You are on page 1of 2

Los “PEDEVESOS”, una especie social en extinción

Por: Nelson Hernández
Era un 29 de noviembre (era viernes) de 2002. Hace 14 años. Todos se preparaban para
salir del trabajo y descansar el fin de semana. Pero con la inquietud y preocupación
existente en el ambiente, de que el próximo lunes, la sociedad civil venezolana había
llamado a un paro cívico nacional para solicitar al Presidente Hugo Chávez,
rectificación en la conducción de su gobierno.
La sociedad civil clamaba que para tener éxito en el paro, los trabajadores de PDVSA
tenían que acompañarlos. Estos, que venían siendo objeto de atropellos desde 2001, y
que llevo a las acciones de 2002, en defensa de la MERITOCRACIA, y que culmino
con el desconocimiento del gobierno el 11 de abril de 2002, decidieron que cada quien,
y en forma individual, era libre de pensamiento y acción de incorporarse o no al referido
paro cívico.
El paro se inicio como estaba programado. Gran parte del personal de PDVSA, no
asistió ese lunes al trabajo. El gobierno tomo el reto y comenzó una estrategia de
presión intensa con el resto de los sectores productivos del país. Ya a la semana del
paro, muchas empresas y comercios habían retornado a sus labores. El gobierno trata de
romper la solidez de los trabajadores de PDVSA y BOTA el primer lote. Estos se
afianzan en sus principios y valores y exigen el reenganchen de los cesanteados… y la
respuesta del gobierno es realizar un “Genocidio Laboral”, botando a 23 mil
trabajadores de esa empresa petrolera que ocupaba el segundo lugar a nivel mundial.
Chávez, había conquistado “La Colina”, como el mismo denomino a PDVSA dentro de
su argot militar.
Es difícil asegurar con certeza que a los trabajadores de PDVSA, la sociedad civil los
abandono, pero esa es la impresión que tengo, y por eso un paro cívico se convirtió en
un paro petrolero, ya que lo único que no funciono a plenitud durante el paro fueron los
servicios que prestaba PDVSA.
Tampoco lo puedo asegurar, pero quizás hubo algo de alegría, por que el gobierno había
metido en cintura a los PEDEVESOS, palabra peyorativa con que muchas veces se
mencionaban o se dirigían a los que trabajaban en PDVSA, y a los cuales consideraban
“elitescos”. Quiéranlo o no, eran profesionales de alto rendimiento y productividad
dedicados a cumplir con la misión asignada: maximar las ganancias para el accionista
(léase: el pueblo venezolano)… y quizás lo que más molestaba es que gobiernos de la
verdadera democracia los asignaba a otras instituciones y empresas oficiales con el
objeto de que aplicaran sus conocimientos tecno – gerenciales en la recuperación de
estas.
Los PEDEVESOS, fueron humillados, perseguidos, desalojados, negado su derecho al
trabajo. Tuvieron que huir de Venezuela. No tenían cabida. Fueron los pioneros de la
diáspora venezolana y de la tan cacareada, hoy, fuga de cerebros. Estos venezolanos

obligatoriamente exiliados han contribuido, con sus conocimientos, a desarrollar la
industria petrolera en otros países, que a la larga se han convertido en competidores de
la industria de los hidrocarburos venezolana.
Lo que sí puedo asegurar es que los PEDEVESOS, defendiendo principios y valores,
individuales y colectivos, se enfrentaron al gobierno con las consecuencias ya
mencionadas. Se jugaron a Rosalinda…!. Hoy más que nunca esos principios y valores
hay que defenderlos! Porque cada día se continúan violando derechos.
Se anticiparon los PEDEVESOS?... Tenían conocimiento de lo que venía?... O fue
simplemente intuición. Independientemente de lo que los haya motivado a actuar,
después de 14 años podemos decir, que estaban en lo cierto. Aunque hay quienes dicen
que se le entrego en “bandeja de plata” la industria petrolera al gobierno. A esos les
digo, que era una decisión tomada por el gobierno la “conquista” de PDVSA, para poder
realizar todas las ilegalidades que hoy empezamos a conocer.
Por otra parte, estoy convencido que la sociedad venezolana no entendió, ni ha
entendido el sacrificio realizado por estos venezolanos en defensa de las
LIBERTADES… Hay una deuda que hay que saldar.
El corolario de todo esto es que la especie social “PEDEVESO”, está en vía de
extinción, son 14 años que han transcurrido: Muchos de ellos ya no están físicamente
con nosotros; otros ya han echado raíces en otras latitudes, con poco interés en regresar;
otros ya son sexagenarios y septuagenarios, lo que dificulta una actividad plena…
Honor a quien honor merece… y los PEDEVESOS se lo merecen…
Ojala el país, tuviera muchos ciudadanos con los principios de los PEDEVESEROS!,
… y que la palabra no sea más peyorativa, sino símbolo de Principios, Valores y
LIBERTAD!