REPORTE DE CASO / CASE REPORT

Diagnóstico erróneo de psicosis inducida por
cocaína en una persona con esquizofrenia y
masticadora de hojas de coca.
Cocaine-induced psychosis as a misdiagnosis in a patient with schizophrenia and coca leavechewing.
Joshep Revilla-Zúñiga 1,3,a, María Teresa Rivera-Encinas 2, 3,a, Lizardo Cruzado 1,3,b
RESUMEN
En el Perú existe una elevada prevalencia de trastornos por consumo de estimulantes y aunque no existen
estadísticas precisas, puede asumirse la ocurrencia de múltiples casos de psicosis inducida por el consumo de
clorhidrato de cocaína o pasta básica de cocaína. Por otro lado, la masticación de hojas de coca constituye parte
del acervo cultural e histórico de un gran segmento de la población peruana. A propósito de un caso de confusión
diagnóstica (un cuadro de esquizofrenia en un paciente masticador de hojas de coca diagnosticado erróneamente
como psicosis inducida por cocaína, en base a la positividad de un examen de metabolitos urinarios de dicha
sustancia) revisamos razonablemente la bibliografía correspondiente al cuadro clínico de psicosis inducida por
consumo de cocaína, su diagnóstico diferencial con otras psicosis, y las características de las pruebas de laboratorio
para la detección de cocaína y sus derivados. Concluimos recomendando un mayor conocimiento e información
respecto a los fenómenos asociados al consumo de la hoja de coca y de la cocaína, por parte del personal de salud,
a fin de prevenir confusiones diagnósticas como la del caso aquí reportado.
PALABRAS CLAVE: Esquizofrenia, psicosis inducidas por sustancias, coca, errores diagnósticos.
SUMMARY
In Peru, there is a high prevalence of stimulant use disorders and thus, although no accurate statistics are available,
multiple cases of psychoses induced by cocaine hydrochloride and cocaine paste intake may occur. Moreover,
chewing of dry coca leaves is part of the cultural and historical heritage of a large segment of the Peruvian population.
On the basis of a case of psychiatric misdiagnosis (a primary schizophrenic psychosis in a chewer of coca leaves,
misdiagnosed as cocaine-induced psychosis based on an positive test of urinary cocaine metabolites), we review
pertinent literature on the clinical presentation of cocaine-induced psychosis and its differential diagnosis with
other psychoses, and the characteristics of the laboratory tests used for the detection of cocaine and its metabolites.
As a conclusion, the suggestion is made that health and mental health workers should have more information and
knowledge about the phenomena associated with the consumption of coca leaves and cocaine, in order to avoid
misdiagnosis similar to the reported case.
KEYWORDS: Schizophrenia, psychoses, substance-induced, coca, diagnostic errors.

1
2
3
a

Facultad de Medicina Alberto Hurtado, Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima, Perú.
Facultad de Medicina de San Fernando, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima, Perú.
Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado - Hideyo Noguchi. Lima, Perú.
Médico residente de psiquiatría. b Médico psiquiatra.
Rev Neuropsiquiatr 79 (2), 2016. 119

Las hojas de coca contienen diversos alcaloides con efecto psicoactivo estimulante.Revilla-Zúñiga J. registró que en el Perú 3 464 681 de personas con edades entre 12 y 65 años. en cuanto al uso ilegal de la hoja de coca en el Perú. existen pruebas de laboratorio para rastrear metabolitos de cocaína en diferentes fluidos o localizaciones corporales: la benzoilecgonina. cuando realizaba su trabajo agrícola. conducta que fue aprendida del padre. 2016. de los cuales la cocaína es el principal (13). las que eran parte del quehacer familiar. Las personas que habitualmente mastican hoja de coca son aquellas dedicadas a la agricultura y ganadería. INTRODUCCIÓN La hoja de coca (Erythroxylum coca) proviene de una planta aborigen de la región andina de América. Solía ser una persona retraída y de pocos amigos. Los principales usos de la hoja de coca fueron el “chacchado” en labores agrícolas y comunales. la prevalencia de vida de consumo de drogas cocaínicas (PBC o clorhidrato de cocaína) en personas entre los 12 y 65 años. su origen es quechua o aymara. y donde la sospecha clínica exige la corroboración mediante exámenes auxiliares. bebida de infusión.3). alimentación y rituales. Su nombre deriva del vocablo aymara “Kkoka”. y así atribuir la etiología de cualquier cuadro psiquiátrico al consumo de sustancias ilícitas. mates. ello impone a nuestros profesionales de salud mental la necesidad de conocer tópicos sobre la psicosis inducida por cocaína. con antecedente familiar de un hermano diagnosticado de esquizofrenia paranoide. emplastos. Desde los 12 años de edad se dedicó a labores agrícolas. Esporádicamente consumía alcohol en reuniones sociales. disminuyó el trabajo agrícola y aumentó su aislamiento social. compraron al menos una vez hoja de coca durante ese año. sino más bien ocultadas. La detección en orina es la principal prueba de uso clínico aunque también se puede detectar metabolitos de cocaína en plasma sanguíneo y en cabellos (5). Sin embargo. así como en velorios y festividades costumbristas.5%) seguida de Lima Metropolitana y Callao (15%). que significa arbusto. así como para disminuir la sensación de hambre (2. es usualmente la molécula que se identifica en tales pruebas (4). Dado que el consumo y abuso de cocaína suelen ser actividades no declaradas por los usuarios. aunque no se pudo precisar la cantidad de hojas consumidas. Para tal fin. A la edad de 20 años comenzó a “chacchar” coca con adición de cal. la detección de sus metabolitos y otros aspectos relacionados con el “chacchado” de coca y la salud mental. de instrucción primaria incompleta. proveniente de la sierra de Lima. Además. Nueve meses antes de acudir por emergencia. soltero. . el 40% 120 Rev Neuropsiquiatr 79 (2). que es el metabolito primario producto de la desmetilación de la cocaína. entre una y siete veces por semana. Presentamos el caso de un varón de 30 años. la curación de síntomas y malestares mediante infusiones. y otros usos en manufacturas. et al. Caso clínico La hoja de coca es masticada desde las épocas preincaicas por los pobladores andinos y de otras zonas geográficas con la finalidad de mejorar el rendimiento físico. es decir. e ir formando poco a poco una bola-(6).7% de la mencionada población (479 073 personas) (8).7). es muy probable que en nuestro medio se pueda diagnosticar erróneamente como abusadores de cocaína o de PBC a quienes son personas masticadoras de hoja de coca. llegando usualmente a la embriaguez cada dos o tres días. Por lo antes expuesto. En el año 2013. notaron que el “chacchado” de hojas de coca se volvió cotidiano y a diversas horas del día. que viven en áreas rurales de la sierra (sobre los 2 300 metros de altitud). no es posible determinar la forma cómo la cocaína ingresó al organismo (si mediante “chacchado” –así se denomina en lengua quechua al masticar de manera continuada hojas de coca mezcladas a veces con pedacitos de cal u otros componentes. Por otro lado. Concomitantemente descuidó su aliño personal. son analfabetos. esnifado de cocaína o fumado de pasta básica de cocaína). la encuesta de hogares sobre demanda de la hoja de coca (7). reportamos el caso de un paciente quien fue conducido a nuestro servicio de emergencia con sintomatología psicótica y quien arrojó resultado positivo en el examen de metabolitos para cocaína. incrementó la frecuencia de la ingesta de bebidas alcohólicas. oscila entre el millón y medio a dos millones de personas (3. el paciente se quedó viviendo solo. alcanza al 3. su ingreso económico es aproximadamente 175 soles mensuales (equivalente a 50 dólares norteamericanos) y practican el “chacchado” porque la hoja de coca los ayuda a rendir mejor en el trabajo o por tradición (3. lo cual llevó al diagnóstico erróneo de psicosis inducida por cocaína.7). La mayor parte de esta población residía en la sierra (68. La cantidad de personas que mastican hoja de coca habitualmente.

abulia y aplanamiento afectivo. (Fuente: https://commons. lo que explicó el hallazgo de metabolitos de cocaína en su orina. conducta desorganizada (cargaba un costal con varias cosas inservibles. Hojas secas de Erythroxylon coca. se expresaba con lenguaje finalístico y escueto. no pudo confirmarse un diagnóstico preciso para su hábito de consumo de alcohol por falta de información apropiada. llegando incluso a levantar la voz. se estableció el diagnóstico de psicosis inducida por cocaína (PIC). desordenaba y desarmaba enseres sin razón. Al alta. 1) los síntomas del criterio A se Figura 1. el paciente comenzó a cubrir las ventanas de su casa con mantas. que nunca soltaba. suspicaz y con agresividad contenida. úrea. ausencia de corroboración de consumo de cocaína o PBC) y un hallazgo positivo de metabolitos de drogas. En la evaluación se encontró a un paciente desaliñado. los síntomas positivos del paciente habían remitido. desaseado. plaquetas. DISCUSIÓN En el presente caso. y abandonó totalmente sus labores. pero incorrectamente interpretado. lo siguiente: A) la presencia de delusiones o alucinaciones. La información proporcionada por los acompañantes apuntaba a un inicio de síntomas recientes (no más de tres semanas). luego de un mes. al ampliar la historia con informantes más cercanos. 121 . Fue llevado al Departamento de Emergencia del Instituto Nacional de Salud Mental debido a que amenazó con un machete a sus allegados. delusiones de daño y referencia. Se le solicitaron diversas pruebas de laboratorio (hemograma. las cuales fueron identificadas inicialmente como hojas de marihuana por el personal de salud. Luego de tres meses. urianálisis) las que tuvieron resultados normales. por lo que se asumió erróneamente que el paciente era consumidor de marihuana. que arrojó resultado positivo.php?curid=5788282) Rev Neuropsiquiatr 79 (2). nos hallamos ante un error diagnóstico pues en base a una anamnesis deficitaria (tiempo de enfermedad menor que el real. señalando que era “por defensa personal. hematocrito. y carecía de conciencia de enfermedad. padecía pseudopercepciones auditivas insultantes. Cuando se revisaron las pertenencias del paciente se encontró una bolsa con hojas secas de coca.wikimedia. Empero. ya que querían hacerle daño”. frunciendo el ceño y haciendo gestos amenazantes. se descartó este diagnóstico pues se averiguó que el paciente era “chacchador” habitual de hoja de coca. Asimismo. El examen físico no fue contributorio. pero se evidenciaba pobreza en su pensamiento. Los criterios diagnósticos de la Clasificación Norteamericana de Trastornos Mentales (DSM-5) (9) estipulan para el trastorno psicótico inducido por sustancias psicoactivas. por lo que se estableció el diagnóstico de esquizofrenia paranoide y fue derivado a consulta externa con la prescripción de risperidona 6 mg diarios por vía oral y decanoato de flufenazina 25 mg IM cada 2 semanas. glucosa. En base a este hallazgo de laboratorio. creatinina.Diagnóstico erróneo de psicosis inducida por cocaína en una persona con esquizofrenia y masticadora de hojas de coca. el paciente se tornó muy irritable. además que se determinó fiablemente un mayor tiempo de evolución de su psicosis. B) evidencia de la anamnesis.org/w/index. antecedente familiar de esquizofrenia desconocido. excepto el examen de metabolitos de cocaína en orina. el paciente fue internado con el diagnóstico inicial de psicosis secundaria al consumo de cocaína. alegando “esto es mío”) y deambulaba sin rumbo. sin embargo. examen físico o de los exámenes de laboratorio de que. Un mes antes de llegar a la emergencia aparecieron risas inmotivadas. 2016. y finalmente colocó su colchón atravesado en la puerta de la casa.

Durante la intoxicación cocaínica es muy frecuente la emergencia de vivencias paranoides y fenómenos pseudoperceptivos aunque. También hay proclividad a conductas agresivas y violentas como correlato de las delusiones y alucinaciones existentes. La incidencia de psicosis en consumidores de estimulantes es variable. además de delusiones de infidelidad (13. persecución y autorreferencia (“paranoia”). y con la añadidura de la positividad del examen de metabolitos de cocaína. . descritas por Magnan en el siglo XIX y que consisten en la sensación de bichos desplazándose por la piel con el subsiguiente escozor.Revilla-Zúñiga J. cabeza y manos. Hojas y flores secas de Cannabis sativa (Marihuana). historia de episodios previos recurrentes sin consumo de sustancias).wikimedia. se ha asociado a la presentación.18). Otro signo característico (hasta 50% de casos de la psicosis por cocaína) es la presencia de movimientos estereotipados de tipo “búsqueda o chequeo” con ojos. desarrollaron durante o inmediatamente después de intoxicación o abstinencia de la sustancia psicoactiva y. se llegó al diagnóstico de psicosis inducida por consumo de cocaína. (Fuente: https://commons. y existen en menor cuantía delusiones místicas y hasta las de tipo schneideriano de primer rango -que alguna vez se creyeron patognomónicas de esquizofrenia-. consumidores con problemas de dependencia y que buscan atención psiquiátrica (64-85%) o individuos que consumen cocaína en contextos experimentales (hasta 100%) (12). pasta básica de cocaína y base libre o crack. sobre todo en pacientes con elevada dependencia a la cocaína (14-17). 2) la sustancia implicada es capaz de producir los síntomas del criterio A. Las clásicas alucinaciones táctiles. si el individuo consumidor puede ejercer crítica sobre estos fenómenos. además de conductas sexuales inapropiadas (17. visuales y táctiles.14). Así pues. pueden evidenciarse alucinaciones de diferentes campos sensoriales (auditivas. si los síntomas no desaparecen más de un mes luego de la intoxicación o la abstinencia aguda de la sustancia. no se presentan sino en 18-32% de los cuadros psicóticos inducidos por cocaína (15. 2016. o si existe evidencia de otro trastorno psicótico no inducido por sustancias (por ejemplo. En la esfera afectiva destacan los sentimientos de irritabilidad y disforia. predominan las delusiones de daño. de mayor a menor frecuencia). según se trate de individuos con uso recreacional de cocaína (18%). La distinción clínica entre psicosis primaria y psicosis inducida por cocaína puede ser frustrante Figura 2. transitoria o persistente. no se los juzga como plenamente psicóticos (la aparición de estos fenómenos sí predice el desarrollo ulterior de episodios psicóticos de mayor duración) (11).16). C) el trastorno no es mejor explicado por otro cuadro psicótico (por ejemplo: si los síntomas se presentan antes del inicio del consumo de la sustancia. et al.php?curid=42690152) 122 Rev Neuropsiquiatr 79 (2). En el ámbito perceptivo. de síntomas psicóticos (10). planteamos en esta discusión las siguientes cuestiones básicas: ¿puede distinguirse en base solamente a hallazgos clínicos una psicosis aguda de una psicosis inducida por sustancias psicoactivas? ¿Ante qué tipo de consumo de hoja de coca o derivados resulta positivo el análisis de metabolitos de cocaína en orina? ¿Puede el chacchado de hojas de coca producir cuadros de psicosis? El consumo de clorhidrato de cocaína. se configuró erróneamente un cuadro agudo de síntomas delusivos y alucinatorios de contenido paranoide.org/w/index. En cuanto a los síntomas de la PIC. Ante dicha circunstancia.

como se sabe. La repetida alteración de la liberación dopaminérgica entonces pasaría de producir síntomas de tipo positivo a la progresiva degeneración neuronal y consiguientes síntomas de tipo negativo. así como el tiempo de uso. Hasta dentro de un mes del último consumo de cocaína.13).17).(13. impulsividad y hostilidad. Diversos autores señalan que la PIC es un cuadro autolimitado.sería cada vez más fácil la instauración de cuadros psicóticos. así como mayor nivel de ansiedad. hay ocasiones en que el episodio psicótico puede prolongarse por más tiempo luego del crash -cuadro de hipersomnia consecutivo al cese del consumo. Puede coexistir. es reconocida la existencia de episodios psicóticos más prolongados. Algunos estudios también hallan como factores de riesgo al menor índice de masa corporal. En el caso de nuestro paciente. Historia familiar Inicio de síntomas Uso de cocaína previo al cuadro clínico Alucinaciones Delusiones Psicosis inducida por cocaína Trastornos psicóticos primarios Usualmente positiva para uso de sustancias.17). que responde a medidas de descanso y sueño. más que solo de efectos de la cocaína sobre la inhibición de recaptura de dopamina. de una interacción con otras características predisponentes del individuo. la anamnesis escasa e inexacta disponible al inicio. Rev Neuropsiquiatr 79 (2). pero no es necesario para el diagnóstico. Sin embargo. Pueden haber visuales y táctiles Puede ocurrir en cualquier momento. que redundaría en mayor proporción de desenlaces de agitación y violencia en este tipo de psicosis (10. En la tabla 1 se señalan algunas posibles diferencias entre la PIC y los trastornos psicóticos primarios.Diagnóstico erróneo de psicosis inducida por cocaína en una persona con esquizofrenia y masticadora de hojas de coca. y a veces simplemente imposible.20). Aunque la mayoría de cuadros de PIC se resuelve a la brevedad. Las auditivas son predominantes Síntomas negativos Las paranoides son las comunes Infrecuentes Frecuentes delusiones extravagantes Usualmente presentes Personalidad antisocial Más común Menos común Modificada a partir de referencia (11). pues a esta edad se inician usualmente las adicciones). hidratación y uso de benzodiazepinas o dosis limitadas de antipsicóticos (19. Incluso. se ha considerado a la cocaína como una droga parcialmente inductora de un modelo neurobiológico de psicosis (11. Entre los factores de riesgo para el desarrollo de la PIC se mencionan el sexo masculino. Sin embargo.la diferenciación entre psicosis por cocaína y brotes agudos de esquizofrenia (19). Asimismo.18). el trastorno por déficit de atención e hiperactividad y la personalidad antisocial (15). se ha señalado mayor frecuencia de alucinaciones visuales en la PIC. donde por un proceso de “sensibilización neuronal” -probablemente límbica.12). aunque se asume que serían resultado. no puede distinguirse certeramente con solamente datos clínicos. dentro de las 24-48 horas del último consumo. el inicio temprano del consumo de estimulantes (por la vulnerabilidad biológica del cerebro adolescente. como factores de riesgo para este tipo de psicosis (15.19). una psicosis por cocaína de un brote agudo de esquizofrenia (20).15. la comorbilidad con el abuso de otras sustancias psicoactivas (sobre todo marihuana).13). Usualmente positiva para psicosis. que tienden a recurrir y cuya naturaleza no se ha esclarecido del todo. así como -específicamente.11. la cocaína puede imitar los diferentes síntomas positivos de la esquizofrenia pero en cuanto a los negativos ello es mucho menos frecuente (11. 123 . En general. Necesario para diagnóstico. especialmente en los padres. Igualmente. 2016. aunada al resultado Tabla 1. se ha señalado la posibilidad de un factor genético subyacente relacionado con las proteínas recaptadoras de la dopamina y la interacción con algunos medicamentos. incluso ante dosis menores de cocaína (10. Diferencias entre psicosis inducida por cocaína y trastornos psicóticos primarios. la cantidad total de droga ingerida y el consumo a través de vías con mayor y más rápida exposición como la vía intravenosa y la respiratoria (fumado de PBC) (10.

60 minutos. influyeron en el diagnóstico aparentemente correcto de una psicosis inducida por cocaína.Revilla-Zúñiga J. a corto plazo.24). Son fáciles de usar pero tienen el inconveniente de que su evaluación tiene un componente subjetivo -aunque cuenten actualmente con un control “testigo” positivo en cada tira. por los puntos de unión al anticuerpo. La prueba de detección de metabolitos en orina en un paso (como la que se usó en nuestro paciente y de uso mayoritario en la práctica clínica) es un inmunoensayo que se basa en el principio de las reacciones inmunoquímicas. Clorhidrato de cocaína Parenteral: endovenosa. a corto plazo. marihuana u opiáceos. Sí. 100% Rápida. mientras que en caso del esnifado. La probabilidad de detección de metabolitos urinarios tampoco varía con la cantidad de cocaína ingerida: una mayor dosis solamente alarga levemente el periodo de tiempo en que puede ser positiva la prueba –que usualmente es de dos a tres días.5 mg/kg de cocaína se alcanza una concentración de entre 120-474 ng/mL de orina y concentraciones semejantes se obtienen con el fumado de PBC (23.(5. este proceso diagnóstico no puede ser tan expeditivo. 124 Rev Neuropsiquiatr 79 (2). Existen también kits de tiras reactivas rápidas para ser aplicadas directamente a la orina del paciente y así detectar metabolitos de cocaína. la orina. ya que la excreción de benzoilecgonina es de 1274 ng/mL de orina en esta forma de consumo (22). las concentraciones de benzoilecgonina en orina fluctúan entre 451 a 560 ng/ mL. Sí. cocaína y derivados. 20-30% Relativamente rápida. plasma Duración efectos Desarrollo dependencia Hojas de coca 0. 30-45 segundos. . Desde luego. se prefiere el plasma sanguíneo y para las segundas. En el caso del masticado de hojas de coca. 60 minutos. Sí. Es decir.5% “Chacchado”. puede atribuirse en primer término a la baja concentración de cocaína en las hojas Tabla 2.(5. Parámetros farmacológicos de la hoja de coca. Por otro lado. donde abunda el consumo tradicional de hoja (“chacchado” y otros). intramuscular. el hecho de que el “chacchado” de hoja de coca no acarree efectos adictivos ni produzca síntomas de psicosis. 2016. 5-10 minutos. Pasta básica de cocaína 40-85% Fumada. 20-30% Lenta. Para las primeras. provistos en el reactivo. las concentraciones provenientes del “chacchado” o la ingestión de mate de coca pueden superar a las provenientes del esnifado de cocaína o el fumado de pasta básica de cocaína. bebida de mate. a corto plazo. Es decir. en nuestro medio. 70-80% Muy rápida.1. 30-60 minutos. Sí.20 minutos. Las pruebas de detección de metabolitos de sustancias psicoactivas se dividen en cuantitativas y cualitativas. es largamente superada cuando se toma una taza de mate de coca. Algunas referencias bibliográficas autorizan a diagnosticar psicosis inducida por cocaína en presencia de un cuadro agudo de psicosis con positividad de la prueba de metabolitos urinarios de esta sustancia (19. positivo del test de metabolitos de cocaína. por ejemplo. las concentraciones de benzoilecgonina urinaria halladas en las diferentes formas de consumo (legales e ilegales) se superponen y. 8-10 segundos. después de aspirar una dosis de 1.5 . la prueba urinaria de metabolitos puede resultar igualmente positiva con cualquier forma de consumo de hoja de coca o sus derivados legales o ilegales (4.20). NO Clorhidrato de cocaína 12-75% Tópica: “esnifado”.21).23-25). a largo plazo. es decir: las drogas o sus metabolitos presentes en la muestra de orina compiten frente a los respectivos conjugados. 30 . Producto Concentración de cocaína Vía de administración % en plasma Velocidad inicio efectos Concentración máx. 5-10 minutos. et al. 5-10 minutos. 12-75% 10. en muchos casos. Base libre (“crack”) 30-80% (alcaloide) Inhalada o fumada.23). 70-80% Muy rápida. sino que se impone la confección de una apropiada anamnesis para determinar correctamente la procedencia de la cocaína consumida y su metabolito en las vías urinarias. Para la detección de la benzoilecgonina (metabolito principal de la cocaína) se necesita una cantidad de esta sustancia de cuando menos 300 ng por cada mililitro de orina (5). Esta cantidad de metabolito cocaínico. 8-10 segundos. Modificada de referencia (26).

125 . Lima: Instituto de Estudios Peruanos. practical considerations and clinical usefulness. 2005. Efectos toxicológicos y neuropsiquiátricos producidos por consumo de cocaína. 1997. Asimismo. se mide en nanogramos.5% del peso. 2004. sobre todo por la alta asociación del “chacchado” de hojas de coca con la ingesta de alcohol: se sabe que el metabolismo de la cocaína junto con el del alcohol produce un metabolito denominado cocaetileno. Dada la elevada frecuencia del consumo tradicional de hojas de coca y a su vez del consumo ilegal de clorhidrato de cocaína y pasta básica en nuestra patria. (debe mencionarse que los trabajadores de salud que recibieron al paciente en nuestro departamento de emergencia no supieron reconocer las hojas secas de coca que aquel portaba y creyeron que se trataba de hojas de marihuana.17: 61-70. con propiedades similares a la cocaína. es urgente la consideración de estos temas en la formación médica y de los trabajadores de salud en general.5 a 1. Correspondencia: Joshep Revilla-Zúñiga Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado . Addiction. en cambio. se conozca poco sobre esta planta y su consumo. la ingerida en forma de PBC o clorhidrato. en nuestro país. et al. es indudable que la combinación de estos fenómenos puede estar produciendo problemas de salud aún no detectados y que deben estudiarse (2729). o de la cocaína fumada como pasta básica donde la velocidad es mucho mayor (Tabla 2) (23. Farrell M. Rev Fac Med Univ Nac Colomb. Palao. ¿Es posible diferenciar analíticamente un consumidor de coca de uno de cocaína? Adicciones. quienes no tienen dificultad en descontinuar el uso de las hojas de coca (1-3). 1999. así como de arritmias potencialmente letales. dada la elevada prevalencia de “chacchado” de hojas de coca en nuestro país y la concomitante prevalencia de alcoholismo. Villena M. Aunque la mayoría de estudios han sido acerca del consumo de clorhidrato de cocaína junto con alcohol. Sauvin M. El masticado de hojas de coca no llega a producir tampoco un estado de dependencia: casos de toxicidad crónica o la emergencia de psicosis son prácticamente desconocidos en los “chacchadores” de hoja de coca. 53: 10-26. Lima 31. 2005. Vargas E.Hideyo Noguchi”. Conflictos de interés: Los autores declaran no tenerlos. Correo electrónico: jarz29md@hotmail. con el masticado de hojas de coca. Téllez J. Alcaraz F. Urb. 94: 1279–1298.Diagnóstico erróneo de psicosis inducida por cocaína en una persona con esquizofrenia y masticadora de hojas de coca. Rospigliosi F. Lima: Rev Neuropsiquiatr 79 (2). Monteiro M. Perú. Cote M. 5. Análisis de los resultados de la encuesta de hogares sobre demanda de la hoja de coca 2013. secas (“chacchadas” o preparadas como infusión) donde se halla en concentración de 0. Asociación de Academias de la Lengua Española. pese a la notable diferencia a simple vista (Figuras 1 y 2). La Paz: Instituto Boliviano de Biología de Altura. Blondet C. A review of biological indicators of illicit drug use. Zuazo J. CONCLUSIONES Es llamativo que. 2016. 6. 2. (Citado el 6 de mayo del 2016) Disponible en: http://lema. Wolff K. aún hay aspectos pendientes de ser investigados en nuestro medio en relación a los posibles efectos nocivos del consumo de hoja de coca. pero con una vida media tres a cinco veces más prolongada y que incrementa el riesgo de muerte súbita a través de complicaciones cardiovasculares y neurológicas graves.rae. Jr.26). cantidad ínfima respecto a la concentración de cocaína que se absorbe por vía intranasal (12-75%) o la concentración de cocaína disponible en la pasta básica (40 a 85%) y que es fumada (4. Eloy Espinoza 709. donde surgió el cultivo de la coca como tradición raigal de sus civilizaciones más ancestrales. Marsden J. Ali R. Declaración de financiamiento: El reporte fue financiado por los autores. El consumo tradicional de la hoja de coca en el Perú. dos. se mide en gramos (4).26). Instituto Nacional de Estadística e Informática. Empero. cuya concentración máxima en plasma se logra a los 5-10 minutos. diez o veinte hojas de coca.Madrid: Asociación de Academias de la Lengua Española. Usos de las hojas de coca y salud pública.com Teléfono: (511) 614 9208 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. 4. 3. se alcanza recién una concentración máxima en plasma a los 60 minutos. para evitar errores como el que hemos reportado. Moretti C. Welch R. Diccionario de americanismos.es/ damer/?key=chacchar 7. Hontebeyrie M. Llorens J. Recuérdese que la cantidad de cocaína contenida en una. con énfasis en la apropiada valoración clínica por encima de los exámenes que son solamente auxiliares del diagnóstico. la velocidad de aparición de efectos es lenta. a diferencia de la cocaína aspirada por la nariz.

el al. 2014. Vergara-Moragues E. Pérez-Pazos J. Cuad Med Forense. 17. INEI. 2003. 2002. 382-391. Byrappa N. Roncero C. Keshavan MS (eds). Collazos F. Actas Esp Psiquiatr. 185. Testing for drugs of abuse (DOA).pe/media/MenuRecursivo/ publicaciones_digitales/Est/Lib1286/ 8. GonzálezSaiz F. Wilson L. 2016. (Citado el 5 de mayo del 2016) Disponible en: http://www. 217: 115-120. 2003. 2009. Neurotoxic and cardiotoxic effects of cocaine and ethanol. Saady J. Sakai EY.CEDRO. Oliwa GM. Stimulant psychosis: systematic review. Forensic Sci Int. and cocaethylene cardiotoxicity in an animal model of cocaine and etanol abuse. Jeromin J. 2014.inei. et al. Eur Psychiatry. 16. Daigre C. 13: 57-64. et al. 13. Secondary Schizophrenia. Bellais L. The Spectrum of Psychotic Disorders. and management. 2007. Vorspan F. Urine drug screening: Practical guide for clinicians. Ros-Cucurull E.uptodate. p. Cocaine-induced psychotic symptoms in clinical setting. 40: 178-182.EPI. 27. Epidemiología de drogas en población urbana peruana 2015: encuesta en hogares. Cocaethylene toxicity. Acad Emerg Med. 5: 134-138. Ahmed I (eds). Roncero C. 19. 2012. 196-204. J Addict Dis. Brousse G. 2012.pdf 9. 2010. (Citado el 5 de mayo del 2016) Disponible en: https://www. J Dual Diagn. VA: American Psychiatric Publishing. 49: 57-64. New York: Cambridge University Press. Kissack JC. Ramos JA.org. Arlington. Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas. 200: 1074-6. Risk factors for cocaineinduced psychosis in cocaine-dependent patients. 10. Bloch V. 23. Roncero C. 2015. Bhatt A. 40:187-97. 25. Grau-López L. 1991. Boutros NN. An international perspective and review of cocaineinduced psychosis: A call to action. mechanism. 22. 10: 98-106. Cocaine-induced psychotic disorders: presentation. Tang Y. Lorenzo P. Poklis A. ethanol. 28. Boutros NN. En: Sachdev PS. Psychiatry Res. ¿Estaba intoxicado por cocaína este individuo? estimaciones basadas en la farmacocinética de la droga.Revilla-Zúñiga J. 2008. Roncero C. Curran C. 5th edition. Stimulants and psychosis. 126 Rev Neuropsiquiatr 79 (2). Martin NL. Jackson G. ¿Estaba intoxicado por cocaína este individuo? estimaciones basadas en los efectos de la droga y en las concentraciones de benzoilecgonina.8: 211-222. Daigre C. Romo L.gob. (Citado el 3 de diciembre del 2015) Disponible en: http://www. Valero S. 33:13-24. et al. 28: 141-146. Adicciones. Wolf E. Floyd AG. J Med Toxicol. 33: 5-12. Cuad Med Forense. 13 (S2): 179-189. Ortega-Pérez A.pe/bitstream/ CEDRO/229/1/4865. 127-140. Moeller KE. Psychiatry Res. Patel MB. Grau-López L. Mayo Clin Proc. Complicaciones psicóticas del consumo de cocaína. Adicciones. 20. Urinary excretion of benzoylecgonine following ingestion of health Inca tea. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. McBride A. 12. 35: 321-327. Cocaine-induced psychotic symptoms in French cocaine addicts. Cocaine. 2014. Barral C. Garvey L. 11. Daigre C. Cocaine. p. repositorio. Martínez-Luna N. Subst Abus. Prevalencia y factores de riesgo asociados a la presencia de clínica psicótica en dependientes de cocaína. 29. 2001. 24. Cotes RO. Dorbandt A. Lee KC. Fujii DE. 2016. Galloway MP. 1997. American Psychiatric Association. 2013. 2006. Struve FA. Uptodate. Casas M.cedro. 21. Guillem E. Hoffman R. Br J Psychiatry. Rodríguez-Fonseca F. New York: Cambridge University Press.com/contents/ testing-for-drugs-of-abuse-doa 26. 2013. 2016. 18. Gonzalvo B. J Psychiatry Res.2015. 2001. Araos-Gómez P. Risk factors for experiencing psychosis during cocaine use: A preliminary report. 16: 75-84. Lizasoain I. Pihlgren EM. 83:66-76. Lima: CEDRO. Recibido: 21/03/2016 Aceptado: 06/06/2016 . Castells X. 14. Cocaína: aspectos farmacológicos. Andrews P. 15. Moro MA. Farooq MU. Ortega-Pérez A. En: Fujii D. Casas M.