You are on page 1of 2

TEMA

UN CATALÁN
EN LA INDIA
El escritor y político Krishna Kripalani ya lo dijo: “No es inusual en un hogar indio ver
a los padres conversar entre ellos en una lengua, hablar con sus hijos en otra, dirigirse a
los criados en una tercera y atender a los visitantes o huéspedes en una u otras lenguas”.
Quizá haya sido este breve comentario el que hizo que nuestro protagonista, Òscar
Pujol, haya dejado las lecturas de Proust, Kafka o Nietzsche por el estudio de la Bhagavad-gita o los Vedas. ROBERTO CARLOS MIRÁS

“A

veces tenemos una imagen demasiado unidireccional de la India, como de un paraíso de la mística
y esto es algo que a los propios indios les molesta.
La India es la tierra del pensamiento racional y
analítico y eso se ignora en Occidente”, nos cuenta
Òscar Pujol. Comenzó a estudiar sánscrito de una manera autodidacta y fue en 1999 cuando presentó su doctorado, la edición de
unos manuscritos gramaticales del siglo XII, siendo su director de
tesis Shrinarayan Mishra. Ese mismo año, gracias a la mediación
de la profesora de Estética Oriental en la Universidad de Málaga,
Chantal Maillard, el filosofo y escritor catalán Rafael Argullol se
puso en contacto con nuestro hombre, para llevar a cabo unos diálogos con un representante de la tradición india y ellos mismos.
Estos diálogos no pretendían enfrentar a Oriente y a Occidente sino
todo lo contrario. Se celebrarían entre Barcelona y Benarés, donde
desde el año 1986 Òscar Pujol estaba viviendo. Acercar posturas
y, para ello, como nos cuenta el propio Pujol: “Fue finalmente mi
mujer, Mercé Escrich, quien me dio la idea de escoger a un pandith
tradicional que no estaba encerrado en el baluarte de su pasado
Vidya Mivas Mishra pero que se interesaba de una forma creativa
por las aportaciones y subterfugios de la modernidad”.
Fruto de esos diálogos surgió el libro Del Ganges al Mediterráneo,
Un diálogo entre las culturas de India y Europa (Siruela). En 1993
comenzó a preparar un diccionario sánscrito-catalán bajo el patrocinio de la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno Autónomo de las Islas Baleares y de la Universidad de las mismas islas,
que los interesados pueden ya consultar y del que muy pronto esperamos ver una versión en castellano. “El aprendizaje en sánscrito
es como un viaje en barco. Si el viajero no naufraga en el proceloso
océano de la gramática descubre entonces un nuevo continente:
la ínsula fértil de los textos clásicos de la India. Tres mil años de
literatura en todos los géneros: himnos, épica, poesía, gramática, astronomía, medicina, música”. Entre viaje y viaje, manuscritos gramaticales del siglo XII o traducciones inéditas en sánscrito –como

48

QUÉ LEER

sentirlo como propio”.el Tantrapadipa. la del cuerpo a través de la medicina–. pues nos lanza frases como “acabo de dar mi primera charla sobre yoga” o “mi primera clase en Río sobre sánscrito” o “mis amigos en India. donde nos describe a esos tres Patañjali –la palabra a través de la gramática. al tenerlo delante. El pensamiento de Samkara y PatañjaliSpinoza. del siglo XII–. acompañados de un breve comentario basado principalmente en los textos clásicos de la tradición sánscrita. donde explica esa especie de dualidad entre las personas que viven en el bosque y abandonan las ataduras sociales y aquellos que viven en la ciudad. pero al escucharlo hablar y compartir sus experiencias nos damos cuenta de que la India sigue estando con él y que estamos ante un niño grande que tan solo emplea aquello que aprendió y lleva a cabo… Es como si. A los volúmenes mencionados podemos sumar La ilusión Fecunda. en Nueva Delhi. Estas palabras son las que parece sentir nuestro Yogasutra autor cuando Kairós. además de numerosos artículos. sino que se ha prestado escasa atención a la misma como instrumento cognitivo y afectivo susceptible de mejora mediante un entrenamiento especial”. La traducción será el resultado de una intersección entre el espíritu del texto origi- nal y el sentir del traductor. Ahora. está intentando memorizar: “El traductor no solo ha de ser fiel al texto sino también a sí mismo. Su literatura encierra unos conocimientos y unos valores humanos que siguen teniendo una gran relevancia en el mundo moderno”. no se trata de que hayan realizado pocos estudios en torno a la misma como objeto de investigación. bajo el sello de Kairós. una antología de las principales Upanisáds. con Atilano Domínguez (Pre-textos-Índica). 448 págs. Quizá antes de acercarnos a esta obra tendremos que leer otros trabajos del mismo autor. El resultado será pues una comunión entre dos espíritus”. Y cuando comenzamos a leer su nueva obra dice: “No se trata tan solo de que con cada lectura se descubran nuevos significados sino que con cada una de ellas amplíe el horizonte de la propia ignorancia. me llaman el indio”. labor que compagina con su trabajo como director del Instituto Cervantes en Nueva Delhi. en su momento. También ha escrito el prólogo a la obra Lamparas de Fuego (Paidos) de Joan Mascaró y El Laberinto del Amor. A finales del siglo XVIII algunos estudios ingleses se dieron cuenta de la proximidad entre el sánscrito el griego y el latín: “Son lenguas que han configurado algunas de las grandes culturas clásicas de la Humanidad. Las palabras del Silencio –ambos con Félix G. haciéndole a uno más humilde y por tanto más propenso al conocimiento”. poco a poco. y ahora en Río de Janeiro. actualmente se ha convertido en la actividad más importante de mi vida”. QUÉ LEER 49 . Pujol lo traduce directamente del sánscrito haciendo una pequeña introducción a los mismos. viéramos en él todo ese reflejo de estudios y reflexiones. Ha publicado La Sabiduría del Bosque. “El tema principal de los Yogasutras es sin duda la mente (citta) y concretamente la detención de los procesos mentales (vrtti)”. acaba de publicar Patañjali. un buen complemento para el libro que presentamos. Los aforismos del yoga. un volumen que tiene varios comentarios y subcomentarios. En uno de sus comentarios leemos: “Cuando vemos que una persona tiene éxito y es feliz sentimos una tendencia natural de envidia y celos que puede llevarnos a denigrar su éxito. en Barcelona y en Santiago de Compostela. Yogasutra. que esperamos tenga una próxima reencarnación. nuestro protagonista no ha parado de aprender. Nos encontramos con Òscar Pujol en Madrid. Se trata de una lengua muy plástica y flexible y tiene muchos tiempos distintos en función del estilo que se utilice”. “Se consideran necesarios al menos doce años para aprender bien el sánscrito. Este último. Ilárraz y Amador Vega (Trotta)– y El placer estético en la tradición india. la de la mente a través del yoga. que escribe de una manera accesible para que el lector en castellano los pueda entender. En un restaurante en Santiago de Compostela nos enseña una Bhagavadgita que lleva en el bolsillo de su camisa y. “Cuando se afirma que la tradición occidental ha prestado poca atención a la mente. y eso se aprecia cuando dice: “Comencé estudiando sánscrito como un juego. con Chantal Maillard. Sí por el contrario adoptamos una actitud amistosa podremos ser participes de su éxito y aceptarlo. y al mismo tiempo comentarios de estos subcomentarios. 18 € hablamos con él.