Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito

Ricardo Ros
La fórmula matemática del éxito
Consigue tu sueño antes de un año

E= [ (I+A2) (P*F) ]D

Este eBook vale 3 Euros

1

Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito

La reproducción total o parcial de este eBook en forma idéntica o modificada por cualquier medio mecánico o
electrónico, incluyendo fotocopia, grabación o cualquier sistema de almacenamiento y recuperación de
información no autorizada por los editores, viola derechos reservados. Cualquier utilización debe ser previamente solicitada.

© 2012, Ricardo Ros - Todos los derechos reservados
Edita: Trace Comunication, S.L.
Apartado de Correos 385, 31080 Pamplona (España)
informacion@pnlnet.com
http://www.formuladelexito.com
Foto: Dreamstime
ISBN: 978-84-939560-1-1

2

.................... E= Éxito...............................................74 3 ............69 Ricardo Ros...............55 CAPÍTULO 6: F = Flexibilidad.........................34 CAPÍTULO 5: P = Persistencia.........................14 CAPÍTULO 3: I= Idea...........................................................................................................Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Índice CAPÍTULO 1..........................................................................................................................................................................5 CAPÍTULO 2..... Avalancha.......................................................................................................................................................................................................................................................................................................61 CAPÍTULO 7: D = Diversión............................24 CAPÍTULO 4: A2 = Acción Ahora...................................................................................................................................................................

Mi hermano se tiró sin pestañear.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito CAPÍTULO 1. ¿Cómo agarrar la cuerda sin soltarme? Su voz sonó sobre mi cabeza. a las más altas cimas. El frío me estaba paralizando las articulaciones. cuando tenía cuatro o cinco años. pero si me soltaba de la arista a la que me encontraba adherido por el hielo. Otros niños que estaban subiendo por la 4 . —Agárrese fuerte a la soga. con la inteligencia y el corazón. mis indecisiones. mi salvación dependía de lo que en ese momento hiciera. Avalancha "Asciende. comunícate con las nubes y las aves del cielo. mis dudas infantiles. Aquella cuerda colgaba a solo dos o tres palmos de mi mano derecha. si puedes. En esos momentos. yo tiraré de usted. Recordé aquella vez. el hielo comenzaba a invadir todo mi cuerpo y mi organismo se estaba enfrentando a la situación más terrorífica de mi vida. me di cuenta de que no todo estaba perdido. paséate sobre las crestas nevadas. todos los miedos que yo había arrastrado durante mi vida. pasaron como un rayo por mi cabeza. pero yo me quedé paralizado en lo más alto. Tenía que decidirme. en que me había subido a un tobogán enorme siguiendo a uno de mis her manos mayores. lo más probable es que mi cuerpo cayera al vacío. Para vivir escoge la falda de la montaña" Armando Palacio Valdés Cuando levanté la vista.

Ya nada tenía sentido en mi vida. convencida de que mi trabajo era más importante que ella. paralizado por la indecisión. tiritando.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito escalera me empujaban. yo le sostendré — su voz volvió a sacarme de mis pensamientos. Toda mi vida había estado luchando por llegar a lo alto del tobogán y mi único afán había sido tirarme por aquella rampa metálica. sacudido una y otra vez por el miedo. cansada de verme llegar tarde y estresado. integral. la montaña más alta de México. Mi vida real era puro teatro ante los demás. Mi vida era un infierno. Mejor morir que seguir viviendo. no me lo pensé dos veces. Y yo. poder gritar de placer por haber sabido superar el pánico. sin ningún objetivo. Soñaba con frecuencia con aquel tobogán y me despertaba a media noche sofocado. 5 . Me creía una persona fracasada. no se preocupe. Era hombre muerto. un obstáculo cada media hora. retrocedí. Me levantaba por la mañana. Subir a la cumbre del Citlaltépetl. muerto de miedo. Cuando dos semanas antes mi amigo Jaidh me sugirió la posibilidad de realizar ese viaje. pura apariencia de seguridad. el Pico de Orizaba. en el fondo sabía que yo era un verdadero cobarde. mientras un niño. bajé las escaleras y palidecí de vergüenza. —Agárrese. me gritó "¡cobarde! ¡Cobarde! Aunque toda mi vida había luchado por aparentar lo contrario. Pensé que no tenía nada que perder. Pero yo sabía que ni siquiera en sueños lo había conseguido. Pero nadie lo sabía. podía suponer para mí una forma de alejarme de todos los problemas que me acuciaban. Me acababa de dejar mi mujer. corría durante todo el día de una reunión a otra. mis socios capitalistas ya me habían dado el último aviso y mis subordinados huían despavoridos nada más verme aparecer. Y todo para nada. máscaras vacías. la empresa se estaba hundiendo. un cobarde completo. harta de mis ausencias. convirtiendo mi trabajo en una carrera de obstáculos. en mitad de las escaleras.

Después me hizo casarme. ¿Fríos? Y allí estaba yo. soldado a la roca por el hielo. cerca de ninguna parte. ¿Cómo iba a soltarme? Si lo hacía caería por la canaleta de hielo. Mi mundo estaba lleno de miedo. También fue la única. vivir el miedo más intenso que jamás se pueda sentir. Simplemente suéltese y agarre la cuerda. No le veía. haciendo lo único que había sabido hacer bien durante toda mi vida: sentir el miedo. Estuve trabajando en un restaurante lavando platos. Y yo me encontraba allí. ejecutivo con más futuro de la ciudad. Números. —No piense. me agarró de las orejas y me hizo matricularme en la Universidad. Mi cuerpo y la roca eran una sola cosa unidos por el hielo. por mi bien. fui realmente feliz. a punto de congelarme. Me enamoré de una chica polaca y por primera vez en mi vida fui feliz.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Estaba a 5. Ingeniero más joven de su promoción. Y si no lo hacía. mis decisiones las tomaba siempre basándome en el miedo. agarrado a la roca. 6 . Fríos números.500 metros sobre el nivel del mar. situado en el Estado de Veracruz. en medio de un nevado. marido de la mujer más rica y guapa de la provincia… Eso habría dicho la prensa de mí. Una víctima más del glaciar. con una chica de buena familia a la que nunca quise. No sabía quién me gritaba. o mejor dicho. Mis compañeros habían desaparecido de mi vista tras un enorme alud. En París no tuve miedo. Eso era yo: un número en una estadística. Miedo. allí me quedaría congelado. Yo era miedo. ¿Y a quién le importaría? Un número en una estadística. Los periódicos darían una escueta nota en la página 28: "Alto ejecutivo muere congelado en un volcán". Por supuesto en la misma carrera que había estudiado él.756 metros. Cuando acabó el verano se presentó mi padre en la pensión en la que vivía. que no iría a la Universidad. Cuando cumplí 18 años decidí que dejaba de estudiar. con 5. Me subí a un tren y me fui a París. Solo oía su voz. Y todo por miedo. sin posibilidades de salvación. tratando de escalar el mayor pico de México.

pero sin perder su sonrisa. un refugio de montaña utilizado por algunos escaladores en su ascensión al Citlaltépetl. Y detrás de la cuerda aparecieron unas sandalias. Miré hacia arriba y vi que tenía que subir unos tres metros. ¿No pretenderá que suelte las dos manos? Debe estar loco. Mis ojos se cerraron. 7 . ¿Cómo se atrevía a gritarme? De repente. otra cuerda apareció a mi izquierda. Sin decir palabra. un jersey de colorines y una enorme barba sonriente. ¡Ahora estaba seguro! —Ahora ya puede usted solo. Estábamos dentro de una especie de cabaña. introdujo el codo por la dragonera del primer piolet. Yo le ayudo a subir. y enroscó un tornillo en el hielo. Silencio. Una fogata calentaba el ambiente. Tranquilo. ¿Qué se había creído? A mi no me gritaba nadie. A continuación pasó la cuerda por el tornillo y por mi arnés y desapareció tan rápido como había llegado. aquel extraño hombre clavó primero un piolet en el hielo. un hombre importante. Yo era un personaje. Como pude solté mi mano aterida y comprobé que mi arnés estaba perfectamente enganchado a la cuerda. Miré hacia abajo y un enorme precipicio de hielo y roca se extendía 500 metros hacia el abismo. un segundo piolet al que enganchó una cinta express sobre la que pasó la cuerda que me había lanzado en un primer momento. Entonces fui consciente del verdadero peligro en el que había estado. Cuando desperté. aquella sonrisa volvía a estar allí. un ciudadano respetado. el peligro ya ha pasado— volvió a sonar aquella voz por encima de mi cabeza.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito — ¡Deje de darle vueltas al coco y agarre la cuerda! Aquel hombre seguía gritándome. unos pantalones.

el miedo me ha destrozado la vida— casi grité.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Ya ha pasado todo. Fuera. —¿Qué ha ocurrido?— me atreví a preguntar —La montaña está resfriada y ha soltado un estornudo. mientras echaba otra leña al fuego. Afortunadamente su espíritu de supervivencia le hizo agarrarse a la arista helada. Me dolía todo el cuerpo. Debíamos estar en medio de un terrible vendaval. Menos mal que perdió el conocimiento cuando ya estaba sujeto firmemente al arnés. pensé en lo terrible que es el destino. —Nunca había pasado tanto miedo— dije —El miedo es lo que le ha salvado. como si ya desde el nacimiento todo estuviera programado. si no hubiera tenido miedo ahora estaría muerto— dijo aquel hombre. se oía al viento bramar. En las extremidades. ¿cómo va a salvarme el miedo? El miedo siempre me ha paralizado. Me acercó una taza a los labios. —No le entiendo. caldo caliente. fuerte y sabroso. todos somos responsables de nuestras vidas —dijo. El crepitar de la hoguera proporcionaba un poco de luz. un dolor lacerante me recordó que había estado a punto de congelarme. La nieve le arrastró a usted hasta la grieta. No se preocupe —dijo aquella voz— En cuanto escampe la enorme tormenta que nos está enviando la montaña. Se ha producido una avalancha. los equipos de rescate vendrán a buscarle— Y su sonrisa volvió a envolverlo todo. cubierto de mantas y de pieles de animales. Mientras bebía. El hombre volvió a sonreir. Es como si tuviéramos el camino marcado. —El destino no existe. como si me hubiera leído el pensamiento. ¿Quién era 8 . ¿Cómo podía alguien pensar que el miedo me había beneficiado? Ese hombre debía ser algún loco. Estaba tumbado en una especie de jergón.

pretendía darme lecciones sobre la vida?— Voy a curarle las manos y los pies. Yo era un ejecutivo. me dejé llevar por mis sentimientos. Me sentía completamente agotado. Y mientras aquel hombre me daba masajes en las manos y en los pies. Pero era un lloro de liberación. Todo lo calculaba. palabras para mí desconocidas. todo lo medía. untándolos con una especie de grasa gelatinosa. eso es exactamente lo que hice. No movía un dedo si no tenía muy claro el desenlace o si no me guardaba un as en la manga que me permitiera escaparme en el momento preciso. Con cada espiración salía de mis pulmones. Y ahora estaba llorando. toda la rabia no sentida se fueron haciendo presentes. Con cada inspiración entraba en mis pulmones todo el sufrimiento que había pasado en las últimas horas. Me solté y dejé de pensar. —No piense. Han estado a punto de congelarse y es muy importante que las hagamos entrar en calor. Y por primera vez en mi vida. porque todo lo tenía previamente planificado. Por primera vez en mi vida no luché contra mis sentimientos. —¿Qué me está pasando?— pregunté entre sollozos. en las últimas semanas. un pensador. Y me quedé dormido. Todo el miedo acumulado. En las empresas en las que había trabajado tenía fama de ser una persona que arriesgaba poco. 9 . que sin perder la sonrisa.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito aquel hombre. Por algún motivo que no sé explicar. todo el amor que no había sabido transmitir durante la mayor parte de mi vida. un ser lógico. empezó a cantar una letanía formada por distintos sonidos guturales. pero nunca había tenido la valentía de hacerlo. Yo había tenido ganas de llorar muchas veces. simplemente suéltese— me dijo riendo. Nunca me había dejado llevar por mis emociones. Comencé a llorar. de mi alma. pero que me hicieron respirar profundamente. de apertura. completamente dormido.

—¿Has aprendido cosas gracias a mí? —En este mundo hay dos tipos de personas. Todos los años paso tres semanas aquí arriba. Me incorporé un poco y abrí los ojos. Ha sido una casualidad que estuvieras en ese momento allí. porque necesito llenarme de aire para el resto del año. caliente. Estoy reflexionando para saber qué lección tengo que aprender al haber tenido la oportunidad de encontrarme contigo en esas difíciles circunstancias. —Ningún ser humano es capaz de salvar la vida de otro ser humano— dijo —Tampoco hay casualidades. Mi nuevo amigo echó con un cazo en un plato una mezcla de patatas con puerros y otras verduras y me lo ofreció. Yo soy quien tiene que estarte agradecido por la gran oportunidad de aprendizaje sobre mí mismo que has puesto a mi disposición.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Me llamo Quetzalcoatl —dijo aquella voz tan conocida ya para mi— Ha dormido durante diez horas seguidas. El ambiente era denso. que no me salía de forma espontánea. Estábamos en el interior de una cabaña hecha de madera. 10 . El suelo estaba completamente cubierto de paja. tratando de esbozar una sonrisa. —Realmente me hace falta comer algo. Junto a dos de las paredes había dos jergones. sobre el que hervía un puchero. En la tercera pared había una especie de fogón de leña. Sin decir palabra. Es necesario que se hidrate y que coma algo. Olía a puerros. Yo procuro sacar enseñanzas personales de todo lo que me ocurre. Olía muy bien. los que aprenden de lo que les ocurre y aquellos que dejan pasar esa oportunidad. Como todos los años en estas fechas he subido a la montaña a ponerme en comunicación con la naturaleza. gracias —dije. me comí aquel plato de puerros y cuando acabé le dije tuteándole —¡Gracias!. Me has salvado la vida. Una estantería con latas y distintos alimentos se apilaban junto a la puerta.

por ser una persona de éxito. en vez del verbo ser. Le expliqué cómo durante toda mi vida yo había luchado por tener éxito. Si dices que "eres" un fracasado estás diciendo que el fracaso forma parte de tu identidad. En nuestra lengua mezclamos esas dos acepciones. Entonces entendí lo que me quería decir. Y el fracaso no forma parte de tu identidad. Y… —Usa un verbo de acción. y cómo ahora. —Me llamo Max Pinton. —¿A qué te dedicas profesionalmente. El uso del verbo ser nos lleva a realizar afirmaciones generales que no tienen demasiada relación con la realidad. Si usaba el verbo ser para hablar de algo que me había pasado. a mis casi cuarenta años. Y soy un fracasado. Si empleaba un verbo de acción. —Mi nombre es Max Pinton. Me gustaría que volvieras a hablarme de tu fracaso. —Hay que prestar atención al lenguaje que utilizamos. —No sé cómo hacerlo —dije confuso. —Vuelve a decirme el mismo concepto pero sin utilizar el verbo ser. entonces estaba extendiendo ese hecho concreto a toda mi identidad como persona. —Mi nombre es Max Pinton. El verbo ser sirve para hablar de la identidad o de un atributo. y he fracasado en mis negocios y con mi pareja. Quetzalcoatl? —me atreví a preguntar. —Cuando alguien dice "Juan es tímido" —continuó— le está atribuyendo a Juan una cualidad que lo define como persona. pero sin utilizar el verbo "ser". entonces tenía que delimitar mi fracaso a una parcela de mi vida. mi empresa era un fiasco y mi vida amorosa un infierno.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Aprendo por la experiencia. mordiéndome la lengua y rectificando mi primera for11 .

acabas de decirme que no hay que emplear el verbo ser cuando no hablamos de nuestra identidad. Quetzalcoatl escribió en un papel: E= [ (I+A2) (P*F) ]D 12 . no hablo de lo que otros me han transmitido. Soy maestro. Si aplicas la fór mula que te voy a dar. un momento. que era ¿Qué eres profesionalmente? —Soy maestro. La fórmula del éxito es sencilla. Pero la mayor parte de la gente la complica. social o profesional.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito mulación mental. Te voy a dar la fórmula del éxito. si quieres. aunque trabajo en otras cosas. tienes el éxito asegurado en cualquier aspecto de tu vida personal. familiar. —Es que te estoy hablando de mi identidad. Puedo enseñarte a conseguir el éxito. —Eh. Soy maestro porque hablo de mi propia experiencia.

E= Éxito "Cuantas más bellezas descubramos por doquiera en la naturaleza. Pero son unos grandes fracasados. 13 . en el trabajo y en el mundo externo. con ingenio. más nos acercaremos al goce de la felicidad" James Freeman Clarke "La felicidad es el precio de la audacia" Lope de Vega E E= [ (I+A2) (P*F) ]D Fuera de la cabaña se oía a la montaña temblar. Estaba anocheciendo. Todas están firmemente convencidas de que si pudieran. su vida sería un paraíso. en el hombre. Ensordecedores truenos cortaban durante algunos segundos nuestra conversación.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito CAPÍTULO 2. en el niño. Los rayos penetraban como ladrones en la oscuridad. Muchas consideran que su vida podría ser realmente mejor. Algunas quieren salir de una situación negativa. iluminando a mi interlocutor de forma fugaz. —Hay muchas personas que tienen grandes ideas —comenzó mi amigo— Son personas creativas. Hay otras que sueñan con un futuro mejor.

haz un primer experimento. Pero esta idea tiene que estar acompañada de acción. —Tienes razón —dije. aisladas. Ideas sin acción son gratis. Ideas con acción llevan al éxito. un programa. Quetzalcoatl se levantó y echó un par de leños al fuego. Era verdad. La resina empezó a crujir. Quetzalcoatl siguió —Para que las ideas tengan un sentido. de sus sueños. un proyecto. Ideas con acción tienen un precio. pero vacía de realidades. Las ideas están solo en la mente y la mente está llena de sueños. Necesitamos. no sirven para nada —continuó —Las ideas son gratis. un sueño. Ideas. un esbozo.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Queremos ser triunfadores y nos quedamos en el intento— dije. mientras cerraba los ojos. entérate de qué otras cosas se han hecho anteriormente. Ideas sin acción llevan al fracaso. para que las ideas empiecen a tener razón de ser. vacío. de sus proyectos. por lo tanto. —He oído a muchas personas mayores hablar amargamente de sus ideas de juventud. Solo humo. pero empieza. La acción tiene un precio alto. Una ilusión. es cara. Toda mi vida había estado llena de grandes ideas para el futuro. Y la acción cuesta. pregunta a expertos. —¿Por dónde empezar?—pregunté —¿Por dónde empezar? Empieza por cualquier sitio. Elabora más la idea. —Así es. de la frustración que experimentan por no haber sabido llevar sus ideas a buen puerto. cualquier idea. necesitan estar acompañadas de un ingrediente esencial: la ACCIÓN. Tampoco sirven para nada. una idea. no es barata. de todo aquello que nunca consiguieron. Las ideas no sirven para nada. un plan. Las ideas se las lleva el viento. busca más información. humo. Haz algo. no cuestan nada. —Las ideas. Hubo un momento de silencio. un prototipo. No te que14 . Son solo ideas.

ya estás mucho más cerca del éxito. dije. Todos conocemos a personas que son famosas y no se puede decir que hayan tenido éxito en la vida. que no saben qué hacer con él y son unos desgraciados. El éxito no es tener muchísimo dinero. Actuar. como los niños. al fracaso. Empieza a caminar. quieren una cosa. Conozco a personas que tienen tanto dinero. Mi vida está rodeada de ese tipo de personas. accionar. — ¿Qué es el éxito? —El éxito es conseguir aquello que nos hemos propuesto. Si no das ese primer paso. activar nuestros recursos nos lleva al triunfo.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito des quieto. Cuando das el primer paso. empieza a actuar. En vez de contestar a su pregunta. —Hoy puedes empezar. Fracasar o triunfar depende de una pequeña decisión: ACTUAR. apoyando con la cita su argumento— "muchas personas. —Como decía Ortega y Gasset —me atreví a comentar. No hacerlo nos lleva a la desilusión. ¿Qué vas a hacer? Me quedé pensando. —El éxito no es ser famoso. Quizás sea más sencillo si empiezo a decirte qué no es el éxito. lo más probable es que estés mucho más cerca del fracaso. ¿Qué podía hacer? Estaba malherido a muchos kilómetros de la civilización. pero no sus consecuencias" —Tiene razón Ortega y Gasset. salir en la TV. —Yo también los conozco. me atreví a preguntar. ser conocido. No podía hacer nada. —Lo veo claro. sin fuerzas y Quetzalcoatl me preguntaba qué iba a hacer. es alcanzar nuestras metas y ser felices. —¿El éxito es tener suerte? —pregunté 15 .

Tener éxito es pasear y disfrutar de una tarde de campo. si no corrijo mis decisiones erróneas. La noche se había adueñado del ambiente. Tendré mala suerte si no aprovecho oportunidades. grande o pequeño. 16 . no del azar. —Así es. ¿se puede tener éxito sin tener suerte? —Yo creo que es al revés. volviendo a abrir los ojos. la buena o la mala suerte. »Tener éxito es conseguir pasar unas maravillosas vacaciones. —Éxito es conseguir aquello que nos propongamos. Nosotros somos dueños de nuestras propias decisiones y a la consecuencia de esas decisiones se le llama buena o mala suerte. —dijo Quetzalcoatl —no se puede tener éxito si viene como consecuencia de la suerte. Tener éxito es convertirnos en buenos profesionales en nuestro trabajo. no existen (excepto en la lotería. Tanto la suerte como el éxito son algo que es consecuencia de nuestras decisiones.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —El éxito no es tener suerte. importante o sencillo. —La suerte depende de cada uno. Son dos conceptos que no van de la mano. Tendré buena suerte si estoy en el momento y en el lugar adecuado. Quetzalcoatl había apagado la lámpara de aceite y estábamos iluminados únicamente por la leña que ardía en la chimenea. —¿Qué es entonces el éxito? —pregunté. —Pero. como consecuencia de nuestras decisiones. Tener éxito es alcanzar la luna. La suerte es algo que se construye con nuestras conductas. Tener éxito es crear una empresa que produzca millones. Alguien puede tener o no tener suerte y tener o no tener éxito. La suerte no existe. pero a quien le toca la lotería por azar no se puede decir que sea una persona que ha tenido éxito en la vida). Tener éxito es conseguir que nuestros hijos crezcan sanos.

El éxito puede ser algo muy simple. como tener una familia numerosa. ascender en la empresa después de un duro trabajo. que no hay éxito sin esfuerzo? —Eso es.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito si ese es nuestro objetivo. »Tener éxito es conseguir cosas. encontrar una moneda perdida en la calle. Por lo tanto. ni conseguir un buen puesto de trabajo por mediación de un amigo con influencia. »Para considerar que algo es un éxito tenemos que partir de un acto voluntario de una persona que alcanza un objetivo como consecuencia de su esfuerzo. —¿Quieres decir que éxito y esfuerzo son términos complementarios. no por azar. encontrar a la pareja adecuada o superar una crisis después de luchar por salir de ella. —Vuelves a acertar. dependiendo de mis expectativas el éxito tendrá distintos planteamientos. sin embargo. ¿se puede considerar un fracaso? ¿Habrás triunfado o habrás fracasado? Todo depende de tus expectativas. como aprobar un examen. —Entonces. no es algo general e igual para todo el mundo. Si consideras que el éxito es tener una familia con quince hijos (o tener en el Banco 15 millones de euros). »Es éxito. 17 . ni recibir un premio de la lotería. el éxito depende de tus expectativas. pero solo consigues una familia con 10 hijos (o 10 millones de euros). No es éxito. por ejemplo. o algo muy complejo. sino como culminación de un proceso que hemos puesto en marcha conscientemente.

suave al principio. un ritmo monótono. 18 . De repente. sean cuantos sean. Casi me despeño y si no llega a ser por aquel extraño personaje ahora estaría en el fondo de una grieta de hielo. Eran como palabras repetitivas en un lenguaje completamente desconocido para mí. —Entiendo —dije. Comencé a quedarme dormido de nuevo. comencé a oír como un canto. Puedes utilizar un criterio cuantitativo (un número determinado de cosas) Nos sirve el ejemplo de los hijos. Quetzalcoatl se enfundó un gorro y unos guantes de lana y desapareció en la negrura de la noche.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Además. Era algo parecido a las nanas que canturrean las madres a sus bebés. ¿qué criterio vas a utilizar para delimitar el éxito. que me hizo entrar en un sueño profundo y reparador. Voy a salir fuera a hablar con la tormenta. Me habían pasado demasiadas cosas en las últimas horas. ¿por qué cinco años y no siete o diez? Perfectamente podrías decidir que alcanzarías el éxito si vendieras esa cantidad en veinte años o en seis meses. por ejemplo considerar éxito si tus hijos. —Creo que te conviene descansar otro rato. Pero. Puedes utilizar un criterio temporal y decidir que tu empresa tendrá éxito si consigues vender veinte millones de euros antes de cinco años. Y para colmo. más fuerte después. Notaba la fatiga acumulada. mi nuevo amigo me empieza a hablar del éxito y de cómo conseguirlo. consiguen acabar unos estudios superiores. ¿Éxito sería tener diez hijos y fracaso sería tener cinco? También puedes utilizar un criterio de calidad. sabiendo que todavía no había asimilado del todo lo que acababa de oír. Ya es de noche. Cerré los ojos.

no muy alto. Me pareció una de esas figuras en terracota de reyes aztecas que se han descubierto últimamente en excavaciones arqueológicas. Pensaba que había sido una alucinación. sobre el que colocó una cazuela para hacer sopa. No se oía nada. La verdad es que ayer estaba reventado. si antes no aparecen los equipos de rescate. que estaba sentado en un rincón. Silencio. con los dedos al aire. Estaba vestido con una camisa blanca y unos pantalones oscuros. He dormido profundamente toda la noche. Y lo más sorprendente de todo es que llevaba unas sandalias sin calcetines. Quetzalcoatl avivó el fuego. La montaña y yo somos amigos y ella nunca me haría daño si yo no se lo hago a ella. Quetzalcoatl adivinó mis pensamientos. —Formamos parte de la naturaleza. la sensación de dolor. está solo en nuestras 19 . ¿no? —me preguntó Quetzalcoatl. Quetzalcoatl era un hombre de unos cincuenta años. He soñado con la montaña. era real. —Creo que has podido descansar. pero no. con preciosos arco iris… —Si te parece bien —propuso Quetzalcoatl —hoy puedes acabar de descansar y mañana te ayudaré a bajar a la falda de la montaña. aquel personaje increíble estaba a más de seis mil metros de altura. complexión fuerte. Y entonces me pude fijar en él. la claridad del día comenzaba a dejarse ver por un minúsculo ventanuco que había sobre la puerta. Estoy como nuevo. —Me encuentro mucho mejor. con el cabello muy oscuro. Me incorporé un poco y me senté en la cama. con águilas majestuosas que volaban sobre mi cabeza. La sensación de frío o de calor. sus sandalias de cuero descendiendo por la cuerda.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Cuando abrí los ojos. con una temperatura de veinte grados bajo cero vestido con unas sandalias. Esa era la primera visión que tuve de él. Encima de la camisa llevaba un jersey de lana de llama con todos los colores del arco iris y de su cuello colgaban varios collares con figuras para mí desconocidas.

aunque aparentaba unos cincuenta años. me enseñaron los secretos de la vida y de la naturaleza. No hay nada que se pueda hacer por ellos. —¿Qué habrá sido de mis compañeros de expedición? —pregunté. ahora vamos a empezar a trabajar con el éxito. Sufren daño quienes vienen a "conquistarla". 20 . No hace falta que me contestes. Huamanchaqui. ella te respetará a ti. y después mi padre. Esta cabaña está situada al lado de un altar de sacrificios. adivinando una vez más mis pensamientos— y llevo desde los diez años subiendo aquí a rendir mi homenaje anual a la montaña. quienes vienen a poner su bandera en la cima como si fueran los ganadores de una batalla. posiblemente tendría unos setenta y cinco o más. Durante generaciones hemos subido a esta montaña a hermanarnos con ella y durante generaciones hemos mantenido un pacto de respeto mutuo. El único que se quedó colgando fuiste tú. hace muchas generaciones. Tlaloc. Comimos en silencio. Mis ancestros. Si conseguimos controlar nuestras mentes. —Tengo setenta y ocho años —dijo. —Yo vi cómo la montaña se los tragaba. si te parece. Pero. nada exterior puede hacernos daño. Quetzalcoatl era un ser muy extraño. que mañana te enseñaré. Primero mi abuelo. Quiero pedirte que pienses en todo aquello que has conseguido en los últimos cinco años y que has considerado como un éxito. Le cuento las cosas que me han pasado y ella me da soluciones. Nunca nadie de mi pueblo ha sufrido el menor daño por parte de la montaña. También quiero que pienses en las razones por las que consideras que esas cinco cosas han cubierto tus expectativas de éxito. y respetarla es conocerla. Fijándome bien en él.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito mentes. subían también a la montaña a hacer sacrificios humanos. piensa en ello simplemente. me di cuenta de que. A finales del verano subo también a traer leña y alimentos para mí y para cualquier otra persona que necesite utilizar esta cabaña durante la época fría. Si tú la respetas.

Las que eran un fracaso tenían en común que las había hecho por obligación. me di cuenta de que todos mis proyectos habían estado relacionados con mi empresa. Me gustaba fantasear con un mundo lleno de alegría. —Ten en cuenta —continuó al cabo de un rato Quetzalcoatl— que la felicidad no se encuentra en el tener o poseer. pequeños éxitos. —¿Qué tienen en común las cosas consideradas como un éxito? ¿Y las que no has conseguido? Las cosas consideradas como un éxito tenían en común que me habían ilusionado. pequeñas cosas en las que había puesto ilusión. de juegos. de diversión. ¿Qué hace que no superaran tus expectativas? Eso era más fácil. a pesar de haberlas deseado. —Piensa ahora en las cosas que no has logrado conseguir. en vivir como un salvaje en una isla en medio del pacífico. De pronto. ese es el tópico que me he impuesto yo a mi mismo últimamente. Me consideraría una persona de éxito si pudiera… vivir con libertad. te considerarías a ti mismo como una persona de éxito? De pequeño yo soñaba con dar la vuelta al mundo en un velero. rodeado de la gente a la que quiero. Había muchas ilusiones que no había conseguido en los últimos años. que había puesto pasión en ellas. Pero después pensé que sí que había tenido muchos éxitos. No había tenido ni un solo proyecto sobre mi vida personal. No.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Mi primera reacción fue pensar que no había conseguido ningún éxito en estos últimos cinco años. que poseen mucho y 21 . rodeado de mi familia y de mis amigos. sino en el hacer y conseguir. Hay muchas personas que tienen. no es verdad. con un mundo de libertad. —¿Cuáles son tus fantasías de éxito? ¿Con qué sueñas desde que eras pequeño? ¿Si consiguieras qué. Ahora me consideraría como una persona de éxito si ganara veinte millones de euros al año.

con los objetivos (las metas). »Ser es el grado máximo del éxito. coches.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito son muy desgraciadas. Quetzalcoatl volvió a preparar una sopa deliciosa. El éxito está directamente relacionado con los objetivos y con los valores. »¿Ya sabes cuáles son las características que tiene que tener el éxito para que llene tus expectativas? Sin darme cuenta. aquello por lo que estarías dispuesto a dar tu vida). casas). Ahora. »Hacer sí es sinónimo de éxito. ¿Qué quieres conseguir? ¿Qué es importante para ti? »No confundas los medios (dinero. en qué consisten tus expectativas de éxito. 22 . Seguimos ahora hablando sobre las ideas. »Hasta ahora hemos definido en qué consiste el éxito y hemos hablado de la necesidad de convertir las ideas en acción. Tener no es sinónimo de éxito. simplemente piensa qué características tiene que tener el éxito para ti. cenamos y me volví a quedar dormido. la noche volvió a hacer acto de presencia. Pero de los objetivos y de los valores hablaremos más adelante. ni con los valores (dicho de forma simple.

un tímido sol se reflejaba tras la bruma. Al abrir los ojos me di cuenta de que Quetzalcoatl no estaba dentro de la cabaña. El paisaje era impresionante.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito CAPÍTULO 3: I= Idea "Si no sabes a dónde vas. Era como si hubiera descansado durante varios días seguidos. La montaña estaba en calma. Me vestí y abrí la puerta. cualquier camino te conduce allí" Proverbio del Corán "Hay muchas cosas que requieren menos fuerza para hacerlas que para pensarlas" Paul Valèry I E= [ (I+A2) (P*F) ]D Al despertar por la mañana me sentía espléndido. por lo que me atreví a poner un pie en el suelo. Debíamos estar como a unos cuatro mil quinientos metros de altura. La cabaña estaba construida en un pequeño promontorio. Fuera. Eso significaba que Quetzalcoatl me había encontrado a varios cientos de metros más arriba y me había bajado en brazos 23 . Me incorporé en la cama. Al alzar la vista me impresionó la enorme mole del Citlaltépetl. Estaba perfecto. Nada me dolía.

Tras el desnivel. Quetzalcoatl señaló una piedra redonda como de un metro de alta. Un oso solo acumula lo que necesita. supongo que no pensando en los osos. Tendrá que empezar a luchar para sobrevivir. Dijo Mark Twain que todos los bienes de la tierra. Están siempre dispuestos a arriesgarse. Di una vuelta alrededor de la cabaña y entonces vi a Quetzalcoatl agazapado tras un desnivel de nieve. son cosas preciosas y cuando no. ni un gramo más. lanzó los brazos al aire junto a un enorme rugido. Quetzalcoatl calló. Haciendo un alarde de poderío. En estos momentos se siente débil. Se llevó el dedo índice a la boca. El oso se fue alejando de nosotros. Para adquirir bienestar duradero. 24 . carecen de sentido. como diciéndole a quien quisiera escucharle que él era el rey de aquel lugar. Los osos son los animales más audaces que conozco. que "el que no sabe acallar la avaricia jamás se verá libre ni de pobreza ni de miseria". Fue Plutarco quien dijo. Le ha llegado la hora de buscar comida. Así lo hice. y me hizo señas de que me acercara con cuidado. debemos eliminar necesidades. —Lope de Vega decía que la felicidad es el precio de la audacia — me atreví a apostillar.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito hasta allí. más que acumular riquezas. indicándome silencio. Cada vez me asombraba más aquel hombre. ya que ha agotado toda la grasa que había acumulado para el invierno. cubierta de nieve. —Es un oso de anteojos —dijo en voz muy baja Quetzalcoatl— Como estamos entrando en la primavera acaba de abandonar la cueva en la que ha pasado el invierno. sino en los hombres. —Pero un oso solo se arriesgará lo imprescindible y necesario para conseguir su propósito. No es rico el que más posee. cuando satisfacen nuestro ser interior. sino el que menos necesita. un enorme oso se desperezaba.

Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito

—Ese es el altar que utilizaban nuestros ancestros para realizar
sacrificios humanos. Para la persona designada era un verdadero honor haber sido elegida. Se consideraba que su sacrificio apaciguaba a
la montaña y era algo bueno para toda la comunidad. Ya no hacemos
eso, ¿sabes?, pero seguimos pidiéndole a la montaña que nos cuide.
Acercarse a la montaña y conocerla es hacerse amigo de ella y, como
consecuencia, contar con su protección. Tus amigos han muerto porque se acercaron a la montaña sin conocerla. Nosotros no hacemos
sacrificios humanos, pero la montaña sigue cobrándose por sí misma
esos sacrificios entre aquellos que se atreven a desafiarla sin conocerla.
Quetzalcoatl quedó en silencio. Se arrodilló, extendió los brazos
y con los ojos cerrados comenzó a cantar aquella especie de letanía
que ya había oído por la noche. Yo también me arrodillé. Una fuerza
invisible me hizo extender también mis brazos, mientras comenzaban a salir de mi garganta algunos sonidos guturales sin significado y
que salían de forma ajena a mi voluntad. No sé cuánto tiempo estuvimos así, posiblemente algunos minutos, pero tuve la sensación de
que habían pasado horas. Cuando nos levantamos, me noté a mi mismo más ágil, más centrado.
Sin decir nada, nos dirigimos hacia la cabaña. Quetzalcoatl se
colgó del cuello un bolso de lana y emprendimos el camino de regreso a la civilización. No me preguntó cómo me encontraba, tan evidente era que me encontraba perfectamente de salud. Comenzamos
el descenso. Ver a aquel hombre saltar de piedra en piedra era algo
espectacular. Parecía ser un joven de veinte años. Poco a poco fuimos dejando atrás la nieve y comenzamos a caminar sobre tierra,
piedras y algunas islas de hierba. De repente, Quetzalcoatl saltó
como si hubiera un resorte bajo sus piernas y corrió hacia un saliente
de una roca del que salía una enorme planta.
—¡Mira!, ¡mira! —Comenzó a gritar, a saltar, a bailar y a reír
como un loco —es una Puya Raimondi. Y acaba de florecer su pri25

Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito

mera flor. Pronto comenzarán a florecer sus más de cinco mil flores.
Esta planta es la más bella, la más hermosa de cuantas plantas puedas
encontrar en cualquier parte del mundo.
Hice un gesto, como para coger la flor y Quetzalcoatl gritó desesperado
—¡No lo hagas! Esta planta está protegida no solo por nuestras
leyes, sino también por todos nosotros. Admírala y contágiate de su
belleza, pero no la toques. Esta planta, como todas las demás, como
todos los animales, está aquí para cumplir su misión en la vida. Solo
los seres humanos nos comemos la cabeza con disquisiciones, con
razonamientos que nos hacen apartarnos de nuestro camino.
Nos sentamos. La primavera empezaba a dar sus primeros brotes. Quetzalcoatl sacó de su bolso un trozo de queso y pan duro. Comenzamos a comer.
—Tú tienes una idea genial —dijo Quetzalcoatl volviendo al
tema de la fórmula del éxito, si es que se había apartado en algún
momento de ella— Conseguirla supondrá alcanzar el mayor éxito
para ti, de tal forma que llenará todas tus expectativas. O quizás no
tengas muy claro qué es lo que quieres alcanzar. Si este es el caso, vamos a ver cómo puedes hacer para aclarar esas ideas. Pongámonos a
soñar. Soñar es gratis, no cuesta nada. Pero recuerda que las ideas sin
acción son papel mojado, no sirven para nada. Necesitamos una idea.
Y necesitamos pasar a la acción. Piensa en cuáles son tus sueños, incluso los más estrafalarios o difíciles de conseguir. Deja volar tu imaginación. Quizás te gustaría dar la vuelta al mundo en un velero o
cambiar de trabajo o tener una familia numerosa. En esta primera
fase piensa en todos tus sueños, no censures nada, no digas "es imposible" o "es absurdo". Todo es posible y lo absurdo a veces es interesante. Sobre todo si estamos hablando de sueños. Si censuras hasta
los sueños, ¿cómo se van a convertir en realidad? Te dejo un poco de
tiempo para que los pienses. ¿Quieres un papel y un lápiz?
26

Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito

Cogí un papel y un lápiz que me ofreció Quetzalcoatl. Escribí
como un loco todos los sueños que había arrastrado durante toda mi
vida.
—Con los sueños todo es posible. Decía un pensador que nadie
puede llegar más allá de donde ponga sus aspiraciones. Piensa "si
todo fuera posible, ¿qué me gustaría conseguir, a dónde me gustaría
llegar? Si no hubiera limitaciones, ¿en qué consistiría mi vida, a qué
me dedicaría, en qué trabajaría, cómo pasaría los días y las semanas?
Si todo dependiera de mi, ¿con quién y dónde viviría?". Cuando aplicas este pensamiento, ¿cambia en algo la lista de sueños? Si es así,
realiza los cambios necesarios en tu lista.
Sí que cambiaba. Si no hubiera límites mi lista de sueños se ampliaría y algunos de ellos, entonces, dejarían de tener sentido. Añadí
algunos sueños y borré algunos otros.
—Ahora elimina de tu lista todos los sueños que no dependen
de ti —continuó Quetzalcoatl— Todo lo que depende de otras personas es responsabilidad de otras personas. Estamos hablando de
conseguir tus objetivos, no los de otras personas. No puedes dejar tu
objetivo de conseguir el éxito en manos de la buena voluntad o de las
decisiones de otras personas. ¿Dónde estaría si no tu poder? Elimina
también todo lo que depende de las circunstancias o del azar (no
puedes hacer nada para que te toque la lotería o para que deje de llover). Deja solo en tu lista aquello que depende de ti mismo, que solo
lo puedes conseguir por ti mismo.
Ahora tuve que eliminar de mi lista el 80% de mis sueños, porque dependían de otros o del azar.
—Afortunadamente las personas no tenemos poder para influir
en los sentimientos de los demás —dijo a continuación elevando el
tono— Bastante responsabilidad tenemos en influir en nosotros mismos, ¿no crees?

27

¿No he creado ese sentimiento en ellos? —Esa es una idea absurda. Pero hay gente en tu ciudad que se habría sentido ofendida por mis palabras. —Y si digo que tu madre es una fulana. ¿te enfadas? —No. que reniegan de su madre. —Hay hijos. pero tus sentimientos son tuyos y solo tuyos. dependen del forofo de fútbol y de ti. seguro. La responsabilidad de que el forofo de fútbol se irrite o de que tú te indignes por un comentario negativo sobre tu madre. no de quien hace el comentario. yo seré una mala persona por manipularte. pagana. que mi madre es una santa —grité indignado. fruto de la civilización judeocristiana. Si yo sé que hablar mal de tu madre te indigna y estoy todo el día hablando mal de tu madre. a ver qué dices. otras personas a las que les has tratado igual y su respuesta ha sido muy diferente. claro que no. ¿no es cierto? —Hay forofos —respondí —que están dispuestos a matar a alguien que diga eso que tú acabas de decir. musulmana. es necesario que ese algo forme parte de su experiencia. bueno o malo.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Eso no lo entiendo. ¿tampoco te importa? —Eh. ¿Yo no puedo crear sentimientos en los demás? Hay gente que me ha dicho que me odia o que me quiere. Las personas que te han dicho que te odian o que te aman es porque. Habrá. ¿no? 28 . —Ajá. El sentimiento es responsabilidad de quien lo siente. Y si le preguntas a cualquier psicólogo te dirá lo mismo. sin embargo. hindú. no me gusta el fútbol —dije. En cualquier otra civilización. Si yo te digo que el equipo de fútbol de tu ciudad es el peor equipo del campeonato. lo que tú les has hecho es digno de odiar o de amar. Para que alguien sienta algo. dentro de su experiencia. la idea de que alguien pueda hacer sentir algo a otra persona les hace reír.

Entiendo lo que quieres decir. Tuve que borrar unos cuantos sueños de mi lista y adaptar los demás a lo que Quetzalcoatl me pedía. cosas que deseaba eliminar de mi vida. No sirve decir "no quiero estar obeso". Muchos de mis sueños eran buenas intenciones muy generales. sino "voy a ganar 2. no las que no quieres. —Ahora vuelve a revisar tu lista de sueños y elimina todos aquellos que puedan perjudicarte directa o indirectamente a ti o a alguna otra persona.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Sí. —Explícate.000 euros al mes" Cada vez me lo ponía más difícil. Supongo que ya has eliminado de tu lista de sueños todos aquellos que no dependían de ti.000 euros más". Ahora quiero pedirte que elimines de tu lista todo aquello que no se pueda medir a través de los sentidos. sino decir "quiero pesar 70 kilos". por favor —dije sin entender nada. Había sueños escritos con frases negativas. No sirve decir "ganaré más dinero por mi trabajo". ¿Cómo sabrás tú y cómo sabrán los demás que has conseguido tu sueño? ¿Cómo se notará? No sirve decir "quiero adelgazar". Que la reacción de cada uno es responsabilidad de cada uno. —Yo no puedo saber qué puede perjudicar a los demás —rebatí 29 . —Ser dueño de tu destino —continuó —es poner en acción todas tus herramientas y todos tus recursos sin depender de nada ni nadie que no seas tú mismo. sin especificar nada. que dependían de las decisiones de otras personas o de las circunstancias. No sirve decir "no quiero pasar dificultades económicas a final de mes". También es importante que en tu lista de sueños aparezcan solo las cosas que quieres. sino "dentro de un año ganaré 4. —No nos sirve un planteamiento del tipo "quiero ser mejor persona". ¿Qué es ser mejor persona? Es necesario que especifiques exactamente en qué consiste ser mejor persona para ti a través de aspectos sensoriales. sino "dentro de tres meses pesaré 70 Kilos".

.. más bajo.) Puedes reordenar (intercambiar componentes. Si haces daño. ponerlo al revés. lo opuesto..) Tenía una vez más razón. Si alguien te da algo. que se pueden medir de forma sensorial. lo más probable es que finalmente te perjudiques a ti mismo. otros materiales. dividir. otros lugares. ¿Es lícito y moralmente válido tu sueño? Eliminé otro par de sueños que podrían ser éticamente incorrectos. los propósitos.. —Bien. te volverá el daño. tienes que devolverlo de alguna manera.. los usos.. condensar. otros enfoques. mis sueños ahora eran solo unos pocos. recibirás. Podía combinar alguno de los sueños para hacerlos más poderosos.) Puedes sustituir (añadir otros ingredientes u otros procesos. otras secuencias. Si conseguir el éxito supone perjudicar a otras personas. Si das.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Hay una ley en la naturaleza que dice que todo lo que haces te vuelve multiplicado. Ahora quiero que detrás de cada sueño anotes aquello que estás dispuesto a dar a cambio. otros esquemas. 30 . los enfoques. Bueno.. —¿Tienes ya la lista de sueños? Estupendo. más fuerte.) Puedes invertir (de uno a otro. más grueso.. más pequeño. ¿Necesitas todavía modificar alguno de esos sueños? Puedes añadir (más tiempo.. multiplicar.. pero respondían realmente a lo que yo quería hacer con mi vida. restar. —dijo Quetzalcoatl— pues ya tenemos una lista de sueños en la que aparecen las cosas que deseas conseguir.. otras personas.) Puedes combinar (las ideas. —¿Qué estoy dispuesto a dar a cambio? — grité —No sabía que tuviera que pagar. Podía reducir algunos otros. más alto. más corto. que están especificadas de forma positiva y que no perjudican a nadie. duplicar.) Puedes minimizar (quitar. que dependen de ti. más frecuencias.

—Mira allá al fondo —me dijo Quetzalcoatl en voz muy baja— en aquellas rocas. Yo lo seguí a cierta distancia. dos. ¿Un puma? No. Si lo que necesitas dar va a perjudicar tu salud o tu integridad moral. Esto hizo que eliminara de mi lista uno de mis sueños. esfuerzo. ¿No lo ves? Sinceramente yo no veía más que un bosque de unos árboles muy bonitos. cuesta mucho. doce millones de euros? ¿Hasta qué punto estás dispuesto a esforzarte. Había algunas cosas que estaba dispuesto a pagar y otras que no estaba dispuesto a pagar. a sacrificarte? ¿Cuántas horas más estás dispuesto a trabajar? ¿Cuántas horas más vas a dedicar a tu familia? ¿Cuántas horas más vas a dedicar al gimnasio? Anótalo al lado de cada uno de tus sueños. —No lo veo.) a cambio de conseguir ver hecho realidad cada uno de tus sueños? Los sueños son gratis. El precio era demasiado alto. Si lo que estás dispuesto a dar no compensa lo que quieres conseguir.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Nadie recibe algo a cambio de nada. Un enorme ciervo se paseaba por encima de unas enormes rocas. 31 ... cerca del bosque de alisos. aquello que quieres conseguir. mientras una preciosa águila sobrevolaba nuestras cabezas. quita ese sueño de tu lista. En aquel momento. —Ya tenemos una lista de sueños. es muy caro. sacrificio. Quetzalcoatl —dije— mi vista ya no es muy buena. Quetzalcoatl saltó de su sitio y corrió ladera abajo. dos euros. ¿Cuánto y qué estás dispuesto a dar? ¿Vas a dedicar una. —Ja. Convertirlos en realidad no es gratis. ja —rió Quetzalcoatl— Si se ve muy claro… Está tumbado al lado de aquella huamanpinta y se la está comiendo. ¿Lo ves? Es un puma. Quetzalcoatl rió y rió. doce horas diarias? ¿Vas a invertir un euro. ¿Qué vas a dar (tiempo. dinero. no lo veía. Hice lo que me pedía. quita ese sueño de tu lista.

Mis ojos son unos ojos de ciudad y no estoy acostumbrado a ver de lejos.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —No hace falta que te rías de mí. Solo voy a encontrar algo si sé qué es lo que busco. —dijo Quetzalcoatl— es la aplicación de la mente a un objeto. Solo podemos aprovechar las oportunidades si estamos atentos. Si no estoy mirando en la dirección correcta las oportunidades pasarán de largo. Lo más importante es observar lo que hay a tu alrededor y lo que te sucede a ti. Quetzalcoatl era capaz de ver cosas donde yo no veía nada. Dicen que tienen mala suerte en la vida. como decía Balmes. Hay muchas personas que no se fijan en nada y andan por la vida sin rumbo. porque la huamanpinta sirve para remediar los problemas de próstata. También tienes que saber cuándo has alcanzado el objetivo. Observar es lo que produce conocimiento. Por eso me río. simplemente porque no veo al puma. 32 . —No me río de ti —contestó— me río del puma. Pero ellos no se fijan en nada. Es un macho. —La atención. Debe tener algún problema de próstata. El primer medio para pensar bien es atender bien. si estamos preparados para ver lo que hay alrededor. que los demás tienen mayores oportunidades.

Allí puedes ver salvia. para los riñones… Quetzalcoatl tenía un gran conocimiento de cada una de las plantas y hierbas que nos encontrábamos. Algunas de ellas las metía en su zurrón. para los bronquios. Me explicó los efectos medicinales de cada una.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito CAPÍTULO 4: A2 = Acción Ahora "Vale más hacer la cosa más insignificante del mundo que estar media hora sin hacer nada" Goethe "La actividad es el único camino que lleva al conocimiento" D. Bernard Shaw 2 A E= [ (I+A2) (P*F) ]D Cuanto más bajábamos. —Esta es una curicasha. esa otra una tuna. Quetzalcoatl me iba comentando los distintos tipos de hierbas que encontrábamos. El verde comenzó a extenderse poco a poco. aquella una ancosh. más se iban extendiendo las zonas de hierba. 33 . cola de caballo y esas otras las más bellas y preciosas orquídeas que te puedas encontrar en tu vida.

—La diferencia fundamental —siguió— es que los primeros PASAN a la ACCIÓN y los segundos se quedan pensando. lo primero que vas a hacer con tus sueños es convertirlos en PLANES DE ACCIÓN. esperando que él mismo siguiera con su pensamiento. como si ellos no fueran responsables de lo que les ha ocurrido! ¿Cuál es una diferencia esencial entre quienes consiguen sus sueños y quienes no lo hacen? Quetzalcoatl dejó la pregunta en el aire. Cuanto más explicites las cosas. ¿Qué vas a HACER con tus sueños? Saca tu cuaderno y junto a cada sueño. Por lo tanto. solo unos pocos los alcanzan. Ideas con acción son sueños convertidos en realidad. un árbol muy bonito. cuál es la estrategia que utilizarás. Abrí mi cuaderno y me puse a escribir. Nos sentamos debajo de un precioso árbol. y se quedan frustrados cuando se dan cuenta de que el tiempo pasa y sus sueños siguen sin realizarse. Esperaban que sus sueños se hicieran realidad por sí mismos o como resultado de la suerte. Indica las etapas intermedias y qué necesitarás en cada una de esas etapas. No contesté. Ideas sin acción son humo. cuáles son los pasos que vas a dar. no sirven para nada. Para otros necesitaba simplemente poner en marcha otros recursos que ya 34 . —comenzó a hablar Quetzalcoatl —Existen millones de personas que tienen grandes sueños. Otros podía conseguirlos directamente. explicita claramente qué vas a hacer. —La primera A de la fórmula es Acción. La mayoría se quedan frustrados. Para algunos sueños necesitaba tener previamente algunos recursos de los que carecía. ¡Es como si ellos no tuvieran nada que ver con el asunto. Junto a cada sueño escribí en qué iba a consistir lo que yo iba a hacer para conseguirlo. Algunos de mis sueños necesitaban pasos anteriores. Cerré los ojos. ese árbol es un quenual. Entonces le echan la culpa a los demás o a las circunstancias. más fácil será. Vamos a descansar un poco bajo su abrigo. pasos intermedios.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Mira.

¿Cuántas veces has oído decir "el lunes dejaré de fumar" y cuando llega el lunes la persona sigue fumando y diciendo "no. Hay personas que dicen que empezarán mañana. —Lo comprendo. Da el primer 35 . —Así es. solo a través de la actividad podemos alcanzar nuestras metas. pero ahora sí que puedes hacerlo. Si me levanto y me pongo a trabajar. Pero seguro que puedes hacer algo en este momento. ni el mes que viene. es más fácil seguir actuando por la tarde. o hablar con algún experto. o cuando tengan todo el material. AHORA es otra palabra clave. Hacer las cosas lleva tiempo. —Una vez oí un proverbio inglés —agregué— que decía "esfuérzate por ser agradable hasta las diez de la mañana y el resto del día lo serás sin esforzarte". empieza ahora. Supongo que se puede aplicar no solo a ser agradable. nunca empezarás. ni cuando deje de llover. —La segunda A —continuó Quetzalcoatl —es AHORA. o preparar el material. el día me cunde mucho más. ¿Qué vas a HACER AHORA? Las cosas no se pueden hacer de repente al cien por cien. Hay también un proverbio latino que dice que es el uso el que hace brillar el metal. —dijo Quetzalcoatl— la actividad es lo que hace feliz al hombre. sino también a comenzar cualquier actividad. Tienes control sobre lo que haces AHORA. No sabes qué harás el lunes. Me di cuenta de que junto a cada etapa tenía que escribir los recursos que necesitaba poseer. Pero sí que sabes lo que puedes hacer AHORA. Pero si no empiezas ahora. o cuando deje de llover. ¿Qué puedes hacer en este momento? Quizás puedas buscar más información sobre tu proyecto. será el próximo mes cuando dejaré de fumar"? Y nunca deja de fumar. —Como decía Goethe. ya no soy capaz de hacer nada en todo el día. si comenzamos a actuar por la mañana.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito tenía previamente. o la semana que viene. Cuando me quedo en la cama por la mañana. No lo dejes para mañana. Mañana no sabes si podrás. Empieza hoy.

La mayor parte de las veces esto ocurre por miedos: miedo al fracaso.?" ¿Y si me equivoco? ¿Y si todos se ríen de mi? ¿Y si otros se me adelantan? ¿Y si no consigo acabarlo perfecto? ¿Y si fracaso? ¿Y si no puedo? ¿Y si no sé?. Miedos hacia esa parte tan desconocida que es el futuro. De esta forma. en la realidad solo existe el presente. Hay personas que tienen una gran idea. Cuando mañana sea ahora. —No solo pasar a la acción. te darás cuenta de que los miedos al futuro tienen siempre la estructura "¿Y si. Y la tarea se va postergando innecesariamente. en este momento. —Mi padre decía que lo que el tonto hace al final. estudian los pros y contras. HAZ ALGO AHORA. Siempre estoy pensando en el futuro. Aunque sea un paso pequeñito. por fantasías. el sabio lo hace al principio —me atreví a sugerir. Para muchas personas el futuro es un monstruo que les paraliza. Comenzar a realizar la tarea lleva solo unos pocos segundos. más sentimientos de culpabilidad aparecen. Y mañana también será ahora.. algo es algo. ¿qué vas a hacer? ¿Cuál es el siguiente paso que vas a dar? —Por lo tanto. Todo está solo en tu cabeza. Y cuanto más se posterga. es un monstruo formado por humo. miedo a hacer el ridículo.. lleva más tiempo luchar contra el miedo que comenzar a realizar la tarea. programan en su cabeza todos los pasos necesarios.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito paso. Y el futuro me da miedo porque no puedo controlarlo. ¿Qué te dices en tu conversación interna? 36 ... la analizan.. En la realidad el futuro no existe. —Si analizas tu conversación interna. es fundamental pasar a la acción AHORA. pero postergan el pasar a la acción. —Pero el futuro —dijo Quetzalcoatl —no existe. pasar a la acción. —A mi me pasa eso. miedo a no saber asumir las consecuencias. luchar contra el miedo puede llevar muchos años.. —dije —el ingrediente fundamental para acercarnos hacia el éxito es ACTUAR.

mientras respiraba profundamente mirando hacia el águila. un miedo por algo que no existe. es perjudicial cuando crea un sentimiento de futuro que no existe.? Todos los miedos al futuro suelen empezar por frases que empiezan por esa expresión o expresiones parecidas "¿a ver si.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Tienes razón. etc. etc. —El problema del ¿y si…? se produce cuando esa expresión nos hace sentir algo del futuro. En lo alto. pero siempre me había encontrado abajo. para el descubrimiento de nuevas posibilidades (¿Y si hago esto de esta otra manera?). la expresión ¿Y si? es fundamental para la creatividad. La expresión es paralizante. una majestuosa águila con una envergadura de más de tres metros vigilaba nuestros pasos. Tenía la sensación de que yo siempre había querido estar arriba. para la inventiva. sin embargo. Pensar un ¿y si…? sin respuesta emocional no es perjudicial. ¿Y si NO se ríen de mi?. —Todas estas expresiones indican que te quedas paralizado por el miedo. ¿Cómo se verá la vida desde allí arriba?.. todas estas expresiones tienen tanta validez como las contrarias: ¿Y si NO me equivoco?.. Si las analizas bien. cuando implica un miedo de futuro. Seguimos bajando por la ladera de la montaña y ya se empezaban a notar caminos marcados en la tierra por miles de pisadas anteriores a las nuestras. Si te fijas bien. Mis pensamientos siempre están llenos de ese tipo de frases. Y lo que te pido es que una vez las hayas localizado empieces a quitarlas de tu cabeza. El verde comenzaba a señorear el paisaje. pensé. —En mi trabajo muchas veces hemos utilizado esa fórmula del ¿y si…? como muletilla de creatividad y nos ha funcionado muy bien — dije con miedo de meter la pata. Quiero pedirte que analices tu diálogo interno y elimines todas esas expresiones paralizantes que empiezan por ¿Y si. Estaba empezando a caer la tarde. 37 . algo que todavía no existe.?"..

—Estoy cansado. pero que se asientan sobre lo más profundo de nuestras creencias.. necesito descansar un poco. el miedo a cometer errores. el miedo a no saber superar los propios defectos. el miedo a ser juzgado. Son creencias muy arraigadas. el miedo al cambio. el dinero es malo y solo trae desgracias. el miedo a tener que responder a enormes exigencias. Pasó mi brazo por encima de su hombro y me ayudó pacientemente a recorrer aquellos últimos 400 metros antes de llegar a una pequeña aldea formada por una docena de casuchas de piedra con el 38 . etc. Quizás algo así decía tu abuelita cuando eras niño. éxito es igual a dinero sucio. Estoy seguro de que nos darán hospitalidad muy contentos. Son ideas que no tienen ninguna base. El éxito solo es posible si robas.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Algunos de los miedos al futuro más corrientes —continuó Quetzalcoatl sentándose sobre una piedra —suelen ser el miedo a la imperfección. —Hay muchas técnicas para acabar con estas creencias absurdas —continuó Quetzalcoatl —A veces las creencias son limitadoras y ya no nos sirven en nuestro momento actual. el éxito solo es posible si engañas. lo que es todavía más curioso y paradójico. Y.. Quetzalcoatl. —Algunas personas tienen arraigada la idea de que el éxito conlleva consecuencias no aceptables desde un punto de vista de las creencias. pero ¿tienes eso sentido ahora que ya eres una persona adulta? —Tienes razón —dije —Mi madre siempre decía que el dinero estaba hecho por el demonio y que los ricos nunca podrían ser felices. —¿Miedo al éxito? ¿Se puede tener miedo al éxito? —pregunté sorprendido. el miedo al éxito. el miedo a lo desconocido. —Estimado Max —respondió con una sonrisa de oreja a oreja —detrás de aquella loma hay una aldea. el miedo a tener que mandar sobre otras personas. el miedo a los demás.

le devolvió el beso y el abrazo. Permanecieron así durante varios minutos. Durante los veranos cazábamos pisacas y pescábamos truchas. éste es mi padre. —Siento no haber estado allí. Un pequeño arroyo de agua pura serpenteaba entre las casas. Vestía sandalias y algo parecido a un poncho andino que le cubría todo el cuerpo. dándole a aquél paisaje un aspecto bucólico lleno de tranquilidad.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito techo de paja. Quetzalcoatl le contó lo que me había ocurrido en la montaña y cómo mis compañeros habían sido devorados por el glaciar. se cuidan y se protegen. 39 . que nos saludó muy contento con la mano desde lejos al vernos pasar. La vida es muy dura. El anciano. pero sus facciones estaban tersas y sus movimientos al moverse eran ágiles. Mi padre y la montaña se respetan mutuamente. Tlaloc me invitó a pasar y me ofreció una infusión de te. La gente de esta aldea sabe qué es vivir y sabe qué es luchar por vivir. Un anciano estaba sentado al fondo. Debía tener más de cien años. pero ellos son las personas más felices que conozco. Quetzalcoatl. Tlaloc. —Mi padre quiere decir —aclaró Quetzalcoatl— que si él hubiera estado allí. Un gorro de lana le tapaba hasta las orejas. —De esta aldea es mi padre —me dijo Quetzalcoatl— Yo viví aquí cuando era niño. se acercó y le besó. Entramos en una de las casuchas. en silencio. Un par de rebaños de ovejas pacían en un campo al norte del pueblo cuidados por un niño de unos diez años. rodeándole el cuello con sus brazos. la montaña habría sido más amable con tus compañeros. Olía a humo y especias. en silencio. —Max. porque posiblemente habríamos podido salvarlos —dijo sorprendentemente Tlaloc.

Mañana podrás seguir. No empiezan hasta que tengan la absoluta seguridad de que pueden acabar ya. La naturaleza necesita un proceso. Las cosas necesitan su tiempo y su proceso. El pastorcito que habíamos visto al llegar asomó la cabeza por la puerta. —Eso es imposible. van postergando el empezar. A mi me dieron además trucha a la brasa. a punto de parir. son difíciles porque nos falta valor para comenzarlas. Huemac. El niño sonrió. todas las cosas necesitan un proceso. Guardaron silencio. 40 . Tenía unos enormes ojos negros preciosos. Puedes empezar ahora. Tlaloc nos siguió. Eso me pasaba a mí. —Como dijo Séneca hace ya muchos años —explicó Tlaloc — no nos falta valor para comenzar ciertas cosas porque son difíciles. pero no puedes acabarlo todo ahora. Una docena de ovejas pacían tranquilamente en un campo. Huemac me cogió de la mano y me llevó a ver el rebaño de ovejas. Hoy puedes empezar. Huemac. —sentenció Quetzalcoatl— Algunas personas quieren hacer las cosas del todo. Algunas de ellas estaban gordas. —Ese es el gran error de muchas personas —continuó Quetzalcoatl dirigiéndose hacia mi— Y como no pueden acabarlo todo de inmediato. que ellos no probaron. —Me gustaría que las ovejas parieran cuanto antes —dijo el niño — así podría empezar a hacer otras cosas. Mi vida estaba llena de ejemplos. Quetzalcoatl lo abrazó con ternura y me lo presentó como su nieto. Me apliqué la frase que le acababan de decir al niño. Se sentó a nuestro lado y no se perdió ni una sola palabra de nuestra conversación. Quería hacerlo todo a la vez y me frustraba por no conseguirlo.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Comimos una sopa deliciosa. El niño era todo ojos y oídos. y las quieren hacer del todo inmediatamente.

serenidad. —Huemac. tienes razón. sentimientos. también tienes razón. Si crees que no puedes. Sé quien quieres ser.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Parirán en una semana —dijo el anciano mientras rodeaba con sus brazos al niño. Da igual hacia donde vayas. conversaciones. Con tu vida ocurrirá exactamente lo que tú dejes que ocurra. sufrimiento. 41 . Tu responsabilidad empieza y acaba en ti. ¿sabrías decirme qué serás de mayor? —pregunté. —Huemac. Desconéctate de todo lo que te paraliza. No te quedes quieto. Lo importante es que vivas tu vida y que la vivas de acuerdo con tu propia visión. dicha. —Huemac. Las matemáticas me cuestan mucho. Escoge todo lo que te aporta crecimiento. Descarta todo lo que te traiga tensión. eso es lo que posiblemente pasará. Si crees que puedes. ¿quién será capaz de hacerlo? Si crees que no vas a ser capaz. Avanza. No permitas que nada pase por tu mente sin estar atento. La responsabilidad no es ante los demás. presta atención a lo que pasa por tu mente —le dijo su abuelo— Por tu mente pasan continuamente ideas. Ser consciente es lo que te hará avanzar. Avanza. El mundo está lleno de oportunidades. —Quiero ser veterinario y ayudar a los vecinos con sus animales. Ser consciente es lo que te hará rectificar. Si no lo haces tú. todo lo que te sucede es una oportunidad para avanzar. Pon un portero. —Es que. Haz lo que quieres hacer. si eres consciente de que te estás equivocando. freno. sin que tú le des permiso. no es ante nadie más que no seas tú mismo. Pero no estoy seguro de que tenga capacidad para lograrlo. Examina qué es lo que se repite una y otra vez. abuelo —dijo el niño en un suspiro— a veces pienso que no voy a ser capaz de estudiar todo lo que se necesita para ser un buen veterinario. Tú eres el responsable de tu responsabilidad. abrazándolo por la espalda. Es tu propia vida y tú eres el único responsable de lo que le ocurre a tu vida. No importa que te equivoques.

es ahora mismo. pero tú serás el responsable. la tienes delante de ti. pero no te habías fijado. En realidad. Necesito tener oportunidades. abuelo. el proceso puedes controlarlo. El comienzo puedes controlarlo. Mañana no viene nunca. eso me hará muy feliz —La felicidad depende del estado de tu mente. Te voy a dejar que cuides tú los partos. Tú eres la oportunidad. Si supieras hacerlo no necesitarías aprender. depende de las decisiones que tomes. está tan cerca que casi no la ves. No sabes hacerlo. Yo te ayudaré. "siempre estoy haciendo aquello que todavía no puedo. No esperes la oportunidad. aquí. —No estoy seguro de saber hacerlo. Esfuérzate con las matemáticas hoy si quieres ser veterinario en el futuro. —Todo depende de tu pensamiento. por eso es importante que lo hagas. Ser consciente de lo que ocurre 42 . porque tu queja se ha convertido en parte del problema. Como decía Van Gogh. O aprovechas ahora o nunca podrás hacerlo. en este momento. La oportunidad ya ha llegado. Es más. Mañana es la muerte y entonces sí que ya no habrá oportunidad. Vives el mundo que tu mismo creas. Para llegar a ser veterinario es importante que comiences ahora. La oportunidad ya ha llegado. Has estado pensando en tantas otras cosas exteriores y del futuro que no te habías dado cuenta de que la oportunidad está muy cerca de ti. —Yo estoy seguro de que no sabes hacerlo. El final no puedes controlarlo. Quiero pedirte que a partir de este momento seas consciente de todo lo que ocurre a tu alrededor y en tu interior. para intentar aprender cómo hacerlo" —Si consigo hacerlo bien. No sigas quejándote. y otra es lo que voy a conseguir. La oportunidad nunca llega. De lo que piensas y de lo que no piensas. te hago responsable de los partos de las ovejas. la oportunidad siempre ha estado delante de ti. La vida es solo una oportunidad llena de potencial y posibilidades.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Una cosa es lo que yo quiero. para que aprendas.

cubrirle sus necesidades. en contacto con la naturaleza —dijo Quetzalcoatl. incluso traspasando el borde del sacrificio. generalmente. sin embargo. no nos atrevemos a pedir. no en cosas materiales. entonces estamos dispuestos a hacer cualquier cosa. a pesar de ello. —Todos los seres humanos tenemos necesidades —continuó Quetzalcoatl— Y a todos los seres humanos nos gusta tener cubiertas esas necesidades. Volvimos a la casa. Por eso yo ya estoy pensando en volver a vivir en mi pueblo. —Nosotros creemos que la infancia hay que pasarla en el campo. Se notaba el enorme respeto que sentía por él. Cuando alguien nos pide algo. Sobre todo cuando quien nos pide ayuda es alguien a quien queremos. Por razones fundamentalmente culturales. nos cuesta mucho. Mira. Su abuelo hablaba de forma muy pausada. Pensé en lo diferente que era mi mundo.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito a tu alrededor te dará una buena perspectiva para saber hacia dónde dirigirte. Cuando quien nos pide algo es alguien a quien queremos. El niño escuchaba extasiado. mientras pensaba en lo dura que tenía que ser la vida en aquél poblado para un niño y un anciano. Ser consciente de lo que ocurre en tu interior te permitirá ser el dueño de tu vida. —Pensaba que erais pobres —dije en un murmullo— —No hay que sacar conclusiones de aspectos exteriores —dijo Tlaloc— Para nosotros lo importante es ser ricos en humanidad y en espíritu. los demás están deseando ayudarnos y. También nos gusta cubrir las necesidades de los demás. Observa. adivinando una vez más mis pensamientos— Todos mis hijos pasaron su infancia aquí y después estudiaron en los mejores colegios y universidades. pedir algo a los demás. Tenemos necesidades. 43 . procuramos ayudarle. en el que los jóvenes no respetaban a los mayores. Escucha. quiero morir aquí. hipnótica. También creemos que la vejez hay que pasarla aquí.

no responsabilices a los demás de no recibir. a tus jefes. No pasa nada por pedir. pero que destrozan parejas y relaciones con los demás. Quieres iniciar una nueva ruta que te llevará hacia el éxito. —Creo que ese ha sido el problema que he tenido con mi pareja. ya que alguien puede quererte pero no saber cuáles son tus necesidades. —Todavía es peor cuando alguien cree que son los demás quienes tienen que adivinar sus necesidades. mirándome a mí— En este camino que hemos iniciado hacia el éxito es fundamental saber pedir. —Pero es que los demás también tienen derecho a decirte que no. Pide a tu pareja. Pídelo de otra manera. No uses indirectas. pídelo. Y ese 'no'. —Si quieres algo. primero hay que dar. a tus compañeros de trabajo. no esperes que sean los demás quienes adivinen tus necesidades —dijo entonces Quetzalcoatl. "Si tengo que pedirlo. —Tengo miedo de que me digan que no. Pedir hace que los demás sepan lo que quieres. Pide de forma concreta y clara. no necesariamente significa que no te quieran. Pide las cosas a quien pueda dártelas. Me gustará que durante los próximos días comiences a ejercitar tu capacidad para pedir. con convicción. entonces ya no merece la pena" es otra de esas creencias sin ninguna base. es una frase absurda. al banco. "Si me quisieras. Quieres cambiar tu vida. Pide lo que necesitas. No utilices rodeos ni segundas intenciones.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —A mí me cuesta mucho pedir —dije— Prefiero que me adivinen mis necesidades los demás. pero no dejes nunca de pedir. Y recuerda que para recibir. a tus hijos. Pero. a tus padres. pídeselo a otra persona. sabrías cuáles son mis necesidades". estás dispuesto a eliminar de 44 . pídelo en otro momento. Pide las cosas como si estuvieras seguro de que te las van a dar. Te sorprenderás de lo que ocurre cuando pides. Pide todo lo que necesites. Pide directamente. Pide. con entusiasmo. Y si no pides. Es solo un 'no' a esa demanda concreta que has hecho. ¿estás dispuesto a cambiar tus hábitos.

Ir a la escuela es para ellos el mayor regalo que te puedas imaginar. Durante unos segundos. Pero esta vez. Su cara india tenía unas líneas muy dulces. mientras oía una cantinela que ya me resultaba familiar. 45 . Nunca había tenido la oportunidad de tener esa experiencia. Y soñé. Son capaces de hacer los mayores sacrificios con tal de no perderse ni un solo día de escuela. recogido en una coleta. Amaneció con el canto del gallo. Me señalaron un catre en un rincón. Su pelo era muy negro. abuelo y nieto salieron en silencio.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito tu vida todo aquello que te está bloqueando? —Pues me gustaría dormir un rato —dije sin pensarlo mucho. Yo era un hombre de ciudad y el gallo más cercano que había visto había sido el que aparecía impreso en la bolsa de sopa instantánea. gracias. —¿Has dormido bien? —le pregunté. Sonrió. Huemac se levantó y salió de la casa. largo. El pastorcito estaba acurrucado a mi lado. Eso para nosotros tiene el significado de su fortaleza. Me acosté. Después iré a la escuela hasta el mediodía. pude observar sus rasgos. Soñé con un mundo en el que todas las personas eran felices. Posiblemente estaba durmiendo en su cama. la melodía sonaba a tres voces. antes de que se desperezara. Bisabuelo. Hay cuatro niños en la aldea y para ir a la escuela tienen que andar diez kilómetros hasta el poblado vecino. —Huemac es un buen chico —dijo su abuelo desde un rincón —Huemac significa "El vencedor". Sobrevivió a la muerte de su madre durante el parto. en un mundo en el que todas las personas se dedicaban a cultivar sus destrezas y habilidades. Tengo que ir a ordeñar. —Muy bien. Abrió los ojos y se dio cuenta de que le estaba mirando. Me quedé profundamente dormido.

un amigo que he tenido la oportunidad de conocer en la montaña. Me di cuenta de que la casa estaba prácticamente vacía. Quetzalcoatl golpeó con su nudillo derecho en la puerta y abrió una anciana. Nos despedimos de Meztli. Meztli ha sacado fuera todo lo que no ha utilizado durante el último año y lo ha puesto disposición de los demás vecinos por si lo necesitaran. pero antes tengo que hacer una visita. mientras volvíamos a la casa de Tlaloc me agarró por el brazo y me dijo: —¿Qué te está impidiendo cambiar? ¿Qué te está manteniendo aferrado a lo antiguo. ¿Te das cuenta de cuántas cosas guardas en los armarios de tu casa o en los archivadores de tu trabajo que ya no sirven para nada. ropa. a lo conocido. —Mi hermana está haciendo limpieza —dijo Quetzalcoatl. que dejaron de cumplir ninguna función y que ocupan un espacio. Quetzalcoatl. pero te mantiene estático. muebles. compras una nueva y guardas 46 . que están estropeadas. que están obsoletas. enseres. ¿Me acompañas. a lo seguro. La anciana nos hizo pasar —Te presento a mi hermana Meztli. Este es Max. Max? Lo seguí por las calles del pueblo hasta una pequeña casita hecha con piedras y techo de paja. En la calle había un montón de cosas. era como si hubieran sacado todo a la calle. Se saludaron con una sonrisa. Quetzalcoatl la calentó y me ofreció una taza. Hablaron durante unos minutos en un idioma desconocido para mí. adivinando de nuevo mis pensamientos— Cada cierto tiempo es muy importante eliminar todo lo que no nos sirve. parado. Entonces. solo quedaba lo imprescindible. aparatos eléctricos. —Tenemos que irnos —dijo Quetzalcoatl—. Entró Tlaloc y bebimos los cuatro. una energía que necesitas para otras cosas? Se rompe la plancha. bloqueado? Elimina de tu vida todo aquello que no te sirve. Cualquier vecino puede llevarse algo si lo necesita.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Huemac entró por la puerta con un cuenco con leche.

Tienes muchos hábitos que te desvían del camino que has decidido emprender y te aferras a ellos de forma completamente absurda. Llevaba toda mi vida acumulando cosas inservibles. sobre la religión. Quítalos de en medio. libros que no te interesan. Sin embargo. —¿Por qué no reflexionas sobre ellas y las quitas para siempre? —continuó Quetzalcoatl— ¿Cuáles son las creencias que en este momento pueden hacerte crecer. sigues creyendo en ellas. Tenía razón. O mejor. utensilios de cocina que nunca has usado. conseguir tus objetivos? Quieres cambiar y no estás dispuesto a aumentar tus capacidades. amistades inservibles. Entre otras razones porque está rota. tus conocimientos. Pero nunca más vas a necesitar esa plancha. que te impiden avanzar. Y la siguiente vez vuelves a quedar con ellas. Era cierto. —Sigues manteniendo relación con personas que hace mucho tiempo dejaron de interesarte —continuó— Cada vez que estás con ellas sientes una especie de frustración y piensas: "nunca más voy a quedar con ellas". regálalos o llévalos a algún centro de reciclaje. sobre el dinero. que te bloquean. sobre la vida. ¿Qué beneficio sacas? ¿Qué ganas? Te enseñaron de pequeño un montón de ideas. Tienes la casa y los armarios llenos de papeles que no sirven. que ya no forman parte de tu vida actual. de creencias.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito la vieja por si algún día la necesitaras. Creencias que ya no te sirven para nada. Tíralos a la basura. Creencias sobre ti mismo. aparatos eléctricos que dejaron de funcionar hace años. ¿Cómo vas a adaptar tu 47 . sobre el ser humano. Y enfocaste toda tu vida hacia esos valores. Aléjalos de tu vida.. ¿Qué cosas nuevas necesitas aprender? ¿Qué cosas que aprendiste y no te sirven necesitas desaprender? ¿Necesitas for mación? ¿Necesitas aumentar tus conocimientos? ¿Qué vas a hacer hoy para empezar a formarte? Hace años decidiste cuáles eran tus valores en la vida. Mis armarios estaban llenos de cosas inservibles. madurar.. Tus valores con el paso de los años han cambiado. Despeja el espacio.

por la gran aglomeración de niños y niñas que había alrededor alborotando. por lo que deduje que nos dirigíamos hacia la aldea vecina. Pronto descubrimos la escuela. Ya seguiré yo solo. Era un tipo singular. Tanitani dijo —Vamos a aprovecharnos que hoy está con nosotros el maestro Quetzalcoatl para aprender algunas cosas importantes para la vida. Era todo sonrisa. Los niños entraron en la escuela y se sentaron en mesas redondas de cinco en cinco. 48 . La escuela estaba sorprendentemente llena de ordenadores y pizarras electrónicas. vestidos con unos impecables uniformes de color azul celeste. Llamó a los niños con una campana. que contrastaban con la pobreza del resto de casas de pueblo. —Je. Quetzalcoatl les hacía pequeñas caricias en sus mejillas sonrojadas por el frío. Ellos tienen a una extraordinaria profesora. Te dije que soy maestro. El maestro nos hablará sobre los valores. Te la voy a presentar. Se llama Tanitani. más curioso todavía que su hijo. —Quetzalcoatl —dije— gracias por acompañarme hasta aquí. Los niños comenzaron a cantar alegremente.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito vida a esos nuevos valores? ¿Qué nuevos objetivos responden a esos nuevos valores? Nos despedimos de Tlaloc y comenzamos a descender por un camino de tierra. je —rió Quetzalcoatl— esta no es mi escuela. dos niños y dos niñas. pero no soy maestro de este tipo de escuela. Tlaloc se quedó quieto mirándonos mientras nos alejábamos. Se trataba de varios edificios modernos. que los niños utilizaban como verdaderos expertos. Venían con nosotros los cuatro niños de la aldea. La aldea vecina era más grande que la otra. Tanitani era una preciosa joven maestra de unos treinta años. Supongo que tienes ganas de quedarte con tus niños en la escuela.

el orden de importancia que doy a las cosas no tiene por qué coincidir con el de otro ser humano. etc. También nuestra propia experiencia de vida va marcando nuestros valores. "¿Qué es importante para mí?" —comenzó Quetzalcoatl — A través de los valores juzgamos nuestra propia conducta y establecemos relaciones con las cosas que nos rodean y con los demás. significa que esos objetivos no concuerdan con alguno de nuestros valores. ¿Es eso posible? —Como los valores se empiezan a establecer desde los primeros años de nuestra vida. Le dieron las gracias con sus sonrisas y salimos de nuevo a la calle. si nos sirven a nosotros. Los niños le hicieron algunas preguntas que Quetzalcoatl respondió de forma muy sencilla. así como nuestra personalidad. Mis valores no son los mismos que los valores de otras personas. —continuó Quetzalcoatl— se han podido mantener valores incongruentes con los que establecemos cuando somos adultos. para que le comprendieran. la familia a la que pertenecemos. necesariamente tienen que ser buenos para todo el mundo. La escala de valores. También se producen conflictos cuando tratamos de imponer nuestros propios valores a los demás. que ya no son los mismos que cuando era pequeño. Uno de los niños levantó la mano. —Maestro Quetzalcoatl —dijo cuando Tanitani le dio la palabra — Mi papá dice que él ha cambiado sus valores.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Los valores son las actitudes personales que determinan nuestra conducta. pensando que. la ideología que compartimos. En este caso. la educación que hemos recibido. Todos estos factores se influencian mutuamente. Los valores están influenciados por la cultura en la que vivimos. la religión que profesamos. Esto es llevado a su máxima expresión cuando una ideología impone sus valores a los demás a través de leyes. Estas discrepancias provocan que a veces no estemos seguros de qué camino seguir o que nos sintamos insatisfechos de determinados logros u objetivos conseguidos. Pero la me49 . mientras que mi mama dice que ella sigue teniendo los mismos.

Cuando llega la primavera. ni des50 . Nos despedimos. pensé. nuestra sala de música o el pabellón deportivo. ni antes. Tampoco has visto nuestro Hospital. las aves migratorias se desplazan de lugar.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito jor de todas las sonrisas fue la que me dirigió Tanitani. el cielo se oscureció y una fuerte tormenta comenzó a caer. Las cosas en la naturaleza solo ocurren cuando se cumplen una serie de requisitos. —Nos esforzamos en darles la mejor educación que podemos —dijo— Si no gastamos en la educación de nuestros niños. milenaria. Empezamos a andar por un sendero de metro y medio de ancho. Nos refugiamos en una cueva. no renunciamos a nuestra medicina popular. que no desaprovechaba ocasión para seguir hablándome del éxito— Las cosas en la naturaleza ocurren. Tendré que buscar alguna excusa para volver. Cuando se producen ciertas circunstancias. simplemente. Ocurre lo mismo con la promoción de la salud. Aquella chica era preciosa. uno de las mejores del país. que está en un pueblo a cinco kilómetros de aquí. Todos nuestros niños tienen a su disposición una educación basada en nuestras tradiciones más antiguas. —La naturaleza no puede forzarse —dijo Quetzalcoatl. Un zorrillo se atravesó en nuestro camino. Las cosas en la naturaleza solo ocurren cuando tienen que ocurrir. junto a los mejores recursos más modernos. Y eso que no has visto nuestra biblioteca. De repente. ni tampoco renunciamos a los modernos sistemas tecnológicos. —Gracias a nuestros amigos benefactores. Cuando se combinan determinadas variables. las setas del bosque aparecen. ¿en qué vamos a emplear el dinero? —Me ha sorprendido ver todos esos adelantos tecnológicos aquí —dije. llueve. —contestó Tanitani mirando de reojo a Quetzalcoatl — tenemos los mejores medios a nuestra disposición. con los mayores adelantos científicos. ocurren.

las parejas. Comenzó a hacer frío. Si quiero aprovechar la fuerza del agua para crear energía eléctrica. Un negocio que no cumple unos mínimos requisitos. las empresas. Y no podrás decir que has tenido mala suerte o que los elementos se han puesto en tu contra. Los negocios. 51 . Pero el viento seguirá haciendo lo que tiene que hacer. no funcionará bien. Así no girarán y no se cumplirá mi objetivo. Quetzalcoatl siguió imperturbable ante el frío. Serás tú quien ha puesto a los elementos en contra de tu proyecto. Las cosas solo ocurren cuando pueden ocurrir. Los truenos sonaban con eco dentro de la cueva. y si nos empeñamos en que llueva hacia arriba. sino de leyes naturales que se cumplen queramos o no. —¿Estás luchando contra el viento? —siguió mi amigo— Es mejor que lo utilices a tu favor. son aquellas que han establecido las cosas de tal forma que están en consonancia con las leyes que las hacen funcionar. El agua se dirige desde las montañas hacia el mar. —Yo no creo que el mundo funcione por determinismo —me atreví a decir. Si lo utilizas a tu favor. —No estoy hablando de determinismo. Si luchas contra el viento.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito pués. tengo necesariamente que poner las aspas de la turbina en la misma dirección de la fuerza del agua. hará lo que tiene que hacer. las vidas que funcionan. la vela se partirá y no avanzarás. Si quiero que funcione. Me puse un jersey que me había regalado Meztli. solo llueve hacia abajo. No podemos cambiar una tormenta a voluntad. ni producir setas de pino en un robledal. —Tengo frío —dije como excusa. Una pareja que no sigue unos mínimos requisitos. tenemos el fracaso asegurado. no puedo poner las aspas de la turbina hacia arriba. ni hacer que las cigüeñas tengan crías en invierno. está abocado al fracaso. Un viento frío soplaba alocadamente. el barco se desplazará.

otra parte decide que esos objetivos no le convienen y hace todo lo posible para que el proyecto no salga adelante. generalmente. Es como si existiera una lucha interna por el poder. objetivos y creencias.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Me gustaría que reflexionaras sobre esto. Mientras decides por la noche que vas a empezar alguna tarea. ¿Las cosas no te salen como esperabas? Lo más probable es que el planteamiento que tienes no sea el más idóneo y que así no sea posible que funcione por mucho que te empeñes. —¿Y cómo hacer para hacer que algo funcione de manera natural? —¿Cómo puedes hacer para que algo funcione de manera natural? Haciendo una metáfora podríamos hablar de "partes" para referirnos a las distintas estructuras de personalidad que existen en nosotros a nivel. hablan entre ellas. Estas partes responden a diferentes intereses y por eso en muchas ocasiones somos incoherentes con nosotros mismos. Mientras algo dentro de nosotros nos invita a tomar alguna decisión. A la hora de establecer un camino hacia el éxito tienes que tener en cuenta esta lucha interna. sino que actúan o nos hacen sentir cosas incompatibles con nuestros valores o intereses. porque es muy posible que exista dentro de ti una parte que trata por todos los medios de boicotear. —Así es. todas esas partes quieren lo mejor para ti. inconsciente. En tu interior no hay ninguna parte que quiera hacerte daño. Otras veces no hablan. Estas partes. ¿Qué puedes hacer? Se trata de que todas esas partes se pongan de acuerdo en 52 . hay otro algo que nos lo impide. Lo que ocurre es que esas partes tienen distintas informaciones. En realidad. —Muchas veces me pasa que por la noche decido una cosa y a la mañana siguiente hago todo lo contrario. a veces. mantienen un diálogo interno. valores. Mientras una parte tiene claros cuáles son sus objetivos. de sabotear cualquier cambio o beneficio que quiere establecer otra parte. por la mañana ha tomado el poder otra parte que te impide realizarla.

Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito cuanto a cuál es el objetivo común de todas ellas. 53 .

hacía las funciones de autobús de línea. sino en levantarnos cada vez que caemos" Goldsmith P E= [ (I+A2) (P*F) ]D El camino serpenteaba entre precipicios. en este loco autobús casi me muero de pánico. como quesos. desvencijado y roto. cajas y olores varios. Si en la montaña había pasado miedo. Se trataba de un destartalado autobús que los lugareños utilizaban para ir a la ciudad y realizar sus compras o vender algunas mercancías que elaboraban. Quetzalcoatl me dijo que un poco más abajo había un cruce en el que podríamos subirnos a un autobús que iba hacia la ciudad. Lo que bastantes lustros atrás había sido un bus urbano en alguna ciudad del primer mundo. mira dónde te has caído y pon allí una señal" Augusto Ferrán "Nuestra gloria no está en no haber caído nunca.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito CAPÍTULO 5: P = Persistencia "Levántate si te caes. fardos. El conductor. y antes de volver a andar. aquí. alfombras y algunos animales de granja. un hombre de mediana 54 . Nos acomodamos como pudimos entre gallinas.

atónitas ante tal espectáculo. Le dije que yo vivía en la gran manzana y que sería un enorme honor si quisiera utilizar mi vivienda mientras necesitara un alojamiento allí. Quetzalcoatl me dijo que al día siguiente tenía que ir a Veracruz a coger un avión porque le esperaban dos días más tarde en Nueva York y tres días más tarde en Los Ángeles. Hablaron durante unos minutos de viejos tiempos y comenzó a enseñarnos las excavaciones. —Mazatl. la consigue. Por la tarde fuimos a visitar unas ruinas aztecas. Llegamos a la ciudad al mediodía. Un hombre de unos cincuenta años apareció a lo lejos y se acercó sonriente. Y el que la sigue. Los arqueólogos habían descubierto hacía poco las ruinas de una antigua población azteca de principios del siglo quince. conducía su máquina rozando los precipicios de tal forma que hasta las estelas de humo del tubo de escape se quedaban flotando en el aire tras cada curva cerrada. —Quetzalcoatl. —dijo Quetzalcoatl. Quetzalcoatl rió y me contestó que ya hablaríamos de eso. Quetzalcoatl preguntó por el Director de la excavación. El ruido del motor diesel hacía eco cada vez que pasábamos sobre un puente y el puente se quedaba perplejo sin saber cómo reaccionar. —Mi amigo Mazatl —dijo Quetzalcoatl —lleva treinta años buscando estas ruinas. El comisario me pidió que no abandonara la ciudad hasta que trajeran noticias de la montaña. Sabía que los anti55 . Acompañado de Quetzalcoatl fui a la estación de policía para dar aviso de lo que había ocurrido con mis compañeros. Le saludé con un apretón de manos y entonces me di cuenta de que le faltaba el brazo izquierdo. dichosos los ojos que te ven. Enseguida se movilizaron varios equipos que inmediatamente se dirigieron hacia la montaña. mientras le daba un fuerte abrazo — Te presento a mi amigo Max Pinton. Nos alojamos en una pensión.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito edad.

—Las cosas no funcionan a la primera —sentenció Quetzalcoatl cuando nos quedamos solos —Las cosas. deliberan sobre los medios para realizarlas. Mazatl nos pidió disculpas y siguió con su trabajo. El trabajo detallado y minucioso que se estaba realizando hacía que avanzaran muy despacio. Una idea de esas que elevan a un hombre sobre sí mismo ocurre en un instante.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito guos aztecas construían sus ciudades a distancias regulares dentro de las rutas que se dirigían desde el norte hacia el sur. Hemos hablado de las ideas y de cómo pasar a la acción ahora. Esto les permitía desplazarse y encontrar siempre un sitio en el que guarecerse cada pocas jornadas. hemos analizado varios factores que nos llevan al éxito. que perdió tras un desprendimiento que se produjo en una primera excavación que resultó fallida. éste es Mazatl. El mes anterior habían encontrado una pequeña figura de cerámica a la que habían dado mucho valor arqueológico. Incluso la búsqueda le costó un brazo. se resuelven a ello y concluyen por ejecutarlas. Los trabajos de excavación estaban en sus inicios. unas condiciones para poder funcionar. Esto era así en todas partes. menos aquí. mientras que los trabajadores las estudian. Faltaba una ciudad. —Tu padre tenía razón —dijo Quetzalcoatl mientras recogía una piedra del suelo— Pero los perezosos no tienen constancia para meditar sobre ninguna. mérito casi exclusivo debido a la constancia. Aquí es donde a la constancia le está reservado su papel más importante. Te voy a hablar de otro factor fundamental: la persistencia. que es el verdadero mérito de la voluntad. generalmente. pero no ocurre en un instante su desarrollo. ¿Cuántas cosas has comenzado y no has terminado? ¿Cuántas veces estás dispuesto a fracasar antes 56 . si recuerdas. sino que es producto de una larga tarea que requiere meditación y estudio. Hasta ahora. un ciclo. necesitan un proceso. Si conozco a alguien con perseverancia. Y Mazatl la ha perseguido con absoluto tesón durante todos estos años. —Mi padre decía que tantas ideas o más se les ocurren a los perezosos que a los trabajadores.

con todos sus recursos disponibles. a insistir. —Tienes toda la razón —dijo Quetzalcoatl volviendo a coger otra piedra— Se avanza cometiendo errores. ¿Estás dispuesto a ser persistente. —Séneca era un gran sabio —dijo Quetzalcoatl. Puedes lamentarte (o echar la culpa a los demás) o puedes aprender sobre la experiencia que has tenido. algunas personas se rinden y piensan que ya no hay nada que hacer. sabiduría.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito de conseguir el éxito? ¿Cuántas veces estás dispuesto a levantarte después de la caída? Esa es la única diferencia entre quienes alcanzan lo que se proponen de aquellos que piensan que su fracaso es el resultado de que el mundo se ha vuelto contra ellos. Ante el mismo fracaso. se aflige más de lo necesario" —dije en un murmullo. No son incultos. que decía "quien se aflige antes de tiempo. a actuar con tesón. —Recuerdo que un profesor en el colegio siempre citaba a Séneca. El resultado del fracaso es poder aprender. incansable. El segundo camino te llevará al éxito. las cosas serían muy diferentes. otras personas aprenden que ese no era el camino correcto. El mundo está lleno de personas que avanzan por la vida sin rumbo definido. talentos. tontos ni perdedores. Comprométete con la vida. empecinado…? ¿Vas a tomar cualquier tropiezo como una gran excusa para seguir adelante. No seas un espectador. pero sin utilizar. —Es verdad —dije— Si pudiéramos aprender a aprender a tiempo. a ser tenaz. inteligencia. resistente. estás mucho más cerca del éxito. levantarse es obligatorio". constante. volviendo a dejar la piedra en el suelo— Ante un fracaso. Una vez escuché un proverbio ruso que decía "Caerse está permitido. Tú eliges. conocimientos y posibilidades y sin embargo no han 57 . El primer camino te llevará a ser un fracasado. Fracasan en la mayor parte de sus objetivos y solo logran alcanzar un éxito mínimo en pequeñas tareas. Participa de tu propia vida. para seguir luchando sin límites? Entonces. Son personas llenas de destrezas. son personas normales.

no tienen perseverancia. Cuando aparecen los primeros obstáculos. y quienes caminan a favor de la persistencia. el ceder ante la oposición. Nunca acaban lo que empiezan. Durar permanentemente o por largo tiempo. el negativismo. la costumbre de no terminar lo que se inicia. la desidia. pruebas y dificultades. significa "mantenerse constante en la prosecución de algo comenzado." —dijo Mazatl sentándose junto a nosotros— Su equivalente en griego es hy-po-me-nó. la dejadez. fracasan porque no lo consiguen a la primera. el entusiasmo. la motivación y la fuerza de voluntad. el logro. abandonan. la confianza. la falta de voluntad. la intermitencia o discontinuidad y la frustración. la convicción. entendimiento y sabiduría. aguantar." El sustantivo perseverancia del latín perseverantia. el tener sueños y metas. significa "firmeza y constancia en la ejecución de los propósitos y en las resoluciones del ánimo. 58 . la predisposición a abandonar. las ponen en marcha. entre quienes se quedan en el intento y quienes al final acaban cruzando la línea de meta. Duración permanente o continua de una cosa." Y su equivalente en griego Hi-po-me-né que denota por lo general "aguante valeroso. Es la diferencia entre quienes se dejan vencer por el desánimo. el cansancio." Perseverancia significa: "Seguir un curso fijo sin darse por vencido a pesar de las dudas o dificultades hasta recorrer todo el trayecto. actúan. la fatiga. se dan por vencidas y cambian de rumbo o de intereses. no aguantan lo suficiente. un aguante que no pierde la esperanza a pesar de los obstáculos. —El verbo perseverar del latín perseverare. permanecer firme. que significa literalmente "permanecer o quedarse en un lugar bajo sin abandonarlo. la apatía.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito conseguido el éxito. firme y paciente. cuando aparecen los primeros escalones. la responsabilidad. el deseo de triunfar la autodisciplina. sin embargo. la paciencia." La perseverancia es lo que marca la diferencia entre quienes triunfan y quienes fracasan. el conocimiento. ¿Por qué no han conseguido sus objetivos? Hay personas que tienen ideas. tienen todos los recursos necesarios y.

Una semana más tarde trajeron los cadáveres de mis compañeros. A la mañana siguiente. Habían caído por una grieta. Las personas que fracasan se dejan vencer por las circunstancias. 59 . Volví a Nueva York. —Ese es uno de mis grandes defectos —dije— Suelo abandonar pronto si veo que algo no funciona. El consulado de mi país se hizo cargo de los trámites de repatriación. Me dijo que no me preocupara. que ya tenía sitio.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Las personas vencedoras continúan a pesar de los problemas —siguió Quetzalcoatl— Insisten e insisten sin dejarse llevar por la frustración. Le di mi dirección en Nueva York y le insistí en que utilizara mi pequeño apartamento. Quetzalcoatl se marchó.

queda en el camino" Platón F E= [ (I+A2) (P*F) ]D Habían pasado tres meses. Se trataba de un billete de avión a Tijuana con la fecha abierta. familiares. una nota manuscrita y un número de teléfono. La nota decía "Te espero porque nos falta acabar la fórmula" Quetzalcoatl Me organicé en el trabajo y fijé la fecha. Comencé a trabajar en cada uno de ellos. Un día recibí un sobre por correo.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito CAPÍTULO 6: F = Flexibilidad "La lengua resiste porque es blanda. Los dientes ceden porque son duros" Proverbio chino "Quien mucho se apresura. Comencé a poner en práctica los consejos de Quetzalcoatl. Fijé mis objetivos personales. Las cosas empezaban a irme bien. Me dijeron que esperara un 60 . Cuando llegué al aeropuerto de Tijuana llamé al teléfono. Mi vida comenzó a cambiar. sociales y de trabajo.

El jet privado despegó y media hora más tarde nos dejó en un pequeño aeropuerto cercano al mar. en despertar su consciencia. Una hora más tarde me llamaron por los altavoces. Cuando subí al avión. sino. sobre todo. Se trataba de un enorme complejo de edificios. el conocimiento de ellos mismos y la necesidad de devolver lo que han recibido a sus comunidades. la preciosa e inteligente maestra de escuela. Lo que viste en la escuelita es fruto del trabajo que se realiza aquí. En las escuelas. Yo misma empecé como alumna en una escuelita que está muy cerca del poblado en el que 61 . devuelvan todo su saber a sus propios pueblos y comunidades. No solo formamos a nuestros alumnos en conocimientos. integrándose en los conocimientos tradicionales de cada pueblo. Me dijo que Quetzalcoatl no había podido venir porque tenía cosas que hacer. pero que lo veríamos más tarde. Tanitani me dijo que estaba pasando unos días en casa de Quetzalcoatl y que cuando supo que yo iba a llegar de visita ella había querido venir a recibirme. Miles de personas investigan sobre cómo hacer que la tecnología se ponga al servicio de la educación y la salud. Todos los profesores de la escuelita estamos formados aquí. No nos interesa formar a las personas para que después exploten a otras personas o se vayan a otros países desarrollados a hacerse ricos con los conocimientos que les hemos dado. Nuestra función principal es que todos estos niños cuando hayan recibido una educación universitaria o tecnológica. —Nos encontramos en el Instituto Médico-Educacional y Tecnológico de Ranchito Alto —dijo Tanitani— Aquí se cuecen las mejores ideas sobre Inteligencia aplicada al desarrollo humano. existen otras quinientas repartidas por todo el mundo. Como la escuelita que tú viste. mi sorpresa fue mayúscula. rodeados de jardines y parques. Me llevaron a un jet privado. Esas escuelas tienen los mejores medios técnicos y humanos. los centros de investigación trabajan ya los niños que comenzaron en los poblados. los hospitales. Quien estaba esperándome era Tanitani.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito poco. que venían a buscarme.

Quien recibe. Todos los edificios estaban rodeados por parques. sus enormes ojos negros brillaban como lucecitas. incluso en los jardines. Después. Yo pensé que estaba recibiendo tantas cosas en estos últimos meses. que tendría que pensar algo para devolver todo lo que estaba aprendiendo. Cualquier persona puede participar en cualquier programa que se esté desarrollando. Había grupos por todas partes. Otros trabajan solos con los ordenadores o con tabletas. estaba contando el peligro sobre la salud de las radiaciones que se generan en plantas procesadoras de energía. si siente interés por ella. Un médico. en cualquier momento del proceso. lagos. —Fundamentalmente nos interesan las ideas —dijo Tamitami— por eso promocionamos espacios para la creación de ideas. Tanitami estaba preciosa. Se veía mucho movimiento. gente que pasaba de unos grupos a otros. Estaban hablando de energías alternativas. Voy a estar varios años devolviendo todo lo que he recibido. Como verás.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito ahora trabajo. Si alguien tiene una idea y la quiere desarrollar. mientras que un filósofo puede participar en una investigación de física cuántica. un geólogo habló sobre la energía 62 . jardines. mientras hablaba de lo que estaban haciendo. Un biólogo puede aportar sus conocimientos en un programa centrado en el aprendizaje de la lengua materna. y aporta lo que considera oportuno. Nos sentamos en un grupo formado por siete personas. Cada persona la estudia. Como verás. hay ordenadores disponibles. tiene que dar. no hay departamentos cerrados. la propone a todos los demás. Si eres una persona íntegra y honrada tienes que devolver todo lo que has recibido. por todas partes. zonas deportivas. —Quetzalcoatl me ha pedido —continuó— que te enseñe algunas cosas interesantes que tenemos aquí. Nadie tiene una mesa o un despacho propio. vestido con una camiseta sin mangas. Se notaba lo satisfecha que estaba porque.

Nos montamos en dos bicicletas y seguimos un camino de tierra que se adentraba en una especie de jardín botánico. 63 . —Es como un zoo —dije.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito que se produce en las fuentes termales. formas de ver la vida. hablando con tres jóvenes estudiantes. bambúes de Camboya. secuoyas de California. Así era. Me dio un abrazo de oso y nos dijo que nos sentáramos mientras acababa de hablar con los estudiantes. castaños de los Balcanes. ya que hay personas de todos los países. lenguas. nos habíamos cruzado con hombres y mujeres de todos los colores y vestidos con una enorme diversidad de indumentarias. —dijo ella— aquí todo el mundo está voluntariamente. robles. así como pequeñas grutas. Quetzalcoatl estaba vestido tal como lo conocí y llevaba puestas sus inconfundibles sandalias. Mientras paseábamos había oído hablar en muchas lenguas distintas. avellanos. razas. así como innumerables especies animales —dijo Tanitani— Ocurre lo mismo con las personas que trabajan aquí: esto parece la ONU. pero sobre todo ello aquí prima la libertad y el respeto. Levantó la vista y nos sonrió mientras nos acercábamos. Sonó el teléfono móvil de Tanitani. cipreses. Y entonces lo vi. de distintas partes del mundo. ardillas. cerezos. —No te confundas. lleno de diversos árboles: gingkos de China. Me pregunta dónde estamos. lagos y cascadas. hayas. nadie es obligado a permanecer. ideologías. He quedado con él dentro de diez minutos en su casa. Max. Hay una gran diversidad de culturas. Todos aportaban ideas. y en el claro una especie de cabaña de madera. sentado en una mecedora en el porche. El recinto estaba lleno de bicicletas aparcadas que se podían usar libremente. Vamos. razas y religiones. —Es Quetzalcoatl. tejos. Vimos conejos. corzos… —Hay 250 especies vegetales diferentes. alisos. En medio de la espesura del jardín había un claro.

El otro chico iba vestido con pantalones cortos y una camiseta con la leyenda "Me gusta lo simple". Tanitani se sentó a mi lado mientras esperábamos. sin saber de dónde me salió la fuerza. pero es posible que no lo sea dentro de un tiempo. pero siempre me había echado para atrás pensando que nuestras culturas eran tan diferentes que nunca podrían encontrarse. Me pareció todavía más guapa que cuando la conocí. vestía una especie de kimono japonés. con traje azul marino impecable y una corbata roja con rayas naranjas.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Tenéis que tener en cuenta —les dijo— que vuestro planteamiento es correcto en estos momentos. La inconfundible risa de Quetzalcoatl lo envolvió todo. He pensado mucho en ti. Y en medio de todos ellos. Me hubiera gustado hacerles una foto. Por eso es muy importante que diseñéis factores de corrección que permitan volver a enfocar los objetivos cuando las circunstancias cambien. La escena era muy curiosa. —Yo. Varias veces había pensado en ir a visitarla con cualquier excusa. yo… —También yo me alegro de veros juntos —dijo Quetzalcoatl. Tanitani levantó la vista y me miró directamente a los ojos. Quetzalcoatl con su jersey de mil colores. yo… —balbuceé— yo. dije: —Tanitani. La chica. estás preciosa. 64 . él me ha invitado a venir. yo no me la había podido quitar de la cabeza. Los estudiantes se habían ido. por su parte. Algo que funciona en este momento puede ser algo bloqueante en el futuro. Un estudiante iba vestido al más puro estilo ejecutivo. De repente. Durante los tres meses que habían pasado. —Yo también he estado pensando en ti —dijo con una voz llena de ternura— Tenía muchas ganas de volver a verte y como el maestro lo sabía.

Además. Pero estoy seguro de que ahora sobro y que os gustaría estar solos. de hacer las cosas desde distintas perspectivas. Sus ojos y su sonrisa me indicaron que ya sabía lo que estaba pasando entre Tanitani y yo. de modificar. Las cosas no ocurren a la primera. Ese era un gran inconveniente para que nuestra relación funcionara. Creo que estaba completamente enamorado. tienen persistencia. Un gran problema era que ella era feliz en el poblado con sus niños. Pero si siguen insistiendo y siguen haciendo lo mismo. nunca los había sentido de esa manera. »El éxito está determinado por la flexibilidad. era una mujer con muchos conocimientos y sabiduría. Por último. Al día siguiente yo era la persona más feliz del mundo. tampoco alcanzarán la meta. mis avances. pero mantienen siempre la misma respuesta.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Mientras cenábamos. en esa relación amorosa que podía comenzar entre los dos. mis logros. pero que no pasan a la acción. mientras que yo vivía en la Gran Manzana y allí tenía mi trabajo. sus besos eran tan dulces y suaves que. Quetzalcoatl nos estaba esperando para desayunar. —Cuando nos conocimos estuvimos hablando sobre los distintos factores del éxito —dijo Quetzalcoatl— Mañana hablaremos sobre otro factor determinante del éxito: La flexibilidad. pero que abandonan en cuanto se encuentran con el primer tropiezo. hay personas que pasan a la acción. Tanitani y yo habíamos estado hablando de nuestros sentimientos mutuos. basándome en todo lo que había aprendido en aquellos días en la montaña. mis progresos. —Veamos —dijo Quetzalcoatl— Hay personas que tienen ideas. 65 . les conté todo lo que había hecho durante el tiempo en que no nos habíamos visto. la posibilidad de cambiar. Hay otras que pasan a la acción. de nuestros miedos. a pesar de haber estado con muchas mujeres anteriormente. Sin embargo.

Si en tu negocio una inversión no ha funcionado. Quizás el problema que teníamos podía resolverse con un poco de flexibilidad. Creemos que por hacer más de lo mismo vamos a conseguir resultados diferentes. no insistas por el mismo sitio. no necesariamente dos. más esfuerzo. no necesariamente una mayor inversión lo vaya a hacer. cámbialo y haz algo diferente". 66 . cientos de veces con la misma piedra. tropieza decenas. no necesariamente significan mejores resultados. la persistencia tiene que estar ligada a la flexibilidad. con nuevos planteamientos. haz algo distinto. »Por lo tanto. No es cierto. cambia algo. Lo más probable es que consigas mejores resultados si cambias algún otro aspecto que no habías tenido en cuenta. Si una aspirina no te quita el dolor de cabeza. pero siempre repiten los mismos pasos. se persistente y flexible y el éxito empezará a aparecer por tu puerta. »Pasa a la acción ahora. consiguen siempre los mismos resultados. tres o cuatro aspirinas te lo van a quitar. Yo miré a Tanitani y le guiñé el ojo. »Ya conoces la presuposición que dice "Si algo no funciona. Las personas que insisten e insisten hasta la extenuación. —Se suele decir —continuó Quetzalcoatl— que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. más inversión de dinero. Es un sabio pensamiento.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito de sortear los obstáculos con creatividad. Cuando algo no funciona. »Más trabajo. con nuevos enfoques.

dejaos absorber. Por eso contraté a varias personas para que dirigieran mis negocios. Con Internet yo podía supervisar mi negocio desde cualquier parte del mundo. estudiá67 . proporcionándoles pequeños préstamos para que crearan sus propios negocios. Contempladlo. amadlo con pasión. Mis negocios iban por muy buen camino.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito CAPÍTULO 7: D = Diversión “Tened siempre ante vuestros ojos un ideal. Yo sabía que tenía que hacer dos cosas: devolver todo lo que había aprendido y vivir con Tanitani. con verdadera locura. Si un joven tenía una idea. Volví al valle y comencé a trabajar con adolescentes y jóvenes. iba a decir. desplegadas todas las velas. Entonces. emprended confiadamente la navegación: es el único medio de hacer algo y de ser alguien en la vida” Vuillermet D E= [ (I+A2) (P*F) ]D Volví a Nueva York. estudiadlo. Y entonces me decidí. hipnotizar por él. Puestas en marcha todas las instrucciones de la Fórmula de Éxito todo iba viento en popa.

68 . el nieto de Quetzalcoatl. Así creamos docenas de empresas. apareció Quetzalcoatl. la naturaleza y los demás seres humanos también le respetarán a él. Y cuando teníamos claro que podía ser rentable lo poníamos en marcha. que yo no entendía. es decir. para que él empiece a comprender el sentido de la naturaleza. Tres meses después de estar yo trabajando en el valle. observar al otro con deferencia. Tanitani me hizo muy feliz. Al hacerlo yo me sentía con una sensación extraordinaria.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito bamos todas las opciones. Cuando llegamos a la cabaña nos acercamos al altar de piedra. Tener respeto es devolver todo aquello que hemos recibido. qué servicios darle. Viviría su niñez en el poblado. Tener respeto es prestar atención. que se ayudaban unas a otras. con qué se podía fabricar. Nos acompañaba Huemac. qué alternativas tenía. Un día me dijo si quería acompañarlo a visitar el monte Citlaltépetl. El respeto es lo que nos permitirá sobrevivir en este planeta. Mi abuelo me hizo entender que solo respetándola. pero que seguro que tenían algún significado. dijo que venía a quedarse a vivir sus últimos años en la aldea que lo vio nacer. —Mi abuelo —dijo Quetzalcoatl— cuando tenía diez años me hizo subir a esta montaña sagrada. Por eso traigo a Huemac. Antes del amanecer emprendimos el camino hacia el Pico de Orizaba y en nuestras alforjas llevábamos comida para dejar en la cabaña. qué otras empresas podían ayudarle. Huemac tiene que comprender que si él respeta a la naturaleza y a los demás seres humanos. al que cada vez agredimos más. conociéndola. A los dos meses se quedó embarazada y cuando mi hijo nació fui la persona más feliz del mundo. cerca de la naturaleza y después podrá elegir qué camino seguir. ella también me respetaría a mi. Los tres comenzamos a cantar sonidos guturales.

—Cuando digo divertirte mientras caminas hacia el éxito —dijo Quetzalcoatl— no quiero decir que no te cueste. También he visto que estás devolviendo lo que has aprendido a través de tu ayuda a los jóvenes. que lo que estés haciendo te haga sentirte bien. olía a puerros. Sí. »Si para conseguir el éxito en cualquier aspecto de tu vida necesitas realizar actividades que te hagan sentirte mal.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Quetzalcoatl hizo una sopa como la que comí el día que me rescató. Entonces dijo: —Max. 69 . El día era soleado y la nieve resplandecía. cambia de actividad. es mejor que lo olvides. estaba siempre muy triste porque nunca disfrutaba de lo que hacía. Empezamos a subir hacia la cumbre. cambia de objetivo. —Comprendo perfectamente lo de la diversión —dije— porque cuando todavía no sabía esta Fórmula del Éxito mi vida era puro miedo. divertirte. dedícate a otra cosa. que no sea cansado. El último factor imprescindible para conseguir el éxito es la diversión. Conseguir el éxito en esas condiciones calamitosas no merece la pena. en el fondo tiene que ser muy agradable para ti. que eras una persona honrada. Pero hay un último factor que es el que potencia toda la fór mula. Lo que digo es que. sí. que no tenga un precio. has entendido muy bien la Fórmula del Éxito. que sea agradable y gratificante. Cuando te rescaté de la montaña comprendí que eras una persona decente y que podía confiar en ti. Me levantaba con miedo y me acostaba con miedo. que no sea fatigoso. aunque te cueste y sea cansado.

Divertirte es lograr que el camino hacia el éxito sea más importante que el propio éxito. te hará saltar de la cama por la mañana lleno de energía. Cuando llegamos a la cumbre el cielo estaba despejado. lleno de ganas de trabajar por tus objetivos. —Divertirte —dijo Quetzalcoatl —es tener la capacidad de transmitir a quienes te rodean que tu proyecto merece la pena. Cualquier cosa que hagas. —A mi me apasiona trabajar con animales —dijo Huemac— por lo tanto tendré que buscar algún trabajo que me permita hacerlo. el camino tiene que estar basado en la pasión. Divertirte es crear a tu alrededor un ambiente lleno de buenas vibraciones contagiosas. Sea lo que sea lo que quieras conseguir. tiene que levantar tu pasión. Sin pasión no es posible conseguir el éxito. 70 . La pasión te estimulará. tiene que hacerte vibrar.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito —Si subir a la cumbre no te apasiona —dijo Quetzalcoatl— es mejor quedarte abajo.

me gustará que dejes un comentario en http://www.html En cualquier caso.Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito ¿La Fórmula del Éxito de Ricardo Ros te ha ayudado? ¿Has aprendido algo? ¿Has conseguido entender lo que tienes que hacer? ¿Has puesto ya en marcha la Fórmula del Éxito? Este eBook vale 3 Euros.formuladelexito.tienda-relajacion. Si no lo has pagado todavía.com/home/198-laformula-matematica-del-exito.com 71 . puedes hacerlo a través de este link: http://www.

así como de otros libros relacionados con la psicología: El Viaje Decisivo. Cómo saber que me ama Cómo olvidar a una persona ¡Stop a la agorafobia! Las ranas hacen ¡CHOP!. Es editor de la revista PNLNET. crecimiento personal y éxito. 72 .Ricardo Ros – La Fórmula Matemática del Éxito Ricardo Ros Ricardo Ros trabaja como psicólogo y psicoterapeuta y está especializado en el tratamiento de la ansiedad. Es autor del Método Stop a la Ansiedad. un método para cumplir la dieta. Cómo conseguir mis objetivos El niño que iba a resolver los problemas del universo En su blog habla sobre Inteligencia. Tiene su consulta en Pamplona (España). con temas de superación personal y profesional.