You are on page 1of 19

PRIMER SEMINARIO REGIONAL SOBRE FEMICIDIO Y FEMINICIDIO

EL DERECHO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA
San Salvador, 19 a 22 de marzo del 2007

Reflexiones en torno a la violencia contra las mujeres y el femicidio
en la Centroamérica de principios de milenio
M. Sc. Ana Carcedo, CEFEMINA

Antes de iniciar, quiero celebrar la oportunidad que tenemos de encontrarnos para debatir, en
el mejor sentido de la palabra, en torno a realidades, visiones y conceptos en relación a la
violencia contra las mujeres, y en torno a los cuales las que estamos aquí presentes y muchas
más mujeres y organizaciones de la región hemos desarrollado una importante trabajo de
trasformación social, creo que el que mayor impacto ha tenido de todos los que hemos
desarrollado en el último período histórico del feminismo.
Además de celebrar quiero agradecer a la Red Feminista Contra la Violencia Hacia las
Mujeres, Capítulo El Salvador, por haber organizado este evento y así hacer posible que nos
demos tiempo para reflexionar sobre lo que hacemos y como lo entendemos. Algo
imprescindible pero que solemos hacer sobre la marcha y solas o con las personas mas
cercanas, pero no siempre en esta forma colectiva.
Quiero dividir mi presentación en cinco diferentes momentos para darnos la oportunidad, si
así queremos, de cortar al finalizar cada sección con el fin de poder mantener una
conversación entre todas, y no esperar a que se nos acumulen muchos asuntos.
1. Sobre conceptos relacionados con violencia contra las mujeres
Quiero comenzar mi exposición compartiendo algunas reflexiones conceptuales que desde hace ya
muchos años hemos desarrollado las organizaciones feministas de Centroamérica, y que por diversas
circunstancias, alrededor del cambio de milenio y antes de que se constituyera la Red Feminista
Centroamericana Contra la Violencia Hacia las Mujeres en diciembre del 2004, consideramos que
era fundamental explicitarlas.
Tomo un informe de la Real Academia de la Lengua, de mayo del 2004, sobre la expresión
“violencia de género”, que fue elaborado a raíz de la propuesta de Ley Integral Contra la Violencia
de Género que finalmente fue aprobada por el Congreso español. Creo que muchas de ustedes
saben que la posición de le Real Academia de la Lengua ha sido, y en esta ocasión reafirma, que “las
palabras tienen género (y no sexo), mientras que los seres vivos tienen sexo (y no género). En español no
existe tradición de uso de la palabra género como sinónimo de sexo.” Curioso el empeño de frenar lo
que ya se ha demostrado imparable, el uso del concepto de género.

1

las feministas de Centroamérica desde hace muchos años. porque en efecto. al menos desde 1977. nos permite asomarnos la evolución histórica de los conceptos usados en torno a la violencia contra las mujeres. Pero grosso modo dejan ver un tránsito de unos a otros. ya que son pocos registros los que tiene la Real Academia de la Lengua. desde antes de entrar en este milenio. AÑO PRIMERA DOCUMENTACIÓN DOCUMENTACIÓN INTERNET (Google) CREA[5] violencia doméstica 100 000 documentos 136 (72) violencia intrafamiliar 45 000 documentos violencia de género 37 700 documentos 19 (9) 1993 violencia contra las mujeres 35 800 documentos 17 (11) 1977 violencia familiar 30 000 documentos 34 (25) 1988 violencia de pareja 3000 documentos 1 2001 13 100 documentos 70 1983 TÉRMINOS discriminación por razón de sexo 49 (34)[6] DOCUMENTACIÓN CREA 1983 1993 Antes de que el género se pusiera de moda. esto es lo que hay de trasfondo. Y me refiero a este evento significativo porque estamos hablando del término en castellano. me refiero a los años 70. Y aquí estoy hablando ya de conceptos y no simplemente de términos. para que la Real Academia de la Lengua registrara un documento referido a la “violencia doméstica”. hemos llevado adelante una 2 . realizado en Colombia. No creo que estas fechas coincidan con la aparición de estos conceptos. El cuadro que la propia Real Academia de la Lengua elabora. que en particular en EEUU es muy ilustrativo aunque no precisamente como modelo. y luego “violencia intrafamiliar” y “violencia de género”. y también fuera moda hablar y mostrar preocupación o interés por la violencia contra las mujeres. el 25 de Noviembre como Día por la No Violencia Contra las Mujeres es decidido en 1981 en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe. ni siquiera con su uso generalizado. Se trata de los documentos que la Real Academia de la Lengua encuentra en Internet y la que ella misma ha recopilado en torno a los términos usados para referirse a diversas formas de violencia contra las mujeres. De hecho. once. y una década después ha sumado “violencia familiar” primero. y que reproduzco más abajo. tanto en EEUU como en Inglaterra el movimiento feminista tuvo su propio proceso con su propia evolución conceptual. desde el movimiento feminista latinoamericano se acuña el concepto “violencia contra las mujeres”. la cantidad de registros en que es usado cada uno y la fecha del primer registro.Pero si traigo a colación este informe no es por la persistencia de esta posición sino por cierta información que aporta que me parece enormemente valiosa. El primer término empleado por escrito en castellano fue “violencia contra las mujeres”. ¿Qué estamos entendiendo al emplear cada uno de esos términos? Y aunque esté muy extendida la idea de que son sinónimos o equivalentes. y el proceso es muy significativo. porque en el mundo de habla inglesa. Tuvieron que pasar muchos años.

y pasamos de ser las pobres mujeres maltratadas a ser unas malas madres maltratadoras. seguir tres párrafos más abajo mencionando que los más afectados de la violencia intrafamiliar son los niños. Así. lo que las organizaciones de mujeres presentes pusimos insistentemente de manifiesto. de inmediato hablar de violencia intrafamiliar. estuvimos mucho más dispuestas a hablar y actuar frente a la violencia ejercida por nuestros compañeros que frente a la violación. De ahí que digamos que existe una direccionalidad en esta violencia. el Simposio 2001 titulado Violencia Contra las Mujeres en las Américas. la recibimos las mujeres. Quiero recordar que un esfuerzo significativo de parte de UNIFEM y otras instancias de Naciones Unidas y de académicas. porque en todos hay discriminación y relaciones desiguales de poder con los hombres. porque todas son violaciones de 3 . no sólo las feministas. cada una con sus propias causas –es decir. a exigir respuestas. Es decir nos referimos a esas agresiones en las que no es casual que el blanco sea mujer. a reunirnos y actuar colectivamente. la ejercen los hombres o el orden patriarcal. sino por las implicaciones políticas que tiene el uso de cada concepto. ocultando o falsificando. Además. la violencia contra las mujeres. En los 80 hablábamos tanto de la violación y la violencia sexual como de las agresiones vividas por las mujeres de parte de sus parejas. La historia de nuestros forcejeos con los poderes.y sus propias dinámicas: violencia contra las mujeres. no pudo escapar a esta dinámica. Vital no como un ejercicio intelectual. Es lo que nosotras llamamos formas específicas de violencia. Son las relaciones de poder las que explican la violencia que como mujeres vivimos. Sin embargo. Como por arte de magia desaparece ante nuestra vista aquello que motivó la reflexión y la preocupación. el factor de riesgo es ser mujer. no es nada extraño escuchar a políticos. Y planteamos que si queremos tener sociedades y Estados efectivos para erradicarlas. Nombramos entonces la violencia contra las mujeres en el ámbito familiar y el término “violencia intrafamiliar” se puso de moda y fue acogido con alegría por aquellos que a quienes les interesa hablar de la unidad familiar y negar los derechos humanos de las mujeres. todas. Estuvimos muy dispuestas a denunciarla. cuando se habla de violencia intrafamiliar se está identificando un ámbito. o como otras veces decimos. que los hombres como tales no las viven. estamos hablando de que es producto de la discriminación que vivimos la población femenina. por el hecho de ser mujeres. cada una debe ser abordada en forma específica y enfrentada conociendo y erradicando sus causas. Ninguno de los estos dos papeles nos ayuda a enfrentar la violencia que como mujeres vivimos. a denunciar. violencia contra niños y niñas. En el seno de una familia se producen diferentas tipos de violencia. por ejemplo. no solo en el familiar. las mujeres.discusión teórica al respecto que consideramos vital. y terminar cuestionando a las madres que los maltratan. Decimos también que no caben las comparaciones ni las jerarquías para establecer cuál es más grave o más importante. La violencia contra las mujeres se da en todos los ámbitos. violencia contra personas con discapacidad y las enfermas. han favorecido que este concepto se vaya diluyendo. y el mismo hecho de visibilizar ciertas formas de violencia contra las mujeres y de nombrarlas. ni es privativo de discursos demagógicos o ignorantes. Por supuesto que cuando decimos que la vivimos por ser mujeres. Cuando las feministas latinoamericanas o las feministas del mundo empezamos a hablar de violencia contra las mujeres estábamos hablando de la violencia que se ejerce contra nosotras como mujeres. no una forma de violencia. Lo que estoy planteando no es ninguna exageración. no es otro. violencia contra personas adultas mayores. El termino violencia intrafamiliar no es sinónimo de violencia contra las mujeres. empezar hablando de la violencia contra las mujeres. sus propios desbalances de poder. y eso se convirtió en un fenómeno masivo.

Esta de más decir que este tipo de deslices. y que el objetivo de la intervención es la salud familiar y no la restauración de Derechos Humanos de las personas. como considerar que el sujeto de preocupación es la familia. encuentra campo abonado en las representaciones simbólicas y en las prácticas tradicionales. estos son universales e integrales. hablar de género se convierte en una constatación anecdótica de que la sociedad tiene mujeres y hombres como personas que socialmente tienen especificidades y que interactúan entre si. y cuando se considera que esta característica es la central. esto significa que es necesario mantener una vigilancia permanente sobre los aspectos conceptuales de una propuesta. para sectores interesados en terminar con las acciones específicas a favor de los derechos de las mujeres fue “género no es sólo mujer. Igual ocurre cuando hablamos de violencia contra niños y niñas y reconocemos el adultocentrismo como esa jerarquía de poder socialmente construida. incluye a mujeres y hombres”. si queremos ser conceptualmente precisas. Por tanto rechazamos los discursos que señalan que los derechos de las madres algunas veces se oponen a los derechos de los hijos e hijas. Y si para nosotras género es la categoría de análisis que nos permite entender y cuestionar la construcción social del patriarcado. de las personas adultas mayores…) en el ámbito familiar. porque el peso de lo existente juega en contra. No es de extrañar la gran aceptación que tiene entre las corrientes familistas el término violencia intrafamiliar. por lo tanto. y de esa manera le negamos un carácter biológico y ontológico a la desigualdad basada en la diferencia sexual. etc. Y si creemos que las precisiones conceptuales son importantes para poder aborda efectivamente los problemas. deberíamos de hablar de violencia contra las mujeres (de los niños y las niñas. habría que añadir que violencia intrafamiliar es un término descriptivo. en los eclesiástico. El término intrafamiliar no tiene capacidad conceptual para calificar la violencia. esos deslices son lo esperable. donde Rubin y las feministas vemos desigualdad. con frecuencia trastocando su significado. y políticamente claras. el de pasar de hablar de violencia contra las mujeres a hablar de violencia intrafamiliar. el defender las familias y no los Derechos Humanos de las personas. una práctica. De nuevo se hurtan las relaciones de poder como categoría de análisis. Si hablamos de violencia contra personas con discapacidad nos referimos a la que parte de la población vive en su condición de personas con discapacidad y podemos identificar las jerarquías de poder que subyacen a esa violencia específica y sus dinámicas. En lugar de hablar de jerarquías sociales de poder. Otro debate que hemos dado ha sido en relación al concepto “violencia de género”. en el laboral. Aquí hay otro desliz. y por supuesto considerar más importante la protección de niños y niñas que la de las mujeres. como orden que estructura jerárquicamente la sociedad. Dicho de otra manera. y planteamos que no se pueden defender los de unos violentando los de otros. Cuando el término género se puso de moda. En término práctico. Cuando hablamos de violencia intrafamiliar sólo describimos un ámbito. Hoy en día las corrientes antifeministas acogen el término “violencia de género” 4 . que es el planteamiento del concepto de género que hizo Gayle Rubin. porque como bien quedó establecido y aceptado en la Conferencia de Viena de 1993. tarde o temprano se termina ocultando y negando las especificidades de las formas concretas de violencia que se agrupan bajo ese término “violencia intrafamiliar”. Tampoco cabe contraponer unos Derechos Humanos a otros. no la excepción. se pasa a ver sólo diversidad. no las personas. Generalmente se dan otros problemas conexos. se borran las relaciones de poder que explicación su ocurrencia y las actuaciones se separan de un enfoque de derechos. ya que reúne una diversidad de formas de violencia ocultando el carácter especifico de cada una y oculta igualmente la causa de esas formas de violencia. Violencia intrafamiliar entonces no es sinónimo de violencia contra las mujeres. un programa. se convirtió en obligatorio sustituir con él la palabra mujer. En ese sentido. no un concepto o no al menos riguroso. en el político. sólo puede para definir un ámbito. y el del tiempo a favor de deshacer lo ya trasformado.los Derechos Humanos.

el genero es social y el problema son los roles de género que se adquieren por socialización”. las relaciones de poder entre hombres y mujeres.para invisibilizar y negar la existencia misma de la violencia contra las mujeres. es decir. la gente pobre. de no llegar a conocer el problema y sus dinámicas. indefectiblemente. Fue aprobada por la OEA en 1995 y es muy clara en los aspectos conceptuales. la Convención Interamericana para Prevenir. y nos deslizamos de la ética a la moral. la delincuencial. que la violencia contra las mujeres se trata de una violencia que no es ni natural si espontánea. Sin embargo. no sólo porque utiliza la expresión violencia contra la mujer. Esto ya lo hemos comprobado en algunos contextos concretos. Y explicada también de maneras muy curiosas. conocida como Convención de Belem do Pará. Vivimos en un continente que tiene la inmensa ventaja de contar con una normativa internacional específica. O peor aún. satanizadas en el mejor estilo histórico. Un último debate que hemos mantenido y que quiero mencionar es con la idea de que la violencia contra las mujeres es parte de la violencia social. como en la década de los 90 en Costa Rica. O distrayendo aún más la atención sobre la razón por la que nos empezamos a preocupar de estos problemas. porque ha sido el movimiento de mujeres quien ha planteado en su momento. Porque además hay que decir. Este tipo de simplificaciones no sólo son problemáticas por su nivel de superficialidad. la pérdida de valores. Las sociedades o períodos más violentos no son necesariamente aquellos en las que hay más violencia contra las mujeres. o finalmente las maras. Aquí. que el empeño de la cooperación en los años 90 por ponernos a las organizaciones y a las instituciones a hacer “talleres de género” produjo una legión de fieles observantes del credo que establece que “el sexo es biológico. La violencia contra las mujeres tiene raíces específicas por lo que no se puede siquiera asumir que se comporte o evolucione en sintonía con la llamada violencia social. y carecer de recursos adecuados para enfrentarlo en forma efectiva. 5 . convertidas per se en el origen del mal. permiten reproducir recetas y lugares comunes que tienen la ventaja para ciertos sectores de evitar pasar por aquello que es la causa de los problemas. revictimizantes. Subsumir la violencia contra las mujeres en la violencia social entraña el riesgo. cuando los homicidios de hombres aumentaron sensiblemente pero los de las mujeres y los femicidios no. además los términos son engañosos. de nuevo. la desintegración familiar. dicen que la violencia entre hombres es violencia de género porque es la socialización de género lo que hace que los hombres sean tan violentos. ¿Quién no ha escuchado en un espacio donde se supone que hay personas sensibilizadas y capacitadas sobre género que la culpa de que los hombres sean machistas la tenemos las mujeres que como madres o maestras los educamos así? Cuando se pierden de vista las relaciones de poder entre mujeres y hombres perdemos de vista los Derechos Humanos. cuando se habla de violencia social en la actualidad hay una referencia directa a la inseguridad ciudadana entendida de una manera muy particular. En este tipo de violencia social se quiere subsumir la violencia contra las mujeres. a los prejuicios y los mandatos sobre las mujeres socialmente aceptados. para ser precisas en el Primer Encuentro Centroamericano sobre Violencia Contra las Mujeres realizado en Costa Rica en1991. argumentando que también hay hombres agredidos y que eso es también violencia de género. Y los lugares comunes son. cuya aparición y permanencia es de responsabilidad social y estatal. lo que de nuevo niega su especificidad y las causas particulares de su existencia. sino socialmente construida. Más que eso. y no explicadas como producto de la falta de oportunidades de integración social y el exceso de oportunidades de cosificación y comercialización de la vida. Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer.

el alcohol o las drogas. en este caso de las mujeres. no sólo no es sinónimo. y si bien los hombres recurren más a la violencia física y sexual. Retomo entonces la idea de que la violencia contra las mujeres es una forma específica de violencia y que su especificidad reside en el hecho de estar basada en relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres. explica el origen de esta forma de violencia “las relaciones de poder históricamente desiguales entre hombres y mujeres”. oculta el carácter específico de la violencia contra las mujeres y las relaciones de poder que la sustentan. aún sin proponérselo. que es una violación de los Derechos Humanos de las mujeres. junto con los Planes Nacionales de Violencia Intrafamiliar están sirviendo también para colocarnos las mujeres en el imaginario social como las malas. o porque maltratamos a los compañeros. Contamos entonces en nuestros países con leyes que son genéricamente neutras porque no se acepta el espíritu de Belem do Pará. ni hurgar en la pobreza. que se aplican cuando no se conoce bien la causa pero si los factores de riesgo. Estamos también en una región del continente donde el movimiento feminista contra la violencia hacia las mujeres ha debatido y ha planteado que lo que vivimos es violencia contra las mujeres y que hablar de cualquier otra cosa. Estas leyes. Y hablar de violencia social está permitiendo en muchos de nuestros países que o bien se eliminen los planes de violencia intrafamiliar subsumidos en los nuevos de combate a la violencia social o que se les disminuyan los escasos recursos asignados. Por eso la Convención de Belem do Pará podemos verla como una forma de explicitar la CEDAW en una forma de manifestación específica de la discriminación en contra de las mujeres como es la violencia que vivimos en tanto que mujeres. la causa se conoce y si queremos conocer mejor los factores que facilitan la violencia contra las mujeres tenemos que referirnos necesariamente a aquellos que aumentan los desbalances de poder individuales. ya sea porque maltratamos a nuestros hijos e hijas.Además. El borrar de la agenda política de los Estados la violencia contra las mujeres y sustituirla por la violencia doméstica o la violencia intrafamiliar ha supuesto la negativa feroz y militante de nuestras clases políticas a legislar sobre violencia contra las mujeres. ya que estamos hablando de un ataque sistemático y estructural a la dignidad humana. 6 . en todo caso. o dicho de otra manera. Cabe. o no se puede atacar directamente la causa pero si esos factores que facilitan la aparición o permanencia del problema. argumentando que las mujeres también somos violentas. Identificada la causa no cabe buscar “las causas”. las mujeres recurrimos más a la violencia emocional. la discriminación. Por el contrario son imprescindibles si queremos realmente apuntar a una trasformación social que implique la erradicación de la violencia contra las mujeres. No son por tanto pertinentes los modelos multicausales o los epidemiológicos. la causa misma. Y nos remite entonces a responsabilidades estatales para atacar no solo las manifestaciones y consecuencias sino también las causas. conocer mejor las dinámicas particulares que en ciertos momentos o contextos puedan darse en las relaciones de poder entre mujeres y hombres. colectivos o sociales de los hombres sobre las mujeres. Estos debates no son superfluos. Hablar de violencia de género le ha abierto espacio a GESO en Costa Rica para cuestionar el proyecto de Ley de Penalización de la Violencia Contra las Mujeres. El hablar de relaciones de poder nos remite inmediatamente a Derechos Humanos. Y ya hemos comprobado en la práctica a qué nos conduce la confusión conceptual y a quiénes y para qué les interesa. Insisto. sino que. Y esas leyes cada vez más están siendo usadas por los agresores en contra de las mujeres que maltratan.

porque tiene problemas similares para medirla. Sobre medir la violencia contra las mujeres Una gran pregunta. que es lo más frecuente. que medirla plantea un problema metodológico serio. La impunidad de la agresión. entre la patrimonial y la sexual. el despojo material de la población femenina. y la conclusión es que antes había menos violencia. que los agresores circulan o pueden circular entre todas ellas. Quisiera hacer un paralelo con la seguridad/inseguridad ciudadana. y sus evoluciones pueden tomar sentidos opuestos. por lo que representan como dinámicas sociales ampliamente extendidas que acrecientas los desbalances de poder en contra de las mujeres. parece que esta violencia aumenta cuando hay leyes e instituciones de apoyo. ¿Cómo leer en este caso los datos si se trata de ver si hay más o menos inseguridad ciudadana que antes o en un país que en otro? ¿Cuál variable se escoge? De una manera similar habría que preguntarse qué expresión de la violencia contra las mujeres tomaríamos para medir su magnitud. Esto tiene corolarios de graves repercusiones. en ocasiones se comportan en forma diferente a los robos y hurtos. cuando hablamos de violencia contra las mujeres siempre hay vinculaciones entre la agresión física y la verbal. Una mujer puede estar viviendo violencia en diferentes ámbitos ejecutado por diferentes actores. el despojo material y la depredación simbólica. y pretende obligarnos a aceptar la autoridad masculina para poder subsistir. y de los cómplices por acción o por omisión acrecienta los desbalances de poder ya que coloca el peso del Estado en contra nuestra. la revictimización de las mujeres. Además. En efecto. prolífica en sus manifestaciones cuyo sentido más profundo es mantenernos en el papel de víctimas desempoderadas e impotentes. 2. que nos coloca como objetos de los imaginarios y las voluntades ajenas. cuando se mide la violencia contra las mujeres sobre la base de las denuncias. hasta las más grotescas como la explotación sexual de nuestra imagen. En el caso de la inseguridad ciudadana se podrían sumar todas por considerarlas diferentes expresiones de la inseguridad ciudadana.¿Cuáles son esos factores que favorecen la violencia contra las mujeres? Yo señalaría cuatro categorías fundamentales. Sin embargo. y que nunca hay que esperar que los agresores o las agresiones no se manifiesten de algunas formas o no pasen de cierto nivel. Por ejemplo. Por ejemplo. Otro interrogante relacionado es ¿cómo medir la violencia contra las mujeres? Son tantas las formas de expresarse esta forma de violencia. la impunidad. de los agresores. ya que el interés por su erradicación se debilita o desaparece. Tratar este aspecto con ligereza acarrea riesgos políticos. los homicidios en una sociedad. la depredación simbólica de las mujeres. o eventos que todos ellos aportan a este problema. Porque es preocupante que se considere que el problemas es que esta violencia aumente. que nos impide una dimensión fundamental de nuestra libertad y autonomía. como que nuestras reacciones están “desatando” más violencia y que es mejor no hacer nada porque la reacción puede ser peor. no solo la agresión escala desde niveles sutiles pudiendo llegar la femicidio. Otra dificultad es que no necesariamente todas las manifestaciones de la violencia contra las mujeres se comportan a lo largo del tiempo de igual manera. no necesariamente vinculadas. y un mismo agresor puede estar maltratando a diferentes mujeres. y es tan extendida a cualquier ámbito su existencia. no que exista. Al igual que un 7 . desde las más sutiles presentadas como deferencias hacia nosotras. constatamos que no hay barreras entre unas formas y otras de violencia contra las mujeres. la revictimización. La feminista británica Liz Kelly planteó que la violencia contra las mujeres recorre un continuum. ¿Esta aumentando la violencia contra las mujeres en Centroamérica? Antes de contestarla cabe reflexionar en torno a qué sentidos puede tener esta pregunta o si tiene sentido plantearla.

en una sociedad pueden generalizarse formas de violencia contra las mujeres que antes no se dieron o no fueron frecuentes. no son expuestos. -incidencia o prevalencia. Antes de continuar quiero definir el concepto de femicidio. para el agresor. para las hijas e hijos. ¿Cuál es el sentido y cuáles son sus implicaciones? Y qué registramos ¿Las mujeres? ¿Los eventos de agresión? ¿Por qué no a los agresores? La experiencia en Costa Rica es que el único registro útil ha sido el de agresores de alto riesgo. sin ignorar las limitaciones que también pueda este método tener para conocer la realidad. buscar ayuda para ella. Se trata 8 . ¿Para tener estadísticas? No creo que debamos aceptar que nos exijan precisión estadística cuando en nuestros países los Poderes Judiciales no tiene sus estadísticas ni siquiera desagregadas por sexo. En una región como la centroamericana. Detrás de cada una de esas muertes hay procesos concretos. y aquí cuentan muchas cosas para que una denuncia se de o no. como el femicidio.agresor que siempre fue responsable económicamente con su compañera y su familia puede recurrir a la violencia patrimonial. que hace que el subregistro sea tan elevado que los datos no sean confiables para medir la magnitud. Y qué debemos registrar ¿a las mujeres? ¿Sobre qué justificación y principios éticos? ¿Qué de ellas registramos? ¿Las ponemos bajo nuestra lupa? Hay que recordar que quienes causan el problema son los agresores. cuando la violencia contra las mujeres mata. y en particular a la propuesta de llevar un registro único de mujeres maltratadas. Quiera referirme ahora a aspectos de registro. Además debe haber espacios con servicios adecuados y accesibles. no convierte estas muertes en producto de la violencia social. y debe de registrar en forma adecuada. ¿Para visibilizar la violencia? En esta época la existencia de la violencia contra las mujeres es una realidad reconocida a nivel mundial. que exista un nivel de violencia que la mujer considera inaceptable y frente al que otros deben intervenir. Sobre femicidio y feminicidio El hecho de que estos contextos propicien el asesinato de mujeres. que pueden y deben ser indagadas de otra manera. sus pasados. Medir sobre denuncias. que le ha servido a la policía para tener intervenciones más efectivas y seguras para las mujeres. En primer lugar que la mujer identifique que eso que vive es violencia. Sin embargo. o solicitar que se le garantice la seguridad y la justicia. las mujeres tiene que confiar en ese espacio. Es conveniente preguntarse para qué puede servir un registro único y qué debe registrarse. sus personalidades o sus reacciones. Esto tiene sus propias implicaciones metodológicas a la hora de intentar medir la violencia contra las mujeres y su evolución.de la violencia contra las mujeres. En este caso además hay diferentes matices. es decir. y desde lo que las mujeres responde. acercarse a las manifestaciones y magnitud aproximadas del problema. hay expresiones o dimensiones de la violencia contra las mujeres. además pasamos por un momento de preocupación particular. La forma idónea de medir la extensión violencia contra las mujeres es hacer encuestas basadas en la población. y en todo caso tener información sobre la violencia contra las mujeres no requiere de registros únicos. es medir sobre demanda de servicios. Hemos desarrollado muchas líneas de investigación con diferentes metodologías que tampoco pasan por el registro único de mujeres maltratadas. y en la gran mayoría de ellos el hecho de que la víctima no sea por casualidad una mujer los convierte en femicidios. Toda una carrera de obstáculos. el espacio debe de aceptar brindar el servicio. aunque de esto hablaré más adelante. pero si las mujeres que ellos maltratan. pero ellos no son examinados en sus comportamientos. Entendemos como femicidio la forma extrema de violencia contra las mujeres. 3.

Ya antes. este último término es el equivalente a homicidio. “Femicidio en Chile” del 2004. realiza también una investigación sobre muertes de mujeres. Con el fin de enriquecer un debate con Marcela. el de ese tipo particular de homicidios causados por la violencia específica contra las mujeres. El concepto de femicidio fue adoptado por la Red Feminista Latinoamericana y del Caribe Contra la Violencia Doméstica y Sexual en el 2001 cuando decide hacer una campaña regional contra el femicidio con el lema “Por la Vida de las Mujeres. Conocíamos el trabajo de Diana Russell y Jill Radford “Femicide. y después se realizaron otras investigaciones partiendo de este concepto. ligados a la impunidad que envuelve a estas muertes. Recojo palabras de Lagarde ante el Congreso de Guatemala: “… si hay homicidios de mujeres en los que se hace el debido proceso y se hacen todas las cosas adecuadas y se llevan los culpables a la cárcel y el Estado funciona no hay FEMINICIDIO. The Politics of Women Killing” y decimos utilizar este concepto. y esto denotaría simplemente homicidio de mujeres. Transité de femicidio a feminicidio porque en castellano femicidio es una voz homóloga a homicidio y solo significa asesinato de mujeres. Lo que creo que es común a ese proceso de definición es el peso que se le da a la impunidad. porque si bien el castellano nos ofrecía la posibilidad de emplear cualquiera de los términos femicidio o feminicidio. Ni Una Muerte Más”. Es decir estamos usando dos términos diferentes para nombrar el mismo concepto. no con ella sino con dos personas con las que trabajó muy cercanamente. quiero referirme a este término. específicamente cuando en CEFEMINA iniciamos la investigación que luego se publicaría en el 2001 con el título “Femicidio en Costa Rica. Marcela Lagarde introduce el término feminicidio con otros sentidos o énfasis. y siempre quedó inconclusa la discusión. Y en la introducción de la traducción del libro de Diana Russell y Roberta Harmes “Femicide in global perspective”. sólo hay FEMINICIDIO cuando hay impunidad”. como algunas veces se ha señalado como un concepto en evolución. Hay que señalar que desde los 90. que se nos ha quedado pendiente desde hace rato. Cuando se comienzan a visibilizar y denunciar las muertes de mujeres en Ciudad Juárez. al menos la que proporcionaban los periódicos. plantea: “… La traducción de femicide es femicidio. la forma extrema de violencia contra las mujeres. Susi Pola de República Dominicana. además de la de Costa Rica. Creo que no podemos hablar aún de un concepto de feminicidio porque tiene diferentes acepciones en los propios escritos y presentaciones de Marcela Lagarde. algunas organizaciones feministas del istmo estaban recopilando información sobre femicidio. Además. Nuestras autoras definen el femicidio 9 . y después en Ciudad de México aunque aprovechando algunos ratos libres. No sólo porque es fonéticamente más cercano al término inglés. 1990-1999”. sin tener conexión entre nosotras. Tuve la oportunidad de tener una discusión muy rica primero en Guatemala. o podría verse. traduciéndolo como femicidio. -ya que la raíz latina es femina-. Queríamos un término que pudiera expresar un concepto diferente. y emplea el término feminicidio con el mismo significado que nosotras usamos femicidio.de un concepto que hemos acuñado desde mediados de los 90 en Centroamérica.

si interpreto bien la construcción que Marcela Lagarde hace de este término. para diferenciar los términos. Feminicidio: una perspectiva global. en ocasiones. Se trata de una fractura del Estado de derecho que favorece la impunidad. se requiere que haya impunidad. pero también su carácter profundamente misógino. Cuando hablamos de femicidio estamos hablando del concepto más básico. Russell Diana y Roberta Harmes. porque no solo hemos tenido que colocar en el imaginario colectivo que la violencia contra las mujeres existe. Una vez que esto se ha aceptado. 1 10 . cuando la violencia contra las mujeres mata. quizás como feminicidio. No estamos hablando de lo mismo. Esto nos permite primero visibilizar una realidad que ha permanecido oculta. por ejemplo. Estos elementos aclaran una primera cuestión. Considero imprescindible contar teóricamente y posicionar políticamente un concepto que nos hable de cuando la violencia contra las mujeres mata. Visibilizar el femicidio es demostrar que cuando una pareja. hablar de los femicidio que se cometen con impunidad. sin ningún otro requisito más. que es grave. diciendo que no es importante. Literalmente. un padre mata a una mujer no es porque “se le ha ido la mano”. sino que en esa violencia que está ejerciendo está contenida la dinámica del asesinato. y nombrarlos de una forma diferente. y en ese sentido podría plantearse. al igual que es imprescindible plantear y posicionar el concepto de violencia contra la mujer sin más calificaciones o requisitos. Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los Feminicidios en la República Mexicana y a la Procuraduría de Justicia Vinculada. en la cual se producen la violencia sin límites y los asesinatos sin castigo. Por eso. porque se trata de un ejercicio de control sobre las mujeres que los hombres y el patriarcado han considerado que es su derecho y que por tanto les permite disponer de sus vidas. Identifico algo más que contribuye a que crímenes de este tipo se extiendan en el tiempo: es la inexistencia del Estado de derecho. un acosador sexual. Cuando hablamos de femicidio y de feminicidio no estamos utilizando dos términos diferentes para hablar de lo mismo. A partir de este concepto básico podemos calificar ciertas expresiones particulares. como el conjunto de formas de violencia que. se ha tratado de trivializarla. concluyen en asesinato e incluso en suicidios de mujeres. Mostar que mata es una forma de visibilizar que existe. Cámara de Diputados. El feminicidio es un crimen de Estado” (Lagarde en Russell y Harmes 2006. O dicho de otra manera. al menos de acuerdo a estas referencias. la forma extrema de violencia contra las mujeres.como crimen de odio contra las mujeres. Cuando hablamos de feminicidio. preferí la voz feminicidio para denominar así el conjunto de delitos de lesa humanidad que contienen los crímenes. los secuestros y las desapariciones de niñas y mujeres en un cuadro de colapso institucional. y Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM. Ciudad de México. 20)1. 2006.

en torno a la impunidad que en mi opinión es previa a cualquier femicidio y no se requiere que colapse el Estado para que esté presente. pero prefiero delimitar de momento el debate a este punto central porque creo que avanzaríamos mucho como movimiento si lográramos un acuerdo. Y de nuevo. planteé esta posible relación de términos y conceptos: Violencia contra las mujeres Homicidio de mujeres Femicidio Feminicidio (impunidad) Lo podemos visualizar de otra manera. 11 .En este sentido. cuando nos encontramos en Mexico. Lo es porque tiene implicaciones políticas de gran envergadura. ¿Qué pasa con el asesinato de una mujer. Si no tenemos el concepto de femicidio dejaremos de visibilizar muchas situaciones que tenemos interés en denunciar y dejaremos países por fuera de nuestra preocupación. Hay otros elementos teóricos que sería interesante discutir y que van más allá de este primer planteamiento. producto de lo que consideramos violencia contra las mujeres. es simple homicidio? ¿Qué pasa entonces con Costa Rica donde no se da ese colapso estatal y todos los homicidios de mujeres se investigan y en su mayoría se sancionan? En Costa Rica la clase política estaría feliz de que se dejara de hablar de femicidio y se hablara de feminicidio porque podrían decir que en Costa Rica el feminicidio no existe. que sí se investiga y sanciona. igual que fue importante hacerlo en torno a violencia contra las mujeres. invisibilizada la violencia contra las mujeres y su forma de expresión más extrema. como un proceso en que las definiciones se van acotando porque apuntan a ámbitos de mayor especificidad: Violencia contra las mujeres Femicidio Feminicidio Creo que es importante tomarnos tiempo para esclarecer conceptos en este campo.

después con las y los administradores de justicia y finalmente con las y los legisladores. y la definición política de femicidio es más amplia.4. Con esta última exclusión hemos traspasado el límite de la relación interpersonal previa o el ataque sexual. el de lo jurídico. porque hasta ahora podíamos acordar definiciones entre nosotras mismas. En este sentido. cuando la discriminación y todas las formas de control sobre las mujeres matan. y como a nivel teórico entendemos la violencia como una manifestación de la discriminación. Sobre las niveles de definición Quiero ahora hacer referencia otro aspecto relacionado con las definiciones y que creo que puede ayudar también al debate. Creo que definir “violencia contra 12 . Aquí la negociación ya introduce otras interlocuciones. con fines. es el teórico. por ejemplo de investigación. la negligencia o la coerción sexista estatal o social. Otro nivel es el operativo. las interesadas en visibilizar y contar con instrumentos apropiados. así como las mujeres asesinadas por venganza entre hombres. la mortalidad materna evitable y todas aquellas en donde el factor de riesgo es ser mujer en una sociedad que nos discrimina y subordina al poder masculino y patriarcal. estuvieron o fueron “escogidas” por las maras. Volviendo al ejemplo de Costa Rica. y el asesinato de chicas que están. se trata de definir cómo entendemos las cosas. desde mi perspectiva. el suicidio. A nivel teórico. En relación a femicidio el debate anterior se ubica en este nivel. El nivel más básico. y son los niveles o los ámbitos en que se ubican las definiciones que empleamos. como aquellos en que hay ataque o destrucción de órganos genitales o del pecho y los mensajes sexistas. Cuando entramos en el campo jurídico la negociación es primero con el marco jurídico formal en cada país. A nivel Centroamericano se está incluyendo todo asesinato con características explícitamente misóginas. Queríamos demostrar esa direccionalidad en la violencia y este tipo de asesinatos de mujeres constituían la mayoría de los femicidios y corroboraban ese planteamiento. A nivel teórico. basta pensar que mucha de la investigación médica que debería hacerse para evitar ciertas muertes de mujeres no se da porque se prioriza la investigación sobre la salud de los hombres. porque estábamos tratando de defender un proyecto de ley para penalizar la violencia contra las mujeres y queríamos fundamentar el por qué no debía ser genéricamente neutra. pero no incluimos aún. En este caso las categorías deben estar claramente delimitadas para saber qué se considera femicidio y que no. Pero hay otro nivel más. en esta segunda investigación sobre femicidio que se ha hecho se han incluido las mujeres y adolescentes asesinadas en el contexto de explotación sexual comercial. pero también con el contexto y el objetivo político que en un momento dado y en un país dado nos damos. también se trata de femicidio. también los suicidios que se producen en ese contexto y también las muertes por abortos clandestinos. femicidio implica toda muerte de mujeres por razones de violencia específica. femicidio son los asesinatos de mujeres como acto particular y culmen de relaciones violentas. la tortura y destrucción de identidad. Y es imprescindible considerarlo en forma separada porque precisamente esos límites son tan amplios que si lo planteamos todo podemos perder fuerza en los planteamientos. exparejas. El interés aquí es establecer cuáles son las ideas y los conceptos involucrados. Otro nivel es el político. trata y tráfico. y sobre todo qué nos interesa posicionar a nivel teórico para fines estratégicos. familiares y agresores sexuales. En su momento fue importante en Costa Rica visibilizar los femicidios causados por parejas. Se trata de una opción de carácter político y por tanto tiene que ver con al definición teórica. de trasformación social. El límite es muy amplio. Hoy en día nos parece imprescindible visibilizar los femicidios ocurridos en el contexto de migración. por ejemplo.

No se trata de que nos tutelen a las mujeres. aunque sea un avance. ¿Los incluye todos en su análisis? Si los incluye todos está tomando en cuenta asesinatos en los 13 . ¿Que un hombre mate a su compañera? Dirán que también ha habido mujeres que han matado a sus compañeros. y en definitiva hemos ganado.las Mujeres” en el ámbito jurídico más allá de una exposición de motivos. No podemos desprendernos de la denuncia del femicidio porque las estadísticas de homicidios de hombres son también muy altas. y a la relación entre ellas. y por tanto no toda violencia entra en esa categoría. En el nivel de investigación es imprescindible contar con una definición de femicidio y si se requiere una de feminicidio. sino de que tutelen nuestros derechos. Nos desempodera. mientras no se acepte que existen desbalances de poder incluso entre un hombre y una mujer que no se conocen. los jueces interpretarán que no hay especificidad porque siempre habrá un hombre que haya vivido eso o puede haberlo. no los suicidios ni otras posibles formas de femicidio. se puede llegar al nivel en que un sistema jurídico acepte que puede haber una ley que proteja específicamente a las mujeres. Ha decidido incluir solo los asesinatos de mujeres. pero no en cuanto al sujeto activo y esto. que son violentados en formas específicas por el hecho de ser mujeres en sociedades que nos discriminan. aún si nos mata. Porque lo que es específico de nuestros asesinatos no es la impunidad. Tampoco podemos dejar los tipos penales abiertos a toda forma de violencia de la que somos objeto las mujeres. los sistemas judiciales. según se establezca en el país. Toma un año determinado en un país determinado y consigue la información sobre asesinatos u homicidios. siempre entraña riesgos. Pongámonos en los zapatos de la investigadora. No tener la de femicidio introduce grandes riesgos de confusión. mayores que las de las mujeres y puede que en algunos países encontremos tanta impunidad en relación a los hombres como a las mujeres. no sólo para la investigación. ¿Qué ha sido asesinada una lesbiana por una pandilla de machos que la quiso castigar? Dirán que también hay travestis asesinados en circunstancias similares. Y sin duda creo que en México y otros países interesa resaltar además el elemento de impunidad. mientras se siga creyendo que las mujeres somos maltratadas solo por ciertos tipos de personas (maridos. así sean asesinos. y cómo proteger a los hombres. violadores como mucho). que es una direccionalidad de género. pero no es tan fácil que acepte únicamente la violencia que cometen los hombres o los agentes del patriarcado. En el nivel político. y en particular en el ámbito penal. ¿Qué un violador mate a una mujer? Dirán que también hay hombres violados y asesinados por los violadores. cada país debe definir cuáles son los aspectos estratégicos que le interesan posicionar políticamente. Además. las clases políticas y en general las sociedades siempre estarán buscando cómo trivializar la violencia contra las mujeres. y formular “quien… a una mujer… será castigado con…” porque ocultamos la especificidad de la violencia que vivimos como mujeres y que no se produce por ser personas sino por ser mujeres. al menos de momento. como ocurre en Costa Rica que no sea genéricamente neutra en cuanto al sujeto pasivo. porque a fin de cuentas no se acepta la direccionalidad de la violencia. mientras no se asuma el sentido profundo de Belem do Pará. sino su carácter profundo de ser derivadas de relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres. nos coloca al mismo niveles que a niñas y niños a quienes hay que proteger por ser más débiles. aunque creo que nunca podemos dejar de posicionar políticamente en forma central la muerte de mujeres como expresión extrema de la violencia específica que vivimos. Porque mientras no se acepte culturalmente que existe una violencia específica contra las mujeres. Del nivel teórico ya hablamos mucho. podemos ver aspectos interesantes cuando tomamos en cuenta la existencia de estos diferentes niveles. Regresando a las definiciones de femicidio y feminicidio. es tarea culturalmente imposible. Además. Si en un tipo penal ponemos “ quien… a una mujer… por razones de género será castigado con… ” o “por violencia de género”.

¿Cuál es el delito para quién la mató? ¿El de homicidio u homicidio calificado? Se requeriría en todo caso. Femicidio en Centroamérica Como ya saben. no específica de las mujeres. Se trata de una investigación que la entendemos como un instrumento político para la Red Feminista Centroamericana Contra la Violencia Hacia las Mujeres. Los resultados nacionales se han empezado a presentar en cada país con la idea de que se conozcan. un delito particular agravado y propio para el asesino. Ese sería el delito de femicidio. Los sistemas policiales y judiciales tienen unas enormes deficiencias para recabar y registrar información. análisis y devolución de la información. ¿Se incluirán entre los feminicidios aquellos asesinatos de mujeres causados por razones generales. la impunidad. En el delito de femicidio el sujeto pasivo es la mujer y el activo es quien la mata. pero sobre todo para trabajar colectivamente las propuestas que se plantearían para enfrentar específicamente el femicidio. y se visibilizaría la violencia contra las mujeres y su lógica mortal. pero el activo es el Estado. Estamos en la etapa de terminar de recopilar la información cuantitativa.que el hecho de que la mujer fuera la víctima es casual. entre ellos el tratamiento de la prensa. en los que haya habido impunidad? ¿Cómo justificar que no haya una denuncia y un delito similar cuando son los hombres las víctimas? Espero que estos elementos que he compartido permitan enriquecer la discusión. y así ha sido acogida por la Red desde que ésta se constituyó a fines del 2005 en Antigua. las que en cada país la Red nacional quiera hacer con fines de incidencia política. empezando por la falta de interés. De ahí se podría analizar el elemento de impunidad en esos femicidios. 5. es decir se estaría invisibilizando la violencia contra las mujeres. se encuentra en marcha una iniciativa de investigación acción “Femicidio en Centroamérica” que coordina CEFEMINA y realiza un equipo de investigadoras para UNIFEM. Si de los asesinatos de mujeres se identifican aquellos causados por violencia específica. las dinámicas al interior de las maras. si es que queremos visibilizar la violencia específica contra las mujeres que subyace a ese homicidio. como los que se producen en el contexto de robo o de ataques indiferenciados de maras. Hemos encontrado unas gigantescas dificultades para realizar esta investigación. pasando por la falta del más mínimo debate en cuanto a conceptualización de las categorías que emplean. la investigación entonces sería es sobre violencia social impune que ha cobrado víctimas fatales femeninas. y creo que esa no es la intención en este caso. En una siguiente etapa se harán algunos estudios de caso para ilustrar aspectos relevantes identificados en el análisis. solo esperamos unos datos de Guatemala para cerrar esta parte y hacer una publicación con resultados preliminares. Guatemala. registro. De 14 . y que con el debate con Marcela podamos ir cerrando una etapa en la que muchas feministas no estábamos muy claras de qué significaba cada término. Si feminicidio es un delito en que lo que se releva es la impunidad. el sujeto pasivo del delito es la mujer. y se hacían elecciones basadas en cercanías o lejanías con las posiciones o trayectorias que en otros campos teníamos quienes las planteábamos. Necesitamos tener claridad y acuerdos básicos porque hay implicaciones políticas por medio y porque nuestras energías tienen blancos muy urgentes a los que deben ser dirigidos. Si de ahí pasa a analizar la impunidad como un factor relacionado con esos asesinatos. tendríamos los femicidios. y si se considera pertinente. Y si no tenemos el delito de femicidio y sólo el de feminicidio. y terminando por la inoperancia casi generalizada para construir instrumentos de recolección. En el nivel jurídico aparecen otros matices interesantes. se publicará el informe y se harán presentaciones públicas. nombrarlos como feminicidio o visibilizar esa realidad.

Y estudiar el femicidio requiere de cierto grado de precisión en la información. quiero presentar una gráfica de cómo están evolucionando los homicidios de mujeres en el istmo. hemos señalado que sus estadísticas no son correctas. dado que se sienten señalados y amenazados. sino de exigirles que hagan lo que tienen que hacer. Se basa en datos preliminares de la investigación y aquí ya se han revisado las cifras oficiales en algunos casos. la reacción fue violenta. cuando en un país como Costa Rica. Y cuando utilizan categorías como “crimen pasional” contribuyen a la revictimización de las mujeres. Y hay que decir que este proceso no empezó. que se les han “perdido” mujeres y femicidios. Por el contrario. en particular para conocer la relación entre el asesino y la mujer o conocer las circunstancias en que ocurrió el asesinato. Una vez compartida parte de esta complicada experiencia. CEFEMINA-UNIFEM Como puede observarse. mientras que Nicaragua y Costa Rica mantienen sus niveles más o menos estables. que en todo caso no abunda. y esto pasa también por revisar la forma en que conciben.manera que aún con la mejor disposición de las autoridades. tres países viven escaladas de homicidios de mujeres. porque sus deficiencias contribuyen a la invisibilización de la violencia contra las mujeres. Esto plantea el reto de explicar por qué se dan estas escaladas. registran y analizan las muertes violentas de mujeres. la labor es ardua y frustrante. ni mucho menos. se han dado aperturas y avances en este campo. 15 . Guatemala. Y es lógico. Las recomendaciones sobre lo que debe cambiar en esas instancias es básica. como una luna de miel con las instancias estatales. a no ser que aceptemos prime facie y sin un análisis crítico la información que estas instituciones nos suministran. Lo hemos visto más claramente en Guatemala y Costa Rica. que se precia de tener un Estado que funciona a la perfección. Pero no se trata de quedar bien con ellas. Hubo intentos de descalificar la investigación y de justificar a la correspondiente institución. Homicidios de mujeres por país Centroamérica 2000-2005 700 600 500 Guatemala 400 El Salvador Honduras 300 Nicaragua 200 Costa Rica 100 0 2000 2001 2002 2003 2004 2005 Fuente: Femicidio en Centroamérica. El Salvador y Honduras. Sin esta información no es posible conocer si se trata o no de un femicidio. Es interesante que la presión de las feministas que hemos logrado posicionar las investigaciones sobre femicidio.

sino en la falta de voluntad política. Tomando como referencia el año 2003. lo que creo que debe interpretarse como que el trabajo que se ha realizado está dando resultado. pero no a atacar lo 16 . sin embargo. 6. las relaciones desiguales de poder entre géneros. no aceptan la definición de violencia contra las mujeres de Belem do Pará. Es decir hay que responder la pregunta ¿hay también una escalada de femicidios?. conocer mejor sus derechos. pero si se consideran únicamente aquellos en los que se tiene suficiente información para determinar si son o no femicidios. sentir que tienen derecho a reclamarlos y disfrutarlos. o si son producto de los niveles crecientes de violencia mortal que se viven en al región. Le está permitiendo a las mujeres costarricenses tener más información. No aceptan normas ni políticas públicas específicas. En Costa Rica aumenta la tasa de femicidios de migrantes y tengo la hipótesis de que baja la de mujeres costarricense. Existe. hombres que pueden ser más efectivos amenazándolas y chantajeándolas. a los que las mujeres deben acudir para salvar sus vidas porque no hay una ley efectiva ni cuerpos policiales que las protejan. el 60% en Nicaragua. No aceptan la especificidad de la violencia contra las mujeres. los Estados han demostrado estar dispuestos a desarrollar algunas acciones periféricas al problema. pero no su sentido real. el grupo Guatemalteco de Mujeres identifica 416. y colocadas en posiciones de desbalance de poder con los hombres aún mayores. Esa falta de voluntad política hace que se mantenga una gran deuda de los Estados con las mujeres. como ya se mencionó una gran dificultad para obtener en algunos países la información suficiente que permita identificar cuáles homicidios de mujeres son femicidios y cuáles no. lo que remite inmediatamente a la impunidad. Es decir en un 88% de estas muertes se desconoce lo suficiente para saber qué ocurrió y por tanto para hacer justicia. 49 fueron femicidios. y algunos años más de acciones estatales en campos relacionados con la violencia contra las mujeres. más del 40% en términos globales.Plantea el reto también de investigar y explicar si estas escaladas responden a dinámicas propias. Esta es una historia común en todo el continente latinoamericano y en particular en el istmo. Y esto tiene que ver con la negativa de las autoridades a investigar y su falta de interés por llegar a procesar a alguna persona. aunque estos hacen falta. y contar con mejores recursos de apoyo y respuestas estatales. Ahora bien. sólo de violencia intrafamiliar y se resisten a acciones que no sean genéricamente neutras. y de estos sólo se pudo tener suficiente información de 76. estos últimos constituyen el 78% en El Salvador. Después de más de una década de Belem do Pará. El hecho de que Costa Rica o Nicaragua aun escapen es una señal de que no es inevitable. pero lo son también los albergues. lo que no opera igual para las mujeres migrantes. el 72% en Costa Rica. Los Estados han aceptado formalmente la Convención de Belem do Pará. El mayor obstáculo para detener el femicidio o confrontar la violencia contra las mujeres no reside en la falta de recursos. el 98% en Honduras. Los femicidios son una muestra palpable de esta realidad. de los cuales. en Centroamérica se dieron 877 homicidios de mujeres de los cuales 369 pudieron ser identificados como femicidios. en un país como Guatemala donde en el 2003 la Policía Nacional Civil reporta 383 asesinatos de mujeres. y el 64% en Guatemala. con menor acceso a información y recursos. Nuestros Estados son incapaces de garantizarnos la seguridad y la justicia a las mujeres. Sobre las respuestas estatales y la resistencia de las mujeres No creo que debamos asumir que la escalada de femicidios en Centroamérica es imparable.

como inevitables mientras no se erradique la violencia contra las mujeres. como Guatemala. Pero esta es la lógica esperable. En ocasiones se le da asesoría legal gratis a los agresores en procesos que no son penales. argumentando el derecho a la defensa. y esto no siempre se logra. que lso agresores están usando cada vez más en contra de las mismas mujeres que maltratan. Cuanto más generales sean 17 . Y que hay una diferencia entre tener que solicitar el divorcio como única alternativa para sacar a un compañero agresor de la casa. Igualmente hemos forzado a los sistemas judiciales a aceptar que antes que el derecho sobre propiedad privada está la integridad personal de las mujeres. Ya mencioné lo que implica tener leyes genéricamente neutras. Porque aunque las leyes sean genéricamente neutras hay que constatar que miles de mujeres han logrado utilizarlas como un instrumento a su favor para salir de relaciones violentas. Si algo hemos demostrado como movimiento feminista latinoamericano en nuestro empeño en erradicar la violencia contra las mujeres es que no queremos conformarnos con los límites que en cada ocasión han intentado poner a nuestras denuncias y exigencias. Quiero insistir en que es importante definir. Esto lo denunciamos en el balance que hizo la CIM de este instrumento en el 2001. A pesar de que en algunos. Pero también lo son las amenazas. y salvo excepciones. Ninguna conquista es definitiva y todos los logros son terrenos en disputa. Además no hay preocupación social ni instrumentos formales para enfrentar la violencia que vivimos las mujeres en otros ámbitos. se lleva años tratando de aprobar una ley específica. donde logran mayor eficacia es en lo que se relaciona con la atención de personas afectadas por la violencia. la violencia contra las mujeres.fundamental y que está bajo su exclusiva competencia. y no aportemos nada específico frente a estas expresiones extremas. El acoso sexual sigue siendo un tema tabú en muchos países. No quiero seguir enumerando como las conquistas que hemos logrado han ido siendo recicladas a beneficio del orden patriarcal. Y en ese sentido. no se logra involucrar realmente a la policía y lograr una intervención eficiente es aún más difícil. Un análisis de las respuestas estatales en esta zona del continente muestra grandes similitudes a pesar de la diversidad de contextos nacionales. porque si hay algo que justifique la existencia de un Estado es precisamente el garantizar la justicia y la seguridad a las personas. Estos Planes. No tendría sentido porque hemos dicho que la mayoría de estas muertes son anunciadas y evitables. pues es la única manera de poder abordarlo en forma eficiente. en particular la separación entre lo público y lo privado a la hora de que el Estado asuma responsabilidades para defender los Derechos Humanos de las personas. Se han elaborado Planes Nacionales orientados a la violencia intrafamiliar. a la hora de demandar acciones al Estado pensar en aquellas que son específicas del femicidio. Hay presiones gigantescas para que los escasos recursos de que se dispone sean usados también para trabajar con agresores. y en algunos países se obliga a las funcionarias que atienden mujeres maltratadas a atender también a los agresores. y en particular esta escalada que estamos viviendo en la región mesoamericana. Hemos trastocado muchos órdenes que parecían inmutables. o poder solicitar medidas de protección. No tendría sentido porque sería lo mismo que condenarnos a aceptar los femicidios. o socio menor que entra por la puerta de atrás. identificar y conocer bien el femicidio así como sus dinámicas. y esto sigue siendo cierto. No hay protección real frente a las mujeres porque se ha desvirtuado Belem do Pará al no aceptar e incorporar la definición de violencia contra las mujeres que tiene esta Convención. Generalmente se coloca en el mismo plano a las mujeres maltratadas que a los agresores. porque no tendría sentido que nuestras propuestas sean las mismas que tenemos para enfrentar la violencia contra las mujeres en general. en los que ocasionalmente logramos introducir como socio.

entre ellos. prisión preventiva. En este sentido se recomienda:  Elaborar y difundir informes anuales sobre la incidencia y el impacto del femicidio. Ana y Montserrat Sagot. 18 . desarrollar redes de apoyo. que permitan un mejor conocimiento de las dinámicas y circunstancias que rodean a los femicidios. no sólo en los más graves. eso sí. planificar acciones. Femicidio en Costa Rica 1990-1999. especialmente cualitativas. INAMU-OPS. detención de los agresores que incumplen las medidas de protección. para lo que se requeriría registrar en forma adecuada y continua los homicidios de mujeres (en particular las relaciones víctima-victimario y circunstancias de la muerte) y centralizar la información generada por las diferentes instituciones involucradas.  Desarrollar mecanismos accesibles y efectivos de denuncia y sanción de funcionarios y funcionarias que incumplen su cometido o maltratan a las mujeres que acuden a los servicios en busca de protección.  Divulgar en campañas públicas y en actividades con las mujeres el riesgo involucrado en las relaciones de violencia cotidiana y la necesidad de protegerse (analizar letalidad de las agresiones. Capacitar en este sentido a funcionarios.  Desarrollar mecanismos expeditos judiciales. que permitan un mejor conocimiento del problema y que permitan dirigir mejor las acciones de prevención y atención del femicidio. así como de los recursos de que disponen las mujeres y la sociedad para confrontar este riesgo.). funcionarias y organizaciones de la sociedad civil y organizaciones religiosas para que puedan asumir responsabilidades frente a la gravedad de las situaciones y brindar el mejor apoyo. 2001.  Desarrollar otras investigaciones.nuestras recomendaciones mejor van a ser aceptadas. policiales y administrativos para controlar a los agresores y proteger a las mujeres. etc. San José. En este sentido se recomienda: 2  Aprobar legislación que permita sancionar en forma real la violencia contra las mujeres en todos los niveles de agresividad. El segundo gran reto se relaciona con la necesidad de romper el ciclo de la impunidad de la violencia cotidiana y sustituirlo por uno de protección eficaz. Costa Rica. Carcedo. rondas policiales en las zonas donde acechan los agresores. eliminar excarcelación de los que han atentado contra la vida de alguna mujer. Recuerdo algunas de las recomendaciones que se plantearon el la investigación Femicidio en Costa Rica 1990-19992 y que van encaminados enfrentar tipos de retos: El primero de estos retos está relacionado con el desarrollo en nuestra sociedad de la capacidad de aceptar y asumir la gravedad y especificidad de la violencia de género contra las mujeres. porque se pueden quedar en el discurso sin comprometer las voluntades políticas.

Una trasformación. religiosas. sino a recordar cuál es nuestro papel como movimiento feminista en esta lucha por erradicar la violencia contra las mujeres. Finalmente. en particular reflexionar sobre los principios de unidad familiar.  Eliminar prácticas en las que se limita el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia. para la atención de las mujeres maltratadas. Dijimos en el Tercer Encuentro Centroamericano sobre Violencia Contra las Mujeres realizado a fines del 2002 en San José. reafirmamos en ese momento. que. un reto que atraviesa todo el actuar institucional y social se relaciona con la necesidad de colocar en el centro de las concepciones y prácticas de las personas y las instituciones el Derecho Humano de las mujeres a vivir libres de violencia.  Revisar el cumplimiento de los compromisos asumidos por el Estado al ratificar la Convención de Belém do Pará para impulsar su total cumplimiento. y de la indisolubilidad del matrimonio. No quiero terminar haciendo este llamado a mejorar la política pública. Sin embargo. sólo podemos entenderla como radical. porque apunta a las bases mismas de nuestra sociedad. creo yo. especialmente en los policiales y judiciales.  Impulsar en las comunidades mecanismos de respuesta rápida y protección inmediata. negociable o postergable la garantía del derecho de las mujeres a vivir libre de violencia. El tercer gran reto tiene que ver con desarrollar a nivel institucional y social la capacidad de prepararse y enfrentar los riesgos de agresiones fatales. En este sentido se recomienda:  Revisar desde las diferentes profesiones e instituciones las concepciones profesionales. que para nosotras la política pública no es un fin. que cumplíamos más de una década de liderar un movimiento que ha obligado a los Estados a colocar en sus agendas políticas la violencia contra las mujeres. algunas concepciones acerca del interés superior del niño y la niña. Costa Rica. así como asignar recursos suficientes para cumplir a cabalidad con las tareas de protección y justicia. Establecer prioridad en los organismos estatales.  Ofrecer a las familias servicio legal gratuito que les permita constituirse en querellantes cuando hay agresiones graves o cuando ocurre un femicidio. sino un medio para lograr una trasformación social que logre la erradicación de la violencia contra las mujeres y por tanto de la discriminación y la subordinación femenina. y lo seguimos haciendo. 19 . lo que sin duda es necesario. como la conciliación y otras que derivan de la conveniencia institucional o administrativa o de las creencias de las y los funcionarios. En este sentido se recomienda:  Desarrollar en las instituciones protocolos de intervención según niveles de peligrosidad de las situaciones. y que a la hora de obligarlos a responder se pueden contar numerosos logros. ideológicas o de otro tipo que consideran incompatible.