You are on page 1of 39

Transcripción Simposio Sobre

Acreditación y Psicología1
Organizado por el Grupo de Estudio de Psicología Social Universidad ARCIS
Coordinadores del Grupo:
Oriana Cavieres y Mauricio Garrido
Estudiantes de Psicología

Coordinador Académico de la Escuela de Psicología


Andrés Leiva

Transcribe:
Organización Chilena de Estudiantes de Psicología
(OCEP) Zonal Santiago2.

1 Lugar: Auditorio Jorge Müller, Universidad ARCIS. Fecha: martes 4 de mayo, 2010. Participantes: Yori Aguirre,
Miembro de la Organización Chilena de Estudiantes de Psicología, OCEP Zonal Santiago. Leonardo Villarroel,
Presidente del Colegio de Psicólogos de Chile y Judith Scharager, Directora Ejecutiva de la Agencia de
Acreditación Qualitas.
2 Los textos que están entre corchetes […] son insertados por la OCEP, Zonal Santiago.
1
I. Introducción

En el presente documento se transcribe el Simposio “Acreditación y Psicología”


organizado por el Grupo de Estudio de Psicología Social, este último creado por estudiantes
de psicología de la universidad ARCIS.
La Organización Chilena de Estudiantes de Psicología (OCEP, Zonal Santiago), fue
invitada a este simposio para presentar su visión sobre la temática señalada junto al
Presidente del Colegio de Psicólogos de Chile, Leonardo Villarroel, y junto a la Directora
Ejecutiva de la Agencia de Acreditación Qualitas, Judith Scharager.
La OCEP Zonal Santiago agradece a los coordinadores del Grupo de Estudio de
Psicología Social por la invitación a este espacio y por generar instancias en las cuales los/as
estudiantes de psicología pueden desarrollar y presentar sus reflexiones y propuestas.
Además quisiéramos señalar que la OCEP Zonal Santiago considera de fundamental
importancia la invitación y participación en esta discusión, pues el problema de la
acreditación, la calidad y la formación en psicología no sólo son constituyen prácticas
entrelazadas en nuestra actualidad, sino que, además, estas son un problema contemporáneo
de profunda urgencia para la disciplina: La gran explosión y expansión de la carrera de
psicología que hoy superan los 140 programas de pre-grado en 42 universidades a nivel
nacional, considerando además que hay muchas universidades que tiene más de 10
programas de psicología en su industria, es, desde nuestra posición, un fenómeno que ha
sido movilizado y promovido por la superposición de los principios y políticas económicas
por sobre la regulación gubernamental y gremial.
Esto que señalamos es un fenómeno que ha mostrado durantes estos años un supuesto
rostro de apertura de la psicología para todos y todas, no obstante, ocultando, omitiendo y/o
solapando sus efectos sociales provocados por el motor neoliberal en la educación chilena, y
construyendo la ilusión de que la cantidad de psicólogos y psicólogas que están egresando
son las requeridas por el país, ¿es esto así?.
En consideración de lo anterior, la gran oferta de programas de psicologías en nuestro
país, no sólo nos platean estas inquietudes, sino que, además dicha oferta es una sobre
producción que se construyen sin ningún criterio más que el económico fomentando
“contenidos y perfiles profundamente cuestionables en términos éticos, políticos y sociales”,
que el sistema de acreditación y el colegio de la orden no pueden cuestionar por su alcance
legal y, sostenemos, por su negligencia frente a estos hechos. Lo que señalamos es que tanto el
sistema de acreditación como el colegio de la orden promueven psicología, perfiles, y
formaciones que más bien atentan en contra de comunidades marginadas socialmente,
reproducen el lucro en la educación y con el sufrimiento humano, y tecnifican a la disciplina
psicológica des-vinculándola de las reflexiones y prácticas éticas, y de la responsabilidad
social que debiera movilizar a la psicología chilena.

2
Si bien entendemos, y explícitamente rechazamos todas las practicas arbitrarias y
totalitarias que se desarrollaron durante la dictadura militar en detrimento de los colegio
profesionales, las organizaciones y las comunidades de la psicología (y por cierto, todos los
atentados a los ciudadanos y a los derechos humanos) que pueden explicar la inmovilidad y
lo “poco y nada” de injerencia que puede tener nuestro gremio y el sistema de acreditación
frente a los hechos que señalaremos, no obstante, es insostenible que este sistema, la
colegiatura y la comunidad de la psicología no se pronuncien, no trabajen, ni se hagan
responsables de cómo la educación de nuestro país es la expresión evidente y lamentable de
un atravesamiento económico y político que atenta en contra de las personas, comunidades y
ciudadanos que intentan continuamente desarrollarse en un país profundamente desigual y
repleto de problemáticas sociales.
Es más sorprendente aun, que el colegio de psicólogos/as de Chile legitime, no rechace,
y que mas bien valore, la coherencia interna y la consistencia-consecuencia valórica y
académica que manifiesta la universidad de los andes y la universidad católica al promover
seminarios y/o terapias curativas como modo de sanar la homosexualidad.
Es profundamente indignante, como expresan las comunidades homosexuales a través
de sus medios virtuales, que se sigan promoviendo prácticas discriminatorias que no son
cuestionadas por el sistema de acreditación, ni tampoco son rechazadas por el colegio de
psicólogos/as de Chile. Son negligentes estos actores ante estos hechos considerando que el
manual DSM des-patologiza a la homosexualidad en el año 1973, y que el presidente del
colegio de la orden en el año 2008 señala públicamente que la homosexualidad no es
enfermedad contradiciéndolo el actual presidente del año 2009, a pesar, de que este último
fue miembro de la directiva en ambos años3.

El sistema de acreditación, podríamos señalar, respeta casi dogmáticamente cualquier


perfil institucional, en nombre de sus principios y facultades legales, y en nombre de la
diversidad y de la libre elección que cada institución educativa puede hacer para la
construcción de su perfil de egreso. De alguna manera muy viable, la formación de
psicólogos/as que se construyen en nuestro país por las instituciones universitarias, a la luz
del marco legal que tenemos, diseñan los programas de psicología que les plazca, lo que
genera que surjan este tipo de programas discriminatorios que atentan directamente en
contra de los derechos humanos.

3 El 2008 fue el último año de la presidencia del señor Luco en el colegio de la orden, y es él quien en el año 2008
declara que la homosexualidad no es enfermedad con la aprobación de la comunidad gay. Considerando que en
dicha directiva (2008) estaba el señor Leonardo Villarroel, para las elecciones del colegio de psicólogos del 2009,
el nuevo presidente no rechaza las terapias curativas como forma de cura de la homosexualidad desvinculando
lo avanzado en el año 2008. Pues bien, es el señor Leonardo Villarroel, nuevo presidente del colegio desde el
2009 quien no rechaza las terapias curativas que promueven las universidades y profesionales que señalamos en
este documento, produciendo la contradicción que afirmamos y que enfatiza la comunidad homosexual.
3
Nosotros y Nosotras como OCEP Zonal Santiago no apoyamos un sistema de
acreditación que no cuestiona los perfiles de egreso y los contenidos en la formación de
psicólogos y psicólogas, ni tampoco apoyamos la irresponsabilidad que practica este sistema
al constituirse como un dispositivo atravesado por la superposición del mercado en la
educación del país, vale decir: “es el mercado, la competencia, la consistencia y la eficiencia
los criterios por los cuales se mide la calidad de la educación en Chile, y por ende, la calidad
de la formación en psicología, sin consideración de los contenidos y sin criticas directas a los
perfiles que se construyen en cada institución de tal manera de velar por los derechos
humanos”.
La OCEP Zonal Santiago sostiene que los criterios por los cuales el sistema de
acreditación y el colegio de psicólogos/as de Chile mantiene su posición a-critica y negligente,
“no” es en nombre de la diversidad como dicen señalar (y que podrán apreciar en el
simposio), ni menos en el nombre de la demacración como promulgan, en tanto que esta
última es la que vela por la buena convivencia en donde todo pensamiento cabe, sino que, lo
que moviliza a estas instancias es mantener, por omisión, complicidad y/o silencio, en nombre
del libre mercado y del lucro con el sufrimiento humano, un sistema de formación en
psicología y de educación nacional que evidentemente para la comunidad estudiantil, la
comunidad profesional y para el sentido común ciudadano, esta en crisis.
La expresión máxima de esta libre abertura de programas de psicología es el caso de la
formación online en psicología que promueve la UNIACC. No sólo no les basta con todas las
críticas recibidas por su cuestionable enseñanza, sino que, realiza formación en psicología en
tres años 70% virtual y 30% presencial. La psicología no puede ser para nosotras/os un bien
de mercado, sino que debe estar al servicio de la sociedad y su transformación, por lo cual, la
práctica, la experiencia, el servicio, la investigación y los contenidos son claves para un
desempeño propicio por parte de los/as futuros/as profesionales. Dicha formación virtual en
psicología no es más que “una psicología al servicio del mercado con una sociedad al servicio
de la psicología”.
Para finalizar esta abertura, y frente a estos hechos y otros que desarrollaremos en este
simposio, quisiéramos invitarles a trabajar juntos, a sumar sumándose, a que nos permitan
colectivizar esta información en sus comunidades estudiantiles y que nos apoyen en abrir esta
problemática en la comunidad profesional de la psicología chilena y latinoamericana, pues, si
no somos los actores, los sujetos y las propias comunidades las protagonistas de nuestro
propio territorio, considerando que compartimos un trabajo y una identidad común como es
esta profesión y/o formación, lo que lograremos es que la comunidad de la psicología siga
avanzando hacia un contra sentido lamentable: atornillar siempre al revés de las comunidades y de
las personas. En este marco, el sentido que la psicología contemporánea a tomado es dar
mucho más valor a la experticia, a no perder el nivel de ser ciencia y a superponer la
rentabilidad por sobre la dignidad humana, la salud social desde las personas, por sobre la
transformación social.
En este sentido, queremos adelantarles que, ante estos hechos, la Organización Chilena
de Estudiantes de Psicología, OCEP Zonal Santiago, dará inicio a las convocatorias y a la
4
colectivización de movimientos críticos de los estudiantes de psicología de Chile a través de
la siguiente exigencia señalada en este simposio al Colegio de Psicólogos/as de Chile:

Exigimos las disculpas publicas por parte de Colegio de Psicólogos/as de Chile a la


comunidad homosexual y a la comunidad de la psicología por los dichos señalados por
ustedes a propósito de las prácticas y seminarios de psicoterapia curativa que atentan en
contra de las comunidades homosexuales, la dignidad humana, los derechos humanos y de
nuestra formación como futuros psicólogos y psicólogas.
Exigimos la eliminación inmediata de estas prácticas y la abertura de un proceso en
los tribunales éticos de la colegiatura a los/as responsables, o en su defecto, la renuncia
completa e inapelable de toda la directiva del colegio de la orden actual.

Esperamos sinceramente que el debate en la comunidad de la psicología se realice con


la urgencia que amerita, y que, la comunidad estudiantil de la psicología se movilice por las
múltiples maneras que considere necesarias para que posicionemos la responsabilidad ética y
social que debiera constituir el porvenir de la psicología desde Chile.
Una propuesta ha sido realizada, esperamos que la respuesta sea, nosotras y nosotros
también…

Atte.

Organización Chilena de Estudiantes de Psicología, OCEP Zonal Santiago.


Lunes 31 de mayo del 2010.

5
SIMPOSIO ACREDITACIÓN Y PSICOLOGÍA

II. Presentación Directora Ejecutiva Agencia de Acreditación “Qualitas”:


Judith Scharager

Mi intención es aclarar algunos puntos de manera que agradezco y reitero que, que
voy a referirme gruesamente a algunas cuestiones que me parecían a mí de interés. Puede que
me equivoque, no doy respuesta a todas las preguntas acá, yo espero dar respuestas a las
preguntas que surjan en el diálogo, en la conversación, ¿ya? Ehm… lo que hemos traído, ahí,
estamos oscuros, pero para que no se duerman, ehm, trajimos una presentación para aclarar
conceptos. Yo creo que es una apuesta en común para iniciar el diálogo. Primero partir con el
contexto en el que se desarrolla la acreditación de carreras; y antes de hablar de la
acreditación de carrera, yo quiero que distingan bien entre lo que es la acreditación de
carreras de lo que es la acreditación de instituciones, y la acreditación de programas de
postgrado. Son cosas completamente distintas, que tienen finalidades distintas, efectos
distintos, consecuencias distintas, ¿Ya? Eh, entonces, el marco de la presentación, y para que
ustedes se enchufen bien en el tema, el año 2006 se promulgó la Ley de Aseguramiento de la
Calidad de la Educación Superior y eso marca una diferencia con lo que ya venía del año
1999.
En el año 90, como haciendo historia para que ustedes sepan, 1990, se crean
organismos por primera vez para empezar a regular la calidad de la educación superior.
Entonces se crea en Consejo Superior de Educación -no voy a hablar de ese tema ahora- y se
crea la Comisión Nacional de Acreditación de Pregrado que se llamaba, en ese entonces,
CNAP, ¿ya?. En esos años. Como el año 98, por ahí, se empezaron a trabajar en criterios para
acreditar carreras. También estaba la CONAP -no voy a referirme a eso- que era el organismo
de acreditación de postgrado. Entonces como a ustedes les interesa la Psicología, me voy a
referir más concretamente a eso.
En el año aproximadamente '99, la CNAP convocó un conjunto de representantes de
carreras de Psicología del Colegio de Psicólogos y otras organizaciones ligadas. Y nos
convocó, tuve el gusto de participar en ese comité técnico que se establece los primeros
criterios, o sea, los criterios de acreditación de carreras de psicología que rigen hasta hoy en el
país, ¿ya?. En ese período la acreditación era una actividad absolutamente experimental, ¿no?,
no con los experimentos de diseño experimental, sino que en el sentido que no tenían ni
conducían a nada, no estaban regulados por ninguna ley, ninguna norma, nada. La primera
vez que se establece una ley en relación a la calidad de la educación superior es el año 2006,
que es esa que ustedes ven ahí, la ley 20.129. Y entonces, a partir de la promulgación de esa
ley muere la CNAP, desaparece la Comisión Nacional de Acreditación de Pregrado, CNAP y

6
surge un nuevo organismo, que es el que está actualmente, que se llama, Comisión Nacional
de Acreditación de Chile, digamos. Y ustedes pueden acceder a la página web, ahí está,
www.cnachile.cl ¿ya? ehm, quiero enfocarme en lo que es carreras de pregrado, entre las
cuales está la carrera de Psicología. Entonces, como ya venía el vuelo de, de, del proceso
inicial con la CNAP, la CNA sigue trabajando en esto, pero la ley establece algunos cambios.
Uno de los cambios que establece es que determina dos carreras de las universitarias que son
de acreditación obligatoria. Eso dice la ley, la ley es una ley recontracompleja. Es una de las
leyes, entre paréntesis como cultura general para que ustedes sepan que durmió en el
Congreso durante muchisísimo tiempo, una de las leyes que más ha costado sacar y es una
ley que tuvo más de 800 enmiendas, producto de lo cual hay una montonera de errores en la
ley, pero bueno, eso no importa, esa es la ley, eso es lo que tenemos, es lo que hay como dicen
ustedes y es perfectible, ojalá.
Bueno, entonces, esa ley establece dos carreras de acreditación obligatoria, que son las
pedagogías y las carreras de medicina, solamente, ¿ya? y también permiten que se abran
agencias privadas de acreditación, ehh, y se conservan los criterios, son los mismos criterios
de acreditación que estaban antes, cuando estaba la CNAP. Y el proceso de acreditación,
como dice ahí se articula como era antes, en base al perfil de egreso de la carrera. O sea, en el
fondo, el psicólogo que, eh, la carrera quiere formar, ¿ya? Y los recursos con los que cuenta la
carrera para lograr dicho perfil, ya vamos a hablar un poquito de esto más adelante. Entonces
la evaluación con fines de acreditación se realiza considerando estos criterios que hay
distintos para carreras profesionales, con y sin licenciatura, eh, específicos para algunas
carreras de las cuales hay como 10 o 12 [...] más o menos, como 7 u 8; y carreras técnicas. Más
o menos en lo que dice la ley respecto de la acreditación de carreras, ¿no cierto? Dice:
consistirá en el proceso de verificación de la calidad de carreras o de programas ofrecidos por
Instituciones autónomas de Educación Superior, en función de sus propósitos declarados y de
los criterios establecidos por las respectivas comunidades académicas y profesionales.
Entonces, se pretende certificar la calidad de carrera y programas en función de sus
propósitos, eh, y que los im..., en fin, eso lo pueden ver después. Antes de seguir, ese es el
marco general, la acreditación, les voy a contar un poquito después cómo funciona,
básicamente lo que hace es entonces evaluar la calidad. Y no cuestiona el tipo de perfil de
egreso, no debiera. O sea, si una carrera dice, por ejemplo, hay que dejar en claro lo que
quiero decir, que la carrera de psicología los tres palitos, que es, formar psicólogos lacanianos,
punto, y esos van a ser, expertos en Lacan, eh, la agencia acreditadora no tiene nada que
decir, no se puede cuestionar el perfil de egreso, lo que uno evalúa cuando uno acredita, que
si uno dice que va a formar psicólogos lacanianos, tiene que demostrar que va a formar a un
buen psicólogo lacaniano, o sea, la acreditación no cuestiona el perfil, sino los recursos, cómo
lo hace la carrera para hacer bien lo que dice que va a hacer, ese es un punto. Y otra cuestión
importante que tiene que hacer una buena acreditación, tu puedes tener dos currículums, dos
mallas, dos mallas curriculares idénticas, en la carrera de psicología A y B, está instalada en la
institución Y y Z, respectivamente; las mallas pueden ser idénticas, pero no pueden salir, uno
no debería esperar que salgan un mismo tipo de psicólogo, porque tiene que haber una

7
coherencia con la misión de la institución, ¿ya? Eso es bien importante. Y la acreditación bien
hecha debe recoger eso, o sea no solo se mira la malla, me entiendes, lo que se hace es si se
forma ese psicólogo que dice formar esa carrera, pero a la luz de una misión institucional que
tiene ciertos principios, ciertos valores, etc, etc. Eso es, en términos generales, para todas las
carreras en general.
Un rápido panorama de las carreras, este es, mejoramos el dato, hoy, o sea, puede que
este, lo sacamos de Índices, que es el órgano oficial, es una, Índices 2010, que es un sistema
de, una base de datos oficial de, ligado al, hoy día ya no se llama Consejo Superior, se llama
Consejo Nacional de Educación, algo así, ¿ya? Bien. Como ustedes pueden ver, hay 45
universidades que ofrecen la carrera de psicología en Chile. Hoy día, y hablábamos con
Leonardo, yo también tenía la idea de que habían ciento cuarenta y tantos programas, pero
sumados estos dan 133, puede que me haya equivocado en la suma, y ahí si que estamos mal,
pero quiero llamarles la atención, y comentábamos con Leonardo, que es bien importante,
para que entiendan que una cosa es una carrera, y otra cosa es un programa, porque hay más,
porque uno podría decir, si hay 45 universidades que ofrecen psicología, entonces hay 45
carreras; ¿por qué hay tantos programas?, porque hay universidades que distribuyen y
diversifican su programa, su carrera a lo largo de todo el país, y así tenemos, por ejemplo, que
la universidad Santo Tomás tiene 18 programas de psicología; eso, sumando, toda la
distribución a lo largo de Chile, en distintas regiones, y las jornadas vespertina y diurna. Ah,
y tenemos algunas on-line y qué se yo...cosas de esas por ejemplo.
Otra que llama la atención es la Universidad del Mar, que tiene 16, la Universidad de
las Américas que tiene 12, la Universidad Bolivariana que tiene, eh, 9 y la Universidad Pedro
de Valdivia que tiene 10. Parece que esas son las más numerosas, perdón, aquí hay una con 7,
la Universidad de Aconcagua, eh, y lo demás, bueno, se distribuyen en 2, 3, que sé yo. Ese es
un poco el panorama, de lo que hay en materia de carreras de psicología en pregrado, hoy
día, en Chile, ¿ya? Yo creo que no ven nada, pero algo ven. Ese es el panorama, buscamos en
la página web de la CNA, yo les voy a contar que eché de menos algunas cosas, hay algunas
que no están, pero bueno, pero a ver lo que hay, ese es el órgano oficial, y dije: voy a buscar
las carreras que tienen resultados de acreditación y carreras que están en procesos de
acreditación. De todas esas que ven ustedes, 17 carreras están participando de una u otra
manera en el sistema de acreditación en Chile, ya sea que estén acreditadas, o que estén en
proceso. Ustedes, que les gusta y son busquillas, visiten la página CNA, que es el órgano
oficial, www.cnachile.cl, y así vemos, por ejemplo, que hay carreras acreditadas, por el
mínimo otorgable, que son 2 años, no existe acreditación, mientras tanto, con las normas
vigentes, no es cierto, 2 años es el mínimo, y casi uno podría decir, tómenlo en buena esto por
favor, pero una especie de acreditación condicional, por así decirlo, quiere decir que la carrera
cumple con el mínimo standart para seguir funcionando, pero, ok, está acreditada, pero está
como en el “bottom line”, no cierto, y tenemos carreras que tienen 2, 3, 4, 5, 6, el espectro es
más o menos, ya? Eh, y ahí está quien, eh, el que condujo, o está conduciendo, la eh...el
proceso de acreditación, ¿ya?, y aparecen las fechas, o sea, es un porcentaje bien pequeño,
respecto de las carreras que se ofrecen en el país, que están participando de la acreditación en

8
Chile. Ah, si, eso es también muy importante, el máximo de años otorgables es 7, esto es una
discusión tremenda que no está zanjada, por ahí alguien podría pensar, yo entre ellas, que
esta cosa de los 7 años es muy confundente, y parece una nota, uno podría decir, y
perfectamente es posible decir, está acreditada o no está acreditada, no cierto?, con algunas
condiciones, hay distintas maneras de hacerlo. Esto es lo que en Chile se aprovó por la ley y
es lo que está vigente, ya?. Yo sé que no ven nada, pero no importa, porque es sólo para
contarles, yo se que ustedes están interesados en psicología, pero esas son las agencias
privadas que hay, ¿ya?, y estas son la áreas, es una distinción súper arbitraria, en el sentido
que es una convención, no que sea arbitraria de antojadizo, caprichoso.
Hay una convención que distingue 10 áreas, ¿no cierto?, y psicología está inserta en el
área de Ciencias Sociales, pero en Ciencias Sociales hay un montón de otras carreras,
Comunicación, Periodismo, Trabajo Social, Antropología, Sociología, eh, ¿ya? Entonces, ahí
están las agencias que están autorizadas para acreditar en distintas áreas, por ejemplo ésta,
voy a nombrar una que no tiene nada que ver con, porque como te digo, yo no vengo a
vender ni a nada, ni a regalar, sólo quiero contarles, esta agencia sólo acredita carreras en el
área de las artes y arquitectura por ejemplo, pero eso esta… aparece allí ¿ya?, y aquí en el
cuadrito de abajo, esto esta sacado de la pagina Web de hoy día de la CNA, esta la lista de
todas las agencias privadas y aquello que pueden acreditar y acá esta, por ejemplo, aquellos
que están autorizadas para acreditar programas de magíster y de esa hay sólo 3, ¿ya?; pueden
ver quiénes son, no, no quiero decir quienes son, ¿ya?.
Ese es más o menos el panorama. Siguiendo con el panorama para que vayamos más o
menos entendiendo la lógica, esto es un mono bien antiguo, no es mío, es un mono prestado
desde el histórico digamos, desde la historia, que tiene que ver un poco con el sistema de
aseguramiento de calidad ¿ya?, desde los cuales la acreditación es sólo una parte, ¿ya?.4
Tenemos entonces que, perdón, que la acreditación, les voy a contar un poquito
después la acreditación, es una certificación de calidad que se genera a partir de un proceso
de evaluación que tiene como dos componentes, o dos partes, ustedes entienden, como
psicólogos sociales, son puros psicólogos sociales, el tema de la evaluación debiera ser un
tema relevante; y entonces, esta evaluación de la carrera tiene dos miradas: una auto-
evaluación y una hetero-evaluación, y la hetero-evaluación es hecha por pares, ¿ya?, entonces
hay una evaluación, perdón, hay una evaluación de insumos, procesos y resultados, etc, a la
luz de los criterios y los propósitos. Es bien importante. No da lo mismo, o insisto, una carrera
-el otro día invitamos a una interesante que está, muy semejante a la estructura de ustedes [a
la U. Arcis] que además, ee, se rige por principios ideológicos internos de promoción de
derechos humanos, etc, muy semejante, y entonces hablábamos el tema- yo esperaría que acá
la carrera X de ciencias sociales, en la carrera de refleje los principios institucionales, o sea,
que el profesional de aquí salga empapado de la misión institucional; no es lo mismo, que
salga empapado de la misión de otra institución que se platea otros principios u otras
responsabilidades sociales, ¿ya?.

4 En los 4 últimos párrafos señalados hasta aquí la presentadora se focaliza en la presentación de Power Point.
9
Entonces tenemos este proceso de evaluación, ¿ya?, y eso genera, de alguna manera,
una certificación pública de calidad, que además es de dominio publico y todas las decisiones
de acreditación es de dominio publico y tienen acceso cualquier ciudadano de este país que
pueda acceder a un sitio web, lo puede hacer.
Entonces, forma parte de un sistema de mejora continua y de preocupación por la
calidad de la formación, es ese un poco el tema, más o menos, ¿ya?
¿Qué es entonces, lo que se mide en la acreditación? Se miden básicamente dos cosas:
uno, es la consistencia interna, es el grado de ajuste entre las acciones y los resultados de una
unidad, una carrera, la carrera de psicología de la universidad ARCIS, con los propósitos
internamente definidos, con la misión institucional, no es cierto, bueno, con la coherencia con
el perfil de egreso que establece la propia carrera. Pero también hay una consistencia externa
que es el grado de ajuste o cumplimiento de los criterios de acreditación, esos que yo les
contaba que rigen las carreras de psicología y que un grupo de colegas generó hace más de 10
años ¿ya? Entonces, se miden estas dos cosas, consistencia interna y consistencia externa. Ahí
están los criterios de evaluación de la carrera de psicología, no nos vamos a detener, es una
lista de 9 criterios organizado en dimensiones, ustedes pueden acceder a eso en cualquier
parte, en la página de la CNA que es el órgano oficial, para que no vayan a ninguna en
particular-privada, ni a nosotros Qualitas, así como no, no ubico en esa.
Para aplicar los criterios, para ustedes que les importa como se acreditaría la carrera de
psicología ARCIS, se requiere una buena descripción de aspectos sustantivos, hacer un
análisis cualitativo, no es cierto, se tienen que generar juicios evaluativos, o sea, auto-
evaluarse, no es cierto, y generar un juicio priorizado, global, que en fin, hay pautas, normas,
no es el tema ahora, ¿ya? Entonces, todo parte con una auto-evaluación, con la convicción de
meterse en el proceso. Psicología, por ahora, no se, no se hasta cuando, Julio [Villegas] dirá
[risas], esta dentro de las carreras que tienen acreditación voluntaria, o sea, no es en
pedagogía ni en medicina, ¿ya?; entonces una carrera que quiera someterse a acreditación,
inicia el proceso como una acción voluntaria, no obligada, no es cierto, y parte con un proceso
de auto-evaluación, mediante el cual la unidad reúna información, la analiza, la contrasta con
sus propios propósitos y toma una decisión, y hace un juicio sobre sí mismo, es casi como una
auto-terapia, no es cierto, como una psicoterapia, porque en el fondo es una introspección
profunda de qué estoy haciendo, cómo lo estoy haciendo, con qué calidad de los recursos
cuento, y qué calidad de profesionales estoy formando, y qué cosas tengo que mejorar;
entonces, uno llega como a una convicción, eso es en el fondo la auto-evaluación. Yo creo que
los psicólogos más que ninguno de los profesionales, entendemos este tipo de cosas, ¿ya?.
Entonces esta auto-evaluación es responsabilidad de la unidad, de la carrera de
psicología, supongamos para ustedes no es cierto, y considera un monto de etapas por lo
general durante tres y ocho meses, bueno eso es una cuestión que no, no viene mucho al caso;
pero termina o culmina con un informe, un informe de auto-evaluación, dice: Yo soy así, así
lo hago yo, estas son mis debilidades, estas son mis fortalezas, y quiero mejorar en esto, esto y
en esto otro, eso es un informe de auto-evaluación, esta estandarizado, hay algunas
cuestiones, ¿ya?.
10
¿Para qué sirve? Yo soy una convencida, sino no estaría metida en este cuento. Yo partí
tímidamente en el año ‘99 en este tema con el sombrero de la universidad católica; yo he
trabajado mi vida entera ahí, y convencida, y cada vez que más trabajo, más me convenzo y
creo en esta cuestión; si uno lo hace bien hecho, si uno lo hace sin intereses extra o de otra
naturaleza, ¿no?. Pero cuando uno se mete bien en esta cuestión, es como meterse a una
buena psicoterapia, digamos, cuando uno se mete de verdad, para mejorar, que nos den una
buena introspección.
¿Qué logra? Afianzar la cultura crítica dentro de la opción orientada hacia el
mejoramiento de la unidad, realizar un proceso objetivo y honesto de las fortalezas y
debilidades reconocido y validado por pares, estimular la participación de la comunidad -
académicos, estudiantes, administrativos- en un diagnostico común, corregir falencias a
medida que se identifican, además uno crece. Yo siempre cuento esta cuestión y es verdad. Yo
fui par evaluador y dirigí comités de evaluación una montonera de veces. La primera carrera
de psicología que fui a evaluar, X, da lo mismo cual, los primeros años, 2002, había un olor a
pintura impresionante, estaba recién pintadito, y habían cambiado recién el piso -siempre
cuento esto porque ¡palabra que es verdad!- y yo, novata en el asunto, dije ¡¡aaah!! estos tipos,
ve que son frescos y no se qué; y si un día me pasa lo mismo, lo aplaudo y lo felicito, porque
quiere decir que la acreditación logro sus propósitos: mejorar.
Hay carreras que son muy debilitadas dentro de una institución, con esto logran
conseguir fondos internos además, por ejemplo, las pedagogías en general suelen estar en una
posición súper deficitaria respecto de las ingenierías, por ejemplo, las medicinas en
instituciones, y de repente, con esto, logran conseguir fondos, recursos y pintan, por primera
vez pintan, ponen piso nuevo, o sea, muy contrario de lo que me paso hace diez años, y ahora
estoy feliz de que se haya logrado ese cambio, es decir, que el propósito se logra: Mejorar, ese
es mi, uno, evolución.
Otros logros: organizar la información de la carrera. A pasado que esta todo
atomizado, disperso, no se que, y con esta cuestión, ¡ya!, pongámonos a hacer auto-
evaluación, se logra organizar, sistematizar, reunir, no es cierto, se reúnen antecedentes
importantes para las autoridades, como documentaciones de cambio, se mejora la capacidad
de gestión, se dice: mira, esta cuestión esta mal hecha, hagámoslo así mejor… es
verdaderamente darse el tiempo y el espacio para mirarse así mismo y tratar de mejorar. Se
desarrolla una actividad necesaria entonces, desde el punto de la garantía pública de la
calidad.
Voy a nombrar la agencia sólo con una finalidad: a nosotros nos llaman mucho, papás,
mamás, hijos, o en fin, estudiantes o personas que pagan a sus hijos para saber-conocer sobre
los procesos de acreditación de la carrera de los hijos. Nunca pensé que íbamos a tener
llamados de ese tipo, y también los recibimos. Y es entonces, muy reconfortante trabajar en
esto para dar entonces una información de utilidad.
¿Para qué sirve la evaluación externa? Esta es responsabilidad de un grupo que se
llama, Comité de Pares Evaluadores, que son pares. A las carreras de psicología las van a
evaluar otros profesores de psicología de otras carreras; alguien diría: ¡oye, pero competencia,
11
nos vienen a mirar!. Todo esto se monta sobre la base de la buena fe. Otros dice: ¡oye, estos
tipos van a hacer un show, van a preparara como que to, mm, ¡no!. En la evaluación uno
siempre muestra la mejor cara que tiene. Si ustedes van a postular a una pega, lo más
probable es que ese día se van a peinar, se van a poner la mejor pilcha, porque cuando
realmente uno quiere, cuando va a hacer evaluado, muestra lo mejor de sí mismo, lo que uno
cree lo que es lo mejor de sí mismo, ¿ya?. Entonces, los pares vienen, evalúan, visitan, se
entrevistan con las personas, en fin, hacen una serie de actividades que no vale la pena entrar
en detalle ahora; y emiten un informe de pares, que debiera ser de gran utilidad a la carrera,
porque siempre los otros ven cosas que uno no ve, de-repente, es como cuando uno le pide
consejo a algún amigo, amiga: ayúdame que estoy tan metida en una cuestión que no logro,
no veo, ¿ya?. Bueno eso, eso es todo lo que tenia que decir de la evaluación, así que quedo
dispuesta para preguntas, me tome justo los 20.

Moderadora Oriana Cavieres: Ahora vamos a pasar con Leonardo Villarroel.

12
III. Presentación del Presidente del Colegio de Psicólogos de Chile, Leonardo
Villarroel:

Gracias por la invitación. En primer lugar, Judith, me ha, creo que me ha resuelto
mucha de las cosas que ustedes quisieran saber sobre la acreditación. Pero en la medida que
la pregunta es, cuál es la postura del Colegio de Psicólogos en cuanto al tema de la
Acreditación, talvez lo podría decir de un modo muy simple señalando que hace, por lo
menos unos 10 años atrás, cuando se formó aquella comisión técnica para generar los criterios
de acreditación, ahí el Colegio de Psicólogos se pronunció a favor de generar un sistema de
acreditación, y en esa comisión técnica estuvo Judith y hubo un conjunto de otros colegas que
eran, a su vez, docentes de distintas universidades; que en ese momento eran las pocas
universidades que habían dando la carrera de Psicología.
Me atrevería a suponer que probablemente si un grupo análogo de colegas se reuniera
hoy probablemente establecería criterios distintos, pero evidentemente ha habido un
desarrollo en cuanto a cuáles son los parámetros que deberían haber para poder acreditar una
carrera como la nuestra. Pero como la pregunta es respecto a cuál es el papel que le cabe al
Colegio de Psicólogos en esto. Creo que probablemente voy a hacer una ponencia que pueda
parecer como desligada del planteamiento de Judith, pero lo que me interesa es un poco
precisarles a ustedes qué es el Colegio de Psicólogos en el momento actual, y si quisiera
decirlo muy llanamente tendría que decir que el Colegio de Psicólogos, la Universidad ARCIS
y el Transantiago son productos de un diseño de sociedad que se inició a partir del año ‘73, y
que tuvo por propósito fundamentalmente restarle a los cuerpos intermedios la capacidad de
incidir en las grandes decisiones del país. Y cuando digo que esto fue producto de un diseño
no lo estoy diciendo de modo arbitrario, porque aún en ese diseño hubo una participación de
colegas nuestros. Si me permiten ir adjuntando algunas cosas que creo que son relevantes
exactamente para ir precisando lo que quiero decir. Es a partir de un supuesto, no sé cuánto
saben ustedes de la historia que hay detrás de lo que el Colegio de Psicólogos es actualmente,
pero sólo en la medida que yo comparta con ustedes algunos hitos vamos a poder, talvez,
entender a lo que estoy queriendo referirme.
El primer hito es que en el año 1968 se dicta la ley que crea el Colegio de Psicólogos.
Era una corporación de derecho público, y como tal, estaba facultado para proponer al
Presidente de la República la reglamentación de ley que deseaba. Por ser una corporación de
derecho público el Colegio de Psicólogos era un ente que tenía capacidad de incidir respecto
de las decisiones del Estado. Teníamos otras responsabilidades: velar por el prestigio de la
profesión, dictar resoluciones respecto al ejercicio de la práctica profesional, prestar
colaboración a los organismos docentes que se preocupaban de la formación del psicólogo,
estimular la investigación científica, aplicar al colega que incurriera en acto desdoroso
sanciones que iban desde la amonestación hasta impedirle el ejercicio de la profesión, fijar los
aranceles profesionales, y comparecer en juicios donde tenían que velar por la práctica idónea

13
de la profesión. La ley además era bastante estricta: para ejercer la profesión había que estar
inscrito en el Registro Oficial del Colegio de Psicólogos, o sea, nadie podía atribuirse la
condición de Psicólogo si no estaba inscrito en un registro, y ese registro era del Colegio de
Psicólogos al cual las universidades le debían dar periódicamente la nómina de quienes se
habían graduado en sus aulas. En ese momento habían sólo dos universidades que daban el
título de psicólogo, no 45. Para anecdotizar, yo estaba ejerciendo la profesión antes de
graduarme. Coincide en época cuando se dicta esta ley. Quien estaba dirigiendo mi tesis en
ese momento era el Presidente del Colegio de Psicólogos, e hizo llegar a mi trabajo una carta
que me denunciaba por estar haciendo ejercicio ilegal de la profesión. Tuve que graduarme
rápido, pero esa era la capacidad que el Colegio de Psicólogos tenía en ese entonces.
Ahora…pasaron 5 años…y todo cambió.
Ustedes han estudiado a Maritza Montero, me imagino, y cuando Maritza Montero
caracteriza las comunidades señala que son conglomerados que están en constante evolución
y transformación, y que genera en sus integrantes un sentido de pertenencia e identidad
social, que les hace tomar conciencia de que como grupo tienen un potencial social que les
permite actuar unidamente en función de sus propios intereses. Ese era el concepto que el
fondo estaba detrás de la constitución del Colegio de Psicólogos, constituir un grupo que
teniendo conciencia de su propia identidad podía trabajar en función de sus propios intereses
y de la comunidad a la que se debía. Sostiene Maritza Montero que los colectivos van guiando
su propias transformaciones, pero resulta que el eventual proyecto de transformación que
pudiera haber tenido el Colegio de Psicólogos y todo su organismo de la sociedad civil de
aquel entonces, tuvieron transformaciones, pero probablemente, no las que esperaban. Era un
problema de poder, y lo que llegó a ser el Colegio de Psicólogos hoy día mismo, es producto
de estas transformaciones que no esperábamos antes de aquellos años. Las transformaciones
que el Colegio de Psicólogos tuvo no son producto de un desarrollo natural, de una evolución
que se iba dando por el carácter de la sociedad en la que se había generado, sino que fue
producto de un diseño. El diseño tuvo propósitos: hacer perder lo que daba sentido a la
identidad, lo que daba sentido de pertenencia, hacer perder aquello que permitía tomar
conciencia de grupo, e hizo perder la capacidad de percibir la fuerza que esta identidad
conlleva, y les decía, alguna participación le cupo a nuestra disciplina en ese diseño.
En Julio del año 76, en el edificio Diego Portales el Ministro del Interior de la época
hizo la presentación de un profesional de nuestra disciplina en los siguientes términos: dijo
“él les explicará desde el punto de vista de la especialidad, las relaciones que existen entre el
hombre y la sociedad, y su importancia para la vida en comunidad, y el psicólogo aludido
acotará más adelante en su exposición, ante un nutrido grupo de hombres de negocios,
hombres del sector público y del sector privado lo siguiente: si bien es cierto que el diseño de
una sociedad no puede someterse a esquemas muy estables, de ninguna forma es un objetivo
imposible de alcanzar, ya lo había dicho en el año 61 Skinner al decir: “debemos continuar
experimentando en lo que se refiere al diseño cultural, probando las consecuencias de lo que
hacemos, nosotros como sociedad somos la consecuencia.

14
El año 79, el diseño notificado el 76, se empezó a concretar en lo que a nosotros
concierne en lo que los colegios profesionales son actualmente. Fueron 3 pasos bien
calculados: El primero, el establecer las normas de las asociaciones gremiales en las cuales la
afiliación es un acto voluntario y personal, y en consecuencia, nadie puede ser obligado a
afiliarse para desarrollar una actividad, ni podrá impedírsele que se desafilie. El diseño
continuó al definir la Ley de Colegios Profesionales, en la que se señala explícitamente que no
es obligatorio afiliarse a un Colegio Profesional para ejercer una actividad laboral, porque se
señala que hacer esto sería garantizar el monopolio de la práctica profesional. Obviamente fue
una discusión sesgada a partir del concepto de comunidad que nosotros hemos sostenido. Se
le quitaba a los colegios profesionales la facultad de dirimir conflictos entre los profesionales
y sus clientes y de velar por el cumplimiento de la ética profesional. Nuevamente se
argumentaba a partir de la desconfianza en la comunidad organizada. Es para evitar el
contrasentido que la identidad encargada de la defensa y desarrollo de los intereses
profesionales de sus miembros sea la misma que conozca y resuelva sobre la falta de ética
profesional cometida por éstos en el ejercicio de su profesión, y además, se derogaba otra de
las facultades que tenían los colegios profesionales, transformándola en un delito: se deroga
toda facultad de los colegios profesionales para dar aranceles de honorarios para sus
asociados y deja sin efectos los aranceles vigentes, todo acto en contravención será
sancionado. El tercer paso fue la Constitución de la República que se dicta, que entra en
vigencia en Marzo del año 81. Sólo 28 años después que se dictara este decreto en el año 2009,
se presenta al Congreso un Proyecto de Ley que pretende restituir algunas de las atribuciones
que tienen los colegios profesionales. Lo que más se ha valorado es la restitución de la ética
profesional, la tuición de la ética profesional, actividad en que la colega [Judith Scharager]
participa en el Colegio de Psicólogos como miembro de la Comisión de Ética. No tengo
certeza si ese es el aspecto más importante a recuperar, porque es mucho más lo que
perdimos; no es suficiente sólo recuperar eso. Lo que somos como Colegio y todo este relato
que he hecho es para decirles que actualmente como Colegio podemos tener muchas
opiniones respecto al tema de la acreditación, pero no somos un ente consultado al respecto.
A qué quiero apuntar con todo el relato que les he hecho: no podemos atribuir la sociedad en
la que estamos viviendo sólo profundos cambios culturales. Lo que hubo fue una preparación
para la sociedad en que estamos viviendo, en donde los grupos, como los colegios
profesionales, los sindicatos y los partidos políticos han perdido la importancia que en
pasado tuvieron, y esto quiere decir que se generan las condiciones para crear la
institucionalidad de la formación profesional a la que estábamos aludiendo denantes, a la que
aludía Judith.
En este momento no hay masa crítica para satisfacer los requerimientos académicos de
las escuelas de psicología que existen en el país; no hay masa crítica de docentes para
satisfacer las exigencias de los 140 programas para formar psicólogos. Probablemente talvez
lo único que pueda de alguna manera garantizar que esos programas de alguna manera se
aproximen a algunos criterios básicos de idoneidad para formar psicólogos, es la existencia de
entidades que puedan acreditar la formación profesional. Para decírseles de un modo muy

15
simple en terreno anecdótico, yo he tenido alumnos que a poco de graduarse se han
transformado en directores de carrera de psicología. Si eso no nos dice nada…creo que nos
dice bastante. Es decir, la existencia de 135 programas de la formación de psicólogos a lo
largo del país no está indicando que el criterio de acreditación es un criterio que es necesario,
si nosotros queremos cautelar no sólo la formación profesional, sino además la calidad del
servicio que nosotros como profesionales estamos prestando a quienes acuden a nuestros
servicios, y estoy pensando no sólo en el ámbito clínico, en el ámbito organizacional, en el
ámbito educacional, en el ámbito del derecho, y todos los campos que los psicólogos
podemos ir abriendo, de alguna manera, yo percibo, por ejemplo en las preguntas que nos
hacen para hacer nuestras ponencias, que hay algún grado de suspicacia cuando se cuestiona
la acreditación en términos de si la acreditación es simplemente algo que tiene por propósito
cautelar la calidad, o cautelar quizás intereses de carácter económico. Coincido con Judith en
el sentido que ella señalaba, la acreditación a lo menos es algo que pretende cautelar la
calidad de la formación. Con Judith coincidimos el otro día en un evento generado por la
Comisión Nacional de Acreditación (CNA), en el que rectores de distintas universidades
planteaban su propia experiencia respecto al tema de la acreditación institucional, y hay algo
que todos coincidieron: cada universidad debe tener un modelo y un plan de desarrollo
estratégico donde un eje central es el de la calidad de lo que allí se hace, puede haber
diversidad de modelos, puede haber diversidad de proyectos, pero lo central que señalaban
todos estos rectores de universidades, del Bio-Bío, de la USACH, de la Autónoma, Central,
regionales, privadas y públicas, todo el espectro, todos coincidían que un eje central para
preservar la calidad de lo que acontece en las universidades como su totalidad, es la
existencia de un Plan de Desarrollo Estratégico, Proyecto de Desarrollo Estratégico, y que en
función de eso debe ser evaluada la universidad y cada uno de los componentes que tenga.
Dicho de otra manera, ha transcurrido mucho tiempo desde que se constituyó la
Comisión Técnica para proponer criterios de Acreditación para la carrera de Psicología. Sé
por ejemplo que el colega Villegas cuando intervenga me va a proponer por ejemplo el tema
de la obligatoriedad de la Acreditación de la carrera de Psicología, tendríamos que
preguntarnos qué podría suceder con respecto a las carreras de Psicología que actualmente
están funcionando con sus distintos programas si esta obligatoriedad fuera tal, eso es lo que
quiero plantear.

Moderador Mauricio Garrido: Bueno ahora damos paso a Yori en representación de


OCEP.

16
IV. Presentación de la Organización Chilena de Estudiantes de Psicología,
OCEP Zonal Santiago: Vocero Yori Aguirre.

Gracias, bueno, primero agradecer la invitación. Nosotros [OCEP] ya nos conocíamos


con Mauricio y Adriana, con ellos un momento trabajamos juntos. Un poco retomando lo que
se ha planteado, uno queda con la sensación de que estamos súper bien, como que hay que
seguir la misma línea…

Leonardo Villarroel: Es una interpretación…

Yori Aguirre: Una interpretación, una lectura, por ejemplo, dando un dato desde la
lógica estudiantil, o por lo menos, de lo que a mí me ha tocado y a mis compañeros en sus
carreras, que el proceso de acreditación, por ejemplo, cuando nos tocó el proceso de
evaluación cuando de manera como “ensalsada” participan los estudiantes en un día, en una
hora específica, la estrategia que ocupan las universidades, por ejemplo, es mandar un correo
a específicos estudiantes que, por supuesto, algunos trabajan en marketing y los cuales hablan
bien de la universidad, eso fue lo que me tocó a mí y en mi carrera, y por supuesto, eso no es
contemplado5, no obstante, lo que se recibe es la voz estudiantil en un día en un momento
específico un par de horas, y se considera eso como un proceso de evaluación, ¡evaluación de
calidad!, lo que es bastante cuestionable, entonces más encima se plantea el tema que lo
importante es la coherencia, la consistencia, como una especie de consecuencia del perfil; uno
podría pensar, que es lo que vamos a presentar ahora, que si hay “psicologías
discriminatorias”, mientras sea coherente todo el sistema, es buenísimo, si hay de mercado, si
hay “psicología de mercado”, mientras sea coherente internamente está todo bien, o sea, eso
es lo que de alguna manera se está promoviendo con este sistema de acreditación. Así que
nosotros, en ese sentido, también incorporando lo que plantea acá el señor Villarroel haciendo
esta revisión histórica de cómo nos dañaron en dictadura, la posición que uno podría tomar
más desde la lógica más de Alfredo Moffatt y de la Psicología Latinoamericana y Argentina,
por ejemplo, es que tengamos un proyecto; como que hay una lógica melancólica, como “el
daño que nos hicieron”, pero no tenemos proyecto, no convocamos, no sumamos, no nos
posicionamos. Así que nosotros vamos a hacer una revisión de cuatro aspectos: uno es los
criterios de formación y la calidad de la formación (1), en ese aspecto están las propuestas que
hace Julio Villegas que está presente, que ha presentado en muchos lados acá en la ARCIS, en
congresos que nosotros hemos organizado [Congreso Metropolitano de Estudiantes de

5 Se precisa de manera categórica que en la Escuela de Psicología de la UAH el proceso de evaluación fue
transparente y publico en toda la carrera de psicología, no obstante, tenemos antecedentes concretos de que se
enviaron correos en otras facultades a estudiantes particulares con el criterio de que ellos podían hablar bien de
la universidad. Dicha información es confidencial.
17
Psicología, CMEP 2006 U. de Chile y Congreso Nacional de Estudiantes de Psicología,
CONAEP 2007 U. del Pacífico y 2008 U. de Talca], en Talca, en Latinoamericanos, en muchos
lados. Pero hay otros aspectos más, que nosotros vamos a presentar y son los que nos
interesa, que son: (2) la responsabilidad de la comunidad estudiantil y (3) la responsabilidad
de la comunidad profesional, y lo cuarto es pensar la Psicología pero del contexto chileno, o
sea, hacer Psicología desde Chile (4), como parafraseando a Martín-Baró.
Bueno se sabe, ya lo anticipó el señor Villarroel que el señor Villegas, profesor aquí
presente, plantea ciertos criterios como estandarización, que frente a una especie de
expansión de la Carrera de Psicología es necesario ordenar, meter ahí una especie de
dispositivo que ordene, que estandarice, que cree criterios para que estemos de acuerdo de
alguna manera, está ahí el tema de la obligatoriedad de la Carrera, obligatoriedad, por
ejemplo, en las Tesis que existan en cada formación, que haya una especie de estandarización
en los Programas de Ingreso, en ese sentido, que nos ordenemos; que hayan laboratorios, que
no exista este especie de Psicología como dice el profesor, y lo cito: “de papel y lápiz”, sin
práctica, sin laboratorio, sin desarrollo de investigación.
Para nosotros como organización y como Zonal Metropolitana de la Organización
Chilena de Estudiantes de Psicología (OCEP), el diagnóstico está mal hecho, el diagnóstico es
a-histórico, a-crítico, des-politizado, y por sobre todo. es totalizante; más bien, nosotros
pensamos que se reproduce acá un discurso instalado desde la política gubernamental, en
Concertación, por ejemplo, por supuesto aplaudido por la derecha y por supuesto anclado en
la dictadura, que es el discurso de que antes no teníamos cobertura (ahora sí), ahora por fin
nos podemos preocupar de la calidad, eso es lo que está instalado como discurso prioritario
en el sentido común, y que opera como relato en la vida cotidiana, como si, por ejemplo, en el
modelo Córdobes, en el período antes de la dictadura, del des-cuartizamiento de la dictadura,
no hubiera preocupación por la calidad, como si, nunca hubiéramos estado preocupados por
la calidad, [pero] ahora sí, ahora que hay cobertura. Eso es un error, eso es una falacia, es un
mal diagnóstico.
Se piensa que ahora gracias al libre mercado, gracias a las leyes que se plantearon en la
Reforma Educacional en el 81´, se abre por fin, se libera a la educación de su monopolio
estatal, y por fin, podemos pensar en la calidad, por supuesto, la calidad atravesada por la
competencia, aquello que va a dar calidad actualmente es la competencia, mientras halla
competencia entre las instituciones educacionales podrá haber calidad, eso es lo que está
operando para nosotros ahora, por eso el diagnóstico de lo que hay que hacer, un diagnóstico
bastante obsesivo por lo demás, de estandarizar, para nosotros, es un diagnóstico que viene a
reproducir lo que hay.
En este sentido, las preguntas que nos realizamos son: ¿Cuáles son los fundamentos
valóricos, ético-políticos de la Acreditación? ¿En qué momento surge?, y, ¿cuáles son sus
implicancias? [es decir] las consecuencias y los efectos sociales de la cuestión, y ¿cómo
podemos construir un proyecto, una Psicología del Porvenir, una Psicología Indignada, una
Psicología que Movilice, que Convoque, que Sume?.

18
El contexto ético-político, hay uno de los textos de Moyano y de Vera-Villarroel que es
antiguo sobre Acreditación, que se basaba más bien en el tema de la Acreditación cuando
estaba la CNAP. Plantea tres hitos, por supuesto, esos tres hitos son una especie de visión
histórica evolutiva, como una especie de progreso científico popperiano, como que no hubiera
historia, como que se falseó lo que había del modelo cordobés antes de dictadura y, como se
falseó, ahora tenemos un modelo en dictadura y después el tema de la calidad: un modelo
evolutivo, un desarrollo.
Bueno, ¿qué pasó?. Muestra el primer hito: un modelo que enfatizaba el co-gobierno,
que enfatizaba la educación pública, laica y gratis; Qué era lo que enfatizaba como criterio de
calidad: el co-gobierno. O sea, son los mismos estudiantes los que participan en el proceso y
garantizan la calidad. Por supuesto, en el texto de Moyano y en el de Vega-Villarroel6, no cita
después que el segundo hito es el proceso de dictadura, lo llama “el cambio dual”, esa es su
denominación, modelo dual. O sea, frente a una especie de, como señala, una monopolización
de lo estatal, una institución politizada, había que... como una especie de meter... una visión
que fuera liberal. De hecho, citamos del mismo texto lo que es el diagnóstico de 1981 de la ley
oficial que se declara por parte de la dictadura. Cito: “tendencia a evitar todo esfuerzo
competitivo entre universidades” (eso es lo que hacía el co-gobierno o el modelo cordobés,
[según la dictadura]), esfuerzo competitivo... “esfuerzo a evitar toda competitividad entre
universidades, lo que es sustituido por uniformar títulos y grados, distribuirse cupos de
alumnos por acuerdos recíprocos y de presionar en conjunto” (esta es la preocupación de la
gente de la dictadura), “presionar en conjunto para obtener mayores recursos del Estado”, eso
estaba mal para ellos; Segundo: “proliferación de carreras de bajo o nulo rango universitario y
mediocridad general de la vida académica, ya que todas las universidades tenían garantías”,
o sea, como estaba todo garantizado el, los estudiantes... el asalariado no se esforzaba. Había
que esforzarse, entonces, como era peligroso, la idea era quitar esa garantía, para que hubiese
una especie de esfuerzo, mayor producción de conocimiento. Antes no se producía nada, esa
es la noción. “Consiguiente crecimiento económico, inorgánico y desproporcionado de
algunas universidades, hasta niveles de un gigantismo que han hecho virtualmente imposible
su efectivo y buen gobierno”; como era una gubernamental tan grande había que meter
eficiencia, como es el recurso de Piñera actualmente. “La entrega del destino de todas las
universidades en su crecimiento o en su asfixia al arbitrario o discrecional del poder político,
lemento decisivo para la configuración de una sociedad estatista”, o sea, había un peligro de
sociedad estatista, había una politización de las universidades y, por lo tanto, eso debía ser
eliminado.
El tercer hito que señala este texto es que ahora estamos en el momento de la calidad.
Ya hay cobertura, ya explotó la universidad, hay muchas universidades. El texto de Salas7 que

6 Vera-Villarroel & Moyano-Diaz (2005) La Acreditación de los Programas de Psicología en Chile: Antecedentes
Contextuales y Estado Actual. En Revista Mexicana de Psicología Volumen 22, Numero monográfico espacial, p.
293-305.
7 Salas, G. & Lizama, E (2009) Historia de la Psicología en Chile 1889-1981. Editorial Universidad de la Serena: Chile
19
está presentado acá es un dato más, podemos discutirlo, pero señala que hay 42
universidades con 147 programas de psicología, en modalidades diurno y vespertino.
Pasamos de 2 [Universidad de Chile y Universidad Católica] a 42 universidades desde este
estudio de historia de la psicología en Chile. Esta idea de calidad tiene como fundamento que
a través de la competencia, la eficiencia y la libertad de enseñanza, como valores puestos al
servicio del mercado, serían capaces por sí solos de generar calidad en la formación de
profesionales y, por supuesto, en la psicología, cuando en el fondo lo que se asegura desde
este modelo es una cierta garantía y validez institucional que permite competir de manera
eficiente en el mercado. De este modo, la acreditación legitima la competencia como calidad,
en tanto que su forma de operar sirve a las universidades en tanto visibilidad. O sea, es como
la prueba de la blancura del OMO, o como el logo de la Teletón. O sea, de alguna manera,
entrega una ficha, entrega un cuadro que permite a las universidades “visiblemente” ser
mejores, visiblemente como ocurre con la Ley Orgánica Educacional, que es lo que pasa
actualmente con los secundarios, que de alguna manera la familia o el niño o el estudiante
tiene acceso a la información y puede elegir: “aah esta está acreditada, esta no”. La
acreditación está atravesada por los valores del libre mercado y eso hay que tenerlo claro, y
bueno, no estamos inventando la rueda tampoco. Impuesto en dictadura, que hasta ahora nos
dominan en la actualidad. La acreditación es un trámite, no una preocupación directa por la
formación de los psicólogos en Chile; no se preocupa por los contenidos, es una cuestión de
infraestructura, técnica, de ver el perfil si es coherente, si es buena onda, si se realiza el
proceso, si se autoevalúa, pero no los tramados que ocurren internamente, como les conté,
que es mandarle el mensaje a ciertos estudiantes para que hablen bien de la universidad, eso
ocurre y pasó en mi universidad, en la Alberto Hurtado8.
Esto lo constataremos desde dos vertientes prioritarias para la Organización Chilena
de Estudiantes de Psicología (OCEP): la primera, vamos a hablar desde el sentido común, que
es lo que hemos hecho, y segundo, desde la investigación estudiantil. Primero, para nosotros
es insostenible que hoy en día en nuestro país se promuevan terapias reparativas o curativas
con respecto a la homosexualidad. Son seminarios que se realizan en la Universidad Católica
y en la Universidad de los Andes9. De alguna manera, lo que se hace ahí es pensar que la

8 Precisamos nuevamente que en proceso en la Facultad de Psicología de la Universidad Alberto Hurtado, este
proceso fue público y difundido oportunamente a toda la comunidad estudiantil de psicología.
9 Revisar entrevista realizada por Carolina Rojas, periodista de la nación, quien formula una serie de preguntas
al presidente del colegio de psicólogos de Chile, Leonardo Villarroel. Esta entrevista la encontraran en
www.ocep.cl. También pueden revisar el estudio sobre homosexualidad realizado por los siguientes autores:
Chomali, F., Carrasco, M., Ferrer, M., Johnson, P., Schnake, C. (2008) ALGUNAS CONSIDERACIONES PARA EL
DEBATE ACTUAL ACERCA DE LA HOMOSEXUALIDAD. Antecedentes científicos, antropológicos, éticos y jurídicos
en torno a las personas y las relaciones homosexuales. Editorial: Centro de Bioética Facultad de Medicina Pontificia
Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile. Este documento pueden encontrarlo en www.ocep.cl. Sugerimos
revisar las diferentes páginas Web chilenas sobre homosexualidad que se encuentran en la red; ahí encontraran
los comentarios de las comunidades de homosexuales.
20
homosexualidad es una especie de bicho que hay que exorcizar. Por supuesto, eso lo hace la
señora Marcela Ferrer, un profesor holandés que lo vamos a citar Gerard J.M. van den
Aardweg, [Entre otros, Mons. Fernando Chomali, Prof. María Alejandra Carrasco, Ps. María
Marcela Ferrer, E.U. Paulina Johnson, Dr. Christian Schnake] y son terapias para curar
homosexuales, considerando que el DSM en el año ’73 la des-patologiza y hace lo mismo la
APA. Por lo tanto, la realidad contemporánea está pensada desde la diversidad misma, de lo
que es el libre mercado, pero en ningún caso critica estos contenidos, ¿por qué?, porque es
coherente con el perfil, como usted dice [Judith Scharager] a buena fe. Bueno, estos
seminarios los hacen Los Andes, la Católica... dentro del mismo contexto, por ejemplo, de lo
que está pasando ahora con la Iglesia. Bueno, tenemos acá el argumento de la señora Ferrer10.
Bueno, la gente que participa... está el obispo auxiliar de Santiago, en un texto de bioética y
homosexualidad. El obispo, ingeniero civil (no sé qué hace acá), doctor en filosofía. La
psicóloga Ferrer: Universidad Santo Tomás, enfermera de la Chile, [...] Johnson. Dentro de sus
principios, la presentación, solamente una presentación, señala:

PRESENTACIÓN. Este documento analiza desde diversas perspectivas el


fenómeno de la homosexualidad, así como la conveniencia o inconveniencia de
su legitimación social y jurídica.
Partiendo de la premisa –bien subrayada por la Iglesia– de que la persona
homosexual tiene exactamente la misma dignidad personal que la heterosexual,
y que en consecuencia se rechaza toda actitud vejatoria en su contra, el
documento muestra los fundamentos científicos y filosóficos que permiten
afirmar que este fenómeno no se puede, sin embargo, homologar a la tendencia
heterosexual.
Así, en la primera parte, se revisa la literatura científica en busca de una
definición de la homosexualidad, de sus posibles causas y de su calificación
médica y sicológica, así como su relación con el medio en el que se desarrolla la
persona. A partir de esta revisión bibliográfica, que expone también los
vaivenes históricos que ha sufrido el concepto, se concluye que la
homosexualidad no es la tendencia sexual normal del ser humano. Entre otras
distinciones, cabe resaltar la que se realiza entre la inclinación o tendencia
homosexual y el comportamiento homosexual, que no siempre coinciden en la
misma persona y que, desde el punto de vista moral, tienen una cualificación
muy diferente.
La segunda parte del documento evalúa y analiza los datos obtenidos en la
primera parte, particularmente desde la perspectiva de la antropología filosófica
y la ética. Aquí se fundamenta el juicio moral negativo que se hace de los actos
homosexuales y la neutralidad moral de la mera posesión de la tendencia.
También se explica la influencia de la cultura en la conformación de la
identidad personal y la necesidad de una correcta educación sexual. Por último,

10 Se citara a continuación el documento señalado en el pie de página 7.


21
se dan diversos argumentos para oponerse a la equiparación jurídica de las
parejas homosexuales y las heterosexuales. 11

Seminarios organizados por Universidad Católica, en la Universidad de los Andes, por


cierto, y que actualmente hay un problema con el Colegio de Psicólogos y que también vamos
a señalar. Para nosotros esto no es diversidad: es diversión. O sea, no hay aquí diferentes
versiones. Más bien aquí se instala una lógica dominante y dentro de esa lógica dominante,
como en el supermercado, hay diferentes yogurt. Bueno. Se asegura que la homosexualidad,
como dije, es un trastorno psicológico y que se puede revertir a través de un tratamiento.
Nosotros exigimos al Colegio [de Psicólogos] un proceso de investigación a través de los
tribunales de ética del Colegio, con respecto a estas personas, porque es un atentado a la ética
dada por el Colegio de Psicólogos en un documento, y al tratado firmado por [El colegio de la
orden en el tratado de los psicólogos del MERCOSUR] en el ’97 y el ’98, que es de la
formación, firmado en Montevideo en el ´98 y el ’97 en Santiago de Chile12, dice: “Respeto a
los derechos y la dignidad de las personas. Los psicólogos se comprometen a hacer propios
los principios establecidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos”. Citamos
nuevamente, “no participaremos en las prácticas discriminatorias”. Diversidad, autonomía, es
lo que plantea esa declaración firmada hace años. Frente a este hecho, el Colegio de
Psicólogos dice lo siguiente en una entrevista realizada por una periodista de La Nación
[antes señalada] y lo vamos a conversar ahora:

Pensando en que se está formando futuros psicólogos ¿Qué opinión tiene sobre la Universidad de Los Andes
que en 2004 impartió un seminario sobre la cura de la homosexualidad y trajeron al doctor Gerard J.M. van den
Aardwegy y que en su biblioteca hay textos como "Homosexualidad y esperanza: terapia y curación en la
experiencia de un psicólogo" o "Atención pastoral para jóvenes homosexuales"?
Valoro positivamente que la Universidad de los Andes sea lo que dice ser; imparte una formación inspirada en
el espíritu del Opus Dei y no podría hacer otra cosa que la que hace. Enseñan de acuerdo a cómo ha definido su
Misión y su Visión en la Educación Superior; todo el que ingresa a estudiar en ella, supongo, aspira a
proyectarse como profesional imbuido en los principios propios de la Prelatura. En tanto dicha Prelatura es una
institución de la Iglesia Católica, el profesional invitado para realizar dicho seminario y los libros que menciona
son coherentes con su magisterio. Es cierto que tal visión es objeto de controversia, pero no es la primera vez que
el punto de vista de la Iglesia entra en contradicción con parte importante de la comunidad científica y otras
visiones de la naturaleza humana13.

11 Chomali, F., Carrasco, M., Ferrer, M., Johnson, P., Schnake, C. (2008) ALGUNAS CONSIDERACIONES PARA
EL DEBATE ACTUAL ACERCA DE LA HOMOSEXUALIDAD. Antecedentes científicos, antropológicos, éticos y
jurídicos en torno a las personas y las relaciones homosexuales. Editorial: Centro de Bioética Facultad de Medicina
Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile
12
PRINCIPIOS ETICOS DE LOS PSICÓLOGOS DEL MERCOSUR Y PAISES ASOCIADOS. Pueden extraer este
documento en diferentes sitios Web de psicologías de chile. También pueden encontrar información en
Hermosilla, A. (2000) PSICOLOGÍA y MERCOSUR. La dimensión ética de la integración y antecedentes del debate en
Argentina. Fundamentos en Humanidades. Universidad Nacional de San Luis. Nº 2, p. 63-76.
13 Entrevista facilitada por A. Villarroel, luego de la visita realizada por OCEP al colegio en enero del 2010 en

donde señalamos este tema y otros que también serán mencionados en este documento. Frente a nuestra crítica a
22
Un poco parecido a la acreditación cuando dice que no va a discutir su perfil: ni chicha
ni limonada. Yo quedé donde mismo. De alguna manera, esto no puede... ni siquiera el
Colegio rechaza estas prácticas. Además, es inconsistente, como aparece en todas las Web de
los homosexuales y de la comunidad de liberación sexual y homosexual, cuando plantean la
contradicción que el 2008 el señor Luco señala que la homosexualidad no es enfermedad; no
obstante, lo que dice el Colegio de Psicólogos ahora es todo lo contrario, o al menos, no la
rechaza [Las terapias curativas], considerando que usted [Señor A. Villarroel] estaba con Luco
en la misma directiva.
Esto lo consideramos como parte de la libre enseñanza y de la diversidad en la
formación en psicología. Atenta en contra de los principios éticos definidos por los psicólogos
latinoamericanos y, sobre todo, atenta contra la dignidad de la comunidad homosexual de
nuestro país. Nos sorprende que frente al daño realizado por la dictadura en el Colegio, en las
leyes de colegiatura y lo que usted señala en su texto 41º aniversario del Colegio, no obstante,
sigamos reproduciendo y practicando las mismas dinámicas impuestas. Más aún: que no
trabajemos por cambiarlas.
Hoy tenemos tuición ética, pero nuestra ética rasca donde no pica, como dice Galeano.
Este tipo de formación en psicología constata que la reforma educacional impuesta en
dictadura promueve cualquier tipo de práctica que haga cualquier universidad, validada por
la competencia, por el mercado y los sectores dominantes. De este modo la acreditación, la
comunidad de psicología y el Colegio de Psicólogos vienen a promover, reproducir y omitir,
y por lo tanto son cómplices de estas mismas prácticas cuando legitiman que “es parte de la
diversidad de lo social, es parte del perfil, es parte de lo que hay”, hechos que nosotros como
estudiantes, como la OCEP zonal Santiago, no compartimos y que vamos a combatir.
Ante todas estas situaciones nosotros proponemos que la acreditación no cumple con
los principios por los cuales tiene sentido la calidad de la educación y la formación en
psicología. Un ejemplo de esto es la formación de psicólogos/as de la UNIACC de manera
online, que son 70% online y 30% presencial. Para nosotros [esta formación en psicología es
insostenible y profundamente cuestionable], más encima con toda la crítica que ya ha pasado
por la UNIACC en este momento14.
En las mallas curriculares no se considera a su vez la voz de los estudiantes, siendo que
deberían ser actores relevantes en la formación. Tampoco se consideran los aspectos
históricos que atraviesan a la formación. No se considera la psicología y los derechos
humanos, la psicología latinoamericana, historia de la psicología en Chile, psicología

esta hecho, y luego de señalarle que realizaríamos un movimiento nacional de estudiantes de psicología para
levantar temas problemáticos como este, el señor A. Villarroel nos señala que nos entregará esta entrevista y los
correos que le envió al MOVILH a través de un correo a nuestra persona, cuestión que fue realizada. Este
documento pueden revisarlo en www.ocep.cl.
14 Critica a la UNIACC por la entrega de títulos no reconocidos y estafa a familia y ciudadanos chilenos y
chilenas, como aparece en un programa de TVN “Esto no tiene nombre”.
23
organizada; todos esos aspectos están eliminados y fueron eliminados, y el Colegio de
Psicólogos y todas las instituciones de la psicología en ningún caso se han pronunciado. En
ninguno. El que omite es cómplice.
Nosotros como OCEP Zonal santiago creemos que los contenidos de la formación son
profundamente relevantes y decidores de nuestra calidad y dignidad. Nosotros debemos
exigir psicología latinoamericana, derechos humanos, historia de la psicología en Chile,
estudios de contrapsicología, como se ha hecho acá, psicología organizada, en fin, sino, no re-
levantar como comunidad de la psicología posicionamientos claros. En este sentido exigimos
y movilizamos lo siguiente:

 Eliminación de la formación virtual de la psicología en la UNIACC.


 Co-gobierno estudiantil.
 En relación a los derechos humanos, nosotros nos posicionamos y decimos: derogación
de la Ley de Amnistía.
 Y por último, eliminación de las terapias curativas, disculpas públicas del Colegio de
Psicólogos, o en su defecto la renuncia de la directiva en su totalidad.

Muchas gracias.

Mauricio Garrido: Bueno, hay que pasar a la siguiente etapa del simposio que vendría
siendo como el resumen de cada una de las partes y más o menos de las respuestas que tienen
acerca de las problemáticas que se formaron a partir de la primera charla. Queremos darle la
palabra a Andrés Leiva, para que pase aquí al frente como Coordinador Académico de la
Escuela, en representación de la Escuela de Psicología de esta universidad, para hablar un
poco acerca del tema... sobre la situación de nuestra Escuela de Psicología.

Andrés Leiva: Estoy de acuerdo, perdona, pero yo creo que vamos a dejar el derecho a
Leonardo y a Judith que se pronuncien sobre lo que decía Yori. No sé, después de eso
probablemente pueda hablar sobre...

24
V. Debate

Leonardo Villarroel: Sí, si me permite... Me llama la atención el modo como... ¿tu


nombre?

Yori Aguirre: Yori.

Leonardo Villarroel: Yori. Como Yori ha abordado el tema en lo que respecta a la


declaración que... tengo entendido yo te hice llegar en algún momento. Les cuento… hace
algún tiempo atrás una periodista del diario la nación me hizo llegar un cuestionario. Un
cuestionario en el que me hacía, me formulaba varias preguntas. Yo en el supuesto que eso
era… ese cuestionario constituía una entrevista, contesté todas las preguntas. Sin embargo
este cuestionario fue… diluido en un reportaje, donde de todo lo que yo contesté se sacaron
tres palabras o tres frases o cuatro frases. Bastantes menos las que tu leíste, porque… yo no
tengo el texto aquí, si tu lo tuvieras aquí me gustaría que lo leyeras completo.

Yori Aguirre: Si lo tengo, está por ahí.

Leonardo Villarroel: Porque yo lo que procure fue hacer una exposición de carácter
didáctico, en la que… no recuerdo obviamente la textualidad de lo que señalaba, pero partía
diciendo… la primera pregunta iba en el siguiente sentido… y yo lamento hee que tenga que
referirme a una cosa tan puntual con el tema de la acreditación. Me hubiera gustado que
hubiese lealtad en la invitación en términos de que se iba a plantear esto y no lo otro. Pero un
poco las prácticas éticas enseñan que de pronto uno se encuentra con gente que no respeta la
ética.

Yori Aguirre: Como usted.

Leonardo Villarroel: Deje terminar por favor. Lo que quiero señalar es lo siguiente. Yo
me preocupe en esto que yo suponía que tenía un propósito didáctico para el público de la
nación que respecto del tema de la homosexualidad, habían posturas divergentes. Y ponía un
primer ejemplo, en que enfrentado los padres a este ofrecimiento de un psicólogo, para
hacerle una terapia reparativa a su hijo, este padre era… se sentía interpretado, por la
concepción que el psicólogo representaba en términos de visualizar la homosexualidad como
una patología. Pero el segundo ejemplo, que me gustaría poder leerlo… si tú lo tienes. ¿Me lo
podrías prestar? Ahora.

25
Yori Aguirre: Sí, está por ahí, no sé. Alguien lo tiene por ahí, no sé. Sí, lo tenemos.
¿Pero usted sabe lo que dice?]

Leonardo Villarroel: No, no, es que me gustaría leerlo textualmente porque tu leíste
más de lo que aparecía en el diario.

Yori Aguirre: Por eso mismo, pues.

Leonardo Villarroel: Claro, por eso y resulta que yo no venia preparado para eso pues.
O sea tu te preparaste para decir algo y yo no estaba preparado y eso no es honesto.

Yori Aguirre: Pero si usted sabe lo que dice.

Leonardo Villarroel: No, no.

Yori Aguirre: Entonces por qué se va a preparar.

Leonardo Villarroel: No, no yo quiero leer porque tú leíste textualmente lo que dice en
parte de la entrevista. Pero permíteme leer lo que yo dije, en toda la entrevista.

Yori Aguirre: Sí.

Leonardo Villarroel: Pero te gustaría… me gustaría leerla, si alguien la tiene.

Yori Aguirre: ¿Pero usted sabe lo que dice?

Leonardo Villarroel: No, yo quiero leer lo que tú… quiero tener la capacidad de leer,
un texto que tu leíste textual, pero yo no quiero recordar lo que dice, sino quiero leer lo que le
entregué al periodista. Porque después que apareció una aclaración del MOVILH, en el, en la
nación, yo llamé por teléfono a Jiménez del MOVILH y le hice llegar este texto. Y le plantee
que yo estaba dispuesto a ir a conversar con ellos sobre aquello y el no me respondió
positivamente. Dejo la cosa hasta allí. O sea lo que te quiero decir, que yo no tuve ningún
problema para conversar con ellos sobre el tema. Y de plantear y le plantee cual era mi
pensamiento personal.

Yori Aguirre: Pero estimado, lo que hay que hacer es desdecirse de lo que dijo.

26
Leonardo Villarroel: No, no, yo quiero poder leer, si alguien lo tiene.

Yori Aguirre: Si él no respondió no es problema de nosotros, si la comunidad gay en


todo sus blogs a dicho y a mostrado esa contradicción.

Leonardo Villarroel: No.

Yori Aguirre: Lo que hay que hacer es desdecirse.

Leonardo Villarroel: Pero lo que no ha mostrado es el texto completo y eso me parece


que es inadecuado.

Yori Aguirre: Pero que nosotros se lo leamos es súper importante.

Leonardo Villarroel: No, no. Pero por favor, te estoy diciendo, yo entregue un texto
que tenia respuesta como cinco a seis preguntas y se quedaron en una sola cosa… y te quiero
decir algo que para mí es súper importante. Yo dije que valoro que la universidad de los
Andes enseñe lo que dice ser, porque corresponde a su espíritu y a su misión. Y en eso soy
coherente. Porque para mí el problema de la homosexualidad no es un problema que se
debata en el…

Yori Aguirre: ¡Pero no es un problema!.

Leonardo Villarroel: Perdóname, lo que te quiero decir es que el problema de la


homosexualidad que se resuelva al nivel de la ciencia, es un problema que se refiere al nivel
valórico. Y la dignidad del homosexual, que es lo que yo pretendía mostrar en esa entrevista,
es lo que vale. O sea podríamos caer en el absurdo de que nosotros decidiéramos a partir de
los conceptos científicos, si alguien es digno o no es digno. A mí me podrían decir… no
comparto ese criterio.. que la homosexualidad es una enfermedad, pero para mí igualmente
sería digno. Eso es lo que te quiero señalar, pero por favor… ¿alguien tiene el texto?

Yori Aguirre: Que nosotros fuimos súper prácticos y leímos públicamente lo que usted
dijo.

Leonardo Villarroel: No, ¿alguien lo tiene?.

Un asistente: Sí.

27
Leonardo Villarroel: No porque…

Andrés Leiva: A fin de ser buen dueño de casa… no es una confrontación con el
colegio de psicólogos…OCEP tendrá sus planteamientos, pero este no es un linchamiento al
presidente del colegio de psicólogos… el cual además a la comunidad le consta que
efectivamente él ha explicado sus dichos y además este no es un simposio de esas
características, sin embargo estoy completamente de acuerdo en varios de los puntos y
efectivamente, digamos no solo empatizo con ambos, sino que efectivamente esta es una
discusión que da mucho más allá… incluso nosotros reconociendo nuestro perfil. Pero
tampoco me parece que efectivamente esto de hecho sea una suerte de linchamiento público
en torno a dimes y diretes.

Leonardo Villarroel: No.

Andrés Leiva: Primero aquí…

Yori Aguirre: No, no, aquí hay algo claro.

Andrés Leiva: Pero es a fin de poder avanzar, porque particularmente el tema aquí es
la acreditación y los dichos, descontextualizados o no, que particularmente… o las
reivindicaciones entorno al gremio psicológico o a la formación.

Yori Aguirre: Pero los contenidos tienen que ver con la acreditación y la calidad.

Andrés Leiva: Un voto de cordura, para poder continuar con el tema de la discusión.

Leonardo Villarroel: Te agradezco tu participación, eh… a ver… te voy a solicitar que


cuando tú puedas divulgues el texto completo de la entrevista que yo di a la periodista de la
nación.

Yori Aguirre: Lo hemos hecho.

Leonardo Villarroel: Bueno, si es así entonces te lo agradezco. Lamento que solo hayas
hecho referencia a aquella parte que a ti te acomoda.

Yori Aguirre: O la que ataca, o la que tiene problemas, o la que hace daño.

28
Leonardo Villarroel: (Dirigiéndose a Judith, sentada a su lado) Colega, quiero que me
disculpe a mi por haber cometido ese pecado de pensar…no quiero seguir ahondando en el
tema pero si quiero hacer presente queeee eh….que uno puede a veces ser asaltado en la
calle…

Yori Aguirre: Yo no soy un delincuente.

Leonardo Villarroel: No, no, yo no estoy diciendo… yo no estoy calificando a nadie.


Uno puede ser asaltado en la calle sin saber que esta corriendo peligro. Honestamente si
hubiera sido ese el tema, hubiese venido preparado con el texto pero realmente creo que si
tengo una cosa clara

Yori Aguirre: Se lo muestro.

Leonardo Villarroel: La Universidad de los Andes y la Universidad ARCIS tienen


derecho a existir, y cada universidad tiene derecho a tener sus propios planteamientos y ser
coherentes con sus discursos. Yo no comparto el magisterio de la Iglesia, yo no comparto el
magisterio de la iglesia, yo no comparto algunas acciones perversas de los miembros de la
Iglesia, yo no comparto lo que sostiene el bioético que esta en ese documento que tu lees en
donde se habla sobre el tema de la homosexualidad, el transexualismo y todas esas cosas, yo
no lo comparto. Eso no significa que al no compartirlo yo los quiera censurar, tienen derecho
a exponer sus planteamientos a la luz del sol.

Leonardo Villarroel: Porque resulta que eso es la democracia, eso es la democracia y


en la democracia caben todos.

Yori Aguirre: Democracia con olor a lacrimógena

Oriana Cavieres: Vamos a pasar a sintetizar...

Acompañante de Judith: Hasta aquí llego...

Judith Scharager: Déjame Julio…pe…perdona…pero me sentí también aludida, es una


situación bien incómoda porque así como Leonardo yo me prepare para hablar de un tema.
Yo entiendo que tú has ligado los hechos muy creativamente bien, no lo estoy criticando ni
estoy siendo irónica, lo digo verdaderamente en tu análisis. Cuando me invitaron a venir,
inevitablemente uno hace [...] sobre el asunto evidentemente y presente partes del proceso,
29
este es un sistema y yo entiendo la preocupación tuya y la comparto, puede que no comparta
ciertos puntos en particulares pero tengo como psicóloga…y dirigí un pregrado tres años y
tengo treinta años de profesora Universitaria eh... Una tremenda preocupación por la calidad
de los contenidos que se entregan. La acreditación es solamente un pedacito del proceso de
calidad, todo articulo mas viejo por lo menos hemos tenido que evaluar proyecto de carreras
de psicología nuevas que nos llegan y esa es la instancia, no lo hace uno sino que lo hacen
varios, es una comunidad una comunidad del concepto de comunidad de la Maritza qué se
yo, y esa es la instancia donde se pueden hacer aportes importantes y criticar los contenido,
cuando a uno le toca evaluar proyecto de carrera que es mucho antes que llega el contenido
uno por uno y uno se pronuncia uno dos tres no se como es, son las instituciones publicas,
mientras tanto las cosas están así, quienes se pronuncian acerca de la calidad de un proyecto
de carrera, y uno le mete fuertemente el análisis en los contenidos que a mi me preocupan. Si
usted métese en los criterios de acreditación no hay una asepsia total en los contenidos hay
una sugerencia pero deja ciertas libertades, y evidentemente tu te vas a encontrar con carreras
de psicología de otras que, que enseñan algunos contenidos con lo que no estas de acuerdo y
otras que puedes estar de acuerdo eh em...

Yori Aguirre: Quiero plantear algo.

Judith Scharager: Espérame, dame un segundo, déjame terminar que….

Yori Aguirre: Usted ya expuso.

Judith Scharager: Ehhh espera, es que, que, yo quiero hacerme... ehh responder
algunas cuestiones. El problema al cual tu aludes, independiente de que sea verdadero o no,
aquí ma´ no estoy juzgando de caliddda… tiene que ver con el uso, yo lamento y de verdad,
profundamente que el proceso de acreditación de la carrera de psicología de tu Universidad
se haya convocado a los estudiantes de la forma en que tú lo señalas, lo lamento
profundamente y me da mucha pena, nosotros hemos participado de procesos
completamente distintos de verdad, es que ha habido una convocatoria interesante,
participativa de los estudiantes ya, entonces, el problema no es la acreditación en si misma
que es perfectible evidentemente y pa´ eso estamos si no, no estaríamos sentados aquí
conversando sino que el uso que le dan algunas instituciones, algunas personas, algunos
organismos ya, alguna cuestión con el uso.

Yori Aguirre: El problema de lo que usted señala es que la acreditación en el sistema


contemporáneo tiene como efecto seguro la muerte de la ARCIS, eso tiene que usted
considerar.

30
Judith Scharager: Pero por qué.

Yori Aguirre: Porqué, porque el sistema dentro de la lógica de competencia y de


calidad, y en estos momentos la ARCIS no tiene como sostenerse con recursos que mandan de
todos lados, y por supuesto, como no esta visible como no esta acreditada, no tiene este logos
de blancura esta condenada a la muerte, esta condenada a cerrarse como pasó con la
Universidad de la República como pasó con la Central que los criterios fueron que no eran
rentables.

Judith Scharager: ¿La Central?

Yori Aguirre: La Central en Antofagasta, hubo un movimiento una paralización de los


estudiantes donde nosotros participamos y apoyamos, y el diagnostico fue que la universidad
no era rentable por el tema de la acreditación y todo eso. Lo mismo sucedió con la
universidad de la republica en que sus estudiantes y sus familias se endeudaron salieron
explotados y aun no están en ninguna universidad.

Judith Scharager: Estás mezclando.

Yori Aguirre: No estoy mezclando, si son hechos concretos, es de sentido común, es lo


que pasa en la realidad

Judith Scharager: Estás haciendo, perdona, atribuciones causales equivocadas. La


acreditación no es causa de estas cuestiones, o sea…

Yori Aguirre: Reproduce.

Judith Scharager: Tú estás siendo reduccionista.

Yori Aguirre: No reduce, reproduce.

Acompañante de Judith: Bueno, en todo caso voy a aprovechar lo que dije, yo creo
que, que tu visión es súper reduccionista. La acreditación, es un elemento de un sistema
mayor que debiera convocarnos a todos y ojalá todos participen. Ojalá mas gente como tu
apoye y dé sus opinión y se produzca un debate, pero creo que estas siendo reduccionista y
causalita al atribuir a la acreditación, como un proceso muy articular de un sistema mayor
causa de cierres de universidades o programas. Si la central cerró programas de psicología no
es por la acreditación…
31
Yori Aguirre: Pero se trata de personas no de programas, lo importantes son la
personas que estaban ahí, las familias que pagaron y que por supuesto, en ningún momento
esa plata se le va a devolver.

Judith Scharager: Pero eso no tiene nada que ver con la acreditación….bueno…

Acompañante de Judith: Pero en cualquier momento puede pasar eso mismo, tú


puedes estudiar una carrera, estudiar cinco años, y resulta que tú sales de esa carrera y
también te podrían decir, bueno “donde esta mi plata porque ya no puedo ejercer”, como le
pasa a muchos colegas psicólogos que estudian en distintas instituciones.

Yori Aguirre: Usted acaba de naturalizar el fenómeno, de normalizarlo.

Acompañante de Judith: No trató de normalizarlo, trato de ponerlo en perspectiva.

Yori Aguirre: “¡Es parte de la vida cotidiana...!”

Acompañante de Judith: No es parte de la vida cotidiana.

Yori Aguirre: ... el sacrificio de la gente.

Acompañante de Judith: No es parte de la vida cotidiana.

Mauricio Garrido: Me parece que la discusión podría alargarse para mucho mas en
este mismo sentido, pero la idea es que sigamos ateniéndonos quizás a temas no tan causales
como menciona Yori, sino que al tema de la acreditación en si. Me parece que Julio Villegas
quiere hacer un comentario.

Julio Villegas: Sí. Yo si venia preparado para hablar de acreditación, pero igual que
uds. Parece que son temas súper interesantes para poder discutirlos en otra oportunidad
diferente, incluso el que voy a plantear yo. Porque me sentí también aludido, en el sentido de
que cuando se plantea de que yo vengo aquí a ver el tema de la acreditación obligatoria de
psicología, yo quisiera explicar que hay tres pasos que se llaman: macrotendencias, consensos
y estándares.
Cuando hablamos de macro tendencias nos referimos a lo que normalmente se llamaba
el espíritu de los tiempos o Zeigest, lo que ha costado mucho a todas las universidades del

32
mundo, no sólo aquí, plantearse que hoy en todas las universidades, por primera vez en la
historia de las universidades a nivel mundial y universal, la mayoría de las universidades
entiende que como universidad tiene que someterse a una autoevaluación para que de esta
manera se pueda mejorar como institución universitaria, lograr la acreditación
correspondiente que ya es una realidad a nivel mundial, y luego el gran tema de la formación
continua. Dicho de otra manera, en el mundo universitario de todos los tintes, y esto está
comprobado en la conferencia mundial de universidades, se define este “Zeitgeist” o
“Macrotendencia”. Por primera vez en la historia las universidades reconocen que lo que
hacen no es perfecto y que hay que autoevaluarlo con la idea de la acreditación y que hoy
contemporáneamente hablando la formación universitaria implica en todas las carreras la
formación continua.
Cuando hablamos de “Consensos”, estamos hablando respecto de los cuales ya hay
cierta evidencia empírica, que hacen que un gran mayoría de personas, digamos de
instituciones, estén de acuerdo. Por ejemplo, a nivel de nuestra disciplina el consenso implica
que todos respetamos y estamos muy de acuerdo en que la docencia es extraordinariamente
importante, pero que dar clases de psicología no es para nada equivalente a formar
psicólogos. Ese es un hecho con respecto al cual puede haber mucha gente en desacuerdo,
pero la gran mayoría de personas del mundo entiende que dar clases de psicología no es
precisamente formar psicólogos.
Cuando hablamos de “estándares”, es porque ya tenemos ciertos datos comprobados
en todos los países que concurren a los acuerdos, en donde la formación en psicología tiene
tres dimensiones. Da la impresión de que es muy difícil que las escuelas de psicología de todo
el mundo no tengan estas tres dimensiones. ¿Para qué se forman psicólogos en Chile y en
cualquier parte del mundo? Primero, no cierto, para que los psicólogos tengamos una cierta
identidad científica. Viene el tema de qué vamos a considerar como científico según la
postura epistemológica, ese es otro consenso, pero de todas maneras sin ciencia no hay
profesión, y en la medida en que nuestra profesión es una profesión debe reconocer su estatus
científico.
La primera dimensión que cumplen entonces todas las universidades que forma
psicólogos es la formación científica, que sigue los principios de la “Ethic”, es decir, la ciencia
se supone que es en general, de validez universal. La segunda dimensión es la formación
profesional, que al contrario de lo anterior tiene una condición “Emic”, porque cada país
necesita el profesional que esté en condiciones de colaborar como profesional al desarrollo de
su país. Y la tercera dimensión es la dimensión ética, deontológica, valórica, que en el caso de
la investigación científica debería ser universal y en el caso de la formación profesional
debería ser Emic porque no en todos los países el código de ética es igual. A qué me refiero
con esto, cuando hablamos que hay probablemente esta macrotendencias, consenso y
supuesto estándar para que la carrera nuestra sea de acreditación obligatoria, es porque hay
datos, consensos e información empírica que permite entones suponer que en algún momento
en Chile, como ha ido ocurriendo a nivel de la comunidad internacional, probablemente en
Chile ocurra lo mismo. En todo caso lo que sí quiero señalar es que esto no es una proposición
33
mía, es producto de una cantidad enorme de investigaciones sustentadas por los organismos
internacionales de la psicología que no nos vamos a referir ahora. De tal manera que en esto
participan psicólogos cubanos, que obviamente tienen como propósito de contribución como
psicólogos algo muy distinto como profesionales a los americanos. Los psicólogos cubanos
están dispuestos a colaborar como psicólogos al desarrollo de la sociedad socialista. Los
psicólogos americanos probablemente no van a estar en esa condición, y estarán en
condiciones de aportar como psicólogos al desarrollo de la sociedad capitalista. Y los
psicólogos musulmanes estaremos dispuestos a contribuir con el desarrollo de la sociedad
musulmana y los que somos católicos como psicólogos estaremos dispuestos a que el
catolicismo mejore o qué se yo. El punto es que cuando hablamos de macrotendencias,
consensos y estándares, nos referimos primero al Zeitgeist o Espíritu de los Tiempos, los
consensos son en donde ya hay cierta evidencia que hace predecir que ya hay cierto grado de
acuerdo, y los estándares son en donde y hay sustento científico que los permiten fijar como
estándares.
En ese sentido lo que estoy planteando es importante. Tengo la impresión que hay una
cierta macrotendencia, que es súper interesante de discutir pero termino con esto y espero
tener la posibilidad de discutirlo más adelante en otra oportunidad, yo tengo la impresión de
que la macrotendencia de hoy, el Zeitgeist, es reconocer, contra lo que nosotros creíamos en
otro tiempo, de que no hay ninguna profesión responsable del cambio social. El cambio social
se produce más allá de los esfuerzos que como profesionales podríamos hacer. No hay
profesionales encargados del cambio social. El cambio social lo producen los obreros, los
empleados, lo producen los profesionales, los artistas, y no es obligación de los psicólogos
hacer el cambio social exclusivamente. No hay una carrera que se llame “cambiología social”

Andrés Leiva: Bueno, primero agradecer a los estudiantes que nos acompañan, al
profesor Villegas, por supuesto al colegio de Psicólogos, también a OCEP y los estudiantes
del grupo de estudio de psicología social. Para la escuela de psicología es muy importante el
debate, el debate abierto, el debate que se pueda dar sobre este tipo de situaciones. En general
la escuela de psicología de ARCIS particularmente tiene por supuesto una postura crítica con
respecto al tema de la acreditación, pero creemos también que negar la acreditación es un
“mecanismo de defensa”. No tiene ninguna justificación en términos de poder obviar un
mercado o una posición en la que se encuentran muchos temas que son más globales y que
superan con amplias perspectivas a la propia formación: tiene que ver con las universidades,
con el mercado en el cual nos encontramos, con el tema de lo público y lo privado, tiene que
ver con una serie de perspectivas éticas o no, tiene que ver también con cuáles son las
necesidades de este país en torno a sus objetivos académicos, profesionales, de salud mental,
del tema epidemiológico, y por supuesto, tiene que ver también con las orientaciones
específicas que cada uno de los programas académicos dan frente a los problemas con los
cuales se encuentra. En ese sentido yo recuerdo una vez, en una reunión de la asociación
chilena para la formación en psicología, que en algún momento de la discusión habían varios
directores de escuela, coordinadores académicos y alguien dice: bueno, un poco tratando de
34
ejemplificar el espectro en el cual la escuela de psicología – ya dijimos son más de 133
programas – dice una cosa así como “bueno, el extremo está acá porque está Arcis y está la
Universidad del Desarrollo”, yo con la chica de la universidad del Desarrollo nos quedamos
mirando así como diciendo “bueno, cuál es el extremo de la psicología”. No somos nosotros
el extremo de la psicología. Probablemente en términos políticos, en torno de lo que creemos
de la universidad, en torno de lo que creemos de proyecto país, en torno a lo que creemos de
ciertas perspectivas de ser humano, sobre cuáles son esas nociones del mundo en la cual nos
encontramos, pero en términos de psicología no somos el extremo, no sé cuáles son los
extremos de la psicología. Uno podría hacer la misma discusión en cuanto a contenido en
términos de decir “el conductismo negó al sujeto” y el psicoanálisis lo transformó en un
suerte de revelación mística. Bueno, para escuela de psicología de Arcis lo importante son los
problemas contemporáneos asociados a dificultades del poder económico, social, político y
que eso genera cierto malestar y todo lo que confluya para poder pensar ese malestar a
nosotros nos sirve. No tenemos una determinación a priori del orden epistemológico previo,
de creer que una de las formas de entender la psicología o al sujeto es la forma de responder,
y en ese sentido somos críticos frente a escuelas de psicología que han definido un programa
en torno a una orientación epistemológica como puede ser el psicoanálisis, el conductismo, lo
transpersonal o lo neurobiológico, somos muchos más críticos de esas visiones que en torno a
producir conocimiento sobre el malestar psicológico, y en ese sentido creemos que la
acreditación, pese a la diversidad, para nosotros es un instrumento válido. Sin embargo, en
este mismo afán, lo que en algún punto OCEP trae, que sin embargo no comparto el modo en
que lo trae, pueda achatar la forma de diversidad, me parece que es una complicación que en
todo caso en la comunidad de psicólogos y también la comunidad de estudiantes me parece
debe hacerse cargo en una reivindicación política al interior de los espacios locales, tanto en
las universidades mismas como a nivel general de cómo entender la educación en Chile, etc,
etc.
En ese sentido si alguien me preguntara mira los Testigos de Jeovhá pueden tener un
universidad yo diría que sí, nosotros representamos un sector político bien claro y también
nosotros queremos orientar las preguntas y las respuestas que en torno a eso se pueda tener.
Me parece que la única diferencia es que nosotros somos suficientemente claro en decirlo,
nosotros somos así y así lo entendemos. Para mí o para Arcis en términos estrictos nos parece
tan cuestionable que nosotros en la malla no tenemos un ramo que se llame Marx I o
socialismo I, pero también nos parece sumamente extraño que otras mallas tengan ramos
teológicos obligatorios o ramos de administración de empresas. Nos parece que eso habría
que preguntarse en torno a la orientación general de la carrera. Y esas reivindicaciones que
pueden ser más o menos de mercado, que pueden ser más o menos de la orientación política,
económica o social en la cual se inscribe la formación de psicología, yo creo que son
discusiones mucho más amplias y que no se van agotar con el tema del marco que pueda
instalar la acreditación. Sin embargo la acreditación para nosotros tiene un punto que es el
peor y que en términos estrictos veo que no se ha tomado y lo quiero traer de relieve, porque
de verdad ahí sí nos complica. Las características por las cuales Arcis es una universidad

35
implica estar a traspelo de todo el modelo económico. Eso implica que para nadie es raro que
nosotros le tengamos que pedir un crédito a Chávez porque ningún banco nos quiere dar
crédito, independientemente de si somos una buena universidad o no. Ahora, no me voy a
defender si soy una buena universidad o no, para eso está el informe de la comisión nacional
de acreditación, que es público, y que dice que nosotros somos una universidad pero que no
tenemos plata. Pero bueno, eso es otro problema distinto, efectivamente no tenemos plata así
que tampoco está mintiendo la comisión nacional de acreditación. Pero el informe público
está ahí y en torno a verlo efectivamente reconoce el nivel de la calidad, el nivel de la
formación, el nivel de prestigio de los docentes, el nivel de coherencia entre formación y perfil
de egreso, el nivel de coherencia entre lo que queremos lograr y lo que hacemos, por lo tanto,
no me voy a meter en eso. Sin embargo creemos que lo perverso que se ha instalado en torno
a la acreditación no es del formato de la acreditación misma, es de cómo el gobierno de la
concertación lo ha entendido; de por decirlo así como secuestrar la capacidad crediticia del
estudiante en torno a una acreditación que no siempre demuestra lo que efectivamente quiere
demostrar. Y en ese sentido no es un secuestro a nosotros, a los profesores, a la directiva, a los
docentes o a los psicólogos, sino que es un secuestro a las familias chilenas que tienen que
optar a un crédito, que es la única forma de estudiar en Chile, en función de una acreditación,
que puede ser válida o no, de lo que uno quiere estudiar. Por que si uno quisiera estudiar en
Arcis y la universidad no está acreditada entonces uno no puede hacer libre elección de lo
que uno quiere, más allá de las cifras particulares que pueda existir nosotros tenemos una alta
tasa que son aceptados en la carrera a nivel general que no pueden optar a estudiar acá
porque no acceden al crédito y eso nos parece francamente escandaloso, porque en términos
estrictos el estudiante que igual va a tener que pagar podría perfectamente decidir donde
endeudarse independientemente de lo que considere el Estado de donde el estudiante pueda
o no matricularse, y eso nos parece completamente escandaloso porque creemos que es un
secuestro a la decisión individual del estudiante.
Ahora, en esa perspectiva podemos por supuesto optar a la universidad de los andes.
Si no me equivoco la universidad es la que recibe mayor cantidad de donaciones de privados
y por lo tanto la universidad de los Andes nunca ha requerido de la acreditación. O sea,
tienen tanto nivel de lucas que nunca han estado en la necesidad que ellos lo plantean así: no
queremos tener ningún nivel de relación con el Estado y, por lo tanto, no nos vamos a
someter a ningún criterio de evaluación en términos de la acreditación. Y por tanto, como
tienen el poder económico, también ellos operan sobre el mercado más a ultranza al mismo
tiempo que nosotros incluso ni a ese mercado podemos acceder. En ese sentido nos parece
que lo atravesado que está el proceso de acreditación y que no ha podido deslindarse, pero
también es cierto que lleva poco tiempo en ese desarrollo. Estamos hablando de 10 años y en
diez años un proceso de estas características (4 años con ley) es muy poco. Sin embargo, la
acreditación para una universidad como esta es un proceso caro, largo, que requiere muchas
modificaciones, lo obliga a hacerlas en un tiempo que no es preciso para los procesos propios
de cada universidad, y en ese sentido nos parece que nos pone una cierta presión que no es
coherente con los plazos, procesos y modos formativos que requiere cada uno de los

36
programas en los cuales se inscribe. De hecho, si uno pensara en términos estrictos, por
ejemplo, y abriera la discusión al mercado, al espectro latinoamericano, nos encontramos con
niveles de formación muy distintos, muy disímiles, en torno a carreras que tienen apellido
como por ejemplo la psicología social, no psicología, sino que psicología social o, por ejemplo,
eh, que se da mucho en los países centroamericanos, ¿no cierto? Donde la formación es de
una sola visión o dura mucho más años que la que nosotros obtenemos digamos. En términos
de grado académico o grado profesional, ¿no? Por ejemplo el caso de Puerto Rico, donde uno
debe estudiar 9 años para obtener el doctorado y, luego, el grado profesional. O sea, cuando
uno tiene que atender pacientes, recién es después de 9 años de formación. Cuando pa’
nosotros el doctorado dura 12 en términos de promedio. Entonces eso también hay que
ponerlo en torno a una cierta perspectiva porque para lo que a nosotros nos parece
pertinente, por las necesidades propias de este país, digamos, no se refleja particularmente en,
no cierto, en una discusión académica en torno a esas necesidades. Ahora, yo sí comparto por
otro lado, y con esto voy a terminar para no extenderme mucho más, que falta un proyecto
específico de qué es lo que quiere el país en torno a cuáles son las necesidades profesionales
que este requiere, ¿si? Por supuesto, hay espectro en eso que, hay muchos estados de
diferentes características han avanzado. Por ejemplo, tanto el Estado cubano como el Estado
inglés asumen la educación como un problema de Estado, y, por tanto, no la han privatizado
de modo de dejarla de libre albedrío, sino que la asumen como una preocupación que el
Estado debe tener y, por tanto, asegura un nivel de calidad y un nivel de formación para
ciudadanos completamente distinto al nuestro. Ahora, también está el extremo japonés, que
decide año a año qué es lo que los estudiantes tienen que estudiar a partir de su economía. O
sea, nadie le pregunta a los estudiantes, sino que, lo voy a poner un poco en el absurdo, pero
si hay que hacer guitarra eléctricas, si se decide ese año hacer guitarras eléctricas y si uno
quería hacer otra cosa, bueno, es lo que le tocó, ¿no?, en torno a un mercado que se va
abriendo y va poniendo nichos. Por supuesto, en estos extremos me parece que el ámbito
chileno de la educación universitaria está muy lejano a decir cuál es el proyecto en torno a
una vocación pública, una vocación de transformación social, de mejoramiento de la calidad
de, digamos, de las formas de vida, del malestar psicológico. Y en ese sentido, me da la
impresión de que todavía no hemos avanzado en una discusión hacia un consenso particular
en torno a la política que la escuela debe tener en torno a la psicología. Si hay escuelas que
nos preocupamos, más bien, de las consecuencias del modelo sobre la subjetividad y hay
otras escuelas que se dedican, más bien, al grado individual, estamos, por supuesto, en
perspectivas políticas distintas.
En ese sentido, digamos, abordar procesos sociales, generales que nos permitan un
marco de transformación social, a nosotros nos parece que debiera ir por ahí la discusión y, en
ese sentido, estoy de acuerdo con lo que dice Yori de, en un momento previo a la reforma
universitaria, por supuesto, habían dos universidades no más y en algún punto se hacían
cargo de la discusión entre el Estado y la iglesia. Que era muy rica, pero muy, muy centrada
en una formación específica, incluso, el mismo Salas que estuvo acá, también estuvo el
profesor Villegas el año pasado cuando nosotros presentamos el libro de la Psicología en

37
Chile, mostraba como previo a la reforma universitaria, los psicólogos de la Chile y la
Católica estaban, más bien, anquilosados en el laboratorio y no tenían ninguna perspectiva,
¿no cierto? De entender los procesos sociales en los cuales se inscribían. Y la reforma
universitaria vino, más bien, a golpearles la puerta del laboratorio y decirles: "Mire, la
realidad está acá, la psicología tiene que aportar sobre este nivel, digamos, y no en el mero
laboratorio". Y, en ese sentido, me parece que esa discusión todavía no se ha dado y me
parece que todos somos responsables, no sólo los directores de escuelas, los coordinadores,
qué se yo, o las entidades gremiales o las entidades acreditadoras, sino que en ese sentido
también los estudiantes, por supuesto, son parte de esta discusión en torno a que,
efectivamente, nadie hace una discusión, o sea, nadie hace una elección de programas de
manera ingenua, sino que está eligiendo, de cierta manera, ciertos cánones que uno valora,
por ejemplo, más religioso, menos religioso, con mayor nivel de infraestructura, con mayor
nivel de lo que sea, que uno lo ve, lo ve en torno a un mercado que uno quiere ofrecer y que
también uno valida.
En ese sentido, creemos que la discusión tiene que ser mucho más amplia. Ahora, ehh,
bueno, yo sólo cierro esto diciendo, digamos, que para ARCIS esto es muy importante el
problema de la acreditación. Quiero decir que también somos muy críticos a ella, no no
hemos sometido, por decirlo así, de manera no conflictiva. Entendemos que es una gran pelea
que hay que dar, que tiene que seguirse dando y que, para anda, está resuelta, no creemos
eso. Pero que, sin embargo, el espectro diverso en el cual se encuentran los distintos
programas de psicología arrastra, por supuesto, la casuística que traía Yori en torno a
decisiones administrativas propias, y también económicas mezquinas de ciertas
universidades o de ciertos programas en torno a otros. Así que, en ese sentido, la escuela de
Psicología, por supuesto está en ese proceso. Quiero decir, sólo finalmente para los
estudiantes de ARCIS que ARCIS completa está en proceso de acreditación que pretendemos
terminar en agosto, ya se acaba de entregar el informe de autoevaluación que era el que
describía la colega de la Católica, después vendría la de los pares. Y luego se hace el proceso
final, ya entendemos, que es para el caso de agosto. Como es un proceso caro, largo, la escuela
de Psicología probablemente, el otro año vaya a acreditarse particularmente como programa.
Acabamos de acreditar todas las escuelas de pedagogía porque, al igual que las carreras de
medicina, son de acreditación obligatoria y, por tanto, tienen que pasar por ese proceso. Así
es que, felizmente, hemos acreditado todas las carreras de pedagogía, así es que puedo decir
que hay ciertas esperanzas digamos, de que ya esta restricción a las familias que han confiado
la formación en ARCIS ya no tengan la misma dificultad en torno al crédito universitario. Eso.

Oriana Cavieres: Vamos a cerrar el simposio y, por último, le vamos a agradecer a los
invitados, a Judith, a Leonardo, Yori. Muchas gracias por haber venido. Y también vamos a
agradecer a la escuela de Psicología por apoyarnos en esta realización de simposio. Muchas
gracias.
[APLAUSOS].

38
39