You are on page 1of 2

LECCIÓN 4

Libres en Cristo

(Juan 8:36)

Vivimos en un mundo en el que aparentemente el ser humano
experimenta una libertad total. Es muy común escuchar la frase: "Yo
soy libre de hacer lo que quiera”
La pregunta aquí es: ¿El ser humano es realmente libre? La respuesta
bíblica es negativa. Jesucristo dijo: “todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado” (Juan 8:34). Esto significa queja voluntad
del ser humano está inclinada continuamente hacia el pecado, por lo
tanto, el hombre natural no puede ser libre.
Todos nosotros éramos esclavos del pecado, no podíamos pasar
ni un día sin cometer acciones pecaminosas. Por lo tanto, sólo en
Cristo Jesús se puede encontrar la verdadera libertad.
Al analizar lo anteriormente mencionado, surge una pregunta ¿De qué
nos ha hecho libres Cristo?
I.

Libres de la culpa: (Romanos 3:10-12,23)

La Biblia enseña que todos los seres humanos somos culpables delante
de Dios, desde Adán hasta nosotros. Independientemente de nuestra
posición social, económica, académica, moral, etc. todos somos
culpables delante de Dios.
Cuando el ser humano recibe a Cristo como su Salvador por medio
de la fe, la sangre de Cristo limpia toda culpabilidad, la culpabilidad
heredada, y la culpabilidad particular. La Biblia dice que somos
justificados por la fe (Romanos 5:1), la palabra “Justificación” significa
ser declarado sin culpa, o ser absuelto de toda culpabilidad. No
importa si tus pecados son tan negros, el Señor emblanquece tu alma
(Isaías 1:18).
II.

Libres de la esclavitud del pecado: (Juan 8:32; 1° Juan 3:58).

llevábamos una vida regida por el pecado. Cuando tú recibes a Cristo el Espíritu Santo ópera la regeneración en tu corazón. Por nuestras propias fuerzas nada podíamos hacer. III.Cuando no teníamos a Cristo en nuestro corazón. Dios te sella con su Espíritu Santo y te recibe como hijo. ¡¡Gloria a Dios por Jesucristo nuestro Salvador!! . Cuando tú recibes a Cristo. Esto indica que eres inscrito en el libro de la vida y por lo tanto. para liberarte de la esclavitud del pecado. Esta condenación es un sufrimiento intenso de carácter psicológico y físico en un lugar llamado lago de fuego. todos nuestros pensamientos eran de continuo al mal. Esto quiere decir que nuestra mente estaba totalmente atada a los hábitos de maldad. eres liberado de ir al lugar de condenación eterna. ¡¡Sorpresa!! Para eso apareció Cristo en tu vida. Romanos 8:1) Dios ha establecido que todos aquellos seres humanos que mueren siendo culpables. a tal grado que hoy en Cristo. les espera un lugar de eterna condenación. intentábamos cambiar pero al pasar un tiempo recalamos en nuestros mismos hábitos pecaminosos. sin haber conocido a Cristo. cometer pecado es sinónimo de dolor o pesar. es decir. Libres de la condenación eterna: (Apocalipsis 20:11-15.