You are on page 1of 6

LAS ETAPAS DE LA EDUCACIÓN EN

LA INFANCIA

¿EDUCAMOS A NUESTROS NIÑOS SEGÚN SU EDAD?

Antes de describir la educación de los niños de acuerdo a su edad, insistiremos en
que el buen ejemplo y la armonía familiar son indispensables para formar a los
hijos, independientemente de los años que tengan. En la necesidad de rezar mucho
por ellos y de tener la confianza de que Dios nos guiará para darles una buena
educación. Para ello recibimos, sin duda, gracias especiales en el Sacramento del
Matrimonio.

¿Si no somos perfectos, no podemos educarlos? Claro que sí, de hecho, los padres
tenemos que reemplazar nuestras imperfecciones por un constante esfuerzo por
alcanzar las virtudes que intentamos educar y reconocer nuestras debilidades,
demostrando que uno las detesta y que se hacen esfuerzos por corregirse, para que
el niño comprenda que todos nos esforzamos por alcanzar la perfección. Así
mismo, es necesario un ambiente familiar en donde reine la caridad, pues a todos
los hijos les afectan las riñas, las peleas, la falta de atención, de respeto y de todo lo
que no armonice en su hogar.

0 a 2 años (desarrollo inicial)

Es conveniente bautizar al niño lo antes posible, antes de que cumpla el mes de
edad. Recordemos que el niño nace con el pecado original y hasta que se bautiza
éste se borra, recibe las gracias necesarias para su santificación y pasa a ser hijo de
Dios y de la Santa Madre Iglesia. Es conveniente ponerle un nombre católico, un
nombre de un santo, un nombre que les guste, sí, pero que corresponda a un santo
al que le tienen devoción, o del que admiran su vida. Tengan en cuenta que él será
en el cielo su santo patrono, un intercesor de las gracias de Dios para su hijo.

por lo que sí se fracasa en esta etapa será más difícil la educación posterior. Tal es el más sencillo y eficaz medio de comunicación con los niños de esta edad. entre el año y los dos años de edad. le dice claramente que el acto es malo. la niña o el niño va aprendiendo. que armen bulla. para otros o para un objeto de valor. no solo el cuerpo sino también el alma. por los niños. no hay que ceder a sus caprichos y empeñarnos en ahorrarles el menor esfuerzo. el niño entiende que este acto es bueno. Para educar al niño es necesario observarlo a fin de descubrir los verdaderos motivos de sus acciones. va logrando adquirir esa buena costumbre. a las virtudes. Desde el momento en que el educador alienta un acto con una sonrisa. Al ponerle un límite el niño también va entendiendo poco a poco la causa de esa limitación. No se trata de suprimir los goces del cuerpo de un pequeño. éstos. un gesto de enfado. “Amadlos cuanto podáis. mamá y hermanos son personajes de su corte por lo que quiere que se le cumplan todos sus caprichos. una caricia o un pequeño regalo. que deseen tocarlo todo. La transmisión de los padres a sus hijos de los principales valores morales. Hay que tener paciencia y no desesperarse. por ello es necesario que les hagamos seguir un horario. si hacemos una cara seria. Por ellos. sino de vigilar para que ellos estén siempre en relación con el bien y evitar el fomentar el egoísmo. Más por la repetición de los buenos actos que por el razonamiento de ellos. Su inteligencia no está suficientemente desarrollada como para que sea “la explicación de las cosas” nuestro principal mecanismo de educación. . Recordemos que en esta edad el niño es egoísta por naturaleza. hay que evitar siempre lo que pueda dañarles.En esta etapa hay que tratar de que el niño vaya adquiriendo buenas costumbres. una acción que le cause dolor sin dañarlo o una prohibición de algo habitualmente permitido. Por el contrario. pues quererlos mucho consiste precisamente en no cumplírselos. pero no por vosotros sino por ellos”. que sean curiosos. Entonces utilicemos mas a menudo a la sensibilidad. Las buenas costumbres dan origen a los buenos hábitos y más adelante. se efectúa a través de la alegría y del sufrimiento. se considera el rey de la casa: papá. Bueno. sino ser firmes en las decisiones que tomemos. hasta cierto punto. Pero ese “cierto punto” lo dicta el sentido común cuando lo que hacen puede ser un peligro o un daño para ellos mismos. Se puede tolerar.

persignarse o recibir la bendición de sus padres. Empieza a hacer conciencia de que hay cosas que no deben hacerse. Son mejores las órdenes claras y firmes y en el momento oportuno. También es importante alentarlo en el esfuerzo y acostumbrarlo a que termine lo que empieza. la Santísima Trinidad que en él reside. ya que se pueden quedar con ideas falsas y más adelante nos lo pueden reclamar. por lo que se debe de tener cuidado para no decirles cosas inexactas. Como poseen un sentido terrible de la propiedad (todo lo quieren para sí) hay que enseñarlos poco a poco a mirar a su alrededor e inculcarles que el dar las cosas por amor es bueno. Es preciso ser reiterativos en nuestras órdenes o llamadas de atención (con paciencia. Hay que esforzarse por descubrir en cada niño bautizado. No hay que reírse nunca de sus malos actos. su Ángel de la Guarda y los santos. Nada de explicaciones prolijas. si hay que sancionar. pero para los niños puede deformar mucho su conciencia. a veces sólo un gesto o una mirada. sin exagerar). También es cuando debemos empezar a enseñarles a comportarse en misa y a acompañarnos a rezar el rosario. pues así descubriremos rasgos de generosidad insospechados. para los adultos puede resultar simpático o de poca importancia. cuando acabe de jugar o de hacer la actividad correspondiente. decir el nombre de Jesús y de María. Tenerle un horario discreto y seguirle fomentando la buena costumbre del orden es importante. aunque nos hayan parecido chistosos. frases cortas. bastan explicaciones breves. 3-5 años (Primera infancia) A esta edad el niño es muy dócil y cree al pie de la letra lo que dicen sus padres. si esto es prudente. del Niño Jesús. no permitirle pasar a otros juegos o tareas mientras no termine el juego o la tarea anterior. no dejan de serlo porque lo haga un niño chiquito con cierta gracia. . por ejemplo. como tomar los juguetes de otros o decir mentiras. A esta edad se les dice a los niños “imitamonos” porque tienden a calcar lo que ven en sus mayores. Esto se puede lograr con pequeñas prácticas como: besar un crucifijo. No debemos mimarlos en los momentos que se han portado mal. hacerlo en el momento siguiente a la falta. paulatinamente. así es que mucho cuidado con lo que decimos o con lo que hacemos. antes de iniciar otra actividad. un misterio para empezar. Una mentira o un mal modo o una desobediencia o una grosería. Se está entre la inconsciencia de la más tierna edad y el contacto racional con la vida. El sentido moral a esta edad aún no se ha despertado del todo. una estampa de la virgen. la Virgen.Desde esta edad se debe de ir acostumbrando al niño a la existencia de Dios. Es el momento de enseñarle las primeras oraciones y de hablarle del Niño Dios. para hacer de ellos templos sagrados de Dios. De la misma forma. Que recoja sus juguetes y otras cosas que tire.

También les podemos contar historias. muchas estampas preciosas de Nuestro Señor Jesucristo. esto permite al niño relacionar mejor los “por qué” con los “como”. existen pasajes muy pintorescos del Evangelio que podemos adaptar para su edad. de los santos. y podemos conseguirlas fácilmente. si se quiere que el niño sea un día capaz de hacer el bien sin titubeos ni debilidad. de su Santo Patrono. No se le deje. Después de dar una orden o un regaño es conveniente razonar con él. ahora comienza el desarrollo de la inteligencia y de la voluntad. .En esta edad es muy imaginativo y hay que aprovechar esta característica para enseñarle a través de las imágenes. El arte del educador consiste en inducir al niño a encontrar la explicación de las cosas. Es el periodo de los “¿Por qué?”(9 años) en el cual va a aprender a juzgar. pues. discutir consigo mismo ni con ustedes. La virtud a fomentar predominantemente es la obediencia. 6 –9 años (Segunda infancia) En las etapas anteriores el niño toma posesión de sus sentidos. No hay que tomar a la ligera sus preguntas. así como la vida de los santos o cuentos que muestren la bondad y maldad. pero solamente cuando el niño esté calmado y sea capaz de comprender las explicaciones. apreciar las cosas y los acontecimientos. La prontitud al obedecer acostumbra al niño a no calcular en torno del deber. Afortunadamente existen. Se puede lograr mucho. De esta manera se va despertando la conciencia personal del niño. del Ángel de la Guarda. ni discusiones dilatorias. es la de obtener del niño una gran generosidad de corazón. explicándole por qué es conveniente actuar de una manera más bien que de otra. podría decirse. a lo malo. Las órdenes deberán ser breves y no permitir escapatorias. a lo bueno. de la Virgen. a la mentira. El niño es todo espontaneidad y sinceridad. pero sobre todo se puede inculcar desde estos primeros años. cuya finalidad. el amor a Dios. Que las recompensas y los castigos sean precisos. a la verdad y la aversión a los que actúan contra Dios. Este periodo de la vida es una etapa prodigiosa.

generosidad. -Es muy importante inculcarles el sentido de la responsabilidad. -Aprovechar su interés por la lectura. de sus primeras confesiones. hacer la tarea antes que jugar. -Es una edad en que el niño se da cuenta de las contradicciones y empieza a cuestionar lo que se le presenta. Es el momento de que aprendan a oír misa. de hacer su primera comunión (preferentemente a los siete años). sino con verdades. es decir. Fomentarla y proporcionarles buenos libros que contengan un ideal a seguir y modelos a quien imitar. sino es que ya empezó. perseverancia y responsabilidad. etc. etc. evitar la televisión que alienta la pasividad y merma la imaginación (no implica ningún esfuerzo. aunque teniendo en mente que no hay que ir más allá de lo que el niño desea saber. elevar la vista de los niños al cielo. A medida de que van pasando los años. siempre correspondiendo su magnitud a la falta cometida. vigilar que terminen el trabajo que se les encomiende y que sea bien hecho. decir jaculatorias. 10 a 12 años (Tercera infancia) En esta etapa su pensamiento es más sistemático y pueden tener rasgos de la adolescencia. comer lo que se le sirva aunque no le guste y que no lo haga entre comidas. de preferencia. por eso hay que prepararlos con el catecismo e inculcarles un profundo respeto y amor a Jesús Sacramentado a través de actos de amor como ponerse de rodillas. agachar la cabeza. . justicia. gastar el dinero con responsabilidad. cambiarse por las sanciones morales. ya sea físico o mental). Esta edad es clave para “tirar hacia arriba”. Hay varios puntos importantes a considerar especialmente en esta edad: -Vigilar sus amistades. Se necesita firmeza y perseverancia por parte de los padres para lograr que la voluntad se fortalezca y pueda adquirir principalmente las virtudes de: paciencia. Por ello “nuestro hacer” debe de tratar de ser congruente con “nuestro decir” y no debemos contestar a sus preguntas con mentiras o cuentos. se necesitan dar más razones con el objeto de que la inteligencia colabore con la virtud de la obediencia en el esfuerzo que supone adquirir un bueno hábito. ordenar sus cosas. debemos insistir nuevamente en la formación de buenos hábitos.Como el desarrollo de la inteligencia debe ir a la par con el de la voluntad. sobre todo al tratar el tema de la educación sexual. puede afirmarse que: “la sanción es buena si da resultado”. a través de fortalecer la voluntad. ya que en esta edad son muy influenciables y es muy difícil corregir el daño que puede hacer una mala amistad. Permitir que hagan las cosas por sí mismos. que ya está por iniciarse. hacia Dios y conseguir que las virtudes naturales lo ayuden a llevar una vida sobrenatural. He aquí algunos ejemplos para ejercitarla: Fomentar el trabajo bien hecho y completo. levantarse rápidamente de la cama. Fomentar y facilitar las buenas amistades. -Las sanciones físicas deben. sin embargo. No hay regla absoluta.

-No podemos imaginar el bien que les hace la confesión y comunión frecuente. Que diferente vivirla con el sentimiento de Dios y de sus cosas en el corazón. deportistas. Un hábito que les trae en sí mismo un torrente de Gracias Sobrenaturales para ganar el Cielo. etc. Es. – A esta edad deben haber ya hecho su primera comunión (lo óptimo es a los siete años) y recibir el Sacramento de la Confirmación.). el demonio y la carne. La juventud esta por empezar. Un hábito que es un escudo indestructible contra el mal. el cuál necesariamente llena los falsos ídolos (cantantes. además deben seguir con la instrucción conveniente en materia de religión y el catecismo adecuado para su edad. sin duda. contra los tres enemigos del alma: el mundo. grupos de rock. Ojalá nunca nos reclamen “LO QUE VEO EN TI NO ME DEJA ESCUCHAR LO QUE ME DICES”.-Es la edad en la que se pueden forjar los grandes ideales. Que lata con lo del ejemplo ¿verdad? pero así es y qué bueno. el mejor hábito que pueden adquirir. lo terminamos haciendo por cariño a nuestros hijos. Por ello debemos de alentarlo lo más posible y recordar que lo haremos mejor si damos el ejemplo. pues lo que no hicimos por nuestro propio bien. aunque les revoloteen miles de mariposas en la cabeza. . que pasarla con el vacío de Dios.