You are on page 1of 4

CIUDADANO

JUEZ DE LOS MUNICIPIOS SAN FERNANDO Y BIRUACA DE LA


CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO APURE.
SU DESPACHO.-

Yo, JESUS VICENTE HERNANDEZ ROJAS, venezolano, mayor de


edad, titular de la cédula de Identidad Nº.11.238.156 y de este domicilio, y
debidamente asistido por el Abogado en ejercicio MARCOS ANTONIO
CASTILLO, inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº.36.101 y de este domicilio,
ante su competente autoridad ocurro para exponer y solicitar:
Consta en documento debidamente registrado por ante la Oficina
Subalterna de Registro Público del Distrito San Fernando de Apure, de fecha 2
de Marzo del año 2.001, anotado bajo el Nº.45, Folios 262 al 268, Protocolo
Primero, Tomo Quinto, Primer Trimestre el citado año, que anexo marcado con
la letra “A”, compre en venta con pacto de retracto a los ciudadanos MARIA
MELCHORA FLORES DE CASTILLO y LUIS MARIA CASTILLO, un
inmueble de su legítima propiedad, constituido por una casa propia para
habitación familiar de construcción mampostería, constante de cuatro
habitaciones, una sala de baño, recibo, comedor, piso de cemento, cocina,
techo de acerolit, ubicada en el Barrio Las Marías, Calle Municipal Nº.24 de
esta ciudad de San Fernando de Apure, Estado Apure, y cuyos linderos y
medidas constan en el documento de propiedad antes aludido. El precio de la
precitada venta lo convenimos en la cantidad de UN MILLÓN QUINIENTOS
MIL BOLÍVARES (Bs.1.500.000,oo) los cuales cancele en su totalidad a la
vendedora en dinero efectivo a su entera y cabal conformidad, dando a si
cumplimiento a la obligación del comprador de pagar el precio;
comprometiéndose los vendedores a rescatar o a ejercer su derecho de
retracto en un lapso prudencial de tres (3) meses continuos contados a partir
de la autenticación del documento contentivo de la operación de venta bajo la
modalidad de venta con pacto de retracto, es decir, que el lapso para que los
vendedores cumplieran o ejercieran el derecho de rescatar el inmueble era de
tres meses contados a partir del día 24 de Enero del año 2.000 fecha en la cual
se realizo la autenticación por ante la Notaría Pública de San Fernando del
expresado documento de venta con pacto de retracto y el cual fue anotado en
esa oportunidad bajo el Nº.02, Tomo 04 de los libros de autenticaciones
llevados por esa Notaria, y cuya prueba de ello consta al folio 05 de la
documentación que señale marcada con la letra “A”, lo que significa que el
derecho de los vendedores para rescatar el citado inmueble vencía el 24 de
Abril del año 2.000, a casi de completarse un año para el día de hoy, lo que
demuestra la voluntad tácita de la compradora de no querer recuperar el
inmueble, ya que como todos sabemos que el retracto es un pacto de la venta,
que hace de ella una venta bajo condición resolutoria, razón por la cual el
ejercicio de la venta de retracto afecta a los terceros y no implica un nuevo
negocio traslativo, es decir, es un derecho facultativo, por consiguiente y de
conformidad con lo previsto en el artículo 1.536 del Código Civil, si los
vendedores no ejercieron su derecho de retracto en el termino convenido, el
comprador, es decir, mi persona adquirió irrevocablemente la propiedad del
referido inmueble y como tal quedo investido de todos los atributos inherentes
al propietario.
Pues bien ciudadano Juez, este derecho de los vendedores al no ser
ejercido en el plazo acordado necesariamente se me acredita la única y
exclusiva propiedad del citado inmueble ubicado en la calle Municipal Nº.24 del
Barrio Las Marías en de esta ciudad de San Fernando de Apure, Estado Apure,
en donde pido al Tribunal se sirva practicar la notificación a los vendedores
MARIA MELCHORA FLORES DE CASTILLO y LUIS MARIA CASTILLO y
como quiera que le he requerido en muchas oportunidades, y bajo súplicas
que me entregue el inmueble comprado que ahora me pertenece;
respondiendo de manera complaciente que si van, o cumplirán su obligación
de realzar la tradición de la casa, pero desde el momento en que se venció el
plazo para ello, pasando por todas estas promesas burladas, han transcurrido
aproximadamente casi un año, lo que me hace pensar que los vendedores no
tienen intención de cumplir, lo prometido y acordado, razón por la cual me he
visto en la necesidad de solicitar judicialmente la entrega material del inmueble
con los pedimentos que me corresponden en derecho, ya que este
incumplimiento de la obligación de realizar la tradición legal del inmueble
vendido, me a ocasionado innumerables daños y perjuicios y molestias, por
cuanto no he podido realizar ningún tipo de negocio sobre la misma o cualquier
simple acto de administración a que tengo derecho como propietario, durante el
tiempo que compre el inmueble.
Con fundamento a lo antes expuesto, es por lo que formalmente vengo a
demandar como en efecto demando, así lo hago a los ciudadanos MARIA
MELCHORA FLORES DE CASTILLO y LUIS MARIA CASTILLO, quienes son
venezolanos, mayores de edad, titulares de las Cédulas de Identidad
Nºs.2.220.917 y 887.457 respectivamente y residenciados en la dirección
referida, para que convengan o en su defecto a ello sean condenados por el
Tribunal, a que me hagan la entrega material del inmueble ya descrito, de
conformidad con lo previsto en el artículo 1.167 del Código Civil, en
concordancia con lo previsto en el artículo 929 del código de Procedimiento
Civil, siendo que los daños y perjuicios están por el orden de los TRES
MILLONES DE BOLÍVARES (Bs.3.000.000,oo) derivados de multiplicar la
cantidad de CIEN MIL BOLIVARES (Bs.100.000,oo) por diez meses posibles
de alquiler o de arrendamiento, estimando la presente acción en dicha
cantidad.
Finalmente pido al Tribunal se sirva admitir y sustanciar la presente
solicitud y declararla con lugar con todos los pronunciamientos de Ley.
Es justicia en San Fernando de Apure, a 18 del mes de Abril del año
2.001.-
EL SOLICITANTE

EL ABOGADO ASISTENTE