Arquitectura en la Antigua Grecia

El Partenón, obra maestra de la arquitectura de la Antigua Grecia, fue construido a mediados del
siglo V a. C. en la Acrópolis de Atenas.

La Arquitectura de la Antigua Grecia es la arquitectura producida por los pueblos de
habla griega (pueblo helénico) cuya cultura floreció en la península griega y el Peloponeso,
las islas del Egeo, y en las colonias de Asia Menor y en Italia por un período de alrededor
del 900 a. C. hasta el siglo primero d. C., con las primeras restantes obras arquitectónicas
que datan alrededor del año 600 a. C.
La arquitectura griega antigua es la más conocida por sus templos, muchos de los cuales
se encuentran en toda la región, sobre todo como ruinas, pero muchos intactos
sustancialmente. El segundo tipo de construcción que se conserva en todo el mundo
helénico es el teatro al aire libre, con la primera data de construcción del año 350 a. C.
Otras formas arquitectónicas que aún se encuentran en evidencia son la puerta de entrada
procesional (propylon), la plaza pública (ágora), rodeada de pisos con columnatas (stoa),
el edificio del Ayuntamiento (bouleuterion), el monumento público, la tumba monumental
(mausoleum) y el stadium.
La arquitectura griega antigua se distingue por sus características altamente formalizadas,
tanto de estructura y decoración. Esto es particularmente cierto en el caso de los templos
donde cada edificio parece haber sido concebido como una entidad escultórica dentro del
paisaje, con mayor frecuencia planteado en un terreno elevado para que la elegancia de
sus proporciones y los efectos de la luz sobre sus superficies puedan verse desde todos
los ángulos. Nikolaus Pevsner se refiere a "la forma plástica del templo [griego] ...
colocado ante nosotros con una presencia física más intensa, más viva que la de cualquier
edificio posterior".
El vocabulario formal de la arquitectura de la antigua Grecia, en particular la división del
estilo arquitectónico se define en tres órdenes bien definidos: el orden dórico, el orden
jónico y el orden corintio, teniendo efecto profundo en la arquitectura occidental de épocas
posteriores. La arquitectura de la Antigua Roma surgió de la de Grecia y mantuvo su
influencia en Italia ininterrumpida hasta nuestros días.
A partir del Renacimiento, avivamientos del clasicismo han mantenido viva no sólo las
formas precisas y ordenó a los detalles de la arquitectura griega, sino también su concepto
de la belleza arquitectónica basada en el equilibrio y la proporción.
Los sucesivos estilos de la arquitectura neoclásica y de la arquitectura del renacimiento
griego siguieron y adaptaron antiguos estilos griegos de manera cercana.