´Indice

1. Introducci´
on

3

2. Principio Cosmol´
ogico y Ecuaciones de Friedmann

4

3. Curvatura y variedades maximalmente sim´
etricas

12

4. Correspondencia (A)dS/CFT

19

5. Ap´
endice: Sistemas de coordenadas en de Sitter
5.1. Coordenadas globales . . . . . . . . . . . . . . . .
5.2. Coordenadas conformes . . . . . . . . . . . . . . .
5.3. Coordenadas planares . . . . . . . . . . . . . . . .
5.4. Coordenadas hiperb´olicas . . . . . . . . . . . . . .

23
23
23
24
25

6. Bibliograf´ıa

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

.
.
.
.

26

2

1.

Introducci´
on

Cuando en 1915 Albert Einstein introdujo al mundo su Teor´ıa General de la Relatividad, una de las primeras preocupaciones fue encontrar soluciones exactas a las ecuaciones
de campo de Einstein. Un a˜
no despu´es, Karl Schwarzschild encontr´o la primera soluci´on
exacta no trivial a estas ecuaciones [1], la conocida m´etrica de Schwarzschild, que asume
una simetr´ıa esf´erica espacial y es capaz de describir el campo gravitatorio generado por
un agujero negro est´atico y neutro.
Debido a la no linealidad de estas ecuaciones, la dificultad para encontrar soluciones
depende de las condiciones de simetr´ıa que se impongan de antemano para resolverlas.
Asumiendo un universo homog´eneo e is´otropo (condici´on que se conoce actualmente
como el Principio Cosmol´ogico), en 1922 Alexander Friedmann [2] y posteriormente
Georges Lemaˆıtre [3], encontraron las primeras soluciones cosmol´ogicas a las ecuaciones
de Einstein, para las cuales el universo pod´ıa contraerse o expandirse. Sin embargo,
entonces se cre´ıa que nuestro universo es est´atico, por lo que Einstein hab´ıa introducido
un t´ermino adicional en sus ecuaciones que explicar´ıa esta caracter´ıstica, la constante
cosmol´ogica Λ [4].
Con este t´ermino, las ecuaciones de Einstein toman la forma
1
(1)
Rµν − Rgµν + Λgµν = 8πGTµν
2
gµν es el tensor m´etrico que utilizamos para definir distancias en el espacio-tiempo
como ds2 = gµν dxµ dxν ; Rµν y R son el tensor y el escalar de Ricci respectivamente,
que dependen de la m´etrica y de sus derivadas hasta segundo orden; Tµν es el tensor
de energ´ıa-momento, que da cuenta de la densidad de energ´ıa y momento, as´ı como de
la presi´on y viscosidad presentes; y Λ es la constante cosmol´ogica, cuyo valor positivo
genera una repulsi´on que puede contrarrestar el efecto atractivo generado por la materia
convencional.
Sin embargo, en 1929 Edwin Hubble descubri´o que el universo se encontraba en expansi´on [5], por tanto la constante cosmol´ogica dejaba de ser necesaria, y pas´o a ser
denominada por Einstein como ((el mayor error de su carrera)). Pasaron casi 70 a˜
nos hasta que en 1998 el High-z Supernova Search Team [6] y el Supernova Cosmology Project
[7], analizando el redshift de las supernovas tipo Ia, descubrieron que no s´olo el universo
se encontraba en expansi´on, sino que ´esta se ve´ıa acelerada y por tanto, es necesaria la
presencia de una ((Energ´ıa oscura)) cuyo car´acter repulsivo explique este fen´omeno. La
constante cosmol´ogica es, de esta forma, nuevamente retomada como posible, aunque no
u
´nica, soluci´on.

3

No obstante, antes de las evidencias observacionales, ya en 1917 Willem de Sitter [8]
trabajaba con la hip´otesis de un universo en ausencia de materia dominado por una
constante cosmol´ogica positiva. La soluci´on para un universo homog´eneo e is´otropo con
estas condiciones es lo que se conoce como espacio de de Sitter, el cual resulta ser un
caso particular de las soluciones de Friedmann y Lemaˆıtre.
Matem´aticamente podemos definir este espacio (de dimensi´on d + 1) como el hiperboloide embebido en un espacio-tiempo Minkowskiano con una dimensi´on espacial adicional
Rd+1,1 , tal que cumple
ηAB X A X B = l2

(2)

ηAB es la m´etrica de Rd+1,1 de signatura (− + + + +...), X A son sus coordenadas con
esta m´etrica y l es el par´ametro car´acter´ıstico del hiperboloide, que se puede relacionar
.
con la constante cosmol´ogica como l2 = d(d−1)

2.

Principio Cosmol´
ogico y Ecuaciones de
Friedmann

Para estudiar la importancia de esta variedad hemos de analizar la din´amica de nuestro
universo asumiendo distintas hip´otesis. Primero consideramos el Principio Cosmol´ogico,
que establece que a distancias suficientemente grandes el universo es espacialmente homog´eneo e is´otropo. La confirmaci´on experimental viene determinada, en primer lugar,
por las fuentes de radio extragal´acticas, cuya densidad es similar en cualquier direcci´on
que observemos, salvo a lo largo de la V´ıa L´actea, ya que ´esta es opaca frente a este tipo
de radiaci´on.
Pero la mayor evidencia del Principio Cosmol´ogico la da la radiaci´on del Fondo C´osmico de Microondas (CMB), el cual ha sido observado tanto por el COBE (COsmic Background Explorer) como por el WMAP (Wilkinson Microwave Anisothropy Probe). El
u
´ltimo de ellos ha mostrado que las fluctuaciones en la temperatura a lo largo de todas
las direcciones son del orden de 10−5 K sobre una temperatura media de unos 2, 725 K,
confirmando de esta forma la homogeneidad e isotrop´ıa de nuestro universo [9].
El Principio Cosmol´ogico nos permite realizar foliaciones en el espacio-tiempo de la
forma R×Σ, donde R representa la direcci´on temporal y Σ es una variedad d-dimensional
homog´enea e is´otropa, es decir, con m´axima simetr´ıa, lo cual nos permite tomar una
m´etrica de la forma:

4

ds2 = −dt2 + a2 (t)γij (u)dui duj ,

(3)

donde t es el par´ametro de R, correspondiente con el tiempo y que, tomando la velocidad
de la luz c = 1, presenta unidades de longitud; ui son las coordenadas de Σ y γij es su
m´etrica, que al tener simetr´ıa esf´erica podemos escribirla como
dσ 2 = γij (u)dui duj = e2β(r) dr2 + r2 dΩ2d−1 ,

(4)

2
siendo dΩ2d−1 = dθ12 +sin2 θ1 dθ22 +...+sin2 θ1 ... sin2 θd−2 dθd−1
la m´etrica de una d−1-esfera.
Adem´as, como presenta m´axima simetr´ıa, ha de cumplir

Rij = 2kγij ,

(5)

con k constante. Si hallamos el tensor de Ricci a partir de γij tenemos:
Rij = diag  

2
−2β
−2β
2
∂r β, e (r∂r β − 1) + 1, [e (r∂r β − 1) + 1] sin θ1 , ... ,
r

(6)

con lo que mediante (5) comprobamos como

1
β(r) = − log(1 − kr2 )
2
es la soluci´on buscada, de modo que la m´etrica espacio-temporal queda:
2

2

2

ds = −dt + a (t)  

dr2
2
2
+ r dΩd−1 .
1 − kr2

(7)

(8)

Esta es la denominada m´etrica de Robertson-Walker, donde podemos hacer los cambios
k
|k|
p
r →
|k|r
a
a → p ,
|k|

k →

(9)

con lo que k s´olo tomar´a los valores +1,0 o´ -1, indic´andonos la curvatura espacial. La
funci´on a(t) se conoce como el factor de escala, que nos indica c´omo var´ıan las distancias
espaciales en Σ respecto al tiempo.
Para el caso k = 0 tenemos un espacio plano cuya m´etrica es
dσ 2 = dr2 + r2 dΩ2d−1 ,

5

(10)

el cual puede corresponderse con una variedad no compacta como Rd o bien una variedad
compacta como un d-toro S 1 × S 1 × S 1 × ....
Para el caso k = +1 la curvatura ser´a positiva y se habla de espacio ((cerrado)). Si
realizamos el cambio r = sin ψ la m´etrica espacial queda
dσ 2 = dψ 2 + sin2 ψdΩ2d−1 ,

(11)

correspondiente a una d-esfera S d .
Y para k = −1 la curvatura es negativa y hablamos de espacio ((abierto)). Realizando
el cambio r = sinh χ la m´etrica en Σ nos queda
dσ 2 = dχ2 + sinh2 χdΩ2d−1 ,

(12)

que se corresponde con la de un d-espacio hiperb´olico de curvatura negativa y constante.
Una vez obtenida la m´etrica de Robertson-Walker, para estudiar su din´amica recurrimos a las ecuaciones de Einstein (1), con lo que hemos de hallar el tensor y el escalar
de Ricci a partir de esta m´etrica. En primer lugar se calculan los s´ımbolos de Christoffel
Γµνρ mediante
1
(13)
Γµνρ = g µκ (∂ρ gκν + ∂ν gκρ − ∂κ gνρ ) ,
2
donde g µν es la matriz inversa de gµν tal que g µν gνρ = δρµ . A partir de ellos el tensor de
Ricci se obtiene de la forma:
Rµν = ∂ρ Γρµν − ∂ν Γρρµ + Γρρσ Γσµν − Γρνσ Γσρµ

(14)

y el escalar de Ricci contrayendo el anterior:
R = Rµ µ = g µν Rµν .

(15)

En nuestro caso las componentes no nulas del tensor de Ricci son

R00

=

R11

=

R22

=

R33

=

R44

=
···

a
¨
a

a + (d − 1)a˙ 2 + (d − 1)k
1 − kr2
r2 (a¨
a + (d − 1)a˙ 2 + (d − 1)k)

−d

r2 (a¨
a + (d − 1)a˙ 2 + (d − 1)k) sin2 θ1

r2 (a¨
a + (d − 1)a˙ 2 + (d − 1)k) sin2 θ1 sin2 θ2

6

(16)

y el escalar de Ricci resulta
d
(2a¨
a + (d − 1)a˙ 2 + (d − 1)k),
2
a
con lo que nuestro tensor de Einstein Gµν = Rµν − 12 Rgµν queda:
R=

G00

=

G11

=

G22

=

G33

=

G44

=
···

d(d − 1)
(k + a˙ 2 )
2a2
d−1
(2a¨
a + (d − 2)a˙ 2 + (d − 2)k)

2(1 − kr2 )
d−1
(2a¨
a + (d − 2)a˙ 2 + (d − 2)k)
−r2
2
d−1
(2a¨
a + (d − 2)a˙ 2 + (d − 2)k)
−r2 sin2 θ1
2
d−1
(2a¨
a + (d − 2)a˙ 2 + (d − 2)k).
−r2 sin2 θ1 sin2 θ2
2

(17)

(18)

Ahora analizamos el otro lado de las ecuaciones de Einstein, el t´ermino de materia.
El primer ansatz que usamos es tomar una distribuci´on de energ´ıa y materia correspondientes con un fluido ideal, por lo que nuestro tensor de energ´ıa-momento es de la
forma
Tµν = (ρ + p)Uµ Uν + pgµν ,

(19)

ρ y p son la densidad de energ´ıa y la presi´on respectivamente y U µ es la cuadrivelocidad
del fluido. Asumiendo el Principio Cosmol´ogico la homogeneidad nos indica que estas
magnitudes no depender´an de la posici´on espacial donde nos encontremos, y la isotrop´ıa
implica que el fluido estar´a en reposo, por tanto U µ = (1, 0, 0, ...). De modo que el tensor
de energ´ıa-momento para un fluido ideal bajo la hip´otesis del Principio Cosmol´ogico
queda:

Tµν



=


ρ 0 0 ...

0



0
pgij
...

(20)

(gij es la restricci´on a la parte espacial de la m´etrica (8)), o lo que es lo mismo:
T µ ν = diag(−ρ, p, p, ...).

7

(21)

Puesto que consideramos fluidos ideales, ´estos han de obedecer una ecuaci´on de estado
relacionando densidad y presi´on de la forma
p = wρ,

(22)

donde w es el factor conocido como par´ametro de estado. Existen diversas condiciones
que limitan los posibles valores de este par´ametro. En concreto, la condici´on de energ´ıa
~ de tipo-tiempo o tipo-luz apundominante estipula que para todo campo vectorial X
tando hacia el futuro, el campo vectorial −T µ ν X ν tambi´en ser´a tipo-tiempo o tipo-luz
y apuntar´a hacia el futuro, lo cual implica que la energ´ıa nunca puede ser observada
fluyendo m´as r´apido que la velocidad de la luz y restringe el valor del par´ametro de
estado a
− 1 ≤ w ≤ 1.

(23)

A partir de la ecuaci´on de conservaci´on local de la energ´ıa, ∇ν Tµ ν = Tµ ν ;ν = 0
podemos obtener la primera restricci´on a la densidad de energ´ıa y la presi´on. Tomando
la componente temporal de estas ecuaciones, aplicando la ecuaci´on de estado e integrando
obtenemos:

ρ˙ + d (ρ + p) = 0
a

ρ˙
= −d(1 + w)
ρ
a
−d(1+w)
ρ ∝ a
.

(24)

Por lo tanto, la ecuaci´on anterior nos indica c´omo se modifica la densidad de energ´ıa
de cualquier fluido ideal seg´
un var´ıa el factor de escala. Es inmediato comprobar como,
seg´
un se expande el universo, la densidad de energ´ıa decrece m´as r´apidamente para
par´ametros de estado mayores. En concreto, existen tres casos interesantes:
Polvo: La materia que estamos acostumbrados a ver, compuesta de part´ıculas masivas
(fundamentalmente bariones) movi´endose a velocidades no relativistas, y la materia
oscura fr´ıa (Cold Dark Matter), presentan una presi´on despreciable frente a su
densidad. Un ejemplo es el caso de un gas ideal de masa molar M en un volumen
V a temperatura T . Su ecuaci´on de estado toma la conocida forma p = nRT
= mRT
V
MV
donde R = 8, 314J/(K · mol) es la constante de los gases ideales, n es el n´
umero
de moles y m = n · M la masa total del gas. Puesto que la densidad de energ´ıa es
2
tenemos
ρ = mc
V

8

RT
ρ,
M c2
o lo que es lo mismo, un par´ametro de estado w =
del orden de 10−2 kg/mol, este par´ametro queda
p=

(25)
RT
.
M c2

Para masas molares t´ıpicas,

8, 314J · K −1 · mol−1 · T
10−2 kg · mol−1 · (3 · 108 m · s−1 )2
≈ 10−14 K −1 · T,

w =

(26)

que es pr´acticamente nulo para temperaturas correspondientes a energ´ıas cin´eticas
no relativistas. N´otese que para temperaturas demasiado altas este modelo no es
aplicable y por lo tanto carece de sentido suponer que para T > 1014 K vamos a
tener w > 1, ya que se violar´ıa la condici´on de energ´ıa dominante.
Sustituyendo en (24) vemos como para el polvo la densidad de energ´ıa decrece
seg´
un
ρpolvo ∝ a−d .

(27)

Este resultado es el esperado si asumimos que el n´
umero de part´ıculas no var´ıa,
el cual ha de ser proporcional a la masa total m = ρpolvo V . Mediante (4) u (8) se
deduce que el volumen espacial depende del factor de escala seg´
un V ∝ ad y por
lo tanto m ∝ ρpolvo ad ∝ a0 = cte.
Radiaci´
on: La presi´on de la radiaci´on electromagn´etica, as´ı como la de la materia relativista, s´ı que es comparable a su densidad de energ´ıa, de modo que en este caso el
par´ametro de estado ser´a distinto de cero y el comportamiento de su densidad de
energ´ıa diferir´a con la del polvo. Para hallar la ecuaci´on de estado de la radiaci´on
electromagn´etica tomamos su tensor de energ´ıa-momento
Tµν

1
=

y hallamos su traza:
T

µ

µ

1
=
4π   

(28)

= 0.

(29)

1
gµν F κλ Fκλ
Fµ Fνκ −
d+1

F

κ

µκ

d + 1 κλ
F Fκλ
Fµκ −
d+1 

En (21) vemos que la traza de un fluido ideal es T µ µ = −ρ + dp, por lo que
igualando a cero tenemos que el par´ametro de estado de la radiaci´on es

9

1
d
y por tanto la densidad de energ´ıa depende del factor de escala como
wrad =

ρrad ∝ a−(d+1) .

(30)

(31)

No s´olo disminuye la densidad de fotones con un factor a−d , adem´as la energ´ıa de
cada uno se reduce en un factor a−1 debido al ((corrimiento al rojo)) (red-shift).
Constante Cosmol´
ogica: Las ecuaciones de Einstein (1) se pueden reescribir como
Gµν = 8πGTµν − Λgµν = 8πGT¯µν , donde redefinimos el tensor energ´ıa-momento
tal que
Λ
gµν .
T¯µν = Tµν −
(32)
8πG
Por tanto, en presencia de constante cosmol´ogica podemos asignarle un tensor de
energ´ıa-momento al vac´ıo
Λ µ
δ ,
(33)
8πG ν
y compar´andolo con (21) le asignamos una densidad de energ´ıa y una presi´on:
Tvac µ ν = −

ρ = −p =

Λ
.
8πG

(34)

Vemos que el vac´ıo act´
ua como un fluido ideal con un par´ametro de estado w = −1,
lo cual es de esperar: Consideremos un sistema termodin´amico sometido a una variaci´on de volumen dV , su energ´ıa se modificar´a dE = −pdV . Puesto que la energ´ıa
del vac´ıo ha de aumentar si aumenta el volumen, la presi´on es necesariamente negativa. Adem´as, si aplicamos la ecuaci´on de Euler en el vac´ıo tenemos
− pV = E,

(35)

y como la energ´ıa total no es m´as que E = ρV nos queda:
− p = ρ.

(36)

En (24) se ve directamente como para w = −1 la densidad de energ´ıa se mantiene constante, tal y como se ve en (34). Para valores menores de w esta densidad

10

aumentar´ıa con la expansi´on, sin embargo, se violar´ıa la condici´on de energ´ıa dominante.
El pr´oximo paso consiste en tomar las ecuaciones de Einstein (1) y reemplazar los
valores de los que disponemos para el tensor de Einstein Gµν en (18) y para el tensor de
energ´ıa-momento Tµν en (20). Las ecuaciones correspondientes a las distintas componentes espaciales de la diagonal son equivalentes, con lo que obtenemos las dos ecuaciones:
d(d − 1)
(k + a˙ 2 ) − Λ = 8πGρ
2
2a

d−1
(2a¨
a + (d − 2)(a˙ 2 + k)) + a2 Λ = 8πGpa2 .
2

(37)

Si despejamos en la primera de ellas, aplicamos la ecuaci´on de estado p = wρ y
sustituimos el valor de a˙ 2 + k en la segunda, finalmente llegamos a las ecuaciones de
Friedmann:
a˙ 2 + k
8πGρ + Λ
=
2
2a
d(d − 1)
a
¨
8πGρ(d(1 + w) − 2) − 2Λ
= −
.
a
d(d − 1)

(38)
(39)

Esta u
´ltima ecuaci´on es redundante si tenemos en cuenta la ecuaci´on de conservaci´on
local de la energ´ıa (24), ya que las ecuaciones de Einstein (1) implican necesariamente
Tµ ν ;ν = 0. Derivando en (38) y sustituyendo ρ˙ = −d(1 + w) aa˙ ρ obtenemos (39).
Λ
Definiendo la densidad de energ´ıa del vac´ıo como ρvac = 8πG
, (39) nos indica que la
segunda derivada del factor de escala, la aceleraci´on del universo, ser´a positiva, a
¨ > 0,
si y s´olo si
ρ
ρvac

<

2
,
d(1 + w) − 2

(40)

donde ρ no tiene en cuenta la aportaci´on del vac´ıo a la densidad de energ´ıa. Si en cambio
introducimos el t´ermino de la constante cosmol´ogica en el tensor de energ´ıa-momento,
tal y como hemos hecho en (32)-(34), la condici´on para que a
¨ > 0 se convierte en

d(1 + w) − 2 < 0
w < −

11

d−2
.
d

(41)

Actualmente sabemos que ´esta es la situaci´on real de nuestro universo en la era en
la que vivimos, por tanto ha de existir un cierto tipo de energ´ıa cuyo par´ametro de
estado cumpla (41), a la que se le conoce como Energ´ıa Oscura. El Λ-CDM es el modelo
cosmol´ogico m´as simple que es capaz de explicar estas observaciones. En ´el la Energ´ıa
Oscura es representada por una cierta constante cosmol´ogica que, en unidades de Planck,
toma un valor aproximado Λ ≈ 10−122 [9]. Si este modelo es correcto, conforme avance
el tiempo y el universo se expanda, debido a (24) todas las densidades de energ´ıa se
anular´an asint´oticamente excepto la correspondiente a la constante cosmol´ogica. De
modo que para tiempos muy grandes, la din´amica del universo la dictar´a la ecuaci´on

a˙ 2 + k
1
=
(42)
≡ 2,
2
a
d(d − 1)
l
en la que definimos el par´ametro l, que presenta unidades de longitud.
Resolviendo (42) obtenemos el comportamiento del factor de escala del universo para
tiempos lo suficientemente grandes (tal que tengamos ρ  ρvac ), el resultado es:  

kl2 −t/l
C
t/l
a(t) =
e + 2e
,
(43)
2
C
donde C es una constante de integraci´on que ha de ser positiva por la propia definici´on
del factor de escala en (3).
La m´etrica que se obtiene a partir de (43) representa un mismo tipo de espacio sean
cual sean los valores C > 0 y k = −1, 0, +1. Esta variedad es la que hemos comentado anteriormente en (2), el espacio de ((de Sitter)). Los diversos comportamientos que
observamos en el factor de escala son resultado simplemente de distintos sistemas de
coordenadas utilizados para cubrir este espacio. De esta forma podemos tomar foliaciones espaciales de curvatura tanto positiva, negativa o nula, seg´
un sea el valor de k.
Adem´as, ´esta es una de las variedades denominadas maximalmente sim´etricas. Para
entender esta propiedad hemos de repasar el concepto de curvatura.

3.

Curvatura y variedades maximalmente
sim´
etricas

Dada una variedad pseudo-riemanniana (M, g), su m´etrica g define autom´aticamente
una conexi´on Γ mediante la ecuaci´on (13), tal que el transporte paralelo dado por esta
conexi´on mantiene la m´etrica: 

∇X g = X α ∇α gµν = X α ∂α gµν − Γβµα gβν − Γβνα gµβ = 0.
12

(44)

En una variedad sin curvatura, plana, el transporte paralelo de cualquier vector X
sobre una trayectoria cerrada no lo modifica. Sin embargo, si la variedad no es plana y
reducimos el loop a una trayectoria infinitesimal el vector se transformar´a de acuerdo a
cierto objeto matem´atico conocido como el Tensor de Riemann, seg´
un
Riem(Y, Z)X = ∇Y ∇Z X − ∇Z ∇Y X − ∇[Y,Z] X

(45)

para cualesquiera campos vectoriales Y, Z. La arbitrariedad en la elecci´on de estos dos
campos nos permite tomar aquellos cuyo conmutador se anule, en especial los correspondientes a un sistema de coordenadas. Sean Y = ∂µ y Z = ∂ν , la ecuaci´on anterior
queda
Riem(∂µ , ∂ν )X = ∇µ ∇ν X − ∇ν ∇µ X,

(46)

o bien expres´andolo a partir de sus componentes:
Rρ σµν X σ = ∇µ ∇ν X ρ − ∇ν ∇µ X ρ .

(47)

Por tanto, la curvatura de una variedad estar´a totalmente determinada por el tensor
de Riemann Rρ σµν , y ser´a nula cuando todas las componentes de este tensor se anulen.
Las componentes del tensor de Riemann pueden obtenerse a partir de los s´ımbolos de
Christoffel mediante
Rρ σµν = ∂µ Γρσν − ∂ν Γρσµ + Γασν Γραµ − Γασµ Γραν .

(48)

En una variedad n-dimensional un tensor de rango 4 presenta n4 componentes, sin
embargo en nuestro caso existen ciertas simetr´ıas que reducen el n´
umero de componentes
independientes. Directamente de la definici´on en (47) vemos como es asim´etrico respecto
a sus dos u
´ltimos ´ındices,
Rρ σµν = −Rρ σνµ .

(49)

El hecho de que la conexi´on sea sim´etrica en sus dos ´ındices inferiores, Γρµν = Γρνµ ,
implica
Rρ σµν + Rρ νσµ + Rρ µνσ = 0.

(50)

Bajando el ´ındice contravariante, Rρσµν = gρα Rα σµν , se puede obtener, por ejemplo
tomando un sistema de coordenadas localmente inercial, otra simetr´ıa:
Rρσµν = Rµνρσ ,

13

(51)

que con (49) nos permite obtener:
Rρσµν = −Rσρµν .

(52)

Combinando estas simetr´ıas el n´
umero de componentes independientes se reduce fin2 (n2 −1)
nalmente a
.
12
El tensor de Ricci y la curvatura escalar se obtienen a partir de Riemann contrayendo
´ındices directamente,

Rµν = Rα µαν

(53)

R = Rµ µ ,

(54)

y debido a (51) el tensor de Ricci resulta sim´etrico,
Rµν = Rνµ ,

(55)

componentes independiencon lo que en una variedad n-dimensional constar´a de n(n+1)
2
tes.
Veamos espec´ıficamente el n´
umero de componentes del tensor de Riemann para distintos valores en la dimensi´on de la variedad:
n = 1. Todas las curvas son planas. Un cambio de coordenadas puede convertir la m´etrica en constante, con lo que desaparece cualquier noci´on de curvatura y, por tanto
Rρ σµν = 0.
n = 2. Para superficies el tensor de Riemann s´olo presenta una componente indepen2 2
diente, 2 (212−1) = 1, que viene a ser la curvatura escalar R.
2

2

n = 3. En este caso el n´
umero de componentes independientes es 3 (312−1) = 6 = 3(3+1)
,
2
que vemos que coincide con el n´
umero de componentes del tensor de Ricci, y
por tanto conocer este u
´ltimo nos sirve para determinar toda la curvatura de la
variedad. Esta es la causa por la que en 2+1 dimensiones la gravedad s´olo existe
por contacto (asumiendo la validez de la Relatividad General). En las regiones
en las que no existe materia y si la constante cosmol´ogica es nula, mediante las
ecuaciones de Einstein (1) se obtiene un tensor de Ricci nulo, de modo que el tensor
de Riemann tambi´en es nulo y el espacio, por tanto, es plano.
n ≥ 4. Ahora existen m´as componentes independientes en el tensor de Riemann que en
el de Ricci, as´ı que el valor de ´este no restringe completamente la curvatura total,

14

el resto de componentes las da el tensor de Weyl. Son posibles distintas soluciones
de la ecuaci´on de Einstein para una misma distribuci´on de la materia, correspondientes a las posibles ondas gravitatorias, y adem´as los efectos gravitatorios se
extienden en regiones vac´ıas.
El tensor de Riemann Rρσµν se puede descomponer en tres partes distintas seg´
un sus
contracciones: una parte puramente escalar, otra correspondiente a la parte sin traza del
tensor de Ricci, y el tensor de Weyl Wρσµν , que representa el resto de componentes.
1
(gρν gσµ − gρµ gσν ) R +
(n − 1)(n − 2)
1
(gρµ Rσν − gρν Rσµ + gσν Rρµ − gσµ Rρν ) +
+
n−2
+ Wρσµν .

Rρσµν =

(56)

Obviamente, el tensor de Weyl es nulo si n < 4, ya que el tensor de Ricci determina
completamente al tensor de Riemann.
Una variedad se dice maximalmente sim´etrica si es tanto homog´enea como is´otropa, lo
cual implica que su tensor de Riemann estar´a completamente determinado u
´nicamente
por su curvatura escalar R, la cual ser´a constante en toda la variedad. Se puede demostrar
[10] que en una variedad tal ha de cumplirse
R
(gρµ gσν − gρν gσµ ) .
(57)
n(n − 1)
Esta condici´on es equivalente al hecho de que la variedad admita el m´aximo n´
umen
ro posible de vectores de Killing independientes, los mismos que posee R (el espacio
eucl´ıdeo) o bien cualquier Rp,n−p , ∀p ≤ n, p ∈ N, que resultan ser n(n+1)
, n correspon2
n(n−1)
dientes a las traslaciones y 2 a las rotaciones/boosts.
Considerando u
´nicamente variedades riemannianas (aquellas en las que la m´etrica
est´a definida positiva), tenemos tres variedades distintas maximalmente sim´etricas, seg´
un
el signo del escalar de curvatura.
Rρσµν =

R = 0. El caso m´as sencillo, no existe curvatura y la m´etrica es definida positiva, la
variedad involucrada no es m´as que el espacio eucl´ıdeo Rn . Sus n(n+1)
vectores
2
de Killing independientes son los n relacionados con las traslaciones en todas las
que representan las rotaciones del grupo SO(n).
direcciones posibles y los n(n−1)
2
R > 0. Si la curvatura es positiva la variedad correspondiente es la esfera S n , la cual
podemos embeber en el espacio eucl´ıdeo de una dimensi´on mayor, Rn+1 , a partir
de la ecuaci´on

15

XA X A = X 1 

2

+ X2 

2

+ · · · + X n+1 

2

= l2 ,

(58)

donde l es el radio de la esfera y X A las coordenadas cartesianas de Rn+1 . Puesto
que la m´etrica de Rn+1 es invariante bajo el grupo de rotaciones SO(n + 1) y
la ecuaci´on anterior tambi´en lo es, la m´etrica inducida en la esfera S n tambi´en
ser´a invariante bajo SO(n + 1), cuya dimensi´on resulta ser n(n+1)
, correspondiente
2
a una variedad maximalmente sim´etrica. El escalar de curvatura para la esfera es
.
R = n(n−1)
l2
R < 0. La variedad maximalmente sim´etrica con curvatura negativa y m´etrica definida
positiva es el hiperboloide H n , que en este caso es embebido en el espacio de
Minkowski Rn,1 mediante
XA X A = − X 0 

2

+ X1 

2

+ · · · + (X n )2 = −l2 .

(59)

Hay que se˜
nalar que esta ecuaci´on representa dos hipersuperficies no conexas,
seg´
un el signo de X 0 , ambas con topolog´ıa Rn (en realidad, la soluci´on global
´nicamente
es una variedad de topolog´ıa Rn × S 0 ), el hiperboloide se refiere a u
una de las dos soluciones. La m´etrica de Rn,1 es la minkowskiana con signatura
(−, +, +, ..., +), invariante bajo el grupo SO(n, 1), y por construcci´on tambi´en
H n es invariante bajo este grupo. De la misma forma que en el caso anterior,
, como ha de ser para una variedad
la dimensi´on de SO(n, 1) tambi´en es n(n+1)
2
maximalmente sim´etrica. El escalar de curvatura del hiperboloide resulta R =
.
− n(n−1)
l2
Si tratamos con variedades lorentzianas, esto es, con signatura (1, n − 1), existen
tambi´en tres variedades distintas maximalmente sim´etricas, distinguidas, al igual que
sus an´alogas riemannianas, por el signo del escalar de curvatura en cada una.
R = 0. Este caso se corresponde al espacio de Minkowski Rn−1,1 como era de esperar. El
grupo de isometr´ıas es el de Poincar´e: n traslaciones y las (n−1)(n−2)
rotaciones y
2
n(n+1)
n − 1 boosts del grupo SO(n − 1, 1), que dan un total de 2 vectores de Killing
independientes.
R > 0. La variedad lorentziana maximalmente sim´etrica y de curvatura positiva es el
espacio de de Sitter. Tal y como hemos hecho antes, podemos embeberlo en un
espacio de una dimensi´on mayor, en este caso Rn,1 , mediante la ecuaci´on

16

XA X A = − X 0 

2

+ X1 

2

+ · · · + (X n )2 = l2 ,

(60)

que nos da una hipersuperficie de topolog´ıa S n−1 × R. De la misma forma que en
H n , la invariancia bajo SO(n, 1) se mantiene, con lo que volvemos a tener n(n+1)
2
vectores de Killing. Si calculamos el escalar de curvatura obtenemos el mismo que
el de la esfera, R = n(n−1)
.
l2
R < 0. Y por u
´ltimo, si la curvatura es negativa nuestra variedad es Anti-de Sitter.
Para embeberla hemos de tomar un espacio minkowskiano con dos tiempos, Rn−1,2
y aplicar la ecuaci´on
XA X A = − X 0 

2

+ X1 

2

+ · · · + X n−1 

2

− (X n )2 = −l2 .

(61)

La topolog´ıa resulta Rn−1 ×S 1 . En este caso el grupo de rotaciones/boosts de Rn−1,2
es SO(n − 1, 2), y como (61) es invariante bajo este grupo, ´este ser´a el grupo de
como era de esperar. El
isometr´ıas de Anti-de Sitter, cuya dimensi´on es n(n+1)
2
n(n−1)
escalar de curvatura en esta variedad es R = − l2 .
Vemos como (60) es id´entica a la ecuaci´on (2) y representa el mismo espacio que se
obtiene sustituyendo (43) en (8), teniendo en cuenta que la dimensi´on es n = d + 1. El
generadores independientes,
grupo de isometr´ıas de de Sitter, SO(n, 1), presenta n(n+1)
2
los cuales se corresponden con las componentes de una matriz antisim´etrica MAB definida
sobre el espacio Rn,1 en el que se embebe de Sitter, las cuales cumplen las reglas de
conmutaci´on propias del grupo de Lorentz:
[MAB , MCD ] = −i (ηAC MBD − ηAD MBC − ηBC MAD + ηBD MAC ) ,

(62)

ηAB es la m´etrica de Minkowski de Rn,1 con signatura (−, +, +, ..., +). Se puede comprobar que existe un isomorfismo entre el ´algebra de SO(n, 1) y la correspondiente al
grupo conforme sobre un espacio eucl´ıdeo de n − 1 dimensiones, Rn−1 .
El grupo conforme es el grupo de transformaciones de un espacio en s´ı mismo tal que
se preservan todos los ´angulos. Este grupo incluye no s´olo a las isometr´ıas, sino tambi´en
las dilataciones y las transformaciones conformes especiales, que pueden verse como la
secuencia de una inversi´on, una traslaci´on y otra inversi´on. Los generadores de este grupo
son:
Mij , las (n−1)(n−2)
componentes de una matriz antisim´etrica en Rn−1 relacionadas con
2
el subgrupo SO(n − 1) de rotaciones.

17

Pi , n − 1 generadores de las traslaciones.
D, el generador correspondiente a las dilataciones, y
Ki , las n − 1 transformaciones conformes especiales.
Estos generadores cumplen las siguientes reglas de conmutaci´on:

[Mij , Mkl ] = −i (δik Mjl − δil Mjk − δjk Mil + δjl Mik ) ,
[Mij , Pk ] = −i (δik Pj − δjk Pi ) ,

[Mij , Kk ] = −i (δik Kj − δjk Ki ) ,
[D, Pi ] = −iPi ,

(63)

[D, Ki ] = iKi ,

[Pi , Kj ] = 2iMij − 2iδij D,
el resto de conmutadores se anulan.
Para comprobar el isomorfismo entre ambas ´algebras simplemente hay que relacionar
los generadores de cada una y comprobar que cumplen las mismas reglas de conmutaci´on. Los correspondientes a las rotaciones se relacionan directamente con las (n−1)(n−2)
2
componentes de la matriz MAB para valores de A, B entre 1 y n − 1: Mij ↔ MAB .
Esto nos deja 2n − 1 generadores que se relacionan seg´
un
Pi ↔ M0i − Mni

Ki ↔ M0i + Mni

(64)

D ↔ M0n ,

y que podemos comprobar aplicando (62), satisfacen las reglas de conmutaci´on esperadas.

[M0i − Mni , M0j + Mnj ] = [M0i , M0j ] + [M0i , Mnj ] − [Mni , M0j ] − [Mni , Mnj ]
= [M0i , M0j ] + [M0i , Mnj ] + [M0j , Mni ] − [Mni , Mnj ]
= −iη00 Mij − iηij M0n − iηji M0n + iηnn Mij

= 2iMij − 2iδij M0n

= 2iMij − 2iδij D = [Pi , Kj ] ,

18

(65)

[Mij , M0k − Mnk ] = [Mij , M0k ] − [Mij , Mnk ]

= −i(−ηik Mj0 + ηjk Mi0 ) + i(−ηik Mjn + ηjk Min )
= −i(ηik (M0j − Mnj ) − ηjk (M0i − Mni ))

= −i(δik Pj − δjk Pi ) = [Mij , Pk ] ,

(66)

[Mij , M0k + Mnk ] = [Mij , M0k ] + [Mij , Mnk ]
= −i(−ηik Mj0 + ηjk Mi0 ) − i(−ηik Mjn + ηjk Min )
= −i(ηik (M0j + Mnj ) − ηjk (M0i + Mni ))

= −i(δik Kj − δjk Ki ) = [Mij , Kk ] ,

(67)

[M0n , M0i − Mni ] = [M0n , M0i ] − [M0n , Mni ]
= −iη00 Mni − iηnn M0i

= −i(M0i − Mni ) = −iPi = [D, Pi ] ,

(68)

[M0n , M0i + Mni ] = [M0n , M0i ] + [M0n , Mni ]
= −iη00 Mni + iηnn M0i

= i(M0i + Mni ) = iKi = [D, Ki ] .

(69)

De forma id´entica, tambi´en existe un isomorfismo entre las ´algebras del grupo de
isometr´ıas de Anti-de Sitter, SO(n − 1, 2), y del grupo conforme en n − 1 dimensiones.

4.

Correspondencia (A)dS/CFT

El resultado anterior fue una de las motivaciones que impulsaron a Juan Maldacena a
´
desarrollar la ((Correspondencia AdS/CFT)). Esta
es una dualidad conjeturada en 1997
que establece la equivalencia entre una teor´ıa gravitatoria sobre un espacio Anti-de Sitter
y una teor´ıa gauge presente de una simetr´ıa conforme definida sobre la frontera de Antide Sitter [11].
El primer marco donde apareci´o esta conjetura fue en la teor´ıa de cuerdas IIB, definida en un espacio-tiempo minkowskiano de 9+1 dimensiones. Situamos N D3-branas

19

paralelas y muy juntas, las cuales se extienden en un plano (3+1)-dimensional. Si consideramos el l´ımite a bajas energ´ıas (tendiendo a cero la longitud caracter´ıstica de las
cuerdas) el sistema se descompone por una parte en las excitaciones lejos de las branas
o no interactuantes con ellas (correspondientes a estados sin masa de cuerdas cerradas),
y por otra en las que quedan confinadas cerca de estas, que se corresponden con las
cuerdas abiertas, cuyos extremos estar´an anclados a las branas.
El Lagrangiano efectivo a bajas energ´ıas de estos estados de cuerdas abiertas resulta
ser el de una teor´ıa supersim´etrica de Yang-Mills con simetr´ıa U (N ) definida en 3+1
dimensiones, la cual presenta simetr´ıa conforme. Adem´as, se puede analizar este sistema
considerando las branas como las fuentes de los campos de supergravedad, creando un
potencial gravitatorio que impide a las excitaciones cerca de las branas acceder a regiones
alejadas. En esta regi´on se puede comprobar que la geometr´ıa se corresponde con la de
una variedad AdS5 × S 5 .
La equivalencia entre estas dos descripciones impuls´o el desarrollo de la Correspondencia AdS/CFT, la cual se ha extendido a muchos m´as escenarios, en los que la geometr´ıa
Anti-de Sitter puede presentarse s´olo de forma asint´otica como la m´etrica SchwarzschildAdS, correspondiente a un agujero negro en presencia de una constante cosmol´ogica
negativa.
De forma an´aloga, Andrew Strominger propuso pocos a˜
nos despu´es la Correspondencia
dS/CFT [12], en la que la dualidad se conjetura entre una teor´ıa gravitatoria en un
espacio-tiempo tipo de Sitter, y una teor´ıa conforme definida en la frontera de esta
variedad. Sin embargo, existen diferencias significativas entre los dos casos, debido a las
distintas caracter´ısticas de ambas variedades.
La frontera de un espacio de de Sitter n-dimensional presenta una topolog´ıa S n−1 ×S 0 ,
esto es, consta de dos (n−1)-esferas S n−1 llamadas Pasado Infinito, I − , y Futuro Infinito,
I + . La causalidad rompe la simetr´ıa entre estas dos piezas, tal que I − afecta a I + pero
no al rev´es, de modo que la descripci´on puede diferir seg´
un se tome el Pasado o el Futuro
Infinito como frontera.
Adem´as, la frontera es puramente espacial, y por tanto as´ı ha de ser la teor´ıa conforme
definida en ella. Esto nos deja una CFT eucl´ıdea, sin ning´
un tiempo definido y que, por
tanto, carece en principio de din´amica alguna. Sin embargo, la mayor traba que presenta
esta correspondencia en contraposici´on con AdS/CFT es la condici´on de unitariedad de
los campos definidos sobre la variedad cerca de la frontera.
Consideremos un campo escalar φ de masa m en una espacio de de Sitter (d + 1)dimensional, dSd+1 , sujeto a la acci´on

20

Z 


1
dd+1 x −g ∂µ φ∂ µ φ + m2 φ2 ,
S=−
2
por la que debe obedecer la ecuaci´on de Klein-Gordon:
∇2 φ − m2 φ = 0.

(70)

(71)

Si tomamos coordenadas planares (t, xi ), definidas en el ap´endice, esta ecuaci´on toma
la forma
− ∂i2 φ + d∂t φ + e2t ∂i2 φ − m2 l2 φ = 0.

(72)

Como estas coordenadas s´olo cubren la mitad de de Sitter, y s´olo una de las dos
porciones de la frontera (concretamente I − ), buscamos la soluci´on cuando t → ∞, en
este caso se puede separar la dependencia espacial de la temporal, con lo que el campo
queda:
l´ım φ(t, xi ) = eh− t φ− (xi ) + eh+ t φ+ (xi ),

(73)

s 
2
d
d
− m2 l 2 .
h± = ±
2
2

(74)

t→∞

donde

Podemos observar como estos exponentes se tornan complejos para masas mayores
que d2 l−1 , esto es cualquier longitud de onda Compton menor en orden de magnitud
que la escala del universo. Por tanto, si queremos soluciones normalizables hemos de
restringirnos a masas menores que el valor anterior.
Si el espacio es Anti-de Sitter la situaci´on es la inversa, en este caso la condici´on de
unitariedad establece un l´ımite inferior a la masa tal que 
2
d
m ≥−
l−2 ,
2
2

(75)

lo cual se conoce como el L´ımite de Breitenlohner-Freedman [13]. Vemos como esta
condici´on permite ciertas soluciones taqui´onicas, que como en el caso anterior, han de
poseer longitudes de onda Compton superiores a la escala del universo. Adem´as, permite
cualquier valor real de la masa, por lo que no presenta problemas cuando se trata con
part´ıculas masivas.
Puesto que en una teor´ıa de campos conforme no existen estados asint´oticos o una
matriz S, los objetos naturales vienen a ser los operadores. Los campos definidos en

21

el volumen de (Anti-)de Sitter act´
uan como fuente de estos operadores, mediante un
R
t´ermino ∂(A)dS φ± O en el Lagrangiano de la CFT.
Edward Witten en 1998, trabajando en AdS/CFT, estableci´o un ansatz relacionando
la teor´ıa conforme con la descripci´on gravitatoria [14], que Strominger utiliz´o a su vez
en dS/CFT. El ansatz relaciona la CFT con (A)dS seg´
un 

exp

Z

∂(A)dS

φ± O 

= Z(A)dS (φ± ).

(76)

CF T

En la parte izquierda evaluamos la exponencial del t´ermino de acoplamiento sobre
la CFT, y el t´ermino de la derecha consiste en la funci´on de partici´on de la teor´ıa
gravitatoria en (Anti-)de Sitter, sujeta a las condiciones de contorno φ± en la frontera.
En la aproximaci´on cl´asica tenemos que la funci´on de partici´on es la exponencial de la
acci´on
Z(A)dS (φ± ) = e

−S(φ)  

Z 


1
d+1
µ
2 2
d x −g ∂µ φ∂ φ + m φ
.
= exp
2

(77)

A partir de (76) es posible calcular las funciones de correlaci´on de n puntos en la
CFT. De este modo tenemos una manera de obtener informaci´on de la teor´ıa conforme
a partir del comportamiento de los campos en el volumen. En concreto se puede calcular
la dimensi´on conforme ∆ de estos operadores seg´
un
hO(x)O(y)i ∝

1
,
|x − y|2∆

(78)

obteniendo h+ si tenemos en cuenta que φ− es el comportamiento predominante en la
frontera, lo cual se puede comprobar en (73).
Uno de los aspectos m´as importantes de esta correspondencia es la relaci´on inversa
entre los coeficientes de acoplamiento en ambas teor´ıas, si uno es fuerte el otro es d´ebil y
viceversa. De esta forma es posible el estudio de fen´omenos que ocurren en una teor´ıa de
interacci´on fuerte, como la cromodin´amica cu´antica, a partir de c´alculos perturbativos
que se realizan en su teor´ıa dual, posibles gracias a su car´acter d´ebil.

22

5.

Ap´
endice: Sistemas de coordenadas en de Sitter

Tomemos la parametrizaci´on usual de la esfera S d :

ω1

=

cos θ1

ω2

=

sin θ1 cos θ2

ωd

···

(79)

=

ω d+1

sin θ1 · · · sin θd−1 cos θd

=

sin θ1 · · · sin θd−1 sin θd ,

donde 0 ≤ θi < π para 1 ≤ i ≤ d − 1 y 0 ≤ θd < 2π, con lo cual la m´etrica de S d queda:
dΩ2d = dθ12 + sin2 θ1 dθ22 + · · · + sin2 θ1 · · · sin2 θd−1 dθd2 .

5.1.

(80)

Coordenadas globales

En la ecuaci´on (2) o´ (60) podemos tomar:

X

0

Xi 


t
= l sinh
l 

t
i
= lω cosh
l
i = 1, ..., d + 1,

(81)

con los ω i definidos en (79) y −∞ < t < ∞, de forma que se satisface (2) y de su m´etrica
de Minkowski obtenemos:
ds2 = −dt2 + l2 cosh2 (t/l)dΩ2d .

(82)

Podemos observar que esta elecci´on de coordenadas se corresponde con el caso k = 1
y C = l en (43) y el cambio usado en (11).

5.2.

Coordenadas conformes

A partir de las coordenadas anteriores definimos η tal que:
tan 

η 
2

23

≡ et/l ,

(83)

de modo que 0 ≤ η < π y la m´etrica queda:
ds2 =

l2
(−dη 2 + dΩ2d ).
sin2 η

(84)

Este sistema de coordenadas nos permite analizar f´acilmente la estructura causal del
espacio de Sitter, ya que cualquier geod´esica nula en esta m´etrica cumple obviamente:
− dη 2 + dΩ2d = 0.

(85)

Mediante este sistema podemos trazar el diagrama de Penrose, que representamos en
la figura 1. En ´el cada punto equivale a una esfera S d−1 excepto los correspondientes
a los polos Norte y Sur; la coordenada η se representa en el eje vertical y la θ1 en el
horizontal, ambas con una longitud π. Adem´as, debido a la m´etrica (84), la luz viaja en
a´ngulos de 45o (en caso contrario no podr´ıamos hablar de un diagrama de Penrose).

Figura 1: Diagrama de Penrose para dSd+1 .

5.3.

Coordenadas planares

Tambi´en podemos tomar, en (2):

X

0 


1
t
+ xi xi et/l
= l sinh
l
2l

X i = xi et/l
X d+1 


1
t
− xi xi et/l ,
= l cosh
l
2l

24

(86)

donde i = 1, ..., d. Con lo que la m´etrica queda:
ds2 = −dt2 + e2t/l dxi dxi .

(87)

Estas coordenadas no cubren todo el espacio, sino s´olo la mitad. Adem´as vemos que
la m´etrica (87) se corresponde con el caso en el que en (43) tenemos k = 0 y C = 2.
Tambi´en podemos realizar otra transformaci´on conforme definiendo:
η ≡ −le−t/l ,

(88)

donde −∞ < η < 0 y por tanto la m´etrica queda:
ds2 =

l2
(−dη 2 + dxi dxi ).
η2

(89)

Y si queremos podemos parametrizar el resto del espacio de Sitter simplemente extendiendo el rango de η a todo R.

5.4.

Coordenadas hiperb´
olicas

Hemos realizado foliaciones del espacio de de Sitter tanto con esferas, en las coordenadas globales, como con planos en las planares. Por u
´ltimo realizaremos foliaciones con
espacios de curvatura negativa y constante definiendo:

X

0

= l sinh 



cosh χ
l 


i
sinh χ
= lω sinh
l 


= cosh
l

Xi
X d+1

(90)

con i = 1, ..., d. De forma que la m´etrica queda: 


ds = −dt + l sinh
(dχ2 + sinh2 χdΩ2d−1 ).
l
2

¯2

2

2

(91)

Podemos ver que esta elecci´on de coordenadas se corresponde con el caso en el que
el universo presenta k = −1, establecemos el cambio de variable de (12) y en el factor
de escala de (43) tengamos C = l, de forma an´aloga al caso de coordenadas globales y
planares.

25

6.

Bibliograf´ıa

¨
[1] K. Schwarzschild: Uber
das Gravitationsfeld eines Massenpunktes nach der Einstein’schen Theorie. Reimer, Berlin 1916, S. 189 ff. (1916),
¨
[2] A. Friedman: Uber
die Kr¨
ummung des Raumes, Zeitschrift f¨
ur Physik A 10 (1):
377-386 (1922),
[3] G. Lemaˆıtre: Un univers homog`ene de masse constante et de rayon croissant rendant compte de la vitesse radiale des n´ebuleuses extra-galactiques, Annales de la Soci´et´e Scientifique de Bruxelles A47: 49-56 (1927),
[4] A. Einstein: Kosmologische Betrachtungen zur allgemeinen Relativit¨atstheorie.
Koniglich Preussische Akademie der Wissenschaften, Sitzungsberichte (Berlin): 142-152
(1917),
[5] E. Hubble: A relation between distance and radial velocity among extra-galactic
nebulae. Proceedings of the National Academy of Sciences, Volume 15 : Number 3 (1929),
[6] B.P. Schmidt et al.: The High-Z Supernova Search: Measuring Cosmic Deceleration
and Global Curvature of the Universe Using Type IA Supernovae. Astrophys. J. 507 46
(1998),
[7] A.G. Riess et al.: Observational Evidence from Supernovae for an Accelerating
Universe and a Cosmological Constant. The Astronomical Journal 116 1009 (1998),
[8] W. de Sitter, Willem: On the relativity of inertia. Remarks concerning Einstein’s
latest hypothesis. Koninklijke Nederlandsche Akademie van Wetenschappen Proceedings
19: 1217-1225. (1917),
[9] D.N. Spergel et al.: First-Year Wilkinson Anisotropy Probe (WMAP) Observations:
Determination of Cosmological Parameters. ApJS 148 175 (2003),
[10] M. Blau: Lecture Notes on General Relativity. ICTP (2000),
[11] J. Maldacena: The Large N limit of superconformal field theories and supergravity.
Adv. Theor. Math. Phys. 2 231 (1998),
[12] A. Strominger: The dS/CFT Correspondence. JHEP 0110 034 (2001),
[13] P. Breitenlohner, D. Z. Freedman: Positive Energy in Anti-De Sitter Backgrounds
and Gauged Extended Supergravity. Phys. Lett. 115B 197 (1982), P. Breitenlohner, D.
Z. Freedman: Stability in Gauged Extended Supergravity. Ann. Phys. 144 249 (1982),
[14] E. Witten: Anti-de Sitter space and holography. Adv. Theor. Math. Phys. 2 253
(1998),

26