You are on page 1of 1

El poder ha seducido a los hombres desde los tiempos más remotos y hay diferentes clases

de principados o de gobernar los heredados y los tomados por primera vez el principado
tiene en sus manos la potestad para gobernar a sus súbditos el principado viene de la
sangre y de saberse heredero de algún reino; los principados nuevos se obtienen por vía
directa de la proclamación o al añadirse un pueblo al Estado ya que los pueblos están
habituados a vivir bajo cierto régimen o libres dentro del nuevo príncipe pudo haber
adquirido un nuevo reino con la ayuda de armas ajenas, propias, gracias a la suerte y en el
mejor de los casos, a su valor y si el nuevo estado se diferencia en lengua, costumbres y
constitución, las dificultades aumentan pero para mantener el poder, en los principados
mixtos se debe servir de la fortuna, la virtud o la fuerza de las armas, al asegurarlos se
deben contemplar dos cosas de vital importancia como eliminar la línea de sucesión del
antiguo príncipe y no alterar la leyes y tributos anteriores como se viene presentando en los
últimos gobiernos de Colombia que es un reflejo de un cambio de gobernante y se destacan
los errores que no debe cometer un príncipe que quiera conservar su principado como
anular los estados más débiles y aumentar el poderío de otro que ya es fuerte e introducir un
extranjero poderoso como en nuestro caso los Estados Unidos y no ir a vivir al nuevo
territorio tampoco instalar colonias, y mucho menos arrebatar las tierras con el fin de
humillar y hacerse odiar sin embargo se detallan las razones por las cuales hay dos modos
de gobernar un principado como son con ministros que son elegidos por decisión del mismo
príncipe o por barones o por herencia se han ganado ese puesto o en el caso por apellido
como se hace hoy en día donde la preocupación esencial es examinar los principados recién
conquistados y que antes vivían libres y con leyes propias de los cuales se tendrán las tres
formas de conservarlos como son arruinarlos y un caso de ellos es Venezuela hoy en día, ir
a habitarlos personalmente, crear una oligarquía como Argentina y a su vez respetar sus
leyes y crear unas nuevas y debe tenerse en cuenta que no hay cosa más difícil de intentar,
ni menos segura de conseguir, ni más peligrosa de manejar, que llegar a jefe o príncipe e
imponer nuevas ideas que deben estar acordes a la forma de pensar de la población
ganándose su aprecio considero que a nivel mundial hay muchos ejemplos de pequeños
príncipes que quieren el poder tal y como lo han demostrado grupos radicales como el
estado islámico o con el poder en la cabeza como el estado en Nicaragua y Bolivia