¿no

tendríamos
que haber
llegado ya al
campamento?

no lo
entiendo,
llevamos horas
caminando.

¿dónde
estamos?

en un templo
abandonado...
nos hemos desviado
de nuestro camino
10 kms. hacia el
norte.

¿pero
qué...?

si nos
damos prisa
llegaremos al
campamento
antes del
amanecer.

espera...
¿por qué no
entramos?

horace,
si nos entretenemos se hará de
noche y no me apetece pasear a oscuras
por la selva.
brrr...

pero...

hay luz.

venga,
entremos.

¿para
qué?

estaba ahí,
encima del
altar.

¡mira
lo que he
encontrado!

¿qué
es?

es una
niña.

gugu.

mirad...
a mí todo esto
me parece
rarísimo.

debe estar
hambrienta.
creo que tengo
algo en la
mochila.

seguro que
es un sacrificio
humano. vámonos
o nos meteremos
en un lío.

pero,
horace... ¿crees
que la goma
de mascar le
alimentará
mucho?

¡¡mira,
manticore!!

¡ya
llegamos, ya
llegamos!

y entonces
radu, tu padre y
horace no querían
entrar en el
templo.

pero
yo les dije:
radu, horace,
entremos...
¿qué puede
pasar?

¡ah! ya
tengo ganas de
tener una aventura.
llevamos 16 años
con lo del zoo.

solo falta tu
padre... ¡eramos
como los tres
mosqueteros!
radu, ¿me
escuchas?

ahí está.

¿dónde está
gerald?

¡¡gerald!!
hoy
dormiremos en
casa de gerald,
y mañana
comenzaremos
la expedición.

por
cierto, ¿te he
explicado cómo
lo conocimos?
pues...

cuánto
tiempo sin
verte.

¿has
conseguido
lo que te
pedí?

demasiado
tiempo.

claro, tenéis
las jaulas
preparadas
en casa.

vamos,
subid.

¿jaulas?
¿es que
no tienen
camas?

seguro que
los pequeños ya
no se acuerdan
de mí.

es
costumbre
aquí dormir
en jaulas.

tengo
preparada
una cena
estupenda.

así que
por fin te has
tomado unas
vacaciones.

oye, jack,
estaba pensando
en ir a la taberna
de stan. ¡seguro
que se alegra
de veros!

sí, quiero
criar wazoos en
cautividad. iba a
enviar a alguien,
pero pensé...
¡¡que diablos!!

decidido,
vamos a la
ciudad. ¿venís,
chicos?

sí,
tengo ganas
de ver al
pequeñajo.

he traído a
los chicos para
que descubran
la naturaleza
salvaje.

{yawn}

me da palo.

estoy
molida. me
voy a la
cama.

bueno, chicos,
os quedáis a cargo
del fuerte. si atacan
los tigres tenéis
rifles encima de
la chimenea.
¿tigres?

sí, unos
felinos
gordos
a rayas.

venga,
vamos.

bueno, la
naturaleza
me llama.

¿qué?
ten cuidado,
radu, ya sabes que
a los rinocerontes
les atrae el
murmullo del
agua...

me voy a
fundir con la
naturaleza...
¿cómo?

voy a mear.
¡no seas
impresentable!
¡dentro hay
lavabos!

rinocerontes...
¿se cree que
soy idiota?
por favor...

¡¡¡u... u...
un rino...
rino...!!!

¡ayuda...
por favor!