You are on page 1of 2

No.

1830

Por la protección de Veracruz y de la patria
Refrenda gobernador Javier Duarte alianza con fuerzas navales

Llama Secretario de Marina, Mariano Francisco Saynez Mendoza, a los jóvenes
marinos, a no defraudar a México

Antón Lizardo, municipio de Alvarado, Ver., 21 de abril de 2011.- Al cumplirse 97
años de la heroica defensa del puerto de Veracruz, el gobernador Javier Duarte de
Ochoa ratificó al secretario de Marina, Mariano Francisco Saynez Mendoza, su respaldo
a las acciones de la Armada de México por la seguridad de Veracruz y los veracruzanos.
El mandatario veracruzano dijo que las acciones de las fuerzas armadas tienen la
finalidad de garantizar el bienestar de Veracruz y de México y que en ese sentido el
gobierno del estado es aliado incondicional de la Marina Armada.
El Ejecutivo estatal ratificó la alianza que existe con las fuerzas armadas navales del
país para garantizar la tranquilidad de los veracruzanos y reiteró que su gobierno
continuará actuando con firmeza y determinación para garantizar la seguridad a los
ciudadanos.
En el marco de la heroica defensa del puerto de Veracruz y del sacrificio del cadete
Virgilio Uribe y del teniente José Azueta, el gobernador Javier Duarte de Ochoa recibió
al secretario de Marina, Mariano Francisco Saynez Mendoza, y le acompañó a entregar
espadines a 252 cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar.
Asimismo, atestiguó la jura de bandera que las 51 mujeres y 201 varones de la
generación 2010-2015 realizaron en presencia de padres, familiares, maestros y
comunidad naval, comprometiéndose a defenderla con su vida si fuera preciso, tal
como lo hicieron los héroes de la Heroica Escuela Naval Militar y del Heroico Colegio
Militar.
Javier Duarte de Ochoa se congratuló que esta nueva generación haya recibido hoy sus
espadines, que acreditan a sus miembros como cadetes de dicha institución, símbolos
del principio de su formación de don de mando, virtud que luego les servirá como
oficiales de la Armada para guiar a sus subalternos.
Por su parte, el secretario de Marina, Mariano Francisco Saynez Mendoza, indicó que la
actual situación del país requiere tanto de los cadetes en formación como de los que
conforman la institución naval para enfrentar las amenazas que ponen en riesgo la
seguridad de los habitantes.

No. 1830

“Así lo demanda la sociedad y ese es el compromiso que nos corresponde en completa
sintonía con la estrategia implementada por el presidente de la República, Felipe
Calderón Hinojosa”, dijo.
Por ello, exhortó a los miembros de esta nueva generación para que cada esfuerzo y
sacrificio sea encaminado al logro de un mejor México.
“Tengan siempre presente que la patria espera de ustedes el cabal cumplimiento de la
promesa que hoy realizan, no la defrauden y sobre todo tengan en mente que su
comportamiento se encuentra cimentado en las virtudes de marinos que han dado lo
mejor de sí mismos en beneficio del país y de la institución a la que pertenecen.”
Señaló que este es el momento propicio para recordar que la Armada, forjada en la
sangre de Azueta y Uribe, es absolutamente leal a las lecciones de su historia, se rige
por el amor a México, está plenamente comprometida con la libertad y la soberanía
nacionales y posee el carácter suficiente para no amedrentarse frente a los constantes
retos y desafíos.
A los jóvenes les dijo que son herederos de una tradición de honor, esfuerzo y trabajo
y que tienen la obligación y el compromiso de mantenerse a la vanguardia para
convertirse cada día en servidores íntegros de la patria y en ejemplo digno para las
futuras generaciones.
El director de la Heroica Escuela Naval Militar, Romel Eduardo Ledezma Abaroa,
desatacó que la gesta heroica de Uribe y Azueta el 21 de abril de 1914 es ejemplo para
las nuevas generaciones, como la que hoy se compromete con el país a ser leales a sus
instituciones.
La cadete Laura Valeria Martínez Olguín, en representación de sus compañeros de
generación, expresó: “conscientes del compromiso contraído con nuestra patria, con
nuestras instituciones y con nuestra familia, juramos ante nuestro lábaro patrio, ser
dignos y leales legatarios de esta ancestral sucesión”.