1

Esta traducción fue hecha de fans para fans sin ánimos de lucro.
No compren ebooks por Mercado libre.
Si el libro llega a tu país, apoya al autor comprándolo o adquiriendo sus
obras en sitios webs reconocidos y especialistas en la venta de libros
electrónicos.
También puedes apoyar al autor con reseñas, siguiéndolo en sus redes
sociales y ayudándolo a promocionar su trabajo.
¡Disfruta mucho de la lectura!
Te desea todo el equipo de Only in Books.

2

Sinopsis
Jason Cavendish, el conde de Coventry, está tratando de
localizar discretamente a su no deseada y abandonada esposa
en la sociedad de Londres para solicitar la anulación. Sin
embargo, no se acuerda cómo luce ya que estaba ciegamente
ebrio en su boda arreglada y no la ha visto desde entonces. La
fascinante lady Olivia ha capturado la atención del Conde.
Recién llegada del campo para quedarse con su amiga de
la escuela para la temporada, está horrorizada al descubrir que
su marido, lord Coventry, ni siquiera la reconoce. No está ni
cerca de decirle al arrogante idiota que ella es su esposa. En
cambio, coquetea con él de noche y tiene a su modista
enviándole las facturas de día.
El Infierno no tiene furia como la de una mujer
despreciada… es una pena que esta mujer encuentre a su
marido casi irresistible.

La Esposa Esquiva
Caótico Mercado Matrimonial #1

3

Staff
Traducción:
Moderadora
Viqijb
Traductoras:
Aleti MM Placeres
marijf22
Sonia_Argeneau
Mary Jose
Lady Gwen
Lady Jesica
Maggih
Mokona
Malu_12
Je_tatica
Viqijb

Corrección:
Moderadora
Viqijb
Correctoras
Andrea95
Fiore
*elis*
Jenn
Marta_rg15
*elis*
Pily

Revisión Final & Diseño
Lady Gwen & Lady Jenn

4

Índice Capítulo 01 Capítulo 02 Capítulo 03 Capítulo 04 Capítulo 05 Capítulo 06 Capítulo 07 Capítulo 08 Capítulo 09 Capítulo 10 Capítulo 11 Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15 Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19 Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23 Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Epílogo Próximo Libro Sobre la Autora 5 .

si usted no está presente en esa fecha y la hora. conde de Coventry. querido? —Lady Sheridan estiró su esbelto cuerpo desnudo como un felino disfrutando su tiempo en el sol. los músculos de su mandíbula se tensaron mientras leía una vez más: De acuerdo con los términos establecidos en el testamento del fallecido John Martin Cavendish.1 Febrero 1812 Londres. De acuerdo con los términos de dicho testamento. abogados. ¡Maldito. Italia. Inglaterra —¡Maldito infierno! —Jason Cavendish. —¿Malas noticias. y Meyer. Dio un puñetazo en su pierna mientras leía el final: Saluda muy respetuosamente. y pasó suavemente las uñas hacia abajo. para el intercambio de votos matrimoniales con una. Lo había agarrado de camino fuera de su casa esa mañana. Rodando. la renta y el capital preexistente en el nombre del difunto John Martin Cavendish. usted está obligado a presentarse en Coventry Manor a las diez en punto de la mañana. Meyer. que este día a llegado de Roma. el nuevo conde de Coventry. perderá todo lo que implique las propiedades. en el vigésimo segundo día del mes de febrero del año de Nuestro Señor de mil ochocientos doce. 6 . conde de Coventry. Johns. y justo ahora lo había recordado—. se frotó la parte posterior del cuello mientras se sentaba en el borde de la cama y leía la misiva en sus manos. lady Jane Grant. maldito infierno! —A pesar de que lo había esperado. dio pasitos con sus dedos subiendo por el brazo de él.

—Ella volvió a la cama. déjala embarazada y déjala en el campo. se había equivocado al suponer que su apelación duraría un tiempo. Se me ha ordenado que me presentase en Coventry Manor en dos días. ni a mí mismo. tienes que hacer lo que es necesario y casarte con la chica. Desde que su hijo no se había establecido y puesto un cuarto de bebé antes de que el antiguo Conde hubiera girado los dedos de sus pies. se había asegurado de dejar a su único descendiente sin otra opción. ¿Me estoy poniendo viejo? Nada parece mantener mi interés por mucho tiempo más. Él había querido a Jason para producir un heredero. Jason bebió el líquido. Jason rodó sus hombros para aliviar la tensión. y se detuvo detrás de la silla. alargó sus delgados brazos—. saltó de nuevo a pasearse—. colocó sus delicadas manos sobre sus hombros de él y masajeó su piel. pero nada más. El matrimonio no tiene que hacer un ápice de diferencia en tu vida. me quedo sin nada. Arrojando su cuerpo desnudo en una silla acolchada baja. y posando sensualmente sobre las sábanas de seda. Si no acepto sus planes. —El viejo Conde me sigue controlando desde la tumba. Estoy por ser casado. había empezado a perder interés en su cuerpo sensual sólo unos pocos meses después de su primer consumación. 7 . Sólo cásate con la chiquilla malcriada.Demasiado enojado para sentarse. Cansado de su amante a pesar de su belleza y encanto. salió de la cama todavía impregnada con el aroma de su reciente acto sexual. y cruzó la habitación para verter una copa de brandy. Dos malditos días. Echó un vistazo a Selena mientras se servía una segunda copa. Ahora vuelve a la cama. Obtendré el título y la casa solariega. —Sin poder contener su ira. Selena se paseó. saboreando su quema mientras aterrizaba en su estómago. cariño. Al igual que las dos amantes antes que ella. cerró los ojos y se frotó la sien con el dedo pulgar y el índice. Dios sabe el mío nunca lo hizo. —Que molestia. —Bueno. para casarme con una mujer que el viejo Conde eligió. Su padre nunca había dejado las cosas al azar. Sin dinero para soportar el lugar. luego se trasladó a la cama y se sentó al lado de su cuerpo de espaldas. Tenemos un par de horas más antes que Sheridan regrese de su club. ¿Cuándo tendrá lugar la boda? —Dos días. ya que lo implicaron. lo había acosado por ello durante años.

Ella se sentó. ¿No me desharé nunca de los mandatos del bastardo? 8 . y encontró la presencia de ella empalagosamente molesta. y estaré de vuelta en Londres en poco tiempo. ¡Pero esto! Realmente requerirlo a él para casarse con alguien elegido por el Conde estaba más allá de los límites. sólo para demostrar que él era dueño de sí mismo. Ahora que la citación había llegado en realidad. sus facciones en un ceño fruncido. —¿Cuándo te veré otra vez? —Se quejó Selena mientras subía a sus rodillas. ¿Qué día será? Jason combatió la irritación que parecía a punto de estallar tan rápidamente en los últimos tiempos ante sus maquinaciones. una vez era suficiente con la encantadora Selena. ¡Maldito sea el viejo Conde! Su relación con su padre nunca había sido buena. pero mejor no fijar nada definitivo. —Intentando descuidadamente atarse la corbata. Necesitaba pensar. Se limpió la exasperación de su cara y se giró a enfrentarla. así que Jason había pasado la mayor parte de los últimos diez años haciendo lo contrario de todo lo que su padre quería. cariño. envolviendo la sábana de seda de color crema a su alrededor. estaba ansioso por irse. No planeo estar allí mucho tiempo. —No mencionaste una cita antes. Salió de la cama y empezó a recoger su ropa. se dirigió a la puerta. —No será por mucho. —Dándole otro breve beso. la sábana arrastrándose detrás de ella—. me casaré con la chiquilla.—Lo siento. —No puedo decirlo con certeza. agitó un pequeño saludo y salió de la habitación. —Planeé una cena especial para nosotros. En los últimos tiempos. —Ella lo siguió. Pero su padre siempre había logrado encontrar una forma de controlarlo. dándole un rápido beso. cariño. tengo una cita —mintió. Rápidamente se abrochó la camisa y tomó sus botas. —Acabo de recordarlo. Me iré para Coventry mañana. Sheridan se va de la ciudad por un par de semanas. Él saltó en un pie cuando intentaba subir sus pantalones. sobre todo con la amenaza de retener los fondos.

Nos inclinamos ante nuestros padres. liberando un enorme suspiro. —¿Qué voy a hacer. asintiendo brevemente a sus amigos cómodamente sentados en sillas cerca de las enormes chimeneas rugientes. a fin de continuar con nuestra vida de placer y entretenimiento. No quieres más ser pobre que yo. Una relación comenzada como tal sólo podría mejorar con el tiempo. Jason dio un puñetazo en el brazo de la silla. —¿Boda? —Sí. El sonido sordo de los vidrios tintineando. Drake estudió la mandíbula apretada de su amigo y sus dedos en movimiento. —¿Problemas? —El mandato ha llegado. resonaba en el aire. Drake? —Nada puedes hacer. se habían despertado desnudos. —Hizo un gesto a un lacayo y levantó su vaso vacío. —Maldición. excepto casarse. Ambos habían tenido enormes dolores de cabeza. pero aun así siguió participando en actividades tan favorecedoras para la nobleza. se dejó caer en la silla junto a él y lo fulminó con la mirada. el padre de Drake había ordenado a su hijo a casa. con dos señoritas deliciosamente desnudas entre ellos en una cama grande. aunque esta vez con un poco más de moderación y discreción. y miró al techo. El año pasado. jugaban. y se convirtieron en amigos al instante. —Exactamente. Poco después de que había comenzado el plazo. 9 . a la mansión familiar.Jason entró en White. y los dos jóvenes bebían. sonrisas amplias. Dirigiéndose directamente a su amigo de mucho tiempo. Drake. Había regresado a Londres como un hombre más moderado. —¿Cuándo? —Dos días. y seducían su camino a través de la Universidad y luego de la sociedad londinense. llenos del mejor licor que Londres tenía para ofrecer. Jason se echó hacia atrás en la silla. El marqués de Stafford había sido su mejor amigo desde sus días en Oxford.

antes de presentarme para las nupcias. ¿Pero matrimonio? Incluso si tengo pensado hacerlo. ¿Puedes estar listo antes del amanecer? —Si tenía que seguir adelante con esto. En realidad. lady Jane es ahijada del viejo conde. Estoy seguro de que puedes pasar de él sin mi ayuda. no podrá ser. —Él golpeó a Jason en la espalda. pero el deber llama. prefiero hacer mi propia selección. cada uno ocupado con sus pensamientos. —No. sé muy poco sobre ella. Ni siquiera cuando. el Conde la encontró. Estaba a punto de salir cuando llegaste.—Tu padre está bien vivo. —Yo digo. por lo menos podía tener a su mejor amigo con quien compadecerse. Nos guste o no. La cabeza de Jason se alzó. —¿Por qué quedarse en la posada cuando tienes una cama totalmente aceptable en la mansión? Jason apoyó el tobillo en la rodilla doblada. en nombre del cielo. no es tan malo. que es algún tipo de erudito romano antiguo. —Voy a viajar a Coventry mañana. El deber con el título y todo eso. lo siento. —No estés tan malditamente alegre al respecto. incluso el viejo Conde no tiraría algo por el estilo. Por lo que sé. Ambos hombres se sentaron con tristeza mirando las llamas en la chimenea. parece que la selección se ha hecho para ti. Drake se sentó bruscamente. —Quiero una noche más de libertad. —Drake sonrió mientras meneaba su brandy antes de tomar un sorbo. ese es su nombre. podría ser alguna ligera de faldas. ¡La hija de un erudito! Es probablemente seca como un hueso. No sólo nunca he conocido a lady Jane. a diferencia del mío que me sigue manipulando incluso en la muerte. Maldito el viejo Conde. luego vació su 10 . ¿Quién sabe cuánto de Coventry la estimable lady Jane ya ha asumido bajo su control desde su llegada? —Bueno. Jason. que no lo hago en este momento en particular. —Estoy seguro de que te diste cuenta de que estarías obligado a casarte algún día. Mi padre solicitó mi presencia en Manchester. —Se frotó los ojos con los puños—. —¿Seguramente no esperas que enfrente mi jodida boda solo? —Ojalá pudiera ayudarte. viejo. pasar la noche en la posada. Los abogados me dicen que ha estado en Italia con su padre.

Luego. y siguió a su dormitorio. Drake arqueó las cejas. —Como quiera. Tengo la jodida junta de Newbury esta noche. —Su ceño fruncido regresó con toda su fuerza. Voy a estar en la biblioteca cuando esté listo. —Grady asintió ligeramente—. —¿Estamos tomando un viaje. Grady. —Dile a Grady que quiero verlo de inmediato. dirigiéndose hacia la puerta—. y prepara mi baño — dijo. antes de la primera luz. y siervos. Apenas se sacó corbata y la chaqueta antes de que su hombre. Finalmente lejos de su amante. a los veintiocho años que tenía sólo era una cuestión de tiempo antes de que él siguiera la progresión natural de las cosas y obtuviera la esposa necesaria y establecer el cuarto de bebé. se puso de pie—. El mayordomo relevó a su empleador de su abrigo de lana suave y sombrero. Me gustaría enviar mis pesares. a Coventry. Di en la cocina que estaré cenando fuera. pero lady Newbury me recordó en el último baile de Fenniwick que me perdí los últimos dos. Desde su 11 . Después de colocarlo sobre la mesa pulida. Tengo que empacar para un viaje de tres días a Coventry. Barton inmediatamente abrió la puerta. Barton se inclinó ligeramente y Jason tomó de nuevo las escaleras de dos en dos. ¿Cuándo se va? —Mañana. se uniera a él. amigo. unos tres días. Jason corrió por las escaleras de su casa de ciudad en el elegante barrio londinense de Mayfair. Jason tenía tiempo para pensar en su futuro. señor? —Sí. Tu no tendrá que venir. A pesar de sus declaraciones en contrario.vaso. con las manos entrelazadas detrás de la espalda. La nueva lady Coventry tendrá su residencia en Coventry Manor. —¿Con la linda lady Jane a cuestas? —Ni de casualidad. Vale la pena tener a la vieja bruja en mi lado bueno. voy a estar de vuelta. —Buenas tardes. sólo consígueme maletas. Él se acercó a mirar por la ventana. señor. ¿Cuánto tiempo vas a estar en Coventry? —Lo suficiente para casarla y consumarla.

Las numerosas actividades que había dado por sentado que habían ocupado su tiempo durante años parecían opacas y sin vida. colapsando de nuevo en su silla. hablando con los amigos. —Por Dios. Sin sentido. o voy a tomar el asunto en mis propias manos —había dicho su padre. La última vez que habían hablado. antes.elevación al título. —Había movió una pieza inexistente de pelusa de su chaqueta bien cortada. 12 . Jason había descansado perezosamente en una silla frente a él. —Me casaré cuando encuentre a la mujer adecuada. lo repentino de su muerte un par de semanas después de la conversación. o más bien habían estado en desacuerdo. En la junta de Newbury se fue de mesa en mesa. se apartó de la ventana ante la convocatoria de Grady y se dirigió escaleras arriba. se sintió perdido en algunos aspectos. Una sensación de desaliento se quedó con Jason toda la noche. el viejo conde había amenazado a su único hijo con dejarlo sin nada si no se establecía y elegía una esposa en el mercado matrimonial. su porte indiferente desmintiendo la ira arañándolo por el mandato de su padre. tomando aire en bocanadas. tanto para luchar en contra. como siempre. cruzadas en los tobillos. —Harás tu deber o te dejaré sin nada —había rugido su padre. Él tenía poco interés en las matronas aburridas de la alta sociedad que lo observan desde detrás de los aficionados. La abrumadora presencia restante de su padre había sido una parte tan importante de su vida. elevándose ligeramente de la silla detrás del enorme escritorio de su biblioteca. lo habría tenido yendo hacia ellas. su corazón no era fuerte. El médico del Conde le había advertido de no agravarse a sí mismo. haciendo un poco de juego. sus largas piernas estiradas. Con cansancio. Aun así. No tengo ninguna intención de seleccionar a una lloriqueante y risueña señorita apenas acabada de salir de la sala de estudio al mercado del matrimonio. vas a escoger a alguien. había sacudido a Jason más de lo que estaba dispuesto a admitir. ofreciéndole con sus ojos lo que. Pero la ira por haber sido encajonado en una esquina se mantuvo. engendrar un heredero había descansado en gran medida en sus hombros. y hazlo esta temporada. Su estómago se apretó con rabia por la forma en que su padre continuaba controlándolo.

Coventry acusaba a su esposa de ser menos mujer por no criar el repuesto necesario. Como el viejo Conde. murmuraba sin piedad. mientras que el Conde se había instalado cómodamente en su casa de campo con una sucesión de amantes para hacerle compañía. La muerte del Conde te ha sacudido. Su típico matrimonio de la sociedad.Las mujeres eran demasiado jóvenes e inocentes. se fue y se encontró en su casa a la hora ridícula de la medianoche. o demasiado flagrantes en sus intentos de atraer a un nuevo hombre a su cama mientras sus maridos estaban ocupados de otra manera. Lady Harriet había sido la hija de un Marqués. Nunca había pensado que su infancia fue muy diferente a cualquiera de sus compañeros hasta que había pasado tiempo con la familia de Drake. y la diferencia en ese hogar del suyo era notable. del repuesto. que su padre había tenido el placer de hacerse con todo el sentido del matrimonio. El quinto conde de Coventry nunca había sido feliz de haber engendrado un solo hijo. Bien podría ir a la cama. había seguido el curso habitual. Drake era el mayor de siete. Entonces. viejo. Él y sus hermanos luchaban. y jugaba demasiado. y pasar las horas durmiendo. Todo el mundo se reía demasiado fuerte. 13 . Su madre se había pasado la mayor parte de su tiempo en Londres y Bath. ella lo había acusado de desperdiciar su semilla en ligeras de faldas. bebía en exceso. Sin embargo. el heredero. Mejor acabar de una vez y regresar a Londres. Jason había visto poco de cualquiera de sus padres. argumentaban. había colocado la culpa de aquella omisión sólidamente sobre los hombros de su esposa. lord y lady Coventry habían ido por caminos separados. así como el matrimonio con una desconocida. pasando sus primeros años en el cuarto de niños con la niñera. él se despidió y tuvo su chofer llevándolo a White. daba vueltas. había sido enviado a Eton. y una sucesión de tutores. conocida como un "excelente partido". Entonces las cosas volverán a la normalidad. Pero en vez de dormir. Claro que la señora Newbury notó su presencia. Había habido años de gritos y argumentos. A su vez. La tercera y última de sus hijas estuvieron ambas casadas con Duques. después de varios años de disputas acerca de la producción. sin éxito. seguido de la Universidad. No te preocupes. Después de sólo una bebida tomada en soledad. Muy rápidamente se había producido Jason. sus pensamientos volviendo a su padre. Su Gracia y su Duquesa tenían un matrimonio por amor.

Aunque muerto en su tumba. Ella se tendería de espaldas. triste. el Conde había logrado alcanzar y seleccionar la novia de su hijo. Pero como la noche anterior. En cuestión de minutos. En lugar de ello. Coincidiendo con su estado de ánimo. una comida y una botella de whisky. y se amaban. La moza que trajo la comida sonrió y presionó sus generosos pechos contra su brazo mientras establecía los platos. El sol todavía no había hecho acto de presencia. Era mejor mirar hacia la oscuridad que torturarse con visiones de lady Jane. Él vaciló mientras miraba a su mirada descarada. junto con una cena de carne asada y pudín de sebo. Jason subió a su carruaje y el conductor se puso en marcha. Jason entró en la posada. Al hacer sólo una parada. y la posición con avaricia. Él dejó de lado la reverencia del posadero y pidió un comedor privado. la mañana siguiente amaneció fría. Sin duda. malditamente asegurándose de que de ninguna forma el novio pudiera rehusarse. El deseo de Jason para asegurarse un matrimonio por amor había llegado a su fin. el título. Se estremeció y se sentó. el licor apareció. todo el tiempo rodeado de la devoción que fluía de la unión de sus padres. y con la amenaza de lluvia tan típica en Londres. Frunció el ceño. rostro pálido y con los labios apretados.bromeaban. una debutante cabeza hueca a quien cortejaría y desposaría mientras sus padres miraban su dinero. Su madre había muerto de una breve enfermedad cuando aún estaba en Eton. el carruaje llegó a la posada en Coventry justo antes de la medianoche. no es que ella habría entendido su renuencia a hacer un excelente partido de todos modos. su novia era desnutrida. El tiempo pasado con el viejo Conde consistía principalmente de padre e hijo argumentando acerca de las aventuras y las deficiencias de Jason como heredero. No tenía ninguna intención de seleccionar una sonrisa tonta. su cerebro evocaba la imagen de una joven con gafas con el pelo fuertemente unido. el sueño se le escapaba. Ahora parecía que el Conde se había ocupado de hasta el último pedazo de sus asuntos pendientes. 14 . Se acomodó en el asiento de cuero suave y cerró los ojos. Después de años de observación de la frialdad en su casa. con huesos frágiles pegándose por todas partes en su intento de acostarse con ella. pero luego se limitó a asentir en agradecimiento. Jason decidió que no iba a conformarse con un matrimonio convencional de la sociedad. Inquieto por las largas horas en el carruaje con nada en que ocupar sus pensamientos. con los ojos fuertemente cerrados como haciendo su mejor esfuerzo para quedar embarazada.

Él le acarició el cuello. —Estoy seguro de que lo eres. su corpiño considerablemente más pequeño de lo que había sido cuando ella había entregado su comida. mientras que su lengua entretuvo a su pezón. sí. mi Lord. rodeando su cuello con sus delgados brazos. Jason le dio unas palmaditas en el muslo y Mary se acercó y acomodó su trasero regordete en su regazo. sin dejar ninguna duda en su mente de lo que la satisfaría. Ve a cerrar la puerta. balanceando sus caderas. Mary parecía limpia y tenía un cuerpo exuberante para sacar de su mente los problemas. Mary. Soy una buena chica. liberando sus pechos. —Su voz sensual desmentía sus palabras. mi Lord. Estaré seguro de hacerte saber. Sus palmas rodearon las puntas oscuras que estaban pidiendo atención. —Él la empujó y le dio unas palmaditas en el exuberante trasero. —De vez en cuando podría proporcionar otros servicios. endureciéndolo cada vez más. pero no a menudo. Después de acabar la mitad de la botella y toda la comida. Ella hizo una reverencia. —Gracias. Ella le lanzó una gustosa sonrisa y se acercó a la puerta de la zona principal. No necesariamente bonita. —Sólo la comida y la bebida. con una agitación en sus entrañas. —¿Te gusta tu trabajo aquí? —Oh. mi Lord. Mary? —Él se movió para mordisquear detrás de su oreja. Ella llegó de inmediato. Él movió su mano sobre los hombros y empujó el material en bruto de su corpiño. —¿Y qué más sirves. —Ella se movió en su regazo. sus pechos se mecían al caminar. mi Lord. él tomó una decisión completamente irresponsable y le pidió al posadero enviar a Mary.—Mi nombre es Mary si necesita cualquier otra cosa. Él la estudió con los ojos entrecerrados mientras echaba la cerradura y se acercaba de nuevo. 15 . Hago un buen dinero sirviendo comida y bebida. Observó su salida. —¿Estás segura de que es lo único que sirves? —Su mano cayó y se movió lentamente por su pierna.

en Coventry? El viejo Conde estaría escandalizado. Si se veía obligado a dormir con un saco de huesos en algún momento pronto.¿Qué demonios estoy haciendo? Realmente. así lo esperaba. La muchacha se sentó a horcajadas sobre él y le tiró juguetonamente el final de su corbata. y eso solidificó su decisión. 16 . una niña buena. ¿Una moza de taberna? ¿Aquí mismo. Una doncella para nada tímida. Desde luego. bien podría disfrutar de las curvas y la suavidad de Mary. viejo. Tal vez le podía sacar su mal humor.

y más de la ayuda de la moza. usted me pidió que le haga saber cuándo sean las nueve y media. No creo que mi estómago pueda tomarlo. Y media. y la corbata. —¿Las nueve dices? —Sí. ya estaba borracho como para no recordar. había pasado las horas antes de su boda disfrutando de las atenciones de Mary. comer. Caliente y fuerte. el pelo en desorden. —¡El té! —gritó en dirección a la puerta en la que el posadero había desaparecido. colgaba suelta. —Mi Lord. Sus ropas estaban horriblemente arrugadas y la oscura sombra de rastrojos adornaba su rostro aristocrático. ¿Puede hombre? El posadero tiró de la clavija y salió de la habitación. Jason no podía recordar alguna vez estar tan ebrio. —¿Mi Lord? —Mary estaba de vuelta. Tenía los ojos enrojecidos. Por favor. jugar. 17 . —Él trató de levantarse. mi Lord. Para entonces. Al no haber dormido en toda la noche. ¿Puedo traerle algo de desayuno? —No. Jason se sacudió y trató de centrarse en el hombre. y mucho menos hacer un voto de honrar y apreciar a una mujer desconocida para el resto de su vida. Tráigame un espejo. o al menos creía que era Mary. incluso importarle. Ni siquiera estaba seguro de lo que podía soportar. Mary.2 El día de la boda del conde de Coventry había llegado. una vez almidonada. pero volvió a caer en la silla dura—. —Té. Luego de beber. —Negó con la cabeza lentamente—. o de hecho. El posadero entró en el comedor privado donde Jason miraba sombríamente su vaso vacío apoyado junto a dos botellas vacías. luciendo casi tan mal como él. Un pequeño espejo agrietado presentado por la esposa del posadero reveló una imagen peor de la que Jason había anticipado.

¿Le gustaría que le prepare un baño para usted? —preguntó ella. Ten a mi conductor trayendo el carruaje. y miró sombríamente a sus botas. ¿Los viejos abogados del Conde permitirían un par de minutos de retraso? O tal vez lady Jane tenía una cita con un especialista para discutir lo que sea que los eruditos romanos discuten. intrincado. Nunca había pensado mucho en su calzado. Ahora. Gritó y continuó golpeando. tengo que asistir a una boda. Al menos no sufría las secuelas desagradables de beber demasiado. Balanceándose mientras esperaba. se echó hacia atrás. y apoyó la cabeza. —No hay tiempo. que era su creación. pero renunció después de dos intentos. Buscó su corbata. Debía encontrar a su zapatero cuando regresara a Londres y darle las gracias. Abra la maldita puerta. mientras los estudiaba. fue sorprendido por el buen trabajo. Sólo porque todavía estaba borracho. ni siquiera haciendo una mueca cuando el calor le golpeó la boca y se vertió en la garganta. ¿Dónde diablos está Grady. El carruaje rebotó y resistió hasta el final a Coventry Manor. Jason miró su reloj mientras el carruaje se detenía delante de Coventry Manor. Malcolm abrió la puerta.Él apoyó los brazos cruzados sobre la mesa frente a él. La única concesión que el viejo mayordomo hizo a la apariencia de Jason fue un ligero alzamiento de las cejas. de todos modos? ¿Por qué me permite aparecer a mi boda con aspecto tan desaliñado? 18 . sorprendido de que el mayordomo no lo haya saludado ya. Jason pasó la mano a un lado. —Ellos lo esperan en la biblioteca. —Estoy aquí. Dos minutos después de las diez. —Mi Lord. Con cada sacudida. tomó la tetera y bebió de ella. y luego agarró el llamador de la puerta para evitar desplomarse hacia atrás por las escaleras. mirándolo con recelo. Jason estaba seguro de que arrojaría sus cuentas. Tropezó cuando llegó a la puerta y la golpeó con el puño. mi Lord. Tragó ocasionales de la botella que había agarrado antes de abandonar la posada. Jason asintió brevemente y enderezó los hombros. Mary regresó con una gran taza de té y procedió a verterlo en una taza pequeña.

—No se dio cuenta qué tan fuerte su voz sonaba hasta que la conversación cesó y todas las cabezas se volvieron en su dirección. Todo lo que podía ver de ella era el nudo anclado firmemente a la parte posterior de su cabeza. mientras se abría camino a la biblioteca. Siguió al abogado y miró brevemente a lady Jane. miró a lady Jane. tome la mano derecha de lady Jane. señor. preguntándose si ella le había pinchado con un alfiler. mi Lord. y luego rápidamente desvió la mirada mientras la sala giraba de nuevo. He estado viajando toda la noche. Entrecerrando los ojos. 19 . —No. abrió la puerta y vio la escena. hombre. el párroco local. —Mi Lord. Cielos. de espaldas a él. Llevaba un vestido de tarde azul oscuro. pero era difícil ya que todavía estaba viendo doble. La mirada de Jason recorría la habitación. Una mujer pequeña. Estamos listos para empezar en cualquier momento que usted también. estaba de pie hablando con uno de los abogados. liso y sin adornos. y agitó sus manos alrededor mientras hablaba. Jason agarró una mano delicada en la suya y sintió una sacudida. —Él extendió la mano y agarró el hombro de lady Jane para mantener el equilibrio. Peculiar. usando la pared para mantener el equilibrio.Puso un pie delante del otro. podía verla. Con su voz profunda el párroco se aclaró la garganta y comenzó. eso. así que miró al párroco. Dos de los abogados estaban allí. Trató de concentrarse en su novia. ¿El viejo Conde arregló para que me case con gemelas? Uno de los abogados. Ahora más cerca. se apresuró hacia él. junto con su ama de llaves. —Estoy aquí. —¿Tal vez a su Señoría le gustaría tomarse algún tiempo para hablar en privado con lady Jane antes de empezar? —dijo el abogado. incluso cuando Jason estaba sobrio no sabía quién era. Respirando hondo. y la parlanchina lady Jane. Jason tiró una vez más su corbata floja y asintió. —Él eructó. que bueno verlo. —Por favor. —Proceda. —Adelante. Pero mirar fijamente demasiado tiempo le hizo marearse. Ella cerró los ojos y apretó sus labios mientras todos los demás se removían.

y resopló. Por un segundo se sintió completamente sobrio y un completo idiota. La nueva Señora Coventry observaba en shock mientras su marido literalmente tropezaba desde la habitación. Debe firmar. Vaciló. y bajando su brazo para evitar caerse. Debe de haber proporcionado las respuestas necesarias. Ella levantó la cabeza y lo miró directamente a la cara. —Lo siento —murmuró. y la gravedad de tomar los votos. y claramente no había hecho nada para ganarse su favor. Bueno. —El libro de matrimonio. —Puede besar a la novia. él era un extraño para ella también. equilibrado el libro en su mano. golpeándose con los muebles al salir. y luego lo empujó hacia el abogado. el párroco se quitó las gafas y les sonrió. Sacudió al hombre a un lado. —Ir a la cama —murmuró Jason. —El terco hombre entregó a Jason un voluminoso tomo. Todas las cabezas se volvieron hacia él. mi Lord. 20 . Estoy malditamente casado. Lord Arrogante no estaba contento de estar casado con una extraña. Se echó hacia atrás rápidamente. Una oleada de cólera se extendió por ella. bordeados de brillantes lágrimas. Ella no se merecía esto. porque antes de que se diera cuenta. se inclinó un poco y besó el aire cerca de la oreja izquierda. Jason se volvió hacia lady Jane.El párroco abrió su libro y siguió hablando sobre el amor y el matrimonio. salió de la biblioteca y procedió a subir las escaleras a su dormitorio. Ella parpadeó rápidamente para limpiar las lágrimas de sus ojos. Silenciosamente recitó poesía que su tutor le había obligado a memorizar en su juventud. Al parecer. Su boca se secó completamente al mirar hacia dos impresionantes ojos violeta. borrando cualquier vestigio de autocompasión. Jason se mantuvo bostezando y trató mucho de no caer dormido. chocando su codo en uno de los abogados que le tendió una pluma. La frase se repitió en su cerebro antes de que el alivio muy bienvenido del sueño lo venciera. firmado donde le habían indicado. Se desplomó de bruces sobre la cama con la ropa puesta. En un momento se acordó de un poema bastante subido de tono que él y Drake había hecho durante una noche de desenfreno.

Poco importaba que fuera una novia a punto de comer su fiesta de bodas. Una alfombra de color verde oscuro cubría el suelo de madera. se disculpó e hizo una salida graciosa antes de apresurarse a su habitación. —Entiendo la confusión. y me temo que el nombre se ha pegado. Un fuego ya encendido en la enorme chimenea la atrajo. Sin embargo. Las apariencias deben mantenerse. a continuación. lady Coventry. Antes de que el abogado pudiera responder. —Las cartas de su padre que encontramos en los documentos finales del Conde se refiere a usted como lady Olivia. La elaborada cámara. se puso de pie. sin embargo. y es como soy conocida. la cocina ha preparado un desayuno de boda. donde Olivia jugó a ser anfitriona como si no pasara nada malo en su inusual día de boda. el pequeño grupo la siguió hasta el comedor. el acuerdo de esponsales indicaron a lady Jane Grant. menos a su novio. ¡Qué ganas tenía de la luz del sol de Italia! 21 . Ella extendió sus manos al calor reconfortante. El clima de Inglaterra humedecía su estado de ánimo tanto como los acontecimientos del día. Se volvió hacia el párroco y los abogados y les hizo una oferta para unirse a ella. Lanzando miradas inquietas el uno al otro. mi padre siempre me llamaba Olivia. Ella le lanzó una mirada inquisitiva. tiene que firmar el libro de matrimonio. Malcolm apareció a su lado y se inclinó ligeramente. conectada a la habitación del Conde por una puerta de madera sólida. —Mi señora. —Los pequeños y brillantes ojos del abogado se movieron hacia el libro que Jason había empujado hacia él. Ella sonrió. se pasó las palmas hacia arriba y abajo de los brazos.—Mi Lady. contenía muebles oscuros y lúgubres. —Perdone. Poco después de que el interminable desayuno concluyera. Mi nombre completo es lady Jane Olivia Grant. ya que el nombre de mi madre también era Jane. Olivia tomó la pluma y añadió su firma. Ella sonrió cortésmente y tensó sus hombros. Gustos de la anterior lady Coventry habían corrido hacia cortinas opacas y ropa de cama. si viene por este camino. estoy un poco confundido en esta materia.

estudiando la puerta que la separaba de su nuevo marido. El sonido de fuertes ronquidos la saludó. proyectando la escasa luz en la habitación. estiró el cuello. casado. Probablemente debería haber traído a su hombre con él. luego la comida. La puerta se abrió y un joven que no conocía entró en la habitación. solo. Jason gimió y se dio la vuelta. Sintiendo como si estuviera haciendo algo malo. Olivia llamó a una criada y pidió un paño frío y un frasco de lavanda para un dolor de cabeza. Todavía tirado en la parte superior de la colcha. 22 . había pasado la noche al parecer. que Dios lo ayude. examinó el otro lado del colchón. un baño y ropa limpia. pero tenía toda la intención de darle a su marido un pedazo de su mente por la mañana. la nueva lady Coventry. ¿Por qué demonios Grady lo había dejado dormir en su ropa? Después de un minuto más o menos. —¿Me ha llamado. ¿Había. Su cama en Coventry Manor. —Ethan. su cerebro salió de la confusión y recordó dónde estaba. En ese orden.Olivia se paseó por un rato. Cuando la última parte se filtró en su cerebro. y en medio de gemidos en el abuso a su cabeza muy grande. Y como ninguno de sus prendas estaban desaparecidas. y. El clima sombrío por fin se había despejado y el sol asomaba por el horizonte. Poco a poco se despertó y se dio cuenta de que aún estaba con su ropa. mi Lord? —¿Quién eres? —Jason miró de soslayo al chico. La ira entró en conflicto con la tristeza mientras yacía en su cama en la penumbra del crepúsculo. Incluso sus botas. Lo más probable era que todavía en el carruaje. o incluso aflojadas. donde yacía completamente vestido. su noche de bodas. recorrió de puntillas la habitación y apretó la oreja contra la puerta. Llamó a un criado. muerto de hambre. ya que él nunca guardó nada decente en la mansión. mi Lord. arrastrando la almohada sobre su cabeza. suponía que no había habido nada digno de recordar. pasado las horas nocturnas en la cámara junto a la suya? Lo primero que necesitaba era té fuerte. Ni siquiera estaba seguro de donde estaban sus ropas limpias. ¿Cómo se atrevía ese hombre a tratarla con tanto desdén? ¿Alguna vez pensó que tal vez ella tampoco se emocionaba al estar encadenada a alguien que no conocía? Podía ser una dama de cabo a rabo.

Dudaba que alguna vez se recuperarse de la humillación que había soportado a manos de ese hombre. con los labios apretados. — Estudió al joven—. Jason utilizó el agua en el recipiente para lavarse la cara y limpiar sus dientes. Lady Coventry se quedó muy quieta y muy sola en la mesa del desayuno. La puerta de la habitación permanecía cerrada. Pararé por algo en el camino de regreso a Londres. ¿deberíamos servir el desayuno ahora. Luego pasando los dedos por su cabello. salió por la puerta principal. o va a unirse a lady Coventry en la sala de desayuno? —Lady Coventry. Incapaz de evocar una imagen de la mujer. —Ciertamente. —Él gimió—. sus cejas aumentaron. —¿A las siete en punto? —Sí. Jason sacó su reloj. Se frotó las sienes y girando bruscamente. Sus largas piernas acortaron la distancia hasta el carruaje. había arrojado sus mantas y sorprendió al personal llamando para asistirla tan temprano para una dama.Él asintió. ¿Qué rayos hace esta mujer tan temprano? —No importa. y el sonido sordo de dos mujeres conversando llegó a sus oídos. Ethan. Sacudió la cabeza. mi Lord. —¿Hacia dónde vamos. Estoy seguro de que pasará algún tiempo antes de que su señoría salga. El tiempo no había aplastado su ira. —Mi Lady. Ya que el sueño la había eludido toda la noche. cerró los ojos y sus hombros cayeron. Lady Coventry. mi Lord? —Londres —respondió Jason mientras el conductor cerraba la puerta. —Me gustaría una taza de té y la comida. mi Lord. Me he olvidado de ella por un minuto. Lady Coventry se encuentra ahora en la sala de desayunos. mi Lord. Pasó la sala de desayunos en su salida. La mañana después de su boda. —No. ¿Quiere una bandeja aquí en su habitación. o esperamos a su señoría? 23 . sólo dile a mi conductor que me gustaría salir de inmediato. salió de la habitación y se dirigió hacia las escaleras.

pero me parece que tengo un estómago inestable esta mañana. Libros alineados en las paredes. ahora desnudos en invierno. había llegado ayer. Se levantó de su asiento. los pasos continuaron y la puerta principal se abrió y cerró. —Inclinó la cabeza hacia la abundancia—. —La voz profunda se desvió hacia ella mientras el conductor cerraba la puerta.Olivia saltó. El estómago de Olivia rodó. un amplio escritorio creó el punto focal. Después de dos tazas vigorizantes de té fuerte. Lágrimas no deseadas brotaron de sus ojos mientras el carruaje se abría paso por el largo camino de entrada. arrastrando los dedos por las diversas piezas de mobiliario. —No. acompañada de varios hombres llevando platos de comida. Olivia corrió a la ventana a tiempo de ver a Jason subir al carruaje. Olivia salió de la sala de desayunos y entró en la biblioteca. Voy a tomar el té. La ventana la atrajo con su vista a los jardines. Luchó contra las lágrimas de nuevo ante la mirada que pasó entre la sirvienta y el lacayo. y un alegre fuego ardía en la chimenea. —Lamento hacerte pasar por todos los problemas. Mientras ella y la doncella conversaban. Apoyó la cabeza contra el cristal mientras una lágrima rodaba por su mejilla. —Londres. El orgullo hizo que regresara a su asiento y delicadamente colocara la servilleta en su regazo. Caminó por la habitación. Justo cuando el sirviente se fue para volver a la cocina. Bueno. La doncella había entrado tan silenciosa que ni siquiera se había dado cuenta de su presencia hasta que habló. La criada entró. puede servirlo. ¿en qué me has metido? 24 . No tengo idea de cuando su señoría se unirá a nosotros. Padre. Una sala ricamente amueblada. Contuvo el aliento cuando los pasos se detuvieron delante de la puerta cerrada. Olivia se dio cuenta del sonido de alguien que bajaba las escaleras. realmente he salido al mundo cuando mis sirvientes sienten lástima por mí. en el que al parecer. regresa todo a la cocina. Por favor.

la señorita Spencer. —Jason se inclino y acepto su mano—. Su servidor. y toda la ceremonia de la boda quedó en un borrón. Se agrupaban. ¿esta incluso está fuera del aula? —Justo estaba explicándole a la señorita Spencer como mi padre está trabajando con este hombre en Manchester para incrementar la producción. La señorita Spencer miro de un hombre a otro. —Sí. Había estado de vuelta en Londres por cinco días. buscando un cuerpo nuevo para calentar sus camas. O tal vez una pesadilla. mi Lord. —Es un placer conocerle. habría pensado que toda la cosa había sido un sueño. Si no fuera por la carta de sus abogados asesorándole de que estaba en posesión de todo lo que el quinto conde de Coventry era dueño. —Veo que estas de vuelta a la ciudad —Jason asintió hacia Drake y la mujer joven aferrándose posesivamente al brazo de su amigo. Santo cielos. 25 . Cualquier humor que Jason tenía intención de inyectar a la conversación se fue completamente sobre su encantadora cabeza llena de pelusa. sus hoyuelos intermitentes. permítame presentar al conde de Coventry. Divisó a Drake y se abrió paso a través de la habitación. —Un tema del que estoy seguro que la señorita Spencer está totalmente cautivada —dijo Jason irónicamente. algunas apenas salidas del aula. dijo—: Señorita Spencer. La Temporada estaba en pleno apogeo. hizo una reverencia. el señor no requirió mi presencia por mucho tiempo. Toda rizos dorados y mejillas sonrojadas. Como siempre. jóvenes matronas lanzaban miradas seductoras hacia él. Conventry.3 Jason se inclino hacia lord Greely y beso la mano enjoyada de lady Greely mientras pasaba a través de la línea de recepción antes de entrar al atestado salón de baile. —Señorita Spencer. la señorita Spencer se rió. Jason sonrió y asintió a varias debutantes. y sosteniendo su abanico con una mano. —Volteándose. riendo tontamente detrás de coloridos abanicos mientras sus madres ansiosas lo miran especulativamente.

¿Ninguna noche de bodas que arda en tu memoria? Jason froto la parte de atrás de su cuello. Jason le arrebató una copa de champaña a un lacayo que pasaba. —Suertudo. —Ah. 26 . claramente disfrutando el malestar de su amigo. así que no recuerdo demasiado. —Jason cruzo sus brazos y se inclinó contra una pared. aquí esta Freddy reclamándome para el próximo baile. Asumo que estoy casado porque recibí una carta de felicitaciones de los abogados. Jason tiró de su corbata. —Hizo otra reverencia y puso su mano sobre su compañero. —No completamente. —¿Lady Coventry te acribilló la mañana siguiente. o ebrio? —Ebrio —masculló. Ella debió haber tenido tu pellejo. lord Gilchrist. Drake lo estudió por un minuto y meneo su cabeza. —Estaba un poquito indispuesto. luego bajó lo último de su champaña. —¿Cómo estuvo la boda? —dijo Drake tan pronto como la sonrojada señorita Spencer estuvo fuera del oído. estudiando la habitación. —¿Quieres decir que no estabas seguro antes? —Las cejas de Drake se alzaron. —¿Qué recuerdas? —Despertar… solo. Pasó. Drake sonrió. —Aparentemente no. —¿Indispuesto? ¿Quieres decir que estabas enfermo. —¿Puedo indagar sobre cómo un hombre queda esposado con grilletes de piernas y no está muy seguro de que haya pasado hasta que sus abogados lo felicitan? Drake le dirigió una mirada. o está su señoría del establecido silencio frio? Jason meneo su cabeza. —Maldita sea si lo sé. ¿Dónde está la encantadora dama ahora? Me gustaría conocerla. —Todavía en la casa de campo. Completamente vestido. Es todo lo que puedo decir.—Oh. y en posesión de un gran dolor de cabeza. no.

raro eso. Un silencio atónito siguió a las palabras de Jason. —Espero que no. Se quedaron mirando fijamente el salón de baile. Asintiendo a varios conocidos y esquivando a la señora Belford 27 . Me voy para buscar a lady Elyse para el próximo baile. De hecho. —No me siento exactamente bien por lo que hice. siento que es mi deber notificar al médico y tener las vendas listas. —Solo déjame saber antes de irte.—Dijiste que harías eso. estudiando las frescas cositas jóvenes en el mercado del matrimonio mientras gemían y reían por la atención de hombres buscando esposas esta Temporada. de alguna manera agradecido con lady Jane por liberarlo de las garras de las damas jóvenes dispuestas al matrimonio. continuó—: Me desperté solo y me fui antes de tener alguna conversación. Pero. amigo mío —se mofó Drake mientras hacia un movimiento para irse. sin verlo como un problema. ¿qué planeas hacer ahora? —Le daré algo de tiempo para que se calme. —No me sermonees. ¿No? Jason se encogió de hombros. Como tu amigo más cercano. Entonces. ya que asumo no está muy feliz conmigo. Excepto el nudo donde su estomago solía residir recordándole que Drake estaba más que probablemente en lo cierto en su valoración. —espetó. burlonamente levantó una ceja. agrego—: De hecho. No he tenido ningún interés en ver a Selena desde que volví. —Notando que Drake. Se estremeció. viejo. pero no lo creí. haré un viaje a Conventry y veré qué podemos hacer de toda esta cosa. —En respuesta a la mirada interrogativa de Drake. —Jason agarró otra copa—. Jason consideró a Drake mientras se abría camino a través de la sala de baile y se inclinaba sobre la mano de una joven debutante. ¿Era su esposa igual? —¿Cómo fuiste capaz de convencer a lady Conventry de quedarse allá mientras tu retornabas a Londres? —No lo hice. Joven e inocente. Drake. nunca hable con ella para nada. él continuó—: Me había cansado de ella antes de irme. —Bastardo ni siquiera comienza a cubrirlo. pero Jason lo agarró del brazo. Bajando su voz. —Y supongo que corriste de vuelta a la voluptuosa lady Sheridan tan pronto como tus pies tocaron el suelo de Londres. Realmente eres un bastardo. —Drake le dio un golpe en el hombro—. Jason sacudió su cabeza.

viaje de vuelta a Coventry. y difícilmente como el caballero que siempre pensó de sí mismo. Otra tarea involucraba los papeles y libros de su padre que había enviado desde Italia. Alegre papel tapiz y mobiliario ligero darían un aspecto más adecuado para ella. Puede que no haya sido deseada. Por un lado. visitar a los inquilinos. No recordó nada sobre ella. 28 . La oscuridad y pesadez de la habitación de la Condesa la deprimían. entonces así será. se había acumulado una gran cantidad de papeleo de su investigación. montando a casa en su carruaje. Haría que sus cosas fueran sacadas de la habitación mientras la redecoraba. y trató de imaginar la boda que apenas recordaba. Reuniones con el ama de llaves. Le habían dicho que lady Coventry era ahijada de su padre. Debería contactar a sus abogados mientras tanto para asegurarse de que ella tenía todo lo que necesitara. Con los años. un par de ojos de colores inusuales. Horas más tarde. excepto que tenía el cabello oscuro y le llegaba hasta los hombros a él. se volvió y se encaminó hacia la sala de juego.yendo en su dirección arrastrando a su hija menor. Tal vez en unas pocas semanas. Le sorprendió al darse cuenta de que ni siquiera podía recordar la cara de lady Coventry. y donarlos a la Universidad de Milán. o su compañía. posiblemente ponerlos en algún orden. Colores brillantes para dispensar el tiempo lúgubre de Inglaterra. cocinera y jardinero tomarían algún tiempo. pero ¿cómo ocurrido esa relación? ¿Fue el viejo Conde amigo del padre. Olivia estudio la biblioteca y se dio cuenta que ésta era su nueva vida y que sólo sería lo que hiciera de ella. Jason se aflojó la corbata. ¿Había habido gafas delante de ellos? Frunció el ceño y maldijo a su estado de ebriedad. inundados de lágrimas. Debería haber cosas ahí para mantenerla ocupada. pero todavía era su Condesa. o meses. se mantuvieron flotando en el fondo de su mente. Por alguna razón inexplicable. o de la madre? ¿Estaban en alguna manera vaga emparentados? ¿Qué hizo que la mujer estuviera de acuerdo en casarse con un extraño? Sabía que la había tratado mal. incluso si su marido no estaba aquí para presentarla. Se movió al inmenso escritorio y se sentó en la silla que lord Coventry debería estar ocupando. Tal vez se tomaría el tiempo para revisar sus cosas. Si el hombre no estaba interesado en ella.

y cuando su habilidad creció también lo hizo su confianza. Él se pasaba horas cada día en su investigación sobre los antiguos romanos. Echaba de menos a su padre. la había convocado a casa donde se sorprendió al descubrir que se había convertido en un recluso virtual. cerrando los ojos. todo el camino hasta sus huesos. estudiando con un tutor italiano. que había muerto lady Margate. Había temido que la vida pasara mientras cuidaba la casa de su padre y no tuviera vida propia. junto con el bebé que había parido dos meses antes. Y él había estado tan ebrio que apenas podía caminar. Olivia había sido tranquila y seria. Olivia se puso de pie y caminó hacia la chimenea para mirar a las llamas lamientes. con él entusiasmado relatando lo que había descubierto ese día. Su oscuro cabello había caído en ondas por su frente. Escasos dos años más tarde. para concentrarse exclusivamente en su trabajo. sintiéndose culpable por su falta de interés y orientación paterna. Aunque se había mostrado prometedora como una pianista clásica.Sí. Su excitación causaba que Olivia y su madre intercambiaran miradas divertidas. Entonces. cuando su padre. la inquietud se había instalado en ella. Olivia apoyó los brazos cruzados sobre el escritorio. Olivia había asumido la gestión de la casa de su padre y había puesto sus sueños detrás de ella. lord Margate había respondido a sus silenciosas preocupaciones cuando la llamó a su biblioteca. lord Margate organizó que Olivia estudiara en un internado en Londres. Devastado. había trasladado a su familia a Italia para poder continuar su investigación. su padre se apartó de su hija. lord Margate. Hace unos dos meses. La cena siempre había sido un asunto muy animado. 29 . Su madre había contratado a un maestro de música que había trabajado con ella hasta que había llegado a su octavo año. Allí había reanudado su formación musical. Cuando tocaba el piano se perdía. su vida podría estar llena. y apoyó la cabeza en ellos. Cuando llegó a su décimo quinto año. ¿por qué me siento tan descartada? No deseada por el hombre con hombros anchos y unos penetrantes ojos azules en un rostro muy apuesto. Después de tres años. y los pensamientos de él trajeron una sonrisa a sus labios. mientras que Olivia se perdió en la música. Como una niña. Fueron cinco años después de que se instalaran en su cómoda casa en las afueras de Roma. hasta que había descubierto la música.

—No entiendo. un extraño para mí? ¿Y por qué ahora? Soltando el aliento. no exactamente ofrecido. ya nadie arregla matrimonios. padre. —No entiendo. Tienes casi veintiuno. ¿se ha ofrecido alguien por mí? —Sí. miró brevemente en dirección a ella. Él la miró por un momento. Ahora ya es demasiado tarde. lord Margate se detuvo y miró por la ventana. luego se levantó y empezó a caminar—. —Él se apartó del escritorio. por lo que no puedo decirte cuánto lo siento. Éramos muy cercanos hace tiempo. proveerte de hijos. Él será amable y atento. la única señal externa de su angustia. Sé que mi anuncio llega como una sorpresa para ti. tienes razón. ¿Por qué ahora? Lord Margate se sentó en la silla al lado de ella. Olivia. escúchame. y asistir a bailes y fiestas. Bueno. —Padre. Apartándose de ella. — Él la miró una vez más y suspiró—. haber sido presentada a la Reina. ¿Por qué este hombre.—Mi querida. —Se levantó 30 . y envolvió las manos frías de ella en las cálidas suyas. pero es lo mejor. —Te hice un gran daño. Muy raro. él sonrió. Su padre nunca hacia las cosas a la ligera y una vez que se decidía por un curso de acción nada le hacía tambalearse. —Sí. La mayoría de los matrimonios son arreglados. —No te engañes. He perdido el interés por todo cuando tu madre murió. —Conozco al conde de Coventry bastante bien. Pero eso es raro. él y yo nos mandábamos cartas con regularidad. Incluso después de dejar Inglaterra. — Puso en alto su mano cuando ella fue a protestar—. y verá que estés bien cuidada. —Lo había mirado con creciente horror. por lo cual es tu padrino. Debiste haber estado en Londres durante una Temporada. Tu prometido es el hijo de tu padrino. —Tengo la sensación de que no me estás diciendo todo. —Ella estaba sentada con las manos apretadas sobre el regazo. pero sin duda los casamientos realizados entre nuestra clase se hacen con un empujón de los padres. —El tuyo no lo fue —dijo en voz baja. al mantenerte lejos de tu hogar todos estos años. No. Tu madre y yo tuvimos un matrimonio por amor. Conozco el tipo de hombre que es y el tipo de hombre que su hijo será. Y necesitas volver a Inglaterra donde perteneces. he arreglado para que te cases. Tal vez no con un total desconocido. y necesitas a alguien para cuidar de ti.

Aparentemente a gusto con haber hecho arreglos para su única hija. Se había aferrado a su frágil mano. Ella viajó a un lugar desconocido para casarse con un hombre desconocido. prométeme que no desperdiciaras ese año en luto. había tenido cuatro semanas para resolver todos los asuntos de su padre y transportar sus pertenencias a su nuevo hogar en Coventry. Había empezado el viaje a Inglaterra sintiéndose muy sola. también había muerto el conde de Coventry. y nadie tenía idea de cuándo esperarle. y yo no quiero que pierdas ese importante primer año. Por favor. Los médicos me dicen que mis pulmones están en grave peligro de simplemente desgastarse. con el rostro tan blanco como donde descansaba la cabeza. la única cosa sólida en los vientos de cambio que la abofeteaban. En el momento en que se había embarcado en su viaje. —Se detuvo. Él se veía tan frágil mientras yacía sobre las almohadas. Una vez que estés casada con el hijo del Conde. por favor. descansaría mucho más tranquilo si supiera que ya estas asentada con un marido y una casa propia. En lugar de las dos semanas que había esperado tener con el fin de prepararse para su matrimonio. Cálido y acogedor. su mirada llena de amor—. —Todo el terror que había sentido desde que se había enterado de su enfermedad y su futuro matrimonio se había apoderado de ella. le habían recibido con los brazos abiertos. Ellos culpan a mis cigarros. sin embargo. Ella tuvo que agacharse para escuchar su ronca voz. no había estado en la residencia. tomando varias respiraciones superficiales—. —Te he engañado mucho más de lo que una joven dama debería serlo. Había tratado de sentarse. Los dos hombres que habían planeado este matrimonio habían fallecido. —Papá. pero ella había colocado una mano suave en su pecho para que no se moviera. 31 . la tensión de la conversación mostrándose en su rostro.de nuevo y se fue a parar delante de la chimenea—. Había agarrado su mano en la suya. Él había palmeado su mano y había cerrado los ojos. Por mucho que me gustaría enviarte a Londres para hacer todas esas cosas. El nuevo Conde. —Él la miró. La bienvenida del personal en Coventry para Olivia le había alegrado. Ella se había acercado a él cuando le había hacho un gesto para que se acercara. dentro de un par de semanas su padre había decaído hasta un punto en que estaba completamente postrado en cama. no hablemos de esto. se espera que tomes tu lugar en la sociedad.

completamente borracho. ella había asumido su lugar delante del vicario en la biblioteca de Coventry. Sin tiempo para detenerse a pensar en su matrimonio. 32 . había entrado tambaleante en la habitación. el sexto conde de Coventry. ella había aceptado la fecha y hora que los abogados sugirieron. y Jason Cavendish. Excepto que no había habido ningún novio para unirse a ella. los abogados del viejo Conde habían llamado e informado que de acuerdo con los términos del testamento. Aturdida y confundida. y el hombre al que estaría entregándose a sí misma por el resto de su vida.Antes de que se hubiera establecido. Hasta que un golpeteo había estallado en la puerta principal. el matrimonio necesitaba tener lugar dentro de los tres días de su llegada. aún vestida de un ligero luto.

Fueron sus pulmones. paseando alrededor de esta gran casa. Llevo panes y pasteles recién horneados a las familias. Espero que estes disponible para visitar pronto. Sin duda te sorprenderá saber que ahora estoy casada. La madre de Elizabeth había querido que esperara el año extra para que tuviera su presentación en sociedad con su prima. El conde de Coventry y yo intercambiamos votos hace tres semanas. Él vio necesario volver a Londres poco después. Un año mayor que Olivia. El jardinero me asegura que pronto se comenzará a preparar el terreno para las flores de primavera. La cocinera y yo nos reunimos semanalmente para revisar el menú. Tengo muchos deseos de ver flores de colores una vez más. Olivia había respondido a la llamada de su padre a Italia. los ojos moviéndose de ida y vuelta al leer sus palabras. Las amigas continuaron con la correspondencia. que creo que se olvidó de cuidarse. Lady Lansdowne había sido lady Elizabeth cuando habían estado en la escuela juntas en Londres. y nunca he tenido un gran apetito. Me mantengo ocupada. ya que como sola. Después de un noviazgo. quienes están agradecidos por la atención. Olivia inclinó la cabeza. Padre falleció poco antes de salir de Roma para mi matrimonio. Los niños son tan adorables y me hacen anhelar uno propio. razonó.4 Olivia dejó su pluma y leyó la carta que estaba componiendo a su mejor amiga. Elizabeth se había casado con el marqués de Lansdowne en una boda de cuento de hadas. habían dejado la escuela al mismo tiempo. Mi querida Elizabeth. 33 . Encuentro al pueblo y sus casas cálidas y acogedores y siempre preguntan por el Conde. Elizabeth había vuelto a casa para prepararse para su temporada. Los mejores momentos son cuando visito a los inquilinos. sería Elizabeth. Nada parecía interesarle después de la muerte de mamá. así que estoy muy sola aquí. Pero. que parece una tontería. si a alguien simpatizaría con su situación. aunque Olivia había aplazado escribir esta carta en particular.

Pero por otra parte supongo que todas las madres piensan así de sus hijos. ¡Casada! ¡Y con el conde de Coventry! No mencionas lo que lo mantiene aquí en Londres. ¿Por qué. lady Sheridan había estado sobre él anoche en el baile de presentación en sociedad de la más joven de las hijas de Darkin. el canalla. Tan diferente de la mujer joven y vibrante que tan bien conocía. y los dos sentíamos que el aire en Londres no sería bueno para los pequeños pulmones de Evan. Por favor. Olivia Lady Lansdowne leyó la carta de nuevo. Olivia. La temporada acaba de empezar. 34 . y Elizabeth no podía sentarse y no ayudar a corregirlo. Debes quedarte con nosotros. Seguramente lord Coventry no se había casado con su mejor amiga. Sorpresa no puedo comenzar a cubrir mi reacción a tus noticias. Ten en cuenta que no voy a aceptar un no por respuesta. Olivia había sonado. será muy divertido. De hecho. pero ahora debes hacer las maletas y unirte a nosotros. por falta de una palabra mejor. perdida. pero Lansdowne ha abierto la nuestra. y habrá rutas y bailes y fiestas a las que debes asistir con nosotros. deseo tanto que puedas ver lo adorable que es. Elizabeth retiró rápidamente una hoja y comenzó a escribir. sus cejas fruncidas. Su señoría quería que lo acompañara a Londres durante la sesión parlamentaria. Mi querida Olivia. Mi querido pequeño Evan permanece en el campo con su nana. y tenemos un montón de espacio.Ahora tengo que ir a tomar el té. Te voy a esperar en un plazo de dos semanas. Debía haber algún error. Será como si fuéramos niñas de la escuela juntas una vez más. Cariñosamente. Me encantaría saber de ti y cómo la vida va en Londres. había estado en todas las fiestas y bailes que había asistido desde que llegó para la Temporada? Él no demostraba el comportamiento de un hombre casado. No estoy segura de cómo es la casa de soltero en la ciudad de Coventry. Algo no estaba bien. Oh.

La casa de ciudad Lansdowne en Belgravia era exquisita. —Oh. con la mano hecha un puño en su vestido. amor y seguridad. —Elizabeth —susurró Olivia. Sus ojos estaban ocupados en el vestivulo de entrada. ¿supongo? —Él estiró la mano para tomar su pelliza. sí. —Mi Lady. Un mayordomo abrió la puerta antes de que Olivia incluso hubiera llegado al primer escalon. Olivia y Elizabeth procedieron a la sala de la mañana y se instalaron al lado de la otra en un sofá cómodo. una elegante zona de dos veces el tamaño de la habitación que ella y Elizabeth había compartido en la escuela. Con los brazos alrededor de la cintura de la otra. Ver a su amiga más querida liberó algo que no se había dado cuenta que no podría contener. —Sí. —¡Olivia! —gritó Elizabeth mientras corría por las escaleras. gracias. —Elizabeth secó las lágrimas de sus ojos. Ella encarnaba los sueños y fantasías de una mujer joven. dejando al descubierto zapatos de casa delicados y medias blancas. Tuya por siempre en amistad. —Lady Coventry. Tal vez su padre había estado en lo cierto y debería haber experimentado una temporada en Londres. De muchas maneras se sentía como una niña otra vez. Era difícil no mirar con la boca abierta cuando salió del carruaje. 35 . Se inclinó ante ella mientras entraba. Elizabeth representaba calidez. Toda la imagen fue una de elegancia y sofisticación.Tengo muchas ganas de una larga charla. una esperanza ingenua de un final de cuento de hadas. Gracias —murmuró distraídamente. sus ojos llenándose de lágrimas. Elizabeth Olivia se estiró para agarrar la mano del conductor. Pronto se aclaró la garganta. Dos columnas enmarcan una fachada de estuco pintado de color blanco con una puerta de entrada principal delantera en un marcado negro con una inusual cabeza de león. Las mujeres se abrazaron y lloraron cuando el mayordomo miró por encima de sus cabezas. tal vez le gustaría retirarse a la sala de la mañana donde el té se ha servido. Staunton. sin el conocimiento del mundo.

Cuando terminó su historia. sus visitas a la modista. —Elizabeth la miró con simpatía—. Elizabeth le acarició la mano. De hecho. Pero en este momento creo que deberías tener un buen baño caliente y 36 . que estaba tomando aire en bocanadas en un intento de controlar los sollozos. que llevaba el manto de la gracia y el refinamiento requerido de su posición. En los pocos años transcurridos desde su boda. tuvo el impulso más extraño de bailar alrededor de la habitación y tirar la cabeza hacia atrás riendo de una manera impropia en una dama. y cómo las cosas habían progresado desde allí. —Tomando una respiración profunda. querida. —Debes de pensar que soy una completa tonta. querida —dijo Elizabeth. Estás muy pálida. desde la parte superior de su cabeza rubia dorada hasta sus diminutos pies. —No sé qué pensar. —Olivia se limpió la nariz con el pañuelo de encaje blanco que recuperó de su bolsillo. la boda en sí. Ya no es una colegiala. Elizabeth parloteó sobre Londres.Olivia miró a su anfitriona. tomando la mano de su amiga—. Ahora los ojos azules de Elizabeth buscaron su cara con preocupación. Se levantó. —Así que —dijo Elizabeth alegremente. y pareces haber perdido unos cuantos kilos. Olivia aprovechó la oportunidad para componerse a sí misma. —Ella suspiró—. —Bueno. dándole tiempo para recomponerse. Olivia aceptó la copa y saboreó el líquido caliente. Tan feliz como iba a estar aquí con su mejor amiga. —Sí. Dime cómo llegaste a estar casada con el conde de Coventry. Me temo que estás a punto de decirme una historia triste. y los actos programados para la próxima semana. Necesitaba desesperadamente hablar y obtener el asesoramiento con alguien. la Temporada. Olivia relato el acontecimiento de su matrimonio arreglado. un enorme peso salió de encima de sus hombros. —Y yo no te puedo decir lo feliz que estoy de haber venido. cerró la puerta de la habitación y volvió a sentarse al lado de Olivia. —Oh. y no tenía intención de reservarse nada. Olivia abrió la boca para hablar y se echó a llorar. o no. —Sostuvo la delicada tetera amarilla de flores y vertió dos tazas humeantes de té. sabía que llegaría el momento en que Elizabeth querría saber la historia completa. Elizabeth se había convertido en una hermosa Marquesa. me temo que mi historia es un tanto desagradable. Una historia verdaderamente terrible. —No puedo decirte lo bueno que es verte.

Vamos a estar ocupadas mañana. Elizabeth llevó Olivia por las escaleras. Ahora ve a tomar tu baño y el descanso. Grif y yo estamos teniendo una noche en casa. Olivia abrió los ojos para ver a Rose llevar uno de sus vestidos. 37 . Rose. Rose la ayudó a lavarse el cabello. Sus músculos doloridos se relajaron y se sentía mejor de lo que lo había estado en mucho. un vivo fuego ardía en la chimenea. por favor. A pesar de que fue a principios de abril. colgando los vestidos y trajes de Olivia mientras una corriente de doncellas cargaban cubos de agua caliente para la bañera establecida frente de la chimenea. Será bueno descansar hasta entonces. —Gracias. llevándose el frío húmedo del aire. —Vamos a hablar de ello en la cena. Lady Coventry también requerirá un baño. Rose. mi señora. —Elizabeth tomó el brazo de Olivia y caminó con ella hasta el final de las escaleras—. —Planché su vestido para usted. Ella lo colocó cuidadosamente en la parte inferior de la cama. sus cejas levantadas. —Ella sonrió cálidamente. asegurate de que lady Coventry esté asentada. La sala que le habían asignado a Olivia estaba muy bien decorada en tonos azules pálidos y el mismo color violeta oscuro de sus ojos. Olivia se metió en la suave cama y se quedó profundamente dormida. luego la peinó frente al fuego. —Es hora de prepararse para la cena. mi Lady. Una vez que se meta en esto. —¿Ocupadas? —dijo Olivia. Rose bullía alrededor de la habitación. El baño relajante se sintió maravilloso después del largo viaje. Te veré más tarde. He estado haciendo estilos a su señoría desde hace un tiempo y ella está contenta.descansar antes de la cena. —Ella se levantó y llamó al timbre junto a la puerta—. mucho tiempo. tendré enseguida su cabello. querida. pasando su mano sobre la suave muselina melocotón. Mi marido se unirá a nosotras esta noche. Después de que estuvo lo suficientemente seco. —La cena es a las siete de la noche. y no puedo esperar a que Grif te vea de nuevo. —Sí. La señora Deacon ha alistado la habitación azul. eso estará bien. por lo que estará todo listo para la cena.

color rosa y papel pintado a rayas verdes. te ves mucho mejor —dijo Elizabeth mientras se unió a ella en la puerta. así como el estilo. ella sólo deseaba que tal estima pudiera ser la suya también. 38 . —Un placer renovar nuestra amistad. dice? —Sí.La siesta la había restaurado completamente. Olivia todavía no pensaba en su amiga como lady Lansdowne. —Mi Dios. estoy segura de que recuerdas a mi amiga más querida. Dirigiéndose a su marido. Una ceja se arqueó mientras Lord Lansdowne la estudió con atención. de mejillas rojas y un poco rotundas. Asistió a nuestra boda. Olivia sintió un entusiasmo que había perdido durante semanas. Una breve punzada de envidia inundó a Olivia. pronto seguido por la culpa. Elizabeth me ha entretenido durante bastante tiempo con cuentos de sus aventuras en la escuela. —Gracias. Elizabeth ciertamente había puesto su marca en la habitación. No tenía idea de cómo iba a ir desde aquí. Elizabeth. se apartó de la mesa donde se sirvió bebidas. poniendo su brazo alrededor de la cintura de Olivia y animándola a entrar a la habitación. mi Lord. mi Lady. y sólo unos centímetros más alto que Olivia. El retrato colgado sobre la chimenea en un lugar de honor. Un lugar encantador. Lord Lansdowne se acercó a su esposa y le entregó una pequeña copa de jerez. Estaba finalmente aquí en Londres y quedándose con su mejor amiga. Su mirada de inmediato se instaló en una gran pintura que tenía que ser del orgullo y la alegría de Elizabeth. pero al menos optimismo era ahora parte de la resolución. Se inclinó un poco y le besó la mano extendida. Lord Lansdowne miró a su esposa con adoración inconfundible. —¿Coventry. Me siento mucho mejor así. lady Coventry. Evan. Un hombre de aspecto alegre. Elizabeth dijo: —Grif. Esta visita era el antídoto que necesitaba para el aburrimiento que se había convertido su vida. —Olivia bajó los ojos mientras hacía una reverencia. Los muebles de una cretona rica y damasco habían sido seleccionados obviamente para la comodidad. y lord Lansdowne la esperaban mientras entraba en el salón. Elizabeth realmente merecía tal amor. y una alfombra de color verde claro.

Olivia frunció el ceño. Vamos a tener el resto de la historia como nuestro pequeño secreto por ahora. y peras escalfadas en una salsa dulce. se necesitas un nuevo guardarropa entero para la Temporada. querida.—Debe explicarme esto. ¿puedo servirle un vaso de jerez? —No. Será “Olivia” y “Grif” si son tan amables. y no mencionó una bella esposa. —Como quieras. Tengo el honor de acompañar a dos bellas damas a cenar. pero con la muerte de mi padre y hacer frente a todo eso. Grif inclinó la cabeza. mi querida. —Oh. Olivia y Elizabeth colocaron una mano en cada una de las mangas y el grupo se encaminó hacia el comedor. Cenaron faisán asado. Elizabeth dio unas palmadas. Olivia la pasó maravillosamente. “mi Lady”. mi Lady. pero sólo las aptas para los oídos de las damas. nunca encontré el tiempo. Él hábilmente eludió cualquier referencia a Coventry y las mantuvo riendo con historias sobre caballeros de la alta sociedad. con una salsa sabrosa a base de hierbas. pequeñas patatas en mantequilla. gracias. mi Lord. —Por el momento. Elizabeth puso la mano en la manga de lord Lansdowne. Conozco a una modista fabulosa a quien le encantará vestirte. Grif. —Querida. salmón a la parrilla. —Sí. tenemos que parar con este asunto de “mi Lord”. Olivia está aquí para descansar y un poco de entretenimiento. debemos estar temprano en Bond Street mañana para ir de compras. no vamos a ahondar demasiado estrechamente en Coventry. He pasado un poco de tiempo con Coventry en los últimos tiempos. 39 . —Como siempre. —Tenía la intención de tener varios vestidos formados antes de salir de Italia. Sonriendo. Elizabeth y Olivia se sentaron en el salón mientras Grif se había retirado a la biblioteca para disfrutar de su oporto. me inclino ante tus deseos. —¿Compras? —Los ojos de Olivia se movieron hacia su amiga. Varios lacayos vertieron el vino y velaron por todas sus necesidades. Grif demostró ser un anfitrión atento y divertido. Mi Lady —se dirigió a Olivia—.

querida amiga. puso a Olivia de pie y tomó su brazo. Por primera vez en semanas que Olivia sintió el retroceder de las tinieblas. Después de despedir a Rose. pensando en todos los nuevos vestidos y accesorios que necesitaría como lady Coventry. —Ella se agachó. —No estoy de acuerdo. —¿Se me permite hacer eso? —susurró. que la había ayudado a salir de su vestido y entrar en su camisón. Eres lady Coventry con todos los recursos de su señoría. —Elizabeth agitó su mano en el aire—. por temor a los sirvientes oyendo. Toda su ropa se vio seriamente desactualizada ya que su vida social en Roma había sido inexistente con la propensión de su padre para el aislamiento. armada con el título de lady Coventry. Olivia se acurrucó en la cama caliente. Recurriendo a algo que no había hecho en años. —Elizabeth saltó del sofá. —También soy la muy desconocida y olvidada lady Coventry —dijo Olivia con ironía. 40 . el sonido transportado en el aire de la noche. con los ojos brillantes de humor— . Incluso más agradable fue la imagen que imaginó de la cara de su señoría cuando recibiera las facturas. —Por supuesto.Pero. Ahora. iba a visitar las mejores tiendas y equiparse a sí misma hasta verse quedar bien. Estar con Elizabeth ya había hecho maravillas por ella. ella buscó la almohada y se preparó para una buena noche de sueño. Se pasearon lentamente por las escaleras. Sonriendo. después del desayuno. Tenemos mucho que hacer. —No importa. — Ella vio la expresión de sorpresa de Olivia con una sonrisa. ¿Comprar un guardarropa completo y remitir las facturas directo a Coventry? Qué bonito sonaba. lady Coventry se rió. Vamos a salir temprano. Nosotros te facilitaremos un armario completo y las facturas que se las remitan a tu marido. Elizabeth delineando una vez más todas las cosas hermosas que comprarían y lo emocionada que la modista estaría de vestir a Olivia con su impresionante color y figura. me temo que no tengo dinero para gastar en ropa hasta que se liquiden las finanzas de mi padre.

Su falta de una vida social y el aislamiento impuesto por las preferencias de su padre no habían permitido por muchas razones consentirse comprando vestidos. —Eso es maravilloso. golpeteando su delgado dedo contra sus labios. El color azul oscuro destacaba la profundidad del color violeta de sus ojos. El corpiño escotado aferrado a sus generosos pechos y las pequeñas mangas bordeadas en una fina cinta de satén color crema cubría solamente la parte superior de los brazos. El rubor de la emoción trajo un tinte rosado a sus mejillas. ropa interior. —Sí. La mujer que ordenó este precioso traje sólo tenía cuatro o cinco centímetros más de altura que usted. Olivia había decidido disfrutar a fondo de su día de compras. —La modista sacudió la parte trasera del vestido. mi Lady. que se sostenía con un pequeño broche. alagó mientras miraba a Olivia. Tenemos que darnos prisa para comprar todo lo demás. El vestido de baile que ella había ayudado a su cliente a ponerse alardeaba de un bajo fondo de terciopelo azul profundo. expandiendo la ligera cola.5 —Mi Lady. —Con el peinado corrector y las joyas estará impresionante. Si usted me da un poco de tiempo para fijar el dobladillo. No puedo decirle cuan emocionada estoy de que ya tuviera algo que se adapte tan bien a lady Coventry. es suyo. Elizabeth sonrió y entrelazó sus dedos como una joven debutante. abanicos. se ve absolutamente divina. adornos para el cabello. —Sólo unas pocas modificaciones deben ser hechas. Desde que ella me ha notificado que ya no quiere el vestido. Mademoiselle DuBois caminó a su alrededor. —Mademoiselle DuBois. Su reflejo presentaba el vestido más fino que hubiera visto alguna vez. por supuesto. Guantes. 41 . Madame —dijo Elizabeth—. bordes de encaje y drapeado a un lado. Madam tiene una tonalidad y forma de lo más hermosa. Ahora quite rápidamente el vestido. una conocida modista de Londres. — Ella agitó la mano—. lo entregaré en casa de lady Lansdowne esta noche con tiempo más que suficiente para su fiesta. cubierto con una sobrefalda de seda azul pálido. Olivia se miró al espejo. —¿Todo lo demás? —La voz de Olivia se levantó por la sorpresa.

Ellas pasaron el rato en Wood's. y finalmente una visita a John Arpthorp. —La modista inclinó la cabeza. Después de dejar a los pasajeros. y las otras fruslerías a las que Elizabeth insistía en que debía tener. El Baile de los Wilson-Henson. por varias sombrillas. la primera vez que Olivia se encontraría cara a cara con su marido. las cejas levantadas en dirección de Elizabeth. se dirigieron a la puerta. Olivia se volvió para observar la fila de elegantes landós y calesas mientras continuaban serpenteando hasta la entrada. —Esto es tan excitante. El Marqués le ofreció el brazo a su esposa. —Mi Lady. Encontrarse con Lord Arrogante una vez más liberó mariposas en el estómago de Olivia. pero sólo tenemos tiempo hoy para un traje para el baile de esta noche. para reemplazar el corsé desgastado que Olivia poseía. ¿Digamos a las diez? —Esperaremos su llegada. No queriendo alertar a Jason de su 42 . El cansado par volvió a la casa señorial Lansdowne para bañarse y descansar antes del entretenimiento de la noche. ¿Por la emoción o los nervios? Después del lento avance por la larga fila extendiéndose por más de un kilometro y medio de la residencia Wilson-Henson. luego extendió el otro a Olivia. Después de bajarse. con la promesa de volver al día siguiente para ordenar hacer más calzados.zapatillas de baile. —Elizabeth atrajo a Olivia en un abrazo mientras se dirigían hacia las tiendas por toda la calle Bond Street que suministrarían a Olivia con el resto de su conjunto. ¿Cuando le gustaría continuar con la selección de telas y patrones para sus otros vestidos? —La modista interrumpió los pensamientos de Olivia mientras le deslizaba la prenda sobre su cabeza. Con una mujer a cada lado. Lady Coventry necesita un guardarropa completo. seleccionando zapatillas de baile. Stay & Corset Maker. —Creo que mañana por la mañana. el carruaje de los Lansdowne alcanzó al lacayo esperando para asistir a los ocupantes. Elizabeth insistió en que hicieran un viaje a Harding Howell & Co. Olivia ladeó la cabeza. los lacayos dirigían a los conductores a un área donde se mantendrían los carruajes hasta que los dueños los reclamaran para el viaje a casa. Elizabeth le aseguró que Jason en efecto asistiría desde que Grif transmitiera esa información a ella después de hablar con Jason ese mismo día en el White's.

ella descubrió que concentrarse en los pasos tomaba toda su atención. luego se fue. Los níveos pañuelos intrincadamente atados de los hombres lucían alfileres con brillantes gemas y diamantes. en busca de una presentación. tratando de no parecer obvia. Probablemente trescientas personas llenaban la sala. pero siempre en busca de los penetrantes ojos azules que se habían apoderado de los suyos por un breve momento en su boda. Y un baile para usted también. Voy a estar en la sala de juego. todo en menos de veinticuatro horas. Ellas serpentearon en torno de la habitación.presencia hasta que ella tuviera la oportunidad de hablar con él en privado. mi amor. mi Lady. —Grif besó la mano de Elizabeth—. y luego se había largado. Olivia escaneó el salón de baile. Ella nunca había visto tantas personas bien vestidas y adornadas en su vida. —Dejaré a las bellas damas para que provoquen envidia entre todas las otras mujeres. quien se mantuvo estudiándola a través de su monóculo. de visita por la Temporada. No se dio cuenta 43 . Se sentía un poco mal vestida con el simple collar de perlas y los pequeños pendientes a juego de la colección de joyería de su madre. caballeros en sus elaborados chalecos y pañuelos atados expertamente. —Olivia sonrió a Elizabeth. —Lo sé. ¿no es tonto? Pero el hombre todavía puede volver papilla mis entrañas. brazos y muñecas de las damas. Y sabes que no es muy apropiado para un marido el reclamar el vals de la cena con su esposa. Las damas mostraban elaborados peinados con joyas y perlas por todas partes. era lady Olivia Grant. Varios caballeros se dirigieron a ella y Elizabeth. El corazón le latía con rapidez cada vez que su mirada se posaba en la parte posterior de un bien constituido caballero de cabello oscuro. en busca del alto y apuesto Conde que se había casado con ella. Después de haber perdido su propia temporada. El salón de baile brillaba con el parpadeo de las velas y el reflejo de cientos de piedras preciosas y diamantes de los cuellos. Habiendo pasado algo de tiempo desde que había bailado en absoluto. Olivia se encontró fascinada por la alta sociedad. —Tus mejillas están sonrojadas. Pero Grif nunca se ha preocupado por las convenciones. Elizabeth titubeó un poco al principio. —Él asintió hacia Olivia. Los nervios de Olivia se apretaban mientras estudiaba cada rostro. Olivia pronto entró en el baile en una contradanza con un Barón de mediana edad. y volveré para reclamar el baile de la cena. Olivia le dio su nombre al criado que la anunció en las llegadas como lady Olivia Grant. y luego repitió la declaración de Olivia en la puerta. diciendo que su más querida amiga de la escuela.

Ya te he dicho que el tema de mi matrimonio no está para discusión. ¿Recuerdas que eres casado? —Drake gesticuló hacia un lacayo para que le trajera una copa de champán. pero dudaba que se hubieran encontrado alguna vez. El barón Ware no era muy querido por la alta sociedad. —No empieces. Algo en ella le resultaba vagamente familiar. Selena sostenía una conversación íntima con lord Wesley. hacían que los corazones de las debutantes se aceleraran y a sus mamis acercarlas más hacia sí. —Otra nueva debutante en buscan de un marido. Drake. Le encantaría ver esa sonrisa otorgada a él. Ahora el rostro rojo y robusto del Barón prácticamente babeaba por el corpiño de una bella mujer de cabello oscuro en un precioso vestido azul profundo. Cada vez que miraba a su compañero y sonreía. Y labios 44 . Blanca piel de porcelana contrastaba con un delicioso rubor en sus mejillas lo cual atraía su interés. Nunca vi a esa chiquilla antes. con la confianza de machos depredadores al acecho. pero eran lo suficiente precavidas para mantener a las inocentes a raya cuando los dos hombres estaban presentes. —¿Quién es la encantadora señorita bailando con Ware? —Los ojos de Jason se estrecharon mientras se apartaba de la pared. —Los ojos de Jason centellaron—.que el conde de Coventry entraba en la sala con el marqués de Stafford a su lado hasta que el lacayo anunció sus nombres. Tal vez ya había encontrado el próximo ocupante de su muy activa cama. viejo. Jason cruzó sus brazos y se apoyó contra la pared. Jason sentía que su entrepierna se contraía. inspeccionando el salón. quien estaba atento a cada palabra de ella. sin duda. Su rizado cabello negro se situaba en un nudo flojo en la parte superior de la cabeza y una delgada cinta de terciopelo lo rodeaba. Pero la sonrisa. Drake resopló su opinión y se bebió el champán de un trago. —No es que debería importarte. —No lo sé. Rizos tenues colgaban de las sienes y el cuello. Jason la estudió por un tiempo. Las madres de mentalidadcasamenteras amarían atrapar a uno de ellos como marido para su hija. —Algunas caras nuevas esta noche —le dijo a Drake mientras sus ojos seguían vagando. Ambos altos y guapos. Los dos miembros notorios de la alta sociedad llamaban la atención sobre sí mismos con sólo entrar en una habitación. pero tolerado debido a su conexión con el Príncipe Regente. —Drake frunció el ceño.

—¿Qué debo decirle? —Olivia se mordió el labio. no estoy segura. Jason se abrió camino a través de la multitud reuniéndose para el próximo baile. es su hermosa acompañante? —Se volvió y miró directamente a los ojos de Olivia. de hecho lo es. dígame. Cálmate. —Sí. de cabello oscuro atravesando la habitación en su dirección —¿Ese es él? Maldición.diseñados para besar creaban una intrigante sonrisa. con la boca seca. luce encantadora como siempre. Tal vez conseguirás una disculpa. tratando de detener el temblor. con todo el mundo moviéndose. La boca de Elizabeth cayó colgando mientras miraba de ida y vuelta entre Jason y Olivia. deja que él hable. Olivia estaba segura que todo el salón de baile podía escuchar su corazón golpeteando. Recuerda él es el que está equivocado. —Jason tomó la mano de Elizabeth y la besó—. mi Lord —susurró Olivia. y carnosos. ¿Así que la belleza era una conocida de lady Lansdowne? Hmm. Jas. me voy a desmayar como una delicada debutante aquí justo a sus pies. Creo que él se dirige hacia nosotras. ¿Y quién. Sólo voy a circular un poco. cuando Jason comenzó a cruzar el salón de baile. ¿No es hora para tu baile con la señorita Ingram? —Lanzó por encima del hombro. no tu. —Él se está acercando. Es hora de renovar su asociación con la linda Elizabeth. — Ella tomó la mano de Elizabeth—. Santo Cielos. Mantente alejado de los problemas. 45 . —Lord Coventry. —A ninguna parte en particular. Él sonrió cuando notó que la belleza no parecía tener un compañero para este baile. Ese es lord Coventry. —Sí. seguramente conoce a lady… —Olivia Grant. Los ojos de Olivia se abrieron como platos cuando vio un hombre alto. Con un gesto de desden ante el comentario de Drake. de color rojo oscuro. Olivia. —Lady Lansdowne. Cuando el baile terminó Jason continuó estudiándola mientras el barón Ware la acompañó de vuelta hacia lady Lansdowne. Se inclinó sobre su mano y se fue. Ella se agarró las heladas manos. —¿A dónde vas? —preguntó Drake. con la atención clavada en lady Lansdowne y su acompañante.

¡Que descaro del hombre! Finalmente. Todavía incapaz de formar dos palabras. Menos mal que sólo Elizabeth conocía la historia y había sido testigo del intercambio. Devastadoramente guapo le vino a la mente. Pero cuando él mostró una rápida irresistiblemente devastadora sonrisa y la contemplaba con esos ojos azules como si fuera a comérsela. ¿puedo solicitar el placer de este baile? —dijo Jason antes de soltar la mano de Olivia. pero que ni siquiera la reconociera era lo más mortificante. Ahora que estaba hecho ella continuaría. sin embargo. ella se estremecía por dentro. Espera un minuto. ¿Qué me hizo darle a él. 46 . tomando su mano y la besó. de todas las personas. ¡Él ni siquiera se acuerda de mí! Todo este tiempo he estado temiendo este encuentro y el idiota no tiene idea de quién soy. Era bastante malo cuando sonreía. —Conde de Coventry a su servicio. el baile terminó y Jason levantó la mano de ella y la puso sobre su brazo. antes de aceptar el brazo de Jason. Él frunció el ceño mientras su mirada se deslizaba hacia un lado y al otro entre las dos mujeres. ¿está coqueteando conmigo? La ira y la humillación se apoderaron de ella como una ola golpeando un pequeño barco y su palma picaba por quitarle de una abofetear la sonrisa cautivadora de la cara. Pero cuando él la estudiaba con esos penetrantes ojos azules. Jason hizo comentarios generales cuando la danza los juntó. su aire pareció cortarse. mi nombre de soltera? Las palabras habían salido en un estallido de su boca sin siquiera pensar. Olivia se limitó a sonreír o asentir a sus comentarios.Jason se inclinó. —Mi Lady. Su fuerte mandíbula y labios carnosos con una leve cicatriz en la esquina superior derecha de su boca que le daba un aspecto peligroso. Si sólo él pudiera dejar de mirarla de una manera que hacía difícil conseguir una respiración completa. Abandonarla era bastante malo. Así que esta es la forma en que mi marido luce sobrio. ella se limitó a asentir y lanzó una mirada de pánico hacia Elizabeth. No pudiendo encontrar su voz. Él se cree casado. mi Lady. sus labios se apretaban en una línea firme. Olivia echaba vistazos hacia Elizabeth quien fulminaba con la mirada a Jason.

ahogaba su voz. —Jason le señaló al lacayo para otra copa de champán. Pero no habíamos vivido en Inglaterra desde hace bastante tiempo. —Sí. Jason tomó un sorbo de champán y la observó por encima del borde del vaso. incluso antes de que ella se diera cuenta de que la había dejado. Acabo de llegar del campo. soy su huésped. o algo que ella seguramente lamentaría.—Se ve un poco acalorada. Aunque las visiones de su cabeza golpeando en una rama baja. —Ella tuvo que alejarse del Lord Arrogante antes de hacer algo para avergonzar a Elizabeth. Olivia sólo inclinó su cabeza. asumo que. la rabia. ¿Usted se queda con lady Lansdowne? —Él continuó mirándola con esos ojos. —Sí. Ya era bastante malo estar tan cerca de él en una habitación llena de gente. no el pánico. estoy seguro de que todo Londres esta ciertamente agradecido que haya hecho el viaje desde el campo. —Ella le dio una sonrisa tensa y añadió—: Montar a caballo es más o menos nuestro único entretenimiento en el campo. lady Olivia? Una vez más. Monto todos los días. —Desde que no la he visto antes de esta noche. Jason asintiendo hacia varias personas que pasaban. ¿Eso crees? —¿Es posible que conozca a su familia? —Mis padres han fallecido. Sólo que ahora. Olivia entró en pánico. pero un paseo solamente ellos dos estaba fuera de cuestión. lo es. ¿tal vez una copa de champán o limonada. —¿Monta usted? —Sí. ¿este baile es su primera aparición de la Temporada. Le encontró un asiento y le entregó una copa de champán frío. mi Lady? —Se instaló en el asiento frente a ella. Colocó cuidadosamente la copa de champán en la mesa para contenerse de lanzar el contenido en su rostro. Sus mejillas se calentaron mientras la ira continuaba recorriéndola. Pasearon a la mesa de los refrigerios. y su 47 . —Apretó los labios molesta ante la falta de aliento de su voz. pero su ira la mantuvo inmune a su encanto. —En cualquier caso. —El nombre de Grant suena algo familiar para mí. —Tal vez quiera unirse a mí una mañana.

Olivia sonrió hacia Stafford y se volvió hacia Jason. un placer como siempre. Olivia dejó escapar un suspiro de alivio cuando vio a Elizabeth escaneando ansiosamente la multitud. Él se inclinó sobre la mano de Olivia. —Lamento que no se sienta bien. haré que Grif pida el carruaje. —No. Olivia no creía que volvería a sentirse bien de nuevo después de la humillación de esta noche. no he traído ninguna ropa de montar conmigo. —Ella agarró el brazo de Elizabeth. —Bueno. —Lady Olivia. Si no hubiera sido impropio de una dama. en absoluto. lord Stafford justo detrás. —Lady Lansdowne. Elizabeth le devolvió la sonrisa y presentó su mano para su beso. y la ayudó a cruzar la multitud. permítame presentarle a lord Stafford. 48 . aquí es donde usted consigue su salida. mi Lady. —Me gustaría volver con lady Lansdowne mi Lord. Déjalo que consiga lo que se merece. ella liberaría a un lacayo que pasara de su bandeja bacía y la plantaría contra la cabeza de Lord Arrogante. —Olivia. —Jason sostuvo su codo. —Ella levantó la barbilla.aristocrático trasero aterrizando en el barro trajeron una sonrisa placentera a sus labios. ¿estás bien? Te ves un poco sonrojada. lista para despedirlo y volver con Elizabeth. mi Lord. ¿Te importaría mucho si nos fuéramos? Me temo que aún no estoy acostumbrada a las multitudes. Él golpeó a Jason en la espalda y miró fijamente a Olivia—. —Jason se inclinó ante ella. pero me temo que no recuerdo en qué dirección encontrarla. Elizabeth dio unas palmaditas en su mano. rubio contra la tonalidad oscura de Jason. —Un hombre alto y guapo. —Desafortunadamente. —Stafford se inclinó ante ella. —Su amiga la miró con preocupación. me siento un poco mareada. —De hecho. —A su servicio. ¿Puedo tener el placer de ser dado a conocer a esta hermosa dama? Tanto Olivia como Jason se levantaron. —Como desee. los sobresaltó a ambos.

Elizabeth te dirá que prefiero relajarme en mi cómodo sillón frente al fuego en mi biblioteca. Elizabeth se dirigió a un lacayo estacionado en la puerta. pero. —Grif golpeó el techo del carruaje y empezaron a avanzar—. Al enfrentar a Jason de nuevo. los olores y el calor de la sala de baile la sofocaban. Después de haber pasado una vida tranquila y contemplativa con su padre. —No. que asistir a un baile. ¿Qué. y ustedes pueden volver a sus entretenimientos. en nombre del cielo. —Tonterías. —¿Encontraría por favor un asiento para lady Olivia mientras localizo a mi marido? Y por favor. El joven lacayo proporcionó rápidamente una silla y Olivia se dejó caer en ella. —Elizabeth creo que me voy a desmayar. con mi esposa a mi lado. Simplemente sigue poniendo un pie delante del otro. que indignidad! 49 . y su camisón favorito. nunca se le había ocurrido que él ni siquiera se acordara de ella. Las dos mujeres se abrieron paso entre la multitud hacia el pasillo de entrada. un fuego. los tres bajaron las escaleras. Los ocupantes del vehículo se mantuvieron en silencio durante el resto del viaje. haga traer el carruaje de lord Lansdowne de inmediato. Estoy segura de que puedo asegurarme de llegar a casa. no lo harás —le devolvió ella—. —Olivia jadeó mientras agarraba el antebrazo de Elizabeth. Grif solícitamente sosteniendo firmemente a una Olivia ahora inestable. Quizá con el tiempo me acostumbraré a Londres. Elizabeth asintió hacia los dos caballeros e hicieron su salida. una taza de té. estas personas manejan este tipo de eventos todo el tiempo? En este momento ella anhelaba el confort y la tranquilidad de su habitación en Lansdowne House. Grif justo detrás. De hecho había estado muy borracho en su boda. Olivia no estaba acostumbrada a las multitudes de Londres. dándole una sensación de no tener suficiente aire para respirar.—No es nada. y ella había oído que tales condiciones podrían provocar pérdida de la memoria. Olivia se echó hacia atrás y cerró los ojos. —Lo siento mucho por interrumpir su noche mi Lord. voy a hacer ahora? ¿Coventry quiere que le acompañe en un paseo a caballo? Apenas cinco minutos después. en nombre del Cielo. ¿Cómo. —Él se rió entre dientes y apretó la mano de Elizabeth. La verdad sea dicha. ¿olvidar por completo a la mujer con la que se casó? ¡Oh. Los abrigos de las mujeres fueron entregados. O de cualquier otro lugar para el caso. Elizabeth regresó.

Olivia no había planeado más allá de su primer encuentro real. luego suspiró cuando Olivia se apresuró escaleras arriba. entonces posiblemente podrían llegar a algún tipo de acuerdo aceptable para beneficio de ambos. —Elizabeth le rozó la mejilla. Pero sabía que el frío venia de una parte de ella que probablemente nunca estaría cálida de nuevo. 50 . tratando desesperadamente de entrar en calor. Olivia se estremeció con el dolor en su cabeza al entrar en la casa. y ella pasó sus palmas sobre su carne helada. hablaremos en la mañana. Pero la ignorancia de su identidad la dejó perpleja y enojada.El corazón le latía con fuerza al pensar en lo que iba a hacer ahora. La parte que quería desesperadamente ser amada y apreciada. —Ciertamente querida mía. Ha sido un largo día. —Creo que me gustaría ir a mi habitación. Y un poco herida. donde ella desahogaría su ira justa. El mayordomo le quitó el abrigo.

Grif colocó su copa sobre la mesa de mármol junto a él y tomó las manos de Elizabeth en las suyas. que él trate a una dama con una actitud tan arrogante. 51 . ¿quieres ahora decirme qué diablos está pasando? ¿Cuándo se casó Coventry. —Grif estudió el líquido marrón mientras este giraba en la copa en su mano—. pero nunca he visto. gracias. Él siempre ha tenido una reputación de libertino.6 Elizabeth arrastró a su marido a la biblioteca. Debe haber tenido una razón para no revelarse a sí misma esta noche. —Ciertamente. donde él se sirvió una copa de coñac. —No. ¡Espera a que Coventry vea las cuentas! Eso debería hacer que se enderece y preste atención. —Por fin. no lo creo. apoyó su pie sobre la rodilla opuesta. —Se volvió hacia su marido. ni oído. Levantó la botella de jerez y enarcó las cejas. —No. Recostándose. y por qué en nombre del cielo. ¿Cómo pudo ser tan insensible con los sentimientos de la mujer? —Se quitó la chaqueta antes de unirse a su esposa cuando se apoyó en el sofá. sonriendo—. —Elizabeth negó con la cabeza—. su esposa está ocupando una de mis habitaciones? Elizabeth relató una breve sinopsis de la triste historia de Olivia. Hemos comprado y seguiremos comprando un nuevo guardarropa completo. Él tironeó de su corbata y la liberó de su cuello con un suspiro. —¡Maldito sea el hombre! —se quejó Grif—. mordisqueando su labio inferior—. —Elizabeth se quedó mirando un punto en la alfombra. así que siento un sentido de responsabilidad hacia ella ya que no hay pariente masculino que hable en su nombre. —Se rió. Pero tendremos un poco de venganza. Vamos a ver qué dice Olivia en la mañana. ¡Y a su propia esposa! —Tal vez debería hablar con él. No se parece al Coventry que conocemos. Lady Coventry está bajo mi techo.

telas de todos los colores y textura cubrían la habitación. Ella sonrió mientras su amiga alegremente informaba a la tendera que entregara todas las facturas a lord Coventry. Olivia se estremeció cuando fue pinchada con pasadores y su cuerpo medido una y otra vez. querida. Mademoiselle DuBois hizo una reverencia y se agitó tan pronto como entraron en la tienda. sí —suspiró antes de que tomara posesión de su boca. ahí lo tienes. — Elizabeth se volvió para mirar lo que había hipnotizado a Olivia. has captado mi atención con tu belleza. ¿Era realmente alguien de tan poco valor? —¿Estás segura de que podemos hacer esto? —Olivia se inclinó para susurrarle al oído de Elizabeth cuando dejaron a Mademoiselle sonriendo alegremente con el guardarropa enorme que Olivia le acababa de encargarle para que cosiera. El calor inundó el rostro de Elizabeth mientras contemplaba la mirada en los ojos de su marido. la ventana de la modista capturando su atención por un sombrero de color verde pálido precioso. Olivia permitió que Elizabeth la arrastrara de tienda en tienda en Bond Street a la mañana siguiente. Elizabeth. El Sr. —Podemos y lo haremos. Las chicas de la tienda y las costureras se apresuraron a ir de un lado a otro con nuevas telas. —Ves. —Oh. —Olivia se detuvo. con una bonita pluma curvándose desde el borde—.—Y tú. ¿Vamos a hacer uso del tiempo que se nos ha dado por retirarnos antes de tiempo? —Sus cejas se levantaron. Eran una pareja casada con un niño. Meyer. En una hora. —Eso no es exactamente cierto. sin embargo. me envió una carta mientras estaba en Coventry y declaró que tenía uso de los fondos de lord Coventry para mis propósitos si así lo deseaba. Olivia. nuevos patrones. y se quedó sin 52 . así que disfruta de ello. Eres lady Coventry y es una desgracia que hayas quedado sin recursos después de tu boda —Elizabeth bufó. el abogado de Jason. Pero ese dolor era menor en comparación con el dolor del encuentro de la noche anterior con Jason. y la modista hablaron sobre patrones y fotos. Se te ha dado permiso. mientras tiraba de ella hacia otra tienda. El deseo se desató cuando él enmarcó su rostro con su mano y la acercó. sus atenciones continuaban debilitándole las rodillas y liberando mariposas en sus partes bajas.

estoy bien —espetó ella. cargárselo a un hombre que nunca había deseado una esposa. Olivia suspiró mientras se sentaba. —Sí. Gunter tenía una pequeña multitud. pero recuperándose rápidamente. querida. lo hemos hecho. lady Olivia ha estado pasando un tiempo maravilloso visitando las tiendas y sustituyendo prácticamente la totalidad de su guardarropa. ¿lo ha hecho.aliento—. qué sombrero más impresionante. —Buenas tardes. señoras. pero se sentía tan bien. dijo: —Estaba en camino a una cita cuando las vi a través de la ventana y tuve que parar a saludarlas. lady Olivia? —La miró con una sonrisa de infarto—. Pero de alguna manera no pudo evitar las dudas insignificantes y la consternación al comprar tanto y. Quedaría perfecto con tu nuevo traje de montar. Era una tontería sentirse culpable por todo el dinero que gastó. ni siquiera la recordaba. desesperada por una vía de escape. —Elizabeth le dio una sonrisa tensa. y luego fueron a más tiendas a medida que avanzaba el día. a continuación. pero fueron capaces de conseguir asientos cerca de la ventana. Olivia dejó la cuchara. Seguro y verdaderamente poco femenino. 53 . —Sí. ¿Supongo que han estado visitando las tiendas? — Lord Coventry se inclinó ligeramente y sonrió con sus labios sensuales a las dos mujeres que disfrutaban de sus helados. se quitó sus zapatos. El helado que saboreaba se volvió cenizas en su boca y ella lo apartó. Oh. por favor. y se inclinó para frotar su talón. largos hasta el codo. —Creo que nos merecemos un helado en Gunter —dijo Elizabeth cuando salieron de la pequeña tienda en la que habían comprado los guantes de seda de color crema y los de satén blanco. —Sí. sus ojos escaneando la habitación. Olivia se concedió a sí misma probarse varios sombreros más. —Ciertamente. De hecho. De hecho. Su sonrisa vaciló. mis pies han tenido suficiente. Espero que hoy se sientas mejor. Debes probártelo. y calmó su conciencia intranquila asegurándose a sí misma que lord Coventry ciertamente podría permitírselo. —Elizabeth sonrió brillantemente a Jason. El corazón de Olivia bajó a su estómago. —Siempre es un placer.

Elizabeth la consideró por un momento. A pesar de que le había contestado bruscamente a Drake cuando le recordó de su estado civil. enjoyadas. 54 . —Jason hizo una reverencia una vez más y se despidió. tal vez debería hacer un viaje a Coventry Manor y descubrir cómo se sentía lady Coventry sobre poner fin a esta farsa de matrimonio. La idea de una anulación había levantado la cabeza más de un par de veces desde la desastrosa mañana de su boda. ¿Dónde en el mundo pertenezco yo? ¿En qué estaba pensando. Al menos hasta que llegara a un acuerdo con qué hacer con la mujer escondida en Coventry Manor.Olivia asintió. Pertenecían a este mundo de la sociedad londinense. El problema era que no había estado pensando. —Elizabeth. de todos modos. Seguramente sería susceptible a la idea. Me imaginé todo tipo de reacciones de él cuando nos encontráramos. podrían buscar una discreta anulación. Su atracción por la dama era demasiado peligrosa. pero nunca esperé que fuera completa ignorancia. empolvadas. ¿qué voy a hacer sobre esto? Pasé la mayor parte de la noche dando vueltas. No con su cerebro. al entrar en Gunter para hablar con lady Olivia? Jason se reprendió a sí mismo mientras se alejaba caminando del Salón de Té de James Gunter. Un día lord Coventry va a tener que ponerse de acuerdo con el hecho de que abandonó una esposa que piensa está escondida en el campo. Ahora que se había calmado. —Realmente no sé qué decir. y ellos serían libres. Él haría lo caballeroso y la acomodaría con todo lo que quisiera. donde quisiera. elegantemente vestidas. —Ladies. y a estas alturas ella debía de darse cuenta de que se había casado con un canalla. Olivia soltó un enorme suspiro. La esposa que nunca se había llevado a la cama. Aparte de sus votos de matrimonio. Como nadie sabía del arreglo. Mi sugerencia es dejar que las cosas fluyan como están y veas qué pasa. no habían hablado dos palabras el uno al otro. su amigo tenía razón y Jason debería permanecer lejos de ella. Olivia suspiró y miró por la ventana a las mujeres de la alta sociedad que pasaban por allí. y seguidas de criadas que luchaban con los paquetes.

hay una cláusula que establece que si usted no estaba en su sano juicio cuando dijo sus votos. es muy difícil obtener una anulación. eso podría llevar a conseguir una anulación. —Jason se recostó en la silla grande de cuero detrás de su escritorio mientras contemplaba el joven Sr. esa condición podría ser motivo de anulación. ¿me podrían conceder una anulación? —preguntó Jason sin rastro de humor. —No. Milton Meyer siempre sería conocido como el "joven" Sr. —Eso nunca servirá. El abogado lo miró con el ceño fruncido en silencio. en contra de mi consejo. —Estás diciendo que si sostengo que estoy loco. 55 . Maldijo ante la ironía. Después de años de amenazas de su padre. —Mi Lord. Pero. Jason abrió y cerró la boca un par de veces antes de sacudir la cabeza. completamente sobrio cuando se dijeron los votos. —Me gustaría saber la posibilidad de obtener una anulación discreta de lady Coventry. Meyer. Demasiado tarde. mi Lord —añadió apresuradamente el Sr. tendría que revisar la voluntad de su difunto padre. el caballero no está en condiciones de ejercer sus funciones conyugales. Sin embargo.Él sería libre para explorar su atracción por la deliciosa lady Olivia. David Meyer. en deferencia a su padre. —Se aclaró la garganta brevemente—. en cualquier caso. El Conde hizo de esa determinada disposición un tanto apresurada. digamos. —No tenía ninguna razón para creer que lo haría. A pesar de que el abogado estaba bien entrado en los cincuenta. Meyer. —Quiero que investigues algo por mí. gracias a las maquinaciones del viejo Conde. Sin embargo. fundador de la empresa. mi Lord. ya que el Parlamento aprobó la Ley de Hardwicke. El abogado asintió. —Él se quitó las gafas y las froté con concentración—. habría que investigar si hubo condiciones impuestas en el matrimonio a lady Coventry a través de los términos del testamento. No me acuerdo de improviso si había alguna contingencia colocada en el matrimonio. Pero ya que su señoría no estaba. pasó a su recompensa eterna unos treinta años antes. debo añadir. había encontrado por fin a la mujer que podía imaginar cómo su Condesa. La excusa habitual de la no consumación sólo es aceptable si —bajó la voz—. Meyer—. —¿Cómo puedo ser de ayuda? —respondió el hombre.

56 . Cuando Jason se movió para despachar al hombre. —Ve lo que puedas averiguar y mantenme al corriente. con sus largas piernas estiradas delante de él. Gracias por hacérmelo saber. —Una cosa más. el abogado continuó. Me parece extraño que no haya pedido nada. ¿Una mujer que no tenía necesidad de fondos? ¿Quién era esta extraña mujer que su padre le había endilgado? —¿Ella tenía fondos propios que fueron transferidos desde Italia? —No que yo sea consciente. y me ha resultado de lo más peculiar que lady Coventry no haya solicitado fondos en todo el tiempo que ha estado allí. Pasé la mejor parte de la noche esquivando a las mamás con el matrimonio en mente en el baile de los Onslow. Varias horas más tarde Jason entró en White y vio a Drake. mirando fijamente a lo lejos. El Marqués se había establecido cómodamente en una silla sustancial. Hizo girar el líquido ámbar en una copa de cristal tallado y sonrió perezosamente a su amigo. Es algo de lo más raro en una novia reciente. a quien había estado buscando durante casi toda la noche. mi señor. luego cerró los ojos para presionar sus dedos contra ellos. —Jason se echó hacia atrás y aceptó una copa del lacayo. mi Lord. boda. pensando en su conversación anterior con el abogado. Jason frunció el ceño y se volvió a recostar. —Él negó con la cabeza. ¿Qué demonios estaba pasando con la mujer apostada en Coventry? Seguía siendo difícil pensar en ella como su esposa. —Jason se sentó frente a él e hizo señas al lacayo para que le trajera una bebida. He estado en contacto con Coventry Manor desde su ah. —No puedo decir que lamento habérmelo perdido. Drake estudió el comportamiento de su amigo. —He estado aquí sólo una hora o algo así. y sus tobillos cruzados. —Sí. —Miró fijamente a Jason. es un misterio. —Me pregunté en dónde te habías metido. de hecho es muy posible que conservara a sus propios abogados para hacerlo en su nombre. El abogado asintió y se fue. —¿Nada de fondos? —Nada. sus gafas haciendo que sus ojos grandes y perturbadores. Aunque. Se quedó mirando hacia la chimenea.Jason se sentó por un rato.

—¿Y? Jason bebió un buen trago y miró a Drake. porque yo ni siquiera debería estar en esta maldita posición. Él sacudió la cabeza con asombro. y cerrando los ojos. pero luego la ira aleja la culpa. viejo. Ella es inocente. y nadie con quien deberías coquetear. —Mandé a buscar a mi abogado hoy. —Los ojos de Drake brillaron con alegría contenida—. puesto que ya estás con las piernas encadenadas. Jason dejó el vaso. Incluso podrían congeniar. ¿Supongo que estaba esta noche en lo de Onslow? —Sí. giró el cuello. pero siguió mirándolo.—En efecto. He estado tratando de evitarla. Rodeada de jóvenes machos. La idea de lady Olivia en los brazos de otro hombre le daba ganas de golpear algo. Jason se pasó los dedos por el cabello e hizo una mueca. —¿No crees que lo sé? —dijo con brusquedad Jason—. ¿Por qué no le das a la chiquilla una oportunidad? Ve a Coventry. 57 . Y luego está la encantadora lady Olivia siempre provocándome en el fondo de mi mente. —Le pedí que investigara la posibilidad de una anulación. al nunca haber tenido esa reacción por una mujer anteriormente. —Has dado con el problema. —Tampoco ella. Si no me odia a estas alturas. Siento una inmensa culpabilidad hacia la mujer. Mejor contrólate a ti mismo. —Suspiró—. es que le ocurre algo. Puede resultar que te agrade. La mandíbula de Jason se tensó y apretó sus manos en puños. —Olvídate de ella. Drake no contestó. Tienes una esposa con la que lidiar primero. habla con ella. No siento como si ella fuera a estar demasiado ansiosa por darme a mí una oportunidad. —No sé qué hacer. dándole tiempo para ordenar sus pensamientos. dijo—: ¿Por qué luces tan sombrío? Jason estudió el líquido en su copa por un minuto antes de contestar. —Cuando Jason no respondió a su broma. La señora tenía un compañero para cada baile. todos compitiendo por un puesto.

Habla con la mujer. tal vez ella estará tan ansiosa de deshacerse de un marido ausente como tú lo estarás de librarte de una esposa no deseada. También es hora de que me reúna con mi administrador de la finca de todos modos. —Mmm. Deberías ver el fajo de facturas que llegan diariamente a la mesa del escritorio de mi padre para los vestidos. zapatos y chucherías de mis hermanas. —¿Qué sería? —Haz un viaje a Coventry. —¿Puedo sugerir algo? —Drake se levantó. Jason lo miró. —Jason se inclinó hacia delante—.—Y una cosa extraña. —Sonrió. Jason se frotó la nuca. Algo no parece estar bien. —Lo digo en serio. La ceja izquierda de Drake subió una fracción. Jason sonrió ante la visión de Su Gracia enterrado bajo un mar de demandas por el pago de los comerciantes de la ciudad. Tal vez no deberías ser tan rápido en librarte de una esposa que requiere tan poco. Si es una anulación lo que deseas. —Parece que es lo único que puedo hacer. —¿Ella no pidió nada? —Nada. —Estoy de acuerdo. 58 . Mi abogado me dice que lady Coventry no ha solicitado ningún fondo en todo el tiempo que ha estado en la residencia.

sosteniendo un paraguas. acurrucados bajo el paraguas hasta el vestíbulo. —¿Cuándo se fue? ¿Dónde se fue? —Lo siento. y sin conocer a nadie? Quería terminar con esta conversación lo más rápido y menos doloroso posible. sus cejas subiendo. —¿No está en casa? —Jason se volvió. —Bueno.7 La lluvia caía en torrentes mientras el carruaje llegaba a la cima de la colina. —¿Cuándo se le esperaba? La confusión marcó la cara del hombre. —Él habló sobre su hombro mientras comenzaba a recorrer el pasillo. hombre? —replicó con impaciencia. mi Lord. Jason se detuvo ante el rápido arrastre de respiración de Malcolm. ¿Dónde podría estar. no estoy seguro. quiero decir… Jason nunca había visto a este antiguo miembro del personal de Coventry tan nervioso. 59 . Bajó apresuradamente las escaleras. —Se apresuraron. —¿Qué pasa. —Lo siento. La mandíbula de Jason cayó. —Por favor. Jason entregó sus guantes y sombrero al mayordomo. Es. luego recorrió la distancia hasta la entrada principal de Coventry Manor. Jason asintió. —Buenos días. sus cejas se fruncieron en confusión. lady Coventry no ha estado en la residencia desde hace bastante tiempo. pero no estoy muy seguro de a donde se fue su señoría. en este tiempo terrible. mi Lord. mi Lord. —Es bueno estar en casa. —Mi Lord. Malcolm abrió la puerta antes de que Jason se hubiera bajado de su carruaje. pero lady Coventry no está en casa. mi Lord. infórmele a lady Coventry que he llegado y la espero en la biblioteca. quien luego lo ayudó con su abrigo mojado.

por casualidad. y no pensó en notificarme? Sus ojos se ampliaron. Consiguiendo algo muy fuerte para beber. Qué embrollo se había convertido esta cosa. 60 . —Envíeme el hombre que la llevó a Londres. equivocadamente al parecer. El mayordomo bien entrenado ignoró el sarcasmo. —Mi Lord. Estaré en la biblioteca. Sin embargo. se dio cuenta de que tendría que dejar de pensar en ella de esa manera si planeaba solicitar una anulación. Tomó un sorbo de brandy y se acercó a la gran ventana. por perder a lady Coventry? Jason levantó una ceja burlona. —Malcolm lo miró con inquietud. —Ella no fue a Coventry House. empacara sus pertenencias y luego partió a Londres. —¿Mi Lord? —Malcolm se acercó al escritorio de Jason en su habitual forma tranquila. para no volver jamás. luego se derrumbó en la silla detrás y se quedó mirando al espacio. —¿Fue despedido. ella no me mencionó directamente a mí en que parte de Londres tenía la intención de ir. Se trasladó a su escritorio. viendo la lluvia caer en riachuelos en el jardín recién cavado. Fue despedido por la señora Watkins por robo. ¿Donde sangriento infierno está mi esposa? ¿Por qué no está aquí. —No. la doncella de arriba. —El rostro del mayordomo había palidecido. —Parece que el conductor que llevó a su señoría a Londres ha sido recientemente despedido. donde la dejé? Mientras se sirvió una copa de coñac. Jason suspiró y se pasó los dedos por el cabello. que planeaba viajar hasta su casa señorial. mi Lord. a no ser que la pasáramos en la carretera. —Como desee. —¿Dónde está el conductor? —Él juntó las manos y se tocó la boca con sus dedos índices. ¿Cuándo se fue su señoría? —Hace más de tres semanas.—¿No está seguro de dónde fue? ¿Quieres decir que ella simplemente zarpó de la casa un día. obviamente irritado por haber sido interrogado sobre el desempeño de sus funciones. lady Coventry hizo que Evelyn. mi Lord. y yo supuse. mi Lord. Malcolm se irguió.

Ella. El olor de la lavanda todavía flotaba en el aire. Lo qué lo llevaba a creer que debe estar residiendo en Londres con alguien de medios. cerrando la puerta silenciosamente detrás de él. se supone que esto sería un asunto sencillo! Jason se sintió incómodo al entrar en la recámara de la Condesa. se fue. ni con quién.—Maravilloso. Si ya había estado fuera por algún tiempo. ¡Caray. no pienses en ella de esa manera. pero en este momento no sabía donde residía. Preguntarle al personal como lucía ella estaba más allá de los límites. Él hizo una mueca. Miró alrededor de la habitación tratando desesperadamente de recordar algo que pudiera ayudar a encontrarla. según sus abogados. lo llenó de culpa. no se desplazaba en la sociedad como lady Coventry. y ningún marido para imponer su atención en ella? Aunque. Excepto el aroma de la lavanda. El mayordomo hizo una reverencia y salió de la habitación. entonces no había estado aquí mucho tiempo en absoluto. El desayuno de la mañana siguiente. o no le importaba de una manera u otra? ¿La había lastimado. Eso es todo. Tengo que revisar algunos informes. en algún lugar de Londres. sólo un par de semanas. donde asumió que había dormido mientras estaba en la residencia. Él se echó hacia atrás y estudió las gotas de lluvia deslizándose por el cristal de la ventana mientras tamborileaba sus dedos sobre el brazo de la silla. o ella estaba simplemente muy feliz de tener el título y el dinero. Luego se atragantó con el último trago de brandy cuando se dio cuenta de que ni siquiera se acordaba de cómo lucía. y sírvalo aquí. No recordaba nada de ella y nada suyo permanecía aquí. haga que la cocinera preparé algo para mí. casi como si todo el encuentro hubiera sido un sueño. sin encontrar nada. Malcolm. Jason abrió los cajones y armarios. Por favor. —Jason hizo un ademán con su mano despidiéndolo—. ¿Qué se suponía que debía hacer ahora? Su esposa. 61 . Lady Coventry había sufrido este silencio y abandono todos los días después de que él la dejó hasta que ella se fue. No recordaba esa fragancia de su boda. ¡Maldito infierno! Ese pequeño hecho debe hacer la búsqueda interesante. ¿En qué pensaba ella? ¿Lo odiaba. Después de darle un vistazo más a la sala desierta. o habría oído hablar de ello. no. incluso para él. Tendría que buscarla. excepto que sus recuerdos del evento eran nulos. ella no había solicitado nada. obviamente.

llevando algo de los panes y dulces de la cocinera para los más pequeños. o debería enviar una bandeja aquí cuando esté listo? —Una bandeja aquí estará bien. quedándose Dios sabe dónde. —Los ojos de la mujer mayor brillaban—. y luego Jason dijo en voz alta a su espalda. Así que. —Oh. Verdaderamente un rayo de sol. mi Lord. Jason volvió a colocar su pluma en el soporte. —Pero el piano no se ha ajustado en años. Cuando toca. señora Watkins. Todos la querían. Ella inclinó la cabeza y salió de la habitación. Le gustaba ir con los inquilinos. todos queríamos detenernos para escuchar. La Sra. —Él frunció el ceño.La concentración de Jason en la columna de números que intentaba reconciliar fue interrumpida por un ligero golpe en la puerta de la biblioteca. ¿su señoría había cautivado a los inquilinos y al personal? Y ¿todo el mundo simplemente la amó? Entonces. ¿por qué diablos no se quedó ahí para que él pudiera llegar a conocer a este dechado? No. —Su señoría es una pianista maravillosa. —¿Los inquilinos? —Sus cejas se levantaron inquisitivamente. mi Lord. Watkins. 62 . él asintió. y ahora tenía que perseguirla como un perro de caza. ella se fue a pasear a Londres. mi Lord. ella misma lo afinó. —Sra. —Mi Lord. ¿Digamos alrededor de las seis? —Como usted desee. y saludó al ama de llaves. —La mujer se secó los ojos. —Ella se volvió para irse. Y tocó como un ángel. Eso es todo. Sintiéndose decididamente incómodo con este giro de los acontecimientos. Me hizo llorar la mayoría de las veces. —Ella llevó sus manos a su pecho y suspiró—. ¡podía crear música! —¿Música? —Estaba empezando a sonar como un maldito loro. Watkins entró ante su invitación. todos estamos tan encariñados con su señoría. ¡Y la música! Oh. mi Lord. ah. —Gracias. Los inquilinos la adoraron también. —Sí. ¿cómo le fue a lady Coventry mientras estuvo aquí? —Oh. señora Watkins. mi Lord. ¿estará deseando la cena a la hora habitual.

Tres días más tarde, Jason se sintió lo suficientemente confiado en sus tratos
con su administrador de la finca y los libros que habían revisado juntos para hacer
el viaje de regreso a Londres. A pesar de que había dado a su personal libertad de
acción suficiente para discutir la falta de lady Coventry, lo único que obtuvo para su
problema fue la imagen de una hermosa mujer tranquila y sensible, que capturó el
cariño de todos con los que se encontró. Y, por supuesto, la encantadora música que
nadie fallo en mencionar. Luego, resopló, recordando al joven personaje que había
visitado ayer.
Jason había estado muy ocupado en su escritorio cuando Malcolm entró en la
biblioteca.
—Mi Lord, hay alguien aquí preguntando por su señoría.
Jason levantó la vista bruscamente y rodó la pluma en su mano entre dos
dedos.
—No me diga. ¿Quién es el visitante?
Malcolm le presentó una tarjeta de visita.
Sir Garrett Brooke, Coventry, Inglaterra.
Jason levantó las cejas.
—Por supuesto, envié a sir Brooke aquí.
Un caballero alto y desgarbado, con el cabello rubio oscuro y una piel más
oscura que la mayoría de los ingleses, llegó en un minuto.
Su caminar confiado desmentía cualquier intimidación que podría haber
tenido al presentarse al Conde.
—Mi lord. —Él inclinó la cabeza.
—Por favor, tome asiento. —Una vez que su visitante se acomodó, Jason
continuó—: Entiendo que usted ¿preguntó por lady Coventry?
—Sí, mi Lord. Mi madre me dice que vio su carruaje llegar hace unos días, y
yo esperaba que su señoría le hubiera acompañado. —Él le mostró a Jason una
sonrisa que le hizo preguntarse si lady Coventry había sido entretenida por la
sonrisa y atenciones de este joven mientras retozaba por el campo encantando a sus
inquilinos con su afecto y dulces.
—De hecho lady Coventry no se encuentra actualmente en la residencia. Ella
todavía está en Londres. —Observó la expresión del otro hombre de cerca para ver
qué efecto tenía su información sobre él. Sir Garret Brooke no mostró ni decepción
ni irritación.

63

Ninguna pista allí.
—En ese caso, siento haberle quitado su tiempo mi Lord. Por favor, dé mis
respetos a su señoría cuando regrese a Londres. Es una mujer tan encantadora. Y su
mús…
Irritado, Jason se puso de pie.
—Me aseguraré de hacerle saber de su visita. Ahora, si me excusa.
El hombre se levantó, inclinó la cabeza y se fue.
Sin duda transmitiré su estima si puedo encontrar a la maldita mujer.
Al parecer, lady Coventry había dejado su marca, por todo el poco tiempo
que había estado aquí.

Jason se había establecido en su casa de Londres por sólo unas pocas horas
cuando Drake llegó.
—¿Cómo estuvo tu viaje? —Drake se dejó caer en un gran sillón de cuero en
frente de la chimenea—. Las cosas deben haber ido bien. No estuviste fuera por
mucho tiempo.
Jason se sentó en el sillón frente a él.
—Las cosas no salieron bien del todo.
Drake lo estudió.
—¿No estuvo dispuesta a tu sugerencia?
Jason apoyó los codos en sus rodillas, colgando sus manos entre ellas.
—Ella no estaba allí.
Drake se puso rígido.
—¿No estaba ahí? ¿Dónde estaba?
—Londres.
—¿Aquí en Londres? ¿Quedándose con quién?
—No lo sé. —Él dejó escapar un enorme suspiro.
Drake sonrió.
—Tal vez sería mejor que comiences desde el principio, viejo, no estás
teniendo mucho sentido.
Jason se levantó y se paseó por delante de la chimenea.

64

—Al parecer salió volando a Londres no demasiado tiempo después de la
boda. Pero, estuvo sin duda allí el tiempo suficiente para hacerse querer por la
nobleza local, los inquilinos, y mi personal.
—No me digas. —Drake mostró una sonrisa de placer.
—Parece que su señoría visitó a los inquilinos mientras estuvo allí,
entregando dulces y panes, congraciándose con sus corazones. —Gesticulando en
dirección a la ventana, continuó—: Luego, cuando no estaba retozando por el campo
otorgando su benevolencia en todos y cada uno, entretuvo a mi personal con
hipnotizante música de piano.
—¿De verdad?
—Ciertamente. —Pasando los dedos por su cabello, Jason se echó hacia atrás
en el sillón otra vez e inclinó la cabeza hacia atrás mirando al techo—. Pero se pone
peor.
Drake esperó pacientemente.
—Nadie sabe dónde se fue.
—¿Nadie del personal en Coventry? —Su amigo farfulló—. ¿Está
desaparecida?
—Ella empacó y se fue y sólo le dijo al personal que iba a Londres. Ellos
naturalmente asumieron que se venía aquí conmigo a Coventry House.
—¿Y qué sobre el conductor?, ¿no puede él decirte donde la trajo?
—El conductor ha sido despedido, y todos mis esfuerzos para encontrarlo han
fallado. —Jason volvió al frente de la chimenea, con las manos en las caderas y su
ceño fruncido—. Tal como está ahora, tengo una esposa en algún lugar aquí en
Londres. No sé cómo es físicamente, no sé dónde está, o con quien se hospeda.
Los músculos de la mandíbula de Drake se contrajeron, pero la risa se le
escapó de todos modos.
—Digo que tienes un pequeño problema aquí.
—Ya lo sé. —Él frunció el ceño a su amigo—. Estoy tan complacido de que mi
vida sea capaz de ofrecerte entretenimiento.
—Lo siento. Realmente lo siento, pero sólo tú podrías conseguir enredarte en
un lío como este. —Drake lo miró—. ¿Qué vas a hacer ahora?
Jason negó con la cabeza.
—No lo sé. No estoy seguro incluso por dónde empezar una búsqueda. No sé
nada de ella. —Él dejó escapar un profundo suspiro—. Todo un contratiempo.

65

Después de tocar en la puerta, Barton entró en la habitación tendiéndole a
Jason varios sobres.
—El correo matutino, mi Lord.
—Gracias. —Jason pasó de artículo en artículo, con los ojos cada vez más
amplios mientras examinaba dos de los sobres. Rasgó uno, y luego el otro—. Bueno.
Parece que su señoría tiene necesidad de mis fondos, después de todo.
Drake se levantó para unirse a él.
—¿Qué es?
—Dos facturas. Una de varios vestidos de Mademoiselle DuBois. La otra de
una tienda que le vendió a lady Coventry, guantes, zapatos, sombreros y tres bolsos.
—Ho, ho. —Drake sonrió—. Te está provocando. Me cae bien. Si de hecho la
vas a echar a un lado, enviarla en mi dirección.
Jason golpeó los sobres contra su pierna.
—¿A qué está jugando? Venirse a Londres, no decirle a nadie donde se
hospedaría. No usar su nombre en la sociedad, seguramente habríamos oído hablar
de ella a estas alturas, pero aún dándose libertades con mi dinero.
—Perdone mi impertinencia, mi Lord, pero ¿acaso lady Coventry no necesita
ser alojada, vestida y alimentada por su marido? Tal vez sea su forma de ganar tu
atención. —La voz de Drake se suavizó.
—Ella ciertamente la tiene ahora, ¿no?
—No veo por qué estás tan molesto con la chiquilla. Te casaste con ella y la
dejaste para valerse por sí misma. Si ella tiene el temple para venir a la ciudad y
vestirse como una Condesa debe ser vestida, ¿cuál es tu objeción?
—Mi objeción es que necesito hablar con ella, ver si podemos hacer los
arreglos necesarios para poner fin a esta farsa. ¿Cómo voy siquiera a encontrarla?
Drake estiró su largo cuerpo, luego golpeó los sobres en la mano de Jason.
—Te sugiero que comiences con las facturas. Obviamente, alguien sabe como
luce.
—Oh, sí, puedo verlo ahora. “Perdone, Mademoiselle, tengo estas facturas en
la mano por los vestidos de lady Coventry. ¿Podría usted por favor decirme como
luce ella?” —Él le lanzó una mirada asesina.
—Bueno, cualquiera que sea la solución, me temo que es tuyo por descubrir.
Tengo una cita con mi sastre. —Drake se dirigió hacia la puerta—. ¿Estarás en la
velada de Pembroke esta noche?

66

aún estudiando las facturas.—Sí —Jason hizo un gesto de despido. 67 .

Jason atravesó la línea de recepción y miró a su alrededor. Lord y lady Pembroke no habían escatimado en gastos para ofrecer a la primera de sus tres hijas entrar con una destacada presentación en sociedad. Sus formales pantalones de tela negros encerraban muslos poderosos. Cientos abarrotaban el salón de baile y el comedor. su corazón se aceleró y se encontró con que el acceso a una bocanada de aire era una cuestión bastante difícil. Su belleza y su gracia ya habían tomado la alta sociedad por la tormenta. 68 . el blanco pañuelo nítido intrincadamente atado en contraste con el ligero bronceado de su piel. —Se dio la vuelta e hizo una reverencia con gracia. ya estaba en marcha. haciéndola consciente de que el conde de Coventry estaba cerca.8 La respiración de Olivia se entrecortó cuando Jason entró en el salón de baile. El baile para el debut de la hija mayor de Pembroke. La sala contenía suficiente de la alta sociedad para calificar como una “aglomeración”. —Buenas noches. Por supuesto que era debido a la cantidad de personas congregadas en la sala. Olivia le dio la espalda y continuó hablando con Elizabeth y varios caballeros que las rodeaban. aseguró. Agitó su abanico delicadamente pintado delante de su cara caliente. La sonrisa devastadora que exhibió debería ser ilegal. El hombre sólo podía ser descrito como magnífico. Los vellos de la nuca se levantaron. lady Olivia. La chica Pembroke iba vestida con el tradicional blanco. A ella le picaba la mano por apartar el rizo negro que caía continuamente en su frente. la mayoría maniobraron para acercarse. —La voz profunda se deslizó a través de ella como líquido caliente desde sus orejas a los dedos de sus pies —Mi lord. que Olivia trató muy duro no mirar fijamente. una de sus óperas favoritas. Llevaba un excelente y ajustado abrigo de noche azul oscuro sobre sus músculos bien definidos. Ella no quería ninguna relación con el hombre. Su mirada se elevó a sus ojos. un gran error. Le molestaba saber esto. con sus hermosos rizos dorados levantados en un arreglo intrincado y sofisticado. Sin embargo. La orquesta interpretó un aria de lo que Olivia reconoció como Le Nozze di Figaro de Mozart. Al otro lado de la habitación. lo que haría a lady Pembroke extremadamente feliz. Sarah.

creo que me quedan uno o dos. mi lord. —Lord Carstairs no será capaz de tomar su vals. por lo que puede poner mi nombre en su lugar. —Sí. —¿Un vals. —¿Qué quería lord Coventry?— Elizabeth regresó de su baile con el señor Sayer. Lord Carstairs se había asegurado el vals de la cena. No sólo la había olvidado. pero los cuatro han sido tomados. ¿Por qué este hombre le afectaba tanto? Ella lo debería odiar por lo que hizo con ella. Jason agarró la pequeña tarjeta que colgaba de su muñeca. —El calor se levantó de su centro para difundir a la cara. sus ojos brillantes cuando se encontraron con los suyos. Le dio la vuelta a la tarjeta. —Él le dirigió una sonrisa perezosa que muy probablemente había perfeccionado para conseguir su propio camino desde que estaba en la cuna. —Sonrió. Olivia estudió su tarjeta. 69 . ¿Cómo iba a manejar la situación? Lo bueno es que no tenía hambre porque el nudo en el estómago impediría nada establecerse allí. por ventura? —Lo siento. Métodos prepotentes explosivos de Jason.—Me atrevo a esperar que guardó un baile para mí? —Jason cubrió su mano y la llevó a sus labios. ¿O había esperado Lord Arrogante tener un matrimonio típico de la sociedad donde nadie miraba de reojo a los hombres que tomaban amantes y doncellas? Se irguió y enderezó los hombros. la dejó y se dirigió a la sala de juego. —Quería un baile. Luchó contra el impulso de apresurarse hacía las puertas francesas y tragar saliva en el aire. sino al parecer el hecho de que estaba casado. Ella se abanicó la cara con furia. —habló en voz baja. para evitar los oídos interesados de los jóvenes que la rodeaban que habían presenciado el intercambio. Inclinándose ligeramente. irritada por el sonido de su voz jadeante. iba contra la corriente tener ese tipo de matrimonio. Después de ser testigo del amor entre sus padres. pero en lugar de eso se derretía con su toque y se perdía en sus ojos. ¿Y qué tipo tienes ahora? En este punto tenía que lidiar con Jason sosteniéndola en sus brazos y luego compartir la cena juntos.

Algo había que hacer pronto. whisky de verdad. —Hmmm.—¿Y? Pareces perpleja. Carstairs? Lord Carstairs había entrado recientemente en su título a través de las muertes inesperadas de sus dos hermanos mayores. —Sí. Tomó una silla y observó el juego por un tiempo. —Quiere unirse a nosotros. cuando terminó la mano. — Olivia bajó la voz cuando saludó con la cabeza a varios conocidos. —Porque él usurpó a lord Carstairs para tomar el vals de la cena. ella continuó abanicándose. Las mesas llenaban el espacio. —Puedes olvidar el vals de la cena con lady Olivia. —Elizabeth deslizó su brazo con el de ella y paseó por la sala antes de que comenzara el próximo baile. esta situación no puede continuar indefinidamente —Elizabeth irrumpió en los pensamientos de Olivia —En efecto. varios juegos de whist y veintiuno en curso. pero estoy cada vez más incómoda con el engaño. —Con el ceño fruncido. —Tal vez más tarde. Jason paseó a una mesa frente a la ventana de atrás. En conjunto no un mal tipo. Cuatro jugadores se concentraban en un juego de Faro. Una palabra. Todo el enigma la inquietaba. bebía en exceso. —Jason asintió al joven recogiendo sus ganancias—. jugaba demasiado. y pensaba en sí mismo como un hombre de ciudad. Aunque muy borracho en su boda. sólo necesitaba tiempo para crecer en su título. 70 . Todo esto ha tomado un giro muy interesante. Jason inspeccionó la sala de juego. nunca se le había ocurrido que había hecho una impresión tan insignificante en el hombre que no la recordaba en absoluto. —Ciertamente lo tiene. Coventry? —dijo el joven cachorro. porque no tenía el temperamento para llevar a cabo una farsa por mucho tiempo. Elizabeth le lanzó una mirada penetrante. —¿Qué puedo hacer por ti. Nunca había anticipado esta situación. Carstairs se sonrojó de un rojo intenso. voy a tomar tu lugar. no los vinos ligeros de la sala de baile. Coventry?— El conde de Dartmouth miró en su dirección. Los lacayos rodeaban a los jugadores con las bebidas.

—Lady Lansdowne. Ahora hazme este favor. hombre? —Él se rió entre dientes—. Saludó con la cabeza a los hombres todavía en la mesa y se fue. —Su mandíbula se tensó—. Ella hizo una reverencia y extendió su brazo. Después de observar durante un tiempo. se dirigió en esa dirección. Por lo menos ella no le ignoró. Antes de que tuviera tiempo de pensar en ello. con los labios apretados en concentración. ¿Por qué debo renunciar a ella por ti? Jason miró al hombre joven con una mirada reservada generalmente para considerar a un oponente durante un duelo de pistola. Sigues estando en pañales. inclinó la cabeza. No tardó demasiado tiempo en encontrar a lady Olivia. llegando a la conclusión de que podría ser beneficioso tener al conde de Coventry en deuda. parecía que hacía todo lo posible para ignorarlo. un placer como siempre. Coventry. Dándose cuenta de la hora. casi como si una cuerda invisible los conectara. Lady Olivia siguió mirando a una pequeña mancha en la corbata intrincadamente atada al cuello cuando él la tomó en sus brazos.—Bueno mira aquí. —Debes renunciar a ella por mí. Ocupada conversando con Elizabeth. —Mi lady. Jason recogió sus ganancias. —Mi lord. —Jasonse volvió hacia Olivia. —Es tuya. Jason se unió al juego. porque lo pedí. Le gustaba sentir el temblor en su mano mientras lo tocaba. y tengo la intención de proseguirla. —¿Con qué fin. —Que demonios. —Elizabeth hizo una reverencia. los músicos comenzaron los primeros acordes del vals de la cena. En medio de un juego de loo. —Un sentimiento de inquietud de perderse algo se apoderaba de él siempre que estaba en presencia de estas dos damas. Me parece la mujer más interesante. 71 . no es una razón suficiente. y estaré en deuda. su amigo nunca miró hacia arriba. Jason vio al joven discutir con él mismo. He estado tratando de conseguir el vals de la cena con la dama los últimos tres bailes. —Caballeros. Jason dio una breve inclinación de cabeza y siguió su camino alrededor de la sala de juegos. Detectó a Drake en una mesa al otro extremo. Se acercó y se unió a la pequeña multitud que la rodeaba. Al parecer.

—Se hizo el silencio mientras continuaban alrededor de la habitación. mi Lord. —Aquí y allá. No importa lo mucho que sentía atracción hacia lady Olivia. Un recordatorio de por qué los matrimonios arreglados nunca sostenían una apelación. —Sí. quien fulminó con dagas a cada uno. Dudó y se rió entre dientes en un intento de volver a dirigir la conversación. me resulta fascinante. Mi padre era un erudito. mi lady? —Él la guió más allá de un par de bailarines que estaban a punto de chocar contra ellos mientras se abrían camino en el salón de baile.Lentamente. agregó: —Supongo que ha visto muchas Temporadas. —Sí. parecía incómoda con la pregunta. —Sus dientes blancos y perfectos brillaban en la luz de las velas mientras sonreía. El mismo olor que había descubierto aún permanecía en el dormitorio de su esposa en Coventry. —¿Dónde ha estado escondida. —La voz suave de Olivia le sacó de sus cavilaciones. y un rubor definitivo se deslizó hasta su cuello mientras ella se mordió el labio. mi Lord. es mi primera Temporada. Si sólo hubiese conocido a lady Olivia antes de que su padre hubiese elegido una esposa y no dejándole otra forma de evitar su imposición. Él sonrió ante su renuencia y giraron en la danza. Frunció el ceño ante el ligero aroma de lavanda que emanaba de su cabello. —Sí. levantó los ojos hacia él cuando puso un dedo bajo su barbilla y levantó su cara. —¿En serio? ¿Y dónde han tomado sus viajes? Ella deslizó su mirada de la suya. Le resultaba difícil controlar su cuerpo. Sostenerla era una tortura. —He estado viajando con mi padre. —¿Estás disfrutando de la Temporada. Sonriendo alegremente. con una esposa flotando en algún lugar alrededor de Londres necesitaba frenarse a sí mismo. alrededor de esta 72 . una fragancia popular entre las damas. que no hemos tenido el placer de su compañía hasta ahora? Todavía temblaba. Sin duda. —Entonces debo asumir que ésta es tu primera Temporada? —Él les cambió para evitar otra colisión con lord y lady Townshend. más de las que puedo contar.

73 . les encontró un asiento cerca de las puertas francesas. se inclinó y le habló al oído. mi lord. definitivamente nerviosa. y los mechones de rizos bailando suavemente alrededor de su cara a la luz de las velas le hipnotizaba. Después de un poco de búsqueda. mi lady? Ella lo miró. Lady Olivia estaba definitivamente nerviosa. sus ojos cautelosos. La sensación de su piel suave. El baile terminó y Jason deslizó su brazo en el suyo. Cuando lady Olivia se sentó. luego bajar a su pecho. En dos platos más pequeños. Podrían empezar con un beso. ¿Estaba ese pánico en sus ojos? —No. Sí. Había pasado mucho tiempo desde que una mujer le había afectado de ese modo.mujer. Él se acercó y puso su cálida palma en su mano fría. por lo que traje un poco de todo. después de que su padre había sacado su truco? La necesidad de encontrar a su esposa desaparecida y obtener su consentimiento para una anulación se convirtió en primordial. Podía pensar en tantos usos para esos exuberantes labios. ¿Por qué dice eso? —Ella se lamió los labios. En medio de las picaduras. —A ver si puedo conseguir dos copas de champán. su cintura… Se removió ante el malestar en sus pantalones. en absoluto. pato silvestre y codornices. conejo al curry. —No estaba seguro de lo que preferías. Jason levantó una ceja. ¿Por qué tenía que conocer a la única mujer de la que posiblemente podría enamorarse. el ligero aroma de lavanda. —Tengo la impresión de que no se siente cómoda en mi presencia. la estudió mientras empujaba la comida por el plato. —Le pongo nerviosa. Jason se dirigió al buffet donde llenó platos de cena con pastel frío de faisán. colocó frutos secos. tartas de cereza y una crema de limón. — Puso los platos en la mesa y se sentó. Ella sacudió la cabeza con furia y miró a su pecho. Sus manos aumentadas de color y temblorosas le dijeron lo que había sospechado. y la espalda de Jason se tensó.

Abigail. —Mi padre no es demasiado feliz por eso. te dije que Sheridan se iba de la ciudad. Los niños Melbourne. —Sufriendo el desaire de Jason. 74 . —Si. ahí estás. He guardado el último vals para ti. junto con su hermana. querido.Él quitó su mano y terminaron su comida en tenso silencio. Drake se unió a ellos. habiendo observado el matrimonio por amor de sus padres cerca. Jason se levantó y sacó la silla de Olivia. Abigail asintió. Sé lo mucho que disfrutas el vals. El Duque está nadando en facturas de la modista —dijo Drake. —Ella dirigió sus comentarios a Olivia. fue simplemente hace mucho tiempo. cariño. —Drake miró a su hermana con cariño. Su Gracia le había permitido rechazar todas. que asintió con acuerdo. Y de todos modos. No parece muy justo. No te he visto en absolutamente años. me temo. pero al ser un padre indulgente. evaluando fríamente a Olivia—. pero se espera que las damas acepten una oferta en un año o dos. —Él se desenredó de su asimiento. la joven había recibido ofertas. —Lady Olivia. —Abigail le hizo una reverencia—. —No entiendo por qué los hombres pueden ir año tras año sin seleccionar una esposa. que nunca pude aceptar una oferta. y le acarició el pecho de una manera íntima. pensé que estabas fuera de la ciudad. Sólo el año pasado. Abigail frunció la nariz a su hermano. —Mi querida. lo estoy. —Coventry. hombre tonto. estaban decididos a tener lo mismo ellos mismos. se aferró al brazo de Drake y dirigió sus comentarios a Jason. —Sugiero que volvamos a la sala de baile donde los dos pueden seguir comparando los recibos del duque. —¿Y qué de tus deudas de juego?¿Y tus facturas del sastre? —Yo soy el heredero. —Eres afortunada de que padre te permitió terminar la última temporada sin aceptar una oferta. Entiendo que esta es su segunda. —Lady Sheridan envolvió su brazo alrededor de él. —No. Estoy disfrutando de todo tanto. ¿Está disfrutando de su primera Temporada? —Sí. —Drake miró con las cejas levantadas como si esa declaración lo dijera todo.

Volviendo su atención a Olivia. La mujer mayor con un pecho pesado prestó atención a su cabello. Saludos a tu marido. sin aliento. — Lady Sheridan inclinó la cabeza. dijo—: Ha sido un placer. Dos mujeres que Olivia conocía de vista. pero no de nombre. —Se podría decir. la presentación de esta noche a la hermosa lady Sheridan le había sacudido. Olivia le dio las buenas noches de su doncella y subió a la cama. —Él se inclinó ligeramente. Ella habría desestimado todo el encuentro si no hubiera sido por la conversación que había escuchado mas tarde en la noche. Cuando una de ellas había mencionado Coventry. entonces ahí es donde se quedará. La mujer pechugona bajó la voz. y si ella está decidida a mantener a lord Coventry en su cama. —La voz de Selena entonó detrás de Coventry cuando hizo su salida. ¿Así que la encantadora lady Sheridan era la amante de Jason? No es de extrañar que la mujer le hubiera mostrado tanto desprecio. Jason? —Ella hizo un mohín. en la sala de retiro de damas. La mujer había mirado de tal manera a Olivia que había sentido la necesidad de dar un paso atrás cuando la conoció. —Lord Melbourne. lady Olivia. debe presentarme a esta encantadora dama. —Selena me dijo en la más estricta confidencialidad que lord Coventry se casó hace varias semanas con alguna muchachita desaliñada porque su padre le obligó. —Creo que él ya la ha puesto a un lado. 75 . La sangre se drenó de la cara de Olivia. ella no sabe que estamos casados el uno con el otro. —Mi lord. Lady Sheridan —añadió. Recuerda mis palabras. —Conozco a Selena. Pero. besando la mano de su ex amante—.—Eso fue muy amable de su parte. habían discutido de lady Sheridan en una manera poco halagadora. los oídos de Olivia se habían animado. mi Lady. pero me temo que estaba a punto de retirarme. Ya cansada con el trasfondo de maldad en casi todos los eventos que había asistido hasta el momento. y no todas ellas buenas. —¿Otra cita. Pero Olivia no había terminado de ser sorprendida. Había muchas cosas que decir acerca de una temporada en Londres. y ella se sentó abruptamente. querida —había dicho la otra mujer—.

¡Dios mío. Nada había logrado viniendo aquí excepto para hacerla sentir peor. Olivia nunca oyó la réplica de la otra mujer porque la sangre latía tan fuerte en su cabeza que bloqueó su oído.Él lo hizo. Se sacudió de los recuerdos desagradables. Negándose a revolcarse en la autocompasión. pero pronto la luz de la luna brillando a través de la ventana la atrajo a su encanto. que su padre sintió que sería lo mejor para asegurar su futuro. La música siempre le había aliviado cuando ella se sintió abandonada y sola. Confía en mí. —¿Casado? ¿Lord Coventry? ¿Cómo fue que ocurrió? —El viejo conde lo hizo parte de su testamento. mulló la almohada y trató de vaciar su mente para dormir un poco. Ciertamente. restregó sus dedos sobre los ojos húmedos y volvió a la cama. sus dedos extendidos contra la frialdad. Y los recuerdos del pianoforte también la atrajeron. pero al menos el personal y los inquilinos eran cariñosos con ella. él no había tenido ninguna utilidad para la persona que le recordaba a la que había perdido. 76 . Mañana le diría a Elizabeth que le gustaría regresar al campo. el sentido más fuerte de soledad que había sentido alguna vez en su vida se apoderó de ella. Con su amada esposa desaparecida. No tenía ni idea de cuánto tiempo estuvo allí sentada mirando al vacío. Ahora su matrimonio. Pasaron horas antes de que el sueño la alcanzara. tranquilo y oscuro. ¿Por qué los hombres de su vida la hacían a un lado? Aunque siempre había sabido que su padre la amaba. Ella había estado sola en Coventry Manor. Selena no tiene intención de renunciar a Coventry todavía. las damas se habían ido. y le habían mostrado el respeto que nunca le llegaría aquí. bien pasado el tiempo. darse la vuelta y correr. Se apoyó en el cristal. pero rápidamente la abandonó en el campo. Como se sentía en este momento. toda la alta sociedad está al tanto de la vergüenza de mi matrimonio? Tal vez había llegado el momento de renunciar a la artimaña. le había hecho sentir como si hubiera muerto junto con su madre. estaba tan vacío como la mitad de las camas en la alta sociedad. todavía riéndose disimuladamente con el chisme. Mientras miraba hacia afuera sobre Londres. En Coventry podría visitar a los inquilinos y perderse en su música. Sus dedos se morían de ganas de volver a tocar.

77 .

extrajo un grueso sobre y se lo entregó a Olivia. miró a Elizabeth. —Alisó la carta y le dio a Elizabeth una sonrisa tensa. su horror aumentando. Los había visitado poco después de su llegada a Londres e hizo que le transfirieran lo último de los negocios inmuebles de su padre desde Italia. La sangre fue drenándose de su rostro mientras sus ojos se movían adelante y atrás sobre las líneas. a la luz de este aviso de mi abogado. —La razón por la que tuve problemas para dormir anoche fue porque pensé en regresar a Coventry. Sin embargo. Olivia. —Levantó la mano cuando Elizabeth abrió la boca para protestar—. Revisándolo. —Parece que mi amado esposo ha pedido al Parlamento que le conceda la anulación. Olivia aceptó el sobre y frunció el ceño cuando vio la dirección de remitente de sus abogados. 78 . Elizabeth abrió la boca para hablar justo cuando un lacayo entregó el correo de la mañana. Con el corazón martilleando y las manos temblorosas. una coincidencia exacta con su estado de ánimo. agarrando la carta con tanta fuerza que se arrugó. —Parece que no has dormido bien. —Elizabeth hizo a un lado su plato vacío. —¿Qué dice en esa carta. Secándose los dedos en una servilleta. ¿cuál es el problema? Te has vuelto de un color mortalmente pálido. creo que voy a permanecer aquí y disfrutar de lo que queda de la temporada. Olivia dejó la carta a un lado y respiró profundamente. Todavía luchando con la cuestión de volver a Coventry. vertió su té y mordisqueó un bocado de pan tostado. Era un día frío y lluvioso. —Anoche tenía un montón de cosas en mi mente. —Por el amor de Dios.9 Una muy cansada Olivia se unió a Elizabeth en el desayuno a la mañana siguiente. Olivia? —Elizabeth frunció el ceño.

Cometí un error. lo que quiere. —Empujó su silla hacia atrás y se levantó—. —Cierto. Jason levantó la vista cuando el joven Sr. —¿Eso es todo? —Se los devolvió al abogado. el conde de Coventry. Te has llevado una gran sorpresa. —Tal vez deberías pensar en esto. ¿y qué noticias tienes? 79 . —Se dio la vuelta y salió de la habitación. —Sintió un rubor arrastrarse desde su estómago y viajar hasta el nacimiento de su pelo. con los ojos brillantes de curiosidad. —Meyer. Indicó la silla frente a su escritorio y el abogado se sentó en el borde. ¿Qué dice? —Afirma que estaba demasiado borracho como para saber lo que estaba haciendo. —No hay nada que pensar. debería haberme negado. —Jason asintió. aplastando la carta en su mano. mi Lord. envié una carta a los abogados de lady Coventry en Italia aconsejándoles que usted estaría buscando una anulación del matrimonio entre usted y su señoría. Padre me dejó con los fondos suficientes para proporcionarme una vida cómoda por mi cuenta. los firmó con broche de oro. y mojando su pluma en el pequeño frasco de tinta sobre el escritorio. —No. Jason los estudió cuidadosamente. Una vez que vi la condición de Jason esa mañana. Jason se sentó bruscamente. Seré más que feliz de deshacerme de Lord Arrogante. —Se inclinó ligeramente. —Mi Lord. Meyer entró en la biblioteca. Casi no hay motivos para tal procedimiento. querida. mi Lord. terminando con su sello. Se relacionan con el patrimonio del último Conde. —Revolvió los papeles en la mano y se los entregó. su mano yendo a su boca—. —Voy a darle a su señoría. y enviarlo? Elizabeth se levantó con ella y le agarró la mano. ¡Que total descaro de ese hombre! —¿Qué vas a hacer? —preguntó Elizabeth. Elizabeth. agarrando papeles en sus manos.—¡Anulación! —exclamó Elizabeth. —Aclarándose la garganta. tengo unos papeles para que firme. ¿Puedo usar tu escritorio para firmar este documento indicando que he sido notificada. continuó—. —Buenos días. por supuesto.

—Según los resultados de Meyer. de todos modos? 80 . Con el debido respeto a la memoria del Conde. y fueron lo suficientemente amables para reenviar la carta a sus abogados aquí en Londres. —¿Qué has descubierto acerca de la voluntad de mi padre? Meyer se aclaró la garganta. Así que si debía ser notificada por correo. pero ella era quien había desaparecido. sino simplemente que tenía que casarse dentro de tres días. —Parece que el Conde no agregó ninguna condición a su petición de que se casara con lady Jane. tengo el nombre de la firma aquí. dando golpecitos con el lápiz sobre la mesa—. siempre sentimos que todo el asunto había sido completado demasiado de prisa. Ella ha sido notificada. y sin haberlo considerado debidamente. —El abogado se aclaró la garganta una vez más—. Meyer. en caso de que él falleciera antes de la llegada de ella a Inglaterra. y un color rojo brillante apareció en su rostro. El joven Meyer hizo una reverencia y se marchó. por supuesto. —El abogado le entregó a Jason un pedazo de papel que él estudió durante unos minutos. ¿Por qué eso me hace sentir como un canalla? Puso sus manos en el marco de la ventana y apoyó la frente contra el cristal liso. ¿Estaba molesta? ¿Llorando? ¿Enojada? Se sentía como un maldito cobarde al hacerlo de esta manera. usted es libre de buscar una anulación. —Londres —dijo Jason.—He recibido una misiva de retorno informándome que ya no representaban a lady Coventry. que carecen de cualquier instrucción más allá de su boda. entonces era su culpa. si el matrimonio no ha sido consumado —murmuró la última parte de su declaración. Jason ignoró la pregunta no formulada. Jason dejó su silla y se acercó a la ventana. pero calmó su conciencia con el hecho de que había tratado de hablar con ella en persona. y prevista. Por favor mantenerme informado de cualquier novedad. Johns y Meyer. ¿Ellos te informaron quien está representando ahora a su señoría? —Sí. La anulación puede ser buscada. ¿Y en que maldita parte de Londres estaba la mujer. —Gracias. metiéndose las manos en los bolsillos. Jason resopló su opinión acerca de la petición del Conde.

inclinándose para decirle algo al oído. Besó la mano de Selena. —Querido. que lo evaluó con las cejas levantadas. Dos veces durante el desempeño Selena apoyó sus delgados dedos sobre su muslo. Jason trató de mostrar interés en las divagaciones de Selena. acercándose a él para decirle algo que le hizo sonreír. —Oh. Acomodándose en su reservado con varios invitados que había invitado para la función de La Flauta Mágica. con las manos en puños mientras ella continuaba tocándolo. La visión de su cuello largo elegante donde él quería poner sus labios con tantas ganas le causó una tensión en su ingle. o susurrarle al oído. —Jason hizo una mueca. Se removió en su asiento para reacomodar su reacción. Luego frunció el ceño cuando su mirada se posó en Lord Carstairs que estaba sentado a su derecha. apretando los dientes ante el sonido de la voz chillona de Selena. No sintiéndose disuadida. 81 . Ella se rió de lo que le había susurrado. hay dos asientos directamente junto a su señoría. y miró brevemente a lady Olivia. Las dos veces él se movió de una manera tal que tuvo que retirarlos. Algunas veces le atrapó mirando hacia donde lady Olivia se sentaba. colocar su mano sobre su pecho. entonces fríamente se volvió hacia Carstairs. y le agradó verla echando un vistazo en su dirección tan pronto como se estableció en su asiento. Si me disculpan. Esta es la última vez que invito a ese bufón. finalmente hemos llegado. Plasmando una sonrisa en su rostro. —Me encuentro sediento. echando la cabeza hacia atrás. ella usó cada oportunidad para inclinarse cerca de él. Jason se puso de pie cuando Jillard y Selena se unieron a él. se volvió para saludar a lord Jillard que al parecer había invitado a la mujer a asistir con él. Debería haber sido más sensato y no traer a Selena con él. Dejó escapar un suspiro de alivio cuando finalmente comenzó la ópera. mira Jillard. la vio casi inmediatamente en el reservado de Lansdowne. con una sonrisa en su hermoso rostro. el hombre podía ver directamente por el corpiño de su vestido. Gimiendo interiormente. El telón se cerró para el intermedio y Jason se puso de pie. Un impulso de estrellar su puño en la cara lasciva de Carstairs lo invadió. Con Carstairs inclinado sobre ella de esa manera. mostrando una intimidad que ya no se sentía. El tirón de conciencia entre los dos era una cosa visible.Una vez más Jason localizó a lady Olivia con sólo entrar en el teatro.

casi volcando la silla—. optó por caminar. —Selena saltó. Creo que es muy incómodo estar sentado todo el tiempo. con los músculos en el cuello. Se inclinó cerca de su oído. su entrevista con Selena no sería diferente. los hombros y los brazos tensos. La casa de la ciudad de Sheridan se asentaba en la sección de Mayfair de Londres. Jason se mantuvo con rigidez. Digamos. —¿Cuándo podremos hablar de ello. —Si no va a venir a verme. 82 . —No discutamos esto ahora. Después de un momento de posar. —Selena. se levantó con gracia y cruzó la habitación. mi Lord —dijo el hombre. Con un extraordinariamente claro y soleado día. Jason inmediatamente miró al otro lado del camino hacia el reservado de Lansdowne. —Ella lo miró por encima del borde de su copa. Subió las escaleras. odiaba las lágrimas. —Ella le espera en el salón. —Un día de lo más agradable. mi Lord? Ha pasado bastante tiempo desde su última visita. Pasearon el vestíbulo en un silencio tenso. Jason nunca disfrutaba de terminar una relación con una amante. pero estaba vacío. —Voy a visitarte mañana. mi Lord.—Me uniré a ti. mi Lord. saludando al mayordomo cuando el sirviente abrió la puerta. ¿no le parece? —Se aferró a su brazo posesivamente. entonces parece que debo buscarle. —La ira brilló en sus ojos marrones oscuros. —Ella inclinó la cabeza. Informe a su señoría que he llegado. mi Lord. ¿a las dos? —Voy a estar esperando. y el drama en general. murmurando. Sin duda. no sé qué juego estás jugando. y una ligera brisa. Selena descansaba provocativamente en un sofá en un vestido que nunca debería haber sido llevado fuera de su alcoba. que solía ir acompañado de tales encuentros. —Recibió dos copas de limonada caliente de un lacayo y le dio una a ella. pero me gustaría que te detuvieras. mi Lady. hablándole en voz baja. —Sonrió y asintió con la cabeza cuando pasaron junto a amigos y conocidos. —Así es. los reproches. y luego regresaron a su reservado a tiempo para el final del descanso. Jasper. cerca de la residencia de Jason. y se mantuvo así durante el resto de la ópera.

que sólo le instó a alejarse más aún. —Mi estado civil no está en discusión. dulzura. cosa que pareces haber olvidado. sí. mientras pasaba sus manos por su pecho para rodear su cuello. Levantó la cabeza. —¿Un regalo de despedida. ella caminó a ritmo tranquilo hacia él. Jason apartó sus brazos. ha pasado tanto tiempo. mi Lord? 83 . ¿cómo había encontrado alguna vez deseable a esta musaraña? Su cuerpo rezumaba sensualidad. y bajó su cabeza hacia su boca. Él se encogió de hombros. una de las cuales movía debido a la agitación. era una egoísta perra conspiradora. ¿seguramente no tienes la intención de poner fin a nuestra relación tan pronto? —Curvó su mano alrededor de la parte posterior de su cuello. lo que provocó que la bata se abriera. lo sabe. Vi que la comías con los ojos en la ópera la noche anterior. —No sé de quién estás hablando. y cruzó las piernas. y de nuevo removió sus brazos de alrededor de su cuello. descansando en contra de éste. —Tengo algo para ti. —Regresó al sillón. Jason sintió la desesperación en el beso de Selena. un movimiento que indicaba claramente que él no juzgaba que eso fuera importante. —Oh. —Hizo un mohín con sus labios carnosos. está más allá de tu alcance. Pero puedes olvidarte de ella.—Cariño. Has sido un amante de lo más negligente. ¿no? —siseó. que en una época no podía tener suficiente de ellos. Esa quejosa invitada de lady Lansdowne. Ella cruzó los brazos sobre su pecho. revelando esas piernas delgadas y largas. Coventry. todo intento de jugar a la gentil dama desvaneciéndose en un instante. se acercó al aparador y se volvió. Es una inocente. mi Lord. y ya que estás casado. —Estudió las diversas expresiones revoloteando por su cara—. pero más allá de eso. Reacomodando su cara en líneas más agradables. Se acabó. —Lo siento. —Señor. —Selena. con una mirada testaruda en su rostro. sabes por qué estoy aquí. —Es ella.

—Le pasó los nudillos por su mejilla. tenía toda la intención de perseguir a la encantadora lady Olivia.Metió la mano en el bolsillo del abrigo y sacó una caja de terciopelo negro. se dirigió a su casa. añadió—: ¿Seguro que no quieres quedarte un poco más? Realmente tengo que darte las gracias por un regalo tan considerado. Saltó por los escalones sintiéndose alegre. Los ojos de Selena se iluminaron de placer cuando la abrió para revelar una hermosa pulsera de zafiro y diamantes. Esta vez tenía algo que esperaba con interés. mi Lord. —Gracias. mi dulce. Podríamos retirarnos al piso de arriba. debo irme. tanto él como su hijo habrían estado satisfechos. Es realmente una hermosa pieza. Silbando suavemente. Selena se irguió y le acompañó hasta la puerta. Si tan solo el viejo Conde hubiera esperado unos meses para estirar la pata. —No. Una vez que el Parlamento aprobara su anulación. sino con el matrimonio en mente. —Considerándolo con los ojos entrecerrados. —Entonces voy a desearle que pase un buen día. a diferencia de otras terminaciones de enlaces anteriores. Jason le besó la mano y se fue. 84 . No para propósitos nefastos.

y salió de la bañera para secarse. sería la que aceptaría o rechazaría cualquier oferta realizada. Sonrió mientras se imaginaba enviando a los posibles pretendientes a Jason por su yay 1 o nay2 en las ofertas. Por desgracia. y reuniones año tras año no le atraían. podría continuar con sus estudios de música. Lo había hecho por sí misma la mayor parte de su vida. 1 2 Palabra que denota aprobación. para secarse el cabello. También podría negociar los acuerdos en su nombre. Palabra que denota negación. el único que encendía su sangre. Luego se reprendió a sí misma. O podría comprar una pequeña casa aquí en Londres. disfrutando de la relajación del agua perfumada y caliente. ¿Cómo habrían progresado si no la hubiera dejado por la mañana después de su boda? Por la forma en que parecía estar atraído por ella ahora.10 Olivia se reclinó en la bañera. podría considerar una oferta de alguno de los caballeros que se reunían a su alrededor cada noche. En la carta de sus abogados. pero las interminables rondas de fiestas. Al no tener ningún familiar varón. 85 . bailes. Tampoco la falta de aire y la multitud de la ciudad. sus pensamientos volvían a su difícil situación con lord Coventry. de todos modos. Como siempre. Al no estar acostumbrada a estar desnuda delante de cualquier otra persona. Olivia suspiró y miró por la ventana a través de la habitación. de todos sus pretendientes. Se deslizó en una bata y se sentó delante de la chimenea. Lo imaginó acostándose con ella. hacia las nubes ondulantes que iban a la deriva. Con el dinero de Coventry y el legado de su padre. era el marido que no la quería. Olivia apretó el paño para permitir que el agua goteara hacia abajo por su pierna extendida. y le hacía ser consciente de su presencia. lo que muy probablemente significaría regresar a Italia. le habían asegurado que su generoso acuerdo estaría dispuesto cuando el Parlamento aprobara la anulación. no utilizaba los servicios de su criada para ayudarla en su baño. Con toda su experiencia. podrían haber avanzado bastante bien. Por supuesto. Se tragó el dolor. sin duda sería una experiencia placentera.

Desafortunadamente. Lord y lady Banbury serían sus anfitriones de esta noche para una velada musical. nos encantaría escucharla. tomándola de la mano—. insisto en que toque para nosotros —Lady Banbury se acercó deteniéndose delante de Olivia. Ella es muy talentosa. sería mejor para su paz mental. Tres músicos profesionales contratados para la noche habían realizado varias piezas conocidas. No seas tonta. unas cuantas mujeres jóvenes siguieron mostrando sus habilidades en el piano. Olivia encontró poco de esa música especialmente gratificante para su oído entrenado. querida. Elizabeth se inclinó hacia ella para susurrarle al oído. Ella realmente no creía que nadie fuera a ser receptivo a su actuación. La multitud siguió hablando. Mientras se acomodaba en el pianoforte. Por favor. —Por favor. con su historia no tenía intención de alentar sus avances. La velada musical Banbury era inmensamente mejor de lo que Olivia había esperado. Elizabeth levantó la mano para llamar la atención de su anfitriona cuando lady Mary Alice salió de la plataforma— . Después de un breve intermedio. y lady Banbury tiró de ella hacia la parte delantera de la sala. —Lady Banbury. larga y poco interesante velada. que 86 . algo renuentes. Olivia se sonrojó y se volvió hacia Elizabeth. Indudablemente. de alguna manera. —No importa. Se sentó en la primera fila. la decepción en el rostro de su amiga la convenció rápidamente de cambiar de opinión. A pesar de su débil intento de convencer a Elizabeth que ella preferiría quedarse en casa con un buen libro. corrió a través de diversas piezas en su mente que podría tocar de memoria. —Mi querida. indicaron su acuerdo. permitiendo que la música relajante flotara sobre ella. pero se decidió por Quasi una fantasia de Beethoven. No he tocado en las últimas semanas. el público había alcanzado su tolerancia de actuaciones de aficionados. pero Elizabeth le dio un empujón por detrás. su inquietud haciendo que Olivia se pusiera nerviosa. —Sentada junto a Olivia. no. ¿no es así? —Se volvió y dirigió a la multitud. Haciendo a un lado sus preocupaciones. Cuanto más lejos se mantuviera de lord Arrogante. llamó a la criada para ayudarla a vestirse para otra. arpa y flauta. sin duda. que con un puñado de aplausos y murmullos. ya lo sabes. Lady Olivia debería ser alentada para que toque para nosotros.A pesar de la añoranza que sentía en su presencia.

las actuaciones miserables pronto cesarían y podría tener la oportunidad de hablar con ella. ningún padre que la abandonó emocionalmente. en francés. 87 . Su deseo de ver una vez más a lady Olivia hizo de su breve aparición una necesidad. cuando lady Lansdowne sugirió que tocara lady Olivia. con los labios fruncidos en concentración a medida que cautivaba a la multitud con su experiencia. Estaba a punto de dar un suspiro de alivio cuando se hizo evidente que la velada musical llegaba a su fin. Se había vestido con un vestido color lavanda claro. observó a Olivia tomar su lugar en el pianoforte. mientras ella empezaba a tocar. alisando el vestido sobre su encantador derriere3. extrayendo del instrumento una respuesta sensual de placer sostenido. sus fosas nasales se ensancharon. La sala quedó en silencio cuando la alta nobleza de la sociedad londinense se sentaba en silencio. El público dejó de hablar mientras todos y cada uno se enfocaba en la hermosa mujer que tocaba de memoria. y luego se convertía en una de las piezas más hermosas que jamás había tocado. ningún problema con un marido que no la quería. 3 Derriere. Jason se sentó. Ya no había un público. Lord Carstairs. La mujer era verdaderamente notable. ninguna sala de música Banbury.comenzaba agradable y lenta. concentrándose en la visión de la belleza que era lady Olivia. Se recostó en su silla. Mirándola desde este ángulo. se perdió en sí misma y se volvió parte de la música. muy talentosa. Cerró los ojos un momento y permitió que la música le inundara mientras trataba de captar la visión que buscaba. con una cinta violeta más oscura debajo de sus pechos antes de que el vestido cayera en suaves pliegues hasta el suelo. Su atención fue atrapada inmediatamente. en la parte posterior de la sala. Ahora ella se sentaba en la parte delantera con lady Lansdowne y. Con algo de esperanza. hipnotizados mientras los dedos de Olivia se deslizaban sobre las teclas. Sintió que su ingle se apretaba cuando se sentó. con los brazos cruzados. sintió una vaga sensación de reconocimiento. se movió hacia delante. capaz de ver sólo su perfil. aburrido como de costumbre en estos asuntos. Algo sobre la imagen tiraba de su memoria. trasero. A sólo unos quince segundos en la pieza. Después de un minuto más o menos. inquieto.

y se tambaleó. Varias voces corrieron caóticamente por su mente. se volvió y salió de la habitación. Las lágrimas llenaron sus ojos. ¿Cuál podría ser el problema? ¿Finalmente me reconoció? 88 . sus emociones a flor de piel. Irradiaba cólera como nunca había visto a nadie. La había mantenido acompañada durante tantos años. mi señor. Su boca se secó completamente y su corazón se aceleró. Jason sintió como si un rayo se hubiera estrellado contra él. tan rápido que la sangre no tuvo tiempo de ponerse al día con su cerebro. El testamento de su padre dice que tiene que casarse con lady Jane Grant. Lady Olivia Grant. la ira y la tristeza. mi Lord. y ella realmente retrocedió un paso. Caminando hacia su carruaje. apretó los puños a su lado. Cómo echaba de menos su música. esta es mi primera temporada. Captó el rostro de Elizabeth y sonrió. su mirada vagó por la habitación hacia donde Jason se sentaba y su sonrisa vaciló. que ha estado viviendo con su padre en Italia. salió de la habitación y se dirigió a la puerta principal. Respirando profundamente. Yo viajaba con mi padre. Respirando hondo. Su rostro era de un enfermizo blanco y pareció realmente tropezar cuando se levantó. sus hermosos ojos violetas. cuando nadie más lo había hecho. Sus fosas nasales estaba dilatadas y su mandíbula apretada. liberando la ansiedad. Olivia se puso de pie mientras el entusiasta aplauso de la multitud flotaba sobre ella. Sí. a pesar de que él estaba a una habitación llena de gente lejos de ella.La música hechizante llegó a su fin y él abrió los ojos para mirarla mientras ella se volvía a la audiencia. Ella toca como un ángel. brillando con lágrimas. A partir de ahí. saltó en éste y dio instrucciones al conductor para que lo llevara a casa de Drake. ¡Maldita sea! Jason se levantó bruscamente. Las semanas que había pasado en Coventry Manor se habían vuelto soportable por el disfrute que había sentido cuando sus dedos volaban sobre las teclas. ¡Maldita sea! Esa zorra por la que he estado jadeando es mi propia esposa. Sus ojos se encontraron.

los pies en el aire. pero un enfrentamiento con Lord Arrogante estaba definitivamente en su futuro. Levantando la barbilla. con quien se alojaba. Jason casi eliminó la puerta de su marco cuando la abrió para abandonar la habitación. Drake. ¡Mi esposa! Drake lo miró por un momento. No tenías idea de cuando llegó a la ciudad. con la intención de obligarla a una anulación. con la que resulta ya estás casado. es ella. sin siquiera tener motivos para uno. —¿Lady Jane y lady Olivia son la misma? Jason asintió. Jason corrió escaleras abajo. —Vamos a ver si lo entiendo. —Vamos. la encantadora lady Olivia. Drake y la silla cayeron hacia atrás. Querías encontrar a esta mujer difícil de alcanzar. Drake dejó a un lado su libro.Suspiró de alivio cuando se fue. La estimada huésped en la casa de Elizabeth. Nunca en su vida había hecho el tonto de esa manera. En un instante. —Lo que dices no tiene sentido. tratando de controlar la ira palpable que rugía a través de él. las manos en puños a los costados. Jason irrumpió en la biblioteca de la casa de ciudad de Stafford y se detuvo. Drake sonrió. no es otra que Lady Jane Grant. con los pies separados. —Él fulminó a su mejor amigo con la mirada. así podrías perseguir a esa dama. hombre. 89 . ¿Quién o qué es lady Olivia? Jason se pasó los dedos por el cabello. se dijo que estaba preparada. con la mandíbula apretada con tanta fuerza que le dolía. con su mandíbula floja. ¿Eso lo cubre? —Drake echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. Jason lo golpeó a ciegas. Durante semanas has estado hecho un manojo de nervios tratando de encontrar a una misteriosa mujer. Frotándose los nudillos. e incluso cómo lucía. —Maldita sea. —¿Quién es ella? —Lady Olivia —gruñó Jason. su puño aterrizando en el mentón de su amigo. —Supongo que lo entendí bien —gritó Drake a su estela.

Había hecho el ridículo. Lo que había hecho no era de caballeros. porque pronto nos reuniremos. lady Coventry. Al parecer.Pensar que todo este tiempo había estado delante de sus narices. y nunca dado ninguna indicación en cuanto a su identidad. 90 . Jason reprimió el impulso de confrontar inmediatamente a lady Olivia. y eso no le gustaba. preciosa mía. descartó cualquier culpa que tratara de levantar su fea cabeza. tendría mucho que decirle a lord Lansdowne la próxima vez que se cruzaran. fingiendo ser otra persona. casi lo ahogó. también. Bueno. Tan dulce y recatada. En cambio. se corrigió. La próxima vez que viera al hombre se aseguraría de que sus ojos no fueran capaces de bajar la mirada al vestido de cualquier mujer durante bastante tiempo. Duerme bien. Enfadado. ¿Y qué se creía que estaba haciendo al coquetear con los conocidos libertinos de Londres y aceptando bailar con todos y cada uno? Y Carstairs mirando hacia abajo su vestido en la ópera. pensando en todas las cosas que le diría a ella mañana por la noche en el baile de Beresford. se fue a su casa y se puso muy borracho. los Lansdownes estaban en el subterfugio. sin pestañear cuando hacía el idiota de sí mismo al ser empalagoso con ella. pero la ira que sentía por ella cada vez que estuvo allí de pie cada cuando se encontraban. Que Lansdowne mantuviera a su mujer oculta enojaba a Jason casi tanto como el engaño de lady Olivia.

11 Después de saludar a sus anfitriones. Él la recuperó con la ira parpadeando rápidamente en sus ojos. pero este no es su baile. —Olivia tiró suavemente para liberar su mano. lady Coventry. Los músicos terminaron de afinar. El ardid había terminado. Los rizos de su rico cabello negro se reunían en la parte superior de la cabeza. Inclinándose ligeramente. y hebras del primer vals llamaron la atención de la multitud. —De hecho lo es. ignorando a las damas quienes emitían su mirada en su dirección detrás de los pintados abanicos. Pendientes de pequeños diamantes brillaban de cada delicado lóbulo. 91 . en Coventry House. y Fairfax bajó caer su mano y retrocedió. Jason descendió los escalones de la inmensa sala de baile y escudriñó la multitud. cerca de su garganta. él la tomó de la mano y la condujo a la pista de baile. Su sangre bombeada. imaginando su glorioso cabello extendido sobre su almohada. con mechones balanceándose suavemente en las sienes. Ella lucía magnífica en un vestido de seda del color de un rico vino clarete. Una mirada. apenas cubriendo sus zapatillas rosas. Un amplio collar de diamantes. Él le diría esta noche que sabía de su juego y demandaría que saliera de la casa Lansdowne y se estableciera en su residencia donde pertenecía. Su mirada inmediatamente descansó sobre Olivia. El corpiño ligeramente recogido confeccionado lo suficientemente bajo para permitir que su magnífico escote se mostrara a su provecho. Ella le quitaba el aliento. Completamente centrado en una mujer. —Jason lanzó una mirada asesina hacia lord Fairfax cuando el dandi se acercó y trató de reclamar a Olivia. La cinta debajo de sus pechos y por la parte inferior de las pequeñas mangas era de un rosa profundo. El vestido caía en suaves pliegues. Se las arregló para llegar a Olivia antes que su pareja. descubriendo cada punto sensible con sus labios. Jason se dirigió a través de la concurrencia. reflejaba la luz de cientos de velas. —Discúlpeme mi Lord. los ojos violeta ardiendo con pasión mientras pasaba sus manos sobre su delicioso cuerpo. Y es toda mía.

92 . en nombre del cielo. pero él se mantuvo firme. querida. apretándola contra su cuerpo—. Sólo le ha tomado semanas en reconocerme —le espetó. —Ah. lady Olivia? —dijo lo suficientemente alto para que todos en la cercanía lo escucharan. Olivia sonrió amablemente y dijo en voz baja: —Váyase al hades. mi Lord. —¿Y por qué. su columna tan rígida como una tabla. Terminaremos este baile y luego daremos un paseo por los jardines. La confianza en sí misma se había fortalecido cuando había visto su reflejo en el espejo. —Así que ya lo sabe. así que comenzando —argumentó. ¿verdad? Olivia desvió un poco la cabeza. haría eso? —Porque. Ella trató de apartarse. Los nervios de Olivia se habían tensado como un arco durante todo el día. mi Lord. Mientras tanto sonríe y actúa como si este baile es el más maravilloso de tu vida. con los ojos entrecerrados. mi amor. cubriendo su mano con la suya. preguntándose si la abrupta salida de Jason la noche anterior realmente tenía algo que ver con su subterfugio. sus labios apretados. —No pienses alejarte de mí. —¿Un paseo por el jardín.Jason la giró en sus brazos y comenzó el vals. y no queremos darles ninguna razón de chismes. Él aflojó su agarre. —Se inclinó cerca de su oído. Los ojos de Olivia titilaron y sus mejillas se sonrojaron. Había pasado una gran cantidad de tiempo para elegir el vestido y los accesorios correctos para encontrarse con su adversario. Él la miró como un gato a un ratón. Felicitaciones por su intuitividad. estudiando el intrincado nudo de su corbata. toda la alta sociedad está mirando. Las últimas notas apenas se habían desvanecido cuando él puso su mano sobre su brazo. Olivia levantó su barbilla y mantuvo los ojos fijos en un punto a la izquierda de su hombro. lady Jane. No puedo respirar. Y su sangre bombeando a la zona más afectada por el cálido aroma de lavanda proveniente de su cabello. ¡Lavanda! —Luce hermosa esta noche.

Ella se levantó y trató de rodearlo. un tanto depredador. ¿Por qué no supo usted quién era yo? Él se levantó y pasó sus rígidos dedos por su cabello. —¿Por qué no me dijiste quien eras? —Una mejor. y entonces. —Ella inclinó la cabeza hacia atrás para poner más distancia entre ellos—. y su corazón comenzó a latir con tanta fuerza que estaba segura de que él podría escucharlo. —Ella exhaló la palabra—. Después se sentó. nadie pasaba cuando él la llevó a un pequeño banco de piedra. Se veía tan masculino. se inclinó sobre ella. Él la agarró del antebrazo y se inclinó. —Yo no te conocía en ese entonces. —Usted no me conoce. mi Lord. no sea que se desmayara debido a la tensión. —Insisto en que mudes tus cosas de la casa de lord Lansdowne a Coventry House. Ella lo miró. y cuáles eran sus intenciones? Ellos serpentearon por todo el sendero del jardín.Pero ahora que realmente lo enfrentaba. y los votos que pronunció. mi Lord. —Él habló con tranquilo énfasis. él la miró. comenzó la batalla. el codo apoyado en la rodilla. ¿Por qué la razón de este paseo. Ella sintió las olas de una fuerte emoción emanando de su cuerpo. asintiendo a otros paseantes. el impacto y la ira por su fácil referencia a su nombre correcto le hicieron picar la mano por abofetear su arrogante rostro. —¿En efecto? ¿Me permite recordarle su condición en nuestra boda? Cualquier aspecto de locura sigue siendo únicamente de su parte. Caminaron durante varios minutos. apoyando el pie en el banquillo. Jason se movió. —¿Qué es lo que desea decirme. —Ah. mi Lord. —Yo no te recordé porque estaba borracho. mi Lord? —Ha hecho un tonto de mí. madam. Ella levantó la barbilla. Finalmente Jason la volvió a un sendero que conduce lejos de la casa. Enviaré un carruaje en la mañana. 93 . Su estado de embriaguez en nuestra boda decía mucho de su respeto por mí. descansando sus manos en el banco. No siendo capaz de contener su lengua por más tiempo. a cada lado de sus caderas.

Eso salió bien. —No habrá anulación. ella no tenía ninguna intención de mudarse a Coventry Hous. mi Lord. —No podía creer la arrogancia del hombre. Oh. —Se dio la vuelta y caminó rápidamente hacia la casa. Olivia trató de calmar su acelerado corazón antes de entrar al salón de baile. Ni ahora. Simplemente ordenarle que se trasladara a su casa y tomara sus deberes de esposa. Como si ella simplemente se derrumbaría en sus brazos con gratitud y lloraría de agradecimiento. Y si mal no recuerdo. pero no haré tal cosa. luego vuelto a recuperar? —Antes de siquiera pensar. ni nunca. y te mudarás a mi casa. y los chismes sobrevendrían si regresaba en un estado frenético por sí misma. el hombre era arrogante. Se frotó las manos para reducir el escozor de su palma. Hizo un gesto con la mano restándole importancia.Olivia lo miró. ya no soy su esposa. ¿no? 94 . — Ella se ciñó a sí misma con determinación. —¡Cómo se atreve! ¿Cree que soy una especie de títere para ser puesto aquí. No serviría de nada aparecerse agitada. Bueno. Olivia. —Yo no le di permiso para llamarme por mi nombre de pila. Los ojos de ella brillaron. Te mudarás a mi casa mañana. Jason se frotó la cara y se sentó en el banco de piedra. señor. o incluso hablaré contigo. El músculo de su mandíbula se contrajo. luego allá. sus cejas arqueándose. nunca más. Te odio. Ella y Jason podrían haber sido notados al salir juntos. —No habrá anulación. —Tú eres mi esposa. levantó la mano y le dio una bofetada—. se sentía bien a través de su guante. ya que usted ha solicitado una anulación. —Disculpe. ella dejaría Londres y regresaría a Italia. Una vez que la anulación saliera. con los ojos cada vez más amplios. Nunca me mudaré a tu casa. —Ya he firmado el formulario de consentimiento y lo envié a mis abogados. descartado. Nunca en toda su vida había perdido el control de esa manera.

Se frotó la mejilla una vez más y sonrió ante el recuerdo de su fiera. Estando acostumbrado a nada más que la adoración de las mujeres durante toda su vida. —Puso su mano sobre la de ella posesivamente en su brazo. Abanicándose vigorosamente. Llevaría algo de tiempo hacerlo. No lloraría. abrió un enorme agujero en su confianza. Y resolverlo es lo que haría. no puedo ser realmente un idiota. Debía parecer asustada. su cara se sentía caliente. Ese estupido pretencioso no hará que me avergüence a mí misma en frente de todos. pero no la diviso. Dios. pero tenía la intención de recoger su orgullo y ganarse a su esposa totalmente. Tan pronto como se sintió lo suficientemente bien. Ahora entendió el término loco de ira. 95 . Olivia le devolvió una leve sonrisa. ¿Le importaría acompañarme? —Pero. mi Lady. ¿Se volverían a ese color cuando la pasión se apoderaba de ella? Era realmente magnífica en su furia. El violeta de sus ojos se había profundizado a casi negros. por supuesto. se sentó en una silla cercana para recuperar el aliento. Olivia siguió buscando a su amiga. El recuerdo de Olivia en medio de la ira apretó sus calzones. lady Olivia? —Sus ojos eran cálidos y suaves. que Olivia le pusiera en su sitio picó. Odiaba admitir lo mucho que su asco y repugnancia le habían afectado. —¿Está bien. Y ella era su fiera. y su respiración volvió a la normalidad. y quizá también un poco sedienta. Las estancias de Olivia le impedían inhalar profundamente y puntos negros bailaban ante sus ojos. se levantó a buscar a Elizabeth. Su corazón aún palpitaba. mi Lord. Sus pasos se detuvieron abruptamente cuando lord Fairfax la agarró del brazo. su corazón comenzó a desacelerarse. y los condujo hacia la mesa de los refrescos. Sin embargo. el problema continuaba en cómo podía resolver esto. y lágrimas llenaron sus ojos. —No me estoy sintiendo del todo bien. Él inhaló profundamente. sentir su odio y dolor. Después de deslizarse a través de las puertas francesas.Ser testigo de la ira de Olivia. No tenía intención de seguir adelante con la anulación. Una cosa estaba clara. Su encuentro con Jasón le agobió.

—Lady Olivia. —Elizabeth buscó los ojos de su amiga—. habiendo pedido disculpas por su madre al no asistir. —Oh. y la miró—. Elizabeth cruzó las manos sobre su regazo. Se sintió mucho mejor después del baile entusiasta con Drake. pero sabía que me dirías cuando sintieras que era el momento adecuado. ya que necesitaba recuperarse por los entretenimientos de la última noche. querida —Desde su posición en el sofá. Olivia? Ella levantó la barbilla.Farifax le entregó un vaso de limonada y comenzó una disertación sobre su preocupación por diversas dolencias de su madre Olivia asintió. Algo en su actitud le dijo que sabía de su subterfugio. —Ella sonrió a lord Fairfax. A la tarde siguiente. Prácticamente me ordenó que mudara mis cosas a Coventry House el resto de la Temporada. pero lo encontraba gracioso. El resto de la noche pasó agradablemente. un lacayo anunció el primero de sus invitados. luego se unió a su compañero en la Cuadrilla. —Dios mío. Olivia se paseaba. su rostro calentándose mientras recordaba su conversación. —Él lo sabe. —Antes de que pudiera continuar. ansiosa por alejarse de él y la charla interminable. de hecho lo es. Olivia permanecía mirando la chimenea del salón en los minutos antes de la esperada llamada en la casa de ciudad Lansdowne. ¿Y qué es lo que quieres. un centelleo en sus ojos brillantes. y Olivia puso una sonrisa en su cara. —Él quiere que nosotros permanezcamos casados. —Sí. mi Lord. —Deseo no poner los ojos en ese maldito hombre de nuevo. Pensé que algo como esto debía haber sucedido cuando los vi a los dos juntos anoche. ¿nuestro baile creo? Se dio la vuelta con gratitud para poder ver a Drake de pie con su mano extendida. Con suerte él se había marchado a casa y ahora por siempre la dejaría en paz. Quería preguntar acerca de todo por la mañana. 96 . y ella nunca vio al Lord Arrogante de nuevo. Menos de una hora más tarde lord Fairfax se sentaba junto a Olivia en el sofá. —Ella se detuvo frente a Elizabeth y se cruzó de brazos—.

las arpilleras negras brillando tan brillantemente que podían sustituir a un espejo. —Su mandíbula palpitaba de tensión. exprese mi consideración a su madre. ¿Puedo decirle cuan completamente sorprendido estaba en su talento inesperado? —Gracias. ocupando más espacio del que cualquier hombre debería. Ella se puso rígida. Al parecer. y mirándola directamente a sus ojos. Ella frunció el ceño. —Lord Coventry Anunció. —Lord Coventry. Jasón entró en la sala. Él le tomó la mano. Espero que dentro de poco se recupere de la pasada noche. Sólo años de buena etiqueta obligaban a Olivia a extender su mano cuando Jason hizo una reverencia delante de ella. —Jason enfatizó su nombre—. sus ojos brillando intensamente con alegría contenida. trago saliva por haber hecho algo tan poco femenino. esbozó una sonrisa diabólica. Las pestañas de Elizabeth revolotearon. Los pulmones de Olivia se apretaron y se encontró con dificultades para respirar. Recogiendo una pelusa invisible de su chaqueta. Lord Fairfax se ruborizó de un rojo brillante y sonrió con entusiasmo. besando la mano que ella le presentó. —Lady Olivia. He oído que usted toco en la velada musical Banbury la otra noche. mi Lord. loego. Olivia soltó un bufido a su opinión y. —Demasiado tiempo. Se inclinó ligeramente hacia Elizabeth. mi Lady. Rápidamente volvió su atención hacia lord Fairfax. Olivia echó un vistazo a Jason. —Por favor. ha pasado bastante tiempo desde que su visita. agregó: 97 .Lord Carstairs se acababa de instalar en la pequeña silla frente a Elizabeth cuando entró Staunton. su marido había arrojado el guante. Sus pantalones tan ajustados mostraban muslos musculosos. Me disculpo por la grave negligencia de un buen amigo. Pero la parte más impresionante de lord Coventry eran sus penetrantes ojos azules y el rizo negro que le caía sobre la frente con desenfado. Vestía una chaqueta azul oscuro ceñida al cuerpo sin medida necesaria para aplicar acolchado.

y aquí estaba sentado en el salón de Elizabeth. Jason dijo sin problemas: —Nos encantaría ir a dar un paseo mañana por la mañana. La verdad sea dicha. Un adversario digno. ¿no crees. —Su barbilla se levantó. ¿Qué era esto? Ella le dijo anoche que no quería tener nada que ver con él. —Elizabeth se dirigió a los caballeros—. creo que un viaje en grupo sería la mejor cosa. lady Lansdowne? Y. lady Olivia? Lord Carstairs echó un vistazo de Jason a Olivia. lord Fairfax. ¿Qué hay de usted. sí. por supuesto. no. 98 . su boca se presionaba en una línea. él también era guapo como el pecado y letal como un tigre. una sonrisa maliciosa en su rostro. mi lord. señores. —Mi música no es ningún secreto. Ella se apresuró hacia la campana y dio instrucciones cuando la criada apareció. A medida que Olivia abría la boca para responder.—Estoy seguro de que una dama encantadora como usted tiene numerosos secretos ocultos. disfrutó el combate con él. Lord Carstairs miró directamente a Olivia mientras aceptaba una taza de té de Elizabeth. y ella sintió el calor en su cara. recuerda que Mademoiselle DuBois envío tu traje de montar hace unos días. Jason se inclinó hacia delante. —Oh. El corazón de Olivia martilleaba en su pecho. Lady Olivia ha estado renovando su guardarropa mientras me visita. —¿Seguramente debe tener otros secretos? Elizabeth se puso de pie tan de repente que pareció que había sido lanzada de su silla por un pie invisible. Sería mejor para ella recordar la última realidad. y me pregunto si usted me acompañará a un paseo mañana por la mañana. mi Lord. usted sería muy bienvenido también. Olivia miró a Jason. —Voy a llamar por el té. —No estoy segura de que tenga la ropa adecuada para un paseo. querida. luciendo como un Lord muy cortés. —Acabo de recibir la entrega de una magnífica yegua de Tattersalls. —Um.

¡Aguanta. El pasatiempo favorito de las damas. mi Lord.—Ah. ciertamente! 99 . Olivia gimió para sus adentros. —Caminaré afuera con usted. Puedo verdaderamente imaginar cómo son las facturas. Fairfax se levantó. Levantó la barbilla y enderezó los hombros mientras ella y Fairfax salían de la sala. Jason resopló y Olivia se levantó. —Ella aceptó su brazo. pero no dijo nada mientras ella tiraba la falda hacia su cuerpo para evitar tocarlo. sonrió ante la visión de Jason frotándose el pie contra la otra pierna. un guardarropa nuevo —dijo Jason perezosamente—. —Me temo que debo dejar esta encantadora compañía. Mi madre me está esperando en breve para ayudarla en la organización de las flores. Lord Arrogante la había encajonado perfectamente en un rincón. señalando con la cabeza a algo que Elizabeth dijo. y al pasar junto a Jason. Él hizo una mueca. A medida que miraba hacia atrás. lo piso directamente y sólidamente en el empeine. rebotando un poco para dar énfasis.

He tenido peores. Entonces. En un corto período de tiempo. ¿qué vas a hacer? —¿Acerca de? —Acerca de la encantadora lady Olivia. que le tentó tanto más para burlarse de ella. Ella me odia. No tímida y modesta. por decir lo menos. Sonrió cuando el transporte comenzó a avanzar. La mujer con la que estoy legal y legítimamente casado. ¿te aceptará la encantadora lady Coventry? —Por supuesto que no. Jason miró al vacío por un momento. se había sentado en un cómodo sillón de cuero frente a Drake. Ella tuvo un momento muy difícil controlando su ira. Se rió en voz baja. Le encantaba su naturaleza apasionada y la intención de disfrutar a tope cuando llegara el momento. —¿Cómo está tu barbilla? Drake se tocó con la punta de su dedo.12 Jason se acercó a su carruaje y gritó al conductor que lo llevara a White. Este concurso de voluntades podría llegar a ser muy interesante. Así me lo dijo anoche. Qué pequeña bruja era su Olivia. Jason miró a su alrededor y señaló a un lacayo que le trajera un whisky. ¿te refieres a la encantadora lady Coventry? Mi esposa. —Te extrañé esta mañana de Tattersall. Él sabía que su mano debía haberle picado por abofetearlo de nuevo. Tenía mi ojo en un buen pedazo de caballo. —Él se echó hacia atrás y estiró sus largas piernas— . 10 0 . ¿Esa lady Coventry? Drake sacudió la cabeza y sonrió. aquella. —Ah. —Bien. pero ese pisotón a su pie tuvo que aliviar parte de su tensión. Qué es por eso que estoy forjando una campaña para volver a reconquistarla. —Pero.

Lord Arrogante era masculino. 10 1 . amigo. Y la hora temprana aseguró que el aire de la ciudad seguía siendo claro. ¿Qué te hace pensar que puedes ganarla ahora? —Un Coventry nunca abandona. lady Olivia. Ella inhaló profundamente el aire. perfumado con flores del jardín en la parte lateral de la casa. por lo que creo que todos estamos listos. y esa sencilla acción hizo revolotear su estómago. De pronto. esperaba con interés el paseo. —Buenos días. Drake. La pluma vivaz rodeó su rostro. casi tocando el labio. sosteniendo el tercero. Tiraste a la dama. Se mordió los labios y se pellizcó las mejillas para el color. y rezumando confianza. Recuerda. Ella se unió a él y presentó su mano por su beso. excepto a mi cama. Olivia juró en voz baja mientras se enderezaba su sombrero de montar en el espejo. Puntualmente. Ella resopló. ¿Por qué estoy haciendo esto? Debería decir que tengo dolor de cabeza y no puedo montar. Sin piedad. Se ve espléndida. El traje de montar azul de lana ligera favorecía sus ojos. como siempre. iluminando el color violeta oscuro. pero nunca la tuviste. un mozo agarró las riendas de dos caballos. Carstairs levantó la vista cuando ella apareció. Él sonrió con una sonrisa de infarto. una sonrisa iluminando su rostro. En la parte inferior de la escalera. Sus ojos brillaban mientras pensaba en qué clase de problemas pudiera causar él hoy. Pero ella no tenía ninguna intención de permitir que el Conde de la Arrogancia sacara lo mejor de ella. Ofreció a Olivia su brazo y procedieron en la mañana de finales de primavera. musculoso. Olivia se quedó sin aliento al ver al hombre. No tengo ninguna intención de dejar que ese delicioso cuerpo vaya a ninguna parte. a las ocho llegó el primer caballero. Un día sin nubes. Esto es la guerra. Olivia colocó la parte inferior de su traje de montar sobre su brazo y bajó las escaleras hasta el vestíbulo donde se encontraba lord Carstairs hablando en voz baja con Staunton. para empezar. —Lord Coventry está fuera con nuestros caballos. Podría haber manipulado a Carstairs en incluirlo en el paseo de esta mañana.—Lo siento. bastante raro en Londres. Jason estaba parado junto a él. pero ella no le mostraría ninguna misericordia. Alto. Maldito el hombre por lo que le hacía.

Regio en su porte. No tomó mucho tiempo para hacer su movimiento. Extraño a mi caballo. Ella seguía removiéndose. Se rió en voz baja mientras se retorcía. conversando sobre el clima. —Jason se puso en cuclillas. El magnífico semental se paraba orgulloso al lado de su dueño con aire satisfecho. Estaban en el parque cuando se dio cuenta de que la silla no se sentía lo suficientemente ajustada debajo de su trasero. —Viejo. mi Lord. Ella le fulminó con la mirada mientras se ajustaba la falda para cubrir sus piernas. —Jason sonrió afectuosamente al caballo. Los tres trotaron hacia Hyde Park. sentándose.Entonces se dio cuenta de su montura. —No estoy segura. Ella golpeó su mano y se movió hacia atrás. Finalmente Jason dijo: —¿Ocurre algo. no. su pulgar vagando hacia su pecho. Por qué. mirando por debajo del vientre del caballo—. sólo cierto que Jason tenía algo en mente. Pasó la mano enguantada bajo la suave nariz aterciopelada del animal. Era demasiado agradable e inocuo. no lo sabía. Es exquisito. Su cuerpo negro carbón brillaba casi azul con la luz del sol en su contra. parece que tengo un problema con mi silla de montar. Jason se acercó a Olivia. Olivia se mantuvo en guardia. la levantó sin esfuerzo en la silla de su yegua. lady Olivia? —Parecía demasiado inocente. Los tres se detuvieron y Jason desmontó y otra vez se acercó y la levantó. 10 2 . y puso sus grandes manos alrededor de su cintura. —¡Qué belleza! —exclamó Olivia. —En realidad. los chismes de la alta sociedad y los planes para más adelante en la semana. y lady Olivia no se sostendrá por mucho tiempo. —Se ajusta. sus rasgos suaves. —¿Cómo se llama —Apolo. pero espero que vuelva algún día. Lo dejé con mis amigos en Italia. Honor. Examinó la silla. el animal echó la cabeza hacia atrás como sabiendo que merecía cualquier y toda admiración. esperando. pero aún no podía estar cómoda. sus manos persistentes un poco más en su cintura. Antes de que Carstairs pudiera moverse. Montaban sus caballos a un ritmo pausado. Esta correa está desgastada. —Ella tocó su espesa melena. ¿está todo bien allí? —Carstairs observaba desde lo alto de su caballo. dejando que las hebras se deslizaran a través de sus dedos—.

Devolveré a lady Olivia a Lansdowne. Y tú ya no eres mi marido.—Déjame ver. —Te deseo. Ella le dio una palmada en la mano. mi Lady —murmuró. Se inclinó y le susurró al oído. dijo—. envolviendo sus brazos alrededor de la cintura de Olivia. y se inclinó—. sin embargo. Mirando completamente aturdido. No voy a permitir que me acaricies. —Ella le dio un empujón a un lado. 10 3 . sorprendiéndole en la nariz. Olivia se sentó rígidamente frente a Jason. Tu pequeña diabla. De nuevo inclinó la cabeza y mordisqueó la parte blanda debajo de su oreja. mi Lady. mi Lord. negándose a tocar cualquier parte de él. si usted toma las riendas de su caballo y lo lleva de vuelta. Pero a pesar de que soy tu marido. —Sólo estoy tratando de mantenerla a salvo. y esposó su mano errante con la otra. Lentamente movió su mano hacia arriba desde la cintura hasta que la parte superior de su dedo pulgar descansaba en la parte inferior de su pecho. —Antes de que pudiera pensar en una respuesta. Jason gruñó mientras ella le dio un codazo en el estómago. —Volviéndose a Carstairs. —Ouch. y tú vendrás a mi cama. Esta no es la silla que suelo utilizar —dijo lacónicamente—. —Por favor. —Ella tiró de su falda con una mano. Nunca he estado en mayor peligro en mi vida. —Nunca. —Será mejor que recuerdes esto. —Ha. Carstairs saltó de su caballo y tomó las riendas de la yegua cuando Jason se marchó. Ten en cuenta. Ella echó la cabeza hacia atrás. Él se levantó. —No puede montar ese caballo. Olivia hizo un sonido de disgusto. no te obligaré. Luego pasó la pierna y se sentó detrás de ella. que tengo la intención de ganar. —No ensillé los caballos. mi lady. mantenga sus manos fuera de mi persona. él la cogió en sus brazos y la depositó en su caballo. Luego movió su mano hacia abajo hasta que se detuvo en el muslo. Olivia. —¿Que crees que estás haciendo? —Ella trató de cubrir su pierna expuesta con sus faldas. Firmé los papeles de la anulación. Alguien puso la silla equivocada en mi caballo. —Yo los rompí. —Ella miró a Jason. alzando las manos en señal de rendición.

Olivia instó al semental de vuelta a Lansdowne. Con curvas en todos los lugares correctos. 10 4 . empezaré a besarte. No así. Jason se levantó y dio una palmada con el sombrero contra sus pantalones para quitar el polvo. —La voz de Jason rodó sobre ella como miel caliente—. el hombre debía haber tomado otro camino por el parque a la casa de ciudad de Lansdowne. con pechos y caderas generosos. ajena a sus miembros expuestos mientras apretaba los costados del caballo. Incluso antes de haber asumido el título de Conde. El cálido cuerpo de su esposa se sentía bien presionado contra el suyo. El premio era demasiado grande para retirarse. su esposa. y luego aflojar los alfileres que sostienen tu glorioso cabello. las mujeres habían caído a sus pies. Cómo calentaba su sangre. tengo intención de hacer más que acariciarte. Cuanto más tiempo pasaba con Olivia. Le había dejado en claro que no había sitio para él. le rogaría por más. más determinado estaba a tenerla. Jason había intimidado a la mayoría de los hombres con su mera presencia. Pondría otra marca en la columna de lady Coventry. amor. Ambos cayeron al suelo en un montón de faldas. Ella sonrió en su dirección mientras él se sentaba con la boca abierta en la tierra. —Ella echó todo su peso hacia un lado. Permaneció incómodamente hinchado durante la mayor parte del camino de regreso. chaquetas y sombreros. Su espíritu ardiente lo atraía casi tanto como su belleza. Reorganizando su dignidad. haciéndolos perder el equilibrio. que sólo reforzó su determinación. Comenzando por tus labios. Jason volvió a los establos. moviéndome hacia abajo… —Deja de hacer eso. Carstairs no estaba a la vista. La tendría y ella lo querría. Voy a quitarte lentamente la ropa. Olivia saltó desde el suelo y rápidamente montó en el caballo. Desde que había dejado los pantalones cortos. el sonido de su risa llevado por el viento. el pensamiento de ella desnuda y gimiendo bajo él lo mantuvo ocupado durante su vuelta a los establos. Visiones de sus ojos tornados y su cara enrojecida lo consumieron. ¿Cómo diablos hizo eso? Las damas no pueden montar caballos por sí mismas. Antes de que Jason pudiera incluso moverse.—Oh.

los ojos muy abiertos mientras se reía. una expresión de asombro en su hermoso rostro mientras ella se marchó. Elizabeth la miró por un momento. no como un típico día allá en casa.—¿Cómo fue tu paseo con los señores esta mañana? —Elizabeth sirvió té para ella y Olivia en el salón esa tarde. Olivia dejó su taza de té y cogió una tarta. una vez esto se estableció. —¡Oh. Lo envió de vuelta a los establos arrastrando mi caballo detrás de él. me volví a montar mientras el recuperaba el aliento y lo dejé sentado allí. —Fue un complot inteligente. —Elizabeth sonrió. —Todavía le daba una gran satisfacción recordar a su señoría sentado en su culo. —Por alguna extraña razón. por supuesto. —No fue tan divertido cuando él comenzó a poner sus manos en varias partes de mi persona. —¿Cómo conseguiste montar en su caballo sin ayuda? —preguntó Elizabeth. 10 5 . tenía que admitirlo. —¿Para qué? —Las cejas de Elizabeth se fruncieron. detecto una historia detrás de esa mirada. mi caballo fue equipado con la silla incorrecta. Jason me puso rápidamente delante de él en su caballo. las cejas levantadas. —¿Fuiste lo suficientemente capaz de disuadirlo de su comportamiento? —Bueno. Las damas disfrutaban de la paz y tranquilidad de la compañía de la otra. con una amplia sonrisa—. —Olivia volvió su atención a Elizabeth. en realidad. —¿Dónde estaba Carstairs cuando lord Coventry se estaba comportando de una manera tan inapropiada? —Oh. no! —Pero —continuó Olivia. Verás. Y. depende de lo que consideres “suficientemente capaz”. Elizabeth se tapó la boca. estoy segura de que tu mozo puso la correcta. Lord Arrogante lo manejó bastante bien. — Ella levantó la mano cuando Elizabeth comenzó a hablar—. una leve sonrisa en los labios. y Lord Arrogante la cambió. —Bastante bien. —Ah. yo lo desanimé a tal grado que ambos terminamos en el suelo. —Por la intención de hacer imposible para mí continuar en mi propio caballo. Antes de que digas cualquier cosa.

Olivia dudó por un momento. Elizabeth puso su taza de té en la bandeja y se acarició la boca con una servilleta. pero esta vez me fue bastante útil. las disputas. Es obvio que se siente atraído por ti desde el principio. —Nos guste o no. —Esa era mi intención cuando me fui de Italia. —Ella suspiró y miró por la ventana en la tarde húmeda—. 10 6 .—Mi padre nunca empleó a muchos sirvientes. lo sé. —Si hubiera estado realmente atraído por mí desde el principio. Él me hizo a un lado con no tanto como para pedir permiso. Sin embargo. Pensé que tu intención era hacer de tu casa aquí en Inglaterra. para responder a tu pregunta. y no una silla de señoras. debo añadir. —Todavía le escocía recordar el día en que había recibido el papel de su abogado. He estado montando mi propio caballo durante años. —Olivia se levantó y se acercó a la chimenea. Tengo dinero de la herencia de mi padre que usaré para mis propósitos mientras estudio. no estaríamos en este lío ahora. Torturar a su marido podría llegar a ser un pasatiempo divertido. algo para mantener su interés hasta que la Temporada llegase a su fin y se fuera a Italia. querida. Consentí y envié mi aprobación. he decidido regresar a Italia después de que termine la temporada. —Ella sintió una calidez de haber cambiado las tornas sobre Jason. —¿Italia? ¿Por qué? —Las cejas de Elizabeth se juntaron en un ceño fruncido— . —¿Qué hay de lord Coventry? —¿Qué pasa con él? —Olivia levantó la barbilla. —¿Quieres decir que tiene la intención de continuar con eso? —Elizabeth tomó la mano de Olivia. —Olivia. con los brazos abrazándose la cintura. y las cenas se habían vuelto tediosas. Muy poco femenino. Todos los bailes. él es tu marido y tendrá algo que decir en lo que haces. —Ha solicitado la anulación. seguramente querrá un verdadero matrimonio. Elizabeth soltó un gran suspiro y se inclinó en el respaldo de la silla. estudiando sus dedos antes de hablar. Sin embargo. y luego volvió a su asiento y juntó las manos. He tenido una oferta de una de las más prestigiosas academias de música en Roma para continuar mis estudios con ellos. no tenía intención de tener un esposo que me despreciara a tal grado que se presentó borracho para nuestra boda y luego me sacó rápidamente de su mente. ¿qué es exactamente lo que vas a hacer con esta situación?Ahora que Coventry conoce tu identidad.

suena como que ella ganó la primera batalla —dijo Drake con alegría al ver a Jason moverse de un lado al otro en frente de él. y creo que lord Coventry está librando una guerra. Voy a volver a Italia para estudiar música. Olivia se puso de pie y caminó. —Si es así. Coventry necesitará un heredero. —Bueno. Me dijo que no habría ninguna anulación. Si no tiene la intención de seguir adelante con la anulación. Jason marcó el paso. Drake. y ¡él se puede ir al infierno! —¡Olivia! —dijo Elizabeth. horrorizada. querida. —Elizabeth vaciló—. Estaba hecho. Entonces. Creo que estás en una batalla si tienes la intención de seguir adelante con tu plan. con la cara enrojecida. esto es la guerra. convirtiéndose en una famosa pianista recorriendo el continente. —Olivia.—En realidad. pero ganar una batalla no te otorga la victoria en la guerra. no. 10 7 . Elizabeth sacudió la cabeza. —No me importa lo que Lord Arrogante se proponga hacer. —Te estoy diciendo. No. —Muy entretenida. —Entonces será mejor que proceda con la anulación. la había prácticamente abandonado después de que su madre murió. —Yo ya he ganado la batalla —Olivia se secó las lagrimas. su atracción por ti es demasiado obvia. querida. y manteniéndose alejada de los hombres. —No. La situación más entretenida de la temporada. —No te puedo decir lo satisfactorio que es saber lo mucho que disfrutas de mi vida —gruñó Jason. viejo. Ella estudiaría música. entonces significa que piensa mantenerte como su esposa. sin discutirlo con ella. —Drake sonrió—. Tan tierno como había sido su padre. ahí lo tienes. —Ella vaciló—. había hecho arreglos para casarla con un hombre que se había comportado de una manera cobarde. —Sí. sé razonable. Olivia intentó controlar su temperamento. Derrumbándose en su asiento. sería adecuado para su bien. Si pudiera no tener absolutamente nada que ver con los hombres por el resto de su vida.

Jason desestimó sus comentarios. ¿Estarás allí? Jason asintió distraídamente. ¿Qué haría la señorita impertinente para frustrarlo cuando tenía que comportarse en una multitud de personas? Visiones de bebidas derramadas en su regazo. —Lo siento si no sueno alentador. codos a la cintura. —Sólo hay una manera de averiguarlo. La noche por delante podría presentar numerosas posibilidades de avanzar su campaña hacia delante si estaba de hecho allí. lo mantuvieron sonriendo mientras permanecía de pie y se dirigió hacia la puerta.La muchedumbre en White se reducía a medida que la hora de la cena se acercaba. Todo fuego y pasión. no. —Jason abrió de golpe su reloj de bolsillo y comprobó la hora. Dios. —Drake se levantó y se estiró—. —Sí. maldita sea. 10 8 . Me pregunto si mi esposa estará allí. Espero que sí. de Lady Coventry. por la mera diversión de ver a lady Olivia mejor que a ti de nuevo. A Jason aún le escocía la estratagema de lady Olivia. la mujer era preciosa. planeé asistir. y púas discretas lanzadas en su oído. Quería sentir esa pasión dirigida a él. —Drake se dirigió a la puerta—. Sonrió. Pero ahora tengo que volver a mi apartamento a vestirme para la cena de Cummings. pero no parece que la encantadora lady Olivia esté confabulada con tus planes. luego se sentó un momento y sonrió ante el brillante fuego. saludando con la cabeza al portero cuando salía. —¿Qué es exactamente lo que piensa hacer? —Drake interrumpió sus cavilaciones. pensando una vez más en su montaje muy poco femenino de Apolo. —Tengo la intención de hacerla mi esposa de verdad.

La cinta de terciopelo verde oscuro atada alrededor de su cuello tenía el medallón que atesoraba. Una típica cena fiesta de la alta sociedad inglesa sirvió más como una herramienta social que como una manera para compartir una comida entre amigos. Si tan sólo pudiera haber encontrado ese tipo de amor por sí misma. Lord y lady Cummings pasarían la noche tratando de impresionar a sus invitados con la importancia de los otros huéspedes. Empujando el pensamiento firmemente a un lado. Grif se situó en la parte inferior de la escalera. Rose había tirado su cabello hacia atrás hasta la coronilla.13 Olivia suspiró mientras estudiaba su reflejo en el espejo mientras Rose le daba los toques finales a su cabello. —¿Le apetece un jerez antes de irnos. entonces disfrutaría de un jerez. Se puso los guantes de raso color crema y bajó las escaleras. inclinándose ligeramente. 10 9 . dijo: —Si crees que tengamos tiempo antes de que Elizabeth esté lista. —Eché un vistazo a mi esposa quien ha cambiado su vestido tres veces. Simplemente frotándolo ahora le traía consuelo. Ella admiraba a este hombre maravilloso con el que su amiga se había casado. festoneado en la parte inferior. a la espera de las dos mujeres. y estaba pasándola muy mal en resistir las ganas de tirarlo hacia arriba. El escote era probablemente el más bajo que se había puesto jamás. su chal de encaje doblado sobre el brazo. el regalo de bodas de su padre a su madre. El soporte empujaba sus pechos hasta el punto en el que tenía miedo de que sus encantos pudieran derramarse de la sopa. nada le gustaba a una mujer más que un hombre que abiertamente la adoraba. Esta tarde Olivia se había puesto un vestido de raso verde manzana con un brocado enagua blanca. con rizos en cascada por la espalda. lady Olivia? —preguntó. así que supongo que tendremos tiempo para disfrutar de una pequeña copa antes de irnos. Aunque no posea la hermosura melancólica de lord Coventry. Grif sonrió y le indicó que lo precediera a la sala donde le sirvió un vaso de líquido ámbar.

—Elizabeth aceptó sus felicitaciones con gusto—. Una vez que estaban en camino. incluso cuántos vestidos había juzgado ella y echado a un lado. Nos encantaría que te unas a nosotros después de la temporada en nuestra casa en Devonshire. o dolor por ella misma. incluso antes de que se diera cuenta. Lord Lansdowne las acompañó a la puerta y al carruaje. Al parecer nuestro querido Ethan tendrá un hermano o hermana en algún momento antes de Navidad. Tengo la intención de regresar a Italia cuando la Temporada termine para continuar mis estudios de música. toda gracia y belleza. todavía no. —Grif sonrió mientras veía a su esposa hacer su anuncio. y charlaron en agradable compañía durante varios minutos.Otro punto a favor de su anfitrión. Bebió lentamente en su brandy. Como cualquier buen anfitrión haría. De alegría por su amiga. —Gracias. —Estoy lista. Elizabeth tomó la mano de Olivia y apretó. Grif cambió lo que parecía ser un tema incómodo. mi amor? —No. —¿Le has dicho a lady Olivia tus noticias. —Ella se ruborizó graciosamente y estrechó la mano de su marido—. En una sociedad donde los esposos y las esposas generalmente trataban muy poco entre sí. no estaba muy segura. Estoy tan feliz por los dos. 11 0 . —Entiendo que lord Coventry estará en el evento de Cummings esta noche — dijo. Grif miró a Elizabeth. —Elizabeth entró en la habitación. Ahí es donde voy a pasar mi encierro. Los ojos de Grif se iluminaron ante la visión de la apariencia de su esposa. Una punzada de envidia disparó a través de Olivia. —No hay ninguna comprensión cerca. descansando el tobillo en su otra rodilla. Se echó hacia atrás. La voz de Olivia tembló mientras luchaba por contener las lágrimas. Grif y Elizabeth compartían todo. No estoy al tanto de los planes de lord Coventry. eso es maravilloso. —Elizabeth. estudiando a Olivia por un momento. Olivia se sentó en el sofá y Grif en la silla frente a ella. —¿De veras? —¿Por qué su corazón tenía que acelerarse cada vez que el nombre del diablo era mencionado? —¿Han llegado los dos a algún entendimiento? Ella se retorció bajo su escrutinio simpático.

y luego aceleró de nuevo. Su mandíbula estaba apretada y parecía que estaba a punto de golpear a alguien. Carstairs dio la vuelta y tragó saliva. por lo que Jason se hizo a un lado y su corazón casi se detuvo. y agarró su codo. Echó un vistazo a la habitación y dio un suspiro de alivio cuando vio a Olivia. Jason asintió. ¿Por qué diablos lleva puesto ese vestido? Una respiración profunda y va a salir en estampida. ¿es que todavía está molesto por el asunto en Hyde Park? Ante su mirada de asombro. Olivia se veía espectacular. Sus ojos se movían de un lado al otro como si tratara de encontrar una vía de escape. Estaba parada entre lady Lansdowne y un caballero que estaba de espaldas a él. —Ella soltó la mano de su amiga y se recostó para mirar por la ventana pequeña a la oscuridad de las tiendas y los negocios ahora cerrados por la noche. Él se la comió con los ojos. su cabello un alboroto de rizos. Un puñetazo en el estómago no le habría afectado más. Jason entregó el sombrero y guantes al mayordomo en la casa de Cummings y subió las escaleras hasta la sala de estar donde los demás invitados a la cena se habían reunido. pero creo que regresar a Italia es la mejor opción para mí. Su piel cremosa resplandecía. A medida que se acercó más. Fue entonces cuando se dio cuenta de que el hombre de pie delante de ella no era otro más que Carstairs. Olivia vió a Jason cargando a través de la habitación.—Aprecio la oferta. tiró de ella hacia arriba. El vestido que llevaba era otro tono perfecto para su coloración. que prácticamente babeaba por su escote. Jason cruzó la habitación. 11 1 . Antes de que tuviera tiempo de pensar en ello. realmente lo hago. Era difícil obtener una vista completa de Olivia con el caballero bloqueándolo. su mirada dejó su cara y vagó hasta el corpiño de su vestido. —Lord Coventry —dijo Olivia en su voz más suave. haciendo una reverencia con gracia. dirigiéndose directamente a su mujer y su compañero salivante. con los ojos brillantes de ira. Dios mío. Aspiró aire y los músculos de su mandíbula se tensaron.

la mirada que le dio causó que la habitación se pusiera extremadamente caliente. sin embargo. En primer lugar. Entraron en la galería y se detuvieron frente al primer retrato. Cielos. —Lentamente deslizó su mirada de la cara a su corpiño.—Párate derecha —dijo entre dientes en su oído. ¿por qué lo preguntaría? Apretó los labios. Una vez más el impulso a tirar de su corpiño le hacía doler los dedos. y segundo. mi Lord. mi Lord. mi Lord. —Su mandíbula trabajando mientras apretaba los dientes. —Debido a que una gran parte de su piel se está mostrando. mi Lord. —Estoy seguro de que no sé lo que quieres decir. Pon tus ojos de nuevo en tú cabeza. —Él pasó el dedo por el interior de su corbata. —Ella se irguió. Coventry. lord Carstairs es siempre un caballero cuando está conmigo. —¿Se siente un poco relajada esta noche. —Ella aceptó el atrevimiento. Jason se volvió hacia Olivia. No iba a satisfacer su ego mediante el uso de su abanico. y yo tomo de excepción a Carstairs prácticamente cayendo en su seno. su estómago se apretaba en anticipación. La arrogancia de este hombre era de hecho sin igual. sus fosas nasales dilatadas. —Le pido perdón. —¿No hay una pañoleta que podría haber llevado con eso. mi vestido es el grito de la moda. hombre. Jason se acercó a ella. y el escote no es inferior al de cualquier otra mujer aquí esta noche. —¿Me honra con su presencia y se une a mí en un paseo a la galería? Lady Cummings me dice que los retratos de sus hijos acaban de ser colgados. —Le aseguro. yo no soy su esposa. —Puso su brazo y la desafió con la mirada. Ella podía sentir la tensión en el brazo y se preguntó si aún estaba enojado. Se volvió hacia Carstairs que estaba tragando rápidamente—. —Cada otra mujer aquí esta noche no es mi mujer. con los ojos brillantes. —Disfrutaría de eso. haciendo que su corazón se acelere de nuevo. Olivia podía sentir el inicio de rubor en sus dedos de los pies y subir todo el camino hasta la línea del cabello. y tiemblo al pensar que puede ser que atrape una fiebre de pulmón. —Piense en ello. madam? 11 2 . lady Coventry? —En realidad no.

tirando discretamente del escote.Hizo un gesto con la mano en su escote expuesto. y la Duquesa viuda de Northumberland. como mi esposa de veras. y con independencia de las otras ideas que tienes en esa encantadora cabeza tuya. no podía vivir una vida satisfactoria sin saber. Jason le dio la vuelta y tomó la cara entre sus manos. —Frotó el pulgar por su barbilla mientras hablaba. Olivia sacó la cabeza de su alcance. —Ella respiró hondo para calmarse. y utilizaba sus penetrantes ojos azules como armas. —Ella se alejó. una joven debutante. He tenido cuatro ofertas ya. señor. sin duda. —Lord Coventry. Jason se quedó hipnotizado mientras sus pechos se movían arriba y abajo. Él puso su mano en el brazo. mi Lord. un libertino conocido. Sólo su toque causó escalofríos correr por su columna vertebral y reducir sus extremidades a papilla. Toda la piel cremosa que cubría esos globos tentadores lo habían reducido a un joven libidinoso. Lord Garland. —Nunca. Ella lo miró. ocupaba el asiento a su izquierda. eso es lo que va a pasar. murmuró. 11 3 . Olivia dio una palmada en la mano. Sin embargo. No voy a ser su esposa de veras. Su alivio en que Carstairs estaba en el extremo opuesto del asiento de Olivia en la mesa de quince parejas fue de corta duración cuando Fairfax se instaló en el asiento a su derecha. —Te deseo —dijo en voz baja—. —No sin arruinar la apariencia del vestido. Justo antes de llegar a los demás. Jason trató de ocultar su irritación en su asiento designado entre lady Cicely Lyons. Si Garland miraba hacia el frente bajo de Olivia una vez más iba a saltar sobre la mesa y estrangularlo. —La señorita atontada junto a él se sonrojó y rió entre dientes mientras transmitía esta pieza vital de información que. El hombre era demasiado guapo para su propio bien. —Estaba segura de que podía oír su corazón latiendo. mamá cree que estoy haciéndolo bastante bien esta temporada. ni de otra manera. Jason sonrió a la joven. —Creo que nos están llamando para la cena. —No tome respiraciones más profundas esta noche.

¿Es este el tipo de elección que los jóvenes caballeros tienen? —Estoy seguro de que va a hacer a su mamá orgullosa. para complementar el segundo curso. Me doy cuenta de que pareces estar buscando un poco en su dirección. Jason se volvió hacia ella. —Esa es lady Olivia. ¿tiene que sonreír tan condenadamente? —¿Qué piensa usted. Estoy seguro que los caballeros de la alta sociedad se emocionaron sobremanera de que usted se nos haya unido este año. Juro que Garland movió su silla más cerca a la de Olivia. —Miró a Jason con una expresión humorística—. 11 4 . mamá dice que espera no menos de seis ofertas. —Oh. Su Gracia. Santo cielo. La sopa ya comida y retirada. anchoas. empujando el codo de Jason. con lord y lady Lansdowne para la Temporada. —Tomó un sorbo de vino y observó a Olivia sonreír brillantemente a Fairfax. mi Lady? —Mis ofertas. estoy segura de que voy a la altura de sus expectativas. Llamado la atención. y otros diversos platos. los sirvientes ahora ofrecían a los comensales pavo. espárragos. ¿Cree usted que voy a conseguir otras dos. así poder cumplir con las expectativas de mamá? —Ella se rió y se sonrojó. Levantó la vista y vio a la mujer mayor que indicaba a Olivia en el final de la mesa. Maldita sea. Un lacayo sirvió un vino más pesado para los invitados. ¿Dónde diablos está la otra mano de Fairfax? —Sí. carne de res. —¿Quién es la nueva? —dijo la Duquesa de Northumberland en su voz fuerte. Jason miró brevemente hacia ella y asintió. —¿Sobre qué. ¿eh? —Su voz resonó un poco demasiado fuerte para la comodidad de Jason. pero necesita más tela en ese vestido.—En efecto. ensalada. guisantes. Un tamborileo en su brazo le hizo girar y encontrar a lady Cecily dandole golpecitos con su abanico. Ella está de visita. lord Coventry? —La molesta parloteante seguía charlando sobre algo. Bastante poca cosa. y puesto que todavía tenemos unas cuantas semanas más.

Por Dios. me siento un poco débil. mi Lord. —Bueno. —Me pregunto por qué no le he visto en Almacks. Santo cielo. —No he estado en esta temporada. usted debe pedir a su madre para que nos acompañe. Yo no deseo causar ningún problema. —Puso su servilleta sobre la mesa y levantándose. —Ella bateó sus pestañas. ¿Estaba la joven impertinente coqueteando conmigo? Ella no puede tener más de diecisiete años. Lady Cecilia apretó la boca en una línea firme. ¿no sabía que no debía inclinarse de esa manera? Fairfax miró el pecho de Olivia con una sonrisa tonta en la cara que Jason deseaba aplastar. Una mujer. mi Lord. —Creo que antes de irnos.—¿Mi Lady? —Él se inclinó hacia ella. Él miró brevemente a la viuda. yo sin duda le guardaría un vals si lo hiciera. No estaba dispuesto a dejarse atrapar en el jardín a solas con una chica apenas salida del salón de clases. Gracias a Dios por ya tener una esposa. —Mamá. mi Lady. se volvió hacia la mujer mayor con un turbante de color verde oscuro en la cabeza. que tenía que tener la parte delantera de su vestido más arriba. —Movió sus labios en lo que sospechaba era un puchero bien utilizado. una vez más. Extendió el brazo y la joven puso su mano sobre él. —Lord Coventry. tiró de la silla de la chica. ya se me ha permitido participar en ese baile más escandaloso de las patrocinadoras. —Tenía más de un conocido que había estado atrapado en la trampa del párroco por una señorita que necesitan un poco de aire. Su estómago se apretó con fastidio cuando como una fan golpeó el brazo de nuevo. se dio cuenta. quien le dio una sonrisa de complicidad. ¿Por favor me acompañará hasta el jardín para un paseo? —Por supuesto. Los labios de Lady Cecily se apretaron mientras él le daba la respuesta automática antes de que volviera a mirar a Olivia. ¿podría acompañarnos a lord Coventry y a mí al jardín? 11 5 . creo que necesito un poco de aire. —Por supuesto. Especialmente desde que no era libre de hacer la cosa honorable de todos modos. qué considerado de su parte sugerirlo. me honraría bailar el vals con usted. —Si vuelvo allí. —Él cambió para ajustar sus pantalones mientras observaba a Olivia correr la lengua por la parte exterior de su boca. —Con una sonrisa forzada.

Ella se ruborizó cuando oyó a la Duquesa viuda de Northumberland preguntarle a Jason sobre la atención que él centró en ella. estaba demasiado fría. querida. nunca más vería la luz del día otra vez. pero era constantemente interrumpido por las peticiones de su madre. Pobre hombre. en realidad. Y definitivamente empacaría este vestido. Una vez que el heredero y repuesto ocuparon los cuneros. por supuesto. y no parecía molestarla en lo más mínimo. titulado de la alta sociedad que lo puso en el camino de cada debutante en búsqueda de matrimonio y mamás en la ciudad. Y lord Coventry ha ofrecido acompañarla. Lord Garland a su lado estaba poniéndose lentamente borracho y sus comentarios se fueron haciendo cada vez más indignantes. Estaría feliz cuando 11 6 . estaba demasiado caliente. el esposo y la esposa se separaban. pavoneándose. Sonrió para sí misma ante el dilema en el que Jason se había metido. mientras los tres abandonaron el comedor. Preferiría más agua y no vino. rico. Que le dé su chal. a tal punto que se había vuelto notable. Tan pocos casados por otra cosa que no sea la posición y la riqueza. sonriendo—. Olivia dejó escapar un suspiro de alivio cuando vio a Jason irse con la niña y su madre. Y su reputación como un libertino atrajo la atención de todas aquellas mujeres que buscan un amante hábil para calentar su cama mientras sus maridos estaban ocupados en otra cosa. Si no podía tener un marido que la adore como Grif hacía con su esposa. Era triste. la mayoría de los casos con sus amantes. A ella le gustaría un poco más en su bife. pero estaba realmente cansada de sus compañeros de cena comérsela con la mirada. Ella sonrió en dirección a Olivia y tomó el brazo de lord Coventry. No porque Jason había comentado sobre el. se lo quito. pero parecía que sólo su hijo podía satisfacerla. Jason era un joven hombre apuesto. ella se rió para sus adentros por lady Cecily haciendo todo lo posible para conseguir su atención. una vez más. La había fulminado con la mirada toda la cena. Necesitaba que alguien le pase la sal. El pobre Fairfax a su otro lado seguía tratando de entablar conversación con ella. Mientras él estaba ocupado observándola. Era lo que ella detestaba sobre la Sociedad. entonces no quería saber nada en absoluto. —La joven necesita un poco de aire —dijo la Duquesa viuda. Lady Cecilia tenía la atención de toda la mesa ahora.—Por supuesto. Todos estos requisitos deberían haberse dirigido a un lacayo. ¿está todo bien? —Lady Lyons se levantó.

Me pregunto si va a tocar para nosotros. hizo todo lo posible para sonreírle. pero debo insistir en que mi hija también toque para nosotros. Afortunadamente. otro de sus favoritos. Apretó la mandíbula y sus labios en una fina línea. y luego comenzó Bagatelle Nº 25 de Beethoven en La menor. Los lacayos establecieron platos de dulces. lady Cecily y lady Lyons regresaron a la habitación. en vez de día tras día de actividades frívolas. Jason se dirigió a Olivia cuando lady Cecily dijo: 11 7 . hemos oído tantos cuentos de su maravilloso talento en el piano. y luego se dirigió al grupo. lady Olivia. lady Cummings se puso de pie. Una vez más tranquila descendió en la habitación mientras tocaba cautivando a su público. lady Lyons aplaudió brevemente. Se sentó y respiró profundamente por un momento para aclarar su mente. las damas se retiraron al salón para tomar el té. pero antes de que pudiera hablar. sorprendida al ver una mirada de ánimo y orgullo en sus ojos. ella se dirigió a la parte delantera de la sala. charlando. Le tocó brevemente en el codo. Olivia se mordió el labio para no reírse. Después del postre. Confundida. dejando a los hombres disfrutar de su oporto. fruta y queso en el centro de la mesa. siempre se ha comentado. Ella tiene mucho talento. Olivia se sonrojó y miró a Jason. mientras Jason.esta tediosa temporada haya terminado y pudiera escapar a Italia. Entonces lady Lyons aprovechó el centro del escenario para agasajar a las damas con cuentos de las numerosas ofertas que su encantadora Cecily había recibido hasta el momento. Jason habló brevemente con lord Stafford y luego se dirigió directamente hacia Olivia. —Lady Olivia. los señores regresaron y giraron la conversación de lady Cecily y sus conquistas a las noticias de la alta sociedad en general y chismes. donde los esfuerzos que valen la pena tomarían su tiempo. —Eso fue encantador. y tan atento a escoltarla hasta el jardín cuando se sentía débil. Olivia rápidamente hizo su camino hacia el fondo de la sala mientras lady Cecily se instalaba en el banco del piano. Lady Cecily siguió y siguió sobre lord Coventry y lo atento que había estado durante la cena. y la impresión que ella había hecho en la alta sociedad desde su salida. Cuando terminó. La joven colgada del brazo de Jason.

y sentir el calor que irradiaba de él. Cuando lady Cecily terminó. —Ella sonrió a su anfitriona. Su piel chisporroteaba donde descansaba su mano. ¿me haría el favor de pasar las páginas para mí? Poniendo los ojos en blanco en dirección a Olivia.—Lord Coventry. —Olivia deslizó su brazo con el de su amiga y caminó hacia la puerta. pero estoy lista para despedirme. —Jason había llegado a ella por detrás. debe quedarse. Fue realmente muy divertido ver a Jason pretende ser "honrado" pasando las páginas para lady Cecily. permite que Jason te acompañe a casa. ligeramente agarrando el codo. —Lady Olivia. su corazón acelerando. Olivia. querida. sería un honor. mi Lady. No hay necesidad de que su señoría se salga de su ruta. querida. —Por supuesto. lord Coventry se ha ofrecido a escoltarte a casa. —Eso es de lo más atento. La niña tocaba muy bien. tuvo que admitir Olivia. —Grif y yo nos vamos. lo que era un alivio ya que muchas señoritas quienes realmente nunca se deben permitir acercar a un instrumento se vieron obligadas a tocar en las reuniones. Insisto en que se quede. mi Lady. —No. Grif apareció con el chal de Elizabeth. Sería un honor asegurarla en su casa. Podía oler el aroma embriagador de berrón y cuero. —No es ningún problema. Estamos a punto de jugar al whist y necesitamos la misma cantidad de jugadores. Elizabeth y yo nos angustiaríamos si cortas la noche en nuestro nombre. debes quedarte y disfrutar el resto de la noche. Olivia se apresuró a Elizabeth quien hizo un gesto en dirección a ella. Elizabeth. Lástima que estas costumbres no estaban en exhibición el día que nos casamos. La joven sonrió tontamente y se movió en el banco de piano. me gustaría disfrutar de una partida de whist. se volvió a lady Cecily. —Muy bien. 11 8 . lo siento mucho. no me estoy sintiendo bien. Olivia levantó la barbilla. —Oh. Su cuerpo respondió de inmediato. —Por favor. —Lady Cummings se acercó al grupo en la puerta—.

me temo que acabo de consentir ser compañera de su señoría. La molestia de Jason aumentó mientras Olivia sostenía una conversación profunda con Drake. Él tomó el brazo de Olivia y la acompañó en dirección a la sala de juegos—. lady Cecily. cotilleando. El carrito de té rodó en la habitación después de haberse jugado la última mano de cartas. —No lea cualquier cosa en eso. mi Lord. Jason sonrió a la joven. —Sí. vamos a formar parejas y empezar. La mirada de su amigo se desvió más de una vez al corpiño de Olivia. —Lord Coventry. a mamá y mi nos encantaría que usted sea nuestro cuarto con lord Phillmore. —En otra ocasión. —Ella miró hacia delante mientras se dirigían a las mesas de juego. pero justo ahora le prometí ser compañero a lady Olivia. Entonces. 4 In dits. —Sí. se puso rígida ante su audacia. —Excelente. significa hablando sobre chismes. francés. de hecho. Muchas gracias por eso. rumores. —Jason se inclinó hacia ella. —Se acercó a su oído. 11 9 . Olivia se estremeció cuando el aliento se deslizó sobre ella. —Él miró en dirección a Olivia con ojos suplicantes. —Lo siento mucho.La profunda voz de Jason la atravezó. —Lady Cecily llegó a estar al lado de Jason. y sofocó el impulso de moverse más cerca de la calidez de su boca. Jason encontró a lady Cecily prácticamente sentada en su regazo en el sofá mientras su madre afanosamente intercambiaba indits4 con la Duquesa viuda de Northumberland y lady Fairfax. tal vez. Mañana iba a disparar el hombre. Lady Cecily sonrió con fuerza. ¿Por qué debo ayudar al diablo? Entonces ella cometió el error fatal de mirar a esos ojos y todo pensamiento racional huyó. Jason se puso de pie y se inclinó a lady Cecily. poniendo la mano en su brazo.

Olivia se trasladó a la esquina del carruaje. —Yo digo. su aspecto. —A mamá le encantaría que usted nos visite alguna tarde. —Con eso se volvió rápidamente y casi corrió hacia Olivia. Drake sonrió. —Él hizo una reverencia y se dirigió a su hermana.—Ha sido un placer. estás parado demasiado cerca de lady Olivia. Buenas noches a los dos. Dale a la mujer una habitación para respirar. —Así es. abrazando el espacio. —Jason asintió a Drake. —Jason miró a Drake. y ahora le deseo buenas tardes. su olor. Jason la miró y una ola de deseo se apoderó de él. Ella se tensó cuando él le tocó el codo. él la agarró de las manos. Y veo a tu hermana tratando de llamar tu atención. Ambos guardaron silencio mientras bajaban las escaleras y subieron al carruaje. mi Lord. —Drake sonrió—. Coventry? Todavía es temprano. que voy a acercar mi carruaje. todo lo volvió loco. 12 0 . Sus manos se retorcían en su regazo y ella siguió pasando la lengua por la parte exterior de la boca. pero mis días están muy ocupados en este momento. amigo. —Olivia. sin duda. y tomando la mano de Olivia se la metió en el brazo. Su tacto. —Tal vez. mi Lady. Acercándose. ¿No hay fin al atrevimiento de la joven? Ella. tenemos que hablar. Ella levantó la mano a Jason. —Retrocede. se dirigirá a problemas si lady Lyons no la frena. Stafford. —¿Apurado.

pero en su conjunto retrataban una inteligente y bella mujer. Jason puso su dedo debajo de la barbilla y le levantó la cabeza. podía exigir sus derechos conyugales. empecemos de nuevo. Como cuestión de derecho. El pensamiento de su rendición completa. mientras ella lo montara y llamara por su nombre en su liberación. —Jason estiró el brazo para cerrar la puerta que el conductor había abierto. has solicitado la anulación. Se removió cuando el carruaje se detuvo en Lansdowne House y el conductor bajó de un salto. —No hay nada para empezar. Con una barbilla obstinada. Me porté como un imbécil en nuestra boda. y una tirantez incómoda en sus pantalones. 12 1 . Ella arqueó las cejas. —Tuvimos un mal comienzo. y miró por la ventana a la negra noche. de su cabellera fluyendo sobre ellos como una cortina de seda.14 —Sí. Tomados por separado. —Olvídate de la anulación. Permíteme decirlo de nuevo. Olivia. y los próximos enfrentamientos le excitaban. mi Lord? —Bien. Te dije que no habrá una y ese es el final. Olivia. Por favor. Jason la estudió en la oscuridad del carruaje. Se volvió hacia Olivia. Pero cuando llevara a Olivia a su cama. Sus ojos brillaron con ira. y quiero compensarte por ello. sería con su consentimiento y deseo. ¿no? —Ella dirigió sus comentarios a su regazo. y yo he firmado los papeles de notificación. y sabes que no es eso de lo que quiero hablar. fue una encantadora cena. Nunca dudó en un concurso de voluntades que iba a ganar. Ella resopló su opinión. mi Lord. —Inclinó la cabeza para estudiarla—. trajo un sudor a su frente. —¿Es así como lo define. sus rasgos no eran notables. —Él apartó la mirada y luego y se aclaró la garganta. —Sólo denos un minuto. —Fue una maravilla.

mi Lord. Cuando ella no se resistió. salió del carruaje y la ayudó a bajar. donde todavía podía sentir la presión de los labios de Jason. Olivia. Su boca era néctar de la que bebió a sorbos. antes de irse a zancadas hasta el carruaje. Poniendo las manos sobre sus hombros. Jason se quedó mirando el lugar donde acababa de estar de pie. él la volvió hacia él. Su pecho subía y bajaba mientras tomaba grandes bocanadas de aire—. —Dame una oportunidad. Ella negó con la cabeza brevemente. —No. Por favor. Rozó sus labios con los suyos. Olivia —dijo en voz baja—. y se apartó de él para entrar en la casa. Olivia suspiró profundamente y luego subió las escaleras con cansancio. me acompañará hasta la puerta. Ella abrió la boca y se deslizó en su interior. 12 2 . Se tocó la boca. Sus labios dejaron los de ella para mordisquear el lóbulo de su oreja —Te deseo. persuadiendo sus labios a abrirse con su lengua. pero quiero la oportunidad de arreglar las cosas. Acomodó su cuerpo más cerca. y luego les acarició de un lado al otro. con la voz temblorosa. —Ella lo empujó hacia atrás. No quería que ella le tuviese miedo. cerrando suavemente la puerta. su respiración irregular. Él sonrió y bajó la cabeza. —No tuvimos un beso adecuado en nuestra boda. dejándole sin duda que nunca la habían besado así. podría convertirse en adicto. Sé que hice una primera impresión terrible. —Ella siguió mirándole. Con la mandíbula apretada. y estoy cansada. mi Lord. y él no pudo conseguir suficiente. en mi cama. se hace tarde. —No parece recordar que le erró a mi cara por varios centímetros —susurró. movió su cabeza hacia sí suavemente y le tomó la cara entre las manos. como mi esposa. — La desconfianza en los ojos de Olivia no le trajo ningún placer. Olía a lavanda y despertó a la mujer. sus labios en una línea sombría mientras dirigía al conductor para llevarlo a casa. Juntos caminaron en silencio hacia la puerta. presionó con más fuerza. tengo otros planes. su lengua explorando todos los recovecos de su boca. sintiendo sus pechos aplastados contra su pecho.—Disculpe. Relajando su postura rígida.

Lo único sensato era evitarlo hasta el final de la temporada. 12 3 . controlador. qué hermosa. volvería la mirada a la próxima mujer que le lanzase una mirada ardiente sobre un abanico pintado. mi lady. Su cerebro podría ser determinado a ignorar su toque. Una vez que tuviese su ración de ella. ella se cambió rápidamente con el camisón y se metió en la cama. Ella debía enseñarle a comportarse. Yacía de espaldas. Tal vez el beso de Jason le había sacudido más de lo que se había dado cuenta. La atracción que sentía la ató en nudos. Si ella le entregaba su corazón a lord Coventry. son preciosas. acaban de llegar. Olivia no oyó el mayordomo entrar en la habitación hasta que Staunton se aclaró la garganta. —Sí. ¿Y no la había ya abandonado en el campo una vez? No. las flores casi ocultando el rostro de su vista. Perdida en un libro sobre la reina Isabel. —¡Oh. Él sostenía un gran arreglo de flores. Después de haberle dicho a su doncella que no esperara. ¿son tuyas? —Ella miró a Olivia.Su cuerpo aún no se había calmado por el beso. Me preguntaba donde ponerlas. El calor subió a sus mejillas. Había visto lo suficiente de los matrimonios de la alta sociedad para conocer las expectativas de Jason. —Oh. ¿Donde las pongo? Elizabeth entró en la habitación y se llevó la mano para cubrir su boca. y demasiado acostumbrado a salirse con la suya con cualquier mujer a la cual doblase el dedo. Elizabeth miró alrededor de la habitación. ¿no es así? —De hecho lo son. era arrogante. Aparte de su comportamiento hacia ella en el día de su boda. Ella se volvió y sonrió. su decisión de regresar a Italia y pasar su vida con la música era lo mejor. pero su cuerpo no parecía estar de acuerdo. sin duda. con los brazos cruzados sobre el pecho. le devolvería la mano de nuevo hecha jirones. Maldito el hombre por tocar algo en ella que trataba de negar. mi Lady. —Disculpe. —Han llegado para usted.

¿qué pasó? Elizabeth cerró los ojos y apretó los dedos en ellos. Elizabeth deslizó la tarjeta de la mano de Olivia y la estudió. —Hizo una pausa. profundos ojos verdes. Antes de decir nada. —Mis padres estaban decididos a que me casara con Grif. no era suficiente para borrar sus deudas de juego y seguir apoyando a su amante. —Suena maravilloso. Parecía que mi caballero de brillante armadura necesitaba casarse con una rica heredera. Olivia? Sé lo molesto que su comportamiento anterior fue para ti. para deleite de mis padres. —Al parecer lord Coventry no es uno de los que se rinden fácilmente. pero ¿por qué no puedes darte a ti y a Lord Coventry otra oportunidad? —Ella levantó su mano—. Él era el hijo de uno de los mejores amigos de mi padre. Grif siguió cortejándome. y aunque yo tenía una dote aceptable. inquietándose con la pequeña tarjeta en sus manos. J. No puedo decir que lo desairé. sólo mirarlo hacía que mi corazón latiera. Staunton.—Creo que a la derecha en esa pequeña mesa junto a la ventana. Olivia. Cabello rubio y alto. —Olivia siguió al mayordomo y retiró la pequeña tarjeta unida al jarrón. Se verían encantadoras allí. —¿Qué voy a hacer? No quiero animarle. —Descansando sus manos sobre su corazón. No he mirado en la tarjeta todavía. Olivia observó atentamente a su amiga. —Pensé que estaba locamente enamorada del vizconde Hood. Mirando a Elizabeth. ¿Cómo voy a convencer a su señoría que mi futuro no está aquí? Elizabeth la llevó hasta el sofá y la tomó de la mano. Oh. le preguntó— . Un día leí el anuncio de compromiso de lord Hood en el periódico. Entonces. ¿Te he contado alguna vez cómo Grif y yo llegamos a casarnos? Olivia levantó las cejas y esperó pacientemente. ¿Cuál de tus muchos admiradores las envió? —No estoy segura. No. Él era muy atento y encantador. 12 4 . —Ella puso los ojos hacia el cielo—. La examinó y negó con la cabeza ligeramente. pero era evidente para él mi estima por lord Hood. —¿Estás absolutamente segura de esto. leyó: —Con afectuoso saludo. —Ella negó con la cabeza mientras hacía girar el anillo de bodas tachonado de diamante en su dedo— . era tan guapo. pero yo era joven y tonta y quería a mi apuesto caballero. al parecer reuniendo sus pensamientos—. escúchame. —Dejó escapar un suspiro y se volvió para mirar por la ventana.

Grif estaba allí para cuidar mi corazón roto. no lo suficientemente guapo. —Es posible que te sorprenda descubrir lo que hace y no quiere. Voy a echar una siesta antes de la cena. 12 5 . Si lo hubiera hecho a mi manera. —No lo sé. —Sí. Pero en mi historia lord Coventry es el sinvergüenza… —Conociste a Coventry en las peores circunstancias posibles. pero creo que me quedaré en casa esta noche. —Lo entiendo. —Ella sonrió suavemente y puso su mano sobre su vientre—. Y Jason luchó contra él todo el tiempo. Él ama a la sociedad. Grif y yo vamos a una lectura de poesía esta noche en casa de sir Furlong. Realmente siento que nunca nos satisfaríamos. hubiera tirado un matrimonio maravilloso y terminado con un sinvergüenza. —Ella reflexionó un instante—. el juego. y todo eso después de casarse. —Gracias. querida. querida. —Esa es una bella historia. realmente lo hago.—¡Oh. atento y considerado. Tú eres más que bienvenida a venir. —Olivia suspiró y se sentó de nuevo—. Ves cómo estaba contigo cuando él no sabía quién eras. Es por eso que te digo que le des una oportunidad. Me siento un poco agotada y creo que un libro y una taza de chocolate en el fuego de mi habitación será apenas todo. De repente. no! —La mano de Olivia voló hacía su boca. Rose tiró de las cortinas abriéndolas y la luz del sol se derramó. Es tan obvio que Grif te adora. Olivia se limpió discretamente los ojos con los nudillos. y no lo suficientemente sofisticado se convirtió en mi verdadero caballero de brillante armadura. Olivia dejó escapar un gran suspiro. Tiene los lectores más interesantes. tocar mi música y vivir tranquilamente. No era que él te rechazara. Debes entender que su padre trató de dominarlo toda su vida. es amable. Elizabeth se inclinó hacia delante y entrelazó sus dedos con los de Olivia. Realmente tienes un matrimonio maravilloso. Y al casarme con él fue lo mejor que he hecho en toda mi vida. —Elizabeth se puso de pie—. ese hombre no lo suficientemente alto. —Ese es mi punto. ahuyentando las sombras de la noche. todas las fiestas y bailes. era a su padre. Grif y yo lo conocemos desde hace años. Sólo quiero una vida tranquila. Ya estoy cansada de todo. el juego. Elizabeth. Tenía la intención de continuar su relación con su amante.

Su servidor. —La doncella se apresuró a la cama. Golpeó la tarjeta contra sus labios. J.—Buenos días. y Jason parecía tan desesperado por tener? Ella todavía no confiaba en él. Recostada contra la almohada miró por la ventana hacia el hermoso día de comienzos de verano. Sus padres se habían dedicado el uno al otro y nunca tuvieron que aprender de las indiscreciones en cualquiera de sus partes. —Tengo su chocolate aquí para usted. ¿Debería darle otra oportunidad como Elizabeth sugirió. Rose —murmuró Olivia. mi lady. pensando en su invitación a Olivia. Lord y lady Newbury asistirán también. Hmm. Sería para mí un honor acompañarla al teatro esta noche. llegaría a Lansdowne House a las siete para una representación a las ocho. Una tos suave de Clifton le hizo volver a la pista. colocando la bandeja sobre el regazo de Olivia—. Fue inteligente al mencionar a los Newbury. Eso era algo que ella quería. Y ciertamente no abrazaría la fidelidad. —Buenos días. De vez en cuando se iba a la deriva. Además de la conversación que había escuchado acerca de Jason y lady Sheridan. Si es aceptable para su señoría. 12 6 . pero garabateó una aceptación y llamó a Rose para que lo entregara. varios otros comentarios hechos en su audiencia la convencieron de que lord Coventry tenía una reputación bien merecida de ser un calavera. Sus conquistas fueron discutidas al grado de que ella no creía que fuera capaz de tener tiempo para hacer otra cosa. y hay un mensaje para usted también. Ella podría estar cometiendo un error. Jason revisó el correo y la correspondencia y dictó a su secretario. —Le entregó a Olivia un pedazo de papel vitela color crema con los distintos trazos de la escritura a mano de lord Coventry. Ah. Clifton. Lo último que quería era estar a solas con Jason.

desnuda y con ganas. y se obligó a concentrarse en Clifton. apretó su ingle. Sólo la imagen de ella extendida en su cama. La 12 7 . Lo leyó otra vez y sonrió. Deseoso de estar en camino. Clifton comenzó a escribir furiosamente cuando Barton entró en la habitación. estoy al tanto de algunos de los problemas. —Envía una carta a Dakin que voy a llegar dentro de la semana. sin duda eligió el conjunto equivocado. Se movió en su silla.—Mi Lord. una misiva acaba de llegar para usted. Lady Olivia. —Sí. se puso los guantes y asintió hacia Barton mientras abría la puerta. disfrutando de un brandy con su anfitrión cuando Olivia entró en la habitación. hay varias misivas aquí de Dakin. pero él tenía otros planes para la encantadora lady Coventry. Finalmente le hizo un gesto a Grady para que se alejara cuando su hombre siguió quejándose de su corbata. Miró el reloj y deseó que pasaran las horas. Esta noche iba a comenzar su campaña en verdad. Breve y concisa. justo lo que habría esperado de su esposa. —Sus pensamientos constantes de Olivia y su búsqueda de la mujer consumían una gran cantidad de su tiempo. Muy formal. Jason aceptó el papel y rápidamente escaneó la nota. Jason vistió con una chaqueta de noche negra bien ajustada con un chaleco blanco sobre blanco. ¿Por qué no planear un viaje a Coventry. —Mi lord. Insiste en que hay problemas que sólo usted puede resolver y pide encarecidamente que haga una visita en un futuro próximo. Lentamente una sonrisa se dibujó en su rostro. Si ella estaba tratando de desanimarlo. Unos quince minutos después se apoyaba en el mostrador de la biblioteca de Grif. estaba tratando de mantenerlo a un brazo extendido. Olivia escribió: Estaré encantada de asistir al teatro con ustedes esta noche. y he sido negligente al no asistirlos. su mayordomo en Coventry. Y ella estaría sola con él durante la noche. por supuesto. Jasonse pasó la mano por la cara. Ella. Sus brillantes zapatos de vestir se asomaban por debajo de ceñidos pantalones de paño de color negro. y convencer a Olivia que necesitaba ir también? Podría visitar a los inquilinos y consultar con el personal.

y prometió que un día asistiríamos. Mi padre habló de ella largo y tendido. ¿le apetecería un jerez antes de salir? —preguntó Grif. acomodándose a su lado. habían sido retirados en un nudo en la parte superior de su cabeza. —Pues sí. pero nunca se las arregló para hacerlo. me gustaría un pequeño jerez. Si había aire en sus pulmones. —Tenemos tiempo para una bebida si quiere. Así que la encantadora lady Olivia no es tan inmune a mí. —Entonces estoy más feliz que decidiera unirse a mí esta noche. Por encima de largos guantes blancos de satén. pero no tan atrevido como el vestido que lord Fairfax había babeado en la cena de Cummings. —Ella se movió hasta el sofá y se sentó en el borde. Miró a Jason con las cejas levantadas. —Me quedé muy decepcionada cuando asistí a la ópera con lord Carstairs y él insistió en que la dejásemos para asistir a una fiesta antes de que la actuación 12 8 . se ve positivamente impresionante. —¿Cuál es la actuación de esta noche? —dijo Grif. Sus ricos rizos oscuros. que coincidían con el collar que con gracia adornaba su garganta. bajando los ojos. El escote era suficientemente bajo para lucir su piel cremosa. —Los ojos de Olivia se iluminaron—. antes de tomar un sorbo de brandy. —Mi Lady. Jason recibió la copa de Grif y se la entregó a ella. unos brazaletes de oro rodeaban sus brazos. como a ella le gustaría fingir. —Mi Lady. calor se difundía a través de él ante la expresión complacida de su rostro. Estaba contento de ver un rubor arrastrándose de su escote.prenda de seda rosa simple reunida bajo los pechos con una banda de profundo terciopelo rosa asegurado por debajo de la parte de ella donde él quería desesperadamente colocar sus labios. —Él levantó su mano a los labios y le otorgó un beso. siempre he querido verla. Jason sonrió. —El sueño de una noche de verano. Jason no tenía ni idea de cómo acceder a él. con rizos flotantes de sus sienes. Grif. —Oh. Olivia hizo una reverencia.

Su mirada hacía agitar cosas en su interior. notando su ligero escalofrío. sus manos un poco persistentes en su piel caliente. intentó frenar su rápido ritmo cardiaco. Staunton entregó su abrigo a Jason. Jason frotó su pulgar sobre las líneas que se formaban entre sus ojos. —Tenemos un montón de tiempo. — Extendiendo el brazo. —Gracias por aceptar mi invitación. Estamos empezando de nuevo. Frunció el ceño ante el recuerdo. y luego incluso recordar su cara. Ella se deleitaba en el calor de los ojos que recordaba tan bien desde su vergonzosa boda. él sonrió para sus adentros mientras bajaban las escaleras y hacia el carruaje. —Ella se levantó y colocó la copa de jerez en la mesa a su lado—. su investigación siempre tenía prioridad sobre todo lo demás en su vida. —Levantó la mano que sostenía en la suya mucho más grande—. Ahora estoy ansiosa por estar en camino. Mírame. Incapaz de resistirse. No debería haber aceptado venir. —Nunca estuve de acuerdo con eso. que la miraba con esos penetrantes ojos azules como si ella fuera su cena y él muriese de hambre. Satisfecho con su reacción.concluyera. mi Lord. El silencio se rompió cuando Jason se inclinó hacia delante. Parecería provinciano que dejase saber a Jason que ella nunca había estado en una obra de teatro. amor. —No hay malos recuerdos. pasó la palma de la mano por su brazo. —Y nada de “mi Lord”. cerró los ojos. Prefiero que me llames Jason. Los estudiantes en el internado para Señoritas de la señorita Emerson le habían prohibido asistir. Ojos que en ese momento tenían tantos problemas para concentrarse. Su mirada vidriosa se deslizó hacia Jason. sin embargo. Apartando la vista de él. Era difícil negar la tensión que irradiaba entre 12 9 . Olivia trató muy duro de contener su emoción al estar realmente en camino al Teatro Real en la famosa Drury Lane. Y todas las promesas de su padre para hacerlo se habían roto. pero vamos a irnos. salió de la habitación. que lo puso sobre sus hombros. Espero que esta noche sea la primera de muchas salidas que compartiremos. Olivia. —Ella retiró la mano. De nuevo se estremeció como lo había hecho cuando le había acariciado el brazo mientras se ponía su abrigo. por favor. Olivia sacudió la cabeza ligeramente y echándose hacia atrás. Jason se puso de pie.

Él podría estar listo para empezar de nuevo. los sentimientos de ira se habrían paso entre la tensión. Y absurdo pretender que nada de esto salía de su atracción física hacia el hombre sentado frente a ella. pero tenía serias dudas sobre su sinceridad. 13 0 .ellos.

—Ah. Olivia miró en torno al teatro desde su asiento en la parte frontal del palco de Jason. —Ella miró acusadoramente a Jason—. podría haber saltado arriba y abajo en la silla como un niño pequeño. y las dos parejas se saludaron mientras se acomodaban. —Jason tocó su mano. — Él miró a Olivia. Escribió el principio de 13 1 . —Ah. —Tirándola aún más cerca.15 —Estamos aquí. —Lady Newbury inhaló. lady Olivia. —Lo haré. metió el brazo en el suyo y se inclinó—. He esperado esta representación casi toda mi vida. —Qué bueno verla. vienen a ver y ser vistos. la encantadora lady Olivia y yo en verdad nos conocemos. añadió—: Pero Shakespeare era un tipo inteligente. Lord y lady Newbury ya habían llegado. La representación no es la razón principal por la que están aquí. — No sabía eso. —¿De veras? —Lady Newbury miró a Olivia—. cariño. que sin problemas. dijo: —Lady Olivia es ahijada del viejo Conde. que la estudió como un padre indulgente. Miró a Jason. De hecho. amor. ella sonrió. Despeja tu mente. ¿Y dónde se conocieron? Olivia miró frenéticamente a Jason. le dio un fuerte abrazo—. Estaba tan emocionada. No sabía que iba a estar aquí. —Lady Newbury. Su señoría nunca mencionó una amistad con usted. Empujando sus miedos a un lado. —¿Por qué no dejan de hablar? —Ella se inclinó hacía Jason. no le sentó bien a la mujer no haber tenido acceso a ese pequeño trozo de habladurías. nuestra asociación se remonta más allá de su muy apreciada llegada a Londres. Jason la acercó más a medida que se dirigieron al palco de Coventry. con los ojos llenos de alegría. Se levantó el telón y la irritación la invadió al encontrar el ruido ensordecedor de la multitud hablando. Bajó y se volvió para ayudarla. Al parecer. como todo lo demás en la sociedad. Sonriendo cálidamente. quiero que disfrutes de esto. cariño.

— Lady Newbury saludó en dirección de los otros palcos. Se dio cuenta de varias personas mirando en su dirección. Pero pronto incluso su presencia convincente se convirtió en secundaria con su disfrute de la obra. Todos los bailes. ¿Podemos conseguir algo para usted. —Se volvió hacia Lady Newbury—. me gustaría tener la oportunidad de moverme. luego entrelazó sus dedos posesivamente. Jason ayudó a Olivia. La luz de cientos de velas rebotó en joyas enlazadas a través de los elaborados peinados.todas sus obras con escenas que no eran tan importantes para la trama. compartiendo chismes. —Un caballero alto se movió a través de la multitud. ¿Te importaría dar un paseo al vestíbulo y conseguir algunos refrescos? —Sí. lo cual estaba bien con ella. Él utilizó la excusa de sus comentarios para llevar el borde de su silla más cerca. mi Lady? —No. todavía sosteniendo su mano—. donde la flor y nata de la sociedad estaba. la examinó con más de un leve interés cuando dirigió su 13 2 . Olivia felizmente charlaba sin cesar sobre la obra. Sus ojos permanecían clavados en el escenario. Las palabras que había leído una y otra vez brotaban de la boca de los actores El paisaje y los movimientos de los personajes la mantenían cautivada. La magia de la actuación. collares delicados y pulseras en los brazos y el cuello de las damas de la clase alta de la sociedad. cada acción. fiestas y cenas no se podían comparar a ver la obra de Shakespeare cobrar vida ante ella. con los músculos rígidos de permanecer tanto tiempo sentada. estoy bien. excusándose mientras se acercaba para conversar con la pareja. Ella estaba demasiado excitada por la obra para preocuparse por ser más el reciente chisme de la alta sociedad. no podía dejar de hablar el tiempo suficiente para disfrutar. y poniendo su mano suavemente en su espalda. los trajes coloridos y olor del teatro verdaderamente marcó el mejor momento que había tenido desde que había llegado a Londres. Jason le dio un vaso de limonada caliente que ella dejó. —Coventry. Parecía que habían pasado sólo unos minutos. sin duda lo es —contestó Jason. la escoltó fuera del palco. —¿No es absolutamente maravilloso? —Sí. pasando su pulgar sobre sus nudillos. Olivia se echó hacia atrás en su silla. querida. Jasono o bien no se daba cuenta o no le importaba. Llegó hasta ellos y se inclinó en dirección a Olivia. y después pasando a comentar a los demás. disputas. Ella se sorprendió al ver la cortina descender en el intermedio. Voy a quedarme aquí y ver las idas y venidas. ya que las multitudes en el Teatro Globe no eran nada mejor que este grupo. absorbiendo cada palabra.

—Es bueno que no te guste. Tenían planes para reunirse con los amigos en los jardines de Vauxhall. Demasiado pronto las líneas finales fueron pronunciadas. —Dirigió su atención a Jason—. —¿Cuánto tiempo lleva en Londres. Ella miró hacia atrás. —No me gusta. —Unas semanas. 13 3 . cuya conducta pasó de rígida a hostil. —Bristol. y Olivia se perdió una vez más en la magia de la obra. sus hombros rígidos—. mi Lady? —Bristol se acercó más. mi Lord. su siervo. —Mi Lady. —Entonces hizo una reverencia y desapareció entre la multitud. —Ella suavizó sus palabras con una leve sonrisa.comentario a Jason—. ¿A quién tenemos aquí? ¿Cómo es posible que esta belleza se me haya escapado hasta ahora en la Temporada? —Sus ojos marrones oscuros la recorrieron de una manera que le erizó los vellos del cuello. Es un famoso libertino. Bristol. —Llevó su mano a los labios. —Usted lo conoce. Su rigidez había desaparecido junto con lord Bristol. —¿Dónde están lord y lady Newbury? —Se fueron en el cuarto acto. —Oh. Se movieron entre la multitud de vuelta a los palcos. Se instalaron en sus asientos cuando el telón subió. mantente lo más lejos posible de Bristol. no quería perderse ni un minuto de la actuación. Jason la tomó del brazo y asintió. Mi Lord. —Mi Lady. ¿Puedo presentarle a Lord Bristol. Ella luchó contra el deseo de arrebatar su mano. y la obra terminada. El atrevimiento del hombre la inquietaba. Olivia dejó escapar un pequeño suspiro de placer. —Lady Olivia —dijo Bristol cuando se volvieron para irse—. —Olivia se estremeció. Miró a Jason. —Jason asintió en dirección al hombre. Espero sinceramente que nos encontremos de nuevo. creo que la obra está a punto de reanudarse. lady Olivia… —Encantada. De hecho. ¿cómo iban a salir antes de que terminara? Fue una obra tan maravillosa. haciendo a Olivia dar un paso atrás. Agarró a Jason quien la miró con diversión cuando aceleró.

Sólo quería pedirte que hagas un viaje conmigo a Coventry Manor. y Jason dio un toque en el techo para que el conductor supiera que estaban listos. Olivia se tapó la boca en un intento de sofocar un bostezo mientras se acomodaba en el carruaje de lord Coventry. Cuando ella continuó a sacudiendo la cabeza. —Es necesario para mí viajar a Coventry para reunirme con mi mayordomo. —Olivia negó con la cabeza. 13 4 . Definitivamente no. —No estés tan suspicaz. me pareció que el personal y los inquilinos habían caído bajo tu hechizo. No es una buena idea. Asistir al baile Underwood anoche no había sido una de sus mejores decisiones. escúchame. Pensé que sería bueno que los visites. Cuando Jason había dicho que iban a salir temprano para Coventry. —Se enderezó y apretó sus manos entre las suyas—. Ella trató de retirar las manos. Tomándola del codo. la representación ha terminado. y permanecer tal vez dos días. ya que hay algunas cuestiones a las que no puede hacer frente por sí mismo. cruzó el tobillo por encima de su otra rodilla y se apoyó en el cuero suave del asiento. Olivia inmediatamente enderezó la espalda. —Quiero hablar contigo de algo. amor. —Ven amor. Estaremos de vuelta antes de fin de semana. Cuando hice una visita a Coventry hace unas semanas. Antes de decir que no.Jason le sonrió. pero él se mantuvo firme. ya que las dos horas de sueño sólo la hacían sentir peor. Hubiera sido prudente simplemente no acostarse. —Oh. yo no lo creo. Ella lo miró con las cejas levantadas. —No creo que pueda hacer frente a mi personal si ti. Y nada que puedas decir va a cambiar mi opinión. Poco después se asentaron. Planeo salir temprano por la mañana. Ya que todo el mundo parece tan aficionado a ti —sonrió—. Sonaba tan serio y no estaba dispuesta a perder el brillo de la noche todavía. no tenía idea de que quería decir antes de que el sol se levantase. —No —dijo ella—. —No sería por mucho tiempo. Necesito a alguien para visitar a los inquilinos y reunirse con el personal para resolver cualquier problema que necesiten manejar. él le guiñó un ojo. se abrieron camino a la planta baja y esperaron pacientemente a que trajesen su carruaje.

nada había cambiado. Una vez que la temporada hubiera llegado a su fin. Su antebrazo estaba demasiado cerca de sus pechos. se alegró que no hubiese nadie para presenciar su comportamiento impropio de una dama. Es lo que pretendo hacer. Estás temblando y tus ojos están enrojecidos. Cediendo a las demandas de su cuerpo. Aunque un poco molesta de que la hubiese coaccionado para hacer este viaje. y dejaría saber a Lord Arrogante que sus maquinaciones no eran bienvenidas. por favor.El aire aún tenía el frío de la noche y frotó las palmas de las manos sobre sus brazos mientras esperaba a Jason dar las últimas instrucciones al conductor. y yo preferiría que los dos estuviéramos cómodos y disfrutar un poco de la compañía. logré descansar un poco. En lo que a ella se refería. arregló la manta sobre sus cuerpos. Se estremeció tanto por su presencia abrumadora como del frío. con una manta sobre ellos. y tomándola por sorpresa por el movimiento. Y ella iba a tocar el piano para entretener al personal que habían sido sus únicos amigos después de que Jason la hubiese abandonado. el viaje no será tan tedioso si duermes una parte de él. —Estoy bien. — Volvió sus hombros. Metiendo la cabeza en su pecho. —Él sacudió la manta mientras el carruaje se ponía en marcha—. su gran cuerpo parecía ocupar todo el espacio y el aire. terminó sentada junto a él. —Duerme. Este viaje será aburrido. y al minuto siguiente él la había recogido en su gran pecho cálido. Un minuto ella había estado viendo a Jason al otro lado del carruaje. haciendo caso omiso de su mirada con la boca abierta. —Ahora estírate junto a mí. Esto nunca funcionaría. ella bostezó ampliamente. Una ligera llovizna se añadió a la miseria de la mañana. ella estaría en Italia. —Olivia. Olivia aún estaba en shock. esperaba visitar de nuevo a los inquilinos con los que se había encariñado. amor. amor. Metió la mano bajo el asiento y sacó una manta de piel. Tan pronto como ella se sintiera más caliente. Una fresca humedad anunció la llegada de Jason cuando la puerta se abrió y entró en el carruaje. y duerme un poco. y puso su brazo alrededor de su cintura. —Sin ánimo de ofender. 13 5 . se movería de nuevo al otro lado del carruaje. pero te ves como si te vendría bien un poco más de sueño. —Agarrando su mano tiró de ella hacia adelante.

la señal para que su conductor parase en la próxima posada. Continuó estudiándola. ¿qué sentimientos glorioso el mal comportamiento había creado en ella? Su corazón aún latía. —Sí. y él le devolvió la mirada con una sonrisa seductora. Jason sonrió mientras doblaba la manta y la devolvió a la bandeja de almacenamiento debajo del asiento. Jason se estiró perezosamente. como un científico observa un espécimen bajo un cristal. durante varias horas. ¿Supongo que no te importaría demostrar exactamente cómo te he tocado? —Él le tendió la mano. —Ella se alisó el vestido. Todavía estaba en el pecho de Jason. o era sólo otra estratagema del libertino? Ella lo miró con los ojos entrecerrados. mejor mantener su persona lejos de este hombre. — Continuó enderezando su ropa. creo que podría tomar algo. trajinando con su cabello y tratando de calmar su corazón. ¿Cómo sería permitirle todas las libertades que un marido podía exigir a su esposa? Ella lo miró con los párpados entrecerrados. —Sería un buen momento para estirar las piernas y comer algo. —Me estaba tocando inapropiadamente. El calor subió a su rostro y su corazón latía con fuerza mientras se deslizaba hacia el otro lado del carruaje. Ella dio un suspiro de alivio cuando el carruaje se detuvo y el conductor abrió la puerta. sonriendo con malicia. Sólo tomé una taza de té esta mañana. —Ciertamente no. Definitivamente no es de fiar. Pero. y al parecer por la posición del sol. El día se había despejado y ahora un débil sol brillaba a través de la ventanilla del carruaje. —Lo lamento. Su mente podría saber lo que era. y luego tiró la manta a un lado. Utilizó su bastón para tocar el techo del carruaje. —¿Qué? —Jason se sacudió. —Olivia jadeó. obviamente despertando de un sueño profundo. sentándose bruscamente. ajustando su sombrero colgando. ¡Su mano estaba en mi pecho! ¿Fue realmente un accidente. No. Se había quedado dormida.Abrió los ojos para ver el sol alto en el cielo. pero parecía que su cuerpo estaba empeñado en ignorar el mensaje. 13 6 . es que lo estaba haciendo en mi sueño. y mortificada por encontrar su mano ahuecando su pecho. y un aleteo suave se había instalado en un punto entre sus piernas. —¡Mi Lord! —dijo ella.

especialmente mientras bebía su té. y disfrutó de un almuerzo de sopa espesa de crema de bacalao. Yo también siento como si nunca pudiese desear otra comida. con una excelente comida. se puso de pie. no dando a Olivia ninguna posibilidad de disputar sus dictados. —Salió de la habitación. —No más de un par de horas si todo va bien. no quieres exponerte a los clientes en la sala común. Olivia se sintió bastante restaurada. ¿Seguramente te puedes permitir una indulgencia? —Muy bien. —Tengo que aprovechar lo necesario antes de irnos. Debemos estar allí a tiempo para una cena tardía. mi Lord. —Créeme. Olivia se quedó mirando la mano caliente cubriendo la suya y podía sentir el calor abrirse paso a través de su cuerpo hasta su cara. e insisto en que esperes a la mujer del posadero. Sus métodos habían sido bien practicados y no iba a caer bajo su hechizo. Jason. Llamaré a la mujer del posadero para que te acompañe a las instalaciones. —Voy a comprobar nuestro carruaje. aunque después de esta comida. mi Lord? —Olivia limpió su boca con la servilleta. —¿Es realmente necesario? —dijo ella. Debía aprender a controlar su reacción a él. No te quiero en la otra habitación. Vuelve aquí a esta sala y espera por mí cuando hayas terminado. carne asada con verduras y pan fresco. no me puedo imaginar tener hambre de nuevo pronto. Jason se levantó y se alejó de la mesa. —Estamos de acuerdo en ese punto. mi Lo… lo siento. te lo pido de nuevo. La mano de Jason estrechó la de Olivia. divertida. 13 7 . Prefiero que te dirijas a mí por Jason. Tirando de su mano. —¿Cuánto tiempo más va a tomar nuestro viaje. ¡Bien! Parece que Lord Arrogante ha hablado. Después de su larga siesta y la comida abundante. El ligero dolor de cabeza que se había despertado había desaparecido y ahora tenía ganas de ver el campo y visitar a los inquilinos una vez más. Jason pasó el pulgar perezosamente sobre sus nudillos.La posada era agradable. —Por favor. Jason consiguió un comedor privado para ellos.

Los inquilinos eran amables y alegres. Dakin había pasado tiempo con Olivia. Podía estar cómoda en su finca sin ningún problema en absoluto. la forma en que había surgido majestuosamente desde el suelo como se venía sobre la colina y alrededor de una curva en el camino. habían capturado su corazón. La primera vez que había llegado. le había encantado Coventry Manor. y especialmente los niños. —¿Saldremos un rato? —Ella se adelantó en el asiento. fue capaz de relajarse y disfrutar del paseo. Sólo oscurecieron su estado de ánimo. que había estado atado a la parte trasera del carruaje. No era Coventry Manor. en vez de hacer sufrir al pobre animal. Pero lo mejor era dejar esos pensamientos. 13 8 . No podía esperar a verla una vez más. le había robado el aliento del cuerpo. Pero parece que uno de los caballos perdió una herradura por lo que el conductor lo atenderá aquí. Olivia suspiró y apoyó la cabeza contra el carruaje. Los inquilinos. —No estamos muy lejos de casa. También había sido impresionada por la frecuencia con que preguntaron por Jason. Si sólo Jason no fuera un pícaro. que ahora tendría una variedad de flores estallando de color y aroma. describiendo con entusiasmo los nuevos métodos de cultivo que Jason le había permitido introducir. sino una posada surgiendo de la oscuridad.El resto de la tarde pasó rápidamente. que a su vez hizo a los inquilinos muy felices. el mayordomo de Jason debía haber construido una buena relación con ellos. cuando estuvo la vez pasada en Coventry Manor había tenido muy poca información acerca de su marido para compartir con ellos. Olivia gozó de la vista de las hermosas colinas y el cielo que se veía más azul y más claro cuanto más dejaban atrás la ciudad. sus ventanas iluminadas con una presencia acogedora. Miró por la ventana cuando sintió el carruaje bajar el ritmo. Se abrió la puerta tan pronto como el carruaje se detuvo. La habían acogido abiertamente y siempre habían expresado su sincero agradecimiento por las visitas. Kilómetros y kilómetros de hierba y árboles rodeaban la casa. Sin la distracción de su presencia. con un jardín perfectamente equipado rodeando el edificio. Estaba seguro que dio lugar a un enorme aumento de la producción. Por supuesto. A pesar de que había sido miserable la última vez que estuvo allí. —Jason apoyó su brazo contra la puerta abierta—. Jason pasó parte del tiempo montando a Apolo.

—Usted dijo que estaría de vuelta.—Sí. Jason levantó las manos ante su lado. 13 9 . Aunque estábamos muy satisfechos después de nuestra última comida. sonriendo alegremente. Al principio. La puerta de la sala común la había dejado entreabierta para permitir que el calor de esa habitación la calentara. ¿tal vez podrías necesitar una taza de té caliente? He estado en esta posada antes. pero luego rápidamente apartó los brazos. Jason la acompañó hasta el comedor privado y se fue en busca del posadero para tener un fuego encendido en el cuarto frío. dando a sus músculos rígidos un poco de ejercicio. —¡Mi lord! Olivia se volvió hacia la puerta abierta al ver a una joven sirvienta apresurarse hacia Jason y arrojarse contra él. y la comida es aceptable. Estoy tan feliz de verlo. Ella lo miró. —Puso su mano para ayudarla a bajar. Olivia caminó alrededor del espacio. envolviendo sus brazos alrededor de su cintura.

¿Por qué se me ocurrió durante un minuto que podría darle la oportunidad de empezar de nuevo? El hombre es un canalla de la peor especie. mi Lord. sus caderas balanceándose seductoramente. mi Lord. frotando la parte posterior de su cuello. y luego aceleró. Ninguna reacción parecía muy propia de una dama. Jason entró desde el comedor común. tengo a mi esposa conmigo. La próxima vez. La muchacha entró en la habitación. —Caminando hacia él. llevando leña para encender el fuego. No me da ninguna razón para suponer que la joven no es una más de un desfile de otras personas con las que tuvo un coqueteo. lo esperaré en el carruaje. —Ah. ella añadió—: Si me disculpa. mi Lady —dijo dulcemente. La niña terminó de echar la leña al fuego y salió de la habitación. —Se dio la vuelta y se alejó. La mano de Olivia voló hacia su pecho. donde su corazón casi se detuvo. ¿eh? —Ah. —Mary. 14 0 . un libertino. ¡Ese libertino! ¡Ese lujurioso! Mentalmente trató a tientas de pensar en las peores cosas que podría usar para describir al despreciable hombre. un sinvergüenza.16 Jason lanzó una mirada hacia la puerta parcialmente abierta. supongo que viste eso. no lo sabía. Olivia no sabía si arrancarle el cabello a esa pelandusca o ir a buscar a Jason y abofetearlo. La criada de taberna hizo una reverencia leve. —Por supuesto. —Oh. —Ella le dio un guiño—. —No vi absolutamente nada de que sorprenderme. —Buenas noches. ¿puedes atender ese fuego encendido en el comedor privado? Su voz chirriaba. mi Lord. —Ella se alisó el cabello hacia atrás—. y se pasó la lengua por la parte exterior de la boca de una manera muy sugerente. lo siento. Jason había desaparecido por la puerta principal de la posada después del saludo ansioso de la chica. Olivia se irguió.

y mi coqueteo con ella.Jason la alcanzó y envolvió sus brazos alrededor de ella en un férreo control. prácticamente corriendo lejos él. No tengo nada que decirle y no quiero escuchar más mentiras. fue antes de casarnos. mi Lord. Malcolm abrió la puerta y les dio una cálida bienvenida. —Por supuesto—dijo Malcolm. —Sí. que la cocina me envíe algo allí. como lo llamas. haciendo una reverencia. Olivia se retiró a su habitación. —Es bueno estar en casa. mi Lady —dijo. —Se subió al carruaje y se sentó frente a Olivia. pero subió las escaleras ella sola. Incluso ahora sentía las mariposas tomando vuelo en su estómago. —Ni siquiera recuerda nuestros votos. Por favor. Voy a estar en la biblioteca. Ella apartó la cara y miró hacia la oscuridad total. vea que lady Coventry reciba un baño y una comida ligera en su habitación. vamos a terminar este maldito viaje. —Jason se quitó los guantes y se los entregó al mayordomo—. dijo con brusquedad—: Déjeme ir. —Es un placer tenerle a los dos aquí. Por favor. mi Lord. Una vez libertino. Pero no he hecho nada impropio desde el día que dijimos nuestros votos. Antes de que ella tuviera demasiado tiempo para pensar en este último 14 1 . Uno podría pensar que habría aprendido ya. No he sido un santo. su cuerpo la traicionó por la reacción a su cercanía. —Esa chica no es una de muchas. —¿Estamos listos para partir? —gruñó Jason al conductor mientras cerraba la puerta de la posada. lamentando ahora que había hecho llevar sus cosas a la habitación de la Condesa junto a Jason. la liberó y después de un momento la siguió. Se dejó caer en la cama. Rápidamente se dirigió a la puerta que separaba sus habitaciones y acuñó una silla bajo el pestillo. siempre libertino. —Bueno. Fue un par tenso el que llegó a la puerta principal de Coventry Manor. Malcolm. Olivia ni siquiera tomaría su brazo. A pesar de su sorpresa y la ira. Dejé el caballo aquí y tomé otro prestado del posadero. —¡Ja! —Ella se movió para liberarse de sus fuertes brazos. De mala gana. —Retorciéndose en sus brazos. eso es cierto. enfurecida por encontrar lágrimas en sus ojos. mi Lord.

un suave golpeteo en la puerta la interrumpió. ¡Qué lío! Jason estaba sentado a la mesa del desayuno cuando Olivia entró la mañana siguiente. tomando asiento. pero se negó a mirarlo a los ojos mientras vertía el líquido humeante. asumió que ella había colocado algo ahí para mantenerlo fuera. —Me voy a reunir con mi mayordomo esta mañana. Había sido un redomado idiota la noche antes de su boda. 14 2 . No parecía que había tenido más sueño que él. sus ojos llameando de ira sólo lo hicieron más decidido a ver la misma intensidad de la pasión. La visión de ella en su cama desapareció como una nube de humo. no podía echar la culpa totalmente a los pies de ella. De vuelta con el "mi Lord". —Ella empujó su taza. esa joven impertinente de la posada había aparecido. Su baño había llegado. Probablemente era mejor dejar tranquila a Olivia por esta noche. Se levantó cuando ella entró en la habitación. Creo que a la señora Watkins le gustaría pasar algún tiempo contigo para revisar las cuentas de la casa. ya que su culpabilidad no había disminuido el deseo de verla tendida sobre su cama. Él seguramente no conseguiría mucho durmiendo. —¿Te apetece un té?—Él estiró el brazo hacia la tetera. con aire taciturno mirando sus botas. y sabía en ese momento que no debería haber jugado con la chica. Suspiró. El dolor y la ira en los ojos de Olivia prácticamente lo habían puesto de rodillas. y sumergirse en agua caliente mantuvo una gran cantidad de apelación.debacle. —Gracias. Como no había una cerradura en la puerta. había intentado con la puerta entre sus habitaciones la noche anterior y la encontró pegada. —Buenos días. Se pasó la mano por la cara y se levantó. Con toda honestidad. Por curiosidad. Esperemos que una buena noche de sueño pudiera atemperar parte de su reacción. Justo cuando pensaba que habían estado haciendo progresos. Jason se sentó en un sillón y apoyó los pies en el borde de la mesa. De hecho. mi Lord —dijo en voz baja. amor. —Buenos días.

apoyó ambas manos a cada lado de la silla. Si no va a buscar una anulación. Tal vez algunos de sus compañeras de cama se habían casado. Una gran parte de su reputación había sido ganada por los rumores en lugar de hechos. y eso no es lo que yo quiero para mí. ella se apretó contra el respaldo de la silla y lo miró a los ojos. —Con las manos temblorosas se alisó los lados de su cabello—. entonces que así sea. de hecho se había quedado tan lejos de ellas como pudo. Y nunca había animado a una inocente. He visto los matrimonios típicos de la alta sociedad. —Un lujurioso. Él se desplomó en su asiento y tomó un gran respiro. —Su voz se quebró y rápidamente salió de la habitación. No habrá anulación y no volverás a Italia. De hecho. —Y. Él y Drake ciertamente había tenido su parte de dispuestas señoritas mientras asistía a la Universidad. Tú estuviste en la habitación justo por ese pasillo y dijiste los votos que te hicieron mi esposa.Olivia puso su taza de té y lo miró a los ojos por primera vez desde la visita a la posada. Los ojos de Olivia brillaron con ira. De ninguna manera era un monje. —¿Cuál es el punto. mi Lord? Tengo la intención de regresar a Italia una vez que la Temporada haya terminado. entonces será necesario que nosotros vivamos como una pareja separada. un libertino y un sinvergüenza. —Usted no me puede obligar a vivir aquí. Viviremos aquí en Coventry Manor una vez que termine la Temporada. mi Lady. Jason arrojó su servilleta hacia abajo y se comió la distancia entre ellos. usted recuerda la ocasión tan bien. —Puedo y lo haré. y se irguió. y luego se puso de pie y lo rodeó. pero sólo una a la vez. 14 3 . Incapaz de levantarse. Y ahora es un brabucón por sobre todo lo demás. —Comprende esto. y siempre con discreción. —Él se hizo a un lado cuando ella empujó con ambas manos su pecho. había estado bastante restringido. mi Lord. El tipo de hombre que nunca aceptaría como marido. Si tengo que atar tu muñeca a la mía. —¿Qué todo lo demás? —gruñó. y desde entonces siempre había mantenido una amante. en comparación con algunos de sus compañeros. en dirección a la puerta—. pero apenas calificado como un libertino. Inclinándose. por supuesto. pero eso era un problema para la mujer y su marido.

y le hizo cosquillas en la cara. Él le dedicó una sonrisa de medio lado. él le dijo que era su manera al estar un tiempo en el campo. ¿Cuáles son tus pensamientos? De repente. y de vuelta en la ciudad a finales de la semana. Sólo su amor por los niños. para mirar a Jason con una ceja levantada. el cálido sol la relajaba mientras viajaban. —La profunda voz de Jason rompió el silencio—. Una brisa recogió los rizos que escapaban a su nudo. pero al mismo tiempo tenerla sofocándose ante el recuerdo de su mano en su pecho en el carruaje ayer? Olivia inhaló profundamente el aire perfumado con madreselva. se levantó para encontrarse con su mayordomo. Su mirada se volvía a sus musculosos muslos delineados en sus pantalones ajustados. Un día glorioso. con una amplia cinta de raso verde atada coquetamente debajo de la barbilla. y el deleite de sus ojos cuando se les daba dulces. Su vestido de día de color beige claro con un profundo escote verde combinaba bien con los diferentes tonos de verde que la Madre Tierra está representada. panes y otras golosinas de la cocina. En su regazo sostenía una canasta grande. 14 4 . La estudió a través del cristal y observó su rostro expresivo y las curvas por las que quería mucho recorrer sus manos. causando que su estómago revoloteara. y tenía la corbata atada en lo que sólo puede ser descrito como arrogante.Se echó hacia atrás en su silla y estiró sus largas piernas. Un vistazo por la ventana reveló a Olivia paseando en el jardín. Jason había vestido más informal. hablando animadamente con la señora Watkins. cruzando los tobillos. su ingle se apretó. Después de reprenderse a sí mismo por un rato. Pequeñas flores cubrían su sombrero de paja. Había dejado un chaleco. Nunca debería haber aceptado acompañar a Jason en esta excursión para visitar a los inquilinos. cubierta con un paño a cuadros. —He decidido dar una pequeña cena hacia el final de la semana. ella giró la cabeza de la imagen encantadora de un ave madre trayendo gusanos a sus pequeños. Le llevaría algún tiempo recuperar el terreno que había perdido la noche anterior. y lleno de dulces. la motivó a viajar junto a su señoría en el faetón. —¿En serio? Pensé que habías dicho que íbamos a estar aquí sólo un día o dos. Olivia se reprendió a sí misma una vez más. ¿Cómo podría el hombre enfurecerla sin fin. Cuando ella levantó la mano para quitárselas de encima.

—Encuentro que cada vez que vengo al campo. mientras que una serie desordenada de flores vibrantes barría a través del frente. unos pocos días después de su boda desastrosa. Es un día hermoso. Quiero disfrutar el día y la visión de mi bella esposa encantando a mis inquilinos. —Si no lo encuentras en tu corazón el perdonarme. mi Lady. Dos niños pequeños jugaban en un columpio colgado de un gran roble. McFarren está dentro tomando su té. —Olivia volvió su atención a su regazo. al menos hagamos una tregua mientras estamos aquí. Un jardín de vegetales y hierbas resistentes ocupaba el espacio en un lado de la casa. Él colocó ambas riendas en una mano. me gustaría entretener a algunos de la alta burguesía local. —¿Puedo sostener a su pequeña. —Mostró la sonrisa infantil que continuaba haciéndole cosas a su interior. señora McFarren? 14 5 . alisando la parte delantera de su vestido. Vamos a discutir la cena de esta noche. —El rostro de la mujer se sonrojó de placer. No podría estar más honrada de tenerlo a usted y a su señora con nosotros. —Eso sería una delicia—dijo Olivia. Él frunció el ceño. el eco de sus risas inocentes la hizo sonreír. —Jason saltó y tomó la cesta de Olivia antes de dedicarse a ayudarla a descender. mi Lord. señora McFarren. —Una mujer bastante corpulenta que sostenía a una bebé en sus brazos los saludó cuando detuvieron el faetón en el patio delantero. sonriendo alegremente. y le agarró la mano. a pesar de su determinación de resistirlo. —Buenos días. —Sin embargo. Llegaron a una casa de campo ordenada junto a unos bien cuidados campos. mientras estamos aquí. Ella empujó lejos el pensamiento sombrío y extendió los brazos para tomar a la bebé. —Como usted diga. —El Sr. —Buen día. Entraron en la casa y Olivia recordó la última vez que había estado allí. mi Lord. soy reacio a regresar demasiado rápido por el estrés y la tensión de la vida de la ciudad. —Parecía estar en bastante prisa por regresar a la ciudad el día después de nuestra boda —dijo alegremente. y sé que disfrutas de estas visitas.

—Él sacudió la mano del señor McFarren y tiró de la silla de Olivia. Eran una familia feliz. y besó la parte superior de la cabeza de la niña. y ellos hicieron su camino de regreso al faetón. Su señoría y yo debemos seguir nuestro camino. McFarren extendía la mano y acariciaba la de su esposa. y el olor de algo delicioso burbujeante sobre el fuego. Ella miró alrededor de la habitación cálida y confortable. mi Lady. Era mucho mejor pasar la vida uno solo que tener a alguien haciéndola miserable. Jason sostuvo su silla y una vez que se estableció. mi Lady. ¿Puedo llamarlos adentro? —Usted tome un asiento y yo voy a buscarlos. Olivia se entretenía hablando con los niños y llenándolos con los dulces que la cocinera había envasados. Bailes. La bebé era un placer y Olivia se encontró aferrada con tanta fuerza a ella. Olivia sintió una opresión en el pecho. Su cabello suave y sedoso olía a jabón. —Ella indicó una silla firme en la mesa donde la mujer obviamente había sacado sus mejores cosas del té. —Hemos traído algunos dulces para sus hijos. que la pequeña empezó a protestar. señora McFarren. —La señora McFarren frunció el ceño. Todo lo que siempre quiso fue alguien a quien amar por completo. —¿Cómo está todo. casas decoradas elegantes. mi lady —dijo la señora McFarren. —Olivia abrazó a la niña y un deseo abrumador se apoderó de ella. —Muchas gracias por su hospitalidad. o la miraba para obtener su acuerdo sobre algo que acababa de decir. los niños bien cuidados y educados. —Aquí. en absoluto. De vez en cuando el Sr. sostener a un niño propio! Pasó las manos sobre el pequeño cuerpo caliente. —No. el clima y los ensayos de la agricultura. Ella cambiaría su estatus y dinero por una vida como esta. 14 6 . una sonrisa de placer tocando sus labios. Los hombres se lanzaron en una intensa conversación sobre la siembra. señor McFarren? —Jason se echó hacia atrás en la silla y se cruzó de brazos. Ella les dio las gracias también. Cuando abrió los ojos. echará a perder su precioso vestido. déjeme tomarla. con alfombras hechas a mano en los pisos relucientes.—Oh. permítanme. Olivia suspiró y le entregó la bebé a la madre. fiestas. sacó otra silla y se sentó. Rápidamente ella alisó sus rasgos y se volvió hacia la señora McFarren. ¡Oh. tiendas y otras actividades sin sentido eran todos sin sentido si no había un amado con quien compartir la vida. Pronto Jason se puso de pie. Olivia cerró los ojos e inhaló el aroma. Jason estaba observándola.

Si tuviera que escoger a una única mujer que podría evitar que él errase. Jason tuvo que admitir que había crecido muy cansado de él mismo. Me encantaría ver tu cuerpo hinchado con mi hijo. Jason sonrió para sus adentros. con la actitud de liberalismo de tantos miembros de la alta sociedad acerca de su propio matrimonio la había convencido de que él esperaba el mismo tipo de relación. pero con la forma en que esta conversación va. sería ella. la tregua podría llegar a su fin. —Es posible que te mientas a ti misma. y podemos empezar ese proyecto. —Los niños no son parte de mi plan. Olivia sintió que sus entrañas se derretían y sus pezones se tensaban. Los hombres enamorados no visitan camas distintas de la de su esposa. Olivia —dijo Jason mientras conducía el vehículo lejos de la casa McFarren. así que tenía que ser muy cuidadosos en cómo se enfrentaba a ella. —Ella se deslizó hacia atrás y miró el paisaje que pasaba. acordamos una tregua. si sólo mirarla hacía eso. Tenía que encontrar una manera de convencer a su esposa que sus días de libertinaje habían terminado. Por supuesto. pero la mirada en tus ojos cuando sostuviste a esa niña allí estaba diciéndolo todo. Algo que Olivia no tenía.—Debes tener hijos. supervisando el personal. tampoco por el debacle en la posada. Ella también tenía interés en la ronda continua de fiestas y bailes que la temporada en Londres tenía que ofrecer. Sin embargo. la pregunta sería discutible. una sombra pasó sobre él cuando se acordó de lo lejos que estaban. —Él puso el brazo alrededor de sus hombros y la atrajo hacia él—. Ella se había resbalado y lo llamó por su nombre. lo más probable era que nunca lo tendría. Sólo di la palabra. amor. Señor. viendo a los niños. y teniendo en cuenta sus circunstancias. además de deseo? Una inteligente. —Él la miró con ojos ardientes. Tal vez tenía más de su padre en él de lo que deseaba 14 7 . —Jason. —Dios le perdone por la mentira. Su introducción a la sociedad. fuerte y bien educada mujer agradable. mi Lord. Quizás él estaba haciendo progresos. A continuación. ¿Qué era exactamente lo que él sentía por ella. Su reputación no había ayudado. Olivia aún albergaba malos recuerdos de su boda. estaba por enamorarse. Miró a Olivia. era fácil imaginarla sin problemas corriendo de su casa. ¿qué pasaría si alguna vez le permitía besarla? Ella sacudió la cabeza y respiró hondo. discretamente limpiándose una lágrima de la esquina de su ojo. los sueños de su llegada siguió un matrimonio feliz y seguro. tener niños había sido siempre un fuerte deseo de suyo.

Pero donde su padre tuvo que lidiar con una esposa muy insatisfecha que anhelaba los placeres de la ciudad. 14 8 . supervisando a sus inquilinos. teniendo pequeñas veladas. Podía instalarse fácilmente en una vida en el campo. Jason tenía a la muy sabia Olivia que ya admitió un desdén por la sociedad.admitir. y disfrutando de su esposa e hijos.

—¿Separados? —Para todos los efectos. desenvolviendo la delicada vajilla China blanca y dorada. Regresaba a la Mansión para las fiestas. Y pensar que tenía una hermosa casa como ésta. ya que su exposición social limitada en Italia no le había proporcionado habilidades de anfitriona. y consultar con el jardinero sobre que flores cortar y disponer en floreros para las decoraciones de la mesa. pero eso involucraba la medida de su interés en el lugar. Olivia miró y frunció el ceño. —Eres tan diferente de mi madre. había disfrutado realmente la planificación del menú con la cocinera. Olivia pasó mucho tiempo revisando la vajilla China. —¿Tu madre no organizaba veladas? —Ella y Jason se sentaban en posiciones indignas en el suelo. Ella sólo estaba interesada en vestidos caros. —¿Y qué hay de tu padre? ¿Estaba contento con permanecer aquí mientras tu madre vivía en otro lugar? 14 9 . Después de eso. de hecho. —Qué extraño. pero madre prefería la vida social de Londres. Jason echó la cabeza hacia atrás y se echó a reír. —Negó con la cabeza. —Mis padres estuvieron separados durante la mayor parte de su matrimonio. Ella inclinó la cabeza ligeramente. Mi padre pasaba su tiempo aquí en el campo. bailes. ya sea allí o en Bath. la plata y copas que Jason le aseguraban no habían visto la luz del día durante muchos años. —Negó con la cabeza—. y se trasladó a la Casa de Ciudad en Londres y pasaba todo el tiempo. Se encogió de hombros. Por otro lado. e impresionar a sus amigos. y sucio Londres.17 Los tres días previos a la velada que Olivia había planeado ante la insistencia de Jason pasaron volando. y sucio Londres. joyas. y prefería pasar su tiempo en el desagradable. De alguna manera lo había encontrado aterrador. se hizo evidente que no habría tiempo libre que dedicarle al heredero. Desagradable.

es más que agradable conocerla finalmente. Estoy familiarizada con la cantidad de respeto que la mayoría de los miembros de la alta sociedad sostienen sus votos matrimoniales. 15 0 . mi Lord. blancas. —Y. Tenía otras cosas para ocupar su tiempo. Y usted. deja lo de “mi Lord”. Olivia respiró profundamente el aire fragante a medida que ella y la baronesa paseaban por allí. cuando comenzaban su paseo por el jardín. y una serie de Malvas se extendían ante ellas. azules y los farolillos rosados. por supuesto. mi Lord. yo no soy mi padre. —Así como tú no eres mi madre. —Se volvió a Jason que caminaba detrás de ella con el baron Shaffer—. Olivia se levantó y se sacudió la falda. Nada importante. Si el Barón y yo hubiéramos sabido que estaba en la residencia el febrero pasado. —Otras cosas. ni espero ser como él. ¿no se dignó a introducir a su encantadora esposa a la alta burguesía después de su boda? 5 Planta que da flores. —¿Mujeres? —Ella levantó la barbilla con una mueca. Él se sonrojó ligeramente y se aclaró la garganta. fue tan amable de su parte organizar esta velada. como un preludio al exquisito jardín de rosas. —Tengo que ver lo del té. Las flores de verano habían empezado a florecer. mi Lord? —Olivia. ¿Se unirá a mí. cuyos pétalos son puntiagudos.—Padre estaba satisfecho con el arreglo. —La baronesa Shaffer tomó el brazo de Olivia. ciertamente habríamos venido de visita. Jason dejó escapar un suspiro. esto no es asunto mío de todos modos. Te veré en la cena. No me parezco en absoluto a él. creo que voy a ir a dar un paseo. por amor de Dios. Difícilmente fue mi ejemplo. —No importa. Aguileñas5 amarillas. —Lady Coventry. —¿Cómo cuáles? Jason la consideró por un momento. Y no.

y Olivia y Jason. —Debo decir que nos complació mucho descubrir que lord Coventry se había casado. —La mujer se sonrojó.Un rubor se elevó en el rostro de Jason. lo que requirió de un cambio de último minuto en los asientos. vamos a retirarnos a la sala hasta que se anuncie la cena. Jason le dirigió una sonrisa de agradecimiento. 6 En francés. —Fue necesario volver a Londres poco después de nuestra boda —Olivia respondió suavemente. —Buenos modales. Cuando entraron en la casa. Jason se llevó su mano a los labios y la besó. Dunn habían enviado sus disculpas debido a una emergencia. Insegura de que eso siquiera requería de una respuesta. Apeló a años de crecimiento y entrenamiento para hacer esa declaración. Olivia simplemente sonrió e inclinó ligeramente la cabeza en dirección a la mujer. Esperamos ver a muchos niños llenando la guardería de su señoría. se espera entre los aldeanos que su señoría pase tanto tiempo aquí como lo hacía su padre ahora que se ha establecido. el Barón y la Baronesa. Olivia estudió esos ojos hechizantes y su boca se secó. —Sí. ciertamente —agregó la baronesa Shaffer—. todos se instalaron en sus asientos. —Lady Appleby miró a Olivia por encima de la copa de vino ligero que el lacayo sirvió para cada comensal. mi Lord. Olivia condujo a la baronesa hacia la casa. —Ya que estamos todos aquí. sus ojos vagando como si quisiera escapar. El Pastor y la Sra. 15 1 . al parecer consciente de su faux pas6 en la discusión de un tema tan personal en la mesa de la cena. paso en falso. Simplemente buenos modales. —Mi Lord. Su esposo añadió: —Por supuesto. y estiró su cuello. mi Lady. —Gracias por eso. lord y lady Appleby han llegado —anunció Malcolm desde la terraza sobre el jardín. Lord y lady Appleby.

—Lady Appleby habló con entusiasmo—. le sonrió a la mujer. ¿Su infancia había sido tan miserable que los buenos recuerdos de sus invitados le traían a él otros que eran tristes? Aquí discutían las vacaciones y Jason decía que había permanecido en la escuela. Probablemente el único matrimonio exitoso de la sociedad que había visto desde su llegada. —Mi Lord. el aire del campo no había tenido ningún efecto en la relación de sus padres. seguramente para aliviar su angustia. ¿Se acuerda de las fiestas. recordando la historia de Jason sobre sus padres. por supuesto. Después de haber sido el centro de la vida de sus padres mientras su madre estaba viva. sí. Otro matrimonio cariñoso y cálido. ¿Es sólo en el campo donde existen los matrimonios cómodos? Luego desechó el pensamiento. Olivia sirvió el té del carrito que uno de los lacayos había preparado para ellas. y tenía a los sirvientes corriendo por ahí decorando dentro y fuera de la mansión. No había duda que la existencia solitaria de Jason le había hecho el hombre que era en la actualidad. A menudo creía que aquel afecto había ayudado a calmarla durante los años de abandono de su padre. Por mucho que amara a su amiga. Fueron días maravillosos. Ella sonrió mientras sus pensamientos iban a la deriva hacia Grif y Elizabeth. las damas se retiraron a la sala mientras los caballeros disfrutaban del oporto.El baron Shaffer palmeó la mano de su mujer. Sabía tan poco de su juventud. mi Lord? La mandíbula de Jason se había apretado. pero como era el cortés anfitrión. excepto las pocas cosas que le había contado. —Ella se recostó y suspiró—. Entonces auspiciaba varias fiestas a lo largo de los días festivos. ¿podemos esperar que vaya a reanudar la práctica de tener un baile en las fiestas? La baronesa Shaffer se volvió hacia Olivia. terminando con un baile para todos los residentes del campo. Después de la cena. Pero entiendo que fueron tiempos felices para los inquilinos y ciertamente para todos en el área. De que ella pudiera tener un matrimonio así. Nadie más pareció darse cuenta. —La mayoría de las veces yo estaba lejos. 15 2 . ella había disfrutado de su amor y devoción. Su señoría llegaba desde Londres. —La anterior lady Coventry siempre organizaba las más maravillosas fiestas de Navidad. pero Olivia detectó la tensión en él. y quisiera lo mejor para ella. Al parecer. Olivia no podía evitar el indicio de envidia que se escabullía cuando menos lo esperaba. en el colegio. —Oh.

En consecuencia. Hay una familia que necesita nuestra ayuda. su señoría y yo vamos a volver a Londres hasta que el Parlamento haya terminado. Holland está pasando un momento difícil tratando de mantenerse al día con los niños y la agricultura. ciertamente me aseguraré que su señoría ponga fin a eso. —Bueno. Holland está permitiendo que su mujer asuma la carga de toda la familia mientras él bebe? Ambas mujeres asintieron. 15 3 . Pero. Olivia se echó hacia atrás. Algo ha tenido que hacerse desde hace bastante tiempo. por desgracia. y cuando cayó en un silencio incómodo. —Muchas gracias. mi Lady. todos los inquilinos parecían estar haciéndolo bastante bien. La Sra. Olivia esperó que lady Appleby continuara. y no creo que el antiguo Conde mantuviera archivos de sus inquilinos. Durante mis visitas. con los ojos muy abiertos. Holland le gusta beber. —Varias veces hemos visto moretones en la Sra. estaríamos encantadas de que se uniera a nuestro pequeño círculo de costura. Hacemos prendas para los hijos de los inquilinos que están pasando momentos difíciles. —No lo creo. Holland y sus hijos. Su señoría ha estado en Londres desde que su padre falleció. añadió—: Pero una vez que estemos de vuelta en el campo estaré honrada de unirme a ustedes. —Me encantaría. todavía nos gustaría que se uniera a nuestro círculo de costura. —Al ver sus sonrisas decaer. —Lady Appleby aceptó la taza de la mano de Olivia—. entonces? Señora Appleby evadió. —¿Por qué tengo la sensación de que hay algo más? La Baronesa bajó la voz. ¿Es consciente su señoría que algunos están pasando apuros? La Baronesa y lady Appleby intercambiaron miradas preocupadas.—Lady Coventry. pero. Holland es una viuda. le preguntó: —¿La Sra. —Al Sr. y estoy agradecida de que vea que se haga. mi Lady. —¿En serio? —Olivia alzó las cejas—. no tiene tiempo para coser o hacer otras tareas del hogar. —¿Quiere decirme que el marido de la Sra. — La Baronesa suspiró—.

—Olivia. Él decía que no era su padre. —Muy bien. ella lo persuadiría de que la dejara ir. acababa de prometer? Ella todavía no tenía ninguna intención de volver a Coventry Manor. Cuando llegara el momento. estoy muy cansada. —¿Te apetece un jerez antes de ir a la cama? —Su voz profunda flotó sobre su piel como si fuera seda. Era tentador simplemente descansar la cabeza contra su pecho ancho y olvidar todas sus preocupaciones. —Esto te ayudará a dormir. Sus nervios se declararon en alerta máxima. Jason se acercó a ella por detrás. Ahora si me disculpas. Recordar su amenaza de atarla a su muñeca trajo el aleteo ya familiar a su estómago. y hasta ahora no la había convencido. Sacudió la cabeza para aclarar sus pensamientos. 15 4 . Eso quedaba por verse. No iba a permitir que su cuerpo dictara su conducta. en nombre del cielo. Por favor. —No. él eventualmente abandonaría su cama y pasaría a su próxima conquista. se inclinó muy cerca de su oído. Ella cerró los ojos un instante. y cimentaba su decisión. Como he dicho. y que si se entregaba al deseo que corría a través de ella. Después de dictar los adioses. mi Lord. quédate por un minuto y hablemos. Se echó a reír cuando el Barón mencionó que se estaba haciendo tarde. —No necesito nada para dormir. no lo creo. La tensión del día. a pimienta y cuero. Olvidar que no confiaba en él. la asaltó cuando él se inclinó. Una hora aproximadamente los caballeros se unieron a ellas. Tonterías. de supervisar todo. sus planes para regresar a Italia no cambiarían. ¿Qué. El aroma único que pertenecía a Jason. —Extendió su mano—. En Londres aún sería demasiado pronto para que ellos abandonaran la primera fiesta o baile. y asegurarse de que todo fuera perfectamente se había cobrado su precio.Ambas mujeres sonrieron brillantemente. Si Jason no aplicaba para una anulación. pero no quiero una bebida. estoy muy cansada. sus invitadas levantándose para marcharse. La había estado observando toda la noche con una mirada depredadora. Olivia se dio cuenta de que estaba agotada. La escena en la posada todavía elevaba su ira. y poniendo sus manos sobre sus hombros.

Sin estar de humor para cubrir ese territorio de nuevo.Jason le llevó a la biblioteca. Jason se aclaró la garganta. Ve a la cama y hablaremos más por la mañana. El sol apenas se había deslizado sobre el horizonte cuando Olivia se sentó en el carruaje y se alisaba la falda. Miró por la ventana a medida que la última parte de Coventry Manor desaparecía de la vista. —Se movió como si fuera a atraerla hacia él. Un hombre que gasta su tiempo y dinero en bebida mientras su mujer e ocupa de las cosas no es hombre en absoluto. Tomando una respiración profunda para calmar su acelerado corazón. Esa no es una buena situación. —Ciertamente lo haré. amor. y mañana a primera hora antes de que partamos. Jason hizo señas al conductor y se pusieron en marcha. —Vamos a ir directamente a la casa de Lady Lansdowne y recogeremos tus cosas. —¿Disfrutaste de pasar tiempo con lady Appleby y la Baronesa? —Sí. —Ella negó con la cabeza—. —Puedo ver eso. lo hice. Y al levantar su mano con ira contra aquellos que ha prometido proteger es inexcusable. ella se levantó. donde se sirvió una copa de coñac. subió lentamente las escaleras. su fatiga olvidada—. Reprimió las ganas de preguntarle si un hombre que pasaba su tiempo en camas distintas a la de su esposa era alguna clase de hombre. 15 5 . Las mujeres me dijeron que no sólo bebe todo el tiempo sino que golpea a su esposa e hijos. —Se volvió hacia él. —¿Quien? —El Sr. —Me temo que estoy demasiado cansada para seguir conversando. pero ella se apartó y salió de la habitación. La cabeza de Olivia giró con brusquedad. Jason se puso de pie. Holland. Debes hablar con el hombre. ¿Eres consciente de que uno de tus inquilinos se la pasa bebiendo mientras que su esposa se ve obligada a hacer todo el cultivo y encargarse de los niños junto con la casa? Jason frunció el ceño. Olivia sonrió ante su respuesta feroz. y se unió a ella en la silla junto a la que ella estaba sentada delante de la chimenea. Son unas mujeres adorables.

fue suficiente para endurecer su columna vertebral. Después de meses de abandono. y su rostro enrojeció. vamos a ir a Lansdowne y recogeremos tus cosas. ¿esperas que yo siga tus dictados ahora que tu memoria ha resucitado? —Ella miró por la ventana. —Oh. él le dio la sonrisa perezosa que se añadía a la consciencia que le suscitaba. y espero que pronto lo seas en verdad. Será lo que digo. Para su disgusto. Nunca me he forzado a cualquier mujer y no voy a empezar con mi propia esposa. —Sin embargo. mi amor. Los músculos de la mandíbula de Jason se crisparon. mi Lady. —Sí. Olivia lo miró fijamente. —No tengas miedo. Necesito un heredero. mi Lord. También. El calor se levantó desde su estómago a su rostro. —Soy una invitada de lord y lady Lansdowne. ya que eres mi esposa. —Él tiró de sus puños. hombre odioso.—¿A qué te refieres con recoger mis cosas? —¿Seguramente no crees que voy a permitir que permanezcas en la casa de Grif? Su mirada. querida. —Nuestro matrimonio no continuará después de la Temporada. ya que simplemente no podías recordar a la mujer con la que tomaste los votos. —No estoy de acuerdo. Había sido un gran error venir en este viaje. Ella le había entregado la misma cuerda para ahorcarla. Estoy segura de que he sido clara en ese punto. agravada por la arrogante presunción de decirle qué hacer. Grif sin duda concordará conmigo en que el lugar de una mujer está con su marido. Tú eres mi esposa. 15 6 . deteniéndose en el camino para hacer que su corazón latiera con fuerza. —Entonces estamos en un punto muerto. por favor. —No tiene decisión alguna en donde resido. enderezó su chaqueta y se acomodó con toda la arrogancia del Señor de la mansión—. la tengo. No tengo ninguna intención de dejarte ir. ten en cuenta que no tengo intención de mantener nuestro matrimonio en secreto por mucho más tiempo. y eso no ha cambiado.

15 7 . sin duda estarás demasiado viejo para… —Su cara se sentía como si fuera a estallar en llamas ante lo que casi había dicho. La risa de Jason resonó contra las paredes del carruaje.—Si esperas a que esté de acuerdo. Apretó los labios en una línea tensa mientras se apartaba de él. mi Lord.

Elizabeth abrazó a Olivia cuando la última de sus pertenencias fue colocada en el carruaje de Jason. A pesar de la protesta de su cerebro. Les pago lo suficiente para que sean así. —Él sonrió. La deseaba. —Mi personal es leal y de boca cerrada. la alegría bailando en sus ojos. 15 8 . su cuerpo la traicionó. Lansdowne estuvo totalmente de acuerdo con el edicto de Jason que Olivia mudara sus cosas a la vivienda urbana de Coventry. Cada uno de los miembros de mi familia es capaz de dar un discurso. Debes reconciliarte. Ella resopló. que mantuvo su rostro envuelto en una máscara de calma. —Jason palmeó a Grif en su hombro. —Sí. Si ella pasaba demasiado tiempo en compañía de Lord Arrogant. tengo la intención de asistir. ¿No hay manera de escapar de ese hombre? —¿Qué vas a decir a sus empleados? —Olivia apretó sus manos en su regazo mientras ella y Jason cabalgaban a su residencia en la ciudad. debemos decirles de nuestro matrimonio. la situación actual no continuará por mucho tiempo. las entrañas de Olivia se apretaron con el poder en sus palabras. mi amor. No tengo ninguna intención de permanecer al margen mientras otros hombres compiten por tu atención. Me perteneces y pronto todo el mundo lo sabrá. —Sabe exactamente lo que quise decir. —Nos veremos en la reunión de Markwicks. Miró a Olivia. ¿verdad? Olivia sonrió a su amiga. No tienes nada que temer. a pesar de rechinar los dientes. Ella tendría que hacer arreglos para salir a Italia antes de lo final de la temporada. —Se inclinó hacia delante—. —Nosotros dos te veremos allí. —A menos que quiera empañar su reputación. —¿No hablarán? —Por supuesto.18 Como se predijo. y por mucho que ella tratara de resistirse. Pero una vez más te advierto.

Que tuviera que seguir haciéndolo cuando ya le habían puesto grilletes era ridículo. Lord y lady Markwick dieron la bienvenida a Olivia y Jason. Jason se irritó al encontrar que su habitación no estaba cerca de la de Olivia. mamá y yo esperábamos con impaciencia su llegada. —Nos acompañaría en el salón. y voy a guardar un lugar justo a mi lado en el sofá. Él se erizó. es un placer. me ofrecí a llevar a lady Olivia adelante —dijo Jason sin problemas. y muy pronto se acabaría. acechando a un nuevo compañero decama mientras su marido hacia lo mismo. Jason se inclinó sobre su mano extendida y la besó. El té está siendo servido. Toda esta farsa ya había tenido tiempo suficiente. no comentando el hecho de que llegaron juntos. 15 9 . —Su anfitriona llamó a uno de los lacayos y le ordenó que les mostrara sus habitaciones. —Ella pestañeó y frunció los labios en lo que al parecer asumió era una mirada seductora. Un seductor dotado. lord Coventry. —Si. ella no tenía ninguna duda de que saldría con la suya. Antes de que esta reunión terminara Olivia estaría en su cama o toda su experiencia como un seductor había sido en vano. Él había estado esquivando a inocentes intrigantes con mamás decididas durante años. pero su orgullo no le permitiría que fuera otra de las esposas de la alta sociedad. Con todo el bagaje que una dama requiere. —Eso fue más reflexivo. —¿Están lord y lady Lansdowne en camino. —Mi Lord. —¡Lord Coventry! —Él se volvió y gimió interiormente cuando la molesta lady Cicely corrió hacia él. entonces? —preguntó lady Markwick. Una voz estridente interrumpió sus reflexiones mientras él seguía al lacayo a la habitación.él vencería su resistencia. pero luego estaré más que feliz de tomar un poco de té. —Mi lady. —Necesito ubicarme. —Encontraría Olivia en esta maldita casa y se aseguraría de que ella se mantuviera a su lado por lo que durara la fiesta. Él no era del tipo de hombre que permitiera que las cosas se prolongaran cuando quería algo.

Jason se sorteó y cerró la puerta. por lo que Jason escoltó a Olivia a la terraza. Lady Cecilia estaba sentada en el salón. ¿no? —No empecemos de nuevo. Olivia sonrió y dijo alegremente: —¡Oh. —Mi querida. toda esta farsa se está poniendo fatigosa. —Pobre lord Coventry. —¿Qué deseas? ¿O estás aquí simplemente para hacer un punto? —Ella arqueó las cejas. —¿Vamos. ¿Cómo puede ser arruinada por tu marido estar en tu habitación? —Él se acercó a la ventana y observó cómo los miembros de la fiesta tomaban el té en la terraza. Jason se puso a buscar a Olivia. Ellos llevaron las tazas de té y platos de delicados sándwiches de pepino y berros. —O podríamos quedarnos aquí y ocuparnos en otras formas. Olivia se miró en el espejo. apoyando la barbilla en su hombro. —He venido para escoltarte a tomar el té.Después de asearse del viaje y cambiarse a una ropa fresca. No me gusta la mirada en los ojos de esa chiquilla malcriada. —Él sonrió ante el estremecimiento que la recorrió cuando le acarició el cuello. Había tenido a Grady preguntando discretamente entre los criados para determinar dónde estaba su habitación y se dirigió hacia allí. Voy a mantenerte a mi lado durante esta reunión infernal. Ella acomodó su cabello y se alisó el vestido. Golpeó suavemente y después de unos momentos abrió la puerta. Olivia lo miró fijamente. mi Lord? El servicio de té se había instalado en la sala de estar y terraza. querido! —De verdad. —Él se unió a ella y la abrazó por detrás. Olivia se retorció de su abrazo. Olivia y Jason charlaron con facilidad mientras degustaban su 16 0 . Lady Cicely me detuvo en el pasillo y se ofreció a guardarme un asiento junto a ella en el sofá durante el té. Ellos se observaran en el espejo. Las damas siempre lo están persiguiendo. El aire estaba impregnado de la fragancia de las flores de los cuidadosamente mantenidos jardines. su rostro enrojeció. y vagaron por la terraza hasta que vieron una mesa vacía cerca de los escalones que conducían al jardín. —¿Qué estás haciendo aquí? Si alguien te ve en mi habitación estaré arruinada.

té, deteniéndose de vez en cuando para hablar con los invitados que se detenían a
saludarlos.
—Lord Coventry. Aquí está. Yo estaba en el salón.
Lady Cicely caminó hacia la pequeña mesa, haciendo girar su sombrilla sobre
su hombro. Ella sonrió hacia él y arrugó su rostro hacia Olivia.
—Lady Olivia. Qué bueno verle.
—Igualmente, lady Cicely. —Olivia bajó la cabeza cortésmente.
—¿Lord Coventry, me pregunto si usted me acompañaría en un paseo por el
jardín? Entiendo que la flora aquí son incomparables.
La audacia de la muchacha una vez más lo sorprendió. Ella estaba haciendo
demasiado insistente, y Jason tendría que ponerle fin rápidamente. Miró a Olivia.
—Mi lady, ¿le importaría unirse a nosotros en un paseo?
Un rubor lento se deslizó hasta la cara de lady Cicely y la mano que sostenía
la sombrilla se puso blanca cuando ella apretó su agarre.
—Sí, hagalo —dijo ella con los dientes apretados.
Olivia se paró.
—Creo que sería agradable. Gracias por sugerirlo, lady Cicely .
Jason extendió ambos brazos hacia las damas y comenzaron su paseo. Lady
Cicely pasó la mayor parte del tiempo dirigiendo sus comentarios a Jason. Parecía
que había recibido dos peticiones más de mano de las que su madre había estado
segura que ella obtendría antes de que terminara la Temporada. Pero, por desgracia,
ninguno de los caballeros que ofrecieron por ella llenaron sus requerimientos. A
pesar de que nadie preguntó cuáles eran esos requisitos, ella recitó toda una lista de
“imprescindibles” que venían notablemente cerca de la descripción de Jason. La
mano de Olivia se apretó donde descansaba en su brazo mientras la chica charlaba
sin cesar.
Mientras lady Cicely parloteaba, Jason planificaba cómo conseguir a Olivia en
su cama y finalmente acabar con la lujuria paralizante que sentía cada vez que se le
acercaba.
—¿No le parece, lord Coventry? —La voz de lady Cecily cortó sus
pensamientos. Él la miró fijamente, con el rostro completamente en blanco.
¿De qué diablos hablaba ahora?
Miró a Olivia que estaba ocupada disfrutando de la naturaleza.

16
1

—Sí, de hecho —murmuró.
Lady Cecilia dio una palmada y le dio una sonrisa brillante.
—Yo sabía que iba a disfrutar de paseos en bote, mi Lord. Entiendo que nuestra
anfitriona ha organizado una pequeña fiesta de canotaje y picnic mañana. —Ella le
apretó el brazo—. ¡Va a ser siempre tan divertido!
Jason miró a Olivia quien se encogió de hombros y rodó los ojos.
—Lady Olivia, supongo que usted disfruta de paseos en bote también, ¿no? —
dijo, con la voz ronca.
—Sí, lo hago, mi lord. —Sus ojos brillaban de alegría.
Antes de que pudiera decir nada más, lady Cecily intervino.
—Oh, mi Lord, los barcos son pequeños, sólo lo suficiente para dos. —Ella se
inclinó hacia delante para mirar a los ojos de Olivia—. Usted nunca encajaría en el
bote con su señoría y yo. Me imagino que alguien de su edad preferiría quedarse en
la orilla y ver el resto de nosotros en el agua de todos modos.
Jason fue tomado con un ataque de tos, mientras que Olivia miró a la joven.
—De hecho, lady Cecily, voy a instruir a los lacayos para que traigan mi chal y
mis agujas de tejer para mantenerme caliente y ocupada mientras que ustedes, los
jóvenes disfrutan del día.
Completamente ajena al sarcasmo, la muchacha continuó dominando la
conversación.
—Si me disculpan mi Lady, mi Lord, me parece que tengo un poco de dolor de
cabeza y me gustaría un breve descanso en mi habitación hasta la cena. —Olivia
deslizó su brazo de debajo de Jason.
Lady Cecilia le despidió, pero Jason ya había tenido suficiente de la presencia
irritante de la joven.
—Quería hablar con lord Markwick sobre algo. Si me disculpa, creo que voy a
acompañar a lady Olivia a la casa. —Él hizo una reverencia y se apresuró tras su
esposa.

Desafortunadamente para Jason, su lugar designado en la mesa era justamente
junto a lady Cecily y frente a Olivia. Bastante molesto, pero lord Wesley, un lobo con
piel de cordero, se instaló en el asiento a la derecha de Olivia, y más de una vez Jason
al revisar vio la cabeza de Wesley inclinada hacia Olivia y ambos en conversación
profunda.

16
2

Lansdowne, que había llegado justo antes de la cena con su esposa, estaba
misericordiosamente a la izquierda de Olivia, y consciente de humor negro de Jason,
intentó ocuparla tanto como le fue posible.
Las actuaciones de las damas siguieron por la cena, y Olivia, una vez más
asombró al público con su talento. Después de la música, se llevaron los juegos de
cartas, y Jason se encontró de compañero con lady Cecily, donde jugaron contra sus
padres. Las miradas que pasaron entre madre e hija estaban empezando a ponerlo
muy nervioso.
Olivia se negó a jugar a las cartas y pasó la mayor parte del tiempo en larga
conversación con la duquesa viuda de Edmonstone.
La forma que Olivia se frotó las sienes convenció a Jason de que no se había
librado de su dolor de cabeza.
Después de que la mano había sido jugada, él se levantó.
—Ha sido un largo viaje para mí hoy así que les deseo a todos una buena noche.
—Se acercó a donde Olivia se sentaba, con círculos oscuros bajo los ojos y las líneas
de cansancio en su rostro. Olivia aprovechó la oportunidad de su interrupción para
excusarse, y salió de la habitación. Después de conversar brevemente con la viuda,
Jason se despidió y subió corriendo las escaleras.
Atrapó Olivia entrando en su habitación.
—Olivia —la llamó en voz baja. Ella se volvió y lo afrontó, cerrando la puerta
detrás de ella. Sus cejas se levantaron mientras él se acercaba.
—Sólo quería desearte buenas noches. —Él tomó su mano y dio un suave beso
en su palma. Aferrándose a ella, la atrajo más cerca.
Le tomó el rostro con las manos y lentamente bajó su boca a la de ella. Sus
labios eran suaves y sabían al jerez dulce que había consumido después de la cena.
Cuando ella no se retiró o se puso rígida, él incitó sus labios con su lengua
hasta que los abrió. Deslizándose dentro de su calor, gimió cuando sintió su
respuesta. La atrajo hacia sí y ella arrastró las palmas por su pecho, y envolvió su
cuello. El corazón le latía con rapidez en su contra, en sintonía con el suyo.
Jason rompió el beso y apoyó la frente en la suya mientras le ahuecaba la cara
y le frotó los pulgares sobre su mandíbula.
—Invítame a su habitación, amor.
Ambos levantaron la mirada bruscamente cuando el sonido de voces
masculinas y femeninas flotó por el pasillo. Olivia contuvo el aliento, rápidamente

16
3

abrió la puerta, y dejando a Jason al otro lado, con firmeza la cerró. Él se quedó
mirando estúpidamente la puerta, todavía jadeando.
Se pasó la mano por la cara y se ajustó los pantalones para poder caminar.
Me estoy acercando. No pasará mucho tiempo ahora, y es mejor que no tarde, o
probablemente voy a ser un lisiado.

Olivia se apoyó contra la puerta y trató de conseguir controlar su respiración.
Esto no estaba bien. Se hacía más difícil cada día resistir a su marido y ella no tenía
deseo de encontrarse enamorada del hombre y luego ver el desfile de mujeres dentro
y fuera de su vida. Por mucho que ella luchaba contra su encanto, su corazón estaba
en serios problemas.
Cansada, se desnudó con la ayuda de su criada y se metió en la cama. Sus
pensamientos se desviaron hacia la carta que había recibido confirmando su
aceptación en la Academia de Música de Roma. Suspiró y se dio la vuelta, mirando
sin ver el armario situado al otro lado de la cama. ¿Cómo la vida se había vuelto tan
complicada? Todo lo que ella siempre había querido era un esposo cariñoso, en quien
pudiera confiar, niños, y un hogar confortable. Si no podía tener esa vida, entonces
tal vez una carrera con una sinfonía, y después establecerse en una casita acogedora
donde pudiera tocar su música y tomar un alumno o dos, con un gato para abrazar.
Gimió ante la idea de esa siendo el resto de su vida.
¿Por qué mi padre no podía haber arreglado su matrimonio con un regordete,
calvo, bien-humorado hombre, de quien nunca tendría que preocuparse de sus
andanzas? En cambio, tuvo la suerte de estar casada con uno de los más notorios
libertinos de Londres. Alto, ancho, guapo, rico, con título, y poseedor de una sonrisa
devastadora, su marido siempre sería el blanco de las mujeres desvergonzadas de la
alta sociedad que buscaban diversiones.
¿Podía confiar en Coventry? Él había dejado bien claro que quería un
matrimonio de verdad y la deseaba como una compañera de cama. Pero él nunca
habló de sus sentimientos. Si él realmente tuviera la intención de impedir su regreso
a Italia, y a pesar de su insistencia en que haría precisamente eso, sabía que él
legalmente podía, tenía que hacerlo enamorarse de ella. Un hombre enamorado de
su esposa no deambulaba. Tampoco una mujer enamorada de su marido.
Amor.
El miedo se apoderó de ella cuando se dio cuenta de que ese era el sentimiento
arrastrándose lentamente en su corazón. La imagen de su boda había desaparecido,
reemplazada por la molestia de Jason por los avances de lady Cecilia, y su disgusto

16
4

cariñoso. ¿la amaba. Pero. Tal vez. o hacer campaña para ganar el amor del Lord Arrogante. e interesado en su bienestar. 16 5 . como había sugerido Elizabeth. Hasta ahora. Ella no tenía ninguna duda que había llevado la vida de un típico sinvergüenza durante años. y que no tenía intención de tener el tipo de matrimonio que sus padres tenían. la animó. Necesitaba empacar e irse a Italia muy pronto. De lo contrario. o incluso sentía algo cercano a eso? Ella suspiró y se dio la vuelta una vez más. Pero su afirmación de que no era su padre. lo había encontrado siendo encantador.muy evidente con la criada que servía en la posada. lord Coventry no era el canalla que había asumido inicialmente. un corazón roto se alzaba en su futuro.

molesta por encontrar su voz jadeante. ¿La has visto? Se acercó y le susurró la última parte. —Estoy segura que echas de menos a tu hijo. Olivia tomó un sorbo de té mientras Elizabeth la divertía con historias sobre su hijo de una carta enviada por su enfermera. las mujeres se unieron a los hombres. Creo que el nuevo pequeño me está convirtiendo en una regadera —dijo ella tocándose el vientre ligeramente. No puedo esperar para que la sesión parlamentaria termine así Grif y yo podremos regresar al campo. Olivia la abrazó. Caminó a lo largo de los estantes. Olivia. Sé lo que haría si fuera bendecida lo suficiente para tener un hijo. —¿Encuentras algo de interés? La voz suave y profunda envió escalofríos sobre su carne. —Oh. —Cielos. Su corazón se aceleró. Los invitados tenían un poco de tiempo después del desayuno para visitar el jardín u otras actividades antes de la comida campestre. ya que el día de campo era hoy y todo el mundo estaba ansioso por salir con el buen tiempo. —Se secó los ojos y trató de sonreír—. Olivia aprovechó el tiempo para explorar la muy extensa biblioteca Markwick. lo extraño mucho. leyendo los títulos. Estoy buscando a mi esposa. Se dio la vuelta. tratando de no mostrar su reacción. —¿En busca de un libro. Considerando la sonrisa en el rostro de Jason. parecería que no había funcionado. si esta conversación continuaba. y una sonrisa no deseada adornó sus labios. Sin embargo. los platos de ambas mujeres contenían tostadas y fruta. De ningún modo. 16 6 . mi Lord? —Ella esquivó la pregunta con una propia. ella se convertiría en una regadera también. —No. Sólo quiero abrazar a mi pequeño.19 Normalmente en una fiesta las mujeres permanecían en sus habitaciones para el desayuno y los caballeros hacían uso de la amplia variedad de alimentos disponibles en la sala de desayunos. Olivia se sentó junto a Elizabeth.

entrando en la biblioteca—. Ella levantó la mano sombreando sus ojos. golpeando la pared de libros detrás de ella. pero una vez que se supiera que Jason se había casado. —Mi querida. 16 7 . sonrió—. Nos estamos reuniendo fuera para caminar hasta el lago. Los barcos se prepararon con muchas risas y bromas cuando las parejas subieron. Los botes se están preparando para aquellos que desean disfrutar. quien todavía estaba perdida con la mente concentrada sobre lo maravilloso que Jason y lady Cecily se veían juntos. hablando con lady Lyons. Olivia se sacudió ante la voz masculina detrás de ella. serían las matronas inquietas y viudas solitarias las que le rodearían. — Ella se movió hacia atrás. las damas con sombreros y sombrillas para proteger su piel clara. —Estoy segura de que sí —murmuró Olivia cuando pasó rápidamente a Jason y se dirigió a la puerta. La puerta está abierta. tomó una respiración profunda. por favor. Olivia se sorprendió de la cantidad de celos que se apoderó de ella. Yo sólo sé que mi Cecily haría una Condesa maravillosa. —Tenía la intención de permanecer en tierra. voy a bloquearla. —Voy a cerrar la puerta. cualquiera puede venir y vernos. —Dando la vuelta a Jason. sino el amor. Lady Cecily se había aferrado a Jason.—Jason. —¿No parece mi Cecily maravillosa al brazo de lord Coventry? —Sonrió con afectación a Olivia. No mera lujuria. —Ahí están —dijo lady Markwick. El grupo avanzaba hacia el lago. Jason sonrió con malicia. Él se inclinó ligeramente. De hecho. llamando de acá para allá el uno al otro. —Estoy segura de que su señoría estará buscando una esposa ya que el viejo conde ha muerto. Con los dientes apretados. charlando sin parar. Lady Cecily se ha encargado de decirles a todos que ella remará. Olivia caminaba detrás de los dos. Tenía que mantener la calma. Parece muy emocionada. ¿seguro que no tiene intención de quedarse en tierra? Se volvió para ver a lord Wesley sonriendo alegremente detrás de ella. Olivia observó desde su lugar cerca de lady Lyons. y centrarse en comprometer los sentimientos de Jason. Las madres casamenteras podían converger sobre él ahora. —Ummm.

también quitándose la chaqueta y subiéndose las mangas—. le hizo desear tirarla por la borda. Por favor. —Olivia. Mira por donde vas. —Detente Coventry. él se veía bien con el sol brillando en su piel. viejo — murmuró Wesley cuando Jason se acercó a ellos. —Extendió la mano y agarró el lado del bote de la pareja. sus músculos abultados mientras remaba. Se había quitado la chaqueta y se había enrollado las mangas de su camisa. por amor de Dios suelte nuestro bote. necesito preguntarle algo. 16 8 . Sólo quería hacerle una pregunta a lady Olivia. Jason estaba teniendo un momento difícil con lady Cecily. o todos vamos a volcar en el agua —dijo Olivia frenéticamente. pero cielos. —Mi lord. —No se preocupe. Riendo. El agua no es más de cuatro metros en su punto más profundo. —Digo. Jason y lady Cecily ya habían llegado al centro del lago. La embarcación se balanceó un poco de un lado al otro. Miró a su alrededor tratando de encontrar algo para distraerlo hasta que este paseo interminable acabara y vio a Olivia siendo asistida en un bote de remos por Wesley. Siguió señalando en su dirección mientras remaba cada vez más fuerte para conseguir acercarse a Olivia. —Lord Coventry. Lady Cecilia continuó sobre todos los vestidos que acababa de pedir de París y lo caros que eran. Lord Wesley le ayudó a entrar el bote. usted es demasiado joven para sentarse y ver las actividades. ¿Qué demonios estaba haciendo ella con ese gandul? Él comenzó a remar hacia su barco. mi Lady.—No lo permitiré. estás meciendo nuestro barco —dijo Wesley. Permítame que la acompañe a uno de los barcos. —No voy a golpear tu bote. Coventry. vas a golpear nuestro barco. Wesley. mirando con temor al agua. Olivia aceptó su brazo y se dirigió a donde los lacayos ayudaban a las parejas en los barcos. querida —dijo Wesley. Jason se inclinó. sigamos adelante. La chica no paraba de hablar y coquetear riendo. Un poco escandaloso. —Extendió su brazo—. y Olivia agarró los bordes. empujando la mano de Jason. y se instaló frente a ella. Lady Cecily tiró de su brazo.

Se puso de pie y saltó por la borda. Puede caminar hasta la orilla. —Sólo dame un minuto. Me tiene que salvar. —Lord Coventry. Jason había alcanzado a Olivia y la arrastró farfullando y tosiendo. y Wesley apuñaló su mano con el remo. mi lord. déjanos en paz. Olivia dio un tirón de Jason y echando una mirada de disgusto a la joven. Ella va a ahogarse — gritó lady Lyons desde la orilla. Le dije que me dejara en paz —dijo ella 16 9 . no es profundo —gritó Jason—. siéntese antes de que incline el bote —gritó Wesley. —Basta. querido. —Déjeme en paz. —Wesley la agarró de nuevo. Olivia se puso de pie. mi Lord. quien estaba tratando desesperadamente de salir de las garras de Wesley. y ella le dio un manotazo una vez más—. —Lady Cecily. —¡Ay! ¿Estás loco? —La fuerza de él alejándose causó que el bote de Wesley se meciera precariamente. Se sentó bruscamente cuando el bote se meció a ese lado y cayó sobre el borde en el agua. —Lady Olivia. y le dio un golpe en la cabeza con su sombrilla empapada. —No. ella se apartó de él. señor.—Coventry. no se nadar. Jason miró a Cecily. Con la ira parpadeando en sus ojos. Puedo estar de pie por amor de Dios. no sabe nadar. Lady Lyons continuó a llorando en tierra cuando Wesley se agachó y levantó a lady Cecily. oh. —Wesley lo fulminó con la mirada. Lord Coventry me salvará. su boca abierta como de costumbre sus ojos muy abiertos. Tiró del barco de nuevo. Lord Wesley saltó al agua para ayudar a Cecily. —En cuanto a Wesley dijo—: Por favor. y no puedo creer que te referiste a lady Olivia con tanta familiaridad. es solamente copo más de un metro. —Oh cielos —Lady Lyons gritó desde la orilla—. —¡Olivia! —gritó Jason. todo el tiempo gritando que Lord Coventry debía salvarla antes de que se ahogase. vadeó hasta la orilla. meciendo su bote lo suficiente que lady Cecily salió volando hacia el agua. reme de vuelta a la orilla. —Suéltame. hombre —gruñó Jason. Mi Cecily se ahogará. tiene que salvar a mi hija.

voy a mi habitación para secarme. ¿No me digas que te lo perdiste? —Grif y yo decidimos pasar del picnic. gracias por salvarme. mientras se movía para hacer espacio a Olivia. —Oh muchas gracias por salvar a mi niña. Usted es un hombre tan valiente y solidario. mi Lord. él y Olivia alcanzando el banco al mismo tiempo. —Si me disculpan. Jason se abrió paso hacia lady Cecily. —Se fue pisoteando sin mirar atrás. —Lady Lyons palmeó la mano de su hija—. Ella le echó los brazos al cuello. Wesley. Olivia sintió el aumento de calor en la cara. Grif tosió y le lanzó a Elizabeth una mirada de reproche. La dejó en la orilla. ambos cubiertos con lodo del lago. Jason meneó la cabeza y se inclinó ante el grupo. se dirigió a la orilla. Una vez me sentí mejor encontramos formas mucho más interesantes de ocupar nuestro tiempo. Mi estómago me estaba molestando. —Oh. y lady Cecily en el lago. Deje de revolotear por amor de Dios. descendían los escalones de mármol para unirse a ellos en el banco de piedra. solamente tiene que ponerse de pie. también aparentemente disgustado con todo el asunto. 17 0 . Jason resopló su opinión por ese absurdo y la arrastró hasta la orilla. — Ella se sonrojó ligeramente—. en nombre del cielo. pero terminó conmigo. era toda esa histeria en el lago esta tarde? —dijo Elizabeth. bebiendo un vaso de limonada. Coventry. lord Wesley.con los dientes apretados. mientras que su madre lloraba y se retorcía las manos. Ojalá que tuviera un matrimonio como el de ellos. ~*~ Olivia estaba de pie en la terraza. —No tengo ni idea de lo que lo empezó todo. —¿Qué. Me habría ahogado seguramente si no fuera por su valentía. —Madam. —Ella sonrió levemente con las cejas levantadas—. Cuando notó que Elizabeth y Grif.

sonriendo firmemente. Su cuerpo rígido por la tensión. Jason asintió ante el grupo. —Si estas tonterías no se detiene pronto. —Aquí está mi héroe. —No lo he visto desde que irrumpió de vuelta a la casa. creo que un paseo por el jardín —bajó la voz—. querida. —Sea como fuere.—¿Dónde está el lord Coventry ahora? —Grif señaló a un lacayo para que trajera vasos de limonada para ellos. con mi esposa es preferible. ahora. y del brazo caminaban lentamente hacia la casa. —Y si no fuera por lord Coventry. debo hablar con Lord Lansdowne… —Ciertamente. dado el entorno. Lady Cecily entrecerró los ojos mientras los estudiaba. Lady Cecily tenía su corte. —Si me disculpan. Le veré en la cena —ronroneó ella. Al ver a su madre charlando con varios de sus compañeros. ¿un paseo por favor? —¿Estás seguro de que quieres caminar. seguramente me habría ahogado. empapado y con el ceño fruncido. —dijo lady Cecily. no seré responsable de mis acciones —dijo Olivia con brusquedad. —Ella sonrió. —A mi me parece que prefiere una buena pelea de puñetazos. Después de un breve intercambio de palabras. un escalofrío le recorrió la columna vertebral con el sonido de la voz de lady Cecily. Un movimiento hacia un lado le llamó la atención. Luego. y numerosas 17 1 . tomando el brazo de Jason y arrastrándolo a la manada de señoritas con los ojos abiertos. se acercó a los tres sentados en el banquillo en el jardín. Olivia se levantó y se sacudió la falda. rodeada de varias jovencitas que suspiraban con envidia. viejo? —Grif sonrió. con las cabezas juntas en una profunda conversación. Su audiencia se había alejado y ella miró a su alrededor los pequeños grupos reunidos en la terraza. las dos mujeres se separaron del grupo. Estaba tan preocupado por mi bienestar. lady Cecily. Olivia rechazando sus peticiones frecuentes para unirse a ella en su cama. —Olivia. Después de cuatro días más de Jason esquivando a lady Cecily. ella rápidamente se movió a su lado.

Algo en lo que pensar. cariño.rondas de cartas. Olivia se apoyó contra la pared de piedra y se abrazó a sí misma. y el verdadero Coventry se preocupaba por las mismas cosas que ella. Esta reunión ha sido muy difícil para mí también. Tal vez ella realmente lo había visto en su peor momento. Todo el evento había reforzado su disgusto por todas las cosas de la alta sociedad. amor? —Jason habló suavemente detrás de ella. —Supongo que será así. Los huéspedes femeninos utilizaban cada oportunidad para difamar al que no estaba presente en el grupo actual. ¿Estaba equivocada en su evaluación de Lord Arrogante? ¿Podría ser que él desdeñaba el vacío de la vida en la cual había nacido? Algo en su corazón dio un pequeño giro. que no lo estoy. Sin duda prefiero hacer mi propia persecución. No creo que encaje muy bien en su mundo. Nadie sabía cómo había empezado el rumor. numerosos invitados de los alrededores asistirían. Al parecer. La paz y tranquilidad que tanto aprecié en Roma está muy presente en mi mente en estos días. continuó—: A pesar de lo que pienses de mí. con un baile muy esperado por la noche. Es muy desconcertante ser cazado. juegos y actuaciones musicales. con los miembros de la élite de la sociedad cambiando de compañeras de cama. Olivia. 17 2 . Los caballeros bebían y jugaban demasiado. el final de la fiesta se acercaba. —Entiendo. envolviéndolo todo en una luz misteriosa. Lady Cecily había pasado de coquetear a francamente ser la sombra de Jason. —Ella se encogió de hombros y le dio una pequeña sonrisa. y apoyó los antebrazos en la pared—. Si tuviera una manera de irse esta noche. —Estoy cansada. no quiero ser cazado y perseguir todo el tiempo. —Se apartó de ella. su cálido aliento en su piel. Se volvió hacia ella y le dio un leve encogimiento de hombros. La luz de la luna brillaba en la terraza. Y el sonido característico de pasos suaves repiqueteaba arriba y abajo por los pasillos cada noche. lo haría. — Observando las cejas levantadas. —¿Por qué tan pensativa esta noche. —Olivia ladeó la cabeza y lo miró. Un rumor había circulado que lord y lady Lyons harían un anuncio en el baile. La mayoría de los invitados se retiraron temprano ya que al día siguiente llegaba la conclusión de las fiestas. con la aprobación de su madre. Además de los huéspedes de la casa. pero pasó de los labios a los oídos. Olivia sintió solamente el alivio que la reunión terrible pronto llegara a su fin. Incluso si estuviera interesado en un coqueteo —La miró rápidamente—.

Escapar con Jason definitivamente no era una buena idea. me rechaza. Con la mayoría de los invitados ya en sus habitaciones. Se iría si las cosas se volvían demasiado difíciles. no habría forma de echarlo. Se sentía bastante alegre y empujó dudas insignificantes a la parte posterior de su mente. pero algo en sus revelaciones y la exposición rara de vulnerabilidad tiró de su corazón. No había duda de la lujuria en sus ojos mientras sus cálidas manos cubrieron las suyas. su sonrisa torcida haciendo que sus rodillas se volvieran agua. —¿Qué dices de robar una botella de champán y ahogar nuestras penas juntos? —Él la miró fijamente. ¿En cuántos problemas podría meterse? 17 3 . —¿Tu habitación? —Creo que no. —Mi habitación —dijo con fuerza. mi Lord. Eso podría ser una mejor idea. —Una vez estuviera en su cuarto. Ella y Jason no harían más que compartir una botella de champán.—Y es mi mayor aflicción que la única mujer que quiero. —Mi habitación es la tercera de la izquierda en el ala este. —¿Y dónde vamos a tener ese evento? Sonrió. la mujer que tengo todo el derecho a desear. Su voz de terciopelo en su oído hizo que sentimientos traviesos surgieran. Ve allí y escabúllete al interior. Calor se reunió en su centro. como la vez que ella y Elizabeth habían trepado por la ventana de la escuela para pasear por Londres en la noche. Voy por el champán y me uno a ti. no vio a nadie. ¿No era su plan ver si podía involucrar sentimientos distintos de la lujuria? Esto podría ser una oportunidad de oro para comenzar su campaña. y ella reprimió una risita de niña mientras se apresuraba a la habitación de Jason. tomándola por el brazo. y entonces ella se iría de su habitación.

encantador. su amante no había tenido ninguna intención de renunciar a él. Joyería. Él era un famoso libertino e incluso se metía en la cama con mozas de taberna. 17 4 . Tal vez esto no es una buena idea. ¿verdad? —Él le acarició el cuello. sí. tal vez. Lo sintió en su toque. Su presencia absorbía todo el aire de la habitación. Él la tomó en sus brazos. —A decir verdad. El espacio que parecía grande cuando ella entró se había reducido de tamaño. Y tenía miedo de saber el por qué. De acuerdo con lo que había oído. y había ignorado por completo a Jason. Jason se acercó por detrás de ella. —No estás teniendo segundos pensamientos. lo vio en sus penetrantes ojos azules.20 Olivia se pasó las palmas de arriba a abajo por sus brazos para protegerse del frío en la habitación. y le puso sus manos en la cintura. O tal vez no era un escalofrío del todo. y su heredero le quedarían a ella. De alguna manera eso ya no traía la ira que solía. Y no dudaba de su deseo por ella. Jason sospechaba que su resistencia hacia él se estaba derritiendo. el título. Como si estuviera midiendo su estado de ánimo. conteniendo la respiración cuando sus senos se frotaron contra su duro pecho. sino anticipación. Lo estoy. tirando su cuerpo ya sensibilizado contra el suyo. Quizás la frialdad venia del interior. y buscado tanto por las damas casadas como por las solteras. Eso fue antes de que se hubieran casado. el resto era una pobre compensación por una cama fría. Él se casó con ella y la dejó para valerse por sí misma. el deseo tan evidente en sus ojos. había clamado estar cansado de todo eso. la riqueza. Pero su nombre. ¿Iba a ser la próxima mujer para calentar su cama y luego echada a un lado? Dado que era su esposa legal. Olivia se había levantado de la silla azul y verde de brocado para mirar al bajo fuego quemándose cuando Jason llegó. A excepción de un niño. —Ella se giró hacia él. Guapo. Se tensó ligeramente y se preguntó si debía volver a su dormitorio. Pero la última vez que vio a lady Sheridan la mujer se había pegado a sí misma a lord Allington. el dejar atrás sería diferente de una de sus amantes. Si tan sólo pudiera mantener su ira a la delantera.

mi Lord? —dijo después de la tercera vez que volvió a llenar su vaso. Se sentaron en las sillas frente al fuego. Él sonrió ampliamente. —Olivia lo observó allí sentado. inclinó la cabeza y la besó suavemente. así como marido y mujer. —Ummm. Ella abrió los labios ante su insistencia y una oleada de calor la recorrió cuando deslizó su lengua al interior provocando todas las partes sensibles. y se quitó las medias. dejando al descubierto su cuello bronceado. —Sí. Ella se apartó. parecía perdido en sus pensamientos. Sus labios eran suaves y cálidos y ella pudo degustar el brandy que había tomado después de la cena. No contenta con eso. Sus músculos estiraban las costuras de su camisa de buen corte. temblando. bebiendo champán. Jason bajó la mirada hacia ella. deslizando sus pies de ellos y moviendo los dedos hacia el fuego. pero la tensión en la sala era palpable. —¿Somos amigos. una relación que se me escapa en este momento. Somos amigos. estirado como un felino tumbado al sol. Se rió cuando se agachó y desabrochó sus zapatos. unos pocos vellos oscuros eran 17 5 . se subió las faldas. ella se había sentado con la boca seca mientras abría el botón superior de la camisa. una explosión de deseo recorrió todo su cuerpo. Jason deslizó su mano para ahuecar su cabeza. Supongo que se podría decir que estoy bastante relajada. —Creo que tomaré un poco de ese champán ahora. mi amor. Jason observaba cada movimiento.—No te preocupes. —Agarrando su barbilla entre su dedo índice y pulgar. No es de sorprender que atrajera la atención como lo hacía. —¿Te sientes achispada? —Su mirada vagó sobre ella perezosamente. Simplemente somos dos amigos compartiendo una botella de champán. —Cobarde. Jason se levantó varias veces para volver a llenar sus copas. Después de haberse quitado la chaqueta y la corbata. Ninguno habló. —Ella retrocedió cuando su voz se quebró. Él se quedó mirando el fuego. Con cada recarga se sintió más cálida y más relajada. sus ojos ardiendo de necesidad. moviendo su boca cuando su beso se profundizó. Inhaló profundamente el bienvenido aroma del ron y cuero. Él pasó el dedo por la línea de su mandíbula. Jason? —preguntó en voz baja. —¿Está tratando de emborracharme. Su respuesta instintiva a él fue poderosa.

Tomando unos pasos. Cargada de pensamientos oscuros. mi amor. Antes de que pudiera protestar. Ella lo miró mientras le quitaba el champán de la mano y lo dejaba a un lado. La giró hacia él y rápidamente abrió los botones situados en la parte trasera de su vestido. posó ligeros besos donde su pulso latía rápidamente. Sus rizos cayeron en suaves ondas sobre los hombros y sus pechos. me siento un poco mareada. Observándola cuidadosamente. —No hay problema. sino que lo aceptaban como su deber. y luego sacó su camisola por su cabeza. Debería parar ahora. Se aferró a sus hombros ante el mareo repentino. ¿Estaba preparada para ver a las mujeres lanzándose a él? ¿Y cuánto tiempo se resistiría? Especialmente siendo un miembro de la alta sociedad. cubría el poderoso pecho. él había tomado su boca de nuevo en una feroz posesión. Tomó otro sorbo de champán y consideró la vida con él. —No deberíamos hacer esto. él la levantó con ambas manos. Expuesta a él. Jason se apartó y ahuecó su rostro. —Me encantan los sonidos de maullidos de placer que haces. él puso su copa en la mesa y se acercó. Tirando de ella hacia él. y con dedos gentiles. sin duda. —Su voz salió apenas en un susurro antes de que ella esparciera besos a lo largo de la línea de su mandíbula. Dejó escapar un grito suave. y todo el tiempo sus cálidos dedos tiraban de su pezón. Ella jadeó ante la velocidad con la que se lo quitó. Silenciosamente. Sus dientes mordieron el labio inferior. —Oh. Suspiró ante las sensaciones surcando a través de ella. él la puso en la cama. Deslizó la prenda de sus hombros y desató sus soportes. Olivia miró a Jason que había centrado su atención en ella. Sus oscurecidos ojos azules se encontraron con los suyos mientras tiraba de la camisa de sus pantalones. cuyos miembros no sólo se hacían de la vista gorda a la infidelidad. porque ya había ido demasiado lejos. —Su voz era suave y calmante cuando se inclinó y la recogió. y echó su cabeza hacia atrás para darle mejor acceso. una ráfaga de aire fresco flotó sobre sus pechos. Él estiró el brazo por detrás de ella y tiró de las horquillas del cabello. Olivia se pasó la lengua por los labios y gimió. ¿Cómo iba a resistirse? 17 6 . Sus dedos se morían de las ganas de pasarse entre ese vello que. Se reunió con ella en la cama. alisó el pequeño ceño de su frente.visibles.

Cuando envolvió sus dedos en torno a él. tal vez deba despojarse de sus prendas. 17 7 . ella abrió los botones de su bragueta y su erección brotó. La sensación de su ropa al frotarse sobre la piel expuesta la hacía sentirse lasciva. Jason arrastró un pezón a su boca y succionó. maravillada por cómo su miembro parecía hacerse más grande con su caricia.La cantidad de champán que había consumido parecía enturbiar su cerebro. frotando la punta de sus dedos sobre su pezón plano. Déjame enseñarte. Y había estado tan cansada de negárselo a él. Jason se sacudió y le agarró la mano. Él levantó la cabeza y lentamente examinó su cuerpo extendido ante él. mi Lord. deslizando su vestido sobre la hendidura de su cintura y la plenitud de sus caderas. Es tiempo pasado. y siempre lo harás. Te deseo tanto. —Si vamos a seguir. Tú me pertenece a mí. —Yo también estoy duro. cariño. —Olivia sonrió mientras le desabrochaba la camisa. usando sus ingeniosos dedos en el pezón que acaba de dejar para convertirlo en un punto rígido. lo que ella hizo. —No. obviamente le trajo placer. amor. Como si tocara fuego. —Una vez más su cálida boca cubrió la suya. Olivia pasó los dedos por su cabello. ella tiró de su mano hacia atrás. Piel dorada ondulaba ante su toque. más que cualquier mujer que haya conocido. Dado sus gemidos. Él movió su boca hasta su oreja. Ella gimió suavemente y movió las piernas inquietamente. aplanó sus palmas sobre los gruesos rizos. tirando de él más cerca mientras su boca obraba su magia. Él continuó con el otro pecho. —Sí. —Presionó la evidencia de su deseo contra su cadera. —Delineó sus músculos cuando se flexionaron con sus movimientos. El hombre era experimentado y reconocido por sus habilidades en el dormitorio. Deberíamos. Hipnotizada ante el oscuro vello de su pecho. Vacilantemente lo apretó. no retrocedas. dejando su desnudo cuerpo libre para presionar contra el de él. sólo a mí. —Él le tomó la mano y se la puso en la rígida cresta. y a sí misma. Jason lo retiró. —Eres tan hermosa. —Él trajo su mano de vuelta. Quiero que me toques. Jason se inclinó y le ayudó a quitársela. —Tanta fuerza. y la apretó en un abrazo. Encantándole el poder que tenía sobre este hombre arrogante y confiado. y luego hizo un trabajo rápido eliminando sus enaguas.

y poco a poco le insertó un segundo dedo y un tercero. —Sus labios hambrientos regresaron a su boca. luego le dio un rodillazo en las piernas para separarlas. Tragada por la sensación. Agitada por la pérdida de calor. Su corazón se aceleró ante la visión de este magnífico hombre. estoy a punto de explotar. que solamente elevó la temperatura aún más. mientras sus dedos se mantuvieron ocupados acariciando en lentos círculos los pliegues entre sus piernas. túmbate y déjame darte placer. Su cuerpo era todo sensaciones. En un rápido movimiento él revirtió sus posiciones. Sus dedos abandonaron su centro y su palma subió masajeando los rizos oscuros en su unión. —Su cuerpo ardía y el área entre sus piernas se hinchaba y palpitaba. como si fuera a arrastrarse dentro de su cuerpo caliente y duro. Sus sentidos se agudizaron cuando él se arrastró hacia ella con el sigilo de un depredador. rodando fuera de la cama. donde se dio un festín. Él se quitó sus botas. Ahuecando sus axilas. Su erección se erguía en majestuosa gloria y el cuerpo de Olivia se tensó.—No. Olivia pasó sus palmas por su ancha espalda hasta los hombros. mirándola mientras se arrodillaba sobre ellas. Su mirada intensa quemó hasta su interior. —Eso es amor. Su marido la miró fijamente mientras empujaba sus pantalones y salía de ellos. Sólo necesito asegurarme de que estás lista para mí. buscando. —Una vez más regresó su boca a sus pechos. ella se frotó contra él. cariño. y luego le dio la vuelta a su cuerpo para que ella yaciera encima de él. cuya evidencia de su deseo la fascinaba y despertaba su pasión de mujer. Él frotó su pecho contra sus senos. chipando y lamiendo. Jason. Ella se estiró hacia él. —¿Te he lastimado? —No. lo atrajo aún más. luego empuñando ambas manos en su cabello. Incapaz de permanecer quieta. besándola profundamente. acercándolo más. —Por favor. Los labios de Jason abandonaron los suyos y él se alejó. Ella gimió cuando insertó un dedo en su cuerpo. la fricción causando ondas de placer que fluía desde sus pezones hasta la médula. luego los calcetines. tirando. él le deslizó hacia arriba y su boca atrapó su pezón. —Mis sueños más salvajes no se pueden comparar con lo que mis ojos atestiguan en este momento. 17 8 . Olivia abrió los ojos.

Jason se quedó quieto por un momento con la mandíbula apretada. pero el dolor sólo será por un momento. Sus caderas detuvieron su avance y él puso su boca a su oído. su sentido de la necesidad regresó con toda su fuerza. y te prometo que no te dejaré esperando. Olivia se removió para mirar hacia él. Yo estoy aquí.—Lo sé mi amor. Olivia cerró los ojos mientras su duro miembro se deslizaba donde su cuerpo lo anhelaba. y la acercó a su pecho. no estoy lastimada. el sonido de sus profundas respiraciones llenando el aire. A medida que su cuerpo empezó a moverse. se deslizaron uno contra el otro. hacer contacto. Pronto el dolor desapareció. me temo que pueda haber sido un poco rudo. Ella pasó las palmas por su espalda. Nunca se había sentido tan cerca de otro ser humano en su vida. se enrollaba en su interior. Olivia sintió como si todos sus huesos se hubieran fundido. apenas poco antes de que su fuerte voz gritara su nombre. Jason le agarró el ritmo cuando la sensación más increíble se apoderó de ella. Después de varios empujes. reemplazado rápidamente con una sensación placentera de plenitud. —Daría cualquier cosa para no lastimarte. Empujó hacia adelante y Olivia chilló ante la aguda punzada. la boca de Jason contra su cuello. —No. 17 9 . Jason se movió a un lado. Le encantaba el peso de su cuerpo sobre el suyo. pero su cerebro no podía hacer su movimiento corporal. ¿Te he lastimado? Te he deseado durante tanto tiempo. Qué gloriosa cosa que acababan de compartir. A estas alturas cubierto de sudor. Ella quería levantar su mano para tocar su hombro. Su mano se movió a su cabello. Ella se tensó y apretó los músculos. Se apoyó en un codo y la miró. Jason deslizó una mano entre sus cuerpos y rosó con círculos la carne en la unión de sus muslos con el pulgar. Se situó y lentamente entró en ella. Algo la tentaba. tomando una respiración profunda. en una oleada tras otra. —Eres increíble —dijo él. y convulsionara antes de colapsar sobre ella. Ambos yacían jadeantes. Luego colocó un rizo detrás de su oreja y le besó la punta de su nariz—. Una vez más él tomó posesión de su boca y apartó delicadamente los rizos húmedos de su frente. donde sus dedos trazaron un camino por la sedosidad oscura. Lo siento. sus caderas encontrándose con él mientras empujaba dentro y fuera.

—Mientras hablaba. simplemente que así funciona el mundo. —Tu mundo. no considerarlo que sea un "deber". —¿A qué te refieres? —Mi madre murió cuando yo era muy joven. el champán. —Ella sintió el calor aumentando en su rostro. cariño. ¿es siempre así la unión de un hombre y una mujer? Sus cejas se fruncieron. Quiero una esposa que me dé la bienvenida a su cama con los brazos abiertos. él pasaba la mano suavemente sobre sus curvas. nadie me habló del lecho matrimonial. una de las razones por las que un hombre desea apartarse es. yo sé en mi corazón que tú eres esa mujer. —No mi amor. Es una lástima que tantas chicas jóvenes se desanimen por mamás bienintencionadas. lo cual era una tontería. —¿En verdad? —Nunca he deseado un matrimonio de la alta sociedad amor. —¿Es esa una advertencia. —No. una amante para el placer. mi Lord? —Ella sonrió. Vi la miseria que mis padres se hicieron pasar el uno al otro. si es evidente que su esposa ve sus atenciones como algo no deseado. sus tristezas. cuando es todo lo contrario. excepto la primera vez. —Es mucho más placentero para el hombre si la mujer es un participante activo. Por alguna razón la falsedad prevalece de que las mujeres no deben disfrutar de la intimidad. siempre sonaba tan… no sé… doloroso y desagradable. y su rica y cálida voz. la rodearon en un capullo cálido y acogedor. ni quiero que lo sea. —Él se removió y la atrajo hacia sí—. Bueno.—Dime. no tiene por qué ser doloroso o desagradable. Pero el mundo del conde de Coventry y su Condesa no tiene que ser como el de los demás. alegrías y miedos. Ella dibujó círculos sobre su pecho. De hecho —él le dijo dándole una mirada pensativa—. 18 0 . —Nuestro mundo. La actividad que acababan de compartir. Que disfrute de lo que hacemos juntos. lady Coventry. Deseo una mujer que comparta todo conmigo. A pesar de nuestro horrible comienzo. —Pasó los nudillos por su mejilla—. Las pocas veces que he escuchado a las otras damas hablando sobre el tema. ya que ambos yacían completamente desnudos. contemplando sus palabras. Una esposa para engendrar herederos.

desde que me has agotado. —Jason bostezó ruidosamente. En cuestión de minutos.Donde una vez pensó que su unión la haría demasiado vulnerable. —Ahora. acurrucó su cabeza en su hombro. realmente ser el fiel esposo que siempre había querido? Ese fue su último pensamiento antes de que se desatara todo el infierno. este libertino. debo dormir. ¿Podría este hombre. 18 1 . el ritmo constante de su corazón y la profunda respiración le trajeron paz. y la acomodó en su pecho una vez más. sus palabras y confianza la tranquilizaron. permitiendo que un poco de la coraza que había colocado en torno a su corazón se agrietara.

para asegurarse de que estaba completamente cubierta antes de enfrentarse a los invasores. pero lady Lyons insiste en que su hija está aquí. y lord Lyons. mi lord. —Él rugió al grupo mientras su mandíbula se apretaba y sus ojos destellaban la arrogancia que le había mantenido así durante años—. —Les digo que mi niña está aquí. que lady Cecily no lo es. Lady Lyons estaba en la puerta en camisón. —Señor. mirando a escondidas alrededor de su hombro. —Ella olfateó en un pañuelo. estaba lord y lady Markwick. tengo razones para creer que mi hija está en esa cama con usted. hombre. Mi hija estará arruinada cuando la noticia de esto se escape. nunca ha estado y nunca lo estará. Ella está ausente en su propia cama. un gorro de noche de flores sobre su cabeza con una vela en posición vertical. —No me gusta ser una molestia. Y es obvio que usted no está solo. Lady Lyons cruzó el umbral. Arruinada. y se secó sus enormes mejillas con un pañuelo—. —En el nombre de Dios ¿qué están haciendo en mi habitación en medio de la noche? —Rápidamente miró a Olivia mientras se removía. Jason sacudió su cabeza para despejarse. Ella está arruinada. —No dejes que se salga con la suya. —¿Perdió el sentido. acompañado por el ulular de una voz femenina. sus cohortes detrás de ella. Lord Markwick dio un paso adelante. Ahora salgan de mi habitación inmediatamente. 18 2 . en esta misma habitación. y lord Coventry ha estado evidentemente prestándole la corte. con el rostro enrojecido—. Ahora exijo que todos me dejen en paz. madam? Su hija no está en la cama conmigo. asegurándose de que el champán había confundido su cerebro. —Quién tenga en mi cama no es asunto de nadie más sino mío. Estoy segura de que mi Cecily está en la cama con él. Les puedo asegurar. no obstante. les digo. —Él miró brevemente a la cama. mi Lord —gritó lady Lyons mientras se dirigía a lord Markwick. y demando que hagas lo más honorable.21 Jason se sentó de golpe cuando la puerta de su habitación se abrió de repente. Detrás de ella.

no soy lady Cecily. pero lady Lyons está muy molesta. —Por Dios. les escoltaré a todos a la puerta. —¡Lady Olivia! —jadeó lady Markwick. mamá. entró. Estaba esperando a lord Coventry fuera de su habitación. apretándola contra su pecho—. ¿Dónde estabas? —Estaba escondida en el armario. Como todos ustedes pueden ver. dirigiéndose a su marido—. la chica esta obviamente sobreexcitada por haber sido invitada a la habitación de un caballero en medio de la noche. —Ella vaciló y se retorció las manos—. aterrizaran en el suelo. Nada en absoluto. Debo haberme quedado dormida. Si lady Lyons desea hablar con su hija. Jason tentado de salir de la cama hasta que ambas damas gritaran y volvieran sus cabezas cuando sus pies. le aseguro que la conversación no se llevará a cabo en esta habitación. —¡Deténganse! —gritó Olivia mientras ella apareció de debajo de la sábana. —¡Cecily! —Lady Lyons corrió hacia ella—. Lo siento. Jason dejó caer su cabeza entre las manos y gimió. debo insistir en que usted permita que ella hable con la chica. debajo de las piernas desnudas. —Coventry. —Nada. desnudo o no. — Lord Lyons hizo una mueca cuando su mujer empujó su codo en su estómago—. —Albert —gritó lady Lyons. —¿De qué estás hablando? Lord Markwick fulminó con la mirada a lady Lyons. Debes exigirle hacer lo correcto y casarse con nuestra Cecily. pero ella —La joven señaló a Olivia—. Lady Lyons hizo un gesto de despido. Como su anfitrión. incluso si tiene que ser por sus cuellos. mamá.Lord Markwick respiró profundo. Exijo que vaya ahora mismo a esa cama y rescate a su hija de las garras lascivas de ese hombre. Se volvió a lord Coventry. —¿Mamá? —En el silencio una voz molesta gritó través de la habitación. lo intenté. Las cuatro personas abarrotadas en la habitación todos abrieron sus bocas al mismo tiempo. de nuevo pido disculpas. entrecerrando sus ojos. y muy firme en que su hija está en su cama. así que me escondí en el armario. 18 3 .

—Mi esposa y yo queremos volver a dormir. Él tiene que casarse con ella. —Eso es absurdo —farfulló lady Lyons —. mi hija está en su habitación vestida inadecuadamente. Sugiero 18 4 . —Tal vez deberíamos ir todos a nuestras propias habitaciones y discutir esto mañana. —¡Todo el mundo fuera de aquí inmediatamente! Luego. querida. Exijo satisfacción para mi hija. Jason gruñó en la dirección de la multitud. estas desnuda. —Lady Lyons —Lord Markwick suspiró—. Todo el mundo sabe que no está casado. más cerca de la cama—. señor. El hombre tiene a lady Olivia en su cama. pero Olivia le agarró del brazo. —Es obvio que la mujer es de virtud cuestionable. —¡Su esposa! —Cinco voces dijeron a la vez. Lord Lyons palideció y tragó varias veces.—Sin embargo. —Secándose la frente. —No. Jason envolvió su brazo alrededor de los hombros de Olivia mientras ella gruñía y se movía para levantarse. — Jason se movió para levantarse. Olivia estalló de nuevo otra vez y asintió. —Me temo que sí. Sólo está diciendo esto para salirse de hacer lo correcto. —La mujer se irguió. Su reputación no importa. —Él no puede estar casado con ella —gimió lady Cecily—. lord Markwick intentó dar paso a todo el mundo. si usted fuera un hombre la llevaría afuera por esa declaración. Usted debe rectificar esta situación casándose con ella. le encontrará en un prado de honor. —Lady Lyons empujó a su marido hacia adelante. Albert. dile que si se rehúsa. —Madam. Ella es tan vieja. Sintiéndose como en completa desventaja sentado desnudo en su cama con idiotas discutiendo como si no estuviera allí. miró directamente a lady Lyons. Pero nuestra hija es una joven inocente. su impresionante palpitante pecho. Dudo mucho que lord Coventry pudiera inventar una historia que puede ser refutada con tanta facilidad. ¿estás completamente demente? —Lord Lyons habló por primera vez—. Ella está arruinada realmente. ¿por qué él se casaría con Cecily? Lady Lyons se volvió a su marido con una venganza. —Amanda. en un tono más suave. —No.

Todo el mundo se habría enterado pronto. lady Coventry. —Hizo una reverencia ligeramente hacia la pareja—. —¿Ocultarse en el armario? —jadeó Olivia. pero nunca pensé ser testigo de ello. Este desastre ha sido un malentendido y no va a estar en mi memoria como una de mis mejores noches.que todos volvamos a nuestras camas. cabello enredado alrededor de su hermoso rostro. —Mi lord. secándose las lágrimas de sus ojos. Alguien va a pagar un alto precio por ello. —Ven a la biblioteca. de espaldas a él. de todos modos. —Ella se volvió bruscamente y Olivia la siguió. Elizabeth agarró la mano de Olivia cuando entró en la sala de desayunos. —No tienes ni idea. sacudiendo los hombros. Olivia se volvió. no llores. después de asentir a Olivia y Jason.. ¡Maldición! Todo el episodio la había llevado al borde de las lágrimas.. Lady Cecily se deslizó fuera del armario y se unió a sus padres. 18 5 . Pido disculpas. su cuerpo se sonrojó de risa. a una carcajada. Él se acercó y tocó suavemente su hombro. Lord Markwick mantuvo abierta la puerta hasta que todos pasaron. Jason miró a su esposa. Jason pasó los dedos por su cabello y miró a Olivia. limpiándose la última de las lágrimas en sus mejillas. —Cariño. Su virilidad se elevó a la atención al llegar a ella y recogió su cuerpo caliente suave contra el suyo. —¿Lord Lyons se encontraría conmigo en un campo de honor? Eso tenía que ser algo que lady Lyons leyó en una mala novela —Jason tragó saliva. Ella suspiró. riendo hasta que Jason se encontró pasando de un ceño fruncido a una sonrisa. su padre asintiendo mientras su señora continuaba despotricando en su oído. Ella abrió la boca en busca de aire y sostuvo su estómago. Yacía de lado. usted es verdaderamente decadente —susurró. cerró la puerta. —Dado que los dos estamos despiertos en fin. —He oído hablar de señoritas que hacen tal cosa para atrapar a un caballero dentro del matrimonio.

no. Pobre Coventry. Todo este drama me ha abierto el apetito. —Eso probablemente será la mejor noticia que recibo todos los días. añadió—. al parecer lista para saltar en su cama en el momento en que estuviera dormido. —A pesar de que discutian un evento serio. Su mamá vendría junto con los testigos necesarios y el anuncio del compromiso sería enviado a los periódicos. Olivia dio un bufido muy poco femenino. La mocosa se escondió en el armario. —Elizabeth se puso de pie y se alisó la falda. 18 6 . Lord Markwick nos dijo que no era una emergencia que les exigía volver a casa. Olivia se paseó más en la habitación y ambas se relajaron en el sofá. Jason enarcó las cejas. No quiero ni pensar lo que hubiera pasado si no hubieras estado allí. —¿En efecto? —Sí. Vas a estar interesada en saber que la familia Lyons se marcho muy temprano esta mañana. Dime lo que pasó en medio de la noche. —Elizabeth se tapó la boca con ambas manos—. lo que indico que Olivia debía sentarse a su lado.—Tú y Coventry parecían decididos a mantener viva la fiesta —dijo ella. huevos y arenques en salsa de crema. ¿puedo convencerte en usar tu anillo de bodas? — Él la miró con las cejas levantadas. —Cortó una salchicha. Masticando cuidadosamente. con los ojos brillando de alegría—. Pero para entonces toda la historia había circulado entre los invitados. devorando un plato lleno de salchichas. la historia propagada es que tenían una emergencia familiar que atender. —Ella se rió—. —Eso es completamente indignante. Ya sentado a la mesa del desayuno. Llenó a su amiga en los acontecimientos de la noche anterior. —Vamos a conseguir el desayuno. definitivamente. —Oh. dijo en voz baja: —Parece que la familia Lyons ha hecho una salida bastante apresurada. Jason se puso de pie cuando las mujeres entraron en la habitación. ni ella ni Elizabeth podían mantener una cara seria. He oído historias esta mañana que tienen mis oídos ardientes. Mientras se acomodaba en su asiento. —Ella desplegó su servilleta y la puso en su regazo. Dado que nuestro matrimonio ya no es un secreto. ¿Crees que lady Cecily y su madre planearon tenderle una trampa a Jason? —Oh.

pero ya no existe. observando todo el tiempo a Olivia cuidadosamente—. —Ella se sentó en el asiento frente a Olivia. Pero supongo que esa es la historia con la que va a adherirse. Entiendo que no deberíamos llamarla así del todo. pero por desgracia. Olivia continuó mordisqueando delicadamente su tostada mientras su marido intentaba recuperarse. 18 7 . —Su Gracia —Él bajó la cabeza ligeramente—. el gran secreto? Olivia volvió y sonrió a Jason. ¿Así que lady Coventry entonces? ¿Y se puede saber por qué. Yo no creo eso ni por un minuto. No importa —agregó a su fría mirada—. joven. Hizo un gesto con una mano para que un lacayo llenara un plato para ella. mi Lord. entonces que así sea. apoyándose en el brazo del lord Markwick—. —Tonterías. Vamos a resolver ese problema de inmediato. y estoy contento de presentar a lady Coventry como mi Condesa. —¡Lady Olivia! —La Duquesa viuda de Edmonstone entró en la sala de desayunos. Jason tuvo un ataque de tos. parece que mi marido errante omitió darme uno. hubo varias razones para la discreción.—De hecho. —Ella aceptó una taza de té del lacayo y pronto estuvo absorta en su desayuno. —¿Qué hicimos en esa parte de la ceremonia? —Él jadeó después de tomar un sorbo de agua—. mi Lord —Ella señaló con el tenedor a Jason—. yo sería la más feliz de hacer lo que desea.

Todavía no confío en usted. Tengo algo para ti. mi lord. Él la guió de regreso al interior y cerró la puerta. Él sostuvo su mano en la suya. —Pido disculpas una vez más por mi comportamiento grosero en nuestra boda. —¿Cuáles son tus reservas? —El tiempo lo dirá. Ella le abrió la puerta. espera. —Olivia hizo una reverencia en agradecimiento. fuera del hombro en pequeñas mangas cortas. ya veremos. Su glorioso cabello negro arrastrado desde los lados hacia la parte superior de la cabeza. No me conoce lo suficientemente bien como para darte cuenta de que todo estaba fuera de carácter. Si puede encontrar en tu corazón que me perdone. —Gracias. Olivia lo miró por un momento. 18 8 . —Ya no sostengo animosidad hacia ti. con su boca seca no pudo decir nada más. ondeando su plateado y azulado abanico bajo sus ojos—. pero por lo que de ahora en adelante. Si viene a escoltarme. con una cascada de rizos que caían por su espalda. voy a estar siempre a tu servicio. —No. Lamento tener que decir eso. Nunca apartando sus ojos de ella. e ir desde aquí.22 Jason tocó la puerta de Olivia poco antes de la cena. —Luces impresionante —dijo. —Ella sonrió levemente y bajó la mirada hacia el nuevo anillo chispeante en su dedo. —Ella se paró sobre el umbral mientras Jason se despertaba. —Ella levantó la barbilla—. atravesado por cadenas de plata. la doncella ya se había marchado. y lo deslizó en su dedo. era exquisito. buscó en su bolsillo hasta que encontró el anillo. Su vestido azul hielo de seda. Llevaba un relicario de plata y aretes de diamantes simples. Una banda delgada de plata corría bajo el corpiño de corte bajo. lord Coventry. Pequeños mechones de zarcillos sedosos descansaban junto a sus sienes. pero ahí está. estoy lista. Él frunció el ceño y se llevó la mano a los labios. De repente encontró difícil de tragar.

y la verdad sea dicha. Tenía una sospecha de lo que quería decir por no confiar en él. quienes no eran casados. el tiempo lo dirá. Obtuvo placer al hablar con ella. que seguramente usted estará de vuelta en Londres después de la fiesta. y además de eso. y aprobar sus vestidos? ¿Y por qué en nombre del cielo. rico y titulado. —Creo que mi esposa desea terminar la temporada. Jason se inclinó sobre su mano y la besó suavemente. Soltero. era algo que nunca pensó mucho.Jason puso su mano en el brazo y se dirigió a la sala donde los invitados a la cena se habían reunido. y las damas pululaban alrededor de Jason. disfrutaba de su compañía. mi lord. parece que estoy ensimismado. Asintiendo al resto de las damas. Lo más probable con su amante. a pesar de que había ocupado su cama varias veces cuando lord Lawrence había estado ocupado de otra manera. dejó el circulo y fue hacia al grupo que rodeaba a Olivia. No hubo atracción allí. Ningún accidente ese. Su estómago se apretó cuando observó a lord Garland y lord Wesley mirando hacia abajo en la parte superior de los senos de Olivia. ¿Podría suceder de nuevo? Citando a su encantadora esposa. preferiría regresar a Coventry Manor. mi lord? Después de haber conseguido bastantes problemas la última vez que estuvo de acuerdo en una pregunta que no había escuchado. Perdió el interés en sus pocos amores pasados después de un corto tiempo. Pero dada la opción. muy aliviado al descubrir que ella tenía más para discutir que montones de chismes y moda. ¿Podría él permanecer fiel a su mujer? Ciertamente desairó a Olivia. ¿No se daba cuenta de que el vestido también necesita más material en el corpiño? ¿Tenía que ir a la modista con ella. Él la estudió por un momento. ¿verdad? —Ella se apoyó en él. —¿No es cierto. No hubo dudas en que Jason y Olivia fueron el centro de atención. —Dije. —Lo siento. Los hombres se reunieron con Olivia al momento en que entraron en el salón. la mayoría de los hombres de la alta sociedad con sus recomendaciones. lady Lawrence. sus pechos le rozaban el brazo. debido a la reciente revelación de su matrimonio. sonrió. ella alienta a esos tontos mostrándoles esa brillante sonrisa? Frunció el ceño y miró a lady Lawrence quien le hizo una pregunta. Se había ganado su reputación como libertino. Ella ondeó sus pestañas hacia él. poseían el mismo título. 18 9 .

y muy bonita. Tanto él como Wesley habían estado atentos desde su llegada. —No tiene que preocuparse. una mirada de repugnancia la hizo fruncir el ceño. alegre. Jason sintió un nudo de envida escuchándola y mirando su animado rostro mientras hablaba con tanto amor de su familia. Lord Garland. Su marido la adoraba y ella a él. mi lord. —Lady Coventry. Si lord Garland echaba un vistazo a su pecho una vez más iba a hacer algo drástico. Ella era regordeta. mi lord. Lod Garland a su izquierda se inclinaba hacia adelante. Ella lo entretuvo con cuentos de sus hijos. Felizmente casada con el vizconde Atherton. Es algo que Lord Atherton y yo nos dimos cuenta la primera vez. Entonces su mirada se deslizó al otro extremo de la mesa y con su mandíbula apretada. mientras Jason se paseaba con lady Atherton. un sirviente anunció la cena. La miro a los ojos y sonrió. Sin coqueteos aquí. un matrimonio que había conocido por años. incluso antes de que supiéramos de su matrimonio. a quien contrariamente a la moda veía todos los días. inclinándose hacia atrás un poco. los caballeros recientemente casados tienden a ser un poco posesivos. ¿Así que Olivia me miraba? Quizás la espera existía para su unión después de todo. Olivia se cansó de su compañero de mesa. —Mis ojos están en mi cabeza. 19 0 . Frunció el ceño una vez más a Garland. Olivia se mantenía muy recta. tocando su brazo. se lo aseguro. con la barbilla casi en su corpiño. He visto la forma en que lady Coventry lo mira. ¿no es así? —dijo lady Atherton. ese. ¿Quizás podamos ir a un paseo por Hyde Park? —Lord Garland entregó su mensaje a sus pechos. Si estornudaba.Justo cuando él llegó a su lado. —Ah. una idea repugnante. Se dio vuelta hacia ella y vio la alegría en sus ojos. una verdadera reacción de un viejo verde. la Vizcondesa es una compañera encantadora. Lady Atherton era una mujer contenta con su marido e hijos y deseaba que el mundo lo supiera. No tiene ojos para otro. Un interesante comentario. su interés había aumentado considerablemente. extendió su brazo para escoltarla. me encantaría poder visitarla cuando volvamos a Londres. su nariz aterrizaría entre sus pechos. el compañero de cena de Olivia. El Marqués era un hombre muerto. pero parecía ahora que sabían que estaba casada. mi Lord.

limpiando su frente con su servilleta. Los hombres respetaban que fuera una mujer casada. y Grif. todo en excelentes trajes de noche. —Te ves un poco distraída. El pomposo culo saltó. Elizabeth. Eran muy diferentes del elenco usual de Londres. ¿por supuesto? Recientemente casados y todo eso. Olivia miró alrededor de la habitación desde donde estaba parada con Jason. —No es ningún problema. 19 1 . Mi esposo y yo estaríamos encantados de unirnos a usted en un paseo. Él hizo una mueca. mi Lord —murmuró. por favor discúlpeme. la vida en el campo se adaptaría a ella bastante bien. excepto cuando bailó con otros caballeros. mi Lord. La nobleza local. Ella le dio una sonrisa mientras sorbía su vino. Los caballeros del campo. —Él sonrió con fuerza y se inclinó ante ella—. amor —dijo Jason mientras la giraba en torno a la pista de baile en un vals. Si me disculpa. se habían vestido con sus mejores galas.—Esa es una adorable idea. Me temo que insistiría en ello. lady Coventry. —¿En serio? —Sí. Cuan terriblemente torpe. aparentemente queriendo demostrar a los londinenses que conocían la moda aquí en el campo. —¿Quizás sería en un momento cuando su esposo esté fuera de la cuidad? Aparentemente no había desalentado al hombre. me voy a cambiar y nos vemos en el salón de baile. —No si lo veo primero. Vestidos de todos los colores y tonalidades adornaban a las damas. Ella había llenado su tarjeta de baile con los nombres de los hombres locales y disfrutando muchísimo bailar con sus compañeros. —Oh. Jason estuvo pegado al lado de Olivia. Si. Ella sonrió benignamente e inclinó la copa de vino en su regazo. Usted entiende. El salón de baile estaba lleno a rebosar. Si sólo Jason permaneciera fiel a su palabra iba a disfrutar de una vida así para sí mismo. incluso se las arreglaron para arrastrar la atención de las damas de Londres. mi Dios.

querida esposa. soy feliz de escoltarte. —Creo que es hora de retirarse. —No. 19 2 . —¿Extrañando a sus compañeros y distracciones. la prueba de su deseo empujándola. Movió su boca y mordisqueó su cuello. Una oscura nube se cernía sobre ella. la besó suavemente en los labios. no era una gran sorpresa. y apartó la mirada. saliendo a la terraza. El tiempo lo dirá resonó a través de su mente. Yo. mientras su mano se deslizaba más abajo para acunar su trasero. el otro en su cintura y la atrajo hacia sí.—Creo que estoy cansada. contigo en ella. Él era definitivamente bueno en la seducción. —Ella miró a su esposo quien la miró con preocupación. Jason la tiró de vuelta. Sólo extraño mi propia cama. Cuando se dirigió a su habitación. mi lord? —Ella se apartó de él y se movió a unos pasos de distancia. No se había ganado su reputación por nada. Continuaron a la habitación de él donde la escoltó al interior. El sonido de voces se deslizó por las puertas. he tenido suficiente. Incapaz de llenar sus pulmones después de su beso. sólo para ser desechado cuando estuviera cansado de ella. puso su mano en espalda baja. —Si te quieres retirar a nuestra habitación. envolvió un brazo por sus hombros. Olivia se limitó a asentir y le permitió giarla a salir del salón de baile y las escaleras hasta donde las habitaciones estaban. —No. y estoy listo para volver a Londres. también. Debía estar segura para proteger su corazón. y levantando su barbilla con un dedo. —Jason la estudió. —¿Te apetece una copa? Se dirigió a la cómoda donde los anfitriones habían proporcionado tan cuidadosamente la habitación de cada huésped con vasos y licor. —Él cerró la distancia entre ellos. Ella y Jason se apartaron. cariño. Odiaba la idea de darle su corazón. Ha sido una fiesta preciosa. las parejas dejaron el salón de baile para disfrutar el helado aire en la terraza. pero creo que estoy lista para irme. no existen más razones para que no compartas mi habitación. Incitó sus labio con su lengua. ¿Podría él realmente ser el cálido y cariñoso esposo que había procurado retratar? ¿O este era un juego que había estado jugando con todas las mujeres hasta que perdiera el interés? Ella suspiró. Ahora que el vals había terminado. Al ver que no se ponía rígida. Lord Coventry encarnaba un grave peligro para su bienestar emocional. Nada podría pararlo de dejarla en el campo mientras buscaba varias actividades en el pueblo. Jason la movió de manera desenfada hasta las puertas francesas y.

Chupó y luego raspó con sus dientes. acercándolo más a ella. sus sentidos intensificados mientras delineaba la parte exterior de la oreja con la lengua. se quitó los zapatos. tenemos toda la noche —murmuró contra su cuello. sus ojos ardían. Jason bajó la cabeza y tomó su pezón en la boca. cariño. Ella se estremeció mientras el calor se extendía desde sus dedos todo el camino hasta donde lo anhelaba.—Si hay jerez. tomaré uno —Olivia se relajó en la silla frente a la chimenea. Olivia se estremeció. raspando ligeramente con sus uñas. revelando sus pechos sobre la cima de su vista. Le acarició el cuello. Gimiendo suavemente. ¿Y qué era lo que estaban discutiendo? Con el sigilo de un depredador con experiencia. Su respiración se enganchó mientras se quitaba las botas y tiró de su camisa. y la colocó sobre esta. —Pasó sus manos suavemente sobre sus pezones. la levantó. Jason gimió y la levantó. Jason le entregó un pequeño vaso de jerez. alisando la piel de su espalda musculosa. a partir del endurecimiento ya familiar en el estómago. ¡Dios mío. amasando sus nalgas. Pronto tuvo el resto de la ropa fuera y esparcidas por el suelo. lo tomó. Las manos de Olivia estaban en todas partes. Los músculos ondulaban bajo su piel dorada mientras se sacaba la camisa y la tiraba al suelo. quitó el vaso de su mano y se inclinó para susurrarle al oído. Jason se trasladó a donde Olivia se sentaba. parando en el frente para desabotonarlo. y se sentó en la silla de enfrente. Valientemente movió con cuidado sus dedos a la parte interior de sus pantalones. —Cálmate. mordisqueando y lamiendo. Después el deslizó los tirantes de su camisola. Olivia gimió y sacudió la cabeza. haciendo girar el brandy en su copa. Su cálido aliento flotaba sobre su piel. y suave piel de su espalda. —Me quitas el aliento. En cuestión de segundos el vestido estaba agrupado en el suelo en un torrente de seda. y ella movió la cabeza a un lado. deslizó sus palmas sobre la tibia. —¿Por qué no lo tomamos donde lo dejamos abajo? Gentilmente. todo el tiempo desabotonando la espalda de su vestido. Para no quedarse afuera. caminó los pocos pasos a la cama. Mirándola a través de los párpados pesados. asombrada por la rapidez con que su 19 3 . rápidamente se despojó de sus pantalones y se unió a ella. disfrutando de la sensación de satén en acero. Una vez que su erección se liberó. se está poniendo muy caliente.

cuerpo respondió a su toque mágico. Sus dedos se movieron hacia los rizos entre sus
piernas y comenzó a dar vueltas y acariciar.
—Estas tan húmeda, tan lista para mí —murmur—. Me encanta tu pasión, no
puedo conseguir suficiente.
Su cuerpo ardía por él. Ahora que sabía qué esperar, y la maravillosa explosión
esperándola, aumentó su inquietud.
—Por favor. —jadeó.
—¿Qué quieres, cariño? —Liberó su pecho, volviendo a sus labios—. Dime lo
que quieres.
Su cerebro estaba hecho un lio por el deseo. Ella arqueó su cuerpo contra el
suyo.
—No me hagas rogar.
Jason se rió en voz baja, y continuó provocándola con besos ligeros, y golpes
sobre su femineidad.
—¿Está todavía dolorida de anoche? —preguntó, apartando su cabello en la
frente.
—No, me siento bien. Estaba un poco sensible más temprano, pero no ahora.
—Bueno. —Pero en lugar de entrar en ella, continuó besando su camino por su
cuerpo, tomándose su tiempo, girando su lengua en su ombligo.
Entonces su mandíbula rozó su vientre mientras procedía a bajar, hasta que
sus labios se posaron allí. Olivia jadeó mientras su lengua la rodeó, luego lamió el
trozo de carne que suplicaba por su atención.
Todo su cuerpo se sacudió ante la sensación. Ciertamente, su boca en su centro
no era apropiado.
Pero se sentía oh, tan bueno. Ella movió las piernas más separadas, y él se rió
entre dientes, deslizando sus manos bajo su trasero levantándola hacia él. Su mirada
se encontró con la suya cuando levantó la vista de su posición entre sus piernas, el
cabello le caía sobre la frente. El hombre era un diablo, y la arrastraría con él directo
a Hades.
Olivia gimió y se agachó para agarrar su cabeza, sosteniéndolo contra ella. Él
continuó su traviesa contribución hasta que las luces estallaron detrás de sus
parpados, y apretó los puños mientras oleadas de placer rodaron sobre ella. Después
que la última onda se marchitara, Jason subió sobre su cuerpo.

19
4

—Amor, sí sigues hacienda esos ruidos, no será tan largo después de todo. Me
lo estás haciendo muy difícil para hacer el amor apropiadamente.
—Lo está haciendo bien, mi Lord —Ella suspiró, sus huesos derritiéndose—.
Necesito que me llenes.
—Muy bien. —Jason tomó posesión de su boca de nuevo, y empujó sus piernas
con sus rodillas. Ella se saboreó en sus labios, lo que envió sangre corriendo otra vez
a su corazón.
Lentamente entró en su paso palpitante, ampliando el lugar húmedo y cálido,
causando pequeños maullido de sus labios cuando le soltó la boca. Jason le acarició
el cuello, esparciendo besos y susurrando palabras de amor en su oído. Sus caderas
se movían al ritmo, y uniéndose a él en sus embestidas. Se movió rápidamente
dentro y fuera, su respiración cada vez mayor, el sudor perlaba su frente.
Olivia sintió sus músculos comenzando a enrollarse de nuevo y se estiró
desesperadamente para lo que le esperaba.
Jason se movió, por lo que su cuerpo se pegó al lugar que le traería más
gratificación.
En cuestión de segundos los músculos de las piernas se apretaron, y como si
una presa se hubiera reventado, olas de placer se apoderaron de ella de nuevo. Jason
dio una estocada final y gimió su liberación, acercándola.
Permanecieron en los brazos del otro, respirando con dificultad. Cuando el
sudor de sus cuerpos se había secado y el aire fresco aumentó, Jason se agachó y
empujó una manta sobre los dos. Se apoyó en un codo y la miró.
—¿Cuan ansiosa estás de regresar a Londres?
—No mucho. —Ella se movió y lo enfrentó—. Francamente, estoy cansada del
torbellino social. Puedes pensar que soy provinciana, pero prefiero la vida tranquila.
¿Algo de lo que estoy segura que no favoreces?
Le metió un rizo detrás de la oreja.
—Al contrario. Contigo a mi lado le da a la vida provinciana un nuevo
significado.
—Me gustaría revisar los papeles de mi padre que se quedaron almacenados
en Coventry Manor. No tengo ni idea de qué hacer con ellos. Tal vez donarlos a la
Universidad de Milán. Trabajó muy duro en sus proyectos, no me gusta ver que se
vayan a perder.
Jason la atrajo hacia su pecho, metiéndola bajo su hombro.

19
5

—Entonces está decidido. Volveremos a Coventry Manor, y tomaremos
nuestra vida. Puedes unirte al círculo de costura. —Él la miró y sonrió—. Y voy a ser
amo y señor.
Él gruñó cuando ella le dio un codazo.
Pronto los suaves ronquidos de Jason vibraron contra su oído. No estaba lo
suficientemente cansada para unirse a él en un sueño, sus pensamientos se
dirigieron a su conversación.
¿Él quiere la vida provinciana? ¿Por cuánto tiempo? ¿Qué tan pronto va a encontrar
una vida así, y a mí, deficientes?
Una vez más, las dudas la asaltaron. Sería una tonta confiar en sus palabras.
Uno de sus profesores había perforado en sus estudiantes la famosa cita del escritor
francés del siglo XVI, Michel de Montaigne "decir es una cosa, y hacer otra". Sería bueno
recordarlo, y estar atenta en lo que lord Coventry en realidad hacía.

19
6

23
Malcolm abrió la puerta delantera antes de que Olivia y Jason incluso dejaran
el carruaje. El mayordomo rápidamente bajó los escalones sosteniendo un paraguas.
La lluvia había comenzado en algún momento durante la noche, y no parecía tener
intención de detenerse.
—Buenos días, mi Lord, mi Lady.
Olivia estiró su mano hacia el criado y se unió a Malcolm bajo el paraguas,
agradecida por la protección contra la fría lluvia.
—Olivia, ve adelante. Haré una carrera a la puerta. —Jason recogió sus
guantes y sombrero antes de salir. Tan pronto como Malcolm y Olivia llegaron a la
puerta, él dejó el carruaje y corrió hacia la puerta.
—Oh, se siente tan bien estar fuera del carruaje. —Olivia giró mientras
Malcolm le ayudó a quitarse el abrigo. Se dio un rápido vistazo en el espejo y
después de darle su sombrero al mayordomo, alisó su cabello.
—Mi Lady, puedo sugerir que se retire al salón principal, mientras hay allí un
fuego encendido. —Él ayudó a Jason a quitarse su abrigo y lo sacudió.
—Eso suena maravilloso. ¿Podrías por favor decirle a la cocinera que prepare
y envíe un poco de té? —Olivia frotó sus brazos en un intento de calentarse.
Malcolm se acercó a Jason y bajó su voz.
—Mi Lord, su primo, el señor Daniel Cavendish está en casa. Llegó hace dos
días. La señora Watkins se tomó la libertad de colocarlo en la habitación verde en el
ala oeste.
Las cejas de Jason subieron hacia el nacimiento del cabello.
—¿En serio? ¿Dónde está ahora?
—Tomó el desayuno hace un rato, no lo he visto desde eso. Aunque no creo
que haya dejado la casa. Asumo que bajara para el almuerzo, el cual la cocinera
tendrá listo pronto.
—Oh, en ese caso, Malcolm —dijo Olivia—, no la molestes por el té. Esperaré
por el almuerzo.
Olivia se abrazó a sí misma.

19
7

por qué. no estoy seguro. —Muchas gracias. Él se inclinó hacia adelante y la miró. ya que los segundos hijos saben que no heredaran. —¿Tu prima? —Olivia lo miró con los ojos muy abiertos. —Colocó el vaso vacío cerca—. Nuestros padres nunca fueron cercanos. Él era el que estaba de hecho ardiendo. ¿No se ven regularmente? —Finalmente sintiéndose un poco tibia. Ella se giró cuando sintió a Jason poniendo un chal alrededor de sus hombros. —Cuéntame porque no has hablado con tu primo en más de diez años. Jason caminó hacia el aparador y sirvió un brandy. Mi tío no dudó que el viejo Conde no permitiría que él o su familia fueran 19 8 . y eso hará que se caliente. No puedo imaginar una vida con una mujer como esa. se sentó en la silla frente al fuego. Jason sacudió la cabeza cuando Olivia le señaló la tetera. —La querida prima Florence era una chica inmadura. —Pareces sorprendido de escuchar que tu primo está aquí. —Él miró hacia el vaso—. Su señoría esta fría. querida. y perdió las ganancias y lo producido en los juegos de mesa. Esa circunstancia es lo que motivó el intento de matrimonio arreglado entre Florence y yo. pero prefiero licor para calentarme. y ella caminó directo hacia él. —Frunció el ceño y se sentó frente a ella. su padre fue el segundo. Florence y yo. Ella reflexionó sobre sus palabras mientras Malcolm llegaba con el carrito del té. Creo que había un gran trato de resentimiento. —Hubo un tiempo en que el padre de Daniel quiso arreglar un matrimonio entre su hija. —Jason colocó su mano en la parte baja de la espalda de Olivia y la guió hacia el salón principal. Así lo ha sido desde que se casó con lord Donovan. pero en menos de nada la llevó a la ruina. La mandíbula de Jason se apretó.—Has que la cocinera envié el té de todas formas. y he escuchado que él nunca deja el pueblo para que ella no tenga otros hombres calentándole la cama. ansiosa por ser admirada por todos. descansando un pie sobra su rodilla—. Era una rentable. —No he visto a Daniel en más de diez años. Su padre y el mío eran hermanos. —Muy amable. pero el viejo Conde no habría oído sobre eso. —Su padre heredó una pequeña finca de nuestra abuela. extendiendo las manos para calentárselas. al menos cuando la heredó. en realidad me serviría una taza de té.

Él fue condecorado por algún acto de valor que realizó para el gobierno hace años. Vestía un abrigo azul claro con un chaleco púrpura bordado en plateado. esa es la razón para que esté aquí. Tu esposa es verdaderamente un diamante de primer orden. El viejo Conde no tenía amor por el padre. Jason hizo un pequeño sonido y cuando ella abrió los ojos él estaba mirándola fijamente. Supongo que ahora que heredé. Olivia levantó su mano la cual Daniel tomó y besó. Daniel iba vestido con ropa que llenaba la definición de dandi. —Siempre esperé que se dirigiera al viejo Conde por fondos. pero no se parecía a Jason. Daniel Cavendish. Daniel. Veo que tu gusto por las mujeres hermosas no ha disminuido con la edad. mi esposa. lady Coventry. —Querida. —Jason paseó hacia la ventana y miró hacia afuera. mi Lady. Lo último que oí. sus ojos oscurecidos. mi Lady. No tan alto como su esposo. —Tal vez debería empezar a mirar los papeles de mi padre hoy. —Daniel se sentó en la silla frente Olivia donde Jason había estado sentado antes—. ese hijo que consideraba un dandi. —Creo que después del almuerzo deberíamos retirarnos arriba y tomar una pequeña siesta. Sus pantalones bombachos eran negros. —¡Primo! —El hombre caminó rápidamente hacia Jason. No hay mejor forma de pasar una tarde lluviosa. primo. 19 9 . gracias.arrojados a la calle si su hija se casaba conmigo —Se acomodó en la silla—. ¿Dónde la encontró Jason? —Él la miró inquisidoramente a través del vaso. Daniel? —Sí. Jason se movió hacia adelante y estrechó su mano. pero supongo que él era más sensato. Así que dígame. fue que vendió la finca y se fue del país. su mano extendida. —Es de hecho un placer conocerla. —Olivia bebió el té y gimió mientras cerraba los ojos por el placer. salvo sus deudas. —¿Tienes ganas de un trago. sus botas arpilleras más color champaña pulido. déjame presentarte a mi primo. y giró hacia Olivia. mi Lord. Probablemente asume que soy más fácil de manejar que mi padre. La puerta del salón principal se abrió y un hombre entró. Se levantó y caminó de un lado a otro. —Se giró hacia Jason y sonrió animadamente—. sus manos apretadas detrás de su espalda. sin embargo era guapo de una manera diferente. Daniel no heredó nada de su padre.

y luego viajando por el continente. mi Lady. Aun con lo maravillosa que había sido la comida en la fiesta Markwick. 20 0 . querida. —Daniel sacudió la cabeza e hizo un sonido reprobatorio como si el viejo Conde hubiese estado reduciendo a su primo. —Él removió un pedazo de salmón del plato que el criado le ofrecía. Jason inclinó la cabeza mientras Malcolm entraba a la habitación y anunciaba el almuerzo. Jason siguió comiendo su sopa. querida. pasé mi tiempo resolviendo sus asuntos. —Él miró a Jason y sonrió—. la excelente sopa de la cocinera no tenía comparación. pero yo nunca he sentido nada más que apreció por su señoría.Jason frunció el ceño por cómo el hombre se había apropiado de su silla. ¡Qué maravilla tener a alguien con quien compartir los recuerdos! —¿En serio? Que coincidencia. Olivia miró hacia arriba. —¿Roma? —Sí. es verdad. —Él colocó su cuchara cerca de su tazón vacío y bebió su vino. pero miraba cuidadosamente a su primo. —Sí. Daniel rápidamente saltó y sostuvo su brazo hacia Olivia. De hecho. Pasé un tiempo en Roma. Mi primo y yo no hemos sido cercanos. La mandíbula de Jason se tensó y movió el cuello mientras se sentaba en el lugar principal. — Olivia terminó el té. —Eso es increíble. —Después de la muerte de mi padre. Daniel. —Nuestros padres eran amigos. —Permítame escoltarla. Jason permaneció en silencio y bebió más de lo usual. es realmente una bonita ciudad. Daniel ayudó a Olivia con la silla y luego tomó asiento frente a ella. sus brazos cruzados. Estaba realmente apenado por la muerte del Conde. Creo que había algunos desasosiegos entre nuestros padres. —Sí. —Ella levantó su cuchara hacia sus labios y tomó un sorbo de su sopa de faisán. primo. y se sentó en el sofá. El resto de la comida pasó agradablemente con Olivia y Daniel hablando sobre Roma. —Lord Coventry me dijo que no lo había visto en un tiempo. Debemos pasar tiempo juntos mientras estoy aquí para intercambiar impresiones. el viejo Conde era mi padrino. Yo viví varios años en Roma.

Y si no dejaba de tocar la mano de Olivia mientras hablaban. no debería haber monopolizado su tiempo así. y Jason se había aburrido de escucharlos. —Eso es ridículo —dijo ella. Olivia se giró hacia Daniel. Daniel y Olivia habían hablado sin parar. Él dejó la habitación. —No confío en el. es lindo hablar con alguien que conoce Roma. lo veré en la cena. Jason abrió la puerta de la alcoba de Olivia y la siguió al interior. Mi Lord. —Es un dandi. con sangre bajando por su inmaculado e intrincadamente atado pañuelo de cuello. Su primo inmediatamente saltó y se agachó. después de colocar un beso de despedida en la mano de Olivia. Al viejo Conde no le agradaba ninguno de ellos y no veo razón para cambiar de opinión. te escoltaré arriba. justo como su padre antes que él. Habían estado sentados en el salón principal por más de dos horas desde el almuerzo. mientras se encogía de hombros así el vestido se deslizaría hacia el piso. —Me temo que su señoría tiene razón. Jason resopló su opinión. Jason se levantó y la detuvo. —¿Por qué no? —Ella frunció el ceño mientras se giraba para permitirle desabotonarle la parte trasera del vestido. —Hay algo en él que no me gusta. Tenía más del viejo Conde de lo que imaginaba. —Se giró hacia Jason—. Daniel era de hecho un dandi. creo que tenías la intención de tomar una pequeña siesta antes de cenar. Estoy agotada por nuestros viajes y me gustaría tomar un pequeño descanso. —Oh. 20 1 . el dandi se encontraría en el piso.Jason revisó su reloj de bolsillo de nuevo. —Querida. —Estoy en verdad apenado. —Jason aflojó su pañuelo de cuello y lo lanzó sobre una silla. como su padre. —Querida. mi Lady. Ella giró hacia él con una brillante sonrisa en su rostro.

mi Lord. —Podría desvestirte y disfrutar de ti en la cama. Siempre el hijo favorecido. —Él bajó su cabeza y la besó. Dejado a sus propios recursos para hacer su camino en el mundo después que su progenitor despilfarró la poca herencia que había recibido.—¿Qué estás haciendo? —Olivia se detuvo con las manos en las caderas. Daniel se sacudió y giró. y bajó la escalera. Con el lord y la lady de la mansión ocupados con su siesta. el heredero de un segundo hijo. era Jason el que acariciaba su exuberante cuerpo. —¿Vas a tomar una siesta a medio día? Él se acercó y deslizó los tirantes de su camisola. pero cuando las puertas de la alcoba se cerraban. y luego silenciosamente bajó las escaleras. y sabia como la miel y la tarta que habían tenido en el almuerzo. Bueno. Sólo el nombre hacía que le subiera acidez en el estómago. —Preparándome para una siesta. Ella era toda suave y tibia. Como tú. Ella levantó sus cejas. había sido despreciado por su padre. el Conde. Más de una vez mientras su padre estaba bebido había comentado sobre el testamento que estaba seguro había escrito su padre dejándole una vasta fortuna y su hermano mayor. 20 2 . ¿Pero lo había ayudado el viejo Conde? No. El niño bonito. Le dio a su primo Jason unos cuantos minutos para que se enredara en lo que se había referido como una siesta. Jason levantó una mano y ahuecó su seno. mientras Daniel. todo lo que había recibido por la molestia fue el sermón del comportamiento correcto y los puntos de cómo ser un buen administrador. mirándolo con ojos llenos de júbilo. de hecho. con los ojos perforando a su primo. Su primo dandi podría hablar con su esposa sobre Roma. Cuando su padre había enviado una solicitud a su hermano mayor por unos pocos fondos. Con su otra mano. de brazos cruzados. —Estaba buscando un libro para pasar el tiempo. Jason. —¿Puedo ayudarte a encontrar algo. el continuaría con la búsqueda que había iniciado en su ausencia. Sonrió. pero no estoy seguro que tanta siesta pueda tomar. la acercó. mostrándole con el cuerpo cuanto la deseaba. Daniel escuchó mientras la puerta de la alcoba de Olivia se cerraba. Daniel? Jason estaba recostado contra el marco de la puerta. él tenía la intención de cobrarse esos desprecios. le había robado.

Siendo ambos los únicos hijos. —Le felicito esa mente ágil. debo felicitarte de nuevo por la elección. Con todos los libros en la biblioteca. ¿encontraste necesario subir tan alto para conseguir algún material de lectura? —Jason miró a Daniel con las cejas levantadas mientras se alejaba del marco de la puerta. —Siempre lamenté que nuestros padres nos distanciaran. Aún espero escuchar por qué decidiste honrarnos con tu compañía. —Mientras hablaba. Las familias deberían cuidarse unos a otros. 20 3 . Algo apesta. ¿Y por qué ahora? —Con la reciente muerte de tu padre. eso. pienso cerrar ese abismo. primo. Daniel se aclaró la garganta. Jason elevó sus cejas. Yo aún estaba en la universidad cuando escuché que dejaste el campo. Daniel se movía hacia la puerta—. —Mis gustos son bastante diferentes de los de todo el mundo. Jason miró fijamente la puerta cerrada y pasó una mano por su rostro. —Se inclinó y silenciosamente dejó la habitación. Esperaba encontrar algo en italiano. mi Lord. Y no recuerdo más que una o dos visitas antes de eso.—Extraño. Daniel jaló uno de los puños de su chaqueta y miró hacia arriba a su primo. —Se paseó al interior de la habitación y miró alrededor—. Jason inclinó la cabeza y esperó. Tu vivaz conversación con mi esposa absorbió casi todo el tiempo del almuerzo y más allá. —Tienes la más encantadora esposa. —Y yo considero eso una pena. —En serio. y justo acaba de dejar la habitación. Creo que daré un paseo en los jardines antes de la cena. Jason lo estudió por un momento. —No los conozco ni a ti ni a tu progenitor. sentí la necesidad de conectar contigo de nuevo. Espero que la indiferencia de tu padre hacia mi progenitor y yo no se haya difundido a ti.

24
A la tarde siguiente sir Daniel respondió al ligero golpe en la puerta de su
dormitorio. Después de mirar hacia arriba y abajo el pasillo, señaló rápidamente a
la joven doncella.
—Vine tan pronto como pude, señor. La cocinera encontró un trabajo extra
para que haga. Se está haciendo vieja, lo es. No puede mantenerse en pie como solía.
No es que no quiera ayudarla, claro está. Es sólo que sabía que usted estaba
esperando, así que traté de darme prisa.
Le tomó la cara entre las manos y la besó. Parecía ser esa la única manera de
parar el parloteo. Su cuerpo se derritió contra él y ella buscó por debajo y lo agarró.
Tuvo su atención inmediata y con los labios cerrados, caminó hacia atrás con ella
hasta la cama.
Incluso sin la eliminación de su ropa, empujó las faldas hacia arriba, sus
bragas abajo, se desabrochó y la penetró tan pronto como él cayó hacia adelante.
Como de costumbre, ella estaba lista para él.
—No pierde el tiempo, ¿verdad, señor?
Ella le sonrió, y bateó sus pestañas en un pobre intento de coqueteo.
—Katie, muchacha, eso es lo que me haces. —Él salió de su cuerpo extendido
y se paró para ajustar sus pantalones. Eso no fue muy caballeroso, pero Katie agitaba
su sangre como ninguna otra mujer. Lástima que no podía permitirse el lujo de
establecerla. Ella sería una gran amante.
Entonces, él sonrió. Si las cosas salían como había planeado, llegaría a tener
todo el dinero que necesitaba para emparejarla y vivir la vida que quería.
—Katie, necesito que hagas algo por mí. —Él agarró sus manos y la levantó.
No iba a llegar muy lejos en sus conversaciones con ella abierta y expuesta así.
Ajustó su ropa y volvió a sentarse en la cama.
—¿Qué sucede?
Sir Daniel se sentó junto a ella y le tomó la mano.
—Ahora que el señor y la señora han regresado, necesito que no pierdas de
vista cuando no estén en casa.

20
4

Sus ojos se estrecharon.
—¿Por qué necesitaría saber eso?
Ninguna estúpida, esta chica. Desde que había fijado su residencia ella había
calentado su cama. Su buena apariencia y modales pulidos atraían a muchas mujeres
dispuestas a complacerlo. Pero ninguna de las damas de la alta sociedad, sólo muy
felices de tenerlo a él en sus camas, consideraría una introducción a las chicas
jóvenes y herederas; muchas de ellas podrían elevar su posición en la vida. La
sociedad aceptaba a hombres pobres con título, pero pobres hombres sin título eran
buenos para un jugueteo, nada más.
—Por alguna razón, no le gusto a su señoría, y yo preferiría permanecer fuera
de su camino mientras estoy aquí. —Él le dirigió la sonrisa que había precedido a
muchas caídas satisfactorias—. He aprendido que hay documentos aquí que
pertenecieron a mi padre. El viejo Conde no quiso dárselos, y puesto que son míos
por derecho, estoy intentando buscarlos.
—¿Cómo va a saber dónde están los documentos?
—Ah, mi querida, aquí es donde entras tú. Puedo hacer una búsqueda
minuciosa, siempre y cuando sepa que estoy en libertad de hacerlo. —Él se inclinó
y comenzó a mordisquear la piel suave detrás de la oreja—. ¿Puedo contar contigo?
Katie gimió y giró en sus brazos.
—Sí, mi Lord.

Jason silbó suavemente a medida que llegaba al último escalón que conducía
a las cámaras de cama. Una joven doncella, algo despeinada salió de la habitación
de sir Daniel. No era ninguna sorpresa, ya que su habitación necesitaba ser atendida,
pero el desaliño de la criada y la forma sigilosa en que miró hacia arriba y abajo de
la sala le preocupó. Nunca hubiera permitido a sus invitados perder el tiempo con
los criados. Tan malo como había sido el viejo Conde, esa regla de hierro se
mantenía.
—¿Has estado atendiendo la habitación de sir Daniel?
La criada saltó y puso su mano en la garganta, a la voz de Jason detrás de ella.
Rápidamente se dio la vuelta, un profundo rubor subió por la parte superior de su
corpiño a la línea del cabello.

20
5

—Ah, sí, mi Lord. —Ella hizo una reverencia brevemente y se alisó el cabello
hacia atrás. Una marca visible en el cuello, detrás de la oreja, y sus labios hinchados
respondió a su pregunta no formulada.
—¿No está él, entonces? —Se quedó allí, con los brazos cruzados, los pies
separados.
—Sí. Quiero decir, no, mi Lord. Él no está en su habitación. No. No en su
habitación. —Ella sacudió la cabeza con furia y se retorció las manos.
—Es una pena. Quería hablar con él. —Jason siguió mirando a la chica.
Ella inhaló profundamente. Al parecer, la chica podría colapsar.
—¿Eso es todo, mi Lord? —Hizo otra reverencia.
No iba a descargar su desagrado sobre la criada, aunque se aseguraría que
tenga una buena charla con la señora Watkins.
Sería su responsabilidad ver que sir Daniel entienda la conducta con
huéspedes en Coventry Manor. Aún no sabía por qué su primo decidió visitarlo sin
previo aviso después de tantos años, y todavía no confiaba en él, sintió que el mejor
curso de acción a tomar era de esperar y ver.
—Sí, eso es todo. Puedes irte. —La vio escabullirse, sonriendo débilmente
cuando se volvió justo cuando llegó a la escalera de atrás para ver si todavía estaba
parado frente a la puerta. Jason continuó por el pasillo y entró en el cuarto de estar
de Olivia.
Su esposa se sentaba tranquilamente en el escritorio componiendo una carta.
Ventanas largas permitían a la luz pasar a pesar del clima sombrío. Una
habitación muy reconfortante, que había tenido las paredes pintadas de un azul
pálido, el contraste perfecto con las sillas a rayas de color azul oscuro y blanco
delante de la chimenea. Un sofá largo azul oscuro adornaba una pared.
Esta cámara había sido la única habitación que Olivia redecoró durante su
estancia en la residencia después de su boda. Sus toques estaban en la habitación, el
fino reloj chino, las pinturas en las paredes, y el aroma a lavanda. Un hermoso ramo
de flores silvestres estaba en una mesa pequeña entre dos sillas.

Olivia miró hacia arriba. El aleteo en el estómago comenzó de nuevo, lo que
parecía suceder cada vez que su cuerpo sentía su cercanía. Sin embargo, era difícil
evitar la sensación de ser una de las muchas a las que él le lanzó esa sensual mirada.
Ella puso su pluma sobre el escritorio y giró en su silla. Jason se sentó en el borde de
la mesa, moviendo suavemente su pierna mientras la miraba. Muslos poderosos

20
6

mostraron la ventaja debajo de los ceñidos pantalones de tela. Su corazón se aceleró
y ella saltó de su silla para ocultar su confusión.
Cómo le dolía el corazón en ocasiones. Mientras ella lo estudiaba partes de su
cuerpo se suavizaron, otras se apretaron. Se reprendió a sí misma. Nunca haría para
ella una manifestación de tendre 7 para este hombre. Lo más probable, una vez que
haya tenido su ración de ella y la vida tranquila, estaría a Londres, dejándola con su
piano, los sirvientes, y las visitas a los inquilinos.
—¿Qué es, amor? —Se trasladó hacía ella y pasó el pulgar por su mejilla—.
Te ves triste, de repente.
—Nada. Sólo algunos recuerdos de mi padre —mintió.
Él la atrajo hacia sí y metió la cabeza en su pecho, masajear suavemente la
parte posterior de su cuello.
Ella se apartó y una vez más miró aquellos ojos hipnotizántes.
—¿Qué quieres de mí?
Sus cejas se levantaron.
—¿Qué quieres decir?
Olivia se deslizó lejos mientras él, una vez más, intentaba tomarla en sus
brazos.
—¿Es este un juego que estás jugando?
—¿Juego? —Él parecía realmente confundido. Tendría que concederle eso.
Ella envolvió sus brazos alrededor de su cintura y retrocedió.
—No sé qué esperar de ti. Te casaste conmigo y te fuiste. Luego me
perseguiste, ni siquiera eras consciente de quién era yo. —Ella negó con la cabeza
mientras empezó a hablar—. Ahora que has insistido a seguir casado, tengo una
terrible sensación de que una vez que hayas tenido suficiente de esto —Agitó la
mano para abarcar la casa—, irás corriendo de vuelta a Londres. —Su estómago se
anudó ante el temblor en su voz.
En nombre del cielo, ¿Qué es lo que me pasa? Lo último que debería haber hecho fue
darle la daga a Jason para cortar mi corazón.
Armándose de su orgullo hecho jirones alrededor de ella, levantó la barbilla.

7

Ternura, en francés.

20
7

Este famoso libertino se ha enamorado de su esposa esquiva. amor. con visitas superficiales para el niño. no lo haré. —Jason ahuecó sus mejillas. dulce y bella esposa. Jason negó con la cabeza. sí. Sin amantes. 20 8 . —Le dio una media sonrisa—. —¿Amar? —Oh. y su mirada pasó de sus labios a sus ojos. sino también de sus almas. y bajó su cabeza. La respiración de Olivia se detuvo. pero él enganchó su brazo y la arrastró de nuevo en su abrazo. con una palmadita en la cabeza y corre a encontrar a tu niñera. No un heredero y un repuesto para nosotros.—Trató de pasarlo. y pasó el pulgar por su labio inferior—. Ni dos residencias. —Le limpió una lágrima solitaria deslizándose por su mejilla—. «Pero más que nada —Él inclinó la cabeza hacia arriba. Vi su maniobra no como una manera de ganar una maravillosa. Quiero risas y burlas. cariño. Lo que no daría por volver atrás y deshacer el daño que hice ese día. No. instalándola en su regazo. Y quiero niños. cariño. quiero que me ames tanto como yo te amo. sino como una forma de obedecer sus órdenes una vez más.—Discúlpame. Recogió Olivia en sus brazos y se sentó en la silla frente a la chimenea. —¿Qué es lo que quiero de ti? Quiero pasar el resto de mi vida despertando a tu lado. Quiero lo contrario de todo lo que tenían mis padres. un montón de ellos. —Mi padre pasó la vida entera tratando de controlarme. No hay acuerdos de dormir separados para nosotros. tomando su boca en una posesiva unión de no sólo sus bocas. —Oh.

Mi querida. bebiendo su té mientras Jason removía papeles. Olivia se puso de pie. sir Daniel. —No tengo planes concretos. Se puso rígido cuando sir Daniel entró en la habitación. querida. —Buenos días. Jason contempló a su invitado no deseado—. Sir Daniel tragó saliva y sacudió la cabeza en desacuerdo. —Una vez que el hombre se había servido el té. —La voz de sir Daniel se alzó mientras se acomodaba junto a Olivia. quién rellenaba su boca con una salchicha—. no tenemos gran cantidad de tiempo para tranquilos paseos. Pensé que podría invitar a su encantadora esposa a acompañarme por un corto trayecto por la finca hoy. mi Lord? —Por desgracia. A veces siento la humedad inglesa hasta en mis huesos. huevos. galletas y fruta. Mi yegua. mi Lady. me encantaría saber más acerca de su vida en Italia. Acaba de llegar de Italia donde estaba siendo cuidada por amigos. ¿Nos encontramos a las diez? —Las diez es perfecto. tengo un día ajetreado. Honor. —Me gustaría disfrutar de un paseo. Olivia echó una mirada a Jason. Estaré ocupado hasta la hora de cenar. primo? —Jason se recostó en la silla y cruzó los brazos sobre su pecho. Llevar una finca puede ser bastante oneroso. —¿Quiere unirse a nosotros. con toda esa luz solar. ¿no está de acuerdo? Mucho más caliente. sir Daniel. —Olivia acarició su boca con la servilleta—. primo. estoy seguro. —Tengo correspondencia que atender. tratando de alcanzar la tetera. sí. ¿Cuánto tiempo debemos esperar poder disfrutar de su compañía. necesita una buena carrera. —Ah.25 Olivia se sentó a la mesa del desayuno. 20 9 . —Llenó su plato con salchichas. —Llevó su atención a Olivia—. Los que tenemos responsabilidades —miró a sir Daniel. Nos vemos a las diez. —Buenos días. Tal país precioso.

pero ten cuidado. me gustaría hablar contigo. Estaba inquieta. primo? Si tienes necesidad de asistencia. Muchacha encantadora. La excursión de hoy es el único paseo que permitiré que tomes con ella. Por cómo actuaba Jason. pídasela a uno de nuestros hombres. —Un principio encomiable. —Ah. Jason resopló ante la excusa. mi Lord. Jason se levantó rápidamente y bloqueó su salida de la sala. Su primo se echó hacia atrás y sonrió. —No tengo ni idea de qué se trata esta visita. Vi a la joven doncella dejando tu habitación. Jason se inclinó hacia delante. —Pon el tenedor en el plato. 21 0 . Una de las pocas cosas que él y el viejo Conde tenían en común. —Como quiera. Después de esto. si te veo siquiera respirar en su dirección. Le pedí encarecidamente que me ayudara a buscar mi bastón con diamantes que parecía haber perdido. ¿Ha quedado claro. le disgustaba profundamente el hombre. Mientras que encontraba a sir Daniel encantador y una buena compañía. Sir Daniel caminó alrededor de Jason y salió de la habitación. Con las cejas levantadas. y reflexionó sobre la extrañeza de la visita de sir Daniel. y ¿por qué cree necesario relacionar esa información conmigo? —Sabes por qué. —Sir Daniel dejó caer su servilleta y se puso de plana—.Con su boca llena una vez más. hombre. Una vez que la puerta se cerró detrás de Olivia. —Su mandíbula se tensó. —¿Sí? —No permitimos que nuestros huéspedes pierdan tiempo con los sirvientes. debo prepararme para un paseo con su bella esposa. sí. sir Daniel se limpió la boca y Jason le dio su atención. sir Daniel asintió y volvió su atención a su desayuno. —Debes dejar en paz a todas las criadas en esta casa. Si me disculpa. Debe referirse a la joven Katie. Cómo le disgustaba este hombre. Olivia puso a un lado el libro que estaba leyendo y se levantó para mirar por la ventana de su dormitorio. Mantén tu atención lejos de mi esposa. y fue por el mero hecho de que estaba adelante. personalmente lanzaré tu trasero fuera.

Olivia intentó liberarse bruscamente. Un grito sólo le conseguiría una bala entre les ojos. mi querida. Jason estaría lejos de la casa hasta la hora de cenar. Instintivamente. ¿A salvo?¡Qué extraño concepto! Sacudiéndose sus pensamientos. —Cierre la puerta. No llame a nadie. la mayor parte es de los sirvientes estaba escaleras abajo. Él apretó su abrazo y la arrastró más al interior de la habitación. mi padre despotricó sobre el dinero que había perdido jugando contra su hermano. —He preguntado qué está haciendo. Tengo una pistola. Su paseo había ido bien. Abrió la puerta de la biblioteca para ver a sir Daniel en la silla de Jason. Alarmada por la expresión de su cara. se levantó. mi Lady. Liberada de su agarre. y ella se deslizó por su cuerpo. —No diga una palabra. Sir Daniel miró hacia arriba. ¿No es eso a lo que siempre se reduce. sir Daniel había dejado la silla y puesto una sudorosa palma sobre su boca. —¿Qué está haciendo? —Olivia dio un paso dentro de la habitación. Estaba seguro de que había un testamento del abuelo de su marido que le dejaba a mi padre una gran cantidad de dinero que el 21 1 . Olivia salió de su habitación. pero en unos segundos. —Sí. pero no se había dado cuenta de lo tensionada que había estado en su presencia hasta que habían llegado a salvo de vuelta a la mansión. —Dinero. mi Lady? —Se inclinó. Durante años. y en este momento del día. se volvió para irse. no dudaré ni por un minuto en usarla. y por mucho que me guste. Se acercó a su oído. Se pasó la lengua por los labios secos. mi Lady. susurrándole al oído—. La soltó. Envolviendo un brazo apretadamente debajo de sus senos.ahí había algo sobre él en lo que no acababa de confiar. cerró la puerta y se irguió. rebuscando entre los papeles en un cajón de su escritorio. y él estaba parado sosteniendo una pistola hacia ella. Sus pies se deslizaron sobre un montón de papeles. aterrizando con una sacudida sobre sus piernas. la arrastró contra su pecho. —¿Qué está haciendo aquí? ¿Qué es lo que quiere? Se encogió de hombros.

—Usted le dejará una nota. y no he llegado a nada. y no quería hacer nada para empujarlo por el borde. Su vida estaba en peligro. No. Sir Daniel lo mataría en un instante. —Tragó saliva varias veces—. sus ojos desplazándose de ida y vuelta. mejor sería la probabilidad de que Jason llegara a casa y la buscara. causando que el corazón de Olivia se elevara rápidamente a su garganta—. por días. El hombre estaba obviamente desequilibrado. por supuesto. sus ojos iluminándose. y aún así la arrastraría a Londres. ¡Su propio hermano! Eso es lo que quiero. —Negó con la cabeza—. y tengo el derecho de vivir la vida en la que he nacido sin que siempre me persigan. se humedeció los labios. Por mucho que no quisiera salir con este hombre vil. Y la nota tiene que convencerlo de no venir detrás de usted. He visto a Jason con ella una o dos veces. ¿Cree usted que puedo simplemente salir por la puerta? ¿Que mi marido no preguntará dónde estoy. Su mano fue a su garganta. ¿Por qué me necesita? —A pesar de la opinión de su marido. Tenía que convencerlo de que cualquier papel que buscara no estaba allí. cuanto más tiempo se quedaran aquí. Una gran cantidad de dinero. La estudió por un momento. vendrá conmigo. Ella juntó las manos para mantenerlas quietas.viejo Conde se había robado. —Me echarán en falta. —Hizo un gesto con la pistola en su dirección. —Sir Daniel retrocedió y se apoyó en el mostrador—. —¿Qué quiere decir? No puedo ir con usted a Londres. Tal vez ahí es donde está el testamento. Tenía que sacarlo de la casa. Olivia tomó respiraciones profundas para calmarse. Sir Daniel se enderezó. Viene conmigo. Sir Daniel la miró por un momento. qué me ha pasado? Enviará a los arqueros de todos modos. Necesito dinero. 21 2 . —Levántese. He buscado aquí —Señaló con la mano con la pistola a su alrededor. —Sí. En el momento en que me vaya de aquí. no soy tonto. Debo a acreedores. La casa de Londres. tendrá a los arqueros corriendo detrás de mí. Intentando sonar calmada. —Hay una caja fuerte en la casa de Londres.

mi Lady? —Malcolm se quedó de pie en la puerta mientras ellos descendían. mataré a uno de sus sirvientes. Olivia se apoyó contra el cuero suave del asiento mientras el coche avanzaba. todo estaría perdido. —Escriba una carta a mi querido primo.—Llame a una doncella. También dígale al cochero de Coventry que esté listo para un viaje a Londres. Y si levanta alarma. —Le entregó las cartas al mayordomo—. él empujó a Olivia con el arma. Rezó porque Jason leyera los mensajes silenciosos que le había dejado. Hágalo. Con las piernas temblorosas. escribió lo que sir Daniel quería. 21 3 . Lo miró. Estaría muerta y Jason amargado y triste. buen hombre. una sonrisa en su rostro. Olivia llamó a una doncella y con la pistola de Sir Daniel contra la espalda. Dígale que hemos sido amantes. Con sus ojos llenos de lágrimas. —Bien. y le entregó el papel. segura ahora de que él no necesitaba matarla. La mataría. Ahora vámonos. —Cuando vaciló. Vea que su señoría reciba esta carta. Su corazón continuaba golpeando como si quisiera escapar de los confines de su cuerpo. —Ella no va a regresar. Que sea rápido. Es hora de que le reembolse por todos los desaires contra mí y mi padre. —¿Volverá pronto. Dios mío. Él parpadeó rápidamente cuando sir Daniel puso el brazo alrededor de Olivia y la acercó a su lado. no tendría más uso para ella. Después de que la doncella se fuera. sus cejas fruncidas por la extraña petición. La empujó por las escaleras y la dirigió al carruaje. Él agarró la bolsa que la criada había preparado y la empujó hacia la puerta y escaleras abajo. Si no. una sonrisa apareciendo sobre su rostro. ¿cómo saldría de esto? Una vez que sir Daniel se diera cuenta de que no había testamento. y lo creerá de seguro. y hágalo creíble. Apretó las manos en su regazo para que dejaran de sacudirse. Dígale que está huyendo conmigo. él empujó la pistola contra su costado—. Dígale que traiga papel y lápiz y que empaque algunas cosas para un viaje. la abarrotó de instrucciones. Sir Daniel siguió sosteniendo la pistola apuntando hacia ella. —Londres.

el bastardo la había secuestrado. ¿puedo entrar primero? —Su sonrisa se desvaneció cuando observó el rostro ceniciento del mayordomo—. Dejó las cartas. —¿Cuánto tiempo hace que su señoría y sir Daniel se fueron? —Se fueron en su carruaje hace unas dos horas. Podía ser un tonto al creerlo así. recogió la carta y continuó. Por favor. Tengo una carta para usted. 21 4 . —Buenas noches. le estoy dejando. y su plan para volver en breve a Londres. el mayordomo entró en la habitación. Me he tomado la libertad de tener un caballo preparado para usted. —Gracias. —¿Su señoría? —Malcolm le siguió. pero Olivia no lo había dejado de buena gana. —Sí. Jason se volvió. A todos los efectos. Jason rompió el sello de la carta y se sentó abruptamente en el sillón de cuero detrás de su escritorio mientras leía las primeras líneas lentamente. O. Su corazón latía con fuerza. Sir Daniel y yo hemos sido amantes y he decidido rehacer mi vida con él. —Sus músculos del estómago se tensaron. —Sí. —Por los cielos. Le había dicho a sir Daniel que se mantuviera alejado de Olivia. Algo estaba mal. Dejó esto para usted. Su afirmación de que continuará viendo a su amante. mi Lord. —Jason pasó junto al mayordomo. Malcolm. —¡Malcolm! Al parecer esperando justo fuera de la puerta. dejándome sola aquí otra vez… tiene un factor en mi decisión. Y las dos últimas frases eran su manera de hacérselo saber. No volveré. No había esperanza para nuestra boda. —Traiga de vuelta a nuestra señora. Volviendo a la mesa. —Gracias. no me siga. ¿Qué sucedió? —Su señoría partió con sir Daniel hace unas dos horas. mi Lord. Estaré en la biblioteca.Jason subió los escalones mientras Malcolm aparecía en la puerta principal. caminó hacia el aparador y se sirvió un brandy con manos temblorosas. J. y se dirigió a la puerta. —Le entregó las cartas dobladas y selladas a Jason.

Después de varias horas en la carretera. No trate de hacer algo tonto. Si se lo hubiese dicho cuando él se lo había confesado. Y eso estaría en su conciencia. Olivia seguía mirando hacia fuera a la negrura de la noche a través de la ventanilla del carruaje mientras su mente corría. —¡No soy su esposa! Y desde luego que no voy a compartir una habitación con usted —susurró Olivia en voz baja mientras sir Daniel aumentaba la presión sobre sus hombros y la hacía avanzar hacia el comedor al que la mujer del posadero los llevó. Se acercaron al posadero que los saludó con entusiasmo. Y su señoría quisiera un baño —continuó él. No me molestaría en absoluto matar a uno de los taberneros. 21 5 . No piense atraer mi ira sobre ustedes. apretó la pistola contra su costado cuando entraron en la ruidosa posada. ¿Comprendería Jason su mensaje? ¿O estaría tan lastimado por las primeras líneas que no seguiría leyendo? Era lo único que podía pensar para hacerle saber que no lo había traicionado. está cansada y sobreexcitada. Había alejado su corazón de él durante mucho tiempo. —Mi esposa y yo requerimos de un comedor privado. querida. que estaba profundamente enamorada de él. ¿Realmente le dispararía a una de estas personas inocentes si yo gritara? Él se inclinó y le susurró al oído: —Puedo ver su mente trabajando. asintió. Sir Daniel dio un golpecito en el techo del carruaje. Sir Daniel miró por debajo de su nariz al hombre. Sir Daniel miró alrededor de la habitación. El posadero se apartó el cabello y se inclinó. Con los labios apretados. Una vez más. —Olivia jadeó y sir Daniel clavó en sus costillas la pistola—. él nunca creería las mentiras en esa carta. Un baño caliente y una suave cama la restablecerán —dijo con voz elevada. —Mi querida. Debería haberle dicho cómo se sentía. saliendo corriendo para cumplir con su pedido. —Vamos a descansar aquí la noche.

la mujer del posadero le mencionó que su baño estaba listo en su habitación de la planta alta. Obviamente sir Daniel no querría dejarla salir de su vista. —Asintió hacia la mujer y apartó la silla de Olivia. —Hermosa. pero su mayor temor era compartir una habitación con él y la mirada de lujuria en sus ojos. El baño es suyo. Cerró la puerta con suavidad y la cerradura hizo clic. ¿No es así. sin querer que ese miserable hombre supiera el dolor que le causaba. Una vez arriba. Después de una comida de estofado de pescado. Las lágrimas brotaron de sus ojos. pan caliente. le dio unas palmaditas a la joven en la cabeza y se volvió hacia la mujer del posadero—. Olivia tomó aire a través de sus dientes apretados cuando él se retiró y empujó su brazo hacia atrás. ¿Por qué había pensado en él como encantador y de buena compañía? ¡Qué tonta había sido! —Acompañaré a mi esposa arriba. situada en frente de una chimenea con un fuego. 21 6 . Donde estaré junto a usted en un corto tiempo. Su estómago rodó. la empujó hacia la habitación donde había una amplia bañera en el centro. querida? —Tiró a Olivia más cerca. La ancló contra él una vez más y los movió hacia adelante. comía un plato de sopa. Olivia se cruzó de brazos y levantó la barbilla. queso y fruta que sir Daniel devoró y Olivia revolvió su plato. —No me importa lo que usted desee. —No quiero bañarme esta noche. esa es nuestra Gertie. —Sí —susurró ella. Sir Daniel se apoyó contra la puerta cerrada. —Sí. plenamente consciente de la advertencia. ¿Su hija? La mujer sonrió. —Es usted un hombre vil. y parpadeó rápidamente. con los brazos cruzados. Haga de ella lo que quiera.—Mi primer disparo será dirigido a la niña. como la cama. Una vez que estuvieron al fondo de la ruidosa y amplia sala común. muy probablemente la hija de los dueños. mi lady. Jason vio las luces de otra posada a unos pocos kilómetros de distancia. sir Daniel se detuvo. donde una niña pequeña. No es de extrañar que mi esposo le desprecie. y cruel. estirándola hacia arriba. —Asintió hacia la pared del fondo.

El humo. donde una gran variedad de papeles estaban esparcidos por el suelo y dos cajones de la mesa a la izquierda se encontraban vacíos. Olivia no se había ido de buena gana. preguntándose si se habrían detenido para la noche o si habrían seguido adelante. Se deslizó por las escaleras. captó un movimiento. sus hombros moviendo hombres a un lado mientras serpenteaba entre la multitud. Jason ahora tenía dudas del motivo de la visita de sir Daniel. La confusión radicaba en el por qué él se llevaría a Olivia si había encontrado lo que fuera que había estado buscando. saltando y rodando. Sir Daniel subía corriendo las escaleras. La sala común tenía decenas de hombres en varios estados de embriaguez. Voy a estar aquí por un rato. Se detuvo delante de la posada e inmediatamente vio a su cochero. Su corazón tronó al ritmo de los golpes. —He preguntado dónde está ella. levantándolo y lanzando un puñetazo en su suave estómago. La fuerza de su voz silenció la habitación. vasos y sillas fuera del camino. Jason resopló antes de estrellar su puño derecho contra la cara de sir Daniel. dale a mi caballo un buen masaje y algo de alimento. Jason entró pasando las mesas. sin ver a sir Daniel. Lo que fuera que sir Daniel quisiera. Malcolm había confirmado que los dos salieron de la casa después de pasar tiempo en la biblioteca.Se había detenido en las dos últimas sin suerte en su búsqueda de Olivia y sir Daniel. Con su sangre bombeando. y se trasladaron fuera de su camino. Echó un vistazo a la habitación. una vez que lo tuviera. —¿Dónde está mi mujer? —Olivia está conmigo. el ruido y el olor de la cerveza le saludaron. Jason se estrelló atravesando las mesas delante de él. —Jason le lanzó una moneda al chico e inhaló profundamente. golpeando hombres. Ya no desea estar casada con usted. Jason lo siguió abajo. —¡Olivia! —gritó por encima del estruendo. muchacho. Varias miradas duras cayeron sobre su mandíbula tensa y postura rígida. 21 7 . había gran posibilidad de que la matara. haciéndolo retroceder. Por la esquina de su ojo. se acercó a la puerta y la abrió. Saltó la barandilla y agarró a sir Daniel por su pechera. —Tú. Frustrado. reflexionaba si debería perder tiempo comprobando una parada más.

—Sir Daniel jadeó las palabras y alzó sus manos para cubrir su rostro. 21 8 . Después de encontrar la puerta cerrada con llave. los próximos pasos de su cuerpo serán hacia su entierro. Tercera habitación. Jason corrió escaleras arriba.—Arriba. y pateó la puerta abierta. justo a tiempo para ver a su esposa trepar por la ventana. —Si todavía está aquí cuando baje. echando un vistazo a los números de las habitaciones en las desgastadas puertas de madera mientras caminaba por el pasillo hasta que llegó al número tres. dio un paso atrás.

—Sus manos le dolían donde agarraba la sabana mientras se balanceaba de un lado al otro. Olivia rodó los ojos. Sus dedos se relajaron un poco. —¿Qué. —No te puedo agarrar. y se le revolvió el estómago cuando se deslizó unos centímetros más. Las cabezas se volvieron hacia él al llegar a la parte inferior. la punta de los dedos a una ligera distancia de su cabeza. El posadero intentó detenerlo. podría arrastrarla contra las piedras del edificio. —¿Supongo que si pensara realmente. Alargó la mano hacia ella. Su cadera y piernas golpearon el lado del edificio mientras empuñaba las sabanas que había atado. Abrió la boca y se deslizó varios centímetros. estrellándose en el edificio. pero le restó importancia. La visión de Olivia deslizándose de la ventana le daba miedo como ninguna otra cosa en su vida. Esta idea no había sido una de sus mejores. en el nombre del cielo. usted podría determinar lo que estoy haciendo? —Honestamente. Ouch—. Se asomó por debajo de ella en la distancia al suelo y el corazón le latía con fuerza. estás haciendo escalando por la ventana? — La cara de Jason la miró desde arriba. podía estar muerta por la caída. mi lord. Jason corrió desde la habitación. Si utilizara la sabana para tirar de ella hacia arriba. 21 9 . a veces los hombres podían ser tan frustrantes. tomando las escaleras de dos en dos. No tenía ninguna intención de colgar aquí mientras Jason se dirigía escaleras abajo. —No pienso caer. y sus brazos se sentían como que estaban estirados sobre una rejilla. se encontraba asustada. Si no llegaba a ella a tiempo. Tenía frío. pero no te muevas voy a bajar para encontrarme contigo.26 —¡Jason! —gritó Olivia mientras su trasero se deslizaba desde el alféizar de la ventana—.

A medida que Jason se apresuraba por la sala. —El mío también. Jason echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. y luego se había arrastrado a su manera en su corazón. devorando su suavidad. —Sus labios rozaron los de ella mientras hablaba. Apoyó su frente contra la de ella. —Ella extendió la mano y acarició su mejilla—. —¿Significa esto que has cambiado de opinión acerca de confiar en mí? Olivia se apartó de él y entrecerró los ojos. No quise decir nada de lo que escribí en esa nota. —No. —Justo a tiempo —dijo entre bocanadas de aire. Parece que su señoría ha hecho una tonelada de cosas y se ha enamorado de su esposo. —¿No? ¿No tienes la intención de huir con sir Daniel? Sus hermosos ojos violetas se llenaron de lágrimas. pasó el joven mozo de cuadra que hablaba con sir Daniel quien tenía un trapo con sangre en la nariz. Cerró los ojos y se estremeció. y si no lo proteges. Jason inclinó la cabeza y tomó posesión de su boca. —Dios mío. —Sí. voy a perseguirte y hacerte daño. Te voy a dar mi corazón. Olivia envolvió sus brazos en su cuello. Corrió a la vuelta justo cuando Olivia gritó y sus manos se resbalaron. El aire húmedo de la noche lo envolvía mientras caminaba desde el edificio. Se lanzó hacia delante y gruñó mientras la agarraba. 22 0 . Movió su boca sobre la de ella. mi Lord. y le devolvió el beso con una ferocidad que nunca había sentido en ella antes. Cómo le gustaba esta mujer que había sido impuesta sobre él por edicto del viejo Conde. mi corazón casi dejó de latir cuando te vi caer.

Jugó con el cabello sedoso en la parte superior de la corbata. —¿Alguna noticia sobre sir Daniel? No se había oído del hombre desde la fatídica noche en la posada. 22 1 . entonces creaste otro cuando me di cuenta de que habías sido arrebatada de mis brazos. —Tengo algo importante que decirte. Deslizó sus cálidos labios sobre su piel. haciendo que sus pezones recién sensibilizados se contrajeran casi dolorosamente. entrelazó los dedos detrás de su cuello. Todavía no puedo creer todo ese incidente. Pero. —¿Y la casa de Londres? —Aun siendo vigilada. El mozo de cuadra les había dicho que se había apresurado a irse. Olivia se movió alrededor de la gran mesa y se subió a su regazo. La tensión comenzó en el estómago. tu pequeño mensaje alivió un dolor. Todavía no estaba seguro de si había capturado tu corazón. El pobre idiota desquiciado nunca debería haber escuchado las divagaciones de su padre. Mi padre nunca tuvo un agrado por sir Daniel o su padre. —Puede esperar. robó uno de sus caballos y huyó en la noche. pero jamás me hubiera imaginado que iba a hacer algo tan tonto. —No. Dejó de lado los rizos que habían caído de su nudo.Epílogo Varias semanas más tarde Olivia estudió a Jason desde la posición en la puerta de la biblioteca mientras examinaba la carta de sus abogados. Jason tiró de ella hacia atrás. amor. Deslizando sus palmas hacia arriba de su ancho pecho. No hay noticias de ese sinvergüenza. —¿De verdad creíste que te dejaría? —Sólo por un momento. —Jason negó con la cabeza—. y antes de que ella se perdiera en él. puso sus manos sobre su pecho y lo empujó.

—¿Te he dicho últimamente cuánto te amo. Él la estudió por un momento. sosteniéndola contra él y apoyó la barbilla en su cabeza. mi lady? —Sí. Esto es importante. Fin 22 2 . —No. pero no me canso de escucharlo. con las cejas arqueadas. —Parece ser que en unos meses será el momento de establecer nuestro cuarto de bebé. Jason suspiró y se apoyó en la silla. mi Lord Arrogante. sus ojos iluminados. Entonces la tomó en sus brazos.Ella se rió y se alejó más. El calor subió a su cara mientras ponía su mano sobre su vientre.

volviéndola de una ingenua mujer literaria a una encantadora debutante. entonces. Mientras la familia de Drake hace más de Penelope.Próximo Libro El dilema del Duque (Caótico Mercado Matrimonial #2) Callie Hutton 22 3 Londres 1814… Drake. sobre todo si se descubre que ha estado fingiendo ser un hombre dentro de la comunidad científica. A pesar de las lecciones de baile y vestidos nuevos. ¿Por qué. él es puesto a presentarla a la sociedad y a los solteros elegibles. y digna del título de Duquesa. Una botánica seria. le resulta tan difícil resistirse a ella? . quiere una mujer que no quiera la emoción inútil del amor. sobre todo. por lo que estar obligada por su tutor a participar en la Temporada para encontrar un esposo es una tortura. sofisticada. Él quiere una mujer que esté preparada. Ella nunca va a encajar con la alta sociedad. ella no tiene ningún deseo de casarse. Socialmente torpe. duque de Manchester está buscando en el mercado matrimonial una novia perfecta. la señorita Penelope Clayton no es para el matrimonio. Pero. Penelope es lo contrario a serena y sofisticada mientras ella tropieza de un percance a otro.

tanto en persona como virtualmente. dos hijos adultos. dos nietos y su mejor porrista marido. una nuera. pasar tiempo con sus dos adorables nietos gemelos de dos años y descubrir nuevas aventuras.calliehutton. reunirse con lectores. Vivir en el medio oeste proporciona innumerables oportunidades para que Callie persiga sus intereses: investigar historias. Encuéntrela en línea en: www. no todos en la misma casa!).com 22 4 . (¡aunque por suerte.Sobre la Autora Callie vive en Oklahoma con varios perros de rescate. Callie adora tener noticias de los lectores y da la bienvenida a la oportunidad de hacerse amigos.

Related Interests