Universidad de los Andes Facultad de Humanidades y Educación Escuela de Letras Departamento de Historia del Arte

Seminario II Catálogo de la fotografía de Amilciar Gualdrón

Juan Pablo Sanabria Morillo C.I.: 19.261.928

Mérida, Febrero de 2010

Amilciar Gualdrón

Nacido en Mérida, Edo. Mérida, en el año 1975, Amilciar Gualdrón no sintió verdadero interés por la fotografía hasta bien entrado en edad. De niño, se inclinaba más hacia el terreno musical, aprendiendo a tocar el violoncelo. Este gusto, como veremos más adelante, conducirá parte de su producción artística. Posteriormente, viaja a la isla de margarita en 1994, donde estudia biología marina hasta el 99. Debido a la necesidad del aparato fotográfico a la hora de investigar especies animales acuáticas y algas entra en contacto serio con la fotografía, desarrollando un gusto muy particular por ella. Terminados sus estudios viaja, en el 2000, por Suramérica y parte de Centroamérica con el único propósito de documentar las costumbres de las poblaciones que se encontraba a su paso. Esta primera investigación, o documento fotográfico de su viaje, resulta de gran interés antropológico y muestra lo que serían los primeros pasos del artista en cuestión. Hace uso de las fotos de retrato por encima de todo, por lo cual el interés en la figura humana es constante. Luego, es contratado por la Fundación Bigott, facilitando el traslado de una parte del país a otra. Aquí prosigue con la fotografía de poblados y etnias y, a partir del año 2005 comienza a preocuparse más por proyectos personales en los cuales se cuestiona problemas propios del medio fotográfico.

Sonidos de Libertad -

2007

El proyecto Red de Orquestas Sinfónicas Penitenciarias fue creado con el propósito de reducir los altísimos niveles de violencia dentro de las prisiones y facilitar su reincorporación social por medio del aprendizaje y la práctica musical. “La música, el arte, la educación, el deporte, entre otras actividades, son los motores fundamentales que impulsan el Proyecto de Humanización Penitenciaria, como los verdaderos aliados para la rehabilitación y reinserción social de los internos; actividades que se materializan en las Olimpiadas Penitenciarias, ferias artesanales, festivales musicales, entre otros. En este sentido, desde hace dos años se han conformado y desarrollado la Red de Orquestas Sinfónicas Penitenciarias, idea ambiciosa que nace bajo la iniciativa del Ejecutivo nacional, a través del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia (MPPRIJ), en convenio con la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (FESNOJIV), como órgano ejecutor, bajo el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo. El Proyecto constituye un ensayo inédito e instrumento válido de tratamiento para los individuos privados de libertad, con miras a facilitar su proceso de reinserción social, mediante el aprendizaje, la práctica y el disfrute de la música como disciplina exigente con principios intrínsecos, que ayudan al proceso de socialización de los individuos. Actualmente formo parte de este proyecto como profesor de la cátedra de violoncelo del sistema Nacional de Orquestas Juveniles e infantiles de Venezuela y en la Orquesta Penitenciaria de la ciudad de Mérida, este trabajo es un reflejo de este gran proyecto humanizador, visto desde la perspectiva de un músico y fotógrafo”

Amilciar Gualdrón La mirada “furtiva” es una de las constantes en toda la producción de Amilciar Gualdron, con lo caul intenta acercarnos aún más a los retratados y, cabe destacar, recalcando la posición del fotógrafo como puente entre la realidad mostrada en la obra y nosotros. Además, acentúa como colocándose a encuentra novedosas realidades alegorías. se hace de por nosotros. nuestra posición espectadores paralelamente Además, maneras mostrar medio de Mostrando alusión

reflejos, sombras y detalles indirectamente al tema, pero de manera algunas veces más eficaz.

Mariachis, de México para el mundo –
2009

2008 /

El proyecto llevado a cabo por el artista Amilciar Gualdrón que tiene como sujeto todo como siendo el una su quehacer de los del mariachis entorno bodas, venezolanos y, más específicamente, merideños, surge en primera instancia investigación campo de inmediato, cercano y real de las agrupaciones dedicadas al entretenimiento, acción cumpleaños, aniversarios. Sin embargo, no tarda en erigirse como excusa perfecta para resoluciones meramente plásticas en las cuales el artista debe desempeñar su papel como mediador entre la idea y la concreción de la misma. Las fotografías incluidas dentro de esta serie son

particularmente minuciosas a la hora de recopilar información referente a los fragmentos que conforman a los protagonistas, como si se tratase de entrañar cuestiones de la personalidad de cada uno a través del análisis de sus atuendos, sus instrumentos de trabajo. Este juego entre los personajes retratados y las herramientas de las que se valen, ambientados en su entorno laboral convierten este tipo de representaciones,

por encima de todo, en retratos psicológicos a la manera, sin embargo, del realismo formal. Es decir, se recurre a lo concreto, evitándose retoques, alteraciones y artimañas ajenas a toda función presente en la misma cámara. Serie Mariachis, de México para el mundo

Fotos Sueltas – 2005 en adelante
Este grupo, si bien no representa un proyecto como tal, se constituye a partir de aquellas fotos tomadas por el artista en momentos precisos respondiendo ya sea a la curiosidad, o la reflexión misma del medio fotográfico. Ellas son el testimonio de las inquietudes muy personales de Amilciar Gualdron, por lo tanto se permiten mayores libertades ante todo formales. También es importante resaltar el juego que fabrica entre los elementos propios del espacio captado con la cámara y los personajes que se sumergen en ellos, permitiendo el diálogo e intentando crear especies de micronarraciones en las obras. El espectador debe estar consciente, por supuesto, de que tal narración existe y, aunque la fotografía posea características que la hacen visualmente

atractiva, es necesario el ejercicio reflexivo para poder apreciarla en su totalidad… Contemplación y reflexión son necesarias.

Fotografía: Tú, que vienes a la casa…

Fotografía:

Mi ciudad