You are on page 1of 4

"Año de la Consolidación del mar de Grau”

Universidad Nacional de Piura

"Año de la Consolidación del mar de Grau” Universidad Nacional de Piura Facultad de Ingeniería Industrial

Facultad de Ingeniería Industrial Escuela profesional de Ingeniería Industrial

Docente:

Curso:

Ing. Huacchillo

Instrumentación Industrial

Alumna:

Giulianna Vidal Riva Piura-Perú

2016

Introducción

Válvulas: dispositivo mecánico para controlar, retener, regular, o dar paso a cualquier fluido entubado.

En la selección de la válvula se requiere de los siguientes datos:

Tipo de fluido, material, presión, tipo de unión, temperatura, diámetro, etc.

La válvula solenoide es el componente que se utiliza más a menudo para controlar el

flujo de refrigerante. Esta válvula posee una bobina magnética que, cuando tiene corriente, levanta el émbolo de su interior. Estas válvulas pueden ser del tipo normalmente abierto o normalmente cerrado. La primera no abre hasta que recibe corriente, y la de tipo normalmente abierto se halla siempre así, y no cierra hasta que llega corriente a la misma.

VALVULA SOLENOIDE

La válvula solenoide o electroválvula es un dispositivo para controlar el flujo de un fluido a su paso por una tubería .Consiste en dos partes básicas, el solenoide y la válvula.

El solenoide es una bobina que convierte la energía eléctrica en energía mecánica para accionar, normalmente, la válvula desde la posición cerrada a la abierta, es decir , en ausencia de alimentación eléctrica la válvula está cerrada mediante un muelle y al excitar el solenoide, se abre (acción directa) por atracción del embolo unido al obturador.

La válvula también puede ser normalmente abierta (acción inversa), es decir que pasa a la posición de abierta, mediante un muelle, ante el fallo de la alimentación eléctrica. Para una máxima seguridad, la válvula de solenoide está continuamente excitada, de este modo, si falla la corriente, la válvula de control pasa a la posición de seguridad.

La bobina puede accionar directamente la válvula o bien puede hacerlo a través de una válvula piloto secundaria, en cuyo caso, la energía necesaria la suministra la presión del propio fluido.

En instalaciones donde la seguridad es primordial, por ejemplo, en calderas de vapor, la válvula es de reajuste manual, lo que significa que una vez ha disparado por fallo en cualquiera de las variables de seguridad (presión del gas, fallo de llama, nivel bajo, etc.) queda enclavada en la posición de seguridad, y el operario de ir personalmente a la válvula solenoide y accionar una palanca para abrirla (o cerrarla). De este modo, se previene el arranque inadvertido del proceso. La norma DIN-ISO 1219 indica la simbología de las válvulas distribuidoras.

La válvula puede ser de dos o tres vías. Una aplicación típica de la válvula de solenoide de tres vías es el enclavamiento de la válvula de control en una posición que suele ser la correspondiente a fallo de aire. En esta maniobra, la excitación de la bobina de válvula de solenoide comunica la vía de cámara del servomotor con la vía conectada a la atmosfera (vía C con la vía E), con lo que la válvula de control pierde aire y pasa a la posición sin aire abre o sin aire cierra (según su acción); la cámara puede también comunicarse con aire a presión (vía E a la vía C), pasando así la válvula a la posición inversa de con aire abre o con aire cierra.

Asimismo la válvula de solenoide puede estar conectada a un manorreductor y, de este modo, la válvula de control puede accionarse manualmente independientemente del controlador.

En instalaciones donde la seguridad es primordial, por ejemplo, en calderas de vapor, la válvula es

Características y funcionamiento

Los solenoides son muy útiles para realizar acciones a distancia sobre válvulas de control de gas y fluidos. Un solenoide es una bobina de material conductor cuyo funcionamiento se basa en campos electromagnéticos. Al pasar una corriente eléctrica a través de la bobina, se genera un campo electromagnético de cierta intensidad en el interior. Un émbolo fabricado de metal ferroso es atraído por la fuerza magnética hacia el centro de la bobina, lo que proporciona el movimiento necesario para accionar la válvula. La válvula se puede abrir o cerrar, no hay término medio, por lo que no se puede utilizar este sistema para regulación de flujos.

Una vez que se activa el solenoide, la válvula se mantendrá abierta o cerrada, dependiendo del diseño, hasta que se corte la corriente eléctrica y desparezca el campo electromagnético del solenoide. En este momento, un muelle o resorte empuja el émbolo de nuevo hacia su posición original cambiando el estado de la válvula. El hecho de que no se necesite manipulación física directa hace que las válvulas solenoides sean la mejor

solución para controlar la entrada o salida de fluidos y gases en sitios de difícil acceso o dónde el entorno puede ser peligroso, como en sitios a altas temperaturas o con productos químicos peligrosos. Además, las bobinas del solenoide se puede cubrir con material ignífugo para hacerlas más seguras para ambientes peligrosos.

Una válvula de solenoide eléctrico sólo puede funcionar como dispositivo on/of y no puede ser utilizado para abrir o cerrar la válvula gradualmente en aplicaciones dónde se requiera una regulación más precisa del flujo.

Construcción

Las válvulas de solenoide son unidades de control, que cuando se energizan o desenergizan, cortan o permiten el paso de un fluido. El actuador trabaja con un accionamiento electromecánico. Cuando se aplica energía una armadura pivota contra la acción de un resorte, y al desaparecer la energía vuelve a su posición original.

Operación de válvula

De acuerdo al modo de actuación, pueden distinguirse entre válvulas pilotadas internamente o externamente. Una característica distintiva es el número de puertos de conexión o el número de trayectorias o vías del flujo