You are on page 1of 14

EL SABER Y SABOR

EN LA MESA, CON KANT

SABOR Y SABER
INVITADOS A LA MESA DE KANT. ¿TODO ESTA PERMITIDO?
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
norojor@cablenet.com.ar

01. INGRESAMOS A LA CASA DE KANT:
Es la casa en KÖNIGSBERG que había comprado en 1783, que habitó hasta su muerte y que
desapareció el año 1893. Habilitó una sala donde solía ser diariamente visitado por algunos
convidados para compartir la mesa y las conversaciones. No lo hizo toda la vida, sino cuando pudo
disponer de comodidades en su propia casa, incorporándolo a su rutina cotidiana.
“Cumplidos los cuarenta, sin haber salido nunca de su ciudad natal, soltero y aquejado de una
hipocondría justificada por un buen muestrario de dolores, Kant se autoimpuso una rutina
estricta que seguiría los siguientes cuarenta años (las cuatro décadas que acogen el grueso de su
obra filosófica). LAMPE, su criado, le despertaba invariablemente a las cinco de la mañana.
Tomaba un té y fumaba una pipa, la única del día. Leía y preparaba las lecciones hasta las siete,
recibía a sus alumnos y después de la clase volvía al estudio para trabajar hasta el mediodía. Se
vestía entonces de manera formal y realizaba su única comida del día acompañado de un grupo
cuidadosamente escogido de invitados que nunca superaba en número a las Musas, nueve, ni
era inferior a las Gracias, tres. El alegre almuerzo y la conversación subsiguiente constituían su
principal acto social y se prolongaban hasta la hora del paseo, que realizaba solo, contando los
pasos y respirando por la nariz. La caminata le llevaba hasta la casa de su amigo JOSEPH GREEN,
con el que pasaba la tarde hasta las siete en punto, momento en el que realizaba el legendario
paseo vespertino de vuelta a casa, que servía para poner en hora los relojes. Leía hasta las diez y
se dormía, tras un protocolo de relajación de un cuarto de hora en el que procuraba dejar la
mente en blanco para evitar que los sueños entorpecieran su descanso nocturno.” (BERCEDO
IVAN - MESTRE JORGE, 2008).1

1

Las biografías de KANT suelen están deformadas por el propio entorno testimonial del filósofo. La mecanización
de los usos del día en la vida de Kant porque se convirtió inmediatamente en un tema literario: De hecho, los
detalles de su ejemplar puntualidad se confunden con una OBRA TEATRAL de la época, EL HOMBRE DEL RELOJ, del
autor satírico VON HIPPEL, alcalde de Königsberg, amigo de Kant y figura rescatada actualmente por el feminismo,
que muy probablemente se inspiró en GREEN y no en KANT para su personaje cronométrico, por lo que la historia
habría provocado una transferencia de caracteres entre los dos amigos: el anónimo y el famoso. Si las matronas de
Königsberg ponían en hora el reloj al ver pasar a Kant, era porque Green le invitaba a abandonar su casa con una
puntualidad escrupulosa. Luis XIV, el Rey Sol, un siglo antes, también ritualiza rutinas, paseos y necesidades
fisiológicas, en la medida que concentra el poder y convierte a la aristocracia en los actores de una comedia banal.
(BERCEDO IVAN - MESTRE JORGE, 2008. Revista Ñ).

1

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

02. HAY UN CARTEL EN LETRAS GOTICAS EN LA SALA DE ENTRADA:
“La ligera paloma, que siente la resistencia del aire que surca al volar libremente, podría imaginarse
que volaría mucho mejor aún en un espacio vacío. No se da cuenta de que, con todos sus esfuerzos,
no avanzaría nada, ya que no tendría punto de apoyo, por así decirlo, no tendría base donde
sostenerse y donde aplicar sus fuerzas para hacer mover el entendimiento y al obrar”. Ya lo
entenderemos.
La casa no es lujosa pero tiene el orden y la presentación de su dueño, que recién la pudo adquirir
después de haber sido por años, PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD (a los 45 años, después de haber
sido durante 15 años, PRECEPTOR o acompañante pedagógico, trabajando para tres familias, y
haber trabajado en cargos menores). Había logrado el doctorado en 1755, pero conseguir las
CATEDRAS no sólo dependía del curriculum, sino también de las “circunstancias” y de los
acomodos. Trabajó más de 30 años como profesor y fue en tres oportunidades RECTOR de la
universidad.

03. SABOR Y SABER EN TIEMPOS DE KANT.
COSTUMBRES Y CENAS DEL SIGLO XVIII. RACIONALIDAD DEL PROGRAMA DE COMIDA. CUBIERTOS Y
PLATOS DEL SIGLO XVIII. Estamos sentados en la mesa con KANT. Somos uno de sus nueve
comensales. Hemos sido invitados y hemos viajado a la ciudad de KÖNIGSBERG.2 Ya nos han dicho
que KANT era muy cuidadoso al invitar y mantenía casi siempre el fuego de la conversación. Podía
hablar y ser consultado sobre cualquier asunto. Siempre había interpretado el momento de la
comida como un encuentro social. Por años almorzó en el comedor de un Hotel, compartiendo con
quienes frecuentaban el lugar. Posteriormente organizó las cenas para compartir con amigos: le
gustaban el refinamiento, sin lujos.3

04. KANT PRESIDE.
SUS INVITADOS: RUSSEAU, HUME, WOOLF. UN CURIOSO INVITADO. DONATIEN ALPHONSE
FRANÇOIS DE SADE. OTRO RARO PERSONAJES QUE PARECE VENIDO DE OTRO SIGLO: LAKANT. Y EL
MUSICO AUSTRÍACO HAYDN. Y ESTAMOS NOSOTROS. UNA MUJER EN LA MESA
ROUSSEAU ha viajado desde PARIS. HUME lo ha hecho desde LONDRES: ambos eran conocidos y
apreciados por KANT. WOOLF era un profesor alemán y el MARQUÉS venía de Francia, después de
haber pasado mucho tiempo en la cárcel. Nada sabemos de LAKANT, ni de los otros dos invitados
que saludamos, pero sin conocer mayores detalles.
2

KÖNIGSBERG (originalmente en PRUSIA) hoy no existe. En su lugar hay una ciudad que se llama KALININGRADO,
región rusa entre Lituania y Polonia. Los bombardeos aliados y las tropas soviéticas arrasaron la pequeña capital
cultural prusiana, que ya había sido masacrada por el odio nazi en la noche de los cristales rotos del 9 de
noviembre de 1938. La ciudad antigua estaba bañada por el río PREGEL, que rodeaba con sus brazos a la isla
KNEIPHOF, dividiendo el terreno en cuatro regiones distintas, las que entonces estaban unidas mediante siete
puentes (Puente del herrero, Puente conector, Puente verde, Puente del mercado, Puente de madera, Puente alto
y Puente de la miel).Los SIETE PUENTES que las conectaban inspiraron a EULER (1736), cuando Kant todavía era
joven, el famoso problema origen de la teoría de grafos (¿puede alguien cruzar por todos los puentes de
Königsberg y volver al punto de partida sin pasar dos veces por el mismo puente?). En la actualidad, las dos islas
están prácticamente vacías. Las antiguas calles y edificios han desaparecido, por lo que la catedral, que sí fue
reconstruida, está en medio de un parque desolado por el que cruza una autopista. La ciudad de Kaliningrado, con
sus bloques multi-residenciales de inspiración soviética, empieza donde termina el vacío dejado por KÖNIGSBERG.
En este territorio fantasma engullido por la implosión de la razón, el fotógrafo JOACHIM KOESTER ha rastreado la
huella de los paseos de Kant en su serie fotográfica THE KANT WALKS (2005).

2

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

La presencia de la mujer era muy extraña: la mujer es solamente el sueño del hombre y no tiene
existencia. Fue soltero por elección y rechazó todos los intentos de matrimonio: admiraba a las
bellas mujeres, pero no consideraba oportuno que se metieran en su vida y en sus asuntos. Suponía
que no había ningún beneficio en relacionarse con ellas. Compartió con damas de su tiempo los
almuerzos del hotel, pero no fueron invitadas a las cenas que organizaba. Seguramente el tema de
una manera o de otra volverá a aparecer, tratándose del obrar moral.

05. LA MESA ESTA SERVIDA
VAN LLEGANDO TODAS LAS FUENTES Y BANDEJAS SERVIDAS, SE IMPONE EL SISTEMA FRANCES Y
PORQUE AUN NO SE HA INSTALADO EL SISTEMA RUSO.4 ¿Qué hay en la mesa? Diversos tipos de
SOPAS que humean. Fuentes con AVES debidamente presentadas con guarniciones. Y sobre todo
PESCADOS, especialmente bacalao o pescados de los mares fríos. No hay carnes rojas, ni pastas.
Son variadas las salsas y los vegetales que acompañan, especialmente las papas en diversas
presentaciones. Numerosos postres. Hay mucho SABOR para acompañar el SABER y rápidamente
los invitados se van sirviendo.

06. VINOS Y BEBIDAS DE PRUSIA Y DE FRANCIA.
Hay botellones y jarras conteniendo diversos vinos: la mayoría son de la REGION DE WURTEMBERG.
Los varietales blancos son RIESLING. Los varietales tintos son TROLLINGER. Los invitados han traído
el suyo: un tinto MÉDOC, un vino francés que acompaña las comidas, suelta la lengua y pone andar
el pensamiento. Las copas con agua acompañan a cada comensal.

07. KANT RECUERDA
LA COMIDA ES UN HECHO SUBLIME, QUE SE ASOCIA CON LOS ESTETICO. SABE DE SU FUGACIDAD
DE LOS PLATOS SERVIDOS, DISPUESTOS PARA EL CONSUMO. KANT prefiere las sociedades “de la
mesa” (y no tanto las fiestas que combinan la música, el baile y los juegos), sociedades que se han
formado para celebrar periódicamente “una buena comida en buena compañía” y la razón es que
en ellas se fomenta la humanidad de manera efectiva. Es clave la buena conversación. Claro que no
es cualquier banquete o festín lo que KANT tiene en mente. Sus modelos ideales de sociedad los
describe, más bien, como “una mesa rodeada de hombres de gusto, unidos tan sólo por el [gusto]
estético”. Según esto, las sociedades virtuosas están restringidas tanto en el número y el sexo de
los invitados, como por la clase de las viandas y de los temas que han de nutrirlas.
Y hay como un ritual que tiene sus propias normas:
(1) EVITAR ANTE TODO EL SILENCIO, como si se tratara de la muerte misma del encuentro: no los
compases de espera, sino el silencio persistente, en cuanto representa el estado de
insociabilidad y desconfianza mutua.
(2) Evitar las DISCUSIONES, es decir, evitar que surja o que perdure un espíritu de contradicción,
pues en materia de conversación, la contradicción representa la guerra.

4

ALEXANDRE BALTHASSAR GRIMOD DE LA REYNIÉRE (1758 – 1838) fue abogado periodista y escritor culinario
francés que adquirió notoriedad durante el gobierno de NAPOLEON BONAPARTE. Es un gastrónomo apasionado
que sabe combinar la voluptuosidad con las descripciones culinarias de un gourmet. Es el que impone doble forma
de organizar LOS SERVICIOS DE COMIDA en los lugares sociales habilitados: a la TRADICION FRANCESA que
presentaba todos los platos juntos: fríos y calientes, dulces y salados, le sumó la TRADICION RUSA que tenía la
particularidad del servicio plato a plato, con el cambio de platos y cubiertos con cada nuevo plato.

3

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

(3) Procurar que la experiencia signifique para todos los participantes UN PROGRESO CULTURAL; y
eso ocurrirá siempre que puedan reconstruir el diálogo, cuando posteriormente recapitulen,
conforme a algún “hilo conductor”.
(4) Procurar que la materia temática de la conversación sea tal que INTERESE A TODOS POR
IGUAL, y dé a cada uno la ocasión de contribuir con algo propio.
(5) Procurar que, cuando la discusión se torne seria cada uno mantenga sus propias emociones
cuidadosamente disciplinadas, y use cada uno con todos un “tono” de “recíproco respeto y
benevolencia”.
(6) No es el lugar para hablar de filosofía, aunque siempre se pueden hacer algunas excepciones.5
Es curioso, pero en toda la vida de KANT se respira el espíritu de la época, también sus costumbres
personales y sociales. Hay un lugar de trabajo, de esfuerzo, de aprovechamiento del tiempo, de uso
moderno de las capacidades, y ese lugar es el estudio, la clausura y el encierro privado. Y hay un
tiempo para el relax y la conversación sin compromisos. La revolución burguesa del espacio sabe
distinguir el espacio de lo público, con sus libertades, del autoritarismo del espacio privado. En los
almuerzos sociales de KANT, a diferencia de las caminatas y del banquete socrático, no está bien
visto hablar de filosofía. Esta noche, con estos invitados, se trata de una excepción. La conversación
debe ser obligatoriamente ligera, mientras que la filosofía se repliega al espacio individual de la
lectura y la escritura. Los pensamientos pueden pensarse y escribirse, pero son casi siempre
silenciosos. El saber no es una producción colectiva y socializada, sino el resultado de un esfuerzo
individual, personal, fruto del trabajo y la voluntad, base de la concepción burguesa y moderna del
progreso y la civilización. No se trata de someter a debate lo que se produce, sino de mostrar,
exhibir y ofrecer el resultado final, el producto, la obra. El mismo uso de OBRA denota algo análogo
a otras producciones humanas. Lo intelectual se asimila a otras producciones culturales, porque
responden al mismo paradigma.
Para KANT estos goces son legítimos y así lo expresa en sus LECCIONES DE ETICA (sus cursos en la
Universidad):
“Tanto en lo concerniente a la voluptuosidad como en lo referente al sibaritismo hemos de observar
la regla (estoica) del substine y abstine. Tenemos que hacernos independientes de ambos, pues
cuanto más depende el ser humano de la voluptuosidad y del sibaritismo tanto menos libre es y
tanto más cerca está del vicio. Sin embargo, tampoco debemos privarnos esclavizadoramente de
todas las diversiones placenteras, sino disfrutarlas siempre de forma que podamos prescindir de
ellas. El hombre que no falta sus deberes ni a los de los otros puede disfrutar de tantos placeres
como pueda y quiera”.

08. ESCUCHEMOS AL MAESTRO:
HA TENIDO UNA NOCHE COMPLICADA. AL REGRESAR DE LA UNIVERSIDAD HA ESCRITO TODO EL DIA
SOBRE EL OBRAR MORAL. KANT quiere compartir y explicar sus nuevos escritos a sus amigos: se
trata de una verdadera REVOLUCIÓN EN LA MORAL. Es una de las razones de la cena: quiere
nuestras opiniones y preguntas. Es una primera versión de lo que ha pensado en la noche anterior,
un borrador de algo que ya comenzará a darle forma. Es curioso porque KANT escribe su
FUNDAMENTOS DE LA METAFISICA DE LAS COSTUMBRE EN 1785, la CRITICA DE LA RAZON
PRACTICA en 1788, y LA METAFÍSICA DE LAS COSTUMBRE (Principios metafísicos de la Doctrina de
la Virtud) en 1798. El tema moral ingresa en sus escritos cuando tiene más de 60 años. La CRITICA
DE LA RAZON PURA es de 1781 y PROLEGOMENOS A TODA METAFISICA FUTURA, es de 1783. Pero
durante años ha dado en la universidad sus LECCIONES DE ETICA, académicamente correcto, pero
ahora está dispuesto a construir una nueva torre de su sistema, un nuevo apartado que

4

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

revolucione los principios de la ETICA. Tan importante serán sus escritos que – por mucho s años –
nadie se acordará de su tarea como profesor de ETICA en la universidad.
KANT hace un salto cualitativo hacia la AUTONOMÍA intenta definir las condiciones de posibilidad
del DEBER SER, LA ÉTICA UNIVERSAL, que tenga como fundamento la razón. Su formalismo radica
en ese deber moral que actúa más allá de cualquier interés o inclinación. Tal vez por ser tan formal
se vuelva casi in-humano, porque es muy difícil encontrar verdaderos ejemplos de actos morales
puros, perfectos, incontaminados. Es una ETICA FORMAL porque está desprovista de contenidos, de
referencias, de prescripciones. No dice QUÉ HACER o QUÉ EVITAR, porque se dispone de una
estructura formal para juzgar cualquier conducta.
Mientras las MAXIMAS son prescripciones para ordenar el comportamiento de los hombres en
determinadas circunstancias y nunca pueden ser universalizables o válidas para todos los hombres,
los IMPERATIVOS son normas que se pueden universalizar. Los IMPERATIVOS HIPOTETICOS
condicionan el logro de un fin moral al cumplimiento de determinadas condiciones: si se cumplen,
se puede conseguir el fin que se busca; los IMPERATIVOS CATEGORICOS, rigen para todos, en toda
circunstancias y sin ninguna condición. He aquí sus fórmulas:
 Obra solo según una máxima tal, que puedas querer que la máxima que guía tu obrar se torne al
mismo tiempo en LEY UNIVERSAL.
 Obra de tal modo que trates a la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro,
SIEMPRE COMO UN FIN y nunca solamente como un medio.
 Obra de tal manera que sea la RAZÓN DESPROVISTA DE CUALQUIER INCLINACIÓN o interés
quien pueda guiar tu obrar, lejos de cualquier influencia exterior(a priori).
 Obra como si por medio de tus máximas fueras siempre UN MIEMBRO LEGISLADOR en un reino
universal de los fines.
No queda conforme, sino que afirma además que los ACTOS MORALMENTE BUENOS son los que se
realizan únicamente POR DEBER, guiados por EL DEBER, contradiciendo cualquier inclinación. Hay
otros ACTOS que son buenos, pero no son MORALMENTE BUENOS porque se realizan guiados por
algún tipo de inclinación.
No hay casi preguntas ni interrupciones. Hemos dejado de comer. KANT concluye, mientras va
dejando en una mesa auxiliar sus papeles: he llegado a la formulación de una ETICA AUTONOMA y
FORMAL, que tiene VALIDEZ UNIVERSAL y sólo se rige por la RAZON que opera como un
LEGISLADOR UNIVERSAL desde el interior de cada sujeto. Me gustaría escucharlos.

09. ROUSSEAU HABLA PARA HACER UNA BREVE MENCION A LA ETICA NATURAL:
Antes de prestar atención a las palabras ROUSSEAU, nos sonreímos, y pensamos en este
contradictorio JEAN JACQUE recordado por su tratado de EDUCACION, que se unió con THÉRÈSE LE
VASSEUR, una camarera del hotel donde se alojaba, y que tuvo con ella CINCO HIJOS, que no pudo
criar ni educar y que los entregó a todos – recién nacidos - a diversos ASILOS para que lo cuidaran,6
tal vez conscientes de que ninguno de los dos podía hacerse cargo de su educación, y porque sus
aventuras amorosas no lo consagraban como el padre necesario.

6

A pesar de eso escribió sobre el ejercicio de la PATERNIDAD en EL EMILIO: “Ningún derecho tiene para ser padre
quien no puede desempeñar las funciones de tal. No hay pobreza, trabajos ni respetos humanos que lo dispensen
de mantener a sus hijos y educarlos por sí mismo. Puedes creerme, lector: a cualquiera que tenga entrañas y
desatienda sus sacrosantos deberes le pronostico que derramará largo tiempo amargas lágrimas sobre su yerro, y
que nunca encontrará consuelo”.

5

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

“El hombre es un ser naturalmente bueno, amante de la justicia y el orden; no existe perversidad
original en el corazón humano y los primeros impulsos de la naturaleza son siempre rectos. La única
pasión que nace con el hombre, el amor de sí mismo, es una pasión indiferente en sí al bien y al
mal; únicamente se torna buena o mala por accidente y según las circunstancias en que se
desenvuelve. Todos los vicios que se imputan al corazón humano no son en él naturales, sino
producto de la civilización y la sociedad. El estado de MORALIDAD en donde no hay que plantearse
la moralidad es el ESTADO NATURAL: los hombres en tal estado, al no existir entre ellos ninguna
clase de relación moral ni de deberes comunes, no pudieron ser ni buenos ni malos, no tuvieron ni
vicios ni virtudes. En cambio, el estado social o civil o civilización es en el lugar en donde se debate el
bien y el malo, lo bueno y lo malo. La MORAL es simplemente una construcción de la sociedad que
no sabe cómo ordenarse.”

10. HABLA HUME: DESDE EL EMPIRISMO INGLÉS
Todos saben de la calidad moral y sobre todo de la bondad de DAVID HUME: se consideraba a sí mismo
"un hombre de carácter apacible, con dominio de su genio, de un humor abierto, sociable y alegre,
capaz de sentir apego pero poco propenso a la enemistad, y de una gran moderación en todas sus
pasiones".7 Pero había una vieja historia que muchos ignorábamos. En 1766 y en París, se libró una
orden de detención con ROUSSEAU y sus libros fueron quemados. Huyó de Francia en un remoto
pueblo de su Suiza natal. Pero pronto el párroco del lugar lo acusó de hereje: lo insultaban por la calle;
algunos creían que estaba poseído por el demonio. Una noche, una turba alcoholizada atacó su casa.
Pensó en LONDRES y en DAVID HUME, que estaba en la capital francesa, como secretario del embajador
en 1763, teniendo allí una activa vida social y un marcado reconocimiento a su personalidad y a su brillo
intelectual. En 1765 los dos regresan a INGLATERRA, aunque varios amigos de HUME condenan la
amistad con ROUSSEAU y consideran arriesgada la protección que le brinda. El ginebrino fue recibido
muy bien porque sus obras eran conocidas. HUME le encontró lugar donde vivir y le consiguió una
pensión. Primero, fue hospedado frente a la calle que bordea el Támesis, y luego se mudó al bucólico
Chiswick para alojarse en lo de "un honesto almacenero", James Pullein. En marzo de 1766, el caballero
Richard Davenport, rico mecenas, le ofreció su mansión de Wootton Hall. El 19 de marzo de 1766 y se
camino a Wootton, el exiliado se detuvo en casa de HUME. Fue su último encuentro. ROUSSEAU acusó
a HUME de estar armando un complot en su contra para desacreditarlo. HUME reacciona mal, porque le
pareció un acto de traición y desagradecimiento, y la pelea entre ambos (registrados en numerosos
escritos condenatorios), con una multitud de acusaciones, no terminó nunca. ROUSSEAU no era fácil de
domesticar, pero la extremada susceptibilidad y sensibilidad de HUME eran muestra de una de sus
debilidades. Después de tanto tiempo estaban nuevamente frente a frente, aunque no cruzaron mirada
ni palabra en toda la cena. Por supuesto, KANT – en la lejana KÖNIGSBERG – era ajeno a estos
enfrentamientos y disputas.

7

“Concluyo con mi forma de ser: soy, o fui (porque así, en tiempo pasado, debo hablar de mí mismo: expresa con
exactitud lo que siento en estos momentos), un hombre de carácter dócil, con fuerza de mando, de humor abierto y
risueño, con capacidad para los afectos y de pasiones muy moderadas. Ni siquiera la inquietud por mi fama
literaria, sin lugar a dudas mi deseo dominante, fue capaz de amargar mi carácter, y eso a pesar de las reiteradas
desilusiones. Mi amistad no fue rechazada ni por los jóvenes y los rebeldes ni por los estudiosos y los
conservadores. Si experimenté una curiosa atracción por las mujeres humildes, no tengo razones para sentirme
decepcionado con el recibimiento que ellas me proporcionaron. En suma, que nunca la calumnia me tocó, con su
maligna voz, como lo hizo infortunadamente con otros hombres; (por cierto, algunos de ellos notables). Y a pesar
de que con deliberación me opuse a la animadversión militante de las distintas facciones civiles y religiosas, unas y
otras parecieron desmoronarse por mi indiferencia hacia sus furias. Mis amigos jamás me reprocharon rasgo
alguno de mi carácter o de mi conducta. Los propios difamadores no encontraron oportunidad de inventar o
difundir, con posibilidad de confirmase en los hechos, ninguna historia capaz de desprestigiarme.” 17 ABRIL DE

1776. DAVID HUME: MI PROPIA VIDA

6

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

Necesitamos de la moral porque es la función que puede desempeñar la filosofía (y no la religión
que nos envuelve en fanatismos) y porque con el problema del conocimiento, son las dos tareas
que puede conservar el FILOSOFAR: CONOCER Y OBRAR.
Lo que denominamos "bueno" y "malo" no puede ser considerado como algo que constituya una
cualidad o propiedad de un objeto moral. Si analizamos una acción moral, sea buena o mala, y
describimos los hechos, aparecerán las propiedades de los objetos que interviene en la acción, pero
no aparecerá por ninguna parte lo "bueno" o lo "malo" como cualidad de ninguno de los objetos
que intervienen en la acción, sino como un "sentimiento" de aprobación o desaprobación de los
hechos descritos. La razón no puede, pues, encontrar fundamento alguno para la distinción de lo
"bueno" y lo "malo", para las distinciones morales en general, ni a través del conocimiento de
hechos ni a través del conocimiento de relación de ideas, por lo que parece quedar claro, que la
moralidad no se funda en la razón. Sólo queda, pues, que se base en o derive del sentimiento.
Consideramos, pues, que algo es bueno o malo, justo o injusto, virtuoso o vicioso, no porque la
razón capte o aprehenda ninguna cualidad en el objeto moral, sino por el sentimiento de agrado o
desagrado, de aprobación o rechazo que se genera en nosotros al observar dicho objeto moral,
según las características propias de la naturaleza humana. Y de la misma que opera en el
conocimiento, en el obrar moral, el HABITO es el instala nuestra manera de comportarnos y valorar.

11. KANT NO DISCUTE SOLAMENTE ESCUCHA, MIENTRAS SIGUE COMIENDO.
Los aprecia mucho por lo que han significado para la historia de su propio pensamiento. Los
observa con atención, bebe el vino de su copa, les manifiesta su aprobación, dirigiéndose a cada
uno de ellos y haciendo mención a los diversos momentos de tu vida. Y luego guarda silencio para
escuchar al resto.

12. HABLA EL EXTRAÑO MARQUES DE SADE. INTERPELA, DEBATE, JUSTIFICA.
SADE se presenta y comenta algo de su agitada vida. Quiere darle un tono filosófico a sus escritos,
porque está dispuesto a meterse en el corazón del pensamiento de KANT. Todos conocen las
condenas de sus escritos, el carácter depravado de sus historias y los años de cárcel que ha debido
padecer. Es el que tiene la intervención más prolongada y todos dejamos los cubiertos y lo
escuchamos con atención. Hay un hilo invisible que los une: Son contemporáneos: KANT (1724 –
1804) y SADE (1740 – 1824). Uno es prusiano y el otro francés. El primero vive una ordenada vida
de preceptor primero y de profesor universitario después; el otro ha vivido una vida muy agitada y
escritos escandalosos. KANT tiene fama de haber redactado los tratados más exigentes de la moral;
SADE tiene fama de ser un libertino, pasa 27 años en la cárcel (con todos los sistemas de gobierno)
y no sólo buscando obsesivamente el placer (especialmente el sexual), sino que el goce estaba
atravesado por el dolor, el propio y el ajeno. Nunca se conocieron ni se leyeron, pero los estudios
posteriores los cruzaron. 8
8

En 1947, ADORNO y HORKHEIMER en la DIALECTICA DE LA ILUSTRACION ya habían destacado el trasfondo sádico
de la virtud kantiana ya que la voluntad debía sufrir, contradecir sus inclinaciones para volverse buena y hacer
cumplir con el deber. Por su parte el texto más conocido es el de LACAN, de 1963, KANT CON SADE: fue publicado
en una revista académica porque fue rechazado como PROLOGO para las obras completas de SADE. Hay una
segunda versión del texto. FREUD – que utiliza la expresión sádico, por el uso cultural que se le daba – no leyó
ninguna de sus obras, sino solamente una biografía del Marqués. SADE jamás escribió, en sentido estricto, ningún
texto filosófico aunque, implícitamente, la cuestión de la ley se sitúa en el centro mismo de casi todos sus libros. Le
interesa fijar eso: la oposición absoluta a todo tipo de ley. No hace filosofía como la hace KANT, pero la hace según
el gusto y costumbre del siglo de las luces: escribe historias y en la historia y en la boca de los personajes pone sus
propias ideas. Hace lo que hizo VOLTAIRE, a quien todos consideran FILÓSOFO y la presenta en diversos formatos:
ensayos, diccionarios, novelas, relatos. Lo que da que pensar filosóficamente es que la supuesta aspiración (atea)
al gozo absoluto y a la liberación del cuerpo se ve contra-restada por la clausura, por el miedo y por la brutalidad

7

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

“Usted KANT propone el bien que es objeto de la ley moral, pero el bien surge como sustracción de
peso de la respuesta que el sujeto siente ante la satisfacción de sus placeres. Hay bien porque hay
renuncia, renuncia al placer. El bien se logra ajustando la conducta a la pura forma de la ley, pero
eso implica la expulsión de cualquier objeto de bienestar. No sólo es así, sino que USTED, INMANUEL
afirma que los actos moralmente buenos son los que se hacen sólo por deber, rechazando,
contradiciendo toda inclinación, el menos indicio del placer. Hay obrar moral si hay DOLOR,
SACRIFICIO, ASCESIS, SUFRIMIENTO. Usted ha sido aceptado y aplaudido académicamente.
YO – incomprendido y perseguido - propongo otro imperativo, EL IMPERATIVO DEL GOCE, y salgo a
combatir todos las prohibiciones y las prescripciones (estado, instituciones, religión, Dios) que le
impiden a todo hombre gozar, porque el goce no es solo una posibilidad, sino un imperativo moral:
HAY QUE GOZAR, ésta es la única obligación, para responder al llamado de la naturaleza. Como ese
goce no tiene límites puede o debe jugar o cruzar las FRONTERAS DEL DOLOR personal o del otro.9
Los dos –permítame que lo llame AMIGO - respondemos a la misma pregunta ¿Qué DEBO HACER?
Y cada uno construye su respuesta y recibe – de parte de los poderes vigentes – las respuestas que
el poder puede y debe dar. No he sido un perverso ni un libertino, sino que solamente he querido
proponer el IMPERATIVO CATEGORICO del GOCE ABSOLUTO, porque admite todas expresiones,
incluido fundamentalmente el dolor, aunque no encontremos en la historia de la humanidad ningún
ejemplo efectivo posible. Es un GOCE A PRIORI, el GOCE tal como la razón lo puede pensar y
postular, el mejor GOCE POSIBLE, ajeno a toda limitación. De la misma manera que para usted
KANT piensa el imperativo categórico y el obrar por deber como expresiones absolutas del
pensamiento, que rigen de manera a priori, que no proponen ejemplo alguno y que no pueden
certificar si efectivamente en algún momento ha habido o habrá actos MORALMENTE BUENOS.
Déjenme que lleve este juego de contradicciones al extremo. Nada sabemos nosotros de nuestras
respectivas vidas y puestos a imaginar: ¿qué sucedería si – amparados en ciertos indicios de
nuestras biografías y confidencias de terceros - descubriéramos que ha sido USTED, KANT quien
efectivamente ha llevado una vida libertina y disoluta, bajo la apariencia de una vida ordenada y
ajustada a la moral y a las costumbres pietistas, al tiempo que pudo escribir los LIBROS DE ETICAS

del poder, asfixiante y omnipresente. Y el pretende destruir el poder que lo tuvo encarcelado tanto tiempo. Los
dos elementos que SADE que merecen ser pensados son, por una parte, su CRÍTICA A LA RELIGIÓN y, por la otra, su
ANÁLISIS DEL PODER. La crítica a la religión se encuentra perfectamente reflejada en obras breves como el
DIÁLOGO ENTRE UN SACERDOTE Y UN MORIBUNDO, redactado en La Bastilla en 1782, o en FRANCESES, UN
ESFUERZO MÁS SI QUEREIS SER REPUBLICANOS. No está claro si PENSÓ o efectivamente OBRÓ como un libertino.
Lo cierto es que su PENSAMIENTO y sus escritos fueron su condena.
9
LA MAXIMA DE SADE, que también DEBE VOLVERSE UNIVERSAL es: "Tengo derecho a gozar de tu cuerpo, puede
decirme quienquiera, y ese derecho lo ejerceré sin que ningún límite me detenga en el capricho de las exigencias
que me venga ganas de saciar en él." Es curioso lo que afirma HEGEL sobre el tema: “Todos los grandes libertinos,
que no viven sino para el placer, no son grandes sino porque han aniquilados en ellos toda capacidad de placer. Por
eso llegan a esas anomalías, porque sino la mediocridad de la voluptuosidad les bastaría. Pero se han vuelto
insensibles: pretenden gozar de su insensibilidad, insensibilidad negada, y se vuelven feroces. La crueldad no es sino
la negación de sí mismos llevada tan lejos que se transforma en una explosión destructora” (HEGEL) (1) El motivo
que lleva a entregarme al placer absoluto y al mal nace en mi del profundo estudio que he hecho de la naturaleza.
Cuanto más intento sorprender sus secretos, más la he visto ocupada en dañar a los hombres. Seguidla en todas
sus operaciones, no la veréis más que voraz, destructiva y maligna, más que inconsciente, contraria y devastadora.
(2) Mi manera de pensar, decís, no puede ser aprobada. ¡Pues, qué me importa! ¡Bastante loco es quien adopta
una manera de pensar como la de los demás! Mi manera de pensar es el fruto de mis reflexiones; está implicada en
mi existencia, en mi organización. No soy dueño de cambiarla; y aunque pudiera no lo haría. Esa manera de pensar
que vos censuráis es el único consuelo de mi vida; alivia mis penas en prisión, constituye todos mis placeres en el
mundo y la quiero más que a mi vida. No es en absoluto mi manera de pensar la que ha hecho mi desgracia; es la
de los otros. (CARTA, 1783)

8

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

más excelsos, mientras que yo he vivido una vida monacal, austera y ascética pero escribí sobre
todas las perversiones e historias inmorales, sin poder ni querer hacer efectiva ninguna? Cada cual
tiene sus defectos. “Sí, confieso que soy libertino. He concebido todo lo concebible en ese tipo de
cosas, pero aseguro que no he llevado a la práctica todo lo que he imaginado probablemente no lo
haré jamás.” (SADE: CARTA. 1871)
Cuando el MARQUES terminó de hablar, todos miramos a KANT se llevó una copa a la boca y
permaneció en silencio. Conocíamos algunos de los escritos de SADE, pero no imaginamos ese final.
Y desconocíamos lo que KANT había enseñado durante años en la universidad y escrito en sus
LECCIONES DE ETICA, sobre la sexualidad. Nada los unía, todo los separaba:
“Se dice que una persona ama a otra cuando siente inclinación por ésta. Cuando se quiere a otra
persona por auténtico amor a la humanidad, no entra en juego disquisición alguna relativa a la
edad o a cualquier otra condición. Ahora bien, cuando se ama por mera inclinación sexual no es
amor lo que está en juego, sino un apetito. El amor, en tanto que filantropía o amor a la
humanidad, se traduce en afecto y simpatía, así como en favorecer la felicidad ajena y regocijarse
con ella. Pero es obvio que quienes aman a una persona por mera inclinación sexual no lo hacen
filantrópicamente, sino que, atendiendo únicamente a su propia dicha, sólo piensan en satisfacer su
inclinación y apetito, sin importarles la desgracia que puedan acarrear al otro. Quien ama por
inclinación sexual convierte al ser amado en un objeto de su apetito. Tan pronto como posee a esa
persona y sacia su apetito se desentiende de ella, al igual que se tira un limón una vez exprimido su
jugo. (…)
Cada hombre y cada mujer se esfuerzan por estimular en este terreno, no su condición de ser
humano, sino únicamente su sexo, el cual polariza todas sus acciones y todos sus deseos. La
condición humana es sacrificada en aras del sexo. Cuando un hombre desea satisfacer su inclinación
y una mujer la suya, cada uno de ellos estimula la inclinación del otro; el punto de encuentro donde
confluyen ambas inclinaciones no es la condición humana, sino el sexo La condición del ser humano
queda así degradada a un mero instrumentó de satisfacer deseos e inclinaciones y se homologa la
humanidad con la animalidad. (,,,)
¿Hasta qué punto está el hombre autorizado a servirse de su inclinación sexual sin vulnerar su
condición de ser humano? ¿En qué modo puede una persona consentir a otra del sexo opuesto
satisfacer su inclinación en ella? ¿Acaso puede venderse o alquilarse, autorizando mediante alguna
clase de contrato el uso de sus facultades sexuales? (…)
El hombre no puede disponer de sí mismo, porque no es una cosa. El hombre no es una propiedad
de sí mismo. Esto supondría una contradicción. Pues sólo en cuanto persona es un sujeto susceptible
de poseer cosas. De ser una propiedad de sí mismo, sería entonces una cosa. (…)
Y entonces KANT – que permanecerá soltero y ajeno a las cuestiones relacionadas con la sexualidad
y el matrimonio – da cuenta de tres formatos sociales del intercambio sexual: la PROSTITUCION, el
CONCUBINATO y el MATRIMPONIO.
(1) ALQUILARSE A OTRO POR DINERO en orden a satisfacer su inclinación sexual, poniendo precio a
su persona, es la mayor depravación imaginable. La base moral de ello es que el hombre no es una
propiedad ni puede hacer con su cuerpo cuanto se le antoje, ya que éste constituye una parte
indisociable de sí mismo, integrada en su persona, y el hombre no puede hacer de su persona una
cosa, como ocurre con la vaga libido.
(2) ¿Lo estará esa otra modalidad llamada CONCUBINATUS? En ella las personas satisfacen
recíprocamente sus inclinaciones y no se da ningún otro interés salvo el de servir cada una a
satisfacer la inclinación de la otra. Se diría que no hay nada impropio en ese intercambio. Sin
embargo, hay una condición que desautoriza también este supuesto. El CONCUBINATO consiste en
que una persona se entrega a otra sólo para satisfacer la inclinación sexual, pero conservando una

9

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

libertad y un derecho sobre los restantes factores que conciernen a su persona, así como al cuidado
de su felicidad y de su suerte.(…)
(3) EL MATRIMONIUM es un contrato entre dos personas, en virtud del cual ambas partes se
otorgan idénticos derechos, aceptando la condición de que cada uno entrega al otro toda su
persona y cobrando así cada cual pleno derecho sobre la persona íntegra del otro. Ésta es la única
manera en que la razón reconoce como posible un commercium sexuale sin dar lugar a una
degradación de la naturaleza humana y a una vulneración de la moralidad. El matrimonio
constituye, pues, la única condición posible para el uso de la inclinación sexual. Cuando una persona
se consagra a otra no le ofrece sólo su sexo, sino toda su persona, sin disociar ambas cosas. Cuando
un ser humano entrega a otro su dicha, su desgracia, y sus demás particularidades, de modo que
tenga derecho sobre todo ello, sin que éste haga otro tanto, tiene lugar una grave desigualdad.
Pero cuando entrego a otro toda mi persona y gano a cambio la persona del otro, entonces me
recupero a mí mismo con ello; pues darme a otro en propiedad recibiéndolo a él como propiedad
mía es tanto como recuperarme a mí mismo al ganar a esa persona a la que me he dado en
propiedad. Con ello ambas personas configuran una voluntad unitaria. Ninguna dicha o desgracia,
alegría o descontento, afectará a una de las dos sin que la otra participe de ello. Entre los seres
humanos la inclinación sexual crea un lazo de unión y sólo bajo este vínculo se hace posible el uso de
la inclinación sexual. Esta condición del uso de la inclinación sexual, que sólo es posible en el
matrimonio, es una condición de índole moral.”

13. HAY UN KANT MAS HUMANO, QUE RECONOCE LA FRAGILIDAD DE LAS CONDUCTAS.
Todos, incluido el MARQUES, esperamos las palabras de KANT. Por un momento volvemos a las
copas y a los platos, a servirnos más alimentos. Pero KANT sigue sin pronunciar palabras.
Recordamos la frase que hemos leído en la SALA DE RECEPCION: “La paloma que necesita de la
resistencia del aire para poder volar”. Su pensamiento necesita la oposición, la dialéctica, el
enfrentamiento para poder sostenerse. Y las palabras de SADE eran el aire necesario para producir
y pronunciar sus discursos. ¿La doctrina y las palabras de KANT, la moral vigente era el aire que
necesitaba SADE para sostener el vuelo de sus discursos y sus ideas?
Nosotros sabíamos que había otro KANT, el que tuvo a su cargo las LECCIONES DE MORAL en la
UNIVERSIDAD, 10 asociadas a los CURSOS DE PEDAGOGÍA. LOS CURSOS DE KANT SOBRE ETICA
10

KANT INMANUEL: LECCIONES DE ETICA. EDICIONES CRÍTICA. INTRODUCCION DE ROBERTO RODRIGUEZ
ARAMAYO. 1988. La actividad académica del FILÓSOFO DE KÖNIGSBERG quedó sepultada bajo la gigantesca
sombra proyectada por sus obras, de modo que no es nada infrecuente soslayar sin más la dilatada labor docente
desempeñada por Kant a lo largo de cuatro décadas, durante las cuales impartió cursos que versaban sobre las
más variopintas disciplinas. Parece obvio, sin embargo, que quien quiera familiarizarse con el PENSAMIENTO DE
KANT no debe desdeñar esa faceta, habida cuenta de que ciertos puntos capitales de sus teorías bien pudieron irse
configurando en el crisol del aula. A buen seguro nadie pondrá serios reparos en reconocer que el planteamiento
moral de Kant constituye uno de los valores mejor cotizados por la historia de la ética. En cambio,
paradójicamente, las LECCIONES DE ÉTICA han sido, con mucho, las más desatendidas de entre todos sus cursos
académicos. Mientras que cuando menos una muestra del resto de sus cursos iba saliendo a la luz con mayor o
menor fortuna, las Lecciones de ética quedaron relegadas al olvido a lo largo de casi un siglo y medio. En las
LECCIONES DE ÉTICA el panorama es bien distinto, puesto que no vieron la luz hasta fecha tan tardía como 1924..
Esto significa que Kant habría dictado este curso justo cuando se hallaba redactando la FUNDAMENTACIÓN DE LA
METAFÍSICA DE LAS COSTUMBRES.
Aunque hay discusiones al respecto, los críticos convienen en afirmar que hay diversas versiones del texto pero
todos coinciden en un UNICO CURSO, el que supo manejar KANT desde 1777 hasta 1791, poniendo toda su
creatividad e innovación en la exposición del material. No produjo cambios sucesivos en su redacción, sino en sus
exposiciones. Sus alumnos lo han testimoniado: “Nada digno de ser conocido le era indiferente; ninguna cábala o
secta, así como tampoco ventaja ni ambición algunas, empañaron jamás su insobornable pasión por dilucidar y
difundir la verdad. Sus alumnos no recibían otra consigna salvo la de pensar por cuenta propia-, nada le fue nunca
más ajeno que el despotismo. Este hombre, cuyo nombre invoco con la mayor gratitud y el máximo respeto, no es

10

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

fueron del período 1760 - 1780, cuando KANT fue pasando de los 40 a los 50 años: su obra es la
recopilación de las clases que hicieron sus alumnos, de los numerosos CURSOS que dictó.11 Hay en
el Kant pre-crítico una ETICA con principios más humanos. El sistema de la RAZON PURA lo llevará a
las formulaciones más extremas de su ética. Sería injusto pensar que pensó siempre lo mismo.
Finalmente KANT, deja sus papeles y comienza a hablar, tratando de cerrar las palabras de sus
colegas y amigos. El vino sigue corriendo y el sirviente llena las copas generosas.
“En el pasado fui más realista reconociendo que pocos son los que están dispuestos a seguir la ley
moral sin necesidad de la presión de la ley externa. Son excepcionales los hombres que parecen
regularse por un sentido de obligación moral. Y también en estos casos excepcionales, la educación
y la sociabilidad han sido factores fundamentales para ir venciendo para ir venciendo las
inclinaciones de la naturaleza humana hacia el vicio. Es decir que la absoluta AUTONOMIA y
FORMALIDAD bien puede ser un ideal de la razón, un instrumento de ordenamiento moral y social.
“La PERFECCIÓN MORAL no puede ser obtenida por el individuo durante su corta vida; pero eso no
impide que tengamos que esforzarnos para alcanzarla. Desde esta perspectiva se puede afirmar que
el ser humano tiene como destino cultivar la virtud en tanto que criatura racional que tarde o
temprano se hace consciente de la necesidad de asumir responsabilidades morales desde una recta
intencionalidad. En un SER FINITO como el hombre, sujeto al poder de inclinaciones y pasiones, no
siempre funciona la idea de un agente racional moralmente perfecto. La dificultad de aplicar
imperativos tan exigentes puede sortearse en parte, gracias a la consolidación de hábitos virtuosos,
asumidos como procedimientos para ejercitar el autocontrol y de disponerse a desarrollar un buen
carácter12. Sólo al cabo de luchas y tropiezos se logra afianzar en la persona lo que podemos
denominar su fibra moral: una verdadera REVOLUCIÓN MORAL INTERIOR.13

otro que IMMANUEL KANT.(…) La impronta dejada por sus cursos sobre filosofía moral era tan honda que un
antiguo alumno todavía se entusiasmaba con su evocación después de dos décadas: «¡Cuán a menudo nos
conmovía hasta hacernos saltar las lágrimas, con cuánta frecuencia lograba estremecer nuestro corazón, de forma
que tanto nuestro espíritu como nuestro sentimiento se veían liberados de las cadenas del eudemonismo egoísta y
elevados hasta la autoconciencia de la voluntad libre! Kant nos parecía entonces inspirado por una fuerza celestial
que sabía contagiar a quienes le escuchábamos llenos de admiración. En verdad, nadie salía de sus clases sobre
ética sin haber mejorado su talante moral».
(…) Las LECCIONES DE ÉTICA de Kant han de ser visitadas como EL LABORATORIO donde se fraguó el formalismo
ético. No se trataría, pues, de rastrear las huellas que la FUNDAMENTACIÓN o la SEGUNDA CRÍTICA podrían haber
dejado sobre las sucesivas ediciones de sus cursos sobre moral sino de analizar los materiales que las LECCIONES
hayan podido aportar a esas DOS «BIBLIAS» DEL FORMALISMO ÉTICO; esa es la táctica que proponemos nosotros:
detectar los elementos que acabarán por integrar la CRÍTICA DE LA RAZÓN PRÁCTICA.
11
En sus cursos sostiene los principios de la filosofía moral en cuando a la renuncia a la HETERONOMIA y la
EUDEMONIA, aunque no llega a los extremos formales y a priori.
12
¿Es posible formar de verdad sujetos morales y capaces de autonomía? Para el filósofo alemán la educación
puede hacer favorable el desarrollo de las disposiciones morales del educando, pero en últimas depende de éste
propiciar su fomento y desenvolvimiento bajo el desarrollo de la propia voluntad. De igual forma, sería
contradictorio imponer a otro el que sea autónomo. La autonomía debe brotar como una resolución del sujeto
dispuesto a desprenderse de la tutela de otro y a atreverse a hacer uso de su propia razón. Le corresponde a la
educación preparar el terreno para que el educando tome consciencia de sus facultades y talentos y se oriente en
su correcto uso, en primer lugar a través de la disciplina e instrucción recibida, y en segundo lugar, afianzando en sí
mismo los preceptos de la ley moral.
13
OCAMPO GIRALDO Rodrigo Jesus (2011), LA EDUCACION MORAL SEGÚN KANT. Fragmentos de filosofía nº 9.
Cali. Colombia. El hombre está destinado, por su razón, a estar en una sociedad con hombres y en ella, y por medio
de las artes y las ciencias, A CULTIVARSE, A CIVILIZARSE Y A MORALIZARSE, por grande que pueda ser su propensión
animal a abandonarse pasivamente a los incentivos de la comodidad y de la buena vida que él llama felicidad, y en
hacerse activamente, en lucha con los obstáculos que le depare lo rudo de su naturaleza, digno de la humanidad. El
hombre tiene, pues, que ser educado para el bien.(I. KANT)

11

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

“Todo ser humano tiene la obligación de aceptar y promover UNA MORAL MÍNIMA, una forma de
comportamiento que le permite vivir con dignidad y en sociedad.14 Y KANT no deja todo librado a la
AUTONOMIA FORMAL de sus principios éticos, sino que llena de contenidos sus propuestas de
educación en la moral.
01.OBLIGACIONES DEL HOMBRE HACIA SÍ MISMO: 1.1. OBLIGACIONES PERFECTAS o ineludibles
para con uno mismo: (a) El cuidado de la conservación; es decir: no perder la razón, no mutilarse,
degenerarse o suicidarse. (b) Ser veraz; no mentir nunca. (c) No ser tacaño para consigo mismo. d)
Saber respetarse a sí mismo; no ser servil. 1.2. OBLIGACIONES IMPERFECTAS, o de opción meritoria,
para con uno mismo. (a) Buscar la propia perfección.(1) La perfección natural. (2) La perfección
moral.
“En todos los deberes para con uno mismo subyace cierto pundonor, que consiste en la autoestima
del hombre, en no aparecer como indigno ante sus propios ojos, en que sus acciones se
compadezcan con el concepto de humanidad. El honor interno de ser dignos a los propios ojos, la
valoración del asentimiento, es parte esencial de los deberes para con uno mismo. (…)
Ahora llegamos a los deberes particulares para con nosotros mismos relativos a nuestra situación
personal y en tanto que nos consideramos seres pensantes. El hombre tiene un deber universal para
consigo mismo hacerse susceptible de la observancia de todos los deberes morales, establecer
dentro de sí la pureza moral y principios éticos, aspirando a comportarse conforme a ellos. La
introspección es el único medio de comprobar si las disposiciones detentan una pureza moral. Han
de ser examinadas las fuentes de las disposiciones, para ver si a su base se asienta el honor o la
ilusión, la superstición o la moralidad pura.” (LECCIONES DE ETICA)
02.OBLIGACIONES PARA CON LOS DEMÁS: 2.1. OBLIGACIONES PERFECTAS o ineludibles para con
los demás: (a) Ser fiel a las promesas hechas. b) Ser veraz; no mentir nunca. c) Procurar establecer
un sistema de leyes positivas (un sistema legal) y atenerse a él. (d) Respetar a los demás, aun a
aquellos que quebranten la moral. 2.2. OBLIGACIONES IMPERFECTAS, o de opción meritoria, par
con los demás: (a) Promover su felicidad, tenerles benevolencia, amarlos (no de un modo
sentimental, sino práctico). (b) Ser agradecidos. (c) Ser comprensivos. (d) Ser amistosos y sociables.
(I. KANT: METAFISICA DE LAS COSTUMBRES)
03. LA CONCIENCIA MORAL: “La conciencia moral es un instinto: el de juzgarse así mismo conforme
a la ley moral. No es una mera facultad, sino un instinto, y no un instinto de formarse un juicio sobre
uno mismo, sino de someterse a una especie de proceso judicial. Poseemos la capacidad de
juzgarnos a nosotros mismos conforme a leyes morales. De esta facultad podemos hacer un uso
arbitrario. La conciencia moral, sin embargo, posee una fuerza compulsiva que nos insta a enjuiciar
ante este tribunal la legitimidad de nuestras acciones aun en contra de nuestra voluntad. Por ello se
trata de un instinto y no de una mera facultad de enjuiciamiento. Ahora bien, como ya hemos dicho,
se trata de un instinto que entabla todo un proceso judicial y no se limita a emitir un parecer. La
diferencia entre el juez y el que juga sin más estriba en lo siguiente: el juez puede juzgar valide y
hacer ejecutar efectivamente el juicio conforme a la ley; su juicio o dictamen tiene fuerza legal y
constituye una sentencia. (…) La CONCIENCIA MORAL es un instinto de juzgar válidamente y
conforme a las leyes morales; este instinto emite una sentencia judicial y, al igual que el juez en un
tribunal, sólo puede absolver y castigar, mas no recompensar. El juicio de la conciencia es legitimo
cuando es sentido y puesto en práctica. De aquí se derivan dos consecuencias. El ARREPENTIMIENTO
MORAL es el primer resultado de esa sentencia judicial que tiene fuerza de ley. El segundo
14

Según la opinión de Kant, los deberes morales son válidos para todo el género humano, es decir, cobijan ideas
morales arquetípicas exigibles a todo hombre, sin hacer distinción alguna de raza o cultura, pues son establecidos
por la razón práctica. No sólo son deseables en tanto que promueven el propio bienestar y la sana convivencia
comunitaria, sino que son mandatos incondicionales de la facultad racional humana.

12

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

resultado, sin el cual dicha sentencia no tendría efecto alguno, es que LA ACCIÓN sea adecuada a
ese dictamen judicial. La conciencia es inútil si no acarrea afán alguno por poner en práctica aquello
que se requiere para satisfacer la ley moral, así como tampoco sirve de nada mostrar
arrepentimiento cuando no se cumple con el deber dictado por la ley moral”. LECCIONES DE ETICA.
Y tratándose de una CENA, del buen comer y el generoso beber, es curioso lo que KANT dice del
cuerpo, del correcto disfrutar de las atenciones y de los buenos momentos, aunque siempre
evitando los excesos (lo que afirma SOCRATES en el BANQUETE).
04. EL CUIDADO DEL CUERPO: “EL CUERPO ha de ser ciertamente sometido a disciplina, pero sin
llegar a destruirle o a vulnerar seriamente sus fuerzas. A esta disciplina le corresponde incluso
fortalecer el cuerpo humano, siempre que se trate de un fortalecimiento provechoso, y debe cuidar
el cuerpo sin llegar a mimarlo en exceso. No debemos dejar arraigar en nosotros los placeres
corporales, debemos abstenernos de cuanto no sea imprescindible o contentarnos con una mala
comida y sobrellevar con alegría las fatigas e infortunios. El hombre se siente tanto más vivo cuanto
menos precisa para mantener su vitalidad. (…) Tal y como quedó dicho al principio, la felicidad no
consiste en la sobreabundancia, sino precisamente en la escasez, en la carencia de bienes. De un
lado, podemos y debemos disciplinar al cuerpo, y tenemos, por otra parte, el deber de procurarle los
cuidados que precise, favoreciendo su vivacidad, fortaleza y coraje. Con respecto a la disciplina del
cuerpo hemos de observar estos dos deberes: la moderación en lo relativo al placer y la sobriedad
en lo concerniente a las necesidades reales. Al cuerpo no se le pueden negar sus necesidades, pero
más vale que el hombre permanezca dentro de estos límites, sin sobrepasarlos; en esto es preferible
la máxima moderación a cualquier pequeño exceso, ya que aquí no cabe la menor flexibilidad. Tanto
la GLOTONERÍA como la EBRIEDAD son contrarias a la moderación. El exceso en la bebida no guarda
tanta relación con la cantidad como con la calidad de la bebida, pero en lo tocante a la comida esta
consideración no entra en juego. Ambas desviaciones de la moderación suponen una violación de
los deberes para con uno mismo”. LECCIONES DE ETICA.

14. SE PRODUCE UN RESPETUOSO SILENCIO
Hay OTRO KANT que ha presentado otras ideas. El clima se anima con conversaciones diversas y
fuentes con nuevos platos. Y todos los comensales pueden intercambiar sus miradas y sus puntos
de vista. Se interrogan entre sí, debate en un clima de marcada cordialidad y respeto.

15. NOSOTROS APORTAMOS LO NUESTRO.
Venimos desde lejos y aunque nos han presentado, volvemos a dar cuenta de quiénes somos. Sólo
estamos cargados de interrogantes y queremos acercarle algunos interrogantes a KANT que nos
escucha, con deferencia. Hemos anotado algunas inquietudes.
(1) ¿No es la moral el recurso que utilizan los más débiles? ¿Acaso necesitan de la moral los fuertes,
los poderosos, los inmortales? (2) Esta discusión de la moral, ¿es porque han caído los dioses, los
reyes, los poderes y la razón habilita todas las discusiones? (3) Somos nosotros los que nos
atrevemos a pensar: ¿Por eso cada uno de nosotros funciona como un legislador universal? (4)
¿Por qué no está todo permitido? ¿Por qué no podemos o porque no debemos? ¿Es imposibilidad o
es sentido del límite? (5) ¿Cómo podemos conciliar o reconciliar el deseo y el deber? (6) ¿Hay
algunos lugares o prácticas de los hombres que no admiten principios éticos como la riqueza y el
poder?
Al concluir nos hace una señal para que le entreguemos las hojas con nuestras anotaciones a unos
de sus ayudantes, que la dejará en su mesa de trabajo. Tal vez seamos la fuente de inspiración para
otra noche desvelada, o algún debate en la universidad. Eso nos basta.

13

EL SABER Y SABOR
EN LA MESA, CON KANT

16. KANT NOS MIRA A TODOS Y PRONUNCIA ALGUNAS PALABRAS PARA CERRAR LA VELADA:
“Tal vez el obrar moralmente bueno, los principios éticos, no sean más que lugares ideales. Tal vez
debamos tener un principio sencillo y práctico: JUzGA A LOS DEMAS COMO TU CONCIENCIA TE
JUZGA A TI MISMO, EN TODOS LOS MOMENTOS DE TU VIDA. JUZGATE A TI MISMO COMO JUZGAS Y
CONDENAS A LOS DEMAS…”

17. SIRVEN EL CAFÉ Y COPAS DE KIRSCHWASSER Y BRANDY.
Tomamos el CAFÉ. A KANT le sirven un café especial y bebe un vaso de RON. Está cansado y sabe
que mañana tiene clases temprano en la UNIVERSIDAD. Deberá desarrollar el tema de las
ANTINOMIAS DE LA RAZÓN PURA. Nos saluda a cada uno y se retira. LA RAZON PURA se ha ido a
descansar y nosotros abandonamos el lugar.
Al salir, el sirviente nos acerca los abrigos, nos saluda ceremoniosamente y nos sorprende el
entregarnos una hoja con una poesía: es una inesperada POESIA DE KANT, escrita en la universidad,
en 1779:
El curso del mundo se muestra al ojo de cada uno
según sea el espejo que de la naturaleza hubo.
A uno le parece alegre farsa, a otro deprimente;
éste vive para el placer, y otro, por lo aparente.
con ciega idiotez, mutuamente burlones, se miran;
uno vive jugando hasta la tumba, y otro cual loco delira.
Que al menos una regla no se le hurte al corazón:
¡sé humano, honrado, fiel de conciencia, sin reprensión!
El resto es sólo juego, que a un mortal le excede el ser, a la vez, hombre y discreto.

18. CURIOSO ENCUENTRO FINAL
Ya KANT descansa en su habitación. Algunos suben a sus carruajes y nosotros preferimos caminar
rumbo a la hostería en donde los alojamos. Nos llama la atención ver a dos de los comensales
conversar muy animados mientras esperan sus carruajes: ALPHONSE FRANÇOIS DE SADE y LAKANT.
Creemos que allí habrá numerosas historias para contar e interpretaciones para develar. Pero para
eso hace falta mucho tiempo.

14