Mandrake, la ciencia en el aula y yo

Pedro Antonio Ruiz Martínez. Cancún, México. Universidad del Valle de México
IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la cultura científica

Debemos favorecer el valor de la ciencia en nuestra sociedad y con ello, incrementar el apoyo social a la actividad
científica. No se trata de que todo el mundo deba estudiar asignaturas de ciencias de forma tradicional, sino que se
deben encontrar formas creativas de desarrollar en los educandos la aplicación del enfoque científico a los problemas.

Después de haber revisado las actividades de mis estudiantes, viene a mi memoria, aquel día en que mi abuela nos
llamó a la terraza de la casa, para comentarnos algo importante: “A ver niños, trepen este banco y permanezcan bien
derechitos” – yo con apenas 8 años –. Al estar todos en la posición indicada y sin decir nada, ella comenzó de izquierda
a derecha diciendo: “Jorge, tú serás contador, y tendrás una estatura como tu papá; Beatriz, tú serás médico, y tu estatura será como la mía; Paco, tú serás abogado, y tu estatura será poco más baja a la de tu papá” – “¿Y yo, abuelita?”,
interrumpí por primera vez – “espera tu turno Toni. En ¿dónde me quedé? Ah sí, Guadalupe, tú serás administradora
y tendrás una estatura mayor a la que tiene tu mamá. Ahora sí Toni, es tu turno” – “¡seré como Mandrake y defenderé
a la tierra de Ming el despiadado!” interrumpí por segunda ocasión –. “Creo que no” – respondió ella –, “tu tendrás otra
profesión, tú serás profesor y serás más alto que todos nosotros y que tu papá por más de veinte centímetros.” – “Yo
no quiero ser profesor”, comente con desanimo –, “no te angusties” – respondió sin dudar –. ¿A caso mi abuela podía
predecir el futuro, o mejor aún, era alienígena y exploraba por distintas dimensiones, conocía la biología de código
abierto, la conciencia cuántica y más?…
En este sentido, las prácticas culturales tanto de Europa como de América, para adivinar el futuro eran distintas: el
oráculo, los caracoles, las runas, las profecías, la hieroscopia, la quiromancia, la oniromancía, la astromancía, la lectura
de cartas y restos de café. En tanto, la tecitl o comadrona, en el ritual de nacimiento Azteca, pronunciaba un bello
discurso lleno de palabras corteses y expresivas que señalaban inexorablemente la función social del hombre y la mujer; asimismo, en los Mayas, el sacerdote fijaba su futuro y sus labores mediante el horóscopo, y a los cuatro meses se
le colocaba al niño maya una hachita en la mano que significaba que parte de su labor debería estar en ser un buen
agricultor, la razón, es muy simple, este significaba el número sagrado del tiempo en el que el maíz fertilizaba. No
obstante, esta ansiedad por conocer el futuro, para saber o entender cuál será la cultura del mañana, persisten en
desaparecer ante el modelo cultural de una era tecnotrónica tendiente a cubrir a todos los individuos con una parcelación tecnológica que se realiza del entorno por distintas razones: individuales, sociales, económicas, políticas; así
como el aspecto impuesto por las leyes del mercado, que, a su vez, genera aislamiento y desconfianza; así como también, ha excluido la relación dialéctica entre el contexto interno y externo de la familia y, con ello, menguar la cotidianidad de convivencia relacional.
De este modo, visualizar nuestro futuro con nuevos conocimientos, herramientas, procesos y habilidades en relación a los enigmas que rodean el cerebro, la biología y nuestra realidad, permitirá un fortalecimiento profundo de la
ciencia. Estableceremos oportunidades de colaboración e intercambio de recursos entre individuos, comunidades y
las grandes organizaciones; así como aplicar una nueva ecología de la ciencia, y con ello, superar estructuras insulares
y cerradas de investigación académica e industrial con base en redes de conexión social, base de datos comunes, y
herramientas de democratización y tecnología, entendidos como modelos de código abierto.
Sin embargo, esta reinvención de la ciencia podrá reemplazar enfoques actuales de investigación y desarrollo, por
tanto, será inevitable generar nuevas tecnologías; así como establecer nuevas estructuras organizativas. Pese a ello,
la actitud social hacia la ciencia presenta ambivalencia. El primer aspecto causa admiración e interés, mientras que el
segundo, despierta miedo y hostilidad. De este modo, algunos creen que puede resolver todos los problemas, mientras
tanto, otros la ven como responsable de la sociedad moderna que contamina y deshumaniza. Es así, como los mismos
científicos son contemplados como «sabios locos» y pocos conocen cómo realizan su trabajo. En relación a ello, Isaac
Asimov señaló, «la diferencia entre entender y no entender es también la diferencia entre respeto y admiración, por
una parte, y odio y miedo, por la otra».

a reconocer la importancia de los hallazgos. a partir de las formas de hacer y pensar de las ciencias. aquellos procesos que han permitido la construcción de estos géneros intelectuales. Ya que éste. físico. implementación de materiales y modelos de evaluación. a clasificar y analizar situaciones de la cotidianidad de nuestro entorno de participación. . asimismo. los conocimientos son parte estructural de las ciencias. la ciencia es conservadora a las nuevos conocimientos. que va a aprender de forma autodidacta. Entonces. el elitismo de los científicos y expertos (tecnocracia). en su desarrollo. quien pretende dirigir su propio futuro sin dejarse dominar por afectos de la religión. y considera beneficios y pérdidas futuras. aunque la respuesta sea diferente para cada uno de nosotros. debemos propiciar e incluir en nuestros educandos a reflexionar. el capitalismo moderno se diferencia de los sistemas económicos y sociales anteriores en su actitud hacia el futuro. son el planteamiento de problemas y no la observación. en suma. nos interesa planearnos… ¿Qué conocimientos aportan las ciencias? A partir de este planteamiento. entre otros. su origen. el cual debe ser evitado o minimizado a cualquier costo. El segundo de ellos. personales. Este proceso explica la expansión del riesgo en la sociedad actual. aprenden automáticamente el contenido declarativo de las ciencias. por ello. sin incluir. en cuanto a los conceptos y procesos. deberíamos suponer. redistribución de pérdidas y asignación de responsabilidades pretende gestionarlas de la mejor manera y. Nuestra percepción en relación a conocimientos científicos no solo considera un cuerpo teórico. a identificar ideas en materiales escritos o audiovisuales. la descontextualización social o el ahistoricismo. la ciencia es una actividad humana. la ciencia se transmite al educando como un contenido formativo más (ver gráfico 1). con plena apertura a la innovación y facilitando nuevas oportunidades. y los valores culturales deseables. La tecnología es una clave junto con la gestión eficaz de los procesos del contexto natural y la ordenación del territorio. señalados por Solbes (1999). representa aportaciones y limitaciones. En definitiva. del riesgo. Independiente de este nuevo papel de los riesgos. son provisionales. más o menos proporcionado y diferenciado. a disfrutar aprendiendo. hacer regulaciones para que el desastre se haga más llevadero. así como. creatividad – no solo casualidad – y trabajo. Sin alcanzar a mencionar características cerradas de la construcción del conocimiento científico. en un proceso de intercambio permanente. no siempre corresponden a la comunidad científica. diseño de estrategias de aprendizaje. los cuales. sociales y de la propia comunidad científica. En esta perspectiva. como un factor estimulante en una sociedad sin ataduras con la tradición y la naturaleza. nos enfocamos a aquellas idóneas y. Ahora. siendo sus condicionamientos. sus grandes logros intelectuales. a través de compensaciones. no es considerado como un hecho negativo. adquirir hábitos de vida saludables. si esta interrogante se realiza a partir del ámbito educativo. el progreso es zigzagueante y su futuro sigue escribiéndose. a sustentar afirmaciones argumentadas. etcétera. reconocer hechos y fenómenos. leyes y teorías. mediante la reducción de su probabilidad de ocurrencia. no es válido colocarnos herméticos y descalificar las contribuciones de la ciencia a la sociedad. si no logramos comprender que los alumnos. llevar a cabo una observación eficiente de predicciones y conjeturas. por tanto. sin considerar el crecimiento del riesgo real. etcétera.Con base en lo anterior. además. así como la minimización de las pérdidas generadas. Sino ser considerado. éstos se hayan estructurados y no son aislados. a ser curiosos. desde su aplicación en el aula. a medir. tanto en estructura como en procesos empleados. Esta circunstancia de la ciencia en el proceso de enseñanza y aprendizaje permite enseñar conceptos. los marcos teóricos de los investigadores suelen condicionar sus razonamientos. elaborar informes. la cual se incrementa. por tanto. no obstante. Cada docente durante su ejercicio profesional tiene o transmite una visión a través su estilo de enseñanza: contenidos seleccionados. a inferir y seriar conclusiones coherentes con los datos recabados. El riesgo es uno de los factores dinamizadores de una sociedad encausada al cambio. coexisten afirmaciones y estilos de pensar contradictorios. es decir. existe esta heterogeneidad. la tradición o la naturaleza. desde el punto de vista de la educación. la separación teórica y práctica. en este ámbito del conocimiento. sino también. por el solo hecho de disponer de un libro. podemos identificar algunas ideas: considerados procesos largos y de ninguna manera triviales. en consecuencia. todas las sociedades han enfrentado este tipo de casos de diferentes maneras. el dogmatismo en el conocimiento. y suelen ser destinadas a cubrir dos objetivos básicos: intentar disminuirlos. el progreso exige a su vez. sin embargo.

que le dé recursos para comprenderlo por medio de la ciencia. considerar el estudio de las ciencias como un principio de su proceso de enseñanza no debe confundirnos. están en crecimiento intelectual. utilizando argumentos que han sido consecuencia de numerosas inflexiones y experiencias. d) los científicos protegen sus conocimientos con ímpetu. no se puede disponer de una igualdad de forma completo entre los conocimientos de los científicos y los de nuestros estudiantes. b) Los científicos no son especialistas en todos los ámbitos del conocimiento. los estudiantes no se comprometen a defender sus creencias científicas con frecuencia. y al parecer. lo que representa un gran error. no coinciden con los que emplea el docente o con los que se compran o se comercializan en los distintos medios de comunicación. presentan pocos puntos de encuentro. mientras que los educandos dentro de la educación básica estudian las ciencias como una actividad ineludible. las niñas y niños de primaria y secundaria. puesto que. En este aspecto. estamos separando educación basada en ciencias al pretender adecuar la ciencia a nuestro ejercicio docente. debemos tomar en cuenta las siguientes diferencias: a) los científicos eligen libremente dedicar su trabajo al estudio de las ciencias como actividad profesional. incrementar el apoyo social a la actividad científica. No se trata de que todo el mundo deba . Pero si debemos favorecer el valor de la ciencia en nuestra sociedad y con ello. Es más. en este sentido. la ciencia de los científicos no es lo mismo que la ciencia escolar. deben combinar el estudio de las ciencias con el estudio de asignaturas. e) se supone un desarrollo intelectual elevado de los científicos. es imprescindible fomentar las acciones de apoyo a un sistema educativo que permita al estudiante entender el mundo a través de los ojos de la ciencia. presentan aún importantes limitaciones cognitivas.Por consiguiente. las niñas y los niños de educación primaria y secundaria. sin ser un científico. en este aspecto. c) Los científicos dedican su tiempo a trabajar en líneas relacionadas en un campo muy limitado de investigación. los alumnos deben aprender todas las ciencias. sin embargo. en relación a esto. Por lo tanto. durante el proceso de enseñanza y aprendizaje. De esta forma. Gráfico 1* Para concluir.

S. Ministerio de Educación y Ciencia. 2006. España. . España. y Ediciones Morata. sino la ciencia entendida y abrazada por el conjunto de la comunidad. Editorial Ariel. esta actividad debería ser uno de los objetivos prioritarios de la política de ciencia y tecnología. Wynne. Entonces. es imprescindible crear plataformas para extender la cultura científica. de la teoría a la práctica docente. Cano Vela. (2006). Dicha acción es una tarea a la que los científicos no pueden ser ajenos. Secretaría General Técnica. Y si los científicos no consiguen que esto ocurra. S. Madrid. Michio. y Nieto López. dentro de lo posible. Coop. Riesgos naturales. Debate. La música de la posmodernidad: ensayo de hermenéutica cultural. Francisco J. ¿quién lo hará?» Referencias del Gráfico Gráfico 1: ¿Qué conocimientos aportan las ciencias? (Adaptado a partir de Cano Vela y Nieto López. España. Emilio. Barcelona. Promat. Referencias Bibliográficas Ayala-Carcedo. Julio. Harlen. España. (1988). (2002). y Olcina Cantos. Ángel Gregorio. La física del futuro: Cómo la ciencia determinará el destino de la humanidad y nuestra vida cotidiana en el siglo XXII. (2011).L.A. Jorge. Ltda.estudiar asignaturas de ciencias de forma tradicional. Editorial Anthropos. Penguin Random House Grupo Editorial España. sino que se deben encontrar formas creativas de desarrollar en los educandos la aplicación del enfoque científico a los problemas. (2007). Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha. España. Enseñanza y aprendizaje de las ciencias. López. Y no solamente ciencia entendida como la actividad que practican los científicos. p: 131). Kaku. Programación didáctica en el aula. S. Barcelona. pues como expreso Carl Sagan «la ciencia es una herramienta absolutamente esencial para cualquier sociedad que tenga esperanzas de sobrevivir en el siglo XXI con sus valores fundamentales intactos.