You are on page 1of 38

Entrevista al Profesor Ítalo Fuentes Bardelli

Comencemos por delinear su recorrido como historiador de la
Edad Media. En un primer sentido, ¿qué lo anima a estudiar
Historia?
El primer motivo para estudiar historia pudo haber sido el haber contado
con un notable profesor de historia y un notable profesor de cultura
italiana en el colegio. Estudié en la Scuola Italiana de Valparaíso y el
curso de historia me lo hizo un gran profesor, masón, radical, del Liceo
Eduardo de la Barra, Jorge Armijo Riquelme. Era el típico profesor muy
liberado del ámbito curricular y todas esas cosas a las que se rinde
pleitesía hoy en día. Exponía en la sala casi representando la historia,
con una retórica impecable, muy republicano. Tengo algunos recuerdos:
teníamos salas que miraban hacia el mar en el último piso de la Scuola y
él normalmente se inspiraba mirando hacia la costa y nos planteaba
escenas históricas notables, mirando hacia el horizonte. Así evocaba,
así relataba. Aquello me marcó mucho en la dimensión oral y narrativa
de la historia. Por cierto su evocación poseía la base de un riguroso
conocimiento.
Luego Aldo Colombo, profesor de cultura italiana, quien entraba a la sala
fumando una magnífica pipa –cosa que hoy día sería imposible - un
profesor delicadamente sofisticado. Vestía, lo que se dice: “bien”,
impecable. Pero lo más notable: recitaba la Divina Comedia y nos hacía
pintar escenas del poema. También nos hacía recitarlo, por cierto, en el
original y de memoria.
De todo esto fui comprendiendo ese mundo de seres humanos que
disfrutaban con la cultura. Entonces me atrajo mucho la idea del estudio
de la cultura como un modo de vida. En ellos veía la somatización de
esa dimensión. Estaban instalados ahí, desde sus voces, gestos y
cuerpos. La clase era una escena. Entonces me incliné por el gusto en el
relato y la palabra; la palabra poética, crítica, analítica, interpretativa.
Bueno, entonces, en el primer año que entré a Historia en la
Universidad Católica de Valparaíso, me encontré con un personaje que
era un equivalente, pero aún más sutil. Su presencia: un hombre de
barbas blancas, que en ese tiempo debe haber tenido 43-45 años (y
siempre para mí fue igual), un ser humano venerable: Héctor Herrera
Cajas.
Desde la primera clase en la UCV quedé impresionado con este profesor
que hacía de la clase un arte. Don Héctor, desde su posición, como
hombre conservador, tradicionalista, pero desde una perspectiva de la
cultura universal, era un ser humano muy abierto y tolerante con sus
alumnos. Una buena parte de sus ayudantes más destacados habían
sido y eran hombres más bien de izquierda: Carmen Castillo, Gabriel
Salazar, Eduardo Cavieres y otros notables. Entonces uno se pregunta:
¿Qué era lo que atraía de este notable profesor? Yo creo que no era su

parte política, que él la asumía muy apasionada y noblemente. Más bien
era ver en escena a un maestro de la palabra; y más que el relato - que
lo tenía - era la interpretación, su hermenéutica, su pasión. Un delicado
equilibrio entre poética y hermenéutica. Nos dábamos cuenta que
estaba pensando allí, frente a nosotros, y que se asombraba de algunos
hallazgos y nos lo comunicaba en el momento mismo de enunciarlos.
Habría que agregar su extraordinaria generosidad en su entrega como
maestro.
Volvamos al comienzo de tu pregunta, la razón fundamental de mi
ánimo por estudiar historia fue, entonces, la seducción.
Si pudiese resumirlo en pocas palabras, la historia me sedujo a través
de seres humanos concretos, reales. No aún, en ese inicial tiempo, a
través de los grandes autores de escritura; tampoco, aún, por una
preocupación por la memoria erudita, ni la historia como deber de
conocimiento. No. En cambio, vi seres humanos que oficiaban la
historia y que me descolocaron, me conmovieron, me asombraron.
Tanto Aldo Colombo y Jorge Armijo, como Héctor Herrera. También,
tardíamente, reconocí en mi propio padre ese arte del relato y la
evocación, un rutero, un “hombre del camino” con una palabra mítica
extraordinaria (una suerte de “Gran pez” de Tim Burton).
Luego, también me di cuenta que los maestros tienen su genealogía y
tradición y que, en gran medida, la verdadera Universidad es eso:
alcancé a conocer a una matriz notable: Juan Gómez Millas.
Entonces, diría que, en ese inicial ánimo, la historia para mí era cuerpo,
voz, melodía de palabra. Por ello, la historia para mí ha sido
fundamentalmente docencia, palabra pronunciada. La escritura también
me gusta y apasiona, pero en textos breves.
Así, la parte más notable del ejercicio histórico para mí siempre ha sido
la palabra oral, la palabra expuesta, por lo tanto, la clase. En gran
medida uno aprende de ella, desde la clase dialogante, expuesta al
trancurso, a su propio transcurso y, en algún momento improvisada,
hacerse la trampa de preparar una clase pero hacerla al revés y
comenzar a descubrir la palabra, el juego de significantes y significados.
Ojalá en donde el alumno note que al mismo tiempo estamos hablando y
pensando, y que una pregunta de alguno de ellos (ellos, los alumnos)
pueden cambiar la trayectoria y dar un giro, y dejarte llevar por el ciclo
de la palabra, de un razonamiento, de una discusión. Algo muy escaso
hoy en día.
Todo comenzó como una seducción de hombres que hablaban y decían,
desde su propio preguntar.
Recordando una lectura que usted entrega para el curso de
“Introducción a la Historia”en la UMCE, Del conocimiento
histórico de Henri-Irénée Marrou; en ella lográbamos entender
que la historia es inseparable del historiador, y no solo en un

sentido evidente del oficio, también en una dimensión más
profunda, en una dimensión existencial.
Tomando en cuenta aquello y parte de la respuesta anterior,
¿qué elementos de su experiencia personal, al margen de su
actividad como profesor e investigador de la historia medieval,
lo marcaron para dedicarse a ella?
En otro momento me han preguntado esto. Yo creo que ahí pesa mucho
el ambiente
porteño de Valparaíso, ¡pero demasiado! ¿Qué significa esto? Valparaíso
es una ciudad de una pequeña y mediana burguesía de inmigrantes;
Valparaíso se hizo a través del mundo de la travesía, abierto al mar, por
lo tanto, una ciudad abierta a los viajeros, marinos mercantes y todo ese
mundo de itinerantes. Ciudad relativamente orgánica, es decir, una
ciudad que se hizo a sí misma, que nadie la fundó –se habla de una
fundación a comienzos del siglo XIX pero eso es pura formalidad–.
Valparaíso es en rigor una ciudad que nace desde sí misma, desde ese
borde-mar.
Entonces, primera cosa: una ciudad orgánica que, en aparente caos, es
una ciudad
equilibrada y armónica, pues el orden humano no es simétrico, sino
sinuoso y poiético. En segundo lugar: la oralidad. Relatos y canciones de
otros mundos de lejanía. Deseo de lejanía. En tercer lugar: la lectura.
Aquí aparece el texto.
Estudié historia del Mediterráneo en libros muy bien editados, italianos,
con fotografías en colores, entonces yo abría estos libros y aparecía
Siena, Florencia, el mundo mediterráneo. Y cuando yo comparaba mi
lectura de la cultura italiana con los libros de Historia de Chile, en esos
tiempos, estos eran lamentablemente lo que uno podría llamar en
blanco y negro, de historia militar y política, lo que me lateaba
profundamente. Recuerda que en mis tiempos todo eso se mezclaba con
los “Lunes cívicos” ( ¡insoportables!). Y cuando tomaba el libro italiano,
lo único que veía era cultura, literatura; entonces, lamentablemente fue
muy desigual el encuentro, pero muy desigual; Dante Alighieri y
Leonardo, Pavese y DAnnunzio, por una parte; y por el otro lado, podían
aparecer políticos y militares, para mí, aburridos. Con todo el respeto
que me merece la historia de Chile cultural, pero, en ese tiempo era,
inicialmente en la educación básica, una lata de fechas, batallas, de
guerras y presidentes de la República. Incomparable con lo que uno
podría estudiar sobre la arquitectura y en las fotos y diseños que me
gustaba ver. Entonces, inevitablemente entre Valparaíso y su memoria
mediterránea, no tenía competición posible. Ningún afecto por el Chile
central gris.
Consecuencias de eso: yo nunca, pero nunca me he considerado,
aunque parezca

en primer lugar. debí hacer la tesina de Bachillerato. En algún momento . Entonces. Inevitablemente. la relación entre Italia y El Puerto. sinuosa. Pero el tema concreto uno tendría que establecerlo en la imagen que en mi creó una memoria medieval a partir de imágenes de libros. Simón de vez en cuando tiene que entonar su himno. por el profesor que me marcó. Me prometí en algún momento (y estas promesas son muy firmes entre la infancia y la adolescencia) no cantar nunca más el himno de Chile. al año siguiente. lo que sí asumo es la pequeña patria. entonces. Establecí. Valparaíso se parecía en algo a esa ciudad medieval popular. ya siendo alumno universitario en Valparaíso. Luego. espontáneamente. el Mediterráneo y el Pacífico. ahí ya estaba definido el camino. de las fotografías. por proyección. me propuso ser su ayudante. ¿qué significa? Me considero absolutamente porteño y la bandera mía tiene color verde: la de Santiago Wanderers. Desde hace algunos años pareciera que los estudios medievales han experimentado una especie de efervescencia en nuestra escena nacional. que continúa un trabajo en el cual la Sociedad Chilena de Estudios Medievales fue un puntapié inicial. Revistas y una serie de Jornadas. no le estimulo para nada ello. en la cual no creo en absoluto. de los diseños y el arte. Centros de Estudios. otra posibilidad. También. Venecia… y luego. en tercer año de Historia.raro. Pisa. decisiva. Verona. callejera y de mercados. en la primera etapa que dice relación a la fundación de la Sociedad Chilena de Estudios Medievales. nunca he asumido la chilenidad de ese país central. aquel de la familia de mi madre. orgánica. Historia de América– nos envidiaban: nuestro ámbito de clara colaboración y apertura. Conversé con don Héctor para que me la guiara y él aceptó. fue mi profesor. pero sí el de Valparaíso o. tiene que ver con algo que algunos grupos de otras áreas –Historia de Chile. y en segundo lugar. ¿Cómo observa usted el panorama de los estudios medievales en Chile? ¿Cuáles han sido sus conquistas y cuáles son sus deudas? La primera gran conquista. la influencia pasó por una dimensión de imágenes y de historia familiar. que aparte de ser Profesor de Introducción a la Historia era profesor de Historia Medieval en la UCV –nadie competía con él–. porque yo no lo canto desde que me obligaron a los “lunes cívicos”. Héctor Herrera. Florencia. Coloquios y Congresos son muestra de una intensa actividad de los estudios medievales en Chile.

Esta búsqueda de medirse con el otro. La gran virtud de la Sociedad. por competición o quizás por algo que es mucho más importante en este momento que es luchas por temas de trabajo. Ahí claramente doy un paso al lado. ¿hasta cuándo va a durar está comunidad tan abierta? ¿Hasta cuándo se Sostiene esta “dimensión” en un país que ha cambiado tanto? Y debo reconocer que la primera etapa de la Sociedad Chilena de Estudios Medievales tuvo su momento de apertura y luego. Bueno. Y no diría que hoy es el mismo ambiente. José Marín. en una segunda etapa que debe de haber empezado hace tres años atrás. nos dijo que nos envidiaba ¿qué ha posibilitado esta comunidad de gente colaborativa que se distingue de otros grupos de especialidad donde cada uno siente celo de otros? Eso nos preguntaba. de ciertos celos.Joaquín Fermandois. que pasa precisamente cuando alguien mira al otro por producción. hablemos de las virtudes. en una cena. no me acuerdo exactamente. pero no es la misma comunidad. de cierta soberbia. no sé si le dije a Diego Melo que estaba al lado mío o a Pepe. Y ahí el tema se pone serio y ahí a uno se le escapa de las manos. Entonces en un momento. es que se definía . comenzó lentamente a aparecer el espíritu que no deseábamos: el espíritu competitivo. dos años atrás. Tampoco digo que hayan enemigos.

Y eso lo supimos desde un comienzo. Las limitaciones de . Definida como una sociedad de aprendices porque así empezamos: fuimos. Entonces la primera etapa de la Sociedad de Estudios Medievales fue colaborativa. Entonces uno podría intentar hacer una historia medieval desde América y desde Chile. haber tenido un maestro en común una buena parte de nosotros. Eso hay que tenerlo muy claro. porque si uno compara la producción de historia medieval chilena con cualquier producción en el mundo. haber gozado de ser aprendices y creer que lo podemos seguir siendo. Don Héctor siempre fue un aprendiz. que es la gran herencia que tenemos. una buena parte de nosotros.como una sociedad de aprendices. siempre se instaló ahí. Pero en otra dimensión tendríamos una ventaja que nos entregó don Héctor. De acuerdo. somos pequeños. no. pues no están las condiciones. con un sentido del aprendices frente a un conocimiento superado en demasía por los caminos europeos. discípulos de un maestro que nos enseñó una gran humildad ante el conocimiento y nos señaló –una idea que jamás debiésemos abandonar– que nosotros nunca deberíamos dejar de ser aprendices. diría yo. Aunque era un maestro brillante. No tenemos el tiempo necesario para poder dedicarnos a los estudios e investigaciones plenamente. que podríamos reflexionar desde el sur del mundo. Que no es lo mismo que pensar hacer historia medieval desde Francia e Italia. Esa.

. el gran tema yo diría. como todas las cosas. que nos permite en la actualidad tener un tejido de vínculos con . En fin. Luis Rojas Donat. los egos de nuestro oficio. Ángel Gordo.nuestra sociedad se provocan efectivamente. donde las universidades compiten entre sí. más que el tema de los estudios que yo creo que ha ido elevándose es el problema de los intereses institucionales en colisión. Paola Corti. pero veamos qué otras cosas ha posibilitado la Sociedad: la vinculación con el extranjero. pero es un problema humano. La limitación entonces es humana. especialmente forjado por José Marín. se abrió la dimensión de que cada uno pueda creerse más importante que el otro. por un problema humano. también en lo que uno llamaría inquietud y diversidad. como siempre. No se trata de reconocimiento. efectivamente. De virtudes humanas más que de conocimiento. las limitaciones están más en las experiencias humanas más que en el nivel de conocimiento. José Manuel Cerda. La Sociedad de Estudios Medievales ha sido capaz de establecer un tejido de relaciones americanas y europeas. que cada uno lo tiene. declaradamente. Pero tiene que ver con el Chile actual. Entonces. Pero en estos momentos. El problema es que Chile se ha convertido en un país muy competitivo. Diego Melo. Y eso es muy raro en nuestra historia de oficio. Ximena Illanes. Yo creo que la historia medieval en Chile aumentó extraordinariamente en las investigaciones y publicaciones. la Sociedad Chilena de Estudios Medievales intentó unir a las universidades. Luego. y todavía tratamos de juntar voluntades. pero sin embargo.

hablábamos del tema de la cultura americana. tomando en cuenta aquellos logros que evidencian los estudios medievales en Chile me gustaría agregar otra variable: ¿qué puede entregar el estudio de la historia medieval para una mayor comprensión de la historia americana? Hoy. Una clara virtud y en este momento nosotros estamos recibiendo cada vez una mayor cantidad de especialistas que nos visitan. eso es muy bueno. en la parte que me tocaba hacer del taller de historia universal en la Metropolitana. no aún “moderna”. Inglaterra. religiosas incluso. Entonces. Deberíamos retomarlo. Francia. Lo que llega de conocimiento en América es el modelo racional y abstracto de ciudad.Argentina. tiene una memoria medieval. de ser buenos compañeros en el oficio. Una buena parte del pueblo europeo que llega a la tierra americana. Brasil. esa dimensión de complicidad. La modernidad en América es muy tardía y el renacimiento es parte de una élite muy sofisticada. extraordinariamente bueno. Y también llega una de las características del mundo musulmán hispánico que . Italia. Ésta va a instalarse en América en el sustrato de las devociones de los sectores populares. España. una ciudad racional. sino que también llega en esa mixtura hispánica muy rara. vinculación que ayer no existía en la actual intensidad. te estoy hablando del pueblo en el sentido rural. Todos los proyectos FONDECYT adjudicados. La idea de ciudad utópica renacentista que se proyecta en esta ciudad americana en el plano damero. Lo que sigue es que no se pierda esa idea de comunidad de aprendices y la humildad del conocimiento. no aún renacentista. Es una virtud. no solamente en la orilla católica. que en rigor está tan separada del mundo indígena y que está tan separada de la memoria medieval.

los rituales. que se acaba de editar. no es cierto. en algunos casos católicas pero populares. La música. cristianas. o sea danzarle a Dios. Es decir. De tal manera que la edad media llega a América en esa dimensión. Los africanos. en el conocimiento teológico. Por lo tanto. La edad media en Chile. que tiene que ver con la experiencia somática de la religión. los dominicos. social y popular. y uno se pregunta: ¿qué edad media en Chile? Se trata de toda esta dimensión poética de la religión más que en la jerarquía. o la religiosidad sutil. en España. que circula en el mundo indígena. estamos hablando de la última etapa de la literatura de caballería en América. tiene una visión muy somática. muy distinta a lo que uno llamaría la religión racionalista que se está instalando en el siglo XVI a través del concilio de Trento y el mundo jesuita. el mundo popular americano se va a formar en esa devoción popular. Las cofradías europeas. la crónica de conquista americana no es un relato de hombre humanista ni renacentista. Por lo tanto.es el sufismo. en la experiencia divina. los . uno diría que estamos en alguna medida marcados por esta edad media que llega a través del pueblo. muy expresiva. El gran relato de la conquista y buena parte de la colonia es un relato que defiende el relato de caballería. ahí hay un libro de Gabriel Guarda. un submundo uno diría. las fiestas costumbristas.

no lo quiero decir. con la llegada de una burocracia eclesiástica. de la cultura de Aconcagua. que a mi me gusta tanto. católica. de la ley. sería el baile de chinos pero no del norte sino de acá. en el mundo americano logró tener una complejidad. La poesía de lo divino. Esto no significa que el cristianismo no causó una escisión en el alma del indígena americano. causa una escisión y una ruptura. Lo más cercano al nuestro sería. que pasa a ser María. en esa dimensión yo diría que la llegada de una sensibilidad o una espiritualidad medieval en América logró encontrarse de igual a igual con una sensibilidad equivalente en el mundo indígena. claramente se distingue una tradición jerárquica burocrática de la iglesia jurídica frente a lo que yo llamaría una sensibilidad popular que en gran medida. que esa si a través de la norma. de la religión jurídica. eso era precisamente las laudes franciscana y entonces. quiero decir que el trauma fue menor allí. Y hasta hoy día. Los chinos celebran a la madre. Los chinos son cofradías y las cofradías son medievales. Entonces los chinos celebran la . Mucho más grande fue el trauma. en este caso la madre anterior del mundo precolombino.mercenarios y sobre todo los franciscanos portan esa memoria de la baja edad media en América y la vinculan con las tradiciones musicales.

el cantautor que lleva la música de una parte a otra con un instrumento básico que en este caso sería el guitarrón. en la Iglesia jerárquica. usted entiende entonces ahí encuentro yo pasa una cuestión de Europa y América. El gran poeta campesino Manuel Gallardo cantaba canciones de Entonces uno dice que la cultura medieval fue traspasada a través de los cantores a lo divino. danza. eso se llama la leyenda de los Doce Pares. en el último caso y se lo he dicho a mis alumnos. ¿Y cómo llega la leyenda de Carlomagno a nuestros poetas campesinos? A partir de lo más sensible que existe: la poesía. Hay una base medieval. jerárquica. . En la otra dimensión se ubica el descuenctro.religión desde el punto de vista somático. entran en trance. Es una religión que está totalmente separada del racionalismo. Se hiperoxigenan. Por lo tanto entiendo una sensibilidad medieval en América fue más saludable a lo que uno llamaría la modernidad de la iglesia jesuítica. de la religión burocrática. administrativa de las grandes esferas. un gran profesor y amigo Yolando Pino Saavedra en la década del ’50 escuchó una canción de Carlomagno al interior de Talca y eso lo publicó en inglés. que está en América también. Música arcaica. post concilio de Trento.

Sin embargo en la Edad Media. Aquí está la definición sagrado. y de la sincrónica. Hay una orilla de la espiritualidad que es orgiástica. el hombre sagrado pero que al mismo tiempo juega. salir de sí. el baile de los chinos acá en el valle del Aconcagua. claramente hay dos orillas. y que significa orgiástico: el hombre que cree encontrar a Dios a partir de la expansión de su ser somático y psicológico.Pasando a la temática de nuestra próxima edición de Orbis Terrarum. el hombre que plantea que el mundo no es solamente lo que ve. ¿cómo definiría usted el concepto de espiritualidad? Entramos dimensión de lo que uno llamaría la experiencia del homo sacer. como por ejemplo. tocar el instrumento contantemente con la misma nota. del hombre sagrado. Es una experiencia espiritual orgiástica. de un mundo que es reflejo de otro mundo invisible que uno puede intentar adivinar. pero al mismo tiempo del homo ludens. hiperoxigenarse para entrar en un trance significa buscar la comunidad de los demás somáticamente en una danza. el hombre que juega. de las festividades. La edad media está . sino que hay algo más. pero desde el misterio. que te saca de ti mismo. Comunicarse a través de un trance comunitario. No es sólo el mundo tradicional. Dentro de esa misma línea llegamos a la experiencia de los rituales. que versa sobre la“espiritualidad” medieval.

Que la espiritualidad pagana es anterior a la cristiana. Solo hay una pequeña diferencia. en ambas condiciones existe una espiritualidad. La experiencia de la introspección que es bastante limitada en el mundo medieval frente a la mística moderna. neoplatónica por ejemplo. Un ejemplo es la experiencia mística. Y la experiencia de la extroversión. por lo tanto. tanto como la persona que predica la oración en silencio o que es menor en el mundo medieval que el mundo moderno. la espiritualidad pagana mucho tiene que ver con la espiritualidad cristiana. Pero le sumaría a la espiritualidad medieval. algo que nos falta. había espiritualidad pública que tenía que ver con la idea del intelectual que hacia los rituales para el imperio. tanto la persona que canta en voz alta que danza a Dios. La espiritualidad pagana había una espiritualidad filosófica. Pero también está la . el culto a Mitra junto a dioses urbanos en Roma. Se deben la una a la otra. Entonces la espiritualidad pagana hay muchos planos posibles de seguir para poder entender la espiritualidad medieval. También existe una espiritualidad pagana. Pero también hay una espiritualidad urbana underground que era una espiritualidad sincrética donde se mostraba culto a Isis. eso hay que reconocerlo.llena de experiencias sacan de ti mismo.

espiritualidad pagano-étnica. Entonces ahí estamos hablando de una espiritualidad rural que tiene que ver con la fertilidad de los campos. especialmente en Alejandría. que cierta espiritualidad pública y política cristiana no llega a ser lo que es (como. como Cicerón y su idea de la religión al servicio de la República. viene la espiritualidad rural-capesina. de las montañas. Y. que se podría definir “poéticamente” como la espiritualidad de los bosques. Constantinopla. Por lo tanto. el campesino que le ruega a la Madre Tierra en Europa cuando quiere que ésta tenga mejor fecundidad. Todos esos grados de espiritualidad pagana se van a encontrar en la Edad Media con una religión que es muy sincrética. la espiritualidad celtica. la dimensión del estado como gracia) si acaso no se encuentra con cierta espiritualidad pagana vinculada con los estoicos. en un momento vamos a ver que cierta espiritualidad cristiana sofisticada no lo sería de no haberse encontrado con la filosofía pagana. que sería equivalente a nuestro mundo mapuche. . que cierta espiritualidad urbana cristiana no llega a ser verdaderamente espiritualidad si acaso no se encuentra con todo ese mestizaje de espiritualidades urbanas que estaban dentro del mundo helenístico. finalmente. como lo es el cristianismo. por ejemplo. espiritualidad germánica.

el cristianismo se reencuentra con el cosmos y la naturaleza al vincularse con la espiritualidad celta-germánica. que cierta espiritualidad cristiana no llega a ser sofisticadamente interesante si acaso no se encuentra con la espiritualidad celta o germánica. la luna llena). el sincretismo es clave en Aparece entonces lo que uno llamaría la Cristiandad en estado de apertura. con los ciclos naturales (los solsticios. que es una memoria pagana. una Cristiandad heterodoxa antes de ortodoxa. En cambio. ¿Cómo habría ingresado ese árbol con el que hasta el día de hoy celebramos la Natividad sin la apertura hacia el paganismo celta y germánico? Y. Entonces ahí hay un puente decisivo. Por lo tanto. como en el mundo monástico o en los ermitaños del desierto del siglo IV (ellos se separan del mundo pagano). de la misma manera. esa espiritualidad cristiana también se conforma de lo que podríamos llamar una “memoria campesina” de la Edad Media. los equinoccios. No sin razón la fiesta de la Resurrección de Jesucristo se celebra con luna llena. Roma.Atenas. como la idea de incorporar a la naturaleza. que en el mundo judío evidentemente se había distanciado. y esa es la gracia del mundo medieval: . aunque la espiritualidad cristiana también la podemos encontrar en estado muy puro. es decir. que tiene que ver con sus fiestas.

con una función interventora en la educación. estableció el control de una Iglesia monárquica. germánico. etiópico. ya que la espiritualidad cristiana es tremendamente diversa y varía de región en región. que acepta la fiesta de los locos para la etapa que va de Navidad hasta la Epifanía del 6 de enero. A mí esto me otorga posibilidades de entender que la espiritualidad cristiana se vale tanto de la mística como de la risa y la extroversión.cuando un alumno se está iniciando en su estudio cree encontrar en él sólo una ortodoxia católica. copto. que acepta el carnaval antes de la cuaresma. pero a su vez nos permite ver claramente una Edad Media abierta. Por eso hay un cristianismo celta. Todo esto cambia drásticamente en el siglo XVI con la Contrarreforma. helénico. creo en una espiritualidad medieval abierta. por lo menos. Yo. pagano-cristiana. Y eso nos produce mucho ruido para apreciar lo que uno llamaría el “estado de apertura” de la espiritualidad medieval. armenio. La gente canta e incluso expresa sus faltas públicamente. pero se da cuenta que la realidad es totalmente diferente. que debería convivir. todas dimensiones de ese estado de apertura dentro del mundo medieval que acepta fiestas paganas dentro de las mismas fiestas cristianas. Y . sincrética. La Contrarreforma fue un conservadurismo.

y para mí hablar de patria significa hablar de Valparaíso y no de Chile. la palabra. en una oportunidad sostuvo que el mundo medieval “merodea entre la oralidad. ¿cuál de estos tres Hoy en la mañana Ariadna.eso va a volver a tener una segunda oportunidad en América. Entonces le dije que. la escritura y la imagen”1 ámbitos le ha iluminado con mayor detalle el itinerario espiritual del hombre durante . me preguntó sobre el concepto de patrimonio. como para mí patrimonio significa hablar de patria. A lo largo de su trayectoria académica. respeto mucho de nuestra memoria medieval en América las devociones populares que escapan a la aburrida burocracia eclesiástica. cuando el catolicismo europeo llegue y tenga una nueva opción de sincretismo. y lo primero que le dije es que “yo no creo en absoluto en el patrimonio monumental. ir un día a la Plaza Echaurren y escuchar a los porteños. mi ayudante en la Universidad de Chile. Yo creo que el primer patrimonio del ser humano es la voz. A partir de lo anterior y pensando un poco en su actividad como investigador de la Edad Media. Ese es el . No creo en las estatuas. así que no le voy a hablar del patrimonio total ni nacional de Chile”. Por lo tanto. lo que más me gusta de Valparaíso es la voz.

et al. el relato. de hecho. Pero también la manera de tratar de encontrar y reconstruir hipotéticamente “la voz medieval” está en la música. de cómo habla. lo que trato de descubrir detrás de los códices y sus gráficas es una vida concreta: ¿cómo habrán hablado y cantado esos hombres? En consecuencia. y eso me llevó al gusto por la música medieval. 2008. Homenaje a Héctor Herrera Cajas. Ed. Le decía a Ariadna que el Coliseo Romano no significa mucho. rindiéndole homenaje a la iconografía medieval. “La imagen: un rostro de la historia”.. a una taberna y escuchar a los sujetos. 353. la vestimenta. Ítalo. Por lo tanto. en esa dimensión del patrimonio como persona. Santiago. “escritura” e “imagen”. A mí lo que me gusta en Europa es ir a un bar. tres palabras. p. Un magisterio vital: historia. José Luis. para mí lo central a nivel . la camiseta del Wanderers. Para mí ese es el patrimonio: escuchar la canción. entonces. Creo. educación y cultura. La palabra.patrimonio: la palabra. El Foro Romano tampoco significa mucho ni tampoco el Museo Vaticano. que también puede ser el código gestor en las personas. la melodía de cómo conversa la gente. la Edad Media escrita y de la imagen es fantástica y me puedo enamorar de ella. entre las Fuentes. aunque sea monumental. queda en la imagen y en los escritos. “oralidad”. en Widow. Universitaria. Desde esa perspectiva.

nunca viví mi juventud en el “hippismo”. Santiago tiene una alternativa en esta dimensión: en la gran ciudad es posible gozar de ciertas libertades que.de valor histórico es la voz. Yo. En virtud de la realidad a la que alude con esta expresión. Entonces tiene ese doble sentido. creo estar marcado de alguna manera por la cultura libre. Sin embargo. pues alcancé a probar su última etapa. El presente inevitablemente a uno le ofrece condiciones de . por ejemplo. se ha tomado los rostros de Santiago. Nuestra experiencia urbana tiene la idea de una gran tristeza. que es una ciudad profundamente triste. sino en la niñez. y cuando digo tristeza no me refiero a una sensiblería. en una pequeña aldea no sería posible. no libera3 constituye un referente existencial. La tristeza. habitada por gente en crisis profunda. verdaderamente. a lo mejor. y si ahí está la historicidad significa que también ahí está el En un lúcido trabajo2 se ha transformado en un espacio que oprime. ¿qué tan cerca o lejos cree que nos encontramos de la Edad Media? Muy cerca. Esto es lo que usted ha llamado “crisis de Residencia Histórica”. A muchos amigos les pregunto si alguna vez se detienen a ver los paraderos de buses o del Metro: los rostros de las personas son cabizbajos. la cultura hippie.

expresión que puede parecer muy de lujo.. y cuando nos decidamos por ésta nos vamos a encontrar con la autenticidad de comunidad. afirma que para cuando emerge el mundo medieval la ciudad . esta falsificación actual va a tener que buscar algo que es necesario para el ser humano: la autenticidad. sobre todo. Pertinente resulta aquí citar las palabras de San Jerónimo: “(. . Ítalo. Consideraciones en torno a la cristiandad antigua”. perdido. y que para muchos ya no Fuentes.. Entonces en esa dimensión encuentro una similitud (no podemos hablar de un fenómeno idéntico porque la historia no se repite). En algún momento estas ciudades-prisión. 13-14. “Ciudad y destierro.experiencias para poder apreciar el pasado. una consonancia de la situación actual con el contexto medieval. por ejemplo. de barrio. es decir. Desde esa perspectiva. yo encuentro que hay una consonancia entre la crisis urbana del mundo contemporáneo y la crisis que le tocó vivir.) la ciudad es como la cárcel. el sentido poético del habitar. a San Jerónimo en la Roma hiperurbanizada del siglo IV. Y es muy probable que en una posible crisis a futuro aparezca la posibilidad de resignificar el habitar y. estas ciudades programadas. pero el habitar poético significa reconocerme en el mundo en el cual vivo. lo cual se ha . en Academia. el desierto y la soledad como el paraíso”. en ibíd.

utópicamente. se aproxima de alguna manea a ciertos recuerdos de mi vida como porteño. en relación a los ghettos de los condominios (hace poco hablábamos de Chicureo). que es posible que en algún momento comiencen a existir organizaciones de una ciudad fragmentada. Ñuñoa. que es un barrio bastante aceptable desde el punto de vista humano. como cuando uno era chico y sacaba las mesas a la calle para celebrar con los vecinos. lo que de hecho hoy no sucede. efectivamente. Yo creo que este punto de crisis de la ciudad actual nos lleva a buscar zonas en el pasado en donde aconteció algo parecido. como ocurrió en la ciudad antigua y su alternativa de hacer surgir un mundo nuevo desde la crisis. al barrio abierto y no al condominio cerrado. La fragmentación de una ciudad duele mucho. Pero es posible que la fragmentación sea. lo que no genera la seguridad para conocernos bien). y en esa fragmentación es posible que la gente vuelva a sus zonas. tanto urbanas como rurales. Por lo mismo. por cierto). un derrotero de la ciudad. pero no es precisamente una comuna cómplice (las casas están divididas.Debemos reconstruir un mundo desde las comunidades. Es un barrio bastante democrático (no hablo del alcalde. yo no le tendría . hay familias que no son afines. Yo pienso.

pasa . de monumentalismo. entre ese intimismo enfermizo nuestro y la nostalgia del espacio público ya perdido del estado-nación que ya no va a volver. intimista. como facebook. y la aparición de un intimismo elemental y básico. Entonces no hay que tenerles miedo. porque creo que sólo en las crisis y en las contradicciones más profundas y. En este período la comunidad helenística del siglo I y II comienza a resquebrajarse en el siglo III y IV. yo creo que se anuncia una utopía posible: el retorno de las comunidades reales y autenticas. cuando la gente después de mucha ficción y escenografía. y esta comunidad abierta que era el Mediterráneo se torna más bien privada. y creo verlo en la crisis de la antigüedad tardía. que es una zona intimista vergonzosa (yo lo sigo porque me río mucho y lo encuentro un espacio de humor. La historia nos sirve necesariamente para instalarnos en una consonancia con ciertos momentos clave. Yo creo que entre la crisis del Estado-Nación. La Antigüedad Tardía tiene un signo de este tipo. de gente que quiere buscar lágrimas fáciles en los medios de comunicación. pero hay gente que se lo toma en serio). a veces. tradicional y republicano.miedo a una crisis urbana en Santiago. al igual que en la etapa nuestra de la burguesía decadente. de las catástrofes surge lo nuevo.

Él tenía muy claro pensamiento. imposible superarlo. A nivel de su labor docente e investigativa. mucho más que todos nosotros. las aldeas libres de germanos o celtas. las experiencias monásticas.a la idea de que tiene que construir un mundo ante sí. muy suavemente trataba de influir mínimamente. las experiencias aldeanas de los siglos V y VI. Entonces hay una consonancia entre el tiempo contemporáneo y el tiempo de la antigüedad tardía más que En incontables ocasiones ha reconocido ser deudor del magisterio de don Héctor Herrera Cajas. más allá de su ideología. aunque sabía que eso era incambiable. en primer lugar. En primer lugar un hombre muy generoso. Por supuesto. Generoso en el sentido de que acogía a todo tipo de alumno y alumna. exquisitamente complejo. en algún momento. desideologizado. No preguntaba lo que opinabas sobre algún tema para instalarte en su círculo de discípulos. No le importaba mucho si uno era de izquierda o de derecha. suavemente. Lo podría . y eso lo podría decir 10 veces. un magisterio abierto. o lo que uno llamaría las experiencias de un campesinado que tiene que retomar su propio ciclo de supervivencia. lejos. ¿cómo ha asumido este legado? ¿Lo ha revitalizado confiriéndole una nueva contemporaneidad? Don Héctor era un ser humano muy complejo. las experiencias monásticas cristianas. Por lo tanto.

incluso como un nacionalista profundo. Yo en ninguna de esas partes coincidía con don Héctor. Antes que investigador. un tipo erudito. se basaba fundamentalmente en el magisterio de la docencia. y eso fue con la pasión por la historia y otros temas que nos cruzaban que era el tema monástico. y desde la docencia uno hace investigación. Es un magisterio de la experiencia de un oficio. sin embargo. era un . Aprender de un magisterio el cual tiene que tener la libertad. y desde la docencia se hace política. y desde la docencia se puede hacer intelectualidad en el mundo. que lo heredó mucho de nosotros. Entonces aquí llegamos a la clave del magisterio de don Héctor. la de profesor. Él era un muy buen investigador.calificar como un cruzado. pero era profesor. como un tradicionalista. como un salmón. docente y eso lo tenía muy claro. estudioso profundo. pues no es una escuela de ideologías no es doctrinal. también la ciudad. en un momento le dije que nadaba contra la corriente. para nada. es profesor. nunca se produjo una lucha o un roce. Solamente diría que en algún punto hay que coincidir. Entonces el magisterio de don Héctor. pero desde la docencia. conservador. creo que lo heredé de él porque mi primera ayudantía fue de historia de la ciudad en la Escuela de Arquitectura en la PUCV.

no te preocupes del tema moral si preparaste o no la clase. me decía “perfecto”. Instálate frente a ésta y comienza a pensar en ese momento. Y yo tenía un esquema similar a lo que él hacía en la pizarra. pero no repitas la clase. de ayudantía. arrugaba el papel y me decía: “olvídate de todo. una palabra arriesgada.magisterio artesanal. tallando las piezas que uno trabaja escribiendo el propio pensamiento. se acepta el desvío. Haber”. y al mismo tiempo van a surgir nuevas ideas en la clase que nunca pensaste antes. por tanto aceptas senderear en la historia. Pero si no estamos dentro de ese esquema. y qué significa eso. estás preparando constantemente clases. pero mucho más importante que eso. Salir de la carretera planificada y entrar al sendero . Van a surgir porque se pensarán en el momento o porque algún alumno hace la pregunta y se incorpora la pregunta. Si tuvieras un esquema rígido en tu clase y si alguien te hace una pregunta. si estás leyendo. nadie llega como un chanta. nosotros siempre estamos preparando las clases. digo literalmente una conversación que tuve con él: “Preparaste la clase Ítalo. haciendo de la palabra. No hay preparar las cosas. si estas estudiando todo el tiempo. instálate en la clase y empieza hablar”. y te vas a dar cuenta de que nunca te vas a aburrir de la docencia. tú no aceptarías ese desvío.

Por lo tanto. de izquierda universitaria que ni saluda al auxiliar.del bosque. le interesaban temas de la vida. Y lo tercero en don Héctor era vincular la docencia universitaria con la vida pública. conversar con la gente más humilde en una feria porteña. el pensamiento de sendero de no pertenece a la carretera. Entonces una cosa totalmente “intelectualoide”. el vagabundear por la ciudad. se preocupaba en primer lugar del auxiliar. lo voy a decir así. Si caminabas con él. y eso me hacía ver en él algo que o se ve en la academia y que muchas veces pasa en la universidad. Cosas que aprendí con don Héctor: mirar la ciudad. ir a comprar a los almacenes de Valparaíso ¿qué significa eso? Que la docencia no se distingue de la vida pública de cualquier ser humano. también . respetar al auxiliar de la universidad. Don Héctor que podía haber sido conservador. lo menos que le interesaba eran los temas intelectuales. el curriculum es la carretera y hay que romper el curriculum. El ir a una feria y comprar frutas con él. saludarlo ¿cómo está? De un humanismo profundo. Y se es buen docente en la medida en que se convive normalmente. que uno podría haber conocido. La educación nuestra ha sido construida por las carreteras curriculares. En alguna medida es una complicidad con Heidegger. Hay gente. don Héctor era lo menos intelectual en el sentido siútico de la palabra.

en la educación secundaria? Hoy intuyo que en el mundo escolar la visión de la edad media no ha cambiado tanto como uno podría suponer. también fue Profesor escolar.en el mundo escolar: la autenticidad. Juan Gómez Milla. la universidad como parte de la sociedad. ¿por qué Carmen Castillo fue su ayudante y hasta el día de hoy lo respeta y lo recuerda con cariño? También lo dijo Gabriel en una entrevista. y don Héctor era un hombre integro y autentico. Tomando en cuenta dicha experiencia. ¿cómo evalúa usted la enseñanza de la Historia en general.” tu lo quedas mirando. como una tarea de calle. también lo ha dicho Eduardo Cavieres. es parte de la republica uno diría. De tal manera que si alguien hubiese dicho “viejo. Y ahí podemos decir que la universidad es tradición y una magistratura. Pero yo no me he dado cuenta hasta donde la nueva generación . diciendo: ¿perdón? Y ahí vendría la pregunta.. usted no solo ha sido Profesor en variadas instituciones univsersitarias. y la enseñanza de la Edad Media en particular.. Y saber que detrás de don Héctor hay un maestro que yo alcancé a conocerlo. Entonces el magisterio como una materia pública. Deteniéndonos en la temática del sendero del bosque y la carretera. donde dice que don Héctor le enseño muchas cosas.

porque en los manuales no ha cambiado demasiado. hay manuales que mantienen los mismos estereotipos de la Edad Media. han logrado cambiar la imagen medieval. o si finalmente esos profesores terminan cediendo frente a los manuales oficiales que son relativamente perversos hacia la historia medieval. Técnicos que diseñan manuales para la edición de libros y que realizan un curriculum para un mundo estandarizado.de profesores de historia medieval de Chile. Entonces el problema si acaso la saturación de docencia en el mundo escolar permite ceder en ciertas condiciones críticas frente a la historia. El problema es que en Chile. depende de tecnócratas y burócratas no de profesores. no depende de los profesores. de los que están instalados hoy. No tengo pruebas suficientes acaso si los alumnos que han egresado con cierta noción de la edad media. al menos en las clases. y sospecho que en gran medida el profesor saturado no tiene tiempo de cuestionar el curriculum. si se somete definitivamente al manual. Pero no tengo claro si el profesor recién egresado logra cambiar esa visión. es una locura que en una jornada completa de 44 horas 40 sean de aula. al menos con un sentido crítico distinto. Porque el . Porque todo el marco curricular nuestro. Aunque se han abierto un poco. hay una excesiva carga académica de los profesores.

donde asistí junto con José Marín y Diego Melo. se come la posibilidad de crítica y creatividad. Entonces me pregunto si en el mundo escolar se logra transmitir la crítica universitaria hacia la edad media. a la PSU y se cierra el circuito malévolo de una educación funcional.curriculum estandarizado del tecnócratas pasa al SIMCE. Entonces es urgente el grito 50/50. 50% de horas de clase y 50% de horas de ocio reflexivo. criticamos la noción de que el Imperio Romano cayó. Ejemplo. encerrado en un lugar haciendo que se lee y trabaja. Incluso por quienes realizan los programas de educación ministerial. Esto podría permitir el cambio. A propósito de de las reuniones que tuve el año pasado con grupos del Ministerio de Educación. pues no cayó en Occidente porque fue un proceso de descomposición de la larga duración y en Oriente duró mil años más. Creo que sigue existiendo los mismos estereotipos de la Edad Media y que no han sido superados. pero que en historia universal cambiaron conceptos tradicionales. Creo que la contingencia y la saturación de trabajo de los profesores chilenos. no se ocupación ridícula. hasta hoy no se ha dado el paso. Creo que en el mundo escolar falta la visión de la Edad Media que le ha dado la Ya tomamos en cuenta que la institucionalidad historiadora en Chile se ha abierto . muy respetables en su cargo.

camino para la comprensión del estudio de la Edad Media. Por ejemplo. en un colegio del barrio alto o en Valparaíso en el Teatro Municipal o en el pueblo rural más escondido de . en un encuentro político. El Calenda Maia tiene que tocar en eventos donde se lanza champú en el castillo Hidalgo. un cambio que el Calenda Maia dio en el ámbito local. en un colegio o parroquia de La Legua. ¿Qué importancia cobra para usted esta otra variante de estudio de la Edad Media? El Calenda Maia no sólo es llevar a la poética expresiva. Lo segundo fue pasar del ámbito universitario. Pienso por ejemplo en su labor en el conjunto de Música y Teatro medieval Calenda Maia. las nociones que uno tiene de la Edad Media. es presentar la Edad Media popular. luego se puede estar tocando en un matrimonio de la elite chilena. ese fue un camino importante: expresar el alma popular. alejándose del estereotipo barroco de la Edad Media. intelectual de centros culturales al ámbito de toda posibilidad habida. optando por la música popular. siendo usted parte fundamental de aquel recorrido. Sin embargo existen impulsos que son externos a esa institucionalidad historiadora-académica que también se dedican al rescate de la sociedad medieval.

es la contradicción de la precisión de lo que es el arte musical. hemos estado tocando para empresarios en el barrio más alto posible. entonces. hemos estado tocando en sinagogas judías. posiblemente. por cierto. nos trataban como maestros. Entonces el Calenda Maia ha sido un vehículo para llevar una Edad Media popular y tratar de cambiar la imagen de que la Edad Media es solo un mundo religioso. en Chile. nos trataban como juglarcillo y. uno humildemente se convierte en un juglargarcillo. donde hay que disfrutar la gente que recibe con cariño. hasta ser los bufones de una corte pseudoaristocrática. pero no era solo un mundo benedictino. Asomarme desde los grupos como la logia masónica de Marcoleta. y en otro lugar donde te dicen ¡ah los maestro! Y. hemos estado tocando para los barrios populares más pobres de Chile. la primera vez con nos dijeron maestro. yo he llegado espiar la sociedad chilena como nunca habría soñado a través del Calenda Maia. Hemos estado tocando en colegios . en nuestra vida. A veces. en Europa. Entonces Calenda Maia ha permitido ingresar a todo ambiente posible. entonces nos ha permitido una movilidad extraordinaria. en donde le pueden decir ¿podrían animar la fiesta? Y en ese momento. fue en Europa. Benedictino al cual yo admiro mucho.Chile como Nacimiento o Cabrero.

palacio. con pianos de cola. una vez tocando en una especie de casa de campo. Por ejemplo. un ideal medieval. Uno vive la itinerancia medieval a través del Calenda Maia. diciendo somos juglares y tenemos que tocar a todo el mundo y la mitad del Calenda amotinado diciendo. sofisticadísimo – existen esos mundos en Chile–. los más viejos. Lo que a lo mejor sin cien clases nuestras no habrían logrado. en el mundo rural y el mundo urbano. entonces ahí uno se da cuenta que esa Edad Media que uno ofrece tiene brillos muy distintos en los ojos que te reciben. Una parte de nosotros. la . nos cambiamos para un concierto y asomándonos a ver quiénes estaban entre el público. a este nivel de prueba llega la Edad Media. la mitad del Calenda se negaba a tocar. porque no tienen posibilidad de pagar. para no mirar. es la experiencia de mostrar y tratar de explicar de un modo poético. y lograr la victoria de que todos tomemos aunque sea bajando la mirada para no mirar. lo que yo llamaría. Entonces Calenda ha sido. Calenda Maia yo diría. de decirle a mucha gente oiga usted me cambió la imagen de la Edad Media solo por un concierto del Calenda. jamás voy a tocar para esa persona.particulares como el Grange y hemos estado tocando en escuelitas pobres donde uno solamente toca gratuitamente. efectivamente.

autogestada. no sin conflicto. yo no sería el mismo profesor de Historia Medieval sin el Calenda Maia. . El vivir como cofrates. tengan 5 años de antigüedad. tenga 25 años de antigüedad. no sin tensiones. todos nuestros discos los hemos producido nosotros. imposible entenderlo. Me gustaría agregar algo. no puedo creerlo. no dependemos de sellos y eso habla de cierta experiencia anarco comunitaria del Calenda Maia que es central. tan entretenida la Edad Media. todo el Calenda Maia. estamos tratando de ser rigurosos en tanto con la partitura. yo creo que es bueno decirlo: Calenda Maia es una experiencia comunitaria de músicos. definitivamente. Estamos reproduciendo como conjunto la vida de una cofradía igualitaria. autosuficiente. Que en un colegio digan. todos ganan exactamente lo mismo. Calenda Maia también reproduce la experiencia de vida. de una cofradía. La economía del Calenda Maia es una experiencia comunitaria. ahí nosotros le decimos ¡créanos. no hay director. con la conceptualización! Entonces yo no hoy entendería no entendería mi experiencia de docente académico universitario con mi experiencia callejera.convicción de lo que es la representación del elemento poético inmediatamente delante de una persona que cien clases de uno no logran cambiar la imagen.

Por último. del intelectual medieval. Esta es la matriz de la universidad medieval. no hablo de la conversión. de la amplitud de criterio de Jaques Le Goff. Que hasta hoy día me marca. desde el punto de vista porque me enseñó amar el oficio medieval en la universidad instalado hoy día. la universidad en rigor histórica debería no perder la dimensión de la universidad medieval. más bien. La bolsa y la vida. El libro que más me marcó inicialmente fue Los intelectuales en la Edad Media. ¿qué importancia tiene Jacques Le Goff en los estudios medievales y en su propia formación como medievalista? Y. lo voy a decir así. escéptica de la espiritualidad termina escribiendo sobre San Francisco. la disputatio. lo que habla de la amplitud de alma. Jacques Le Goff nos permite adivinar varias cosas importantes . ¿de qué manera podemos entender la espiritualidad medieval en Jacques Le Goff leyendo. porque Jacques Le Goff de hecho siendo un historiador. sino más bien. Recuerdo con enorme cariño la lectura que usted nos diera en su cátedra de Medieval en la UMCE. por ejemplo. de una corriente. del hombre que hace de la artesanía intelectual su propio sustento para vivir. La bolsa y la vida? Central. quisiéramos terminar esta entrevista evocando en la memoria a un historiador que nos acaba de abandonar: Jacques Le Goff.

en la historia que yo creo que algunos autores medievales también han logrado instalarlo. mundo funcional y pragmático y sentido creativo y cultural. religión. ¿Cuál es el sentido humano de la historia en Jacques Le Goff? Que cuerpo. de prácticas económicas transforman . No son caminos distintos ni separados. como también las condiciones y las prácticas materiales de existencia que condicionan la cultura y lo que uno podría llamar la espiritualidad. con el mundo cultural. religioso. por lo tanto. Entonces Jacques Le Goff tuvo el tamaño suficiente como historiador para tejer lo que yo llamaría un sentido humano de la historia. yo creo. nunca fue un marxismo falto de respeto frente a la cultura ni al mundo espiritual. lejos es El nacimiento del purgatorio. que el mundo material más denso se vincula. Que no hay mayor conflicto entre materia y espíritu. de tal manera que la mentalidad diseña condiciones materiales de existencia. espíritu. su gran obra. ciertas condiciones prácticas. economía. con el mundo místico. todas las otras obras más bien obedecen a las variantes del marxismo. El marxismo de Jacques Le Goff. que el militó de una forma más declarada que al final de su vida. respetar las condiciones materiales de existencia como también respetar las convicciones culturales de existencia. forman parte de una única dimensión y.

La historia no existe sin crímenes. no la viví con tristeza. dice está bien enterrémonos hasta el cuello en el barro y en la sangre de la historia. criminal horrorosa. la historia no existe sin la bajeza humana. No creo en la noticia triste de la muerte. pero tampoco la historia existe sin tener la parte de la cabeza liberada hasta lo sublime y lo espiritual. Ahí está el camino de Le Goff. como . el considerar al hombre como un ser integro. notable.la ideología y la representación. yo tengo otra opinión de la muerte lamentablemente para mí la muerte de Le Goff es gloriosa. pero al mismo tiempo la representación de la ideología pueden cambiar las prácticas económicas. Le Goff para mí traduce lo que sería el equilibrio entre el estudio materialista de la historia en respeto a la condición cultural que podría cambiar este mundo material y sublime. pero también seamos capaces de mirar lo que esa experiencia de dolor de la historia nos permite también mirar las alternativa posibles que la misma historia de un mundo nos permita ser el mundo mucho más sublime. como decía el gran Giovanni Papini. Tener los pies instalados en el barro y tener esa mirada en la montaña más bella no nos convierte en menos si tenemos los pies enterrados La historia se hace. La última obra de San Francisco de Le Goff.

pero debo voy a decir que yo acepto la muerte en su dignidad. la conducta de mi madre y padre las tengo yo. Mis dos papás murieron. de los abuelos. pero nosotros somos genéticamente el cuerpo de ellos. de los maestros. Cada ser humano tiene su momento. fue una coronación de la carrera qué bueno que la gente muera además. uno la acepta porque él vive en uno. uno podría haberse sentido desesperado. entonces la muerte de Jacques Le Goff no fue una interrupción. desde el punto de vista que hay que dejar de ser en algún momento. con la muerte. porque la muerte de don Héctor fue la muerte de un padre en cierto sentido. huérfano. por supuesto que me afectó. y cuando estoy haciendo clases en algún momento “soy don Héctor”. por lo tanto no me sentí huérfano. que esto valga para la muerte de los padres de uno.debo decir que ni tampoco la recibí con demasiada tristeza. la muerte de don Héctor. pero yo siento que los dos papás están en mí. sentí que él había estudiado tanto que había sido tan generoso y que sería un . yo siento tal como la muerte de mis dos padres. Y esto no es por una cosa mística ni rara. ¿Por qué te digo esto? A propósito de lo que hemos hablado en esta entrevista. me las veo a cada rato en ellos. porque cuando muere don Héctor. no sé cómo decirlo. o de liberarse o de estar libre o de integrarse a otra realidad.

Y esa apertura yo la considero inolvidable. pero yo conocí sus libros. puede tener el mismo respeto para el mundo espiritual. que tanto la biografía de San Francisco se merece tanto respeto como también trabajar con el mundo del naciente capitalismo medieval. notable. como te dije anteriormente. En Jacques Le Goff sería lo mismo. Yo creo que la clave en Le Goff. que el mundo material. porque en rigor no dejó ausencia. una tremenda obra. que el mundo cultural y el mundo espiritual son parte de la totalidad del ser humano con el mismo respeto. uno no tuvo la suerte de conocerlo. Entonces uno dice nos dejó los que nos dejó. una inmensa obra para seguir pensando. reflexionando. yo creo que Luis Rojas lo conoció. dirección económica en La bolsa y la vida o Mercaderes y banqueros. con el mundo cultural. dejó presencia y eso es importante. .insulto a llorar por su ausencia. tiene el mismo respeto para trabajar con el mundo material del ser humano.