You are on page 1of 30

1

El general José Padilla, en busca de la igualdad en la guerra y en
la paz
Aline Helg

Pocos hombres contribuyeron tanto a la independencia de Colombia como José Padilla, y
después pocos fueron olvidados como él. Por fin, gracias a la iniciativa de la Universidad
Tecnológica de Bolívar, de la Alcaldía de Cartagena y de la Armada Nacional, en 2011 la
Expedición Padilla celebra su memoria por tierra y mar, recorriendo parte del itinerario que le
condujo de Riohacha, su lugar de nacimiento en 1778 o 1784 1, a Cartagena, donde se radicó
después de la independencia, antes de ser ejecutado en Bogotá en 1828.
Otra razón de celebrar José Padilla en 2011 es que este año fue declarado Año de la
Afrocolombianidad. Efectivamente, Padilla era un pardo, hijo de madre wayúu y un padre
negro, y al contrario de otros afrodescendientes como Juan José Nieto (1805-1866), no hizo
silencio sobre su “clase”, como la llamaba, sino que la glorificó. Esto generó la inquietud del
Libertador Simón Bolívar, quién desde comienzos de la guerra contra España, temía de que la
pardocracia (literalmente, el gobierno de los pardos) podría transformar a Venezuela y a la
Nueva Granada caribeña en otro Haití. A pesar (o tal vez en razón) del peso que tuvo la raza
en la sociedad colombiana después de la independencia, la historiografía tendió, como Nieto,
a silenciar la cuestión racial para prevenir manifestaciones de los afrodescendientes contra la
discriminación racial. Aún las contadas instituciones que hoy llevan el nombre de José
(Prudencio) Padilla no dicen que era pardo 2, lo cual contribuye a dejar en la sombra la
participación masiva de los afrodescendientes en el proceso de independencia de Colombia.
1 Los biógrafos de Padilla no concuerdan sobre el año de su nacimiento. Como su partida de bautismo
fue quemada con los archivos de Riohacha de su época, Enrique Uribe White, seguido por Jesús Torres
Almeyda, se basó en la declaración indagatoria tomada a Padilla el 28 de septiembre de 1828, en la
cual manifestó tener 44 años de edad para establecer su nacimiento en 1784. Otros autores se
fundamentan en la primera biografía de Padilla publicada por Gregorio Cerra en 1871, que da la fecha
de 1778. Ver: Jesús C. Torres Almeyda, El Almirante José Padilla (epopeya y martirio) (1981;
reimpresión: Bogotá: Imprenta y Litografía de las Fuerzas Militares, 1990), n. 2, p. 275.
2 Ver, por ejemplo, la “Biografía del Almirante José Prudencio Padilla” en la página web de la Armada nacional
de Colombia dedicada a la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla de Cartagena,
http://www.armada.mil.co/index.php?idcategoria=80163 (consultado 23.06.2011).

2

Este ensayo examina la trayectoria de José Padilla desde la Primera Independencia del Estado
de Cartagena hasta su fusilamiento a orden de Bolívar el 2 de octubre de 1828, pasando por su
ascensión militar que culminó con su promoción a general en 1823 y siguiendo con su
declinante papel en la política cartagenera después de la independencia. Utiliza la
correspondencia entre los actores, documentos legales, la prensa de la época y los informes de los
cónsules, y se apoya en dos publicaciones de la autora 3. Focaliza en la difícil transición que Padilla

tuvo que hacer cuando pasó de ser un líder militar en una guerra prolongada, que exigía
coraje, abnegación, fuerza y audacia, a ser un actor de la política de la incipiente República,
que valoraba la integración en círculos de la élite, la cultura europea y una educación superior
de la cual los afrodescendientes habían sido excluidos por las leyes coloniales.
De hecho, aunque la Constitución de 1821 declaró la igualdad de los hombres libres nacidos
en el país, sin diferencia socio-racial, los legisladores y los gobernantes de la Gran Colombia
se negaron a promulgar e implementar medidas para atenuar las desigualdades oriundas en el
colonialismo español. Entre éstas, la exigencia de la limpieza de sangre —que excluía a los
individuos de “la mala raza de negros, moros, judíos, recién convertidos” 4— y el estigma
racial de la “mancha de la esclavitud”—que marcaba hereditariamente a los descendientes
libres de esclavos, mestizos o no— habían prohibido a generaciones de negros, pardos,
mulatos, zambos, cuarterones y quinterones de América acceder al colegio y la universidad, a
funciones reales y eclesiásticas, así como a honores y profesiones superiores. Por
consiguiente, después de 1821, en el momento de constituir los gobiernos y administraciones
republicanas, la antigua jerarquía socio-racial de la Colonia se reprodujo, porque los únicos
con formación superior eran los blancos acomodados.

3 Aline Helg, Libertad e igualdad en el Caribe Colombiano 1770-1835 (Bogotá/Medellín, Banco de
la República/Fondo Editorial Universidad EAFIT, 2011); Aline Helg, “El general José Padilla en su
laberinto: Cartagena en el decenio de 1820”, en Haroldo Calvo Stevenson y Adolfo Meisel Roca, eds.,
Cartagena de Indias en el siglo XIX, (Cartagena: Universidad Jorge Tadeo Lozano/Banco de la
República, 2002), pp. 3-29.
4 Ver, por ejemplo, “Pablo García sobre su noble ascendencia gallega” (1799 – 1805), en: Colombia,
Archivo Histórico Nacional de Colombia, Bogotá (AHNC), Sección Colombia (CO), Fondo Guerra y
Marina (GM), rollo 3, fols. 1-41 verso.

3

Para justificar el resurgimiento de la preponderancia de los blancos, las nuevas élites
promovieron el concepto de la igualdad basada en los méritos, sin reconocer que los
ciudadanos, por razones históricas ligadas a su raza (la limpieza de sangre y la mancha de la
esclavitud), provenían de condiciones desiguales. Así, los requisitos republicanos permitieron
a miembros de la élite criolla blanca que no lucharon en las guerras de independencia
conservar su predominio. Simultáneamente, los héroes militares que se habían distinguido en
los campos de batallas patriotas, en su gran mayoría pardos, mestizos, negros e indios de las
clases populares, fueron marginalizados por la misma república que habían contribuido a
establecer. En Colombia, nadie simboliza mejor que José Padilla este proceso de ascensión en
la guerra y frustración en la paz, cuya trayectoria se inscribe en el proceso secular de las
luchas de los afrodescendientes por la plena igualdad sin tener que silenciar su identidad.
Padilla en la revolución de Cartagena (1808-1814)
Según sus biógrafos, el todavía adolescente Padilla se alistó como muchacho de cámara para
huir de su padre, un irascible constructor de canoas. 5 Las duras condiciones de vida y la
disciplina castrense a las cuales fue sometido en la marina le hicieron regresar a Riohacha en
1803. Pero poco después se enroló en la Real Armada Española, iniciando su carrera militar a
bordo del navío de guerra Juan Nepomuceno. Allí le cogió un primer evento de alcance
mundial, la Batalla de Trafalgar en octubre de 1805. Padilla fue hecho prisionero, confinado a
un pontón y obligado a trabajar en la construcción de naves y fabricación y reparación de
armas durante casi tres años, una experiencia que amplió su visión del mundo colonial.
Cuando en 1808 Padilla fue liberado y nombrado contramaestre del apostadero de Cartagena,
se estableció en el arrabal de afrodescendientes de Getsemaní y contrajo matrimonio con una
cartagenera. Por segunda vez, un acontecimiento transatlántico cambió su trayectoria: la
invasión napoleónica de España, que desencadenó el proceso independentista de la provincia
de Cartagena.

5 Ver: Enrique Otero D’Costa, Vida del Almirante José Padilla (1778-1828) (1921; reimpresión,
Bogotá: Imprenta y Litografía de las Fuerzas Militares, 1973); Enrique Uribe White, Padilla:
Homenaje de la armada colombiana al héroe de la batalla del lago de Maracaibo (Bogotá: Imprenta
y Litografía de las Fuerzas Militares, 1973); Torres, op. cit.; Juan Zapata Olivella, Piar, Petión y
Padilla. Tres mulatos de la revolución (Barranquilla: Ediciones Universidad Simón Bolívar, 1986);

mulatos y zambos (aún en el batallón de blancos) que tenían trabajos independientes y vivían en Cartagena o Getsemaní. pp. en su gran mayoría pardos y negros. 7 Allan J. ya artesanos. debido a la alta concentración de funcionarios reales y personal militar y religioso. 23-30. y Adelaida Sourdís de De la Vega. criollos prominentes comenzaron a pensar en su región como una provincia autónoma dentro del reino español. La isla amurallada de Getsemaní albergaba principalmente a afrodescendientes libres. Kuethe. 1988). Cuando en 1810 la regencia mandó un nuevo gobernador a Cartagena.15-16. “Cartagena de Indias en 1777: Un análisis demográfico”. ya trabajadores. sitio preferido de residencia de los blancos acomodados. pertenecer a la milicia significaba un mejor estatus y permitió a unos pocos ascender socialmente y percibir su importancia. integrado por españoles y criollos. Military Reform and Society in New Granada. 21-57. el aristócrata criollo José María García de Toledo.4 En 1808. entre los cuales se encontraba La Catedral. con la mayor proporción de esclavos (aproximadamente el 10%). era la ciudad de la región con la proporción más alta de blancos (alrededor del 20%). constituido por comerciantes. la detención del rey Fernando VII por parte de Napoleón introdujo el principio de soberanía popular. y de la milicia. en 1810. para los afrodescendientes.7 Poco después de la llegada de Padilla a Cartagena en 1808. otro de pardos. . y por consiguiente. 1810-1815 (Bogotá: Banco de la República. 1997). Cartagena de Indias durante la primera república.6 La defensa de Cartagena dependía del Regimiento Fijo. 1978). Sin entrar en los detalles del proceso que llevó a la independencia de la provincia de Cartagena en noviembre de 1811. miembro del cabildo. Si los blancos se resistían al reclutamiento. Así. y Santo Toribio. tales como Venezuela y la Nueva Granada. dividida en tres batallones: uno de blancos. pp. Boletín Cultural y Bibliográfico (Bogotá: Biblioteca Luis Ángel Arango/Banco de la República. La ciudad fortificada la conformaban cuatro barrios. al Fijo pro6 Adolfo Meisel y María Aguilera. con unos 17. vol. 45. el cabildo de Cartagena. Sin embargo. En algunas colonias. capitalizó el descontento popular y organizó dos unidades de afrodescendientes para neutralizar. 34. lugar de trabajo y residencia de casi todos los artesanos y esclavos. y un tercero de artillería.600 habitantes. 1773-1808 (Gainesville: University Presses of Florida. si fuera necesario. rehusó la autoridad del Consejo de la Regencia establecido en Cádiz para gobernar por el rey. núm. es necesario detenerse en algunos episodios cruciales para Padilla. Cartagena era la ciudad más importante en la Nueva Granada caribeña. pp. La mayoría de los milicianos eran negros. hacendados y abogados españoles y criollos.

pp. seguramente celebrado por José Padilla: llamó a los hombres adultos libres de Cartagena. donde se concentraban los realistas. La segunda reunió principalmente a hombres del barrio de Santo Toribio. Para evitar choques entre blancos españoles y criollos. 9 Ibid. nació de la necesidad para la pequeña élite criolla de asegurarse el apoyo incondicional de la mayoría afrodescendiente frente al Fijo y los residentes españoles. sin esperar la orden de sus dirigentes. el cabildo reunió ambos grupos en un batallón blanco de “voluntarios patriotas. La nueva junta dio un paso fundamental hacia el republicanismo. y las islas del Caribe. cit. conservadores de los augustos derechos de Fernando VII”. verdadera ruptura sociopolítica. Aún más. organizó un batallón separado de Pardos Patriotas. op. para que el cabildo votara la destitución del gobernador. esta ruptura.5 español. ya activo en la guerra naval contra la realista Santa Marta a fines de 1810. confirmada por la ley electoral de diciembre de 1810. Confirmando la segregación militar colonial. pp. Libertad e igualdad.9 Padilla y muchos otros afrodescendientes tuvieron también un papel clave en la declaración de independencia de Cartagena del 11 de noviembre de 1811.. Y produjo más que el efecto esperado en febrero de 1811. varias familias de la élite afectas a España huyeron para Santa Marta. Torres. sin importar su color. cit. descubrieron y suprimieron una conspiración del Fijo para derrocar la Junta. una muchedumbre de afrodescendientes arrestó a los hombres españoles y los recluyó en las barracas de los Patriotas Pardos. se congregaron el 14 de junio de 1810 frente al palacio de gobierno. 226-228. 230-231. en una evolución que sin duda afectó positivamente a Padilla. op.. La modalidad de esta elección. Poco después. . Estas unidades. un vicepresidente. en adición a los Lanceros Patriotas de Getsemaní. Por supuesto. seis diputados elegidos por el pueblo cartagenero y cinco delegados del resto de la provincia.. armadas con machetes y respaldadas por una multitud. Las clases populares cartageneras mostraron así su capacidad para actuar solas y hasta contra la voluntad de sus líderes de la élite. denominada Lanceros Patriotas de Getsemaní. Confió la organización de la primera.8 Poco después. pp. presidida por García de Toledo y compuesta por los miembros del cabildo de Cartagena. cuando los Pardos Patriotas y los Lanceros de Getsemaní. Nutridos por su sentimiento 8 Helg. destruyó el principio racial de la limpieza de sangre en Cartagena. 27-28. a elegir a los seis diputados de su ciudad. a Pedro Romero. que fue deportado a La Habana. 219-222. el cabildo de Cartagena se transformó en la Junta Suprema de la ciudad y provincia de Cartagena. un poderoso armero pardo.

Luego. la subordinación del ejército al ejecutivo. Libertad e igualdad. Reorganizaba el Fijo y las milicias en un ejército estatal incluyente en términos raciales. los Lanceros Patriotas de Getsemaní y los Patriotas Pardos. Sevilla (AGI). obtuvieron la mayoría entre los treinta y seis diputados electos.. Helg. 231-234. lo cual significó la integración militar para los afrodescendientes como Padilla. y marchó sobre el palacio del gobierno. liderados por los hermanos Gutiérrez de Piñeres. Era representativa. yerno de Romero. apoyaron a la fracción más radical de la élite (en particular los hermanos Gabriel y Germán Gutiérrez de Piñeres. y hacía énfasis en los derechos fundamentales de los individuos libres.6 anti-español. cit. la abolición de la Inquisición y la exclusión de “europeos antipatrióticos” de los cargos públicos. Los Lanceros Patriotas de Getsemaní y los Pardos Patriotas tomaron posiciones en las murallas de la ciudad y volvieron su artillería contra las barracas del Fijo y los Patriotas Blancos para impedir su intervención. los hombres cabezas de familia de la provincia de Cartagena. forzó las puertas del arsenal para apoderarse de armas. al menos uno de ellos. sin distinción de raza. La Constitución del Estado de Cartagena de Indias de 1812. compuesto por batallones de veteranos y milicianos. Archivo General de Indias. en: España. pp. Por primera vez. era afrodescendiente. 28-29. . “la igualdad de derechos de todas clases de ciudadanos”. el nombramiento de comandantes pardos y negros en el batallón de pardos y en la artillería. republicana y liberal. a comienzos de 1812. Los radicales. Una multitud de labradores y artesanos afrodescendientes encabezada por Gabriel Gutiérrez de Piñeres y Romero. op. para exigir la independencia absoluta de España.11 10 “Proposiciones presentadas por los diputados del pueblo y aprobadas y sancionadas el 11 de Noviembre de 1811”. Torres. pp. Pedro Romero. la turba armada invadió el palacio. aprobada por los diputados. la apertura al público de las sesiones legislativas. Santa Fe 745. un gobierno dividido en tres ramas. entre ellos el abogado Ignacio Muñoz. op. Los insurrectos enviaron a la Junta a dos delegados. 30 de noviembre de 1811. lo cual mostró que ahora el poder político no era exclusivamente una cosa de blancos. agredió a García de Toledo y obligó a la junta a firmar el Acta de Independencia de la provincia. desarrollaba los principios propuestos en el Acta de Independencia de 1811. cit. en: “Carta del comandante general de Panamá a ministro de justicia”. de Mompox) y a Pedro Romero.10 Otra etapa fundamental para un pardo como Padilla fue cuando. fueron llamados a designar a los electores que escogerían a los diputados a una asamblea constituyente.. pero también el fin de la autonomía de sus unidades.

485-546. pero los piñeristas se rebelaron y. En cuanto a los piñeristas. también estaban ansiosos por mantener bajo control a los afrodescendientes que los habían llevado al poder con el fin de neutralizar su desafío socio-racial autónomo. pp. Libertad e igualdad. levantaron cadalsos a la entrada de la ciudad y arrestaron a algunos oficiales para impedir que los Lanceros Patriotas de Getsemaní y grupos del pueblo hicieran manifestaciones armadas para influenciar las decisiones de los diputados. Pero en realidad. cit. En diciembre de 1814... durante los debates de la convención para redactar la Constitución en febrero de 1812. encabezados por el diputado Muñoz. que mandara tropas para ayudarlos. en: Manuel Ezequiel Corrales. En la anarquía que siguió.13 11 Helg. En particular. pp. cit. 1883). op. . dieron un golpe de Estado en el cual afrodescendientes armados. apoyó a los piñeristas. trataron de imponer a Gabriel Gutiérrez como gobernador. 260-262. con gran perjuicio de los toledistas. Aunque los piñeristas. Padilla ofreció su experiencia en la marina española a la flotilla patriota. por haber exigido la independencia. pp. 12 Helg. e impuso un drástico castigo a los piñeristas.7 En este periodo conflictivo Padilla. hoy estado soberano de Bolívar en la Unión colombiana. pidieron a Bolívar. sitió y se tomó Cartagena. que estaba en Honda. volviendo a las prácticas políticas de 1810-11.12 Desde el principio de la guerra de Cartagena contra las provincias realistas de Santa Marta y Riohacha. en particular. pp. vol. Libertad e igualdad. los toledistas solicitaron el auxilio de Manuel Del Castillo. 1. Rápidamente se distinguió en varios combates navales. en ese momento comandante del ejército de la Línea del Magdalena. En 1814 se acercó a Bolívar cuando éste se refugió. con parte del Ejército patriota venezolano. el destierro de los hermanos Gutiérrez de Piñeres y de Muñoz. Documentos para la historia de la provincia de Cartagena de Indias. 247-250. los dos bandos trataban de atraer a los afrodescendientes a sus filas con un discurso que hablaba de igualdad sin abordar directamente temas de raza y a través de redes de clientelismo. ver: “Constitución política del Estado de Cartagena de Indias. como la mayoría de los afrodescendientes. 2 vols. más radicales que los toledistas. expedida el 14 de Junio de 1812”. Antes de que Bolívar respondiera. (Bogotá: Medardo Rivas. Del Castillo retiró sus fuerzas de la guerra contra los realistas.. captaron mayor respaldo popular que los toledistas. 235-236. los toledistas ganaron las elecciones del Estado de Cartagena. Par el texto completo de la constitución.. op. 13 Ibid. ed. en Cartagena.

Además. pp. enfurecido por la insubordinación de Del Castillo. los piñeristas.. De allí nació un odio visceral entre Montilla y Padilla. . A fines de abril 1815. 262. en su mayoría piñeristas. para empezar la reconquista de la región caribeña. afiliado a los piñeristas. Los toledistas liberaron a los presos políticos. 30-32. dejando la suerte de seis miles de cartageneros en las manos de los españoles. se embarcaron en un bergantín. siete goletas y varios barcos de fortuna a veces pilotados por corsarios. entre ellos a Padilla.14 Durante los tres meses del sitio. El 5 de diciembre decidieron abandonar la ciudad al ejército invasor de Morillo y huir por mar. logró romper la línea española. Padilla fue de los que pudieron escapar.8 De la reconquista al triunfo de Padilla en la Batalla de Maracaibo José Padilla. los toledistas y los piñeristas consideraron los daños que su rivalidad hacía a la causa de la independencia. y Padilla quiso unírsele. entre ellos García de Toledo y Del Castillo. Si Montilla permaneció en el ejecutivo como Segundo Jefe de la Plaza. Por fin. el Alférez de Fragata Padilla fue nombrado segundo jefe de una flotilla contando con 400 marineros. Más aún. el teniente coronel venezolano Mariano Montilla. retiró sus tropas del Magdalena para poner sitio a Cartagena. en aquel tiempo toledista enemigo de Bolívar. entre los cuales se encontraba el muy emprendedor Padilla. Torres. el general Pablo Morillo llegaba a Santa Marta con 8.000 veteranos. Unos 2. llamaron a los piñeristas desterrados para que se juntaran a la defensa de Cartagena. quienes procesaron por alta traición y fusilaron a varios toledistas. Poco después Del Castillo rechazó una orden de Bolívar de participar con sus soldados en una operación militar contra Santa Marta. pp. controlar el 14 Helg. op. estos conflictos internos permitieron a los realistas ocupar gran parte del Magdalena. que iba a durar ciento seis días y cobrar la vida de casi una tercera parte de los habitantes de la ciudad. cit.. en España Fernando VII reasumió el poder y ordenó reconquistar las colonias americanas rebeldes. ordenó su encarcelamiento por traición. retomaron la iniciativa contra los toledistas.000 cartageneros. op. Morillo empezó el sitio de Cartagena. y reorganizaron el gobierno. Libertad e igualdad. y en comanda de la goleta “Presidente”. cit. 277-281. Cuando Bolívar. muertos por hambre y enfermedad. seguía de cerca estos acontecimientos. El primero de septiembre de 1815.

donde se quedó con otros. pp. pp. Alejandro Petión. 16 Jaime E. pp. como en la costa caribeña. The Independence of Spanish America (Cambridge: Cambridge University Press. lo que le valió una promoción a capitán de navío (o coronel). 44-50. en Haití. Torres. Como las tropas. Bolívar dejó su exilio en Jamaica y se asiló también en Haití. Santa Marta y Cartagena. Se sabe que Padilla presenció el fusilamiento de Piar que Bolívar ordenó en octubre de 1817. sometiendo esta última a un sitio de cinco meses en 1821. beneficiado por la hospitalidad del presidente mulato. Padilla logró destruir 15 Torres. sí parece que él contribuyó a prevenir una insurrección de las tropas. Padilla hizo parte de las tropas dirigidas por Manuel Piar. originario de Curazao y excelente estratega que logró controlar la Guayana y establecer allí el núcleo del ejército de liberación de Venezuela. cit.9 canal de Bocachica y abrir paso a otros buques patriotas para refugiarse en Los Cayos. Bolívar trató de calmarlas encargando el mantenimiento de la disciplina a otro pardo: Padilla.. Padilla admiró a Petión y su gobierno compuesto de negros y mulatos en una nación cuyos ciudadanos eran casi todos afrodescendientes. el Apure yel Magdalena. op. como segundo jefe de una flotilla sobre el Orinoco. . empezaron a calificar la ejecución de Piar de acta racista. Rodríguez O. tanto en el Orinoco. 1998). vivió más de dos meses en Los Cayos. 40-44. el único general afrodescendiente en la época.16 A lo largo de los tres años siguientes. 187-88. Allí.15 Padilla. oficialmente por conspiración racista pero sobre todo porque Bolívar quería eliminarle para asumir el poder absoluto. Padilla participó en la toma de Angostura contra los realistas. en su inmensa mayoría afrodescendientes. Padilla actuó de manera decisiva como capitán de buques de guerra. op. cit.. Padilla viajó a bordo de una de las goletas que desembarcaron en Ocumare. Cuando salió ésta. Simultáneamente. al igual que Bolívar y otros patriotas.. Otra vez aportó su respaldo a Bolívar en la competición por la dirección de los exiliados y tomó un papel muy activo en la preparación de la primera expedición libertadora equipada por el gobierno haitiano. mientras que Bolívar regresó a Haití ante las amenazas españolas. Encargado de la flotilla naval. y soñó con la posibilidad de formar un gobierno incluyendo hombres de color después de la liberación de la Nueva Granada caribeña. contribuyó a liberar Riohacha. Junto con Montilla. A mediados de 1817. seguramente. al oeste de Caracas. Aunque las fuentes no informan sobre la reacción de Padilla al fusilamiento de Piar.

que tuvo que viajar a Bogotá para desmentir las calumnias. 10 y 30 de abril de 1822. es decir. a quien quiso “juzgar […] como sedicioso enemigo de los blancos”. Desde su nuevo cargo.. Montilla sospechaba sin cesar que los pardos y los patriotas radicales agitaban el asunto de la raza. que se extendía de Riohacha al Golfo de Mosquitos en Panamá. 18 “Montilla a Santander”. Montilla como intendente del Magdalena. (Caracas: Presidencia de la República. 922-23 y 927. 1782-1982. En 1822 pidió repetidamente al vicepresidente Francisco de Paula Santander que retirara a Padilla de Cartagena. 2 vols. Allí Santander no se convenció de “los poderosos motivos que hay para que aquel señor [Padilla] sea perjudicial en aquella plaza”. Una vez absuelto y restablecido en la comandancia del Tercer Departamento de la Marina. varios incidentes indicaban que su enemistad. op. una posición superior a la de Padilla. sólo logró abrir una encuesta contra Padilla. vol. Homenaje en el bicentenario de su nacimiento. nacida con encarcelamiento del primero por Montilla en 1815. Montilla se quejaba de que “algunos zambos de Getsemaní” habían comenzado a decir que los soldados pedían “por jefe al coronel [sic] Padilla”. gracias a la cual los patriotas entraron en Cartagena en octubre. en: Mariano Montilla. pp. .10 la Armada española en la Noche de San Juan (el 24 de junio) y diseñar una hábil estrategia. la hostilidad resurgió por las diferencias socio-raciales.18 Aunque Montilla puso a todos los sospechosos bajo la vigilancia de la policía secreta con el fin de encontrar medidas jurídicas para expulsarlos. 2. General de División. Padilla regresó rápidamente a Cartagena 17 Torres. acusándolo de respaldar a “la maldita gente de Santo Domingo”. y lo ascendió a general de brigada o contraalmirante. Además.17 La rivalidad entre Padilla y Montilla Aunque Padilla y Montilla colaboraron en la liberación de litoral caribeño. 1982). se atenuó sólo porque la guerra contra los realistas lo exigía. Cuando ambos hombres se establecieron en Cartagena. El mes siguiente el gobierno de la Gran Colombia nombró Padilla comandante general del Tercer Departamento de Marina. cit. a los piñeristas que se habían exiliado en Haití después de la reconquista de España en 1815 y que habían regresado con amplias ideas de igualdad. Montilla sospechaba particularmente de Mauricio Romero (hijo de Pedro) y de Calixto Noguera. pp. como lo denunciaba Montilla. 50-79.

. encendiendo fuegos artificiales y organizando un baile en su casa “sin convidar una sola blanca”. Padilla comparaba amargamente los altos cargos que “otros militares” habían obtenido como “premio” por sus servicios con su propia compensación. sin duda para ilustrar la exclusividad racial de Padilla. pp. informó Montilla a Santander.. Además. pp. A raíz de esta acción. ciudad portuaria que volvió a caer al poder de España en septiembre de 1822. no sé por qué desaire que quisieron hacerle a su moza que es una pardita hermana de [Mauricio] Romero y que vive con él públicamente”.11 para celebrar su victoria contra Montilla. A finales del año Padilla inició la lucha naval allí. Montilla alegaba de nuevo que había un resurgimiento de “los bochinches de colores. 2. Bolívar le calificó “del Nelson” colombiano. Sin dejarse embaucar. el gobierno colombiano restableció a Montilla en su puesto y a Padilla en la comandancia de la empobrecida Marina del litoral. . 20 Torres. con “una mulatica de la pandilla”. donde ha vivido largos años. lo cual resultó en la suspensión provisional de Montilla de su puesto de comandante del Ejército del Magdalena. la continuación de la guerra ofreció una ocasión adicional a Padilla para demostrar su sentido estratégico poco común: la campaña de Maracaibo. 943 y 969. subordinada al primero. Y Padilla esperaba una consagración política como intendente del Magdalena. y segundo cuando aseguró la victoria de los patriotas—y la independencia de Venezuela—en la batalla naval de Maracaibo del 24 de julio de 1823. algunos criollos prominentes se habían casado con mujeres pardas. entre ellos el hombre de letras Antonio del Real. 20 de agosto de 1822 y 20 de febrero de 1823. amenazando la independencia de Venezuela.000 pesos. op. En Maracaibo. 10 de agosto de 1822. 941. vol. op. a pesar de los obstáculos puestos por Montilla. Padilla llegó a la cumbre de su carrera militar. En febrero de 1823.20 Sin embargo. sólo se otorgó a Padilla un ascenso a general o almirante.19 Sin embargo. que describía 19 “Montilla a Santander”. en: Montilla. cit. decretó en ‘La Popa’ muerte a los nobles. quién le rehusó fondos para la Marina y tramó sin éxito su destitución y reemplazo por un venezolano. cit.. el alcalde blanco Manuel Marcelino Núñez estaba “muy impregnado de los Cayos. se lamentaba Montilla. primero cuando forzó con su flotilla la barra de defensa española que bloqueaba la entrada al Lago de Maracaibo por el Mar Caribe. 83-136. Padilla que se empeñó en ir allí a ver la moza por ocho días. Por su triunfo en Maracaibo. el capitán Renato Beluche. Montilla alertaba a Santander de “abrir bien los ojos sobre aquella ciudad”. y la mitad del cabildo [era] de la misma clase”. el uso de una medalla de oro y una pensión anual de 3. etc.

. y no con una pensión. ya que legalmente Padilla no había podido seguir estudios superiores. con el fin de la guerra las virtudes del coraje y las hazañas militares que habían reducido el estigma socio-racial en la carrera militar de Padilla ya no contaban. en: Torres. en: E. 30 de agosto de 1824. 323. baja. cuánto menospreciaba a los afrodescendientes acomodados que trataban de comprar gracias al sacar para pasar por blanco. de calumnias lanzadas por Beruche. luchó por la concretización de la igualdad republicana y se movilizó contra cada manifestación de desprecio de su persona que interpretó como un regreso al sistema de castas de la colonia. cit. quería “concluir su carrera con honor”. cit. como lo indica su refutación. op.12 como “la paga de un mercenario”. p. pp. Padilla publicó un incendiario panfleto dirigido Al respetable público de Cartagena. 301-303. A partir de 1824. op. a finales del año. .21 Padilla frente a la discriminación socio-racial de la posguerra Desafortunadamente. esa misma espada me sostendrá contra cualquiera que intente abatir a mi clase [parda]. un protegido de Montilla: Yo conozco al señor Beluche y por su color creo que no pertenece a la clase que se llamaba de pardos en tiempos de la tiranía y a la que correspondí. En su calidad de oficial. delante 21 “Padilla a Santander”. esa espada con que he dado a la patria días de gloria. Consiguientemente. empezó a reclamar derechos y honores como pardo. 22 Respuesta del almirante Padilla a un panfleto publicado en Caracas por el capitán Renato Beluche. de bajezas y mentiras protegidas por las revoluciones del tiempo. El legajo de la discriminación racial colonial mostró todo su peso. Uribe. Padilla comenzaba así: No es ésta la primera tentativa con que mis enemigos. cuánto esperaba de la igualdad lograda en las batallas contra España. oscura y la que se apellidaba con todos los dicterios ignominiosos y de la que desertaron algunos necios a costa de oro. en el cual advertía: “la espada que empuñé contra el rey de España. delante de mis conciudadanos. a fines del 1824. De allí en adelante. 24 de diciembre de 1824.22 Estas líneas permiten entender cuánto Padilla sufrió bajo las discriminaciones raciales coloniales. asemejando su frustración a las de los pardos en general. más que como ciudadano colombiano. y degradar a mi persona”.. han tratado de desconceptuarme delante del gobierno. y tácitamente. a esta clase se le llamaba ruin. los enemigos de mi clase.

. pero expresó su convicción inquebrantable de que la igualdad –y. (La Habana: Lex. Al respetable público de Cartagena. sino para tomar medidas que eviten en lo futuro los desastres horrorosos que el mismo Padilla prevé. que no me cansaré de recomendar. por extensión. yo no pertenezco a las antiguas familias. no para dar palos. Obras completas.13 del mundo entero. 1. caja 88. para levantar sobre sus ruinas el tablado de la ambición. ni traigo mi origen de los Corteses. en: Colombia. fondo XI. 15 de noviembre de 1824. que quiere que haya igualdad absoluta. . los Pizarros. aún en campaña en Perú.24 Bolívar no definió las medidas que consideraba necesarias. de la rabia y del negro odio con que me miran esos hombres a quienes Colombia no debe sino traiciones e indiferencia. La igualdad legal no es bastante para el espíritu que tiene el pueblo. AHNC. en: Simón Bolívar. Sección República (RE). grandes medidas. para exterminio después de la clase privilegiada. y sustituir a las formas republicanas las de sus antiguos privilegios y la dominación exclusiva de una pequeña y miserable porción de familias sobre la gran mayoría de los pueblos. tanto en lo público como en lo doméstico. 7 de abril de 1825. fols. ed. 2 vols. en Bogotá. Esto requiere. 170. menos de dos meses después. Archivo Restrepo (AR). su usura y su monopolio amontonaron riquezas con que compraron nuevos abuelos […] Ciudadanos. los afrodescendientes dominarían y masacrarían a los blancos. y después querrá la pardocracia. p. 125-126 (énfasis en el original). Vicente Lecuna.23 El pasquín de Padilla no sólo alarmó a la élite de Cartagena. sean el motivo del celo. ya se ve. sino que también repercutió en el Vicepresidente Santander. 1947). 24 “Bolívar a Santander”. y provocó un intercambio de cartas entre los dos generales sobre la amenaza de la pardocracia. que sensible es en mi corazón contemplar que los sacrificios que he hecho por mi Patria. Además. expresó su oposición a una expedición 23 José Padilla. su rapiña. 1076. y que me han adquirido el alto rango que obtengo. y en el Presidente Bolívar. esos hombres que cada día y desvergonzadamente redoblan sus ataques y minan el santo edificio de la libertad y de la igualdad del pueblo. Bolívar veía la protesta de Padilla como representativa de: El espíritu que [Padilla] tiene con respecto al gobierno y al sistema […] Yo creo que este negocio merece muy bien la atención del gobierno. que es la inclinación natural y única. vol. digo. el poder de los pardos prominentes– debería tener límites. ni de los feroces españoles que por sus atrocidades contra los desgraciados indios. de otra manera. vol.

26 “Santander a Bolívar”. 25 Mucho menos crítico de Padilla. hija del fallecido Pedro Romero.14 colombo-mexicana para liberar a Cuba de España. concibiendo y pariendo prodigiosamente en un momento mismo”. 21 de julio de 1825. Al respetable público de Cartagena. en la cual Padilla habría jugado un papel protagónico como jefe de la Armada en Cartagena. y el deseo de vejar y degradar a esta clase han sido las únicas intenciones del padre de familia”. lo cual le permitía excluirle del grupo de padres de familia respetables que personificaban a los verdaderos ciudadanos con derechos cabales. en: Ibid. afirmaba Padilla. que hasta ahora es de los menos chisperos”. 20 de mayo de 1825. sin necesidad de mencionar la raza. En realidad. Padilla estaba particularmente ofendido por el hecho de que los aristócratas cartageneros no habían invitado a su “virtuosa compañera” a un baile privado en la residencia del acaudalado comerciante español Juan De Francisco. 1097. nada les gusta y todo les incomoda. . 1. 5 vols. sino la bendición de su vientre. con el argumento de que su unión no había sido santificada por la Iglesia Católica. cit. Padilla no dudó en denunciar la hipocresía de los hombres de la élite blanca que tenían amantes y cuyas “fecundas esposas no han esperado para ser madres.27 Al juicio de Padilla. arguyendo que conduciría al “establecimiento de una nueva república de Haití” en Cuba. De Francisco había excluido a Anita Romero del baile no a causa de la ilegitimidad de su unión sino por ser mulata: “Todo el mundo sabe la clase a que ella pertenece. además. 16. deportado en 25 “Bolívar a Santander”. (Bogotá: Fundación para la Conmemoración del Bicentenario del Natalicio y el Sesquicentenario de la Muerte del General Francisco de Paula Santander/Biblioteca de la Presidencia de la República. en: Francisco de Paula Santander. El proyecto colombomexicano para liberar a Cuba fue abandonado definitivamente luego de que Estados Unidos y Gran Bretaña se opusieran por temor a provocar un levantamiento de esclavos y reducir el comercio entre Estados Unidos y Cuba. el autor de la carta se centraba en la unión ilegítima de Padilla (que. op. 1988-90). Con astucia.. p. no tenía hijos conocidos). 5. y debo ser justo con Padilla. 27 Padilla. Santander respondió a Bolívar: “Yo no sé cómo pueda destruirse el germen de pardocracia. p. Cartas SantanderBolívar. tal conducta era particularmente condenable para un aristócrata español como De Francisco. Ellos lo quieren todo exclusivamente.26 El pasquín de Padilla de noviembre de 1824 respondía a una carta anónima publicada por un “padre de familia” que vilipendiaba al general pardo por haberse separado de su esposa adúltera y cohabitar de manera “inmoral” con Anita Romero. vol. vol.

p. Cualquier afrenta hecha a él constituía una afrenta a todos los pardos y. desde finales de la década de 1790. La noción de igualdad que tenía Padilla iba más allá que la de otros funcionarios afrodescendientes que vislumbraban que la República extendería la igualdad de derechos y deberes a todos los ciudadanos sin consideración de raza y clase.29 A diferencia de ellos. entre las cuales no hacía diferencia. Según él. esgrimía el fantasma de la pardocracia para silenciar a afrodescendientes prominentes. que percibían las exigencias de algunos pardos — promociones equivalentes a las de los blancos e igualdad en las relaciones privadas— como manifestaciones de arrogancia y violaciones a la esfera privada. a la república en cuya construcción ellos habían participado más que los blancos de la élite. ed. él merecía un rango superior y el correspondiente respeto. f. sólo en el caso de Padilla su discurso les permitió deshacerse de él. op. las autoridades coloniales y de la Primera Independencia habían predicho que 28 Ver: “Extracto de las causas seguidas a don Tomás Torres y a don Juan de Francisco”. no sólo un individuo de méritos republicanos.. 320-325. sólo el servicio a la patria debería importar en la nueva jerarquía social. y que había podido regresar en la Cartagena independiente para restaurar las jerarquías coloniales. independientemente de que fuera un pardo de origen humilde. Padilla planteaba justo el escenario que. 399. y a causa de sus notables logros militares. 1. Como Bolívar lo señaló correctamente. él era. También. si la República había abolido los privilegios de clase y raza. ver Helg. Padilla desafiaba abiertamente la jerarquía socio-racial heredada del colonialismo español y amenazaba con movilizar a los pardos para conseguir la igualdad concreta. Libertad e Igualdad. op. . Aun cuando se consideraba superior a sus conciudadanos.15 1811 por su apoyo a la conspiración realista del Fijo.. pp. sino también parte de una categoría socio-racial colonial: la clase parda. un pequeño grupo de blancos poderosos. cit. vol.]. [s. Documentos para la historia de la provincia. al anunciar que usaría su espada para defender la igualdad de derechos y la completa integración de la clase parda en todos los niveles. Además. cit. en: Corrales. Aunque en todos los casos. a su parecer. 29 Para ejemplos. la visión de igualdad de Padilla reñía con aquélla de los aristócratas cartageneros que rodeaban a Montilla.. reacio a renunciar a su pretendida superioridad racial en una postguerra con escasos recursos y pocas posibilidades de empleo.28 Al respetable público de Cartagena ofrece una comprensión poco frecuente de la visión que tenía Padilla de la igualdad. por extensión. Padilla deseaba la igualdad absoluta en las esferas pública y privada.

en: Gran Bretaña. por “el General Padilla”.16 convertirían a la Nueva Granada caribeña en otra Haití. El cariño de Padilla por Anita Romero era visto con buenos ojos. Londres (PRO). quienes apreciaban su aristocracia y su autoritarismo. y luego. la gente se reunía para ver al general de ascendencia africana e indígena. Foreign Office Papers (FO) 18/7. pagar impuestos. una ciudad donde muchos vivían en unión libre. 30 de noviembre de 1824. 231.31 30 “Edward Watts a Joseph Planta”. así como los cónsules. A pesar de las preocupaciones de Bolívar. entre otros. como lo atesta su elección en 1822 y 1825 como Senador de la República por el departamento de Magdalena. A lo largo del río Magdalena. en 1825. Según el viajero sueco Carl August Gosselman.30 En realidad. venezolanos. como la mayoría de ellos mismos. comerciantes. “la comida era verdaderamente pública y negros e indígenas observaban la escena con la boca abierta. o hasta 1827. mercaderes y abogados criollos. que fue invitado en dos ocasiones a almorzar con Padilla durante su navegación río arriba. Como ilustración de la popularidad de Padilla. el panfleto de Padilla no movilizó a los pardos y negros libres de Cartagena. Aunque estos partidarios eran acomodados. eran pocos. empleados y funcionarios. o ejercer una ocupación independiente. se complacían en el juego. Pero la carta anónima del padre de familia que denunciaba la supuesta inmoralidad de Padilla tampoco convenció a otros que a sus enemigos en Cartagena. él celebró su victoria en las elecciones senatoriales con las élites y autoridades locales de camino a Bogotá. De puertas abiertas. primero “por el Gran Bolívar” y “por la República de Colombia”. Public Record Office. . En contraste. y las muestras de intolerancia de la nueva élite –entre la que algunos de sus miembros. ser veterano del Ejército patriota). hasta 1826. En otras palabras. incluyendo a Montilla. y extranjeros. Padilla era muy popular entre los hombres que tenían los requisitos para votar (saber leer y escribir. cuando Padilla comenzó a utilizar la raza para movilizar a la gente. gozando verdaderamente del espectáculo y pugnando por ingresar al recinto”. el círculo de Montilla incluía oficiales. sus detractores pudieron fácilmente enarbolar el espectro de la Revolución haitiana y acusarlo de preparar una guerra racial. las fiestas y el sexo extramarital– tenían poco impacto. Padilla conformó un grupo amplio de seguidores entre los que se contaban no sólo miembros de las clases populares. tanto en Cartagena como en toda la región del río Magdalena. no. los invitados bebían copiosamente. sino también pequeños contratistas. con más fervor.

p. 27 de octubre de 1825. op. votó por la reelección de Bolívar a la presidencia. Santander y Bolívar expresaron su renovada confianza en el líder pardo. Santander escribió a Bolívar que Padilla era “uno de los más entusiastas amigos del gobierno. y al igual que casi todos los electores de ésta. 32 Bolívar no dudó en calificar a Padilla como “el hombre más importante de Colombia”. Pero a diferencia de Montilla y de la mayoría de los electores de Magdalena. 319-321. el fausto i la suntuosidad […] [que] insultan a la miseria pública”. Padilla participó en las elecciones presidenciales de la Gran Colombia. sentía él. trad. cit. se habían beneficiado de “gracias y favores” para poder adquirir “muchas propiedades”. Padilla había contraído un crédito con Santander para comprar una casa de dos pisos a la entrada de Getsemaní. para gran disgusto de la élite. pp. p. En palabras de sus defensores. agregando que “lo quiero mucho por sus servicios y por la adhesión que me tiene. Además. y David Bushnell. The Santander Regime in Gran Colombia (Newark: University of Delaware Press. cit. Ver también: Torres. 306. no tenía propiedades rurales.17 En agosto de 1825. en: Bolívar. 32 “Santander a Bolívar”. Uribe. Como consecuencia. 98-100. cit. donde pasaba gran parte de su tiempo. que vivía en la mansión del antiguo marqués de Valde-Hoyos. Dios le conserve en este sentimiento”. p.. op. . como miembro del consejo electoral de Cartagena. 34 En contraste con Montilla. en: Santander. cerca de allí abrió una taberna adonde la gente iba a beber. op. 1. 1828. 33 Con estas palabras. p. op. Viaje por Colombia. 1222. cit. en Turbaco. cuyo antagonismo. cit. después de 1821. op.. 155. 33 “Bolívar a Santander”. 351. mío y más que todo idólatra de usted”. jugar dados y discutir sobre política. Padilla era distinto a Montilla y a varios otros que. del sueco: Ann Christien Pereira (Bogotá: Banco de la República. citado en: Torres.. Bolívar probablemente se refería a la incomparable posición de Padilla como el único general pardo de la Gran Colombia y uno de sus líderes más populares. que respaldaban a un antiguo toledista nativo de Cartagena como vicepresidente. ayudando a asegurar su reelección. vol. Padilla dio su voto a Santander. vol.. vivir en “la opulencia. 1987). pp. 6 de octubre y 6 de noviembre de 1825. pp. Bogotá. La popularidad de Padilla se explica también por su estilo de vida menos ostentador que el de la élite blanca en una Cartagena donde la gran mayoría vivía en la pobreza. 34 “Apelación a la razón”. en cuanto a Padilla. 5. a Montilla le habían sido adjudicadas una plantación enorme cerca de Sabanalarga y la Hacienda Aguas Vivas.. podría tener enormes consecuencias. 60 y 101-102. lo que le 31 Carl August Gosselman. 1954). 1825 y 1826.

op. pp. 147-48. A pesar de que todavía algunos líderes menos importantes de la Primera Independencia vivían en Cartagena. quien escogía a su sucesor. cit. franceses y otros extranjeros en el comercio. cit. los hermanos Gutiérrez de Piñeres. pp. norteamericanos. op. 352. Pero allí se había vuelto más y más pesimista en cuanto a la viabilidad de un gobierno republicano en la Gran Colombia. Ignacio Muñoz y Manuel Marcelino Núñez. Bolívar encomendó al caraqueño Antonio Leocadio Guzmán —bien conocido por su apoyo a la incipiente 35 Helg. 18-19. y Torres.. entre ellos José Padilla. pero los españoles habían sido reemplazados por británicos. pp. Padilla y el proyecto de constitución autocrática de Bolívar El proyecto constitucional de Bolívar consistía en crear una federación de repúblicas autoritarias colocadas bajo la autoridad suprema de un presidente vitalicio (Bolívar). cuando Bolívar lanzó su campaña para una constitución autocrática. En agosto de 1826. . Bolívar había elaborado su constitución primero para Bolivia cuando estaba en el Perú. para solo mencionar algunos—habían muerto.18 distinguía de las élites republicanas pero también le privaba de importantes redes políticas rurales. Estaba descontento con la administración civil de Santander. todavía desde Lima. Ahora los miembros más destacados de la élite regional continuaban su carrera en Bogotá. y obsesionado por la posibilidad de la pardocracia en Venezuela y la Nueva Granada caribeña. donde desde 1821 dirigía la guerra contra los realistas. op. no lograban unirse contra los oficiales venezolanos y los extranjeros influyentes para presentar un proyecto válido para su ciudad. cit. y por venezolanos en la administración. sobre el modelo de la Constitución de Haití. Estaba convencido de que su constitución iba a resolver todos los problemas de las jóvenes naciones hispanoamericanas caracterizadas por la mezcla racial y el analfabetismo. 35 Sin embargo. Los puestos más altos en la economía y la política seguían en manos de blancos. 36 Helg. Así. 311. Padilla y Montilla encarnaban las profundas divisiones socio-raciales de Cartagena después de 1821... el hecho de que la rivalidad entre Padilla y Montilla hubiera podido dominar la política de Cartagena se explica en parte por la ausencia de poderosos líderes nativos: los que se distinguieron en la Primera Independencia—José María de Toledo. 36 Sus divisiones internas y su dependencia de la política nacional se apreciaron claramente en 1826. Libertad e igualdad. Pedro Romero. “El general José Padilla”.

la otra para Padilla. 19-20.37 Guzmán llegó a Cartagena con dos cartas de presentación de Bolívar: una para Montilla. pp. 6 de octubre de 1826. 7 de mayo de 1826. cit. por su raza. Guzmán acudió a la casa de Padilla con las dos cartas de Bolívar. 307-308. Decidieron convocar “una reunión de los padres de familia. Al mismo tiempo. quien defendió fuertemente las leyes y el gobierno de Santander. op. A su vez. Según Bolívar. pidiendo consejo y cuestionando los motivos de Bolívar y la legitimad de su emisario.19 rebelión de Venezuela contra el gobierno de Santander en Bogotá encabezada por el general José Antonio Páez— la misión de movilizar a los líderes militares y cívicos de varias ciudades para que apoyaran su proyecto constitucional. muy involucrado en la rebelión de Páez. disfrutaba de mayor popularidad en el Caribe neogranadino que Montilla. el segundo lo puede todo”. Para complicar más las cosas. Padilla era celoso del poder político y militar de Montilla. Bolívar no tenía mucha confianza en Padilla porque pensaba que éste. . pp. Como Montilla estaba en su hacienda de Turbaco. 1. 37 Ibid. como pardo y héroe militar. Por eso. algunos miembros de la elite de Cartagena se mostraron confundidos y escépticos. Guzmán.. A pesar de su profunda enemistad. El 25 de septiembre escribió una carta angustiosa a Santander. y a menudo recordaba que Montilla había apoyado a Manuel Del Castillo contra Bolívar en 1815. Montilla envidiaba la popularidad de Padilla y nunca perdía la oportunidad para acusarle de querer la pardocracia y de humillarle por su color y su clase. Bolívar seguía convencido de que Montilla era su mejor apoyo en la región. cit. 38 Bolívar consideraba que Padilla era un actor clave porque. “Ambos parecen muy adictos a mí: el primero no puede nada. 38 Bolívar a Santander. corporaciones y jefes” para evitar “la guerra civil que nos amenazaba”. el correo por el río Magdalena era tan lento que la carta demoró casi un mes en llegar a Bogotá. en Bolívar. 39 Padilla a Bolívar. sobre todo el antiguo piñerista Manuel Marcelino Núñez. tanto Montilla como Padilla ayudaron a Guzmán cuando llegó a Cartagena en septiembre de 1826. vol. 1322. p. y Guzmán les explicó que era urgente apoyar la constitución autoritaria de Bolívar y pedir facultades extraordinarias para él. 40 Por supuesto.. como ya mencionado. Montilla regresó inmediatamente para encargarse de la seguridad de la ciudad. citado en: Uribe. Padilla invitó a “las personas de más influjo y representación” a su casa.39 Sin embargo. Padilla y Montilla se odiaban desde 1815.. quería la pardocracia. op.

Montilla amenazó al concejo municipal hasta que este aprobó el acta. vol. Decía a Santander: “Si yo no hubiese dado este paso. la carta que Bolívar le había dirigido le dejaba sin otra opción que “oir” las ideas y confiar en el “Libertador”. p.20 y cuando Santander respondió hacía tiempo que los cartageneros habían aprobado las exigencias de Bolívar. Los otros terminaron por firmar el acta preparada por Guzmán u optaron por declararse enfermos. 15. en: Archivo Santander. una decisión aprobada por los cónsules y los extranjeros. no habiéndolo permitido yo. Primero. op. cit. los pardos. Pero mostraba también que la popularidad de Padilla tenía límites y que el temor a ser acusado de fomentar la pardocracia restringía su margen de acción. Ernesto Restrepo Tirado. Padilla era “a quien más se ha empeñado en este acontecimiento”. los escépticos no tenían oportunidad de ser oídos. pp. Sólo Núñez tuvo el coraje de negarse a firmar cualquier resolución contra el gobierno de Santander. cit. Montilla quizás habría sido causa de que hubiesen derramado muchos torrentes de sangre. ver también: Helg. 41 Padilla a Santander. Según Padilla.. 15. Al día siguiente. Según otro corresponsal.41 Con Padilla apoyando a Guzmán. vea usted cómo sería la función”. El 29 de septiembre de 1826 la asamblea convocada por Montilla y Padilla votó a favor de una toma de poder absoluto por Bolívar. “El general José Padilla”. 25 de septiembre de 1826.. 1913-32). sólo uno de cada veinte fue autorizado para participar en una votación por medio de manos levantadas. 216-217. los jefes de hogar de Cartagena fueron convocados para aprobar el acta en una reunión general. en: Archivo Santander. en 1826 no ofrecieron mayor resistencia a las autoridades civiles y 40 Manuel Marcelino Núñez a Santander. 238. y Calixto Noguera a Santander. op. Sobre este episodio.. 24 vols. La parodia de democracia de septiembre de 1826 mostraba cuánto había cambiado la dinámica de la ciudad desde la Primera Independencia. 18 de enero de 1827. 2 de octubre de 1826. 30 de septiembre de 1826. La correspondencia de algunos cartageneros con Santander inmediatamente después de este voto mostraba las divisiones que existían entre ellos. las clases populares. 21-24. . op. zambos y negros que se habían manifestado en masa en favor de la igualdad y la independencia en 1810-11. 189. cit. pp. sin dejarle alternativa. pero como no cabían todos en la sala. p. (Bogotá: Águila Negra Editorial. ed. pues en el caso de que hubiese pretendido hacer [una rebelión] como Páez en Caracas. vol. citado en: Torres.

32 vols. la junta enseñaba a los centenares de cartageneros todavía esclavos que.42 Eso permitió una votación de acuerdo con las expectativas de Bolívar. Al igual que el Rey de España anteriormente. 2. Montilla tomó medidas militares para prevenir desórdenes y Padilla ayudó personalmente a “tranquilizar los ánimos. pp. 1 de octubre de 1826. en Daniel Florencio O’Leary.21 militares y a la élite. si eran leales y pacientes. neutralizaba las oposiciones e irradiaba todas las virtudes. el 25 de diciembre de 1826. Simón B. podrían recibir su libertad. tenían con la República y el Padre de Colombia. la opinión”. Menos de tres meses después del acto de la ciudad en favor de los poderes dictatoriales de Bolívar. También había profundas diferencias entre las ideas contenidas en la Constitución de Cartagena de 1812 y las expresadas en el acto público de 1826. Bolívar era el centro común que unía todos los intereses. Cartagena empezó a celebrar las fiestas de Navidad que mezclaban la conmemoración de la Independencia y la manumisión pública de esclavos. . Todas las referencias a la igualdad y a la democracia habían sido reemplazadas por un discurso centrado en Bolívar como el padre de la Patria. 1874–1914). el Presidente Libertador Simón Bolívar. Ser patriota era seguir a Bolívar. vol. Memorias del General O’Leary publicadas por su hijo. Las dimensiones teatrales de la ceremonia servían para ocultar el hecho de que la Ley de Manumisión de 1821 no había cambiado prácticamente nada para los esclavos y permitían inflar artificialmente los pocos logros de la junta de manumisión. La vuelta a cierto orden colonial en la Cartagena de mediados de los años 1820 se notaba también en sus ceremonias públicas. ahora ciudadanos. quién había iniciado el proceso de emancipación. 357-359. Siguiendo una procesión y una misa en la Catedral. Las ceremonias de manumisión también subrayaban las distinciones fundamentales entre esclavos y afrodescendientes libres y demostraban que su 42 Antonio L. en fin. (Caracas: Imprenta de la Gaceta Oficial. Guzmán a José Gabriel Pérez. Además. El discurso del presidente de la junta insistía en la deuda que los manumitidos. y que la protesta y la rebelión no cabían en esta sociedad. donde la junta local de manumisión emancipaba a todos los esclavos cuya libertad había sido comprada durante el año: un total de seis hombres y cuatro mujeres en 1826. la ceremonia tenía lugar en la Plaza Central. O'Leary. bailes y juegos que integraban a todas las clases y razas sin alterar su jerarquía socio-racial. desterrar las animosidades y dulcificar.

particularmente después de que su candidato a la convención. Ahora Padilla apoyaba a los delegados santanderistas quienes. que se había movilizado a favor de la dictadura de Bolívar desde 1826. en julio de ese año. dos amigos excelentes en los generales Montilla y Padilla”. Mariano Montilla.22 desafío común era imposible. lo cual hizo temer que pensaba anular la convención. y los santanderistas. Los bolivaristas estaban cada día más nerviosos. vol.45 En respuesta.43 La unión de los cartageneros alrededor del Libertador duró hasta fines de 1827. Como la situación empeoraba. Pero el 23 de febrero Bolívar declaró el orden público alterado y asumió facultades extraordinarias. op. no logró ser elegido. 379-381. para hombres como el general José Padilla la “salvación de la Patria” ya no dependía de Bolívar y de su constitución autoritaria. los dos grupos aceptaron convocar una convención para revisar la constitución. 11 de julio de 1827. el apoyo a las instituciones democráticas iba creciendo. pp. La Marina. Bolívar pasó por Cartagena. defendían “una libertad garantizada por un sistema popular representativo”. los sectores bolivaristas dirigidos por Montilla exigieron que los oficiales y jefes militares firmaran una “exposición” a la convención que 43 Helg. las calles y los balcones para recibirle con entusiasmo. parece que ni Padilla. op. 141. . Dicha convención debía empezar a sesionar en Ocaña a principios de 1828. Muy satisfecho. cit. en Bolívar. decía. ni otros pardos vincularon su lucha por la igualdad a la de los esclavos por la libertad.. con vosotros empecé la libertad de Colombia”. defensores de la Constitución de 1821 (la cual debía estar vigente hasta 1831). se agudizaron. vosotros me distéis gloria. para la cual se eligieron delegados. De todos modos. En 1828. a pesar de los esfuerzos de Montilla y Bolívar para reducirla.44 La breve toma de poder de Padilla en 1828 A principios de 1828 la Gran Colombia empezó a desintegrarse a raíz de la rebelión de Páez en Venezuela. Libertad e igualdad. Bolívar escribió a Páez: “He encontrado un pueblo muy entusiasta. 44 Bolívar a José Antonio Páez. p. Aún en Cartagena. le ofreció un suntuoso banquete en la casa estrecha de Padilla. el ejército y la población se congregaron en las murallas. Las tensiones entre los bolivaristas que apoyaban el proyecto de constitución autócrata del Libertador. cit. 2. Bolívar declaró que para él Cartagena era “una segunda Venezuela” y pronunció su famosa frase: “Si Caracas me dio vida.. Cuando.

por el espíritu de facción de los santanderistas. vol.48 45 Padilla a Santander. un acto que él sabía que era ilegal pero que juzgó necesario para asegurar la tranquilidad de la ciudad y hacer “entrar en razón al general sitiador”. la constitución de Bolívar] iba a “verificarse”. . citado en: Torres. contra el general Padilla y los oficiales que se negaron a firmar la representación militar contra la convención de Ocaña”. cit. Según testigos. otra vez en su hacienda de Turbaco. “El general Padilla”. 17. 47 “Apelación a la razón”.p. . op. 9 de febrero de 1828. decía él. Cuando retiró las fuerzas armadas de Cartagena.47 Trampa de Montilla o no.]. “nos darían una patada” por ser pardos. El 29 de febrero de 1828 los dos grupos se enfrentaron en una taberna. 2 vols (Bogotá: Casa Editorial de J. vol. Montilla decidió dejar crecer el conflicto.. y como comandante de la Marina prohibió que los oficiales bajo su mando la firmaran.23 atribuía la miseria del ejército al gobierno civil de Santander y exigía amplios poderes para Bolívar. 6-7. 12 de marzo de 1828. 371-372. pp.. Pérez. J. 46 “Proceso por los tumultos de Cartagena levantado por el general Mariano Montilla . que interviniera.. el paso dado por Montilla era una trampa para provocar la caída de Padilla. la evacuación de las tropas provocó la acción de Padilla: el 6 de marzo Padilla movilizó a la Marina y a los soldados que permanecían en la ciudad y los asignó a puestos de guardia. Desde Turbaco Montilla asumió facultades extraordinarias para restaurar el orden público amenazado. op. asumió la intendencia y el mando militar del departamento. pp. el 2 de marzo Padilla reunió a algunos oficiales pardos y les dijo que “estaba a la cabeza del pueblo” para proteger su libertad y la convención. op. cit. 1889). . Según varias fuentes. Algunos oficiales que rehusaron firmar la exposición fueron amenazados. Supuestamente a solicitud del pueblo. Padilla ofreció defender con su espada a los que no querían firmar la exposición. Efemérides y anales del estado de Bolívar. Curiosamente. Helg. 345-351. 245-246. en: Manuel Ezequiel Corrales [ed.. en Archivo Santander. pp. ordenó a todas las unidades militares abandonar Cartagena a las dos de la mañana del 6 de marzo y las pasó a Turbaco. cit. 48 Padilla al Director de la Comisión de la Gran Convención. El comandante militar interino encontró la situación tan explosiva que le pidió a Montilla. Padilla los defendió. cit. porque si “la corona” [es decir. 331. En vez. op. 46 El 5 de marzo un nuevo incidente agravó la situación. 2. “¡Muerte al general Santander!”. como calificaba a Montilla. 12 de marzo de 1828. tentó a Padilla para que tomara las riendas y poder así acusarle de dar un golpe e iniciar una guerra de razas. pp. Algunos oficiales bolivaristas gritaban.

49 El 7 de marzo. Padilla dijo que si la Constitución Bolivariana se volviera ley y Montilla el gobernador absoluto del departamento de Magdalena. Sin embargo. que si querían ser esclavos o libres”. 333. vol. Luego Montilla empezó a devolver las tropas a Cartagena. los partidarios 49 “Proceso por los tumultos de Cartagena”. aceptó hacer “una amnistía respecto de los comprometidos”. Montilla confirmó que había asumido facultades extraordinarias pero. la municipalidad de Cartagena rehusó reconocer a Padilla como nuevo intendente y decidió enviar a dos emisarios para negociar un acuerdo con Montilla: Muñoz y Juan De Francisco. Muñoz dijo a los hombres reunidos que quería la muerte de Montilla porque éste quería “subyugar al resto de la población colombiana a la tiranía”. 9 de marzo de 1828. Cuando las tropas bajo Montilla regresaron a Cartagena. En una carta al cónsul de los Estados Unidos. enemigo de Padilla desde varios años. Ambos. 329. Renunció al mando militar de Cartagena y abandonó la ciudad en compañía de Muñoz a bordo de una goleta de la Marina rumbo a Tolú. la libertad por la cual la gente había luchado se vería comprometida. Un testigo declaró que Muñoz había dicho a los soldados “que si no lo reconocían [a Padilla] por comandante general e intendente. eran hostiles a Padilla.. que arengaba Muñoz al General Padilla que de ningún modo cediese y llevase la contienda hasta el ultimátum”. y que la constitución de Bolívar “no sería ninguna ventaja a la segunda clase [los pardos]. 338. op.. 2. en Efemérides. 334. cit. 50 Vicente Ucrós al Secretario de Estado del Despacho del Interior. todos los seguidores de Padilla fueron llamados a un mitin en el cual se habló mucho de libertad e igualdad. según todos los testigos que posteriormente declararon en la investigación abierta por Montilla.50 El 8 de marzo se escucharon a algunos negros y mulatos hablar de matar a los blancos. el antiguo realista del círculo de Montilla que había excluido Anita Romero del baile en 1824. pp. según un general que presenció el encuentro. 355-357.24 El mismo 6 de marzo. pp. pues. op. y su misión no tuvo éxito. . pues ésta era la que había peleado en los campos de batalla para ahogar la tiranía. cit. Padilla comprendió que se encontraba en una situación peligrosa en la cual podría ser acusado de fomentar una guerra de razas. Padilla declaró que se había ido de Cartagena para evitar el derramamiento de sangre que Montilla hubiera generado si lo hubiera atacado. De allí siguieron a caballo hasta Mompox. 337. el más exaltado fue el abogado Ignacio Muñoz.

pero Montilla había puesto a la ciudad en estado de alarma para detenerle. Padilla se entregó a la justicia. Padilla envió a Montilla una carta insultante. también se dirigió al presidente de la Convención de Ocaña. me ha asegurado que… se ha dicho públicamente que el señor general Padilla ha estado repartiendo armas a la gente de ‘Jetsemaní’ y a los esclavos”. por un asesinato que no cometió y una conspiración que no planeó. Por su parte. Al fracasar el atentado. Padilla fue públicamente despojado de sus insignias militares y 51 Helg.. lo cual significaba que no se sometía a Bolívar.. el 25 de septiembre. Sin embargo. acusado de instigar una guerra racial en la ciudad. Bolívar optó por creer lo que Montilla le escribía cuando otros de sus seguidores le daban una versión mucho menos dramática de los hechos. Seis meses después. varios conspiradores entraron en la celda de Padilla. con otros trece acusados. El 7 de marzo. Mientras tanto. pp. pero fue juzgado rápidamente y sentenciado a muerte. a pesar de que los tres días de poder de Padilla no dejaron ni muertos ni destrucción. en la cual anunciaba que iba a Ocaña a denunciar sus amenazas contra la Convención. Sin embargo. otros fueron detenidos y enviados presos a Bogotá. Varios huyeron. quiso regresar a Mompox. el 2 de octubre. 2. Padilla había llegado a Mompox y el 12 de marzo escribió a Bolívar culpando a Montilla por los eventos de Cartagena.. pp. Fue detenido inmediatamente. y le ordenaba dejar a Cartagena en paz y regresar a Venezuela.52 Montilla sabía que si invocaba al fantasma de una revolución a la haitiana en Cartagena. adonde llegó el 1 o de abril de 1828. 359-363. Siguió a Cartagena. ofreciéndose para defender la Convención. y llevado preso a Bogotá. 52 Montilla al Secretario de Estado del Despacho del Interior. cit. iba a despertar los temores más profundos de Bolívar y asegurar así la eliminación de Padilla. Montilla había decidido demostrar que el plan de Padilla era establecer la pardocracia. op. Además. Padilla no logró obtener el apoyo de los delegados santanderistas.51 Sin embargo. le entregaron su espada. . y huyeron con él. Bastante desanimado. mataron a su guardia. op. desde el principio de la crisis. la noche del atentado contra Bolívar en Bogotá. “El general Padilla”.. 8-9. vol. Y añadía: “un caballero inglés. en Efemérides. escribió a Bolívar que Padilla era un traidor que había “incitado a una rebelión a todo el pueblo” y había empezado “la guerra civil” armando a las clases bajas y oscuras de Cartagena. cit.25 de Padilla no se resistieron. Tampoco encontró buenos consejos entre los bolivaristas. Al día siguiente. 7 de marzo de 1828. una vez en Ocaña.

Santander. Enrique Ortega Ricaurte (Bogotá: Prensa de la Biblioteca Nacional.53 La participación involuntaria de Padilla en la conspiración contra Bolívar ha desdibujado la verdadera razón de su ejecución: su toma del poder durante tres días en Cartagena a principios de marzo de 1828. cit. que haya tomado la oportunidad de actuar de nuevo en 1828.54 El trágico fin de Padilla genera preguntas importantes. vol. Muñoz había movilizado en varias ocasiones a una multitud de cartageneros afrodescendientes en favor de la independencia y en contra de las autoridades constituidas..26 fusilado. 355-356.. Tan pronto Bolívar se enteró del hecho. en Bolívar. Así eliminó al único general pardo de la Nueva Granada. Ver también: Helg. op. 55 Padilla a Santander. 54 Bolívar a Páez. Originales del Fondo Pineda y del Archivo Histórico que reposan en la Biblioteca Nacional. 13-15. 1942). cit. ed. “El general Padilla”. pues. en Archivo Santander. Muñoz no sólo radicalizó el movimiento de Padilla en Cartagena y le dio una dimensión racial. Después de 1810. dio una lección a los pardos en general y a los del litoral caribeño en particular. 9-11. 11. 296. 2. p. cit. Es más difícil entender por qué Padilla aceptó el apoyo de Muñoz. No sorprende. No fue en 1828 cuando por vez primera Muñoz se destacó como líder popular y experto en la manipulación de muchedumbres. 249. un asunto que ha dejado perplejos tanto a los testigos y contemporáneos de los hechos como a los historiadores. La más obvia se refiere al papel de Ignacio Muñoz en la radicalización del breve golpe de Padilla y en la caída de éste. Su cadáver fue colgado de una horca. Al supuesto jefe de la conspiración.. en 53 Documentos sobre el proceso de la conspiración del 25 de Septiembre de 1828. detrás o tal vez en contra de Padilla. pp. op. dado que los dos se odiaban y Padilla había pedido varias veces a Santander que removiera a este “hombre muy malo” de Cartagena. decidió que Padilla debía ser ejecutado. 10 de mayo de 1825. contribuyó a la redacción de las cartas que Padilla envió desde Mompox e influyó en sus acciones en Ocaña. vol. pp. 1 de abril de 1828. le fue conmutada la pena de muerte por el exilio. op. Más aún. sino que acompañó a Padilla en su huida. y destruyó definitivamente el espectro de la pardocracia en la Gran Colombia.55 Todavía en febrero de 1827. pp. . En marzo de 1828. Padilla informaba a Santander que Muñoz estaba en la cárcel por haber tratado de incitar a las tropas de Cartagena a rebelarse contra él y Montilla.

27 julio de 1828 Muñoz hizo una declaración en Cartagena que sirvió de pieza de acusación principal contra Padilla. 5 de abril de 1828. 11-12. “El general Padilla”. en José María Cordovez Moure. permanecía aislada tanto del amplio territorio de su departamento como de Bogotá.600 estimados en 1808.. Además había perdido el monopolio del comercio exterior del país y. dejó de recibir el presupuesto y las tropas especiales que habían contribuido a su importancia y a sus finanzas durante la Colonia. Según el censo de 1835. por falta de buenas vías de comunicación. sin dejar duda. “Con respecto a Cartagena. en 1815 y 1821. y la conducta que observó conmigo. Cartagena seguía sufriendo los efectos de la guerra de independencia y de dos largos sitios. 693. que no le fue posible mover. Padilla tenía el propósito de sustituir a todos los partidarios de Bolívar en el departamento.59 El fracaso de Padilla en 1828 debe entenderse en el contexto económico y socio-político de la Cartagena de los años 1820. Padilla botó su sombrero en el piso. Si Padilla vivía entre una población 56 Helg. pp. “Se dice que en el paroxismo de su rabia. la población total de Cartagena era de sólo 11. diré que vuecencia ha formado una idea muy exagerada del suceso. manifiestan. 58 El Amanuense o Rejistro político y militar (Cartagena).56 Pero la pregunta más fundamental es ¿por qué en marzo de 1828 Padilla no logró encontrar apoyo entre la población de Cartagena? Según el cónsul británico. 118-119. . p.900. ‘los pardos’ como los llama”. las tropas bajo Montilla no encontraron resistencia cuando regresaron a Cartagena y los hombres más adeptos a Padilla no pelearon sino que huyeron. FO 18/57.57 Otras fuentes confirman que ya el 7 de marzo Padilla acusaba “de apatía al pueblo. Los pasos dados por Padilla en esta ciudad. 1957). Reminiscencias de Santafé de Bogotá. no. hasta que éste fue involucrado en la conspiración contra Bolívar. en contraste con los 17. “confiando en la fuerza de su propio partido entre el pueblo de color. y de traidores a los oficiales que le habían ofrecido cooperación de los cuerpos sin poder contar con ellos”. que no tiene partido alguno”. como resultado. cit. 59 Daniel O’Leary a Bolívar. Para entonces. Ya no tenía una posición clave en la defensa de la Nueva Granada y. op. 58 Al día siguiente. Elisa Mújica (Madrid: Aguilar. Pero estos lo abandonaron. 16 de marzo de 1828. 57 Watts a Earl of Dudley. 8 de marzo de 1828. Y añadía el cónsul. ed. en: PRO. Escribía Daniel O’Leary a Bolívar. lo pisoteó y pronunció la más amarga imprecación contra el pueblo desleal de Cartagena”.

Similarmente. Pero la orientación del conflicto hacia cuestiones militares y políticas explica que su impacto fuera principalmente entre los soldados y oficiales. y transportaban productos entre la ciudad y sus cercanías. 60 Ninguna fuente menciona la presencia de mujeres en los eventos de febrero y marzo de 1828. como una protesta contra el restablecimiento de la alcabala y de las contribuciones personales por Bolívar. porteros. pero en La Catedral todavía un habitante de cada diez era esclavo. entre ésta las mujeres eran dos veces más numerosas que los hombres. y pequeñas tiendas. De manera que muy probablemente ellas habrían participado en un movimiento más amplio. Por eso no sorprende que en marzo de 1828 las tropas no se resistieran cuando Montilla las retiró de la ciudad en plena noche para devolverlas dos días después. Ahora los soldados y marinos estacionados en Cartagena eran principalmente campesinos y labradores afrodescendientes. Sin duda. así como los marineros. en su grande mayoría mujeres. lejos de ofrecer como antes posibilidades de ascensión social. cuyo número disminuyó cuando Montilla los desplazó a Turbaco. vendían en las calles y los mercados. tenían pensiones. Muchas eran jefes de hogar. que las afectaban directamente. mestizos e indios reclutados a la fuerza. no siendo sino reclutas forzados. sastres.28 predominantemente afrodescendiente. muy probablemente porque las cuestiones que movilizaron a los partidos rivales no eran vitales para ellas. el servicio militar. Censos. zapateros. tabernas. lavaban ropa. un movimiento de ese tipo hubiera también movilizado un mayor número de hombres entre los joyeros. o vagos y criminales menores condenados a prestar servicio. AHNC. Además. . se convirtió en símbolo de la opresión estatal. y aquellos que trabajaban en la construcción y en las pequeñas industrias. a partir de 1821. Eso no significa que las mujeres no estuvieran activas en Cartagena: trabajaban en el servicio doméstico. Colombia. estibadores. había bajado al 5 por ciento del total. La proporción de esclavos. Ellos añoraban regresar a sus familias y tenían poco interés en las querellas de los dirigentes de la ciudad —todo lo contrario de los Pardos Patriotas y los Lanceros de Getsemaní que habían hecho la Primera Independencia. el general Padilla. la mayoría de los integrantes de la Marina no estaban dispuestos a movilizarse y arriesgar sus vidas para defender a su jefe. quién en 1826 60 Censo de 1835. pescadores. RE. muleteros y labradores de la ciudad.

que Padilla había sufrido en varias ocasiones. sino que buscaban restablecer el orden público y silenciar a los que. Pero señalaba que la mayor parte de la población permaneció indiferente porque en la región. en adelante no habrá justicia para castigar el más atroz asesino. Dirán con sobrada justicia que yo no he sido débil sino en favor de ese infame blanco [Santander]. cit. Memorias histórico-políticas. y ahora tomaba la defensa de Santander. 4 vols. Ahora los nuevos gobernantes ya no necesitaban movilizar a los de abajo con la ilusión de la igualdad. 1929). p.61 Conclusión En sus memorias. había esperado que “el pueblo” lo apoyara. un blanco conservador. con mis opiniones y con mi gloria […] Ya estoy arrepentido de la muerte de Piar. Padilla no había entendido que las condiciones que habían permitido los movimientos populares de 1810-1811 y su proprio ascenso en la Armada no se podían reproducir en la posguerra.. los pardos “gozan de una completa igualdad de derechos políticos y civiles y saben que solo la ciencia y el mérito son títulos legítimos de superioridad” accesibles a todos. vol.29 había apoyado con Montilla la constitución autócrata de Bolívar. ni señalar el racismo de gran parte de la élite cartagenera. 62 Joaquín Posada Gutiérrez. “El general Padilla”.62 Esta explicación permitía a Posada no mencionar las limitaciones que la igualdad legal garantizada por la Constitución de 1821 fijaba para las clases populares y para los afrodescendientes. escribió que en 1828 “el general Padilla. . porque la vida de Santander es el perdón de las impunidades más escandalosas […] Lo que más me atormenta todavía es el justo clamor con que se quejarán los de la clase de Piar y Padilla. Tal vez fue lo que entendió Bolívar cuando escribió. el general Joaquín Posada Gutiérrez. por su color”. como Padilla. de Padilla y de los demás que han perecido por la misma causa. 1. 127. 14-16. (Bogotá: Imprenta Nacional. lo amenazaban —o parecían amenazarlo— porque venían de las capas populares y afrodescendientes. y como en Cartagena. op. pp. sólo un mes después de la ejecución de Padilla: Las cosas han llegado a un punto que me tiene en lucha conmigo mismo. que no tenía los servicios de 61 Helg. En realidad.

ambos en: Bolívar. 16 de noviembre de 1828. y “Bolívar a José Antonio Páez”. de modo que no se qué hacerme. pp. 16 de noviembre de 1828. op. . cit. 2. vol. Esto me desespera..63 63 “Bolívar a Pedro Briceño Méndez”. 505-508.30 aquellos famosos servidores de la patria.