Shesy Vargas Alarcón

Shesy Vargas Alarcón (Diciembre 2004 - 2 Enero 2017)
De Shesy podemos decir tantas cosas, era una perrita
con un alma buena, libre, independiente, autónoma,
decente, tranquila, alfa, respetuosa, inteligente, dócil,
Hija de Shaila y Charly, sobrina de Shakira, los perros
de Marilyn, Giovanni, Ernesto, Adolfo y Alberto,
La menor de ese parto, la única hembra y la única negrita,
Se educó fácil y rápidamente,
Cuando dormíamos, ladraba bajito o no lo hacía,
Comía de su plato cuando le echaban su comida, no velaba!
Bajaba a la acera y a la calle 2 o 3 veces al día, y subía sola,
ladraba una vez y esperaba que le abrieran la puerta,
hacía sus necesidades en la grama que encontrara,
paseaba alrededor del edificio, a su antojo,
Siempre le corría atrás de los motoristas,
Cuando sonaban las llaves salía de donde estuviese,
Dormía debajo de nuestra cama en las noches mayormente, en el día dormía en la cama de Vladimil, de Cristian, o de
Sabrina, Les tocaba la puerta para poder entrar a su habitación, y ellos le decía sube,
Le gustaba acostarse en el mueble de Elpidio en el balcón, donde pasaba mucho rato, el mío lo respetaba,
Últimamente le fascinaba tomar el agua de las macetas de nuestras plantas,
Subía a la azotea a solearse, eso era su decisión, allí comía plantas para limpiarse su estómago,
Le fascinaba la playa, la arena, nadar, también los ríos y manantiales, le gustaba ir de excursiones con la familia,
Shesy corría suelta con Elpidio, le daba la vuelta al parque del este, o le daba la vuelta a la plaza de la salud,
Sabía donde quedaba el veterinario que le cortaba las uñas, y por ahí si no era amarrada, no pasaba,
Mataba ratones de una sola mordida, su tío Noé la invitaba a su casa para deshacerse de ratoncitos que aparecían por su
patío,
Cuando nos íbamos de viaje, se quedaba con sus tíos Noé y Miriam, y sus primos Rosangel y Fernando, se sentía en familia,
Siempre anduvo suelta en su casa, se movía con libertad, cuando andábamos a pié por la calle ella iba suelta,
Se dejaba bañar, pero no era que le fascinaba,
Cuando me extrañaba, se sentaba en mi mueble favorito y se subía a mi cama,
Nunca salió preñada, y creo que tuvo relaciones 2 o 3 veces nada más, porque sabíamos que le gustaba los perros grandes
y callejeros, que sepamos se enamoró 2 veces, y la dejamos tener relaciones,
Nunca se le gritó, bastaba con silbarle o llamarle, Shess,
Con ella no peleamos casi nunca, no daba motivos,
Me hablaba, me pedía, y yo la entendía,
En muchos de mis momentos de tristeza, sentí su mirada de consolación y su compañía,
Por mucho tiempo le gustó sentarse en mis piernas,
Todos nosotros teníamos un lugar especial en su vida,
Nunca se perdió, y miren que anduvo mucho y suelta,
Fue de los perros que jugó a las carreras, ya fuera atrapando o que la atraparan,
Fue clasista y racista, no le gustaban los que olían a pobre, ni los prietos, a esos le ladraba,
Fue una perrita seria y madura, cuando los niños le hacían gracia siempre debía decirle, Shess,
Mordió ligeramente a dos o tres personas, y un niño se fracturó una pierna corriéndole por susto,
Shesy, tu familia y quienes te conocieron te recordarán por siempre, pues contigo sentimos amor, paz, seguridad , alegría,
y armonía.
Escrito por Sara Alarcón Afón

Related Interests