You are on page 1of 2

AGUA EN LAS EXCAVACIONES

Cuando una excavación llega al nivel freático del terreno, puede no ser evidente de
inmediato que se ha llegado a él; sin embargo, las excavadoras o los equipos de
construcción o carga, sobre ruedas, al fondo de la excavación, pueden encontrarse
con problemas de baches, ondulaciones y fallas del suelo. En algunos casos, puede
parecer que los equipos de construcción corren el peligro de hundirse, hasta
perderse de vista, si se prosiguen las excavaciones. A veces, al retirar los equipos
de las excavaciones, el agua se filtrará a través de la superficie, provocando un
levantamiento del terreno. El agua parece “hervir” al salir del terreno, formando
pequeños conos que parecen volcanes.

El método más común para desagua una excavación consiste en construir uno o
varios cárcamos al fondo de la excavación. Con frecuencia, los cárcamos se sitúan
fuera de los límites del edificio. Tal vez sea necesario excavar fosas (zanjas
perimetrales) en torno al perímetro de la excavación, para conducir el agua hasta
los cárcamos. Cuando el agua llega a los cárcamos, se elimina por medio de
bombas, que deben estar diseñadas con ese fin. Con frecuencia se utilizan bombas
eléctricas sumergibles Flyght. Otros métodos pueden incluir coladeras, pozos,
cubiertas de grava y drenajes franceses.

Para el almacenamiento de aceites, productos petroleros y otros líquidos se colocan
grandes depósitos bajo tierra. Con frecuencia esos depósitos se sitúan en zonas de
gran humedad, que requieren desagües. En esos casos, puede proseguirse el
desagüe hasta poder efectuar en seco el relleno de la excavación.
Ha habido casos en que los tanques se han salido del terreno al ejecutarse el
relleno. En muchos de esos casos, se utilizaron chorros de agua como medio para
compactar la tierra de relleno. En otros casos, durante la colocación del depósito se
hizo descender el nivel del agua por medio de bombeo, dejando que volviera a la
excavación cuando se efectuaba el relleno. Si el agua regresa a su nivel anterior,
hará que el depósito se levante o flote. Si el proceso de relleno no se ha completado
todavía, se necesitarán cantidades de material de relleno sobre los depósitos o un
buen anclaje, para evitar que los depósitos se eleven y se salgan del terreno cuando
se vacíen.