María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

EL ACCIDENTE NUCLEAR DE CHERNOBIL

ISBN – 84-9822-459-4

MARÍA LARA MARTÍNEZ
(marialaramtnez@wanadoo.es)
LAURA LARA MARTÍNEZ
(lauralaramtnez@wanadoo.es)
THESAURUS:

Chernobil. Ucrania. Unión Soviética. Agencia Tass. Energía nuclear.
Reactor.

RESUMEN:

Estudio de la explosión del cuarto reactor de la central de Chernobil,

acaecida el 26 de abril de 1986, y análisis de sus consecuencias a partir de fuentes
hemerográficas.

ÍNDICE:

1. Introducción.
2. La central nuclear de Chernobil y el accidente del 26 de abril de 1986.
3. Catorce años de incertidumbre: la central de Chernobil desde 1986 hasta su cierre en el
año 2000.

4. Consecuencias de la explosión del cuarto reactor de la central de Chernobil.
4.1. Consecuencias ambientales.
4.2. Consecuencias sobre la salud.
4.3. Consecuencias económicas.
4.4. Consecuencias tecnológicas.

5. Conclusión.
6. Fuentes consultadas.
6.1. Artículos de prensa.

6.2. Direcciones de Internet.

-1–
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

1. INTRODUCCIÓN

El objetivo del presente artículo es analizar un acontecimiento que tuvo lugar el día
26 de abril de 1986 en Ucrania y que fue la explosión del cuarto reactor de la central de
Chernobil, así como también se tratará de examinar en estas páginas las consecuencias de
dicho accidente, las decisiones políticas adoptadas al respecto y la situación de esta central
nuclear hasta su clausura el 15 de diciembre de 2000.
El estudio de este fatídico acontecimiento permite reflexionar sobre cómo la
sofisticada tecnología creada por el hombre, si bien facilita enormemente su vida, sin
embargo, también existe el riesgo de que se vuelva contra él en algunas ocasiones, ya sea
por errores técnicos o por fallos personales pero que, en definitiva, causan enormes
desastres, tanto a nivel humano, como ambiental y económico.
La explosión del cuarto reactor de Chernobil, que constituyó el accidente nuclear
más grave de la Historia de la humanidad, pues superó en sus efectos incluso a los
bombardeos de Hiroshima y Nagasaki de agosto de 1945, se convirtió en un hito en la
Historia de la energía nuclear en el mundo. El tema que es objeto de estudio en este artículo
nos permite también enlazar con un asunto que goza de un gran eco en la actualidad y que
es el de la lucha de las plataformas ecologistas por el cierre de centrales nucleares que,
más allá de su producción energética, representan un grave peligro para la humanidad.
Aún en la actualidad resulta necesario esclarecer cuáles fueron las medidas
políticas adoptadas ante el accidente, así como el complejo proceso por el que los distintos
países fueron enterándose de la noticia a partir de referencias indirectas, ya que el gobierno
soviético trató de evitar la difusión de la información en el panorama internacional,
manteniendo un fuerte hermetismo.
Por ello, el artículo está estructurado en tres partes, en las que se analizarán las
características de la central de Chernobil antes de la explosión y las causas de la misma, los
efectos del accidente y sus consecuencias tanto inmediatas como a largo plazo y, por
último, los principales sucesos ocurridos en la nuclear en los catorce años en los que, a
pesar de la presión internacional, siguió estando en actividad.

2. LA CENTRAL NUCLEAR DE CHERNOBIL Y EL ACCIDENTE DEL 26 DE ABRIL
DE 1986

La central nuclear de Chernobil estaba situada a 130 kilómetros de la ciudad
ucraniana de Kiev, la cual en 1986 contaba con una población cercana a los tres millones y

-2–
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

medio de habitantes y distaba 700 kilómetros de Moscú.
Conviene indicar que, en 1983, la URSS tenía en funcionamiento cuarenta
reactores nucleares, treinta y uno estaban en construcción y treinta y cuatro en proyecto. Así
pues, mientras que la cifra total de megavatios para la URSS era de 71'5, los Estados
Unidos reunían 147. Por ello, la Unión Soviética hizo todo lo posible para superar este
desfase con respecto a los Estados Unidos y en 1986 se calculaba que su producción de
energía nuclear en el año 2000 habría aumentado cinco o siete veces.1
Se trataba de una central atómica, cuya primera fase entró en servicio en
septiembre de 1977 y, en 1980, comenzarían a funcionar dos plantas más. Según informó
en su día la prensa soviética, la central poseía una potencia total de tres millones de
Kilovatios. En 1986 funcionaban en la central de Chernobil cuatro reactores y se estaban
construyendo dos más. En los primeros años este complejo fue empleado con fines
exclusivamente militares, aunque posteriormente se usó también de forma secundaria para
la producción de energía eléctrica.2
Asimismo, cabe decir que la unidad número 4, la cual empezó su actividad en
diciembre de 1983, incluía un reactor de tipo RBMK-1000, un peligroso modelo de agua en
ebullición moderado por grafito, de 3.200 MW de potencia térmica y 1.000 MW de potencia
eléctrica.
De este modo, la central nuclear de Chernobil constaba de cuatro reactores de
1.000 MW de potencia cada uno, siendo dos de ellos del tipo moderado por grafito y
refrigerado por agua ligera. Así pues, cuando se produjo el accidente el 26 de abril de 1986,
los cuatro reactores funcionaban a pleno rendimiento y, a lo largo del año precedente,
habían producido más de 28.000 KWh.
Hay que tener en cuenta que la localización de las centrales nucleares soviéticas
responde a las exigencias técnicas de proximidad a los centros de consumo y de
necesidades de aprovisionamiento de agua para refrigeración.3
Acerca de las circunstancias en las que se produjo el accidente, cabe decir que a la
1:23 de la madrugada del sábado 26 de abril de 1986, se produjo una liberación de enormes
cantidades de material radiactivo a la atmósfera, contaminado significativamente grandes
extensiones de Bielorrusia, la Federación Rusa y Ucrania, afectando seriamente la
población de dichos lugares.
La explosión comenzó al activar los operadores la turbina para llevar a cabo un
experimento relacionado con la seguridad, en el que se pretendía demostrar que la
electricidad producida por el alternador a partir de la inercia de la turbina sin vapor podría
usarse para alimentar ciertos componentes del sistema de refrigeración de emergencia
durante cortos períodos de tiempo, hasta que se pudiera disponer de los generadores de

-3–
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

emergencia.
De esta forma, al poseer el reactor en esos instantes un caudal de refrigeración
mayor al habitual y al ser superiores a los permitidos los venenos neutrónicos extraídos, el
reactor se encontró en régimen de "supermoderación", por lo que se produjo un incremento
de radiactividad que no pudo ser compensado.
No funcionó el sistema automático de protección del reactor, pues estaba en parte
desconectado, y la explosión ocasionada a continuación provocó la destrucción física de
dicho reactor y de la cubierta, alcanzando las partículas de plutonio liberadas los dos
kilómetros de altitud. Para controlar el fuego y contener la radiactividad, los helicópteros
lanzaron sobre el núcleo del reactor más de 5.000 toneladas de plomo, boro y otros
materiales y fueron necesarios nueve días para controlar el incendio posterior a la explosión
del reactor.
Respecto a la física de los reactores RBMK, que es el tipo presentado por la unidad
número 4 de Chernobil, cabe decir que en un reactor térmico existen dos efectos dinámicos
fundamentales, que son el efecto Doppler, ligado a la temperatura del combustible, y los
efectos del moderador. El efecto Doppler provoca una realimentación neutrónicotermohidráulica negativa, pues al incrementarse la temperatura del combustible disminuye
su reactividad. Sin embargo, el efecto del moderador depende de la tipología empleada y,
en el caso de los RBMK (moderados por grafito), este efecto está marcado por la
temperatura del grafito.
Por ello, se puede afirmar que lo que ocurrió en Chernobil en la madrugada del 26
de abril de 1986 fue que la liberación súbita de energía no pudo ser refrigerada, de manera
que se alcanzó la ebullición nucleada y el aumento de presión hizo que el resto del líquido
fuera expelido. Esto realzó la reactividad y provocó una explosión de gran potencia.4
El accidente fue detectado el lunes 28 de abril de 1986, a las nueve de la mañana,
en la central nuclear sueca de Forsmark, unos cien kilómetros al Norte de Estocolmo, donde
los contadores Geiger registraban niveles de radiactividad catorce veces superiores a lo
normal. Primero se pensó en un escape de la propia central sueca, pero un control
exhaustivo mostró que la central funcionaba perfectamente. Sin embargo, ni el órgano del
Partido Comunista Soviético, Pravda, ni los periódicos importantes de Moscú informaban el
martes 29 de abril de 1986 de lo ocurrido.
Cuando los suecos reclamaron una explicación, las autoridades soviéticas
contestaron con evasivas, negando que se hubiera producido un accidente en su territorio5,
aunque doce horas después de la primera alerta de Forsmark, un comunicado del Consejo
de Ministros de la URSS leído en televisión reconoció que se había producido un accidente
en Chernobil. Así pues, al no ser informada, en los primeros días de la gravedad de la

-4–
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

situación la población de la zona afectada, los efectos se vieron agravados.
Además, conviene señalar que si bien en el accidente registrado en la central de
Three Miles Island de Pennsylvania en 1979 se liberaron 17 curios, según las autoridades
soviéticas, en el de Chernobil fueron 50 megacurios, esto es, 50 millones de curios, de los
más peligrosos radionucleidos, a los que se debe añadir otros 50 megacurios de gases
radiactivos inertes. Sin embargo, las cifras reales superaron el volumen indicado por las
autoridades soviéticas y, en opinión de la OCDE, las emisiones alcanzaron los 140
megacurios.
Respecto al tratamiento que en la prensa española se le otorgó a la tragedia de
Chernobil, cabe decir que las primeras noticias aparecieron el martes 29 de abril de 1986,
una vez que el día 28 la agencia soviética Tass había anunciado el accidente producido dos
días antes en la central nuclear del Norte de Ucrania y que la televisión ucraniana lo hubiera
calificado como "desastre".
Así pues, el suceso causó una grave preocupación en Suecia, Dinamarca, Noruega
y Finlandia, pues se detectaron niveles de radiación muy elevados, ya que en los dos
primeros países citados su radiactividad era cinco veces mayor a lo normal, mientras que en
Finlandia lo era diez veces y en la capital noruega, Oslo, un 50% superior.
Además, la agencia Tass informó en un breve comunicado que uno de los cuatro
reactores atómicos resultó perjudicado, aunque todavía no se habían evaluado los daños.
Asimismo, la agencia oficial soviética añadió que se había nombrado una Comisión
gubernamental para conocer las causas de la catástrofe, a la vez que se habían empezado
a adoptar medidas para eliminar las consecuencias del accidente y ayudar a los afectados.
Del mismo modo, aunque la información televisiva dada en el programa más
importante fue breve, es relevante el hecho de que se calificara el suceso no como un
accidente sino como una catástrofe. A su vez, conviene indicar que, según José Mª
Carrascal, corresponsal del diario ABC en Nueva York en 1986, el portavoz de la Casa
Blanca estimó que se trataba de un serio accidente, a pesar de que reconocía que los
Estados Unidos no se encontraban en situación de peligro.
Por otro lado, cabe decir que Eward Djeredjian precisó que los responsables
americanos habían recibido una comunicación independiente para ponerlos al corriente de
lo sucedido y, a juicio de los técnicos norteamericanos, no era convincente la hipótesis de
sus colegas europeos de que, debido al volumen de la radiación, se hubiera tratado de una
explosión de otro tipo, como podría haber sido la de un misil.
Asimismo, en la noche del 28 de abril de 1986, Suecia protestó por la falta de
información proporcionada por la URSS, después de que se registrara un alto nivel de
radiación, ya que la Embajada sueca en Moscú señaló que las autoridades soviéticas le

-5–
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

habían comunicado que no había tenido lugar ningún accidente nuclear en su territorio.
Por su parte, Brigitta Dahl, ministra sueca de Energía, señaló que incidentes como
éstos mostraban lo importante que era mantener informada a la población en cuestiones de
este tipo, a la vez que manifestó que, a pesar del alarmante aumento de radiactividad,
Suecia no corría peligro al haber ocurrido tan lejos el accidente.
El ministro del Interior de la Alemania Federal, recomendó a las autoridades
competentes que controlaran exhaustivamente los niveles de radiación en el aire, para
detectar si la nube había atravesado las fronteras alemanas, paralelamente a su petición a
los organismos internacionales de que controlaran las medidas de seguridad de las
centrales nucleares soviéticas.
En este sentido, conviene indicar que un experto de la Comisión encargada del
control técnico de las centrales nucleares de la República Federal Alemana indicó que, al
ser enorme el nivel de radiación a 1.500 kilómetros de Chernobil, el accidente debía de
haber sido muy grave, llegando a superar el de Three Miles Island en Harrisburg (Isla de las
Tres Millas) en Pennsylvania, ocurrido el 28 de marzo de 1979, en el que los afectados no
habían tenido que recibir asistencia hospitalaria en los primeros momentos, pues además
los técnicos consiguieron evitar la catástrofe impidiendo que el núcleo se derritiera
completamente, al usar la refrigeración.
En la noche del 28 de abril de 1986, se registró una radiactividad 2'5 veces superior
a la habitual en el Instituto Físico-Nuclear Hahn-Meitner de Berlín Oeste, según informó a
primeras horas de la madrugada uno de sus miembros.
Sin embargo, a fecha de 29 de abril de 1986 todavía no se había indicado el calibre
del accidente, pero los técnicos europeos y norteamericanos estaban de acuerdo en que
habría muchas personas de la URSS afectadas, aunque manifestaban que no se solían
producir muertes instantáneas en esos accidentes, a no ser que las personas estuvieran
justo al lado del lugar en el que ocurría. Sin embargo, dichos técnicos preveían algo en lo
que el tiempo les daría la razón, pues afirmaban que los efectos a largo plazo eran de
temer.6
Así pues, ambos grupos de científicos estudiaron los datos que les iban llegando de
esa nube, a fin de conocer el tipo de material radiactivo empleado y la magnitud exacta del
accidente, teniendo presente que si bien los rusos poseían dos tipos de reactores, era muy
probable que hubiera explotado uno perteneciente al tipo de presión.
La gravedad del accidente de Chernobil se vio acrecentado por el hecho de que las
centrales nucleares soviéticas, a diferencia de las occidentales, carecían de "edificio de
contención", consistente en una especie de contenedor para evitar escapes, por lo que
cualquier fallo accidental llevaba consigo filtraciones. En consecuencia, si bien sus costes

-6–
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

eran más bajos, los riesgos eran mayores.
Además, conviene indicar que, a pesar de que los rusos habían empezado más
tarde con su programa de energía nuclear, lo habían acelerado, teniendo en la fecha en la
que se produjo el fatídico suceso que es objeto de estudio en este trabajo cuarenta y cinco
centrales.7 Así pues, aunque las autoridades rusas manifestaron que el accidente en la
central nuclear de Chernobil había sido el primero experimentado en su territorio, José María
Carrascal indicaba en el periódico ABC del martes 29 de abril que, al menos, se había
detectado con anterioridad otro en una central experimental.
En este sentido, conviene indicar que fuentes occidentales afirmaron que, a finales
de los años cincuenta, había tenido lugar otro accidente en territorio soviético,
concretamente en Kitchim, en los Urales, pero que el hermetismo impidió que se evaluaran
las consecuencias. Incluso, fuentes occidentales aseguraron que, con anterioridad, se
habían producido, al menos, otros tres accidentes en la URSS.8
Los tres mencionados accidentes nucleares en la URSS fueron: la ya citada
explosión en la central de Kitchim en los Urales en 1958, otro suceso en una planta nuclear
de la ciudad de Shevchenko en 1974 y los graves fallos en algunas centrales nucleares
admitidos por las autoridades soviéticas en agosto de 1983.9
En cambio, los accidentes que han causado víctimas en Occidente prácticamente
no se han debido a causas nucleares. Así pues, conviene recordar que los únicos en los que
fallecieron personas fueron los siguientes: el ocurrido el 8 de junio de 1945 en el reactor de
Los Álamos (Estados Unidos); el 21 de mayo de 1946 en el reactor de Vinca (Yugoslavia),
en el que murió un operario y se debió a un error humano; el 30 de diciembre de 1958 hubo
otra víctima en Los Álamos; el 3 de enero de 1961 se registraron tres muertos en la central
de Idaho Falls (Estados Unidos); el 24 de julio de 1964 en Woods River (Estados Unidos), a
causa de un error humano; el 5 de octubre de 1966 en el reactor rápido experimental Enrico
Fermi I en Estados Unidos; el 17 de octubre de 1969 en la central francesa de Saint Laurentdes-Eaux I, en el que no hubo accidentados, ni tampoco emisión de productos radiactivos a
la atmósfera; el 25 de julio de 1972 en la central de Surry I (Estados Unidos); el 13 de mayo
de 1975 en Italia y, por último,

el 19 de noviembre de 1975 en la central de

Grundremmingen I (República Federal Alemana).10
Así pues, al haberse detectado la nube radiactiva en Finlandia incluso antes de que
la agencia Tass lo anunciara, la URSS tuvo que reconocer el accidente, pues dejándolo en
misterio sólo se incrementarían las especulaciones, empezando por la idea de accidente
militar. De esta forma, quisieron evitarlo pero, al contar sólo parte de la verdad y ocultar
importantísima información, únicamente lo consiguieron a medias.
Por ello, expertos occidentales estimaron que sería difícil conocer qué había

-7–
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

ocurrido realmente en la central nuclear soviética, la cual no figuraba en la lista de las
instalaciones que la URSS permitía que fuesen inspeccionadas por técnicos de la Agencia
Internacional de la Energía Atómica de Viena, en virtud del acuerdo firmado con ella en
febrero de 1985.
En la prensa española, a fecha de 1 de mayo de 1986 se indicaba que crecía la
alarma ante las posibles consecuencias del accidente de Chernobil, mientras que las
autoridades de la Unión Soviética mantenían el mutismo oficial acerca del alcance de la
catástrofe atómica. Así pues, expertos norteamericanos afirmaron que la situación podía
agravarse, ya que la planta seguía ardiendo y se temía que se confirmaran las primeras
estimaciones de miles de víctimas.11
Sin embargo, Moscú decía que la situación estaba bajo control y únicamente las
autoridades rompieron su mutismo sobre el accidente para informar de que había 197
heridos, de los cuales 49 ya habían salido del hospital. Asimismo, aseguraron que en las
últimas 24 horas se había reducido el escape radiactivo y que continuaban los trabajos para
paliar las consecuencias del accidente.
Así pues, conviene indicar que, por primera vez, el 30 de abril de 1986, las
autoridades soviéticas confirmaron que el accidente había tenido lugar el sábado 26 de abril,
en un informe emitido por el ministro soviético de Asuntos Exteriores y dirigido al embajador
finlandés en Moscú.
De este modo, el diplomático citado se enteró de que no se habían tomado medidas
especiales para proteger a la población local de la zona de Ucrania, a pesar de que la
radiación superaba allí los niveles habituales.12 No obstante, las autoridades soviéticas no
habían informado acerca de las causas que desencadenaron el accidente, ni tampoco
acerca de la magnitud del mismo.
El 30 de abril de 1986 se hizo público que las autoridades evacuaron a los
habitantes de la central y de tres zonas próximas, tras establecer un cordón de seguridad de
30 kilómetros, a la vez que se indicaba que la nube radiactiva estaba al Norte de Polonia y
se desplazaría hacia la zona septentrional del planeta, excluyéndose que afectara a
España.13
Según los expertos alemanes, en el accidente de Chernobil murieron centenares de
personas y fuentes de las Embajadas de Suecia y Alemania Federal confirmaron haber
establecido contactos con la URSS para apagar el incendio. Sin embargo, las autoridades
soviéticas guardaron absoluto silencio sobre las consecuencias del accidente, mientras que
aumentaban las dudas sobre el posible número de víctimas y la extensión de la nube
radiactiva.14
Asimismo, en la prensa española de esa misma fecha aparece recogida la noticia

-8–
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

de que el gobierno soviético había reconocido oficialmente que se habían producido dos
muertes a causa de la destrucción de uno de los cuatro reactores de la central. Además,
informaciones recibidas en Moscú por medio de cadenas radiofónicas occidentales indicaron
que habían llegado peticiones soviéticas de ayuda a científicos de Suecia y Alemania
Federal.15
La población de la ciudad de Kiev, recibió por medio de la radio local, mensajes
tranquilizadores en los que se les manifestaba que no había motivos para la alarma.
Además, es sorprendente el tratamiento dado a la catástrofe por los medios informativos de
la URSS, los cuales sólo incluyeron en sus ediciones dos notas gubernamentales referentes
al suceso y, en cambio, recogían una larga lista de accidentes acaecidos en Occidente,
fundamentalmente en Estados Unidos. Por ello, se ha interpretado esta actitud como algo
propio del tradicional hermetismo soviético, al que se le agregó el temor a una reacción
generalizada de pánico.
Por ello, en el editorial del Diario 16 del 1 de mayo de 1986 titulado
"Irresponsabilidad soviética", se hablaba de que la URSS había tratado de ocultar al mundo
el accidente, poniendo en peligro no sólo su propia seguridad, sino la de la comunidad
internacional. En este sentido, en dicho artículo se afirmaba que el secretismo practicado en
una cuestión tan grave que pudiera afectar a la salud de los vecinos de la URSS, debería de
ser respondido no sólo con duras condenas que ya se habían pronunciado, como la del
Comisario para el Medio Ambiente de la CEE, sino con sanciones más expeditivas de índole
política y económica.16
De este modo, mientras que en la Comunidad Económica Europea, según
informaba desde Bruselas Andrés Garrigó, se consideraba que no había motivo de alarma
para la población de sus países integrantes, el Parlamento Europeo era partidario de exigir a
la capital moscovita que comunicara toda verdad acerca de la catástrofe.
Así pues, es preciso señalar que, en opinión de los expertos atlánticos, el coste
para la economía soviética sería enorme si la nube radiactiva que se extendía por Ucrania,
país que pasaba por ser considerado como el granero de la URSS, contaminaba el agua, las
cosechas y la ganadería hasta el extremo de hacerlos peligrosos para el consumo durante
años. Además, manifestaban que los soviéticos se verían obligados a revisar todas las
centrales nucleares del mismo tipo.
En la prensa española del 1 de mayo de 1986, se preveía que los especialistas de
los países de la CEE en materia de seguridad nuclear tratarían el tema de las medidas en su
reunión del 22 de mayo, pues este grupo se congregaba regularmente tras el incidente de
1979 en la central americana de Three Miles Island.
De este modo, la prensa occidental manifestó el 30 de abril que era probable que la

-9–
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

catástrofe de Chernobil hubiera acabado con la vida de dos mil personas, pero los expertos
europeos creían que esa cifra podía ser exagerada, aunque reconocían que, en este tipo de
accidentes, se registraban en las décadas sucesivas muchas muertes a causa de los
efectos de la radiación.
Francisco Pascual Martín, Presidente del Consejo de Seguridad Nuclear, confirmó
el 30 de abril que en España no se había detectado ningún cambio en el nivel medio de
radiactividad tras la catástrofe de la central de Chernobil, pues era normal el resultado del
análisis de los índices recogidos en los mil puntos de control existentes en España. A su
vez, indicó que el Consejo se hallaba en continuo contacto con Protección Civil, a fin de
controlar cualquier aumento de radiactividad.
Asimismo, en Estados Unidos se pensaba que el accidente de Chernobil tendría un
serio coste político y de prestigio para la URSS, pues además se había puesto en evidencia
el hermetismo en el que vivía la sociedad rusa. Además, el accidente había revelado un
pobre diseño estructural y de seguridad de las centrales nucleares soviéticas.
Por otro lado, cabe decir que el 1 de mayo de 1986 se hizo público que el accidente
se había agravado en la tarde del 30 de abril, al extenderse el incendio del primer reactor a
un segundo que podría estar a punto de fundirse si no lo había hecho ya.
En la primera fecha citada, el diplomático de la Embajada soviética en Washington,
M. Vitaly Churkin, informó de que el accidente de Chernobil no había concluido
definitivamente, pues reconoció que existían ciertas amenazas tanto para el interior como
para el exterior de la URSS. Asimismo, el gobierno soviético hizo un comunicado a través de
la agencia Tass, por el que manifestaba que había 18 personas afectadas por la catástrofe
que estaban graves y, aunque no se pronunció sobre el número total de muertos y heridos,
afirmó que ningún afectado era extranjero.
Paloma Avilés, en su artículo publicado el 2 de mayo en el ABC,17 se mostraba
partidaria de la idea de que Gorbachov había perdido en tres días en Occidente la imagen
de innovador y aperturista, la cual se había cosechado con gran esfuerzo durante los 400
días que llevaba dirigiendo los destinos de los soviéticos.
Asimismo, es preciso señalar que, a tan sólo veinte días de la visita proyectada por
Felipe González a la URSS, éste le envió un telegrama de condolencia al líder soviético,
ofreciéndole la colaboración de su Gobierno, a fin de neutralizar las dramáticas
consecuencias del accidente, al igual que también hicieron Ronald Reagan y François
Mitterrand.
A su vez, los embajadores de los países de la Comunidad Económica Europea se
volvieron a reunir el 1 de mayo de 1986 en Moscú, con el objetivo de intercambiar
información y de coordinar posibles acciones conjuntas en caso de que fuera necesario,

- 10 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

siendo preciso señalar que, en opinión de éstos, la confusión reinante en Moscú se debió a
la falta de datos oficiales sobre el suceso.
Además, conviene indicar que si bien el Consejo de Ministros soviético emitió su
tercer comunicado en la noche del 1 de mayo, éste seguía siendo tan ambiguo como los
anteriores, pues no daba respuesta a la mayoría de interrogantes planteados en Occidente.
Así pues, la nota oficial aseguraba que el reactor siniestrado ya había sido apagado y que
había cesado la reacción en cadena que condujo a la fisión del combustible nuclear. Sin
embargo, diplomáticos norteamericanos creían que podía haber un segundo reactor
alcanzado por la explosión, de acuerdo a las fotografías realizadas desde el satélite de
comunicaciones Landsat.
Del mismo modo, es preciso indicar que el Gobierno soviético rechazó la oferta
norteamericana de ayuda médica y técnica, pues manifestó que no estaban necesitados de
ella. Además, conviene señalar que, a pesar del silencio mantenido por las autoridades de la
URSS acerca de la cifra de personas afectadas, un ingeniero que había participado en su
construcción y que cuando ocurrió el fatídico accidente se encontraba emigrado en Israel,
informó de que en la central trabajaban cien personas continuamente en cada unidad, así
como doscientos en edificios auxiliares, por lo que el volumen total de empleados ascendía
a seiscientos.18
Manuel Blanco Tobio opinaba en 1986 que si bien la URSS era una gran potencia
científica y tecnológica, era más difícil de explicar ese hermetismo "de vivir dentro de una
caja de caudales", afirmando que no había una sociedad que supiera menos de sí misma, ni
que dispusiera de menos elementos de juicio sobre los acontecimientos que le ocurrían. Por
ello, concluía su artículo de opinión manifestando que era un vivir en la inopia, bajo la
benevolente protección del PCUS, que era el único que sabía la verdad.19
Sin embargo, más espectacular resultó la reacción de los grupos ecologistas,
pacifistas y antinucleares de los países occidentales, pero no por la cantidad de
manifestaciones, sino por su profundo silencio, pues lo único que hicieron fue convocar
concentraciones minoritarias en las que se condenó de forma genérica el uso de la energía
nuclear, con escasas alusiones a Chernobil.
Este hecho resultó sorprendente, ya que estos grupos siempre se habían levantado
contra países occidentales en los que nunca se habían producido siniestros nucleares de
ese alcance. Asimismo, a fecha de 3 de mayo de 1986 y a una semana del accidente,
grupos ecologistas españoles todavía no habían realizado ninguna manifestación de
condena.20
No obstante, cabe decir que en la República Federal Alemana, a raíz del accidente
de Chernobil, el movimiento ecologista alemán, que era el más fuerte y organizado en la

- 11 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

Europa occidental del momento, vio reforzadas su posición y sus posibilidades de
convertirse en aliado del Partido Socialdemócrata (SPD), pues criticaron duramente la
política de información del gobierno soviético tras la explosión.21
Respecto al papel desempeñado por el movimiento ecologista de la URSS, es
preciso señalar que la actuación burocrática fue calificada por los científicos Yuri y Olga
Medvedkov como una "catástrofe dentro de la catástrofe". Ambos son dos de los fundadores
de la sección moscovita Trust (Confianza), la cual es una organización pacifista y ecologista
creada en 1982 en la URSS. Yuri Medvedkov era presidente de la sección de ecología de la
Organización Mundial de la Salud en 1986 y, tanto él, como su esposa, Olga, fueron
expulsados del país a finales de dicho año, debido a la campaña divulgativa de los efectos
del accidente de Chernobil.
Walter Oswalt, diputado del grupo de los "verdes" en Alemania Occidental,
conversó con ellos el 10 de octubre de 1986 en Viena y les realizó una entrevista, en la que
ellos manifestaron que, al enterarse de la explosión, la organización Trust, surgida para la
confianza mutua entre Estados Unidos y la URSS, movilizó todas sus fuerzas y recogió
firmas en las calles con el fin de iniciar una campaña para convocar un referéndum popular
en torno al uso de la energía atómica.
En el primer intento, llevado a cabo el 2 de mayo, fueron apresados por la policía y,
posteriormente, el 31 de mayo de 1986, tuvieron un gran éxito, ya que durante veinticinco o
treinta minutos recogieron cincuenta firmas de apoyo, hasta que fueron detenidos y
encarcelados, junto con su hija de dos años de edad. La detención duró varias horas y, al
proseguir con sus acciones cuando ya habían sido puestos en libertad, Yuri y Olga
Medvedkov fueron expulsados de la Academia de Ciencias de Moscú.
En opinión de Walter Oswalt, el activismo callejero llevado a cabo a continuación
por el grupo Trust no había tenido parangón hasta entonces en la Unión Soviética. A su vez,
según Yuri Medvedkov, sólo los periódicos independientes del movimiento pacifista europeo
recogieron sus acciones, mientras que la prensa tradicional europea las ignoró.22
Los países próximos a la frontera soviética adoptaron medidas de seguridad para
prevenir los efectos de la catástrofe atómica y, por ello, en Suecia se medían los posibles
aumentos de radiactividad.
La explicación del accidente que se ofreció en la prensa española fue que se
produjo una sobrecarga de calor que incendió el núcleo de uno de los cuatro generadores
con los que contaba la central nuclear soviética, de manera que el moderador de grafito del
reactor no pudo absorber la carga de calor, por lo que el fuego se extendió al resto. Ésta fue
la versión más difundida, porque las centrales nucleares de la URSS construidas antes de
1970 no disponían de edificio de contención, lo cual permitió en Chernobil que los productos

- 12 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

liberados en la fisión radiactiva se mezclaran con el aire.23
En general, se puede afirmar que el accidente de Chernobil tuvo un notable
componente de errores humanos, a pesar de que fue en la gestión del accidente donde los
soviéticos tuvieron un mayor número de actuaciones correctas. Así pues, según la
información proporcionada por los soviéticos en la conferencia de Viena, la lucha contra los
más de treinta incendios ocasionados por la expulsión de material incandescente fue muy
efectiva y, salvo el del núcleo, el resto de ellos fueron controlados cuando apenas habían
pasado tres horas y media de la explosión. Se empleó para este fin como principal recurso
el agua, pero lo dramático es que la extinción se hizo a costa de la vida del personal que
participó en la operación.24
Según la información soviética, se llevó a cabo de forma muy efectiva la evacuación
de 135.000 personas en un radio de treinta kilómetros y, aunque no se tienen datos
concretos sobre el resto de traslados, se puede afirmar que la ciudad de Pripyat, situada tres
kilómetros al Oeste de la zona de seguridad del complejo industrial y que contaba con
49.000 habitantes, fue evacuada al cabo de casi día y medio después de la explosión,
habiéndose recomendado la permanencia en las casas mientras se preparaba la salida.25
Las autoridades soviéticas ordenaron también el vertido de materiales sobre los
residuos del núcleo al día siguiente de la explosión, y se depositarían hasta el 10 de mayo
de 1986 más de 5.000 toneladas de distintos materiales a través de una noria de
helicópteros.
Primero se vertieron cuarenta toneladas de carburo de boro, con el fin de garantizar
que no se repitiera la reacción de fisión, posteriormente se depositaron 800 toneladas de
dolomita y 2.400 toneladas de granalla de plomo para apagar el fuego y refrigerar el núcleo
y, por último, se añadieron 1.800 toneladas de arena y arcilla con el objetivo de retener los
productos de fisión, aunque consiguieron el resultado contrario, al incrementarse la
temperatura de los restos del núcleo. Estas acciones, según los científicos, podrían ser
consideradas como adecuadas en un principio, salvo el vertido de arcilla y arena pero, sin
embargo, ese recubrimiento del núcleo impedirá estudios posteriores.
En opinión de los expertos, también puede ser considerada como acertada la
decisión de construir un sarcófago blindado para almacenar los restos del núcleo pero, sin
embargo, en la actualidad esta estructura presenta graves problemas de integridad, por lo
que las autoridades ucranianas han pensado en cubrirla con un segundo edificio.
A su vez, resultaron adecuadas las medidas de descontaminación de las unidades
uno y dos y del territorio afectado, así como de los alrededores del complejo industrial,
teniendo en cuenta que los niveles inferior y superior recomendados internacionalmente por
la Organización Mundial de la Salud, la Comisión Internacional de Protección Radiológica y

- 13 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

la Agencia Internacional de la Energía Atómica para decidir el traslado de población después
de un accidente eran de 50 y 500 mSv/año respectivamente.
El 4 de mayo de 1986, la prensa española se hacía eco de la nube de humo blanco,
frente a la erupción de vapores negros que envolvía la central en los días precedentes. Esta
imagen había sido detectada a partir de las fotografías que enviaban los satélites.
Asimismo, llegaba la noticia, difundida a través de diferentes informes, de que se
había visto arrojar desde un helicóptero arena húmeda, productos químicos y plomo, con el
fin de absorber las radiaciones. De esta forma, se intuía que se había logrado apagar las
llamas, pero persistía el incendio del enorme bloque de grafito, que era lo que producía
vapor de agua.
Así pues, los científicos analizaron las radiaciones que iban llegando a Suecia e
Italia y calcularon que, al menos en un área de 5 kilómetros en torno a la central, debieron
de producirse radiaciones mortales, aunque se creía que esto no presuponía que hubieran
fallecido todos los habitantes de forma inmediata, los cuales, en su mayoría, eran técnicos y
obreros de la central con sus familias. Sin embargo, el tiempo demostraría que las
consecuencias a medio y largo plazo serían tremendas.
Debido al hermetismo y silencio soviéticos, todavía el 4 de mayo se tenían serias
dudas en España acerca de si se había evacuado a la población, próxima a la central de
Chernobil, tras el accidente y se recogía en la prensa que Boris Yeltsin, jefe del Partido
Comunista de Moscú en 1986, había sido el primer líder soviético en decir algo concreto
sobre el accidente, así como respecto a su magnitud y las causas desencadenantes.
Así pues, cabe decir que éste atribuyó la catástrofe a un error humano, lo que hizo
suponer que el error en el manejo del sistema eléctrico de la central llevó consigo el fallo del
sistema de refrigeración, con la consiguiente fusión del núcleo. Asimismo, este político
soviético manifestó que las reservas de agua estaban contaminadas, no así los manantiales,
y que cuatro poblados de los alrededores habían sido evacuados, sin que sus habitantes se
vieran afectados. No obstante, también indicó que el terreno continuaba tan radiactivo, que
era probable que los habitantes no regresaran.26
Junto a todo esto, es preciso señalar que diferentes países europeos, tales como
Reino Unido, comenzaron a tomar medidas de control de las importaciones, a fin de que su
población no se viera contaminada y, por ello, se analizaban en los puertos los alimentos
procedentes sobre todo de la Unión Soviética y Polonia. Asimismo, a los dos días del
anuncio de la llegada de la nube radiactiva a Suiza, procedente de Chernobil, en España se
informaba de que sus habitantes acudían a las farmacias para adquirir tabletas de yodo.
En consecuencia, la catástrofe de Chernobil, además de su coste económico y de
vidas humanas, supuso un duro golpe para quienes pensaron que con Mijaíl Gorbachov se

- 14 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

abría una era de mayor claridad en la Unión Soviética. Así pues, la ocultación del desastre
podía tener una repercusión nefasta en los países vecinos, de manera que el silencio que
las autoridades habían mantenido frente a sus propios habitantes, causó escándalo.
Respecto a los primeros balances de víctimas ocasionadas por la explosión, cabe
decir que la cadena norteamericana CBS anunció el 29 de abril de 1986 que el número de
muertos ascendía a más de 2.000 personas y, la alerta era tal, que en Estados Unidos se
esperó la llegada de la nube radiactiva en una semana.27
Además, la prensa española recogió, en esos días posteriores a la catástrofe, el
seguimiento que se estaba realizando a la colonia española de Kiev, que constaba de treinta
y cinco personas, con los que no se había podido contactar desde la Embajada a fecha del
29 de abril de 1986.28
Así pues, en abril de 1987, cuando se cumplía el primer aniversario de la catástrofe,
se recordó en la prensa española que 135.000 personas habían sido evacuadas con retraso
de la zona peligrosa y, según el ministro de Sanidad de Ucrania, Anatoli Romanenko, los
síntomas que presentaban los ucranianos un año después eran definidos como "radiofobia"
pues, tal y como él manifestaba, todavía no habían podido convencer a la población de Kiev
de que el riesgo de radiación en dicha ciudad era el mismo que el existente antes del 26 de
abril de 1986.
Para atender a los evacuados se fundó en Kiev un Centro Estatal de Ciencias
Radiológicas del que dependía el Instituto de Radiología Clínica, dirigido por Vladimir
Bebeshko, el cual insistía en 1987 en que las observaciones genéticas, oncológicas y
hematológicas demostraban que no existía razón para preocuparse, ya que a su juicio no
había malformaciones que pudieran atribuirse a la radiación entre los nacidos de mujeres
evacuadas tras la catástrofe.
Romanenko tampoco esperaba que se produjeran alteraciones patológicas masivas
en la segunda o tercera generación de irradiados, aunque admitía que podrían existir casos
aislados y, en opinión del Doctor Bebeshko, la lucha contra la radiación no era la principal
tarea, sino el combate contra la radiofobia o estrés psicológico.29
Sin embargo, un año después de la tragedia, los campesinos que comercializaban
sus productos agrícolas en el mercado de Padolski, tenían unos papelitos sellados sujetos a
la balanza, los cuales constituían el certificado de control radiológico que los vendedores
enseñaban a los clientes. Asimismo, Kiev se encontraba rodeada por una decena de
puestos de control que medían la radiación de los vehículos que llegaban a la ciudad. En
esa fecha, catorce localidades de Bielorrusia y otras dos de Ucrania habían sido habitadas
de nuevo después de ser evacuadas.
Del mismo modo, conviene señalar que 237 personas sufrieron irradiación en el

- 15 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

accidente, de las cuales fallecieron 28 y, de éstas, concretamente dos murieron en la
explosión. Respecto a las 209 restantes, cabe decir que trece debieron ser sometidas a
trasplantes, mientras que 196 pudieron reincorporarse al trabajo.
Así pues, el director de cine Vladimir Schvchenko fue uno de los que llegó al foco
de la radiación de Chernobil y, según todos los indicios, falleció posteriormente a causa de
esto, sin poder asistir al estreno de su documental titulado Chernobil, crónica de unas
semanas difíciles, para el que había rodado 20.000 metros de película, de los que empleó
1.500.

Por último, conviene indicar que esta producción

audiovisual

fue en principio

prohibida, pero llegaría a estrenarse en Kiev poco antes de que se cumpliera el primer año
de la catástrofe de Chernobil.
Por otro lado, cabe decir que, el Premio Nobel de Física, Carlo Rubbia, analizó el
grave accidente de Chernobil con motivo del primer aniversario de la catástrofe.30 Así pues,
indicó que él no se había enterado de lo sucedido hasta el 28 de abril, cuando se
encontraba en el aeropuerto romano de Fiumiccino y el telediario informó de que se había
producido un fallo en el reactor de la central nuclear de Chernobil. Así pues, mientras los
soviéticos trataban de sofocar el incendio, los noruegos, suecos y finlandeses habían
decretado la alarma al acercarse la nube radiactiva procedente de la URSS.
De este modo, el Premio Nobel estimaba que aparecerían 40.000 casos de cáncer
en los setenta años próximos, siendo esta incidencia veinte o treinta veces mayor para la
cifra oficial de 135.000 evacuados. Asimismo, Carlo Rubbia consideraba que, en el mismo
período, en el resto del mundo, se detectarían 20.000 tumores asociados a la nube
radiactiva.
Por último, Rubbia concluía su artículo recordando que el balance oficial era de
135.000 evacuados, de los que 45.000 eran niños. Asimismo, indicaba que en los meses de
mayo y junio de 1986 se había efectuado otra evacuación en masa de 260.000 escolares de
Ucrania y Bielorrusia, los cuales habían sido trasladados a diversas localidades de la zona
del Mar Negro.
Asimismo, cabe decir que cinco años después de la explosión se afirmó que se
trataba de un accidente cuarenta veces peor que la bomba de Hiroshima, señalando el
Gobierno soviético en ese año que 576.000 personas corrían el riesgo de contraer cáncer y
otras enfermedades como consecuencia de la radiación.
No obstante, otras estimaciones elevaban esa cifra a cuatro millones, de manera
que los efectos negativos podrían manifestarse no sólo en la URSS, sino en otras zonas de
Europa. Según afirmó la organización ecologista Greenpeace en 1991, unas 500.000
personas morirían en los próximos setenta años debido a la radiactividad de Chernobil31,
pero el tema de las consecuencias del accidente sobre la población será tratado

- 16 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

posteriormente en este trabajo.

3. CATORCE AÑOS DE INCERTIDUMBRE: LA CENTRAL DE CHERNOBIL DESDE
1986 HASTA SU CIERRE EN EL AÑO 2000

Los catorce años transcurridos entre 1986 y el año 2000 pueden ser considerados
como un período de grandes incertidumbres respecto a Chernobil, puesto que hasta el 15 de
diciembre de 2000 no se produjo la clausura de esta central. Para conseguir que el
presidente ucraniano, Kuchma, adoptara la decisión fue necesaria una fuerte presión
internacional, por el enorme riesgo que esta central suponía para Ucrania y sus alrededores.
A lo largo de esos catorce años la central ha sufrido varias amenazas de catástrofe
nuclear, siendo una de ellas la ocurrida el 14 de octubre de 1991.32 Previamente, el 19 de
julio de 1986 fueron destituidos los responsables de la central de Chernobil por
incompetentes, indisciplinados e irresponsables. De este modo, fueron expulsados de su
cargo el director, el ingeniero jefe y otros directivos de la central.33
En abril de 1987, cuando se cumplía el primer año tras el accidente de Chernobil,
se produjeron manifestaciones en Europa, de manera que decenas de miles de personas
participaron en la que se celebró en Londres y 20.000 lo hicieron en Hamburgo.34
Un año después, el 29 de julio de 1987, el exdirector de la central, Víctor Briujanov,
y dos de sus colaboradores más próximos, Anatoli Diatiov y Nikolai Fomin, fueron
condenados a diez años de reclusión en un campo de trabajos forzados por una sala del
Tribunal Supremo soviético. A otros tres altos responsables de la central se les impusieron
penas de entre dos y cinco años de prisión. La prensa internacional fue invitada a presenciar
el último día del juicio de tres semanas de duración y estaban pendientes aún cuatro
procesos, según manifestó el director de información de Chernobil, Alexander Kovalenko.35
A su vez, en 1990, se anunció el 3 de marzo que las autoridades de Ucrania
habían decidido desmantelar la central por fases, durante los cinco próximos años hasta su
cierre36 y el 23 de abril se produjo en la capital ucraniana, esto es, en Kiev, una
manifestación en la que decenas de miles de personas protestaron por las consecuencias
del accidente.37
A su vez, cabe decir que en septiembre de 1990 tuvo lugar la primera conferencia
internacional sobre los efectos biológicos del desastre de Chernobil, la cual fue organizada
por un grupo de ecologistas soviéticos, llegando a reunirse doscientos delegados de la
URSS y ochenta extranjeros en total, en Zeleny Mys', una pequeña ciudad junto a la zona de
exclusión que rodea la central accidentada. Hay que tener presente que el Centro
Radiolódico de toda la Unión se estableció en 1986 en Kiev, con el fin de vigilar la salud de

- 17 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

la población local, así como de los voluntarios y del personal de servicio.38
Los mil médicos del Centro examinaban periódicamente a más de 600.000
personas, incluidos 250.000 niños afectados. Sin embargo, sus informes no fueron
publicados y las agencias especiales de las Naciones Unidas, como la Organización Mundial
de la Salud y la Agencia Internacional de la Energía Atómica, habían hecho pocos estudios,
según afirmaba Zhores Medvedev, investigador del Instituto Nacional de Investigación
Médica de Londres y autor del libro El legado de Chernobil (1990).
A su vez, según este investigador, ni el Gobierno soviético ni los cuerpos de las
Naciones Unidas, han hecho auténticas estimaciones del daño económico de Chernobil,
pues si bien las autoridades informaron primero de un coste de dos mil millones de rublos
(2.750 millones de dólares), sin embargo, dos años después se subió a ocho mil millones de
rublos.
Asimismo, el Presidente del Soviet Supremo de Rusia, Boris Yeltsin, declaró el 25
de abril de 1991, que la avería ocurrida en la central de Chernobil constituyó "la catástrofe
tecnológica más grande del siglo XX" y propuso ante los parlamentarios de las tres
repúblicas eslavas de la URSS (Bielorrusia, Rusia y Ucrania) que unieran sus esfuerzos
para liquidar los daños causados en 1986. El ministro de Salud Pública de Ucrania, Yuri
Spizhenko, acusó a las autoridades federales de ser las culpables de que cientos de miles
de personas sufrieran dosis de radiación intolerables.39
El 1 de noviembre de 1991 se produjo el segundo incendio en tres semanas de la
central nuclear de Chernobil 40, tres días después de que el Parlamento de Ucrania aprobara
el cierre del complejo nuclear en 1993.41
Así pues, aunque el presidente de Ucrania anunció el 1 de febrero de 1993 el cierre
total de la central de Chernobil para dicho año42, sin embargo, en 1994 seguía abierta,
produciéndose el 16 de enero de ese año una nueva alarma de accidente nuclear.43 Así
pues, el 10 de abril de 1994 Ucrania puso una serie de condiciones para fijar la fecha de
cierre de Chernobil44 y el presidente Kravchuk pidió ayuda económica, en vez de consejos,
para ello.45 En la cumbre celebrada en Nápoles en julio de 1994 el G-7 estudió el futuro de
las centrales nucleares de la extinta URSS.46 De este modo, la Unión Europea ofreció el 9
de julio de 1994 una aportación de 200 millones de dólares para clausurar el complejo
nuclear.47
El 13 de abril de 1995, Ucrania se comprometió con la Unión Europea a cerrar la
central antes del año 200048 y el 20 de diciembre de 1995 el G-7 propuso aportar 60.000
millones de dólares para cerrar Chernobil antes de dicha fecha.49 Asimismo, el 30 de
noviembre de 1996, se produjo el cierre definitivo del reactor número 1 de Chernobil, el cual
había entrado en funcionamiento en 1977, sufriendo una fuga radiactiva en 1982.50

- 18 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

El 25 de abril de 1996 tuvo lugar una nueva fuga radiactiva en Chernobil, por un
escape de polvo radiactivo en el mismo reactor que había estallado una década antes, a
pesar de estar sepultado bajo hormigón51 y en 1997 volvió a amenazar con nuevas fugas.52
La desaparición de las barreras políticas con Occidente propició en la década que
transcurrió desde el accidente de Chernobil, una amplia colaboración internacional para el
estudio de las consecuencias radiológicas de la explosión y, en este sentido, cabe decir que
uno de los programas de colaboración que ha dado mejores efectos ha sido el desarrollado
entre las tres repúblicas de Rusia, Bielorrusia y Ucrania y la Unión Europea.
Sus resultados fueron presentados en la Primera Conferencia Internacional de la
Comisión Europea, Bielorrusia, la Federación Rusa y Ucrania sobre las consecuencias
radiológicas del accidente de Chernobil, la cual se celebró en Minsk (Bielorrusia) entre el 18
y el 22 de marzo de 1996.
Este programa de colaboración cubría aspectos ambientales y ecológicos, así como
también otros relacionados con la población afectada y medidas de protección de territorios
contaminados, extrayendo al final unas conclusiones útiles para la gestión de posibles
emergencias futuras.
Asimismo, cabe decir que el Banco Europeo ofreció 18.000 millones para cerrar
Chernobil, pero Ucrania exigió mucho más dinero al G-7 para la central.53 A su vez, el
Gobierno de Ucrania reabrió el 18 de mayo de 1998 la central de Chernobil, a pesar de la
presión nuclear, tras haber estado parado durante setenta días en junio mientras se
arreglaba el tercer reactor54 y el 22 de junio de 1998 volvió a funcionar de nuevo tras casi
una semana de inactividad por una avería en el reactor estropeado el mes anterior.55
Posteriormente, el 1 de marzo de 1999 Ucrania amenazó con poner en marcha de
nuevo la central, pues anunció que el 6 de marzo conectaría el único reactor que
funcionaba, negándose a clausurarla si la comunidad internacional no le proporcionaba una
fuente alternativa.56
Unos días después, el 9 de marzo de 1999, el Gobierno de Ucrania aseguró que
no cerraría el tercer reactor, el único activo de la central, antes del año 2000, a pesar de la
petición de la Comisión Europea.57 A su vez, el 10 de octubre de 1999, la dirección de la
planta de Chernobil afirmó que el reactor número 3 podría seguir en marcha hasta el año
201158 y, el 26 de noviembre de 1999, tras una nueva incidencia, el reactor fue conectado a
la red eléctrica.59
El 15 de diciembre de 2000 fue clausurada la central de Chernobil y los técnicos de
la central consideraron absurdo el cierre, asegurando que estaban dispuestos a trabajar en
Irak o en Corea del Norte.60 El director adjunto de la central, Oleg Goloskokov, explicó en el
año 2001 que, en 1994, una empresa británica adquirió por licitación el contrato para

- 19 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

desmantelar la central de Chernobil, presentándose en el año 2000 un plan definitivo cuyos
costos ascendían a 900 millones de euros, que equivalían entonces a casi mil millones de
dólares.61 Sin embargo, otras centrales nucleares gemelas a la de Chernobil, siguieron en
funcionamiento, por lo que las grandes organizaciones ecologistas pidieron su clausura.62
Sin embargo, según Goloskokov, Ucrania sólo tenía concesiones para recibir 200
millones de euros y esperaba que Occidente aportara los 700 millones que faltaban. Por
ello, el Gobierno ucraniano presupuestó para el año 2001 únicamente los gastos de
mantenimiento de la central, y no los de su desmantelamiento. En opinión de otro
funcionario de la central, Viktor Kuchinski, no resultaba tan fácil proceder al cierre de una
central nuclear, pues llevaba consigo la extracción de las barras de plutonio. De este modo,
Kuchinski estimaba que Chernobil no podría ser cerrada antes del año 2008.
Respecto a las circunstancias en las que transcurrió la negociación del cierre de
Chernobil, cabe decir que el 9 de marzo de 2000 Ucrania había aceptado su clausura a
cambio de medio billón de pesetas, aun cuando los países del G-7 habían ofrecido en 1995
esta cantidad al Gobierno de Kiev.63 Unos meses después, el 18 de mayo de 2000, Ucrania
registró un nuevo aumento de radiactividad, que los expertos atribuyeron a un incendio
forestal en la zona de seguridad64 y el 6 de julio de 2000 la Unión Europea se ofreció a
aportar 7'5 millones de dólares para cimentar la central.65
Finalmente, tras haberse producido un escape de vapor que detuvo la central a
nueve días de su cierre66, el 15 de diciembre de 2000 a las 13:18 horas (12:18 en España)
se produjo la clausura de la central termonuclear de Chernobil y el tercer reactor dejó de
desintegrar átomos de dióxido de uranio para siempre.67
Además, cabe decir que, en la actualidad sigue estando presente el problema del
sarcófago, esto es, la estructura de hormigón armado que se construyó medio año después
del accidente del 26 de abril de 1986 para envolver el cuarto reactor Este gigantesco
sarcófago, que se puede observar en una de las láminas del apéndice gráfico, fue realizado
con 410.000 metros cúbicos de hormigón y 7.000 toneladas de acero fue terminado en
noviembre de 1986.68
El sarcófago ha sufrido una enorme corrosión y, para evitar una nueva tragedia por
su derrumbamiento, algunos países occidentales y Ucrania fundaron un consorcio
internacional que ha diseñado tres nuevas construcciones para el techo dicha estructura. El
proceso a seguir pasaría por empezar a retirar la vieja cobertura y extraer el combustible
radiactivo del reactor, de manera que se puede afirmar que muchos expertos piensan que,
aunque el 15 de diciembre de 2000 se cerró Chernobil, todavía queda mucho por hacer para
que se produzca la extinción del problema.
Por ello, en la actualidad, los ingenieros están contemplando distintos planes para

- 20 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

poner en pie lo que podría ser la mayor estructura móvil construida, que sería un armazón
de acero que actuaría como un sarcófago móvil.69

4. CONSECUENCIAS DE LA EXPLOSIÓN DEL CUARTO REACTOR DE LA
CENTRAL DE CHERNOBIL

4.1. Consecuencias ambientales

La catástrofe de Chernobil causó grandes pérdidas en Bielorrusia, Ucrania y Rusia,
sobre las personas, la flora y la fauna, de manera que quedaron contaminados, según
estimaciones del año 2000, más de 160.000 kilómetros cuadrados, ascendiendo los costes
de esta gran catástrofe ambiental a 250.000 millones de dólares, de acuerdo a un estudio
del gobierno ruso, revelado por el Wall Street Journal.70
Según las Naciones Unidas ha quedado inutilizable para usos agrícolas una zona del
tamaño de Holanda y el río Pripiat llevó la radiactividad al Dnieper, su afluente, de manera
que el agua contaminada por los residuos radiactivos puede llegar a afectar a 30 millones de
personas, según un reciente informe elaborado por 59 científicos de ocho países, bajo la
dirección del italiano Umberto Sansone.
En total, más de 29 millones de personas beben agua contaminada y, alrededor de
23 millones, comen alimentos regados con aguas radiactivas. A su vez, los peces del lago
ruso de Kojanovskoe presentan niveles de radiactividad sesenta veces superiores a los
límites de seguridad de la Unión Europea.
Asimismo, es preciso indicar que en el año 2000 todavía permanecían dentro del
sarcófago de plomo boro y cemento 35 toneladas de polvo radiactivo, más de 100 toneladas
de combustible nuclear y 400 kilogramos de plutonio. En dicha fecha, trabajaban en la zona
contaminada unas 12.000 personas y, 5.000 de ellas, lo hacían en el complejo nuclear.
Además, hay que señalar que en un artículo publicado en El Mundo el día 9 de
octubre de 1997 se explicaba que las golondrinas de Chernobil se habían vuelto albinas,
debido a las mutaciones genéticas provocadas por la radiactividad en estos pájaros.71
Por último, cabe decir que las medidas a tomar para paliar estos efectos ambientales
pasan por un tratamiento científico integrado de todo el ecosistema, que incluya tanto los
terrenos agrícolas y forestales, como las masas de agua y las zonas urbanas.

4.2. Consecuencias sobre la salud

Los datos confirmados acerca de las víctimas inmediatas del accidente de Chernobil

- 21 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

indican que había 444 personas en el complejo nuclear, de las cuales 268 se estaban
encargando de la construcción del quinto reactor, mientras que 176 eran miembros del
equipo de la central. El número de personas que fallecieron de forma inmediata al accidente
fue de 31, aunque tras los dos primeros meses se registraron 28 defunciones más.
De acuerdo a las estimaciones realizadas en el año 2000, el accidente de Chernobil
ha llevado consigo la muerte de más de 30.000 personas, quedando contaminadas por la
radiactividad al menos 10 millones de individuos. Además, se ha afirmado que sus efectos
se manifestarán en las generaciones venideras de los próximos mil años.72
No obstante, otra versión basada en las fuentes oficiales de los gobiernos de las tres
repúblicas contaminadas y datada en 1996 indica que quedaron afectadas en total 5
millones de personas.73
Según la Organización Mundial de la Salud, en el accidente de Chernobil se emitió
una radiactividad doscientas veces mayor a la liberada por la suma de las bombas nucleares
lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, aunque el Gobierno ucraniano
sostiene que fue quinientas veces superior.
Asimismo, es preciso señalar que toda la población que habitaba en un radio de 30
kilómetros de la central fue evacuada y, en el año 2000, todavía no habían podido regresar a
sus hogares unas 375.000 personas, de acuerdo a la información ofrecida por la OMS. De
este modo, la ciudad de Pripiat, que poseía 50.000 habitantes previamente a la explosión,
se encuentra abandonada, y en la zona de exclusión existente alrededor de Chernobil sólo
viven 556 ancianos que no tienen otro lugar al que trasladarse o que no se han adaptado a
vivir fuera de su territorio de origen.
En total, existen en la actualidad 105.000 kilómetros cuadrados que poseen una
contaminación superior a un curio por kilómetro cuadrado y, de acuerdo a los datos
aportados por la Agencia Internacional de la Energía Atómica, hay 825.000 personas que
viven en áreas con más de 5 curios por kilómetro cuadrado.
Acerca de la incidencia de la radiactividad sobre los liquidadores, esto es las
personas que participaron en la extinción del incendio, cabe decir que la mayoría de las
treinta y una personas que fallecieron inmediatamente eran en su mayoría bomberos y
trabajadores de la central y están enterradas en el cementerio de Mitinskoe. A su vez, hay
que señalar que, según el Gobierno de Ucrania, más de 8.000 liquidadores han muerto y
que otros 12.000 están seriamente afectados por las radiaciones.
En Rusia, el 38% de los 300.000 liquidadores padecen enfermedades ocasionadas
por la radiactividad, de acuerdo a las informaciones aportadas por el Gobierno ruso y una de
las consecuencias de la catástrofe fue la absorción por el organismo de grandes cantidades
de cesio-137 y de yodo-131. El cesio-137 tiene una vida media de treinta años, por lo que

- 22 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

sus efectos se manifestarán en las décadas posteriores, mientras que el yodo-131, aunque
posee una vida corta, se acumula en la glándula tiroides, lo cual ocasiona cáncer e
hipertiroidismo, sobre todo en la población infantil.
Las secuelas del accidente de Chernobil perdurarán durante varias generaciones,
pues quedó dañado el ADN de las células germinales que transmiten la información
genética, lo cual no sucedió ni en Hiroshima ni en Nagasaki, de acuerdo a un estudio
dirigido por Yuri Dubrova, del Instituto Vavilov de Genética General con sede en Moscú,
publicado en la revista Nature en 1996.
Según la OMS, el cáncer de tiroides en Bielorrusia era 285 veces más frecuente que
antes del 26 de abril de 1986 y, debido al debilitamiento del sistema inmunológico, las
enfermedades de todo tipo en Ucrania eran un 30% superiores a lo normal.
En la región de Gomel, en Bielorrusia, se han multiplicado por cien los cánceres de
tiroides entre la población infantil y las leucemias son frecuentes también entre los
liquidadores, siendo la tuberculosis una de las enfermedades que más ha crecido entre las
personas afectadas.
También se han detectado enfermedades en el sistema

endocrino, nervioso,

digestivo y cardiovascular, así como cataratas y, según el profesor Alexander Ivanovich
Avramenko, jefe del Departamento de Protección de la Salud de Kiev, la isquemia cardíaca
se ha incrementado en un 103%, las úlceras un 65'6%, los ataques cardíacos un 75% y la
diabetes un 61%.
A su vez, muchos niños padecen cáncer de hígado, tiroides y recto y las
malformaciones entre los recién nacidos se han duplicado en los últimos años, de forma
que, en una conferencia de la OMS sobre las consecuencias sanitarias de Chernobil
celebrada en Ginebra en 1995, en la que participaron 500 científicos procedentes de
cuarenta países, se criticó duramente las recomendaciones de la Agencia Internacional de la
Energía Atómica.
Así pues, se estima que en los próximos treinta años, miles de personas contraerán
cánceres a causa del accidente de Chernobil y, según Dillwyn Williams, profesor de
Histopatología en la Universidad de Cambridge, el 40% de los niños expuestos a altos
niveles de radiación cuando tenían menos de un año, desarrollarán cáncer de tiroides.

4.3.

Consecuencias económicas

La catástrofe de Chernobil supuso también un gran desastre económico, pues sólo
las tareas de limpieza en los tres primeros años supusieron el desembolso de 19.000
millones de dólares, estimándose en más de 120.000 millones los gastos ocasionados hacia

- 23 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

el año 2000.
Asimismo, el Gobierno de Bielorrusia cree que el accidente habrá costado más de
230.000 millones de dólares en su país en el año 2015 y, según el Research and
Development Institute of Power Engineering, el coste total alcanzará los 358.000 millones de
dólares, si se contabilizan los gastos de tratamiento médico, limpieza, descontaminación,
realojamiento de la población y electricidad que se ha dejado de producir.
De este modo, la crisis económica obligó a Ucrania a mantener en funcionamiento
uno de los cuatro reactores de Chernobil, siendo clausurada la central el 15 de diciembre del
año 2000, como ya se ha indicado con anterioridad, una vez que el Gobierno había recibido
4.400 millones de dólares por parte de la Unión Europea y de Estados Unidos.
A su vez, el 13 de diciembre de 2000, la Comisión Europea aprobó la concesión de
un préstamo Euratom de 585 millones de dólares para terminar de construir dos reactores
que suplirán a la vieja central nuclear. Además, el Banco Europeo de Reconstrucción y
Desarrollo (BERD) aportó otros 215 millones de dólares para modernizar la unidad 4 de la
central nuclear de Rivne y la unidad 2 de la de Khmelnitsky.
Por último, cabe decir que en el año 2000, Rusia y Ucrania destinaban el 1% y el 6%,
respectivamente, de sus gastos estatales a superar los problemas causados por el
accidente de Chernobil, es decir, unas cantidades muy inferiores a las que serían
necesarias, mientras que Bielorrusia dedicaba el 25% de su PIB a este fin.

4.4.

Consecuencias tecnológicas

A todas las consecuencias señaladas hay que añadir la desconfianza que tiene la
población de las comarcas más afectadas por el accidente en sus autoridades directas, en
sus médicos y en las estructuras de su país, según los estudios realizados sobre el tema.
A su vez, es preciso indicar que en toda la industria nuclear ha tenido su impacto
tecnológico la catástrofe de Chernobil, pues las centrales RBMK han pasado a la historia y
sólo perviven algunas en actividad en Ucrania y Rusia. Además, se ha tratado de equiparar
las condiciones de seguridad de dichas centrales a las exigencias requeridas en Occidente,
de manera que una de las principales partidas que Occidente destina a la ayuda económica
de los países del Este se halla relacionada con estos proyectos.
En el caso de la industria nuclear occidental, la trascendencia tecnológica de la
catástrofe de Chernobil se ha manifestado en una triple dirección, pues se ha planteado la
necesidad de que el diseño de la central sea intrínsecamente seguro, la obligación de que
exista un edificio de contención y la introducción de sistemas automáticos de seguridad, a
los que sólo tengan acceso los operarios en circunstancias excepcionales.74

- 24 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

Al comenzar el año 2000 había en el mundo 436 reactores nucleares comerciales en
operación y la energía nuclear, que hace un cuarto de siglo era presentada como la
alternativa al carbón y al petróleo, sólo representaba el 6% del consumo mundial de energía
primaria.
Dos décadas después de la catástrofe la industria nuclear está sumida en una
profunda crisis. En el año 2000 sólo se estaban construyendo treinta y ocho centrales en el
mundo, ya que a los problemas de seguridad, altos costes e incremento de la eficiencia de
las energías renovables como la eólica y la solar se ha unido la oposición de la opinión
pública.

5. CONCLUSIÓN

Uno de los principales aspectos a destacar en relación con el tema en cuestión es
el hermetismo de las autoridades soviéticas en los días inmediatamente posteriores a la
explosión, de manera que la prensa internacional del momento únicamente pudo hacerse
eco de indicios y plantear hipótesis acerca de los elementos desencadenantes de la
tragedia. En esta situación de desinformación se temía tanto por el estado de salud de la
población cercana al complejo nuclear, como por el posible alcance que podía tener la nube
radiactiva en otros países, al haberse detectado un incremento en los niveles radiactivos en
las semanas que siguieron al fatídico suceso.
De este modo, si bien el 11 de mayo de 1986 la URSS anunció que había
desaparecido el peligro de catástrofe en Chernobil, el tiempo corroboraría que dicha
afirmación no era más que una falacia, pues incluso los niños nacidos después del
accidente padecen las nefastas consecuencias del mismo.
La explosión del cuarto reactor de la central de Chernobil supuso la mayor catástrofe
nuclear de la Historia, pues la radiactividad desprendida fue doscientas veces superior a las
emisiones de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Este trágico
acontecimiento alertó a la humanidad de un peligro latente, que era el de la existencia de
numerosos complejos de este tipo extendidos por todo el mundo, los cuales eran
susceptibles de desencadenar desastres similares o peores al ocurrido en Ucrania.

- 25 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

FUENTES CONSULTADAS

6.1. Artículos de prensa

-

"Grave accidente nuclear con víctimas mortales en una central soviética", Diario 16,
29-4-1986.

-

"Un grave accidente en una central nuclear soviética envía una nube radiactiva a los
países nórdicos", Diario 16, 29-4-1986.

-

"La televisión soviética anunció un "desastre" en la central nuclear del Norte de
Ucrania", ABC, 29-4-1986.

-

CARRASCAL, José Mª: "Catástrofe nuclear en la URSS. La Unión Soviética oculta el
verdadero origen de una nube radiactiva de casi 2.000 Km", ABC, 29-4-1986.

-

"Remota posibilidad de que la nube radiactiva alcance la Península Ibérica", ABC, 294-1986.

-

"No es el primer desastre nuclear ocurrido en la Unión Soviética. Otro accidente grave
se produjo a finales de los cincuenta", ABC, 29-4-1986.

-

"Moscú pide ayuda a Europa para afrontar el mayor accidente nuclear de la historia",
Diario 16, 30-4-1986.

-

"El Gobierno soviético reconoce oficialmente que hubo dos muertos y la zona fue
evacuada", Diario 16, 30-4-1986.

-

"Expertos alemanes afirman que en el accidente de Chernobil murieron centenares de
personas", Diario 16, 30-4-1986.

-

"El reactor se fundió por completo", Diario 16, 30-4-1986.

-

"Más de dos mil personas muertas, provisional balance de la catástrofe atómica en la
URSS", ABC, 30-4-1986.

-

"Descalabro de la tecnología nuclear soviética", ABC, 30-4-1986.

-

"Una réplica de la central de Chernobil se está construyendo en Checoslovaquia",
ABC, 30-4-1986.

-

"Sin noticias sobre la colonia española residente en Kiev", ABC, 30-4-1986.

-

"El accidente afecta a un segundo reactor y fuentes de Kiev reconocen 500 muertos",
Diario 16, 1-5-1986.

-

"Irresponsabilidad soviética", Diario 16, 1-5-1986.

-

"Chernobil: crece la alarma mundial y se mantiene el mutismo soviético", ABC, 1-51986.

-

AVILÉS, Paloma: "Un segundo reactor puede estar ardiendo en la central de

- 26 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

Chernobil", ABC, 1-5-1986.
-

"Un diplomático soviético reconoce que persiste el peligro dentro y fuera de la URSS",
ABC, 2-5-1986.

-

"Varios estudiantes españoles quieren abandonar Kiev", ABC, 2-5-1986.

-

"Tass admite la existencia de 18 hospitalizados muy graves", ABC, 2-5-1986.

-

JIMÉNEZ, Felipe: "El trasplante de médula, la única posibilidad de salvar a las
víctimas", ABC, 2-5-1986.

-

CASTELLVÍ, Miguel: "Paran el mayor reactor nuclear de Italia por una falsa alarma",
ABC, 2-5-1986.

-

LAURENTI, Roberto: "La construcción de otra central en Cuba preocupa a
Washington", ABC, 2-5-1986.

-

CARRASCAL, José Mª: "Las fotos térmicas indican que todavía hay problemas en la
central de Chernobil", ABC, 2-5-1986.

-

"El cáncer amenaza a las víctimas de Chernobil", El País, 3-5-1986.

-

"El silencio de los verdes", ABC, 3-5-1986.

-

BLANCO TOBIO, Manuel: "Vivir en una caja de caudales", ABC, 3-5-1986.

-

CARRASCAL, José Mª: "El silencio verde", ABC, 3-5-1986.

-

"Los grupos ecologistas españoles no han realizado ninguna manifestación de
condena", ABC, 3-5-1986.

-

"Contraste de informaciones", ABC, 4-5-1986.

-

CARRASCAL, José Mª: "Un dirigente soviético afirma en Hamburgo que el accidente
se produjo por errores humanos", ABC, 4-5-1986.

-

"El Reino Unido controla las importaciones de alimentos", ABC, 4-5-1986.

-

"Los suizos asaltan las farmacias en busca de yodo", ABC, 4-5-1986.

-

"El parón soviético", ABC, 5-5-1986.

-

RUIZ DE ELVIRA, M.: "Expertos alemanes occidentales temen que se haya hundido
la base del reactor de Chernobil", El País, 9-5-1986.

-

"La catástrofe de Ucrania refuerza a los "verdes" en la República Federal Alemana",
El País, 9-5-1986.

-

BONET, Pilar: "Continúa el incendio en la central de Chernobil", El País, 9-5-1986.

-

"La Comisión Europea suspende hasta el 31 de mayo la importación de carnes del
Este", El País, 9-5-1986.

-

"La URSS anuncia que ya ha desaparecido el peligro de catástrofe en Chernobil", El
País, 12-5-1986.

-

"Los médicos temen más muertes por el suceso de Chernobil", El País, 16-5-1986.

-

"Un médico estadounidense afirma que el accidente en la central de Chernobil ha

- 27 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

causado 13 muertos", El País, 17-5-1986.
-

"Algunas consecuencias de Chernobil", El País, 18-5-1986.

-

"El bumerán de Chernobil", El País, 19-5-1986.

-

"Chernobil, una triste sombra sobre Gorbachov", El País, 20-5-1986.

-

"Chernobil ocupó la tercera parte de las entrevistas españolas en la URSS", El País,
23-5-1986.

-

BONET, Pilar: "Destituidos los responsables de la central de Chernobil por
incompetentes, irresponsables e indisciplinados", El País, 16-6-1986.

-

MOSTERÍN, Jesús: "Después de Chernobil", El País, 4-7-1986.

-

GARCÍA CANO, José Luis: "Réplica a Después de Chernobil", El País, 14-7-1986.

-

"Destituidos el director de la central y cuatro altos cargos de la Administración por el
accidente de Chernobil", El País, 20-7-1986.

-

OSWALT, Walter: "El movimiento ecologista en la URSS creció con Chernobil", El
País, 19-12-1986.

-

"Boris Semenov: Es difícil imaginar que se repita la catástrofe de Chernobil", El País,
12-4-1987.

-

"Reparación profiláctica del segundo reactor de Chernobil", El País, 26-4-1987.

-

"Chernobil, año uno", El País, 26-4-1987.

-

RUBBIA, Carlo: "La primera vez que vi la nube", El País, 26-4-1987.

-

"Condena de diez años para los tres jefes máximos de la central de Chernobil", El
País, 30-7-1987.

-

"Nuevas informaciones sobre las consecuencias de Chernobil siembran la alarma en
la URSS", El País, 18-2-1989.

-

"Gorbachov visitará la central nuclear de Chernobil", El País, 21-2-1989.

-

"Una nueva visita a Chernobil", El País, 24-4-1989.

-

"El fantasma de Chernobil", El País, 23-10-1989.

-

"Las autoridades de Ucrania deciden cerrar la central ", El País, 4-3-1990.

-

"Destituidos el director de la central y cuatro altos cargos de la Administración por el
accidente de Chernobil", El País, 4-3-1990.

-

"Manifestación en Kiev contra las consecuencias de Chernobil", El País, 24-4-1990.

-

"1.600 ancianos conviven con la radiactividad en Chernobil, trabajan la tierra y comen
sus productos", El País, 15-8-1990.

-

HAAS, Joost de: "Yo estuve dentro del reactor", El País, 26-4-1991.

-

RIVERA, Alicia: "Un accidente cuarenta veces peor que la bomba de Hiroshima", El
País, 26-4-1991.

-

FERNÁNDEZ, Rodrigo: "Mentiras y silencios de una dictadura", El País, 26-4-1991.

- 28 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

-

MEDVEDEV, Zhores: "El coste de un accidente", El País, 26-4-1991.

-

"El Parlamento de Ucrania aspiraba al cierre de la central nuclear de Chernobil en
1993", El País, 30-10-1991.

-

"Testigos de Chernobil aportan nuevos datos sobre la catástrofe", El País, 14-9-1991.

-

"Sentencia de muerte para Chernobil", El País, 14-10-1991.

-

"Segundo incendio en tres semanas en la central nuclear de Chernobil", El País, 2-111991.

-

"Los casos de cáncer han aumentado un 45% en las zonas afectadas por la
catástrofe de Chernobil", El País, 4-11-1991.

-

"Moriré a los cuarenta años sin saber nada de mi enfermedad", El País, 26-4-1992.

-

"El presidente de Ucrania anuncia el cierre total de Chernobil este año", El País, 2-21993.

-

"Alarma en Chernobil ante un nuevo accidente nuclear", El País, 17-1-1994.

-

"Ucrania pone condiciones para fijar la fecha de cierre de la central nuclear de
Chernobil", El País, 11-4-1994.

-

"Chernobil contaminó un área como tres veces Bélgica", El País, 26-4-1994.

-

"El presidente Kravchuk pide ayuda económica, en lugar de consejos, para cerrar la
instalación", El Mundo, 26-4-1994.

-

"Los últimos días de Chernobil", El Mundo, 8-7-1994.

-

"La Unión Europea ayudará con 200 millones de dólares a cerrar Chernobil", El País,
10-7-1994.

-

"Uvas en vez de guisantes: 150 niños de Chernobil pasan las Navidades con familias
madrileñas", El País, 3-1-1995.

-

"Los expertos de la Comisión Europea advierten que Chernobil puede sufrir otro
desastre nuclear", El Mundo, 29-3-1995.

-

"Ucrania se compromete con la Unión Europea a cerrar la central de Chernobil antes
del año 2000", El País, 14-4-1995.

-

"Chernobil: el accidente ha provocado 125.000 muertos en ocho años", El Mundo, 264-1995.

-

"El G-7 pondrá 60.000 millones para cerrar Chernobil antes del año 2000", El País,
21-12-1995.

-

"Chernobil se rompe y amenaza con nuevas fugas radiactivas", El Mundo, 7-4-1996.

-

"Los niños de Chernobil transmitirán a sus hijos y nietos malformaciones genéticas",
El País, 23-4-1996.

-

"Chernobil", El País, 24-4-1996.

-

"Condenados por la herencia", El Mundo, 25-4-1996.

- 29 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

-

"Chernobil, año 10", El País, 26-4-1996.

-

"Chernobil celebra su aniversario con una fuga", El Mundo, 26-4-1996.

-

"Los 250.000 años de Chernobil", El Mundo, 26-4-1996.

-

"Radiación máxima", El Mundo, 26-4-1996.

-

"El mundo, desde Clinton y Yeltsin a Greenpeace, recordó los diez años de la
tragedia de Chernobil", El País, 27-4-1996.

-

"El ojo del monstruo", El País, 29-4-1996.

-

"Alarma ante nuevas fugas en la central nuclear de Chernobil", El Mundo, 18-9-1996.

-

"Cerrado uno de los dos reactores aún en funcionamiento en Chernobil", El País, 112-1996.

-

"Las golondrinas de Chernobil se han vuelto albinas", El Mundo, 9-10-1997.

-

"El Organismo de la Energía Atómica alerta de "peligro inminente" en Chernobil", El
País, 11-1-1998.

-

"El presidente de Ucrania ordena la reapertura de la central de Chernobil", El País,
16-4-1998.

-

"Expertos europeos dan la alarma sobre las fisuras de la central de Chernobil", El
País, 24-4-1998.

-

"Ya está preparado el primer robot para limpiar Chernobil", El Mundo, 26-4-1998.

-

"El Banco Europeo aporta 18.000 millones para cerrar Chernobil", El País, 12-5-1998.

-

"Ucrania desoye la presión internacional y reabre la central nuclear de Chernobil", El
País, 19-5-1998.

-

"Las sospechas de una fuga radiactiva obligan a parar la central de Chernobil", El
País, 17-6-1998.

-

"La central de Chernobil empieza a funcionar de nuevo tras casi una semana de
avería en un reactor", El País, 23-6-1998.

-

"Hallan radiación del accidente de Chernobil en la Costa Brava", El Mundo, 29-61998.

-

"Al Gore visita hoy la central de Chernobil", El País, 23-7-1998.

-

"Ucrania amenaza con poner en marcha la central de Chernobil", El Mundo, 2-3-1999.

-

"Esa terrible explosión separó a nuestras familias", El Mundo, 7-3-1999.

-

"Ucrania reactiva Chernobil al no recibir de Occidente 4.000 millones de dólares", El
Mundo, 6-3-1999.

-

"Miles de muertos, niños deformes y billones de pérdidas", El Mundo, 6-3-1999.

-

"Occidente recibe con alarma la reapertura de la central de Chernobil", El País, 8-31999.

-

"La Unión Europea pide a Ucrania el cierre inmediato del reactor reabierto en

- 30 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

Chernobil", El País, 10-3-1999.
-

"Chantaje Chernobil", El País, 10-3-1999.

-

"183 personas viven aún en la zona más contaminada de Chernobil", El País, 27-41999.

-

"Un rayo de vida en Chernobil", El País, 8-10-1999.

-

"Ucrania amenaza a Occidente con prolongar el funcionamiento de la central de
Chernobil", El País, 10-11-1999.

-

"La herida abierta de Chernobil", El País, 11-11-1999.

-

"Ucrania ignora la presión de Occidente y pone en marcha Chernobil", El País, 27-111999.

-

"Una nueva avería obliga a detener la central nuclear de Chernobil", El País, 3-121999.

-

"Ucrania anuncia que cerrará la central nuclear de Chernobil antes de fin de año. La
ex república soviética todavía espera que Occidente facilite ayuda financiera", El
País, 30-3-2000.

-

"Ucrania acepta cerrar Chernobil a cambio de medio billón de pesetas", El Mundo, 303-2000.

-

"Chernobil provoca 50.000 enfermos de cáncer de tiroides", El Mundo, 26-4-2000.

-

"Chernobil registra un nuevo aumento de radiactividad", El Mundo, 19-5-2000.

-

"Ucrania anuncia el cierre definitivo de Chernobil el próximo 15 de diciembre", El País,
6-6-2000.

-

"Garantizado el sarcófago de Chernobil", El Mundo, 6-7-2000.

-

"Las radiaciones de Chernobil causan más mutaciones de lo esperado", El Mundo,
14-10-2000.

-

"Detectan un foco de radiación en una central nuclear rusa", El Mundo, 6-12-2000.

-

"Un escape de vapor detiene Chernobil a nueve días de su cierre", El Mundo, 7-122000.

-

"Dos nuevos reactores atómicos compensarán el cierre de Chernobil", El País, 10-122000.

-

"Veteranos de Chernobil", El Mundo, 10-12-2000.

-

"Manifestaciones en Europa por el aniversario de Chernobil", El País, 14-12-2000.

-

"Viaje al epicentro del horror en Chernobil", El País, 14-12-2000.

-

"La Unión Europea presta a Ucrania 111.150 millones para dos nuevos reactores", El
País, 14-12-2000.

-

"Diez millones de personas sufren todavía las secuelas de Chernobil", El Mundo, 1412-2000.

- 31 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

-

"La presión internacional cierra hoy Chernobil", El País, 15-12-2000.

-

"El rastro del horror", El País, 15-12-2000.

-

"Luto por un reactor atómico", El País, 15-12-2000.

-

"Ucrania paraliza Chernobil para siempre a cambio de ayuda para otros dos
reactores", El País, 16-12-2000.

-

"Último apagón en Chernobil", El Mundo, 16-12-2000.

-

"La lluvia ácida del desempleo", El Mundo, 16-12-2000.

-

"Piden cerrar trece reactores gemelos del ucraniano", El Mundo, 16-12-2000.

-

"Investigan si Francia ocultó datos de la contaminación nuclear de Chernobil", El
Mundo, 28-2-2002.

-

"Un sarcófago móvil para Chernobil", El País, 12-1-2003.

-

"El sarcófago de Chernobil podría sufrir un colapso", El Mundo, 23-4-2003.

-

"Detectado un fallo grave en el sistema de refrigeración de la central de Zorita", El
Mundo, 11-12-2003.

-

"Ucrania no olvida. Hoy se cumplen dieciocho años del accidente nuclear de
Chernobil", Edición Pais.es, 26-4-2004.

6.2. Direcciones de Internet

-

http://www.rnw.nl/informarn/html/act10426-chernobil15anosdespu.html

-

http://www.din.upm.es/trabajos/cherno/consec.html

-

http://waste.ideal.es/chernobil.htm

1

"Un grave accidente en una central nuclear soviética envía una nube radiactiva a los países
nórdicos", Diario 16, 29-4-1986, p. 16.
2
"Descalabro de la tecnología nuclear soviética", ABC, 30-4-1986, pp. 60-61.
3
"Remota posibilidad de que la nube radiactiva alcance la Península Ibérica", ABC, 29-4-1986,
p. 64.
4
http://www.din.upm.es/trabajos/cherno/consec.html
5
GRAU, José: "Una réplica de la central de Chernobil se está construyendo en
Checoslovaquia", ABC, 30-4-1986.
6
CARRASCAL, José Mª: "Catástrofe nuclear en la URSS. La Unión Soviética oculta el verdadero
origen de una nube radiactiva de casi 2.000 Km", ABC, 29-4-1986, p. 63.
7
Ibidem.
8
"Grave accidente nuclear con víctimas mortales en una central soviética", Diario 16, 29-4-1986.
9
"Un grave accidente en una central nuclear soviética envía una nube radiactiva a los países
nórdicos", Diario 16, 29-4-1986, p. 16.
10
"No es el primer desastre nuclear ocurrido en la Unión Soviética. Otro accidente grave se
produjo a finales de los cincuenta", ABC, 29-4-1986, p. 65.
11
"Chernobil: crece la alarma mundial y se mantiene el mutismo soviético", ABC, 1-5-1986, p.
7.
12
AVILÉS, Paloma: "Un segundo reactor puede estar ardiendo en la central de Chernobil", ABC, 1-51986, p. 13.
13
"Moscú pide ayuda a Europa para afrontar el mayor accidente nuclear de la historia", Diario
16, 30-4- 1986.

- 32 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

14

"Expertos alemanes afirman que en el accidente de Chernobil murieron centenares de
personas", Diario 16, 30-4-1986, p. 14.
15
"El Gobierno soviético reconoce oficialmente que hubo dos muertos y la zona fue evacuada",
Diario 16, 30-4-1986, p. 13.
16
"Irresponsabilidad soviética", Diario 16, 1-5-1986, p. 2.
17
AVILÉS, Paloma: "Un segundo reactor puede estar ardiendo en la central de Chernobil",
ABC, 1-5-1986, p. 45.
18
CARRASCAL, José Mª: "Las fotos térmicas indican que todavía hay problemas en la central
de Chernobil", ABC, 2-5-1986.
19
BLANCO TOBIO, Manuel: "Vivir en una caja de caudales", ABC, 3-5-1986, p. 24.
20
CARRASCAL, José Mª: "El silencio verde", ABC, 3-5-1986, p. 31.
21
"La catástrofe de Ucrania refuerza a los "verdes" en la RFA", El País, 9-5-1986.
22
OSWALT, Walter: "El movimiento ecologista en la URSS creció con Chernobil", El País, 1912-1986.
23
"El reactor se fundió por completo", Diario 16, 30-4-1986, p. 15.
24
http://www.din.upm.es/trabajos/cherno/consec.html
25
Ibidem.
26
CARRASCAL, José Mª: "Un dirigente soviético afirma en Hamburgo que el accidente se
produjo por errores humanos", ABC, 4-5-1986, p. 42.
27
CARRASCAL, José Mª: "Más de dos mil personas muertas, provisional balance de la
catástrofe atómica en la URSS", ABC, 30-4-1986.
28
AVILÉS, Paloma: "Sin noticias sobre la colonia española residente en Kiev", ABC, 30-4-1986.
29
BONET, Pilar: "Chernobil, año uno", El País, 26-4-1987.
30
RUBBIA, Carlo: "La primera vez que vi la nube", El País, 26-4-1987.
31
RIVERA, Alicia: "Un accidente cuarenta veces peor que la bomba de Hiroshima", El País, 264-1991.
32
"Sentencia de muerte para Chernobil", El País, 14-10-1991.
33

"Destituidos el director de la central y cuatro altos cargos de la Administración por el
accidente de Chernobil", El País, 4-3-1990.
34
"Manifestaciones en Europa por el aniversario de Chernobil", El País, 26-4-1987.
35
"Condena de diez años para los tres ex jefes máximos de la central de Chernobil", El País,
30-7-1987, p. 2.
36
"Las autoridades de Ucrania deciden cerrar la central ", El País, 4-3-1990.
37
"Manifestación en Kiev contra las consecuencias de Chernobil", El País, 24-4-1990.
38
MEDVEDEV, Zhores: "El coste de un accidente", El País, 26-4-1991, p. 28.
39
FERNÁNDEZ, Rodrigo: "Mentiras y silencios de una dictadura", El País, 26-4-1991, p. 27.
40
"Segundo incendio en tres semanas en la central nuclear de Chernobil", El País, 2-11-1991.
41
"El Parlamento de Ucrania aspiraba al cierre de la central nuclear de Chernobil en 1993", El País,
30-10-1991.
42
"El presidente de Ucrania anuncia el cierre total de Chernobil este año", El País, 2-2-1993.
43
"Alarma en Chernobil ante un nuevo accidente nuclear", El País, 17-1-1994.
44
"Ucrania pone condiciones para fijar la fecha de cierre de la central nuclear de Chernobil", El País,
11-4-1994.
45
"El presidente Kravchuk pide ayuda económica, en lugar de consejos, para cerrar la
instalación", El Mundo, 26-4-1994.
46
"Los últimos días de Chernobil", El Mundo, 8-7-1994.
47
"La Unión Europea ayudará con 200 millones de dólares a cerrar Chernobil", El País, 10-71994.
48
"Ucrania se compromete con la Unión Europea a cerrar la central de Chernobil antes del año
2000", El País, 14-4-1995.
49
"El G-7 pondrá 60.000 millones para cerrar Chernobil antes del año 2000", El País, 21-12-1995.
50
"Cerrado uno de los dos reactores aún en funcionamiento en Chernobil", El País, 1-12-1996.
51
"Chernobil celebra su aniversario con una fuga", El Mundo, 26-4-1996.
52
"Chernobil se rompe y amenaza con nuevas fugas radiactivas", El Mundo, 21-9-1996.
53
"El Banco Europeo aporta 18.000 millones para cerrar Chernobil", El País, 12-5-1998.
54
"Ucrania desoye la presión internacional y reabre la central nuclear de Chernobil", El Mundo,
19-5-1998.
55
"Las sospechas de una fuga radiactiva obligan a parar la central de Chernobil", El País, 17-61998.
- 33 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM

María y Laura Lara Martínez – El accidente nuclear de Chernobil

"La central de Chernobil empieza a funcionar de nuevo tras casi una semana de avería en
un reactor", El País, 23-6-1998.
56
"Ucrania amenaza con poner en marcha la central de Chernobil", El Mundo, 2-3-1999.
"Ucrania reactiva Chernobil al no recibir de Occidente 4.000 millones de dólares", El Mundo, 6-31999.
"Occidente recibe con alarma la reapertura de la central de Chernobil", El País, 8-3-1999.
57
"Ucrania responde a la Unión Europea que no cerrará Chernobil antes del 2000", El País, 103-1999.
58
"Ucrania amenaza a Occidente con prolongar el funcionamiento de la central de Chernobil",
El País, 10-11-1999.
59
"Ucrania ignora la presión de Occidente y pone en marcha Chernobil", El País, 27-11-1999.
60
"Luto por un reactor atómico", El País, 15-12-2000.
61
http://www.rnw.nl/informarn/html/act10426-chernobil15anosdespu.html
62
"Piden cerrar trece reactores gemelos del ucraniano", El Mundo, 16-12-2000.
63
"Ucrania acepta cerrar Chernobil a cambio de medio billón de pesetas", El Mundo, 30-3-2000.
64
"Chernobil registra un nuevo aumento de radiactividad", El Mundo, 19-5-2000.
65
"Garantizado el sarcófago de Chernobil", El Mundo, 6-7-2000.
66
"Un escape de vapor detiene Chernobil a nueve días de su cierre", El Mundo, 7-12-2000.
67
"Último apagón en Chernobil", El Mundo, 16-12-2000.
68
http://waste.ideal.es/chernobil.htm
69
"Un sarcófago móvil para Chernobil", El País, 12-1-2003.
70
http://waste.ideal.es/chernobil.htm
71
"Las golondrinas de Chernobil se han vuelto albinas", El Mundo, 9-10-1997.
72
http://waste.ideal.es/chernobil.htm
73
http://www.din.upm.es/trabajos/cherno/consec.html
74
Ibidem.

- 34 –
© 2006, E-EXCELLENCE – WWW.LICEUS.COM