You are on page 1of 8

Flashback

Todo empezó en el colegio, en mi último año, mi familia se mudó a otra cuidad
por el trabajo de mi madre, yo fui transferida a un colegio mixto, llegue como a
mitad de semestre, me presentaron ante todos mi compañeros, todos fueron
muy amables conmigo, excepto una chica adinerada, que se creía la gran cosa,
la verdad tenía razón de sentirse así, porque era hermosa, con el paso del
tiempo yo hice amigos, pero esa chica siempre me veía raro, nunca me hablo,
lo cual no me molestaba, para mí era otra compañera más, hasta que un día
después de clases, paso algo que todavía no sé muy bien ni porque lo hice, iba
caminando hacia mi casa, cuando vi unas tres chicas que estaban asaltando y
golpeado a otra chica, yo fui corriendo hacia donde estaban, a como pude las
jale y las golpee, para que la dejaran de golpear, para mi mala suerte que no
había visto a la cuarta chica que estaba detrás de mí, me golpeo tan fuerte por
la cara que me caí inmediatamente, ella se tiro sobre mí para golpearme de
nuevo, yo solo atine a patearla lo más fuerte que pude, en eso la chica a la que
defendí salió corriendo, yo solo pensé nadie me tiene de idiota, yo
defendiéndola y ella me deja sola, volví mi vista hacia la chica a la que golpee,
estaba en el suelo, yo me puse de pie, era tanto mi enojo, que me puse encima
de ella, empecé a golpearla, hasta que sentí que alguien me jalo, era mi
hermana mayor Alison, que me gritaba que ya era suficiente, yo me puse de
pie y vi a la chica, cuando visualice bien, me di cuenta que era Mía Scabbia, la
chica que nunca me habla, ella solo me veía fijamente las manos y la cara, me
agarro de la mano, empezando a caminar, yo solo la seguí, me llevo hasta la
enfermería de la escuela, pero la enferma no estaba, entonces ella abrió el
botiquín y empezó a curarme, me paso alcohol por la frente, sentí como si me
quemara todo, pegue un gritito, ella solo sonrió, me dio las gracias, yo le dije
que no tenía que agradecer, que cualquiera habría hecho lo mismo que yo, ella
me volvió a ver seria y me dijo que eso no lo hacía cualquiera, que nadie se
mete a defender a alguien, pero como agradecimiento ahora ella iba a cuidar
de mí, en eso llego la enfermera, cuando me vio, se quedó con la boca abierta,
me pregunto lo que había pasado, le hice un pequeño recuento de las cosas,
me regaño, pero termino de curarme, gracias a mi valentía me gane 6
puntadas en mi frente, mi nudillos inflamados y raspados, ah para cerrar con
broche de oro 1 mes de castigo, gracias a mi hermana la chismosa.
Pero no todo fue tan malo, Mía me visitaba todos los días y nos hicimos amigas,
después de terminar el cole, fuimos a la misma universidad, ella estudiaba
administración, y yo enfermería, cuando fuimos el primer día a la universidad
nos dimos cuenta que nos tocó vivir en el mismo cuarto, yo estaba feliz de no
tener que compartir el cuarto con alguien más, Mía pensaba lo mismo que yo,
con el paso del tiempo las cosas se fueron dando, tanto así que me enamore de
Mía sin saberlo, yo sabía que ella era lesbiana también, pero también sabia que
nunca se fijaría en mí, a ella las chicas le sobraban, pero ella siempre decía que
ninguna estaba a su nivel, por otro lado yo también tenía mis fans ja ja ja, pero
siempre he sido muy selectiva, al ver que Mía era algo imposible empecé a

salir con Jennifer cosa que a ella no le gusto y empezó distanciarse de mí, yo lo
note y un día cuando estábamos a solas en cuarto le pregunte que pasaba,
entonces ella con toda la furia posible, me dijo no eres más ciega porque de
verdad ya no se podía, yo todo este tiempo he esta dándote pistas, me gustas
Jill y mucho, pienso que estoy enamorada de ti, mi boca casi se cae al suelo de
lo abierta que la tenía, no sabía si llorara o reír, solo la bese, fue el mejor beso
de mi vida, tierno pero a la vez apasionado, con ese beso nos trasmitimos todo
el amor que sentíamos y así empezó nuestra relación, fuimos la mujer más feliz
del mundo, su familia me quería y la mía también lo aceptaba.
Pero duro poco íbamos a cumplir 2 años de ración, cuando el padre de Mía
empezó a enfermar y ella empezó a cambiar, bebía mucho para ahogar su
dolor, yo sentía que no podía protegerla porqué ella no me dejaba, hasta que
llego ese día, ese maldito día, empecé a llorar como niña, Laura me miro con
sus ojos llenos de lágrimas me abrazo y me dijo que si no quería seguir lo podía
dejar hasta ahí, ella entendía que este tema fuera tan difícil para mí, me limpio
mis lágrimas con sus dedos, la mire y le dije que quería continuar.
Ese día eran las diez de la noche estaba en la casa de mi madre, fui ahí porque
ya no sabía que hacer, el padre de Mía había muerto a pesar de toda su lucha
no lo logro, ella estaba incontrolable, estaba hablando con mi hermano, él
siempre ha sido mi confidente, él siempre me apoyo y me daba consejos,
estamos en media platica cuando mi celular sonó, era Mía, estaba ebria lo
sabía, me dijo que la ayuda, que estaba en una fiesta, pero que se puso muy
ebria y que nos unos chicos se quisieron propasar con ella, yo sentía que mi
sangre hervía, como puede ser tan inconsciente de hacer esa cosas. Salí los
más rápido de la casa, me monte en mi carro, Marco me sigue y se monta
tambien, me grita que baje la velocidad, pero yo no puedo él solo echo de
pensar que ella está en peligro me da terror, llegamos al lugar donde ella me
dijo que estaba pero no la veo, me desespero y grito su nombre pero no me
responde, me bajo de carro, camino como loca, cuando siento que mi hermano
me lleva casi a rastras de nuevo al carro, el conduce dado a que estoy muy
nerviosa para hacerlo. De un momento a otro logro ver su auto cerca de un
barranco, le digo a Marco que conduzca hacia el barranco , es de noche y no
logro divisar si están dentro del carro, le pido que se apure, cuando ya estaba
por bajarme ciento un fuerte golpe por detrás del carro, alguien nos empuja
hacia el barranco, le grito que pare, veo Marco y esta estado de shock le grito
que se baje, pero no reacciona, solo siento otro golpe de nuevo, trato de
bajarme, pero el carro nos vuelve a impactar otra vez y caímos al barranco,
todo se vuelve oscuro, solo siento un dolor grande en mis piernas, abro los
ojos, pero todo esta borroso y confuso, vuelvo a ver a mi lado y mi hermano
esta bañado en sangre, yo vuelvo a ver mi manos, tiemblo a verlas también
llenas de sangre, a cómo puedo salgo del carro, trato de sacar a Marcos, a
duras lo puedo sacar, lo arrastro, hasta alejarnos del carro, trato de ir a buscar
ayuda, pero todo se empieza a nublar, hasta que pierdo la conciencia.
Abro mis ojos, está un poco borroso, el dolor de cabeza no me deja ver bien,
cierro los ojos de nuevo con fuerza, los vuelvo a abrir lo primero que veo son

las paredes blancas, escucho unos sonidos como de monitores, me vuelvo a
ver, veo que tengo muchas cosas conectadas a mi cuerpo, estoy
desconcertada no se porque estoy aquí o que me paso, siento un peso en mi
mano derecha, miro en esa dirección, es mi hermana Alison, que tiene su
cabeza apoyada en mi mano, la trato de acariciar para que despierte, pero no
lo logro, cierro los ojos tratando de recordar, pero creo que me quede dormida,
porque despierto y mi hermana no está, trato de levantarme de la cama, pero
estoy muy débil, me vuelvo a recostar de nuevo tomo impulso, logro sentarme,
pero empiezo a ver borroso, en eso entra alguien por la puerta, vuelvo a ver, es
Alison, tira lo que tiene en la mano y corre hacia mí, me abraza con fuerza,
tanto que me duele el cuerpo, me dice que está muy feliz de que yo haya
despertado, pero empieza a llorar, cada vez más fuerte, yo la abrazo también,
le pregunto qué fue lo que paso, ella se despega de mí, tiene unas ojeras
grandes, se nota que no ha dormido en días, me dice que llevo una semana
dormida, me dice que mis lesiones son fuertes, que tengo fracturado 2
costillas, además de los múltiples golpes y suturas que tengo en mi cuerpo,
ella me dice que ha cuidado de mi todo este tiempo, le pregunto por mi
madre, a lo que ella vuelve a llorar, la verdad ya me está asustando, la tomo
de la barbilla le levanto el rostro y le digo que me diga por favor, ella me dice
que esta con Marco, el solo escuchar ese nombre, hace que todo vuelve a mí,
empecé a recordar imágenes, entre en un estado de histeria porque Alison me
dijo que debido a los golpes y las heridas de Marco había entrado en estado de
coma, hice el intento de levantarme de la cama, tenía que verlo, esto había
sido por mi culpa, Alison trata de detenerme, pero yo solo me pongo más
histérica, al punto que me falta la respiración, ella me dice que me tranquilice,
que ella me va llevar, pero que por favor me tranquilice, no puedo parar de
llorar, esto ha sido todo mi culpa, si yo no hubiera ido por ella, le pregunte por
ella, me volvió a ver con cara de disgusto, me dijo que estaba bien, que ha
venido a verme todos estos días, pero mama no la ha dejado vernos, que todas
esas rosas que están en mi mesita de noche las ha traído ella todos estos días,
siento un dolor tan fuerte en mi pecho que quema, todo esto es culpa de ella,
si hubiera sido un poco, mas consciente de sus cosas, esto no hubiera pasado,
le digo a mi hermana que si ella viene, que no la deje pasar no quiero verla
nunca más.
Me vuelvo a dormir, en mi sueño revivo, una y otra vez el accidente, me vuelvo
a ver las manos, las veo llenas de sangre, en eso despierto gritando, mi
hermana me braza, me dice que calme que ya estoy bien, que ella está
conmigo, trato de tranquilizarme, le digo que quiero ver a Marco, ella asiente,
dice que va a pedir permiso, espero como cinco minutos, los más eternos de mi
vida, veo que entra con una silla de ruedas y una enfermera, las dos me
ayudan a pasarme a la silla de ruedas, le agradezco a la enfermera, ella sonríe
y se retira, mi hermana me conduce por los pasillos, hasta que llegamos a una
puerta, ella me dice que antes de pasar necesita primero decirme unas cosas,
yo asiento, ella empieza a decirme, que marco está muy golpeado para que no
me asuste, que está conectado a muchas máquinas y que tiene un tubo en la
boca para poder respirar, yo me agarro la cabeza, empiezo llorara como niña,

en que momento paso todo esto, como puede ser posible, una rabia crece en
lo interno de mi esto es todo mi culpa, como pude arrastrar a mi hermano
hacia esto, solo por una chica a la cual ni le intereso, sino no hubiera pasado
esto, mi hermana me dice que me calme, que no fue culpa de nadie, solo fue
mala suerte, yo la vuelvo a ver con los ojos llenos de odio y le digo que todo es
mi culpa por ser tan estúpida, ella me vuelve abrazar, me besa la frente, la
escucho llorara conmigo, después de un largo tiempo de estar abrazadas, me
pregunta que si ya estoy lista le digo que sí pero que si me puede dejar sola
unos minutos, ella no le parece lo que le digo, pero sin embargo asiente y me
des sola con él, empujo la silla de ruedas para estar cerca de su cama, levanto
mirada lo veo y no puedo aguantar mi llanto, me parece que esto es un sueño,
él está todo vendado, lleno de máquinas, le agarro la mano y le pido perdón, le
hablo le digo que todo esto e mi culpa, que por favor no me deje, le doy un
beso en la mano, me quedo viéndolo un rato sin dejar llorar y de sentirme que
soy la peor basura de este mundo, como pude hacerle esto a él, que siempre
ha cuidado de mí, acuesto mi cabeza en su cama, le acaricio la mano, mientras
le canto una de sus canciones preferidas.
Cuando estoy lista para retirarme, se abrió la puerta, era mi madre, yo la llame,
pero ella solo me veía, su mirada era triste ya la vez enfadada, le pedí que por
favor me perdonara, que era mi culpa, pero que nunca pensé que iba a pasar
esto, mama solo me vio y me ignoro, eso hizo que mi corazón se quebrara más
de lo que ya estaba, le volví a pedir perdón , me cerque a ella, pero ella me
pidió que por favor no me acercara, que yo tenía razón que todo esto era mi
culpa, que yo no tenía conciencia de lo que había hecho, además me dijo que
me fuera, que no me quería ver más, ese día quedo marcado en mi vida, había
perdido mi familia y a ella.
Con el paso de los días, me fui recuperando, empecé a caminar de nuevo, iba
todos los días al cuarto de Marco, sin que mi madre se diera cuenta, Alison
siempre me ayudaba, ella era la única que entendía, me daba apoyo, me decía
que le diera tiempo a mama, que ella solo dijo esas cosas por rabia, pero yo
sabía que no era así, lo único que me consolaba era esta con Marco.
Me quedaba largas horas con el hablándole de mi día, así fueron mis días por
dos semanas, el día que me dieron de alta no me quería ir, no sin él, además
que no sabía que iba a hacer, ni adonde vivir, mama no me quería en casa,
entonces empecé a pensar que hacer y a la vez alistar mis cosas, escuche la
puerta abrir, pensé que era Alison y le dije que me ayudara con las cosas que
me quedaran, termine de alistar mi maletín me volví a ver porque Alison no me
ayudaba, para mi sorpresa era ella, sostenía un ramo de rosas enorme, yo solo
la volví a ver de mal modo, le pedí que por favor se fuera, que me dejara en
paz, ella se acercó, me agarro de las manos, me pidió perdón, no paraba de
llorar tanto así que sentía que mi corazón se destrozaba en mil pedazos,
porque a pesar de lo que paso, yo la amaba como a nadie en el mundo, me
solté de su agarre, le dije que nunca en mi vida quería verla de nuevo, ella
empezó a llorar más fuerte, me pregunto si ya no la amaba, yo la volví a ver
con mi ojos llenos de lágrimas, le dije que la odiaba, que era la persona que

más me había hecho daño en este mudo, agarre mi maletín para irme, pero
ella me agarro de nuevo, me dijo que eso no era verdad, que yo no la podía
odiar, yo solo me solté y no le dije nada más, me fui de la habitación, al salir al
pasillo vi a mi hermana y llore como si fuera una niña, no lo soportaba el dolor
en mi corazón era tan fuerte, sentía que me quemaba el pecho, de verdad
quede destruida, después de ese día nunca más la volví a ver, sé que trato de
localizarme, pero yo le deje en claro que ya no quería saber nada de ella, me
fui a vivir al departamento de m mi hermana por un tiempo, me cambie de
universidad y conseguí trabajo.
Visite por un año entero a Marco todos los días, hasta que un día despertó, yo
creo que ese fue el día más feliz de mi vida, después de que él se recuperó por
completo, le dije a Alison que me mudaría, porque había encontrado trabajo en
un buen hospital, además sería mejor para mí. Así no tendría recuerdos de ella
y sería más fácil olvidar, mi hermana me dio la razón y me dejo ir, así fue como
comencé a trabajar aquí.
Siempre sigo en contacto con mis hermanos, ellos están muy pendientes de mí
y siempre me vienen a visitar una vez al mes, con mi madre no tengo relación,
ella, me ha buscado, pero todavía no estoy lista para verla.
Fin Flashback
Lau: (No sabía que pensar, ni que decirle, jamás pensé que Jill hubiera pasado
por todo esto, siento que se me hace pequeñito el corazón) Amor ya no llores
más, yo te prometo que te voy a cuidar y nunca te voy a hacer daño, te
prometo hacerte la persona más feliz de este mundo.
Jill: Gracias cariño, pero ya me haces muy feliz, gracias por estar conmigo.
Lau: Ese día dormimos abrazadas, sentía que debía protegerla, es tan fuerte,
pero a la vez tan frágil, me acuerdo que la primera vez que la vi me cautivo,
mostraba tanta seguridad y a la vez arrogancia, con esos ojos azules tan
intensos, que parece que penetra tu mente, pero verla hoy llorar como una
niña y ver lo frágil que es, me hace enamorarme mas de ella, yo sé que no ha
olvidado a Mía, pero eso va a cambiar porque yo la voy a sacar de su corazón,
voy a curar todas su heridas y la voy a hacerla mujer más feliz del mundo.
Me despierto estiro mi mano para tocar Laura, pero no la siento, me vuelvo y
veo que ya se ha levantado, en realidad no sé cómo hace para levantarse sin
que yo me dé cuenta, veo que se abre la puerta, es ella y viene con una
mesita, me la pone encima de las piernas, me da un beso apasionado, yo le
correspondo, nos separamos por la falta de oxígeno, ella sonríe, tiene una
sonrisa tan linda, en serio que no sé qué hice, para que este angelito este
conmigo, ella solo me vuelve a ver y sonríe de nuevo ante mi comentario, me
dice que me hizo mi desayuno favorito, veo la mesita y no puedo evitarlo
suelto una carcajada, porque lo que me trajo de desayunar fue cereal y jugo,
ella se encoge de hombros, me dice que no he hecho las compras entonces
que eso fue lo que encontró, yo solo continuo riéndome. Temíamos de
desayunar y nos alistamos para ir al trabajo, agarro su mano y nos vamos

caminado, siento un peso de menos, debía a verle contado esto a Laura antes,
solo que no sabía cómo hacerlo, pero haberlo hecho fue lo mejor, además ella
ha estado súper cariñosa y protectora conmigo, creo que piensa que me tiene
que cuidar, cosa que no me molesta para nada. Entramos al hospital, me
despido de ella, le digo que nos vemos a almuerzo, la beso, pero ella no me
suelta, la vuelvo a besar, pero nada, me vuelve a ver con una sonrisa tierna, se
acerca a mi oído y me dice que se quedara conmigo esta noche, tiemblo al
sentir el roce de su boca en mi oreja, después de decirme esto se va, voy
caminando hacia mi salón, debo tener una sonrisa enorme, porqué todo el
mundo se me queda viendo, llego al salón y lo primero que voy a buscar es a
Saúl para ver como siguió, llego a su camilla pero no está, me dice mi
compañera que se lo llevaron a hacerle unos exámenes, sigo mi camino, llego
a mi oficina, estoy haciendo horarios y otras cosas más, cuando tocan mi
puerta, le digo que pase.
Cris: Hola Jill como estas?
Jill: Hola tonto, ya decía yo que porque no habias venido a verme, me trajiste lo
de siempre
Cris: Solo para eso me quieres verdad ja ja ja ja, si te traje un jugo grande de
manzana, como te fue ayer con Lau, hablaron o hicieron otras cosillas ja ja ja.
Jill: Que raro tú y tus idioteces, solo hablamos de lo que había pasado con Mía,
pero nada más después de eso nos dormimos, creo que lo tomo bien, solo
espero que no vea con ojos de lastima después de esto, hasta me cocino
desayuno.
Cris: me parece bien que hayan hablado, Lau es una fantástica chica y se
merece los mejor.
Jill (suspirando fuerte) Lo se ella es especial y solo se merece los mejor, oye ya
que pasaste por ahí no viste a Saúl, es que cuando fui andaba en unos
exámenes.
Cris: mmm si yo creo que ya había llegado, peo estaba con alguien, más una
señora de pelo rubio muy bella por cierto, como de unos 50 años más o menos
Jill (con cara de terror) Esa es Anna, bueno voy a verlo y de una vez salgo de
esto.
Camino con hacia el salón de nuevo, pensando si debería ir, como reaccionara
al verme, fijo el chismoso de Saúl ya le dijo que yo trabajaba aquí, corro la
cortina y saludo muy cordialmente , la madre de Saúl alza la mirada de su
portátil, me vuelve a ver y pega un grito, me abraza fuertemente tanto que me
falta la respirar, le digo que no me apreté tan fuerte, ella me suelta y me toca
la cara, me dice que no puede creer que se yo, me vuelve a abrazar esta vez
un poco más tierno.
Anna: Mi niña como has crecido, estas demasiado linda, en serio te volviste
toda una mujer, que alegría me da volver a verte, cuando Saúl me conto que

trabajabas aquí no lo podía creer, que pequeño es el mundo verdad, pero me
alegra demasiado verte de nuevo.
Jill: Gracias Anna a mí también me hace feliz verte de nuevo y a Saúl también,
pero dime ya este niño te comto lo que le paso.
Anna: si este diablillo ya me conto la genial idea que tuvo, lanzándose en
patineta de la cuesta, ya arreglare después con él, pero dime que va a pasar
con mi pequeño, es que no he podido hablar con el doctor.
Ver la cara de Saúl cuando su mama le dijo que después arreglaban me hizo
soltar una carcajada, porque a como conozco a Anna, fijo no le va a ir nada
bien, mínimo a un colegio militar lo van a mandar, le dije a Anna
que
como Saúl se había quebrado la pierna en 3 partes necesitaba cirugía, además
de los rapones y los puntos de sutura que tenía, pero que era muy posible que
lo llevaran mañana a sala de operaciones.
Anna siempre ha sido una mujer muy bella, simpática, amistosa y
sobreprotectora con sus hijos, tiene el cabello rubio, de estatura promedio, es
de contextura delgada, de tez blanca y tiene unos hermosos camanances en
sus mejillas, es una señora muy refinada y elegante, se le nota en la forma
como viste y actúa, pero sobre todo es una mujer intachable.
Anna: Bueno no es tan malo entonces, solo quedara esperar, pero dime como
está tu familia, estas muy cambiada, ya no pareces la misma de antes, sino
fuera por esa hermosa mirada azul, no te reconozco.
Jill:( Sonrojada) Gracias Anna, mi familia está bien, Marco se casó como hace
tres años, tiene una hermosa niña de 1 año llamada Adriana, Alison está muy
bien, trabaja mucho, la verdad los veo muy poco, pero siempre nos
mantenemos en contacto. En serio he cambiado tanto, porque a mí me parece
que no fue mucho o sí?
Anna: (Por lo que veo todavía no habla con su madre, porque no la nombro, voy
a tener que hablar con Elize): Mi niña pero si eres otra persona, tu actitud, tu
vestimenta, tus ademanes eres otra completamente, pero sigues siendo igual
de bella que antes, también te quería agradecer por cuidar a mi bebe, el me
conto que has estado pendiente de él.
Jill: Con gusto fue un placer cuidar al enano, bueno por ahorita los dejo, porque
tengo trabajo atrasado, fue un gusto de verte de nuevo.
Anna: El gusto es mío mi niña, me gustaría poder almorzar contigo, claro si
puedes.
Yo solo sonrió, por mi cabeza pasaron lindos recuerdo que tenía sobre ellos,
sigo caminando hacia mi oficina, entro y veo ese montón de documentos sobre
mi escritorio, no recordaba que fueran tantos, me siento desganada con solo
ver tantos papeles, hoy saldré muy tarde si quiero terminar.
En sala de emergencia se ve un joven hablando con su madre.

Saúl: Pero mama tu dijiste que las íbamos a unir, que Mía no ha dejado de
querer a Jill y que todavía la llora, porque ahora me dices que primero tienes
que investigar, eso no es justo, yo ya me estaba haciendo la idea a de tener a
Jill como cuñada otra vez.
Anna: Saúl no empieces con tus berrinches, mira Jill ahora es otra persona,
además necesito investigar sobre su novia, si de verdad la quiere, porque si es
así, yo no me voy meter en esa relación, si yo sé que tu hermana no la supera
y créeme que no hay nada más en el mundo que me gustaría, que ver a Mía
sonreír otra vez, volver a ver ese brillo que tenía en los ojos, sentirla feliz de
nuevo, pero para eso necesito saber que paso con Jillian todos estos años,
antes de traer a Mía.
Saúl: Pero mama, mira yo, la vi con su novia y no Jill no la ve con los mismo
ojos, que su novia la ve, lo pude notar, yo sé que Jill no se ha podido sacar de
la mente a mi hermana, lo podría jurar, pero bueno mama será como tú digas.

Continuara……..

Related Interests