LAS NOTIFICACIONES

La notificación es una actuación judicial, que persigue dar eficacia a las
resoluciones judiciales y comunicarla a las partes o terceros.
La finalidad de las notificaciones judiciales son esencialmente dos: una, darle
eficacias a las resoluciones judiciales y dos, comunicárselas a terceros.
En cuanto a darle eficacias a las resoluciones judiciales, quiere decir, que por regla
general, las resoluciones judiciales producirán efectos desde que se le notifica a las partes o
a los terceros involucrados en el juicio. Así, lo establece el art. 38 del CPC, al decir: Las
resoluciones judiciales sólo producen efectos en virtud de notificación hecha con arreglo
a la ley salvo los casos expresamente exceptuados por ella".
Así, se deprende del artículo en cuestión, que las resoluciones judiciales adquieren
el efecto en virtud de una notificación ya que se articula al uso de la palabra “sólo”, que
quiere decir, exclusivamente o únicamente, pero además el artículo 38, nos dice, que tal
notificación debe de realizarse con exclusividad a lo establecido por ley, de modo que no
hablamos de cualquier notificación, sino una exclusivamente legal.
No obstante, la exclusividad legal de la notificación no prohíbe a que existan
excepciones, eso sí, siempre que sean con expresión de la ley para que pueda producir
efectos de una determinada resolución judicial que no decaigan en una notificación. Así, a
modo de ejemplo tenemos los siguientes casos:
1. La resolución que ordena despachar o denegar el mandamiento de ejecución y
embargo (art.441 CPC).
2. Las medidas precautorias, excepcionalmente pueden decretarse y llevarse a
efecto sin previa notificación (art.302 CPC).
3. La resolución que declara desierto el recurso de apelación (art.201 CPC).
4. La resolución que ordena la suspensión de una obra nueva (art. 566 CPC)
(interdicto posesorio).
También debemos considerar que algunas resoluciones judiciales producen otro
efecto relevante, como es el desasimiento de tribunales. El desasimiento de tribunales se
encuentra regulado en el art. 182 del CPC: Notificada una sentencia definitiva o
interlocutoria a alguna de las partes, no podrá el tribunal que la dictó alterarla o
modificarla en manera alguna. Podrá, sin embargo, a solicitud de parte, aclarar los
puntos obscuros o dudosos, salvar las omisiones y rectificar los errores de copia, de
referencia o de cálculos numéricos que aparezcan de manifiesto en la misma sentencia.
El desasimiento del tribunal consiste en el impedimento que tiene el órgano
jurisdiccional que dictó sentencia definitiva o interlocutoria, modificar o alterarla después
de notificar determinada sentencia a una de las partes. Pues sus requisitos son evidentes
para que procedan: uno, que la resolución tenga la naturaleza de sentencia definitiva o
interlocutoria y dos, que sea notificada a alguna de las partes.

aclarar los puntos obscuros o dudosos. que consisten en comunicarles a las partes o a los terceros involucrados en el litigio de la resolución judicial. Dicha finalidad tiene mucha relación con las reglas técnicas del procedimiento denominado bilateralidad de la audiencia. sino más bien. defenderse de descuidos que puedan aparecer evidentes en la sentencia y por rectificar debe entenderse.El art. de referencia o de cálculos numéricos que aparezcan de manifiesto en la misma sentencia. señala que podrá – a solicitud de parte – aclarar los puntos obscuros o dudosos. sin embargo. de referencia o de cálculos numéricos que aparezcan de manifiesto. Por lo que queda establecido que No se puede alterar la sentencia sea definitiva o interlocutoria una vez notificada a las partes. de modificar o alterar dicha resolución. Es decir. reparar exclusivamente errores de copia. que podrá. colocar en conocimiento a las partes o terceros de la debida resolución judicial para que aquellos puedan ejercer facultades procesales pertinentes. salvar las omisiones y rectificar los errores de copia. lo que se traduce en que: aclarar significaría explicar o determinar aspectos de dudas que aparezcan en la sentencia. de referencia o de cálculos numéricos evidentes en la sentencia. . tenemos la segunda finalidad de las notificaciones judiciales. se entiende salvaguardar. salvar omisiones y rectificar errores de copia. Por último. con salvar. no obstante. no se trata de una excepción al desasimiento por parte del tribunal que dictó sentencia definitiva o interlocutoria. a solicitud de parte. señala también. 182.