You are on page 1of 2

Nombre: Marco Reynoso

Ley de Modernización de la Venta Ambulante

Mi nombre es Marco Reynoso y soy miembro de la organización Se Hace Camino Nueva York por más de
10 años. Estoy aqui para dar mi apoyo a la Ley de Modernización de la Venta Ambulante. Para comenzar,
quiero agradecer especialmente a los concejales patrocinadores y co-patrocinadores de este proyecto de Ley
por haberlo introducido como propuesta para reformar la ley a favor de nuestras comunidades, a las demás
organizaciones locales que han estado en la cabeza de esta campaña y todos los vendedores ambulantes
porque su lucha incansable. Más que un miembro de Se Hace Camino, también me permito identificarme
como un pequeño negociante de la ciudad de Nueva York. Por 30 años le he servido a la comunidad en un
Deli & Grocery ubicado en el 204 de Irving Avenue, Brooklyn. Soy inmigrante del Ecuador y por más de
treinta años he sido testigo de la contribución que los vendedores ambulantes le han dado a la comunidad de
Bushwick y de su integración dentro del desarrollo económico de la ciudad.
Hoy he venido a exponer mi testimonio porque conozco muy de cerca este tema y su dinámica en el área en
el que vivo y debo decir que hay muchas cosas que deben ser ordenadas y modificadas para el beneficio de
nuestras comunidades. La población aumenta, la ciudad se transforma y desde hace más de tres décadas los
vendedores ambulantes han estado sujetos a la misma realidad: No hay permisos.
Considero que la implementación de esta nueva ley no afectará negativamente a los pequeños negocios
establecidos, puesto que hay una gran diferencia entre el tipo de servicio que ambos prestan. Por el
contrario, la implementación de esta nueva ley aliviará a miles de familias y niños que dependen
directamente del dinero que día a día se produce por la venta ambulante. Al mismo tiempo, la posibilidad de
que se modernice la venta ambulante le permitirá a la ciudad incluir el aporte de los vendedores ambulantes
a la economía local por medio de los impuestos correspondientes. Legalizar la venta ambulante crearía
miles de trabajos necesarios. Estos trabajadores nuevos usarían su dinero en pequeños negocios como yo y
seguirán invirtiendo en nuestra comunidad. . Desde mi experiencia como negociante, he experimentado la
lucha de los vendedores ambulantes en nuestras comunidades por no tener un permiso que legalice su
trabajo; también he experimentado el hostigamiento y la discriminación de las autoridades, y ya que se ha
tomado un gran paso en este proceso, yo quisiera que el acoso y la persecución a los vendedores ambulantes
se detengan como una medida de protección inmediata,
Además, aunque la ley de modernización de la venta ambulante es un primer paso clave, me preocupa que
no ofrecezca una cantidad de permisos suficientes para la cantidad de vendedores ambulantes que hay en
nuestra ciudad. Quisiera que ustedes analizaran la posibilidad de expedir una cantidad de permisos
suficiente con base a la estadísticas de la población ya que ninguno de nosotros quiere que dejemos a las
familias son como alimentarlas. .
Pido que, la ciudad abre sus puerta para que los empresarios inmigrantes pueden salir adelante

Nombre: Marco Reynoso

Street Vending Modernization Act

My name is Marco Reynoso. I have been a member of Make The Road New York for over 10 years and I
am the proud owner of a Deli & Grocery in Bushwick, Brooklyn. I have served my community as a
business owner for more than 30 years. I am here today to support the Street Vending Modernization Act. I
want to thank specially Council Members sponsors and cosponsors on this bill, local organizations that have
been at the top of this campaign and all street vendors in New York City for their tireless fight.
I am an immigrant from Ecuador and for over 30 years I’ve witness of the cultural and economical
contribution that street vendors have given to Bushwick as well as their contribution to the local economic
development of the city.
But, as the city has transformed and more families struggle to survive, street vendors have been tied up in
the same reality: No permits.Although, I think that the implementation of this new law will not affect
negatively operating small businesses, since there’s a big difference between the types of service that both
provide.
The implementation of this new law will support thousands of families and children that are currently
depending directly on the money that street vending produces.. At the same time, the Street Vending
Modernization Act would allow the city to count the input of street vendors to the local economy through
taxation. By legalizing street vendors, thousands of badly needed jobs will be created. These newly
employed workers will then go on to support small businesses like myself.
The harassment and persecution that I have seen of street vendors in my community pains me. They are
struggling small business owners like me and they deserve to be treated with respect.
While this legislation is a great first step, I am worried that doubling the current number of permits won’t be
sufficient to cover the true number of street vendors in our city. I am deeply concerned that even after this
legislation, there would still be struggling vendors left out. In short, I ask that New York City open the
doors for immigrant entrepreneurs to flourish.