You are on page 1of 1

C 6 Cultura

LA VOZ DEL INTERIOR


CÓRDOBA. JUEVES 4 DE AGOSTO DE 2005

MERCEDES VIGIL PUBLICACIONES

“Las sociedades secretas son más


FILOSOFÍA

La disimulación honesta, por


Torcuato Accetto, El cuenco de
plata, Buenos Aires, 2005, 160

poderosas que el poder oficial”


páginas.

En “El mago de Toledo”, la autora uruguaya explora los vínculos entre los masones, la Iglesia y la política.
AGENCIA TÉLAM corrido por las diversas organi- NOVELA
zaciones masónicas y confra-
Buenos Aires. El mago de To- ternidades que desde la Edad “El mago de Toledo”, por Mer-
ledo, un best-seller escrito por la Media y hasta el siglo 21 aún si- cedes Vigil, Editorial Planeta, Bue-
uruguaya Mercedes Vigil que guen dominando los hilos del nos Aires, 2005, 204 páginas.
atraviesa distintas geografías pa- mundo”, asegura Vigil.
ra contar la historia de las fra- “La idea de combinar tiem-
ternidades a través del tiempo, pos distintos era señalar lo que
se suma al fenómeno iniciado por pasa en todo el mundo desde los
El código Da Vinci y otras no- últimos cinco siglos –explicó la Esta nueva entrega de la colec-
velas posteriores que exploraron autora–. La Historia ha trans- ción de clásicos raros de filosofía
los vínculos secretos entre la Igle- currido entre lo aparente y lo El libertino erudito, dirigida por
sia, la política y el poder. que subyace. En ese sentido, las Diego Tatián, aporta uno de los
Una sucesión de conspira- investigaciones demuestran que más importantes escritos de la lla-
ciones, enigmas ancestrales y lu- tanto en el Medievo como aho- mada escuela de la prudencia. De
chas de poder le otorgan ritmo ra, hay sociedades secretas que su autor, Torcuato Accetto, no se
trepidante a la nueva novela de son muchísimo más poderosas sabe mucho. Nació en Nápoles en
una de las autoras más exitosas que el poder oficial”. el siglo XVI y su defensa de la ne-
de Uruguay, acostumbrada a en- “El mundo, tal como lo cono- cesidad y el derecho de ocultarse
cabezar el ranking de libros más cemos, es obra de las fraterni- disimulando tiene como corolario
vendidos de su país con novelas dades. De hecho, es posible en- Mercedes Vigil construye una ficción basada en datos reales. una más que limitada documenta-
como El alquimista de la Ram- contrar en Estados Unidos que ción en torno de su biografía. Para
bla Wilson, El coronel sin es- las mismas fraternidades que le Accetto, la disimulación es un mo-
pejos y Matilde, la mujer de financiaron a Colón el descu- terrenal –destaca Vigil–. Es lo nidades en el siglo 21 para de- go Faustino Sarmiento”. do de resistencia ante los podero-
Battle. brimiento de América, hoy están mismo, en definitiva, que ocu- tectar cómo han funcionado a El mago de Toledo retoma sos y su texto enseña a no delibe-
En El mago de Toledo, edi- financiando a los laboratorios rre hoy en la actualidad con los través del tiempo: “Eso sirve, a partir de su temática un fenó- rar en la propia tempestad, a dejar
tada por el sello Planeta, se cuen- que estudian el genoma huma- Estados Unidos”. por ejemplo, para entender por meno iniciado por El código Da pasar la borrasca de las pasiones
ta en paralelo cómo la santa her- no”, ilustra Vigil. Para Vigil, “las dos últimas qué en Estados Unidos las so- Vinci, la exitosa novela del nor- y evitar “el precipicio de los senti-
mandad aterroriza al Toledo de guerras, que tuvieron como epi- ciedades secretas son tan fuer- teamericano Dan Brown, que pa- dos”. Sebastián Torres traduce y
la Edad Media quemando here- En el cielo y en la tierra centro el Golfo Pérsico, fueron tes y operan a cara descubierta”, ra la escritora presenta aristas prologa la obra.
jes que se niegan a revelar la fór- ¿Cómo es posible que los grupos guerras esencialmente econó- señala. diferentes.
mula del oro, mientras en la Eu- de poder que según la escritora micas. Tanto los grupos islámi- “La razón es que Estados Uni- “La novela de Dan Brown me
ropa actual se produce la súbita dominan la actualidad –la Igle- cos cuando agitan el Corán, co- dos fue un país fundado por la resultó apasionante, pero su his- POESÍA
muerte del abate Joan de París, sia Católica, la Masonería, los mo el gobierno norteamericano masonería y con el 80 por cien- toria está plena de ficción. La
en un antiguo monasterio tem- Templarios, el Opus Dei– sean cuando invoca los principios de to de sus presidentes masones, mía, en cambio, es una novela Caricias del alma, poemas
plario. los mismas que dominaban en la Revolución Francesa, están entre ellos Jimmy Carter. En histórica con un enhebrado de de amor, por Norelia Dabart,
En el medio, se suceden una la época medieval? tirando una cortina de humo pa- otros países de Latinoamérica, ficción, algo bien distinto de la Bohindra, Córdoba, 2005, 46
serie de historias que ilustran el “Hubo un punto de inflexión, ra que no nos demos cuenta de los vínculos con la fraternidades de Brown. De hecho, si se va a páginas.
accionar de los templarios, la que se dio mucho antes de las que es una vil lucha por el poder también fueron fuertes: en la Ar- los lugares que cito se encuen-
masonería y el Opus Dei para Cruzadas, en el cual la lucha por terrenal”. gentina, por ejemplo, estuvieron tra a las personas que nombro,
quedarse con los tesoros de la el poder divino devino inexora- Según la escritora, hay que muy bien representados por y con los cargos en las fraterni-
cristiandad: “El libro es un re- blemente una lucha por el poder observar el estado de las frater- Juan Domingo Perón y Domin- dades en que están”, concluye.

LIBROS

Súbete a mi coche Una literatura liviana


EMANUEL RODRÍGUEZ POESÍA CARLOS GAZZERA NOVELA verdaderas protagonistas son
ESPECIAL DE NUESTRA REDACCIÓN esas sórdidas mujeres solas, de
“Automotrices”, por Lucas cgazzera@lavozdelinterior.com.ar “La benefactora”, por Lilia- vidas míseras que acosan todo
Un Rastrojero Diesel desde el Tejerina, Editorial La Creciente, na Alemán, Editorial de Los el tiempo a Ceferino.
que Walt Whitman “vende hue- Córdoba, 2005, 18 páginas. En la contratapa de este libro, Cuatro Vientos, Buenos Aires, Liliana Alemán viene de la
vos, quesos, salames”. Un Fair- Vicente Battista no duda en cla- 2005, 116 páginas. poesía. Último Reino, la presti- Norelia Dabart, conductora del
lane “cuatro puertas, excelente sificar a esta novela, La bene- giosa editorial de poetas ar- programa radial Rumbo a las es-
estado”. Un Renault 12 “exiguo factora de Liliana Alemán, gentinos le publicó en 1992 La trellas, que se emite los sábados
de papeles, de chapa y de pintu- dentro del género “melo- habitación, libro con el cual se de 19 a 20 por 96.5 FM Radio Su-
ra”. El escenario agónico de Au- dramático”. En realidad, Bat- hizo conocida en ese ámbito. quía, ha publicado su quinto poe-
tomotrices tiene protagonistas tista evita ubicar esta nouvelle Sin embargo, en narrativa ape- mario. Se trata de una colección
que luchan contra el fin del dentro de esa literatura lacri- nas parece haber incursionado de composiciones que tiene al
sueño industrial. Los encanta- mosa que suelen frecuentar es- en talleres literarios. Y eso es amor como tema recurrente. Con
dores antihéroes de fabricación critores de “fin de semana” por- lo que aún se nota en esta no- un tono similar a las letras de bo-
nacional de Lucas Tejerina re- que visualiza algo más: no exis- vela: demasiado apego a una es- leros que compusiera e interpre-
corren las rutas de un país que, ten golpes bajos en la historia trategia de narración forzada tara en el disco Entre tu y yo, Da-
como ellos, alguna vez fue fla- de Ceferino Alegre. Es más, la en no dejar que los excesos bro- bart apela a la sensibilidad del
mante. Recorren rutas que son autora no se preocupa en ex- ten. ¿Cómo decirlo? En La be- lector en estrofas sencillas pero
como la carretera perdida de Da- plicar de dónde viene su pesar, nefactora el lector se topa con sentidas. Amores pasados, de-
vid Lynch pero entre Quilino e su sino trágico. Sutilmente la capítulos desparejos: algunos sengaños, esperas y reencuen-
Ischilín, con todo lo que eso tie- voz en primera persona del sin- necesitarían más desarrollo, tros se conjugan en un escenario
ne de humor, de aventura, de ex- gular le confiere un tono ínti- otros son redundantes y esas nostálgico en el que no es impo-
trañamiento, y de la belleza a diferencia de Provincia Tris- mo que resguarda ese desbor- vacilaciones se deben a que la sible la alegría. Poemas breves
otoñal de un paisaje marchito. teza, el primer libro de Lucas Te- de hacia lo patético. corrección dejó sus surcos muy, sin pretensiones formales ni inte-
La de Tejerina es una poesía jerina, no se queda en la profun- La benefactora, entonces, pero muy hondos en la textura lectuales, netamente dirigidos a
narrativa con estrofas potentes, dización del sentimiento sino que es un melodrama pero muy dig- bien están retratadas, o bien de la historia. la sensibilidad del lector.
intensamente excitantes : “ínti- avanza en su transmutación en namente narrado por una es- esas mujeres desprejuiciadas Liliana Alemán es porteña.
mamente sé que la vida es basu- una extraña y poderosa sensa- critora que intenta todo el tiem- que avanzan a los hombres, o Es contadora pública y La be-
ra, / igual, soy brutalmente feliz, ción vital de júbilo. po desmarcarse de la historia. bien esas escenas homoeróti- nefactora es su primera nove- INVESTIGACIÓN
/ como un tractor”. Entre la cha- No es un consuelo, porque a Quizá por eso el Yo femenino cas entre mujeres que tanto ex- la. La Sade le dio la Faja de Ho-
tarra y el éxtasis, auto y hombre Tejerina no le gustan los luga- (de la autora) elige narrar des- citan a Ceferino. nor por su libro de poemas La Violador serial. La cacería,
llevan una relación de simbiosis: res comunes, sino un camino al- de un Yo-masculino (del na- Es fácil descubrir que el ver- habitación. Y como afirma Bat- por Christian Watson, Ediciones
“mi reino es un Ramblert”, dice ternativo hacia un triunfo per- rrador-protagonista); quizá por dadero protagonista de La be- tista, la tensión en la que la au- del Boulevard, Córdoba, 2005,
el poeta, y luego se define como sonal. He ahí la épica. “No quie- eso los mejores personajes de nefactora no es ese niño aban- tora logra envolver al lector, 201 páginas.
“la nada envuelta en un Peugeot ro escribir como Zelarrayán, Ri- la novela son esas “señoritas” donado que rueda por la vida hace que el libro no pueda aban-
504”. Hombre y auto entre el éx- cardo, / ídolo de los jóvenes po- que rodean a Ceferino y que tan de brazo en brazo sino que las donarse.
tasis y la chatarra son la misma etas bonaerenses; / no quiero
cosa: “Todo ha de terminar por escribir como los estereotipos /
unirse en chapa y alma / en una
esquina donde no se alcance / a
frenar del todo”.
de la literatura cordobesa; / no
quiero escribir como escribo”,
dice una voz que entre la chata-
Pensamiento desde la resistencia
Otras veces el coche es una rra encuentra un camino al éx-
metáfora del hombre, como en tasis y busca explicar “lo bien GUSTAVO PABLOS FILOSOFÍA el nombre de pila, Michel) y en
una de las estrofas más sugesti- que me siento / de saberme ex- DE NUESTRA REDACCIÓN él concluye, pero pasando por
vas de este pequeño libro: “Solo cluido del círculo de los versos”. gpablos@lavozdelinterior.com.ar “Deseo y placer”, por Gilles las diferencias. Esas diferen-
/ día y noche en la calle / este os- Una clave de esa auto exclu- Deleuze, edición preparada por cias se expresan a través de
curo otoño deshojó al Gordini”. sión del autor del ámbito de la Citar los nombres de Gilles De- Silvia N. Barei, Alción Editora, conceptos, representaciones y
La infinita tristeza de un au- poesía vernácula pasa por su ori- leuze y Michel Foucault es co- Córdoba, 2004, 71 páginas. visiones que remiten a situa-
to desmantelándose sin remedio ginal búsqueda de un lenguaje mo hacer una referencia indi- ciones centrales en las cons-
juega constantemente con esa rabioso pero que no se precipi- recta a la zona más influyente trucciones teóricas de ambos.
brutal felicidad como de tractor, ta sino hasta el momento cul- del pensamiento y la cultura fi- Si bien se trata de las dife-
y ese juego es motor de una ac- minante. Prácticamente no hay losófica francesa de las últimas rencias teóricas de dos intelec- En un registro de crónica periodís-
ción épica: “Exiguo de papeles, adjetivos, por ejemplo. La fuer- décadas. Uno y otro animaron tuales, es necesario admitir que, tica, Christian Watson reconstruye
de chapa y de pintura, / el R-12 za emotiva está contenida en sus- los debates más estimulantes antes que nada, eran dos ami- los hechos relacionados a los crí-
intenta llegar a la frontera”. Con tantivos muy sugestivos, como de la especulación contem- gos y que, como tales, se dieron menes sexuales de Marcelo Sajen
un alambre por antena, el Re- cuando dice “soy un Fairlane poránea. el lujo de compartir hasta la ne- y las investigaciones que deriva-
nault que alguna vez fue símbo- cuya carcaza / se ha desprendi- El breve Deseo y placer fue cesidad de expresar sus dife- ron en su captura y en la de 17
lo de la prosperidad de la clase do de una nube”; y se desboca en escrito por Deleuze en 1994, rencias. sospechosos finalmente inocen-
media argentina “atraviesa pue- adverbios precisos, como cuan- cuando se cumplieron 10 años Quizá una de las virtudes de tes. Los testimonios de gran parte
blos hundidos”, paisajes de de- do dice “soy brutalmente feliz”. de la muerte de Foucault, y la este ensayo sea demostrar que de las personas vinculadas al caso
solación y va, íntimamente con- El libro se vende a valor Gor- presente edición, preparada por la amistad tolera hasta lo que de del violador serial, que tuvo en vi-
vencido de su seguro fracaso, pe- dini: $ 3. Y lleva a lugares raros, la escritora e investigadora cor- intolerable puede haber en las lo a la sociedad cordobesa desde
ro queriendo para sí “la furia, mustios y jubilosos al mismo dobesa Silvia Barei, está en su ideas del otro, en un otro lejano 2002 hasta el 28 de diciembre de
todo el poder y la gloria”. tiempo. Como los Renault 12 original francés y en castella- pero cercano. Y ese “Michel” al 2004, aportan versiones que o
No es un poemario para frente a los nuevos autos con re- no (a las dos versiones le sigue que apela Deleuze indica, pre- bien completan la versión oficial
amantes de los fierros: no hay productor de mp3, Tejerina pe- una precisa referencia biográ- cisamente, la convicción de que de la Justicia, o bien la contradi-
tunning en Automotrices, sino lea solo pero contento una bata- fica sobre el autor de Vigilar y sentación y comentario que es la diferencia es la única forma cen. Las conclusiones de Watson
despojos de una época, de un país lla sensible. Uno de sus poemas Castigar). ese libro que lleva por título posible de incrementar la cer- intentan aclarar algunas dudas de
y de un hombre que guarda “ren- lo dice así: “Hey, hombre / no El texto es una suerte de gra- precisamente el apellido de su canía siempre y cuando el ho- la sociedad sobre el caso y no se
cor como para andar 25.000 kiló- hay título universitario / que gea para ingresar algunas de amigo: Foucault. En Deseo y rizonte sea el mismo: la necesi- privan de la crítica a algunos me-
metros”. No hay autos importa- pueda salvarte de tener que vi- las ideas que había desarrolla- placer, Deleuze parte del afec- dad de imaginar y crear, desde dios que habrían cubierto la noti-
dos ni cero kilómetros. Hay, sí, vir. / Estoy volviendo a brillar, do (y otras que incorporará con to (que se percibe inmediata- la filosofía y el arte, espacios po- cia con cierto amarillismo.
un trabajo con la melancolía que otra vez”. el tiempo) en la conocida pre- mente, ya que se refiere a él con sibles para la resistencia.