You are on page 1of 23
UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA DE LA SELVA FACULTAD DE AGRONOMÍA Departamento Académico de Ciencias Agrarias PRACTICA N°

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA DE LA SELVA

FACULTAD DE AGRONOMÍA Departamento Académico de Ciencias Agrarias

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA DE LA SELVA FACULTAD DE AGRONOMÍA Departamento Académico de Ciencias Agrarias PRACTICA N°
UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA DE LA SELVA FACULTAD DE AGRONOMÍA Departamento Académico de Ciencias Agrarias PRACTICA N°

PRACTICA N° 03

Poda en el cultivo del cacao (Theobroma cacao L.)

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA DE LA SELVA FACULTAD DE AGRONOMÍA Departamento Académico de Ciencias Agrarias PRACTICA N°

Ejecutores

:

Gamboa Chocce, Josmell Waldir Flores Paredes, Airthon Quiroga Julca, Carlos

Docente

:

Ing. Manuel Paredes Arce

Curso

:

Agrotecnia

Lugar de ejecución

:

Parcelas de cacao de F.A.

TINGO MARÍA

2016

I.

INTRODUCCIÓN

El cultivo de cacao constituye una de las más valiosas opciones productivas de la Amazonia Peruana (MINAG, 2000), en el área del Alto Huallaga y específicamente en Tingo María, el cacao ha sido un cultivo colonizador (HERNANDEZ, 1991).

El árbol del cacao es cauliflor, es decir que florea y desarrolla la mazorca en las partes viejas del tronco y de las ramas principales. La remoción de ramas para estimular la floración y la producción de frutos es muy común en la práctica de diferentes cultivos tropicales. La poda del árbol de cacao en producción puede afectar el vigor y la salud del árbol (CRESPO & CRESPO,

1997).

El cultivo de cacao requiere de una poda constante cuando se encuentra en crecimiento con el fin de darle buena formación, la falta de este puede generar perdida y el medio óptimo para albergar enfermedades patógenas, para ello existen distintos tipos de podas que se debe realizar en un cultivo de cacao.

Para tener buena producción y productividad del cacao los tipos de poda que se realizó en esta práctica de campo son:

La poda de formación que principalmente es realizada cuando la planta u árbol se encuentra en crecimiento. La poda de mantenimiento se realiza cuando la planta alcanza una etapa productiva dándole una buena forma del árbol, permitiéndole la entrada de luz solar y aireación en todo el follaje. La poda fitosanitaria se desarrolla con la remoción de los tejidos enfermos de la planta;

consiste en eliminar todas las partes atacadas y o dañadas por plagas u enfermedades fitopatógenas o acción mecánica.

La práctica de la poda, principalmente su adiestramiento es muy importante para nuestra formación profesional y en ello los objetivos que se plantea son los siguientes:

Objetivos generales:

Realizar las diferentes clases de podas en el cultivo de cacao en parcelas de la facultad de agronomía.

Objetivos específicos:

Eliminación de las partes poco productivas e innecesarias de los árboles

que dificultan las labores agrícolas. Realizar la poda de formación, fitosanitaria o remoción de tejidos enfermos y de mantenimiento.

II.

REVISIÓN DE LITERATURA

  • 2.1. Poda

La poda de los árboles frutales se realiza con el objetivo de provocar o acelerar su entrada en producción, no se puede ejecutar con éxito si no se conoce previamente los hábitos naturales de fructificación propios de cada especie frutal. Este conocimiento es la base de todo razonamiento de poda (BRETAUDEAU, 1991).

La poda es muy somera y espaciada cuando se trata de producir frutos para la industria; al contrario, es perfecta al máximo y muy frecuente cuando se pretende producir frutos de calidad (GRISVARD, 1994).

2.1.1. Efectos de la poda

La

suspensión de ramas verdes a

vivas

de

un árbol tiene

claros

efectos fisiológicos que pueden repercutir en la vida y la producción del árbol (MONTOYA, 1996).

La suspensión de partes de la materia verde del árbol provoca para las ramas restantes una mayor disponibilidad de la luz, el agua y los nutrientes minerales que el árbol es capaz de alcanzar con su sistema aéreo y radicular, lo que conduce a un mejor abastecimiento de la materia verde restante. Por otro lado, son fácilmente compresibles los perjudiciales efectos que para el crecimiento del árbol puede producir la reducción de la superficie fotosintética del mismo. Este conjunto de factores positivos y negativos conduce a un balance final sobre el que es bastante difícil definirse en muchos casos (MONTOYA,

1996).

  • 2.2. Poda en cacao

Podar un árbol de cacao es quitarle las partes vegetativas que por alguna razón le sobra, pero sin debilitarlo o causarle daño. El propósito es mantenerlo sano con buena facilidad de manejo y capacidad productiva (Moreno

et. al., 1990; citado por ICT, 2004), además estimula el desarrollo de nuevos crecimientos vegetativos y los equilibra con los puntos productivos (PAREDES, 2000), por lo tanto, la poda ejerce un efecto directo sobre el crecimiento y producción del cacaotal ya que se limita la altura de los árboles y se disminuye la incidencia de plagas y enfermedades (INFOAGRO, 2009).

  • 2.2.1. Objetivos de la poda

La práctica de la poda tiene como objetivo:

Eliminar las partes poco productivas e innecesarias de los árboles que dificultan las labores agrícolas; estimular el desarrollo de nuevos crecimientos vegetativos y equilíbralos con los puntos productivos; permite una entrada de ciertos grados de luz útil para la vida, sanidad y producción del cacao, regula la altura del árbol y facilita la visibilidad de las mazorcas, ya sea para las labores de cosecha, remoción de frutos enfermos e inspeccione general del cultivo, permite encontrar los detalles perjudiciales en forma oportuna a fin de buscar la solución (ICT,2004).

2.3. Clases de podas

En el árbol de cacao, por lo general, no conservan su estructura o armazón formado en la fase inicial de vida, durante el periodo de trasplante y permanencia en campo definitivo, debido a la constante aparición de ramas y chupones, que en la mayoría de los casos deforman la planta (ICT, 2004). Por tal razón la poda en el periodo de crecimiento es una operación necesaria para conseguir un árbol bien conformado, capaz de producir la cantidad de cacao que esperamos de él (BENITO, 1992). Por esto y por otros defectos que pueden ocurrir se han diferenciado las siguientes clases de podas:

Es la primera operación de arreglo que se hace al árbol de cacao en el campo durante su primera etapa de desarrollo (10 o 14 meses después del trasplante) y consiste en formar un arquetipo (estructura del árbol) de acuerdo con el tipo de planta que se va a manejar, hibrido o clon (Enrique, 1995; Benito, 1992; citado por ICT, 2004).

Es muy común que algunos árboles tengan la tendencia de formar las ramas hacia abajo, ya sea porque debido a que el sombreamiento de las ramas es débiles y se doblan hacia el suelo, o por ser una característica genética, como sucede con muchos de los tipos criollos. En esos casos la poda de formación debe ser mucho más cuidadosa, eliminando las ramas o partes que caen al suelo (“despunta”, lo cual estimula el crecimiento de ramas laterales fuertes y hacia arriba) (INFOAGRO, 2009).

La

poda

de

formación, especialmente la eliminación de los

chupones, debe hacerse con bastante frecuencia, pues cuando más joven se

elimine los chupones, menos se lastimará el tronco (INFOAGRO, 2009).

Tiene

por

objeto

estructura

un

árbol

de

cacao

con

ramas

proporcionadas y bien orientadas, durante su primera etapa de desarrollo vegetativo después del trasplante y a su vez lograr un rápido desarrollo del área foliar del árbol (IICA, 2006).

2.3.2. Poda de mantenimiento

Cuando la planta alcanza su etapa productiva (2 a 3 años) los arboles cada año deben ser sometidos a una poda ligera, manteniendo una buena forma del árbol; esta consiste en eliminar ramas innecesarias, plantas parasitas, ramas rotas, colgantes, enfermas, remoción de material enfermo, corte de ramas altas para que la copa quede a una altura que el agricultor pueda manejar utilizando las herramientas adecuadas, consideramos para esto una buena altura promedio de 3.5 a 4m; se debe suprimir todos los chupones que hayan crecido en el tronco y sobre las ramas primarias; esta poda por lo regular

se debe hacer un o dos veces al años cuando el árbol entra en un corto reposo, principalmente después de la recolección de mayor cosecha en épocas definidas (agosto - octubre) (ICT,2004).

Esta poda tiene como finalidad mantener la forma del árbol, dar suficiente entrada de luz y aireación en todo el follaje (MCCH, 2008).

La poda se efectúa de afuera hacia dentro de la copa y de abajo hacia arriba cuidando el autosombreamiento de las ramas productivas. La cantidad de material que se elimina no debe ser excesiva, considerando que las mazorcas formadas en el árbol deben ser eliminadas por las hojas y que las podas muy fuertes alteran la producción regular (ICT, 2004). Es muy importante mantener siempre el centro de la planta bien sombreada para que el sol del mediodía no dé directamente sobre las ramas o frutos. Excepcionalmente, algunos árboles muy vigorosos podrían requerir un raleo de ramillas internas para facilitar la iluminación dentro del árbol (BENITO, 1992).

Un error muy común en los agricultores del Huallaga es podar severamente los arboles de cacao, eliminando inclusive ramas gruesas, exponiéndolo al sol directamente la corteza delicada de la planta, disminuyendo así el área de producción (ICT, 2004). Algunos agricultores prefieren hacer una poda cada dos o más años y efectuar una poda de mantenimiento más fuerte; esto provoca un mayor daño a los árboles y la necesidad de cortar madera bastante madura y gruesa. Solamente en muy pocos casos puede recomendarse esta práctica. Al año siguiente de una poda fuerte puede haber una producción muy alta, pero posteriormente disminuye (INFOAGRO, 2009).

Los cortes deben ser parejos, sin dejar tacones en los árboles y usando herramientas adecuadas (tijera, serruchos) perfectamente afilados, para no ocasionar desgarramiento de corteza haciendo cortes bien lisos (ICT, 2004).

2.3.3. Poda de rehabilitación

Las huertas cacaoteras, con el pasar del tiempo, se vuelven poco productivas por efecto de manejo o por abandono de la misma. Aquí es cuando

se recomienda realizar la poda de rehabilitación, llamada también poda fuerte (MCCH, 2008).

Se realiza en los árboles que han crecido demasiado, eliminando las ramas muy largas para provocar un desarrollo horizontal, desplazando la producción de frutos de las zonas superiores hacia las áreas bajas de los árboles. Permite visualizar y quitar las mazorcas y órganos enfermos, disminuyendo las pérdidas de cosecha, facilitando su recolección e induciendo a la producción en las ramas interiores al recibir una mayor iluminación solar (Crespo, 1999; citado por IICA, 2006).

Los árboles reaccionan muy bien si este proceso se acompaña con fertilización y un buen programa de combate de insectos plagas, enfermedades y malas hierbas; pueden aumentar los rendimientos en forma permanente por varios años (INFOAGRO, 2009).

Se justifica esta

clase

de poda

si

la

plantación que se desea

regenerar es de árboles de buena producción. De no ser así, es conveniente renovar el huerto con material mejorado (MCCH, 2008).

2.3.4. Poda de renovación

Existen plantaciones de cacao improductivas o de muy bajo rendimiento debido a factores como material genético desconocido, edad, presencia de enfermedades y plagas, mal manejo y plantaciones abandonadas, etc. Las que fueron instaladas cuando aún no se había generalizad la propagación de injertos y no se disponía de clones seleccionados (introducidos o locales). Existiendo también plantaciones jóvenes que fueron instalados sin un asesoramiento técnico y que adolecen de baja productividad siendo necesario solucionar (IICA, 2006).

La poda de renovación consiste en renovar

la

copa del

árbol de

cacao progresivamente que haya

decaído por la edad, enfermedad

o

mal

manejo, o por tratarse de un árbol con poca producción (inferior a 1.5 kg de

cacao comercial por año) o sea muy susceptible al ataque de enfermedades, como a la enfermedad llamada “escoba de bruja” (BENITO, 1992).

Para la poda de renovación debe estimularse la brotación de chupones basales (pie de tronco) del que se seleccionara uno que reemplazara el árbol podado previa injertación con material clonal conocido (Benito, 1992; citado por IICA, 2006). Para provocar la emisión de brotes pueden cortarse el tronco del árbol a 30 cm del suelo, limpiándolo de musgos, líquenes, etc. dándole mayor iluminación, o bien seccionar en la corteza un tronco rectangular y estrecho que mida un tercio y la mitad de la circunferencia del tallo a 30 cm sobre el suelo, manteniendo en pie el árbol a renovar. Se elige el chupón más bajo y vigoroso posible (BENITO, 1992). Por medidas técnicas de seguridad se conserva dos chupones en el tronco, mejor si están opuestos diametralmente, porque al injertarse solo uno de ellos es sometido a esta operación, constituyéndose el otro como reserva ante la eventualidad de que el injerto no prenda en el primero (PAREDES, 2000).

Esta nueva planta inicia su producción precozmente entre 1,5 a 2 años después de injertado, esta capacidad se atribuye a la amplia masa radicular que mantiene la planta original y que está abasteciendo a la planta renovada, cuando el injerto ha formado una copa protectora es el momento de eliminar la planta antigua que sirvió de sombra temporal. Sin embargo, algunos injertos en chupones podrían estar a 30 cm del suelo o menos, bajo estas condiciones es posible realizar la inducción para independizar raíces que se realiza fácilmente con un trozo de pseudotallo de plátano que se acondiciona entre el codo del chupón injertado y el suelo, en un periodo de 90 días aproximadamente el pseudotallo de plátano queda totalmente descompuesto y se aprecia una red de raíces que independizan la nueva planta, totalmente pudiendo aporcarse (ICT, 2004).

2.3.5. Poda fitosanitaria

Esta poda tiene como finalidad, preparar al árbol de cacao para que brinde cada año una cosecha sana y abundante y esto se logra cuando se

empieza a recolectar el material enfermo en épocas definidas y claves, reduciendo de esta forma la fuente de inoculo (ICT, 2004).

Consiste en eliminar todas las plantas atacadas y/o dañadas por plagas, enfermedades o acción mecánica que se presentan en las plantas de cacao (IICA, 2006); así como también eliminar de árboles altamente atacados por “escoba de bruja”, removiendo primero las ramas afectadas y luego cortando el árbol toralmente, ya que la susceptibilidad de una planta es la principal fuente de inoculo (ICT, 2004). Es importante eliminar las plantas parasitas como el “mata palo”, el “pega con pega” o “suelda con suelda” (lorantáceas), que crecen sobre las ramas y el tronco de los arboles (INFOAGRO, 2009).

Incluye la recolección – eliminación de frutos enfermos, labor que debe ser permanente (IICA, 2006). Los tejidos enfermos con “escoba de bruja”, “moniliasis” y “pudrición parda”, deben de ser eliminados conjuntamente con las ramas indeseables al momento de la poda y los frutos enfermos deberán ser retirados junto con la cosecha normal, evitar retirar la cosecha y cojines florares a través de la quiebra natural, estos deben ser retirados con un poco de corteza del árbol; los bretes, terminales afectados deben cortarse a 20 cm por debajo del inicio del hinchamiento del brote o punto de infección, para los chancros o gomosis en troncos, los tejidos enfermos deben ser sacados gradualmente con la ayuda de herramientas de corte (tijera y cuchilla) hasta dejar la corteza y madera del tronco libre de manchas rojizas (ICT, 2004).

Para que la poda fitosanitaria sea provechosa se deben eliminar las escobas cuando están verdes, y no cuando están secas, en el caso de monilia, se deben eliminar en sus primeros estadios antes que presente el micelio o cuerpo fructífero del hongo (MCCH, 2008).

2.4. Época de poda

La práctica de la poda se debe realizar en la época adecuada, de

preferencia una vez que haya

concluido

la

época

de

cosecha, pero

si

las

plantaciones se encuentran en abandono total y l fructificación es nula o escasa, la poda puede realizarse en cualquier temporada (PAREDES, 2000).

2.5. Ventajas de la poda en cacao

La página de AGARIOSYMAS (2008) menciona lo siguiente:

Crecimiento y desarrollo uniforme de árboles.

Grosor, altura y estructura adecuada.

Incremento de la producción.

Reducción de los riesgos de plagas y enfermedades.

Suficiente luminosidad y aireación.

2.6 Funciones de la poda

AGARIOSYMAS (2008) menciona o siguiente:

Aumenta los rendimientos y el área de producción de las plantas.

 

Facilita

las

labores

y

el

manejo

individual

del árbol

y

de

la

plantación, mediante la reducción y control en el tamaño de las plantas.

2.7. Consecuencias de la poda mal ejecutada

AGARIOSYMAS (2008) menciona o siguiente:

Interrumpe los ciclos o periodos normales del árbol.

Predisposición al ataque de plagas y enfermedades.

Marchitamiento de frutos y ramas jóvenes.

Eliminación de frutos que caen con las ramas cortadas.

III.

MATERIALES Y MÉTODOS

III.1.

Lugar de ejecución

Esta práctica se realizó en las parcelas de cacao de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional Agraria de la Selva -Tingo María.

III.2.

Materiales

 

Tijera para podar.

Parcela de cacao sin podar.

Libreta de apuntes

III.3.

Métodos

Las podas en la parcela de cacao (sin podar) se efectuarán usando la tijera de podar y viendo las necesidades que presentan los árboles de cacao, las podas pueden ser: de remoción de tejidos enfermos (fitosanitarias), mantenimiento y de formación.

III.3.1. Remoción de tejidos enfermos

Para esta actividad de la poda de remoción de tejidos enfermos o poda fitosanitaria se retiraron los frutos enfermos que presentan esporulaciones de moniliasis y alguna otra plaga, también las hipertrofias de la escoba de bruta que se encontraron.

Para esta actividad de la poda de remoción de tejidos enfermos o poda fitosanitaria se retiraron

tejido

enfermos,

a)

fruto

b a
b
a

Figura 1.

Remoción

de

enfermo

con

esporulación

de moniliasis “moniliophthora roreri (Cif &

Part)” y b) síntoma de hipertrofia causado por la escoba de bruja.

III.3.2. Poda de mantenimiento

Para esta actividad sobre la poda de mantenimiento se

realizó de la siguiente manera:

Para esta actividad de la poda de remoción de tejidos enfermos o poda fitosanitaria se retiraron
Para esta actividad de la poda de remoción de tejidos enfermos o poda fitosanitaria se retiraron
a a b
a a
b

Poda de mantenimiento, a) planta de cacao antes de la poda y b) planta de cacao después de la poda de mantenimiento.

Figura 2.

IV.

RESULTADOS

En la parcela de cacao de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional Agraria de la Selva-Tingo María se obtuvieron los siguientes resultados:

Planta 01.

Figura 3

Planta 02.

Figura 2. IV. RESULTADOS En la parcela de cacao de la Facultad de Agronomía de la

Se realizó la poda de mantenimiento, de formación y

remoción de

tejidos enfermos (enfermedad de

moniliasis)

Figura 4.

Planta 03.

Figura 2. IV. RESULTADOS En la parcela de cacao de la Facultad de Agronomía de la

Observamos las podas de mantenimiento y fitosanitaria, se encontraron 2 frutos con incidencia de moniliasis (moniliophthora roreri).

Figura 4.

Las podas de mantenimiento y remoción de tejidos enfermos o fitosanitaria, se encontraron frutos con incidencia de moniliasis (moniliophthora roreri). Y escoba de bruja.

Planta 04. Observamos las Figura 5
Planta 04.
Observamos
las
Figura 5

podas

de

mantenimiento y

fitosanitaria, donde además se encontró el síntoma de la hipertrofia causada por la enfermedad conocida

como escoba de bruja.

Cuadro 1. Tipos de podas realizadas por cada planta diferente de cacao en parcelas de la Facultad de Agronomía.

N° de plantas de cacao

P. Fitosanitaria

Tipos de podas

P.de mantenimiento

P. de formación

1

1

1

1

2

1

1

3

1

4

1

1

5

1

1

1

6

1

7

1

1

TOTAL

5

7

2

Fuente: Elaboración propia

8 7 6 5 4 3 2 1 N° de podas de plantas 0 Tipos de
8
7
6
5
4
3
2
1
N° de podas de plantas
0
Tipos de podas

Figura 6. Los tipos de podas realizadas en el cacao.

V.

DISCUSIÓN

Según ENRIQUEZ (1987) señala lo siguiente:

La poda de formación se efectúa de un año y medio o dos de

edad de las plantas, y consiste en dejar un tallo y observar la formación de la

horqueta o verticilo, el cual debe formarse aproximadamente entre los 10 y 16

meses de edad de la planta, con el objeto de dejar tres, cuatro o más ramas

principales o primarias para que formen el armazón y la futura copa del árbol y la

poda de mantenimiento se realiza desde los dos o tres años de edad los arboles

deben ser sometidos a una poda ligera por medio de la cual se mantenga el

árbol en buena forma y se eliminen las ramas muertas o mal colocadas, esta

poda por lo regular se puede hacer varias veces al año; es una poda liviana y se

aconseja hacerla en la época seca, para que cuando vengan las lluvias, se

estimule el crecimiento de ramas bien dirigidas.

En nuestra practica se encontró plantas de cacao que requerían

de una poda inmediata ya que estaba sin podar durante buen tiempo, donde se

pudo realizar las podas de mantenimiento y fitosanitaria pero no se encontraron

plantas donde requerían una poda de formación ya que como la literatura

menciona que se deben efectuar de plantas de un año y medio o dos de edad de

estas plantas

Además, estas podas se deben realizar después de la cosecha y

antes de las lluvias y antes de la floración, en temporadas secas en el descanso

de las plantas.

VI.

CONCLUSIONES

De la práctica de poda se concluye los siguientes:

Se realizaron los distintos tipos de podas que son; de formación

mantenimiento y remoción de tejidos enfermos o poda fitosanitaria.

La poda es una labor cultural muy importante para el manejo del cultivo

de cacao, ya que mediante esta se puede disminuir la incidencia de

plagas y enfermedades ayudando a obtener una mayor producción

Se eliminaron las partes poco productivas e innecesarias de los

árboles que dificultan las labores agrícolas.

Aprendimos las temporadas favorables donde se deben realizar las

podas que son principalmente en temporadas secas antes de las

lluvias para que así las ramas que sean cortadas de buen diámetro

puedan cicatrizar y con la llegada de las lluvias no sean infectadas

con algún microrganismo patógeno.

Aprendimos cuán importante es realizar una poda para el cacao que

lo ayuda en la producción y la productividad.

VII.

RECOMENDACIONES

Realizar las podas de formación, mantenimiento y remoción de tejidos

enfermos (fitosanitarias) cada 6 meses aproximadamente cuando ha

pasado la cosecha y en tiempo relativamente seo para que las heridas

puedan cicatrizar y no permitir la penetración de enfermedades y plagas.

De acuerdo a las densidades de siembra se debe realizar con mayor

frecuencia cuando se la distancia es más cortar.

 

Eliminar todos los chupones para que no se formen tallos múltiples y sea

más complicada la práctica de poda.

 

Antes de realizar la práctica

de

poda

se

debe desinfectar las

herramientas. Así también cuando se termine de podar un árbol enfermo,

una manera de desinfectar es con una solución de formalina al 10 % y

también con agua y cloro.

 

Cicatrizar

los

cortes

o

heridas

mayores

de

media

pulgada

aproximadamente con pasta cicatrizante a base de cobre o cal.

Las podas se deben realizar en épocas adecuadas, para así evitar

encontrarse con muchos frutos o flores, en todo caso se debe tener

cuidado de no eliminar ramas con frutos.

VIII.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

AGRARIOS Y MAS.

2008. Poda

del

cacao y enfermedades. (En línea)

cacao.html., documento del 3 de noviembre de 2017).

BENITO S., J. A. 1992. Tecnificación del Cacao en la Selva Peruana. Primera

edición. Fundación para el Desarrollo del Agro (FUNDEAGRO).

Editorial grafica S.A. lima – Perú. 155p.

BRETAUDEAU, J. 1991. Poda e injerto de frutales. Primera edición. Edición

Mundi - Prensa. Madrid – España. 111p.

ENRÍQUEZ C, G.A. 1987. Manual del cacao para agricultores. 1° ed. Editorial

Universidad estatal a distancia. San José- Costa Rica.115 p.

INFOAGRO, 2009. poda del

cacao. San

José

Costa

Rica. (en

línea)

(www.infoagro.go.cr/Agricola/tecnologia/cacao/mplantacion.htm:Página

virtual, octubre 2016).

INSTITUTO DE CULTIVOS TROPICALES (ICT), 2004. Cacao: Manejo

Integrado del Cultivo y Transferencia de tecnología en la Amazonia

Peruana 1ra edición Tarapoto – Perú. 184 p.

MORE M., M. F. 2000. Inducción e injertación de brotes ortotropicos con finales

de renovación en el cacaotero (Theobroma cacao L.) en Tingo María.

Tesis Ing. Agrónomo. UNAS. Tingo María. Perú. 113 p.

MORENO, L Y SANCHEZ, J. A. 1990. Poda y regulación de sombra de cacao

fundación Hondureña de investigación A. La Lima – Honduras. 20 p.

PAREDES A, M. 2000. Rehabilitación – Renovación en cacao. Convenio

USAID/Contradrogas. 57 p.

IX.

ANEXOS

Pasos básicos para realizar una poda:

1. Un árbol de cacao antes de poda sin ventilación y poca entrada de luz. 2.
  • 1. Un árbol de cacao antes de poda sin ventilación y poca entrada de luz.

  • 2. Cortar las ramas que cuelgan, luego chupones y ramas dentro de 60 cm. cortar ramas enfermas y ramas que dirige hacia el centro

3. Los resultados de la primera poda. 4. La poda de copa a la altura de
3.
Los resultados de la primera poda.
4.
La poda de
copa
a
la
altura de
4 metros facilita cosecha
y
remoción de frutos enfermos
5. La forma de una planta bien podada debe ser como un embudo invertido, con nuevas
  • 5. La forma de una planta bien podada debe ser como un embudo invertido, con nuevas ramas creciendo hacia arriba y hacia afuera.

  • 6. Con la poda entra la luz solar al tronco y ramas, estimulando la floración.

5. La forma de una planta bien podada debe ser como un embudo invertido, con nuevas
  • 7. Después de la poda inicial, se debe realizar podas de mantenimiento

  • 8. Se debe notar la diferencia en la productividad de las plantas podadas y las plantas cosechas.

no

podadas si

se

lleva

registro

de

las