El Camino al Habla - Heidegger

Heidegger distingue dos modos de abordar el tema del habla: entender el
habla como representativa, o intentar acceder a lo verdaderamente propio
de ella, el ser del habla. No es posible hacer enunciados acerca o sobre el
habla ya que eso simplemente remitiría a una actualización histórica en el
tiempo, no da con lo propio del habla. Para Heidegger, es necesario el
camino al habla para poder experimentar lo propio del mismo, es decir su
Ser.
Del lado de la representación se encontrarían Humboldt y Aristóteles.
Humboldt supone que lo propio del habla es expresar las pasiones del alma,
esto implica que la propia esencia del habla es trascendente a la misma ya
que no está en sí mismo el sentido del hablar. El habla es vista como una
herramienta del sujeto para expresar el mundo desde su perspectiva
(Monadología de Leibniz)
Para dar con lo propio del habla Heidegger nos da la siguiente formula, que
corresponde al camino al habla mismo: Llevar el habla como habla al habla.
Para hablar, son necesarios los hablantes, que hablan entre ellos. Para que
esto sea posible existe un mutuo pertenecerse que remite a lo unitivo del
habla, es decir a su esencia. Heidegger la llama el trazo abriente, que
atraviesa y estructura lo abierto y libre del habla, es aquello que hace que el
habla sea habla y no otra cosa, es de una manera un marco a priori que
encausa al habla en el momento en el que esta se despliega.
Decir no es lo mismo que hablar. Se puede hablar mucho sin decir nada. Se
puede también no hablar y sin embargo decir mucho. El decir es el
elemento puramente expresivo del habla, es la esencia del habla en su
despliegue. Solamente puede entenderse el decir como mostración, y en
tanto mostración, permite aparecer o desaparecer presencia. Por lo tanto, el
habla habla en tanto que muestra.
Para poder hablar, es preciso primero escuchar, que no es otra cosa que un
habla pasiva. De esta manera, cuando hablamos, estamos re-diciendo lo
escuchado. Para poder re-decir lo escuchado, es necesario estar
comprendidos esencialmente en el Decir. Podemos escuchar el decir porque
pertenecemos a el. El Decir vertebra y da sentido al habla, en tanto
hablantes, escuchamos y re-decimos el Decir.
En Heidegger, el acontecimiento se llama advenimiento apropiador. En este
esquema, el advenimiento apropiador “recoge el trazo abriente del Decir y
lo despliega en estructura de los múltiples modos del Mostrar. El
advenimiento apropiador es […] dentro de lo cual nuestra vida de morales
tiene siempre su morada”. El advenimiento apropiador nos apropia en tanto
hablantes; es una ley que nos congrega y nos dejar pertenecer al Decir. En
tanto somos congregados, somos. Al pertenecer al Decir, toda palabra
hablada es siempre respuesta, ya que va al encuentro y contesta al Decir

PD: lo subrayado es que no estoy segura…… . El habla habla del habla con el habla y en el habla. El proceso en el que el Decir es llevado al habla a través del advenimiento apropiador es el camino al habla mismo. como intentan hacer las teorías representativas del habla según Heidegger. es la “casa del ser”. podemos reformular la proposición inicial: el advenimiento apropiador lleva el habla (en tanto despliegue del habla) como habla (en tanto Decir) al habla (la palabra resonante). Somos lo que somos sólo porque estamos apropiados en el Decir. un camino que despliega al habla y de esta manera la oculta. Esto es así ya que para poder hablar estamos comprendidos en el Decir y por esto toda palabra hablada es siempre un re-decir de lo escuchado. no hay más allá. El advenimiento apropiador permite que el Decir llegue a palabra hablada. Heidegger concluye afirmando que el habla es un monólogo. su despliegue es nuestra morada de mortales. por esto no es posible salirnos del habla y analizarla. Al estar como hablantes a disposición del habla. Habiendo dicho todo esto.desde lo que ya le es propio al hablante.