You are on page 1of 25

EN LO PRINCIPAL: DENUNCIA INFRACCIONES AL ARTÍCULO 173 DEL DFL N° 1, DE

2005, DEL MINISTERIO DE SALUD Y SOLICITA INICIO DE EXPEDIENTE DE
INVESTIGACIÓN Y SANCIÓN. EN EL PRIMER OTROSÍ: SOLICITA DILIGENCIAS QUE
INDICA. EN EL SEGUNDO OTROSÍ: SOLICITA LA DECLARACIÓN DE LA CALIDAD DE
INTERESADOS EN EL PROCEDIMIENTO. EN EL TERCER OTROSÍ: SOLICITA VÍA DE
NOTIFICACIÓN. EN EL CUARTO OTROSÍ: SOLICITA ACUMULACIÓN DE
PROCEDIMIENTOS. EN EL QUINTO OTROSÍ: ACOMPAÑA DOCUMENTOS

16882

SR. SUPERINTENDENTE DE SALUD

SUPERINTENDENCIA DE SALUD
OFICINA DE PARTES

06NOV2015
RECEPCIÓN

CRISTÓBAL SALVADOR OSORIO VARGAS, abogado, afiliado a la Isapre Cruz
Blanca, cédula nacional de identidad N° 16.007.212-1, domiciliado en Bustamante N°
120, comuna de Providencia, Santiago; GERARDO ADRIÁN RAMÍREZ GONZÁLEZ,
abogado, afiliado a Isapre Masvida, cédula nacional de identidad N° 16.099.970-5,
domiciliado en Avenida José Manuel Infante N° 919, departamento 504, Providencia,
Santiago, y; DANIEL IGNACIO CONTRERAS SOTO, abogado, afiliado a la Isapre
Masvida y a partir del 1° de diciembre de 2015 a la Isapre Cruz Blanca, cédula nacional
de identidad N° 16.073.463-9, domiciliado en calle Rucaray N° 9677, Peñalolén,
Santiago; al Sr. Superintendente de Salud o a quien corresponda por estructura
orgánica de dicha repartición, respetuosamente señalamos que:
Venimos a denunciar ante la Superintendencia de Salud -y con la finalidad de
que se ordene la apertura de un expediente de investigación y sanción- las manifiestas
infracciones al artículo 173 del DFL N° 1 de 2005 del Ministerio de Salud, que
establece el texto refundido de la llamada "Ley de Isapres".
En efecto, se constata que pese a existir una prohibición legal de integración
vertical entre las Isapres y los prestadores de salud, en cuanto a su gestión, existirían
efectivamente administraciones conjuntas entre aseguradoras previsionales de salud
y prestadores de servicios de salud, que pertenecen a un mismo holding o
conglomerado empresarial. Ello constituye, además, una infracción a lo dispuesto en
la Circular IF/N° 211, de 4 de febrero de 2015, de la Superintendencia de Salud que
interpreta la disposición legal señalada.
De este modo, es indispensable que la Superintendencia de Salud, dentro de la
órbita de sus competencias, adopte todas as medidas necesarias para esclarecer los
presentes y hechos, y si procede, sancione a todas las Isapres que infringen la
normativa de manera persiste la normativa de salud, relativa a las integraciones
verticales. En razón de lo anterior, se la autoridad deberá abrir un expediente de
investigación y sanción que determine eventuales responsabilidades de las Isapres,
prestadores de salud y otros.
Esto acontece por las siguientes circunstancias:

Los denunciantes pudieron detectar, a través de consultas comerciales a
las Isapres a las que se encuentran afiliadas, que éstas buscan ofrecer
planes de cobertura para atención con sus prestadores coligados, lo que
constituye una integración vertical prohibida por la ley.
Página 1 de 25

El artículo 173 del DFL N° 1 de 2005, del Ministerio de Salud, prohibe de
forma clara y concisa la integración vertical a través de la
administración conjunta, pues entiende que dicha práctica vulnera el
derecho a elegir de sus afiliados y constituye una distorsión en un
mercado aparentemente competitivo.

La Superintendencia de Salud, a través de su Circular IF/N° 2011, de 4
de febrero de 2015, interpretó administrativamente la disposición
contenida en el artículo 173 del DFL N° 1, señalando expresamente que
no integrantes del Directorio, Consejo de Administración, Consejo
Directivo o entidad similar, la alta gerencia y los ejecutivos clave de las
funciones de control de una Institución de Salud Previsional no pueden
tener injerencia en la administración de prestadores de salud, y
viceversa.

A través de una revisión de documentos públicamente disponibles,
como son las Memorias Anuales entregadas a la Superintendencia de
Valores y Seguros, las Isapres denunciadas mantienen una sostenida
práctica de administración a través de la cual directores y/o altos
gerentes de los conglomerados empresariales controladores de las
aseguradoras y prestadoras de salud pertenecen, en paralelo, a los
directorios y cuerpos de gestión de sus coligadas, interfiriendo y
teniendo injerencia en su administración, lo que se encuentra
expresamente prohibido por la ley.

La teoría del levantamiento del velo corporativo o societario, de
creciente aplicación en nuestra jurisprudencia, señala que es lícito a los
tribunales, en ciertas ocasiones, ignorar o prescindir de la forma externa
de la persona jurídica, para con posterioridad penetrar en su interior a
fin de "develar" los intereses subyacentes que se esconden tras ella y
alcanzar a las personas y bienes que se amparan bajo el velo de la
personalidad, con el objeto de poner fin a fraudes y abusos.

La Superintendencia de Salud posee todas las herramientas jurídicas
requeridas para fiscalizar y sancionar la presente infracción, tal y como
lo disponen los artículos 107 y 110 del DFL N° 1. En razón de ello, la
institución puede solicitar documentos, citar a declarar a altos
ejecutivos y directores, revisar balances y actas, entre otras tantas
prerrogativas.

Lo anterior, en virtud de los siguientes argumentos de hecho y de derecho:
I.

FUNDAMENTOS DE HECHO

El día lunes 26 de octubre del presente año, don Cristóbal Osorio Vargas asistió
a la Isapre Cruz Blanca ubicada en calle moneda N° 1420, comuna de Santiago, para
modificar su actual contrato de salud. Al momento de ser atendido por una de las
funcionarías le ofrecieron diversos contratos de salud, todos los cuales incluían como
principal y exclusivo prestador de salud a la empresa "Red Hospitalaria
Integramedica".
Página 2 de 25

Al consultar, sobre la posibilidad, que existieran prestaciones con empresas
diversas, se indicó que no existían planes al respecto, y era necesario elevar una
consulta formal.
En paralelo y sin tener conocimiento de la situación anterior, tanto don Daniel
Contreras Soto y don Gerardo Ramírez González, con la intención de mejorar los
planes de salud a los que se encuentran respectivamente afiliados, cotizaron con sus
Isapres -y con la competencia- los valores y coberturas de las ofertas disponibles.
En este contexto, las ofertas presentadas por las aseguradoras siempre
contenían las opciones de atención preferente en determinados prestadores de salud,
los coligados, estableciendo un importante castigo a la cobertura brindada para la
modalidad de libre elección, donde no se prestaba más del 20% de reembolso o
financiamiento.
Luego de las negociaciones, don Daniel Contreras Soto, pese a su descontento,
decidió contratar un nuevo plan de salud con Isapre Cruz Blanca -anteriormente se
encontraba afiliado a Masvida, el que entra en rigor el cambio el día 1° de diciembre
de 2015- y don Gerardo Ramírez González, a quien no le satisfizo ninguna de las
ofertas presentadas por Cruz Blanca y Banmedica, decidió mantener su actual plan
con Masvida. En este sentido, las ofertas eran poco flexibles en cuanto a las
prestaciones, atención en libre elección y, además, los vendedores parecían tener un
especial interés presentar los planes con atención en empresas prestadores de salud
que, como es de dominio público, pertenecen a un mismo conglomerado con la Isapre
aseguradora.
Luego de lo descrito, don Cristóbal Osorio Vargas, en una reunión social,
manifestó su problema a don Gerardo Ramírez González y, don Daniel Contreras Soto,
todos abogados, quienes compartieron sus recientes experiencias y, sorprendidos por
la circunstancias, decidieron analizar el mercado de salud para efectos de determinar
la legalidad de las acciones ejecutadas por los prestadores señalados.
En el examen señalado, se percataron que en el mercado de la salud existe,
dentro de la normativa vigente, una prohibición a la integración vertical de las Isapres
con otros prestadores de salud como son clínicas, centros de diagnóstico o examen,
debiendo administrarse de forma separada y sin injerencia mutua, las primeras
respectos a las posteriores.
Una gran sorpresa quedó en el grupo, cuando una vez analizada la malla
societaria de cada una de las empresas, se dieron cuenta de la existencia de
administraciones conjuntas y graves infracciones a la normativa de salud, como
pasaremos a explicar.
II.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

A.

La modificación de la Ley de Isapres en 2005.

El proyecto de ley que a la postre pasaría a ser la Ley N° 20.015 tenía como uno
de sus principales objetivos el hacer del sistema privado de salud uno más equitativo,
estableciendo una serie de regulaciones a los aseguradores o ISAPRES. Asimismo, se
Página 3 de 25

dotó a la Superintendencia de Salud de nuevas herramientas jurídicas de fiscalización
y sanción con respecto a las infracciones que contiene la normativa.
En ese sentido, el proyecto de ley presentado en 2002 en su tramitación
constata una realidad que, como se verá a continuación y pese a las modificaciones
legales, ha perdurado. En dicho contexto, el Sr. David Peralta, entonces presidente de
la Asociación Gremial de Centros Médicos (Pymesalud), acotó que:
"cuando se habla de un subsistema privado es fundamental entender que
existen, por una parte, las Isapres, instituciones que como aseguradoras
pertenecen al sistema financiero y, por otra, los prestadores de servicios de
salud, que son responsables de las acciones de salud. [...] Así, en los últimos
años, las instituciones prestadoras de salud del sector privado,
independientes de ¡as aseguradoras, las llamadas Pymes de Salud, han
sufrido el accionar arbitrario del poder de las Isapres, quienes en forma
unilateral y sin justificación sanitaria alguna han caducado los contratos
que por años tenían con prestadores de servicios de salud. Esta medida
monopólica obliga a sus afiliados a recurrir a servicios creados o
vinculados a ellas y castigan de manera económica con un alto copago a
los pacientes que optan por atenderse en los servicios de propia elección,
léase integración vertical."'
Es por ello que el entonces Honorable Diputado Enrique Accorsi, en el primer
trámite constitucional de la iniciativa, presentó una indicación para modificar el inciso
primero del artículo 22 de la Ley N° 18.933, sobre Instituciones de Salud Previsional,
la que finalmente fue aprobada con modificaciones de redacción y pasó a formar parte
de la llamada "Ley de Isapres" -actual artículo 173 de su texto refundido- en el
siguiente tenor:
Artículo 173.- Las Instituciones tendrán por objeto exclusivo e!
financiamiento de las prestaciones y beneficios de salud, así como las
actividades que sean afines o complementarias de ese fin, las que en ningún
caso podrán implicar la ejecución de dichas prestaciones y beneficios ni
participar en la administración de prestadores.
Durante la tramitación legislativa de la norma, sumamente clara es la
conclusión que contiene el Informe de la Comisión de Salud de la Cámara de
Diputados, en el tercer trámite constitucional, cuando dispone que, a propósito de
revisar los cambios de redacción propuestos por el Senado, indica que ésta busca
perfeccionar la redacción de la norma, con el fin de evitar claramente la integración
vertical entre las Isapres y prestadores, ya que expresamente se indica que la Isapre no
puede ejecutar las prestaciones y beneficios de salud ni participar en la
administración de los prestadores2 (énfasis agregado).
Asimismo, la Contraloría General de la República ha expuesto claramente su
interpretación sobre la materia. Recientemente, mediante su dictamen N° 41.520, de
26 de mayo de 2015, tras la solicitud de pronunciamiento efectuada por don Patricio
Pérez Miranda, en su calidad de Gerente General de la Isapre Fundación de Salud
Trabajadores del Banco Estado, dispuso de forma perentoria que la ley prohibe.
1

Historia de la Ley N° 20.015. Página 40 y 41.
ídem. Página 563.

Página 4 de 25

sin distinción, a las instituciones de salud previsional participar en la
administración de prestadores de salud. En ese sentido indicó:
"A su tumo, debe anotarse que del análisis de la historia de la ley N° 20.015
-en particular, del Segundo Informe de la Comisión de Salud del Senado-,
que es el cuerpo legal que incorporó la disposición en análisis a!
ordenamiento, se aprecia que tal precepto tiene por objeto evitar la
integración vertical entre ¡SAPRES y prestadores, y que, en el evento que
existan convenios entre ellos, éstos sean transparentes y ¡as partes en esos
acuerdos sean administradas separadamente, para evitar subsidios
cruzados."3
Dicho esto, no queda espacio a una interpretación distinta que disponer la
completa y total prohibición sobre la confusión o injerencia entre las administraciones
de Isapres y prestadores de salud, lo que constituye una grave infracción a las normas
vigentes, lo que debe ser fiscalizado y sancionado por la Superintendencia de Salud.
B.

La Circular IF/N° 211, de 7 de febrero de 2014

A propósito de las demandas ciudadanas en materia de educación que fueron
promovidas durante desde 2011 por ios estudiantes chilenos, en busca de una
educación libre, gratuita, de calidad y sin lucro; los ojos nuevamente fueron puestos
en las Isapres pues se consideró que las prácticas de fraude a la ley reportadas por
sobre las Universidades podrían repetirse en el sistema previsional de salud.
Al paso de dichas críticas, el entonces presidente de la Asociación de Isapres,
Hernán Doren Lois, reconoció la existencia de propiedad cruzada o integración
vertical entre el sistema, descartando ilegalidad alguna en dicha práctica.4
En contrario con la apreciación del Sr. Doren Lois, ha sido la propia
Superintendencia de Salud la que ha manifestado su posición sobre esta situación y,
en 2013, indicó que \a:" integración vertical en el mercado de las isapres, prohibida por
ley, ha derivado en la creación de holdings controladores de isapres y prestadores. Este
mecanismo ha significado que los propietarios de las isapres controlen, el 42% del
mercado de los prestadores institucionales".5
En paralelo con lo anterior, la Fiscalía Nacional Económica desarrolló una serie
de estudios sobre los efectos de la integración vertical en la concentración del
mercado de las aseguradoras previsionales de salud y en los prestadores de salud,
entendiendo los incentivos perversos y las posibles barreras de entrada que pudieren
generar la situación actual, en perjuicio de los cotizantes y sus beneficiarios en un
tema tan sensible como es la salud.
Es por ello que la Superintendencia de Salud, en ejercicio de su facultad
contemplada en el artículo 110 N° 2, del DFL N° 1 de 2005 del Ministerio de Salud
Contraloría General de la República. Dictamen N° 41.520, de 26 de mayo de 2015.
El Mostrador: "Presidente de las tsapres admite integración vertical con clínicas y asegura que es legal". 9
de enero de 2013.
http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2013/01/09/presidente-de-las-isapres-admiteintegracion-vertical-con-clinicas-v-asegura-que-es-legal/
5 Boletín MiradaSalud N° 3, diciembre de 2013.
http://www.5upersalud.Rob.cl/documentacion/569/w3article-8836.html
3

4

Página 5 de 25

("Ley de Isapres"), interpretó administrativamente la norma materia de su
competencia, dictando una instrucción general sobre la prohibición que tienen las
instituciones de salud previsional de participar en la administración de prestadores.
Así, dictó la Circular IF/N° 211, de 7 febrero de 2014, que tiene como objetivo
precisar el alcance de la prohibición establecida en el inciso primero del artículo 173
de la Ley de Isapres, señalando que:
"Los miembros de! Directorio, Consejo de Administración, Consejo Directivo
o entidad similar, ¡a alta gerencia y los ejecutivos clave de las funciones de
control de una Institución de Salud Previsional, en ningún caso podrán
ejercer alguno de dichos roles, en forma simultánea, en prestadores de
salud, ni tener injerencia en la administración de los mismos."
Dicha circular se encuentra actualmente vigente y su incumplimiento configura
una infracción de conformidad a lo dispuesto en el artículo 220 de la Ley de Isapres,
pues el propio documento otorga un plazo de 90 días corridos desde su entrada en
vigencia a quienes se encuentren en falta para regularizar su situación.
C.
La sostenida práctica de administración conjunta de las
Instituciones de Salud Previsionales y sus prestadores relacionados.
Uno de los estudios desarrollados por la Fiscalía Nacional Económica,
encargado a la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso en 2012, se encuentra
disponible en la web y es claro en concluir que la integración vertical, si bien no es
negativa en todos los aspectos, engendra graves riesgos de concentración del
mercado, generación de barreras de entrada y la suavización de la competencia por
calidad. En ese sentido, el estudio señala que una sola empresa o grupo económico se
encargue de brindar elfmanciamiento de la atención de salud, y al mismo tiempo brinde
la cobertura médica, de laboratorio e incluso de medicamentos (en algunas hipótesis
más avanzadas de integración completa) nos acercaría a un escenario de intereses
contrapuestos que afectan no solo la libre elección del paciente (que queda cautivo de
esta combinación financiador-prestador) sino de la propia calidad de los servicios
ofrecidos/'
La integración vertical tampoco permite el ingreso de nuevos prestadores o de
aseguradores, pues genera importantes barreras de entrada al sistema. Así las cosas,
en la medida que los prestadores instalados no otorguen condiciones similares a las
aseguradoras no relacionadas, una Isapre entrante debe contar con una red propia de
prestadores (lo que implica hundir un costo muy relevante), o bien, intentar competir
con costos superiores 7 .
Ya hemos señalado que la modificación legal realizada en 2005 a través de !a
Ley N° 20.015 tuvo por objeto el proscribir la integración vertical entre prestadores y
aseguradoras, lo que se refuerza con la tratada circular emanada de la
Superintendencia de Salud en 2014. Sin embargo, en la práctica, las Isapres han
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso: "Mercado de la Salud Privada en Chile, Estudio solicitado por
la Fiscalía Nacional Económica". 2012. Página 167. Disponible en http://www.fne.eob.cl/wpcontent/uploads/2012/ll/INFORME-PUCV-MERCADO-SALUD.pdf
7 Fiscalía Nacional Económica. "Informe de Archivo de 18 de diciembre de 2013". 2013.

6

Página 6 de 25

efectuado una interpretación más literal que sustantiva de la norma del inciso
primero del artículo 173 de la ley que las regula, manteniendo su relación de
propiedad con prestadores a través de un esquema tipo holding en el cual una
persona jurídica relacionada con la respectiva Isapre es la que controla a su vez al
prestador de salud. 8
Lo anterior propone un escenario claro de fraude a la ley -pues es evidente el
espíritu de la normativa- en que un holding o grupo empresarial controla, en conjunto,
aseguradores y prestadores de salud, incluso laboratorios, lo que ha generado daños a
la libre competencia y a la parte más vulnerable del sistema: los cotizantes. De esta
manera, en necesaria la intervención de la Superintendencia de Salud a través de un
procedimiento sancionatorio, interpretando que existe una flagrante infracción a la
normativa vigente, pues se configura la integración vertical en la administración de las
aseguradoras, prestadoras de salud y conglomerados empresariales.
Con todo, lo que no es susceptible de interpretación en el texto de la norma y
que se encuentra planamente reforzado por la Circular IF/N° 2011, es que la
administración de prestadores y aseguradores debe ser completamente separada,
pues lo contrario importaría por ejemplo que la plana ejecutiva de una Isapre esté
igualmente interesada en los beneficios económicos que pueda recibir la entidad
aseguradora como en una clínica o centro médico relacionado con el que,
supuestamente, deberían estar negociando contratos de servicios en que si uno sube
el precio el otro se vería perjudicado o viceversa, manteniendo el equilibrio de
mercado.
A tal punto llega la claridad que la mencionada circular establece una
incompatibilidad de cargos de los miembros del Directorio, Consejo de
Administración, Consejo Directivo o entidad similar, la alta gerencia y los ejecutivos
clave de las funciones de control de una Institución de Salud Previsional, que en
ningún caso podrán ejercer alguno de dichos roles, en forma simultánea, en
prestadores de salud, ni tener injerencia en la administración de los mismos.
Con todo, basta una somera revisión a sus sitios web o a las memorias anuales
presentadas por los distintos grupos empresariales ante la Superintendencia de
Valores y Seguros para entender que dicha instrucción se encuentra lejos de ser
cumplida. Lo anterior, pues son repetidos los casos en que miembros del
directorio del holding que controla a aseguradoras y prestadores -o incluso su
presidente- forma paralelamente parte del directorio o de la plana ejecutiva
mayor de las empresas controladas. Es decir, un director de un holding, que tiene el
poder de decisión sobre la estructura matriz que controla -en porcentajes que se
acercan al 100%- a distintas empresas relacionadas a la salud tiene, además, la
oportunidad de ejercer el cargo de gerente o de director en una de las sociedades
controladas. La ley prohibe la integración vertical entre aseguradoras y
prestadores de salud, infracción que aquí se constituye a través de una
administración conjunta que vulnera la ley.
Lo anterior atenta plenamente contra la independencia de las administraciones
exigidas por la ley, constituyendo claramente al Holding como la empresa regulada y
Andrea Butelman, Fabián Duarte, Nicole Nehme, Guillermo Paraje y Marcos Vergara: "Tratamiento para un
enfermo crítico. Propuestas para el Sistema de Salud chileno". Espacio Público. 2014. Disponible en
httpj//www.espaclopublico.cl/media/publicaciones/archivo5/31±gclf.
Página 7 de 25

no a sus filiales o subsidiarias, no pudiendo sino influenciar en las decisiones
conjuntas que aseguradoras y prestadores adopten pues se trata de las exactas
mismas personas, como se verá a continuación.
1.

Empresas Masvida S.A. (Masvida)

El caso de Masvida es clarificador. Basta con descargar la Memoria Anual del
año 2014 de Empresas Masvida, la que se encuentra publicada en el sitio web de la
firma, para entender se trata de una sola empresa con una sola administración. La
estructura de la compañía se compone de una matriz (Empresas Masvida S.A.), la que
tiene el control sobre las siguientes empresas:

Isapre Masvida S.A., que corresponde una sociedad anónima cerrada
con operaciones en materias de seguros previsionales de salud.

MV Clinical S.A., que corresponde a una sociedad anónima cerrada cuyo
objeto es el desarrollo, inversión, asesoría, gestión y operación de
establecimientos de salud. Esta empresa es propietaria de una red de 8
clínicas, entre las que destacan la Clínica Las Lilas, en Santiago; Clínica
El Loa, en Calama; Clínica Isamédica, en Rancagua; Clínica Universitaria,
en Concepción; y la Clínica Chillan.

MV Financial Service Group S.A., que corresponde a una sociedad
anónima cerrada con el objeto de gestionar servicios financieros,
administración de fondos de inversión privados y arriendo de
maquinaria y equipos.

Infovida S.A,, que corresponde a una sociedad anónima cerrada cuyo
objeto es otorgar soporte y servicios de informática y comunicaciones,
además de comercializar equipos y componentes tecnológicos.

Solo con lo señalado queda claro que Empresas Masvida S.A. ha integrado casi
la totalidad del negocio de la salud en sus empresas pues cuenta con una Isapre, varias
Clínicas y la comercialización y financiamiento de equipos tecnológicos médicos. Sin
embargo, la infracción que por esta vía se denuncia se encuentra en la administración
de las sociedades, pues como se ha dicho anteriormente, la ley integración vertical y la
administración conjunta entre prestadores y aseguradores, por lo que nos
detendremos en la gestión de Isapre Masvida S.A. y MV Clinical S.A., en relación a
Empresas Masvida S.A.
En tal sentido, los directorios de estas tres empresas son casi los mismos.
Según lo reportado en la Memoria de 2014 de Empresas Masvida S.A., los directorios
atingentes a la denuncia que se efectúa por este acto son los siguientes, ordenados y
coloreados de forma que sea nítida la correlación:
Estructura de Administración en 2014

Isapre Masvida S.A.
Empresas Masvida S.A.
MV Clinical S.A.
Sr.
Eduardo
Tapia Dr. Claudio Santander Dr. Claudio Santander
Arqueros
Kelly (Presidente)
Kelly (Presidente)
Página 8 de 25

Dr. Ricardo Burmeister Dr. Ricardo Burmeister
Campos
Campos

Dr.
Eduardo
Rodríguez

Dr.
Eduardo
Morjodovich Soto

Dr.
Eduardo
Morjodovich Soto

Dr. Fuad Hamed Sleman

Dr. Juan nadilla San Juan

Dr. Juan Badilla San Juan

Dr.

_

Reinaldo

Maiza

Venegas

Ara ve na

,
Contreras Sr.
Víctor
Estrada
Avendaño
(Gerente
General)
Sr. Ulises Figueroa Olave Sr. Erwin Sariego Rivera Sr. Erwin Sariego Rivera
(Gerente General]
(Gerente General)

Dr. Enrique Contreras
Valcarce (Presidente)

Dr. Enrique
Valcarce

De esta forma, es clarísimo que todos y cada uno de los directores de la matriz,
Empresas Masvida S.A., participan en la toma de decisiones de la Isapre o de la
Prestadora de Salud. Es más, el Gerente General de la matriz es, al mismo tiempo,
director de MV Clinical S.A.
El anterior panorama, confirma que la administración de Empresas Masvida
S.A., su Isapre y su Prestadora de Salud, corresponden a una sola operación, por más
que se pretenda considerar que son estructuras societarias distintas. Ello conlleva una
grave infracción a la normativa regulatoria del sistema de Isapres, pues se demuestra
que las administraciones de dichas entidades funcionan de forma conjunta.
Es más, a mayor abundamiento, es importante señalar que los directores
Santander Kelly y Sariego Rivera son, además, los únicos directores de MV Financial
Service Group S.A. y el Dr. Santander Kelly, según se informa en el sitio web de
Empresas Masvida S.A. es Presidente del Directorio de otras 5 clínicas, como queda de
manifiesto en el siguiente recorte:

MOSOTROS

GOB'EBNO COBFOPATIVO

6APOE MASADA

MVCuN'CAL

INVERSIONISTAS

CONTACTO

**

Directorio
kJ«xna/ Lenguaje
Dr Claudio Svitnfci K*Uy
Cnu)ano. *sp*ciaiKlad Giugí*

Engusr

e»dO *n M«*clrw *n MtnKo Alwianid v Francia
• MBAGMMndtfittttmMdtSttud i - í ! f < M *
> MBA G«iion Oe Negocios unw«f uua ce Crxe
i MBA c* D*ucor*s \n'.tnrx.icrjir; IEDE
i Diectoi i',jpi» Miívxla 11588 L»37

. 1
,

i•

K Oneciólo

i : •I

o* Duetifioi o» ci

Página 9 de 25

2.

Grupo Bupa S.A. (Cruz Blanca)

Este holding empresarial se define a sí mismo como una compañía cuyo
modelo es integral, es decir, que aborda los distintos ámbitos y necesidades de salud de
la población9.
Se encuentra constituida como un conglomerado que abarca cuatro sectores de
la economía ligados a la previsión y la salud, como lo son área ambulatoria (integrado
por Integramédica, Sonorad y Centro Pilar Gazmuri); el área hospitalaria (red de
clínicas con presencia en Viña del Mar, Antofagasta y Arica); área aseguradora; y el
área internacional. Este grupo empresarial está compuesto por las siguientes
empresas:

Bupa Servicios Corporativos SpA., sociedad dedicada al asesoramiento en
gestión de proyectos en diversas materias, solo para las sociedades de Bupa
Chile.

CruzBlanca Compañía de Seguros de Vida S.A., empresa dedicada al
aseguramiento de personas.

CruzBlanca Salud Internacional S.A., efectúa inversiones en bienes muebles,
corporales e incorporales en sociedades cuyo giro sea la prestación de
servicios en el área de la salud.

Integramédica S.A., su objeto es efectuar inversiones en toda clase de bienes y
sociedades; otorgar financiamiento de terceros; prestación de asesorías
médicas y prestar esos servicios. De esta sociedad depende la extensa red de
Centros Médicos Integramédica, así como la red de centros de diagnóstico de
imágenes y laboratorio clínico Sonorad.

Inversiones CBS SpA., efectúa inversiones en toda clase de bienes, acciones y
derechos de sociedades y en toda clase de valores mobiliarios, administrarlos,
explotarlos y ejecutar toda clase de actos de su giro.

Inversiones Clínicas CBS S.A., su objeto es efectuar inversiones en bienes
muebles, corporales o incorporales de sociedades, en particular de sociedades
cuyo giro sea la prestación de servicios en el área de la salud o el
financiamiento de prestaciones y beneficios de salud o la realización de
actividades que sean afines o complementarias del área salud. Dentro de la
malla societaria que el propio grupo informa en su memoria anual 2014, tanto
la Clínica de Reñaca, la Clínica Antofagasta y la Clínica San José de Arica tienen
como tronco común a Inversiones Clínicas CBS S.A.

Isapre Cruz Blanca S.A., cuyo objeto es financiamiento de las prestaciones y
beneficios de salud, como la Institución de Salud Previsional del Grupo Bupa
S.A.

http://www.bupa.cl/resena-historica/bupa/2015-02-05/111202.html
Página 10 de 25

El directorio del Grupo Bupa S.A. está compuesto por su Presidente, don
Salvador Saíd Somavía, y los directores Jorge Bande Bruck, Alvaro Erazo Latorre,
Iñaki Ereño Iribarren, Carlos Jaureguizar Ruiz-Jarabo, Rodrigo Muñoz Muñoz, Mónica
Parames García-Astigarraga, Gabriela Pueyo Roberts y José Tomás Martínez, quienes
se desempeñan solamente en el cuerpo decisorio de la empresa matriz, los que a
diferencia de Empresas Masvida S.A. y según los datos que se han podido recabar de
fuentes abiertas al público, no participarían de directorios de empresas coligadas o
filiales.
Sin embargo, es en la plana ejecutiva de Grupo Bupa S.A. en que se configura la
infracción al artículo 173 del DFL N° 1, pues existe un alto número de gerentes y/o
altos ejecutivos que, en paralelo a su rol administrativo en la matriz, forman parte de
los directorios de las empresas coligadas, confundiendo la gestión de aseguradoras y
prestadoras de salud, tal y como lo prohibe la normativa vigente.
Paradigmático es el caso de don Andrés Varas Greene, quien se desempeña
como Gerente General del Grupo Bupa S.A. y, a la vez, participa como Presidente del
Directorio de otras seis empresas coligadas, donde se incluyen prestadores de Salud.
En conjunto con ello, don Óscar Zahri Villagra, se desempeña como Gerente Legal de la
matriz y, además, como miembro del Directorio de Isapre Cruz Blanca S.A; o el caso de
don Francisco Amutio García, quien es el Gerente Corporativo de Estrategia,
Desarrollo y Marketing en Grupo Bupa S.A. y director Isapre Cruz Blanca S.A., Bupa
Servicios Corporativos SpA, Cruz Blanca Compañía de Seguros de Vida S.A. y Cruz
Blanca Salud Internacional S.A.
El siguiente cuadro muestra de forma clara que la administración de Grupo
Bupa S.A. se encuentra, en el hecho, confundida con la de sus filiales y coligadas. Así, la
plana ejecutiva de la matriz tiene plena injerencia en la administración tanto de
aseguradoras como de prestadoras de servicios de salud, compartiendo una buena
cantidad de ejecutivos y/o gerentes.
Cruzfilanca Cruz Blanca Integramédica
Compaftía
' $** . * ¿A.
Sen^*» *
*"*WÍ&
¿ T&S iX$bfl0iá¿j dttfiágiffos >.- Jntematton.
* •' # *fc3p<
' ^ ríe Vidas A ais. A.
J
*--f? e~s '$&&
Q&G&tfri

B«p*

-*'

Andrés
Varas
Greene
(Gerencia
General)

Presidente
Directorio y
Gerente
General

Presidente
Directorio

Presidente
Directorio

Francisco
Amutio
García
(Gerencia
Corporativ
a de
Estrategia,
Desarrollo

Director

Director

Director

Presidente
Directorio

Inversión inversiones
Cffntesleefr
es CBS

srth^

SA¡,

Gerente
General

Presidente
Directorio

Isapre
Cruz

;rswte *
"sas*

Director

V
Marketing
)
Marcelo
Bermúdez
Sáenz

Director

Director

Director

Página 11 de 25

(Gerencia
Corporativ
a de
Finanzas)
Fernando
Soza
Cáceres
{Gerencia
de Clínicas
Regiones y
Procesos
Hospitalari

Gerente
General

Director

Director

os)
Óscar
Zarhi
Villagra
(Gerencia
Corporativ
a Legal)

Director

Director

Director

Como se ha señalado precedentemente, el Grupo Bupa S.A. busca convertirse
en un actor relevante en el sector salud privada, razón por la cual es controladora de
diversas empresas relacionadas con el rubro. Sin embargo, no solamente tiene
propiedad sobre sociedades aseguradoras y prestadoras de salud -tanto ambulatorias
como hospitalarias- sino que además tiene injerencia en la administración sobre las
mismas.
A la luz de los hechos previamente descritos, no cabe sino concluir que es
evidente que el holding maneja una lógica de administración común en todas sus
sociedades.
3.

Empresas Banmédica

En relación a Empresas Banmédica, la estructura del holding se compone de
dos aseguradoras y de siete prestadores de servicios de salud -además de empresas
de servicios financieros y la participación internacional de la empresa-, las que se
indican en el siguiente esquema:
Isapres:

Isapre Banmédica S.A.

Vida Tres S.A.

Prestadoras de servicios de salud (% de participación)

Clínica Santa María S.A. (99,4334%)

Clínica Dávila y Servicios Médicos S.A. (100%)

Clínica Vespucio S.A. (100$)




Clínica Ciudad del Mar S.A. (100%)
Clínica BioBío S.A. (100%)
VidaintegraS.A. (100%)
Help S.A. (100)%

La sola revisión de su sitio web permite entender que se administra como una
sola empresa. En ese sentido, la información contenida en la misma página muestra el

Página 12 de 25

organigrama de la firma, como queda de manifiesto en el siguiente recorte, obtenido
con fecha 4 de noviembre de 2014:
E M PRESAS

BANMEDICA
NueWa Empre&a

Piesiadorw « Salud I Seguro» Oe Salud I Internacional

I

Información para Hcctor.niaí

USES / NuBttra Empr*M' Orgartíram» 3)13

En cuanto a su administración, al recurrir a la información disponible sobre los
directores y altos ejecutivos de las distintas sociedades que componen la estructura,
rápidamente comienzan a repetirse los nombres demostrando el incumplimiento a la
norma establecida en el artículo 173 de la Ley de Isapres.
En ese sentido, a través de su Memoria Anual 2014, es posible encontrar la
infracción de administración conjunta mediante los cuerpos deliberativos de las
empresas que componen el holding. En concreto, los siguientes directores y/o altos
gerentes configuran la infracción son:

Directorio
Empresas
Banmédica S.A.
(2014)
Gonzalo Ibáñez
Langlois (Pdte.)
Cristian Arnolds
Reyes

Isapre
Banmedica

Vida
Tres

Participación en Directorios de coligadas
Clínica
Clínica
Clínica
Clínica
Clínica
Santa
Dávila
Vespucio
Ciudad
Bio Bío
María
del

Vida

Help

Integra

Mar

X

X
(Pdte)

(Pdte)

X
(Pdte)

X

X

X

X

X

X

X

Carlos Délano
Méndez
Cristian Letelier
Braun
Juan Mac-Auliffe
Granello
Alfredo Moreno

Página 13 de 25

Charme
Patricio Parodi Gil
Antonio Tuset
Jorrat
JoséValente Vias
Altos Ejecutivos
Carlos Kubick
Castro (Gerente
Gral.)
Eduardo Urrutia
Hewstone
(Gerente de
Desarrollo)

X

X

X

X

X

X

X

(Pdte)

(Pdte)

X
(Pdte)

(Pdte)

X

X

X

X

X

Como queda de manifiesto en la tabla anterior, en las operaciones de 2014 gran
parte del directorio y/o la plana ejecutiva de Empresas Banmédica S.A. -salvo por
Carlos Délano Méndez, José Valente Vias y Cristian Letelier Braun- tuvieron injerencia
en la administración de las coligadas. En este contexto, resalta el caso del Sr. Carlos
Kubick Castro quien se desempeña como Gerente General de la matriz y como
Presidente del Directorio de seis prestadoras de salud, presidiendo el directorio en
cuatro de ellas. Así las cosas, en su posición de Gerente General debe velar por la
administración y crecimiento de todas las empresas que componen el holding, lo que
ciertamente incluye las Isapres Banmédica y Vida Tres, y por otro debe velar como
presidente del Directorio por el correcto desempeño del negocio de Clínica Vespucio,
Clínica Ciudad del Mar, Clínica Bio Bío y Vidaintegra, quienes negocian y suscriben
convenios y/o contratos con las aseguradoras mencionadas. De esta forma, en las
distintas posiciones que desarrolla, el Sr. Kubick Castro está constantemente en
ambos lados de una misma mesa, interesado por el crecimiento de las Isapres y de las
Clínicas, lo que sabemos termina por perjudicar a los afiliados y pacientes.
Es más, en la misma línea de lo anterior, también existe administración
conjunta entre altos ejecutivos que se comparten entre empresas del holding
encerrando un alto poder de decisión en personas que pertenecen a empresas
aparentemente competidoras o cuya injerencia en ciertos rubros está prohibida, como
el caso del artículo 173 de la Ley de Isapres. Es el caso de don Arturo Pero Costabal,
quien aparece como Director de la Clínica Bio Bío S.A. y como Gerente General de
Vidaintegra S.A.; el caso de don Javier Eguiguren Tagle, quien se desempeña como
Gerente de Desarrollo en Empresas Banmédica S.A. y como Gerente de Finanzas y
Recursos Humanos en Isapre Banmédica S.A. y Vida Tres S.A.; don Máximo Silva
Bafalluy, como Director en Clínica Santa María S.A. y Clínica Dávila S.A.; y don Miguel
Labowitz Gajardo, que se desempeña como Director Vidaintegra S.A. y como Gerente
General de Help S.A.
D.

Del levantamiento del velo corporativo

La teoría del levantamiento del velo corporativo o de la desestimación de la
entidad legal tuvo su fundamento en plantear soluciones en casos en que grupos
empresariales o holdings tienen empresas o filiales que son incapaces de cumplir sus
obligaciones frente a terceros, entendiendo de este modo que la "unidad económica"
entre todos los componentes del holding, hacen responsable a la empresa matriz del
actuar de sus piezas.

Página 14 de 25

X

En tal sentido, el concepto del levantamiento del velo corporativo o societario
se trata de una institución proveniente del derecho anglosajón, con creciente
aplicación en nuestra tradición jurídica, y que ha sido definido como:
"Técnica judicial en virtud de la cual es lícito a los tribunales, en ciertas
ocasiones, ignorar o prescindir de la forma externa de la persona jurídica,
para con posterioridad penetrar en su interior a fin de "develar" los intereses
subyacentes que se esconden tras ella y alcanzar a las personas y bienes que
se amparan bajo el velo de la personalidad, con el objeto de poner fin a
fraudes y abusos, mediante la aplicación directa de las normas jurídicas a los
individuos que pretendían eludirlas y la declaración de inoponibilidad de la
persona jurídica respecto de los terceros que resulten perjudicados"10
Anotada la transcrita definición, es difícil eludir su aplicación en el caso
concreto que nos convoca pues describe exactamente los supuestos de hecho
mediante los cuales los holdings empresariales dueños de las aseguradoras y
prestadores de servicios de salud, han eludido la normativa vigente en desmedro de la
ciudadanía y de la institucionalidad fiscalizadora.
Así, siguiendo con la terminología presente en el concepto de levantamiento del
velo corporativo, entendemos que en el caso de las Isapres, las empresas matrices se
amparan en una estructura societaria forjada con el único propósito de eludir o
defraudar la fiscalización y cumplimiento de la prohibición establecida en el artículo
173 de la Ley de Isapres. Así, aunque aparentemente pareciera que existen
administraciones separadas entre aseguradoras y prestadores, las circunstancias de
hecho, en virtud de la primacía de la realidad, nos muestran que dichas
administraciones se encuentran intrínsecamente unidas y las decisiones adoptadas
por unas tienen directa injerencia en el devenir de las otras.
Como señalamos anteriormente, la aplicación de la teoría del levantamiento del
velo corporativo reconoce una creciente aplicación en nuestro ordenamiento jurídico,
permitiendo escalar en la estructura societaria de un holding y considerarlo un todo,
independiente de la personalidad jurídica de sus distintos componentes. Revisaremos
su aplicación al caso sub lite en los títulos que siguen.
1.
Aplicación de la teoría del levantamiento del velo al caso
concreto
La doctrina nacional ha recibido con buenos ojos el desarrollo de esta teoría y,
para ello, considera que para su procedencia es necesario constatar la existencia de un
abuso de la personalidad jurídica y, para ello, es necesario reconocer dos supuestos
copulativos: primero, la identidad personal o patrimonial entre una sociedad y uno o
más de sus socios, administradores o sociedades relacionadas; y segundo, la
instrumentalización abusiva de tal sociedad para la consecución de un fraude a la ley o
a los derechos de terceros11.

10 Patricia López Díaz: "La Doctrina del Levantamiento del velo y 'a Instrumentalización de la Personalidad
Jurídica". Lexis Nexis. 2003. Página 64.
11 Jorge Ligarte Vial: "Fundamentos y acciones para la aplicación del levantamiento del velo en Chile".
Revista Chilena de Derecho, vol. 39 N° 3. Páginas 699 - 723- 2012.

Página 15 de 25

Coherente con lo expuesto, ambos requisitos se encuentran plenamente
verificados en el caso de administración conjunta y defraudación a la ley (artículo
173) de Isapres y prestadores de salud que aquí se planea.
a]

identidad personal o patrimonial

En primer término, para constatar la identidad personal o patrimonial, se
debe configurar que existe una la unidad de hecho entre dos personas o patrimonios
que, si bien desde el punto de vista de las formalidades legales exteriores podrían
considerarse distintos, en la práctica carecen de aquella autonomía económica y
funcional necesaria para que opere entre ellas una separación real que el derecho
deba necesariamente reconocer. 12
En primer lugar, la identidad patrimonial es manifiesta toda vez que el solo
análisis de las memorias presentadas por los grupos empresariales a las instituciones
reguladoras señala la casi total propiedad de la matriz sobre sus filiales, ya sean
aseguradoras o prestadoras de servicios de salud. Con todo, aunque en la historia de la
Ley N° 20.015 se consigna la intención de prohibir esta situación pues se entendió los
riesgos que ella engendra, la propiedad cruzada entre estas empresas no constituye
infracción a las normas reguladoras vigente. No así con respecto a la administración
conjunta que está expresamente prohibida, como se verá a continuación.
En lo que respecta al caso concreto, la participación de directores y/o altos
ejecutivos en la administración de los holdings y de las empresas coligadas, entre las
que se encuentran las aseguradoras y las prestadoras de salud, es una clara
manifestación de la falta de autonomía económica y funcional necesaria para cumplir
con la normativa vigente y con la circular N° IF/2011 de la Superintendencia de Salud.
Lo anterior pues, si bien es cierto que no han sido detectados casos en que un mismo
director o gerente desarrolle roles en una Isapre, por un lado, y en una clínica o centro
médico, por el otro -lo que constituiría una infracción flagrante a las disposiciones
legales-, cuando consideramos al directorio de la empresa matriz como un equipo o
cuerpo administrativo que envía a sus "emisarios" o "representantes" a los distintos
directorios de las filiales, es patente la infracción. Estos directores o gerentes llevan la
visión del directorio matriz a las unidades económicas operativas del holding (filiales)
quienes son los que desarrollan las actividades comerciales propiamente tal. Escapa a
toda lógica pensar que un director del holding, en su rol conjunto de director o
gerente de una empresa filial de éste, pueda adoptar decisiones que puedan ir en
contra otra de las firmas coligadas al, por ejemplo, negociar actos o contratos con ella.
De esta forma, es obligatorio concluir que cuando un seis de los ocho directores
de Empresas Banmédica S.A. tienen injerencia en la administración de sus filiales y,
además, sus gerente general preside el directorio de cuatro prestadores de salud, o la
totalidad de los directores de Empresas Masvida S.A. forman parte de la
administración de su Isapre o de sus clínicas o centros médicos, solo por mencionar
unos ejemplos; constituyen clarísimos casos de identidad personal o patrimonial
en la administración, verificándose el primero de los requisitos copulativos.

ídem.

Página 16 de 25

b)

Conducta abusiva o fraudulenta

El segundo de los requisitos copulativos que debe verificarse corresponde a
una actividad o conducta abusiva o fraudulenta, que consiga un resultado de elusión o
infraccional ante la normativa vigente. Ello queda de manifiesto con la jurisprudencia
del Máximo Tribunal Nacional que, en 2008, sostuvo que el levantamiento del velo
permite dar solución "a situaciones de manifiesto abuso de la personalidad jurídica, en
que sociedades aparentemente autónomas e independientes jurídica y económicamente,
responden a una misma unidad económica y de organización, porque existe tai control
de la una sobre la o las otras, que esta o estas últimas no son sino un alter ego de la
dominante, utilizada para obtener un resultado antijurídico"13.
Siguiendo con lo anterior, pese a que nuestro ordenamiento no contempla un
tratamiento expreso y sistemático del abuso de la personalidad jurídica, ello no
significa que éste no constituya una infracción a la ley. Así, es posible determinar su
ilicitud y sancionarlo acudiendo a las reglas del derecho común, incluyendo aquellas
que castigan e! fraude a la ley, el fraude a los derechos de terceros, el abuso del
derecho, la conducta contraria a los actos propios, la simulación ilícita, la causa ilícita
y los actos de mala fe, entre otras14.
Concretamente en este caso, el diseño y conformación de la estructura
societaria de los holdings o conglomerados económicos analizados -sin perjuicio que
puedan existir otros casos en el sistema nacional- constituye un claro caso de fraude a
la ley, pues se trata de una maquinación para la elusión de la prohibición establecida
por el artículo 173 de la Ley de Isapres y por la circular IF/N° 2011, de la
Superintendencia de Salud, que proscriben la administración conjunta entre
prestadores de servicios de salud e Isapres, o la injerencia en el manejo interno del
negocio de unas para con otras.
Este fraude se configura, en primer término, como un incumplimiento en el
hecho de la norma del artículo 173 y, más grave aún, como una defraudación a los
terceros que, en este caso, son los afiliados y pacientes de dichas entidades pues se le
generan graves perjuicios en su derecho de elegir su previsión de salud, consagrado
en el inciso 5° del artículo 19 N° 9 de la Constitución Política de la República; y, de
paso, un daño a la libre competencia en general.
Lo anterior pues si una Isapre debe ir a negociar los precios de las prestaciones
de salud que se podrá ofrecer a los afiliados con una clínica o centro médico, la libre
competencia dicta que debe existir una serie de ofertas y contraofertas que permitan
llegar, o no, a un acuerdo. Dentro de dicho contexto, cada peso extra que la clínica
decida cobrar a la Isapre constituiría un triunfo o una ganancia para la primera en
desmedro de la segunda. Así, si la clínica o centro médico negocia de la misma manera
con todas las Isapres, éstas debieran competir por obtener los mejores precios y llevar
esos beneficios a los afiliados.
Sin embargo, si las personas que deben negociar o aprobar las negociaciones
realizadas (directores o gerentes) comparten sillones en el directorio de la matriz.
Sentencia de la Excma. Corte Suprema recaída en causa caratulada "Consorcio Allianz de Seguros
Generales S.A. con Sociedad Naviera Ultragas Ltda. y Ultramar Agencia Marítima Ltda. Rol N° 1527-2008.
u Jorge Ligarte Vial. Op. cit.

Página 17 de 25

propietaria tanto de la clínica y de la Isapre, difícilmente operará la libre competencia
en beneficio de los pacientes o afiliados. Pues la clínica puede decidir cobrar altos
precios y, aun así, la Isapre decidir celebrar un convenio con dicho prestador pues se
entiende que cada peso que gana uno u otro es completamente irrelevante, atendido
que ambos engrosan las arcas de la matriz. O peor aún, ambas firmas pueden acordar
que la clínica eleve los precios que se cobran a otras Isapres, haciendo más
competitiva a la Isapre relacionada, manteniendo cautivos a los afiliados sin que éstos
reciban los beneficios económicos de un sistema previsional competitivo. Lo mismo
ocurre en la situación inversa, en que las Isapres deciden no brindar cobertura o
llevarla al mínimo -a través de su cobertura de "libre elección"- con centros médicos
pequeños e independientes o que formen parte de otros conglomerados económicos,
nuevamente defraudando a los pacientes.
De esta forma, es claro que existe un ejercicio abusivo del derecho por
parte de los holdings empresariales de salud, los que se configuran jurídicosocietariamente de una forma tal que exista un aparente cumplimiento de las
disposiciones legales y normativas administrativas a través de gestiones
supuestamente separadas, cuando en la realidad la administración se desarrolla de
forma conjunta a través de la presencia de directores y altos ejecutivos en los cuerpos
corporativos deliberativos de la matriz y de las coligadas.
2.

lurisprudencia nacional

La aplicación de la teoría del levantamiento del velo societario o corporativo ha
tenido una incipiente e importante aplicación en la jurisprudencia de nuestro país,
principalmente ligada al derecho civil, comercial y al Derecho Laboral y de Seguridad
Social, siendo justamente esta último la materia que aquí nos convoca.
En ese sentido, al resolver sobre el caso suscitado entre Tripesca S.A. y Ultragas
Agencia Marítima Limitada (Rol N° 1527-2008), donde esta última interpuso
excepción de inoponibilidad arguyendo que el contrato sobre el que se discutía ligaba
a la demandante (Tripesca) con una empresa filial (Remolcadores Ultragas Limitada)
distinta a la demandada. Ante ello, y luego de casi diez años de litigación arbitral y
judicial, la Excelentísima Corte Suprema conociendo de casación en el fondo,
desestimó la posición de Ultragas y rechazó el recurso interpuesto, y dispuso:
SÉPTIMO: Que, desde la década de los treinta, ya en el siglo pasado, se ha
venido generalizando en el derecho norteamericano, la teoría denominada
"disregard of legal entitiy", traducida libremente en lengua española como
del "levantamiento del velo" de las personas jurídicas, la que postula que es
lícito a los tribunales, en ocasiones, prescindir de la forma externa de las
personas jurídicas para, posteriormente, penetrar en su interioridad a fin de
develar los intereses subjetivos subyacentes que se esconden tras ellas y
alcanzar a las personas y bienes que se amparan bajo el ropaje de una
entidad subyacente.
Esta formulación doctrinaria, que ha tenido también desarrollo en el
derecho europeo continental (especialmente en Alemania y España)
permite dar solución a situaciones de manifiesto abuso de la
personalidad jurídica, en que sociedades aparentemente autónomas e
Página 18 de 25

independientes jurídica y económicamente, responden a una misma
unidad económica y de organización, porque existe tal control de la
una sobre la o las otras, que esta o estas últimas no son sino el "alter
ego" de la dominante, utilizada para obtener un resultado antijurídico.
Se previene de este modo abusos del derecho y fraudes a la ley,
privilegiándose ¡os principios de supremacía de la realidad y de buena fe,
que podrían verse sobrepasados si, en virtud de una interpretación
puramente formalista, se diera estricta aplicación a los preceptos que la
recurrente entiende vulnerados, particularmente en los capítulos lgy 3- de
su escrito de casación, conforme a los cuales Remolcadores Ultragas Ltda.,
titular del 99,9% del capital de la demandada Socied ad Naviera Ultragas
Ltda., sería una entidad completamente distinta e independiente de la
primera, siéndole por tanto inoponible lo obrado en estos autos.
El derecho no podría avalar un solución tan contraria a la realidad de
las cosas y a la evidencia que emana de los antecedentes documentales
compulsados, demostrativos de que efectivamente la compañía
presuntamente ajena a los hechos, intervino activamente en ¡a ejecución
del contrato de remolque transporte, indistintamente con las dos
demandadas, de manera que, al cuestionar el recurso su legitimidad pasiva
(de Remolcadores Ultragas Ltda.) intenta excusar extemporáneamente su
intervención en el proceso contractual, lo que, a más de ir contra sus actos
propios, importa una pretensión de revisar los hechos asentados
soberanamente por los jueces del fondo, lo que es inaceptable si, como está
justificado, no se ha producido infracción de las leyes reguladoras de la
prueba. "15
En una misma línea, la Corte de Apelaciones de Santiago también ha aplicado la
teoría del levantamiento del velo, pudiendo citar para ello dos fallos de 2010, en que
los magistrados consideraron que se reconoce que ha existido abuso de la
personalidad jurídica y, por tal, el derecho debe intervenir, indicando:
5°) Que parece evidente que en homenaje a la buena fe que debe primar
en todas las relaciones jurídicas, la judicatura está autorizada para ir
más allá de la ficción que constituye la persona jurídica y descubrir al
que se esconde bajo su sombra para defraudar a su acreedor. Y es
cierto que la sociedad es una persona distinta de los socios pero siendo tan
evidentes y palmarias las maniobras de mala fe por parte del señor Rodrigo
Alamiro Silva Millán tendientes a perjudicar a Proinvest Promotora de
Inversiones S.A., como ha quedado meridianamente cloro de los datos
entregados en los considerandos que anteceden, debe levantarse el velo de
toda esta operación y determinarse que se ha abusado de la personalidad
jurídica de ¡as sociedades Trenas Ingeniería S.A. e Inversiones San Javier S.A.
por parte del aludido señor Rodrigo Aiamiro Silva Millón y, por lo mismo, es
procedente la ampliación de embargo solicitada."16

Sentencia de la Excma. Corte Suprema recaída en causa caratulada "Consorcio Allianz de Seguros
Generales S.A. con Sociedad Naviera Ultragas Ltda. y Ultramar Agencia Marítima Ltda. Rol N° 1527-2008.
Considerando T.
lfi Sentencia de la lltma. Corte de Apelaciones de Santiago, en causa caratulada "Proinvest Promotora de
Inversiones S.A. con Trends Ingeniería S.A. y Datun Chile S.A. Rol N" 6273-2010
Página 19 de 25

Asimismo, en la causa caratulada "Scharfstein S.A. con Browne Keeling y Cía.
Ltda. y Emparanza Paiva, Margarita Juliana", la Corte de Apelaciones de Santiago
señala que la teoría del desplazamiento del velo corporativo contribuye y realiza un
verdadero homenaje a la buena fe, que es lo que debe primar en todas las relaciones
jurídicas dentro del ordenamiento, y que en pos de ello, la judicatura puede ir más allá
de las estructuras sociales formales:
"DÉCIMO: Que, en la especie, la tercerista, que es una sociedad anónima
cerrada cuyos socios personas naturales constituyen una familia que a la vez
se vincula con Browne Keeling y Compañía Limitada, representada por la
deudora y ejecutada señora Margarita Emparanza Paiva, ha abusado de su
personalidad jurídica con el objeto de perjudicar al acreedor Scharfstein S.A.,
ejecutante y demandado de tercería, de manera que en homenaje a la
buena fe que debe primar en todas las relaciones jurídicas, la
judicatura está autorizada para ir más allá de la ficción que constituye
la persona jurídica y descubrir al que se esconde bajo su sombra para
defraudar a su acreedor. Y es cierto que la sociedad es una persona
distinta de los socios pero, opuesta la excepción de dolo y comprobándose en
la especie ¡as maniobras de mala fe tendientes a perjudicar a Scharfstein
S.A., debe levantarse el velo de Inmobiliaria Loreto S.A. y determinarse que el
verdadero dueño del inmueble embargado es Browne Keeling y Compañía
Limitada, de modo que a pesar de la inscripción de fojas, 5, la tercería de
dominio no puede prosperar. "17
Así, es posible sostener que la buena fe es un elemento fundamental dentro de
nuestro Derecho, más importante aún que las estructuras societarias formales que
ordenan a las empresas, más aún si esta estructura ha sido diseñada específicamente
para defraudar la normativa vigente y realizar, en el hecho, prácticas que se
encuentran prohibidos.
Lo anterior no es privativo de la jurisprudencia sobre Derecho Civil o
Comercial. En este sentido, la lltma. Corte de Apelaciones de Valdivia revocó la
sentencia de primera instancia en sede laboral y dispuso:
"QUINTO: Que, considerando la estrecha relación de parentesco que aparece
entre los representantes de las sociedades en cuestión. La incidentista,
Panadería Pool Ltda., es representada por Rosana Pool Tillemann, quien
tiene la calidad de hija Pablo Pool Burgos, representante de la ejecutada,
Sociedad Panificadora y Comercial Pool Ltda., que a su vez funciona en el
inmueble de propiedad, de Inmobiliaria Valentina, quien le compró a ¡a Sra.
Tillemann, madre y esposa, respectivamente, de las personas que
representan a las dos sociedades mencionadas, es que se aprecia que hay un
negocio familiar, con íntima ligación entre las personas jurídicas que forman
la "empresa" que en definitiva es deudora de ¡a ejecutante.
SEXTO: Que pese a que la venta de los bienes embargados se realizó con
anterioridad a la fecha del embargo, es importante destacar que no hay
concordancia con lo que habría pagado por los bienes con el monto del
" Sentencia lltma. Corte de Apelaciones de Santiago, recaída en causa caratulada "Scharfstein S.A. con
Browne Keeling y Cía. Ltda. y Emparanza Paiva, Margarita Juliana". Rol N° 771-2010.

Página 20 de 25

capital que detenta la empresa compradora. Tampoco es convincente que la
incidentista haya comprado los bienesy que siga en el rubro, como "tercera"
a las partes de este juicio, cuando aún figura sin patente comercial y estaría
desarrollando su actividad a la fecha bajo la patente de la Panadería Pool
Ltda, que es ¡a única que figura con patente según se lee del Informe del
Departamento de Rentas Municipales, en su Oficio 1680, adjuntado como
prueba al juicio.
SÉPTIMO: Que resulta necesario entonces recurrir al "Levantamiento
del Velo", para establecer que en definitiva lo que se realizó al enajenar los
bienes muebles de propiedad de la ejecutada a una empresa, también de la
familia, es una evasión en el cumplimiento de obligaciones laborales,
celebrando un contrato de compra venta que ha tenido el fin oculto, ya
referido, dejando a la ejecutada en una situación de insuficiencia
patrimonial que impide a la trabajadora saldar su crédito. En esa situación y
haciendo primar la realidad, se deduce que la empresa demandante de
tercería, no es una tercera en relación a la partes del juicio y por ende no
cabe dar acogida a su acción incidental."'8
Pese a las aparentes diferencias que este último caso expuesto con la denuncia
que aquí se interpone -el caso de una panadería versus la administración de Isapres y
prestadoras de salud-, éstas se diluyen rápidamente cuando reconocemos que las
prácticas son casi idénticas. En el caso concreto, las Isapres diseñaron una estructura
social, pese a se reúnen en los mismos directorios y probablemente en las mismas
oficinas donde funcionan todos los cuerpos de administración de estas compañías, con
domicilio conjunto y gerentes compartidos.
A la larga, tal como Panadería Pool Ltda. es lo mismo que Sociedad Panificadora
y Comercial Pool Ltda. para efectos de la ejecución pues se intentaría burlar el
procedimiento de pago compulsivo mediante maquinaciones y transferencias
simuladas; Grupo Bupa S.A. es lo mismo que Isapre Cruz Blanca, Empresas Masvida
S.A. es lo mismo que Isapre Masvida y Empresas Banmédica S.A. es lo mismo que las
isapres Banmédica y Vida Tres. Son lo mismo porque se administran con la misma
lógica, de modo que su administración conjunta con clínicas y centros de salud es una
infracción flagrante al artículo 173 de la Ley de Isapres, lo que queda de manifiesto
una vez levantado el velo societario. El fraude es fraude, sin importar si se trata de
una pequeña panificadora o de grandes conglomerados económicos.
Más claro aún lo ha puesto la Excma. Corte Suprema, cuando a propósito del
llamado "Caso Pollos" recordó el viejo adagio que "las cosas en Derecho son lo que son
y no lo que las partes dispongan", como queda de manifiesto en la siguiente sentencia:
"Además, como ha quedado consignado por e! tribunal, ¡a empresa subsidiaria
que desde la perspectiva jurídica desarrollaría el giro avícola, carecía de
autonomía real que justificara considerarla independientemente. En efecto, la
realidad económica en el caso concreto determinaba que existía un grupo
empresarial en que el giro avícola se realiza por Empresas Ariztía Ltda. directa, o
indirectamente a través de otras sociedades diversas, pero siendo controlada la
Sentencia de la lltma. Corte de Apelaciones de Valdivia recaída en causa caratulada "Carrera Montiel
Mariana Oli con Panadería Pool Limitada". Rol N° 2-2013.

18

Página 21 de 25

primera -Empresas Ariztía Ltda.- por la sociedad Holding del Grupo Ariztía, esto
es, Empresas Ariztía S.A. El grupo empresarial contaba además con una sociedad
financiera, con un representante común, todo lo que deja en evidencia que el
mismo sí estaba dotado de una dirección unitaria. En concordancia con lo
reflexionado, es pertinente recordar que el requerimiento de la FNE se dirigió en
contra de Empresas Ariztía S.A. respecto de los hechos cometidos por sí o por
medio de sus sociedades relacionadas. Por último, cabe tener presente que en la
resolución del asunto debe prevalecer aquella interpretación que conlleve una
mayor protección y seguridad respecto de la tutela de la libre competencia. En la
misma línea, el derecho comparado se ha encargado de otorgar una mayor
flexibilización al concepto de empresa en sede de libre competencia, de modo de
centrar la definición en la autonomía económica y no en la independencia que
puede otorgar el estatuto jurídico: "Por otro lado, el concepto de empresa que a
los efectos de la aplicación del derecho de la competencia ha venido acogiéndose
tradicionalmente por las autoridades europeas ha sido recogido en la vigente Ley
15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia (LDC), que ofrece una
definición, esta vez sí, positivada en su Disposición Adicional Cuarta, plenamente
coincidente con la del derecho europeo. La LDC establece que: "A efectos de lo
previsto en esta Ley, se entiende por empresa cualquier persona o entidad que
ejerza una actividad económica, con independencia del estatuto jurídico de dicha
entidad y de su modo de financiamiento {Juan Ignacio Signes de Mesa, Isabel
Fernández Torres, Mónica Fuentes Navarro: "Derecho de la competencia".
Editorial Thomson Reuters, 2013, página 79}".19
E.
Las facultades
fiscalizadoras
Superintendencia de Salud

y

sancionadoras

de

la

La Superintendencia de Salud ha sido creada por la Ley N° 19.937, cuyo artículo
6° vino a crearla como un organismo funcionalmente descentralizado, dotado de
personalidad jurídica y patrimonio propios, que se regirá por esta ley y su reglamento,
y se relacionará con el Presidente de la República a través del Ministerio de Salud. Su
reglamentación se encuentra actualmente en el Capítulo Vil del DFL N° 1, de 2005, del
Ministerio de Salud, también conocida como "Ley de Isapres".
En dicho contexto, el artículo 107 del referido cuerpo legal establece que
corresponderá a la Superintendencia de Salud, por un lado, el supervigilary controlar
a las instituciones de salud previsional, en los términos que señale este Capítulo, el Libro
lll de esto Ley y las demás disposiciones legales que sean aplicables, y velar por el
cumplimiento de las obligaciones que les imponga la ley en relación a las Garantías
Explícitas en Salud, los contratos de salud, las leyes y los reglamentos que las rigen; y,
por otro lado, concernirá a la Superintendencia ¡a fiscalización de todos los prestadores
de salud públicos y privados, sean éstos personas naturales o jurídicas, respecto de su
acreditación y certificación, así como la mantención de! cumplimiento de los estándares
establecidos en la acreditación.
A mayor abundamiento, en cuanto a su fiscalización y sanción, el artículo 110 de
la Ley de Isapres, las facultades fiscalizadoras y sancionadoras de la Superintendencia
de Salud, principalmente en los siguientes numerales:

19

Sentencia de la Excma. Corte Suprema Rol N Q 27.181-2014.

Página 22 de 25

Artículo 110,- Corresponderán a la Superintendencia, en general, las
siguientes funciones y atribuciones:
(...)
3. Fiscalizar a las Instituciones de Salud Previsional en los aspectos jurídicos
y financieros, para el debido cumplimiento de las obligaciones que establece
la ley y aquellas que emanen de los contratos de salud.

(...)

4. Velar porque las instituciones fiscalizadas cumplan con las leyes y
reglamentos que las rigen y con las instrucciones que la Superintendencia
emita, sin perjuicio de las facultades que pudieren corresponder a otros
organismos fiscalizadores.

(...)

9. Velar por que la aplicación práctica de ios contratos celebrados entre los
prestadores de salud y las Instituciones de Salud Previsional no afecte los
beneficios a que tienen derecho el afiliado o sus beneficiarios.
10. Impartir las instrucciones para que las Instituciones de Salud Previsional
mantengan actualizada la información que la ley exija,
11. Requerir de los organismos del Estado los informes que estime necesarios
para el cumplimiento de sus funciones.

(...)
13.

Imponer las sanciones que establece la ley.

Es más, para asegurar el cumplimiento de sus funciones, el mismo artículo 110
reconoce una serie de herramientas de las que puede valerse la Superintendencia para
la fiscalización y sanción. En ese sentido, ésta puede inspeccionar todas las operaciones,
bienes, libros, cuentas, archivos y documentos de ¡as instituciones fiscalizadas y requerir
de ellas o de sus administradores, asesores, auditores externos o personal, los
antecedentes y explicaciones que juzgue necesarios para su información. Podrá pedir la
ejecución y la presentación de balances y estados financieros en las fechas que estime
conveniente. Igualmente, podrá solicitar la entrega de cualquier documento o libro o
antecedente que sea necesario para fines de fiscalización.
Además, podrá citar a declarar a los representantes, administradores, asesores,
auditores externos y dependientes de las entidades o personas de las entidades
fiscalizadas, cuyo conocimiento estime necesario para el cumplimiento de sus funciones.
Lo sostenido ha sido reconocido de forma expresa por la Contraloría General de
la República, que recientemente advirtió que corresponde a la Superintendencia de
Salud el velar por e! cumplimiento del susodicho artículo 173. En ese sentido, expresó:
"Así entonces, corresponde que la Superintendencia de Salud a objeto de
velar por el cumplimiento del artículo 173, inciso primero, y en ejercicio de
las atribuciones que le confieren los artículos 110, N° 2, y 114, del aludido
texto legal, a través de su circular lh'/N° 211, de 2014, exija a las ISAPRES
que quienes están a cargo de su administración no desempeñen, al mismo
tiempo, funciones de igual naturaleza en algún prestador de salud."20

Contraloría General de la República. Dictamen N° 41.520, de 26 de mayo de 2015.

Página 23 de 25

De esta forma, la institución goza de todas las prerrogativas necesarias para
llevar adelante una completa y profunda investigación sobre los lazos en las
administraciones de las Isapres y de las prestadoras de servicios de salud, lo que se
encuentra prohibido por el inciso primero del artículo 173, del mismo cuerpo
normativo, y es por ello que estos denunciantes solicitarán que se inicie un expediente
de sanción en contra de las entidades denunciadas y de cualquier otra institución de
salud previsional que incurra en las prácticas señaladas que riñen contra el artículo
173 de la Ley de Isapres.
En vista a lo anterior, estos denunciantes solicitarán en el primer otrosí de este
escrito que se valga de todos los medios de prueba que contempla la ley, en particular
los que allí se mencionan y que están expresamente considerados en el citado DFL N°
1.
En cuanto al procedimiento, la Ley de Isapres no regula un procedimiento en
particular para la investigación y sanción, por lo que deben ser aplicadas en subsidio
las normas de la Ley N° 19.880, que establece Bases de los Procedimientos
Administrativos que rigen los Actos de los Órganos de la Administración del Estado,
pues se trata de una normativa de aplicación general a los procedimientos
administrativos a las que la Superintendencia de Salud debe ceñirse, en todo lo que no
se contraponga con las leyes específicas.

POR TANTO,

Se solicita al Superintendente de Salud: que ordene el inicio de un expediente
administrativo o sancionatorio en contra de las entidades denunciadas y de toda otra
que incurra en dicha infracción, en razón de las infracciones señaladas por medio de
este escrito y les imponga el máximo de las multas y sanciones consignadas en la
normativa vigente, de conformidad a las normas que rigen la actividad regulada.
Asimismo, tener por interesados a los denunciantes en el presente procedimiento
administrativo, notificándole todas las actuaciones que se den en el presente proceso.

PRIMER OTROSÍ: Solicitamos al Sr. Superintendente de Salud y/o al Fiscal Instructor
del procedimiento sancionatorio o a quien corresponda, citar a declarar a los
representantes legales, directores de las sociedades, gerentes generales y a quien se
estima conveniente, a la brevedad, para determinar las infracciones a la normativa
señalada, conforme al artículo 110 del DFL N° 1, que fija texto refundido, coordinado y
sistematizado del decreto ley n° 2.763, de 1979 y de las leyes n° 18.933 y n° 18.469.
Asimismo, solicitar o requerir las actas de directorios de todas las empresas
relacionadas a los Holdings que manejan las Isapres, de los últimos 2 años, para
determinar la administración conjunta y única de dichas empresas. Finalmente, se
solicita que la Superintendencia de Salud requiera copia de todos los convenios y/o
contratos suscritos entre prestadoras de salud, aseguradoras y/o holdings, que
establezcan negociaciones, precios, montos de cobertura, etc.

SEGUNDO OTROSÍ: Solicitamos al Sr. Superintendente de Salud y/o al Fiscal
Instructor del procedimiento sancionatorio o a quien corresponda, decretar la calidad
Página 24 de 25

de interesados de los denunciantes conforme a lo dispuesto en el artículo 21 de la Ley
N° 19.880.

TERCER OTROSÍ: Solicitamos al Sr. Superintendente de Salud y/o al Fiscal Instructor
del procedimiento sancionatorío o a quien corresponda, que aquí se requiere iniciar
que, en virtud de lo dispuesto por la letra a) del artículo 30 de la Ley N° 19.880, todas
las notificaciones que se practiquen dentro del procedimiento administrativo
sancionador
sean
realizadas a
los siguientes
correos electrónicos:
Cristóbal.osorio.vargas@gmail.com y gerardo.ramirez.gonzalez@gmail.com.

CUARTO OTROSÍ: Solicitamos al Sr. Superintendente de Salud y/o al Fiscal Instructor
del procedimiento sancionatorio o a quien corresponda, en virtud de lo dispuesto por
el artículo 33 de la Ley N° 19.880, el presente procedimiento administrativo de
sanción sea acumulado con la denuncia N° 2010961 presentada por el Sr. Cristóbal
Osorio Vargas, con fecha 26 de octubre de 2015, por medio de los canales electrónicos
dispuestos para ello, por tratarse de la misma materia, causa y objetivo.

QUINTO OTROSÍ: Solicitamos al Sr. Superintendente de Salud y/o al Fiscal Instructor
del procedimiento sancionatorio o a quien corresponda, que tenga por acompañados
los siguientes documentos:
1. Certificado de afiliación a la Isapre Cruz Blanca S.A. de don Cristóbal Salvador
Osorio Vargas.
2. Certificado de afiliación a la Isapre Másvida S.A. S.A. de don Daniel Ignacio
Contreras Soto.
3. Certificado de afiliación a la Isapre Másvida S.A. de don Gerardo Adrián
Ramírez González.

Página 25 de 25