5.

Topología Moral
El yo moderno está asociado o construido a nociones de interioridad. Vivimos en una
dicotomía adentro/afuera, donde los pensamientos son adentro y los objetos a fuera. Ahora
bien esto tan certero para nosotros es una forma de vivirse propiamente moderna y
occidental.
Podemos confiar que todas las culturas han generado conceptos como “mi” o “mío” y
podían diferenciarse unos de otros, pero otra cosa es tener la noción de “el yo”.
Obviamente hay características de continuidad en los grupos humanos, pero igualmente
grandes quiebres, como grupos chamanicos que conciben la existencia de 3 almas.
Siguiendo esa línea Geertz nos ilustra como una sociedad puede tener ideas similares pero
no idénticas a las nuestras respecto a esto: Batin expresa la corriente subjetiva y Lair
expresa la conducta, sin embargo no son iguales a nuestra idea de interno/externo en el
sentido que no esta supeditada a una diferencia alma/cuerpo.
Para comprender mejor la cuestión de nuestra noción de yo, y su diferencias con las otras se
observara la génesis de nuestra concepción en Grecia con Platón.
6. El autodominio en Platón
6.1. La idea de Platón de gobernarnos mediante la razón y evitar el deseo nos es
comprensible, pero su simpleza encubre un cambio inmenso. La fuente moral será para
Platón el pensamiento (que es una traducción inocente de razón que luego será explicada),
que posibilita el autodominio, el ser dueño de sí mismo, aclarando que es el dominio de la
parte superior del alma sobre la inferior (la de los deseos). El deseo es caos y guerra civil en
el alma que la hace perturbada, las almas buenas disfrutan del orden y la armonía, y están
tranquilas. El dominio del ser mediante la razón conlleva estos tres frutos: la unidad
consigo mismo, la serenidad, y un sosegado dominio de sí mismo. Este es un legado que
Platón le ha dado al occidente moderno.
Siempre ha encontrado critica desde grupos minoritarios, como por ejemplo de grupos
cristianos que aunque incorporaron elementos platónicos, como la asociación de la santidad
y salvación con la pureza y una visión beatifica, tenía a veces críticas a lo que podía ser una
idolatría a la razón, Lutero llamara a la razón “esa puta”. Otras críticas vendrán más tarde
de los románticos, de Nietzsche, la escuela de Frankfurt, que ven en la razón a una fuerza
represiva y controladora.
Ante el predominio de la filosofía moral platónica habría que recordar le existencia de una
moral guerrera, donde lo que vale es la fuerza, el coraje y las grandes hazañas para alcanzar
fama y gloria, que le dará inmortalidad en los labios de los hombres. Los guerreros y los
poetas en ocasiones funcionan con un autodominio, sino un estar fuera de sí, en una suerte
de posesión donde pueden tener ímpetu para la batalla (berseker) o inspiración.

una vez que la visión correcta del orden es criterial para la racionalidad. nada que ver con el pensar y sentir. o quizás el acceder a una condición superior debería verse como algo que sucede en el espacio entre nosotros y ese orden del bien. En un importante sentido. a su vez Bruno Snell nos ilustra que por ejemplo en las obras homéricas no hay una palabra asociable fácilmente a mente o alma. Para Platón el tema clave es hacia dónde se dirige el alma. Y por eso el lenguaje de dentro/fuera podría de alguna manera ser engañoso como formulación de la posición de Platón. ker (en el corazón) o noos. y uno puede ser arrastrado por la pasión. Podríamos decir que en lo referente al autodominio la teoría platónica nos es muy familiar. lo variable/ eterno. resultan muy desconcertantes. kradie. están fuera de nosotros. como thumos. sino que en realidad tiende a oscurecer el hecho de que la cuestión crucial es hacia qué objetos se dirige el alma y de cuáles se nutre. Por eso prefiere formular su posición en términos de las oposiciones entre lo corporal/inmaterial.3. las fuentes a las que accedemos por la razón no están en nosotros. Para el moderno esta fragmentación del alma en el cuerpo. que uno conoce y ama. Ser regidos por la razón significa tener la vida configurada por un orden racional preexistente.2. La razón alcanza su plenitud en la visión del orden mayor. La dicotomía dentro/fuera no sólo no es útil para este propósito. que es también la visión del Bien. en el Bien. En homero igual se ve que las más grandes y/o reprochables acciones podían ser influjo de un Dios (como en el caso de Aquiles). etor. El alma debe ser una si hemos de alcanzar lo más alto en la auto controlada comprensión de la razón que ocasiona la armonía y la concordancia de toda la persona. Homero usa la palabra Psyche como una fuerza vital unida en nosotros que se va del cuerpo al momento de morir. Una vez que la razón es definida sustantivamente. . 6. entonces el devenir racionales no tendría que describirse más perspicuamente como algo que sucede en nosotros. Esto es contrarrestado por la “interiorización” que concibe el predominio de la razón como algo hecho no encontrado (Descartes).Podemos entonces observar formas de vivir la moral diferentes dependiendo del tiempo y lugar. y esto no le resta merito. sino más bien como nuestro modo de conectarnos con el mundo en que nos hallamos. Es con Platón que el yo esta centralizado. 6. phrenes (en los pulmones). y la aparente confusión sobre mérito y responsabilidad. como lo pensaba Platón: el lugar donde ocurren nuestros pensamientos y sentimientos. pero se nos vuelve más extraña cuando nos dice que el predominio de la razón es el predominio de una visión racional del orden. Centrar o unificar el yo moral fue precondición para la transformación que describiré como interiorización. “cayendo fuera de sí”. pero centrar no es lo mismo que interiorizar. porque éstas definen las posibles direcciones de nuestra conciencia y deseo. Estas cuestiones en Homero no ocurren en un solo lugar sino en varios.

que con el conocimiento del orden de la vida en cada circunstancia es constitutivo del bien humano. que en los epicúreos es aleatorio. para ambos lo que se interpone es la excesiva preocupación humana por lo sensible. ha de cambiar la dirección de su· atención/ deseo. de manera similar. Y. siendo la razón la capacidad de percibir el orden que existe. Los estoicos rompieron por igual con Platón y Aristóteles al rechazar por completo el valor de la contemplación. . Hasta en Epicuro puede verse con algo de esfuerzo la influencia platónica. A mitad de camino entre Platón y Descartes encontramos a Agustín. «In interiore homine». 7. entonces yo digo. Insta a los humanos a ver y respetar ese orden. La razón nos enseña lo que es la vida buena. La persona depravada se mueve por la pasión. la visión del orden cósmico es la visión de la razón. ¿Amas la tierra? Serás tierra. ahora contra Platón el fin del conocimiento del cosmos no es el conocimiento sino el que mejoren los hombres. fuertemente influido por el primero. Hay que entender al hombre como un animal racional. ¿Amas a Dios?. La persona sabia está totalmente libre de ellas. que aunque niegan el orden del cosmos. Tomaban en consecuencia partido más por Platón que por Aristóteles. Para San Agustín el mundo de la creación muestra un orden significativo. El alma ha de volverse.» Pero aun cuando hay una serie de elementos de continuidad de Platón y San Agustín. teniendo casos y situaciones particulares de las cuales no puede hacerse reglas generales. y en ambos el bien para los humanos implica el percibir y amar dicho orden. pero la razón que está llamado a realizar es puramente práctica. Aristóteles no va a aceptar esto pues el orden del cosmos es inmutable y eterno mientras que la vida y sus circunstancias cambian continuamente. Esto es pues el sendero que lleva a Dios está dentro. el hombre exterior el cuerpo y el hombre interior el alma: «No salgas afuera. y veía la bondad del orden. participa de las Ideas de Dios. La ley eterna de Dios impone el orden. Aunque el conocimiento del orden eterno es un bien que acerca al hombre a lo divino. sino lo que potencia el ojo que ve. «Nos transformamos en lo que amamos. ya que la condición moral del alma depende finalmente de a qué atiende y qué ama. y las pasiones se entienden como falsas opiniones sobre el bien. Tanto para Agustín como para Platón. La verdad mora en el hombre interior». Dios no es solamente lo que anhelamos ver. por las manifestaciones meramente externas de la realidad superior.Platón creía que el conocimiento del orden del cosmos es condición para conocer el orden correcto de nuestras vidas. practican una correcta valoración de los placeres. vuelve a ti mismo. serás Dios. Y esto esta asociado a una visión clara del orden natural. también esta la introducción de la dicotomía interno/externo.

Agustín fue quien introdujo la interioridad de la reflexividad radical y quien la legó a la tradición del pensamiento occidental. El conocimiento y la conciencia son siempre los del agente. o tiene significado para mí. es experimentado por mí.El mundo como yo lo conozco está ahí para mí. o pensado por mí. Pag 195 .