You are on page 1of 8

Manifiesto del Foro Antitotalitario Unido “Juan Wilfredo Soto García”

(FANTU)

El Foro Antitotalitario Unido (FANTU) es una organización prodemocrática
resultado de la unión de varias otras, y que agrupa a un considerable grupo de
cubanos que deseamos la libertad y el bienestar de nuestra Nación. Estamos
trabajando en un programa detallado que publicaremos más adelante.
Pero queremos que nuestro pueblo conozca desde ahora nuestras ideas centrales
sobre cuestiones que nos afectan a todos. Por eso hemos escrito esta:

Proposición de Cambio:
¡Cuba para los cubanos!:
Es falso que los opositores pacíficos estemos sometidos al extranjero. Queremos una Cuba
libre, soberana e independiente. Resulta vergonzoso que en nuestra Patria los extranjeros
sean preferidos a los cubanos. Queremos eliminar esa y todo tipo de discriminación. Los
cubanos debemos recibir a los extranjeros con los brazos abiertos, pero como a iguales, no
como a privilegiados. Nadie ha atentado más que los Castro contra la dignidad de nuestro
pueblo y el orgullo de ser cubanos.

Economía:
La economía de Cuba es un desastre; el país ya ni siquiera produce el azúcar necesario. El
gobierno quiere dirigirlo y controlarlo todo, y por eso todo anda mal. El régimen ha
convertido a Cuba en una de las naciones más endeudadas del mundo. Todo esto hay que
cambiarlo. Hay que apoyar la iniciativa privada y la inversión extranjera, con un entorno
legislativo justo, objetivo y universal. Esto provocaría la apertura de la economía, la
atracción de la inversión, y nuevos mercados. Al crecer la inversión y la actividad
productiva, los salarios comenzarían a igualarse con los de los países prósperos del Caribe,
creciendo con ellos el consumo interno y, por ende, los precios tenderían a la baja. Debe
ponerse fin a la doble moneda. El cubano debe recibir su salario en la moneda en que se
paguen todos los productos y servicios

Alimentación:

Los cubanos pasamos serias dificultades con la alimentación en un país fértil y no muy
poblado. Eso es una vergüenza. Hacemos nuestras las palabras del discurso de Fidel Castro
conocido como La Historia me Absolverá, que son hoy más actuales que nunca:
“Los mercados debieran estar abarrotados de productos; las despensas de las casas
debieran estar llenas… Lo inconcebible es que haya hombres que se acuesten con hambre
mientras que de una pulgada de tierra sin sembrar”. Y agregamos nosotros: Es abusivo
que los precios de los alimentos vendidos en divisas por el gobierno cubano sean más del
doble de los que se cobran en países ricos como los de Europa o Estados Unidos e América.
Esto debe cambiar.

Ropa y Calzado:
También los precios de los artículos de vestir son enormes. Al igual que pasa con los
alimentos y otros productos, esto se debe al monopolio estatal de las tiendas, el cual abusa
de los cubanos fijando precios excesivos. Hay que abrir la economía y permitir la libre
competencia, lo que haría que la oferta mejorara y que los precios bajasen grandemente.

Vivienda:
Una de las falsas promesas del castrismo fue la de resolver el problema de la vivienda. Ha
habido planes para fabricar 100.000 al año, pero nunca se han cumplido ni remotamente.
Muchos cubanos tienen que vivir en bohíos, casuchas, cuarterías, edificios inhabitables o
albergues insalubres; la mayoría de las viviendas están en mal estado. En una misma casa
tienen que convivir hasta cuatro generaciones. Hay que abaratar los materiales de
construcción, lo que facilitaría que este grave problema comenzara a aliviarse en seguida, y
que se resolviera por completo en un plazo razonable. En este asunto en el FANTU también
estamos de acuerdo con La Historia me Absolverá: “Hay piedra suficiente y brazos de
sobra para hacerle a cada familia cubana una vivienda decorosa”.

Agua:
Al cabo de más de medio siglo, el gobierno comunista no ha sido capaz de resolver el
problema del agua de consumo humano, cuya calidad incluso ha empeorado por la
contaminación de aguas albañales, entre otras cosas. Esto se ve en ciudades del interior y en
barrios marginales de la capital; también en zonas rurales. Es necesario tomar medidas para
resolver este serio problema lo más pronto posible.Otros Servicios Comunales: La
electricidad es cara y son frecuentes los cortes del fluido y el bajo voltaje; la recogida de
basura, el alcantarillado y otros servicios presentan problemas agudos. Hay que trabajar
para eliminar los apagones y resolver todas estas situaciones negativas en un plazo
razonable.

Transportes:
El transporte interprovincial es caro y malo; los ómnibus urbanos casi no existen en el
interior de la república y en la capital son pocos. Las calles, caminos y vías férreas están en
ruinas. No existe sociedad moderna que desee crecer que no tome como prioridad el
transporte y las comunicaciones en todo el territorio. Cuando las comunicaciones y el
transporte no son adecuados, el coste de la logística, en muchos casos, supera al del propio
producto. Hay que mejorar el transporte y las vías.

Empleo e Industrialización:
Al llegar al poder, los castristas prometieron industrializar rápidamente el país. Esto no sólo
no se cumplió, sino que el régimen ha desmontado en masa las industrias, como en el caso
de la azucarera. Favorecer la inversión extranjera y la libre empresa permitiría la creación
de cientos de miles de nuevos puestos de trabajo, así como cambiar el perfil productivo del
país, que además de significarse en las materias primas agrícolas, debería tener una
industria local fuerte que permita el abastecimiento de la nación de productos de cierto
valor añadido y así evitar la constante importación de mercancías extranjeras vía aérea o
marítima, que provocan alza de precios, tanto por costes como por escasez. Los salarios
deben cubrir las necesidades básicas del trabajador y su familia. También hace falta
eliminar la inseguridad laboral y el despojo de dinero que sufren los trabajadores de las
empresas mixtas. El mercado negro resultante de “resolver” es algo que perjudica a todos,
ya que no es precisamente el mercado negro el que hace crecer a los países, sino todo lo
contrario, genera desprotección jurídica, falta de calidad, corrupción y falta de
productividad.

Agricultura:
Debe realizarse una verdadera reforma agraria, que respete las fincas privadas hoy
existentes y que esté basada en el principio de que quien trabaje la tierra sea su propietario
y pueda actuar como tal, determinando qué produce, a quién le vende y a qué precio. Esa
Reforma Agraria deberá eliminar definitivamente de Cuba el latifundio, que hoy en día es
estatal. El proceso de unificar intereses de muchos productores en cooperativas que
abaraten y concentren los procesos industriales o de maquinaria, la creación de las
denominaciones de origen para dar más valor a los productos “únicos” en calidad, y, en
general, dotar a los productos con un proceso de marketing adecuado, unido a la apertura de
mercados de exportación, sin duda creará una amplia entrada de divisas al país.

Educación:

El Estado debe seguir brindando educación gratis para todos. Pero deben eliminarse el
adoctrinamiento político comunista y el trabajo forzoso de los alumnos. Debe inculcarse en
el cubano del siglo XXI el espíritu crítico, constructivo, creativo, de superación;
precisamente contrario a la mediocridad que genera el sistema actual.. Para quienes lo
deseen, deben permitirse centros de estudios particulares, incluyendo los de carácter
religioso. Hay que restablecer la autonomía universitaria y la libertad de cátedra.

Salud Pública:
Es necesario que se mantenga la atención médica gratis para todos, pero elevando su
calidad. Deben autorizarse las consultas privadas para quienes lo deseen. La mayor parte
del personal de la salud debe prestar sus servicios en Cuba, y no en las llamadas “misiones
internacionalistas”, como sucede hoy en detrimento del nacional. La deficiente
alimentación atenta contra la salud. Actualmente tenemos serios problemas
con medicamentos, instrumentos y atención médica de auténtica calidad.Cultura: Es
necesario impulsar el desarrollo de la cultura, y librarla del control estatal y del lastre que
para ella representa la carga del adoctrinamiento comunista. El arte debe ser la libre
expresión del hombre. No hay que temer a los cambios que provoque el arte, sino a quien
coacciona, amedrenta o coarta al arte.

Periodismo:
Cualquier sociedad civilizada sabe que el periodismo ha ganado muchas batallas para
liberar a sociedades enteras del yugo de la mentira y del secretismo. Quien teme al
periodismo libre, es porque teme que sus propias acciones no puedan ser divulgadas y
difundidas sin provocar la ira o la indignación del pueblo. Todo gobierno de una Cuba
democrática debe estar preparado para convivir con la libertad de prensa. Hoy en día no
existe prensa en Cuba, sino un aparato de propaganda que tergiversa la realidad, miente y
manipula.

Internet:
La red de redes es prioritaria para los gobiernos de los países civilizados. Las naciones
democráticas fomentan el acceso de los ciudadanos a la Internet. Los cubanos carecemos de
libre y justo acceso a Internet. Solo podemos tener acceso en unos pocos hoteles, mediante
tarjeta cuyo coste asciende a 8 o 6 cuc cada hora y la conexión de pésima calidad. En
Europa, por el valor de 25 c.u.c, accede una familia entera todo un mes. La Internet es de
vital importancia para las sociedades modernas, no puede haber desarrollo sin libre acceso a
la red de redes. Los cubanos debemos tener libre acceso a Internet con calidad y costo
justo.

Comunicaciones:
Cuba está prácticamente aislada del resto del mundo por el alto costo que el monopolio
estatal Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, Sociedad Anónima (ETECSA) impone a
las llamadas telefónicas. La telefonía celular no está al alcance del bolsillo de quienes
sobreviven con míseros salarios. Tarifas justas beneficiarían al pueblo y reportarían
mayores ingresos a la nación.

Deportes y Recreación:
Hace años se lograron grandes éxitos deportivos, pero esa época pasó, como lo prueban las
últimas Olimpiadas, el reciente Clásico Mundial de Béisbol y otros torneos internacionales.
Hace falta revivir el deporte cubano mediante la práctica masiva, permitiendo que los
atletas que lo deseen puedan convertirse en profesionales y reconociendo a los que viven
fuera del país el derecho a representar a Cuba en competencias internacionales, como
sucede en el resto del mundo. Las pocas opciones de recreación que existen hoy deben
ampliarse y crearse otras nuevas sin exacerbar las intoxicaciones etílicas o la violencia, en
especial para los jóvenes.

Grupos de Edades Vulnerables:
Sentimos especial preocupación por nuestros niños y ancianos. Los primeros carecen por
completo de perspectivas de futuro; los segundos ven, ya al final de su camino, que todos
sus esfuerzos en la vida han resultado vanos y que el actual régimen sólo les garantiza
pensiones de hambre. Eso hay que cambiarlo.

Propiedad:
Los comunistas dicen que los que se les oponen desean devolver todas las propiedades a
sus antiguos dueños. Eso es mentira. Los que han sido declarados propietarios de su
vivienda o finca deben seguir siendo los dueños de ellas y no debe pensarse en hacerles
pagar alquiler alguno. Por el contrario, hay que convertirles en verdaderos propietarios que
no tengan que pedir permiso a las autoridades para decidir qué hacer con su propiedad o
con lo que produzcan en ella (como sucede hoy con los campesinos particulares). Cuba
debe ser un país de propietarios y productores libres. En cuanto a los antiguos dueños, debe
reconocerse que fueron víctimas de un abuso y buscar como indemnizarlos de un modo
justo que no afecte el futuro desarrollo ni cree nuevas injusticias.

Derechos Humanos:
En Cuba actualmente se violan en mayor o menor medida todos los derechos humanos
reconocidos por la ONU. El gobierno debe respetar los derechos de los ciudadanos. Por
ejemplo: que nadie sufra discriminación por motivos de raza, sexo, opiniones políticas u
otros que atenten contra la dignidad humana; que los cubanos del interior puedan viajar a
La Habana sin ser perseguidos; que no haya que hacer pagos en dólares al gobierno para
viajar al extranjero o para que los cubanos residentes en el exterior visiten su Patria; que el
gobierno no siga considerándose con potestad para prohibir los viajes internacionales de
algunos cubanos; que la policía y los guardias de prisiones no maltraten y abusen a los
presos; que todos puedan decir lo que piensen, incluso contra el gobierno, sin temor a ir a la
cárcel.

Democracia:
Deben respetarse las libertades civiles, económicas, políticas, sociales y culturales. Debe
haber órganos de prensa independientes, para que todos puedan expresar lo que sienten.
Los ciudadanos deben tener libre acceso a la información, incluyendo internet. En las
elecciones, el pueblo debe poder escoger entre diferentes candidatos que pertenezcan a
partidos políticos distintos, a diferencia de lo que sucede con las votaciones actuales. La
separación de los poderes, además del pluripartidismo, es fundamental, pues ya desde hace
siglos se detectó el claro beneficio de la separación de los poderes ejecutivo, legislativo y
judicial en el control para evitar la corrupción y los abusos.

Orden Interno:
Muy preocupante resultan el alza de la criminalidad: los asesinatos, la violencia, los robos,
la corrupción, y sobre todo el mal trabajo de las autoridades encargadas. La policía debe
cumplir con la misión que tiene este cuerpo en todo el mundo civilizado: proteger y servir a
la ciudadanía. La policía en Cuba hace todo lo contrario, en vez de velar por el respeto a los
derechos de las personas, los viola constantemente. Los policías también ganarían mucho
con la democratización de nuestra Patria, no tendrían que molestar ni perseguir a nadie por
sus ideas, tendrían mejores condiciones de trabajo y mejorarían sus condiciones de vida.

Defensa Nacional:
La defensa de la nación es de vital importancia, esa es la principal tarea del ejército.
Además el ejército debe estar siempre listo para enfrentar debidamente desastres naturales y
proteger nuestras costas del narcotráfico internacional. El ejército debe tener la dimensión
que nuestras necesidades y nuestra economía exigen y permiten. La misión de las fuerzas

armadas es defender la Patria, no servir a un partido político. La democratización de la
nación daría lugar a que las fuerzas armadas se modernizaran, cumplirían mejor su rol y sus
miembros, hasta el último soldado, tendrían mejores condiciones de vida y derechos y
libertades que hoy no poseen.

Religión:
En Cuba hay hoy libertad de culto, pero no de religión. Hace falta subsanar esta situación y
eliminar la discriminación que de hecho existe contra los creyentes. También que todas las
denominaciones religiosas puedan construir nuevos locales para sus actividades.

Medio Ambiente:
Es necesario mejorar el medio ambiente, luchando contra las afectaciones que existen hoy
como consecuencia de las malas políticas del régimen. Los cubanos tenemos derecho a un
desarrollo sostenido y sostenible. Debe hacerse cumplir todas las legislaciones nacionales e
internacionales al respecto.

La vía para el cambio:
Cubano, es posible que estés de acuerdo con todo o mucho de lo que aquí se dice, pero te
preguntes qué podemos hacer para lograrlo sin que se derrame sangre cubana. Para
empezar, decimos: Podemos hacer lo mismo que se hizo en los antiguos países socialistas
de Europa. Podemos comenzar diciendo “YO NO”. YO NO chivateo, NO voto a favor de
los candidatos comunistas, NO asisto a las reuniones y marchas que convoca el gobierno,
NO participo en actos de repudio. Pero además de decir NO a todo lo que se debe, te
exhortamos a que te acerques a quienes de forma organizada, única manera de lograr el
cambio, luchamos por tus derechos. Te esperamos para construir juntos la Cuba que todos
deseamos, la Cuba libre, justa y próspera que debemos dejar a las futuras generaciones.
Consejo de Coordinadores del FANTU
Nota: cuando termines de leer este escrito, ¡por favor, no lo botes ni lo guardes! Pásalo a
un familiar, amigo o vecino. Si tienes la posibilidad, haz y distribuye un par de copias;
ten presente que en ningún país del mundo (¡ni siquiera en Cuba!) es delito
reproducir un escrito en el que sólo se dan opiniones sobre la posibilidad de un cambio
pacífico para beneficio de todos.

La Máxima Autoridad que aprobó este Manifiesto del FANTU fue El Consejo de
Coordinadores del Foro Antitotalitario Unido (FANTU)
Más del Foro Antitotalitario, FANTU, ir a:
https://produccionesnacan.com/foro-antitotalitario/