You are on page 1of 3

Afectividad y vínculo social

Emoción y sentimiento son complementarios y surgen de un mismo objeto, que
es la evaluación de una situación
Evaluación:
“Esta se basa en un repertorio cultural que distingue los diferentes estratos de
la afectividad y mezcla relaciones sociales y valores culturales que se apoyan
sobre una activación sensorial. Se expresa en una serie de mímicas y gestos,
en comportamientos y discursos cultural y socialmente marcados, pero en los
que intervienen igualmente todos los recursos interpretativos y la sensibilidad
del sujeto.2 (p. 106)
Emociones tienen su razón:
Las emociones no son emergencias salvajes que acaban por hacer añicos unas
conductas razonables; responden a lógicas personales y sociales y también
tienen su razón, […]. Un hombre que piensa es siempre un hombre afectado,
que restablece el hilo de su memoria y está impregnado por cierta mirada
sobre el mundo y los otros.” (p. 108).
Emociones atravesadas de los social y cultural:
“Las emociones que nos atraviesan y la manera en que repercuten en nosotros
se alimentan de normas colectivas implícitas o, más bien, de orientaciones de
comportamiento que cada uno expresa según su estilo y su apropiación
personal de la cultura y los valores que la empapan.” (p. 108).
Emociones como traducciones significativas:
“formas organizadas de la existencia, identificables dentro de un mismo grupo
porque competen a una simbólica social, pero se traducen de acuerdo con las
circunstancias y las singularidades individuales presentes. Su emergencia está
ligada a la interpretación propia que da el individuo de un acontecimiento que
lo afecta moralmente y modifica de manera provisoria o duradera, por años Q
apenas algunos segundos, su relación con el mundo. Traducen de un modo
significativo a los ojos de los otros la resonancia afectiva del acontecimiento.”
(p. 108)
“El desencadenamiento de las emociones es necesariamente un dato cultural
tramado en el corazón del vínculo social y alimentado por la historia del
sujeto.” (p. 109).
La emoción inspirada y recibida por el público:
“el grupo, que atribuye determinada importancia a ciertos hechos, inspira la
emoción. Su emergencia, su intensidad, su duración, las modalidades de su
puesta en juego, su grado de incidencia sobre los otros, responden a
incitaciones colectivas susceptibles de variar según los públicos y la
personalidad de los actores involucrados. La emoción es la · definición sensible

una significación vivida. 117). la resultante de una interpretación. 110). Competen a la comunicaci6n social. Para que un sentimiento (o una emoción) sea experimentado y expresado por el individuo. 110). están en resonancia mutua y se remiten unas a otras a través de un juego de espejos infinito. movilizan un vocabulario. son emanaciones sociales asociadas a circunstancias morales y a la sensibilidad particular del individuo. las manifestaciones corporales y afectivas de un actor son virtualmente significantes a los ojos de sus interlocutores. Se inscribe más bien en el seno de un tejido de significaciones y actitudes que impregna simultáneamente las maneras de decirla y ponerla físicamente en juego. su sexo. Un saber afectivo difuso circula entre las relaciones sociales y enseña a los actores. las impresiones y actitudes que se imponen a través de las diferentes vicisitudes que afectan su existencia singular. por lo tanto. La emoción como condición de existencia: “La emoci6n no tiene realidad en sí. La afectividad se teje así en el entrelazamiento inextricable del mundo y el sentido en la escala singular de cualquier individuo.del acontecimiento tal como lo vive el individuo. La emoción nace de la evaluación de un acontecimiento La emoción como interpretación: “La emoción no es una sustancia al alcance de la mano con que uno se reviste desde el momento en que se reúnen las condiciones para proclamarla. 116-117). debe pertenecer de una u otra forma al repertorio cultural de su grupo. con los otros en uno mismo. se reconocen en uno mismo y se dan a señalar a los otros. La expresión social de las emociones Emociones como repertorio cultural: “En el interior de una misma comunidad social.” (p. sino sus condiciones sociales de existencia. El individuo agrega su nota particular que borda sobre un motivo colectivo susceptible de ser reconocido por sus pares.” (p. etcétera” (p. El cuerpo: . es también obra de una negociación consigo mismo. y lo que habla en ella no es la naturaleza del hombre. según su sensibilidad personal. de acuerdo con su historia personal.” (p. 109). Su experiencia contiene en germen la de los miembros de su sociedad.” (p. su edad. La afectividad como tejido de interpretación: “La afectividad no es la medida objetiva de un hecho sino un tejido de interpretación. su estatus social. la traducción existencial inmediata e íntima de un valor confrontado con el mundo. no son espontaneas. su psicología. están ritualmente organizadas. discursos. Las emociones. no abreva en una fisiología indiferente a las circunstancias culturales o sociales.

117). Cada uno impone su coloración personal al rol que cumple con sinceridad o distancia. 118). pero se mantiene un cañamazo que hace reconocibles las actitudes. Las emociones se separan con dificultad de la trama entrelazada de sentidos y valores en que se insertan: comprender una actitud afectiva implica desenrollar en su totalidad el hilo del orden moral de lo colectivo. la edad y el sexo de quienes son afectivamente tocados y de su público. sea incorporándolas a un sistema de signos que les da un sentido.” (p. un repertorio de sentimientos y conductas es apropiado a una situación en función del estatus social.“No hay nada natural en un gesto.” (p. Emociones como parte de la trama de sentidos y valores sociales “Dentro de un mismo grupo. una percepción. sea influyendo directamente en ellas. identificando la manera en que el sujeto que la vive define la situación. El cuerpo es parte integrante de la simbólica social. una emoción o su expresión. Todas las manifestaciones que lo atraviesan se insertan como elementos significativos dentro de un conjunto más vasto. . […] el simbolismo social se apodera de todas las manifestaciones del cuerpo. Una cultura afectiva esta socialmente en acción.