You are on page 1of 12

«Virgen, madero y muerte».

El misterio de
la recirculación en la retórica
visual novohispana

Sergi Doménech García
Universitat de València

Que en el Apocalipsis de Juan diga Cristo de sí mismo «yo soy el alfa y el omega,
principio y fin» (Ap. 1,8) tiene mucha relación con el asunto que se aborda en este
artículo. El cristianismo concebía que en el momento de la creación, en el paraíso del
Génesis, todo era perfecto y que esta corrección se rompió por la desobediencia de
los primeros padres: Adán y Eva. Su acto abocaba a la humanidad a un devenir lineal
de la existencia histórica, condenando a todos sus miembros a la muerte. El anhelo
del buen cristiano es volver a aquel paraíso, estar del lado de Dios. Pero para que eso
sea posible, para que todo regrese al estado idílico de la creación, la figura de Cristo se
convertía en vital y trascendente. Su entrega en la cruz redimía al mundo del pecado
original y su triunfo sobre la muerte lo libraba de la condena a la que estaba sometido
con la promesa escatológica de un nuevo reino de Dios. Por eso en la figura de Cristo
todo vuelve a los orígenes. La traslación visual de este planteamiento fue amplia.
Desde el punto de vista doctrinal, el asentamiento de tal creencia conllevó la
aparición temprana de dos conceptos fundamentales, recapitulación y recirculación, que
pueden llegar a confundirse pero que tienen su perfil determinado dentro de la teología de la Redención.
Recapitular significa precisamente devolver las cosas a su principio. La figura de
Cristo es la clave. Según san Pablo en su carta a los Efesios (Ef. 1,9), Dios decidió
recapitular todo en Cristo. Por eso es definido como el alfa y omega, principio y fin de
todas las cosas. Para Ireneo, el Hijo de Dios en su encarnación recapitula en sí mismo
todas las dimensiones del hombre, se convierte en la cabeza de la humanidad, en un
nuevo Adán. Para redimir al hombre del pecado había que hacerse como él, vulnerable a la muerte, para luego triunfar sobre ella. El propio Ireneo se da cuenta de que
esa visión por la cual Cristo era un nuevo Adán hacía necesario que hubiese también
una nueva Eva, y que por tanto ésta se recapitulaba en María. Eran como negativos y
positivos, unos de otros. La idea está cercana a la tipología planteada también por san
Pablo por la que personajes y hechos del Antiguo Testamento eran sombras o tipos de
lo que había de acontecer en el Nuevo. Lo que hacen los santos Padres, como Ireneo o
Justiniano, es establecer paralelismos entre el primer Adán y Cristo, y entre Eva y María.
Si Adán había desobedecido en el madero, Cristo obedeció en la Cruz.Y con el caso
de Eva y María sucede lo mismo. Señalan que Eva era virgen cuando fue esposada con

el del descenso de Cristo al Limbo. En Nueva España no fue. Fomento Cultural Banamex. 2001: 205-214).15. se pretendía significar su participación en la . y María el de Eva. La traslación al imaginario concepcionista se realizó por medio de las significaciones visuales del triunfo de María sobre el pecado original. La recirculación no es otra cosa que una consecuencia lógica de la recapitulación. El camino que siguieron estos conceptos es más amplio de lo detallado en este breve espacio pero fueron lo suficientemente fundamentales como para ser tenidos en cuenta por la doctrina concepcionista y traducirse en potentes alegatos visuales. 12. Sin duda la obra novohispana más directa y atrevida en su relación con el misterio de la recirculación es un lienzo de las colección Banamex en el que María aparece liberando a Adán de las cadenas del pecado original [fig.234 Sergi Doménech García Adán y cuando fue seducida con las palabras de la serpiente. 2]. Precisamente eso Fig. Para poder volver todo a un estado primigenio era necesario seguir el mismo camino por el cual la muerte se había introducido. 1. donde estaba representado por un círculo sin principio ni fin que visualmente nos recuerda el símbolo del ouroboros. En el estudio de la formación iconográfica de esta imagen se había desvelado su deuda con otro tipo. Esta identificación conllevó la caracterización de la serpiente acorde con el modo en el que había aparecido en las escenas de la tentación en el paraíso. a modo de tema de encuadre [fig. Se trata de que. menos donde lo hemos visto reflejado inicialmente en tipologías iconográficas transmitidas desde Europa pero también en propuestas genuinas. Tota pulchra. XVII. 1]. En el gesto de María. En cambio. y allí donde la otra había sido seducida por el ángel caído ésta fue evangelizada por Gabriel en la anunciación y no desobedeció a Dios sino que acató con un fiat. como asimilación del dragón apocalíptico. José. El principal ejemplo fue la aparición de la serpiente del Génesis a los pies de la Virgen. María se contrapone como otra virgen esposada también con su marido. Ap.3). es lo que se definió como misterio de la recircula. Tuvo que llegar Cristo para redimir el pecado del primer hombre pero también María había de triunfar sobre la serpiente para que se cumpliesen los designios divinos (García Paredes. Cristo recirculara el camino andado por Adán. al igual que un nudo únicamente puede desatarse siguiendo el mismo camino que cuando fue anudado. Fue Ireneo quien introdujo el término tomado del paganismo. desobedeciendo a Dios. Si Adán y Eva se recapitulaban en Cristo y María. 3. ción. hágase. en el tipo iconográfico de la Inmaculada (Gn. Principio s. era para que éstos en su existencia le dieran la vuelta al asunto.México. Seguir la senda de la desobediencia de los primeros padres para desandar lo andado y anular a la serpiente. de donde tomaba parte el esquema compositivo.

El conocido libro del Sacrum oratorium del jesuita Petro Bivero (1634) presenta una serie de imágenes que van desde la creación a la expulsión de Adán y Eva del Paraíso . Londres. 2008: 84). bida frase del Génesis (Gn. difundida por América gracias al grabado de Tomassin (Schenone. Esta idea de asociar al demonio-serpiente atrapando a Eva y Adán con el pecado original y el posterior triunfo de María sobre el mismo tuvo un recorrido en la tradición cultural desde época medieval. también amordazados.. 2. Alonso Cano. Eva aparece tomando la manzana del árbol de la Ciencia y del Saber y. madero y muerte. está la Virgen con el Niño. En el Libro de Horas de Catalina de Cleves (c.» 235 totalidad de la Redención por medio de su condición especial de estar libre del pecado original. Museum of Art. La ilustración de esta cantiga del códice miniado de San Lorenzo del Escorial se acompaña de la representación de tres pares de escenas contrapuestas: la Anunciación con la caída Fig. 3].15). Con esta misma significación también se aportaron soluciones desde la literatura emblemática. del otro lado. Alegoría de la Inmaculada superior derecho se reproduce de nuevo la consaConcepción. a una imagen de composición alegórica se dio con la aparición de la tipología de la Inmaculada. 3. y Eva en presencia de Adán mientras cierra las puertas del paraíso con María con el ángel Gabriel abriendo las mismas puertas. Junto a otros personajes del Antiguo Testamento como Moisés o Fig.«Virgen. También las Cantigas de Alfonso X el Sabio incluyen en su composición número 60 unos versos dedicados a esta oposición por medio del palíndromo «Ave» «Eva».. casi en sentido tipológico. Descenso al limbo. que mantiene atados con la primera culpa a Eva y Adán. María aparece triunfante sobre el pecado original y se reconoce su papel de corredentora. sirve como ejemplo de cómo se llevó esto a cabo [fig. Philippe Thomassin sobre moel rey Davis. 1440). Una obra de Giorgio Vasari para la iglesia de los Santos Apóstoles de Florencia. La Virgen María aparece sobre el árbol de la Ciencia y el Saber. British Museum. En el extremo delo de Vasari. Los Ángeles. 3. de Adán y Eva. la expulsión de estos del paraíso con María permitiendo la entrada al mismo. El paso de esta equiparación visual. pisándole la cabeza al demonio con cuerpo de hombre y extremidades serpentiformes.

Este árbol franciscano da cabida en la 1 Esta obra sirvió de base para la composición del programa visual inmaculista de la sacristía de la catedral de Cuzco. La rium piarum imaginarum Inmacu latae Mariae et anima cratae. 4. 1634. 7]. 5].236 Sergi Doménech García [fig. Resulta significante el modo en el que la luna abraza la composición. En este conjunto de imágenes para la meditación. Inmaculada Concepción. convertida en la nueva Eva. Zacatecas. 5. Esta capacidad de relacionar la Inmaculada con la superación de la caída de Eva y Adán así como la acción de desandar lo andado y devolver a un estado inicial al género humano estaba presente en la obra de Gabriel de Ovalle en Zacatecas. . En el centro de un cercado. su contraposición con Eva. En esta obra confluyen en realidad más de una tradición iconográfica. 4]1. pero especialmente en la pintura quiteña. En el Museo del Carmen de la ciudad de México todo ello se da cita en una composición de autor desconocido [fig. con sus primeros doce compañeros los cuales están deMuseo Regional. En las diversas ramas se van sucediendo miembros destacados de la familia seráfica. Es el caso del lienzo de considerables dimensiones con el tema del árbol franciscano del convento de esta orden en Puebla [fig. Gabriel José de Ovalle. Se trata de una imagen de la Virgen apocalípFig. Por eso no sorprende la aparición de María a los pies de ésta. aparece san Francisco Fig. y no únicamente en episodios narrativos sino en imágenes conceptuales. del tipo iconográfico de la Inmaculada eucarística. describiendo un círculo que cierra a la Virgen como símbolo de su triunfo sobre el pecado. del cual emerge en su parte central un enorme árbol. Sacrum oratotica con el par de alas y con los símbolos astrales. 6]. la Virgen está presente significando su creación ab aeterno en la mente divina. o en la Inmaculada Combatiente de Ibarra en el Museo de América [fig. Una de sus estampas también fue determinante para la promoción en el virreinato del Perú. cuya suerte estuvo unida a la del sacrificio de Cristo en la Cruz. Las soluciones iconográficas vistas hasta el momento dan cuenta del modo en el que se articuló visualmente el discurso teológico de la Redención en relación con la Virgen María. junto al árbol del que tenían prohibido comer su fruto. dicados a diversas tareas de cuidado del jardín. serpiente tiene enmarañados en su cola a Adán y Eva Amberes. El santo fundador aparece abrazado al tronco del mismo. confirmando la relación entre la defensa de la Inmaculada Concepción de María y el misterio de la recirculación. Pedro Bivero.

Así aparece en la pintura mural de la portería del convento franciscano de Zinacantepec. junto con los doce primeros frailes de la Orden arrodillados a ambos lados del fundador.» 237 parte superior a Cristo crucificado. es el lignum vitae o árbol de la vida (Sánchez Millán. La primera fuente literaria sobre la que se asienta tal tema se encuentra en Las Florecillas donde un fraile relata la visión de «un árbol hermoso y muy grande. Por una parte. las ramas principales estaban Fig. 6. a partir de su publicación en Amberes en 1626. recostado mientras sale de su pecho el tronco principal.. En el grabado flamenco se muestra a san Francisco en el centro. la cruz confluyó con la imagen del árbol en dos tipos iconográficos aparecidos en el siglo XII pero consolidados a partir del siglo XIV.«Virgen. Puebla. En la visualidad artística. 2011: 7-24). México. La composición está coronada por la Virgen sobre el creciente y los rayos a su espalda.. tema habitual de las distintas órdenes religiosas (Pérez Morera. XVIII. El origen de este concepto se encuentra en san Buenaventura quien acompaña su obra Lignum vitae con un . y a la Inmaculada a sus pies. Este tema dio el salto de la pintura mural novohis. convento de San Francisco. El fundamento de estas imágenes es mostrar un árbol que surge de la figura del fundador y que en sus ramas muestra a sus distintos hijos espirituales. siones en la centuria siguiente. El primero de ellos es el conocido como lignum crucis en el que se muestra a Cristo en la cruz de la cual surgen hojas. el tipo se mostró como una especia de árbol de Jesé seráfico al presentar a san Francisco a modo del célebre padre del rey David. La principal fuente gráfica para su difusión. El segundo. s. La presencia preeminente de Cristo crucificado en la parte superior del lienzo poblano permite conectar esta propuesta visual con el tema del lignus vitae. 7. es el grabado de Peeter de Iode (1570-1634) (Pérez Morera 1996: 123). este lienzo enlaza con el tradicional tema del árbol genealógico de la orden seráfica. De su lado nace el árbol con trece grandes ramas con un número elevado de miembros distinguidos. sus frutos eran hombres. todos ellos frailes Menores. En las primeras ejecuciones. frutos y flores.Fig. cuya raíz era de oro. con Dios Padre. cuantos eran los de la provincia que representaban […] después vio a Cristo sentado en un trono muy grande y muy blanco» (Montes Bardo. a cuya configuración nos atenderemos. En sus lineamientos están presentes aspectos definitorios de la obra de San Francisco de Puebla. 1996: 119-126). divididas conforme al número de provincias de la Orden. 2001: 325). Museo del Carmen. Virgen apocalíptica. madero y muerte. y cada una tenía tantos frailes. Árbol de la Orden franciscana pana del siglo XVI a los lienzos de grandes dimeno lignus vitae franciscano.

El árbol de la vida es tipo de la cruz y permite contraponer de nuevo la figura de Cristo con Adán. la Virgen María aparece a los pies de la cruz junto con san Juan.7. la imagen de Cristo crucificado sobre un árbol constituido por ramas y flores. la Virgen María fue vista como símbolo de la Iglesia permitiendo que se unan ambas figuras mediante la representación de la Inmaculada. se sucede en la parte superior como continuación de un árbol de Jesé en el que aparecía la Virgen con el niño. 8]. Esta unión del lignus vitae con el tema de la genealogía humana del Salvador relaciona la imagen de Cristo en la cruz como símbolo de redención y su carácter mesiánico por medio de la consumación profética de Isaías (Is. El lignus vitae con Cristo crucificado. 2. En el caso del lienzo de san Francisco de Puebla resulta determinante para su compresión integral. estuvo dispuesto en el paraíso por Dios y de él tomarán su fruto los justos al final de los tiempos (Gn. Dios Padre lo había puesto en medio del huerto del Edén. Esta lectura se completa con la presencia de Melquisedec y de Moisés con la serpiente de bronce a modo de tipos eucarísticos. Iodé.9).238 Sergi Doménech García grabado introductorio donde aparece.1-3). Esta figura se sustenta también en la visión de Ezequiel de un árbol perenne «cuyos frutos servirán de alimentos y sus hojas de medicina» (Ez. La idea generadora del tipo es la figura del árbol de la vida el cual. En esta miniatura a página completa del Speculum. acompañado de diversos personajes. A los pies se encuentra la figura de la Virgen . De esta forma. la humanidad. lugar al que es enviado el hombre a quien acaba de crear. el cual había condenado al género humano por su desobediencia ante el árbol del que tenían prohibido tomar su fruto. De esta forma queda ilustrado en una estampa del grabador de origen toscano Durante Alberti. a modo de diagrama arbóreo. El origen de esta solución visual tiene sus raíces en época medieval y de nuevo nos lleva al Speculum humanae salvaciones. según el Génesis y el Apocalipsis. En la imagen de Cristo en la cruz se reafirma su significado eucarístico por medio de la inclusión de la figura de la Iglesia la cual recoge en un cáliz la sangre que emana de la herida del costado. Junto al árbol de la vida había dispuesto también el árbol de la ciencia del bien y del mal y les prohibió a Eva y Adán que probasen de su fruto. Con el tiempo. Sobre el travesaño del madero se exhibe el habitual «Tota pulchra es amica mea». Queda visto cómo la aparición de María en los árboles franciscanos tiene lugar a partir del grabado de P. 47. dedicada al cardenal Flavio Orsini en el que Dios Padre carga a Cristo en la cruz. en el conocido tipo iconográfico del Trono de gracia [fig. Lo expuesto hasta aquí permite volver al asunto inicial de la presencia de la Virgen a los pies de la cruz en una imagen de naturaleza conceptual. la imagen de Cristo crucificado se presenta también en su vertiente de símbolo eucarístico que se reafirma por medio de la introducción del lignus vitae. Por extensión.12). El Apocalipsis conjuga ambos textos bíblicos para presentar el árbol de la vida como símbolo escatológico de la promesa de redención (Ap. de cuya culpa sólo podía ser librada con la llegada del Mesías.2). La desobediencia de ambos se trasladó en una condena para ellos y su estirpe. 11. 22. Este episodio se interpreta como el nacimiento de la Iglesia que simbólicamente queda en ese momento desposada con Cristo. 2. el tema del árbol de Jesé se presenta también con una base escatológica.

se defiende a pesar de estar sometida a miles de peligros y no abandona su dirección (Ecclesia periculis exponitur sed non derelinquetur). portando los atributos astrales y posada sobre el dragón. La Virgen era Eva. 1956: 183). Eva como introductora de la muerte. 19. La Inmanueva Eva. Durante Alberti. Aquí se han convertido en símbolos de victoria».» 239 como Inmaculada. el mejor Adam Cristo en el voluntario sueño de su muerte. y adornada que participa de los mismos atributos. existen dos dimensiones distintas sobre la figura de Eva. PG 49. María está representando a la Iglesia la cual. en palabras de Epifanio. madero y muerte. .3. Por tanto. en el que Dios creó a Eva de una de sus costillas. Al igual que existe una nueva Eva también está la nueva Iglesia que nace de la herida del costado de Cristo como camino indispensable en la recirculación que toma su punto de partida precisamente en este momento.28-29) compara la creación de Eva con el nacimiento de la Iglesia. Pues si Eva fue formada de una de las Costillas de Adán [. según reza la inscripción del mismo grabado. como la «madre de los vivientes». por otro.] estando durmiendo.. Eso simboliza el barco representado en la parte baja. 1577.19-20: PL 11. con que alabamos al Hijo de Dios. San Juan Crisóstomo identifica los «símbolos de ruina» que estaban llamados a convertirse en emblemas de la posterior redención: la Virgen María como una Fig.. Por un lado. Allí eran símbolos de ruina.396): «Virgen..34-34). Pero he aquí de nuevo la virgen. 1649: 11r) Aquí también se recapitula a Eva puesto que ésta fue la madre de la primera Iglesia. Con estas palabras lo definía san Juan Crisóstomo (De coemeterio et cruce 2. Se refiere al momento del sueño de Adán. el madero y la muerte. madero y muerte fueron los símbolos de nuestra ruina.352. que aún no conocía varón. En estos términos lo explica un sermón de mediados del siglo XVII. la muerte la condenación de Adán.. misit soporem in Adan. La rodean ángeles que portan los habituales símbolos de las letanías. 8. en opinión de Agustino. el árbol prohibido convertido en madero culada Concepción y el Trono de de la crucifixión y la muerte de Cristo como camino Gracia. de que fue figura el primero. Zenón de Verona (Tractatus 1. tan hermosa. El madero era el árbol. precisamente con motivo de la consagración de la catedral angelopolitana: Beneficio tanto que dimana de haber edificado Cristo a la Iglesia. que la Iglesia es como un navío a la deriva luchando en aguas procelosas (Lépicier.«Virgen. con quien se desposó en el tálamo de la Cruz haciéndola su verdadera esposa. signos del bautismo y del martirio (Jn. Eva también. pero. esse novimus quipus edificatur Eclessia. (Ramírez Grimaldo. de su costado. habiéndole roto el costado estando ya muerto le salió de él sangre y agua: Quae Sacramenta dice Agustino. CCL 22. De la misma forma la Iglesia nace cuando Cristo quedó dormido en la cruz y una lanza le hirió en el costado de la que brotó el agua y la sangre.

Por madero entiendo la cruz. El inusual tratamiento que Villalpando hace de este tema convierte a esta obra en una de las más genuinas manifestaciones de la visualidad artística novohispana. c. Asoma la cabeza también la serpiente del Génesis.1148A-B). 9. con éste anterior. introdujo el pecado. salvar a la humanidad de la condenación de Adán.240 Sergi Doménech García Fig. […] La primera [mujer] abrió el camino al pecado. Aquella. introdujo el bien. Pero por causa de otro hombre ha venido la salvación. . en la confluencia de estos tres símbolos cuyas palabras parecen ilustrar el lienzo de Villalpando: Por causa de un hombre ha venido la muerte. Museo de Guadalupe. Se trata de una representación del árbol de la vida que aquí se ha figurado como una cruz en la que se enreda una vid. A un lado y otro están representados Adán y Eva. De sus pechos germinan dos tallos en cuyo final se encuentran dos escudos con las imágenes de Cristo crucificado y la Virgen. habría sido concebida libre del pecado original. Aquella siguió el consejo de la serpiente. Zacatecas. Un texto de Gregorio de Nisa insiste. El núcleo de la composición lo formaría el lienzo dedicado a la Anunciación del ángel Gabriel. La salvación quedaría introducida por medio del nacimiento del Mesías en una Virgen que. años antes que Juan Crisóstomo. así como otros dos sobre la Anunciación de la Virgen y la Inmaculada como la Jerusalén celeste con san Juan evangelista y sor María de Ágreda. Junto a este lienzo se conservan otros dos del mismo autor que. Cristóbal de Villalpando. Por un lado. necesario para. Rodean esta parte alta de la cruz los tres ángeles canónicos y Dios Padre en la parte superior. ésta presentó a quien iba a matar a la serpiente y engendró al autor de la luz. por medio de la Resurrección. Los tres lienzos comparten diversos niveles de lectura. que se iniciaría con su Inmaculada Concepción y posterior Encarnación de Cristo. Estos tres símbolos se dan cita en un lienzo de Cristóbal de Villalpando que perteneció al antiguo Colegio franciscano de Propaganda Fide de Guadalupe. al contrario. la implicación de la Virgen María en el plan divino para la redención de la humanidad. siempre mediante el madero. Ésta. debieron formar parte de un único altar en el Colegio de Guadalupe. y el fruto de este madero es siempre fruto verde y se convierte en vida inmortal para quienes lo gustan. El ángel se le aparece a la Virgen interrumpiéndole la lectura del libro de Isaías. 1707. Zacatecas [fig. mediante el madero. para mayor disposición. En la base de la cruz hay tres figuras. 9]. la muerte abrazada a un orbe y acompañada por una figura femenina encadenada por medio de una argolla. Los aspectos teológicos señalados permiten reconstruir el programa visual en el cual se integrarían. (In Nativitate Domini: PG 46. La segunda favoreció la entrada en la justificación. El árbol de la vida. De un lado. Se trata del citado lienzo sobre el árbol de la vida. a causa de la caída de Adán y Eva.

10-11. madero y muerte. descendió del supremo cielo. En lo que se refiere a la Anunciación. La síntesis realizada en esta obra. con el símbolo de la dextrarum iunctio (Mínguez. por medio de la visita del ángel Gabriel.. no solo de este lienzo. Adán y Eva. La Mística Ciudad de Dios. donde está la monja de Ágreda junto con san Juan evangelista [fig.. c. consumados en la parte superior del lienzo de Villalpando. la mística concepcionista declara haber sido privilegiada con una visión en la que se le descubre el modo en el que preparó Dios a la Virgen antes de recibir ésta al Mesías en sus entrañas. cap. Se trata de la Mística Ciudad de Dios de sor María de Ágreda (1670) quien relataba de forma peculiar los diversos episodios de la vida de la Virgen. el cual está inspirado en la portada de la primera edición de 1670. 10. sino del programa visual. La evidencia de tal deuda vuelve a aparecer en el segundo de ellos dedicado a la Inmaculada como la Esposa en apariencia de Ciudad. Desde ese mismo día. Villalpando dibuja una escena con Dios Padre acompañado de ángeles. cluyendo la de los primeros padres. La Anunciación sucede en el noveno día. como en la oración que sor María adjudica a la Virgen instantes antes . cap. En lugar del habitual espacio neutro de la alcoba. 381). notas 113-131. Este último concepto está significado por medio de los Desposorios entre la Virgen y Dios Padre. Fig. En el octavo día volvió María a ser elevada a los cielos donde escuchó en voz de la propia divinidad como esta le decía «quiero elegirte por mi esposa y reina de todas las criaturas» (Ágreda. inGuadalupe. 2010: 259-282).» 241 como estaba codificado en la tradición cultural. 1707. Este aspecto revela la fuente de inspiración. sin revelarle que había sido ella la elegida para tal propósito. pero esta vez elevada en cuerpo y espíritu al cielo donde los ángeles la ataviaron en preparación para sus desposorios. libro III. Según sor María de Ágreda. Cristóbal de Villalpando. como relatan las escrituras: Obedeciendo con especial gozo el soberano príncipe Gabriel al divino mandato. nota 91. acompañado de muchos millares de ángeles hermosísimos que le seguían en forma visible. (Ágreda. «en las bodas de la encarnación». 389-395). 1670: segunda parte. Museo de pudo contemplar en visiones la creación del mundo. y en los seis siguientes. El séptimo día relata que María fue llamada como el resto de días. la divinidad misma exhortó a la Virgen a que le pidiese constantemente en aquellos días la encarnación de su Hijo. El tercero de los lienzos también tendría cabida en esta fuente donde constantemente se hace referencia a los primeros padres. sitúa la Anunciación como punto central de la redención pero también insiste en que la Virgen había sido librada del pecado original como medida de Dios para recibir de mayor grado a su hijo humanado. 1670: segunda parte. 8.«Virgen. 10]. la Virgen Zacatecas. libro III. El rastro de la Mística Ciudad de Dios palpita entre los tres lienzo del Colegio de Guadalupe.

V. ya viene vuestra salud» (Ágreda. P. La imagen de la Mujer del Apocalipsis en Nueva España y sus implicaciones culturales. en I. La promesa de la llegada de un nuevo paraíso se materializó con la descripción de la nueva Jerusalén que vio san Juan descender desde el cielo como Esposa para el Cordero. R. La celebración del dogma en México [catálogo exposición]. vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo. Museo de la Basílica de Guadalupe. M. este texto afirma que para el cristianismo los bienaventurados volverán a disfrutar del árbol de la vida en el centro del paraíso prometido. Solaguren. su padre. a quien pondrás por nombre Jesús. reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin» (Lc 1. Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Estéticas. 10. [2001]. 2005. Un privilegio sagrado: La Concepción de María Inmaculada. Mª de J. Sacrum oratorium piarum imaginarum Inmaculatae Mariae et anima cratae. Bibliografía Ágreda.). en la nueva ciudad Santa. si recordamos. [2001]. «Matrimonio y emblemática: el rito de la dextrarum iunctio y la representación de los enlaces nupciales en la casa de Austria». Rivera. Martínez Pereira (eds. C. María.). Valencia. Imágenes utópicas de la ciudad. Universitat Jaume I / Biblioteca Valenciana. [1956]. Siglo XVI . 2009. A. (Edición de C. Mnemosine novohispánica. Amberes. Bargellini. Mariología. México. libro III. ex Officina Plantiniana Balthasaris Moreti. luego levantaréis la cabeza y sacudiréis el yugo de vuestra antigua cautividad! Ya se acerca vuestra redención. P. R. Madrid. García Paredes. García Mahíques. Retórica e imágenes en el siglo XVI. El símbolo de su consumación es la Jerusalén celeste. Universitat de València [Tesis de Doctorado]. Madrid. cap. Emblemática y religión en la península ibérica (Siglo de Oro). pero hechura de mi amado.242 Sergi Doménech García de la llegada del ángel: «¡Oh hijos de Adán afligidos por la culpa. Arte y espiritualidad franciscana en la Nueva España. en V. El sueño de Eneas. imagen de la nueva Iglesia y la Cruz o árbol de la vida es emblema de la confianza en la salvación. [1634].. L. Ruiz Gomar. Doménech García. México. 30-34). El Apocalipsis acaba de completar la lectura de la presente composición puesto que. 390). de [1670]. nota 117. [2010]. 2005. y otros (eds. Aux éditions servites. Fareso 1992). Sergi [2013]. Martínez. Lépicer. L’Immaculée Conception dans l’Art et l’Iconographie... 259-282. y el Señor Dios le dará el trono de David. Castellón. México. Arellano y A. Fomento Cultural Banamex. M... Ángeles. porque has hallado gracia delante de Dios. 1997. Lovaina. Mínguez. No hay que olvidar que también la Anunciación de María está inserta dentro del mensaje escatológico de salvación mesiánica como revelan las palabras del ángel Gabriel a la Virgen: «No temas. Bilbao. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo. Gutiérrez Haces. Cristóbal de Villalpando ca. I. 1649-1714.. J. Bivero. Mínguez Cornelles. L. Reta. Montes Bardo. Instituto de Investigaciones EstéticasUniversidad Nacional Autónoma de México. J. Báez Rubí. Amberes. Biblioteca de Autores Cristianos. 1670: segunda parte. Universidad de Navarra / Iberoamericana / Vervuert. Su configuración durante el primer milenio». 19-44.. Mística ciudad de Dios. J. «La Jerusalén celeste como símbolo de la Iglesia.

» (Iconología en la provincia del Santo Evangelio). [2011].. vol I y II. Sánchez Millán. Juan Blanco de Alcaçar. Anales del Museo de América. D. Juan de Palafox y Mendoza. que se començo savado à los 17 de Abril de [1]649 por 243 el Illustrissimo. Oración evangelica a la dedicacion y consagracion de la Iglesia Cathedral de la Ciudad de los Angeles. [1996]. nº 3. Fundación Tarea. «Árbol. R. nº 4. Buenos Aires. Obispo de aquella Iglesia. S. Los santos. «El árbol genealógico de las órdenes franciscana y dominica en el arte virreinal». y Excelmo. Universidad de Jaén. 119-126. madero y muerte. Ramírez Grimaldo Cavallero. del Consejo de su Magestad y del Real de las Indias. B. [1992]. Schenone. H. Jaén. Imago. Revista de Emblemática y Cultura Visual. vid y leño de la tentación: Cristo crucificado y el protagonismo de la Cruz». en esta Nueva España. D. Puebla.. J. Pérez Morera. Iconografía del arte colonial. 7-24.«Virgen. . [1649].