más aún. lo sabemos. pero el caso es que no han llegado hasta nosotros. En todo caso. Un buen ejemplo de esta conciencia son las actas de los mártires. Dei Verbum destacado este aspecto como un principio fundamental de la exégesis: quien quiera entender la Escritura en el espíritu en que ha sido escrita debe considerar el contenido y la unidad de toda ella. a que las hicieron en un material de corta duración. En realidad. nuevas experiencias y nuevos sufrimientos. La exégesis moderna ha mostrado que las palabras transmitidas en la Biblia se convierten en Escritura a través de un proceso de relecturas cada vez nuevas: los textos antiguos se retoman en una situación nueva. habla a partir de una historia común en la que está inmerso y en la cual están ya silenciosamente presentes las posibilidades de su futuro. Pero -prescindiendo de la certeza sólo relativa de tales reconstrucciones. leídos y entendidos de manera nueva. y más aún si sabemos que era costumbre entre los romanos hacer reportes oficiales de todos los procedimientos judiciales y administrativos. DV 12). Ahora bien.perspectiva teológica.el proceso seguido contra ellos. En cada relectura la Escritura se abre al desafío de situaciones nuevas. LAS FUENTES CLÁSICAS 2. en su momento. 2. En este punto podemos intuir también desde una perspectiva histórica. sino que forman parte del pueblo de Dios. Esto es bueno e importante. el autor no habla simplemente por sí mismo y para sí mismo. encerrado en sí mismo. los libros de la Sagrada Escritura no son simple literatura. lo que significa inspiración: el autor no habla como un sujeto privado. las Actas de Pilato serían una relación de los hechos llevados a cabo por el procurador y conservados probablemente en los archivos del Imperio. La Escritura ha surgido desde la experiencia del pueblo de Dios. Y. de su camino posterior. Este valor añadido intrínseco de la palabra. 2 J. los libros de la Escritura remiten a tres sujetos: al autor o grupo de autores a los que debemos un libro de la Escritura. resulta más válido todavía para las palabras que han madurado en el proceso de la historia de la fe. las correlaciones internas de la fe (cf. sino en el que actúa una fuerza directriz superior»2. . Con ellas. En el caso de Jesús. quizás debido a que se perdieron. Pero estos autores no son escritores autónomos en el sentido moderno del término. por así decirlo. p.

TERTULIANO. Madrid 1982. y que por eso Claudio detuvo el acrecentamiento del cristianismo en Roma. 186. Hch 18. desde Julio César hasta su época. 4. 2. Lo mismo parece indicar Tertuliano en su Apología (año 197): «Todas estas cosas acerca de Cristo se las comunicó Pilato. San Justino da por hecho que existía un reporte del juicio hecho a Jesús.org/website/index. Gredos. 2. Pero de acuerdo a Francisco Martínez Fresneda. 24. las biografías de los primeros doce emperadores7. Apologeticum. los cuales instigados por Chrestus no cesaban en su agitación»8. Las opiniones al respecto son muy dispares. Se sabe poco de su biografía. y luego. Al parecer. Edición de R. Podéis comprobarlo por las actas redactadas en tiempo de Poncio Pilato»3. Texto tomado de http://www. SÁNCHEZ SALOR. alrededor del año 120 dC. pues en su Primera Apología a Antonino Pío dice: «Lo de que taladraron mis manos y mis pies significa los clavos que traspasaron en la cruz pies y manos. VII. p. y murió después del año 126 dC. cristiano ya en su conciencia. Y después de crucificarle. En la parte que narra la relación de Claudio con los judíos. AGUDO CUBAS.En el siglo II. Se puede encontrar en la edición crítica de D. Ibid. RUIZ BUENO. En ese tiempo Nerón era emperador. Edición de E. Se cree que la confusión pueda ser porque el copista le nombra como Chrestos (bueno) en vez de Christos (ungido). 3. en la misma obra dice: «Y todo esto lo hizo Cristo. 1-3) y Orosio9.2 Suetonio El historiador Gayo Suetonio Tranquilo6 escribió. 35. en año 54.. el noveno del reinado del emperador Claudio. Gredos. los que le crucificaron echaron suertes sobre sus vestiduras y se las repartieron entre sí. hay dos datos que indican que más bien se refiere a Cristo: en primer lugar. pero al morir el emperador. Cf. 48. 21. BAC. 15. Esta noticia la confirman los Hechos de los Apóstoles (cf. Lo que es importante.conocereisdeverdad. en ese tiempo existió un tal Chrestos que capitanea la sublevación contra Roma. Historias. sólo se explica por causas religiosas.3 Tácito Cornelio Tácito nace en el año 56 o 57 y muere en el 11811. 3 4 5 6 7 8 9 10 11 S. En el año 64 hubo un incendio en Roma que destruyó gran parte de la ciudad. Otra opinión parece afirmar que el origen del conflicto fue una controversia entre judíos y cristianos en torno a la persona de Cristo. 7-9. Padres apologetas griegos. Primera Apología. Algunos creen que la causa de esta tensión puede tener su origen en un agitador llamado Cresto10. es el dato que nos dice que ya en la década de los 40 dC existe en Roma una presencia cristiana muy activa. 25. SUETONIO. dice que el emperador «expulsó a los judíos de Roma. el edicto fue olvidado y judíos y cristianos regresaron a Roma. Posiblemente nació en Hipona hacia el año 70 o 71 dC. al César Tiberio»5. (2 tomos). . JUSTINO. Más adelante. podéis comprobarlo por las actas redactadas en tiempo de Poncio Pilato»4. no consta que la expulsión de los judíos fuera por motivos políticos. 6. Ibid. y se dice que ocurrió alrededor del año 49. M. La mayoría de las referencias provienen de la correspondencia que mantuvo con Plinio el Joven y de sus propias obras.php?id= 1338 (28 de septiembre de 2013). OROSIO. no aparece este nombre en los epitafios de las catacumbas judías de Roma. Madrid 1992. Vidas de los doce Césares. Madrid 1954.

Nerón. Allí critica severamente a Nerón.4 Plinio el joven Contemporáneo de Tácito y Suetonio. p. época o entorno cultural para manifestar sus pensamientos y sentimientos. sino también por la ciudad. aborrecidos por sus ignominias. donde se dice que no se debe perseguir a los cristianos a no ser que hayan cometido un delito contemplado en las leyes y que se debe castigar a los delatores falsos. conocido por su Historia Natural y por la descripción de la erupción del Vesubio en el año 79 dC. (trad. que contiene su correspondencia con el Emperador Trajano (98-117). Historia Eclesiástica. Lettres (t. irrumpía de nuevo no sólo por Judea. 16. p. Paris 1972. 2. No es de extrañar que también le haya consultado en el caso de las quejas contra los cristianos de Bitinia. El interés de estas frases radica en que al hablar de Jesús no transmite rumores inciertos. 73-75. 1-3. este historiador es conocido como el hombre de las cartas por haberse distinguido en ese género literario14. 211-212. se conservan diez libros de cartas de Plinio el joven. pero de los cristianos dice: «El caso fue que se empezó por detener a los que confesaban abiertamente su fe. DURRY (ED). Madrid 1986. cometer acciones contra le ley y perturbar el orden público. Plinio les propone rendir culto a los dioses oficiales y al emperador y renegar de Cristo. bajo el cargo de desestabilización de la sociedad. Actualmente. 96-97. Epistola. y luego. PLINIO EL JOVEN. sino una opinión que considera segura y bien informada. 244-245. Al prohibir sus reuniones. IV. a una ingente multitud. Se le llama el joven para distinguirlo de su tío. L. X). MORALEJA). Gredos. de los cuales nos interesa solamente el último. Este hecho es corroborado por Suetonio. y se sabe que con frecuencia consultaba al Emperador sobre diversas cuestiones. Eusebio de Cesarea aporta dos cartas que envía el Emperador Adriano al procónsul Minucio Fundano en el año 125. p. afirma que los cristianos se defendieron diciendo «que toda su culpa y error consistía en reunirse en un día fijo antes del amanecer y cantar alternándose un himno a Cristo como si fuera a un dios»15. Para que los cristianos abandonen su fe. la execrable superstición. En consecuencia. p. Cristo. Tácito parece indicar que luego del siniestro. En el año 111 dC Plinio fue enviado como delegado imperial en Bitinia (hoy Turquía). La obra de Tácito trata de la historia de Roma entre 14 y el 68 dC. . origen del mal. SUETONIO. 1-3. para construir una nueva Roma.y se decía que el incendio había sido provocado por él. 12 13 14 15 TÁCITO. Vida de los doce Césares. por denuncia de aquellos. momentáneamente reprimida. un tipo de gentes adictos a lo extraño y dados a la superstición»13. Por género literario entendemos una forma de expresión propia de una determinada persona. Nerón presentó como culpables y sometió a los más rebuscados tormentos a los que el vulgo llamaba cristianos. Nerón buscó culpables y los encontró en los cristianos: «Mas ni con los remedios humanos ni con las larguezas del príncipe o con los cultos expiatorios perdía fuerza la creencia infamante de que el incendio había sido ordenado. quien escribe: «Un castigo fue infringido a los cristianos. 44. Anales 15. X. posiblemente en un delirio de grandeza. Anales. 1-3. para acabar con los rumores. Cf. 9. EUSEBIO DE CESAREA. lugar en el que de todas partes confluyen y donde se cometen toda clase de atrocidades y vergüenzas»12. En ella aparecen las tres acusaciones que se suelen hacer contra ellos: pertenecer a una religión prohibida. 44. 2. Hay quienes lo definen como el estilo global de un texto. la forma que tiene en función de su finalidad. 245. Aquel de quien tomaban nombre. y resultaron convictos no tanto de la acusación del incendio cuanto de odio al género humano». Plinio el viejo. J. en M. había sido ejecutado en el reinado de Tiberio por el procurador Poncio Pilato. Université de France.

escribió una obra titulada Historia del Mundo Oriental. 11. Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un mismo espíritu. a la fracción del pan y a las oraciones […] Todos los creyentes vivían unidos y tenían todo en común. sabe que Cristo es adorado como Dios. a la comunión. 2. pero aclara que eso sería imposible debido a que la crucifixión ocurrió en tiempo de luna llena. Martínez Fresneda propone el año 200. Plinio tiene un buen conocimiento del cristianismo. fue ejecución en cruz en Palestina.. 42-47). DE SAMOSATA. Aunque era Sirio. p. y no porque Plinio fuera creyente. L. su primer legislador les convenció de que todos eran hermanos y así tan pronto como incurren en este delito reniegan de los dioses griegos y en cambio adoran a aquel sofista crucificado y viven de acuerdo con sus preceptos»16. Obras. en J. Sin embargo Julio Africano. le considera como legislador y funda la fraternidad cristiana. de la cual se conservan solamente algunos fragmentos. de aquel a quien el hombre sigue adorando. 255-257. partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón. 2. Esta Historia desapareció. que termina adhiriéndose a las creencias de la India e inmolándose poco después de los juegos olímpicos del año 165. Madrid 1990.. un filósofo cínico. Este texto nos ofrece cuatro datos sobre Jesús: es venerado al estilo de un dios.] Además. y por tanto se reúnen para dale culto.13. De Jesús dice: «Después. narra el proceso de conversión al cristianismo y posterior apostasía de Proteo. Como vemos. Esta carta de Plinio sería el primer testimonio pagano que habla de la divinidad de Cristo. Sobre la muerte de Peregrino. En resumen: son pocos los datos sobre la vida de Jesús que se pueden extraer de los autores que hemos estudiado: fue crucificado en Jerusalén en tiempos de Poncio Pilato. cuando no pudo haber ocurrido eclipse.6 Luciano de Samosata Nació en el año 125 y murió después del 180. En su libro Sobre la muerte de un Peregrino. por cierto. en los cuales cita a Talus diciendo que en el libro III de su Historia explica la oscuridad que acompañaron a la crucifixión de Cristo como debida a un eclipse solar. .5 Talus Samaritano de nacimiento. según la necesidad de cada uno. Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo.El dato resulta interesante porque Plinio lo recoge de los mismos cristianos que en los interrogatorios indican el tipo de culto que mantienen en torno a Jesús: «Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles. escritor nacido en Jerusalén a principios del siglo III. escribió una Cronología de la Historia del Mundo. sino porque se informó del proceder y de la doctrina de los cristianos. que fue crucificado en Palestina por haber introducido esta nueva religión en la vida de los hombres [. vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos. es 16 Cf. El Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar» (Hch 2. ZARAGOZA BOTELLA. Gredos. que narra el acontecer desde la guerra de Troya hasta sus días. como escritor se expresó en lengua griega.

son indirectas. quizás como tantas otras que había en el Imperio provenientes del Medio Oriente. las noticias que nos aportan los historiadores de la época. El cristianismo es visto como una religión supersticiosa. aunque muy pronto se les distingue. los historiadores hablan de los cristianos. la única verdadera para los ciudadanos romanos. Así. pues más que referirse a Cristo. . de quienes tienen una imagen más bien desfavorable: opinan que es una gente no grata al Imperio y.fundador de un movimiento muy activo en Roma en la primera mitad del siglo I. y a ella comparan la fe cristiana. los equiparan a la población judía que inmigró hacia Roma. Los autores sólo admiten la religión oficial. en un primer momento.