You are on page 1of 10

RESULTADOS PRELIMINARES DEL INFORME 2010 DE LA ENCUESTA DE

VICTIMZACIÓN Y EFICACIA INSTITUCIONAL (ENVEI)

Dirección: Rodolfo Sarsfield, Marcelo Bergman, Juan Salgado

I. INTRODUCCIÓN

El presente documento constituye una breve síntesis de los hallazgos más importantes de la
Encuesta de Victimización y Eficacia Institucional (ENVEI) durante el año 2009 en el
Distrito Federal y el Estado de México, en lo referido, principalmente, a las tendencias
delictivas, la evaluación ciudadana sobre la policía y el Ministerio Público, y la eficacia
institucional percibida por víctimas de delitos que hicieron la denuncia correspondiente.

En 2009 se cumplen cinco años en que el CIDE levanta esta encuesta de modo semestral
(dos veces al año; diez encuestas en total). Este instrumento fue especialmente diseñado
para medir las tendencias en materia de actividad delictiva y eficacia institucional, por lo
que los resultados obtenidos son altamente confiables.

Cabe aclarar que la cantidad de información que recaba este instrumento de medición es
muy grande. En este reporte sólo se mencionan algunos de los resultados que se consideran
más relevantes y significativos. En septiembre de 2010 se publicará el informe completo,
en versión impresa y en el sitio web del PESED http://www.seguridadpublicacide.org.mx.
En este mismo sitio web se pueden encontrar las bases de datos de todas las encuestas
realizadas por el PESED –tanto las de Victimización y Eficacia Institucional como las
aplicadas a población en reclusorios- y bases de datos sobre incidencia delictiva, seguridad
pública y sistema de justicia en México. Asimismo, en la página de internet de Geocrimen
del CIDE se puede encontrar información cartográfica y estadística que apoya a la
investigación delictiva. Es posible entrar a Geocrimen desde el sitio web del PESED o en
http://geocrimen.cide.edu

A continuación, el documento cuenta con tres secciones: una dedicada a los resultados
sobre victimización, otra sobre las percepciones de las/os ciudadanos sobre la justicia, la
policía y el Ministerio Público, y una parte final sobre la evaluación que víctimas de delitos
que presentaron sus denuncias hacen sobre el desempeño mostrado por estas dos últimas
instituciones.


 
II. VICTIMIZACIÓN

i) Las tendencias delictivas en 2009 continuaron el patrón de aumento observado


durante 2008. Como lo señaló el informe de la ENVEI en aquel año y tal como
cabía esperarse a partir de la literatura comparada sobre entornos de aumento del
desempleo, el comportamiento de los índices delictivos aumentó a partir de 2008 –
especialmente durante el segundo semestre-, luego de varios años caracterizados por
una relativa estabilidad. Aunque los datos recabados en los levantamientos de la
ENVEI en 2009 no permiten afirmarlo de manera contundente, la recesión
económica mundial (que repercutió en la economía mexicana especialmente en lo
concerniente al cierre de puestos de trabajo existentes y a las limitaciones en
materia de generación de nuevos empleos entre fines de 2008 y casi todo 2009)
parece ser el factor desencadenante del aumento de los delitos a partir de 2008.

ii) La tendencia de aumento de los delitos durante 2009 –como cabía esperar- siguió el
mismo camino que en 2008. Las tasas delictivas continuaron incrementándose. Esta
tendencia se observa tanto en el Distrito Federal como en el Estado de México. Sin
embargo, existe una diferencia importante entre ambas entidades federativas: el
aumento de los índices delictivos durante 2009 fue mayor en el Estado de México
que en el DF. Así, en el Estado de México, el índice de delitos totales creció
aproximadamente un 25 % durante 2008, mientras que mostró un aumento mayor
en 2009 del orden del 33%. En el Distrito Federal, luego de mostrar un dramático
aumento de más de un 60% durante 2008, tal incremento se limita a un aumento de
menos del 5 % (Gráfica 1).

Gráfica 1: Índice de delitos totales


 
Gráfica 2: Índice de delitos violentos

iii) Por otra parte, no todos los tipos de delitos aumentaron de igual modo. Los datos de
2009 muestran un preocupante incremento de los delitos violentos, tanto en el
Distrito Federal como en el Estado de México. Unas pocas cifras de esta
investigación revelan que los delitos en los que se ejerce alguna forma de violencia
crecieron en el DF de 18.56 % en 2008 al 21.52 % en 2009. Asimismo, en el Estado
de México también hubo un importante incremento: mientras que en 2008 hubo un
16.49 % de hogares que sufrieron por lo menos un delito con violencia, esa cifra se
incrementó al 22.59 % en 2009.

Vistos como una fotografía, los datos de 2009 sobre delitos violentos indican que,
aproximadamente, casi 22 de cada 100 hogares en el Distrito Federal fueron víctimas de
al menos un delito en el que se empleó violencia contra las víctimas. De modo similar,
en el Estado de México, 23 de cada 100 hogares sufrieron al menos un delito con el uso
de fuerza física.

iv) Los delitos serios también aumentaron durante 2009 en ambas entidades
federativas, aunque crecieron menos de lo que lo hicieron en 2008.1 Comparado
con el preocupante aumento del año anterior, la situación parece haber sido
controlada durante 2009, aunque el crecimiento del porcentaje de hogares que sufrió
al menos un delito serio en ambos estados continúo en aumento, como se puede ver
en la Gráfica 3.

                                                            
1
En los cuestionarios de la ENVEI, aplicados a mayores de 15 años en los hogares seleccionados en la
muestra, se considera delito patrimonial no serio a un robo o un delito con una consecuencia patrimonial por
un monto menor a mil pesos. Los delitos patrimoniales serios, son robos o delitos con una consecuencia
patrimonial por montos superiores a los mil pesos. 


 
Gráfica 3: Índice de delitos serios

v) El panorama es algo más optimista en el índice de delitos no serios. Este resultado


se observa en ambas entidades federativas, aunque es especialmente destacable en
el Distrito Federal. En el DF el porcentaje de hogares que fueron víctimas de al
menos un delito no serio disminuye levemente. En el Estado de México, los delitos
no serios aumentaron, pero no en el grado que lo hicieron los delitos serios y
violentos (Gráfica 4).2

Gráfica 4: Índice de delitos no serios

vi) La convergencia temporal de aumento de los delitos violentos y serios junto a un


relativo estancamiento de los delitos no serios conducen a un conjunto de hipótesis
que, si bien no se pueden comprobar con los datos de que genera la ENVEI y la
                                                            
2
Hay que tener en cuenta que, por razones de espacio, se han calculado en este documento los intervalos de
confianza. Esto quiere decir que no se puede descartar que los incrementos o decrementos pequeños caigan
dentro de los límites superior e inferior de tales intervalos. 


 
información estadística oficial, no deben dejar de ser tenidas en cuenta para estudios
posteriores en la materia. El incremento de delitos serios y violentos junto al
decremento de los delitos no serios podría señalar una paulatina organización y
especialización de un tipo de delincuente que, en años anteriores posiblemente
transitaba entre la economía informal y la eventual comisión de delitos menores y
que, actualmente, debido a la limitación de oportunidades en la economía informal,
ha incurrido en delitos serios. Por otra parte, el aumento de delitos en los que se usa
violencia podría ser indicativo de que, dada la creciente transformación
experimentada en estas entidades federativas de lugar de tránsito a lugar de
consumo de drogas, los delincuentes actúan bajo el influjo de algún estupefaciente,
lo que los torna a ser más propensos al empleo de fuerza física al cometer un delito.
Otra posible línea explicativa es que los altos índices de impunidad permiten que el
uso de violencia se extienda. Como se señaló anteriormente, los datos que arroja la
ENVEI no permiten afirmar conclusivamente estas hipótesis. Sin embargo, en el
mediano y largo plazos es importante observar las tendencias en la incidencia de
este tipo delitos a la luz de otros datos.

Gráfica 5: Indicadores por delito específico

vii) Cuando los datos sobre la evolución de seis tipos de delitos desde 2005 a 2009 se
muestran de manera desglosada, los resultados muestran un panorama más
heterogéneo. Como cabe esperar y en términos generales, las series de tiempo con
los indicadores desagregados muestran el mismo escenario que los índices
múltiples: relativa estabilidad en el periodo 2005-2007 y crecimiento significativo
del delito durante 2008 y 2009. Esto se observa con particular importancia en robo a
personas, robo (o intento de robo) de autopartes y agresión.


 
III. PERCEPCIONES CIUDADANAS SOBRE JUECES, POLICÍAS Y
MINISTERIOS PÚBLICOS

i) La confianza en los tribunales de justicia continúa siendo estable –y muy baja-


durante 2009. En ese sentido, el índice de confianza en la justicia sigue el patrón
observado desde que la ENVEI comenzara a medir el fenómeno hace cinco años. En
2009, y como ha sido hasta ahora, los jueces proveen a las/os ciudadanos de escasa
certidumbre, situándose en valores cercanos a 4 puntos en ambas entidades
federativas, en una escala que va de 0 a 10 puntos (Gráfica 6).

Gráfica 6: Índice de confianza en la justicia

Gráfica 7: Índice de satisfacción ciudadana con la policía


 
ii) Un comportamiento similar se observa con el índice de satisfacción de las/os
ciudadanos con la policía. Los datos mostrados en la gráfica 7 muestran que no se
han presentado grandes variaciones en las calificaciones promedio de la policía por
parte de quienes habitan en el Distrito Federal y el Estado de México. Como los
resultados de arriba lo sugieren, los promedios generales son prácticamente
idénticos en los cinco años considerados. Sólo se observan diferencias mínimas
entre los valores que el índice asume a lo largo de la serie. Durante 2009 se nota
una muy leve mejoría de la evaluación ciudadana sobre el desempeño policial en
el Distrito Federal, al mismo tiempo que se observa un leve empeoramiento de la
satisfacción de los mexiquenses respecto a su policía.

IV. ÍNDICES DE SATISFACCIÓN DE VÍCTIMAS

i) Durante 2009, el índice de satisfacción de víctimas de delitos que hicieron la


denuncia ante el Ministerio Público se mueve dentro de la tendencia general
observada desde 2005, en valores que van desde algo menos de 4 a 5 puntos (con la
excepción del valor de casi 6 puntos obtenido por la policía del Distrito Federal en
2006). Este patrón de estabilidad se observa tanto en el DF como en el Estado de
México. Cabe observar que para 2009 hay una leve mejoría de la satisfacción de las
víctimas capitalinas y una muy ligera caída de cuán satisfechos dijeron estar las
víctimas mexiquenses (Gráfica 8).

Gráfica 8: Índice de satisfacción de víctimas con el MP


 
ii) Respecto a las víctimas de delitos que hicieron la denuncia ante la policía, la
satisfacción con el desempeño de esta institución se comporta de modo similar al
índice de satisfacción con la eficacia institucional del Ministerio Público: las
personas victimizadas y que hicieron la denuncia a la policía muestran estar poco
satisfechas. Al mismo tiempo, esta baja satisfacción casi no se mueve a lo largo de
los cinco años que abarcan los levantamientos de la ENVEI. Ambos patrones se
presentan en las dos entidades analizadas. Cabe agregar que, dentro de este
panorama de similitudes, se observa una diferencia entre el Distrito Federal y el
Estado de México. Mientras hay un aumento de cerca de un punto en la satisfacción
de los capitalinos, se nota una caída de medio punto entre los mexiquenses en 2009
(Gráfica 9).

Gráfica 9: Índice de satisfacción de víctimas con la policía


 
V. ALGUNAS CONCLUSIONES PRELIMINARES

i) En síntesis, los resultados de los índices delictivos muestran que las tendencias
delictivas en 2009 continuaron el patrón de aumento observado durante 2008.
Luego de un periodo de tres años de relativa estabilidad (2005, 2006 y 2007),
los delitos iniciaron un proceso de alza sustantiva. Este crecimiento delictivo
parece haber sido más importante en 2008 que en 2009. No obstante, habrá que
ver qué ocurre en 2010, para poder buscar explicaciones más amplias sobre los
fenómenos económicos y sociales, así como de las reformas normativas y
políticas públicas de seguridad y prevención del delito que pueden conducir a
estos incrementos delictivos.

ii) La satisfacción de las/os ciudadanos frente al desempeño de las instituciones


responsables de la prevención del delito, así como de la procuración y
administración de justicia sigue siendo muy baja. Esto se observa en los datos
de la confianza en la justicia y la satisfacción ciudadana con el desempeño
policial.

iii) Lo mismo ocurre con las víctimas de delitos que acuden al Ministerio Público o
a la policía para hacer sus denuncias. La satisfacción, con algunos pequeños
altibajos, continúa siendo baja.

iv) No se observan diferencias sustantivas al comparar los datos del Distrito Federal
y el Estado de México. Sin embargo, en algunos indicadores específicos que han
sido señalados arriba se nota una leve mejoría de la eficacia institucional en el
DF y una ligera caída en el Estado de México.

En el Informe 2010 de la ENVEI se presentarán con detalle los resultados obtenidos en los
dos levantamientos de 2009, analizando también el entorno de las políticas públicas y
reformas normativas en materia de prevención del delito, procuración y administración de
justicia en ambas entidades.


 
MÁS INFORMACIÓN

Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE)


http://www.cide.edu

Programa de Estudios en Seguridad Pública y Estado de Derecho (PESED), División


de Estudios Jurídicos del CIDE
http://www.seguridadpublicacide.org.mx

Geocrimen
http://geocrimen.cide.edu

Teléfonos
57 27 9800 ext. 2850 (Xiao Recio)
57 27 9800 ext. 2254 (Gerardo Covarrubias)

Correo electrónico
pesed@cide.edu

10