ENSAYO

(Gregorio Marañón: Don Juan)
Y ahora vamos a examinar los dos aspectos anunciados del problema de Don
Juan.
El primero es el de la españolidad de Don Juan, ¿es, en efecto, español, como
todos suponen, las gentes y los críticos?
Uno de los autores que mejor ha estudiado el problema de Don Juan, el citado
Gendarme de Bevotte, dice que este es el único héroe español que Europa entera ha
hecho suyo. No es esto, anotémoslo entre paréntesis, enteramente exacto, porque Don
Quijote tiene la misma categoría universal que Don Juan. Y si España ha dado a la
mitología humana dos ídolos de esta importancia su contribución es inmensa, pues solo
hay un tercero, Fausto, que pueda compararse con ellos en universalidad. Yo quiero, sin
embargo, demostrar que Don Juan, aunque nacido al mundo de la leyenda en España,
apenas tiene nada de español. Se me dirá que todos los grandes prototipos humanos
adquieren su valor simbólico, precisamente, por su sentido universal, por rebasar la
cima de las nacionalidades y de las razas. Mas en el caso de Don Juan es difícil en la
mente del vulgo separarle de la idea y de la emoción españolas. Nombrar a Don Juan
equivale a evocar las noches andaluzas, saturadas de flores y profundo azul, las
callejuelas misteriosas que parecen cauces solícitos del amor; los caballeros
embozados; los entierros nocturnos, y el Dios, irritado o misericordioso, que se aparece,
con naturalidad prodigiosa, ante los ojos de los españoles, inaccesibles al asombro de lo
sobrenatural.
Pero lo cierto es que todo este resplandor español que rodea a la figura de Don
Juan es anécdota pura. Nada tiene que ver con la esencia de la psicología donjuanesca,
que es una modalidad universal del amor humano, y, dentro de su universalidad, con
menos raíces en España que en cualquier otro país de la tierra. Lo que ocurre es que
estos elementos anecdóticos tienen tal fuerza pintoresca, tanto ímpetu emocional, que
deslumbran y hacen olvidar el núcleo biológico del problema que se esconde detrás. En
realidad, este elemento pintoresco, accesorio, es el que influye decisivamente en la
difusión y en la eficacia de los grandes mitos, como en la de los altos personajes
históricos, que son también, en buena parte, mitos. La popularidad de Don Juan se debe
a sus paseos nocturnos por Sevilla y a sus querellas con las estatuas de los muertos, a
los que tira irreverentemente de sus barbas de piedra; pero nada de esto tiene que ver
con el donjuanismo. De igual modo que Fausto es popular por Mefistófeles, personaje
secundario, en la inmensa tragedia del más allá que Fausto simboliza.
Para nuestra demostración, es necesario, ante todo, analizar los componentes
de la leyenda de Don Juan. Son, como hemos visto, dos. En primer lugar, el hombre
fascinador que atrae a las mujeres, que las seduce, las abandona y las sustituye
por otras en una incansable experiencia de amor.

1

indicando ya la transformación de la leyenda. En 1886. que unas veces es el castigo del libertino y otras su supremo perdón. De estos dos elementos. ¿El texto presenta alguna introducción? 5. el Don Juan que nos queda. lejos de tener un carácter originariamente y fundamentalmente español. cualquiera que sea su fuerza pintoresca y legendaria. ¿Cuáles son los argumentos? 3. prototipo eterno de una forma de amor humano. Y aún se podría añadir la lección moral. de las manos geniales e inconscientes de Tirso de Molina. ni asociará ya nunca más sus noches de amor con invitaciones macabras a los muertos. como en todas partes.El segundo elemento de la leyenda es el tema religioso que se mezcla con la pasión carnal. su perpetuo desafío a la sociedad. el agente de su éxito y de su difusión. la irreligiosidad del protagonista y su cinismo. a la Iglesia y a Dios. con Hayen. este Don Juan moderno que hoy estudian los psicólogos es el mismo que salió recién creado. El segundo. aunque fuera al principio lo más llamativo de la leyenda misma. si eliminamos lo anecdótico. ¿qué tiene que ver con España? Mi contestación es categórica. no tardó mucho tiempo en desaparecer. ¿Se refutan las ideas contrarias? Indique cuándo. tocado de plumas arrogantes. ¿Cuál es la tesis? 2. Ahora bien. siendo una modalidad universal del amor. Es evidente que. Don Juan aparece. yo afirmo que el amor donjuanesco es en España una importación exótica. aparece la palabra donjuanismo. pero. el hombre fascinador. nada añade a la médula de la personalidad donjuanesca. . solo el primero es esencial para la psicología del protagonista. sin raíces nacionales y sin tradición. en la Península Ibérica. 1. ¿Cuál es la conclusión? 4. en una modalidad humana del amor. Don Juan no vuelve a acordarse más de la estatua del Comendador. de un mito literario. No obstante. Y por eso. A partir de mediados del siglo XIX la leyenda romántica de Don Juan se convierte en un problema de biología sexual.