You are on page 1of 233

Carlos Ivorra Castillo

´
EL ALGEBRA Y LA
GEOMETR´IA
ELEMENTAL

Para explicar el significado de la geometr´ıa pura
podr´ıamos usar la f´ormula usual de exenci´on de res-
ponsabilidades de las pel´ıculas: No se pretende refle-
jar las caracter´ısticas de las figuras geom´etricas o de
las propiedades espaciales de cuerpos reales. Cual-
quier parecido entre los conceptos primitivos y sus
connotaciones geom´etricas habituales es pura coinci-
dencia.
Carl G. Hempel

. . . . . . . 20 1. . . .2 Cuerpos ordenados . . . . . . . . . . . . 3 1. . . . . . . . . . . . . . .8 Teor´ıa de modelos . . . 52 2. . 62 2. . . . . 43 2. . . . . . .1 Los axiomas b´ asicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112 v . . . . . . . . . . . . . . 6 ´ 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 Conjuntos totalmente ordenados . . . . . . . . . . . .5 Extensiones algebraicas . .5 Simetr´ıas puntuales .7 Planos . . . . 30 Cap´ıtulo II: La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados 43 2. . . . . . 107 3. .9 El decimos´eptimo problema de Hilbert . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 La l´ogica de clases . . . 103 3. . . . . . . . 73 2. . . . .2 Primeras consecuencias de los axiomas . 83 3. . .6 Eliminaci´on de cuantificadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54 2. . . . . . . . . . .6 Perpendicularidad . . . . . . . . . .2 La teor´ıa de cuerpos . .5 La consistencia de CRC . . . . . . . . . .4 Rectas . . . . . 59 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 2 La geometr´ıa elemental 81 Cap´ıtulo III: Los elementos de la geometr´ıa de Tarski 83 3. . . . . . . .7 El esquema de completitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 3. .´Indice General Introducci´ on vii 1 El ´ algebra elemental 1 Cap´ıtulo I: La teor´ıa elemental de cuerpos 3 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 2. . 97 3. .4 Cuerpos realmente cerrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 Ordenaci´on de segmentos . . . . . 45 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 Algebra lineal . . . . .4 Polinomios . . . .3 Cuerpos formalmente reales . . . . . . . . 99 3. 12 1. . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . 151 5. . . . 124 4. . . . . . . . . . . . . . . . . .5 El producto escalar y la norma . . 183 5. . . . . 163 5. . . . . . . . . 216 Bibliograf´ıa 223 ´ Indice de Materias 224 .1 Simetr´ıas axiales . . . . . . . . . . . . . . . . . 121 ´ 4. . . . . .4 Variedades afines .2 Angulos . . . . . . . . . . . . . . . 156 5. . . . . . . . . . . 148 Cap´ıtulo V: La geometr´ıa eucl´ıdea 151 5. . . . . . 166 5. . . .7 Circunferencias . . . . . . . . . . . 190 Cap´ıtulo VI: La geometr´ıa anal´ıtica 195 6. . . . . . . . . . . 209 6. . . . . .4 La estructura de cuerpo . . . 198 on de CP en GT− 6. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2 La interpretaci´ n en CP . . . . . . . . . 180 5. 137 4. . . . . .5 La dimensi´ on del espacio . . . . . . . . . . . . . . . .3 Tri´ angulos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 El axioma de las paralelas . . .2 El teorema de Pappos-Pascal . . . . . . . . . . . . . . .3 La interpretaci´ n . . . . . . . . . . . .3 El teorema de Desargues . . . . . . . 215 6. . . . . . . 195 on de GT− 6. .1 La geometr´ıa de Tarski . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .vi ´INDICE GENERAL Cap´ıtulo IV: La geometr´ıa absoluta 121 4. . 133 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 Los teoremas de Tales y de Pit´ agoras . . . . . . . . . .4 La equivalencia entre GTn y CRC . . . . . . .6 Coordenadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

S´ olo en un momento dado. que. pues el ´algebra elemental no permite formalizar. a las que podr´ıamos ´ llamar el Algebra elemental. en el sentido de que s´olo re- quiere del lector un conocimiento de lo que es un lenguaje formal y una teor´ıa axiom´atica de primer orden. en general. “plano” y. necesitaremos un resultado t´ecnico no trivial que vii . de modo que todos los dem´ as conceptos geom´etricos. el de “variedad de dimensi´ on n”. “estar entre” y “ser congruente”. A su vez. Ese´ resultado es aritm´etico y no algebraico. y lo que hacen las teor´ıas a las que nos referimos es independizar el ´algebra y la geometr´ıa elemental de la teor´ıa de conjuntos por una parte. La ventaja de este doble aislamiento es que. por una parte —y al contrario de lo que sucede con la teor´ıa de conjuntos— es posible demostrar que el ´algebra y la geometr´ıa elemental son teor´ıas consistentes y. por ejemplo. y la Geometr´ıa elemental. esto implica que son decidibles: existe un algoritmo que determina en un n´ umero finito de pasos si una afirmaci´ on dada es demostrable o no en cualquiera de las dos teor´ıas (si bien aplicarlo en la pr´actica requerir´ıa tanto tiempo y tantos c´ alculos que no resulta viable). al contrario que otras teor´ıas axiom´aticas. resultados como que todo n´ umero natural se descompone en pro- ducto de factores primos. etc. pero tambi´en de la aritm´etica elemental por otra. en la prueba de la con- sistencia del ´ algebra elemental. por otra parte —al contrario de lo que sucede con la aritm´etica elemental— es posible demostrar que son completas.Introducci´ on El prop´osito de este libro es presentar dos teor´ıas axiom´aticas (y algunas teor´ıas relacionadas) estrechamente vinculadas entre s´ı. De hecho. Los resultados sobre completitud se deben a Tarski. incluyendo los de “recta”. podr´ıamos decir que el ´ algebra y la geometr´ıa elementales son esencialmente la porci´on del ´algebra y de la geometr´ıa que es posible formalizar sin apoyarse en el aparato de la teor´ıa de conjuntos y sin permitir que en ella puedan ser definidos los n´umeros naturales. Este libro es esencialmente autocontenido. porque en ellas se pueden formalizar pr´acticamente todos los resultados sobre el ´algebra de los n´ umeros reales y complejos (sin entrar en el c´ alculo diferencial) y la geometr´ıa eucl´ıdea cl´asica (sin llegar a argumentos “protoanal´ıticos” sobre pasos al l´ımite en el c´alculo de ´areas. tiene la caracter´ıstica de emplear como t´erminos pri- mitivos u´nicamente los de “punto”.) Lo habitual es formalizar estos resultados en el seno de la teor´ıa de conjuntos. al igual que la axiom´atica para la geometr´ıa eucl´ıdea que vamos a presentar aqu´ı. se definen a partir de ´estos.

de modo que todos los enunciados y razonamientos son realmente formalizables en el marco de trabajo considerado. en la p´ agina 74 hemos incluido un ejemplo de la clase de razonamientos incorrectos a los que se puede llegar si no se tienen en cuenta las limitaciones de expresividad de las teor´ıas que estamos considerando. por lo que en general tendremos que contentarnos con entender conceptualmente c´omo se podr´ıan escribir esas f´ormulas sin necesidad de pararnos a escribirlas expl´ıcitamente. como la teor´ıa de categor´ıas o la teor´ıa de conjuntos como especialidad matem´atica.viii Introducci´on se demuestra utilizando el teorema de eliminaci´on de cortes libres en el c´ alculo secuencial de Gentzen. Confiamos en que las notas y este ejemplo puedan bastar al lector para hacerse una idea exacta de las posibilidades reales de las teor´ıas consideradas. . especialmente en la parte del ´algebra elemental. El pro- blema principal es que no es posible mostrar expl´ıcitamente el modo en que los distintos enunciados y razonamientos se formalizan en las teor´ıas consideradas porque ello llevar´ıa a f´ ormulas inmanejables por su longitud y complejidad. En cambio. En el primer cap´ıtulo hemos incluido numerosas notas al pie con la intenci´on de aclarar los puntos en los que esta posibilidad podr´ıa resultar dudosa. por lo que la principal preocupaci´ on del lector deber´ıa ser convencerse de que en ning´ un momento la estamos rebasando. para el que el lector ser´a remitido a mi libro de L´ ogica Matem´ atica. completamente prescindibles para los objetivos principales de este libro. pero en el caso de la teor´ıa de conjuntos estas limitaciones quedan muy lejos de los enunciados que manejan la mayor parte de los matem´aticos. Por otra parte. Toda teor´ıa axiom´ atica tiene limitaciones en su capacidad expresiva (en el sentido de que hay afirmaciones no formalizables en ella). En algunos resultados secundarios. y s´olo requieren atenci´ on en areas muy particulares en las que las clases propias representan un papel des- ´ tacado. remitir´e a algunas propiedades sobre ´ los cuerpos realmente cerrados demostradas en mi libro de Algebra. en este libro vamos a tener que explotar al m´aximo la capacidad expresiva de las teor´ıas que vamos a manejar.

Primera parte El ´ algebra elemental 1 .

.

cu´adruplas. etc.Cap´ıtulo I La teor´ıa elemental de cuerpos En este primer cap´ıtulo estudiaremos las consecuencias de los meros axiomas que en la teor´ıa de conjuntos se usan para definir la estructura algebraica de cuerpo o. dicho de otro modo. La principal ausencia ser´a la relaci´on de orden. Esto no va a ser as´ı en las teor´ıas que vamos a manejar. lo cual en la pr´actica es equivalente a hablar de 3 . que interviene igualmente en las manipulaciones algebraicas que podemos englobar en el “´ algebra elemen- tal”. c´ omo es posible utilizar parcialmente el lenguaje conjuntista en cualquier teor´ıa axiom´atica. αi ≡ α1 ∧ · · · ∧ αn i=1 i=1 para representar disyunciones y conjunciones de n f´ormulas. de conjuntos. de manera que todo par de objetos de la teor´ıa (todo par de conjuntos) est´a codificado por un tercer objeto (el par ordenado formado por dos conjuntos es un tercer conjunto). ternas. Usaremos la notaci´ on W n V n αi ≡ α1 ∨ · · · ∨ αn . . dedicamos la primera secci´ on a mostrar en general. En el cap´ıtulo siguiente veremos el impacto que tiene su introducci´on sobre la teor´ıa. Dado que no contamos con el apoyo de la teor´ıa de conjuntos. Multit´ erminos Una de las caracter´ısticas de la teor´ıa de conjuntos es que permite definir pares. las propiedades generales de la suma y del pro- ducto. 1. = y las variables. Con- venimos en que sus signos l´ogicos no definidos son ¬. pero nada nos impide “hablar en bloque” de varios objetos.1 La l´ ogica de clases Consideremos cualquier teor´ıa axiom´atica sobre un lenguaje V formal L. →.

As´ı. . cuando n sea conocido o sea irrelevante) para indicar que la letra t¯ no representa a un t´ermino de L. w1 . w ¯n )}. La teor´ıa elemental de cuerpos pares. no es necesario tener una respuesta a la pregunta “¿Qu´e es Am exacta- mente?” para que podamos afirmar que v¯m ∈ Am representa inequ´ıvocamente a la f´ ormula φ(¯ vm . . convendremos en que V V Am = Bm ≡ v¯m (¯ vm ∈ A ↔ v¯m ∈ B) ≡ v¯m (φ(¯ vm . pero a partir de ´el obtenemos un convenio para nombrar determinadas f´ormulas de L. respectivamente. y leeremos que “Am es la clase de todas las m-tuplas v¯m que cumplen φ(¯ vm . As´ı. de objetos. . . usaremos la notaci´on t¯n (o simplemente t¯. entre v1 . no significa nada. por ejemplo. el concepto de par ordenado. W un multit´ermino V cuyas componentes W son todas variables). Diremos entonces que “la clase A es igual a la clase B”. sino a un “multit´ermino”. Si v¯n es una “multivariable”V(es decir. de modo que t¯n = t¯′n se refiere a una f´ormula de L. Por ejemplo. vm . si hemos definido de este modo dos clases de m-tuplas Am y Bm . Igualmente. Para ello es conveniente introducir una notaci´ on adecuada. . tn ). Por ejemplo. w ¯n ). . usaremos v¯n y v¯n para abreviar v1 · · · vn y v1 · · · vn .4 Cap´ıtulo 1. pero que servir´a de “c´odigo” para interpretar determinados nombres de f´ormulas de L. w ¯n ) es cualquier f´ormula de L cuyas variables libres est´en entre las indicadas (es decir. Clases Si φ(¯ vm . donde ψ es la f´ormula que define a B. si t¯n y t¯′n son dos multit´erminos de la misma longitud. usaremos la notaci´ on A = {¯ vm | φ(¯ vm . . y nada nos impide dar nombres a las sucesiones de n t´erminos de un lenguaje formal). . . . . convendremos en que v¯m ∈ Am ≡ φ(¯ vm . ni vamos a definir en ning´ un momento. que podemos concebir como que expresa que la igualdad de pares ordenados es sim´etrica. x ¯r )). vn ) ↔ ψ(¯ vm . vn ). En principio. V v¯2 w ¯2 (¯ v2 = w ¯2 ↔ w ¯2 = v¯2 ) representa a una sentencia de L. y lo importante es que esto tiene un significado preciso (representa una f´ormula precisa de L) sin necesidad de que las palabras “clase A” y “clase B” lo tengan. si bien no hemos definido. podemos convenir que t¯n = t¯′n ≡ t1 = t′1 ∧ · · · ∧ tn ≡ t′n . . w ¯n )” que. esto no es m´as que un convenio metamatem´atico (somos libres de dar cualquier nombre a cualquier cosa. v¯m ∈ / Am ≡ ¬φ(¯ vm . es decir. . Para cada n´ umero natural n ≥ 1. w ¯n ). a una sucesi´on de n t´erminos t¯n ≡ (t1 . etc. w ¯n ). en s´ı misma. ternas.

w ¯n ) | v¯m ∈ Am ∧ w ¯n ∈ Bn }. t2 . etc. . w ¯m ) ∈ F . Dadas dos aplicaciones F : Am −→ Bn y G : Bn −→ Cr . por ejemplo. x ¯n ) ∈ F ∧ (¯ xn . Si t¯m y t¯′n son multit´erminos. A partir de unas clases pueden definirse otras. de modo que. La l´ogica de clases 5 Tambi´en podemos definir la inclusi´ on entre clases: V Am ⊂ Bm ≡ v¯m (¯ vm ∈ A → v¯m ∈ B). como Am ∩ Bm ⊂ Am . Usaremos la notaci´ on F¯ (¯ vm ) para referirnos al u ´nico w ¯n que indica esta defi- nici´on. por ejemplo. . suprayectiva. o las clases de m-tuplas: V m = {¯vm | v¯m = v¯m }. . Esto nos permite definir el producto cartesiano de clases: Am × Bn = {(¯ vm . el complemento y la diferencia de clases: Am ∪Bm = {¯ vm | v¯m ∈ Am ∨¯ vm ∈ Bm }. A¯m = {¯ vm | v¯m ∈ / A}. Am ∩Bm = {¯ vm | v¯m ∈ Am ∧¯ vm ∈ Bm }. A¯m \ B ¯m ≡ {¯ vm | v¯m ∈ Am ∧ v¯m ∈ / Bm }. ∅ = {x | x 6= x}. . Equivalentemente: W F ◦ G = {(¯vm . w ¯r ) | x¯n ((¯ vm . representaremos por (t¯m . de modo que v¯ ∈ V m ser´a otra forma de indicar que v¯ es una multivariable de longitud m y A ⊂ V m ser´a otra forma de indicar que A es una clase de m-tuplas. t¯′n ) el multit´ermino de longitud m + n que resulta de concatenarlos. (t¯2 . es un teorema l´ogico que Am = Bm ↔ Am ⊂ Bm ∧ Bm ⊂ Am . w ¯r ) ∈ G)}. y lo representaremos por F : Am −→ Bn si F ⊂ Am × Bm y V W1 v¯m ∈ Am w ¯n ∈ Bn (¯ vm . t′3 ). etc. w ¯n ) ∈ F. x1m . la intersecci´ on. t′1 . como los de “aplicaci´on inyectiva. Omitimos las definiciones obvias de otros conceptos conjuntistas relacionados con las aplicaciones que sin duda el lector conocer´a.1. esto se interpreta como que la notaci´on w¯n = F (¯ vm ) ser´a una abreviatura para la f´ ormula (¯ vm . Con estas definiciones. Espec´ıficamente. la clase vac´ıa: V = {x | x = x}. definimos su composici´ on F ◦ G : Am −→ Cr como la aplicaci´on determinada por la relaci´on (F ◦ G)(¯ vm ) = G(F (¯ vm )). t′2 . .1. Unas clases que siempre podemos definir son la clase universal. de modo que. Diremos que una clase F es una aplicaci´ on de una clase Am en otra Bn . biyectiva”. muchos teoremas de la teor´ıa de conjuntos pueden reinterpretarse como teoremas sobre clases de cualquier teor´ıa axiom´atica. x las clases finitas: {¯ ¯nm } = {¯ ¯1m ∨ · · · ∨ v¯m = x vm | v¯m = x ¯nm }. como la uni´ on. t¯′3 ) ≡ (t1 .

P 5 xi = (((x1 + x2 ) + x3 ) + x4 ) + x5 . mientras que x lo leeremos “existe un n´ umero x”. i=1 . x2 . . . xn . xi es un t´ermino con las variables libres x1 . . En el cap´ıtulo siguiente definiremos un lenguaje LA que contendr´a un relator adicional para representar una relaci´on de orden. . . es decir. que a su vez i=1 pueden ser sustituidas por t´erminos cualesquiera t1 . por ejemplo. i=1 A menudo usaremos la notaci´ on alternativa P n x1 + · · · + xn ≡ xi . x lo leeremos “para todo n´ umero x”. .2 La teor´ıa de cuerpos El lenguaje formal (reducido) del ´ algebra elemental es el lenguaje L− A cuyos u ´nicos signos eventuales son dos constantes 0. La teor´ıa de cuerpos elemental es la teor´ıa axiom´atica C sobre L− A determi- nada por los axiomas siguientes: C1 (x + y) + z = x + (y + z) C2 x+y =y+x C3 x+0=x C4 x + (−x) = 0 C5 (xy)z = x(yz) C6 xy = yx C7 x·1 =xW C8 x 6= 0 → y xy = 1 C9 x(y + z) = xy + xz C10 0 6= 1 V A los objetos de la teor´ıa los llamaremos W “n´ umeros”. son variables de L− A . . . i=1 P 0 Convendremos en que xi ≡ 0. i=1 i=1 i=1 de modo que. . xi = xi + xn+1 . y dos funtores di´adicos + y ·. i=1 P n En general.6 Cap´ıtulo 1. lo que da lugar a Pn t´erminos que representaremos por ti ≡ t1 + · · · + tn . definimos recurrentemente P 1 P n+1 P n xi = x1 . 1. La teor´ıa elemental de cuerpos 1. . . tn . un funtor mon´ adico −. exactamente en el mismo sentido que consideramos que el lenguaje de la teor´ıa de conjuntos habla sobre unos “conjuntos” que en ning´ un momento se definen. como una forma de facilitar la lectura de las f´ormulas de L− A . Esto debe entenderse en un plano meramente informal. Si x1 .

de modo que. .1. i=1 i=1 i=1 i=1 donde hemos usado C1. uno para cada valor posibles de m y n. . una serie de infinitos teoremas de C. Para n = 0 se trata del axioma C3. luego por hip´ otesis de inducci´on puede probarse que es igual a x1 + · · · + xn . se cumple: P n P n xσi = xi . por ejemplo. es decir. el teorema 1. . El primer sumando del u ´ltimo t´ermino es una permutaci´on de x1 + · · · + xn .2. . La teor´ıa de cuerpos 7 El teorema siguiente expresa la propiedad asociativa generalizada:1 P m+n P m P n Teorema 1. Es pura rutina demostrar la propiedad conmutativa generalizada: Teorema 1. i=1 i=1 i=1 Demostracio ´ n: Por inducci´on sobre n. pero no es necesario 1 Observemos P n que en una expresi´ on de la forma xi . entonces P m+n+1 P m+n P m P n xi = xi + xm+n+1 = ( xi + xm+i ) + xm+n+1 = i=1 i=1 i=1 i=1 P m P n P m P n+1 xi + ( xm+i + xm+n+1 ) = xi + xm+i .1 xi = xi + xm+i . Este resultado justifica que definamos sumatorios en los que no se especifique el orden de las variables. Entonces. un caso particular es x1 + x2 + x3 + x4 + x5 = (x1 + x2 + x3 ) + (x4 + x5 ). n. usando el teorema anterior y C2 vemos que xσ1 + · · · + xσn = (xσ1 + · · · + xσ(i−1) ) + (xn+1 + (xσ(i+1) + · · · + xσn )) = (xσ1 + · · · + xσ(i−1) ) + ((xσ(i+1) + · · · + xσn ) + xn+1 ) = (xσ1 + · · · + xσ(i−1) + xσ(i+1) + · · · + xσn ) + xn+1 . Todas las pruebas de esquemas teorem´ aticos que vamos a dar son constructivas.1 es un esquema teorem´ atico en C. Por ejemplo. Supongamos que el resultado es cierto para n y sea i el ´ındice que cumple σi = n + 1. Para n = 1 no hay nada que probar. lo que nos da la conclusi´ on. en el sentido de que un an´ alisis minucioso permite convertirlas en algoritmos para generar una demostraci´on de cada caso particular del esquema. i=1 i=1 Demostracio ´ n: Por inducci´on sobre n.2 Si σ es cualquier permutaci´ on de los ´ındices 1. el n´ umero natural n es siempre un i=1 n´ umero natural metamatem´ atico. A la hora de traducir tales sumatorios en t´erminos concretos de L− A habr´a que elegir un orden en particular. . Si se cumple para n.

luego y = 0. j recorren todos los valores posibles 1 ≤ i ≤ m. i=1 i=1 i=1 Q 0 con el convenio de que xi = 1. i=1 Las propiedades asociativa y conmutativa generalizadas se demuestran para el producto exactamente igual que para la suma. que V V x(x + y = x) → y = 0. Similarmente podemos definir Q 1 Q n+1 Q n xi = x1 . respectivamente. En efecto. Esta propiedad se demuestra sin dificultad por inducci´on sobre m.8 Cap´ıtulo 1. x(x · y = x) → y = 1. Escribiremos x − y en lugar de x + (−y). Diremos que −x es el opuesto de x. La teor´ıa elemental de cuerpos dar detalles que especifiquen ninguna elecci´on porque ´esta es irrelevante.j donde en el segundo sumatorio hay que entender que se suman todos los t´erminos xi yj donde i. y el caso m = 1. Similarmente. a partir de aqu´ı manejaremos libremente las sumas y productos finitos. basta sustituir x = 0 en la hip´otesis de la primera f´ormula y obtenemos 0 + y = 0. Un ejemplo lo tenemos en la propiedad distributiva generalizada: Pm  P n  P xi yj = xi yj . En efecto: y = y + 0 = y + (x + (−x)) = (y + x) + (−x) = 0 + (−x) = −x. pero no es necesario especificar en qu´e orden hay que escribir tales t´erminos. En general. es decir. usando ahora los axiomas C5. i=1 j=1 i. 1 ≤ j ≤ n. . −x es el u ´nico n´ umero que cumple el axioma C4: x + y = 0 → y = −x. que tiene inter´es por s´ı mismo: x(y1 + · · · + yn ) = xy1 + · · · + xyn se demuestra a su vez por inducci´on sobre n. y an´alogamente se justifica la segunda. C6 y C7. Conviene observar que 0 y 1 son los u ´nicos n´ umeros que cumplen los axiomas C3 y C7. xi = xi · xn+1 . dando por hecho que cualquier manipulaci´ on considerada se justifica f´ acilmente por inducci´on. Escribiremos tambi´en i=1 Q n x1 · · · xn ≡ xi .

2. x 6= 0 ∧ xy = xz → y = z. x · 0 = 0. 5. lo cual significa que x es el opuesto de −x. x 6= 0 → (x−1 )−1 = x. xy = 0 → x = 0 ∨ y = 0. −(−x) = x. por conveniencia. (−x)(−y) = xy.1. explica por qu´e hay que exceptuar el 0 en la existencia de inversos. Notemos tambi´en que. 3. Basta observar que −x + x = 0. (−x)(−y) = −(x(−y)) = −(−(xy)) = xy. x · 0 + x · 0 = x(0 + 0) = x · 0. x−1 = 1/x. En particular. Si xy = 0 pero x 6= 0. luego y = 0. La prueba de 2) es an´aloga. La otra igualdad se prueba an´alogamente. 4. mientras que a ( ) −1 lo consideramos un concepto definido. hemos convertido a − en un t´ermino primi- tivo del lenguaje L− A . xy + (−x)y = (x − x)y = 0 · y = 0. es decir. por lo que los signos quedan regulados por las propiedades usuales del producto. de modo que si x 6= 0 se cumple que x · x−1 = 1. 6. luego (−x)y es el opuesto de xy. por la propiedad 5. Definimos x−1 ≡ y | x · y = 1. Lo mismo vale para productos. Notemos que. (−x)y = x(−y) = −(xy).3 Se cumple: 1. 6. luego x · 0 = x · 0 − (x · 0) = 0. Por otra parte. 3. 5. podemos simplificarlos: x + z = y + z → x = y. 4. −1 He aqu´ı las propiedades algebraicas m´as b´ asicas: Teorema 1. ahora es claro que x ± y = z → x = z ∓ y. Escribiremos x/y en lugar de xy . En particular. entonces x−1 xy = x−1 · 0 = 0. Por ejemplo.2. La propiedad 3. Demostracio ´ n: 1. . −(x + y) = −x − y es simplemente un caso particular de la propiedad distributiva. se cumple −x = (−1)x. con el u ´nico cuidado de no dividir entre 0: x 6= 0 ∧ xy = z → y = z/x. La teor´ıa de cuerpos 9 El axioma C8 afirma que todo n´ umero no nulo tiene un inverso y un ra- zonamiento totalmente an´alogo al anterior prueba que es u ´nico. que en C podemos despejar sumandos en igualdades de la forma habi- tual.

y entonces mx = (m1)x es el producto de dos n´ umeros de la teor´ıa formal. al interpretar los enteros como n´ umeros de la teor´ıa formal. (xy)m = xm y m . Es f´ acil demostrar inductivamente las propiedades “naturales” de estas ope- raciones: m(x+y) = mx+my. . no es necesario considerarlo as´ı. En cambio. m x = 1 si m = 0. m(nx) = (mn)x. x1 = x. Sin embargo.   x···x si m > 0. la exponenciaci´on xn s´ı que es una operaci´ on externa.2 digamos. (xm )n = xmn 0x = 0. mx = 0 si m = 0. y w y w yw y w yw  −1 x x −x x x y x/y xw x= . (m+n)x = mx+nx. m´as detalladamente: (1 + 1) + (1 + 1 + 1) = 1 + 1 + 1 + 1 + 1. Las propiedades precedentes permiten demostrar f´acilmente en C cualquier suma o producto de n´umeros enteros. − = = . ya que podemos identificar el entero metamatem´atico m con el n´ umero formal m · 1. 0m = 0. en principio.10 Cap´ıtulo 1. = . 2 La raz´ on es que hay cuerpos que cumplen todos los axiomas (luego todos los teoremas) de C y en los cuales 7 = 12. 1m = 1. x ···x si m < 0. donde la u ´ltima propiedad requiere que m > 0 y. 2 + 3 = 5. las bases tienen que ser no nulas cuando los exponentes son negativos. Si m es un n´ umero entero (metamatem´atico) usaremos la notaci´ on  m veces  m veces   z }| {   z }| {   x + · · · + x si m > 0. La teor´ıa elemental de cuerpos Tambi´en es f´ acil demostrar ahora las reglas usuales para operar con fraccio- nes: x z x z xw + yz x z xz = ↔ xw = yz. Por ejemplo. Notemos que.. que 7 6= 12. · = . en la que un n´ umero de la teor´ıa formal se opera con un entero metamatem´atico.. en el sentido de que estamos multiplicando un n´umero entero metamatem´atico por un n´ umero de la teor´ıa formal. 1 y y −y y x z/w yz donde todas las igualdades requieren como hip´otesis que los denominadores que intervienen no sean nulos. donde la definici´on de xm requiere x 6= 0 cuando m es negativo. Hay que tener presente que. 7 · 3 = 21.   −m veces   −m veces   z }| {   z −1 }| −1{ −x · · · − x si m < 0. son ejemplos de teoremas de C. xm+n = xm y n . en general. no podemos demostrar. + = . El primero es. mx es una operaci´ on externa. . = . m0 = 0.

r+s = t. podemos considerar la descomposici´ on en nk nk primosp = pn n1 1 · · · pk . de donde se sigue la dis- 1 yunci´on Car p1 ∨ · · · ∨ Car pk . en C0 se demuestra que m 6= n (pues si suponemos m = n llegamos a que n − m = 0. pues el axioma n-simo de infinitud se cumple tomando x1 = 1. as´ı como que si umeros racionales. . podemos considerar la teor´ıa Cp nadir a C el axioma3 Car p ≡ p · 1 = 0. Nosotros no entraremos en estos resultados porque nos va a interesar exclu- sivamente la teor´ıa de los cuerpos infinitos de caracter´ıstica 0. xn = n. Alternativamente. entonces ⊢C0 (r+s = t) y ⊢C0 (rs = u). Es obvio que Car0 implica Inf. la alternativa al axioma de infinitud consiste en postular que el cuerpo de trabajo es finito. que resulta de a˜ Una teor´ıa m´as d´ebil que C0 es la teor´ıa C[∞] que resulta de a˜ nadir a C el esquema axiom´ atico de infinitud: Inf Para todo n´ umero natural n > 0.2. y se comprueba inmediatamente que m m·1 ·1 = . para cada n´ umero racional r = m/n (donde la fracci´on es irre- ducible).1. n n·1 donde ahora no es necesario que la fracci´ on sea irreducible. si m < n son dos n´ umeros naturales. En particular. y tenemos que (p1 · 1) · · · (pn · 1) = 0. Concretamente. as´ı como que Card pn implica Car p. . la f´ormula W V x1 · · · xn xi 6= xj i6=j es un axioma. llamamos C[pn ] a la teor´ıa que resulta de a˜ nadir a C el axioma n W V V Wp Card pn x1 · · · xpn ( xi 6= xj ∧ x x = xi ). 3 Si p no es primo y tomamos este axioma. si p es un n´ umero primo. rs = u son n´ En la pr´actica es como si en C0 tuvi´eramos una constante para nombrar a cada n´ umero racional. As´ı. si p es un primo y n es un n´ umero natural no nulo. . podemos definir el t´ermino r·1 ≡ m·1 n·1 . . . m´as pre- cisamente un esquema axiom´ atico: La teor´ıa de los cuerpos de caracter´ıstica 0 es la teor´ıa axiom´atica C0 que resulta de a˜ nadir a los axiomas de C el esquema axiom´atico siguiente: Car0 Para todo n´ umero natural n > 0. La teor´ıa de cuerpos 11 Para garantizar que los enteros formalizados se corresponden biun´ıvocamente con los enteros metamatem´aticos necesitamos incorporar un axioma o. i6=j i=1 Puede probarse que este axioma ser´ıa contradictorio para n´ umeros naturales que no fueran potencia de primo. A su vez. la f´ ormula n · 1 6= 0 es un axioma. en contradicci´on con el axioma Car0).

por ejemplo. . Con- secuentemente. Insistimos en que.12 Cap´ıtulo 1. 0). Definimos tambi´en −¯ v = (−v1 . Para referirse a los n´ umeros por oposici´on a los vectores es costumbre llamarlos “escalares”. v¯ + ¯ 0 = v¯. per- miten interpretar inequ´ıvocamente como f´ormulas precisas de L− A los distintos apartados del teorema siguiente. . . la propiedad 2. en este contexto. . . 0.4 Se cumple:4 1. 3. Por ejemplo. usaremos la letra k para representar a la clase universal. 0. . 4 Cada afirmaci´ on de este teorema es un esquema teorem´ atico con un caso particular para cada posible valor de n. no existe ninguna definici´on de “vector”. . Ahora definimos aplicaciones: + : k n × k n −→ k n . . 2. “vector de n componen- tes” es una expresi´on que emplearemos para leer ciertas f´ormulas de L− A en las que ciertas variables sean tratadas sistem´aticamente en bloques de n. (¯ v + w) ¯ +x ¯ = v¯ + (w ¯+x ¯). que ciertamente se demuestras en C a partir del axioma C2. hablaremos de “vectores” de n componentes. e¯i = (0. 0). . . . . En lugar de hablar de n-tuplas. a¯ v = (av1 . Simplemente. 1 de L− A nos permiten definir los multit´ erminos ¯ 0 = (0. incluye a las f´ ormulas de L−A: V v1 · · · vn w1 · · · wn (v1 + w1 = w1 + v1 ∧ · · · ∧ vn + wn = wn + vn ). . donde hay que entender que el 1 de e¯i figura en la posici´on i-´esima. El significado preciso de estas definiciones consiste en que. por lo que habitualmente lo omitiremos y escribiremos v¯ en lugar de v¯n . . Las constantes 0. v¯ + w ¯=w ¯ + v¯. . .1. v¯ + (−¯ 0. . v) = ¯ 4. en lugar de la V gen´erica que hemos empleado en la secci´ on 1. vn + wn ). . que se demuestra sin dificultad: Teorema 1. 1. En toda esta secci´ on consideraremos exclusivamente vectores de un n´ umero de componentes n fijo. a la clase de las n-tuplas de n´umeros la representaremos por k n . . · : k × k n −→ k n mediante v¯ + w ¯ ≡ (v1 + w1 . . .3 ´ Algebra lineal Al trabajar en la teor´ıa C. avn ). La teor´ıa elemental de cuerpos 1. −vn ). ni formalizada en C ni metamatem´atica. . . . .

4. Algebra lineal 13 5. La otra igualdad se prueba an´alogamente. o a 1 · v¯ = 0. se prueba an´alogamente. 2. luego a v¯ = 0. 1 · v¯ = v¯. Definici´ on 1. Partimos de que 0 ¯ = 0 · v¯ = (a + (−a))¯ v = a¯v + (−a)¯v . conmutativa generalizada y distributiva generalizada respecto del producto por escalares. luego sumando −(a · 0) a ambos miembros llegamos a que ¯0 = a · ¯0. 7. 0 · v¯ = ¯ 0. a¯ v ∧ v¯ 6= ¯ v = b¯ 0 → a = b. suponemos a 6= 0. v=¯ 3. a¯ v = aw ¯ ∧ a 6= 0 → v¯ = w. Para probar 3. En lo sucesivo marcaremos con (EV) los teoremas y definiciones que dependan exclusivamente de dichos axiomas.1 y 1. Definimos P 1 P n+1 P n v¯i = v1 . ´ 1. a¯ 0 → a = 0 ∨ v¯ = ¯ 0. 5. luego sumando −(a¯ v ) a ambos miembros queda −(a¯ v ) = (−a)¯v .5 Un k-espacio vectorial es una clase en la que hay definida una suma y un producto por escalares que cumplen las afirmaciones del teorema anterior. con lo que v = 0 implica que a−1 (a¯ a¯ v ) = a−1 ¯0 = ¯0. se reducen a 3. Teorema 1. 5.6 (EV) Se cumple: 1. 4. lo cual equivale a (a−1 a)¯v = ¯0. En estos t´erminos hemos demostrado que las operaciones que hemos definido en la clase k n la convierten en un espacio vectorial. ¯ 6. A menudo escribiremos v¯1 + · · · + v¯n i=1 en lugar de un sumatorio de vectores. . Tenemos que a · ¯0 = a · (¯0 + ¯0) = a · ¯0 + a · ¯0. ¯ 2. y 6. Demostracio ´ n: 1. sin tener en cuenta el hecho de que los vectores considerados son los de k n en particular. Por ello a partir de aqu´ı usaremos las sumas finitas de vectores con la misma libertad que usamos las de n´ umeros. ¯ 6. (a + b)¯ v = a¯ v + b¯ v. 8. a(¯ v + w) ¯ = a¯ v + aw. a · ¯ 0=¯ 0. i=1 i=1 i=1 P 0 con el convenio adicional de que v¯i = ¯0.2 permiten probar las propiedades asociativa generalizada.3. Los mismos argumentos empleados en las demostraciones de los teoremas 1. v¯i ≡ v¯i + v¯i+1 . (−a)¯ v = a(−¯ v ) = −(a¯ v ). a(b¯ v ) = (ab)¯ v.

. . 5 Esto significa que v¯ ∈ h¯ v1 . . por definici´ ormula de L− on. v¯ ∈ V → a¯ v ∈V. .7 (EV) Una clase de vectores V ⊂ k n es una variedad lineal si Definici´ cumple las propiedades siguientes: 1. es costumbre escribir V ≤ W en lugar de V ⊂ W . . Adoptaremos el convenio de representar por 0 ≡ {¯ ´nico elemento es el vector ¯0 (que no 0} a la clase cuyo u debe ser confundida con el escalar 0). . entonces V ≤ W . . v¯r i = {¯ v | a1 · · · ar v¯ = a1 v¯1 + · · · + ar v¯r }. 3. existen a1 . Teorema 1. Definimos la envoltura lineal de unos vectores v¯1 . .) Si v¯ ∈ V y v¯ ∈ V . (El vector nulo es combinaci´ on lineal de cualquier clase de vecto- res. La tercera propiedad se demuestra de forma similar. A sus elementos los llamaremos combinaciones lineales de v¯1 . ar . luego ¯0 ∈ V . Cuando V y W son variedades lineales. . 2. . . . Adem´ as. v¯r i de unos vectores da- dos es una variedad lineal que los contiene. si W es una variedad lineal y v¯1 . una abreviatura de la f´ A W a1 · · · ar v¯ = a1 v¯1 + · · · + ar v¯r . 2. . . .14 Cap´ıtulo 1. m´as expl´ıcitamen- te.8 (EV) La envoltura lineal V = h¯ v1 . . ¯ 0∈V. v¯ ∈ V ∧ w ¯ ∈ V → v¯ + w ¯ ∈V. . La demostraci´on es muy simple: ¯0 = 0 · v¯1 + · · · + 0 · v¯r . . . Demostracio ´ n: La primera parte del teorema significa. . . v¯ ∈ V → a¯ v ∈V. v¯r como la clase5 W h¯ v1 . on 1. v¯ ∈ V ∧ w ¯ ∈ V → v¯ + w ¯ ∈V. La teor´ıa elemental de cuerpos Pasamos ahora a considerar clases de vectores. . ¯ 0∈V. . 3. v¯r ”. . . . Por ejemplo. luego v¯ + w ¯ = (a1 + b1 )¯ v1 + · · · + (ar + br )¯ vr ∈ V. es inmediato probar que 0 y k n son variedades lineales. . que se cumple lo siguiente: 1. w ¯ = b1 v¯1 + · · · + br v¯r . . . . . v¯r i es. v¯r ∈ W . b1 . br tales que v¯ = a1 v¯1 + · · · + ar v¯r . . .

donde αi es la f´ ormula que afirma que v¯i es combinaci´ on lineal de los i=1 vectores distintos de v¯i . ar tales que a1 v¯1 + · · · + ar v¯r = ¯ 0 y a1 6= 0 ∨ · · · ∨ ar 6= 0. 6 Observemos que “existe un i” no es formalizable en L− mediante un particularizador. . . .10 (EV) Unos vectores v¯1 .9 (EV) Diremos que unos vectores v¯1 . . que En efecto. tenemos que a1 v¯1 + · · · + ar v¯r = ¯0. Si W es una variedad lineal que contiene a v¯1 . luego los vectores son linealmente dependientes. v¯r (que no se reduzcan al vector 0) ¯ son linealmente dependientes si y s´ olo si existe6 un i tal que v¯i es combinaci´ on lineal de v¯1 . de modo que existen a1 . Algebra lineal 15 Que V contiene a v¯1 . a su vez equivale a que a1 = 0 ∧ · · · ∧ an = 0. y entonces a ¯i v¯i ∈ W por la tercera propiedad de la definici´on de variedad lineal. tomando ai = −1. . A partir de aqu´ı suponemos r ≥ 2. . ai ai ai ai Rec´ıprocamente. . . . . pues basta definir ai = 1 y aj = 0. y una simple inducci´on sobre r basada en la segunda propiedad nos da que v¯ ∈ W . . ¯ esto equivale a que (a1 . entonces a1 ai−1 ai+1 ar v¯i = − v¯1 − · · · − v¯i−1 − v¯i+1 − · · · − v¯r . . Veamos una caracterizaci´ on: Teorema 1. y ai 6= 0. . . . A pues en C no pueden definirse los n´ umeros naturales. v¯i+1 . v¯i−1 . o que forman un sistema ligado. . .3. . Si los vectores son linealmente dependientes. v¯r significa que v¯i ∈ V . . . . . . ar tales que v¯ = a1 v¯1 + · · · + ar v¯r . e¯n son linealmente independientes. . para j 6= i. . . an ) = ¯0. v¯r . si v¯i es combinaci´ on lineal de los dem´ as vectores. . Demostracio ´ n: El caso r = 1 se trata aparte y es trivial. v¯r son linealmente in- dependientes o que forman un sistema libre si V a1 · · · ar (a1 v¯1 + · · · + ar v¯r = ¯0 → a1 = 0 ∧ · · · ∧ ar = 0). ai−1 . Definici´ on 1. . . . por definici´on existen a1 . si a1 e¯1 + · · · + an e¯n = 0. Ejemplo Los vectores e¯1 . . ar tales que v¯i = a1 v¯1 + · · · + ai−1 v¯i−1 + ai+1 v¯i+1 + · · · + ar v¯r . lo cual es cierto. v¯r . . se formaliza como una W r disyunci´ on αi . ´ 1. . . . ai+1 . existen a1 . . . . . tomamos v¯ ∈ V . . . . . No obstante. . y entonces vi = a1 v¯1 + · · · + an v¯r ∈ V . . . . Si es ai 6= 0. En caso contrario diremos que son linealmente dependientes. . luego.

ar tales que v¯ = a1 v¯1 + · · · + ar v¯r . . v¯3 son dependientes. . . . Por ejemplo. v¯3 independientes ∧ v¯2 .16 Cap´ıtulo 1. v¯3 independientes. . . . v¯n−1 . todo vector v¯ puede expresarse como v¯ = (v1 . . Si V tiene un sistema generador en este sentido. entonces existe un ´ındice i tal que V = h¯ vi . . Demostracio ´ n: La hip´otesis v¯ ∈ V significa que existen a1 . Cualquier lector que entienda la demostraci´ on del caso particular que se muestra podr´ıa generar an´ alogamente la demostraci´ on de cualquier otro caso particular y. los vectores que quedan son tambi´en linealmente inde- pendientes. luego k n = h¯ e1 . luego tomando a2 = 0 resulta que a1 v¯1 + a2 v¯2 + a3 v¯3 = ¯0 y a1 6= 0 ∨ a2 6= 0 ∨ a3 6= 0. v¯r i. v¯2 . v¯i+1 . . e¯n i . . . v¯3 independientes de modo que quede claro que el argumento se puede adaptar para demostrar en C todas las f´ ormulas de la conclusi´ on y para todos los casos particulares del esquema teorem´ atico.8 Si v¯1 . . .12 (EV) Diremos que v¯1 . si tiene conocimientos de programaci´ on. diremos que es una variedad lineal finitamente generada. . . v¯r son vectores linealmente independientes. . . . v¯2 . . . . e¯n son un sistema generador de k n . Ejemplo Los vectores e¯1 . pues en los otros casos se razona an´alogamente. . v¯r i y v¯ ∈ V . . v¯. v¯2 independientes ∧ v¯1 . Veamos que V = h¯ v1 . Definici´ on 1.13 (EV) Si V = h¯ v1 . . e¯n i. v¯i. . v¯i−1 . . al eliminar parte de ellos. v¯r i. La teor´ıa elemental de cuerpos Teorema 1. Como v¯ 6= 0. . . . . . . .11 (EV) Si v¯1 . . . . . . En efecto. 8 Tengamos presente que demostrar (constructivamente) un esquema teorem´ atico significa dar un algoritmo que permita programar un ordenador para que genere una demostraci´ on de cualquier caso particular del esquema. podr´ıa programar a un ordenador para que la generara autom´ aticamente. v¯3 independientes → v¯1 independiente ∧ v¯2 independiente ∧ ∧¯ v3 independiente ∧ v¯1 . 7 Esto es un esquema teorem´ atico que se formaliza mediante una conjunci´ on. un caso particular es v¯1 . v¯r son un sistema generador de una clase V (que necesariamente ser´a una variedad lineal) si V = h¯ v1 . a3 tales que a1 v¯1 + a3 v¯3 = ¯0 y a1 6= 0 ∨ a3 6= 0. .7 ´ n: Vamos a probar la implicaci´on Demostracio v¯1 . . . . . . . . v¯ 6= ¯0. . vn ) = v1 e¯1 + · · · + vn e¯n ∈ h¯ e1 . v¯3 independientes → v¯1 . existe un i tal que ai 6= 0. existen escalares a1 . No perdemos generalidad si suponemos ar 6= 0. Teorema 1. .

No obstante. es u ´til considerar por convenio que la clase vac´ıa ∅ es una base de 0 (la u ´nica). . pero no tiene una base seg´ un la definici´on que hemos dado. obtenemos V = hw ¯1 . con lo que V = hw ¯1 . . luego existen a1 . afirma que si V = h¯ v1 . . . v¯r−1 . . Ya lo tenemos probado para i = 1. w ¯i . .10 al que llamaremos dimensi´ on de V y representaremos por dim V . dim 0 = 0. . . . . . . w ¯s i. . ´ 1. v¯r i = hw¯1 . ¯1 . . w ¯s ser´ıa ligado. w ¯r . . ar tales que w ¯i+1 = a1 w ¯ 1 + · · · + ai w ¯i + ai+1 v¯i+1 + · · · + ar v¯r . La variedad lineal 0 = {¯ 0} es finitamente generada. . luego. v¯r−1 . . pues su u ´nico sistema generador. . concretamente. De este modo. . es linealmente dependiente. v¯2 . . . . . . el teorema anterior nos da que existe un i (y no perdemos generalidad si suponemos que es i = 1. . . Vamos a razonar inductivamente que (reordenando los vectores v¯i si es pre- ciso). . . . w Demostracio ´ n: Supongamos que r < s. Por el teorema anterior. . . . . v¯i. tras un n´ umero finito de pasos. v¯i+1 . . . . . ¯ luego w¯ ∈ h¯ v1 . . podemos sustituir w ¯i+1 por cualquier vector de w ¯1 . Ahora usamos que. . .15 (EV) v¯1 . v¯i+1 . y que. . . . v¯r i. . . y no perdemos generalidad si suponemos que es i + 1. . porque entonces w ¯i+1 ser´ıa combinaci´ on lineal de w ¯1 . . . v n son una base de una variedad lineal V si son un sistema generador linealmente independiente. Si vale para i < r. entonces existen b1 . v¯r i. v¯r i. w ¯r i. w ¯i+1 . . bn tales que v¯ = b1 v¯1 + · · · + bn v¯n . Teorema 1. . 9 Hay que entender esto como un esquema teorem´ atico que. .3. v¯i+1 . .14 (EV) Si v¯1 . Definici´on 1. . . . . el formado ´nicamente por ¯ u 0. . . . . . . . por consi- guiente. v¯r i. . . 10 Esto es un esquema teorem´ atico que. . w ¯s no es una base de V . . . . entonces w ¯1 . w ¯s ∈ h¯ v1 . . w ¯s ∈ V es un sistema libre. . se cumple que V = hw ¯1 . No puede ser ai+1 = · · · = ar = 0. . todas las bases de una variedad lineal V tienen el mismo n´ umero de elementos. . . entonces9 s ≤ r. . . por la observaci´ on tras el teorema anterior. para cada r 6= s. . v¯r no es una base de V o bien w ¯1 . . . . . entonces v¯1 . . . v¯i+2 . . w ¯i y el sistema w ¯1 . . . podemos tomar un cierto j entre i + 1 y n. . . w ¯i . y sustituyendo en esta expresi´on v¯r = −a−1 r a1 v¯1 − · · · − ar−1 ar−1 v¯r−1 + v¯ obte- nemos una expresi´on de w ¯ como combinaci´ on lineal de v¯1 . . La inclusi´ on opuesta se prueba de forma an´aloga. . . . . v¯r i. . v¯r es un generador de V y que w¯1 . . . . . . . afirma que si w¯1 . . w ¯s no forman un sistema libre. . . pero entonces llegamos a la contradicci´on de que w ¯r+1 es combinaci´ on lineal de w¯1 . . . . . . Como w ¯1 ∈ V = h¯ v1 . . v¯r es un sistema generador de una variedad lineal V y w ¯s ∈ V forman un sistema libre. v¯r i. En la prueba del teorema se ve que el ´ındice i puede elegirse arbitrariamente entre los que correspondan a un coeficiente no nulo en una expresi´on de v¯ como combinaci´ on lineal del generador de V . . y vamos a llegar a una contradicci´on. . w. . . . . entonces w ¯i+1 6= ¯0 y w ¯i+1 ∈ hw ¯1 . para cada r < s. . v¯r cuyo coeficiente en la combinaci´ on lineal anterior no sea nulo. pues los dem´ as casos se tratan an´alogamente) tal que V = hw ¯1 . . Algebra lineal 17 Si w¯ ∈ V . . Tenemos que w ¯1 6= ¯ 0. . . . o de lo contrario no formar´ıa parte de un sistema libre. que v¯1 . w ¯i .

. Teorema 1. . dim W ≤ dim V y dim W = dim V si y s´ olo si W = V . pero al cabo de a lo sumo d pasos tenemos que llegar a que W = hw ¯1 . . . . v¯r+1 ∈ V son linealmente independientes. . . En caso contrario existe w ¯1 ∈ W no nulo. pues los vectores no pueden generar V . con r ≤ d. Demostracio ´ n: Sea dim V = d. . . si ar+1 6= 0. Si r + 1 < d podemos repetir el proceso. . . v¯r−1 i. . . . . w ¯r i. . entonces existe un w ¯2 ∈ W \hw¯1 i. .14. v¯r i. . . v¯r i y vr ∈ h¯ v1 . v¯r−1 i. . luego aplicando el teorema anterior puede eliminarse. . v¯r i es una variedad finitamente generada (descartando el caso trivial en que V = 0) si el sistema generador dado no es linealmente independiente. con r < d. y entonces v¯1 . ´ n: Las dos inclusiones opuestas se siguen del teorema 1. . . v¯d son una base de V . . como v¯1 . Dichos vectores tienen que ser una base de V . ya que entonces ser´ıan una base y tendr´ıa que haber d vectores. . . . que es un vector linealmente independiente. . v¯d ∈ V tales que v¯1 . pues en caso contrario habr´ıamos construido un sistema libre de d + 1 vectores en V . v¯d ∈ V linealmente independientes. e¯n es una base de k n . . luego se cumple que dim k n = n. tiene que ser ar+1 = 0 y. podr´ıamos repetir el proceso una vez m´as para obtener un sistema libre con d + 1 vectores. . el mismo argumento empleado en la prueba del teorema anterior muestra que w ¯1 . . Teorema 1. . . v¯r ∈ V son vectores linealmente independientes. base can´ Del teorema siguiente se desprende que toda variedad lineal finitamente ge- nerada tiene una base: Teorema 1. . v¯r son linealmente independientes. es que uno de sus vectores es combinaci´ on lineal de los dem´ as.8. . .18 (EV) Si V es una variedad lineal finitamente generada y W ≤ V es una subvariedad lineal. .16 (EV) Si V = h¯ v1 . . . entonces existen v¯r+1 . w¯2 ∈ W son vectores linealmente independientes. los dem´as escalares tambi´en son nulos. y tras un n´ umero finito de pasos llegamos a unos vectores v¯1 . si a1 v¯1 + · · · + ar+1 v¯r+1 = ¯0. . Si hw¯1 i < W . . . . . . . . existe un v¯r+1 ∈ V \ h¯ v1 .18 Cap´ıtulo 1. . . y tras un n´ umero finito de pasos tenemos que llegar a una base.17 (EV) Si V es una variedad lineal finitamente generada de di- mensi´ on d y v¯1 . . entonces tam- bi´en V = h¯ v1 . Si W = 0 la conclusi´ on es trivial. pues en caso contrario. v¯r i. si V = h¯ v1 . . . . que recibe el nombre de onica de k n . . Por lo tanto. La teor´ıa elemental de cuerpos Hemos probado que e¯1 . . . Demostracio As´ı. Demostracio ´ n: Tenemos que h¯ v1 . entonces podemos despejar v¯r+1 y llegamos a que v¯r+1 ∈ h¯ v1 . . . contradicci´on. Por lo tanto. en contradicci´on con el teorema 1. En efecto. . v¯r i < V . entonces W tambi´en es finitamente gene- rada. . .

y es claro que la suma se reduce a una combinaci´ on lineal de x ¯1 . todas las variedades lineales formadas por los vectores que estamos considerando (que son subvarie- dades de k n ) son finitamente generadas. . + br v¯r + cd+1 w ¯s = ¯0. . . x ¯d . w¯s . . Si V y W son finitamente generadas. . . Sea x ¯1 . w ¯d formar´ıa un sistema libre con d + 1 vectores. x ¯d . w ¯s es una base de V + W . . . x¯d . v¯d+1 . . . . Definici´on 1. . . v¯d+1 . v¯r . entonces V W1 v¯ ∈ V a1 · · · an v¯ = a1 v¯1 + · · · + an v¯n . Demostracio ´ n: La prueba de que V ∩ W y V + W son variedades li- neales no ofrece ninguna dificultad. x ¯d . . ´ 1. pero esto no es una consecuencia de los axiomas de espacio vectorial. Teorema 1. Si r = d entonces W = V . . w¯d+1 .20 (EV) Si v¯1 . como k n es una variedad finitamente generada. w ¯s . . . . w ¯d+1 . . v¯d+1 . lo cual es imposible. . . . v¯r es una base de una variedad lineal V . As´ı. . . y esto ya prueba que la suma es finitamente generada. pues en caso contrario podr´ıamos encontrar en V un nuevo vector que al a˜nadirlo a w ¯1 . . . . . . . . . . . w ¯s de W . x ¯d . Basta probar que x ¯1 . . . w ¯d+1 . Supongamos ahora que a1 x ¯ 1 + . lue- go estos vectores forman un sistema generador. . . . . los u ´nicos escalares a1 . ¯d+1 + . . entonces W < V . . . v¯d+1 . . . . . . . v¯r . . . . . . pues entonces dim(V + W ) = d + r − d + s − d = r + s − d = dim V + dim W − dim(V ∩ W ). .19 Si v¯1 . . . w ¯d+1 . + ad x ¯d + bd+1 v¯d+1 + . pues de lo contrario tendr´ıamos una base de V con d vectores.3. . Algebra lineal 19 Si r < d. . Todo vector de V + W es la suma de una combinaci´ on lineal de los vectores x¯1 . v¯r y otra de x ¯1 . tambi´en lo son V ∩W y V +W . . y entonces dim(V + W ) = dim V + dim W − dim(V ∩ W ). Demostracio y si a1 v¯1 + · · · + an v¯n = v¯ = b1 v¯1 + · · · + bn v¯n . . ar dados por el teorema anterior se llaman coordenadas del vector v¯ en dicha base. . . . . . entonces (a1 − b1 )¯ vn = ¯0. v1 + · · · + (an − bn )¯ luego por definici´on de independencia lineal a1 = b1 ∧ · · · ∧ an = bn . v¯r de V y hasta otra base x ¯1 . . . . . . . ´ n: La existencia se tiene por definici´on de sistema generador. . . Claramente V ∩ W es finitamente gene- rada. x ¯d una base de V ∩ W .21 (EV) Si V y W son variedades lineales. . . + cs w . Podemos completarla hasta una base x¯1 . v¯n son una base de una variedad lineal V . . . . . . Teorema 1. x ¯d . tambi´en lo son V ∩ W y W V + W = {¯ x | v¯w(¯ ¯ x = v¯ + w ¯ ∧ v¯ ∈ V ∧ w ¯ ∈ W )}. .

+ br v¯r = −cd+1 w ¯d+1 − . . Con estas definiciones se demuestra tambi´en sin dificultad el teorema 1. Por la unicidad de las coordenadas. . La suma de vectores se define ahora. en esta secci´ on adopta- mos el criterio de que la notaci´ on v¯n se refiera a bloques de n + 1 variables v¯n = (v0 . . por consiguiente.4. . como v¯m + w ¯n ≡ w ¯n + v¯m = (v1 + w1 . . . . 1. es decir. . el miembro izquierdo est´ a en V y el miembro derecho est´ a en W . . . − cs w ¯s . . . ′ en el sentido de que si v¯m = v¯m ′ y w ¯n′ ′ entonces v¯m + w ¯n = w ′ ¯n = v¯m ¯n′ ′ . . . . + ad x¯d + bd+1 v¯d+1 + . . v¯r cuyas u ´ltimas coordenadas son nulas. . . . . wn ). Definimos tambi´en −¯ vn = (−v0 . pero con el convenio de que la prolongaci´ on con ceros de una sucesi´on la consideraremos como “la misma sucesi´on”. La teor´ıa elemental de cuerpos Entonces a1 x ¯1 + . x ¯d . an ) = (aa0 . . . . Ahora vamos a considerar vectores consistentes en sucesiones finitas de n´umeros de longitud arbitraria. lo que en nuestro caso se traduce en que bd+1 = · · · = br = 0. .4 Polinomios En la secci´ on anterior hemos estudiado vectores con un n´umero fijo de n com- ponentes. vn ) en lugar de a bloques de n variables. luego tambi´en a1 = · · · ad = 0. . En primer lugar. y observamos que esta suma es compatible con la igualdad que hemos definido. . . Por simetr´ıa podemos concluir igualmente que cd+1 = · · · = cs = 0. . . y entonces tenemos que a1 x¯1 + . . . −vn ). . cada vector de V ∩ W admite una expresi´on como combinaci´ on lineal de x¯1 . . ′ + w El vector nulo lo representaremos ahora como 0∗ = (0). como hasta ahora. . . aan ). . . . xd .20 Cap´ıtulo 1. v¯d+1 . . . . a(a0 . . que los vectores de longitud variable cumplen tambi´en los axiomas de espacio vectorial y. todos los teoremas que hemos demostrado a partir de ellos. . que es tambi´en una expresi´on como combi- naci´on lineal de la base x ¯1 . . La identificaci´ on de las sucesiones que se obtienen prolongando con ceros se plasma en la definici´on siguiente (v´ alida para todos los naturales m ≤ n): v¯m = v¯n ≡ v¯n = v¯m ≡ v1 = w1 ∧ · · · ∧ vm = wm ∧ wm+1 = 0 ∧ · · · ∧ wn = 0. Ahora bien. luego ambos est´ an en V ∩ W . . Empezamos introduciendo los convenios de notaci´ on oportunos que faciliten trabajar con estos nuevos vectores. para m ≤ n. wm+1 . vm + wm . concluimos que todos los vectores de V ∩ W tienen nulas sus u ´ltimas coordenadas respecto de la base de V conside- rada. + ad x¯d = 0.

luego el producto de vectores extiende al producto por escalares. p¯ · 1 = p¯. . v1 . aan ). an ) = (aa0 .1. donde11 P xk = vi wj . 4. 3. (¯ pq¯)¯ r = p¯(¯ q r¯). v0 w1 + v1 w0 . 9. (¯ p + q¯) + r¯ = p¯ + (¯ q + r¯). 2. este producto es compatible con la igualdad de vectores. . . obtenemos: a(a0 . v2 )(w0 . p¯ + (−¯ p) = 0. 10. para m = 2 y n = 1 ser´ıa (v0 . Observamos tambi´en que. .4. . w1 ) = (v0 w0 . que es el producto por escalares que ya hab´ıamos definido. Veamos ahora las propiedades del producto que acabamos de definir: Teorema 1. y si particularizamos la definici´on de producto al caso de un vector de longitud 0 por otro de longitud n. p¯q¯ = 0 → p¯ = 0 ∨ q¯ = 0. . p¯ + 0 = p¯. i+j=k Esto es un esquema de definici´on que tiene una versi´ on particular para cada valor de m y n. los n´umeros son tambi´en vectores (sucesiones de longitud 0). De este modo. 11 He aqu´ ı otro ejemplo de sumatorio en el que no nos molestamos en especificar el orden de los sumandos. p¯(¯ q + r¯) = p¯q¯ + p¯r¯. v0 w2 + v1 w1 + v2 w0 ). Polinomios 21 La novedad es que ahora definimos un producto de vectores: v¯m · w ¯n = x ¯m+n . . p¯ + q¯ = q¯ + p¯. . 1 6= 0. Por ejemplo. al igual que la suma. 5. . 7. p¯q¯ = q¯p¯. 6.22 Se cumple: 1. 8.

cada propiedad es en realidad un esquema teorem´ atico. tenemos la u ´ ltima propiedad. . Las propiedades de este teorema son precisamente los axiomas de C salvo que falta la existencia de inverso y. . correspondiente a p¯2 y q¯1 . .4. 0. pm (X)q n (X) = pi qj X k . No perdemos generalidad13 si suponemos que pm 6= 0 6= qn . el caso concreto de la propiedad 6. 1) recibe el nombre de indeterminada. suponemos que p¯m 6= 0∧ q¯n 6= 0. sino un bloque de n + 1 variables. y una simple in- ducci´on demuestra que X n = (0. es una de las propiedades de los vectores y 9. ser´ıa p0 q0 = q0 p0 ∧ p0 q1 + p1 q0 = q1 p0 + q0 p1 ∧ p2 q0 + p1 q1 = q0 p2 + q1 p1 ∧ p2 q1 = q1 p2 . La teor´ıa elemental de cuerpos Nota No indicamos las longitudes de las sucesiones porque estas propiedades se cumplen cualesquiera que sean ´estas. etc. luego p¯m q¯n 6= 0. En estos t´erminos. al discutir la prueba del teorema 1. y entonces es f´acil ver que el t´ermino mn-´esimo de p¯m q¯n es pm qn 6= 0. a cambio.23. se prueban an´alogamente. 5.2 no dependen de la existencia de inversos y son v´alidos tambi´en en este contexto. h+k=n h+k=n i+j=h i+j+k=n y si calculamos el t´ermino n-simo de p¯(¯ q r¯) llegamos a la misma expresi´on. con el 1 en la posici´on n-sima (em- pezando por la 0-´esima). est´ an definidas las potencias de exponente no negativo. los llamaremos polinomios. . . Las propiedades 6. 1). 7. todo vector p¯n puede expresarse como P n p¯ = (p0 . es trivial.12 Demostracio ´ n: Las cuatro primeras propiedades son las mismas que ya conocemos para vectores. El t´ermino n-simo de (¯ pq¯)¯ r es P P P P (¯ pq¯)h rj = pi qj rk = pi qj rk . 13 Este paso no es trivial. pn ) = pi X i = p0 + p1 X + · · · + pn X n . El vector X = (0. podemos trabajar normalmente con sumas y productos finitos. Para probar 10. . las operaciones con polinomios se expresan as´ı: P n P P m+n  pn (X) + q n (X) = (pi + qi )X i . . Por ejemplo. No obstante. con la suma y el producto que hemos definido. i=0 k=0 i+j=k 12 Como en el teorema 1.22 Cap´ıtulo 1. Por ejemplo. i=0 En lo sucesivo usaremos la notaci´ on pn (X) en lugar de p¯n para indicar que la letra p no representa una variable. que en los cuerpos se demuestra precisamente a partir de dicha existencia. . Por consiguiente. . muchos de los resultados b´ asicos de la secci´ on 1. Cuando el valor de n sea irrelevante lo omitiremos. que se concreta en un teorema distinto para cada combinaci´ on de longitudes de los vectores que intervienen. y 8. pero ser´ a m´ as claro si lo analizamos m´ as adelante. A estos vectores que estamos considerando.

. pero eso no quita para que a cada polinomio pn (X) le podamos asociar el t´ermino pn (x) ≡ p0 + p1 x + · · · + pn xn . . La unicidad es la conjunci´ on de las negaciones de cada par de conjunciones de dos t´erminos cualesquiera de la disyunci´ on.23 Si pn (X) 6= 0. por ejemplo. lo que nos permite sustituirlas todas para formar t´erminos p(t0 . La indeterminada X no es una variable. tn . escribiremos pn (X) ≡ p(p0 . . . As´ı pues. sino el bloque de constantes (0. de modo que si p¯ es un bloque de n + 1 variables entonces p(x) es un t´ermino de L− A con n + 2 variables libres. X) ser´a una forma alternativa de representar el mul- tit´ermino (t0 . .4. X) ≡ (p0 . . Lo mismo vale para la suma de polinomios. existe14 un u ´nico n´ umero natural d ≤ n y un ´nico q¯ ∈ k d tal que pn (X) = q d (X) y qd 6= 0. . As´ı. para especificar sustituciones. . t´ ecnicamente estamos desdoblando la demostraci´ on en n + 1 casos totalmente an´ alogos correspondientes a la disyunci´ on precedente. Polinomios 23 Si p¯n es un bloque de variables. tn ). pn (X) no es sino una forma alternativa de denotarlo. Por ejemplo. . k=0 i+j=k i=1 j=1 no son el mismo mutit´ermino de L− A. o simplemente p(t) cuando los coeficientes del polinomio sean conocidos o irrelevantes. . (pq)(x) = p(x)q(x). tn . . en el caso del producto esto significa que. t). por lo que en principio no tiene sentido sustituirla por t´erminos. . donde x es una variable de L− A distinta de las que aparecen en p ¯. u Al valor de d dado por el teorema anterior lo llamaremos grado del polinomio pn (X). Teorema 1. Por ejemplo. 14 Este teorema es trivial. pn . . . y esta sustituci´on es consistente con la suma y el producto de t´erminos en el sentido siguiente: (p + q)(x) = p(x) + q(x). . Convendremos en que el polinomio nulo tiene grado 0. de modo que pn (t0 . .1. en t´ erminos de un d arbitrario. cada vez que en una demostraci´ on tenemos un polinomio pn (X) y decimos: “podemos suponer que pn 6= 0”. . en la pr´actica podemos sustituir la indeterminada X por cualquier t´ermino. para n = 2 se trata de la f´ ormula siguiente: a + bX + cX 2 6= 0 → c 6= 0 ∧ (a + bX + cX 2 = a + bX + cX 2 ) ∨ (b 6= 0 ∧ a + bX + cX 2 = a + bX) ∨ (a 6= 0 ∧ a + bX + cX 2 = a). . sim- plemente desarrollando el miembro derecho usando las propiedades de la suma y el producto de C. casos que habitualmente podr´an tratarse al mismo tiempo de forma esquem´ atica. . . pn ). pero lo enunciamos para discutir su formalizaci´ on en C. en C se demuestra que son iguales. 1). . Si queremos hacer expl´ıcitas las n variables que aparecen en ´el. Equivalentemente: grad pn (X) = d ≡ pd 6= 0 ∧ pd+1 = 0 ∧ · · · ∧ pn = 0. aunque los dos miem- bros de P P m+n  Pm  P n  pi qj xk = pi xi qj xj .

el polinomio p′ (X) = p(X) − pm qn−1 X m−n q(X) tiene grado < m. usaremos la notaci´ on pn1 (X) = p0 + p1 X + · · · + pn−1 X n−1 + X n para representar polinomios m´onicos. El polinomio es m´ onico si pn = 1. Basta definir qi = p−1 n pi . Suponemos que p(X) = q(X)c(X) + r(X) ∧ grad r(X) < grad q(X) y p(X) = q(X)c′ (X) + r′ (X) ∧ grad r′ (X) < grad q(X). Teorema 1. Si grad p(X) < grad q(X). Por lo tanto. pn−1 ) es un bloque de n variables. Si p¯n−1 = (p0 . con lo que el miembro izquierdo es nulo.24 Cap´ıtulo 1. grad q(X)}. si n = grad q(X). grad r(X) < grad q(X). . luego por hip´otesis de inducci´on p(X) − pm qn−1 X m−n q(X) = q(X)c′ (X) + r(X). . lo cual es una contradicci´on. En caso contrario. basta tomar como c(X) el polinomio nulo y r(x) = p(X). el segundo no nulo. el derecho tambi´en. . con lo que q(X)(c(X) − c′ (X)) = r′ (X) − r(X). la descomposici´on p(X) = q(X)(pm qn−1 X m−n + c′ (X)) + r(X) cumple lo requerido.24 Dados polinomios p(X). Demostracio ´ n: Supongamos la existencia de cociente y resto cuando p(X) tiene grado < m y que p(X) tiene grado m. . Divisi´on eucl´ıdea y ra´ıces Vamos a demostrar que es posible efectuar divi- siones eucl´ıdeas entre polinomios. podemos expresarlo como p(X) = pn q(X). La teor´ıa elemental de cuerpos Si p(X) es un polinomio no nulo de grado n. mientras que el grado del miembro derecho es < grad q(X). De las definiciones de la suma y el producto se sigue f´acilmente que grad(p(X) + q(X)) ≤ m´ax{grad p(X). de lo cual extraeremos numerosas consecuen- cias. Por lo tanto c(X) = c′ (X). el coeficiente pn se llama coeficiente director de p(X). Si c(X)−c′ (X) 6= 0. (r(X) = 0 ∨ grad r(X) < grad q(X)). p(X) 6= 0 6= q(X) → grad(p(X)q(X)) = grad p(X) + grad q(X). donde q(X) es un polinomio m´onico de grado n. existen unos u ´nicos polinomios c(X) y r(X) tales que p(X) = q(X)c(X) + r(X). el grado del miembro izquierdo es ≥ grad q(X). . Veamos ahora la unicidad. Es claro que si p(X) es un polinomio no nulo de grado n. q(X). y los restos tambi´en son iguales.

dado que se trata de un esquema teorem´ atico con un caso particular distinto para cada pm (X) n y cada q (X).n .1 = p0 + p1 q0 + p2 q02 + p3 q03 .n (X) + rm. podemos realizar la divisi´ on eucl´ıdea de dichos polinomios. X) ≡ h(rm.n (¯ m. 0 n−1 rm. . de modo que llamando pm . y eso prueba el teorema (por lo menos la parte de existencia para divisor m´onico). pues no hay ning´un “para todo polinomio” que formalizar en C.n (¯ pm . q¯n−1 . .1 = p3 . c13. sino que se trata demostrar que existe una prueba particular para cada valor posible de m y n y eso es lo que hacemos al constatar que hay un algoritmo de divisi´on que general un cociente y un resto que cumplen lo requerido y que la comprobaci´ on de que cumplen lo requerido es formalizable en C.1.n .n (¯ pm . X) ≡ h(c0m.n . X).n (X)+rm. sino que. estos t´erminos son c03.n . c23. de este modo podemos calcular unos t´erminos cim. En realidad.n (X) se reduce a ope- rar el miembro derecho y constatar que el resultado es el miembro izquierdo. X). q¯n−1 ). q¯n−1 ). 0 r3. rm. La demostraci´on en C de pm (X) = q1n (X)cm. .1 = p1 + p2 q0 + p3 q02 . y as´ı partimos de dos expresiones pm (X) y q1n (X). . i rm. podemos limitarnos a calcular en cada caso la divisi´ on eucl´ıdea correspondiente y constatar en C que el cociente y el resto obtenidos cumplen lo requerido. . q¯n−1 . Por simplificar vamos a suponer que el divisor es m´onico. . cm−n cm. sin tener en cuenta C ni L−A para nada). para m = 3 y n = 1 es p3 X 3 + p2 X 2 +p1 X +p0 x − q0 p3 X 3 − p 3 q 0 x2 p3 X 2 + (p2 + p3 q0 )X + (p1 + p2 q0 + p3 q02 ) (p2 + p3 q0 )X 2 +p1 X (p2 + p3 q0 )X 2 −q0 (p2 + p3 q0 )X (p1 + p2 q0 + p3 q02 )X +p0 (p1 + p2 q0 + p3 q02 )X −q0 (p1 + p2 q0 + p3 q02 ) p0 + p1 q0 + p2 q02 + p3 q03 En general. Polinomios 25 Nota El lector deber´ıa reflexionar hasta convencerse de que el cociente y el resto construidos por el procedimiento inductivo considerado en la prueba del teorema anterior no son sino los que se obtienen al aplicar el conocido algoritmo de la divisi´ on eucl´ıdea. En el ejemplo indicado.n (X). Por ejemplo.1 = p2 + p3 q0 . en las que p¯m y q¯n−1 son bloques de variables de L−A .n (¯ pm . Con papel y l´ apiz (es decir. .4. se cumple que ⊢C pm (X) = q1n (X)cm. no es necesario preocuparse por adaptar la demostraci´on en C al esquema de la inducci´on. . .

Cada ra´ız de un polinomio se corresponde con un factor de grado 1: Teorema 1. La existencia de m se plantea como una disyunci´ on αm . donde hemos aplicado la hip´otesis de inducci´on. tenemos que pn (X) = cn.26 Cap´ıtulo 1. que nos da unos p¯′n−1 tales que n+1−(m+1) pn+1 (X) = pn+1 (X − d) p′n 1 (X) = pn+1 (X − d) m+1 q1 (X).1 = 0. Demostracio ´ n: En general.1 (X)(X − d) + rn. donde los n´ umeros di son distintos dos a dos y q(X) es un polinomio m´ onico sin ra´ıces. Si no es as´ı. pero al evaluar X = d queda que rn. pero el caso general se reduce a ´este expresando q(X) = qn q1′n (X). podemos aplicar el teorema anterior. M´ as precisamente: Teorema 1. Supongamos que el resultado es cierto para n y consideremos un polinomio pn+1 (X) = pn+1 q1n+1 (X). Si q1n+1 (d) 6= 0. para W cada natural n. Si n = 0 basta to- mar m = 0. entonces se cumple el teorema con m = 0.25 Una ra´ız de un polinomio p(X) es cualquier n´ umero que cum- pla p(d) = 0. Demostracio ´ n: Razonamos por inducci´on sobre n.26 pn (d) = 0 → pn (X) = cn. Veamos las consecuencias de la divisi´ on eucl´ıdea: Definici´on 1. donde αm plantea la existencia de q¯n−m tales que q1n−m (X) cumple lo requerido. de modo que V p(d1 ) = · · · = p(dr ) = 0 ∧ x(p(x) = 0 → x = d1 ∨ · · · ∨ x = dr ).28 Todo polinomio no nulo p(X) de grado n se descompone en la forma p(X) = pn (X − d1 )m1 · · · (X − dr )mr q(X). Observemos que los n´ umeros di son precisamente las ra´ıces de p(X). considere un pn (X). n+1−(m+1) con q1 (d) 6= 0.27 Si p(X) es un polinomio no nulo de grado n. Como consecuencia en Cinf (es decir. la teor´ıa C m´as el esquema axiom´atico de infinitud) se puede probar que la evaluaci´on de un polinomio determina el polinomio: 15 Para formalizar este teorema hay que plantear un esquema teorem´ atico que.1 (X)(X − d). La teor´ıa elemental de cuerpos Hemos exigido que el divisor sea m´onico para que el cociente y el resto no tengan fracciones y sean t´erminos de L−A sin conceptos definidos. m≤n . Aplicando repetidamente el teorema anterior obtenemos: Teorema 1. existe15 un m ≤ n y un polinomio m´ onico q(X) de modo que p(X) = pn (X − d)m q(X) ∧ q(d) 6= 0.1 .

4. Menos t´ecnicamente. que parte de polinomios pm (X). nunca perdemos generalidad si nos limitamos a considerar polinomios m´onicos. Polinomios 27 V Teorema 1. W 2. y ponemos n porque el grado de qn (X) es a lo sumo n. en cuestiones relacionadas con la divisibilidad. V Llamando f (X) = p(X) − q(X) el teorema es equivalente a probar que x f (x) = 0 → f (X) = 0.s. t (es decir. .29 (Cinf ) p(X) = q(X) ↔ x p(x) = q(x). junto al hecho de que puede expresarse como combinaci´on lineal de dichos polinomios: Teorema 1. lo cual. 4. d¯ de forma que dt1 (X). 17 Como siempre. . Los hechos siguientes se prueban sin dificultad: 1. desde un punto de vista t´ ecnico tenemos un esquema teorem´ atico. q n (X) y afirma la existencia de naturales r. a 6= 0 → a | q(X).t ) y de multivariables u pedido. existen polinomios17 d(X). Divisibilidad Para cada par de naturales m y n. con un caso concreto para cada par de naturales m y n. equivale a que se diferencien en un factor constante no nulo. En particular. 3. . pero esto contradice al axioma r + 1-´esimo del esquema de infinitud. seg´ un la propiedad 2. un polinomio p(X) divide a otro q(X) si existe un tercer polinomio c(X) tal que q(X) = p(X)c(X).. definimos la f´ormula16 W pm (X) | qn (X) ≡ c¯n qn (X) = pm (X)cn (X). El teorema siguiente prueba la existencia del m´aximo com´ un divisor de dos polinomios. la observaci´on precedente nos da d1 . 16 Notemos que el cuantificador requiere concretar el n´ umero de variables que consideramos. tenemos x(x = d1 ∨ · · · ∨ x = dr ). Diremos que dos polinomios p(X) y q(X) son asociados si se dividen mutua- mente. u(X) y v(X) tales que d(X) | p(X) ∧ d(X) | q(X) ∧ d(X) = u(X)p(X) + v(X)q(X). V Por lo tanto. ur (X) y vs (X) cumplen lo ormulas αr. p(X) | q(X) ∧ p(X) | r(X) → p(X) | q(X) + r(X). cada polinomio es asociado a un u ´nico poli- nomio m´onico.1. Si f (X) 6= 0 tiene grado n. una disyunci´ on con un n´ umero finito de f´ ¯.30 Dados dos polinomios p(X) y q(X). p(X) | q(X) ∧ q(X) | p(X) ↔ a (a 6= 0 ∧ p(X) = a q(X)). dr tales que V x(f (x) = 0 → x = d1 ∨ · · · ∨ x = dr ). . luego n es tambi´ en el m´aximo grado posible del cociente. . Por ello. s. v¯. p(X) | q(X) ∧ q(X) | r(X) → p(X) | r(X).

entonces tomamos d = u = v = 0. o bien p(X) | q(X) o bien existen poli- nomios u(X). luego ambos polinomios son asociados. diremos que el polinomio pn (X) es irreducible si grad p(X) ≥ 1 y sus u ´nicos divisores son los constantes y sus asociados. . Por el teorema 1. entonces r(X) | p(X) o r(X) | q(X).32 Si p(X) es irreducible. u = 1/p. u = 1. es decir: V q¯n (q n (X) | pn (X) → grad q n (X) = 0 ∨ grad q n (X) = grad pn (X)). Cuando aplicamos el teorema anterior a un polinomio irreducible obtenemos lo siguiente: Teorema 1. el cociente tiene que tener grado 0. o bien d = 1 o bien p(X) es asociado a d(X). todo polinomio X − a es irreducible. En el segundo caso p(X) | d(X) | q(X). lo que nos da unos polinomios d(X) | rm−1 (X) ∧ d(X) | pm (X) ∧ d(X) = u(X)rm−1 (X) + v(X)pm (X). pero por la irreducibilidad de p(X). a su vez: Teorema 1. p 6= 0. v ′ (X) = u(X). Supongamos que el teorema vale cuando la suma de los grados es menor que m + n. es constante. por ejemplo. Si m + n = 0 es porque m = n = 0. mientras que si d = 1 se cumple la segunda posibilidad que indica el enunciado. Es claro entonces que d(X) | q n (X). si p = q = 0. Basta tomar u′ (X) = v(X) − u(X)c(X). d(X) | p(X). es decir.33 Si r(X) es irreducible y r(X) | p(X)q(X). mientras que si. Como consecuencia.31 Para cada n´ umero natural n ≥ 1. tomamos d = 1. Trivialmente. v = 0.28 Cap´ıtulo 1. Si r(X) = 0 es que pm (X) | q n (X). M´ as a´ un. v(X) tales que u(X)p(X) + v(X)q(X) = 1. En caso contrario podemos aplicar la hip´otesis de inducci´on a rm−1 (X) y m p (X). y entonces basta tomar d(X) = p(X). razonamos por in- ducci´on sobre m + n. Pongamos que m ≤ n y dividamos q n (X) = pm (X)c(X) + rm−1 (X). Notemos que si un polinomio divide a otro del mismo grado.26. un polinomio irreducible de grado mayor que 1 no puede tener ra´ıces. Definici´ on 1. d(X) = u(X)(q n (X) − pm (X)c(X)) + v(X)pm (X) = (v(X) − u(X)c(X)) pm (X) + u(X) q n (X). v = 0. La teor´ıa elemental de cuerpos Demostracio ´ n: Si p(X) = pm (X) y q(X) = q n (X). Demostracio ´ n: Con la notaci´ on del teorema anterior.

1. Una comprobaci´ on rutinaria nos da las propiedades siguientes: 18 Observemos que la formalizaci´ on de este teorema consiste en un esquema teorem´ atico para cada pn (X) que es la disyunci´ on de tantas f´ ormulas como descomposiciones posibles n = n1 + · · · + nk . concluimos que r(X) | q(X). Supuesto cierto para n. . que tambi´en lo ser´a de pn+1 (X). luego u(X)r(X)q(X) + v(X)p(X)q(X) = q(X). Usaremos la notaci´on pk) (X) para referirnos al polinomio que resulta de derivar k veces p(X). Una derivada puede volverse a derivar. si pn+1 (X) es irreducible la conclusi´ on es trivial. Si p (X) tiene grado 1. Derivadas Terminamos esta secci´ on introduciendo el concepto de derivada formal de un polinomio: Definici´ on 1. Por hip´otesis de inducci´on q1m (X) tiene un factor irreducible. Convendremos en que p0) (X) = p(X). De he- cho.35 Todo polinomio p(X) no constante se descompone en producto18 de polinomios irreducibles p(X) = p1 (X) · · · pk (X). En caso contrario existe un polinomio q1m (X) | pn+1 (X) con 1 < m < n + 1. Polinomios 29 ´ n: Si no r(X) | p(X).ni (X).34 Todo polinomio no constante tiene un factor irreducible. Aqu´ı hay que entender que la derivada de un polinomio constante p0 es 0.4. por el teorema anterior tenemos que Demostracio u(X)r(X) + v(X)p(X) = 1. entonces es irreducible y la conclusi´ on es trivial.36 La derivada de un polinomio pn (X) = p0 + p1 X + · · · + pn−1 X n−1 + pn X n es el polinomio p′ (X) = p1 + 2p2 X + · · · + (n − 1)pn−1 X n−2 + npn X n−1 . cada una de las cuales afirma la existencia de p¯1n1 · · · p¯knk tales que pn (X) es el producto de los polinomios irreducibles pi. Demostracio ´ n: Partimos de pn (X) con n ≥ 1 y razonamos por inducci´on 1 sobre n. Demostracio ´ n: Basta aplicar sucesivamente el teorema anterior. usando 1.33 es f´ acil probar que la descomposici´on es u ´nica salvo el orden. Teorema 1. y como r(X) | p(X)q(X). Teorema 1.

mientras que para k = m tenemos pm) (d) = pn m! q(d). . . . luego la derivada i-´esima es m(m − 1) · · · (m − i + 1)(X − d)m−i . (p(X)q(X))′ = p′ (X)q(X) + p(X)q ′ (X). . y el producto por un escalar aα = (aa0 . . . la derivada k-´esima de p(X) = pn (X − d)m q(X) es P k k  pk) (X) = pn i m(m − 1) · · · (m − i + 1)(X − d)m−i q k−i) (X). pero ahora. Adem´ as pm) (d) = pn m! q(d). tenemos definida la suma α + β ≡ (a0 + b0 . . . i=0 Vemos entonces que si k < m se cumple pk) (d) = 0. Esto es un mero cambio de notaci´ on que no afecta a la teor´ıa. . . . . . an−1 + bn−1 ). 1. Consideramos de nuevo el espacio vectorial k n estudiado en la secci´ on 1. . La teor´ıa elemental de cuerpos 1. . .5 Extensiones algebraicas Fijemos un n´umero natural n ≥ 2 y vamos a trabajar bajo la hip´otesis de que el polinomio d(X) ≡ dn1 (X) es irreducible. . en lugar de representar los vectores mediante v¯ = (v1 . . Una inducci´on a partir de la f´ormula del producto nos da la f´ormula de Leibniz para derivadas sucesivas: P k k  i) (p(X)q(X))k) = i p (X) q k−i) (X). . Si no suponemos el axioma Car0 podr´ıa ocurrir que m! = 0. usaremos letras griegas y empezaremos a contar los ´ındices en 0. . 3.30 Cap´ıtulo 1. es decir. vn ). Por lo tanto. (p(X) + q(X))′ = p′ (X) + q ′ (X). .37 (C0 ) En las condiciones del teorema 1. i=0 Una simple inducci´on sobre n prueba que la derivada del polinomio (X −d)m es m(X − d)m−1 . (c p(X))′ = c p′ (X). Con este axioma concluimos: Teorema 1. el n´ umero m es el menor natural tal que pm) (d) 6= 0. aan−1 ). 2. .27. Recordemos que si α = (a0 . an−1 ) y β = (b0 .3. . an−1 ). . que usaremos la notaci´on α = (a0 . bn−1 ). .

5. d).24): p2n−2 (X) = dn1 (X)c2n+2. por el teorema 1. b1 ) = (a0 b0 − ca1 b1 . . Extensiones algebraicas 31 de forma que se cumplen los axiomas de espacio vectorial. 3. Ejemplo Consideremos el caso n = 2 y supongamos. . Ahora vamos a definir un producto αβ. . El resultado es: (a0 .n (¯ umero natural n. 2. . pues.n (X). La divisi´ on eucl´ıdea es d0 + d1 X + d2 X 2 = (c + bX + X 2 )d2 + d0 − cd2 + (d1 − bd2 )X. d1 = a0 b1 + a1 b0 . α + β = β + α. 19 Observemos que si α y β son multivariables. luego r0 = d0 − cd2 . de modo que ahora el vector ¯0 se expresa alter- nativamente como 0∗ .n (X) + r2n−2. d¯n−1 ) es un multit´ermino completamente determinado por donde r¯2n−2. se cumple: 1. 4. a0 b1 + a1 b0 − ba1 b1 ). α + (−α) = 0∗ . α + 0∗ = α. Definimos19 el n´ P P ¯ αβ = r¯2n−2. 0). entonces αβ as´ ı definido es un multit´ ermino formado exclusivamente por sumas y productos de variables (y el relator −). d2 = a1 b1 .24. αn−1 (X)β n−1 (X) = d(X)¯ c(X) + (αβ)n−1 (X). . .n ( ai b j . que el polinomio X 2 + bX + c es irreducible. (α + β) + γ = α + (β + γ). . i+j=0 i+j=2n−2 Notemos que los t´erminos que hemos introducido en lugar de las variables p¯2n−2 son los coeficientes del producto P  2n−2 P  αn−1 (X)β n−1 (X) = ai b j X k . y. p2n−2 . αβ es la u ´nica sucesi´on de longitud n − 1 (empezando en 0) que cumple esta f´ ormula. r1 = d1 − bd2 y en estos t´erminos tenemos que sustituir d0 = a0 b0 . .1. para lo cual consideramos la divisi´on eucl´ıdea (v´ease la nota tras el teorema 1. 0. Definimos a∗ ≡ (a. Teorema 1. . ai bj . a1 )(b0 . k=0 i+j=k luego αβ son los coeficientes del resto de la divisi´ on de este polinomio entre dn1 (X). M´ as expl´ıcitamente.38 Si el polinomio dn1 (X) es irreducible.

24 implica que (αβ)γ = α(βγ). Veamos. Demostracio ´ n: Las propiedades de la suma son las que ya hemos probado al estudiar los vectores. La teor´ıa elemental de cuerpos 5. . 0∗ 6= 1∗ . que nos asegura que. (αβ)γ = α(βγ). La propiedad 8.. 9.23 para expresar α(X) = ak pk1 (X). y 9.32 Cap´ıtulo 1. no obstante. luego α(X) = d(X)ak c′ (X) + 0∗ (X). 6. (αβ)(X)γ(X) = d(X)c′ (X)+((αβ)γ)(X). 10. En definitiva. α · 1∗ = α. pues significa que pk1 (X) = d(X)c′ (X). W 8. α 6= 0∗ → β αβ = 1∗ . La propiedad 10. Por definici´on. 7. Descartamos el primer caso. 5. Por consiguiente. luego α · 1∗ = α. A continuaci´on aplicamos 1. En primer lugar. es trivial. El teorema 1. αβ = βγ. o bien tenemos una ecuaci´ on u(X)d(X) + v(X)pk1 (X) = 1. α(X)β(X) = d(X)c(X)+(αβ)(X). y por otra parte α(X) = d(X) · 0 + α(X). 7.32. para cierto polinomio c′′ (X). como α 6= 0. para otro polinomio c′′′ (X). la propiedad 7: α(X)1∗ (X) = α(X) = d(X) · 0 + α(X). o bien d(X) | pk1 (X). podemos usar el teorema 1. es la u ´nica que requiere la hip´otesis de que d(X) es irreduci- ble. α(β + γ) = αβ + αγ. α(X)β(X)γ(X) = d(X) (c(X)γ(X) + c′ (X)) + ((αβ)γ)(X). e igualmente obtenemos que α(X)β(X)γ(X) = d(X) c′′′ (X) + (α(βγ))(X). Las propiedades 6. tenemos que α(X)β(X)γ(X) = d(X) c′′ (X) + ((αβ)γ)(X). se prueban an´alogamente. con k < n y ak 6= 0.

. Sustituimos en la ecuaci´ on precedente: (d(X)c(X) + β(X))α(X) = −u(X)d(X) + 1. a los elementos de k. . . se cumple que a∗ α = (aa0 . mientras que los objetos representados por las multivariables α. . . Veamos ahora que a∗ (a0 . En estos t´erminos. 2. β. . tenemos que P n−1 P n−1 a∗ (X)α(X) = a ai X i = aai X i .39 Un cuerpo es una clase en la que hay definida una suma y un producto que cumplen los axiomas de C. . En efecto. hemos probado que cada polinomio m´onico irreducible de grado n define en el espacio vectorial k n un producto con el que se convierte en un cuerpo. . 3. Esto significa esencialmente que la aplicaci´on ∗ : k −→ k n dada por a 7→ a∗ umeros de k con parte de los elementos de k n . . (ab)∗ = a∗ b∗ . . . . . Extensiones algebraicas 33 luego por la unicidad del resto tiene que ser α = 0∗ . Es f´ acil ver que se cumplen las propiedades siguientes: 1. luego αβ = 1. el producto de la estructura de cuerpo de k n se restringe al producto por un escalar de la estructura vectorial de k n . podemos llamarlos los n´ umeros algebraicos asociados al polinomio irreducible d(X). 0) de la extensi´ on algebraica. i=0 i=0 y como es un polinomio de grado n − 1. . aan−1 ). a∗ = b∗ ↔ a = b. Sea β(X) el resto de la divisi´ on a−1 k v(X) = d(X)c(x) + β n−1 (X). Esto significa que. 0. . As´ı pues: a−1 k v(X)α(X) = −u(X)d(X) + 1. lo cual equivale a α(X)β(X) = d(X)(−u(X) − c(X)α(X)) + 1. an−1 ) = (aa0 . (a + b)∗ = a∗ + b∗ . . an−1 ). llamaremos “n´ umeros del cuerpo base” a los que hasta ahora llam´abamos simplemente “n´ umeros”. . . aan−1 ). Definici´ on 1. si llamamos α = (a0 . . .1. A nos permite identificar a los n´ partir de ahora. es decir. Es claro entonces que podemos aplicar a los elementos de k n todos los teoremas de C. si identificamos cada n´ umero a del cuerpo base con el n´ umero (a. . . . .5.

. . . antes hemos probado que α = α(ξ). 0. . que. luego ξ n = (−c0 . Por ello. y ahora vemos que lo que hemos construido es una extensi´ on k[ξ] en la que tiene una ra´ız ξ. . ξ n−1 no son sino la base can´ onica de k[ξ] como espacio vectorial sobre k. M´as concretamente. 1. suprimiendo los asteriscos. . . . podemos considerar el polinomio pm∗ (X) = p∗0 + p∗1 X + · · · + p∗m X m ∈ k[ξ][X]. . obtenemos a0 + a1 ξ + · · · + an−1 ξ n−1 = α. cuando hablemos de “un poli- nomio de k[X]” nos referiremos a pm (X). . lo representaremos con la notaci´ on k[ξ]. . . es decir. . El polinomio d(X) no tiene ra´ıces en el cuerpo base. En particular podemos considerar polinomios con coeficientes en la extensi´ on algebraica. Por ello nos referiremos a k[ξ] como “la adjunci´ on a k de una ra´ız del polinomio (m´ onico e irreducible) d(X)”. . . representaremos por k[X] el con- junto de los polinomios con coeficientes en k y por k[ξ][X] a los polinomios con coeficientes en k[ξ]. consideramos el polinomio α(X) = a0 + a1 X + · · · an−1 X n−1 . . Seguidamente observamos que ξ n−1 (X)ξ(X) = X n = d(X) · 1 − d0 − d1 X − · · · − dn−1 X n−1 . es decir. Para distinguirlos. Como ya hemos se˜ nalado. luego d(ξ) = c0 + c1 ξ + · · · + cn−1 ξ n−1 + ξ n = 0. . . Los dos u ´ltimos resultados implican que P n−1 (a0 . En particular. pm ). que si partimos de α = (a0 . de modo que ξ(X) = X. nos referi- mos a una sucesi´on (α0 . . donde cada αi es a su vez una sucesi´on de n n´umeros. . lo que tenemos es que cada n´umero del cuerpo k n se expresa de forma u ´nica como polinomio en ξ de grado menor que n con coeficientes en el cuerpo base. podemos aplicar a k[ξ] toda la teor´ıa desarro- llada en C.34 Cap´ıtulo 1. . 0) (con el 1 en la posici´on i-´esima). 0). . Esto significa tan s´olo que. representaremos simplemente por pm (X). . Para cada polinomio p¯m (X) ∈ k[X]. i=0 Si admitimos el abuso de notaci´ on de suprimir los asteriscos. hemos probado que las potencias 1. 1. pero ahora tiene sentido evaluarlo en n´ umeros de k[ξ]. . . . . an−1 ) = a∗i ξ i . . . αm ). porque es irreducible y tiene grado ≥ 2. . mientras que si hablamos de “un polinomio de k[ξ][X]. ξ. a una sucesi´on de n´ umeros (p0 . an−1 ). . En estos t´erminos. . dim k[ξ] = n. . en lo sucesivo. . . de donde se sigue inmediatamente que ξ i = (0. lo identificamos con a∗0 + a∗1 X + · · · a∗n−1 X n−1 y lo evaluamos en ξ. La teor´ıa elemental de cuerpos Definimos ξ ≡ (0. cuando consideremos a k n con estructura de cuerpo. −cn−1 ) = −c0 − c1 ξ − · · · − cn−1 ξ n−1 .

. . . por lo que i=0 P n−1 m−1 P ω= aij ξ i ξ ′j . si un polinomio em (X) es irreducible en k[ξ][X]. . . Concretamente. . . . Concretamente. son vectores de nm componentes. . m − 1. . lo podemos representar de la forma P m−1 ω= αj ξ ′j . n − 1. . pero es inmediato comprobar que tambi´en los cumple con escalares sobre k. . i=0 y la independencia de los ξ i sobre k implica que aij = 0. las potencias ξ i ξ ′j son una base de k[ξ. .n−1 ). Alternativamente. Se cumple entonces que K es un espacio vectorial cuya dimensi´ on sobre k es el producto de las dimensiones de cada extensi´ on sobre su precedente. . La expresi´on que acabamos de obtener muestra que k[ξ. donde a su vez αi = (ai0 . . Dicha dimensi´ on recibe el nombre de grado de la extensi´ on K (sobre k) y lo representaremos por |K : k|. Observemos que los elementos de k[ξ. ξn ]. . y en particular dimk k[ξ. . . sino que. El proceso puede repetirse cuantas veces se quiera para formar extensiones algebraicas de la forma K = k[ξ1 . . ξ ′ ] = ξ i ξ ′j | i = 0. podemos construir un cuerpo k[ξ. m − 1 . ξi−1 ][X]. ξ ′ ] = nm. j=0 i=0 con lo que la independencia lineal de los ξ ′j sobre k[ξ] implica que P n−1 aij ξ i ξ ′j = 0. ξ ′ ] en el que tiene una ra´ız ξ ′ . cada ω ∈ k[ξ.5. j = 0. . ξ ′ ] cumple los axiomas de espacio vectorial con escalares en k[ξ]. Para ello suponemos que P n−1 m−1 P aij ξ i ξ ′j = 0. . .1. Extensiones algebraicas 35 Este proceso de construcci´ on de una extensi´ on algebraica puede repetirse tomando a k[ξ] como cuerpo base. . . j = 0. Veamos ahora que las potencias ξ i ξ ′j son linealmente independientes sobre k. . αm−1 ). en lugar de ser vectores de n compo- nentes. donde cada ξi es ra´ız de un polinomio m´onico irreducible de k[ξ1 . ξ ′ ] no son formalmente m´as complejos o m´as abstractos que los de k[ξ]. j=0 P n donde a su vez αj = aij ξ i . j=0 i=0 Sabemos que k[ξ. . . Por lo tanto. con un producto que puede definirse expl´ıcitamente a partir de las nm coordenadas de cada factor. . ξ ′ ] es una sucesi´on ω = (α0 . . ai. ξ ′ ].

36 Cap´ıtulo 1. La teor´ıa elemental de cuerpos

Es claro entonces que si tenemos una cadena de extensiones k ⊂ K ⊂ L
(cada una de las cuales se obtiene de adjuntar sucesivamente a la anterior un
n´umero finito de ra´ıces de polinomios irreducibles), se cumple la relaci´on de
transitividad de grados:
|L : k| = |L : K||K : k|.

Teorema 1.40 Si pm (X) es un polinomio irreducible en k[X] y tiene una ra´ız ζ
en una extensi´
on algebraica K de k, entonces ζ no es ra´ız de ning´
un polinomio
q(X) ∈ k[X] no nulo de grado k < m.

Demostracio ´ n: Sea u > 0 el menor natural20 tal que ζ es ra´ız de un
polinomio de grado u, digamos q1u (X). Dividimos p(X) = q(X)c(X) + r(X),
con grad r(X) < u y, como r(ζ) = 0, tiene que ser r(X) = 0. Por lo tanto
q(X) | p(X), pero como p(X) es irreducible y q(X) no puede ser constante (o
no tendr´ıa ra´ıces), q(X) tiene que ser asociado a p(X), luego u = m.

Teorema 1.41 Si K es una extensi´ on algebraica de grado n y ζ ∈ K, existe
un u ´nico polinomio m´
onico irreducible p(X) ∈ k[X] tal que p(ζ) = 0. Adem´as
su grado es ≤ n y divide a cualquier otro polinomio de k[X] que tenga a ζ por
ra´ız.

Demostracio ´ n: Como K es un espacio vectorial de dimensi´ on n sobre
k, las potencias 1, ζ, . . . , ζ n no pueden ser linealmente independientes. Esto
significa que existen escalares a0 , . . . , an ∈ k no todos nulos tales que

a0 + a1 ζ + · · · + an ζ n = 0.

Equivalentemente, existe un polinomio q n (X) ∈ k[X] no nulo tal que q n (ζ) = 0.
Por el teorema 1.35 sabemos que q n (X) se descompone en producto de poli-
nomios irreducibles, luego ζ tiene que ser ra´ız de uno de ellos, y no perdemos
generalidad si lo suponemos m´onico. Llam´emoslo p(X) (que ciertamente tendr´a
grado ≤ n).
Si ζ es ra´ız de u(X) ∈ k[X], dividimos u(X) = p(X)c(X) + r(X) y, como el
grado del resto es menor que el grado de p(X), el teorema anterior nos da que
r(X) = 0, luego p(X) | u(X) y, si el polinomio u(X) es m´onico e irreducible,
necesariamente u(X) = p(X).

Definici´on 1.42 Si K es una extensi´ on algebraica y ζ ∈ K, llamaremos poli-
nomio m´ınimo de ζ ∈ k[ξ] al u ´nico polinomio m´onico irreducible p(X) ∈ k[X]
que tiene a ζ por ra´ız. Lo representaremos por pol mink ζ.

Hemos visto que si p(X) ∈ k[X] es cualquier polinomio que cumpla p(ζ) = 0,
entonces pol mink ζ | p(X). En particular, si p(X) es m´onico e irreducible, tiene
que ser p(X) = pol mink ζ.
20 Esto se formaliza mediante la disyunci´on “ζ es ra´ız de un polinomio no nulo de grado u y
de ninguno de grado menor” o “ζ es ra´ız de un polinomio no nulo de grado u − 1 y de ninguno
de grado menor” o . . . , que desdobla la demostraci´on en u casos.

1.5. Extensiones algebraicas 37

Observemos que, como siempre, podemos sustituir el cuerpo base k por
otro cualquiera, de modo que si tenemos una cadena de extensiones algebraicas
k ⊂ K ⊂ L y ζ ∈ L, podemos considerar tanto pol mink ζ como pol minK ζ. La
relaci´on entre ambos es que el segundo divide al primero, pues pol mink ζ ∈ K[X]
tiene a ζ por ra´ız.
Si K es una extensi´ on algebraica, ζ ∈ K y d(X) = pol mink ζ tiene grado
n ≥ 2 (si el grado fuera 1 significar´ıa que d(X) = X −ζ ∈ k[X], con lo que ζ ∈ k),
podemos considerar, por una parte, la extensi´ on algebraica k[ξ] definida a partir
de d(X), cuyos elementos son sucesiones α = (a0 , . . . , αn−1 ) de n n´umeros, que
pueden representarse alternativamente como

P
n−1
α = αn−1 (ξ) = ai ξ i .
i=0

Por otra parte, podemos considerar la variedad lineal


k[ζ] = 1, ζ, . . . , ζ n−1 ≤ K.

El hecho de que ζ no sea ra´ız de ning´
un polinomio de k[X] de grado menor que n
equivale claramente a que las potencias 1, ζ, . . . , ζ n−1 son linealmente indepen-
dientes sobre k, luego forman una base de k[ζ], de forma que sus elementos se
expresan de forma u ´nica como

P
n−1
ω= ai ζ i .
i=0

Por lo tanto, podemos definir una aplicaci´on Fξ,ζ : k[ξ] −→ k[ζ] mediante

P
n−1
Fξ,ζ (a0 , . . . , an−1 ) = ai ζ i
i=0

o, en otros t´erminos,
n−1
P  n−1
P
Fξ,ζ ai ξ i = ai ζ i .
i=0 i=0

Acabamos de justificar que es biyectiva, y adem´as cumple

Fξ,ζ (α + β) = Fξ,ζ (α) + Fξ,ζ (β), Fξ,ζ (αβ) = Fξ,ζ (α)Fξ,ζ (β).

En efecto, la igualdad para la suma se comprueba f´acilmente, y la del pro-
ducto tambi´en si recordamos que el producto en k[ξ] est´a determinado por la
relaci´on
αn−1 (X)β n−1 (X) = d(X)¯c(X) + (αβ)n−1 (X).
Si en ella sustituimos X por ζ queda precisamente la propiedad del producto.
De aqu´ı se sigue en particular que k[ζ] es un cuerpo.

38 Cap´ıtulo 1. La teor´ıa elemental de cuerpos

Definici´on 1.43 Si K y L son dos cuerpos que contienen a un mismo cuerpo
k como subcuerpo, un k-isomorfismo de cuerpos F : K −→ L es una aplicaci´on
que, para todo α, β ∈ K, cumpla
F (α + β) = F (α) + F (β), F (αβ) = F (α)F (β),
V
as´ı como que a ∈ k F (a) = a.
En estos t´erminos casi hemos demostrado el teorema siguiente:
Teorema 1.44 Sean K y L dos extensiones algebraicas de un mismo cuerpo k,
sea d(X) ∈ k[X] un polinomio m´ onico irreducible y sean ζ1 ∈ K y ζ2 ∈ L dos
ra´ıces de d(X). Entonces existe un k-isomorfismo de cuerpos F : k[ζ1 ] −→ k[ζ2 ]
que cumple F (ζ1 ) = ζ2 .
Demostracio ´ n: Hemos probado que si k[ξ] es la extensi´ on de k construida
a partir de d(X), existen k-isomorfismos de cuerpos Fξ,ζ1 : k[ξ] −→ k[ζ1 ] ⊂ K
y Fξ,ζ2 : k[ξ] −→ k[ζ2 ] ⊂ L que adem´as cumplen Fξ,ζi (ξ) = ζi . Es f´acil ver
−1
entonces que F = Fξ,ζ 1
◦ Fξ,ζ2 : k[ζ1 ] −→ k[ζ2 ] es un k-isomorfismo de cuerpos
que cumple lo requerido.

Nota En las condiciones del teorema anterior, el k-isomorfismo F se extiende
P
n
a una aplicaci´on F¯ : k[ζ1 ][X] −→ k[ζ2 ][X] que a cada polinomio p(X) = pi X i
i=0
le asigna
P
n
F¯ (p)(X) = F (pi )X i .
i=0
Si pensamos en p(X) como una sucesi´on de coeficientes p¯ = (p0 , . . . , pn ),
entonces F¯ (¯
p) = (F (p0 ), . . . , F (pn )).
Como la suma y el producto de polinomios de k[ζi ][X] se definen en t´erminos
de la suma y el producto de los cuerpos k[ζi ] (con las mismas f´ormulas para am-
bos cuerpos) y F conserva dicha suma y dicho producto, es inmediato comprobar
que
F¯ (p + q)(X) = F¯ (p)(X) + F¯ (q)(X), F¯ (pq)(X) = F¯ (p)(X)F¯ (q)(X).

Veamos ahora una aplicaci´on importante de las derivadas:
Teorema 1.45 (C0 ) Si α es un n´ umero de una extensi´ on algebraica K de k,
entonces α es ra´ız simple de pol min α, es decir, pol min α = (x− α)q(X), donde
q(X) ∈ K[x] cumple q(α) 6= 0.
Demostracio ´ n: Sea p(X) = pol min α. La clave est´ a (y aqu´ı usamos
Car0), en que p′ (X) es un polinomio no nulo de menor grado, luego p′ (α) 6= 0,
ya que en caso contrario tendr´ıa que ser m´
ultiplo de p(X), luego basta aplicar
el teorema anterior.
Vamos a realizar ahora una construcci´on de la que extraeremos varias con-
secuencias. Antes conviene introducir un concepto:

1.5. Extensiones algebraicas 39

Definici´
on 1.46 Si K es una extensi´on algebraica, diremos que un polinomio
p(X) de grado n se escinde en K[X] si existen ζ1 , . . . , ζn ∈ K tales que

p(X) = pn (X − ζ1 ) · · · (X − ζn ).

Razonando en C0 , partimos de un polinomio irreducible dn1 (X) ∈ k[X] de
grado mayor que 1. A partir de ´el construimos la extensi´ on algebraica k[ξ1 ],
donde tiene una ra´ız ξ1 .
Ahora tomamos un polinomio irreducible em (X) ∈ k[ξ1 ][X] y construimos
la extensi´
on k[ξ1 , ζ1 ], donde tiene una ra´ız ζ1 . Puede que no sea la u´ nica.
Aplicando sucesivamente el teorema 1.26 en k[ξ1 , ζ1 ] llegamos a que

′m
em
1 (X) = (X − ζ1 ) · · · (X − ζr1 )e1 (X),

donde e′m1 (X) ∈ k[ξ1 , ζ1 ][X] es un polinomio sin ra´ ıces en k[ξ1 , ζ1 ]. Si no es
constante, por 1.34 tiene un factor irreducible f1k (X) ∈ k[ξ1 , ζ1 ][X], y podemos
construir una extensi´ on algebraica k[ξ1 , ζ1 , ζr1 +1 ] de k[ξ1 , ζ1 ] donde f1k (X) tenga
una ra´ız ζr1 +1 . Aplicando el teorema 1.26 en k[ξ1 , ζr1 +1 ] llegamos a que
′′
′′m
em
1 (X) = (X − ζ1 ) · · · (X − ζr2 )e1 (X),
′′
donde e′′m
1 (X) ∈ k[ξ1 , ζ1 , ζr1 +1 ][X] es un polinomio sin ra´ıces en k[ξ1 , ζ1 , ζr1 +1 ]
y m′′ < m′ .
Como el grado m′′ < m′ < m va decreciendo, tras un n´ umero finito de pasos
tenemos que llegar a una extensi´ on k[ξ1 , ζ1 , ζr1 +1 , . . . , ζrl +1 ] donde em
1 (X) se
escinde:
em
1 (X) = (X − ζ1 ) · · · (X − ζm ).

El teorema 1.45 nos asegura que los ζi son distintos dos a dos. Ahora volvemos
a dn1 (X) y le aplicamos el mismo proceso, con lo que llegamos a una extensi´
on
K = k[ξ1 , ζ1 , . . . , ζrl+1 , ξs1 , . . . , ξst+1 ] donde

dn1 (X) = (X − ξ1 ) · · · (X − ξn ),

con los ξi distintos dos a dos.
Si j 6= 1, la ecuaci´on ξi + xζj = ξ1 + xζ1 tiene una u ´nica soluci´on en K, que
podr´a estar en k o no, luego la ecuaci´ on tiene a lo sumo una soluci´on en k. Por
lo tanto, las (m − 1)n ecuaciones tienen a lo sumo (m − 1)n soluciones en k. El
axioma Inf (que es consecuencia de Car0) implica entonces que existe un c ∈ k
tal que
ξi + cζj 6= ξ1 + cζ1 , i = 1, . . . , n, j = 2, . . . , m.
Llamamos θ = ξ1 + cζ1 ∈ k[ξ1 , ζ1 ] y consideramos el cuerpo k[θ] ⊂ k[ξ1 , ξ2 ].
P
n
Sea d∗ (X) = dn (θ − cX) = di (θ − cX)i ∈ k[θ][X]. Observemos que
i=0
d∗ (ζ1 ) = 0 y d∗ (ζj ) 6= 0 para j = 2, . . . , m.
En efecto, d∗ (ζ1 ) = dn (θ − cζ1 ) = dn (ξ1 ) = 0, pero d∗ (ζj ) = dn (θ − cζj ) 6= 0,
pues θ − cζj no es ninguna de las ξi , que son todas las ra´ıces de dn (X).

Sea p(X) ∈ k[X] su polinomio m´ınimo y vamos a probar que p(X) se escinde en K[X]. concluimos que k[ξ1 . θ se puede expresar como combinaci´ on lineal con coeficientes v en k de potencias ξruii ζsjj . para ciertos polinomios u(X).49 Toda extensi´ on algebraica est´ a contenida en una extensi´ on al- gebraica normal. . Como f (X) | em1 (X) (en principio en k[θ][X]. donde ′ θ ser´ıa una ra´ız de p(X) fuera de K.44 nos da un k-isomorfismo F : K −→ k[θ′ ] tal que F (θ) = θ′ . con el que podr´ıamos formar una extensi´ on algebraica L = K[θ′ ]. . entonces f (ζj ) = 0 y.48 Una extensi´on algebraica K es normal si es de la forma k[θ] y el polinomio m´ınimo de θ se escinde en K[X]. Como f (X) ∈ k[θ][X]. . . es decir. por definici´on de θ. . Sabemos que f (X) | d∗ (X). ζ] es la adjunci´on a k[ξ] de una ra´ız de un polinomio irreducible em 1 (X) ∈ k[ξ][X]. como f (X) | d∗ (X).30. tambi´en ξ1 ∈ k[θ]. un X − ζj . . hemos demostrado lo siguiente: Teorema 1. hemos probado el teorema del elemento primitivo: Teorema 1. v(X) ∈ k[θ][X]. pero como f (X) | em 1 (X). ζ1 ] es combinaci´ on lineal de potencias ξ1u ζ1v . ζ] = k[θ].47 (C0 ) Si k[ξ] es la adjunci´ on a k de una ra´ız de un polinomio irreducible dn1 (X) ∈ k[X] y k[ξ. . ξs1 . contradicci´on. luego. el polinomio m´onico dado por el teorema 1. teniendo en cuenta que k[ξ1 ] era una extensi´ on algebraica arbitraria. luego necesariamente j = 1. . El teorema 1. luego por el teorema 1. es decir. cada factor irreducible de f (X) divide a em 1 (X). ξst+1 ]. ζrl+1 . La teor´ıa elemental de cuerpos Sea ahora f (X) ∈ k[θ][X] el m´aximo com´ un divisor de d∗ (X) y em 1 (X).33 divide a uno de sus factores irreducibles. luego tambi´ en en K[X]). . En caso contrario p(X) tendr´ıa un factor irreducible en K[X] de grado mayor que 1. Como todo elemento de k[ξ1 . al aplicar F a esta igualdad (teniendo en cuenta que F atraviesa las sumas y los productos y deja fijos a los coeficientes de d) resulta que d(F (ξri )) = 0. para concluir que existe un θ ∈ K tal que K = k[θ]. ζ1 . luego F (ξri ) es un ξj . Por otra parte. Pero d(ξri ) = 0. En estos t´erminos. existe un θ ∈ k[ξ. Esto significa que f (X) = (X − ζ1 )k . luego θ′ ∈ K. Continuamos con la construcci´ on general y aplicamos sucesivamente el teo- rema anterior a la sucesi´on de extensiones K = k[ξ1 . tambi´en d∗ (ζj ) = 0. es f´ acil ver que de hecho f (X) = X − ζ1 . ζ] tal que k[ξ. Definici´ on 1. Ahora bien.40 Cap´ıtulo 1. concluimos que ζ1 ∈ k[θ] y. e igualmente se razona que F (ζsj ) ∈ K. luego F (ξri ) ∈ K. luego θ′ = F (θ) es combinaci´ on lineal de potencias F (ξri )ui F (ζsj )vj . θ1 ] = k[θ]. Teniendo en cuenta que hemos tomado k[ξ1 ] como la adjunci´on a k de una ra´ız de un polinomio irreducible arbitrario y que k[ξ1 . ∗ f (X) | em m 1 (X) y f (X) = u(X)d (X) + v(X)e1 (X). ζ1 ] lo hemos tomado como la adjunci´on a k[ξ1 ] de una ra´ız de un polinomio irreducible arbitrario.

para el producto. sigue cumpli´endose que F ∗ (ζ) = ζ ′ y adem´as F ∗ (θ) = θ′ . como p0 (X) | p(X). Observemos que una expresi´on alternativa para F ∗ en t´erminos de la ex- on F¯ : k[ζ][X] −→ k[ζ ′ ][X] definida tras el teorema 1. Por lo tanto. equivalentemente. para cierto pd−1 (X) ∈ k[ζ][X]. que son los X − θi . i=0 con αi ∈ k[ζ] o. i=0 i=0 que claramente extiende a F : k[ζ] −→ k[ζ ′ ].1. a partir del cual podemos formar una extensi´on L = K[ζ ′ ] donde q(X) tiene una ra´ız ζ ′ que no est´ a en K. tambi´en p∗0 (X) | F¯ (p(X)) = p(X) (F¯ no afecta a p(X) porque ´este tiene sus coeficientes en k). Sea q(X) = pol mink ζ y supongamos que no se escinde en K[X]. luego un factor irreducible de p∗0 (X) en L[X] debe coincidir con uno de los factores irreducibles de p(X). ´ n: Sea K = k[θ] de modo que p(X) = pol mink θ se escinda Demostracio en K[X]: p(X) = (X − θ1 ) · · · (X − θn ).44 es tensi´ F ∗ (pd−1 (θ)) = F¯ (pd−1 )(θ′ ). . existe un θ′ = θi tal que p∗0 (θ′ ) = 0. Como K = k[θ].50 Si K es una extensi´ on algebraica normal de un cuerpo k y ζ ∈ K. Aplicamos F¯ : k[ζ][X] −→ k[ζ ′ ][X].5. dividimos f d−1 (X)g d−1 (X) = p0 (X)c(X) + rd−1 (X). En particular.44 existe un k-isomorfismo F : k[ζ] −→ k[ζ ′ ]. g d−1 (X) ∈ k[ζ][X]. Teniendo esto en cuenta es f´ acil ver que F ∗ es un k-isomorfismo de cuer- pos. ω = pd−1 (X). si el polinomio p0 (X) = pol mink[ζ] θ tiene grado d. cada ω ∈ K = k[θ] se expresa de forma u ´nica como P d−1 ω= αi θi . Por el teorema 1.44. con θ1 = θ. tomamos dos n´umeros ω = f d−1 (θ) y ω ′ = g d−1 (θ). se comprueba inmediatamente que K = k[ζ][θ] y. Sea p0 (X) = pol mink[ζ] θ ∈ k[ζ][X]. En definitiva. que es un factor m´onico irreducible de p(X) en k[ζ][X] y p0 (θ) = 0. Entonces tiene un factor irreducible de grado mayor que 1. podemos definir F ∗ : K −→ L mediante d−1 P  d−1 P F∗ αi θi = F (αi )θ′i . con lo que F¯ (f d−1 )(X)F¯ (g d−1 )(X) = p∗0 (X)F¯ (c)(X) + F¯ (rd−1 )(X). Seg´un la nota tras 1. entonces pol mink ζ se escinde en K[X]. de modo que ωω ′ = rd−1 (θ). si llamamos p∗0 (X) = F¯ (p0 (X)) ∈ k[ζ ′ ][X]. Extensiones algebraicas 41 Teorema 1. La conservaci´on de las sumas es inmediata y. con f d−1 (X).

52 Si K = k[θ] es una extensi´ on algebraica normal de grado n. entonces las ra´ıces del polinomio m´ınimo de ζ son los conjugados σi (ζ). θn son las ra´ıces de su polinomio m´ınimo y ζ ∈ K. podemos definir un isomorfismo de cuerpos sobre K que extiende al isomor- fismo de k[ζ] en k[ζ ′ ]. θ1 . . . Definici´on 1. θn son las ra´ıces de su polinomio m´ınimo. s´olo que ahora ζ ′ ∈ K es otra ra´ız del polinomio m´ınimo de ζ. pero si dicho isomorfismo transforma θ en θj . .51 Si K = k[θ] es una extensi´ on algebraica normal y θ1 . . . Ahora bien. para cierto polinomio h(X) ∈ k[X]. . llegamos a que ζ ′ = F ∗ (ζ) = h(F ∗ (θ)) = h(θ′ ) ∈ K. . como ζ = h(θ). llamaremos conjugaciones de K a los k-isomorfismos σj : K −→ K dados por P n P n α= ai θi 7→ σj (α) = ai θji . entonces es necesariamente σj . Demostracio ´ n: Basta repetir el planteamiento de la prueba del teorema anterior. .42 Cap´ıtulo 1. Como all´ı. i=0 i=0 Teorema 1. contradicci´on. La teor´ıa elemental de cuerpos y al evaluar en θ′ resulta F ∗ (ω)F ∗ (ω ′ ) = p∗0 (θ′ )F¯ (c)(θ′ ) + F ∗ (ωω ′ ) = F ∗ (ωω ′ ). .

La teor´ıa de los conjuntos totalmente ordenados es la teor´ıa O sobre L0 cuyos axiomas son: O1 x≤x O2 x≤y∧y ≤x→x=y O3 x≤y∧y ≤z →x≤z O4 x≤y∨y ≤x Escribiremos tambi´en x ≥ y en lugar de y ≥ x. Definimos adem´as x < y ≡ y > x ≡ x ≤ y ∧ x 6= y. Por simplicidad nos restringiremos al caso que realmente nos va a interesar.Cap´ıtulo II La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados En el cap´ıtulo precedente hemos visto una muestra de las matem´aticas que pueden desarrollarse a partir u ´nicamente de los axiomas de cuerpo. que es la teor´ıa DNA que resulta de a˜ nadir a O los axiomas: W D x W< y → z(x < y < z) NA yz y < x < z Es f´ acil ver que basta a˜ nadir D o NA a la teor´ıa O para que se pueda probar el esquema de infinitud Inf. 43 . Ahora vamos a extender la teor´ıa C para incorporar una relaci´on de orden.1 Conjuntos totalmente ordenados Consideramos el lenguaje formal L0 cuyo u ´nico signo eventual es un relator di´adico ≤. Sin embargo. el ´algebra elemental no s´olo incluye sumas y productos. En la primera secci´ on estudiaremos de forma aislada los axiomas de orden y en la siguiente los combinaremos con los axiomas de cuerpo. sino tambi´en desigualda- des. 2. que es el de la teor´ıa de los conjuntos ordenados densos no acotados.

d[ ∨ ]a. ]−∞. V • c es cota inferior de A si x ∈ A c ≤ x. b[ .1 La intersecci´ on de dos intervalos es un intervalo. Definici´ on 2. d[ = ]a. . pues ∅ = ]a. d[ = ]a. b] = {x | a ≤ x ≤ b}. • s es supremo de A si s es cota superior de A y V c(c es cota superior de A → s ≤ c). como por ejemplo ]a. que la intersecci´on de dos uniones finitas de intervalos es una uni´on finita de intervalos. por la propiedad distributiva de la uni´on y la in- tersecci´on. ]a. b[ ∩ [c. V • c es cota superior de A si x ∈ A x ≤ c. • i es ´ınfimo de A si i es cota inferior de A y V c(c es cota inferior de A → c ≤ i). +∞[ = {x | a ≤ x}. Observemos que la clase vac´ıa es un intervalo. 1 En realidad el teorema es un esquema que engloba un n´ umero finito de teoremas distintos. b[ ∩ [c. b[ ∩ [c. b[ ∨ ]a.2 Para cada clase A. V • m es el m´ınimo de A si m ∈ A ∧ x ∈ A m ≤ x. b[ ∩ [c. El teorema siguiente se demuestra sin dificultad distinguiendo casos:1 Teorema 2. b[ = {x | x < b}. • A est´ a acotada superior/inferiormente si tiene una cota superior/inferior. +∞[ = {x | x = x}. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Llamaremos intervalos a las clases siguientes: ]a. definimos los conceptos siguientes: V • M es el m´ aximo de A si M ∈ A ∧ x ∈ A x ≤ M . b] = {x | a < x ≤ b}. b[ = {x | a ≤ x < b}. [a. d[ = ∅ ∨ ]a. ]−∞. b[ ∩ [c. ]a. [a.44 Cap´ıtulo 2. +∞[ = {x | a < x}. [a. ]−∞. b[ = {x | a < x < b}. d[ = [c. a[. d[ ∨ ]a. d[ = [c. De aqu´ı se sigue por inducci´on que la intersecci´on de un n´ umero finito de intervalos es un intervalo y. b] = {x | x ≤ b}.

Tambi´en es inmediato que todo intervalo con extremo superior/inferior infi- nito es no acotado superior/inferiormente. Veamos que s es el supremo de A. Teorema 2. b[. entonces b es el supremo de los intervalos ]a. [a. Sabemos que existe un i tal que bi = s. ]a. as´ı como que todo m´aximo es supremo y todo m´ınimo es ´ınfimo. El caso en que A est´ a acotado inferiormente se razona de forma an´aloga. cada Ii tiene que tener extremo superior finito bi . El teorema siguiente se prueba f´ acilmente por inducci´on sobre n: W Teorema 2. 1. Si est´ a acotada superiormente. b[ y a es el ´ınfimo de los intervalos ]a. Demostracio ´ n: Consideramos una uni´on finita A = I1 ∪ · · · ∪ In . Por D existe un x tal que c < x < bi . que podemos suponer no vac´ıo (pues de lo contrario se puede eliminar sin alterar la uni´ on). a˜ A este u´ltimo funtor.2. es decir. y podemos tomar el m´aximo s de todos los bi . entonces existe un i tal que x ∈ Ii . bi [. Cuerpos ordenados 45 Es f´ acil probar que si una clase tiene m´aximo. Esto implica que Ii es de la forma ]ai . Tomamos u ∈ Ii . 2. xn }. y veamos que s ≤ c. . La teor´ıa de los cuerpos ordenados CO es la teor´ıa axiom´atica sobre el len- guaje LA cuyos axiomas son los de C m´as los axiomas siguientes: CO1 ¬(x > 0 ∧ −x > 0) CO2 x = 0 ∨ x > 0 ∨ −x > 0 CO3 x>0∧y >0→x+y >0 CO4 x > 0 ∧ y > 0 → xy > 0 . ´estos son u ´nicos. y esto prueba que s es una cota superior de A. o de lo contrario Ii = ∅. de modo que u ≤ c < bi = s. [a. m´ınimo. +∞]. b[. +∞[. por el contrario. b]. b]. b].3 m m es el m´ aximo de {x1 . . Sea ahora c una cota superior de A. b[. que existe por el teorema anterior. ]−∞. ]−∞. [a. dos funtores di´adicos + y · y un relator mon´ adico “> 0” que leeremos como “es nadimos a L− positivo”. mientras que. . con ai < bi en los dos primeros casos. ]−∞. ]a. Para ello observamos que si x ∈ A.2. pues de lo contrario tendr´ıa que ser bi = s ≤ c. en contradicci´on con que c sea una cota superior de A. luego x ≤ bi ≤ s.2 Cuerpos ordenados Definimos el lenguaje formal del ´ algebra elemental como el lenguaje LA cuyos u ´nicos signos eventuales son dos constantes 0. [a.4 Toda uni´ on finita de intervalos no vac´ıa que est´e acotada supe- rior/inferiormente tiene supremo/´ınfimo. [a. Entonces bi ∈ / Ii . un funtor mon´ adico −. que c < s. donde cada Ii es un intervalo. b[. Supongamos. si a < b. y es claro entonces que x ∈ Ii ⊂ A. supremo o ´ınfimo. bi [. . b]. [ai . b[. bi [. ]a.

6 Se cumple: 1. 2. x < y ∨ y < x ∨ x = y. De aqu´ı a su vez podemos deducir algunas propiedades adicionales: Teorema 2. En particular. x ≤ y → x + z ≤ y + z. z − y > 0. x ≤ y → −y ≤ −x. 6. y el tercero no puede darse a la vez que uno de los dos primeros por 1. 2. es decir: 1. x ≤ x. 5. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Definimos x < y ≡ y > x ≡ y − x > 0. 2. . 3.7 Se cumple: 1. esto equivale a que ¬0 > 0. x < y ↔ x ≤ y ∧ x 6= y. por definici´on. entonces tambi´en −0 > 0.5 La relaci´ on < es una relaci´ on de orden total estricto. x < z. pero si fuera 0 > 0. 2. A partir de aqu´ı se demuestra sin dificultad que ≤ es una relaci´on de orden total no estricto. Tenemos que y − x > 0. Al trabajar en CO representaremos el cuerpo base con la letra R en lugar de k. 4. y los tres casos son mutuamente excluyentes. x < y ∧ y < z → x < z. vemos que en CO se demuestran los axiomas de O. x ≤ y ∧ z < w → x + z < y + w. as´ı como las versiones de CO3 y CO4 en t´erminos de ≤: Teorema 2. 3. x ≤ y ≡ y ≥ x ≡ x < y ∨ x = y. En efecto. 3. x ≤ y ∧ z ≥ 0 → xz ≤ yz. Demostracio ´ n: 1.46 Cap´ıtulo 2. luego CO3 nos da que z − x > 0. Para probar la implicaci´on contraria basta ver que ¬x < x. Los dos primeros casos no pueden darse a la vez por CO1. Obviamente x ≤ y ∧ x 6= y → x < y. Teorema 2. x ≤ y ∧ y ≤ z → x ≤ z. es decir. La disyunci´on se sigue inmediatamente de CO2. x ≤ y ∧ z ≤ w → x + z ≤ y + w. x ≤ y ∧ y ≤ x → x = y. en contra de CO1. 3. x ≤ y ∨ y ≤ x.

1/(xy) > 0. 10. y ahora se aplica 3). y tambi´en es f´acil ver que x+y x<y→x< < y. Por lo tanto. 3. x + y = 0 ∧ x ≥ 0 ∧ y ≥ 0 → x = y = 0. contradicci´on. x2 ≥ 0. luego por 6) x/(xy) ≤ y/(xy). y 5. En caso contrario. luego por 2.. luego 1/y < 1/x. Demostracio ´ n: 1. luego CO extiende. 1 = 12 ≥ 0 por 4. se sigue entonces que −1 < 0.. 10. 2 luego en CO se demuestran todos los axiomas de la teor´ıa DNA. por 2. contradicci´on. (de este teorema) −y ≤ −x. −1 < 0 < 1. Por 5. a C0 . por 4. 8. De 2. 2. Si fuera 1/x < 0. luego por 1. de hecho. Tenemos que y − x ≥ 0. y la desigualdad estricta nos la da C10. luego por 6) −xz ≤ −yz. Por 5..2. por 7. Tambi´en a partir de las propiedades 3. 0 < x < y → 0 < 1/y < 1/x. del teorema anterior x+z ≤ y +z ∧y +z ≤ y +w. Igualmente llegamos a que x = 0. 1/y ≤ 1/x. xz ≥ yz. Igualmente. Tenemos que −z ≥ 0. deducimos que x − 1 < x < x + 1. por el teorema anterior ser´ıa y + w ≤ x + z. Cuerpos ordenados 47 4. y 5. 5. 9. en CO puede probarse como esquema teorem´atico el esquema axiom´atico Car0. luego −y ≤ −x. De las propiedades 3. de donde xz ≤ yz. 6. x ≤ y ∧ z ≤ 0 → xz ≥ yz. los cuadrados son no negativos). Si se diera la igualdad ser´ıa x = y. tendr´ıamos que 1 = x(1/x) ≤ 0. entonces ⊢CO m < n. una simple inducci´on demuestra que si dos n´ umeros enteros cumplen m < n. 6. tambi´en 0 ≤ y ≤ x + y = 0. 8. x ≤ y ∧ z ≥ 0 → xz ≤ yz. 7. Como 0 ≤ x. w ≤ z. 1/x > 0. es decir. . del teorema anterior −y − x + x ≤ −y − x + y. luego y = 0.2. 5. luego x2 ≥ 0 en cualquier caso. 7. se demuestra por inducci´on sobre n a partir de la propiedad 9. 4. (teniendo en cuenta que. luego por CO4 se cumple x2 = 0 ∨ x2 > 0 ∨ (−x)2 > 0. En particular. Por CO2 tenemos que x = 0 ∨ x > 0 ∨ −x > 0. del teorema anterior (y − x)z ≥ 0. x21 + · · · + x2n = 0 → x1 = · · · = xn = 0. 9. luego por 6.

como |x| ≤ |x|. entonces 0 ≤ x ≤ y.8 La teor´ıa CP de los cuerpos pitag´ oricos es la que resulta de a˜ nadir a CO el axioma W 2 P z x + y2 = z 2 que afirma que la suma de cuadrados es un cuadrado. y 6. El valor absoluto En un cuerpo ordenado podemos definir como sigue2 el valor absoluto de un n´ umero: n x si x ≥ 0. 5. |x + y| ≤ |x| + |y|. entonces. que afirma que todo n´ umero no negativo es un cuadrado. y 3. 6. |x| ≤ y ↔ −y ≤ x ≤ y. Rec´ıprocamente. Para probar 4. aplicando 1) resulta que −|x| ≤ x ≤ |x|. |x| ≥ 0. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Definici´on 2. es claro que ⊢CO E → P. si se cumple −y ≤ x ≤ y. observamos que. 2 En principio. esto significa que |x| = y ≡ (x ≥ 0 ∧ y = x) ∨ (x < 0 ∧ y = −x). |x| = 0 ↔ x = 0. La teor´ıa CE de los cuerpos eucl´ıdeos es la que resulta de a˜ nadir a CO el axioma W E x ≥ 0 → y x = y2. |x| = −x si x < 0. y como |x| = ±x. 3. Por consiguiente −|x| − |y| ≤ x + y ≤ |x| + |y|. Demostracio ´ n: 1. Si por el contrario x < 0. 2. Teorema 2. 2.9 Se cumple: 1. y de nuevo por 1. luego −y ≤ x < 0 ≤ y. y 6= 0 → |x/y| = |x|/|y|. tenemos que −y ≤ −x ≤ y. . e igualmente −|y| ≤ y ≤ |y|. |x + y| ≤ |x| + |y|. se prueban sin dificultad. entonces 0 < −x ≤ y. 4. multiplicando por −1. 5. |xy| = |x| |y|. son inmediatos. luego −y ≤ −x ≤ 0 ≤ x ≤ y. Puesto que en CO se demuestra que todo cuadrado es no negativo.48 Cap´ıtulo 2. Supongamos que |x| ≤ y y distingamos dos casos: si x ≥ 0. se cumple que |x| ≤ y.

s´ 2. entonces −x > 0. cuyos elementos ser´an de la forma z = a + bi. . En CE esto equivale a que b2 − 4ac ≥ 0. luego es irreducible y podemos formar la extensi´ on algebraica C = R[i] que resulta de adjuntar a R una ra´ız de dicho polinomio. luego 2uv = ±b. Cuerpos ordenados 49 N´umeros complejos En CO tenemos que el polinomio X 2 +1 no tiene ra´ıces. Teorema 2. Teorema 2. con i2 = −1. z1 z2 = z¯1 z¯2 . y la segunda se convierte en 2uv = b. pues si x ≥ 0 la tiene en R y si x < 0.2. A los n´ umeros de R los llamaremos “n´umeros reales” y los de C ser´an los “n´ umeros complejos”. 2 2 Entonces u2 − v 2 = a y 4u2 v 2 = b2 . este mismo argumento (partiendo ahora de un polinomio en C[X]) junto con el teorema anterior implica que siempre existe una ra´ız en C. existe c ∈ R tal que c = a + b2 . y entonces (yi)2 = x. Todo polinomio en C[X] de grado 2 tiene una ra´ız en C. Una comprobaci´on rutinaria muestra que z1 + z2 = z¯1 + z¯2 . Tomamos ahora un n´ umero complejo z = a + bi. W luego p(X) tiene una ra´ız en R si y s´olo si d d2 = b2 −4ac. El conjugado de un n´ umero complejo se define como a + bi = a − bi.51. ´ n: Que un n´ Demostracio umero x sea ra´ız del polinomio equivale a que 4a2 x2 + 4abx + 4ac = 0 ⇔ (2ax + b)2 = b2 − 4ac.11 (CE) Se cumple: 1. El polinomio aX 2 + bX + c ∈ R[X] con a 6= 0 tiene una ra´ız en R si y olo si b2 − 4ac ≥ 0. Sean u. Cambiando si es preciso u por −u se sigue cumpliendo la primera ecuaci´ on. Por otra parte. Alternativamente. Como a2 + b2 ≥ 0. luego existe un y ∈ R tal que −x = y 2 .10 (CE) Todo n´ umero complejo es un cuadrado. v2 = . v ∈ C tales que 2 2 c+a c−a u2 = . Por lo tanto: (u + vi)2 = u2 − v 2 + 2uvi = a + bi. Demostracio ´ n: Observemos en primer lugar que todo x ∈ R tiene ra´ız cuadrada en C. podemos concluir que se cumplen estas propiedades porque C es una extensi´on algebraica normal (ya que X 2 + 1 = (X + i)(X − i) se escinde en C[X]) y la conjugaci´on que acabamos de definir es una de las dos conjugaciones definidas en general en 1.2.

entonces ǫ |pn xn − pn xn0 | < .12 V W V ǫ > 0 δ > 0 x(|x − x0 | < δ → |pn (x) − pn (x0 )| < ǫ). x0 ) se cumple trivialmente. y por lo que acabamos de probar existe otro δ2 > 0 tal que si |x − x0 | < δ2 . pn . se cumple que ǫ ǫ |pn xn+1 − pn xn+1 0 |< + = ǫ. y a continuaci´on extraemos varias consecuencias de este hecho: Teorema 2. Por hip´ otesis de inducci´on existe un δ > 0 tal que si |x − x0 | < δ. es decir. 0. 2(|x0 | + 1) Como δ puede sustituirse por cualquier otro n´ umero positivo menor. 2(|x0 | + 1) En particular ǫ |pn xn | = |pn xn − pn xn0 + pn xn0 | ≤ |pn xn − pn xn0 | + |pn xn0 | < + |pn xn0 |. Vamos a demostrar que se cumple C(0. entonces el primer sumando es menor que ǫ/2. x0 ) al enunciado del teorema. si |x − x0 | < δ. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Continuidad El teorema siguiente afirma que los polinomios son funciones continuas. pode- mos suponer que ǫ 0<δ< . . entonces el segundo sumando es menor que ǫ/2. Supongamos que es cierto para n y tomemos ǫ > 0. Lo tenemos probado para n = 0. basta tomar como δ el m´ınimo de ambos. 2 2 Ahora probamos el teorema por inducci´on sobre n. . . pn . . se trata de probar que V W V ǫ > 0 δ > 0 x(|x − x0 | < δ → |pn xn − pn xn0 | < ǫ).50 Cap´ıtulo 2. Por hip´ otesis de inducci´on existe un δ1 > 0 tal que si |x − x0 | < δ1 . . Si vale para n. En realidad lo que necesitaremos ser´a la consecuencia siguiente de la conti- nuidad: . Demostracio ´ n: Llamaremos C(p0 . Claramente entonces. . x0 ) por inducci´on sobre n. . Lo tenemos probado para n = 0. . fijamos ǫ > 0 y observamos que |p0 + p1 x + · · · + pn+1 xn+1 − (p0 + p1 x0 + · · · + pn+1 xn+1 0 )| ≤ |p0 + p1 x + · · · + pn xn − (p0 + p1 x0 + · · · + pn xn0 )| + |pn+1 xn+1 − pn1 xn+1 0 |. Observemos que C(p0 . Entonces |on xn+1 − pn xn+1 0 | = |pn xn+1 − pn xn x0 + pn xn x0 − pn xn+1 0 | ≤ |pn xn ||x − x0 | + |x0 ||pn xn − pn xn0 |. 2( 2(|x0ǫ|+1) + |pn xn0 | + 1) As´ı.

3.14 Si p(X) es un polinomio no nulo de grado n. Entonces a = x0 − δ y b = x0 + δ cumplen lo requerido. Si m es impar y pm) (d) > 0. y entonces: 1. 3 Por comodidad hemos incorporado el coeficiente p al polinomio q(X). Por el teorema anterior existe un δ > 0 tal que si |x−d| < δ entonces el signo de q(X) coincide con el de pm) (d).2.27 y 1. W V δ > 0 xy(d − δ < x < d < y < d + δ → p(y) < 0 < p(x)). 2.2. 4. y la conclusi´ on en cada caso s´olo requiere discutir el signo de (x − d)m . Si m es impar y pm) (d) < 0. que en los teoremas n citados se supon´ıa m´ onico.15 Si n es un n´ umero natural. W V δ > 0 x(|x − d| < δ → p(x) > 0).13 pn (x0 ) > 0 → ab(a < x0 < b ∧ x(a < x < b → pn (x) > 0)). se cumple: W V V M > 0( x(x > M → pn1 (x) > 0) ∧ x(x < −M → (−1)n pn1 (x) > 0)).37. Demostracio ´ n: Basta tomar ǫ = p0 +p1 x0 +· · ·+pn xn0 y aplicar el teorema anterior. que nos da un δ > 0 tal que si |x − x0 | < δ entonces |p0 + p1 x + · · · + pn xn − ǫ| < ǫ. Demostracio ´ n: La existencia de m la proporcionan los teoremas 1. Si m es par y pm) (d) > 0. existe un m´ınimo natural m ≤ n tal que pm) (d) 6= 0. Teorema 2. Si m es par y pm) (d) < 0. Este teorema es un caso particular del teorema siguiente: Teorema 2. W V δ > 0 x(|x − d| < δ → p(x) < 0). W V δ > 0 xy(d − δ < x < d < y < d + δ → p(x) < 0 < p(y)). y pm) (d) = m! q(d). lo cual implica implica que −ǫ < p0 + p1 x + · · · + pn xn − ǫ < ǫ. Cuerpos ordenados 51 W V Teorema 2. que nos dan adem´as3 que p(X) = (X − d)m q(X). para cierto polinomio q(X) tal que q(d) 6= 0. que para x < d depende obviamente de la paridad de m. .

si |x| ≥ M . |x| n luego . luego |x|n−i > n|pi |.52 Cap´ıtulo 2. luego |pi | 1 n−i < . tenemos que |x|n−i−1 ≥ 1. Entonces. podemos expresar p p1 pn−1  0 pn (x) = p0 + p1 x + · · · + pn−1 xn−1 + xn = xn + + · · · + + 1 . para todo i. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Demostracio ´ n: Si x 6= 0. xn xn−1 x Tomemos M tal que M > 1 y M > n|pi |.

p p1 pn−1 .

.

1 |p1 | |pn−1 | n−1 .

0 .

n + n−1 + · · · + .

no perdemos generalidad si suponemos que es xn 6= 0. y k[ξ] es la adjunci´ on a k de una de sus ra´ıces. si un xi 6= 0. Observemos que en CFR se demuestra: x21 + · · · + x2n = 0 → x1 = · · · = xn = 0. Vamos a necesitar dos resultados sobre CFR: Teorema 2. x x x |x|n |x| |x| n luego 1 p1 pn−1 c= n + n−1 + · · · + + 1 > 0. pero la prueba usa el axioma de elecci´ on (v´ ease el teorema 7. entonces k[ξ] cumple FR. Obviamente todas estas f´ormulas son teoremas de CO.≤ + n−1 + · · · + < < 1. y entonces (x1 /xn )2 + · · · + (xn−1 /xn )2 = −1. x x x y como pn1 (x) = xn c.3 Cuerpos formalmente reales La teor´ıa de los cuerpos formalmente reales es la teor´ıa CFR sobre L− A de- terminada por los axiomas de C m´as el esquema axiom´atico4 FR Para cada n´ umero natural n ≥ 1: x21 + · · · + x2n 6= −1.16 Si p2n+1 1 (x) es un polinomio irreducible de grado impar. 4 En la teor´ ıa de conjuntos se demuestra que esta condici´ on es equivalente a que exista una relaci´on de orden con la que el cuerpo se convierta en un cuerpo ordenado.59 de mi libro de a ´lgebra). la conclusi´ on es inmediata. 2. En efecto. .

A + 1 = aB. con D 6= 0. pero es claro que los productos de sumas de cuadrados son sumas de cuadrados. . (∗) Cada αi (X) tiene grado ≤ 2n. donde C y D son sumas de cuadrados en k.3. Despejando a e igualando queda BC + B + DA + D = 0.17 Sean k[ξ1 ] y k[ξ2 ] las adjunciones a k de ra´ıces de los polinomios X 2 + a y X 2 − a.2. Si −1 es suma de m cuadrados en k[ξ1 ]. donde grad gi (X) < u. donde A y B son sumas de cuadrados en k (y el miembro izquierdo es no nulo. donde i recorre i u ´nicamente los ´ındices para los que grad αi (X) = u. pues en caso contrario una de las extensiones es k y la conclusi´ on es trivial. luego tenemos una suma de cuadrados nula en k con sumandos no nulos. . A partir de aqu´ı podemos repetir el proceso. porque −1 no es suma de cuadrados en k. p2n+1 1 (X)h(X) tiene grado 2u. . y como cada vez pasamos de una extensi´on a otra menor. luego existe un polinomio h(X) tal que p2n+1 1 (X)h(X) = 1 + α1 (X)2 + · · · + αm (X)2 . Teorema 2. una de las dos es formalmente real. Demostracio ´ n: Podemos suponer que ambos polinomios son irreducibles. contradicci´on. descomponemos αi (X) = ai X u + gi (X). entonces P m P m (ai + bi ξ1 )2 = (a2i − ab2i + 2ai bi ξ1 ) = −1. Sea ζ una ra´ız de q(X) (tal vez ζ ∈ k si q(X) tiene grado 1). tenemos que ξ es ra´ız del polinomio 1 + α1 (X)2 + · · · + αm (X)2 . i=1 i=1 y como 1. FR implica que la suma es no nula. porque es una suma de cuadrados con un sumando no nulo. de hecho P m (a2i − ab2i ) = −1. i=1 Equivalentemente. ξ1 forman una base de k[ξ1 ]. como los ai son no nulos. Recordando que αi = αi (ξ). si −1 es suma de n cuadrados en k[ξ2 ] llegamos a que C + 1 = −aD. con lo que tenemos una contradicci´on. luego tambi´en B 6= 0). Para cada i tal que grad αi (X) = u. . P 2 El coeficiente director del miembro derecho de (∗) es ai . Sea u el m´aximo de los grados de los αi (X). Cuerpos formalmente reales 53 ´ n: Supongamos que existen α1 . Por lo tanto. . luego h(X) tiene grado impar y tiene un factor irreducible q(X) tambi´en de grado impar 2n′ + 1 < 2n + 1. Entonces. Aqu´ı tenemos en cuenta que. Al sustituir en (∗) obtenemos que −1 es suma de cuadrados en k[ζ]. tras un n´ umero finito de pasos hemos de llegar a que ζ ∈ k. αm ∈ k[ξ] tales que Demostracio α21 + · · · + α2m = −1. Similarmente.

Demostracio ´ n: 1. W umero natural n impar: x pn (x) = 0. Todo polinomio no constante en C[X] tiene una ra´ız en C. podemos probar los otros como esquemas teorem´ aticos. Vamos a probar que si pn1 (X) es un polinomio m´onico que en una extensi´on algebraica de R se escinde con todas sus ra´ıces simples. implica que existe un d tal que d2 − a = 0. 1 ≤ j ′ < k ′ ≤ n y los dos pares de ´ındices (salvo el orden) no son los mismos. W 2. Todo polinomio irreducible en R[X] tiene grado 1 o 2. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados 2. entonces p(X) = X 2 − a cumple que p(0) = −a < 0 y p(a + 1) = a2 + a + 1 > 0. x ≥ 0 → y x = y2 . . Si m = 0 tenemos por hip´otesis que el polinomio tiene una ra´ız en R. Observemos que si 1 ≤ j < k ≤ n. Para todo n´ W umero natural n ≥ 1: z ∈ C pn (z) = 0. 6. Supongamos ahora que todo polinomio m´onico de grado no divisible entre 2m y que se escinde en una extensi´ on algebraica de R con ra´ıces simples tiene al menos una ra´ız en C y sea pn1 (X) un polinomio con n = 2m r tal que en una extensi´on R[θ]. 3. . sino un esquema de infinitas f´ ormulas. . digamos α1 . El teorema siguiente recoge algunos de ellos (y en 2. luego en particular en C. ⇒ 2. entonces tiene una ra´ız en C. Para la segunda parte basta aplicar el teorema 2. Existen distintos axiomas equivalentes (esquemas axiom´ aticos en realidad) que determinan los cuerpos realmente cerrados.4 Cuerpos realmente cerrados Introducimos ahora la clase de cuerpos ordenados que m´as se aproxima al concepto de “cuerpo de los n´ umeros reales” que puede definirse en el seno de la l´ogica de primer orden. 5 Notemos que cada apartado no es una f´ormula. la ecuaci´on αj αk + x(αj + αk ) = αj ′ αk′ + x(αj ′ + αk′ ) tiene a lo sumo una soluci´on. 2. Para todo n´ umero natural n: W u < v ∧ pn (u)pn (v) < 0 → d(u < d < v ∧ pn (d) = 0). que podemos tomar normal. Todo polinomio irreducible en C[X] tiene grado 1.18 Las afirmaciones siguientes son equivalentes:5 1. .15. . luego 1. 5. se escinde con todas sus ra´ıces simples. ⇒ 3.54 Cap´ıtulo 2. αn .44 veremos uno m´as): Teorema 2. Para todo n´ 4. con r impar y razonamos por inducci´on sobre m. Expresamos n = 2m r. Si a > 0. Se trata de probar que si a˜ nadimos uno de ellos a CO como esquema axiom´ atico.

que se cumple αj + αk = αj ′ + αk′ . Consecuen- temente. podemos suponer que αj 6= 0 y.2. Pero si σ(θ0 ) 6= τ (θ0 ) entonces σ(ξ + cζ) 6= τ (ξ + cζ). y es un polino- mio que se escinde en R[θ] y cuyo grado es n(n − 1)/2. αj ′ αk Si λ = 1 tenemos que {αj . αk′ }. existe un θ0 tal que R[ξ. y en ambos casos se llega a que {αj . τ (α1 ) = αj ′ . Entonces αj αk′ = = λ. No perdemos generalidad si suponemos que es α1 α2 + c(α1 + α2 ). ζ] = R[θ0 ]. αk′ }. de donde αj = αk′ . entonces σ(ξ + cζ) = τ (ξ + cζ) → αj αk + c(αj + αk ) = αj ′ αk′ + c(αj ′ + αk′ ) → {j. αk } = {αj ′ . podemos despejar x y la soluci´on es u ´ nica. obtenemos un βj ′ k′ . Ahora observamos que si aplicamos a βjk una conjugaci´on de R[θ]. jk pues es un producto de polinomios m´ınimos de algunos βjk . Ahora llamamos ξ = α1 α2 y ζ = α1 + α2 . donde los β u son parte de los βjk . αk } = {αj ′ . en cuyo caso no habr´ a soluci´on salvo que tambi´en αj αk = αj ′ αk′ . Para que no sea as´ı. no divisible entre 2m . τ (α2 ) = αk′ . Eso significa que el polinomio m´ınimo de un βjk es de la forma (X − β 1 ) · · · (X − β u ). k} = {j ′ . como ´esta env´ıa cada αj a un αj ′ y cada αk a un αk′ . Pongamos que esta extensi´ on tiene grado d. Si αj = 0. podemos encontrar un c ∈ R tal que los n(n − 1)/2 n´ umeros βjk = αj αk + c(αj + αk ) sean todos distintos dos a dos. luego αj ′ = αk . de manera que θ0 tiene d conjugados σ(θ0 ). para otros βjk diferentes (porque dos polinomios irreducibles de R[X] no pueden tener ra´ıces comunes en R[θ]. Seg´ un el teorema 1. αj αk = αj ′ αk′ . pues. Por hip´ otesis de inducci´on tiene una ra´ız en C. σ(α2 ) = αk . . Suponemos. Entonces λαj ′ + αk = αj ′ + λαk . que αk 6= 0. en cualquier caso. As´ı pues. tiene que ser αj + αk = αj ′ + αk′ . Si no son todos. razonando igualmente. con lo que las cuatro ra´ıces son no nulas. Por lo tanto. se trata del mismo par de ´ındices. si αj + αk 6= αj ′ + αk′ . En efecto. ya que el polinomio m´ınimo de una ra´ız com´ un deber´ıa dividir a ambos). Cuerpos realmente cerrados 55 En efecto. Concluimos que Q d(X) = (X − βjk ) ∈ R[X]. si σ(α1 ) = αj . como el n´ umero total de ecuaciones es n(n − 1)/2 y R es infinito.47. k ′ } → σ(ξ) = τ (ξ) ∧ σ(ζ) = τ (ζ) → σ(θ0 ) = τ (θ0 ). luego podemos suponer que λ 6= 1.4. tiene que ser αj ′ = 0 o bien αk′ = 0. tomamos otro que no aparezca y razonamos igualmente: su polinomio m´ınimo ser´a de esa forma. luego (λ − 1)αj ′ = (λ − 1)αk .

una ra´ız en C. 4. Por el teorema 2. se cumple que CRC extiende a CE. ⇔ 5. por consiguiente. ⇒ 4. Es inmediato. Es f´ acil ver que para que tome signos opuestos en u y en v es necesario que una de las ra´ıces cumpla u < ci < v. 3. por lo que las extensio- nes R[ξ + cζ] ⊂ R[ξ. luego tiene una ra´ız en C (las dos. Finalmente. El polinomio pn (X) se descompone en producto de irreducibles. realmente). La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Esto implica que ξ + cζ tiene d conjugados distintos. el polinomio (X − α1 )(X − α2 ) = X 2 − ζ + ξ ∈ C[X]. lo mismo le suceder´ıa a pn (X). luego el polinomio q(Z) = (X − z)(X − z¯) ∈ R[X] es el polinomio m´ınimo de z. existe z ∈ C tal que p(z)¯ p(z) = 0. necesariamente. ⇒ 6. Observemos que. ζ] tienen ambas el mismo grado. La teor´ıa de los cuerpos realmente cerrados es la teor´ıa CRC que resulta de a˜ nadir a C como esquema axiom´atico cualquiera de los apartados del teorema anterior. entonces existe z ∈ C tal que p(z) = 0. luego α1 ∈ C. 6. entonces todo polinomio no constante tiene un factor de grado 1. Basta tener en cuenta que q(X) = p(X)¯ p(X) ∈ R[X]. equivalentemente. . que tiene. luego por 3. como hab´ıa que probar. luego son iguales. pero conjugando resulta que p(¯ z ) = 0. entonces  2 b b2 − 4c p21 (X) = X+ − . p(¯z ) = 0. En particular esto se aplica a cualquier polinomio m´onico irreducible de R[X]. Si p(X) ∈ R[X] es irreducible y no tiene grado 1. ξ. 2 4 V Si fuera b2 − 4c < 0. entonces ser´ıa x p2 (x) > 0. luego b2 − 4c ≥ 0. Si cada uno de ellos tomara el mismo signo en u y en v. Si tiene grado 1 entonces p11 (X) = x − d. luego p21 (X) no podr´ıa tomar signos opuestos en a y en b. tambi´en podemos afirmar que tiene una ra´ız en C.56 Cap´ıtulo 2. luego divide a p(X) en R[X]. es que tiene grado 1 y si todo polinomio irreducible tiene grado 1. no perdemos generalidad si suponemos que pn (X) es m´onico e irreducible. Por otesis su grado es 1 o 2.. dos) y podemos factorizarlo p21 (X) = (X − c1 )(X − c2 ). ⇒ 1. luego es p(X). luego una ra´ız. pues si un polinomio irreducible tiene una ra´ız. Si es p¯(z) = 0.11 tenemos que p21 (X) tiene una ra´ız en R (luego. luego al menos un factor irreducible toma signos distintos en u y en v. y como todo polinomio de grado n ≥ 1 tiene un factor m´onico irreducible. En particular. 4. Basta probar que ´este tiene una ra´ız entre u y v o. Si es p2 (X) = X 2 + bX + c. ζ ∈ R[ξ + cζ] ⊂ C. y es claro hip´ que u < d < v. aplicando la conjugaci´on compleja. por el apartado 2.

pero entonces (u/v)2 +02 = −1. . que por CRC4 implica que existen y. Equivalentemente. Cuerpos realmente cerrados 57 Teorema 2. e igualmente tenemos una contradicci´on. de 2. en contradicci´on con CRC1. Para probar CO3 tomamos x > 0 ∧ y > 0.4. contradicci´on. existen d1 . Por CRC2. pues en ese caso A = ∅. . a saber. luego (y/z)2 + 02 = −1. S´ olo falta probar que a partir de ellos se demuestran los axiomas de CO y el axioma eucl´ıdeo E: Para probar CO1 suponemos que x > 0 ∧ −x > 0. por CRC4 existen u. Por la observaci´ on tras el teorema 1. de 2. Ii = ]di . v no nulos tales que x = u2 ∧ y = v 2 . El apartado 1. entonces (u/w)2 + (v/w)2 = −1. Axiomatizaci´ on alternativa de CRC Es interesante observar que CRC admite una axiomatizaci´ on equivalente. Concluimos que u2 + v 2 = w2 . en contradicci´on con CRC1. . ahora podemos suponer que d1 < · · · < dn . y E se sigue de CRC4. En efecto. todos ellos son teoremas de CRC. . . Podemos suponer que q(X) no es el polinomio nulo. o bien u2 + v 2 = −w2 . +∞[. con w 6= 0 por el mismo motivo. o bien u2 + v 2 = w2 . dn tales que V q(d1 ) = 0 ∧ · · · ∧ q(dn ) = 0 ∧ x(q(x) = 0 → x = d1 ∨ · · · ∨ x = dn ). In = ]dn . En el segundo caso. Llamamos I0 = ]−∞. si suponemos w 6= 0.18 implica claramente que V V x ∈ Ii q(x) > 0 ∨ x ∈ Ii q(x) < 0.18 nos dar´ıa un c tal que q(c) = 0. M´as a´ un. de modo que q(x) > 0 y q(y) < 0.19 Si q(X) es un polinomio. entonces se cum- ple que A = ∅ ∨ A = ]−∞. Es claro que CRC2 y CRC4 implican CO2.2. La prueba de CO4 es inmediata. de modo que. la formada por los axiomas de C m´as los axiomas siguientes: CRC1 x2 + y 2 6= −1 W CRC2 y(x = y 2 ∨ −x = y 2 ) W n CRC3 x p1 (x) = 0 (para todo n impar) W CRC4 x > 0 ↔ x 6= 0 ∧ y x = y 2 Ciertamente. Es claro entonces que A ⊂ I0 ∪ · · · ∪ In . De aqu´ı se concluye que A es la uni´on de los intervalos Ii que contiene. di+1 [. z no nulos tales que x = y 2 = −z 2 . en caso contrario existir´ıan x ∈ A. entonces la clase A = {x | q(x) > 0} es una uni´ on finita de intervalos. y∈/ A. Ii ⊂ A ∨ Ii ∩ A = ∅. y el apartado 1. V Demostracio ´ n: Distinguimos dos casos: si x q(x) 6= 0. d0 [. +∞[.28. W Supongamos ahora que x q(x) = 0. luego es w = 0. Notemos que as´ı es posible considerar a CRC como una teor´ıa axiom´atica sobre L− A convirtiendo el axioma CRC4 en una definici´ on de x > 0. luego x + y > 0.

Observemos que CAC implica el esquema axiom´atico Inf. Adem´as q(X) tampoco se anula en ]y. por lo que podemos considerar las extensiones CAC0 y CACp que resultan de a˜ nadir a CAC el esquema axiom´atico Car0 o el axioma Car p. Teorema 2. z[. Notemos que en CRC se prueba que el cuerpo C de los n´ umeros complejos cumple los axiomas de CAC. Demostracio ´ n: No perdemos generalidad si suponemos que f no tiene ra´ıces en ]y. i6=j i6=j de donde se sigue que W V x1 · · · xn x(x = x1 ∨ · · · ∨ x = xn ).27 podemos factorizar p(X) = (X − y)u (X − z)v q(X). para cada primo p.20 V W yz(y < z ∧ p(y) = p(z) = 0 → x(y < x < z ∧ f ′ (x) = 0)). luego por la primera parte de 2. pero entonces (X − x1 ) · · · (X − xn ) + 1 ser´ıa un polinomio m´onico sin ra´ıces. .58 Cap´ıtulo 2. que es la teor´ıa CAC sobre el lenguaje L− A que resulta de a˜nadir a C el esquema axiom´atico W AC Para todo n´ umero natural n ≥ 1: x P1n (x) = 0. podemos suponer que W V V W x1 · · · xn xi 6= xj ∧ x1 · · · xn+1 xi = xj . el teorema del valor medio y la relaci´on entre derivadas y crecimiento de funciones. en contradicci´on con CAC.18 tiene signo constante en dicho intervalo. todos los resultados que vamos a probar para cuerpos realmente cerrados admiten ver- siones an´alogas (con demostraciones m´as sencillas) para la teor´ıa de los cuerpos algebraicamente cerrados. Sin embargo. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Cuerpos algebraicamente cerrados Aunque no nos va a hacer falta. z[. Ahora calculamos p′ (X) = (X − y)u−1 (X − z)v−1 h(X). reduciendo n si es preciso. supon- gamos que no se cumple su f´ormula n-sima: W V x1 · · · xn+1 xi 6= xj i6=j Es f´ acil ver que. Aplicando dos veces el teorema 1. pero aqu´ı vamos a demostrar versiones algebraicas (para polinomios) de algunos teoremas cl´ asicos del c´ alculo de una variable real: el teorema de Rolle. An´alisis matem´ atico en CRC No es posible formalizar el c´ alculo diferencial en CRC. la teor´ıa CAC no implica el esquema Car0. donde q(X) no se anula ni en y ni en z. al contrario de lo que sucede con CRC. En efecto.

2. Demostracio ´ n: Sea q(X) = p(X) − p(a) − p(b)−p(a) b−a (x − a). luego existe un x tal que y < x < z y h(x) = 0.2. W Teorema 2. luego tambi´en f ′ (x) = 0. para cada natural impar n ≥ 3. CRC1 x2 + y 2 6= −1. . La consistencia de CRC 59 donde h(X) = u(X − z)q(X) + v(X − y)q(X) + (X − y)(X − z)h′ (X). pero p(b) − p(a) q ′ (X) = p′ (X) − . salvo C8. ¯ A el lenguaje formal que resulta de a˜ Sea L nadir a L− A dos funtores mon´adicos −1 ( ) y r2 y.5 La consistencia de CRC Vamos a dar ahora una demostraci´on completamente constructiva del teo- rema siguiente: Teorema 2. b−a de donde se sigue inmediatamente la conclusi´ on. Demostracio ´ n: Vamos a ver c´ omo transformar una demostraci´on de 0 6= 0 en CRC en otra en CFR. luego por el teorema anterior existe a < c < b tal que q ′ (c) = 0. CRC2∗ x = r1 (x)2 ∨ −x = r2 (x)2 . tambi´en lo es CRC.5. 3. 4. Llama- remos CRC∗ a la teor´ıa axiom´ ¯ A cuyos axiomas son los siguientes: atica sobre L 1.23 Si CFR es consistente. que lo sustituimos por 0−1 = 0 y x 6= 0 → x · x−1 = 1. p0 + p1 rn (¯ p)n−1 + rn (¯ p) + · · · pn−1 rn (¯ p)n = 0. De aqu´ı se sigue inmediatamente: V Teorema 2.21 c(a < c < b ∧ p(b) − p(a) = p′ (c)(b − a)). Todas las f´ ormulas que resultan de sustituir variables libres por t´erminos ¯ A en las f´ de L ormulas precedentes. CRC3∗ Para todo n´ umero natural impar n ≥ 3. Entonces h(y) = u(y −z)q(y) y h(z) = v(z −y)q(z) tienen signos opuestos. un funtor n − 1-´adico rn . Los axiomas de C.22 y < z ∧ x(y < x < z → p′ (x) > 0) → p(y) < p(z). 5. 2. Claramente q(a) = 0 = q(b).

existen enteros ui . Una simple inducci´on muestra que la prueba que estamos considerando sobre CRC∗ se convierte en una prueba de 0 6= 0 en CFR∗ si sustituimos cada t´ermino ti por la constante ci . Dicha demostraci´on podr´ıa formalizarse igualmente en el c´ alculo secuencial LK. Ahora vamos a definir en CFR una interpretaci´ on de CFR∗ . si tuvi´eramos una demostraci´on de 0 6= 0 en CRC. el resultado sigue siendo una demostraci´on de 0 6= 0. . . La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados De este modo. . tomamos como axioma cj0 + cj1 ci + · · · cjn−1 cin−1 + cni = 0. y podemos aplicar el teorema A20 de [LM]. Podemos ordenar todos los designadores que aparezcan en la prueba en una sucesi´on t1 . cl . a partir de ella podr´ıamos construir una demostraci´on de 0 6= 0 en CRC∗ . como la prueba no tiene cuantificadores. (No es que el resultado de la sustituci´on sea ya de por s´ı una prueba. tomamos como axioma ci = c2j ∨ −ci = c2j . Una simple inducci´on prueba que 1 ≤ i ≤ l0 . . con lo que concluiremos que CFR es contradictoria. con j < i. . Sea L ¯ − el lenguaje formal que consta de los signos de L− m´as l constantes A A ¯ − cuyos axiomas c1 . los axiomas de CRC∗ son una familia de f´ormulas sin cuan- tificadores cerrada para sustituciones de variables por t´erminos. As´ı tenemos una demostraci´on de 0 6= 0 sin cuantificadores ni variables libres. Por consiguiente. tl de modo que si i ≤ l0 entonces ti no contenga funtores rn . 6 Mi libro de L´ ogica Matem´ atica. . Es claro que si en dicha prueba sustituimos todas las variables libres por la constante 0. • Si ti = en (tj0 . . . en ella no se usan las reglas del particularizador). • Si ti = e2 (tj ). pero en cada paso se pueden intercalar los pasos oportunos para que lo sea). .60 Cap´ıtulo 2. . entonces ti se obtenga aplicando un funtor rn a t´erminos anteriores de la sucesi´on. con n impar y j0 . . . 7 En olo necesitamos incluir en CFR∗ el caso x2 + y 2 6= −1 del esquema FR. vi con vi 6= 0 tales que en C se demuestra que ti = ui · vi−1 . . . Definimos CFR∗ como la teor´ıa axiom´atica sobre L A 7 sean los de CFR m´as un nuevo axioma para cada constante ci : • Si 1 ≤ i ≤ k tomamos como axioma vi ci = ui . tjn−1 ). de- finiendo x > 0 mediante CRC4 es claro que todos los axiomas de CRC son demostrables en CRC∗ . puesto que los axiomas se transforman en axiomas y que cada una de las reglas de inferencia sigue siendo v´alida tras la sustituci´on (teniendo en cuenta que. realidad s´ . Adem´as.6 seg´ un el cual ser´ıa posible demostrar 0 6= 0 con una demostraci´on compuesta exclusivamente por f´ormulas sin cuantificadores. . mientras que si l0 + 1 ≤ i ≤ l. jn−1 < i. .

KN de R. si cl0 +i se introduce en CFR∗ como una ra´ız cua- drada.16 y 2. En efecto si suponemos que −1 es suma de dos cuadrados en cada una de ellas. sino uno para cada extensi´ on de nivel 1). Para empezar asignamos a cada constante ci .2. Por el contrario. en el nivel 1 consideramos dos extensiones. o a dos exten- siones distintas en caso contrario (puede ocurrir que dos extensiones del mismo nivel se encuentren en casos distintos). Tras un l − l0 pasos llegamos a un n´ umero finito de extensiones algebraicas K1 . resultantes de adjuntar una ra´ız de cada uno de los polinomios. El nivel 1 del ´ arbol est´ a formado entonces por R o R[ξ]. Por el contrario. cada extensi´ on del nivel i-´esimo se extiende a una u ´nica extensi´on del nivel superior que puede ser la misma del nivel i-´esimo o bien una extensi´ on de grado impar. y en ambos se cumple que c¯0 + c¯1 c¯l0 +1 + · · · + c¯n−1 c¯ln−1 0 +1 + c¯nl0 +1 . y en cualquier caso se interpreta c¯i en dicha extensi´on de modo que es una ra´ız del polinomio que resulta de sustituir las constantes cj de L ¯ − por los t´erminos (o multit´erminos) A − c¯j de LA . para cierto a ∈ R. Si por el contrario ambos polinomios son irreducibles. La construcci´on contin´ua del mismo modo: cada vez que cl0 +i se introduce en CFR∗ como ra´ız de un polinomio de grado impar. Si tiene grado 1 ser´a de la forma X − a. .17 implican que al menos una de las extensiones Ki cumple x2 + y 2 6= −1. Si uno de los dos tiene una ra´ız a ∈ R. seg´ un el caso. vamos a definir recurrentemente un ´arbol de extensiones algebraicas de R de altura l − l0 . si cl0 se ha introducido en CFR∗ con un axioma de la forma ci = c2j ∨ −ci = c2j . los teoremas 2. y tomamos un factor irreducible de grado impar. y definimos c¯l0 +1 = ξi en cada extensi´ on (de modo que no hay un u ´nico c¯l0 +1 . consideramos el polinomio c¯0 + c¯1 X + · · · + c¯n−1 X n−1 + X n . el t´ermino (o multit´ermino) c¯i se define de forma distinta en cada una de las extensiones del nivel siguiente. cada extensi´ on del nivel i-´esimo se extiende a una u ´nica extensi´ on si dicha ra´ız cuadrada puede tomarse ya en la extensi´ on de partida. y definimos c¯l0 +1 = a.5. R[ξ1 ] y R[ξ2 ]. La consistencia de CRC 61 Concretamente. . tomamos una ra´ız ξ en una extensi´ on algebraica y definimos c¯l0 +1 = ξ. Si tiene grado mayor que 1. Ahora. . . con 1 ≤ i ≤ l0 el designador (definido) de L− A c¯i = ui /vi . cada una de las cuales se obtiene a partir de R mediante una sucesi´on de extensiones de grado 2 o de grado impar. Si la constante cl0 se ha introducido en CFR∗ con un axioma de la forma cj0 + cj1 ci + · · · cjn−1 cin−1 + cni = 0. consideramos los polinomios X 2 ± c¯j . En caso de ramificaci´ on. En cualquier caso se cumple c¯l0 +1 = c¯2j ∨ c¯l0 +1 = −¯ c2j . definimos c¯l0 +1 = a y tomamos R como la u ´nica extensi´ on de nivel 1.

pues admite como modelo al cuerpo Q de los n´ umeros racionales. que sirven como modelos de Cp y prueban su consistencia. xn ) ↔ ψ(x1 . . donde 0∗ es el 0 = (0. sino que simplemente construimos una cadena de extensiones de k hasta obtener una extensi´ on algebraica en la que existan ra´ıces de todos los polinomios cuyas ra´ıces se han usado en la supuesta prueba de 0 6= 0. por lo que una demostraci´on de 0 6= 0 en CAC permite construir una demostraci´on de 0∗ 6= 0∗ en CRC.24 Si C es consistente. el cual sirve igual- mente de modelo de C0 . Alternativamente. y descendiendo as´ı en el ´arbol llegamos a que lo mismo sucede en R. de modo que si en la prueba de 0 6= 0 en CFR∗ cambiamos cada constante ci por c¯i . . . xn ) es una f´ormula sin cuantificadores. Fijada una extensi´ on K en la que −1 no sea suma de dos cuadrados. con la diferencia de que ahora omitimos todo lo relacionado con CRC1 y CRC2.8 Observemos en primer lugar que para ello basta probar que si φ(x. x1 . . xn ). podemos repetir con CAC todo el proceso que hemos seguido con CRC en la prueba del teorema anterior. . es decir. . . tenemos interpretaciones en K de las constantes c0 . que cualquier sentencia de LA es demostrable o refutable en CRC.62 Cap´ıtulo 2. xn ). tal que W ⊢CRC x φ(x. cl . y es que toda f´ormula de LA es equivalente en CRC a otra f´ormula sin cuantificadores con las mismas variables libres. . La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados dichos teoremas nos dan que −1 es suma de cuadrados en cada extensi´ on del nivel anterior. una ligera modificaci´on de la prueba nos da la consistencia de CAC0 y CACp a partir de la de C0 o Cp . . 2. . mientras que es posible definir expl´ıcitamente cuerpos finitos de cualquier caracter´ıstica prima p. Ahora no tenemos que ramificar extensiones para preservar FR. . Sabemos que en CRC se prueba que R[i] cumple los axiomas de CAC. respectivamente. entonces CAC tambi´en lo es. . El resultado es: Teorema 2. que satisfacen los axiomas que las introducen en CFR∗ . . . . . 8 Siempre que hablemos de equivalencia entre f´ ormulas se entender´ a que ambas tienen las mismas variables libres. x1 . . M´ as precisamente. As´ı pues. . tambi´en sin cuantificadores. observemos que la consistencia de CFR es incuestionable. entonces existe otra f´ormula ψ(x1 . si CAC es contradictorio. Para ello nos demostraremos una propiedad notable. . .6 Eliminaci´ on de cuantificadores En esta secci´ on demostraremos que CRC es una teor´ıa axiom´atica completa. CRC tambi´en lo es. 0) de R[i]. Por u´ltimo. obtenemos una demostraci´on en CFR de que el 0∗ de K es distinto del 0∗ de K. pero esto es una contradicci´on en CFR. en contradicci´on con los axiomas de CFR que estamos suponiendo. .

x1 . 9 Observemos que esta noci´on de polinomio es puramente sint´ actica. qj son polinomios en la variable x. que claramente es equivalente a una disyunci´on de conjunciones y. m´as en general. usando que tanto ¬α como β son equivalentes a conjunciones de disyunciones. . donde los pi . donde cada αi es de la forma βi1 ∧ · · · ∧ βi. . . lo mismo vale para x φ(x. tk son t´erminos que no contienen la variable x. Si α es equivalente a una disyunci´on de conjunciones y a una conjunci´ on de disyunciones. Si α y β admiten tales equivalencias. Demostracio ´ n: Hay que entender que las conjunciones y disyunciones que aparecen en el enunciado pueden reducirse a una sola f´ormula. Eliminaci´on de cuantificadores 63 V En efecto. Obviamente. El n´ umero k se llama grado del polinomio y tk es el coeficiente director del polinomio. xn ). como toda f´ ormula puede ponerse en forma prenexa (es decir. El siguiente teorema general nos permite reducir a´ un m´as el problema: Teorema 2. . . y donde a su vez cada βij es una f´ormula at´ omica o la negaci´ on de una f´ ormula at´ omica.2. . Para particularizar este teorema al caso de LA y CO conviene introducir algunos conceptos: Definici´on 2. . Vamos a probar. basta aplicar sucesivamente los dos casos anteriores para eliminar todos los cuantificadores. W donde ψ ′ es una f´ormula sin cuantificadores equivalente a x¬φ. x1 . .6. donde t0 .ri . . . si se cumple esto. xn ). . y no se corresponde con el concepto informal de polinomio que est´ abamos considerando hasta ahora. que toda f´ ormula y su negaci´ on son equivalentes tanto a una disyunci´on de conjunciones de f´ormulas at´omicas o sus negaciones como a una conjunci´on de disyunciones de tales f´ormulas. Una f´ ormula elemental (respecto de la variable x) de LA es una f´ormula p1 = 0 ∧ · · · ∧ pk = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0. xn ) ↔ ¬ x¬φ(x. . . entonces α → β es equivalente a ¬α ∨ β. . pues V W x φ(x. xn ) ↔ ¬ψ ′ (x1 . A su vez. x1 .26 Llamaremos polinomios en la variable x a los t´erminos9 de LA de la forma t0 + t1 x + · · · + tk xk . Lo hacemos por inducci´on sobre la longitud de la f´ ormula. . es claro que ¬α cumple lo mismo (por las leyes de De Morgan). toda f´ ormula at´omica y su negaci´ on tienen ya la forma reque- rida. . . .25 Toda f´ ormula sin cuantificadores de un lenguaje formal es l´ ogi- camente equivalente a una de la forma α1 ∨ · · · ∨ αk . . como una sucesi´on de cuantificadores seguida de una f´ormula sin cuantificadores). . . usando la propie- dad distributiva se concluye sin dificultad que ¬α ∨ β tambi´en es equivalente a una conjunci´ on de disyunciones.

29 Una f´ ormula en forma cuasim´ onica (en la variable x) es una f´ ormula c 6= 0 ∧ α.25. donde entre los factores est´an todos los coeficientes directores de los polinomios de grado no nulo que intervienen en α. As´ı pues. M´ as en general. un t´ermino como 4+x−2x2 +0x3 es un polinomio de grado 3.64 Cap´ıtulo 2. para cada t´ermino t de LA existe un po- linomio p en x tal que ⊢C t = p. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados El teorema siguiente se demuestra sin dificultad por inducci´on sobre la lon- gitud de un t´ermino: Teorema 2. Razona- mos por inducci´on sobre el n´umero k de monomios txi con i > 0 que aparecen en α(x). Demostracio ´ n: Basta probarlo para f´ormulas elementales α(x). . para probar que toda f´ormula de CRC es equivalente a una f´ormula sin cuantificadores W con las mismas variables libres basta probarlo para f´ormulas de tipo x (α1 ∨W· · · ∨ αm ). Si k = 0 es que todos los polinomios que aparecen en α tienen grado nulo. en realidad basta probarlo para f´ormulas de tipo W x (p1 = 0 ∧ · · · ∧ pk = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0). Al hacer estas sustituciones en una conjunci´on de f´ormulas elementales y negaciones. toda f´ ormula sin cuantificadores de LA es equivalente en CO a una disyunci´ on de f´ ormulas elementales. Las f´ ormulas at´omicas de LA son de la forma t1 = t2 (que equivale a t1 − t2 = 0) y t > 0.25 al caso de CO: Teorema 2. Ahora particularizamos el teorema 2. un polinomio como 4 + x − 2x2 + (a − b)x3 tiene grado 3. con la definici´on sint´ actica de polinomio que hemos introducido en este apartado. donde α es una f´ormula elemental respecto de x y c es un t´ermino sin la variable x de la forma c = t1 · · · tm .28 Fijada una variable x. con lo que obtenemos una dis- yunci´ on de f´ ormulas elementales. Para evitar los inconvenientes que este hecho puede ocasionar introducimos el concepto siguiente: Definici´on 2. pues a y b no son m´as que dos variables de LA . pero esta distinci´on no tiene sentido metamatem´aticamente. Seg´ un el teorema anterior. las disyunciones que introducimos pueden distribuirse. toda f´ormula sin cuantificadores es equivalente a una disyunci´on de conjunciones de f´ormulas at´omicas y sus ne- gaciones. La negaci´ on de una f´ormula t = 0 es equivalente a t > 0 ∨ −t > 0. Teorema 2. luego 1 6= 0 ∧ α est´ a en forma cuasim´onica y es equivalente a α. donde W cada αi es una f´ormula elemental.27 Si x es una variable. y la de t > 0 es equivalente a −t > 0 ∨ t = 0. y el resultado es una con- junci´on de f´ ormulas at´omicas de tipo t = 0 o t > 0. Demostracio ´ n: Por el teorema 2. los t´erminos pueden sustituirse por polinomios.30 Toda f´ ormula sin cuantificadores es equivalente en CO a una disyunci´ on de f´ ormulas en forma cuasim´ onica. aunque “su grado de verdad” puede ser 2 o 3 seg´ un si a = b o a 6= b. Observemos ahora que. pero como esto equivale a x α1 ∨ · · · ∨ x αm .

Teorema 2. La parte c1 c2 6= 0 ∧ α(x). con lo que c1 6= 0 ∧ c2 = 0 ∧ α′ (x) es equivalente a la disyunci´on de las f´ ormulas c1 c2 6= 0 ∧ γ(x). . el teorema queda probado. . donde α′ resulta de suprimir el t´ermino de mayor grado de h2 . sea f un polinomio de grado ≤ n en la variable x. sea a su coeficiente director y sea g un polinomio de grado m ≥ d. Entonces existen polinomios q y r. por ejemplo. tales que en C se prueba que am−d+1 g = f q + r. o bien podemos repetir el proceso y. Observemos que en la f´ ormula obtenida en la demostraci´on del teorema anterior todos los polinomios que aparecen tienen grado menor o igual que polinomios de la f´ ormula de partida. la primera parte es equivalente a c1 6= 0 ∧ c2 = 0 ∧ α′ (x). Vamos a probar por inducci´on sobre n la afirmaci´ on siguiente: H(n) Sea α(x) una f´ ormula sin cuantificadores. hm los polinomios de grado no nulo que aparecen en ella y sea ci el coeficiente director de hi . Nuevamente.2. Entonces α(x) es equivalente a (c1 = 0 ∧ α(x)) ∨ (c1 6= 0 ∧ α(x)). .6. y en caso contrario es equivalente a (c2 = 0 ∧ c1 6= 0 ∧ α(x)) ∨ (c1 c2 6= 0 ∧ α(x)). que tambi´en est´ an en forma cuasim´ onica. donde α′ es la f´ormula que resulta de eliminar el monomio de mayor grado de h1 (x). As´ı tenemos una f´ormula elemental con k − 1 monomios de grado no nulo (y un polinomio m´as de grado nulo). para lo cual necesitaremos algunos teoremas previos. luego por hip´ otesis de inducci´on es equivalente a una disyunci´on de f´ormulas en forma cuasim´onica. Por hip´otesis de inducci´on c2 = 0 ∧ α′ (x) es equivalente a una disyunci´on de f´ormulas de tipo c 6= 0 ∧ γ(x) en forma cuasim´ onica. con r de grado menor que d. Eliminaci´on de cuantificadores 65 Supongamos que el resultado es cierto para f´ormulas con menos de k mo- nomios de grado no nulo y sea α(x) una f´ormula elemental con k monomios de grado no nulo. Si m = 1. o bien est´ a ya en forma cuasim´onica (si m = 2). tras m pasos. luego la f´ ormula es equivalente. Entonces la f´ ormula W x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ α(x)) es equivalente en CRC a una f´ ormula sin cuantificadores. la conjunci´ on c 6= 0∧f = 0 es contradictoria. la segunda parte ya est´ a en forma cuasim´onica. Sean h1 .31 Si f es un polinomio de grado d ≥ 1 en la variable x. pues si f es un polinomio de grado 0 y aparece como factor de c. La primera parte es equivalente a c1 = 0 ∧ α′ (x). sea c un t´ermino que no contenga la variable x y que sea un producto entre cuyos factores se encuentre el coeficiente director de f . . Observemos que H(0) es trivialmente cierta. . Suponemos H(n) y demostraremos H(n + 1). a 0 > 0.

W Teorema 2. Teorema 2. luego ′ ′ am−d+1 g = am−m −1 am −d+2 g = ′ ′ ′ f am−m −1 (bam −d+1 xm−d + q ′ ) + am−m −1 r′ . las f´ormulas h(x) = 0 o h(x) > 0 son equivalentes a aN h(x) = 0 y aN h(x) > 0. W Demostracio ´ n: Tomamos una f´ormula de tipo x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ α(x)) en las condiciones de H(n + 1).66 Cap´ıtulo 2.33 Supongamos H(n) y que toda f´ ormula de tipo W x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0) (donde el grado de f es n + 1. donde el grado de r es menor que el de f y. que nos da ′ am −d+1 g1 = f q ′ + r′ . Si m − d = 0 basta tomar r = g1 . y tambi´en se cumple lo pedido. que f tiene grado n + 1.32 Toda f´ ormula x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ α(x)) en las condiciones de H(n) con α elemental y f de grado no nulo es equivalente en CO a otra en la que todos los polinomios que aparecen en α(x) tienen grado menor que el grado de f . Entonces se cumple H(n + 1). respectivamente. Podemos suponer. Demostracio ´ n: Sea a el coeficiente director de f . La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Demostracio ´ n: Razonamos por inducci´on sobre m − d. Si d ≤ m′ aplicamos la hip´otesis de inducci´on. entonces podemos aplicar H(n) a la f´ ormula dada para concluir que es equivalente a una f´ormula sin cuantificadores. y as´ı el teorema anterior nos da una descomposici´on aN h = f q + r. si b es el coeficiente director de g. pues. el polinomio g1 = ag − bxm−d f tiene grado m′ < m. bajo la hip´otesis c 6= 0. Por lo tanto ′ ′ ′ ′ am −d+2 g = f bam −d+1 xm−d + am −d+1 g1 = f bam −d+1 xm−d + f q ′ + r′ . respec- tivamente. si m′ < d tenemos que am−d+1 g = am−d f bxm−d + am−d g1 y esta descomposici´on cumple el teorema. bajo la hip´otesis f = 0. Si el grado de f es ≤ n. donde r′ tiene grado menor que d. Si h(x) es uno de los polinomios que aparecen en α(x). Observemos que. pues. tomamos un N mayor que el grado de f . . En caso contrario. que implica a 6= 0. resulta que aN h(x) = 0 y aN h(x) > 0 son equivalentes a r(x) = 0 y r(x) > 0. Sustitu- yendo cada h(x) por el r(x) correspondiente obtenemos una f´ormula equivalente a la dada en las condiciones requeridas. Concretamente. podemos reemplazarlo por aN h(x) para cual- quier N par. todos los qj tienen grado no nulo ≤ n y c es un producto sin la variable x entre cuyos factores se encuentran el coeficiente director de f y los de todos los polinomios qj ) es equivalente en CRC a una f´ ormula sin cuantificadores.

Si k = 0 la conclusi´ on se tiene por la hip´otesis de este teorema. donde c es un producto que no contiene la variable x entre cuyos factores est´ an los coeficientes directores de todos los polinomios pi . por lo tanto. En reali- dad. qj de grado no nulo. Si k > 0 podemos aplicar H(n) a esta f´ormula tomando como la f de H(n) el polinomio p1 (y considerando a la f de la f´ormula que tenemos como parte de la α(x) de H(n)). donde c′ es un producto entre cuyos factores est´ an todos los coeficientes direc- tores de los polinomios pi . El teorema siguiente termina de perfilar la estructura global de la prueba: Teorema 2. por lo que no perdemos generalidad si suponemos que α(x) es elemental. donde α(x) no tiene cuantificadores. mientras que si k = 0 la conclusi´ on se sigue de la hip´otesis de este teorema. donde ahora c es un producto divisible entre el coeficiente director de f y los de todos los polinomios pi . qj . podemos suponer que todos los polinomios pi . Por 2. lo u ´nico que nos falta probar para demostrar H(n + 1).2.6. no perdemos generalidad si consideramos f´ ormulas de tipo W x(c 6= 0 ∧ c′ 6= 0 ∧ f = 0 ∧ p1 = 0 ∧ · · · ∧ pk = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0). Demostracio ´ n: Al principioWde este apartado ya hemos razonado que basta probarlo para f´ ormulas de tipo x α(x). qj .28 podemos suponer que α es una disyunci´on de f´ormulas elementa- les y la f´ ormula dada es equivalente a las disyunciones correspondientes. Por lo tanto. extrayendo del particularizador las conjunciones correspondientes a polinomios de grado nulo nos reducimos al caso de una f´ ormula de tipo W x(c 6= 0 ∧ p1 = 0 ∧ · · · ∧ pk = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0). entonces toda f´ ormula de LR es equivalente en CRC a otra f´ ormula sin cuantificadores.34 Si se cumple H(n) para todos los n´ umeros naturales y toda f´ ormula de tipo W x(c 6= 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0) (donde c es un producto sin la variable x entre cuyos factores est´ an los coefi- cientes directores de los polinomios qj .30 α(x) es equivalente a una disyunci´on de f´ormulas cuasim´ onicas (cuyos polinomios siguen teniendo grado ≤ n. Tenemos que probar que cada una de estas f´ormulas es equivalente a una f´ormula sin cuantificadores. que es. Por el teorema anterior podemos suponer que todos los polinomios que aparecen en α(x) tienen grado ≤ n y por 2. . todos los cuales tienen grado no nulo) es equivalente en CRC a una f´ ormula sin cuantificadores.30 podemos suponer que α(x) est´ a en forma cuasim´onica. Si k 6= 0 y p1 tiene grado n basta aplicar H(n) con f = p1 . seg´ un la observaci´on posterior a dicho teorema). qj tienen grado no nulo Si cambiamos c por cc′ . nos queda W x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ p1 = 0 ∧ · · · ∧ pk = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0). como las subf´ ormulas con polinomios de grado nulo se pueden extraer del cuantificador. Eliminaci´on de cuantificadores 67 Por 2.

1. c 6= 0 ∧ x(y < x → g(x) 6= 0). Entonces las f´ ormulas siguientes son equivalentes en CO a f´ ormulas sin cuantificadores: W V 1. V 2. Demostracio ´ n: En todos los casos podemos suponer que g tiene grado no nulo. Teorema 2. . La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Ahora probamos algunos resultados concretos sobre eliminaci´on de cuantifi- cadores: Teorema 2.36. Los otros casos se prueban de forma similar. . pues en otro caso la f´ormula con el generalizador puede sustituirse simplemente por g 6= 0. z dos variables que no aparezcan en g ni en c. .35 Supongamos que se cumple H(n). es equivalente a c 6= 0 ∧ a > 0. es equivalente a (−1)n+1 a > 0. Entonces las f´ ormulas siguientes son equivalentes en CRC a f´ ormulas sin cuantificadores: V 1. c 6= 0 ∧ M x(x > M → f (x) > 0). V 3. entonces 1. es equivalente a W c 6= 0 ∧ y < z ∧ ¬ x(c 6= 0 ∧ g(x) = 0 ∧ x − y > 0 ∧ z − x > 0). mientras que 2. . Entonces dicha f´ ormula es equivalente en CRC a la disyunci´ on de las f´ ormulas siguientes (para i.15 muestra que si f tiene grado n y a es su coeficiente director. c 6= 0 ∧ x(x < z → g(x) 6= 0). Teorema 2. c 6= 0 ∧ M x(x < M → f (x) < 0). y podemos aplicar H(n) a la f´ormula con el particularizador. V 4.36 Sea f (x) un polinomio y sea c un producto sin la variable x entre cuyos factores figure el coeficiente director de f . c 6= 0 ∧ x g(x) 6= 0. j = 0. W V 2. . c 6= 0 ∧ y < z ∧ x(y < x < z → g(x) 6= 0). Sean y.68 Cap´ıtulo 2. sea g(x) un polinomio de grado ≤ n y sea c un producto de t´erminos sin la variable x entre cuyos factores est´e el coeficiente director de g. donde nk es el grado de qk : 10 La derivada de un polinomio se define an´ alogamente a 1. l).37 Consideremos una f´ ormula de tipo W x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ q0 > 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0). Demostracio ´ n: El teorema 2. donde10 q0 = f ′ y c es un producto sin la variable x entre cuyos factores se encuentran el coeficiente director de f y los de todos los polinomios qk .

Vamos a suponer que se da el u ´ltimo caso y dejamos al lector el an´alisis de los otros tres. seg´ un si alguno de los polinomios qk tiene al menos una ra´ız o el caso contrario. . o bien x > aN o bien ai < x < ai+1 para alg´ un i. Eliminaci´on de cuantificadores 69 W Ai.j c 6= 0 ∧ yz(y < z ∧ f (y) < 0 ∧ f (z) > 0 ∧ qi (y) = 0 ∧ qj (z) = 0 ∧ l V V V Wk r) l n V u) r−1 ( x(y < x < z → qk (x) 6= 0)) ∧ (qk (y) > 0 ∧ qk (y) = 0). La u ´ltima parte de Aij afirma que cada la menor derivada no nula de cada qk en y es positiva. es claro que se cumple todo lo que Aij exige sobre las qk (la primera derivada no nula de cada qk en y tiene que ser positiva porque qk tiene signo constante en ]y. k=0 k=0 r=0 u=1 W W V Bj c 6= 0 ∧ y(qj (y) = 0 ∧ f (y) < 0 ∧ M v > M f (v) > 0 ∧ l V V V l ( x(y < x → qk (x) 6= 0)) ∧ qk (y + 1) > 0). k=0 k=0 W V W V D c 6= 0 ∧ M u < M f (u) < 0 ∧ M v > M f (v) > 0 ∧ l V V V l ( x qk (x) 6= 0) ∧ qk (0) > 0). para el que el razonamiento necesario es una simplificaci´ on del que vamos a ver (y conduce a que se cumple D). Falta probar que f (y) < 0 y f (z) > 0. z[. implica que qk es positivo en los puntos situados a la derecha de y. k=0 k=0 W W V Cj c 6= 0 ∧ z(qj (z) = 0 ∧ f (z) > 0 ∧ M u < M f (u) < 0 ∧ V l V V l ( x(x < z → qk (x) 6= 0)) ∧ qk (z − 1) > 0). luego por el mismo motivo no cambian de signo. z[. z[ y es positiva en x). Distinguimos dos casos. Si llamamos y = ai .14.2. Esto nos da que x < a1 . z = ai+1 . Notemos que x no puede ser igual a ninguno de los ai . Trataremos el primero y dejamos al lector el segundo.22 nos da que f (y) < f (x) = 0 < f (z). luego en todo el intervalo ]y. el teorema 2. k=0 k=1 Demostracio ´ n: Si se cumple Aij .28 concluimos que existen a1 < · · · < aN tales que en cada ai se anula un qk y toda ra´ız de un qk es alguno de los ar . seg´ un el teorema 2. lo cual. Cj y D implican la f´ormula inicial es similar. como g0 = f ′ es positiva en ]y. y en particular en x. Por otra parte sabemos que los qk no se anulan en el intervalo. Ahora bien. Usando la observaci´ on tras el teorema 1. La demostraci´on de que cada una de las f´ormulas Bj . Supongamos ahora que un cierto x cumple la f´ormula dada.18 tenemos que existe un x en el intervalo donde f (x) = 0. luego por la primera parte del teorema 2. z[. porque todos los gk son positivos en x. tenemos que f toma signos opuestos en los extremos del intervalo ]y.6.

seg´ un el teorema 2. Podemos aplicar H(n) a la f´ormula que em- pieza por z para sustituirla por una f´ormula sin cuantificadores. y a conti- nuaci´on hacer lo mismo con la f´ormula completa resultante.33. Los otros casos se razonan an´alogamente. Por 2. Entonces dicha f´ ormula es equivalente en CRC a la disyunci´ on de las f´ ormulas siguientes (para i. k=1 k=1 r=0 u=1 . Omitimos la prueba del teorema siguiente. donde β noWtiene cuantificadores. La primera es equivalente a una f´ormula sin cuantificadores por H(n).35 sabemos que las f´ormulas V x(y < x < z → qk (x) 6= 0) son equivalentes a f´ ormulas sin cuantificadores. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Teorema 2. pues resulta de simplificar la del teorema 2. La tercera se reduce a la segunda cambiando f por −f . Consideremos el caso de Aij . Bj . donde nk es el grado de qk : W Ai. Al sustituirlas por tales equiva- lentes.70 Cap´ıtulo 2. donde c es un producto sin la variable x entre cuyos factores se encuentran el coeficiente director de f y los de todos los polinomios qk . Cj y D. obtenemos una f´ormula de tipo W W y(c 6= 0 ∧ qi (y) = 0 ∧ z(c 6= 0 ∧ qj (z) = 0 ∧ β)). Demostracio ´ n: Suponemos H(n) y. W x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ g0 > 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0). ya que g0 tiene grado n. .39 Consideremos una f´ ormula de tipo W x(c 6= 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0).37: Teorema 2. . . l). Llamamos g0 = f ′ y descomponemos la f´ormula dada en la disyunci´on de las tres f´ ormulas W x(c 6= 0 ∧ g0 = 0 ∧ f = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0). j = 1. basta probar que toda f´ ormula W x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0) en las condiciones de su enunciado es equivalente a una f´ormula sin cuantifica- dores.j c 6= 0 ∧ yz(y < z ∧ qi (y) = 0 ∧ qj (z) = 0 ∧ l V V V Wk r) l n V u) r−1 ( x(y < x < z → qk (x) 6= 0)) ∧ (qk (y) > 0 ∧ qk (y) = 0). W x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ −g0 > 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0). luego basta probar que la segunda es equivalente a una f´ormula sin cuantificadores. Por el teorema anterior basta ver que esto ocurre con todas las f´ormulas Aij . .38 Se cumple H(n) para todo n´ umero natural n.

toda sentencia de LA es equivalente en CRC a una senten- cia sin cuantificadores. usando ahora el teorema ante- rior. luego se cumple 2. Observemos en primer lugar que el teorema 2.2. Cuerpos algebraicamente cerrados Al igual que sucede con la prueba de consistencia.34 valen igualmente sin m´as que cambiar cada f´ormula qj > 0 por qj 6= 0. k=1 k=1 l V V V l D c 6= 0 ∧ ( x qk (x) 6= 0) ∧ qk (0) > 0).28 entendiendo por f´ormulas elementales las de la forma p1 = 0 ∧ · · · ∧ pk = 0 ∧ q1 6= 0 ∧ · · · ∧ ql 6= 0. es decir. toda senten- cia puede demostrarse o refutarse a partir de sus axiomas. Demostracio ´ n: Basta probar la hip´otesis del teorema 2.27 vale igualmente en este caso. concluimos: Teorema 2. Eliminaci´on de cuantificadores 71 W l V V V l Bj c 6= 0 ∧ y(qj (y) = 0 ∧ ( x(y < x → qk (x) 6= 0)) ∧ qk (y + 1) > 0). concluimos que CRC es una teor´ıa decidible: existe un algoritmo que permite determinar en un n´ umero finito de pasos si una sentencia dada es o no un teorema de CRC.40 (Tarski) Toda f´ ormula de LA es equivalente en CRC a una f´ ormula sin cuantificadores con las mismas variables libres. Como todas las sentencias de este tipo son demostrables o refutables en CRC. Combinando esto con la consistencia de la teor´ıa.33 y 2. pero la prueba es pr´acticamente id´entica a la del teorema 2.25 nos encontramos con que las f´ormulas at´omicas de L−A son todas de la forma t1 = t2 .41 CRC es una teor´ıa axiom´ atica completa. k=1 k=1 W l V V V l Cj c 6= 0 ∧ z(qj (z) = 0 ∧ ( x(x < z → qk (x) 6= 0)) ∧ qk (z − 1) > 0). Para ello s´olo hay que calcular una sentencia equivalente sin cuantificadores y demostrarla o refutarla (lo cual siempre es trivial). y al particularizar a CAC el teorema 2. m´as concretamente a una disyunci´on de conjunciones de sentencias de tipo m = 0 o bien m > 0. el teorema de eliminaci´on de cuantificadores es v´alido tambi´en para la teor´ıa CAC. La prueba del teorema equivalente a 2. donde m es un n´ umero entero.38 se reduce ahora a demostrar que toda f´ormula de tipo W x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ q1 6= 0 ∧ · · · ∧ ql 6= 0).6. . k=1 k=1 Finalmente obtenemos: Teorema 2. En particular.34. y son equivalentes a t1 − t2 = 0. con una demostraci´on bastante m´as sencilla. Los teoremas 2.38.

P d−1 donde r tiene grado menor que d. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados donde c es un producto sin la variable x entre cuyos factores est´en el coeficiente director de f y los de los qj . pues ´estos est´ an impl´ıcitos en la definici´on de divisibilidad.40 se reduce a probar que toda f´ ormula de tipo W x(c 6= 0 ∧ q1 6= 0 ∧ · · · ∧ ql 6= 0) es equivalente a una f´ ormula sin cuantificadores. pero esto es trivial. Por el teorema 2.42 (Tarski) Toda f´ ormula de L− A es equivalente en CAC a una f´ ormula sin cuantificadores con las mismas variables libres. la f´ ormula dada es equivalente a c 6= 0 ∧ (a0 6= 0 ∨ · · · ∨ ad−1 6= 0). Finalmente. Ahora bien. Por lo tanto. f (X) | q (X) es d−1 equivalente a que r (X) = 0.31 podemos expresar cm−d+1 q d = f q + r. esto equivale a su vez a que f d (X) | q m (X)d . y ahora s´ı que tenemos una f´ormula sin cuantificadores. y por lo tanto q tiene un n´ umero finito de ra´ıces. Las condiciones f = 0 ∧ q 6= 0 equivalen a que el polinomio f d (X) asociado al t´ermino f tiene una ra´ız x que no es ra´ız del polinomio q m (X) asociado a q. Teniendo en cuenta que ambos se descomponen en factores irreducibles de grado 1 (porque todos los polinomios de grado no nulo tienen ra´ıces) lo contrario equivale a que todos los factores irreducibles de f d (X) sean tambi´en factores irreducibles de q m (X). pues si llamamos q = q1 · · · ql . Aqu´ı no aparece la variable x.72 Cap´ıtulo 2. o tambi´en a que a0 = · · · = ad−1 = 0. pues esto ya implica que el coeficiente director de q es distinto de 0. Como en CAC se cumple el esquema de infinitud. la f´ormula equivale a W x(c 6= 0 ∧ q 6= 0). En definitiva. la prueba del resultado an´alogo a 2. As´ı pues: Teorema 2. es equivalente a W x(c 6= 0 ∧ f = 0 ∧ q 6= 0). Ahora bien. que a su vez es equivalente a c 6= 0. Como la m´axima multiplicidad posible de una ra´ız de f d (X) es d. llamando q = q1 · · · ql . . donde i=0 los ai son t´erminos de L− d m d A sin la variable x. la f´ ormula equivale a c 6= 0 ∧ f d (X) ∤ q m (X)d . es equivalente a una f´ormula sin cuantificadores. siempre existe un x que no sea ra´ız de q. pero esto no es una f´ormula sin cuantificadores. Podemos escribirlo como r = ai xi .

xn ) de LA . i=1 Llamemos Ai = {x | pi1 = 0 ∧ · · · ∧ piki = 0 ∧ qij > 0 ∧ · · · ∧ qili > 0}. A su vez. 2.40 tenemos que existen polinomios pij .7. Concluimos que CACp y CAC0 son teor´ıas axiom´aticas consistentes. S m de modo que A = Ai . donde m es un n´ umero entero. con un caso particular para cada f´ ormula φ(x. pero con una interpretaci´ on geom´etrica m´as simple.4 concluimos que A tiene supremo. T ki Tli Ai = {x | pij = 0} ∩ {x | qij > 0}. Podemos suponer que todos los Ai 6= ∅. Demostracio ´ n: El enunciado es un esquema teorem´atico. No obstante. .1 lo mismo vale para cada Ai . es f´acil ver que son equivalentes en CO a los distintos apartados del teorema 2.18: Teorema 2. a]).7 El esquema de completitud El teorema de eliminaci´on de cuantificadores nos permite probar en CRC algunos principios adicionales que.2. de hecho. luego basta tomar como s el supremo de A. que afirma que si la clase A = {x | φ(x)} no es vac´ıa y est´a acotada superiormente.19 sabemos que {x | qij > 0} es una uni´on finita de intervalos. Por el teorema 2. luego tambi´en para A. +∞[ o bien uni´on de intervalos degenerados [a. Demostracio ´ n: Los elementos de B son cotas superiores de A. . Entonces s xy(x ∈ A ∧ y ∈ B → x ≤ s ≤ y). pero s´ı en las teor´ıas CACp o CAC0 que determinan la caracter´ıstica del cuerpo. toda sentencia es equivalente a una disyunci´on de conjunciones de f´ormulas de tipo m = 0 o bien m 6= 0. . es el siguiente: Teorema V 2. pues en caso i=1 contrario podr´ıamos eliminar la f´ ormula i-´esima de la disyunci´on equivalente a φ. qij tales que W m φ(x) ↔ (pi1 = 0 ∧ · · · ∧ piki = 0 ∧ qi1 > 0 ∧ · · · ∧ qili > 0). estas f´ ormulas no son demostrables ni refutables en CAC. El esquema de completitud 73 En particular. Por 2. j=1 j=1 Por 2.43 Toda clase no vac´ıa y acotada superiormente tiene supremo. Por la observaci´ on tras el teorema 2. entonces tiene su- premo.44 Sean A y B dos clases no W vac´ V ıas que satisfagan R = A ∪ B y xy(x ∈ A ∧ y ∈ B → x < y). y lo mismo vale trivialmente para {x | pij = 0} (pues es ∅. x1 . . Un caso particular. ]−∞. . com- pletas y decidibles.

Por ello.18. en contradicci´on con que s sea cota superior de A. pues no puede ser y ≤ n. Obviamente 0 ∈ A. En muchas ocasiones hemos formulado enunciados que postulaban la existen- cia de n´ umeros naturales como disyunciones de f´ormulas cada una de las cuales depend´ıa de un n´umero natural en particular. Como s − 1 < s. luego no es vac´ıa. luego existe un x ∈ A tal que s − 1 ≤ x < s. no puede ser cota superior de A. Y un esquema teorem´atico puede hacer las veces de con- junci´ on infinita. La propiedad arqui- mediana que pretende formalizar el enunciado no es. luego s < n + 1. Por el esquema de completitud A tiene un supremo s (claramente s > 0). entonces W V A = {x | x′ (x ≤ c′ ∧ x′ ∈ C)}. pero no de disyunci´on infinita.74 Cap´ıtulo 2. En particular. ya que si x ∈ A. Si a˜ nadimos como esquema axiom´atico a CO cualquiera de las dos versiones del esquema de completitud no es dif´ıcil demostrar la primera parte del teo- rema 2. porque no es realmente demostrable en CRC y es fundamental comprender por qu´e el error de razonamiento en que incurrimos si lo aceptamos como v´alido no lo hemos cometido en ninguno de los resultados precedentes (ni en los que veremos m´as delante): “Teorema” Existe un n´ umero natural n tal que |x| < n. Por lo tanto. B = {y | x(x ∈ C → x < y)} est´ an en las condiciones del teorema anterior y es f´acil ver que el supremo de A es tambi´en el supremo de C. sea c ∈ / A. El error est´ a en que el enunciado del “teorema” no puede interpretarse ni como una f´ ormula de LA ni como un esquema teorem´atico. a cualquiera de los dos enunciados podemos llamarlo esquema de completitud. En caso contrario. pero en este caso necesitar´ıamos una disyunci´on infinita: |x| < 1 ∨ |x| < 2 ∨ |x| < 3 ∨ · · · que no tiene sentido. por lo que 2. pero entonces s + 1 < n + 1. luego s + 1 ∈ A. entonces existe un natural n tal que x ≤ |x| ≤ n < y. tiene que ser s ∈ / A. pero entonces existe un n tal que s − 1 < n. Tenemos que probar que A = R. entonces existe un n tal que s < n. la clase A de la demostraci´on no est´a bien definida. y de nuevo tenemos una contradicci´on. podemos suponer que c > 0. formalizable en CRC. de hecho. Entonces c es cota superior de A. por lo que el esquema de completitud es una forma equivalente de axiomatizar CRC. Cambiando c por −c si es preciso.43 puede probarse a partir del teorema anterior. Si s ∈ A. . La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados Si C es una clase no vac´ıa y acotada superiormente. “Demostracio ´ n”: Sea A la clase de todos los x tales que existe un n´ umero natural n tal que |x| < n. La propiedad arquimediana El lector deber´ıa prestar atenci´ on al “teo- rema” siguiente.

la condici´on ⊢T (φ ↔ ψ) es equivalente a T (α ↔ β). Definici´ on 2. aunque no constructiva.45 Diremos que una teor´ıa axiom´atica T sobre un lenguaje de primer orden L admite eliminaci´ on de cuantificadores si para cada f´ormula φ(x1 . aunque ciertamente el enunciado y la prueba no son correctos. Para ello basta a˜nadir a LA una nueva constante c y a˜nadir a CRC como axiomas las sentencias c > 0. . los modelos de CRC son exactamente los cuerpos realmente cerrados. Entonces existe una f´ ormula ψ sin cuantificadores y con las mismas variables libres tal que T (φ ↔ ψ) si y s´ olo si cuando M y N son modelos de T y C es un submodelo com´un a ambos. mientras que los modelos de CAC son los cuerpos algebraicamente cerrados. . un modelo de esta extensi´ on de CRC es un modelo de CRC en el que existe un n´ umero mayor que todos los n´ umeros naturales. an ]). . c > 1. xn ) de L existe otra f´ ormula ψ(x1 . a que φ ↔ ψ sea verdadera en todos los modelos de T . Teorema 2.8 Teor´ıa de modelos Los resultados sobre eliminaci´on de cuantificadores en CRC y CAC pueden demostrarse de una forma mucho m´as r´apida. la prueba emplear´ıa s´olo un n´ umero finito de los axiomas adicionales. pues si pudiera demostrarse una contra- dicci´ on a partir de ella.. . es decir. podr´ıa haber otra forma distinta de enunciar y demos- trar la propiedad arquimediana en CRC. . an ∈ C(M  φ[a1 . pero podemos demostrar que no es as´ı. se cumple V a1 . . Por lo tanto.. . .2. 11 V´ ease el teorema 7. xn ) sin cuantificadores y con las mismas variables libres tal que ⊢T (φ ↔ ψ). . an ] ↔ N  φ[a1 . . . ya que tiene por modelo a cualquier modelo de CRC en el que la constante c se interpreta como un n´ umero natural suficientemente grande. . Observemos que la consistencia de CRC y CAC es trivial en este contexto. . . .65 de [Al]. en el contexto de la teor´ıa de modelos formalizada en la teor´ıa de conjuntos. pero la adici´on de un n´ umero finito de estos axiomas es consistente. c > 2.8.11 como R o el conjunto R de los n´ umeros reales algebraicos. 2. luego no es posible demostrar lo contrario en CRC. . . c > 3. . . En esta secci´ on describiremos este enfoque. . . Por el teorema de completitud. C o la clausura algebraica de Q son modelos de CAC0 y la clausura algebraica del cuerpo de p elementos es un modelo de CACp . La teor´ıa resultante es consistente. . . De hecho. M´ as concretamente. . Teor´ıa de modelos 75 Tal vez el lector pueda objetar que.46 Sea T una teor´ıa axiom´ atica sobre un lenguaje L que posea al menos una constante y sea φ(x1 . . xn ) una f´ ormula de L. . pues CRC admite un modelo.

. . . . dn ) y. donde hemos usado que. tomamos ψ ≡ x1 6= x1 ∧ · · · ∧ xn 6= xn (o c 6= c). . . . . en contradicci´on con que ψi ∈ D(C) para todo i. . obviamente. entonces Demostracio M  φ[a1 . . Notemos que como L contiene al menos una constante. donde L∗ indica el lenguaje que resulta de haber a˜ nadido a L las nuevas constantes. . . . . . m´as concretamente. . Como D(C) ⊂ Σ. dn ). . . . . las f´ormulas sin cuantificadores se cumplen en un modelo si y s´olo si se cumplen en un submodelo. . pero entonces ⊢T (φ ⊢ ¬ψ1′ ∨ · · · ∨ ¬ψm ′ ). y sea C el sub- modelo m´ınimo de M . . luego ¬ψ1 ∨ · · · ∨ ¬ψm ∈ Γ(d1 . . . basta tomar ψ ≡ x1 = x1 ∧ · · · ∧ xn = xn (o c = c si φ no tiene variables libres. es claro que M (t) 7→ N (t) define un isomorfismo de C en el modelo m´ınimo de N . Sean d¯1 . . . . . . . an ] ↔ C  ψ[a1 . existen sentencias ψ1 . . dn ). d¯n ∈ M los objetos denotados por las constantes. (Notemos. . es decir. . . A˜nadamos a L nuevas constantes d1 . . .76 Cap´ıtulo 2. Si T ⊢ φ. an ] ↔ N  ψ[a1 . . . . . y que la implicaci´on anterior sea verdadera en todo modelo de L∗ equivale a que V T x1 · · · xn (ψ1′ ∧ · · · ∧ ψm ′ → ¬φ). . por ejemplo. . dn ) a los axiomas de T podemos demostrar φ(d1 . Llamamos Γ al conjunto de todas las f´ormulas ψ(x1 . an ∈ C. . C = {M (t) | t es un designador de L∗ }. donde c es una constante de L). . Supongamos ahora que se cumple la condici´on del enunciado. . . . . an ]. . existe un modelo M de T . . D(C) y φ(d1 . En caso contrario a partir de T y D(C) puede probarse ¬φ(d1 . . As´ı pues. dn ) el conjunto de sentencias que resultan de sustituir las variables x1 . . podemos suponer que ni φ ni ¬φ son teoremas de T . . Si T ⊢ ¬φ. para cierta f´ormula at´omica ψ ′ (x1 . ψm ∈ D(C) tales que ⊢T (ψ1 ∧ · · · ∧ ψm → ¬φ(d1 . . Vamos a probar que Σ es consistente. . dn y sea Γ(d1 . . . pues N un modelo de Σ. . C 6= ∅. . an ] ↔ M  ψ[a1 . dn ). xn de cada f´ormula de Γ por d1 . . . . . dn ) y ¬φ(d1 . luego M  ¬ψ1 ∨ · · · ∨ ¬ψm . . dn )). . . . . . . . Cada sentencia ψi puede verse como ψi′ (d1 . . . . En caso contrario. Veamos que si a˜ nadimos Γ(d1 . La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados ´ n: Si existe la f´ormula ψ y a1 . . dn ). . . Sea. dn . Llamemos D(C) el conjunto de las sentencias at´omicas y negaciones de sen- tencias at´omicas de L∗ que son verdaderas en C y sea Σ el conjunto formado por los axiomas de T . . xn ). Γ(d1 . . luego tambi´en C  ¬ψ1 ∨ · · · ∨ ¬ψm . . xn ) cuyas variables libres est´en entre las indicadas tales que ⊢T (φ → ψ). . . . . luego ¬ψ1′ ∨ · · · ∨ ¬ψm ′ ∈ Γ. dn ). an ] ↔ N  φ[a1 . . . . . . . . . .

. . . . . . y tenemos que probar que existe un a′ ∈ N que cumple lo mismo. . luego la aplicaci´on est´ a bien definida. pero esto es lo mismo que T (ψ1 ∧ · · · ∧ ψm → φ). . . . an ∈ C tales que existe un a ∈ M tal que M  (p1 = 0 ∧ · · · ∧ pk = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0)[a. . Veamos c´ omo se aplica: Teorema 2. luego existen ψ1 . dn ). Teor´ıa de modelos 77 que si M (t) = M (t′ ). . . . luego ⊢T (φ ↔ ψ1 ∧ · · · ∧ ψm ) y as´ı la f´ ormula ψ ≡ ψ1 ∧ · · · ∧ ψm cumple lo requerido. . . dn ). . . . . . pero por ser un submodelo de M tenemos claramente que es un dominio ´ıntegro. .2. . dn ) ↔ N  φ(d1 . luego la A no incluye un funtor ( ) existencia de inverso en M no asegura que exista en C. . dn ).47 La teor´ıa CRC admite eliminaci´ on de cuantificadores. . y la otra implicaci´on se cumple por definici´on de Γ. Demostracio ´ n: Por la observaci´ on tras el teorema 2. . xn . . . es decir. M  φ(d1 . Suponemos que M y N son dos modelos de CRC con un submodelo en com´ un C y suponemos que existen a1 . . luego N (t) = N (t′ ). Tenemos as´ı una caracterizaci´ on de la eliminaci´on de cuantificadores en t´erminos de la teor´ıa de modelos. q1 son polinomios en x cuyos coeficientes tienen libres las variables x1 . . con lo que tenemos una contradicci´on. . . Con esto tenemos probado que Γ(d1 . donde pi . . . d¯n ] ↔ N  φ[d¯1 . . . Para ello aplicamos el criterio que proporciona el teorema anterior. . . an ]. Notemos que C no es necesariamente un modelo de CRC. . .28. entonces t = t′ ∈ D(C) ⊂ Σ. son equivalentes a f´ ormulas sin cuantificadores. . a1 . . basta probar que las f´ormulas de tipo W x (p1 = 0 ∧ · · · ∧ pk = 0 ∧ q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0). . . . . .8.) Podemos suponer entonces que C ⊂ N y entonces por hip´otesis M  φ[d¯1 . dn ) ∧ · · · ∧ ψm (d1 . . . . d¯n ]. ψm ∈ Γ tales que T (ψ1 (d1 . . . dn ) ⊢T φ(d1 . dn ) → φ(d1 . podemos considerar. . tanto en M como en N la clausura real del cuerpo de 12 no podemos asegurar que sea un cuerpo porque L −1 .12 No obstante.

La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados cocientes K de C (que no es sino el cuerpo formado por los elementos de M o N algebraicos sobre K). Si alguno de los polinomios pi no es id´enticamente nulo (al interpretar sus coeficientes con a1 . Una consecuencia inmediata de la eliminaci´on de cuantificadores es la si- guiente: Teorema 2. Por lo tanto. luego en particular todos sus modelos son elementalmente equivalentes. an ] ↔ a ∈ ]αi . Los de grado 2 tienen signo constante. . . βi [ .48 La teor´ıa CAC admite eliminaci´ on de cuantificadores. an ) se descompone en R[X] como producto de factores primos de grado 1 o 2. Ahora bien. . a1 . cualquier a′ ∈ N cumple trivialmente N  (p1 = 0 ∧ · · · ∧ pk = 0)[a′ .58 de [AL]. y en particular todos son elementalmente equiva- lentes a R. y as´ı a′ cumple ′ lo requerido. . . y para las teor´ıas CACp con la clausura algebraica del cuerpo de p-elementos. la f´ormula W x > 0 ≡ x 6= 0 ∧ u(x = u2 ) no es equivalente a ninguna f´ormula sin cuantificadores (en la axiomatizaci´ on inicial de CRC es ella misma una f´ormula sin cuantificadores). de modo que S M  (q1 > 0 ∧ · · · ∧ ql > 0)[a. an ]. . Terminamos con la observaci´on de que esta teor´ıa no admite eliminaci´on de cuantificadores. . luego a ∈ R ⊂ N . . a partir de aqu´ı se prueba tambi´en sin dificultad el teorema 2.41 que nos da que CRC es completa. La unicidad de la clausura real13 implica que ambas son K-isomorfas. por lo que podemos identificarlas con un mismo subcuerpo realmente cerrado R ⊂ M ∩ N . a1 . se cumple que M ≺ N . . Por otra parte. βi [ con extremos en R o bien ±∞. podemos encontrar un n´ umero finito de intervalos ]αi . y se trata de encontrar un a′ ∈ N que cumpla la parte correspondiente a los qi . an ). . Lo mismo es v´alido para CAC0 con C en lugar de R. cada qi (con sus coeficientes interpretados con a1 . i luego podemos tomar un a que est´e en R ⊂ N y en dicha uni´on. . . . . . en CRC se puede demostrar cualquier propiedad de R expresable en el lenguaje LA .78 Cap´ıtulo 2. . mientras que los de grado 1 cambian de signo s´olo una vez. CRC3 (v´ease la p´ agina 57) tomando CRC4 como una definici´on. CRC2. 13 Teorema 8. .49 Si una teor´ıa T admite eliminaci´ on de cuantificadores y M ⊂ N son dos modelos de T . As´ı pues. Por ejemplo. Nota Hemos visto que una axiomatizaci´ on alternativa de CRC consiste en eliminar el relator > 0 y tomar como axiomas los de C m´as CRC1. Simplificando la prueba anterior obtenemos: Teorema 2. En caso contrario. entonces a es algebraico sobre K.

pues la suma de los dobles de sus grados es igual a 0.9. que todo polinomio de R[x. . resulta que Q[ 2] tambi´en es un ¯ √ cuerpo ordenado con la relaci´on α ≤2 β ↔ α ¯ ≤1 β. En 1 893. ≤1 ) y (C. y] que no toma valores negativos puede expresarse como suma . Llamamos α = 2. Hilbert hab´ıa conjeturado que todo polinomio de R[x1 . Hilbert demostr´ o. y basta aplicar el teorema 2. 0) y fi (0. pero. pero entonces el coeficiente −3 que aparece en M junto al t´ermino x2 y 2 deber´ıa ser −3 = b21 + · · · + b2n . y] (necesariamente de grado ≤ 3). Sin embargo.46. Ambas son modelos de CRC. . supongamos que P n M= fi (x. y) ∈ R2 . aunque con una prueba no constructiva que no daba un contraejemplo expl´ıcito. cada fi es de la forma fi = ai + bi xy + ci x2 y + di xy 2 . xn ] que no tomara valores negativos deb´ıa de poder expresarse como suma de cuadrados de otros polinomios. 2. con un razonamiento muy complicado. i=1 para ciertos polinomios fi ∈ R[x. de modo que α >1 0 y α <2 0. Sin embargo. El primer contraejemplo expl´ıcito lo dio T. lo cual es imposible. pero M  [α] > 0 y N  ¬[α] > 0. Puesto que la conjugaci´on dada por√α = a + b 2 7→ α ¯ = a − b 2 es un automorfismo de cuerpos.2. Como M (x. ≤2 ). . Por lo tanto. y) = 1. Motzkin en 1997: M (x. La desigualdad entre la media aritm´etica y la geom´etrica nos da que x4 y 2 + x2 y 4 + 1 p ≥ 3 x6 y 6 = x2 y 2 . y) ≥ 0 para todo (x. al considerarlas como teor´ıas sobre L− A . . Minkowski lo convenci´o de que eso era probablemente falso y finalmente Hilbert lo demostr´ o en 1888. Sean M y N clausuras reales de (C. 0) = M (0. y) = x4 y 2 + x2 y 4 + 1 − 3x2 y 2 . y)2 .9 El decimos´ eptimo problema de Hilbert Una aplicaci´on notable de los resultados anteriores es la soluci´on al problema decimos´eptimo de Hilbert. tenemos que C (sin especificar en ´ el una relaci´on de orden) es un submodelo de ambas (no lo ser´ıa si consider´ aramos el relator > 0). los polinomios fi (x. 3 de donde M (x. El decimos´eptimo problema de Hilbert 79 √ Para probarlo consideramos el cuerpo ordenado C = Q[ 2] con el orden usual (heredado√ de R) al que llamaremos √ ≤1 . y) tienen que ser constantes. respectivamente.

se des- prende una descomposici´on en suma de cuatro cuadrados de funciones raciona- les. . . . Por ejemplo. 14 Teorema 7. xn ). . Sea R la clausura real de R(x1 . (x2 + y 2 + 1)x2 y 2 (x2 + y 2 − 2)2 + (x2 − y 2 )2 M (x. . xn ) < 0. La teor´ıa elemental de cuerpos ordenados de cuadrados de funciones racionales en R(x. . luego W R  u1 · · · un f (u1 . . es decir. . . . xn ] no es una suma de cuadrados en R(x1 . En 1927 Artin dio una prueba no constructiva de la conjetura de Hilbert y en 1940 Habicht dio una prueba constructiva. y) = .62 de [Al]. . . xn ) ∈ R[x1 . . . xn ). . . Demostracio ´ n: Supongamos que f (x1 . . . . . xn ] que no tome valores negativos se puede expresar como suma de cuadrados de funciones racionales de R(x1 . . Aqu´ı vamos a dar una prueba no constructiva debida a Robinson: Teorema 2. . un ) < 0. . . x ) es un cuerpo real porque −1 no es suma 1 n de cuadrados (teorema 7. xn ). . En 1900. . .59). . . . Entonces14 existe una relaci´on de orden compatible con la estructura algebraica respecto de la cual f es negativo. . un ) < 0. Notemos que R(x . xn ) respecto de dicho orden. xn ∈ R cumplen f (x1 . sin m´as que desarrollar el primer producto del numerador. . . . .50 Todo polinomio de R[x1 . W R  u1 · · · un f (u1 . pero esta sentencia tiene que ser verdadera en cualquier cuerpo realmente ce- rrado. . . en particular en R. . xn ] que no tome valores negativos se expresa como suma de cuadrados en el cuerpo de cocientes R(x1 . . y esto significa que f toma valores negativos. . Entonces las inde- terminadas x1 .80 Cap´ıtulo 2. . . . . Hilbert incluy´o en la lista de problemas que present´ o en el Congreso Internacional de Matem´ aticos de Par´ıs la pregunta de si todo polinomio de R[x1 . . . . . . . y). . . . (x2 + y 2 )2 de donde.

Segunda parte La geometr´ıa elemental 81 .

.

83 . pues consta u ´nicamente de tres conceptos no definidos (adem´ as de las variables y signos l´ogicos. porque simple- mente llamaremos “puntos” a los objetos a los que hacen referencia las va- riables. Naturalmente los significados pretendidos se dan s´olo a t´ıtulo orientativo. incluyendo el igualador): Punto No tiene asociado ning´ un signo en el lenguaje formal.Cap´ıtulo III Los elementos de la geometr´ıa de Tarski El lenguaje formal de la geometr´ıa de Tarski es bastante austero.1 Los axiomas b´ asicos Presentamos seguidamente los ocho primeros axiomas de la geometr´ıa de Tarski. Se interpreta como que la distancia del punto a al punto b es la misma que la distancia del punto c al punto d. Ordenaci´on El relator de ordenaci´ on es un relator tri´adico que representare- mos por a − b − c y que leeremos “el punto b est´ a entre los puntos a y c”. con el convenio de que entre los puntos situados entre a y c se encuentran los propios a y c. b. T´ecnicamente hay que entender que simplemente hemos definido un lenguaje formal de primer orden cuyos u´nicos signos eventuales son un relator tri´adico y un relator tetr´adico. 3. Congruencia Se trata de un relator tetr´adico que representaremos por ab ≡ cd y que leeremos “el segmento ab es congruente con el segmento cd”. de modo que las afirmaciones a − a − c y a − c − c ser´an siempre verdaderas. La interpretaci´ on pretendida es el concepto intuitivo de “punto” como posici´on inextensa en el espacio que todos conocemos. Su interpretaci´on pretendida es que los puntos a. c est´an alineados y b est´ a entre los otros dos.

Los elementos de la geometr´ıa de Tarski Los axiomas b´ asicos de la geometr´ıa de Tarski: A1 ab ≡ ba A2 ab ≡ pq ∧ ab ≡ rs → pq ≡ rs A3 ab W ≡ cc → a = b A4 x(q − a − x ∧ ax ≡ bc) A5 a 6= b ∧ a − b − c ∧ a′ − b′ − c′ ∧ab ≡ a′ b′ ∧ bc ≡ b′ c′ ∧ ad ≡ a′ d′ ∧ bd ≡ b′ d′ → cd ≡ c′ d′ A6 a − b − a → a = b W A7 a W− p − b ∧ q − c − b → x(p − x − q ∧ c − x − a) A8 abc(¬a − b − c ∧ ¬b − c − a ∧ ¬c − a − b) Los dos primeros axiomas afirman esencialmente que la congruencia es una relaci´ on de equivalencia. ´ n: Para la propiedad reflexiva aplicamos A2 como sigue: Demostracio ab ≡ pq ∧ ab ≡ rs → pq ≡ rs ba ≡ ab ∧ ba ≡ ab → ab ≡ ab (La primera l´ınea es el axioma A2 tal cual lo hemos enunciado. 2. El axioma A4 afirma que a partir de todo segmento bc se puede construir otro segmento congruente que prolongue al segmento qa: x b c a q El axioma A4. Concretamente: Teorema 3.) La hip´otesis de la implicaci´on se cumple por A1.84 Cap´ıtulo 3. Para la propiedad sim´etrica aplicamos as´ı el axioma A2: ab ≡ pq ∧ ab ≡ rs → pq ≡ rs ab ≡ pq ∧ ab ≡ ab → pq ≡ ab Como ab ≡ ab se cumple por la parte ya probada.1 Se cumple: 1. ab ≡ pq → pq ≡ ab. 3. El axioma A3 afirma simplemente que todo segmento congruente a otro de extremos iguales tiene necesariamente extremos iguales. la conclusi´ on es inmediata. pq ≡ ab ∧ ab ≡ rs → pq ≡ rs. y la segunda es el caso particular que necesitamos aqu´ı. pero la simetr´ıa permite expresarla ahora en la forma alternativa dada en el enunciado. La transitividad ya est´ a expresada en el axioma A2. ab ≡ ab. .

1. de modo que el axioma A5 afirma que   a b c d a 6= b ∧ Ext → cd ≡ c′ d′ . existe un punto x tal que b − a − x y ax ≡ bb. Los axiomas b´ asicos 85 Con este axioma podemos demostrar que todo par de segmentos con extre- mos iguales son congruentes: Teorema 3. Conviene introducir la notaci´ on   a b c d Ext ↔ a′ b ′ c′ d′ a − b − c ∧ a′ − b′ − c′ ∧ ab ≡ a′ b′ ∧ bc ≡ b′ c′ ∧ ad ≡ a′ d′ ∧ bd ≡ b′ d′ (y diremos que los ocho puntos forman una configuraci´ on exterior de cinco segmentos). Por el axioma A3 tiene que ser a = x. El lector puede comprobar que todos los casos posibles del axioma son intuitivamente verdaderos. por ejemplo. luego tambi´en sus ´angulos. que los cuatro puntos no sean colineales. La idea es que los tri´angulos\ abc y \ a′ b′ c′ tienen sus lados iguales. entonces tambi´en lo son los segmentos trazados con l´ınea discontinua.3. No obstante. hay que tener presente que la figura s´olo muestra un caso particular del axioma. luego aa ≡ bb. El axioma A5 es conocido como el axioma de los cinco segmentos: d d′ a b c a′ b′ c′ Axioma de los cinco segmentos Afirma que si tenemos dos figuras como las indicadas en las que los cuatro segmentos mostrados de una de ellas son congruentes con los cuatro correspon- dientes en la otra. ´ n: Aplicamos como sigue el axioma A4: Demostracio W x(q − a − x ∧ ax ≡ bc) W x(b − a − x ∧ ax ≡ bb) As´ı pues. ni que sean distintos dos a dos. por lo que los tri´angulos\ acd y \ a′ c′ d′ tienen iguales dos lados y el ´ angulo que forman.2 aa ≡ bb. ya que ´este no exige. a′ b′ c′ d′ El teorema siguiente afirma esencialmente que es posible definir una suma de segmentos: . luego tambi´en el tercer lado.

de corte est´ Nuevamente hay que tener presente que este axioma incluye los casos dege- nerados en los que.2 a′ b ′ c′ a′ on es que ac ≡ a′ c′ . Entonces la recta tiene que pasar tambi´en por el lado ac (y el punto a en el segmento pq). cuyo enunciado es muy similar. luego a′ = b′ por A3. La conclusi´ Si a = b no podemos aplicar A5. y entonces la congruencia bc ≡ b′ c′ que tenemos por hip´otesis equivale a ac ≡ a′ c′ . el axioma A8 afirma la existencia de tres puntos no colineales. La interpretaci´ on del axioma A6 es inme. Tambi´en es importante no confundir este axioma con el teo- rema 3. como hab´ıa que probar. Otra aplicaci´on elemental de A5 es la unicidad del axioma A4: W 1 Teorema 3. q diata. S´ olo tenemos que probar la unicidad.3 a − b − c ∧ a′ − b′ − c′ ∧ ab ≡ a′ b′ ∧ bc ≡ b′ c′ → ac ≡ a′ c′ .86 Cap´ıtulo 3. Demostracio ´ n: La existencia de x la da el axioma A4. por ejemplo.72. q a x x′ Como adem´as tenemos por hip´otesis que q 6= a. pero no por el lado bc (pues pasa por el punto q. mientras que A7 expresa un hecho nada trivial que Euclides asumi´o t´ acitamente. El teorema anterior nos da entonces que qx ≡ qx′ y la transitividad de la congruencia que ax ≡ ax′ . pero se cumple que aa ≡ a′ b′ .4 q 6= a → x(q − a − x ∧ ax ≡ bc). Se co- noce como axioma de Pasch: c Tenemos un tri´angulo\ abc y una recta pq x que pasa por el lado ab. los puntos son colineales. etc. Esto a su vez nos da la configuraci´on   q a x x Ext . Los elementos de la geometr´ıa de Tarski Teorema 3. Por u ´ltimo. Demostracio ´ n: Distinguimos  dos casos: Si a 6= b. que q − a − x ∧ ax ≡ bc ∧ q − a − x′ ∧ ax′ ≡ bc. y el axioma A1). . entonces podemos apli- a b c a car A5. pero que no estaremos en condiciones de probar hasta mucho m´as adelante. podemos aplicar A5 para concluir que xx ≡ xx′ . Para ello suponemos que tenemos otro punto x′ que cumple lo mismo. luego por A3 concluimos que x = x′ . o algunos de ellos coinciden. que est´a fuera de a p b dicho lado). que es lo que queremos concluir. porque se cumple Ext (aqu´ı usamos el teorema 3. es decir.

Primeras consecuencias de los axiomas 87 3. 3. que a su vez implica trivialmente la segunda parte de 1).1 M´ as propiedades de ordenaci´ on En la secci´on anterior hemos obtenido ya algunas primeras consecuencias de los axiomas. 3. por A3 es b = x. luego c − b − a. 2. pero ´estas hac´ıan referencia principalmente a la relaci´on de congruencia. Usamos el axioma A7 (como es habitual lo copiamos tal y como lo hemos enunciado y debajo escribimos el caso particular que vamos a usar): W a − p − b ∧ q − c − b → x(p − x − q ∧ c − x − a) W a − b − c ∧ b − c − c → x(b − x − b ∧ c − x − a) Las hip´ otesis de la implicaci´on se cumplen por la hip´otesis de 2) y por la parte ya probada de 1). y es que todos ellos son consecuencias l´ogicas de los pocos axiomas que hemos dado. Demostracio ´ n: 1) Por A4 existe un punto x tal que a − b − x ∧ bx ≡ bb. a − b − c ∧ b − a − c → a = b. que exige razonamientos sofis- ticados para probar hechos intuitivamente evidentes. Teorema 3.5 Se cumple: 1. Veamos ahora 2). mucho m´as evidentes que los axiomas a partir de los cuales los demostramos. luego a − b − b.3. luego existe un punto x en las condiciones indicadas. Para entender correctamente el sentido de este proceso hay que tener pre- sente que su objetivo no es convencer al lector de unos resultados geom´etricos de por s´ı evidentes.2 Primeras consecuencias de los axiomas Los axiomas que hemos dado contienen“condensada” de forma artificial una buena parte de la geometr´ıa eucl´ıdea. . que por A6 no es sino x = b. sino demostrar algo que no es evidente en absoluto. sabiendo que los hechos elementales en los que se basa cada paso de un razonamiento son todos demostrables a partir de los axiomas. y “desempaquetar” toda la informaci´on que contienen es un proceso no menos artificial. Ahora vamos a probar algunos hechos elementales sobre la relaci´on de ordenaci´ on. a − b − c → c − b − a. podremos razonar con la misma naturalidad que en cualquier otro texto de geometr´ıa.2. 3) Usamos de nuevo A7: W a−p−b∧q−c−b→ x(p − x − q ∧ c − x − a) W a − b − c ∧ b − a − c → x(b − x − b ∧ a − x − a) Por A6 concluimos que a = x = b. Una vez hayamos “descomprimido” la geometr´ıa a partir del paquete axiom´atico dado.2. a − b − b ∧ a − a − b.

a − b − c ∧ b − c − d ∧ b 6= c → a − c − d ∧ a − b − d. 2. es decir. luego a − c − d. Para ello usamos A7: Demostracio W a − p − b ∧ q − c − b → x(p − x − q ∧ c − x − a) W p − a − c ∧ a − b − c → x(a − x − a ∧ b − x − p) Por A6 tenemos que x = a. 3. el teorema 3.6 Se cumple: 1. a − b − c ∧ a − c − p → b − c − p ∧ a − b − p. que no puede suceder que tres puntos satisfagan dos relaciones de tipo a − b − c con dos puntos distintos como t´ermino medio. ´ n: Veamos la primera parte de 1). con cx ≡ cd. Ahora probamos la primera parte de 3). Los elementos de la geometr´ıa de Tarski La tercera parte del teorema anterior.4 implica que x = d. El lector deber´ıa dibujarse puntos sobre una recta en las hip´otesis de cada apartado hasta convencerse de que los enunciados expresan hechos intuitivamente claros: Teorema 3. El relator de ordenaci´on recibe este nombre porque sus propiedades contie- nen esencialmente la idea de que los puntos de una recta se pueden ordenar (de dos formas: “de izquierda a derecha” o “de derecha a izquierda”). luego b − a − p. pero los t´erminos medios no lo son. pero el teorema siguiente. Ahora usamos esto para probar la primera parte de 2): p−a−c∧a−b−c→p−a−b p−c−a∧c−b−a →p−c−b Como el relator de ordenaci´ on permite intercambiar los extremos. contiene algunas consecuencias de este hecho general. tenemos claramente la primera parte de 2). p − a − c ∧ a − b − c → p − a − b ∧ p − b − c. que usa- remos con frecuencia. .88 Cap´ıtulo 3. Todav´ıa no estamos en condiciones de demostrar esto. combinada con las dos anteriores. Empezamos usando A4: W x(q − a − x ∧ ax ≡ bc) W x(a − c − x ∧ cx ≡ cd) Ahora usamos la parte ya probada de 2): a−b−c∧a−c−p →b−c−p a−b−c∧a−c−x →b−c−x Tenemos b − c − x y b − c − d. Como b 6= c. afirma que en la relaci´ on a − b − c los extremos son intercambiables. que equivale a p − a − b.

Por u ´ltimo probamos la segunda parte de 3) usando la parte ya probada: a − b − c ∧ b − c − d ∧ b 6= c → a − c − d d − c − b ∧ c − b − a ∧ c 6= b → d − b − a As´ı obtenemos d − b − a y. Finalmente a b c usamos el teorema 3. 1): p−a−c∧a−b−c→p−b−c p−x−c∧x−q−c → p−q−c Tenemos las hip´ otesis. La p b′ x ′ recta cx tiene que cortar al lado bb en un punto q q que cumple c − x − q ∧ b − q − b′ . por consiguiente. Por A7 la recta cp tiene que cortar al lado ab′ en un punto x que cumple p − x − c ∧ a − x − b′ .2. a − b − c.6. a′ ces A7. que equivale a su vez a a − b − p. luego tenemos la conclusi´ on p − b − c. que es una de las hip´otesis. luego podemos suponer que a 6= b y aplicamos la parte ya probada de 3): a − b − c ∧ b − c − d ∧ b 6= c → a − c − d p − a − b ∧ a − b − c ∧ a 6= b → p − b − c Observemos que p − a − b lo tenemos por la parte ya probada de 1). La primera al tri´angulo \ ab′ a′ . luego tenemos p − b − a. Ahora aplicamos A7 al tri´angulo \ abb′ . . a′ p b′ q a b c Demostracio ´ n: Vamos a aplicar dos ve. Observemos que si a = b hay que probar p − a − c. luego concluimos p − q − c. Primeras consecuencias de los axiomas 89 Ahora probamos la segunda parte de 1).7 a − b − c ∧ a′ − b′ − c ∧ a − p − a′ → q(p − q − c ∧ b − q − b′ ). He aqu´ı otro resultado t´ecnico que vamos a necesitar: W Teorema 3.3. Ahora usamos esto para probar la segunda parte de 2): p−a−c∧a−b−c→p−b−c p−c−a∧c−b−a→p−b−a El antecedente es equivalente a las hip´otesis de 2).

1 Sustituiremos los enunciados formales cuando sean m´ as f´ aciles de asimilar en el lenguaje natural.9 existe un punto e tal que a − c − e ∧ c 6= e. la existencia de dos puntos distintos: W Teorema 3.90 Cap´ıtulo 3. c que cumplen Demostracio ¬a − b − c ∧ ¬b − c − a ∧ ¬c − a − b. Por ejemplo. definida como sigue:   a b c d Int ↔ a′ b′ c′ d′ a − b − c ∧ a′ − b′ − c′ ∧ ac ≡ a′ c′ ∧ bc ≡ b′ c′ ∧ ad ≡ a′ d′ ∧ cd ≡ c′ d′ . Por A4 existe un punto c tal que a − b − c ∧ bc ≡ uv. luego la hip´otesis cd ≡ c′ d′ equivale a bd ≡ b′ d′ . pero en realidad s´olo requiere una hip´ otesis m´as d´ebil que A8. . b. 1) implica que tienen que ser distintos dos a dos.   a b c d Teorema 3. Podemos suponer. tambi´en a′ = c′ . a saber. El teorema 3.2 M´ as propiedades de la congruencia Vamos a probar una variante de A5 que parte de una configuraci´ on interior de cinco segmentos.8 Existen al menos tres puntos distintos. que a 6= c. Por A4 existe un punto e′ tal que a′ − c′ − e′ ∧ c′ e′ ≡ ce.1 ´ n: El axioma A8 nos da puntos a. luego b 6= c por A3. Demostracio ´ n: Consideremos dos puntos distintos u y v. que es lo que hab´ıa que probar. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski Hasta ahora no hemos usado el axioma A8. el enunciado formal de este teorema ser´ıa: W abc(a 6= b ∧ a 6= c ∧ b 6= c). a′ b′ c′ d′ d d′ a b c a′ b′ c′ Demostracio ´ n: Si a = c. luego por A6 tenemos que b = c y b′ = c′ .9 c(a − b − c ∧ b 6= c). Una consecuencia elemental es la siguiente: Teorema 3. pues.5.2. 3. como ac ≡ a′ c′ . Por el teorema 3. El teorema siguiente usa el anterior.10 Int → bd ≡ b′ d′ .

13 a − b − c ∧ (a. 2) tenemos que a′ − b′ − c′ y d′ − a′ − c′′ . b′ . luego a′ c′ e ′ d′ podemos aplicar A5 para concluir que de ≡ d′ e′ . Primeras consecuencias de los axiomas 91 d d′ a b c e a′ b′ c′ e′   a c e d Es f´ acil ver que se cumple Ext . y adem´as e′ c′ b′ d′ e 6= c. b′ . eigualmente e c b d b′ −c′ −e′ . b′′ . c′ ) → a′ − b′ − c′ . El teorema siguiente prueba que es posible definir una resta de segmentos: Teorema 3. y a su ′ ′ vez un punto c′′ tal que d′ − b′ − c′′ ∧ b′ c′′ ≡ bc.11 a − b − c ∧ a′ − b′ − c′ ∧ ac ≡ a′ c′ ∧ bc ≡ b′ c′ → ab ≡ a′ b′ . c′ ). b′ . La transitividadde la congruencia  ′ ′′ ′ nos da que ′ ′′ ′ ′′ a b c b (a′ . c) ≡ (a′ .6. con d 6= a . Esto significa que las dos ternas de puntos determinan tri´angulos iguales (pero sin excluir el caso de que sean colineales). Ahora es inmediato que se cumple Ext .4 (con q = d′ ) nos da que c′′ = c′ . el teorema 3.   a b c a Demostracio ´ n: Basta observar que se cumple Int . c′ ) ↔ ab ≡ a′ b′ ∧ ac ≡ a′ c′ ∧ bc ≡ b′ c′ . Conviene introducir la notaci´ on siguiente: (a. y adem´as a 6= c. c′′ Vamos a probar que c′ = c′′ . b′ . luego por A3 tiene que ser b′ = b′′ . Demostracio ´ n: Por el teorema 3. b. y esto implica a su vez Int . y a′ b ′ c′ a′ as´ı. 2) nos  da que b−c−e. c) ≡ (a′ . por el teorema anterior ab ≡ a′ b′ . .6. b. c′ ) ≡ (a′ .3. b.2. Terminamos con una relaci´ on notable entre las congruencias y la ordenaci´ on: Teorema 3. c′ ). c′ )). Ahora podemos demostrar el an´alogo “interior” del axioma A4: W Teorema 3. c) ≡ (a′ . Por A4 existe un punto b′ tal que d′ − a′ − b′ ∧ a′ b′ ≡ ab. c) ≡ (a′ . Sabemos que a−b−c∧a−c−e. b. Demostracio ´ n: Por el teorema anterior existe un punto b′′ de manera que a − b − c ∧ (a. b′′ .9 existe un punto d′ tal que d′ − a′ − c′ . de donde a′ − b′ − c′ .10 nos da que b′ b′′ ≡ b′′ b′′ . y entonces es claro que b′ cumple lo requerido. luego el a′ b′′ c′ b′ teorema 3. luego A5 nos da que bd ≡ b′ d′ . Por 3. luego 3. • • • • d′ a′ b′ c′ .3 nos da que ac ≡ a′ c′′ y el teorema 3.12 a − b − c ∧ ac ≡ a′ c′ → b′ (a′ − b′ − c′ ∧ (a.

b′ . c′ ). el teorema 3.15 Col(aab). c′ ) → Col(a′ b′ c′ ). b. Rec´ıprocamente: W ′ Teorema 3. 2) implica inmediatamente que esta relaci´on no depende del orden de los puntos: Teorema 3. c′ ).3 nos da que bc ≡ b′ c′ y entonces (a.92 Cap´ıtulo 3. 1) tenemos adem´as: Teorema 3. a′ b′ c′ d′   a b c d Demostracio ´ n: Si a − b − c tenemos Ext ∧ a 6= b. El axioma A5 y el teorema 3. Como consecuencia inmediata de 3. b. Como ilustraci´ on sirve la misma figura que ilustra el axioma A5.14 col(abc) → col(acb) ∧ col(bac) ∧ col(bca) ∧ col(cab) ∧ col(cba). c pueden estar ordenados de cualquier forma. c) ≡ (a′ .16 Col(abc) ∧ (a.10 se combinan ahora en el teorema siguiente:   a b c d Teorema 3. Demostracio ´ n: Supongamos en primer lugar a − b − c. Por u ´ltimo. c′ ).13 tenemos: Teorema 3. luego (a.3 Colinealidad Tres puntos son colineales si est´ an sobre la misma recta: Col(abc) ↔ b − a − c ∨ a − b − c ∨ a − c − b. Diremos que ocho puntos forman una configuraci´ on de cinco segmentos si cumplen   a b c d Conf5 ↔ a′ b′ c′ d′ Col(abc) ∧ (a. Por A4 existe un punto c′ tal que a′ − b′ − c′ ∧ b′ c′ ≡ bc.17 Col(abc) ∧ ab ≡ a′ b′ → c (a. s´olo que ahora los puntos a. b′ . c′ ) ∧ ad ≡ a′ d′ ∧ bd ≡ b′ d′ . b. b′ . El teorema 3. c) ≡ (a′ . y por el teorema 3.18 Conf5 ∧ a 6= b → cd ≡ c′ d′ .12. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski 3. luego a′ b′ c′ d′ basta aplicar A5.3 tambi´en ac ≡ a′ c′ . c) ≡ (a′ . c) ≡ (a′ . b. b′ .5.5. b. y de nuevo concluimos b′ a′ c′ d′ por A5. si a − c − b basta aplicar el teorema 3.   b a c d Si b − a − c tenemos Ext ∧ a 6= b. b′ . .2. b. Por 3. Si b − a − c el razonamiento es similar: tomamos un punto c′ de manera que b′ − a′ − c′ ∧ a′ c′ ≡ ac. c) ≡ (a′ .

Ahora podemos probar la unicidad en el teorema 3. a′ c′ b′ d′ Conviene destacar el siguiente caso particular: Teorema 3.4 El teorema de conexi´ on Finalmente demostramos un teorema cuyo contenido intuitivo es trivial.2. La on es cc ≡ cc′ .17: Teorema 3.20 a 6= b ∧ Col(abc) ∧ ac ≡ ac′ ∧ bc ≡ bc′ → c = c′ . p a b c q   a b c p ´ n: Basta observar que se cumple Conf5 Demostracio y a b c q aplicar el teorema anterior. luego c = c′ . Primeras consecuencias de los axiomas 93   a c b d Si a − c − b tenemos Int .2. pero que no es f´ acil de deducir de los resultados que tenemos probados: Teorema 3.10.3. La situaci´ on es la que muestra la figura siguiente.19 a 6= b ∧ Col(abc) ∧ ap ≡ aq ∧ bp ≡ bq → cp ≡ cq. ′ ′ Aplicando de nuevo A4 existen puntos b′ y b′′ tales que a−d′ −b′′ ∧d′ b′′ ≡ bd y a − c′ − b′ ∧ c′ b′ ≡ bc. en la que hemos bifurcado la recta para mostrar u´nicamente las relaciones que conocemos (n´ umeros iguales se˜ nalan segmentos congruentes): c d′ 1 2 3 1 b′′ a b b′ 3 2 1 d c′ . Demostracio ´ n: Basta aplicar el teorema anterior con p = c y q = c′ . y aplicamos el teorema 3. conclusi´ 3.21 a 6= b ∧ a − b − c ∧ a − b − d → a − c − d ∨ a − d − c. Basta probar que c = c′ ∨ d = d′ . Demostracio ´ n: Por A4 existen puntos c′ y d′ tales que a− d− c′ ∧dc′ ≡ cd y a − c − d ∧ cd ≡ cd.

d e d′ c′ c e c′ d′ que nos dan respectivamente las congruencias ce ≡ ec′ . como indica la figura. a − c − b′ ∧ a − c − d′ → c − d′ − b′ . b ′ c′ d c Podemos suponer que b 6= c. que es lo que hay que probar. 2): a − c′ − b ′ ∧ a − d − c′ → d − c′ − b ′ . y el teorema 3.6 2) nos da: a − c − d′ ∧ a − d′ − b′′ → c − d′ − b′′ . El teorema 3. a − b − d ∧ a − d − c′ → a − b − c′ . Int .6.94 Cap´ıtulo 3. implica b − c′ − b′ .3 implica entonces que cb′′ ≡ bc′ . a − b − d ∧ a − d − c′ → b − d − c′ . Por lo tanto podemos aplicar A5 y obtenemos que c′ d′ ≡ cd. a − b − d ∧ a − d − c′ → a − b − c′ . junto a a − c′ − b′ implica a − b − b′ . Igualmente: a − d − c ∧ a − d′ − b′′ → a − c − b′′ y esto. . junto a a − c′ − b′ . En total tenemos la situaci´ on siguiente: c d′ 1 2 3 1 1 b′′ e a b b′ 3 2 1 ′ d c Es inmediato comprobar que se cumplen las configuraciones     d e d′ c c e c′ d Int . implica b − c − b′′ . y esto. Aplicamos de nuevo el teorema 3. Esto nos permite aplicar A7 a la situaci´ on que muestra la figura: c d′ e d c′ b′ La conclusi´on es que existe un punto e tal que d − e − d′ ∧ c − e − c′ . de ≡ ed′ . El teorema 3. y esto. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski Demostraremos que b′ = b′′ . junto a a − b − c. pues en caso contrario la hip´otesis a − b − d equivale a a − c − d. y el teorema 3.   b c d′ c′ Ahora es inmediato que se cumple Ext .4 implica que b′ = b′′ .3 nos da que bb′′ ≡ bb′ . a − b − c ∧ a − c − b′′ → a − b − b′′ .

2.19.6. Aplicamos tres veces A4 para obtener puntos p.22 a 6= b ∧ a − b − c ∧ a − b − d → b − c − d ∨ b − d − c. Sin m´as que aplicar el teorema 3. q que cumplen: d − d′ − p ∧ d′ p ≡ cd′ . c − d′ − r ∧ d′ r ≡ d′ e. Ahora usamos repetidamente el teorema 3.3. como pq ≡ cc′ . pues en caso contrario d′ = e = d: d′ 6= r ∧ Col(cd′ r) ∧ d′ p ≡ d′ q ∧ rp ≡ rq → cp ≡ cq c 6= d′ ∧ Col(cd′ b) ∧ cp ≡ cq ∧ d′ p ≡ d′ q → bp ≡ bq b 6= c ∧ Col(bcb′ ) ∧ bp ≡ bq ∧ cp ≡ cq → b′ p ≡ b′ q b 6= b′ ∧ Col(bdb′ ) ∧ bp ≡ bq ∧ b′ p ≡ b′ q → dp ≡ dq b 6= b′ ∧ Col(bd′ b′ ) ∧ bp ≡ bq ∧ b′ p ≡ b′ q → d′ p ≡ d′ q d 6= d′ ∧ Col(dd′ p) ∧ dp ≡ dq ∧ d′ p ≡ d′ q → pp ≡ pq de donde concluimos que p = q y. el axioma A5 nos da que pr ≡ ce. tiene que ser c 6= d′ . Para la primera aplicaci´on tenemos en cuenta que d′ 6= r. esto nos da la configuraci´on   c e c′ d′ Ext . p − r − q ∧ rq ≡ rp. como c 6= d. el axioma A5 nos da que d′ c′ ≡ d′ q. luego tambi´en rq ≡ ec′ . p r q d′ Podemos suponer que c 6= e′ . As´ı. pues en caso contrario c = c′ . A su vez. Primeras consecuencias de los axiomas 95 Supongamos que d 6= d′ y vamos a probar que c = c′ . p 1 c d′ r 1 e 1 q d c′ Se comprueba inmediatamente la configuraci´on   c d′ r p Ext p d′ e c y. b) a la conclusi´ on del teorema anterior obtenemos: Teorema 3. resulta que c = c′ . luego d′ p ≡ d′ q. o de lo contrario c = d′ = c′ = d. r. que es lo que queremos probar. Como los cuatro segmentos marcados con un 1 en la figura son congruentes. .

Si a 6= c aplicamos el teorema 3.5. para cualquier teor´ıa axiom´atica. Por 3) deducimos las relaciones a − c − b. definido como ab = {x | a − x − b}. En el contexto de la geometr´ıa es costumbre llamar a las clases lugares geom´etricos. {a. mien- tras que 2) se sigue de A6. por el contrario. entonces c − d − b ∧ c − b − d. c − b − d. La implicaci´on opuesta es muy sencilla. 3. 3): a − b − c ∧ b − c − d ∧ b 6= c → a − c − d ∧ a − b − d d − a − c ∧ a − c − b ∧ a 6= c → d − c − b ∧ d − a − b Combinando la conclusi´ on con d − b − c ∧ a − d − b. la expresi´on x ∈ ab. 4. c − a − d. Otro ejemplo de lugar geom´etrico es el segmento de extremos a y b. y la representaremos por E = {x | x = x}. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski Por u ´ltimo probamos la versi´ on “interior” del teorema de conexi´on: Teorema 3. Si. A la clase universal la llamaremos el espacio.6. He aqu´ı algunos resultados elementales que podemos expresar en t´erminos de segmentos considerados como lugares geom´etricos: Teorema 3. a − d − b. aa = {a}. ab = ba. en la secci´ on 1. suponemos que a = c. luego por el teorema anterior a − b − c ∨ a − c − b.23 a − b − d ∧ a − c − d → a − b − c ∨ a − c − b.2. 3. 1) se cumple p − a − b ∧ p − a − c.96 Cap´ıtulo 3. Por el teorema 3. . Demostracio ´ n: Por el teorema 3. el teorema 3. Para probar 4) suponemos ab = cd. no es sino una forma alternativa de escribir a−x−b. Demostracio ´ n: 1) y 3) son consecuencia inmediata del teorema 3.6. luego b = d.5 Lugares geom´ etricos En la geometr´ıa de Tarski podemos hablar de clases tal y como se explica en general. 3) nos da b = c ∧ a = d. 2. ab = cd ↔ (a = c ∧ b = d) ∨ (a = d ∧ b = c).24 Se cumple: 1.5. b} ⊂ ab. As´ı.9 existe p tal que p − a − d ∧ p 6= a.1.

3 Ordenaci´ on de segmentos Ya podemos ordenar los segmentos seg´ un su longitud: W on 3. Ordenaci´on de segmentos 97 La u ´ltima propiedad del teorema anterior afirma que un segmento determina sus extremos (salvo el orden). Esto equivale a que ab se pueda prolongar hasta un segmento congruente con cd: W Teorema 3. Nota T´ecnicamente la relaci´ on ab ≤ cd es una f´ormula del lenguaje de la geometr´ıa de Tarski con cuatro variables libres. podemos hablar de segmentos S y T sin necesidad de explicitar sus extremos y escribir. tal que c − y − d ∧ ab ≡ cy. para un par de puntos a y b un´ıvocamente determinados por S (aunque las dos formas ser´an una sola si se da el caso a = b). b) ≡ (c. luego ab ≤ cd. x) y por el teorema 3. por ejemplo. por el teorema 3. b. Por consiguiente. De este modo. Ejercicio: Probar que si a − b − c entonces ac = ab ∪ bc y ab ∩ bc = {b}. es decir. Rec´ıprocamente.25 ab ≤ cd ↔ y(c − y − d ∧ ab ≡ cy). y) y por el teorema 3.13 se cumple c − y − d (y obviamente ab ≡ cy). Demostracio ´ n: Supongamos que ab ≤ cd y sea y seg´ un la definici´on. T = cd y ab ≡ cd. . es decir.26 ab ≤ cd ↔ x(a − b − c ∧ ac ≡ cd).17 existe un punto y tal que (a. Por el teorema 3. que un mismo segmento S s´olo puede expresarse de dos formas: S = ab o S = ba. pero podemos pensar que de- termina una relaci´ on binaria sobre la clase de todos los segmentos exactamente en el mismo sentido en que observamos esto de la relaci´on de congruencia en la secci´ on anterior. d. d) ≡ (a. S ≡ T en el sentido de que S = ab. podemos pensar que determina una relaci´on binaria sobre la clase de todos los segmentos.3. Aqu´ı tenemos en cuenta que la congruencia no se altera si cambiamos ab por ba o cd por dc. 3. Otro hecho elemental es que la relaci´on de orden es compatible con la con- gruencia de segmentos en el sentido siguiente: Teorema 3.13 se cumple a − b − x (y obviamente ax ≡ cd). y. si existe un punto x tal que a − b − c ∧ ax ≡ cd.17 existe un punto x tal que (c. Definici´ on geom´etrica es obvia: ab es m´as corto que cd si cd se puede La interpretaci´ cortar hasta un segmento congruente con ab. aunque t´ecnicamente la congruencia es un relator que requiere cuatro puntos como argumentos.3.27 ab ≤ cd ∧ ab ≡ a′ b′ ∧ cd ≡ c′ d′ → a′ b′ ≤ c′ d′ . x.

El teorema siguiente recoge otras propiedades b´ asicas de esta relaci´on: Teorema 3.11: a − b − b ∧ c − y − x ∧ ab ≡ cx ∧ ab ≡ cy → bb ≡ yx. ac ≤ ab. d′ . por el teorema 3. entonces se cumple ab ≤ ac ∧ bc ≤ ac sin m´as que tomar y = b en la definici´on. luego a − b − c. existe un punto y tal que c − y − d ∧ ab ≡ cy. y) ≡ (c′ . 4. luego y = x y. Por el teorema 3. y es claro que esto implica ab ≤ cd ∨ cd ≤ ab. luego a′ b′ ≤ c′ d′ . como y−d−x.22 tenemos p − a − b ∧ p − a − x → a − b − x ∨ a − x − b. d. Demostracio ´ n: Vamos a probar u ´nicamente 2) y 5). aa ≤ cd. . pero no a − b − c. Por u ´ltimo demostramos que la relaci´on de orden determina la relaci´on de ordenaci´ on: Teorema 3. Las otras propiedades se prueban sin dificultad. entonces a − c − b ∨ b − a − c. Como cd ≤ ab.9 existe p tal que p − a − b ∧ p 6= a. 5.28 Se cumple: 1. ab ≤ cd ∨ cd ≤ ab.6. Por 3.29 Col(abc) → (a − b − c ↔ ab ≤ ac ∧ bc ≤ ac). que a su vez se prueba a partir del teorema de conexi´on. Como ab ≤ cd. Por el teorema 3. pues el segundo se trata igualmente. Demostracio ´ n: Si a − b − c. luego por la antisimetr´ıa ab ≡ ac. y adem´as a′ b′ ≡ ab ≡ cy ≡ c′ y ′ . y por el teorema 3. luego b = c. 2. 2) tenemos que c − y − d ∧ c − d − x → c − y − x ∧ y − d − x. ab ≤ ab. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski Demostracio ´ n: Sea y tal que c − y − d ∧ ab ≡ cy. Por el teorema 3. ab ≤ cd ∧ cd ≤ ef → ab ≤ ef . luego ab ≡ cy ≡ cd. y ′ ).11: a − c − b ∧ a − c − c ∧ ac ≡ ac ∧ ab ≡ ac → cb ≡ cc.22. La propiedad 5) es f´acil de probar. 3. por el teorema 3.17 existe un punto y ′ tal que (c.13 se cumple c′ − y ′ − d′ . el axioma A6 nos da que y = d. Si se cumple ab ≤ ac ∧ bc ≤ ac. pero mostramos la demostraci´on para destacar que se apoya en el teorema 3. Por el teorema 3. Por A4 existe un x tal que p − a − x ∧ ax ≡ cd.98 Cap´ıtulo 3. en contradicci´on con lo supuesto.26 existe un x tal que c − d − x ∧ ab ≡ cx. ab ≤ cd ∧ cd ≤ ab → ab ≡ cd. Por la parte ya probada. Suponemos el primer caso. que no ha sido nada f´acil de demostrar: Dados dos puntos a y b.

a. En ambos casos llegamos a la misma conclusi´on: b − a − p ∧ a − p − c → b − p − c por el teorema 3. La implicaci´on opuesta se sigue inmediatamente de las definiciones y del teorema 3. Rectas 99 Conviene definir la relaci´ on de orden estricto: ab < cd ↔ ab ≤ cd ∧ ¬ab ≡ cd. . Para la implicaci´on contraria basta usar el teorema 3. Teorema 3. Si fuera a − p − b el teorema 3. 3. Si se cumple a ∼p b.33 a ∼p b ↔ a 6= p ∧ b 6= p ∧ c(c 6= p ∧ a − p − c ∧ b − p − c). entonces p − a − b ∨ p − b − a. Demostracio ´ n: Tenemos que a y c est´ an en lados opuestos respecto de p. y se trata de probar que los puntos que est´ an al mismo lado que a son exactamente los que est´ an al lado opuesto a c.5 nos dar´ıa que a = p ∨ b = p. 2). a − b − p ∧ a − p − c → b − p − c por el teorema 3. La primera dice que equivale a que los puntos p.32 a 6= p ∧ b 6= p ∧ c 6= p ∧ a − p − c → (a ∼p b ↔ b − p − c).4 Rectas Antes de introducir el concepto de recta conviene estudiar una relaci´on de equivalencia que esencialmente recoge la idea de que todo punto de una recta la divide en dos mitades: 3. cuyas propiedades se deducen trivialmente de las de la relaci´on de orden no estricta. en contradicci´on con la definici´on de a ∼p b. pero que p no est´e en medio: Teorema 3. 3).4. entonces p − a − b ∨ p − b − a. y esto implica a ∼p b. Una variante de la misma idea: W Teorema 3.5.31 a ∼p b ↔ Col(apb) ∧ ¬a − p − b.30 Diremos que dos puntos a y b est´ an al mismo lado de un punto p si cumplen: a ∼p b ↔ a 6= p ∧ b 6= p ∧ (p − a − b ∨ p − b − a).6.1 La relaci´ on “estar al mismo lado de un punto” Definici´ on 3. Demostracio ´ n: Si a ∼p b. b sean colineales. Vamos a dar varias caracterizaciones de esta relaci´on.22: c − p − a ∧ c − p − b → p − a − b ∨ p − b − a.3.6.4.

Los elementos de la geometr´ıa de Tarski Demostracio ´ n: Si a ∼p b. El teorema anterior nos da que b − p − c.29. Como p − a − x ∧ p − a − r.4.32 tenemos p − a − x′ . pues las otras pro- piedades son inmediatas. el teorema 3. Entonces.9 existe p tal que p − a − r ∧ p 6= a.4: W 1 Teorema 3. Si pa ≤ pb. luego a = b por el teorema anterior y tambi´en p − a − b. La implicaci´on contraria es consecuencia inmediata del teorema anterior.32 implica que b − p − x (el punto b est´ a en el lado opuesto a x. a ∼p b ∧ b ∼p c → a ∼p c. Por u´ltimo el teorema anterior nos da que c − p − x ∧ a − p − x → a ∼p c. 3. Por el teorema 3. tenemos que a ∼p b → p − a − b ∨ p − b − a.9. Por u ´ltimo probamos: Teorema 3. por A6.9 existe un punto c tal que a − p − c ∧ p 6= c.33 nos da que x ∼a r. entonces x ∼a x′ . Demostracio ´ n: Si p − a − b tenemos que pa ≤ pb por el teorema 3. luego a 6= c. Por el teorema 3. a ∼p b → b ∼p a. tenemos por definici´on las desigualdades a 6= p ∧ b 6= p.36 a ∼p b ∧ pa ≤ pb ∧ pb ≤ pa → a = b. Ahora refinamos la condici´on de antisimetr´ıa de la ordenaci´ on de segmentos: Teorema 3. Veamos ahora una variante del teorema 3.34 Se cumple: 1.37 a ∼p b → (pa ≤ pb ↔ p − a − b). Demostracio ´ n: Probamos u´nicamente la transitividad. y por el teorema ante- Demostracio rior a = b. Si un punto x′ cumple lo mismo. pero si se da el caso p − b − a entonces pb ≤ pa por la parte ya probada. ´ n: En principio sabemos que pa ≡ pb. existe un x tal que a−p−x∧x 6= p. . Por A4 existe un x tal que p − a − x ∧ ax ≡ bc.35 r 6= a ∧ b 6= c → x(x ∼a r ∧ ax ≡ bc). luego x = x′ por el teorema 3. y aplicando de nuevo dicho teorema a b − p − x ∧ b ∼p c obtenemos que c − p − x. el teorema 3. como a). a 6= p → a ∼p a. 2.100 Cap´ıtulo 3. como a ∼p b. Esto prueba la existencia. La relaci´ on que estamos considerando es una relaci´on de equivalencia: Teorema 3. Demostracio ´ n: Por el teorema 3. y por 3.

As´ı. La hip´otesis es Col(pqx).41 p 6= q ∧ a 6= b ∧ a ∈ pq ∧ b ∈ pq → ab = pq. Observemos que trivialmente se cumple p ∈ pq ∧ q ∈ pq ∧ pq = qp. → − − → Teorema 3. si p = q tenemos que pq = {p}. la hip´otesis s ∈ pq equivale a Col(pqs).3. La otra es inmediata. Supongamos. que a su vez equivale a → − → − s − p − q ∨ p − s − q ∨ p − q − s. − → con p 6= q.32.38 Para cada par de puntos p. → − → − Teorema 3. → − luego x ∈ pr. Demostracio ´ n: Tomemos x ∈ pq.4. Demostracio´ n: El enunciado es una abreviatura de la f´ormula siguiente: V p 6= q ∧ p 6= s → ( x(x ∼p q ↔ x ∼p s) ↔ q ∼p s).40 p 6= q ∧ p 6= r ∧ q − p − r → pq = pq ∪ {p} ∪ pr. q definimos el lugar geom´etrico pq = {x | (p 6= q ∧ Col(xpq)) ∨ (x = p = q)}. pues. Si s − p − q entonces pq = pq ∪ {p} ∪ ps = ps. En los dos primeros casos se cumple → − x ∼p q. Llamaremos semirrectas a los lugares geom´etricos de la forma − → pq = {x | x ∼p q}. Esto prueba una inclusi´ on. que x 6= p. Si x = p trivialmente est´ a en la uni´on. Rectas 101 3. donde hemos usado dos veces el teorema anterior.39 p 6= q ∧ p 6= s → (pq = ps ↔ q ∼p s). . que por definici´on equivale a p − q − x ∨ p − x − q ∨ x − p − q. mientras que en el tercer caso x ∼p r por el teorema 3. El teorema siguiente afirma que una recta est´ a determinada por dos cuales- quiera de sus puntos: Teorema 3. luego x ∈ pq. Y esto es consecuencia inmediata de que ∼p es una relaci´on de equivalencia. En efecto. ´ n: Probaremos primero un caso particular: Demostracio p 6= q ∧ s 6= p ∧ s ∈ pq → pq = ps. Llamaremos rectas a los lugares geom´etricos de la forma pq con p 6= q. Observemos que pp = ∅.4.2 Rectas y semirrectas Ya podemos definir las rectas como lugares geom´etricos: Definici´ on 3.

´ n: Si desarrollamos la unicidad. La unicidad la da el teorema anterior. Para ello definimos R como el conjunto de todas las rectas. entonces c ∈ ab. lo cual. se cumple pq = aq. Si se cumple el miembro derecho. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski En los otros dos casos se cumple que s ∼p q. Un enunciado alternativo es que si dos rectas son distintas entonces tienen a lo sumo un punto en com´ un. . Similarmente. Igualmente. En muchos resultados sobre rectas no importa cu´ales son los dos puntos que las determinan y no hay inconveniente en hablar de rectas sin especificar dichos puntos. Como p 6= q.102 Cap´ıtulo 3. pero podemos V precisarlo estableciendo que escribir R ∈ R(· · ·) deber´a entenderse como pq(p 6= q → · · ·).44 Col(abc) ↔ R ∈ R(a ∈ R ∧ b ∈ R ∧ c ∈ R). luego basta tomar R = ab. Demostracio ´ n: Si Col(abc). se cumple tambi´en r − p − q y pq = pq ∪ {p} ∪ pr = ps ∪ {p} ∪ pr = ps.39. esto equivale a Demostracio W V R ∈ R(a ∈ R ∧ b ∈ R) ∧ RS ∈ R(a ∈ R ∧ b ∈ R ∧ a ∈ S ∧ b ∈ S → R = S). luego ab = aq = pq.43 a 6= b → R ∈ R(a ∈ R ∧ b ∈ R). Suponemos sin p´erdida de generalidad que a 6= q. tiene que ser a 6= p∨a 6= q. resulta que aq = ab. Entonces. como a ∈ pq. Para terminar probamos que la colinealidad que hemos definido significa lo que deb´ıa significar: W Teorema 3. La existencia es trivial. Pasamos ya a demostrar el teorema. en estos t´erminos el teorema anterior puede reformularse as´ı: V Teorema 3. pues R = ab = S. ahora podemos enunciar de este modo que por dos puntos distintos pasa una u ´nica recta: W 1 Teorema 3. Por ejemplo. donde hemos usado el teorema 3. dicho as´ı.42 R ∈ R(a 6= b ∧ a ∈ R ∧ b ∈ R → R = ab). Basta tomar R = ab. Similarmente se interpretan los cuantificadores W W1 R ∈ R(· · ·) o R ∈ R(· · ·). donde los puntos suspensivos representan ahora la f´ormula que resulta de reemplazar R por pq en la f´ ormula original. como b ∈ pq = aq. entonces R = ab por el teorema 3.42. noVsignifica nada en concreto. luego Col(abc). luego c ∈ ab. luego tomando un r 6= p tal que → − → − − → → − r − p − s. por el teorema anterior.

5 Simetr´ıas puntuales Para demostrar propiedades m´as sofisticadas de las rectas necesitamos es- tudiar el concepto de simetr´ıa puntual.35. Usando repetidamente A4 podemos obtener puntos que cumplan: p′ − p − x ∧ px ≡ qa. Ahora probamos que las simetr´ıas son isometr´ıas: Teorema 3. que p 6= a.5. que p 6= a. x − p′ − x′ ∧ p′ x′ ≡ qa. Para probar la unicidad suponemos p − a − p′ ∧ p − a − p′′ ∧ p′ a ≡ pa ∧ p′′ a ≡ pa. Sa Sa p = p. y′ q′ x p a p′ x′ q y . no estamos en condiciones de probar que cada segmento tiene un punto medio (lo probaremos en 3. Los hechos siguientes son inmediatos: Sa p = p′ ↔ M (pap′ ). pues. La existencia de p′ la da A4. Demostracio ´ n: Si p = a se cumple con p′ = a. q ′ = Sa q. y − q ′ − y ′ ∧ q ′ y ′ ≡ pa. Simetr´ıas puntuales 103 3. lo cual es cierto por definici´on de simetr´ıa. Empezamos definiendo el concepto de punto medio de un segmento: on 3. Demostracio ´ n: Llamemos p′ = Sa p. Definici´on 3.45 Diremos que m es el punto medio del segmento ab si cumple Definici´ M (amb) ↔ a − m − b ∧ am ≡ mb.32 y p′ = p′′ por 3. Supongamos. De momento demostramos algo m´as f´acil: W 1 Teorema 3.3. pues. q ′ − q − y ∧ qy ≡ pa. Si p = a entonces p′ = a y lo que hay que probar es que aq ≡ aq ′ .47 Definimos el punto sim´etrico de p respecto de a como el u ´ nico punto p′ = Sa p que cumple M (pap′ ). Entonces p′ ∼a p′′ por el teorema 3. Suponemos.66). Obviamente se cumple M (amb) → M (bma) y M (ama) ↔ m = a.46 p′ M (pap′ ). Sa p = p ↔ p = a. W 1 p Sa p = p ′ . y la unicidad es clara.48 Sa p Sa q ≡ pq. Desgraciadamente.

104 Cap´ıtulo 3. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski

Omitimos las aplicaciones rutinarias del teorema 3.6 que justifican que se
cumplen
 todas las relaciones
 de ordenaci´ on que muestra la figura. Se comprueba
x a x′ y ′
Ext y adem´as p 6= a implica x 6= a, luego por A5 tenemos
y′ a y x
 
′ ′ y q a x
que x y ≡ xy. A su vez Int ′ ′ ′ , luego xq ≡ x′ q ′ . Igualmente
  y q a x
x p a q
Int , luego pq ≡ p′ q ′ , como hab´ıa que probar.
x′ p′ a q ′
De aqu´ı extraemos dos consecuencias inmediatas:

Teorema 3.49 Se cumple:

1. p − q − r → Sa p − Sa q − Sa r,

2. pq ≡ rs → Sa p Sa q ≡ Sa r Sa s.

1) se sigue del teorema 3.13, mientras que 2) se sigue de la transitividad de
la congruencia.
Aunque seguimos sin estar en condiciones de probar la existencia del punto
medio, al menos podemos probar su unicidad:

Teorema 3.50 M (pap′ ) ∧ M (pbp′ ) → a = b.

Demostracio ´ n: Por definici´on p′ = Sa p. Por el teorema 3.48 tenemos que
pb ≡ p b ≡ p Sa b, e igualmente p′ b ≡ p′ Sa b. Ahora el teorema 3.20 aplicado a

p − b − p′ (con c = b y c′ = Sa b) nos da que b = Sa b, luego a = b.
Como consecuencia:

Teorema 3.51 Sa p = Sb p → a = b.

Demostracio ´ n: Tenemos que M (paSa p) = M (pbSb p), luego basta aplicar
el teorema anterior.
Veamos ahora que las simetr´ıas no conmutan salvo en casos triviales:

Teorema 3.52 Sa Sb p = Sb Sa p ↔ a = b.

Demostracio ´ n: Llamemos p′ = Sa p. Si Sa Sb p = Sb p′ , entonces se cumple

M (Sb p a Sb p ). Como las simetr´ıas conservan las congruencias y la ordenaci´ on,
transforman puntos medios en puntos medios, luego aplicando Sb obtenemos
M (p Sb a p′ ), pero tambi´en M (pap′ ), luego la unicidad del punto medio implica
que Sb a = a, luego a = b. La implicaci´on opuesta es trivial.
La condici´on de que el punto medio de dos puntos tiene que estar entre ellos
es redundante salvo en casos triviales:

Teorema 3.53 Col(amb) ∧ ma ≡ mb → a = b ∨ M (amb).

3.5. Simetr´ıas puntuales 105

Demostracio ´ n: La colinealidad significa que a−m−b∨m−a−b∨m−b−a.
En el primer caso se cumple la definici´on de M (amb), en el segundo tenemos
que m − a − b ∧ m − b − b → ab ≡ bb por el teorema 3.11, luego a = b. El tercer
caso es an´alogo al segundo.
Probamos ahora dos resultados t´ecnicos sobre puntos medios que necesita-
remos m´as adelante. El primero viene a decir que las diagonales de un paralelo-
gramo se cortan en su punto medio, pero no podemos enunciarlo as´ı sin haber
visto nada sobre paralelas:
Teorema 3.54 ¬Col(abc) ∧ b 6= d ∧ ab ≡ cd ∧ bc ≡ da ∧ Col(apc) ∧ Col(bpd) →
M (apc) ∧ M (bpd).
d c

p

a b
Demostracio ´ n: Por el teorema 3.17 existe un punto p′ de manera  que
′ b d p a
(b, d, p) ≡ (d, b, p ). As´ı se cumple claramente Conf5 . Como
d b p′ c
adem´as suponemos  que b 6= d, concluimos
 que pa ≡ p′ c.
b d p c
A su vez Conf5 , luego pc ≡ p′ a. Con esto tenemos que
d b p′ a
(a, b, c) ≡ (c, p′ , a), luego el teorema 3.16 nos da Col(acp′ ). Igualmente conclui-
mos Col(bdp′ ), pero entonces p y p′ est´ an en las rectas ac y bc, que son distintas,
porque ¬Col(abc), luego p = p′ . Por lo tanto pa ≡ pc y, como a 6= c (de nuevo
porque ¬Col(abc)), el teorema anterior nos da que M (apc).
Por otra parte tenemos que (b, d, p) ≡ (d, b, p), luego dp ≡ bp ∧ d 6= b (si
d = b = p, los puntos a, b, c ser´ıan colineales) y el teorema anterior implica
tambi´en que M (bpd).
El teorema siguiente es un poco m´as sofisticado:
Teorema 3.55 a1 − c − a2 ∧ b1 − c − b2 ∧ ca1 ≡ cb1 ∧ ca2 ≡ cb2 ∧
M (a1 m1 b1 ) ∧ M (a2 m2 b2 ) → m1 − c − m2 .
a1 m1 b1

c

b2 m2 a2

106 Cap´ıtulo 3. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski

Demostracio ´ n: Se cumple ca1 ≤ ca2 ∨ ca2 ≤ ca1 . Por la simetr´ıa de las
otesis no perdemos generalidad si suponemos que ca1 ≤ ca2 .
hip´
Si a1 = c, entonces b1 = c = m1 y la conclusi´on es trivial, as´ı que podemos
suponer que a1 6= c y, en consecuencia, a2 6= c. Llamemos a = Sc a2 , b = Sc b2 .
Entonces m = Sc m2 cumple M (bma).

Como a2 − c − a ∧ a2 − c − a1 , tenemos a2 ∼c a, a m b
luego ca1 ≤ ca implica que c − a1 − a por el teorema
3.37. Igualmente c − b1 − b. El teorema 3.7 nos da un m1
a1 b1
punto q tal que m − q − c ∧ a1 − q − b1 . El teorema
3.6 nos da que m − q − c ∧ m − c − m2 → q − c − m2 .
Basta ver que q = m1 , pues entonces tenemos que
m1 − c − m2 , que es lo que hay c
 que probar. Se com-
a a1 c m
prueba Int , luego ma1 ≡ mb1 . El
b b1 c m
teorema 3.19 nos da:

m 6= c ∧ m − q − c ∧ ma1 ≡ mb1 ∧ ca1 ≡ cb1
b2 m2 a2
→ qa1 ≡ qb1 .
Pero la hip´otesis m 6= c es superflua, pues si m = c entonces q = m y la
conclusi´
on es obvia. Por definici´on de punto medio, tenemos que M (a1 qb1 ),
pero tambi´en M (a1 m1 b1 ), luego por la unicidad q = m1 .
Finalmente demostramos la existencia del punto medio en el caso particular
de dos puntos para los que exista un punto equidistante de ambos:
W
Teorema 3.56 ca ≡ cb → x M (axb).

Demostracio ´ n: Si Col(abc), el teorema 3.53 nos da que, o bien a = b, en
cuyo caso sirve x = a, o bien M (acb). Por lo tanto podemos suponer que a, b, c
no son colineales.
Por el teorema 3.9 existe un punto p de manera c
que c− a− p∧a 6= p, por A4 existe un punto q tal que
c − b − q ∧ bq ≡ ap. La figura muestra estos puntos
junto con otros dos puntos r y x que obtenemos por
aplicaciones sucesivas de A7: x
a b
El punto r cumple a−r−q∧b−r−p, y se obtiene de
aplicar A7 al tri´angulo\pcb: la recta aq corta al lado r
pc, pero no a pr, luego tiene que cortar a pb.
El punto x cumple a− x− b ∧r − x− c, y se obtiene
de aplicar A7 al tri´angulo\pcr, pues la recta ab corta
al lado pc, pero no a pr, luego tiene que cortar a rc. p q
 
c a p b
Ahora comprobamos Ext , luego pb ≡ qa. El teorema 3.17
c b q a
nos da un punto r′ tal que (b, p, r) ≡ (a, q, r′ ), y el teorema 3.13 nos da que

3.6. Perpendicularidad 107
 
b r p a
a − r′ − q. Entonces Int , luego ar ≡ br′ . A su vez se cumple
  a r′ q b
b r p q
Int , luego qr ≡ pr′ . Tenemos entonces que (a, r, q) ≡ (b, r′ , p)
a r′ q p
(aqu´ı usamos que (b, r, p) ≡ (a, r′ , q)) y el teorema 3.16 implica Col(br′ p).
Pero entonces r y r′ est´an en las rectas aq y bp, que son distintas, pues si
suponemos que son iguales llegamos a Col(abc), luego r = r′ , luego ra ≡ rb.
Por u´ltimo el teorema 3.19 nos da que

r 6= c ∧ Col(rxc) ∧ ra ≡ rb ∧ ca ≡ cb → ax ≡ xb.

Para aplicar esto s´olo falta comprobar que r 6= c, pero en caso contrario ser´ıa
x = c y Col(abc). Concluimos que M (axb).

3.6 Perpendicularidad
Con ayuda de las simetr´ıas puntuales podemos definir el concepto de ´angulo
recto, que a su vez nos permitir´a definir la perpendicularidad entre rectas:

Definici´ on 3.57 Diremos que tres puntos a, b, c forman un ´
angulo recto (de
v´ertice b) si cumplen
Rabc ↔ ac ≡ a Sb c.

Veamos algunas propiedades elementales:

Teorema 3.58 Se cumple:
1. Rabc ↔ Rcba,
2. Rabb,
3. Raba → a = b,
4. Rabc → RabSb c,
5. Rabc ∧ a 6= b ∧ Col(baa′ ) → Ra′ bc,
6. Rabc ∧ Col(abc) → a = b ∨ c = b,
7. Rabc ∧ Ra′ bc ∧ a − c − a′ → b = c.
a
Demostracio ´ n: Notemos que 1) no es dif´ı-
cil de probar, pero no es trivial: el miembro iz-
quierdo significa que ac ≡ a Sb c, mientras que
el miembro derecho es ac ≡ c Sb a, pero el teo- Sb c b c
rema 3.48 implica que a Sb c ≡ Sb a c, luego la
equivalencia es clara.
Sb a
2) es inmediata.

Supongamos.60 Rabc ∧ (a. a a sentado el punto a en dos sitios distintos porque la situaci´ on es imposible (salvo en el caso dege- nerado b = c). Por lo tanto podemossuponer que b 6= c.19. El caso a = a′ es trivial. luego b = c. b′ . Las isometr´ıas conservan los ´angulos rectos: Teorema 3. b. 5) (suponiendo que b 6= c). c) ≡ (a′ . Raba es aa ≡ a Sb a. el teorema 3. La prueba es una aplicaci´on obvia del teorema 3. 7) tenemos que Rabc ∧ Ra′ bc ∧ a − c − a′ → b = c. luego b = c.59 Rabc ∧ Racb → b = c. Si a 6= b el apartado 5) nos da que Rcbc y entonces 3) nos permite concluir b = c. c′ ) → Ra′ b′ c′ .20 nos da que ac ≡ ac′ ∧ a′ c ≡ a′ c′ ∧ Col(aca′ ) ∧ a 6= a′ → c = c′ . que a 6= a′ . Formalmente: W V V ab ⊥ cd ↔ a 6= b ∧ c 6= d ∧ x(x ∈ ab ∧ x ∈ cd ∧ u ∈ ab v ∈ cd Ruxv). Ahora demostramos que un tri´angulo no puede tener dos ´angulos rectos: Teorema 3. luego a′ c′ ≡ ac ≡ ad ≡ a′ d′ . Por consiguiente. y esto implica que a = b. Llamemos d = Sb c y d′ = Sb′ c′ . pues implica que a = c. Notemos que se interpreta como que el suplemen- tario de un ´ angulo recto es recto. 6) afirma que si tres puntos forman ´angulo recto no pueden ser colineales salvo en los casos triviales. Ahora definimos el concepto de perpendicularidad de rectas: Definici´ on 3. luego ad ≡ a′ d′ . mientras que c b ′ Racb implica Racc por 3.58.108 Cap´ıtulo 3. Entonces es claro c b d a que Ext . Demostracio ´ n: Si b = c. y esto significa que Ra′ bc. Llamamos c′ = Sb c y a′ = Sc a. a′ a′ c ≡ ac ≡ ac′ ≡ a′ c′ . sino de la recta ab. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski 3) Por definici´on. 5) Se interpreta como que Rabc no depende de a. lo que equivale a que a = Sb a. 4) tambi´en es inmediata. Por 3.61 Diremos que dos rectas son perpendiculares si se cortan en un punto x de modo que todo punto de una forma un ´angulo recto de v´ertice x con todo punto de la otra.58. . pues. luego Ra′ b′ c′ . Demostracio ´ n: En la figura hemos repre. 7) puede interpretarse como que un tri´angulo no puede tener un ´angulo igual a dos rectos. Si llamamos c′ = Sb c. luego c′ b′ d′ a′ Ra′ b′ c′ . luego c′ a ≡ c′ a′ . entonces b′ = c′ . ′ c De Rabc se sigue que ac ≡ ac′ .

entonces Rcx1 x2 ∧ Rcx2 x1 . se cumple: W W W R ⊥ R′ ↔ x(x ∈ R ∩ R′ ∧ u ∈ R v ∈ R′ (u 6= x ∧ v 6= x ∧ Ruxv)). Por consiguiente. q luego Ryxc. pues entonces tendr´ıamos tres puntos colineales que formar´ıan ´angulo recto.6. q y p a p y como claramente a 6= y (porque c∈/ R).59. di- gamos x. En principio. concluimos que qz ≡ ap. pues en caso contrario c = p = y ∈ R. con a 6= b. podemos escribir R ⊥ R′ . z y x a b luego (ap.58.63 c ∈ /R→ x ∈ R R ⊥ xc. Por ejemplo. q′ Se comprueba inmediatamente   c a y z q Ext . Demostracio ´ n: La unicidad se prueba f´acilmente: si x1 . z. y). y adem´as y 6= z. Por el teorema 3. cuando no sea relevante destacar ning´ un par de puntos de las rectas consideradas. por lo que. de modo que M (cxc′ ). Por construcci´on y. p. 6). luego cx ⊥ R. pues es necesariamente el punto de corte de las rectas. el teorema 3. Por A4 existe un punto y tal que y − a − b ∧ ay ≡ ac. luego x ∈ R. la definici´on anterior es una propiedad de cuatro puntos. pero vemos que depende u ´nicamente de las rectas que determinan dos pares de ellos. el punto x de la definici´on es u ´nico. luego Rapy.3. Para probar la existencia pongamos que R = ab. El teorema 3.58.55 im- plica que z − y − x. q ′ −y −c′ ∧yc′ ≡ yc. . en contra de 3. Veamos ahora que por un punto exterior a una recta pasa una u ´nica per- pendicular: W 1 Teorema 3. p−y −q∧yq ≡ ya. q ′ = Sz q. y) ≡ (q. luego yq ≡ yq ′ .56 implica que el seg- c′ mento cc′ tiene punto medio. es inmediato que se cumple R ⊥ R′ ↔ R′ ⊥ R. Como yc ≡ yc′ . El teorema 3. Perpendicularidad 109 Observemos que una recta no puede ser perpendicular a s´ı misma.56 existe un punto p tal que M (ypc). z ∈ R. Consideramos puntos que cumplan las condiciones siguientes: a−y −z ∧yz ≡ yp. luego x1 = x2 por 3. x2 ∈ R cumplen R ⊥ x1 c ∧ R ⊥ x2 c. luego Rapy → Rqzy (por 3.62 Para todo par de rectas R y R′ .60). 5) implica que para que dos rectas sean perpendiculares basta con que un punto de una (distinto del punto de intersecci´on) forme ´angulo recto con un punto de la otra: Teorema 3.

65 a 6= b → pt(ab ⊥ pa ∧ Col(abt) ∧ c − t − p). Para probar la existencia de perpendiculares por un punto de una recta necesitamos un resultado previo: Teorema 3. M´as adelante (teorema 4. luego aplicando Sa llegamos a que bc′ ≡ bd′ . p′ = Sa p. 5) o trivialmente si a = b. d = Sb c. d′ p′ c b a p p′ luego bp ≡ bp′ . El teorema 3. Sea x ∈ ac el pie de la perpendicular a ab por c. Si a = p. Es claro entonces que c′ b′ d′  ′  c p d b Int . ′ Entonces Rb bc.64 Rabc ∧ M Sa c p Sb c → Rbap ∧ (b 6= c → a 6= p). luego a Sx c ≡ ac ≡ a Sa c. lo que afirma este teorema en el caso en el que a. d′ = Sa d. d b c W Teorema 3. El teorema anterior . c no son colineales es que existe una perpendicular a ab por a con la condici´on adicional de estar contenida en el plano abc. bien por el teorema 3. luego b = d. y esto significa que Rbap. entonces c = Sa c′ = Sp c′ = d.58. Sa c p a Sb c b c Demostracio ´ n: Llamemos c′ = Sa c.17) veremos que esta condici´on adicional hace que sea u ´nica. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski El punto x se llama pie de la perpendicular a R por c. b. b′ = Sa b. As´ı Raxc.56 nos da que existe un punto p tal que M Sx c p Sa c. Esto implica que b′ c ≡ b′ d. Demostracio ´ n: Supongamos en primer lugar ¬Col(abc).110 Cap´ıtulo 3. p t a b c Aunque todav´ıa no estamos en condiciones de enunciar esto.

el teorema nos da tambi´en que a 6= p. Basta tomar t = c. Por A8 podemos tomar un punto c′ tal que ¬Col(abc′ ) y por el caso ya probado existe un punto p tal que ab ⊥ pa. ′ Sea p′ = S p y tomemos un punto r′ tal que p a r p′ −x−r′ ∧xr′ ≡ xr. Por A7 aplicado al tri´angulo\tbq existe un punto x tal que t − x − b ∧ r − x − p. Por otra parte tenemos que Rxap (por. contradicci´on. entonces. y la existencia de dos rectas perpendiculares implica la existencia de tres puntos no colineales (que forman un ´angulo recto). Sea entonces r tal que b − r − q y ap ≡ br.63 nos da que a = b. El teorema 3. es decir.56 nos da que existe un punto m tal que M (rmr′ ). En particular x ∈ ab. pues el teorema anterior afirma en particular que toda recta tiene una perpendicular. Es l´ogico que as´ı sea. es menos obvio que el teorema siguiente requiera tambi´en el axioma A8: W 1 Teorema 3. como x 6= c (porque x ∈ ab y c ∈ / ab).66 x M (axb).55.6. x Si x 6= a. Se cumple que x 6= a. Por la simetr´ıa en las hip´ otesis podemos su- p poner que ap ≤ bq. como Rxap. que nos da a − x − m. a x mb que ap ⊥ ab).7 implica que existe un t tal que c − t − p ∧ x − t − a. En particular Col(abt). luego p r′ m ∈ ax = ab. Demostracio ´ n: La unicidad est´ a probada en 3. En cambio. para cierto t ∈ ab.50.3. Perpendicularidad 111 implica entonces que Rxap y. mientras que si x = a en- tonces pa = pt = cx. luego ra = pa ser´ıa perpendicular a ab. Entonces Rrmx. la existencia de tres puntos no colineales. c Consideremos ahora el caso en que Col(abc). luego xp ≡ xp′ . luego tambi´en ab ⊥ pa. q El teorema anterior nos da un punto q tal que bq ⊥ ab (necesariamente q ∈ / ab). y entonces 3. Una r segunda aplicaci´on del teorema anterior (to- mando ahora q como el punto c del enunciado) a t nos da que existe un punto p tal que ap ⊥ ab y x b p − t − q. a b ple que ab ⊥ pa. Si a = b el punto medio es x = a. luego podemos suponer que a 6= b. pues en caso contrario Col(par). Podemos aplicar el teorema 3. Los teoremas precedentes requer´ıan a lo sumo la existencia de dos puntos distintos. Observemos que el teorema anterior es el u ´nico resultado en el que hasta ahora hemos empleado plenamente el axioma A8. Sx c p Sa c El teorema 3. se cum. al igual que rb = qb. .

r b r ′ p′ luego ra ≡ p′ b. Basta probar que bp ≡ ar. donde R representa una recta. pero pre- viamente debemos introducir y estudiar dos nuevos conceptos. Rbap implica que bp ≡ bp′ . pues entonces 3. sino de la recta pq. luego bp ≡ ar.67 pa ⊥ ab ∧ qb ⊥ ab ∧ Col(abt) ∧ p − t − q ∧ b − r − q ∧ ap ≡ br → x(M (axb) ∧ M (pxr)). acabamos de definir una relaci´on que involucra a cuatro puntos. luego por 3. por lo que cuando no necesitemos especificar estos puntos escribiremos a − R − b. ´ n: Si a ∼r b. En principio.54 nos da que M (axb) ∧ M (pxr). es decir: W a − pq − b ↔ p 6= q ∧ a ∈ / pq ∧ b ∈ / pq ∧ t(t ∈ pq ∧ a − t − b). El primero ser´a una relaci´on an´aloga a a − b − c en la que el punto central se sustituye por una recta. Para ello usamos que  ′  p a p r Int . 3.112 Cap´ıtulo 3. M (rbr′ ) y a − x − b. Conviene observar que en la prueba del teorema anterior hemos demostrado lo siguiente: Teorema W 3. Demostracio b a a b R R r t m r m r′ c c b′ . entonces r − b − a ∨ r − a − b. As´ı pues. las rectas rm y rb son ambas perpendiculares a ab. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski As´ı pues.69 a − R − c ∧ m ∈ R ∧ M (amc) ∧ r ∈ R → b(a ∼r b → b − R − c).63 tiene que ser m = b. el segundo ser´a la relaci´on “estar al mismo lado de una recta” an´aloga a la relaci´ on “estar al mismo lado de un punto”. Para obtener las propiedades b´ asicas de este concepto de separaci´on necesi- tamos dos resultados t´ecnicos. Es inmediato que a − R − b ↔ b − R − a. Por otra parte. que hemos usado para definir las rectas.7 Planos En esta secci´on definiremos los planos en la geometr´ıa de Tarski.68 Diremos que una recta pq separa a dos puntos a y b si corta al segmento ab. pero vemos que no depende directamente de p y de q.7. 3.1 Separaci´ on de puntos por rectas Definici´ on 3. Luego veremos que la hip´otesis sobre el punto medio en el teorema siguiente es innecesaria: V Teorema 3.

Teorema 3. Como u′ − R − u ∧ M (umu′) ∧ u′ ∼s v. uv(u ∼r a ∧ v ∼s c → u − R − v). que nos da que bc corta a rt. se cumple c − R − b. se trata del punto m del enunciado. como ¬u ∼t St u. a Demostracio ´ n: Tomemos t ∈ R tal que b a − t − c.49. Si r − a − b llamamos b′ = Sm b y r′ = Sm r. 2) Supongamos u ∼r a. Finalmente podemos probar un resultado sin hip´otesis redundantes: V Teorema 3. luego u − t − v. c y sea m el punto medio M (xmz). Supongamos en primer lugar que r 6= s (con lo que t 6= r). el teorema anterior nos da v − R − u. Por 1) tenemos que u′ = Sm u ∼s c. M (rms) → u(u ∼r a ↔ Sm u ∼s c). Demostracio ´ n: Sean x. tenemos que u ∼r a ↔ u ∼r b ↔ Sm u ∼s c. Esto nos sit´ ua c en las hip´otesis del teorema 3. El teorema 3. pues el teorema 3. Por ejemplo. 3. con lo que existe un punto t tal que b − t − c ∧ m − t − r. Planos 113 Si r − b − a aplicamos el axioma A7 al tri´angulo \ ram. V 2. Si u ∼t a. e igualmente se prueba la implicaci´on contraria. El teorema se reduce a: V V u(u ∼t a ↔ St u ∼t c) ∧ uv(u ∼t a ∧ v ∼t c → u − R − v). z los pies de las perpendiculares a r por a. tiene que ser St u ∼t c. luego ′ u ∼s v. Entonces: V 1.40 nos da que ac = ta ∪ {t} ∪ tc.71 a − R − c ∧ r ∈ R → b(a ∼r b → b − R − c). ya que t y r son ambos el punto de corte de R y ac. luego existe un punto m tal que M (rms) ∧ M (bmc). Por la unicidad del punto medio. luego a R. Si u ∼t a ∧ v ∼t c. y. y esto implica que b − R − c. con lo m r que existe un punto b tal que r − b − a∧rb ≡ sc. v ∼s c.69 nos da entonces que b − R − d y la segunda parte del teorema anterior (aplicada ahora a las perpendiculares by y dz) implica que b − R − c.7. con lo que r′ − c − b′ y. luego t = r = s = m. . con lo que ac = ar = cs. por el caso ya probado. \ 1) Aplicamos A7 al tri´angulo art. Por la simetr´ıa de las s t hip´otesis podemos suponer que sc ≤ ra. La primera parte del teorema anterior nos da que d ∼z c.70 Supongamos a − R − c ∧ r ∈ R ∧ R ⊥ ar ∧ s ∈ R ∧ R ⊥ cs. como b′ − R − b ∧ M (b′ mb). luego uR − v.3. 1) implica que Sm transforma la relaci´on ∼r en ∼s y viceversa.67. Como a ∼r b. Supongamos ahora que r = s. y esto es consecuencia de los hechos que conocemos sobre separaci´on de puntos → − → − por puntos en una recta. entonces ¬u ∼t v. Sea d = Sm a. b.

tenemos que c − R − a ∧ q ∈ R ∧ c ∼q b. luego p = t.2 La relaci´ on “estar al mismo lado de una recta” Tras haber definido lo que es que una recta separe dos puntos podemos definir cu´ando dos puntos est´ an al mismo lado de una recta: W Definici´ on 3. Basta tomar x = a = p. Dis- tinguimos tambi´en dos subcasos: Si a ∈ R. entonces a = p. Esto implica que x cumple lo requerido. tambi´en q − p − b. . y basta tomar x = b. El segmento qx debe cortar a ac. luego existe un punto t tal que q − t − x ∧ a − t − c. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski b a z R r x m y d c Ahora podemos probar una ligera variante del axioma A7: W Teorema 3. luego q − p − a. Si a ∈ / R.73 a ∼pq b ↔ p 6= q ∧ c(a − pq − c ∧ b − pq − c). como q − c − b. entonces q ∼p c. tenemos que q est´ a en la semirrecta opuesta a a respecto de p. puesto que c − p − a. Si ¬q − p − c. Ahora aplicamos A7 al tri´angulo\ abc.114 Cap´ıtulo 3.72 a − p − c ∧ q − c − b → x(a − x − b ∧ q − p − x).7. La figura muestra la situaci´ on de este teorema (a la izquierda) y la de A7 (a la derecha): q q c c p x a x b a p b Demostracio ´ n: Supongamos en primer lugar Col(pqc) y distinguimos a su vez dos subcasos: Si q − p − c. luego el teorema anterior implica b − R − a. 3. Por lo tanto existe un x ∈ R tal que b − x − a. de modo que R = pq 6= cp. Pasamos ahora al caso en que ¬Col(pqc). p ∈ ac ∩ qx. Pero entonces t. porque ambos est´ an en R ∩ cp. Como c − p − a. Basta tomar x = a.

71 implica que z − R − c y. 3. a ∼R b ∧ b ∼R c → a ∼R c. luego Col(abx) y. dos puntos est´ an al mismo lado de una recta si ´esta los separa de un mismo punto c. pues si z ∈ R entonces z est´ a tanto d en R ∩ bx como en R ∩ ay. a ∈ / R → a ∼R a. . 2) Basta tomar cualquier t ∈ R y a su vez un c tal que c − t − a con c 6= a. y ∈ R tales que a − x − d ∧ b − y − d. 3) es consecuencia de 2). Planos 115 Se trata de una f´ormula que depende de cuatro variables que representan puntos. todos los puntos intermedios cumplen lo mismo. y a su vez esto significa que existen puntos R x. pues a ∼R b. Demostracio ´ n: 1) Si a ∼R b el teorema anterior implica que b − R − b. Por A7 aplicado al tri´angulo\ yxa.3. cuando no sea relevante destacar dos puntos de la recta escribiremos simplemente W a ∼R b ↔ c(a − R − c ∧ b − R − c). Esto significa que existe un punto d tal que a−R−d∧b−R− z d. existe un z tal que x − z − b ∧ y − z − a. en una segunda aplicaci´on. 4. si se cumple b − R − c.74 a − R − c → (a ∼R b ↔ b − R − c). c. luego a ∼R c por definici´on. pero como p y q s´olo intervienen a trav´es de la recta que definen. pero ahora z ′ ∈ / R. 5. Adem´as x y las definiciones exigen que a. Entonces. luego z = x = y. tenemos que a ∼y z ∧ z ∼x b ∧ a − R − c. a ∼R b → b ∼R a. En realidad. Demostracio ´ n: Suponemos a − R − c. Veamos ahora un resultado de convexidad: si dos puntos est´ an al mismo lado de una recta.7. As´ı pues. que b − R − c. tenemos a ∼R b por definici´on. dicho punto c lo podemos fijar de antemano: Teorema 3. El teorema 3.75 Se cumple: 1. Podemos suponer que z ∈ / R. a ∈ / R → c a − R − c. b. d ∈ / R. En definitiva. 4) es inmediata. 5) Si a ∼R b existe un d tal que d − R − a ∧ d − R − b y. lo cual es absurdo. por el teorema anterior tenemos que d − R − c. W 2. b a Supongamos ahora a ∼R b. y entonces basta tomar z ′ = a o bien z ′ = b para que se cumpla igualmente x − z ′ − b ∧ y − z ′ − a. a − R − b → ¬a ∼R b. x − a − b ∨ x − b − a. Ahora podemos probar algunos resultados b´ asicos sobre esta relaci´on: Teorema 3. m´as concretamente.

a c Demostracio ´ n: Por definici´on de ∼R b existe un punto d tal que d − R − a ∧ d − R − b.74.7 nos da un punto t tal que x − t − y ∧ d − t − c. Por lo tanto a ∼p b. 2.77 Se cumple: 1. R′′ = ps y sea r′ −p−r∧r′ 6= p. pues ambos puntos est´ an en R ∩ ab. que q − R′′ − r. y esto unido a t ∼R′′ q implica. p ∈ R ∧ Col(abp) → (a ∼R b ↔ a ∼p b ∧ a ∈ / R). pues en otro caso a − R − b. El teorema 3. a ∼R b ↔ c − R − b ↔ c − p − b ↔ a ∼p b. As´ı llegamos a que c − R − d ∧ a − R − d. luego c ∼R a. La implicaci´on opuesta es obvia. luego ′ r ∼r′ s. . p ∈ R ∧ Col(abp) → (a − R − b ↔ a − p − b ∧ a ∈ / R∧b ∈ / R). Demostracio ´ n: 1) Si a − R − b existe un t tal que a − t − b ∧ t ∈ R. el teorema 3. luego la segunda parte del teorema anterior nos da que t ∼R′′ q. por el teorema 3.116 Cap´ıtulo 3.74. luego existen puntos x. luego existe un punto t ∈ R tal que r′ − t − s. Como t ∼s r′ ∧ r′ − R′′ − r. Entonces r − R − r ∼R s. para todo a ∈ / R. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski Teorema 3. en la segunda el apartado 1) de este teorema y en la tercera el teorema 3. Terminamos con una propiedad t´ecnica de separaci´on que necesitaremos en diversas ocasiones: Teorema 3. Entonces.78 s ∼pq r ∧ s ∼pr q → q − sp − r.32. Consecuentemente. R′ = pr. d Ahora relacionamos las dos relaciones que hemos definido para rectas con sus an´alogas para puntos: Teorema 3. y entonces ¬a ∼R b). y ∈ R tales R x t y que d − x − a ∧ d − y − b. pero necesariamente t = p. R q R′′ s t r′ R′ p r Demostracio ´ n: Llamemos R = pq. donde en la primera equivalencia hemos usado el teorema 3.71 nos da que t − R′′ − r. c − R − d (aqu´ı usamos que c ∈/ R.76 a ∼R b ∧ a − c − b → c ∼R a. 2) Sea c tal que c − p − a.

r) = {x | x ∼R r ∨ x ∈ R ∨ x − R − r}. r′ ). q. ´ n: Si x ∈ P (R. por la definici´on de semiplano. La definici´on s´olo tiene inter´es en el caso en que ¬Col(abc). luego x ∈ SP (R. de los puntos que est´ an al mismo lado que r respecto de R y de los puntos separados de r por R. r) hay tres posibilidades: Demostracio Si x ∼R r. Para demostrar esta simetr´ıa. Planos 117 3. r) ∪ R ∪ SP (R. por ejemplo. r) = {x | x ∼pq r}. r) = SP (pq. podemos no hacer referencia a dos puntos en concreto y considerar una recta R y un punto r∈/ R. luego est´ a en la uni´ on. En primer lugar demostraremos que en P (R. y la otra se prueba de forma similar. En otras palabras. necesitamos algunos resultados previos. r). r) podemos cambiar r por cual- quier otro punto del plano que no est´e en la recta: . pero de momento no podemos asegurar que los mismos puntos no puedan determinar planos distintos. pues no sabemos si abc = bca. el plano determinado por la recta R y el punto r ∈ / R consta de los puntos de R. abc = P (ab. Como en el caso de los planos. r). Esto nos da una inclusi´ on. Con esta notaci´ on. c). que un plano est´ a determinado por tres puntos no colinea- les. r) = {x | x ∼R r} y as´ı SP (p.80 r′ − R − r → P (R. En estos t´erminos. la definici´on s´olo depende de p y q a trav´es de la recta pq. r) = SP (R. luego podemos definir SP (R. Podemos volver m´as sim´etrica esta definici´on a trav´es del concepto de semi- plano: SP (p.7. de modo que P (R. q.74.3 Planos y semiplanos Ya estamos en condiciones de definir el concepto de plano: Definici´ on 3. r′ ). c se define como abc = {x | x ∼ab c ∨ x ∈ ab ∨ x − ab − c}. Teniendo en cuenta que a y b s´olo intervienen en la definici´on a trav´es de la recta ab.3.79 El plano que pasa por tres puntos a. entonces x ∼R r′ por el teorema 3. pues. Tenemos. Si x ∈ R obviamente est´ a en la uni´on. cada plano es la uni´on de una recta y los dos semiplanos complementarios que determina: Teorema 3. Si x − R − r. entonces x ∈ SP (R. b. as´ı como la unicidad del plano que pasa por tres puntos dados.7.

r′ 6= p. r) = SP (R. R′ ). por el teorema 3. En → − efecto.81 r ∈ / R∧s∈ / R ∧ s ∈ P (R. luego b ∈ SP (R. luego r′ ∈ P (R. ´ n: Distinguimos tres casos: Demostracio 1) Si s ∼R r. tomamos r′ −R−r y. r) ∪ R ∪ SP (R. entonces. Demostracio ´ n: R ⊂ P (R. ya que el teorema anterior prueba que si r′′ cumple lo mismo entonces r′′ ∈ P (R.83 Si R y R′ son rectas que se cortan en un punto p. s). y el teorema 3. aplicando dos veces el teorema anterior.82 R ∩ R′ = {p} ∧ r 6= p ∧ r ∈ R′ ∧ r ∈ / R → R′ ⊂ P (R. R′ ) ∧ R′ ⊂ P (R. R′ ) ⊂ P (R′ . r) por definici´on. Ahora vamos a probar que dos rectas secantes definen un plano. podemos definir P (R. r′ ). s) = P (R. r′ ) = P (R. r) = SP (R. r). donde la igualdad SP (R.81 implica que P (R. R′ ) = P (R. de modo que R′ = pr ∪ {p} ∪ pr′ . 2). r′ ). s). r) = P (R. P (R. s) ∪ R ∪ SP (R. pr′ ⊂ P (R.118 Cap´ıtulo 3. R). Para ello probamos lo siguiente: Teorema 3. R′ ) = P (R. con r′ ∈ R′ . → − − → Tomemos un punto r′ − p − r. R′ ) por la propia definici´on. → − Demostracio ´ n: Por el teorema 3. entonces b ∼p r ∧ b 6= p. para cualquier punto r′ ∈ R′ . r′ ) = P (R. r′ ) = SP (R. luego b ∈ / R. R′ ) = P (R′ . pues intercambiando los papeles de las rectas obtenemos la inclusi´ on opuesta. luego b ∼R r. Definici´ on 3. r). R). r′ 6= p y fijemos un punto tal que r − p − r′ ∧ r 6= p. r). El teorema siguiente nos permitir´a probar a continuaci´on que la definici´on de plano es totalmente sim´etrica: Teorema 3. r) ∪ R ∪ SP (R. Pongamos que P (R. luego P (R. luego la definici´on no depende de la elecci´on de r′ . s) se sigue inmediatamente de que ∼R es una relaci´ on de equivalencia. r) = SP (R. Si s − R − r. Claramente r′ − R − r. s). r) ⊂ P (R. r′ ). . pr ⊂ SP (R.76 tenemos que r′ −R−s. Por la inclusi´ on que acabamos de − → probar. Por lo tanto R′ ⊂ P (R. mientras que el teorema anterior implica que R′ ⊂ P (R.84 R ∩ R′ = {p} → R ⊂ P (R. r). r). R′ ) ∧ P (R. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski Teorema 3. donde la u ´ltima igualdad nos la da el teorema anterior. r′′ ). r′ ) = P (R. Por la simetr´ıa de las hip´otesis basta probar que P (R. si b ∈ pr. r) → P (R.77.

si llamamos R = ab. luego podemos suponer que s ∈ / R ∪ R′ . R′′ ) y la definici´on de P (R′ .81. R′′ ). En particular ab ⊂ P . b) = P (R. 3. .85 a ∈ P ∧ b ∈ P ∧ a 6= b → ab ⊂ P ∧ c P = abc. el teorema anterior. R) = P (R′′ . Finalmente: Teorema 3. r′ ). r′ ) o bien s ∈ SP (R. W Teorema 3. Entonces s ∈ SP (R. a ∈ P ∧ b ∈ P ∧ a 6= b → ab ⊂ P . c) = abc.81 (y que b ∈ / R). c). que existen tres puntos no colineales tales que P = abc: Teorema 3.81. c) = abc. ya hemos visto que s ∈ P (R′ . tiene que ser r 6= t. r). para ajustarnos al lenguaje formal de la geometr´ıa de Tarski. R). R′′ ) = P (R′ . r) y sea R′′ R′ a R = ab. R). R). es decir. t) = P (R′ . por el teorema 3. donde hemos usado. Si R = R′ la conclusi´ ′ on es obvia. Ahora ya son inmediatas las propiedades b´asicas de los planos.7. Entonces a∈ / R∨b ∈ / R. a) = P (R′′ . la definici´on de P (R′′ . R). r′ ). Esto significa que existe un t ∈ R tal que s − t − r. Si s ∈ R ∨ s ∈ R′ . el teorema 3. Por simetr´ıa podemos suponer que s ∈ SP (R. Demostracio ´ n: Sea P = P (R.3. ¬Col(abc) → abc = acb = bac = bca = cab = cba. Planos 119 Sea s ∈ P (R. R′ ) = P (R. la definici´on de P (R′ . Demostracio ´ n: Por el teorema anterior existe un r ∈ / ab tal que P = abr luego. Por el teorema anterior tr ⊂ P (R′ . Como r ∈ R′ y r 6= p. Entonces R P = P (R. 2. respectivamente. al igual que estamos usando R y R′ para referirnos a rectas arbitrarias (t´ecnicamente. de nuevo el teorema 3. la definici´on de P (R. En el teorema siguiente la variable P representa a un plano arbitrario. con lo que s − R − r. Usaremos la notaci´ on P ∈ P para indicar que P es un plano. b as´ı que supondremos que R 6= R′ . R′ ) = P (R′ . ¬Col(abc) → P ∈ P(a ∈ P ∧ b ∈ P ∧ c ∈ P ).87 Se cumple: W 1 1.86 ¬Col(abc) ∧ a ∈ P ∧ b ∈ P ∧ c ∈ P → P = abc. el teorema anterior. Suponemos sin p´erdida de generalidad que b ∈/ R. en lugar de P deber´ıamos escribir uvw. R′′ ) = P (R′′ . para tres puntos bajo la hip´otesis ¬Col(uvw)). r) = P (R. luego s ∈ P (R′ . r) = P (R. Sea c ∈ R ∧ c ∈/ R′ ′′ c y sea R = cb. tenemos que P = P (R.

que son rectas distintas que se cortan en a. b. Caso 2b: b − R′ − d. . d ∈ P y distinguimos varios casos: Caso 1: Tres de los puntos son colineales. Adem´as P = abc = P (R. y claramente cumple lo requerido.88 Cop(abcd) ↔ W x((Col(abx) ∧ Col(dcx)) ∨ (Col(acx) ∧ Col(bdx)) ∨ (Col(adx) ∧ Col(bdx))). por ejemplo. b). ´ltima propiedad se debe a que si existiera c ∈ P ∩ P ′ . pues Col(abc) ∧ Col(cdc). Entonces basta tomar x = c. d∈ Caso 2a: c − R − d. Llamamos R = ab y R′ = ac. c) = P (R′ . Para demostrar la contraria suponemos que a. entonces P = P (R. que tambi´en cumple lo requerido. es decir. y el teorema 3. R ⊂ P ∩ P ′ ∧ P 6= P ′ → R = P ∩ P ′ . An´alogo. Caso 2c: d ∼R c ∧ d ∼R′ b.120 Cap´ıtulo 3. Demostracio ´ n: Una implicaci´on es obvia. c ∈ La u / R. Entonces existe un punto x ∈ R tal que c − x − d. Los elementos de la geometr´ıa de Tarski 4. Diremos que cuatro o m´as puntos son coplanares si est´ an contenidos en un mismo plano. Col(abc). d∈ / R.78 nos da que b − ad − c. Caso 2: Los puntos no son colineales tres a tres. c) = P ′ . c. que existe un x ∈ ad tal que b − x − c. En particular Cop(abcd) ↔ Col(abc) ∨ (¬Col(abc) ∧ d ∈ abc) Se cumple que cuatro puntos son coplanares si y s´olo si est´ an contenidos en dos rectas secantes: Teorema 3. / R′ .

pasaremos a usar la notaci´ on M ab para referirnos al punto medio del segmento ab. El punto p′ es el sim´etrico de p respecto de R. pues si p′′ cumple lo mismo. a pesar de que en principio s´olo los puntos se encuentran entre sus conceptos primitivos. en lugar de M amb. existe otro punto p′ que es el propio p si p ∈ R y en caso contrario la recta pp′ es perpendicular a R y la corta en el punto medio del segmento pp′ . es decir. Demostracio ´ n: Si p ∈ / R.63 nos da un u ´nico punto x ∈ R (luego x 6= p) tal que R ⊥ px. Sea p′ = Sx p. tri´angulos. el teorema 3. de modo que M pp′ = x ∈ R. luego R ⊥ pp′ . y claramente pp′ = px. Para los contenidos de este cap´ıtulo conviene introducir tambi´en el concepto de simetr´ıa axial. 121 . Ahora vamos a mostrar que en dicha axiom´ atica es posible demostrar los resultados geom´etricos b´ asicos sobre ´angulos.Cap´ıtulo IV La geometr´ıa absoluta En el cap´ıtulo anterior hemos mostrado que la geometr´ıa de Tarski permite hablar de puntos.1 Simetr´ıas axiales En el cap´ıtulo anterior introdujimos ya el concepto de simetr´ıa puntual como auxiliar a la hora de definir las rectas y los planos. Es decir: dados un punto p y una recta R. El resultado b´ asico sobre simetr´ıas axiales es el siguiente: W 1 Teorema 4. Adem´as p′ es u ´nico. etc. y para probar la existencia del punto medio de un segmento. Como ya tenemos probada la existencia del punto medio de un segmento. 4. rectas y planos. si M pp′′ ∈ R ∧ (R ⊥ pp′′ ∨ p′′ = p).1 p′ (M pp′ ∈ R ∧ (R ⊥ pp′ ∨ p = p′ )).

122 Cap´ıtulo 4. La geometr´ıa absoluta

entonces tiene que ser p′′ 6= p, ya que en caso contrario p = M pp′′ ∈ R, con-
tradicci´on. Sea x′ = M pp′′ ∈ R. Como R ⊥ px′ , la unicidad hace que x = x′ ,
luego p′ = Sx p = Sx′ p = p′′ .
En el caso en que p ∈ R, es obvio que p′ = p cumple lo pedido y, si p′′
cumple tambi´en el enunciado, tiene que ser p′′ = p, pues en caso contrario
x = M pp′′ ∈ R, luego x y p son ambos el punto de corte de las rectas R y
pp′′ (que son distintas porque son perpendiculares), luego x = p y p = p′′ ,
contradicci´on.

Definici´on 4.2 Definimos el punto sim´etrico de p respecto de la recta R como
el u ´ nico punto p′
´nico punto SR p que cumple el teorema anterior, es decir, el u
tal que M pp′ ∈ R ∧ (R ⊥ pp′ ∨ p = p′ ).
T´ecnicamente, lo que hemos definido es una f´ormula p′ = Sab p con cuatro
variables libres. Conviene adoptar el convenio de que Sab representa la simetr´ıa
axial determinada por la recta ab cuando a 6= b, mientras que representa la
simetr´ıa puntual Sa si a = b.
Las propiedades siguientes se demuestran sin dificultad:
Teorema 4.3 Se cumple:
1. SR p = p′ ↔ SS p′ = p,
2. SR SR p = p.
W
1
3. p′ SR p′ = p,
4. SR p = SR q ↔ p = q,
5. SR p = p ↔ p ∈ R.
Al igual que las simetr´ıas puntuales, las simetr´ıas axiales son isometr´ıas:
Teorema 4.4 pq ≡ SR p SR q.

Demostracio ´ n: Sea p′ = SR p, q ′ = SR q, r p′
x = M pp , y = M qq ′ , z = M xy, r = Sz p,

r ′ = Sz p ′ . q′

Como x = M pp , aplicando Sz obtenemos
que y = M rr′ , luego r′ = Sy r. Aplicando Sy R
resulta que qr ≡ q ′ r′ . Como R ⊥ px ∨ p = x, se y z x
cumple Rzxp, luego, por definici´on de ´angulo
q
recto, zp ≡ zp′ . Igualmente se demuestra que
zq ≡ zq ′ . Es claro entonces que se cumple
  r′ p
r z p q
Ext .
r ′ z p′ q ′
Si r 6= z el axioma A5 nos da que pq ≡ p′ q ′ , que es lo que hab´ıa que probar,
mientras que si r = z llegamos a la misma conclusi´ on porque p = z = p′ y
sabemos que zq ≡ zq ′ .

4.1. Simetr´ıas axiales 123

Veamos un par de aplicaciones de las simetr´ıas axiales. En primer lugar
demostraremos que si dos tri´angulos rect´angulos tienen los catetos iguales, en-
tonces sus hipotenusas tambi´en son iguales:
Teorema 4.5 Rabc ∧ Ra′ b′ c′ ∧ ab ≡ a′ b′ ∧ bc ≡ b′ c′ → ac ≡ a′ c′ .
Demostracio ´ n: Sea x = M bb′ , sea a1 = Sx a′ , c1 = Sx c′ , y obvia-
mente se cumple b = Sx b′ . Como las simetr´ıas son isometr´ıas, tenemos que
(a′ , b′ , c′ ) ≡ (a1 , b, c1 ) y Ra1 bc1 . Por lo tanto, basta probar que ac ≡ a1 c1 o,
equivalentemente, podemos suponer que b = b′ . a′ a
Bajo esta hip´ otesis, sea y = M cc′ , de modo
c′
que Rbyc, ya que bc ≡ bc′ . Se cumple entonces
que C = Sby c′ , tanto si b 6= y (por la propia y
definici´on de simetr´ıa axial) como si b = y, en
cuyo caso se cumple por la definici´on de punto
medio. b c
Sea a′′ = Sby a′ . De este modo, aplicando Sby obtenemos las congruencias
(a′ , b, c′ ) ≡ (a′′ , b, c) y Ra′′ bc, luego basta probar que ac ≡ a′′ c. Equivalente-
mente, podemos suponer que c = c′ .
a
Sea z = M aa′ , de modo que Rbza, pues z
ba ≡ ba′ . Esto implica que a = Sbz a′ , y a′
obviamente b = Sbz b. Sea c′′ = Sb c.
Puesto que Rabc y Ra′ bc, tenemos que
ac ≡ ac′′ y a′ c ≡ a′ c′′ . Adem´as Col(a, z, a′ ),
luego el teorema 3.19 (o trivialmente en el c′′ b c
caso en que a = a′ ) implica que zc ≡ zc′′ ,
luego Rzbc, luego c′′ = Sbz c.
Finalmente, aplicando Sbz a ac ≡ ac′′ obtenemos a′ c ≡ ac′′ ≡ ac, como hab´ıa
que probar.
Para la segunda aplicaci´on necesitamos una ligera variante del teorema 3.65:
W
Teorema 4.6 a ∈ R ∧ q ∈ / R → p(R ⊥ pa ∧ p ∼R q).
Demostracio ´ n: Por el teorema 3.65 existe p′ tal que R ⊥ p′ a y q − R − p′ .
Basta tomar p = SR p′ . Claramente p − R − p′ , luego p ∼R q, y pa = p′ a.
Ahora ya podemos probar el resultado m´as general sobre transporte de
tri´angulos: dado cualquier tri´angulo\abc, podemos construir un u ´nico tri´angulo
\
a′ b′ c′ congruente con el dado cuyo v´ertice c′ est´e en cualquier semiplano prefi-
jado respecto de la recta a′ b′ .
Teorema 4.7
W
1
¬Col(a, b, c) ∧ ¬Col(a′ , b′ , p) ∧ ab ≡ a′ b′ → c((a, b, c) ≡ (a′ , b′ , c) ∧ c′ ∼a′ b′ p).
Demostracio ´ n: Veamos en primer lugar la existencia. Sea x el pie de la
perpendicular a ab por c, es decir, el punto que cumple cx ⊥ ab y Col(abx). Por
el teorema 3.17 existe un x′ tal que (a, b, c) ≡ (a′ , b′ , x′ ). Llamemos R = a′ b′ .

124 Cap´ıtulo 4. La geometr´ıa absoluta

Sea q seg´ un el teorema anterior, es decir, R ⊥ qx′ ∧ q ∼R p. Por 3.35 existe
un c tal que c′ ∼x′ q ∧ x′ c′ ≡ cx. Entonces, por el teorema 3.77, 2), se cumple

que c′ ∼R q, luego c′ ∼R p.
Tenemos Raxc ∧ Ra′ x′ c′ ∧ Rbxc ∧ Rb′ x′ c′ , luego el teorema 4.5 implica que
ac ≡ a′ c′ ∧ bc ≡ b′ c′ , luego (a, b, c) ≡ (a′ , b′ , c′ ) y c′ cumple todo lo requerido.
Finalmente probamos la unicidad:
Si otro punto c′′ cumple las mismas condiciones del enunciado, entonces
(a , b′ , c′ ) ≡ (a′ , b′ , c′′ ) y c′ ∼R c′′ . Sea c∗ = SR c. Claramente c′′ − R − c∗ , luego

c′ −R−c∗ , luego existe un t ∈ R tal que c′ −t−c∗ . Aplicando SR obtenemos que
(a′ , b′ , c∗ ) ≡ (a′ , b′ , c′′ ) ≡ (a′ , b′ , c′ ). En particular a′ c′ ≡ a′ c∗ ∧ b′ c′ ≡ b′ c∗ . El
teorema 3.19 nos da que tc′ ≡ tc∗ , luego t = M cc∗ . Entonces, como a′ c′ ≡ a′ c∗ ,
por definici´on Ra′ tc′ , e igualmente Rb′ tc′ . Esto implica que R ⊥ cc∗ , luego
c∗ = SR c′ = SR c′′ , luego c′ = c′′ .
De aqu´ı deducimos un resultado que necesitaremos despu´es:
W
Teorema 4.8 (a, b, c) ≡ (a′ , b′ , c′ ) ∧ Col(acd) → d′ ((a, b, c, d) ≡ (a′ , b′ , c′ , d′ )).
La u
´ltima congruencia significa que cualquier par de puntos de la primera
cu´adrupla es congruente con el par correspondiente de la segunda.
´ n: Si a 6= c el teorema 3.17 nos da ′
Demostracio  un punto d demanera
a c d b
que (a, c, d) ≡ (a′ , c′ , d′ ), y entonces se cumple Conf5 , luego
a′ c′ d′ b′
bc ≡ b′ d′ , luego (a, b, c, d) ≡ (a′ , b′ , c′ , d′ ).
Si a = c, entonces a′ = c′ , y la existencia de d′ la proporciona el teorema
3.17 o el teorema anterior seg´ un si a, b, d son colineales o no.

4.2 ´
Angulos
Definici´on 4.9 Llamaremos ´ angulo definido por tres puntos a, b, c al lugar
geom´etrico
W
c = {p | a 6= b 6= c ∧ p 6= b ∧ x(a − x − c ∧ (x = b ∨ x ∼b p))}.
abc

c
p
x
b a
c es la uni´on
Si a, b, c no son colineales no puede suceder x = b y el ´angulo abc
de todas las semirrectas de origen b que pasan por un punto x del segmento ac.
→ −
− →
Esto incluye a las semirrectas ba y bc, que se llaman lados del ´angulo. Notemos
que, con la definici´on que hemos dado, el punto b (el v´ertice del ´angulo) no
pertenece al ´ angulo.

´
4.2. Angulos 125

Si a, b, c son colineales, hay dos posibilidades: si a ∼b c, entonces tampoco
puede suceder x = b y se cumple que abc c =− → − →
ba = bc. Diremos que el ´angulo es
nulo.
Si a − b − c entonces tomando x = b se cumple que todo punto p 6= b est´ a en
c
abc. En este caso diremos que el ´ angulo es llano. En realidad, para ajustarnos
a las definiciones tradicionales, los ´angulos llanos, como lugares geom´etricos,
deber´ıan ser los semiplanos, pero este convenio que estamos adoptando nos
resultar´a m´as c´omodo en la pr´actica.
c = cba.
Claramente abc c Veamos ahora que si cambiamos a y b por puntos
que determinen la misma semirrecta de origen b, el ´angulo definido sigue siendo
el mismo. Un poco m´as en general:
c ∧ a′ ∼b a ∧ c′ ∼b c ∧ p′ ∼b p → p′ ∈ ad
Teorema 4.10 p ∈ abc ′ bc′ .

Demostracio ´ n: Si a−b−c, tambi´en a′ −b−c′ ,
y la conclusi´ on es trivial, pues la cumplen todos
los puntos p′ 6= b. Podemos suponer, pues, que el c p

´angulo no es llano, por lo que existe un x tal que x
a − x − c ∧ x ∼b p. x
Aplicando el axioma A7 o el teorema 3.72 seg´ un
si b − a − a′ o b − a′ − a, obtenemos un punto x′ b a a′
tal que a′ − x′ − c ∧ x ∼b x′ , luego x′ ∼b p ∼b p′ . Concluimos que p′ ∈ ad
′ b′ c y el

mismo argumento nos permite concluir que p ∈ a b c . [′ ′ ′

4.2.1 Congruencia de ´
angulos
Introducimos ahora el concepto de congruencia de ´angulos, cuya interpre-
taci´on es la obvia: dos ´
angulos son congruentes si uno puede trasladarse hasta
superponerse al otro. En la definici´on introducimos un peque˜no artificio que la
simplifica, pero enseguida veremos dos caracterizaciones totalmente naturales.

Definici´
on 4.11 Diremos que dos ´
angulos son congruentes si cumplen:
c ≡ def
abc d ↔ a 6= b 6= c ∧ d 6= e 6= f ∧
W ′ ′ ′ ′
a c d f (b − a − a′ ∧ b − c − c′ ∧ e − d − d′ ∧ e − f − f ′ ∧
aa′ ≡ ed ∧ bc′ ≡ ef ∧ dd′ ≡ ba ∧ f f ′ ≡ bc ∧ a′ c′ ≡ d′ f ′ ).

c′ f′
4 2
f
c 5 5
4
2

b 1 a 3 a′ e 3 d 1 d′
El teorema siguiente expresa m´as claramente la idea:

c′ ) ≡ (d′ . d′′ ).12 Las afirmaciones siguientes son equivalentes: c ≡ def 1. b. d . En definitiva tenemos. El teorema 3. d′ . Ahora es f´ acil demostrar las propiedades elementales de la congruencia: . Ahora tomemos a′′ . que en particular implican que a 6= b 6= c ∧ d 6= e 6= f por definici´on de ∼. de modo que cada uno dista del v´ertice de su ´angulo lo mismo que su pareja del suyo. d′ . d′ . que tambi´en se indican en la figura: c′ f′ 3 3 c′′ f ′′ 2 2 b 1 a′′ 4 a′ e 1 d′′ 4 d′ En particular (b. e. 3) ⇒ 1) Dados abc c y def d . f que cumplen las condiciones de la definici´on de congruencia de angulos salvo quiz´ ´ a la u ´ltima.11 implica adem´as las congruencias a′ a′′ ≡ d′ d′′ ∧ c′ c′′ ≡ f ′ f ′′ . 3. e f ′ f ′′ d′′ lo que nos da a′′ c′′ ≡ d′′ f ′′ . angulos son congruentes si cuando fijamos puntos a′ . dos ´ los lados de uno y d . c′′ . luego   b a′ a′′ c′ Conf5 e d′ d′′ f′ (y b 6= a′ ). f ′′ en las condiciones de 3). que es lo que hab´ıa que probar. b. f ′ )). Como aa′ ≡ ed∧dd′ ≡ ba. a′′ ) ≡ (e. e igualmente bc′ ≡ ef ′ . f ′ seg´ un las hip´otesis de 2). el teorema 3. de modo que tenemos que demostrar que a′′ c′′ ≡ d′′ f ′′ .3 implica que ba′ ≡ ed′ . cuatro pares de puntos en los lados de los ´ angulos.35 nos permite construir pun- ′ ′ ′ ′ tos a . Claramente a′ ∼b a ∧ c′ ∼b c ∧ d′ ∼e d ∧ f ′ ∼e f . a′ c′ d′ f ′ (a′ ∼b a ∧ c′ ∼b c ∧ d′ ∼e d ∧ f ′ ∼e f ∧ (a′ . abc d. W 2. La geometr´ıa absoluta Teorema 4. ′ tambi´en se cumple que a′ c′ ≡ d′ f ′ .126 Cap´ıtulo 4. c′ . c′ en En definitiva. f ′ puntos seg´ un la definici´on de congruencia de ´ angulos. c′ ) ≡ (d′ . 2) ⇒ 3) Fijemos a′ . Demostracio ´ n: 1) ⇒ 2) Sean a′ . d′′ . f ′ en los lados del otro de modo que ba′ ≡ ed′ ∧ bc′ ≡ ef ′ . pero ´esta la proporciona 3). c′ . e. f ′ ) y se cumple 2). luego (a′ . a 6= b 6= c ∧ d 6= e 6= f ∧ V ′ ′ ′ ′ ′ a c d f (a ∼b a ∧ c′ ∼b c ∧ d′ ∼e d ∧ f ′ ∼e f ∧ ba′ ≡ ed′ ∧ bc′ ≡ ef ′ → a′ c′ ≡ d′ f ′ ). luego c′ a′′ ≡ f ′ d′′ . a′ . el teorema 3. como muestra la figura. Esto a su vez implica   b c′ c′′ a′ Conf5 . c .

pues dos ´angulos opuestos por el v´ertice son suplementarios del mismo ´angulo. Ahora probamos un resultado fundamental sobre congruencia de ´angulos. abc d ∧ def d ≡ ghi c → abc c ≡ ghi. pues exige demostrar que un ´angulo determina su v´ertice y sus lados. Los suplementarios de ´ angulos congruentes son congruentes.14 Se cumple: c ≡ def 1. 2) es consecuencia inmediata de 1). Angulos 127 Teorema 4. pero no vamos a necesitar este hecho. y es que los ´ angulos pueden trasladarse. El axioma A5 implica que a′ c ≡ d′0 f0 y el teorema 4. a − b − a′ ∧ a 6= b 6= a′ ∧ c − b − c′ ∧ c 6= b 6= c′ → abc ′ bc′ . abc d ∧ a − b − a′ ∧ a′ 6= b ∧ d − e − d′ ∧ d′ 6= e → ad ′ bc ≡ dd ′ ef . a 6= b 6= c → abc c c = a[ Podr´ıamos probar que abc c ≡ a[ ′ b′ c′ → abc ′ b′ c′ . f c a′ b a d′ e d a c′ b c a′ Demostracio ´ n: 1) El teorema 3. f0 . El teorema 4.2. d′0 que verifican d0 ∼e d ∧ f0 ∼e f ∧ d′0 ∼e d′ y ed0 ≡ ba ∧ ef0 ≡ bc ∧ ed′0 ≡ ba′ .13 Se cumple: c ≡ abc. 1. abc d → def d ≡ abc. c c ≡ cba. ´ 4.35 nos da puntos d0 . c ≡ ad 2. lo cual no es trivial. 4. y dos ´angulos opuestos por el v´ertice son congruentes: Teorema 4.12 nos permite concluir que ad ′ bc ≡ dd ′ ef . de forma u ´nica si se especifican condicio- nes adecuadas: . c c ≡ def 3. a 6= b 6= c → abc c c ≡ def 2.12 implica entonces que ac ≡ d0 f0 .

Para probar la unicidad suponemos que existe otro punto f1 que cumple c ≡ def abc d1 ∧ f1 ∼ed p. ed′ ≡ bc. . ambos miembros de la coimplicaci´ on equivalen a ac′ ≡ ac. c) ≡ (d′ . Por 4. Rabc ∧ a 6= b 6= c ∧ Ra′ b′ c′ ∧ a′ 6= b′ 6= c′ → abc ′ b ′ c′ . b′ . c′′ ). e. c) ≡ (d′ . y por 3. luego f1 ∼e f . b. Rabc ∧ abc ′ b′ c′ → Ra′ b′ c′ . lo que a su vez implica que abcc ≡ a[′ b ′ c′ . c) ≡ (a′′ . Demostracio ´ n: Por el teorema 3.60 implica que Ra′′ b′ c′′ . Ahora es la congruencia de los ´angulos la que nos da que ac ≡ a′′ c′′ . c − b − d ∧ c 6= b 6= d ∧ a 6= b → (Rabc ↔ abc d Demostracio ´ n: 1) Podemos tomar a′′ y b′′ tales que a′ ∼b′ a′′ . La geometr´ıa absoluta W c ≡ def Teorema 4. La congruencia de ´ angulos implica que f d ≡ f ′ d′ y por consiguiente tenemos que (a. luego el teorema 4. 3) Si c′ = Sb c. b. Tomamos entonces f ′ tal que f ′ ∼e f1 y ef ′ ≡ ef . Entonces Rabc ∧ Ra′′ b′ c′′ y son dos tri´angulos rect´angulos a′′ b′ ′′ ′ con catetos iguales. ≡ ab. que todo ´ngulo congruente con un ´angulo recto es recto y que un ´angulo es recto si y a s´olo si es congruente con su suplementario: Teorema 4. f ). Notemos que la unicidad de la semirrecta no significa la unicidad de f . un semiplano de la recta ed.58. c ≡ abd). luego el teorema 3. La unicidad de f implica a su vez que f ′ = f .5 implica que ac ≡ a′′ c′′ .16 Se cumple: c ≡ a[ 1. c′ ∼b′ c′′ . e. luego (a. e.35 existe un punto d′ tal que d′ ∼e d y ´nico punto f tal que f ∼ed p y (a. y lo que probamos es que existe una u ´ nica semi- − → c es rrecta ef contenida en el semiplano determinado por p tal que el ´angulo edf congruente con el dado. entonces ambos determinan la misma semirrecta de origen d. c b ≡ cb. f ) ≡ (d′ . b. 2) Tomamos a′′ y c′′ igual que antes. sino que si dos puntos cumplen lo exigido a f . Ahora probamos que todos los ´angulos rectos son congruentes. f c p b a e d − → c una semirrecta ed y un punto p que determina Los datos son un ´ angulo abc.15 ¬Col(abc) ∧ ¬Col(dep) → f (abc d ∧ f ∼ed p) ∧ V c ≡ def f1 f2 (abc d1 ∧ abc c ≡ def d2 ∧ f1 ∼ed p ∧ f2 ∼ed p → f1 ∼e f2 ). 5) tambi´en Ra′ b′ c′ . f ′ ). 3.128 Cap´ıtulo 4.7 existe un u d ≡ def lo que en particular implica que abd d. c ≡ a[ 2.

b c ≡ a[ 2.) Para terminar demostramos que es posible sumar y restar ´angulos: Teorema 4. tenemos que Ryxp ∧ Ryxp′ . ´ 4.17 x ∈ R ∧ R ⊂ P → S(S ⊥ R ∧ x ∈ S ∧ S ⊂ P ). a a′ b b′ p p′ c c′ a a′ b b′ c c′ p p′ .2. Como c. Angulos 129 Ahora ya podemos dar condiciones que garanticen la unicidad de la perpen- dicular a una recta por uno de sus puntos. (Para la segunda parte se usa el teorema 3. en el teorema siguiente P representa un plano: W 1 Teorema 4.65 existen puntos p. luego xp ≡ yxp ′ S=S. al igual que todos los ´ angulos llanos: Teorema 4. El teorema 4. y obviamente S ⊥ R.18 Se cumple: c ≡ a[ 1. se cumple que ct ⊂ P .19 ((a − bp − c ∧ a′ − b′ p′ − c′ ) ∨ (a ∼bp c ∧ a′ ∼b′ p′ c′ )) ∧ d ≡ a[ abp c ≡ p[ ′ b′ p′ ∧ pbc c ≡ a[ ′ b′ c′ → abc ′ b ′ c′ .13.15 nos da que p ∼x p′ . luego p ∈ P . y 6= x. fijado un punto y ∈ R. a − b − c ∧ a 6= b 6= c → (abc ′ b′ c′ ↔ a′ − b′ − c′ ∧ a′ 6= b′ 6= c′ ). luego el teorema anterior nos da la congruencia yd d′ . Por el teorema 3. Dejamos al lector la prueba de que todos los ´angulos nulos son congruentes entre s´ı. luego S = px ⊂ P . t ∈ P . Si S ′ = xp′ cumple lo mismo. t tales que px ⊥ R ∧ t ∈ R ∧ c − t − p. Demostracio ´ n: Sea c ∈ P \ R. podemos suponer que p′ ∼R p y. Como es habitual. a ∼b c → (abc ′ b′ c′ ↔ a′ ∼ ′ c′ ).

A su vez tomamos un punto c′′ tal que a′′ − d′′ − c′′ ∧ d′′ c′′ ≡ dc. Puede ocurrir d = b si el ´angulo abc o tambi´en d − b − p.14). [′ ′ ′ Por otro lado tenemos que pbc c ≡ p[′ b′ c′ . Si d 6= p el teorema 3. luego bc ≡ b′ c′′ . Por definici´on de separaci´on de puntos por rectas existe un punto d tal que a − d − c ∧ Col(bpd) a a′′ a′ b′ b d′′ p′ d p c c′′ c′ Observemos que en la figura el punto d cumple d ∼p b.130 Cap´ıtulo 4. Supongamos en primer lugar que a − bp − c ∧ a′ − b′ p′ − c′ . d) ≡ (c′′ . luego si b 6= d concluimos que c ≡ c\ cbd c ≡ p[ ′′ b′ d′′ . d′′ ). porque estos ´ angulos son iguales a los anteriores o bien son sus suplementarios (y entonces usamos 4. c′′ est´ an ambos separados de a por b p . seg´ un que d est´e al mismo lado que p respecto de b o en el lado opuesto.15 implica que c′ ∼b′ c′′ . que a ∼bp c ∧ a′ ∼b′ c′ c′ . Si b = d llegamos a la misma conclusi´ on porque pbcc es suplementario de pba d y p\ ′ b′ c′′ es suplementario de p b a . pues entonces  b = d y la congruencia  se reduce a a d c b ab ≡ a′′ b′ . es decir. b. y c′ . Ahora suponemos el segundo caso. b′ . luego abc Por u ′′ b′ c′′ ≡ a[ ′ b ′ c′ . Si d 6= b entonces abpd ≡ a[ ′ b′ p′ implica que ad ≡ a′′ d′′ . necesariamente cierto en general. tomamos d′′ ′′ al mismo lado que p′ respecto de b′ o en el lado opuesto seg´ un la relaci´on de d respecto de p. Si d = p esto se cumple tambi´en tomando d′′ = b′ . b′ . c′′ ). Sea a′′ tal que a′′ ∼b′ a′ ∧b′ a′′ ≡ ba. El teorema 4. pero esto no es c es llano. a′′ d′′ c′′ b′ Ahora tenemos que (c. ′ ′ ′ ′′ c ≡ a\ ´ltimo tenemos que (a. b. Por lo tanto tenemos Ext .35 nos da un punto d tal que Col(b′ p′ d′′ ) ∧ (d′′ ∼b′ p′ ↔ d ∼p b) ∧ b′ d′′ ≡ bd. es decir. La geometr´ıa absoluta Demostracio ´ n: Distingamos los dos casos que aparecen en la hip´otesis. y lo mismo vale ′ ′′ trivialmente si d = b. c) ≡ (a′′ . y esto implica que pbc ′ b′ c′ . luego c ∼p′ b′ c . .

a ∼b c ∧ d 6= e 6= f → abc d.18).2.2. Por el teorema 4. c ≤ def 2. por lo que el caso ya probado nos permite concluir que dbc c ≡ d[ ′ b′ c′ . en el sentido de que todo ´angulo nulo es menor o igual que cualquier otro y todo ´angulo llano es mayor o igual que cualquier otro: Teorema 4. Demostracio ´ n: Supongamos que abc c ≤ def d . d′ − b′ − a′ ∧ d′ 6= b′ .20 abc d ↔ a 6= b 6= c∧d 6= e 6= f ∧ p(p ∈ defd ∧ abc c ≡ dep). luego abc ≤ def . 2) Por 1) podemos suponer que abc c no es nulo. tal que abc d d Si def es llano el resultado es trivial. pues basta tomar q = Sb a (y trivial- c En caso contrario existe x ∼e p tal que d − x − f . pero ahora d − bp − c ∧ d′ − b′ p′ − c′ . Angulos 131 a a′ ′ b b c c′ d d′ p p′ Entonces tomamos puntos d − b − a ∧ d 6= b. a 6= b 6= c ∧ d − e − f → abc d. As´ı. Demostracio d y ded ´ n: 1) Trivialmente d ∈ def d ≡ abc. tambi´ d ≡ d[ en dbp ′ b′ p′ (porque son ´ angulos suplementarios de los anteriores). ´ 4.22 abc d ↔ q(c ∈ abq c ∧ abqc ≡ def d ).15 (o tri- vialmente si el ´ c c ≡ dep. Pasando de nuevo a los ´ angulos suplementarios obtenemos abc ≡ a[ c ′ ′ bc.2 Ordenaci´ on de ´ angulos Seguidamente definimos la relaci´on de orden natural entre ´angulos: W Definici´ c ≤ def on 4. . ′ 4. d Probamos en primer lugar que esta relaci´on se cumple trivialmente en el caso de ´ angulos nulos y llanos. angulo abc es llano) existe p 6= e tal que abc d y trivialmente d c d p ∈ def . con lo que existe un p ∈ def d c ≡ dep.21 Se cumple: c ≤ def 1. c porque todos los ´angulos nulos son congruentes (teorema 4. puesto d ≡ a[ que abp ′ b′ p′ . Veamos una caracterizaci´ on de la relaci´on de orden: W c ≤ def Teorema 4. Esto prueba la desigualdad. Tomamos un mente c ∈ abq).

b. luego abc 5) Podemos suponer que los ´angulos no son ni nulos ni llanos. b. La congruencia abc c ≡ dep d implica que c′ d′ ≡ xd. f ) y f ∼ed x ∼ed f (por el teorema 3. d Notemos x q que no puede ser x − e − d. a 6= b 6= c ∧ d 6= e 6= f → abc d ∨ def d ≤ abc.7 implica que f = f ′ . p). luego. q) ≡ (d.23 Se cumple: c ≤ def 1. abc d ∧ def d ≤ ghi c → abc c ≤ ghi. por la definici´on de plano. Supongamos que no lo es. pues entonces f − e − d x′ ce ser´ıa llano. de donde f = x′ (ambos son el punto de corte → − − → c ≡ dep d ≡ def d. q) ≡ (d′ . Sea f ∼e x tal que ef ≡ ef . Ahora ya podemos probar las propiedades b´ asicas de la relaci´on de orden: Teorema 4. b. concluimos que c ∈ abq. En particular d y dep f ′ − p − d′ . c′ . Demostracio 3) Si los dos ´angulos son llanos sabemos que son congruentes. Por el teorema 4. luego el teorema 4. luego (a. q. e. El teorema 4. luego a′ − c′ − q (por el teorema 3. e. d. c ∼ba c ∧ def ≡ abc tenemos tres posibilidades: . con lo que tampoco puede serlo abq. luego p ∈ def d ≡ abc. c Veamos ahora el rec´ıproco: d es llano. f ).c Sea x ∼e p tal d que f − x − d.15 existe un punto c′ tal que caso la conclusi´ ′ d d′ . x. e. As´ı y df f′ d ′ d d ′ ′ dex ≡ deq ≡ def . ′ e d ′ ′ ′ Entonces (e. c c ≤ def 5. a 6= b 6= c → abc c c ≤ def 3. La geometr´ıa absoluta punto a′ ∼b a ∧ ba′ ≡ ed y c′ ∼b c ∧ bc′ ≡ ex.8 nos da un punto q tal c ≡ def que (a′ . Sea x′ ∼e q tal que x − x′ − d. c luego existe x ∼b c tal que q − x − a. 2. la conclusi´ Si def on es trivial por el teorema anterior.132 Cap´ıtulo 4. d f p d tal que def luego existe un q ∈ xed d ≡ deq.8 existe un punto p tal que (a. f ′ ). luego ep = ef . e. De este modo. f ) ≡ (e. luego pode- mos suponer que al menos uno de ellos no lo es. ′ Como c ∼b c. f ′ . c′ ) ≡ (d.13) y abq d.c luego abc c ≤ def d. luego (a′ . En particular p ∈ abc. de eq = ef y f d) y x = x′ . c ≤ abc. la congruencia abq c ≡ def d implica que qa ≡ f ′ d′ . x) ≡ (d′ .77). c ´ n: Probaremos por ejemplo la 3) y la 5). pues en tal on es obvia. abc d ∧ def d ≤ abc c → abc c ≡ def d. c ≤ def 4. x). abc c ≡ a[ d ∧ abc d ≡ d\ ′ b′ c′ ∧ def [ ′ e′ f ′ → a \ ′ b ′ c′ ≤ d′ e′ f ′ . b. Entonces def ≤ abd d ≡ ped d ≡ xed. Por el teorema 4. Tomamos d′ ∼e f ∧ ed′ ≡ ba y f ′ ∼e f ∧ ef ′ ≡ bq. No perdemos generalidad si suponemos concretamente que def d no es llano. d. Sea p ∈ defd tal que ped d ≡ abc.

En general. Supongamos que abd d ≤ def d . y x cluimos que dd ′ ef ≤ d d d ′ ep ≡ a ′ bc. Para terminar demostramos que al pasar a ´angulos suplementarios se invierte la relaci´ on de orden: Teorema 4. Esto a su vez por el mismo teorema.26 ¬Col(abc) ∧ b − a − d ∧ d 6= a → acb d ∧ abc c < cad. Como y ∼e f . luego c ∼ab x.25 W c ↔ a 6= b 6= c ∧ Ag(abc) c ≤ def def (Rdef ∧ abc d ∧ ¬abc c ≡ def d ). W c ↔ a 6= b 6= c ∧ def (Rdef ∧ def Ob(abc) d ≤ abc c ∧ ¬abc c ≡ def d ).4. d d a b c . pero no congruente. Demostracio ´ n: Observemos que en realidad basta probar una implicaci´on.3.3 Tri´ angulos Nos ocupamos ahora de los resultados b´ asicos sobre tri´angulos. Tri´ angulos 133 c ≡ abc 1. pues en tal caso su complementario es nulo y la conclusi´ on es trivial. y concluimos como en el caso anterior intercambiando los papeles de c y c′ . Sea x ∼ p ∧ f − x − d. Por A7 e p existe un punto y tal que e − y − f ∧ d − y − x. c′ ∼bc a. en cuyo caso existe un punto x ∈ bc tal que c′ − x − a. 2. cuando digamos que un segmento o un ´angulo es menor que otro habr´ a que entenderlo como que es menor o igual.c Entonces f dd d ′ ep ≡ a ′ bc. c′ ∈ bc. Empezamos demostrando que un ´ angulo interno de un tri´angulo es menos que el ´angulo externo de otro cualquiera de sus v´ertices. en cuyo caso.78 nos da que c − bc′ − a. c < cad Teorema 4. luego con. como tambi´en c′ ∼ab c.24 a − b − a′ ∧ a 6= b 6= a′ ∧ d − e − d′ ∧ d 6= e 6= d′ d ≤ def → (abd d ↔ dd d ′ ef ≤ a ′ bc). tenemos que f ∈ dd ′ ep. y as´ı podemos concluir que c ∈ abc c ≤ abc implica que abc d′ ≡ def d. el teorema 3. luego c′ ∼ab x por 3. 4. En particular c′ ∼a c.77. luego c ∼b x d′ . Sea p ∈ def d tal que dep d ≡ abc. 3. d′ e d Ahora podemos definir los ´ angulos agudos y obtusos: Definici´ on 4. c′ − bc − a. Podemos suponer que def d no es llano. en cuyo caso abc d′ ≡ def d.

Falta probar que los ´angulos no son iguales.134 Cap´ıtulo 4. Para ello vemos que p ∼ac d. Como consecuencia. particular p ∈ ad. En ap ≡ cad. Claramente entonces ab ≤ ac → acb c ≤ abc. luego su lado opuesto ser´a el mayor de los tres lados: c → ab < bc ∧ ac < bc.28 Se cumple: c ≡ abc). Por A7 existe un punto x tal que m d luego b m − x − d ∧ a − x − p. un tri´angulo tiene a lo sumo un ´angulo recto u obtuso: c → Ag(abc) Teorema 4. c c d abc ≤ cad. S´ c ≡ abc olo falta probar que acb c → ab ≡ ac. c luego abc c < acb c → ac < ab. Aplicando d p Sm obtenemos que (a. contradicci´on. por 4. d tambi´en tendr´ıamos que cd d y el teorema 4. ′ b ≡ abc c donde hemos usado el teorema anterior. acb c ∨ abc c < acb. c. 1.15 implica que p ∼a d. Como la desigualdad es estricta. son agudos. p). 2. luego c = a. Veamos ahora que ab < ac → acb c < abc. a. por la parte ya probada. Sea m = M (ac) y seap = Sm b. entonces c < abc ab < ac ∨ ac < ab. Entonces p ∈ cad. Por ejemplo. luego a x c ≡ cd acb ap. ¬Col(abc) → (ab ≡ ac ↔ acb c c < abc). entonces cad o agudo. luego. c Demostracio d es recto ´ n: Si d es como en el teorema anterior. pero entonces ser´ıa m = a. la implicaci´on ya probada y la definici´on del orden entre ´angulos. si un tri´angulo tiene un ´angulo recto u obtuso. que son menores.27 ¬Col(abc) ∧ (Rbac ∨ Ob(bac)) c ∧ Ag(acb). c Por la definici´on de orden entre segmentos existe un punto c tal que a − c′ − c ∧ ac′ ≡ ab. La geometr´ıa absoluta Demostracio c < cad. Un tri´angulo con dos lados iguales tiene dos ´angulos iguales. ′ c luego acb Entonces c′ ∈ abc. c < acd d′ ≤ abc. Teorema 4. luego los otros dos ´angulos. pero si ¬ab ≡ ac. ´ n: Basta probar que acb d pues invirtiendo los papeles c d de b y c obtenemos que acb es menor que el ´angulo opuesto por el v´ertice a cad.27 ser´a el mayor de los tres ´ angulos. c′ 6= c. ¬Col(abc) → (ab < ac ↔ acb c Demostracio ´ n: La implicaci´on ab ≡ ac → acb c ≡ abcc se sigue inmedia- tamente de las propiedades de la congruencia de ´angulos. que sabemos que es congruente con ´este. pues ambos puntos est´ an separados de b por la recta. un ´angulo de un tri´angulo es menor que otro si y s´olo si su lado opuesto es menor que el del otro: Teorema 4.29 ¬Col(abc) ∧ (Rbac ∨ Ob(bac)) . Si fuera acb c ≡ cad. que es la implicaci´on contraria con otras letras. b) ≡ (c. c luego c c ¬acb ≡ abc.

Teorema 4. b. s´olo hay que probar que ac ′ c′ . y el teorema 3. porque es un ´ angulo del tri´angulo rect´angulo\ abc. En otras palabras. b.29 implica que a − h − b. luego basta aplicar el teorema 4.26. Teorema 4. Tri´ angulos 135 El teorema siguiente recoge un par de hechos sobre tri´angulos rect´angulos que necesitaremos m´as adelante: Teorema 4.31 (Criterio LLL) c ≡ b[ ¬Col(abc) ∧ (a. que se sigue inmediatamente de la congruencia de los ´angulos. Teorema 4. . c′ ). Racb ∧ b 6= c ∧ a − d − c ∧ a 6= d 6= c → bac c ∧ bd < ab. b. c) ≡ (a′ b′ c′ ). Racb ∧ ch ⊥ ab ∧ h ∈ ab → a − h − b ∧ a 6= h 6= b. si dos tri´angulos tienen sus tres lados iguales.d pero el primer ´angulo es agudo. c < bdc 2) bac c porque bacc ≡ bad d y bdcc es un ´angulo externo del tri´angulo\ adb. c < bdc 2. mientras que el segundo es obtuso.32 (Criterio LAL) c ≡ a[ abc ′ b′ c′ ∧ ba ≡ b′ a′ ∧ bc ≡ b′ c′ → (a. Para probar que bd < ab basta ver que bad d < adb.34 (Criterio AAL) c ≡ b[ ¬Col(abc) ∧ bca c ≡ a[ ′ c′ a′ ∧ abc ′ b′ c′ ∧ ab ≡ a′ b′ → (a. c) ≡ (a′ b′ c′ ) → bac c ≡ a[ ′ a′ c′ ∧ abc c ≡ a[ ′ b′ c′ ∧ acb ′ c′ b ′ . b ≡ ad En efecto. ah < ac < ab ∧ bh < bc < ab.4. Por el teorema anterior aplicado a los tres tri´angulos rect´angulos de la figura izquierda. Dos de ellos son inmediatos teniendo en cuenta lo que hemos probado hasta el momento: Teorema 4. b.3.30 Se cumple 1. Finalmente demostramos los teoremas de congruencia de tri´angulos. b′ . c c d a h b a b Demostracio ´ n: 1) Se cumple que a 6= h 6= b porque en otro caso el \ tri´angulo abc tendr´ıa dos ´ angulos rectos. ya que su suplementario bdcc es agudo (por la misma raz´on). c) ≡ (a′ b′ c′ ).33 (Criterio ALA) c ≡ b[ ¬Col(abc) ∧ bac c ≡ a[ ′ a′ c′ ∧ abc ′ b′ c′ ∧ ab ≡ a′ b′ → (a. tambi´en tienen sus ´ angulos correspondientes iguales. c) ≡ (a′ .

Caso AAL Tenemos que b[ c ≡ b\ ′ c′ a′ ≡ bca ′ c′′ a′ . como muestra la figura.15 ab ′′ ′ implica que c ∼a′ c . En el caso b′ − a′ − a′′ se razona de forma completamente an´aloga. El teorema 4. El teorema 4.53). entonces b\ ′ ′′ ′ ′ c′′ a′ es un ´ angulo externo del \ [ tri´angulo c c a . luego el teorema 4. luego a − c′ − a′′ . luego ac < bc. luego deber´ıa ser mayor que b c a . contradicci´on. c′′ que es el caso que muestra la figura. luego ac < bc. Si es b − c − c . b. Basta probar que c′ = c′′ . Caso ALA Tenemos que b[ c ≡ b\ ′ a′ c′ ≡ bac ′ a′ c′′ y c′′ ∼ ′ ′ c′ . luego en ambos casos tenemos una contradicci´on. o tambi´en c ≡ a[ b′ − c′ − c′′ . c′ ).28 nos da que \′ ′′ ′ \ ′′ ′ ′ a a c ≡ a a c . c) ≡ (a . Teorema 4. como b′ 6= a′ (esto est´a impl´ıcito en la definici´on de congruencia de ´angulos). b . c ). luego Col(a b c ). Por lo tanto a[′ b ′ c′ ≡ a\′′ b′ c′ < a\ \ ′ a′′ c′ ≡ a ′′ a′ c′ ≡ b[ ′ a′ c′ . a′′ ′′ ′ ′′ ′ ′ plica que ac ≡ a c .136 Cap´ıtulo 4. b. luego c[ ′ b′ a′ tambi´ en lo es. Entonces a\ \ ′′ b′ c′ < a ′ a′′ c′ . en contra de lo supuesto. Observemos que puede ser b′ −c′′ −c′ . c′ remas tomamos un punto c′′ ∼b′ c′ tal que b′ c′′ ≡ bc.35 (Criterio ALL) c ≡ a[ abc ′ b′ c′ ∧ ac ≡ a′ c′ ∧ bc ≡ b′ c′ ∧ bc ≤ ac → (a. La congruencia abc ′ b′ c′ implica b′ a′ que ac ≡ a′ c′′ . luego (a. intercam- biando los papeles de a′ y a′′ . . Puede ocurrir b′ − a′′ − a′ (que es el caso que muestra la figura) o bien b′ − a′ − a′′ . luego c = M aa (teorema 3. La geometr´ıa absoluta Demostracio ´ n: Para probar ambos teo. Supongamos que c′ 6= c′′ . c) ≡ (a′ b′ c′′ ). En el caso en que Col(abc) se tiene que cba c es nulo. b′ . porque forman parte de un tri´angulo is´ osceles.28 implica que a′ c′ < b′ c′ . Supongamos lo con- trario. luego a′ c′ ≡ a′′ c′ ≤ b′ c′ y. c) ≡ (a′ . suponemos en primer lugar ¬Col(abc) (las hip´otesis no excluyen que los puntos sean colineales). luego c′ = c′′ . luego (a. Distingamos ambos casos: Si b′ −a′′ −a′ . a′ c′ < b′ c′ . Si es b − c′ − c′′ tendr´ıa que ′′ ′ ′ ′ ′ ′ ′ darse la desigualdad opuesta (tambi´en estricta). b. Basta probar que a′ = a′′ . La congruencia del ´angulo im. a′ c′ Tenemos que c′ a′ ≡ ca ≡ c′ a′′ . b′ ′′ ´ n: Sea a ∼b′ a de modo ′ Demostracio que b′ a′′ ≡ ba. pero entonces ambos puntos est´ an en las rectas b′ c′ y a′ c′ . porque el segundo angulo es un ´ ´ angulo externo del tri´angulo b\ ′ ′ ′′ c a . luego ′ ′ ′ ′ ′′ ′ b′ − a′′ − c′ .

M´as precisamente. entre otras cosas. a2 es el plano a0 a1 a2 ). Variedades afines 137 4. a1 . a1 . variedades afines de dimensi´on 1 a las rectas y variedades afines de dimensi´ on 2 a los planos. las rectas las de dimensi´ on 1 y los planos las de dimensi´on 2. a2 ) ∧ x ∈ a0 a1 a2 }) (la variedad af´ın de dimensi´ on 2 generada por los puntos independientes a0 . que afirma la existencia de tres puntos no colineales. a1 . • I 3 (a0 . a1 ) ∧ x ∈ a0 a1 } (la variedad af´ın de dimensi´ on 1 generada por los puntos independientes a0 y a1 es la recta a0 a1 ). • A2 (a0 . a2 ) = {x | I 2 (a0 .4. recta y plano se generalizan al concepto de “variedad af´ın”.4. rectas y planos.1 La definici´ on de las variedades afines Empezamos expresando con una notaci´ on uniforme algunos de los conceptos y resultados que hemos definido o demostrado para puntos. • I 2 (a0 . 4 o cualquier otro valor (incluso en espacios de dimensi´ on infinita). de modo que los puntos son las variedades afines de dimensi´ on 0. Diremos que unos puntos son af´ınmente independientes si cumplen: • I 0 (a0 ) ↔ a0 = a0 (todo punto es af´ınmente independiente). a3 ) ↔ ¬Cop(a0 a1 a2 a3 ) (cuatro puntos son af´ınmente inde- pendientes si no son coplanares). pero en esta secci´ on veremos. por lo que el espacio tiene al menos dos dimensiones. . definimos los lugares geom´etricos siguientes: • A0 (a0 ) = {x | x = a0 } (la variedad af´ın de dimensi´ on 0 generada por el punto a0 es el lugar geom´etrico formado por a0 ). m´as precisa- mente. De entre los axiomas que estamos con- siderando.4. Hay que tener presente. 4. a1 . • A1 (a0 . a2 . a1 ) = {x | I 1 (a0 . En la secci´ on siguiente veremos c´ omo enunciar axiomas que determinen la dimensi´ on del espacio. • I 1 (a0 . Llamaremos variedades afines de dimensi´ on 0 a los puntos (o. que el proceso que hemos seguido para definir los planos puede generalizarse para definir variedades afines de dimensi´ on arbitraria. a1 ) ↔ a0 6= a1 (todo par de puntos distintos son af´ınmente inde- pendientes). a1 . 3. a los lugares geom´etricos que constan de un u ´nico punto). no obstante. a2 ) ↔ ¬Col(a0 a1 a2 ) (tres puntos son af´ınmente independientes si no son colineales).4 Variedades afines Los conceptos de punto. Ning´ un otro axioma afirma nada sobre la di- mensi´on del espacio. de modo que la geometr´ıa que hemos desarrollado hasta aqu´ı es v´alida en espacios de dimensi´on 2. el u ´nico que aporta informaci´on sobre la dimensi´ on del espacio es A8. que una cosa es definir las variedades afines y otra demostrar su existencia.

xr ) con r ≤ k tal que a0 . . . lo cual es el axioma A8. 2. . 2. . xk ) con k < n. . xk ). . . .) B) I n (a0 . an ). . xr ). . luego ak+1 ∈ Ak (a0 . En otras palabras: un conjunto de k + 1 puntos af´ınmente independientes con k < n siempre puede extenderse hasta un conjunto de n + 1 puntos af´ınmente independientes. . . y Ak (a0 . . . 3. . . ak+1 ∈ Ar (x0 . . . . . En efecto. ak ) → I k+1 (a0 . . Por lo tanto. . an ) si y s´olo si no existen x0 . . . . La geometr´ıa absoluta Con estas definiciones podemos reformular as´ı algunos hechos que conoce- mos: A) Si I n (a0 . . . . . lo tenemos probado para n = 0. 2 y es trivialmente cierto para n = 0. . . . . En particular: . en contra de lo supuesto. para k = n es lo mismo que A) y para k = 1. . entonces r = k. . . .) W D) a0 · · · an I n (a0 . . . 1. . . xk con k < n de manera que I k (x0 . . . k+1 luego I (x0 . an ). . . . . si existiera una variedad af´ın Ar (x0 . . . . . . . . ak+1 ). pues es la u ´nica variedad af´ın que los contiene a todos y esto no depende del orden. para un i adecuado. ak ) ∧ ak+1 ∈ / Ak (a0 . . . . . . an ) tampoco depende del orden de los puntos. an ).138 Cap´ıtulo 4. .) C) Para k ≤ n. . . . . Adem´as los puntos a˜ nadidos siempre pueden extraerse de cualquier conjunto prefijado de n + 1 puntos af´ınmente inde- pendientes. . . Esto es cierto por definici´on para n = 1. . . . . an . . . . . xk+1 ). . . para n = 1 la existencia de dos puntos y para n = 2 la existencia de tres puntos no colineales. . . . ak son af´ınmente independientes (por B)). existe una u ´nica variedad af´ın de dimensi´ on n que con- tiene a a0 . . 1. . . . . xk ) no puede contener todos los puntos ai (por B)). . . . an son af´ınmente independientes y I(x0 . . 2. entonces Ak (x0 . . n = 2 se trata de que si un plano contiene dos puntos. . • La propiedad B) implica que I n (a0 . . . . si I k (x0 . . (Para n = 0 afirma la existencia de un punto. an ) ∧ x0 . . . . entonces Ak (x0 . (Para k = 0 es trivial. . an ) no depende de la ordenaci´ on de los puntos. (Lo tenemos probado para n = 1. xk ) ⊂ An (a0 . xk ) ∧ a0 . . • I k (a0 . . (n + 1 puntos son af´ınmente independientes si y s´olo si no est´ an conteni- dos en una variedad af´ın de dimensi´ on menor que n. xk ) (por A)). . . . Observemos ahora que si (seg´ un D)) los puntos a0 . . . . . an ∈ Ak (x0 . . de modo que xk+1 ∈ / Ak (x0 . porque a0 . Seguidamente extraemos algunas consecuencias de estas cuatro propiedades: • La propiedad A) implica que An (a0 . . . . . . . . . luego siempre podremos tomar xk+1 = ai . an ). . an ). entonces contiene la recta que pasa por ellos. . ak ) = Ak (x0 . . . y ´esta es concretamente An (a0 . . xk ) ∧ I n (a0 . . . . xk ). . . luego lo tenemos probado para n = 0. . xk ∈ An (a0 . ak ). .

. ak+1 ) con r + 1 < k + 1. . . respec- tivamente. ak+1 ∈ Ar+1 (x0 . • Si la intersecci´on de dos variedades afines no es vac´ıa. . Si se cumple que a0 . . an ) = An (x0 . x2 . B). . C) y D) (y. . . . Si tambi´en ak+1 ∈ A. por consiguiente. . ak son af´ınmente dependientes. . . . . • I k+1 (a0 . . . ak ) ∧ ak+1 ∈ / Ak (a0 . por C). . es decir. . Suponemos que se cumple la propiedad D) para n + 1. . . . . . . . llegamos a que Ak (x0 . . . . xr ) tal que a0 . . . Por lo tanto A ⊂ B y A ∩ B = A es una variedad af´ın. . xk ) por A). . . . En efecto. ak+1 ). . . esto equivale a que ¬I k (a0 . . ak ). Si no se da la igualdad. . . ak+1 ). . . ak ∈ A con r < k. entonces ¬I k+1 (a0 . como quer´ıamos pro- bar. . . . . . . x2 ) y A2 (x0 . .4. . xk ) ⊂ Ar+1 (x0 . ak+1 ) ↔ I k (a0 . . Definimos I n+1 (a0 . . Supongamos que existe un punto x0 ∈ A ∩ B. . se cumple: Ak (x0 . sean A y B dos variedades afines de dimensiones k ≤ r. x1 . . ak ). . xk . xk . . pero ahora nece- sariamente A = Ak (x0 . . ak ) → ¬I k+1 (a0 . . . . . . Si existe x1 ∈ A ∩ B distinto de x0 .4. . . . . . ak+1 ) → I k (a0 . . . . . con lo que I 2 (x0 . . ak+1 ). . x2 ) ⊂ A ∩ B. xk . . entonces es una variedad af´ın. ak+1 ) y. . si no se ha dado la igualdad Ai (x0 . . . pues ambos miembros son va- riedades afines de dimensi´on k que contienen a x0 . . . Pasamos ya a definir inductivamente las variedades afines seg´ un el plan si- guiente: Suponemos definidas las variedades afines hasta dimensi´ on n de modo que se cumplan las propiedades A). x1 . . . Si es el u ´ nico. . xk ) ⊂ A ∩ B. . de puntos af´ınmente in- dependientes y. luego tambi´en ¬I k+1 (a0 . . . existe un x2 ∈ A ∩ B \ A1 (x0 . . . . . ak+1 ). Variedades afines 139 • Para k < n. . . existe una va- riedad af´ın A = Ar (x0 . . . . tenemos la inclusi´ on Ar (x0 . . . . xk ) ⊂ An (a0 . x1 ) ⊂ A ∩ B por C). xi ) = A ∩ B para ning´un i < k. entonces A ∩ B = A0 (x0 ) es una variedad af´ın. suponemos que existen n + 2 puntos af´ınmente independientes. combinando el punto anterior con el tercero tenemos: • I k+1 (a0 . De aqu´ı se sigue que todo subconjunto de un conjunto af´ınmente inde- pendiente es af´ınmente independiente. xk . . . . an ) → W xk+1 · · · xn ∈ An (a0 . . x1 . . de modo que ´esta se cumple para n + 1 por definici´on. . . entonces A1 (x0 . M´as a´ un. todas las consecuencias que acabamos de extraer de ellas). luego concluimos que a0 . . . En efecto. y en caso contrario I r+1 (x0 . xn ). . . de nuevo por C). . x1 ). an+1 ) mediante la propiedad B). As´ı vamos obteniendo una sucesi´on x0 . an ) An (a0 . . . .

a Demostracio ´ n: La implicaci´on ⇒ z es inmediata por definici´on. an ). aunque los puntos ai ser´an irrelevantes. y ∈ R. Obviamente a − A − b ↔ b − A − a. esta definici´on generaliza a las que ya ten´ıamos para n = 0. Si t 6= r.71: V Teorema 4. . un lugar geom´etrico de la forma An (a0 .140 Cap´ıtulo 4. A partir de aqu´ı la situaci´ on es la misma que en el teorema 3. Esto nos da que a ∼y z ∧ z ∼x b ∧ a − A − c.71 se cumple b − R − c. . 1. Como d all´ı se prueba que existe un punto z tal que x − z − b ∧ y − z − a ∧ z ∈/ R.37 a − A − c ∧ r ∈ A → b(a ∼r b → b − A − c). a mamos cualquier recta R ⊂ A tal que r ∈ R (aqu´ı usamos la propiedad B)).74: b Teorema 4. A luego existe un x ∈ R tal que b − x − c. Las propiedades siguientes son todas elementales. llamamos R = rt y en caso contrario to. El teorema siguiente generaliza al teorema 3.74. r R Por definici´on a − R − c ∧ a ∼R c y t x por el teorema 3. Demostracio ´ n: Por hip´otesis existe b un punto t ∈ A tal que a−t−c. Suponga- mos que a − A − c ∧ a ∼A b. . y se prueban igual que en el caso n = 1: . En lo sucesivo supondremos que A es una variedad af´ın de dimensi´ on n con n ≥ 2.39 a − A − c → (b − A − c ↔ a ∼A b).36 a − A − b ↔ a ∈ / A∧b∈ / A ∧ t ∈ A a − t − b. Lo segundo x R y significa que existen puntos d y x. . 1 con la que ya ten´ıamos definida para puntos y rectas. W Definici´ on 4. Nuevamente. La geometr´ıa absoluta Ahora vamos a definir el concepto de variedad af´ın de dimensi´ on n + 1 y probaremos que se cumplen las propiedades A) y C). es decir. W c Definici´ on 4. luego b − A − c.38 a ∼A b ↔ c(a − A − c ∧ b − A − c). Sea R ⊂ A una recta tal que x. El teorema siguiente generaliza al teorema 3. Notemos que esta definici´on coincide en los casos n = 0. El teorema anterior implica que z − A− c y en una segunda aplicaci´on que b − A− c. y ∈ A A tales que d − x − a ∧ d − y − b.

77 y la prueba no se re. Variedades afines 141 Teorema 4. . SAn+1 (A.76: b Teorema 4. Ya podemos definir las variedades afines de dimensi´ on n + 1: Definici´on 4. An+1 (a0 . an+1 ) = An+1 (An (a0 .44 r − A − r′ → An+1 (A. Tampoco ofrece ninguna dificultad adaptar la prueba del teorema 3. . d duce a la de ´este.41 a ∼A b ∧ a − c − b → c ∼A a. r) = SAn+1 (A.80 y su demostraci´on es for- malmente id´entica: Teorema 4. r) = {x | x ∼A r ∨ x ∈ A ∨ x − A − r}. por definici´on.43 Llamaremos variedades afines de dimensi´ on n+1 a los lugares geom´etricos An+1 (A. r) = {x | x ∼A r}. . tomamos x R una recta R ⊂ A tal que x. p ∈ A ∧ Col(abp) → (a − A − b ↔ a − p − b ∧ a ∈ / A∧b∈ / A).81 para probar: . a ∼A b → b ∼A a. El teorema siguiente es an´alogo al teorema 3. 2.4. la variedad af´ın generada por n + 2 puntos af´ınmente independientes es. a − A − b → ¬a ∼A b. p ∈ A ∧ Col(abp) → (a ∼A b ↔ a ∼p b ∧ a ∈ / A).40 Se cumple: 1. y ∈ R y y A a partir de ah´ı vale el razonamiento bidimensional. . a nemos dos puntos x.42 Se cumple: 1. a ∼A b ∧ b ∼A c → a ∼A c. an+1 ). W 2. El teorema siguiente es el an´alogo al teorema 3. . como en los teoremas precedentes. an ). . . r′ ). r) ∪ A ∪ SAn+1 (A.76. El teorema siguiente generaliza al teorema 3. sino que se demuestra exactamente igual usando las generali- zaciones que ya hemos probado de los resultados que se usan en la prueba: Teorema 4.4. 4. pues obte. c Demostracio ´ n: La prueba se re- duce a la del teorema 3. a ∈ / A → c a − A − c. M´as expl´ıcitamente. 3. . y ∈ A.

b) = n+1 A (A. Por lo tanto Ak+1 (C.82 es menos obvia: Teorema 4. r′ ∈ B \ C. r). entonces Ak+1 (C. xn−1 lo son por hip´otesis y r ∈/ C. que son af´ınmente independientes porque x0 . r). entonces. r). . B). B) ∧ B ⊂ An+1 (A. e igualmente con r′ . Supongamos ahora que A y B son dos variedades afines de dimensi´ on n ≥ 2 tales que su intersecci´on es una variedad af´ın de dimensi´ on n − 1. . r) = An+1 (A. basta probar que An+1 (A.45 r ∈ / A ∧ s ∈ An+1 (A. entonces B = An (C.47 Si A y B son dos variedades afines de dimensi´ on n cuya inter- secci´ on tiene dimensi´ on n − 1. o bien b ∈ A. luego r ∼A x. B) ⊂ An+1 (B. / A∧s∈ La generalizaci´ on del teorema 3. entonces A ⊂ An+1 (A. xn−1 . pues acabamos de probar que la variedad An+1 (A. Pongamos que An+1 (A. r) = An+1 (A. . Si r. A). y sea r′ − C − r. s). r) → An+1 (A. luego y − A − r ∧ y − A − x. r). para cualquier r ∈ B \C. r′ ) ⊂ SAn+1 (A. B) = An+1 (B. Por lo tanto. B) ∧ An+1 (A. . o bien b ∈ B \ C. r′ ). en contra de lo supuesto. . r). xn−1 ). r) = An (C. . on k < n. B) por la inclusi´on anterior. digamos C = An−1 (x0 . As´ı podemos demostrar el an´alogo al teorema 3. luego x ∈ SAn+1 (A. r) ∪ A ∪ SAn+1 (A. Demostracio ´ n: Sea C = A∩B. Por el teorema anterior. r) ⊂ An+1 (A. r. lo que implica que r′ ∈/ A. Por la simetr´ıa en las hip´otesis. en cuyo caso b ∈ An+1 (A. tambi´en B ⊂ An+1 (A. Si b ∈ B. con r ∈ B \ C. r). A). r) = SAk+1 (C. r) son variedades afines de dimensi´ on n y ambas contienen a x0 .45. r′ ). r) no depende de la elecci´on de r. La geometr´ıa absoluta Teorema 4. Por la propiedad A) se tiene la igualdad B = An (C. r) ∪ C ∪ SAk+1 (C. . entonces existen puntos x. r) ⊂ An+1 (A. En efecto. . Aplicando a r′ lo que hemos probado para r resulta que SAk+1 (C. luego r′ ∈ cr ⊂ B. pues existe un c ∈ C ⊂ B tal que r′ − c − r. r′ ∈ An (C. r). C ⊂ A y r ∈ Demostracio ´ n: Si x ∈ SAk+1 (C. por definici´on. La inclusi´ on A ⊂ An+1 (A. luego podemos concluir que An+1 (A. y tales que y−C −r∧y−C −x. B) = An+1 (A.46 Si A es una variedad af´ın de dimensi´on n y C es una variedad af´ın de dimensi´ / A.84: Teorema 4. r). q ∈ C ⊂ A tales que y−p−r∧y−q−x. Esto nos permite definir An+1 (A. Notemos que r′ ∈ B \ C. . tenemos que B y An (C. r′ ).142 Cap´ıtulo 4. Sea r′ − C − r. . luego existen puntos p. pues en otro caso existir´ıa un c ∈ C tal que r′ − c − r. B). con lo que r ∈ r′ c ⊂ A. r′ ) ⊂ SAn+1 (A. . por el teorema 4. . B) es inmediata por la definici´on. r′ ) = An+1 (A. B) = An+1 (A. . en cuyo caso b ∈ An+1 (A.

as´ı que podemos suponer que s ∈ / A∧s ∈ / B. . Probamos en primer lugar que podemos intercambiar dos de ellos: Teorema 4. . an−1 . . . r) = An+1 (A. Demostracio ´ n: Hay que entender que estamos suponiendo que los puntos ′ / An (a0 . . . .49 Si S es una variedad af´ın de dimensi´on n+1 y a0 . . entonces s ∈ An+1 (B. r) ∨ s ∈ SAn+1 (A. . . luego r ∈ A. r). . B). A) por las inclusiones ya probadas. . a0 ). . t ∈ con C = {r′ } ⊂ B. an−1 . a0 ). . r′ ). En particular s ∈ SAn+1 (A. r′ ). Digamos que A = An (x0 . tambi´en r ∈ / C. luego existe un t ∈ A tal que r′ − t − s. . en contra de lo supuesto. . pero tiene que darse la igualdad. . an−1 ). Si s ∈ A o s ∈ B.4. t) = An+1 (B. . A) = An+1 (B. luego s ∈ r′ t ⊂ An+1 (B. Por construcci´on C ⊂ A ∩ B. C = An−1 (a0 . . . C = A ∩ B. r′ ). t). B) = An+1 (B. . x) ⊂ A ∩ B. A).4. Si a0 ∈ on n y cierto r ∈ / A. En particular r′ ∈ / B. . luego r′ − A − s. an+1 ∈ S son puntos af´ınmente independientes. r).48 An+1 (An (a0 . an−1 . No puede ser t ∈ B. para cierta variedad af´ın A de dimensi´ / A. . . . . ya que t ∈ A \ B. . . an−1 . ya que si existiera un punto x ∈ (A ∩ B) \ C.46 As´ı pues. luego podemos definir B = An (a0 . . . por lo que a0 . Como C ⊂ A. r son af´ınmente independientes. . . . r) = An+1 (An (a0 . . luego r 6= r′ (pues r′ ∈ B) y podemos aplicar el teorema 4. / B. . xn−1 . . . . Pasamos ya a demostrar que una variedad af´ın de dimensi´ on n + 1 no de- pende del orden de sus generadores. r′ ). . . . an−1 . .45. y por el teorema anterior llegamos a que S = An+1 (An (x0 . Entonces s ∼A r. As´ı pues. . tenemos que S = An+1 (A. r). . contradicci´on. x) = B. luego t 6= r′ y s ∈ tr′ ⊂ B. pues entonces t ∈ C. . xn ). . . luego por la unicidad de la propiedad A). y las tres variedades tienen dimensi´ on n. . . r son af´ınmente independientes. . an−1 . lo que nos da la inclusi´ on r′ t = A1 (r′ t) ⊂ An+1 (B. por el teorema 4. entonces los puntos a0 . r). an−1 . Variedades afines 143 Sea s ∈ An+1 (A. . entonces S = An+1 (a0 . . entonces. an−1 . xn ). podr´ıamos concluir que A = An (C. y que r ∈ En particular a0 . r′ ). . por lo que podemos considerar las variedades A = An (a0 . an−1 tambi´en son af´ınmente independientes. pues en caso contrario r′ ∈ C y los generadores de A no ser´ıan af´ınmente independientes. a0 . De nuevo por simetr´ıa no perdemos generalidad si suponemos que s ∈ SAn+1 (A. . x ser´ıan af´ınmente independientes y An (C. . . . luego podemos suponer que a0 ∈ A. Demostracio ´ n: En principio S = An+1 (A. Por el teorema anterior An+1 (A. an+1 ). r′ ). Ahora s´olo es cuesti´on de ir permutando: Teorema 4.

supongamos que hemos llegado a una sucesi´on x0 . xk de puntos af´ınmente independientes tales que que Ak = Ak (x0 . xk+1 ) = Ak+1 (Ak . . . Si a1 ∈ / A. . xk+1 ) y vamos a probar que Ak+1 (x0 . a1 ). xk ) ⊂ A ⊂ S. an ). En caso contrario podemos tomar un punto x1 ∈ B \ {x0 }. La geometr´ıa absoluta Como todo conjunto af´ınmente independiente se puede completar dentro de una variedad. . . xn ). . x1 ). . x1 ) ⊂ B. . es decir. . .2 Resultados adicionales sobre variedades afines Aunque la construcci´ on de las variedades afines ha sido un tanto sofisticada. ya tenemos que B es una variedad af´ın. . Si se da la igualdad. xk ∈ A. .4. . Si B = {x0 } = A0 (x0 ). Con esto queda probado que las variedades afines de dimensi´ on n+1 cumplen la propiedad A). . xk ) ⊂ B. xn ). As´ı tenemos definido el concepto de variedad af´ın de dimensi´ on n y el con- cepto de conjunto de puntos af´ınmente independientes para cualquier dimensi´ on y cualquier n´umero de puntos. . xk ). Por hip´otesis x1 x0 = A1 (x0 . . Esto se debe a que. podemos intercambiar igualmente a1 con xn para concluir que S = An+1 (An (a0 . pues A no puede contener n + 1 puntos af´ınmente independientes. . luego podemos suponer que a0 . . . x1 . . . . con k ≤ n (el caso k = n + 1 es el teorema anterior) entonces S = An+1 (A. .) 4. como ya hab´ıamos observado. . xk+1 ) ⊂ B. con lo que I k+1 (x0 . (Ni siquiera podemos probar que el espacio no sea el u´nico plano. an+1 ). podemos expresar A = An (a0 . Entonces B es una variedad af´ın. entonces xy ⊂ B. . a partir de nuestros axiomas no podemos demostrar que existan variedades afines de dimensi´ on mayor que 2. En caso contrario tomamos x2 ∈ B \ A1 (x0 . . . pero hay que tener presente que para definir las variedades afines de dimensi´on n hemos tenido que suponer la propiedad D) para dimensi´on n. . . luego el teorema 4. . . . es decir. y la propiedad C) se demuestra con la misma t´ecnica empleada en la prueba del teorema anterior: Si x0 . tienen una caracterizaci´ on muy simple: Teorema 4. .144 Cap´ıtulo 4. . . y ∈ S son dos puntos distintos. x1 . . . . Repitiendo este razonamiento llegamos a que S = An+1 (An (a0 . . . y ahora necesariamente an+1 ∈ / A. . entonces es una variedad af´ın. pero no se da la igualdad. Demostracio ´ n: Tomamos x0 ∈ B.50 Sea A una variedad af´ın y B ⊂ A un lugar geom´etrico no vac´ıo y cerrado para rectas. . . Entonces podemos tomar xk+1 ∈ B \ Ak (x0 . . xn−1 . tal que si x. . resulta que Ak (x0 . donde podemos suponer que x0 . xk ∈ S son puntos af´ınmente independientes. . luego por la propiedad C) para dimensi´ on n. r). r).45 nos da finalmente que S = An+1 (a0 . . . a1 ∈ A. la existencia de n + 1 puntos af´ınmente independientes. En general. .

. . . xk ). . . . Esto significa que p − Ak − u. . . an ∈ A. xk . . an i = An (a0 . . Demostracio ´ n: Llamamos x0 = a0 . y la conclusi´ on ser´a que las variedades afines son simplemente los lugares geom´etricos cerrados para rectas. . . xk . pues k no puede rebasar la dimensi´ on de A. Es obvio que I n (a0 . . Teorema 4. . . . es la u ´nica variedad de dimensi´ on k que cumple esto y ninguna variedad de dimensi´ on < k cumple lo mismo. . . por definici´on de variedad af´ın. xk ). y concluimos igualmente que u ∈ B. . luego existe un u′ ∈ Ak tal que p − u′ − u. . . . . . . xk+1 ∈ B. y as´ı sucesivamente. • u ∈ SAk+1 (Ak . . . an (no necesariamente af´ınmente inde- pendientes) existe una variedad af´ın A (de dimensi´ on k ≤ n) de manera que a0 . Entonces xk+1 − Ak − u. .4. . y cualquier variedad af´ın de dimensi´ on k que contenga a a0 . an ∈ A. En la prueba del teorema anterior hemos visto que todo generador de una variedad af´ın contiene un generador af´ınmente independiente. • u ∈ SAk+1 (Ak . an . Esto significa que existe un v ∈ Ak tal que p−v−xk+1 y. . . elegimos 2 uno y lo llamamos x1 . luego es Ak (x0 . an ) → ha0 . . la sucesi´on no puede prolongarse indefinidamente. . . . an ∈ Ak (x0 . pues eso contradir´ıa la independencia af´ın de x0 . Variedades afines 145 Para ello tomamos un punto p tal que p−Ak −xk+1 . xk . . Teniendo esto en cuenta es inmediato que si A es una variedad af´ın y a0 . . xk ) Por lo tanto. de modo que a0 . an i a la variedad af´ın dada por el teo- rema anterior y la llamaremos variedad af´ın generada por los puntos a0 . M´as adelante daremos axiomas que garantizar´ an que el espacio E es una variedad af´ın. . . luego u ∈ pu′ ⊂ B.4. Veamos ahora que podemos determinar una variedad af´ın a partir de una sucesi´on de puntos que no sean necesariamente af´ınmente independientes. Si existe un ai ∈ / A0 (x0 ). . . xk+1 ). . . por hip´otesis p ∈ vxk+1 ⊂ B. . hay tres posibilidades: • u ∈ Ak ⊂ B. umero finito de pasos llegamos a que B = Ak (x0 . . . . . . . an en particular contiene a x0 . an i ⊂ A. xk ∈ A son af´ınmente independientes. . an ). . formada por parte de los ai .51 Dados puntos a0 . . . . . si existe otro ai ∈ / A (x0 . Definici´ on 4. . . Como los puntos x0 . luego el teorema anterior podr´a aplicarse siempre con A = E. . . entonces. Tras un n´ umero finito de pasos tenemos que llegar a una lista de puntos af´ınmente independientes x0 . . No puede suceder que a0 . . xk+1 ). .52 Llamaremos ha0 . . . x1 ). tras un n´ es una variedad af´ın. p). . . con k ≤ n. . . . . . . . an pertenezcan a una variedad af´ın de dimensi´ on < k. elegimos uno y lo llamamos x2 . . . como v. entonces ha0 . . Si u ∈ Ak+1 (Ak .

entonces C tiene dimensi´ on k − 1. . . . 2) s ∼A t. an ). . Expl´ıcitamente: Definici´on 4. . . . cuando tienen dimensiones distintas. Observemos que el concepto de dimensi´ on de una variedad lo hemos definido al mismo tiempo que hemos definido las variedades. Por lo tanto C est´ a estrictamente contenida en B. basta tomar C = ha0 . . Tomemos un punto s ∈ B \ A. luego t ∈ R. . . Entonces la dimensi´ on de R es ≤ k − 1. luego q ∈ C ⊂ R y s ∈ R. . bn i. xn ) ∧ A = An (x0 . an ) y B = An (a0 . xn )). . Vamos a suponer que es < k + 1. es decir. Demostracio ´ n: Si A = Am (a0 . . . s) ⊂ B. . . Demostracio ´ n: No puede suceder que B ⊂ A. 3) t ∈ A. Si A tiene dimensi´on n − 1.53 Dadas dos variedades afines A y B existe una variedad af´ın C tal que A ⊂ C. . luego su dimensi´on es ≤ k − 1. porque entonces tendr´ıamos que S = A + B = A. Entonces t ∈ C ⊂ R. . es la u´nica variedad de su misma dimensi´on que las contiene a ambas y ninguna variedad de dimensi´ on menor cumple lo mismo. . Distinguimos tres casos: 1) s − A − t. . Entonces existe un punto q ∈ A (q 6= s) tal que s − q − t. b0 . . Vamos a probar un resultado fundamental sobre dimensiones de variedades. an .146 Cap´ıtulo 4. Sea R = A(C.54 Dadas dos variedades afines A y B definimos su suma como la variedad af´ın A + B dada por el teorema anterior. contradicci´on. t ∈ B. luego podemos razonar como en el caso anterior con s′ en lugar de s. B ⊂ C. . Definici´on 4. an i = ha0 i + · · · + han i. definimos la f´ ormula W dim A = n ↔ x0 · · · xn (I n (x0 . . tambi´en q ∈ B. una variedad af´ın on n si es de la forma An (x0 . . xn ). La geometr´ıa absoluta Teorema 4. contradicci´on. para lo cual probamos primero un caso particular: Teorema 4. Como s.55 Para cada n´umero natural n y cada variedad af´ın A. entonces A + B ⊂ C. luego existe un t ∈ B \ R. para ciertos puntos x0 . En general: . . . . Sea S = A + B. . . . Entonces tomamos un s′ tal que s′ −C −s (en particular s′ −A−s) y as´ı s′ ∈ R. . . . xn tiene dimensi´ af´ınmente independientes. Es claro entonces que si C es cualquier variedad que contenga a A y B. . Tambi´en es claro que ha0 .56 Sean A y B dos variedades afines tales que C = A ∩ B no sea vac´ıa. . B tiene dimensi´ on k y S tiene dimensi´on n. .

externos a la teor´ıa formal que estamos considerando. dim(B) = k. No puede ser B ⊂ A.4. Tenemos que probar que dim(B) = k − m. Por lo tanto. Sea A′ = A(A. dim(A) = n − m. P2 ⊂ S. luego C ′ no es vac´ıa. que nos da que n − m = dim(A′ ) = dim(A) + dim(C ′ ) − dim(C) = n − (m + 1) + k − m − dim(C). de hecho. Un caso particular de inter´es (que. . de donde concluimos que dim(C ′ ) = k − m.58 Si P1 y P2 son planos contenidos en una variedad af´ın de di- mensi´ on 3 y tienen un punto en com´ un. tenemos que C ⊂ C ′ . si C ′ = A′ ∩ B. pues entonces B ⊂ S = A. como hab´ıa que probar. entonces P1 +P2 ⊂ S.4. luego dim(P1 ∩ P2 ) ≥ 1. a). luego C = B y su dimensi´ on es k. podemos aplicar el resultado para m = 1. de modo que lo suponemos cierto para m ≥ 1 y suponemos ahora que dim(A) = n − (m + 1). Por otra parte. pues entonces A = S. Ahora observamos que A + C ′ = A′ y A ∩ C ′ = A ∩ A′ ∩ B = A ∩ B = C. Si m = 0 es trivial. de donde llegamos a que dim(C) = k − (m + 1). pero no tienen la misma di- mensi´on. Si m = 1 la conclusi´on se sigue del teorema anterior. Probamos el caso general por inducci´on sobre m. entonces tienen una recta en com´ un. la aritm´etica.56) es el siguiente: Teorema 4. se sigue del teorema 4. luego 3 ≥ dim(P1 + P2 ) = dim(P1 ) + dim(P2 ) − dim(P1 ∩ P2 ) = 4 − dim(P1 ∩ P2 ). ´ n: Si S tiene dimensi´ Demostracio on 3 y P1 . Para terminar construimos una variedad af´ın que nos ser´a u ´til en diversos contextos: 1 El lector interesado en la l´ ogica (de primer orden) subyacente a la geometr´ıa de Tarski deber´ıa observar que los n´umeros naturales. sea C = A ∩ B y pongamos que Demostracio dim(S) = n. el razonamiento por inducci´on de este teorema y el propio concepto de dimensi´ on son todos metamatem´ aticos.57 Si A y B son variedades afines con intersecci´ on no vac´ıa. ´ n: Sea S = A + B. Este teorema es en realidad un esquema teorem´ atico en el que las dimensiones aparecen reflejadas en el n´ umero de variables con el que se determina cada variedad af´ın. Variedades afines 147 Teorema 4. en- tonces1 dim(A + B) = dim(A) + dim(B) − dim(A ∩ B). Aplicamos la hip´ otesis de inducci´on a A′ y B. Por lo tanto existe un punto a ∈ B \ A. As´ı dim(A′ ) = n − m y A′ + B = A + B.

. luego x la dimensi´on de M es menor que n. pues p. Por definici´on de perpendicularidad. As´ı. y ∈ M son dos puntos distintos. La geometr´ıa absoluta Definici´ on 4. ak ). luego r ∈ M . Una posibilidad es (para cualquier n´ umero natural n ≥ 2): W A8n a0 · · · an I n (a0 . se cumple trivialmente (sin necesidad de apelar a ning´ un axioma geom´etrico) que si k ≤ n entonces I n (a0 . q ∈ A son dos puntos distintos.19 implica que xy ⊂ M . .5 La dimensi´ on del espacio Ahora es f´ acil incorporar a la teor´ıa axiomas que determinen la dimensi´ on del espacio. pero x ∈/ pq. Entonces la dimensi´ on t M de Ak+1 (M.60 Si A es una variedad af´ın de dimensi´ on n y p. luego x ∈ rt ⊂ Ak+1 (M.50. luego pode. q ∈ A son dos puntos distintos. p). pero tenemos que t ∈ pq ⊂ Ak+1 (M. . . . an ) W A9n ¬ a0 · · · an+1 I n+1 (a0 . . q ∈ / M . . . . p Obviamente M 6= A. .148 Cap´ıtulo 4. . . . . p). Sea m = M pq ∈ M . . . y si x. . p). . . . el teorema 3. an+1 ) de modo que A82 es equivalente al axioma A8. p). definimos MA (pq) = {x | x ∈ A ∧ xp ≡ xq}. se cumple que A8n →A8k y A9k →A9n . . rp ≡ rq. p ∈ Ak+1 (M. an ).59 Si A es una variedad af´ın y p. 4. entonces MA (pq) es una variedad af´ın de dimensi´ on n − 1. Cuando sustituimos el axioma A8 por A8n y a˜ nadimos A9n (con n ≥ 2) obtenemos la Geometr´ıa de Tarski n-dimensional. tambi´en q ∈ Ak+1 (M. Demostracio ´ n: Que M = MA (pq) es una variedad af´ın se sigue inmediata- mente del teorema 4. Como m. pues claramente el punto medio M pq est´ a en M (luego no es el conjunto vac´ıo). Teorema 4. contradicci´on. por lo que. an ) → I k (a0 . p) ⊂ A es k + 1 < n. . an+1 ) ↔ I n (a0 . si 2 ≤ k ≤ n.65 exis- ten puntos r y t ∈ pq tales que rm ⊥ pq y r − t − x. an ) ∧ an+1 ∈ / An (a0 . . Por 3. r m mos tomar un punto x ∈ A \ Ak+1 (M. pues en q caso contrario x ∈ Ak+1 (M. . . . p). p). . n ≥ 3. Si tomamos como definici´on de independencia af´ın la relaci´on recurrente I n+1 (a0 . MA (pq) es el lugar geom´etrico formado por los puntos de A que equi- distan de los dos puntos dados. Suponga- mos que es k < n − 1. . .

y. . . y la f´ormula del teorema 4. P1 + P2 = hu. Por ejemplo. . an ) tendr´ıamos I n+1 (a0 . es posible introducir axiomas que establezcan que la di- mensi´on del espacio es 2 o 3 sin necesidad de involucrar la definici´on general de variedad af´ın o de independencia af´ın. se cumple A9∗3 .5. Por otra parte. . x. La dimensi´ on del espacio 149 Si a0 . En efecto. v. el axioma A9n nos da que tiene que ser igual a todo el espacio: E = An (a0 . an+1 ). . . z af´ınmente independientes. Para establecer que el espacio tiene tres dimensiones podemos tomar A83 . . zi. Por el teorema 4. si se cumple este axioma no puede haber cinco puntos v. . si el espacio E es una variedad af´ın de dimensi´ on 3.60 implica que el espacio E coincide con el plano P (M. . w. an ). . . . . A83 y A9∗3 equivalen a que el espacio E es una variedad af´ın de dimensi´ on 3. . ya que entonces los planos P1 = vwx y P2 = vyz s´olo tendr´ıan en com´ un el punto v. lo que afirma este axioma es que si p y q son puntos distintos. pues si existiera un punto an+1 ∈ E \ An (a0 . . w. . una ligera adaptaci´on de la prueba del teorema 4. Por lo tanto. . entonces M = ME (pq) es una recta. En lo sucesivo seguiremos trabajando u ´nicamente con el axioma A8. Partiendo de este axioma. y. As´ı pues. tienen dos puntos en com´ un. . es decir. puesto que ninguno de los resultados que vamos a probar depender´a de la dimensi´on del espacio. a partir de los axiomas de la Geometr´ıa de Tarski n-dimensional se demuestra que el espacio E es una variedad af´ın de dimensi´on n. .58. W A83 xyzw(x 6= y ∧ z ∈ / xy ∧ w ∈/ xyz) junto con A9∗3 Si dos planos tienen un punto en com´ un. . para establecer que el espacio tiene dos dimensiones basta a˜ nadir al axioma A8 el axioma A9 p 6= q ∧ xp ≡ xq ∧ yp ≡ yq ∧ zp ≡ zq → Col(xyz). En efecto. x. p).57 nos da que que dim(P1 ∩ P2 ) = 0. luego dim(P1 + P2 ) = 4.4. Rec´ıprocamente. an son puntos af´ınmente independientes dados por A8n y consi- deramos la variedad af´ın An (a0 . . an ).

.

5.2 Cop(R. luego R k S.Cap´ıtulo V La geometr´ıa eucl´ıdea Introducimos ahora el axioma de las paralelas. que caracteriza a la geometr´ıa eucl´ıdea. S) ∧ (R = S ∨ ¬ x(x ∈ R ∧ x ∈ S)). y si existiera a ∈ R ∩ S entonces el tri´angulo\ ars tendr´ıa dos ´angulos rectos. Como consecuencia.1 El axioma de las paralelas Definici´on 5. entonces R = S por la unicidad de las perpendiculares (teorema 4. lo cual es imposible (teorema 3. Tal y como indic´ abamos al final del cap´ıtulo anterior. donde Cop indica que las rectas son coplanares.1 Dos rectas son paralelas si son coplanares y. por todo punto dado pasa una paralela a una recta dada: W Teorema 5. Por ejemplo.3 S(S k R ∧ a ∈ S). T ) tal que S ⊥ T ∧ a ∈ S. dos rectas perpendiculares a una tercera son paralelas: Teorema 5. Demostracio ´ n: Si a ∈ R basta tomar S = R. seguiremos tra- bajando en la teor´ıa determinada por los axiomas A1–A8. Demostracio ´ n: Sean r y s los puntos de corte de R y S con T . entonces R 6= S (pues las dos rectas cortan a T en puntos distintos). 151 . S) ↔ xyz(¬Col(xyz) ∧ R ⊂ xyz ∧ S ⊂ xyz). luego por el teorema anterior S k R.63 existe una recta T tal que R ⊥ T ∧ a ∈ T . Por 4. Por lo tanto R k S. Si r 6= s. o bien son iguales. S.59). por el teorema 3. Entonces R y S son perpendiculares a T en el mismo plano. es decir. W Cop(R. Si a ∈/ R. Si r = s.17).17 existe una recta S contenida en el plano P (R. T ) ∧ R ⊥ T ∧ S ⊥ T → R k S. sin suponer ning´ un axioma sobre la dimensi´ on del espacio. o bien no tienen puntos en com´ un: W R k S ↔ Cop(R.

En particular las tres rectas son distintas dos a dos. S. Si existe un punto a ∈ R ∩ T tenemos que R y T son dos paralelas a S por a. que es una variedad de dimensi´ on 3. x b t d a c y La u ´ltima afirmaci´ on es un tanto t´ecnica. Llamemos PR = P (R. En cambio. PR . W 3. pues R y S son coplanares. a − d − t ∧ b − d − c ∧ a 6= d → xy(a − b − x ∧ a − c − y ∧ x − t − y). pero entonces T y T ′ son paralelas a S que pasan por t.4 Las afirmaciones siguientes son equivalentes: W 1 1. luego R k T . luego por 1) R = T y en particular R k T . luego ser´ıa P . . Observemos que PR 6= PS . Como T 6⊂ P . pues si x ∈ T ′ ∩ P entonces x ∈ (T ′ ∩ PR ) ∩ (T ′ ∩ PS ) = R ∩ S. luego el teorema 4. S(S k R ∧ a ∈ S) (por cada punto existe una u ´nica paralela a una recta dada). t). R k S → S k R. 2. La geometr´ıa eucl´ıdea Es evidente que la relaci´on de paralelismo es reflexiva y sim´etrica: R k R. S. T no son coplanares. T son coplanares. pues si fueran el mismo plano. En particular T ′ no corta ni a R ni a S y es coplanar con ambas. PS ⊂ A3 (P. al igual que S y T . Observemos que T ′ no puede cortar a P . pero entonces t ∈ P . ´este contendr´ıa a R y S. ´ n: 1) ⇒ 2) Supongamos que R k S ∧ S k T y distingamos Demostracio dos casos: Caso 1: R.152 Cap´ıtulo 5. la transitividad del paralelismo no es demostrable a partir de los axiomas que estamos considerando: Teorema 5. R k S ∧ S k T → R k T (transitividad del paralelismo). luego 1) implica que T ′ = T . existe un punto t ∈ T \ P . t) y PS = P (S. pero tiene el inter´es de que s´olo aparecen en ella los conceptos primitivos (no definidos) de la teor´ıa. Por otra parte. luego T ′ k R ∧ T ′ k S. Llamemos P al plano que contiene a R y S.58 implica que la intersecci´on T ′ = PR ∩ PS es una recta. que son paralelas distintas. y t ∈ PR ∩ PS . t). Caso 2: R.

contradicci´on. Adem´as a ∈ / st. R k S y T corta a R. pues entonces at = bc). Como R = xt = xy no corta a bc. pero por otro resulta que ax. Tiene que ser s 6= a. pero esto es imposible: por un lado x − R − y. luego podemos suponer que a ∈ / R. p = M ac = M bd ∧ a 6= b → ab k cd. luego s ∈ S ∩ T . Tomemos r ∈ R y sea t′ ∈ T tal que r − S − t′ . tenemos que x ∼ac t ∧ y ∼bc t. Es f´acil probar que tambi´en equivale al teorema siguiente: Teorema 5. al cual pertenece tambi´en a. En particular R es coplanar con ab.78 nos da que x − t − y. luego por la transitividad ab k bc. y = c. As´ı pues. as´ı que podemos suponer que t 6= d.5. Por lo tanto a 6= d. Veamos ahora algunas propiedades de los paralelogramos. que las rectas son distintas. y esto equivale a a − b − x ∧ a − c − y. existe x ∈ R ∩ ab. r R Por 3) existen puntos x. Si t = d sirven x = b. luego a − bc − x ∧ a − bc − y. Por el teorema 5. 2. pues ambas rectas se cortan en b (y no puede ser ab = bc.6 Se cumple: 1. El axioma de las paralelas 153 2) ⇒ 3) Si at = bc es f´ acil probar la conclusi´ on sin usar 2). Esto es posible. s ′ pues en caso contrario t s = at = T . Por el axioma A7 a aplicado al tri´angulo\rat′ existe un punto d tal que s − d − t ∧ r − d − a. Demostracio ´ n: Si T no corta a S. e igualmente t ∼by x. lo cual es absurdo.5 Si R. y tales que a − s − x ∧ a − t − y ∧ x − r − y. Observemos que las dos primeras no requieren A10: Teorema 5. T son rectas coplanares. Supongamos. 3) ⇒ 1) Supongamos que S y T son paralelas a R por a. luego d t r ∈ T . luego s = a. pues siempre podemos tomar t1 . pues en caso contrario T st = at = T . luego t ∈ / bc. pues. pero a − bc − t. y el mismo argumento nos da un punto y ∈ R ∩ ac. y ya conocemos dos enunciados equivalentes. luego x ∼R a ∼R y.1. A partir de aqu´ı tomaremos como axioma (el axioma A10 de la geometr´ıa de Tarski) la afirmaci´on 3) del teorema anterior. luego por la transitivi- dad del paralelismo T k R. ab ≡ cd ∧ bc ≡ de ∧ ¬Col(abc) ∧ b 6= d ∧ Col(apc) ∧ Col(bpd) → ab k cd ∧ bc k ad ∧ b − ac − d ∧ a − bd − c. . Si a ∈ R. S. luego 3. contradicci´on. Entonces R est´ a en el plano bct. Sea s ∈ S tal que r − s − t′ y sea t ∈ T t′ S tal que t′ − a − t ∧ a 6= t. ay no cortan a R. Claramente a 6= t.3 existe una recta R k bc tal que t ∈ R. luego si R no cortara a ab ser´ıa R k ab. entonces T k S. Por otra parte t ∼ax d ∼ax c ∼ax y. entonces T tambi´en corta a S. nece- sariamente S = R = T . t2 ∈ T tales que t1 − a − t2 y uno de los dos sirve.

He aqu´ı otras consecuencias del axioma de las paralelas (que de hecho son afirmaciones equivalentes). aunque no podemos enunciarla as´ı porque no hemos definido la suma de ´angulos: Teorema 5. luego ad k bc y concluimos aplicando 3). 4) Como b − ac − d. unido a b′ − ad − b. a ∼p c ∧ b ∼pa d → (ab k cd ↔ bap d W c ≡ bac 3. ab k cd ∧ ab ≡ cd ∧ b − ac − d → bc k da ∧ bc ≡ da ∧ a − bd − c. Entonces d y d′ son ambos la intersecci´on de ad con cd. pues que ¬Col(abp). y basta aplicar el apartado anterior. Aplicando Sp obtenemos que R ⊥ cd. Sea b′ tal que b′ − a − b ∧ b′ 6= a. luego ab k cd por el teorema 5. aplicando que Sp conserva las congruencias. El teorema 3. Como p = M ac = M bd′ .35 implica que c = c′ . vemos que ab ≡ cd′ ∧ bc ≡ d′ a. entonces ab = cd y la conclusi´ on es tri- vial. ¬Col(abc) ∧ ab k cd ∧ bc k da → ab ≡ cd ∧ bc ≡ de ∧ b − ac − d ∧ a − bd − c. y sea R la perpendicular a ab por p. el apartado 1) nos da que ab k cd′ . b − ac − d → (ab k cd ↔ bac d d ≡ dcp). 2) Por el teorema 3. Entonces. La primera es el quinto postulado de Euclides. ¬Col(abc)→ b′ c′ (b′ −a−c′ ∧b−ac−b′ ∧c−ab−c′ ∧ abc d′ ∧ acb c ≡ cab d′ ).2.7 Se cumple: c ≡ dca).54 tenemos que p = M ac = M bd. d c p a b Demostracio ´ n: 1) Si Col(abp).78 implica que b′ − ad − c. La tercera afirma esencialmente que la suma de los ´angulos de un tri´angulo es igual a un ´ angulo llano. luego dc′ ≡ dc y adem´as d′ ∼ad b (porque bc′ es paralela a ad) y b ∼ad c. El teorema 3. luego b′ ∼ac d. lo que.154 Cap´ıtulo 5. luego d = d′ y la conclusi´ on es inmediata. Como corta a ab. Por otro lado b′ − ac − b ∧ d − ac − b. 3) Sea p = M ac y sea d′ = Sp b. luego cd′ k cd. Tenemos que d ∼ab c porque las rectas ab y cd son paralelas. luego c ∼ad c′ . Supongamos. 4. 2. Por 3) concluimos que dc′ ≡ ab. sabemos que ¬Col(abd). La geometr´ıa eucl´ıdea 3. 1. luego c ∼d c′ . tambi´en tiene que cortar a la paralela dc en un punto c′ . luego cd′ = cd e igualmente ad = ad′ . luego una no puede separar puntos de la otra. Sea R la paralela a ad que pasa por b. . nos da que b ∼ad c.

Por lo tanto R k S.8 Diremos que dos planos P1 y P2 son paralelos si est´ an conte- nidos en una misma variedad af´ın tridimensional y no tienen puntos en com´un. Para todo plano Q. si R = P1 ∩ Q es una recta y P2 ∩ Q 6= ∅. Lo representaremos por P1 k P2 . El paralelismo de planos se define como sigue: Definici´on 5. ambas rectas son coplanares. 2. pues en caso contrario la intersecci´on estar´ıa en P1 ∩ P2 = ∅.1. Sea A una variedad af´ın tridimensional que contenga a P1 y P2 . Vamos a necesitar un resultado sobre planos paralelos. R2 ⊂ P1 y S2 . Obviamente. . S2 ⊂ P2 tales que R1 k S1 y R2 k S2 . luego Q = P (R.58 tenemos que S = P2 ∩ Q es una recta. Sea p ∈ P2 ∩ Q. 3.5. El axioma de las paralelas 155 p d c a b a b c d c′ a b′ b c Demostracio ´ n: Para probar 1) no perdemos generalidad si suponemos que ab ≡ cd. Por u ´ ltimo 3) es consecuencia de 1). si admitimos axiomas que afirmen que el espacio es una va- riedad af´ın tridimensional. y entonces podemos aplicar el teorema anterior. luego podemos suponer que P1 ∩ P2 = ∅. pero en ausencia de tales axiomas hay que exigir que ambos est´en contenidos en una misma variedad tridimensio- nal igual que en la definici´on de rectas paralelas exigimos que sean coplanares. Teorema 5. p) ⊂ A y por el teorema 4. Existen dos pares de rectas secantes R1 . entonces la definici´on anterior se reduce a que dos planos son paralelos si y s´olo si son disjuntos. S ⊂ Q. La propiedad 2) se deduce de 1) considerando el ´angulo opuesto por el v´ertice de d bap. entonces P2 ∩ Q es una recta paralela a R. las afirmaciones siguientes son equi- valentes: 1. Demostracio ´ n: 1) ⇒ 2) Si P1 = P2 la conclusi´on es trivial. Entonces R ⊂ A ∧ p ∈ A (pero p ∈ / R). Como R. y R ∩ S = ∅.9 Dados dos planos P1 y P2 . P1 k P2 .

3) ⇒ 1) Sean p ∈ R1 ∩ R2 y q ∈ S1 ∩ S2 . As´ı Q1 ∩ Q2 = pq. entonces P (R2 . respectivamente. Por 2). R2 ⊂ P1 dos rectas secantes cualesquiera. Sean Q1 = P (R1 . ya que entonces R1 y R2 tendr´ıan que ser paralelas). luego son secantes (no pueden ser iguales. contradicci´on.10 ¬Col(abc) ∧ p = M bc ∧ q = M ca ∧ r = M ab → W R ∈ R(r ∈ R ∧ R ⊥ ab ∧ R ⊥ pq). luego a R1 = pq. P2 es el u ´ nico plano que contiene a C y a S1 . 5. S2 ) contiene a p. Falta probar que P1 ∩ P2 = ∅. para lo cual necesitaremos dos resultados cl´asicos: el teorema de Pappos-Pascal y el teorema de Desargues. Adem´as.156 Cap´ıtulo 5. Q2 = P (R2 . p) cortan a P2 en rectas S1 y S2 . De momento no supondremos el axioma de las paralelas. (Notemos que si fuera Q1 = Q2 tambi´en tendr´ıamos P1 = P2 . Si p = q. R1 ⊂ P1 son coplanares. y ciertamente P1 . S2 ) = P2 . Aplicando Sq obtenemos que aa′ ≡ cc′ y aplicando Sp que cc′ ≡ bb′ . Igualmente a′ a ⊥ pq. Por lo tanto. La geometr´ıa eucl´ıdea 2) ⇒ 3) Podemos suponer que P1 6= P2 . Pero R1 y S1 son coplanares. p) y P (R2 . q. y el u ´ nico plano que las contiene contiene tambi´en a C (porque contiene a sus puntos de corte con R1 y S2 . m´as a´ un. c′ es el pie de la perpendicular a pq por c. al aplicar Sp resulta que bb′ ⊥ c′ b′ = pq.2 El teorema de Pappos-Pascal Nuestro objetivo a medio plazo es definir una suma y un producto en cada recta que determinen una estructura de cuerpo. . es decir. los planos P (R1 . podemos suponer que no es paralela a R1 . an´alogamente.57.) Entonces A = Q1 + Q2 es una variedad af´ın de dimensi´on 3 por el teorema 4. Sea a′ = Sq c′ y b′ = Sp c′ . luego dicho plano es P1 = P2 .58 implica que C = P1 ∩ P2 es una recta. En caso contrario (y suponiendo adem´as que P1 6= P2 ) el teorema 4. luego P1 = P2 . As´ı pues. luego de nuevo P1 = P (R2 . Si R1 = S1 . S1 ). entonces R1 = S1 y R2 = S2 . que contienen a p. P1 es el u´nico plano que contiene a ambas. que R2 6= S2 . Igualmente. podemos suponer que p 6= q. S2 ). Tomamos un punto p ∈ P2 \ P1 y R1 . Como no puede ser paralela tanto a R1 como a R2 . y por lo tanto tampoco a S1 . Por lo tanto se cumple 3). Pero C. Demostracio ´ n: Sea c′ ∈ pq tal que cc′ ⊥ pq. Aqu´ı nos ocuparemos del primero. como cc′ ⊥ c′ b′ . Teorema 5. En particular dicha recta es paralela al lado. c R q p a r b Por el punto medio de un lado de un tri´angulo pasa una perpendicular com´un a dicho lado y a la recta que pasa por los puntos medios de los otros dos lados. luego secantes y. P2 ⊂ A. podemos suponer que R1 6= S1 y.

c b e a d Si tenemos dos tri´angulos rect´angulos con la hipotenusa en com´ un. luego b ∼b′ b′′ . x e ′ ′ Sea c = Sc b y d = Sd b. Las hip´otesis sobre los ´angulos rectos implican que ac′ ≡ ab ≡ ad′ . pero en orden inverso. aa′ ≡ b′ b′′ (luego bb′ ≡ b′′ b′ ) y b′′ ∼pq a (porque b′′ a k b′ a′ = pq. pues pq k ab.19 nos da que ed d Basta probar ′ ac ≡ dab. porque c′ − ab − d′ ) y la unicidad d′ del transporte de ´ angulos implica que la u ´nica posibilidad para que . En- ′ ′ ′′ tonces b = SR a y llamamos b = SR a. Esto implica que b = b′′ . la per- pendicular a cd por a divide al ´ d que son los mismos en que lo divide angulo dac ab.c El teo. Esto a su vez implica que existe un d′ ≡ bac. c dicular a pq que pasa por x y que est´ a con. Teorema 5. Es claro que c′ 6= d′ (por ejemplo. Llamemos R = ae′ . El teorema de Pappos-Pascal 157 Sea x = M a′ b′ y sea R la recta perpen. para lo cual a su vez basta probar que ′ ae′ ⊥ cd. d y a su vez de aqu´ı que c c d bac ≤ dac. a r b de modo que R(a′ b′ b′′ ).2.11 c − ab − d ∧ Rbca ∧ Rbda ∧ Col(cde) ∧ ae ⊥ cd → c ≡ dae bac d ∧ bad d ≡ cae c ∧ c − e − d. c′ Demostracio ´ n: De c − ab − d se sigue inme- diatamente que b ∈ dac.19 concluimos que cd [ ′ ae′ ≡ e ′ ad′ (pues ambos son la suma de un ´ angulo marcado con un arco y otro marcado con dos). Usando de nuevo el teorema 4. ya que R es una perpendicular com´ un). Pero tambi´en R(a′ b′ b) y b ∼pq a. ′ R tenida en el plano abc (que contiene a todos a q p b′ c′ x los puntos que estamos considerando). b punto e′ tal que d − e′ − c ∧ dae rema 4. a d c d′ d d ′ luego bac ≡ c ac y bad ≡ d ad. pues son dos puntos en la misma semirrecta de origen b′ a la misma distancia de b′ .5. que e′ = e. Por lo tanto b = SR a y concluimos que r = M ab ∈ R.

permite interpretar como f´ormulas del lenguaje de la geometr´ıa de Tarski la f´ ormula: [ab] = [cd] ↔ ab ≡ cd. Esto es posible por el teorema sobre transporte de segmentos. Si no se dan los casos anteriores. Finalmente aplicamos el teorema anterior al tri´angulo \ bc′ d′ para concluir que R es perpendicular a dc. las ternas con a − b − c ∧ a 6= b 6= c determinan una misma amplitud que representaremos por π y las ternas con Rabc determinan una misma amplitud que representaremos por π/2. Observemos que no se trata de un lugar geom´etrico. → − 3. En particular llamaremos longitud nula a la longitud 0 = [aa]. y. c es una amplitud. esta definici´on (que en s´ı misma no significa nada). pero la filosof´ıa es la misma. b. y) | xy ≡ ab}. Ahora necesitamos definir una “trigonometr´ıa rudimentaria”: Definici´ on 5. luego d′ = SR c′ . luego c′ ∈ / ba y podemos considerar el pie a′ de la perpendicular a ba por el punto c′ . La geometr´ıa eucl´ıdea angulos congruentes compartan un lado sin ser iguales es que c′ − R − d′ . π. Si l = 0 definimos αl = 0. como ac′ ≡ ad′ . z) | a 6= b 6= c ∧ x 6= y 6= z ∧ xd [abc] c yz ≡ abc}. Hasta aqu´ı. luego x = M c′ d′ y Raxc′ . 4. c como Similarmente definimos la amplitud de un ´angulo abc c = {(x. que llamaremos amplitud nula y representaremos por 0. Si α = 0. sobre la semirrecta bc tomamos un punto c′ tal que bc′ ≡ uv. pero lo interesante es que podemos hablar de “una longitud l” sin necesidad de especificar a y b. todas las ternas (a. pues no es un conjunto de puntos. . Al haber exceptuado los casos triviales. como hab´ıa que probar. 2.12 Llamaremos longitud de un segmento ab a [ab] = {(x. esto no aporta nada. definimos la longitud Si l = [uv] es una longitud y α = [abc] αl mediante la construcci´on siguiente: 1. tenemos que b 6= c′ y que bc 6= ba. y dos ´ adem´as. se cumple que c′ x ≡ xd′ . Igualmente. c) con a ∼b c determinan la misma amplitud.158 Cap´ıtulo 5. As´ı. definimos αl = l. llamando x al punto en que c′ d′ corta a R. para cualquier punto a. de modo que c = [a[ [abc] c ≡ a[ ′ b′ c′ ] ↔ abc ′ b ′ c′ .

el pie a′ de la perpendicular a ba por c es un punto a′ 6= b. En efecto. la definici´on que hemos dado se puede plasmar en una f´ormula c [pq] = [abc][uv] con siete variables libres que satisface las relaciones siguientes: W c 1. El resultado fundamental de esta trigonometr´ıa rudimentaria es el siguiente: Teorema 5. Demostracio ´ n: El resultado es trivial si α = 0 o α = π. . tenemos dos tri´angulos con hipotenusas iguales y dos ´angulos iguales (el ´ angulo dado y un ´angulo recto). por lo que podemos descartar ambos casos. para probar la segunda propiedad en el caso no trivial usamos que. a 6= b 6= c → pq [pq] = [abc][uv]. los tri´angulos \ a′ bc y \ a′′ bc′ tienen iguales dos ´angulos (el de amplitud α y el ´ angulo recto) y un cateto de longitud αl = αl′ .2. luego son congruentes y tambi´en tienen igual la hipotenusa. si adem´as ¬Rabc. Definimos αl = [ba′ ]. es decir. Por hip´otesis. En el caso en que Rabc es claro que p = q y p∗ = q ∗ . uv ≡ u∗ v ∗ ∧ abc c ∗ b∗ c∗ ∧ [pq] = [abc][uv] ∧ [p∗ q ∗ ] = [a\ ∗ b∗ c∗ ][u∗ v ∗ ] → pq ≡ p∗ q ∗ . como por hip´ otesis bc no es la recta perpendicular a ba. entonces αl = αl′ → l = l′ . Precisamente estas propiedades nos permiten hablar de αl sin necesidad de especificar los puntos que definen la amplitud o la longitud dada.14 αβl = βαl. luego son congruentes. l′ son longitudes. La interpretaci´ on es que αl representa lo que habitualmente representamos por l| cos α|. c ≡ a\ 2. El teorema de Pappos-Pascal 159 5.5. y el pie a′′ de la perpendicular a ba por c′ forma un tri´angulo rect´angulo \ a′′ bc′ y [ba′′ ] = αl′ . Teorema 5.13 Si α 6= π/2 es una amplitud y l. l = l′ . Podemos expresar α = [abc] c de modo que [ac] = l y. con lo que tenemos un tri´angulo → − rect´angulo \ a′ bc y adem´as [ba′ ] = αl. por lo que sus catetos son congruentes. Similarmente podemos tomar c′ en ac tal que [ac′ ] = l′ . c ′ c l α b αl a′ a T´ecnicamente.

v. La geometr´ıa eucl´ıdea Demostracio ´ n: Si alguno de los ´angulos es 0. p ∼R q ↔ u ∼R v. lo cual a su vez equivale a que p ∼o q ↔ u ∼o v. entonces el tercer par de lados opuestos tambi´en es paralelo: ab′ k ba′ .160 Cap´ıtulo 5. A su vez. El teorema de Papos-Pascal es en realidad un teorema de la geometr´ıa pro- yectiva y. En palabras. e igualmente q ∈ / R. al igual que si l = 0. Como el pie de la perpendicular a ou por p es u 6= 0. lo que se traduce en que en la construcci´ on de los productos se forman tri´angulos rect´angulos no degenerados. debido a que en geometr´ıa proyectiva no hay diferencia entre rectas paralelas y secantes. . digamos que bc′ k cb′ ∧ ca′ k ac′ . c en una de ellas y otros tres a′ .11. entonces p. Concretamente. podemos construir el tri´angulo rect´angulo Radb con la misma hipotenusa y con un cateto ad de longitud βl.15 Col(opq) ∧ Col(ouv) ∧ u 6= o 6= v ∧ Rpuo ∧ Rqvo → (p ∼o q ↔ u ∼o v). Esto implica que p ∼R u ∧ q ∼R v. c′ en la otra (todos distintos de o). tenemos que pu 6= R. los unimos para formar un hex´ agono ab′ ca′ c′ a. Adem´as R k pu y R k qv porque tienen a uv como perpendicular com´ un. [cae] c = β y la hipotenusa es [ac] = αl. Aqu´ı demostra- remos dos variantes. tenemos un tri´angulo rect´angulo Racb cuya hipotenusa ab tiene longitud l y cuyo cateto ac tiene longitud αl. π el resultado es inme- diato a partir de la definici´on. Concretamente. b′ . es decir. o u v Demostracio ´ n: Sea R la perpendicular a ou que pasa por o y que est´a contenida en el plano determinado por las dos rectas dadas. De este modo la situaci´ on es exactamente la del teorema 5. π/2. q. Consideramos el punto e dado por dicho teorema. q Si dos rectas cortan perpendicularmente a p una recta en puntos u. b. luego [ae] = βαl. luego [ae] = αβl. Si dos pares de lados opuestos (en el sentido de que ser´ıan opuestos si se tratara de un hex´ agono regular. Nos falta un u ´ltimo resultado previo elemental: Teorema 5. Pero igualmente tenemos que [dae] d = α y [[ad]] = βl. y por el teorema de traslaci´on de tri´angulos podemos suponer que c − ab − d. como suele suceder con tales teoremas. tiene traducciones distintas a la geometr´ıa af´ın que parecen muy diferentes entre s´ı. luego p ∈ / R. el cual determina dos tri´angulos rect´angulos. seleccionamos tres puntos a. porque una recta no separa puntos de otra paralela. un lado es opuesto al siguiente del siguiente del siguiente) son paralelos. Por consiguiente. supondremos que no se da ninguno de estos casos. el teorema (en la versi´ on que vamos a probar) afirma lo si- guiente: Consideremos dos rectas que se corten en un punto o. y se podr´ıan enunciar varias m´as. v y a otra secante en puntos p. q est´an al mismo lado del punto de corte o si y s´olo si lo est´ an u. As´ı pues.

admitiendo el axioma de las paralelas.n∗ m ′ larmente. ya que por o pasa una perpendicular a R en dicho plano. [′ ] = [m µ = [moa \ ∗ oc′ ]. que ser´a tambi´en perpendicular a S si y s´olo si R k S. Definimos l∗ l adem´as las amplitudes siguientes: d′ ] = [ld λ = [loc ∗ ob′ ].5. Llamamos m y m∗ a los pies correspondientes. Es claro que. Teorema 5. El teorema de Pappos-Pascal 161 c′ b′ a′ o c b a Podemos dar una demostraci´on que no dependa del axioma de las paralelas a cambio de usar una definici´on m´as fuerte de rectas paralelas: Definici´ on 5. existe una perpendicular com´ un a a ca′ y ac′ que pasa por o. Por u´ltimo.17 (Teorema de Pappos-Pascal (versi´ on absoluta)) ¬Col(oaa′ ) ∧ Col(oabc) ∧ b 6= o 6= c ∧ Col(oa′ b′ c′ ) ∧ b′ 6= o 6= c′ ∧ bc′ ko cb′ ∧ ca′ ko ac′ → ab′ ko ba′ . Por la observaci´on precedente. este resultado equivale a: Teorema 5.16 Diremos que dos rectas son paralelas respecto de un punto o si W R k0 S ↔ T ∈ R(o ∈ T ∧ T ⊥ R ∧ T ⊥ S). c = [ld λ′ = [lob] ∗ oc]. ∗ Demostracio ´ n: Por hip´otesis existe m una perpendicular com´ un a bc′ y a cb′ que n pasa por o. o c b a ′ tomamos una perpendicular a ab por o y llamamos n a su pie en ab′ . Simi. ν ′ = [nob . µ′ = [moc] \ d = [m ∗ oa] ν = [d noa]. dos rectas coplanares R y S son paralelas si y s´olo si cumplen R ko S para cualquier punto o del plano que las contiene. Llamemos l y l∗ a los pies de c′ ′ b dicha perpendicular en dichas rectas.18 (Teorema de Pappos-Pascal (versi´ on eucl´ıdea)) ¬Col(oaa′ ) ∧ Col(oabc) ∧ b 6= o 6= c ∧ Col(oa′ b′ c′ ) ∧ b′ 6= o 6= c′ ∧ bc′ k cb′ ∧ ca′ k ac′ → ab′ k ba′ .2. si admitimos el axioma de las paralelas. d′ ].

y vamos a demostrar: 6. µ′ c = µa′ = m. luego ab′ ko ba′ . . 2.162 Cap´ıtulo 5. Llamemos n∗ y n′∗ a los pies de las perpendiculares a on que pasan por b y por a′ . .15 vemos que c ∼ o a ↔ m ∼ o m∗ ↔ c ′ ∼ o a ′ . En efecto. tenemos: n∗ ∼o n ↔ b ∼o a ↔ a′ ∼o b′ ↔ n′∗ ∼o n.15. pues forma parte del tri´angulo rect´angulo Roma′ salvo si om = oa′ . b′ . La geometr´ıa eucl´ıdea Por otra parte. Basta probar que n∗ = n′∗ . . basta probar que n∗ ∼o n ↔ n′∗ ∼o n. a ∼o c ∧ b − o − c. aplicando dos veces el teorema 5. A su vez. Tambi´en por el teorema 5. 5. y la longitud correspondiente [oa]. respectivamente. . basta probar que a ∼o b ↔ a′ ∼o b′ . . ν ′ b = νa′ . Por ejemplo. c ∼ o b ↔ l ∗ ∼ o l ↔ c′ ∼ o b ′ . Si. en los dos casos restantes llegamos a que los dos pares. como quer´ıamos probar.13 nos da que ν ′ b = νa′ . 3. vamos a adoptar el convenio de representar con la misma letra cada punto a. µ′ a = µc′ = m∗ . λ′ c = λb′ = l∗ . luego en este caso a − o − b ∧ a′ − o − b′ . usando repetidamente el teorema 5. en cuyo caso µ = 0 o µ = π. pues entonces. Igualmente. luego por 6) tenemos que on′ ≡ on′∗ . b. e igualmente se razona que λ′ 6= π/2. Como (a ∼o c∨a−o−c)∧(b ∼o c∨b−o−c). Por la propia definici´on de producto de amplitud por longitud tenemos: 1. luego a ∼o b ∧ a′ ∼o b′ . 4. pues esto implica que a′ b es perpendicular a on. . pues entonces la unicidad del transporte de segmentos hace que n∗ = n′∗ . por las equivalencias precedentes a′ ∼o c′ ∧ b′ ∼o c′ . Por lo tanto. λ′ b = λc′ = l. est´ an ambos al mismo lado de o o bien est´ an ambos en lados opuestos de o. Por definici´on ν ′ b = n∗ ∧ νa′ = n′∗ . ν ′ a = νb′ = n. entonces a′ ∼o c′ ∧ b′ − o − c′ . a. Finalmente el teorema 5. b y a′ . y en los cuatro se cumple la condici´on que buscamos. si a ∼o c ∧ b ∼o c. . podemos distinguir cuatro casos.14 obtenemos que λ′ ν ′ b = ν ′ λ′ b =1 ν ′ λc′ → µλ′ ν ′ b = µν ′ λc′ = ν ′ λµc′ =5 ν ′ λµ′ a = λµ′ ν ′ a =3 λµ′ νb′ = µ′ νλb′ =4 µ′ νλ′ c = νλ′ µ′ c =2 νλ′ µa′ = µλ′ νa′ . por el contrario. Aqu´ı hay que tener en cuenta que µ 6= π/2. [ob].

En este caso es necesario el axioma de las paralelas: Teorema 5. si a = b c′′ R entonces tenemos que cb′ k bc′ = ac′ k ca′ . La versi´ on b´ asica es la siguiente: Teorema 5. b′ b a′ a o c c′ . Tiene que cortar a cb′ . Por el mismo motivo. c son distintos. entonces ac′ k aa′ .5. porque en caso contrario a′ b k R k cb′ k bc′ . Basta probar que b′′ = b′ . c′ son distintos. Sea R la paralela a a′ b que pasa por a. El teorema de Desargues es tambi´en un teorema de la geometr´ıa proyectiva. Supongamos lo contrario. b. La prueba requiere el axioma de las paralelas.20 (Desargues) ¬Col(abc) ∧ Cop(abca′ ) ∧ ab k a′ b′ ∧ ab 6= a′ b′ ∧ ac k a′ c′ ∧ ac 6= a′ c′ ∧ Col(oaa′ ) ∧ Col(obb′ ) ∧ Col(occ′ ) → bc k b′ c′ . luego a′ = c′ y la hip´otesis c b a o∗ ′ ′ bc k cb equivale a la conclusi´ on. 5. tenemos que ba′ k ab′′ ∧ cb′′ k c′′ b. Como cb′ k bc′ y S corta a cb′ . S tiene que cortar a ab en un punto o∗ . Igualmente sucede si b = c. Demostracio ´ n: Observemos en primer a′ b′ c′ lugar que si dos de los puntos a. luego de hecho ac′′ = ac′ . luego podemos suponer que los tres puntos a. b′′ . pues si a′ ∈ cb′ . luego ac′′ k ac′ . Si es a = c. c son iguales b′′ la conclusi´ on es trivial.19 (Teorema de Pappos-Pascal (para rectas paralelas)) oa k a′ a′ ∧ Col(oabc) ∧ Col(o′ a′ b′ c′ ) ∧ bc′ k cb′ ∧ ca′ k ac′ → ab′ k ba′ . b′ . El teorema de Desargues 163 La segunda versi´ on del teorema de Pappos-Pascal que necesitamos es la correspondiente al caso en que las dos rectas dadas son paralelas en vez de secantes. Sea b′′ el punto de corte de R con cb′ . c′′ est´ an en las hip´otesis del teorema de Pappos-Pascal para rectas secantes. Concretamente. No puede ser b′′ = a′ . S luego a′ = b′ . tambi´en tiene que cortar a la recta bc′ en un punto c′′ 6= c′ . a′ .3 El teorema de Desargues Demostramos ahora el segundo teorema que necesitamos para dotar a las rec- tas de una estructura algebraica. contradicci´on. c. b. por lo que tiene varias traducciones al caso af´ın. y por simetr´ıa tambi´en que a′ . y el punto de corte de esta recta con bc′ = bc′′ es c′ = c′′ . entonces a′ = b′ . luego a′ = c′ . pues entonces R = ab′ . luego concluimos que ca′ k ac′′ . Sea S = a′ b′′ 6= a′ b′ . Por ejemplo.3. Sucede entonces que los puntos a. b. luego ab′ = ba′ .

entonces los lados restantes tambi´en son paralelos. luego no es paralela a n a′ c′ (pues su u ´nica paralela por a b a′ es ac). Sea n el punto de corte de b′ l y ab. Entonces una de las dos rectas no es paralela a oa. Por otro lado. a Sea m el punto de corte de al y oc (existe porque oc corta a ob. luego en definitiva bc k b′ c′ . La geometr´ıa eucl´ıdea Si dos tri´angulos tienen sus v´ertices sobre rectas concurrentes coplanares.164 Cap´ıtulo 5. y dos pares de lados son paralelos. pues en caso contrario la recta ab contendr´ıa tambi´en a b′ y a su vez a a′ . en contra de lo supuesto. pero entonces al = aa′ no ser´ıa paralela a ob. Por lo tanto podemos suponer tambi´en que o ∈/ bc. luego ab = a′ b′ . supongamos que ¬bc k b′ c′ . Igualmente se concluye que o ∈ / ac. por ser paralela). si o ∈ bc concluimos igualmente que bc = b′ c′ . . Por reducci´on al absurdo. Demostracio ´ n: Se cumple que o ∈ / ab. luego la corta en un punto l. bb′ . contradicci´on. y la a conclusi´ on es on k a′ l = c′ l = a′ c′ . como hab´ıa que probar. Caso 2 ob k ac. luego tendr´ıamos que l = a′ . (Si no hubiera punto de corte significar´ıa que b′ l ser´ıa la paralela a ab por b′ . cc′ son distintas dos a dos y su u ´nico punto en com´ un es o. luego o m c c′ tambi´en a al.) Podemos aplicar el teorema de l Pappos-Pascal al hex´ agono indica- do en la figura (tanto si las rectas b′ que contienen a sus v´ertices son n paralelas o secantes. o Por lo tanto. tambi´en on k ac. y la conclusi´ on es inmediata. Aplicamos dos veces m´as el teorema de Pappos-Pascal a los hex´ agonos si- guientes: l n b b′ a n o m c o m c′ Del primero deducimos que mn k bc y del segundo que mn k b′ c′ . Por la simetr´ıa de las hip´otesis no perdemos generalidad si suponemos que es bc. En definitiva. pues tenemos b a′ probadas las dos versiones). Distinguimos dos casos: Caso 1 ¬ob k ac. pero ´esta es a′ b′ . las rectas aa′ . l Entonces la paralela a ob por b′ a no es ac. pues ambos ser´ıan el punto de corte de b′ l = a′ b′ con a′ c′ .

luego bb′′ k aa′ . luego tambi´en a sus paralelas. luego tambi´en a su paralela b′ c′ en un punto c . lo que implica que Col(obb′ ).5. 3. 2. Entonces 1. El apartado 2) es lo mismo que 1). Entonces a − b − c − a′ − b′ − c′′ est´ ′′ an en las condiciones del teorema de Desargues ya demostrado: como bc k b′ c′′ y ba k b′ a′ . porque ambos son el punto de corte de esta recta con b′ c′ . pero cambiando concurrentes por para- lelas. es decir. luego c′′ = c′ . bc k b′ c′ ∧ bc 6= b′ c′ ∧ Col(oaa′ ) ∧ Col(abb′ ) → Col(acc′ ). El apartado 1) es el rec´ıproco del teorema anterior: Si suponemos que los lados de los tri´angulos son paralelos dos a dos y que dos pares de v´ertices est´ an sobre rectas secantes. El apartado 3) es el an´alogo a la versi´ on que hemos probado del teorema de Desargues. luego a′ c′′ es la paralela a ac por a′ . que cortar´a a bb′ en un punto b′′ . contradicci´on. ambas rectas se cortan en un punto o. La conclusi´ on es que ac k a′ c′′ . entonces el tercer par de v´ertices est´a sobre una recta concurrente con las otras dos. con dos pares de lados paralelos y oa no es paralela a bc. en contradicci´on con que bb′ k aa′ . contradicci´on. pero entonces estamos en las condiciones de 1). aa′ k bb′ ∧ aa′ k cc′ → bc k b′ c′ . bc k b′ c′ ∧ bc 6= b′ c′ ∧ aa′ k bb′ → cc′ k aa′ ∧ cc′ k bb′ . porque estamos suponiendo b que b′ c′ no es paralela a bc. pero con rectas paralelas en vez de concurrentes.3. pero entonces a′ c′ k a′ c′′ y c′ = c′′ . que tiene b′ que cortar a oc en un punto c′′ . luego b′ = b′′ y tenemos que bc s´ı que es paralela a b′ c′ . porque oc corta a bc. luego a′ c′′ = a′ c′ . tenemos dos o c c′′ c′ tri´angulos con v´ertices sobre rectas concurrentes.21 (Desargues) Supongamos ¬Col(abc) ∧ Cop(abca′ ) ∧ ab k a′ b′ ∧ ab 6= a′ b′ ∧ ac k a′ c′ ∧ ac 6= a′ c′ . luego es bb′ . 2) Si cc′ no es paralela a aa′ . Adem´as se a′ cumple que c′′ 6= c′ . 3) Si bc no es paralela a b′ c′ podemos considerar la paralela a bc por c′ . luego bb′′ es la paralela a cc′ por b. Ahora los puntos ′ ′ ′′ a b − a − c − b − a − c cumplen el caso 1 en lugar de a − b − c − a′ − b′ − c′ . Veamos una consecuencia del teorema de Desargues que necesitaremos m´as adelante: . El teorema de Desargues 165 Consideramos la paralela a bc por b′ . Ahora probamos algunas variantes: Teorema 5. luego cc′ = oc′ pasa por o. pero entonces a − b − c − a′ − b′′ − c′ est´ an en las condiciones de 2). Demostracio ´ n: 1) La recta oc corta a bc. concluimos que ac k a′ c′′ .

sea T la paralela a ambas que pasa por e. pues en caso contrario concluimos que d = d′ . de modo que podemos suponer que los puntos a. c = c′ y de nuevo la conclusi´on es trivial. tambi´en lo hace su paralela a′ b′ en b d ′ un punto e . b′ . d′ b′ b d a c a′ c′ Demostracio ´ n: Si b = d. de donde concluimos que ec k e′ c′ . Si son paralelas.) y eso se suele hacer por comparaci´ on con una unidad: fijado un segmento unidad. b. contradicci´on. y dicho n´umero real se toma como definici´on de la longitud del segmento.166 Cap´ıtulo 5. luego e′ c′ = c′ d′ es paralela a ec = cd. etc.22 Cop(R. c. d son distintos dos a dos.4 La estructura de cuerpo Imaginemos que quisi´eramos demostrar el teorema de Tales. otro segmento tiene longitud p/q si es posible dividir el segmento unidad en q partes iguales y unir p de ellas hasta formar un segmento de la longitud del que queremos medir. e′ d′ y e′ c′ son ambas la paralela a ec por e′ .′ con lo que obtenemos que ed k e d . Ahora aplicamos dos veces el teorema de Des- argues (sea en la versi´on para rectas concurrentes a c a′ c′ o paralelas). Llamemos e al punto de corte entre ab y cd. d′ ∈ S \ R ∧ ab k a′ b′ ∧ ad k a′ d′ ∧ bc k bc′ → cd k c′ d′ . el paralelismo implica que b′ = d′ y la conclusi´ on es una de las hip´otesis. . Tambi´en podemos suponer que a 6= a′ . primero a los tri´angulos\ \ aed y a ′ ′ ed. sea T la recta que pasa e′ por su punto de corte y por e. Para ello necesitar´ıamos definir primero la longitud de un segmento (para poder hablar de cuadrado de la hipotenusa. No perdemos generalidad si suponemos que es cd la que no es paralela. S) ∧ a. Luego se ve que hay segmentos cuya longitud no puede expresarse de este modo respecto a la longitud del segmento unitario. c′ ∈ R \ S ∧ b. c. luego tampoco a a′ b′ . Por lo tanto. Igualmente se razona si a = c. b = b′ . pero ec = ed. d. o el de Pit´agoras (cosa que nos queda algo lejos). 5. y en segundo lugar a los tri´angulos\ ′ ′ bce y \ b′ c′ e′ . a′ . La geometr´ıa eucl´ıdea Teorema 5. Si R y S son secantes. pero los n´umeros racionales r tales que los segmentos de longitud r son menores que el segmento dado forman una secci´ on inicial de Q que determina un n´ umero real R. Supongamos que cd no es paralela a c′ d′ . Como e b′ d′ ab corta a T . Entonces una de las dos rectas no es paralela a ab.

. e. a1 . . e. . Ahora podemos definir la suma de dos puntos respecto de tres puntos dados o. an ↔ o 6= e ∧ Col(o. . Adem´as escribiremos: Par(abcd) ↔ a 6= b ∧ (c 6= d → ab k cd). pero s´ı que po- demos definir geom´etricamente una suma y un producto sobre los puntos de la recta. . . . . . an est´ an en posici´ on aritm´etica respecto de unos puntos o y e si se cumple Aroe a1 . La estructura de cuerpo 167 En la geometr´ıa de Tarski no podemos asociar un n´ umero real a cada seg- mento. . e′ : ′ ′ Sumaeoe (abc) ↔ Areoe abc ∧ W ′ ′′ a a (Par(ee′ aa′ ) ∧ Col(oe′ a′ ) ∧ Par(oea′ a′′ ) ∧ Par(oe′ ba′′ ) ∧ Par(ee′ a′′ c)). diremos que unos puntos a1 . b ∈ R y definimos su suma (respecto a o. . . luego tambi´en a sus paralelas. Si a = o. Dicho punto existe porque oe′ corta a ee′ . y en particular que sean distintos dos a dos. an ↔ ¬Col(oee′ ) ∧ Col(o. . an ). es decir. a1 . Para ello conviene introducir algunas nociones auxiliares. .1 La suma geom´ etrica Empezamos definiendo la suma geom´etrica en una recta. Diremos que los puntos est´ an en posici´on aritm´etica respecto a o y e con punto auxiliar e′ si ′ Areoe a1 . .4. porque no podemos definir el concepto de n´ umero real. . 5. . e. . Tomamos dos puntos a. Trazamos la paralela a ee′ que pasa por a y consideramos el punto a′ en el que corta a oe′ . . e. de modo que los propios puntos puedan representar el papel de n´ umeros y tenga sentido hablar del cuadrado de la hipotenusa en el teorema de Pit´ agoras.5. una unidad e y aparte un punto auxiliar e′ fuera de R. e. si o y e son puntos distintos y todos los dem´as est´ an sobre la recta que determinan. Esto significa que a y b son distintos y que d est´ a en la paralela a ab que pasa por c.4. e′ no sean colineales. Por ejemplo. e′ ) como el punto de R construido de este modo: 1. . tenemos una recta R en la cual hemos seleccionado un origen o. . entonces a′ = o por definici´on y si a = e entonces a′ = e ′ . lo que supone exigir que o. o de las razones entre los lados de un tri´angulo en el teorema de Tales. a′′ a′ e′ o e a b c M´as detalladamente. an ).

pues as´ı la paralela a ee′ por a′′ es la misma que la paralela a ee′ por b′′ . Es claro que esta construcci´on determina un u ´nico punto c. como el corte con oe de la para- lela a ee′ que pasa por a′′ y. Para probar que se trata del mismo punto en ambos casos basta demostrar que a′′ b′′ k ee′ . Tambi´en es claro que a + o = a. e′ con los que se calcula la suma. la paralela a oe′ que pasa por b = 0 es oe′ . b′ b′′ d La figura siguiente muestra la cons- trucci´on de a + b y de b + a. y es trivial si a = b. pues si b 6= b∗ . La geometr´ıa eucl´ıdea 2. luego podemos descartar estos casos. Veamos que la suma es conmutativa: ′ Teorema 5. As´ı pues. y si una recta corta a otra. e.168 Cap´ıtulo 5.23 Areoe ab → a + b = b + a. Otra propiedad elemental es que a + b = a + b∗ → b = b∗ . luego a′′ 6= b′′ . es paralela a oe. pues en este caso. que. o e a b c lela a ee′ que pasa por b′′ . por construcci´ on. luego las paralelas a ee′ por estos puntos ser´an dos rectas distintas que cortar´an a oe en dos puntos distintos a + b 6= a + b∗ . Trazamos la paralela a oe por a′′ y llamamos c (la suma) al punto donde corta a R (que ser´a el propio b si a = o). Igualmente podemos considerar el punto f donde ab′′ corta a a′ a′′ . Si a = o entonces a′ = o. luego tambi´en a sus paralelas. la suma que acabamos de definir tiene a o por elemento neutro. Para ello llamamos d al corte entre ba′′ y b′ b′′ (que existe. es decir. Trazamos la paralela a oe por a′ y la paralela a oe′ por b. Ambas rectas se cortan en un punto a′′ porque la segunda recta corta a oe. Hemos demostrado que o + b = b. la primera recta es la propia R = oe y a′′ = b por definici´on. luego a b′ b′′ . la paralela a oe′ que pasa por a′′ = a′ es de nuevo aa′ . que cumple ′ W1 ′ Areoe ab → c Sumaeoe (abc). luego las a′ f a′′ paralelas a′ a′′ y b′ b′′ son distintas. luego c = a. por una e′ parte. Usaremos la notaci´ on c = a + b cuando no sea necesario especificar los puntos o. porque ba′′ corta ′ ′′ a a a . entonces las paralelas a oe′ por b y b∗ ser´an rectas distintas que cortar´an a la paralela a oe por a′ en dos puntos distintos a′′ y (a′′ )∗ . por otra parte. como el corte con oe de la para. corta a todas sus paralelas). Observemos que a 6= b implica que a′ 6= b′ . Demostracio ´ n: Lo tenemos probado ya si a = o o b = o. El punto c se obtiene. 3. . luego a′′ = a′ . una vez hemos obtenido el punto a′ .

Demostracio ´ n: Como ya hemos probado la conmutatividad. Ahora demostramos la asociatividad: ′ Teorema 5. La figura muestra la construcci´ on de c + a. entonces c = c′ . ′ W 1 Teorema 5. luego b + a 6= b + c. Trazamos la paralela a ee′ por c y la cortamos con oe′ en c′ . c o e a ner que a 6= o.5. la parte de la figura por encima de la horizontal que pasa por b′ es id´entica a la figura de la prueba del b′ teorema 5. luego c′ trazamos la paralela a oe por c′ y la cortamos c′′ . o de lo contrario a = o o bien b = o. luego concluimos que f d tambi´en pasa por o. Adem´as ambos son distintos de b. Para probar la existencia de c podemos supo. e′ Demostracio ´ n: La unicidad es inmediata porque ya hemos probado que la suma es sim- plificable: si c + a = o = c′ + a. Concluimos que el tercer par tambi´en es paralelo. (b + a)′ Ahora bien.4.23 con exactamente las mis- mas hip´ otesis (con b′ en lugar de o). Lo mismo vale en el caso a = c. ba y of se cortan en d y los tri´angulos tienen dos pares de lados paralelos. luego e′ aplicando exactamente igual el teorema de Desargues llegamos a que o ea b c b+a b+c x b′′ a′′ k (b + a)′ (b + a). es equivalente probar que (b + a) + c = (b + c) + a. y para probar que esto no es casual. es decir. y las rectas a′ b′ y ab se cortan en o. que bb′ k a′′ b′′ . luego b′′ a′′ k ee′ . Por construcci´ on tienen sus lados paralelos dos a dos. En ambos casos b′′ d (b + c)′ obtenemos el punto x. tenemos que demostrar que b′′ a′′ k ee′ . La estructura de cuerpo 169 Ahora aplicamos el rec´ıproco del teorema de Desargues a los tri´angulos \ aa′ f y\ bb′ d. porque ya hemos probado que la suma es simplificable.24 Areoe abc → a + (b + c) = (a + b) + c.25 Areoe a → c c + a = o. pues para a = 0 sirve c = 0. Basta tomar c = So a. luego a′′ b′′ k aa′ . A continuaci´on aplicamos el teorema de Desargues a los tri´angulos \ b′ bo y b\ ′′ ′′ ′ ′′ ′′ a f . Si alguno de los puntos es o la conclusi´ on se sigue de la conmutatividad ya demostrada. La figura muestra la construcci´ on de (b+a)+c y de (b+c)+a. Las rectas b b . luego podemos suponer que a 6= c.

porque la recta ac′′ es paralela a oc′ . Finalmente trazamos la paralela a ee′ por c′′ .) En este caso las rectas oa′ . luego ´esta no puede separar puntos de aqu´ella. imagin´ andola tridimensional.170 Cap´ıtulo 5. Podemos suponer que a′ 6= a′′ .6 4): oc k c′ c′′ ∧ oc ≡ c′ c′′ ∧ c − oc′ − c′′ → oc′′ k cc′ .) Ahora aplicamos el teorema de Desargues a los tri´angulos aa \′ ′′ \ a y cb′ b′′ para ′′ ′′ ′′ ′′ ′′ concluir que b c k a a. ob′′ cumplen el teorema 5. Podemos aplicar la versi´ on del teorema de Desargues para rectas paralelas a los tri´angulos oa\ ′ ′′ \ a y bb′ b′′ para concluir que a′ a′′ k b′ b′′ . Con esto hemos dotado a cada recta de estructura de grupo. Tambi´en podemos suponer que e′ 6= e′′ . e′′ no son coplanares. Teorema 5. oa′′ . e. e. y tenemos que probar que pasa por o.26 La suma en una recta no depende de la elecci´ Demostracio ´ n: Tomamos otro punto e′′ tal que ¬Col(oee′′ ) y vamos a probar que a + b es el mismo tanto si lo calculamos con e′ como con e′′ . y as´ı podemos aplicar el teorema 5. Para ello observamos que c − oc′ − a y que a ∼oc c′′ . Distinguimos dos casos: Caso 1 o.22. que es el caso que muestra la figura. Por lo tanto c − oc′ − c′′ . Caso 1b a′ a′′ k oe. Llamamos c e′′ e′ a′ b′ al punto donde la paralela a ee′ por b′ corta a oe. Distinguimos dos subcasos: o e a b c ′ ′′ Caso 1a ¬a a k oe. luego tambi´en son colineales b. .9 3). por lo que los planos P1 = oaa′ y P2 = bb′ b′′ son paralelos. luego b c es la paralela a ee por b . b′ . La figura muestra la construcci´ on de las dos sumas. as´ı que suponemos lo contrario. b′′ y tambi´en concluimos que a′ a′′ k b′ b′′ . Si a = o o b = o es inmediato. e′ . pero eso equivale a Col(oe′ e′′ ). e′′ son coplanares. ab′ . como hab´ıa que probar. pues en caso contrario b′ = b′′ y la suma c es la a′′ b′′ misma en las dos construcciones. (No podemos aplicarlo si Col(oa′ a′′ ). En este caso a′ a′′ = b′ b′′ y podemos aplicar el teorema 5. Esto implica que las paralelas a oe por a′ y a′′ son distintas. e′ . on de e′ . y tenemos que probar que coincide con el punto de corte de oe con la paralela a ee′′ por b′′ . luego oc′′ es la recta paralela a ee′ que pasa por c′′ . La geometr´ıa eucl´ıdea con la paralela a oe′ por a en c′′ . (Este caso lo ilustra igualmente la figura. y entonces la paralela a oe′ por b es la misma que la paralela a oe′′ por b. Caso 2 o.

c′ b′ a′ e′ o e a b c Demostracio ´ n: Sin m´as que aplicar las definiciones se comprueba trivial- ′ mente que si c = (a + b)eoe . aplicada a las rectas aa′ . Por la parte 3) de dicho teorema. Terminamos con un resultado que necesitaremos despu´es: ′ Teorema 5. luego ´esta corta a oe en c. pues las paralelas de ee′ son las mismas que las de e∗ e′∗ . e. b′ b′′ . cb′ . y esta suma a su vez es la misma que la definida con e∗ y e′ . por lo que la suma definida con e y e′ es la misma que la definida con e∗ y e′∗ . e∗ colineales distintos dos a dos. Esto significa que la proyecci´on paralela de la recta oe en la recta oe′ . Ahora basta observar que en la definici´on de suma los puntos e y e′ s´olo se usan para determinar paralelas respecto de la recta ee′ .4. El teorema 5. pues ´este es el elemento neutro respecto de la suma que determina. entonces c′ = (b′ + a′ )eoe′ . las rectas a′ b′ y a′′ b′′ son paralelas (pues ambas son paralelas a ab) y el plano P que las contiene corta a P1 y P2 en a′ a′′ y b′ b′′ . La estructura de cuerpo 171 Por otra parte. la suma s´ı que depende de la elecci´on de o. a′ a′′ .27 La suma en una recta tampoco depende de la elecci´ on de e.9 2) implica que estas rectas son paralelas. por el teorema anterior. es decir.28 c = (a + b)eoe ∧ Aroe′ (a′ b′ c′ ) ∧ Par(ee′ aa′ ) ∧ Par(ee′ bb′ ) → c′ = (a′ + b′ )eoe′ . Fijemos un punto e′ no colineal con ellos y sea e′∗ el punto en que la paralela a ee′ por e∗ corta a oe′ . Como consecuencia: Teorema 5. luego cb′′ es la paralela a ee′′ por b′′ . . luego el plano Q que contiene a las paralelas ac y a′′ b′′ corta a estos planos en las rectas paralelas aa′′ y cb′′ . obtenemos que los planos Q1 = aa′ a′′ y Q2 = cb′ b′′ son paralelos. Obviamente.5. la aplicaci´on que a cada punto a le asigna el punto a′ donde la paralela a ee′ por a corta a oe′ es un isomorfismo de grupos. Demostracio ´ n: Consideramos tres puntos o.

En palabras. . a diferencia de lo que suced´ıa con la suma. La geometr´ıa eucl´ıdea 5. pues ´este act´ ua como elemento neutro. e′ ramos el punto b′ donde corta a oe′ (si b = o ser´a b′ = o). el teorema de tales implica que oc ob′ ob = ′ = = ob.172 Cap´ıtulo 5. En particular vemos que. el producto s´ı que depende de la elecci´on de e. y el pro. por lo que esta “demostraci´ on” no tiene sentido en este momento. y tambi´en es trivial que o · a = o. si b = e. una uni- dad e y un punto auxiliar e′ : ′ ′ W Prodeoe ↔ Areoe abc ∧ b′ (Par(ee′ bb′ ) ∧ Col(oe′ b) ∧ Par(e′ ab′ c)). y corta a oe en c = a. e′ respecto a los que se realiza la construcci´ on. la construcci´on del producto de b′ los puntos a y b se realiza como sigue: 1) Trazamos la paralela a ee′ por b y conside. porque en este caso la paralela a ae′ = oe′ que pasa por b′ es oe′ y corta a oe en c = o. considerada como un n´ umero). Lo que hacemos es tomar esta consecuencia del teorema de Tales como definici´on de producto y m´as adelante estaremos en condiciones de deducir de ella el teorema de Tales.4. Ya hemos observado que a · o = o. luego la paralela a ae′ por b′ es ae′ . Teorema 5. oa oe oe luego la longitud de oc es el producto de las longitudes de oa y ob. Por ejemplo. e. o e a b c ducto es el punto c donde ´esta corta a oe (que ser´a o si b = b′ = o). que corta a oe′ en b′ = e′ .2 El producto geom´ etrico Definimos ahora un producto en una recta respecto a un origen o.29 El producto geom´etrico no depende de la elecci´ on del punto au- xiliar e′ . Pero no tenemos demostrado el teorema de Tales (ni siquiera tiene sentido hablar en nuestro contexto de la longitud de un segmento. 2) Trazamos la paralela a ae′ por b′ . Tambi´en es inmediato que ae = ea = a. Si consideramos que oe tiene longitud 1. la paralela a ee′ por b = e es ee′ . por lo que podemos escribir c = ab cuando no sea necesario especificar los puntos o. Es claro que la construcci´ on que hemos descrito determina un u ´ nico punto c para cada par de puntos a y b en la recta oe.

c′ Es inmediato comprobar por la propia defi.22. es decir. respectivamente. que tambi´en ′′ ′′ tienen dos pares de lados paralelos. La figura muestra la construcci´ on del pro. esto nos permite aplicar el mismo teorema a los tri´angulos \ ae′ e′′ y \cb′ b′′ . pues en otro caso la conclusi´ on es trivial. Entonces oe′ = oe′′ y basta aplicar el teorema 5. A su vez. o e a bc d f g La conmutatividad del producto es el teorema de Pappos-Pascal: .4. e. b′′ truido con e′ y vamos a probar que es tambi´en e′ ′′ el construido con e′′ . respectivamente. el mismo teorema implica que e′ e′′ k b′ b′′ . Aplicamos el teorema de Desargues a los tri´angulos \ ee′ e′′ y \ bb′ b′′ . Llamamos c al producto cons. Podemos suponer que e 6= e′′ . Veamos la asociatividad del producto: ′ Teorema 5. y esto implica que f ′ g k b′ d k ae′ . las rectas e′ a y e′ e′′ son paralelas a b′ c y b′ b′′ . e′′ son coplanares. Distinguimos dos casos: ′ Caso 1 o. que tienen ′ ′′ ′ ′′ dos pares de lados paralelos. imagin´ andola tridimensional.5. porque hemos visto que el producto e′ no depende de la elecci´on del punto auxiliar. e′ . como hab´ıa que probar. La figura muestra la construcci´ on de estos puntos. (Este caso lo ilustra igualmente la figura. que f ′ g k ae′ . luego tambi´en se cumple ′ Prodbob (df g). e′′ no son coplanares. y como el plano oe′ e′′ corta a dichos planos en las rectas e′ e′′ y b′ b′′ . Hay que probar que la paralela a ae′ por f ′ pase por g. Esto equivale a probar que e la paralela a ae′′ por b′′ es b′′ c. Demostracio ´ n: Suponemos b 6= o. Caso 2 o. La estructura de cuerpo 173 Demostracio ´ n: Consideramos otro punto e′′ tal que ¬Col(oee′′ ). luego ´estas son paralelas. Caso 1b Col(oe′ e′′ ). e.) Como las rectas ee′ y ee′′ son paralelas a bb′ y bb′′ . Llamaremos f′ d = ab. Distinguimos dos subcasos: o e a b c ′ ′′ Caso 1a ¬Col(oe e ).9 implica que los planos ee′ e′′ y bb′ b′′ son paralelos. luego tambi´en e e k b b . de modo que lo que hay que probar es que af = g.30 Areoe abd → (ab)c = a(bc). luego b c k ae . b′ ducto de dos puntos a y b respecto de ambos puntos auxiliares. e′ . y el plano oee′′ los corta en las rectas ae′′ y cb′′ . A su vez. f = bc y g = dc. b ′ ′ nici´on que Prodeob (df g). el teorema 5. luego los planos ae′ e′′ y cb′ b′′ son paralelos.

donde las e′ dobles primas indican la proyecci´on paralela a e′ a. pero por definici´on resulta que b′′ = o e a b ab c ac d ad ab. De nuevo por el teorema 5. que cortar´a a oe en un punto b. La figura muestra la cons. e determinan una estructura de cuerpo en la recta oe. 5. respectivamente.31 Areoe ab → ab = ba. d′ = b′ (b′ + c′ )aoe′ . que a′ c k be′ . Empezamos extendiendo el teorema 5. Como la suma no depende del punto auxiliar. seg´ un la elecci´on de los puntos o y e. Con esto tenemos probado que cada par de puntos distintos o.4. d′′ = (b′′ + c′′ )eoe .32 Areoe a ∧ a 6= o → b ba = e Demostracio ´ n: Trazamos la paralela a ee′ e′ que pasa por a. c′′ = ac y d′′ = ad. o e a b c pero eso es justo lo que afirma el teorema de Pappos-Pascal.3 Isomorfismos de cuerpos Hemos probado que en cada recta podemos definir infinitas estructuras de cuerpo.174 Cap´ıtulo 5. Por u ´ltimo probamos la propiedad distributiva: ′ Teorema 5. Para que se cumple e c = ba s´olo hace falta que la paralela a be′ por a′ pase por c. es decir. d′ Demostracio ´ n: Podemos suponer que b 6= o. La unicidad es consecuencia de un argumento o b e a algebraico general: si b′ es otro inverso de a b′ = b′ e = b′ ab = eb = b.33 Areoe abc → a(b + c) = ab + ac. Demostracio ´ n: Podemos suponer que b′ a 6= o 6= b.28 nos da que d′ = (b′ + c′ )eoe′ . de modo que se cumplen los axiomas de la teor´ıa C interpretando las constantes 0. Ahora demostraremos que todos los cuerpos obtenidos de esta forma en distintas rectas mediante la elecci´on de distintos pares de puntos o y e son isomorfos. La existencia de inversos es f´acil de probar: ′ W 1 a′ Teorema 5. Como la suma ′ tampoco depende del punto unidad. Llamemos d = b + c. ad = ab + ac. Luego trazamos la paralela a ea′ por e′ . Se comprueba inmediatamente que ba = e. La geometr´ıa eucl´ıdea ′ Teorema 5. es decir. 1 como o y e.28 para abarcar tambi´en el producto: . la cual cortar´a a oe′ en un punto a′ 6= o. El teorema c′ 5. a′ ′ trucci´on de c = ab.28 ′ obtenemos que d′′ = (b′′ + c′′ )eoa .

35 oe k o′ e′ ∧ oe 6= o′ e′ ∧ Aroe abc ∧ Aro′ e′ a′ b′ c′ ∧ Par(oo′ aa′ ) ∧ Par(oo′ bb′ ) ∧ Par(oo′ cc′ ) → ′ ′ (Sumaeoe (abc) → Sumaeo′ e′ (a′ b′ c′ )) ∧ (Prodeoe (abc) → Prodeo′ e′ (a′ b′ c′ )). que e′ es equivalente a Prodeoe′ (a′ b′ c′ ) porque hemos visto que el producto no depende de la elecci´on del punto auxiliar. o e a b c ′ Ahora construimos b′′′ mediante Sumabob′′ (b′′ o′ b′′′ ). Sea e′′ un punto en la recta oo′ distinto de o. porque la suma no depende o a b c ni de e ni de e′ . y entonces es inmediato comprobar a partir de la de- ′ finici´on que Prodeoe (abc) implica Prodaoe′ (a′ b′ c′ ). junto con 5. hemos encontrado dos tipos del isomorfismos de cuerpos entre rectas: . La estructura de cuerpo 175 ′ Teorema 5. con lo que tambi´en se cumplir´ a Sumacob′′ (b′′ o′ b′′′ ). lo que en particular implica que a′ e′′′ k ae′′ . Por construcci´ on e′′′ e′ k ee′′ . quiere decir que la proyecci´on c′ de oe en oe′ paralela a ee′ es un isomorfismo de cuer- pos. ′′′ Es claro entonces que se cumple Prodeo′ e′ (a′ b′ c′ ). Podemos suponer que a. e′′′ ). Como el b′′ ′′′ producto no depende del punto auxiliar. o e a b c Seguidamente demostramos que la proyecci´on paralela entre rectas paralelas tambi´en es un isomorfismo de cuerpos: Teorema 5. tenemos e ′′ Prodeoe (abc). o′ . en- ′ tonces Sumaooa (abc). luego Prodeo′ e′ (a′ b′ c′ ). Y de la propia definici´on de suma se sigue inmediatamente que esto equivale a Sumaao′ e′ (a′ b′ c′ ). o′ a′ b′ c′ Demostracio ´ n: En primer lugar probamos que la proyecci´on conserva la suma. Esto implica que b′ b′′′ k b′′ b. que a su vez equivale a Sumaeo′ e′ (a′ b′ c′ ). Podemos su- ′ poner que a 6= o. Esto. b′′′ El caso del producto es algo m´as delicado. Llamemos e′′′ al punto dado por o′ ′ Sumaeoe′′ (e′′ oe′′′ ). c 6= o.5. e ′′ e a′ b′ c′ Por la independencia de la suma respecto del punto auxiliar. b′ Demostracio ´ n: Podemos suponer que a 6= o. tambi´en Sumaaoe′′ (e′′ . b.4.28. Si se cumple Sumaeoe (abc).34 Prodeoe (abc)∧Aroe′ a′ b′ c′ ∧Par(ee′ aa′ )∧Par(ee′ bb′ )∧Par(ee′ cc′ ) → Prodeoe′ (a′ b′ c′ ). y tambi´en c′ b′′′ k cb′′ . As´ı pues.

Los isomorfismos de tipo 1. o′ . e′′ .37 Areoe abcd ∧ c 6= o → (ab = cd ↔ Prodeoc (abd)). Caso 2 o 6= o′ . Distinguimos varios subcasos: Caso 2a o′ ∈ / oe. e′ y distinga- mos varios casos: Caso 1 o = o′ . de tipo 2. Entonces tomamos una recta secante oe′′ y su paralela por o′ . y tomamos el punto e′′′ donde ´esta corta a la paralela de oe por e′′ (con lo que formamos un paralelogramo de v´ertices o. Si Col(oee′ ). Caso 2c Si no se dan los dos subcasos anteriores. b. que son las proyecciones paralelas de una recta oe en otra oe′ mediante paralelas a ee′ . d 6= o. de tipo 1. y componemos el isomorfismo de tipo 2 de oe en o′ e′′ con el isomorfismo de tipo 1 de o′ e′′ en o′ e′ . Los isomorfismos de tipo 2. con lo que oe = oo′ = o′ e′ . La figura muestra la situaci´ on. de modo que un isomorfismo entre dos de ellos puede obtenerse com- poniendo como m´aximo tres isomorfismos de los dos tipos que acabamos de describir. e de puntos distintos determinan cuerpos iso- morfos. Probamos ahora un resultado t´ecnico: ′ ′ Teorema 5. Ahora es f´ acil concluir en general: Teorema 5. 2. Si ¬Col(oee′ ) basta un isomorfismo de tipo 1. de tipo 1. basta un isomorfismo de tipo 2.176 Cap´ıtulo 5. que ser´a de la forma o′ e′′ . que son las proyecciones paralelas de una recta oe en otra paralela distinta o′ e′ con la condici´on de que oo′ k ee′ . y el de o′ e′′′ en o′ e′ . tenemos o′ ∈ oe ∧ o ∈ o′ e′ . En este caso componemos tres isomorfismos: de de oe en oe′′ . Para probar una impli- caci´on partimos de que ab = cd = p.) Demostracio ´ n: Podemos suponer que a. e′′′ ).36 Todos los pares o. La geometr´ıa eucl´ıdea 1. Demostracio ´ n: Consideremos dos pares de puntos o. e y o′ . el de oe′′ en o′ e′′′ . tomamos otro punto e′′ no colineal y componemos el isomorfismo entre oe y oe′′ con el isomor- fismo entre oe′′ y oe′ . y la proyecci´on se realiza mediante rectas paralelas a ´estas. Caso 2b Si o′ ∈ / o′ e′ razonamos an´alogamente. Si oe k o′ e′ . . (Aqu´ı ab y cd son los productos respecto de o y e. mientras que si ambas rectas son secantes tomamos la paralela a oe por o′ .

5. luego ab = dc. y se trata de probar que es b∗ d. Como consecuencia tenemos lo siguiente: ′ ′ ′ ′ ′ Teorema 5. el significado de este hecho se entiende mejor si escribimos la igualdad como a/c = d/b (aunque entonces hay que exigir que c 6= o 6= b).5. El teorema anterior afirma que ab = up ∧ cd = uq (donde los productos se calculan mediante e).4.4. Aunque sea un caso ligeramente m´as particular. Por ′ la implicaci´on ya probada se cumple Prodeoc (abd0 ) y. e′ ∈ R′ \R. Par(ee′ a2 b2 ). e′ truir la paralela a ae′ por b∗ . b3 ∈ R′ . a3 ∈ R. a1 .38 Areoe abcd ∧ Col(oeu) ∧ u 6= o ∧ (ab)eoe = (cd)eoe→ (ab)eou = (cd)eou .39 Sean R y R′ dos rectas y consideremos puntos e ∈ R \ R′ . de modo que Par(ee′ a1 b1 ). Esto significa que.4 La ordenaci´ on de las rectas Ahora demostraremos que las rectas pueden dotarse de una relaci´on de orden compatible con la estructura de cuerpo. con lo que b b∗ llegamos a b∗ y luego tenemos que cons. a3 a2 a1 e e′ b1 b2 b3 Se trata de probar que las proyecciones paralelas entre rectas conservan las relaciones “estar en lados opuestos” y “estar al mismo lado”. a2 . Esto es posible porque estamos en un cuerpo y c 6= 0. Lo que dice el teorema es que el hecho de que dos pares de n´ umeros sean proporcionales es independiente de la elecci´on de la unidad. Para ello demostramos primero un resultado elemental: Teorema 5. luego ab = cd ↔ up = uq ↔ p = q. a2 ∼a1 a3 ↔ b2 ∼b1 b3 . tiene que ser d = d0 . ′ ′ Demostracio ´ n: Llamemos p y q a los productos Prodeou (abp). ′ ′ vantamos b paralelamente a ce . . Entonces a1 − a2 − a3 ↔ b 1 − b 2 − b 3 . Par(ee′ a3 b3 ). como el producto de dos puntos es u ´nico. La estructura de cuerpo 177 d′ ′ Para construir el producto (ab)eoc le. b1 . esto es o e c a b d p consecuencia inmediata del teorema de Pappos-Pascal aplicado al hex´ agono que muestra la figura. Prodeou (cdq). b2 . aunque el producto depende de la elecci´on de e. una relaci´on de la forma ab = cd se sigue cumpliendo si cambiamos la unidad e por otra u (necesariamente en la misma recta). Ahora bien. ′ Para probar el rec´ıproco suponemos Prodeoc (abd) y tomamos el punto d0 que cumple ab = cd0 .

´ n: Recordemos la construcci´ Demostracio on de la suma: a′′ a′ e′ o e a b c Se cumple a ∼a′ o b porque no puede ser a−a′ o−b. entonces e ∼o a∧e ∼o b. porque otesis no est´ una recta no separa puntos de otra paralela.78. ya que la recta a′ o corta a ab en o. ambos positivos o ambos negativos). Llamamos T = a2 b2 si a2 6= b2 . luego a1 6= b1 y llamamos T a la u ´nica recta paralela a a1 b1 (y a a3 b3 ) que pasa por a2 = b2 . luego a ∼o b. pero se cumple que a1 ∼T b1 y a3 ∼T b3 . La segunda parte es consecuencia de la primera. diremos que un punto a de la recta oe es positivo si est´ a al mismo lado de o que e. b ∼a′ o a′′ . a2 . Fijados un origen o y una unidad e 6= o. Por lo tanto a ∼a′ o a′′ . . luego b1 − b2 − b3 . Por otra parte. b1 −T −b3. Esto significa que si sumamos dos n´ umeros que est´an al mismo lado del cero (es decir. pues si dos de ellos coinciden sus im´ agenes coinciden tambi´en. que por hip´ a entre a y b. a2 ∼a1 a3 equivale a ¬a2 − a1 − a3 . que a su vez implica o − a − c. a3 son distin- tos dos a dos. entonces la suma est´ a en ese mismo lado y m´as lejos del cero que un sumando (y que el otro.178 Cap´ıtulo 5. Esto nos permite aplicar el teorema 3. entonces a1 −T −a3 . pues. que nos da o − aa′ − a′′ . ′ Demostracio ´ n: Si Sumaeoe (abc)∧Posoe a∧Posoe b. por la conmutatividad). y el resultado se vuelve trivial. Adem´as c ∼aa′ a′′ por paralelismo. y tambi´en a ∼a′ a′′ o (de nuevo por paralelismo).40 Sumaeoe (abc) ∧ a ∼o b → o − a − c ∧ a 6= o ∧ b 6= o ∧ a 6= b.41 La suma y el producto de puntos positivos es positiva. Teorema 5. para puntos distintos. as´ı como que los tres puntos son distintos dos a dos. luego o − aa′ − c. Si a1 −a2 −a3 . y por el teorema anterior c ∼o a ∼o e. luego la suma es positiva. porque T no puede separar puntos de una recta paralela. es decir: Posoe a ↔ Aroe a ∧ a ∼o e. Por lo tanto. La geometr´ıa eucl´ıdea Demostracio ´ n: Podemos suponer que los tres puntos a1 . En caso contrario a2 = b2 es el u ´nico punto en com´ un de R y S. Ahora necesitamos un resultado t´ecnico sobre la suma geom´etrica que tiene una traducci´ on algebraica clara: ′ Teorema 5.

equivalentemente. . El teorema 5. y aplic´ an. como > o).36 son de hecho isomorfismos de cuerpos ordenados. luego un punto y su opuesto est´an siempre en lados opuestos respecto de o. 5) Si b = c es obvio y si b 6= c basta tener en cuenta que a+ c− (a+ b) = c− b. o e a b c Definimos a <oe b ↔ Posoe (b − a). a ≤oe b ↔ a <oe b ∨ a = b. 4) Si a = b es obvio.39 aplicado a la pro- yecci´on paralela a ee′ nos da que b′ ∼o e′ . a ≤ b ∧ b ≤ a → a = b. luego uno de los dos tiene que estar en el mismo lado que e. el teorema 5. luego a < c. lo cual es imposible. 3. porque. Escribiremos < o ≤ cuando no sea necesario especificar los puntos o y e. que es c − a. e′ dolo a su vez a la proyecci´on paralela a e′ a resulta que c ∼o a. y en caso contrario hay que probar que a − b o b − a es positivo. y de ah´ı se deduce inmediatamente que los isomorfismos de cuerpos dados por el teorema 5. a ≤ b ∨ b ≤ a. 2) Si fuera a 6= b tendr´ıa que cumplirse Pos(b − a) ∧ Pos(a − b). Por lo tanto tambi´en cumplen todos los teoremas de CO. a ≤ a.4. recordamos la b′ construcci´on del producto que muestra la figura. Demostracio ´ n: 1) es inmediato.5. 3) Si se da alguna igualdad es inmediato y en caso contrario tenemos que b − a y c − b son positivos. en general. Ahora es f´ acil ver que las rectas verifican los axiomas de la teor´ıa CO cuando el relator > 0 se interpreta como Posoe (o. a ≤ b ∧ b ≤ c → a ≤ c. Aroe abc ∧ b ≤ c → a + b ≤ a + c. luego desde un punto de vista algebraico tenemos una u ´nica estructura independiente (salvo isomorfismo) de la elecci´on de o. 6) Si uno de los factores es o es obvio. 6. y no pueden ser ambos positivos. 4. e. −x = So x. y ya hemos probado que el producto de puntos positivos es positivo. luego tambi´en lo es su suma. La estructura de cuerpo 179 ′ Si Prodeoe (abc) ∧ Posoe a ∧ Posoe b. pues ambos son sim´etricos respecto de o. Teorema 5. a ≥ o ∧ b ≥ o → ab ≥ o. y en caso contrario basta tener en cuenta que a > 0 equivale a que a sea positivo. Como b ∼o e.39 implica que toda proyecci´on paralela transforma n´ umeros positivos en n´ umeros positivos.42 Se cumple: 1. luego c ∼o e y el producto es positivo. lo cual es obvio. 2. 5.

45 Sumaeoe (abc) → ob ≡ ac. luego podemos suponer que a 6= b ∧ c 6= d. Entonces: 1. Definici´ on 5. y = ℓ(cd). . Entonces ab ≡ cd ↔ ox ≡ oy ↔ x = y. Ahora necesitamos una observaci´ on elemental: ′ Teorema 5. ab = o ↔ a = b. En principio representaremos por ℓ(ab) la longitud de ab. (Notemos que esto es cierto incluso si a = b o c = d. ´ n: Recordamos una vez m´as la definici´on de suma: Demostracio a′′ a′ e′ o e a b c El teorema 5. ambos miembros de la equivalencia que tenemos que probar son equivalentes a c = d.6 3) implica que ob ≡ a′ a′′ ≡ ac. llamaremos longitud de un segmento ab al u ´nico punto x que cumple x ∼o e ∧ ox ≡ ab si es que a 6= b. 2.) Si a = b. en particular. ab = cd ↔ ab ≡ cd. La geometr´ıa eucl´ıdea 5.43 Fijados dos puntos o 6= e. como medidas de longitudes de segmentos. donde la u ´ltima equivalencia se debe a la unicidad del transporte de segmentos (teorema 3. o ≤ ab.180 Cap´ıtulo 5. pero cuando no haya confusi´on usaremos la misma notaci´ on ab para referirnos al segmento o a su longitud. En la tercera hay que entender que en el miembro izquierdo consideramos longitudes y en el derecho segmentos. Teorema 5. por definici´on ox ≡ ab. de modo que. 3. S´ olo nos falta acabar de mostrar c´ omo la estructura de cuerpo que hemos definido en las rectas nos permite usar los puntos como n´ umeros y. o bien x = o si a = b.5 Los teoremas de Tales y de Pit´ agoras Ya casi estamos en condiciones de demostrar dos de los teoremas m´as famosos de la geometr´ıa eucl´ıdea. Demostracio ´ n: Las dos primeras afirmaciones son inmediatas por la defi- nici´on de longitud.35).44 Supongamos Aroe . Para probarla llamamos x = ℓ(ab). oy ≡ cd. y viceversa.

d ∈ pc y son rectas distintas que se cortan en p. b1 = pb.5.40 nos da que o − a1 − c1 . ab <s cd → ab <l cd. c1 = pc. por definici´on existe un punto y tal que c − y − d ∧ ab ≡ cy. Tenemos que probar que c1 = ac. y la con- clusi´on es trivial. Si a = b o b = c la conclusi´on es trivial. luego el teorema 5.46 Aroe ∧ a − b − c → ac = ab + bc. luego suponemos lo contrario. que es la implicaci´on que nos faltaba probar.47 Aroe → (ab ≤l cd ↔ ab ≤s cd). tomando longitudes. donde hemos usado el teorema anterior. por lo que no tendremos necesidad de distinguirlas: Teorema 5. o la relaci´on de orden entre las longitudes de los segmentos definida en la secci´ on anterior. Por una parte puede entenderse como la relaci´on entre segmentos definida en 3. Suponemos. El teorema siguiente demuestra que son equivalentes. Por definici´on de longitud oa1 ≡ ab y por el teorema anterior a1 c1 ≡ ob1 ≡ bc. Llamamos a1 = ab. Finalmente: Teorema 5. En particular te- nemos que oc1 ≡ pc ≡ oc′1 . Observemos ahora que tenemos dos definiciones distintas de ab ≤ cd. tenemos que a1 ∼o e ∼o b1 . negando la implicaci´on. Ahora usamos el teorema 3. Entonces. b1 = bc y c1 = a1 +b1 . d c p a b Demostracio ´ n: Si b = p entonces d = p por definici´on de Par. Por consiguiente. que b 6= p y entonces ¬Col(pbd). ab = cy ≤l cy + yd = cd. d′1 Llamemos a1 = pa.5.7 nos da un punto c′1 c′1 tal que (p. cd ≤l ab → cd ≤s ab.o c1 a1 d1 b1 pendicularidad y de ´ angulo recto. luego. Demostracio ´ n: Si ab ≤s cd. . Por definici´on de longitud. porque b ∈ pa. a1 . que de momento representaremos por ab ≤s cd. Como pq ≡ oa1 . c′1 ). s´olo que con otras letras. Los teoremas de Tales y de Pit´ agoras 181 Teorema 5. pues. y que representare- mos por ab ≤l cd. luego c1 = ac por definici´on de longitud. el teorema 4. d1 = pd. m se cumple que om ⊥ c1 c′1 .25. e. por definici´on de per.3: a − b − c ∧ o − a1 − c1 ∧ ab ≡ oa1 ∧ bc ≡ a1 c1 → ac ≡ oc1 . c) ≡ (o. luego si m = M c1 c′1 .48 (Tales) Aroe ∧ Col(pab) ∧ Col(pcd) ∧ ¬Col(pac) ∧ Par(acbd) → pa · pd = pc · pb. Demostracio ´ n: Hay que entender que el enunciado hace referencia a las longitudes calculadas respecto de o. a.

luego ac 2 + bc 2 = ah · ab + bh · ab = (ah + bh) · ab = ab 2 . d1 . luego cb k h′ c′ . porque dos rectas con una perpendicular com´ un son paralelas. En particular d[ ′b o≡ d 1 1 ap ≡ c\ dpb ≡ cd ′ a′ o. h. por lo que la longitud c de la hipo- tenusa cumplir´a a2 + b2 = c2 .a h c′ b rema de Tales nos da que ac · ac = ah′ · ab. En particular Rah′ c′ . sino que tenemos: Teorema 5.51 Para todo par de puntos o 6= e. c) ≡ (a′ .30 sabemos que a−h−b. ′ h′ les que c′ ∼a h ∧ ac′ ≡ ac y h′ ∼a c ∧ ah′ ≡ ah.182 Cap´ıtulo 5. Suponemos. acabamos de probar que las rectas. Por la direcci´ on opuesta de ese mismo teorema concluimos que Par(a1 c′1 b1 d′1 ). c a h b c Demostracio ′ ´ n: Tomemos puntos c . 1 1 donde la segunda congruencia se cumple por el teorema 5. Por el teorema 4. luego Par(c1 c′1 d1 d′1 ). toda suma de dos cuadrados en la recta oe es un cuadrado. Como Som conserva las congruencias. El teo. Sea h el pie de la perpendicular a ab por c. En otras palabras. h′ . . luego por el criterio de congruencia LAL son congruentes. h ta. luego ah + hb = ab. los tri´angulos\ \ dpb y d ′ 1 ob1 tienen dos lados y un ´ angulo iguales. pues son dos rectas con una perpendicular com´ un. ′ agoras) Aroe ∧ Racb → ab 2 = ac2 + bc 2 . c′ ). e intercambiando los 2 papeles de a y b tenemos tambi´en bc = bh · ab. El criterio LAL implica que (a. b1 ) y por 5. Como a2 = (−a)2 . Con esto tenemos que se ′ cumple la definici´on de Prodcoc1 1 (a1 . tenemos que od′1 ≡ od1 ≡ pd. Por el teorema anterior ac2 = ah · ab. Teorema 5.7 2). con las operaciones aritm´eticas. que dice que dos paralelas cortan a una misma recta con ´angulos iguales. luego ac2 = ah · ab. pues.50 (Pit´ Demostracio ´ n: Si Col(abc) las propiedades de los ´angulos rectos implican que a = c∨b = c y la conclusi´ on es trivial. satisfacen los axiomas de la teor´ıa CP de los cuerpos pitag´oricos. El teorema de Pit´ agoras impone una condici´on algebraica a la estructura de cuerpo de las rectas: si a y b son positivos. La geometr´ıa eucl´ıdea Sea d′1 = Som d1 . Teorema 5. que ¬Col(abc). de modo que om ⊥ d1 d′1 .37 se cumple a1 d1 = c1 b1 . es f´acil construir un tri´angulo rect´angulo con catetos de longitudes a y b. en realidad no hace falta que a y b sean positivos. As´ı pues.49 (Euclides) Aroe ∧ Racb ∧ ch ⊥ ab ∧ Col(abh) → ac2 = ah · ab.

Esto significa que para que una recta sea perpendicular a una variedad no hace falta comprobar que es perpendicular a todas las rectas que pasan por su punto de intersecci´on. . S son rectas tales que R ⊥ A. todo u ∈ M distinto de x cumple que xu ⊥ pq. .5. luego M ′ ⊂ M y. La unicidad se debe a que si M ′ cumple lo mismo. . se cumple que ap ≡ aq. . luego x0 . son iguales.59. Es claro que si A es una recta.6 Coordenadas Veamos ahora que todo punto de una variedad af´ın n-dimensional est´a deter- minado por n coordenadas. . xn ) y R es una recta tal que x0 ∈ R y R ⊥ x0 x1 ∧ · · · ∧ R ⊥ x0 xn . luego A ⊂ MB (pq). luego R ⊥ M . Llamamos B = An+1 (A. Demostracio ´ n: Sea p ∈ R distinto de x y sea q = Sx p. . de modo que x = M pq. . sino que basta que lo sea a las rectas que unen dicho punto con los dem´as puntos de un generador af´ınmente independiente de la variedad. entonces existe una u ´nica variedad M ⊂ A de dimensi´ on n − 1 tal que x ∈ M y R ⊥ M. Necesitamos un u ´ltimo resultado sobre perpendicularidad el cual s´ı que re- quiere el axioma de las paralelas: Teorema 5.55 Si A es una variedad af´ın y R.54 Si A = An (x0 .53 Si A es una variedad af´ın de dimensi´on n. y lo representaremos por A ⊥ R o R ⊥ A. Demostracio ´ n: Sea S ⊂ A una recta que pase por x0 . entonces R ⊥ B. Teorema 5. luego Raxp. luego A ⊥ pq. entonces S ⊥ A. Coordenadas 183 5. sea p ∈ R tal que p 6= x0 y sea q = Sx0 p. p). Es evidente que si R ⊥ A y B ⊂ A es una variedad af´ın que pasa por el punto de corte. luego R ⊥ S. . esta noci´on de perpendicularidad coincide con la que ya ten´ıamos definida para rectas. luego u ∈ M . Consideramos la variedad M = MA (pq) definida en 4. si se cortan en un punto x y toda recta S ⊂ A que pase por x cumple S ⊥ R. S k R y S ∩ A 6= ∅. por definici´on de MA (pq). Para construir sistemas de referencia necesitamos algunos resultados previos sobre perpendiculares a variedades afines que no de- penden del axioma de las paralelas: Definici´on 5. Sabemos que es una variedad af´ın de dimensi´on n − 1 y se cumple que R ⊥ M . luego Ruxp. como ambas variedades tienen la misma dimensi´ on. R ⊂ A es una recta y x ∈ R. luego up ≡ uq. entonces R ⊥ A. xn ∈ MB (pq).6.52 Si A es una variedad af´ın y R es una recta. Por hip´otesis tenemos que Rpx0 x1 ∧ · · · ∧ Rpx0 xn . . Teorema 5. pues si S ⊂ M es cualquier recta que pase por x (que es la intersecci´on de M con R) y a ∈ S es distinto de x. luego xi p ≡ xi q. diremos que son perpendiculares.

6 3) nos da que pq ≡ p q y pp′ ≡ qq ′ . . Veamos que siempre es posible construir sistemas de referencia: . ′ ′′ Pasamos ya a definir sistemas de referencia. Esto se sigue del teorema 3. pero podemos suponer que p ∈ / T . . p′′ ∼p′ q′ q ′′ por paralelismo. un−1 ). un ). . u1 . pues en caso contrario q p′ A S ⊂ A y entonces R ⊂ P (S. luego tambi´en q ′ ∼p′ p′′ p′ . . La conclusi´ on de 5. Para aplicar 5. el plano P = pp′ p′′ . luego q ′ ∼P q ′′ . La geometr´ıa eucl´ıdea Demostracio ´ n: Sea p el punto de p′′ q ′′ corte entre R y A y sea q ∈ S ∩ A. u1 .6 4) necesitamos garantizar ′ ′ que p′′ − p′ q ′′ − q ′ .78. El cuadril´ atero pqq ′ p′ es un paralelogramo. . porque R ⊥ pq y una perpendicular a una recta lo es a todas sus paralelas (por 5. En efecto. u1 . tambi´en q ′ ∼P q y q ∼P q ′′ . .184 Cap´ıtulo 5. . y q ′ ∼p′ p′′ p′ porque. Po- demos suponer que p 6= q. p) ⊂ A. luego el teorema 5. Notemos que si m ≤ n se cumple obviamente que SRoe su1 · · · un → SRoe su1 · · · um Otra consecuencia es que los puntos de un sistema de referencia son af´ınmente independientes. i=1 i6=j es decir. . Tenemos que probar que S es perpendicular a cualquier recta T ⊂ A que pase por q. Definici´on 5. q′ lo cual contradice la perpendicularidad T de R. como q ′ ∼p′ p q y q ∼pp′′ q ′′ por paralelismo. q ′ . e si cumplen V n V SRoe su1 · · · un ↔ Aroe ∧ sui ≡ oe ∧ Rui suj . Igualmente pq ≡ p′′ q ′′ y pp′′ ≡ qq ′′ . que sun ⊥ An−1 (s. El punto s es el origen del sistema de referencia y las rectas sui son sus ejes. ′ ′ Ahora consideramos el cuadril´atero p′ q ′ q ′′ p′′ . . . . el hecho de que sun ⊥ sui para todo i < n implica. u1 . . p′ . luego en particular un ∈ / An−1 (s. un−1 ). pues si p ∈ T ser´ıa T = pq y ya sabemos que S ⊥ pq.56 Diremos que unos puntos s. En efecto. un son un sistema de re- ferencia respecto de unos puntos 0. Sea q ′′ cualquier punto de S distinto de q y sea p′′ el punto en que la paralela a pq por q ′′ corta a R. p′′ ) ≡ (q. para n = 0 es trivial. .6 4) es que p′ p′′ ≡ q ′ q ′′ . por el teorema 5. Sea q ′ ∈ T un punto distinto de q. Sea p′ el punto donde la paralela a T por p corta a la paralela a pq por q ′ . n luego I (s. luego (p.54. luego Rq qq (porque sabemos que Rp′ pp′′ ) luego S ⊥ T . . . que tiene dos lados paralelos p q k p′′ q ′′ y congruentes p′ q ′ ≡ p′′ q ′′ . si todos los segmentos sui son unitarios y si las rectas sui son perpen- diculares dos a dos. Notemos tambi´en que p S ∩ A = {q}. pues en caso R S contrario R = S. .7 2). y si vale para n − 1. q ′′ ). De momento podemos trabajar sin el axioma de las paralelas.

58 Diremos que un punto p tiene coordenadas x1 . . e y s. un ). ui . . . . de modo que A1 es una variedad af´ın de dimensi´ on n − 1 y su1 ⊥ A1 . Si n > 0 tomamos u1 ∈ A tal que su1 ≡ oe. un ) tiene unas u ´nicas coordena- das x1 . . un es un sistema de referencia.57 Si o 6= e. xi ) ≡ (s. . . u1 . i=1 p3 p u3 s u1 u2 p2 p1 Esto significa que o 6= e. Definici´on 5. .17 y 3. A es una variedad af´ın n-dimensional y s ∈ A. Si n > 1 existe un u2 ∈ A1 tal que su2 ≡ oe. u1 . . . . . . . . . u1 . un ∈ A tales que sui ≡ oe y cada sui es ortogonal a las rectas suj con j < i. . todas las coordenadas est´ an sobre la recta oe). x1 . En particular Aroe x1 · · · xn (es decir. . . . . . u1 . que s. . consideramos u′2 = Ss u2 y A2 = MA1 (u2 u′2 ). . xn ) ↔ SRoe su1 · · · un ∧ p ∈ A (s. . pues p determina las perpendiculares a los ejes.20). . xn respecto de o. que p est´ a en la variedad generada por ´este. . pi ) (teoremas 3. que es una variedad af´ın de dimensi´ on n − 2 y su2 ⊥ A2 . que cada pi es el pie de la perpendicular a sui por p (o el propio p si ´este est´ a en el eje) y xi es el u ´nico punto de la recta oe tal que (o. necesaria- mente A = An (s. e. . Por lo tanto SRoe su1 · · · un . Lo que no es inmediato es que cada n-tupla de puntos de oe sea la n-tupla de coordenadas de un punto. Coordenadas 185 Teorema 5.5. un si Coordoe n su1 ···un (p. . xn respecto de un sistema de referencia dado. existen u1 . y a su vez sus pies. . . y a su vez las coordenadas xi . u1 . . Demostracio ´ n: Si n = 0 es trivial. . Es claro que cada punto p ∈ An (s. Como los sistemas de coordenadas son af´ınmente independientes. . . . y previamente demostraremos un resultado auxiliar: . . un ). Al cabo de n pasos obtenemos puntos u1 . un ) ∧ W V n p1 · · · pn (Col(sui pi ) ∧ (pi = p ∨ ppi ⊥ sui ) ∧ (o. . . . . un ∈ A tales que SRoe su1 · · · un y A = An (s. xi ) ≡ (s. e.6. La prueba requiere el axioma de las paralelas. pi )). . u1 . ui . . Sea u′1 = Ss u1 y sea A1 = MA (u1 u′1 ) ⊂ A.

porque es paralela a Ti .60 Aroe x1 . . i=1 Ahora ya podemos demostrar que todas las coordenadas determinan puntos: Teorema 5. sea A = An (s.186 Cap´ıtulo 5. R ⊥ An . un ) Coordoe su1 ···un px1 · · · xn . porque una perpendicular a una recta lo es a todas sus paralelas. u1 . luego Ai + A ⊂ A p1 s u2 p2 contiene estrictamente a A′ . luego podemos aplicar la hip´otesis de inducci´on a A′ con T ′ n−1 s. . Concluimos que Ai = {p′ }. . la paralela R′ a sun por p cumple R′ ⊂ Ai . . luego dim R + n − 1 − 0 ≤ n. . . .57 implica que la dimensi´ on de A′i es n − 2. luego R = R′ . Tn R k sun y Ai es un punto.54) y a An (por hip´otesis). Se cum. . Trivialmente R ⊥ A0 (s). La paralela Ti a sun por pi es perpendicular a sui . luego dim R ≤ 1. un−1 ) p ′ ′ u3 y sea Ai = A ∩Ai . . . Tomemos n ≥ 2 y supongamos que el re. .57 nos i=1 i=1 da la relaci´ on dim R + dim A′ − dim(R ∩ A′ ) = dim(R + A′ ). . el teorema 5. u1 . . Entonces R es una recta. Ahora es inmediato que R k sun (porque R′ lo cumple por construcci´ on). . La geometr´ıa eucl´ıdea Teorema 5.59 Tomemos un sistema de referencia SRoe su1 · · · un con n ≥ 1. u1 ) y A1 = {p}. . . A1 A2 p′ A′ El teorema 4. la T n intersecci´on Ai = R ∩ An es un punto porque R ⊥ An . . R ⊥ A1 y R k su1 y A1 es un punto.55 nos da que su paralela R cumple lo mismo. un−1 ). luego es n y se da la igualdad. para i = 1. para un i=1 cierto punto p′ . n−1. . . . u1 . Por u ´ ltimo.53 se ve que Ai es de la forma MA (s. luego est´ a en Ai (porque en la prueba del teorema 5. . xn ∧ SCoe su1 · · · un → W 1 p ∈ A(s. Como sun es perpendicular a A′ (por el teorema 5. . . luego su dimensi´ on ′ ′ es mayor que n−1. . A1 ple que Ai + A′ = A porque sui ⊂ A′ . . R p3 sultado es cierto para n − 1. . u1 . . luego R′ ⊂ P (Yi . Si n = 1 entonces A = A1 (s. . Por lo tanto tenemos que T n−1 R′ ⊂ Ai = R. n sea Ai ⊂ A una variedad T n−1 af´ın de dimensi´ on n − 1 tal que sui ⊥ Ai . . i=1 T n−1 T n−1 Por otra parte R ∩ A′ = Ai ∩ A′ = A′i = {p′ }. El teorema 4. pero s´olo A2 ′ u1 uno de sus puntos est´ a en Ai . p′ ) ⊂ Ai . Sea R = Ai (entendiendo que i=1 R = A si n = 1. un−1 y las variedades A′i . u1 . i=1 Demostracio ´ n: Lo probamos por inducci´on sobre n. R = su1 . . sea A′ = An−1 (s. Por lo tanto. . Pongamos que Ai ∩ sui = {pi }. un ) y para cada i = 1. Spi s) y contiene todas las perpendiculares a sui ). R ⊥ An−1 (s.

5. xn ) para indicar que p es el punto de coordenadas x1 .20 existe un u´nico pi tal que (o. pk . En particular. luego tambi´en xy 2 = (y − x)2 . e. los axiomas que establecen que el espacio completo es una variedad af´ın n-dimensional. 3. En el primer caso concluimos por 1). es decir. p1 . Por hip´ otesis d ≥ o. .17 y 3. . xn . a1 . S´ olo hay que justificar la existencia. . Aroe xy ∧ x ≤ y → xy = y − x. . . Coordenadas 187 Demostracio ´ n: La unicidad ya la tenemos probada. . u. . . y en el segundo 1) nos da que xy = yx = x − y = −(y − x). . Aroe xy → xy 2 = (y − x)2 . . e. i=1 Demostracio ´ n: 1) Sea d = y−x. Para k ≥ 1. pero basta aplicar el o e ai aj teorema 3. . ak ) ≡ (s. . entonces lo anterior vale para todo punto del espacio. . . Por el teorema anterior existe un punto Tn p ∈ Ai . Sea A = An (s. . . pi ) → (o. y las u ´nicas congruencias que no se cumplen directamente por hip´otesis son las de la forma ai aj ≡  pi pj . e. p1 . cada punto de A se corresponde biun´ıvoca- mente con una n-tupla de puntos de oe. fijada una recta graduada oe y un sistema de referencia s. . si suponemos los axiomas A8 y A9 para un espacio n- dimensional. .6. para i 6= j. u1 .18 a la configuraci´on Conf5 . . pk ). s u pi pj Ahora ya podemos determinar la expresi´on en coordenadas de la longitud de un segmento arbitrario: . ak es congruente al formado por los puntos correspondientes de s. Para probar 2) distinguimos dos casos: x ≤ y o y ≤ x. . . Por los teoremas 3. V k Aroe a1 · · · ak ∧ (o. u1 . . . 2. . Veamos algunas propiedades t´ecnicas que vamos a necesitar: Teorema 5. u. . . un ). .45 sabemos que od ≡ xy. Por el teorema 5. .61 Se cumple: 1. . 3) Tenemos que probar que cada segmento formado por dos puntos de en- tre o. . escribiremos p = (x1 . As´ı p = pi o bien ppi ⊥ sui . As´ı. Sea Ai ⊂ A la variedad de dimensi´ on n − 1 que cumple pi ∈ Ai ∧ Ai ⊥ oui . a1 . xi ) ≡ (s. pi ). Es claro entonces que p tiene por i=1 coordenadas a los puntos dados. . Cuando podamos sobrentender la elecci´on de la recta graduada y del sistema de referencia. ui . e. . luego por definici´on de longitud d = xy. un en una variedad af´ın n-dimensional A. u. ai ) ≡ (s.

. y1 ) ≡ (s. como sun ⊥ Vn y sun k R. pues tenemos que (o. p′′ .62 Fijado un sistema de referencia SRoe su1 · · · un . luego pp′′ ≡ pn qn . p) y (o. Si R = sun entonces p = pn . tomamos p′′ = qn y trivialmente tenemos tambi´en que pp′′ ≡ pn qn ≡ xn yn . Para n = 1 tenemos que (o. pn ) y (o. e igual- q u3 mente concluimos que las coordenadas ′ de q son y1 . qn . xn ) ≡ (s. te. . . El teorema anterior (tercer apartado) nos da que pq ≡ x1 y1 . con p′′ = p′ y q = q ′ ). sea qi = q si q ∈ oui o bien el pie de la perpendicular a oui por q. y ambas son perpendiculares a sun (porque est´ an en Un y Vn . . u1 . el teorema 5. entonces q. un−1 son x1 . u1 . . ya que las rectas p′′ q y p′ q ′ son coplanares (est´an en el . sea A′ = An−1 (s. sea pi = p si p ∈ oui o bien el pie de la perpendicular a oui por p. u1 . llamemos A = An (s. . p′ i=1 q′ A′ Si R 6= sun . i=1 Demostracio ´ n: Lo probamos por inducci´on sobre n. Entonces pn p y qn p′′ est´ an en el plano que contiene a sun y a R. tenemos que pp′′ ≡ pn qn ≡ xn yn . M´ as a´ un. .59 nos da que R = Ui y S = Vi son rectas i=1 i=1 paralelas a sun que cortan a A′ en puntos p′ y q ′ . para 1 ≤ i ≤ n− 1. q ′ forman un paralelogramo (tal vez degenerado. . tambi´en Vn ⊥ S. p′′ forman un paralelogramo (tal vez degenerado. . . Sea Ui la variedad de dimensi´ on n − 1 perpendicular a sui que pasa por pi y Vi la variedad de dimensi´ on n − 1 perpendicular a sui T n−1 T n−1 que pasa por qi . q). con p = p′′ . luego son coplanares. . u1 . como Vn ⊥ sun . Si R 6= S. Supongamos cierto el resultado para n − 1. un ). R p3 Como p′ ∈ Ui . Por hip´otesis de inducci´on u1 s P n−1 u2 p′ q ′ = (yi − xi )2 . pn . . yn ) ≡ (s. . donde la u ´ ltima con- gruencia se sigue del teorema anterior. luego Vn ∩ R 6= ∅. . como A′ ⊥ sun . e. p′ . yn ). luego son paralelas. . El teorema 5. . entonces la longitud Pn del segmento que determinan viene dada por pq 2 = (yi − xi )2 .55 implica que R ⊥ Vn . tambi´en A′ ⊥ S. u1 . . . luego. La geometr´ıa eucl´ıdea Teorema 5. yn−1 . e. el pie de la perpendicu- lar a R por qn es un punto p′′ que est´ a en Vn (por estar en una perpendicular a sun por qn ). un . respectivamente). un . . En cualquier caso (tanto si el paralelogramo es degenerado como si no). . e. . Igualmente. S p nemos que p′ = pi o bien p′ pi ⊥ sui .188 Cap´ıtulo 5. x1 ) ≡ (s. en cuyo caso pn = qn ). . . xn−1 . . qn ). un−1 ). Por lo tanto p. xn ) y q = (y1 . por el segundo apartado concluimos que pq 2 ≡ x1 y1 2 = (y1 − x1 )2 . . q ′ ∈ A′ ∩ S y. si dos puntos p y q tienen coordenadas p = (x1 . Observemos que q ∈ S ∩ Vn y. . e. Igualmente. . por q3 lo que las coordenadas de p′ respecto de V3 p′′ s. .

si tres puntos tienen coorde- nadas a = (a1 . . Vi . respectivamente. . . qi qi′ pi = a o bien es el pie de la perpendicular b a sui por a. se cumple Rpp′′ q (porque R ⊥ Vn ). Sea Ri la paralela c a sui que pasa por a. . As´ ı ab = t · ac y esto vale trivialmente tomando. . Wi nado en otras ocasiones. . y ambas son perpendiculares a S (por estar contenidas en Vn y A′ . pi jado.6. El teorema 5. un ) la variedad af´ın Ri generada por el sistema de referencia prefi. u1 . c. . por ejemplo. Coordenadas 189 plano que contiene a R y a S. . b = (b1 . luego aqi′ = ari′ · t (notemos que a 6= c por la hip´ otesis de no colinealidad). . . an ). luego son paralelas. . i=0 Demostracio ´ n: Supongamos que a − b − c. respectivamente). cn ). luego por el teorema de Pit´ agoras concluimos que P n−1 pq 2 = p′′ q 2 + pp′ 2 = p′ q ′ 2 + xn yn 2 = (yi − xi )2 + xn yn 2 . El teorema de Tales implica que ac · aqi′ = ari′ · ab = ari′ · t · ac. . de modo que o ≤ t ≤ e. .5. d = (d1 . i=1 Como consecuencia tenemos la caracterizaci´on de la congruencia de segmen- tos en t´erminos de coordenadas: Teorema 5. Si ¬Col(acri′ ). c = (c1 . .46 nos da que ac = ab + bc. podemos aplicar el teorema de Tales al tri´angulo \ acri′ . respectivamente. ri . . Sea A = An (s. Por u´ltimo. y tenemos la congruencia igualmente. dn ). Wi las variedades afines ri de dimensi´ on n − 1 perpendiculares a sui por ri′ pi . . qi . . si cuatro puntos tienen coor- denadas a = (a1 . e igualmente con los otros dos Vi puntos.63 Fijado un sistema de referencia. Como todas las longitudes son ≥ o. . . Llamamos qi′ y ri′ a los puntos de corte. Por lo tanto p′′ q ≡ p′ q ′ . b. Vamos a probar que este t cumple lo requerido. . Para ′ ′ ello observamos que bri k cri porque ambas rectas son perpendiculares a Ri . es decir. Si a 6= c definimos t = ab ac . . Si R = S entonces p′′ = q y p′ = q ′ . bn ).64 Fijado un sistema de referencia. . . . . c = (c1 . . que son paralelas). t = e si es que a = c (lo que implica a = b). Como ya hemos razo. a denadas para a. . Finalmente caracterizamos la relaci´on de ordenaci´ on: Teorema 5. . Ri ⊥ Vi y Ri ⊥ Wi . Sean Ui . cn ). . bn ). . juntamente con el teorema anterior. . Sean pi . . b = (b1 . i=1 i=1 Demostracio ´ n: Basta tener en cuenta que dos segmentos son congruentes si y s´olo si tienen la misma longitud. se cumple que o ≤ ab ≤ ac. entonces W V n a−b−c↔ t(Aroe t ∧ o ≤ t ≤ e ∧ bi − xi = t(ci − ai )). entonces Pn P n ab ≡ cd ↔ (bi − ai )2 = (di − ci )2 . . qi . an ). ri seg´un la definici´on de coor.

e igualmente que los tres puntos son distintos dos a dos.61 3) nos da que (pi . El teorema 5. Por lo tanto podemos suponer que a 6= pi . entonces Ri = sui y por lo tanto a = pi . ri ).13). Por lo tanto.39 vemos que a − b − c implica a − qi′ − ri′ . luego b∗i = bi . qi . p′i . En la prueba de la implicaci´on opuesta hemos visto que el t con que a. Suponemos que t cumple las condi- ciones del enunciado. Por lo tanto tenemos tres paralelogramos. con lo que definen tres rectas paralelas api . luego el signo de bi −ai es el mismo que el de ci −ai . ai ) ≡ (s. o bien ai ≤ bi ≤ ci . tiene que ser c = ri′ (pues c y ri′ est´an ambos en Wi ∩ R) y an´alogamente b = qi′ . e. pero todas llevan a la misma con- clusi´ on: Si a ∈ / Wi . ui . los resultados de la geometr´ıa elemental que requieren circunferencias para ser demostrados. ni. Si a ∈ Wi entonces a = ri′ (porque ambos son el punto de corte de Ri con Wi ) y. porque las variedades afines son cerradas para rectas. c cumplen el teorema es precisamente el que cumple ab∗ = t · ac. ci ). Veamos ahora que (a. ri′ ) ≡ (ai . de modo que oa = t · ac. Ahora bien. de modo que ab∗ = t · ac. S´ olo falta comprobar que el signo correcto es el positivo. ci ) implica que ai − bi − ci (teorema 3. y el teorema 5. si b∗i son las coordenadas de b∗ . ri′ ri . pero tambi´en como segmentos). ui . bi ) ≡ (s. qi ). La geometr´ıa eucl´ıdea Si Col(acri′ ) hay varias posibilidades. ri′ ) ≡ (pi . qi′ . el que tenemos y. tambi´en b ∈ Wi . Como o ≤ t ≤ e. Son paralelas porque est´ an en el plano de Ri y sui y son perpendicula- res a sui . y a su vez (a. Es claro entonces que. pi ). b∗ . por consiguiente. Veamos ahora la implicaci´on opuesta. Sea m = t · ac. ya que t es positivo. ai bi = pi qi = aqi′ = t · ari′ = t · pi ri = t · ai ci . Podemos tomar un punto b∗ tal que b∗ ∼a c y ab∗ ≡ om. ri′ = ri . 5. ci ) ≡ (s.190 Cap´ıtulo 5.7 Circunferencias Los axiomas que hemos considerado hasta ahora no permiten demostrar los resultados elementales sobre circunferencias. se cumple que ab∗ ≤ ac (como longitudes. o bien ci ≤ bi ≤ ai . luego b = b∗ . e. luego Wi = Vi . si a = pi . luego tambi´en a = qi′ e igualmente llegamos a que aqi′ = ari′ · t. por lo tanto. qi′ = qi . resulta que b∗i − ai = t(ci − ai ). e. (o. por el teorema 5. lo que nos da la congruencia de las dos ternas. es decir. qi′ qi . ui . es decir. por lo que tiene que ser bi −ai = t(ci −ai ). bi . y sabemos que sus lados opuestos son congruentes. ri ) ≡ (ai . Por la definici´on de coordenadas. qi . (o. de donde aqi′ = ari′ · t. Terminamos este cap´ıtulo presentando un axioma que resuelve este inconve- niente. luego a − b − c. (o.61 2) nos permite concluir que bi − ai = ±t(ci − ai ). . c ∈ Wi . con lo que la congruencia se cumple trivialmente. como a. En efecto. luego a−b∗ −c. ri ). bi .

Si a o b est´ a en la circunferencia. basta tomar como x el punto que cumpla esto. b x a c q p r Para interpretar este axioma consideramos la circunferencia de centro c que pasa por p contenida en el plano que pasa por c. Si una recta pasa por un punto interior de una circunferencia y est´ a con- tenida en su plano. En t´erminos de longitudes de segmentos podemos enunciar este axioma (eli- minando sus casos triviales) de esta forma: W Aroe r ∧ ca < r < cb → x(cx = r ∧ a − x − b). definimos la circunferencia de centro c que pasa por r como el lugar geom´etrico CP (c. entonces la corta exactamente en dos puntos. r ∈ P . mientras que los que cumplen cx > cr son sus puntos exteriores. luego a es un punto de la circunferencia o interior a ella. r) = {x | x ∈ P ∧ cx ≡ cr}. podemos fijar una recta graduada oe y. 2. Alternativamente. para cada r ∈ oe.66 Las afirmaciones siguientes son equivalentes: 1. La conclusi´on es que hay un punto de la circunferencia entre a y b.7. r > 0. El axioma de las circunferencias. El axioma de las circunferencias admite diversos enunciados equivalentes. r) = {x | x ∈ P ∧ cx = r. El caso no trivial se da cuando a es interior y b es exterior. Circunferencias 191 Definici´on 5. Veamos un enunciado alternativo conceptualmente m´as simple: Teorema 5. Los puntos x ∈ P que cumplen cx < cr se llaman puntos interiores de la circunferencia.65 Dados un plano P y dos puntos distintos c. b (o cualquier plano que los contenga si los puntos son colineales). La hip´otesis es que ca = cq ≤ cp. luego b es un punto de la circunferencia o exterior a ella. Entonces la existencia de x no puede deducirse de los axiomas que hemos considerado hasta ahora. a. Similarmente cb = cr ≥ cp. . en lugar de fijar el centro y uno de sus puntos. definir la circunferencia de centro c y radio r como CP (c.5. Escogemos uno que involucra u´nicamente los conceptos primitivos de la teor´ıa: Axioma de las circunferencias (AC) W c − q − p ∧ c − p − r ∧ ca ≡ cq ∧ cb ≡ cr → x(cc ≡ cp ∧ a − x − b).

el teorema de Pit´ agoras implica las desigualdades indicadas. Supongamos ahora la propiedad 2) y veamos que se cumple el axioma de las circunferencias. a′ c < r. Como est´ an uno a cada lado de a′ . son dos puntos distintos en R y en la circunferencia. Como x 6= a′ 6= x′ . y el teorema de Pit´ agoras determina la longitud a′ y = a′ x = a′ x′ . Rca′ b. b′ c que c ∈ / R. de modo que x′ − a′ − x. Por otra parte. como cx = cx′ = r. Terminamos mostrando dos equivalencias m´as del axioma de las circunferen- cias. Vamos a probar que a − x − b. pues dicho segmento es la hipotenusa de un tri´angulo rect´angulo con cateto a′ b > r. sea b ∈ R tal que ba′ > r y sea b′ = Sa′ b. Como sus hipotenusas cumplen ca < cx < cb y tienen un cateto en com´ un. estas desigualdades implican a′ − x − b. En efecto. no perdemos generalidad si suponemos que x ∼a′ b. si a′ = c. entonces a′ − x − b implica tambi´en a − x − b.192 Cap´ıtulo 5. Observemos que bc > r. No puede haber un tercero. Si R pasa por c la conclusi´ on no requiere el b x axioma de las circunferencias. luego necesariamente y = x o y = x′ por la unicidad del transporte de segmentos en semirrectas. luego ca′ ⊥ R y tenemos tres tri´angulos rect´angulos Rca′ a. entonces a′ a = ca < r = cx = a′ x < cb = a′ b. una geom´etrica y otra algebraica. Si a 6= a′ pero a ∼a′ x ∼a′ b. La geometr´ıa eucl´ıdea Demostracio ´ n: Supongamos el axioma de las circunferencias y sea R una recta que pase por un punto interior a a una circunferencia de centro c y radio r (y est´e contenida en su plano). pues. tenemos que Rca′ x. La segunda afirma que el axioma de las circunferencias es equivalente a que las rectas satisfagan el axioma E. Tenemos una recta R = ab que pasa por un punto a interior a una circunferencia de centro c y radio r y por otro b que es exterior. las desigualdades implican de hecho a − x − b. es decir. sea a′ el pie de la perpendicular a R por c. Supongamos. que sean cuerpos eucl´ıdeos: . existen dos puntos x. Si a′ 6= c entonces. Sea a′ su punto medio. pues dicho segmento es un cateto de un tri´angulo rect´angulo de hipotenusa ac < r. x′ en la circunferencia tales que b′ − x′ − a′ y a′ − x − b. Rc′ x. Por el axioma de las circunferencias (en la versi´ on m´etrica enunciada justo antes de este teorema). x′ lo cual sabemos que es cierto. pues si y ∈ R est´ a en la circunferencia. pues es tanto como a a′ decir que en cada una de las semirrectas en que c divide a R hay un u ´nico punto x tal que cx ≡ cr. luego si a = a′ ya tenemos la relaci´on requerida. Como x ∼a′ b. Para ello observamos que a′ a < a′ x < a′ b. mientras que si a − a′ − b. entonces cy = r. de modo que tambi´en b′ a′ = ba′ > r. Por hip´otesis corta a la circunferencia en dos puntos x y x′ . e igualmente b′ c > r.

Aroe a ∧ a ≥ o → b(Aroe b ∧ a = b2 ). trivialmente a = a2 . por el teorema de Pit´ agoras.67 Las afirmaciones siguientes son equivalentes: 1. el punto x es interior. Adem´as son u ´nicos. El axioma de las circunferencias. . 2. Tomemos ahora a ≥ o Si a = o∨a = e. En caso contrario sea a′ ∈ R el pie de la perpendicular a R por c. pues ca′ es el cateto de un tri´angulo rect´angulo de hipotenusa ca. Demostracio ´ n: 1) ⇒ 2) Consideremos dos rectas perpendiculares R. Por 3) existe un b tal que b2 = r2 − ca′ 2 . y entonces a = (1/b)2 . pues.7. cualquier otro deber´ıa distar tambi´en b de a′ . Si Aroe ab y o < b < a. 2) ⇒ 3) Obviamente 2) implica este hecho: Si o < c < a. El teorema de agoras nos da entonces que cx = cx′ = r. luego existe y ∈ R que est´ a en la circunferencia. S que se corten en un punto x. b es la longitud del otro cateto de un tri´angulo rect´angulo que tenga hipotenusa a y un cateto igual a c. luego los dos puntos est´ Pit´ an en R y en la circunferencia. Sean x y x′ los dos u ´nicos puntos de R que cumplen a′ x = a′ x′ = b. y es la hipotenusa del tri´angulo rect´angulo Rcxy. existe un tri´ angulo rect´ angulo con un cateto de longitud b e hipotenusa de longitud a.5. con lo que existe un b tal que 1/a = b2 . Si R pasa por c ya hemos razonado en la prueba del teorema anterior que R corta a la circun- ferencia en dos puntos. Circunferencias 193 Teorema 5. 3) ⇒ 1) Sea R una recta que pase por un punto interior a de una circunfe- rencia de centro c y radio r y que est´e contenida en su plano. con centro c y radio a. W 3. Si a > e entonces a−e a+e o< < . Como cx = b < a. En S consideremos un punto c tal que cx = b y consideremos la circunferencia contenida en el plano determinado por las dos rectas. de modo que cy = a. Se cumple que ca′ < ca < r. existe un b ∈ oe tal que a2 − b2 = c2 . 2 2 luego existe un b tal que  2  2 2 a+e a−e b = − = a. (Simplemente. 2 2 Si o < a < e aplicamos la parte ya probada a 1/a > e.

.

. y eliminar el 195 . . que afirma la existencia de tres puntos no colineales. an ) W A9n ¬ a0 · · · an+1 I n+1 (a0 . No obstante. . an+1 ) W A10 a − d − t ∧ b − d − c ∧ a 6= d → xy(a − b − x ∧ a − c − y ∧ x − t − y) W V W V A11 a xy(α(x) ∧ β(y) → a − x − y) → b xy(α(x) ∧ β(y) → x − b − y). . .1 La geometr´ıa de Tarski Para cada n´ umero natural n ≥ 2. la geometr´ıa de Tarski n-dimensional GTn es la teor´ıa axiom´atica sobre el lenguaje formal LS cuyos signos eventuales son el relator tri´adico a − b − c y el relator tetr´adico ab ≡ cd y cuyos axiomas son los siguientes: A1 ab ≡ ba A2 ab ≡ pq ∧ ab ≡ rs → pq ≡ rs A3 ab ≡ cc → a = b W A4 x(q − a − x ∧ ax ≡ bc) A5 a 6= b ∧ a − b − c ∧ a′ − b′ − c′ ∧ab ≡ a′ b′ ∧ bc ≡ b′ c′ ∧ ad ≡ a′ d′ ∧ bd ≡ b′ d′ → cd ≡ c′ d′ A6 a−b−a→a=b W A7 a − p − b ∧ q − c − b → x(p − x − q ∧ c − x − a) W A8n a0 · · · an I n (a0 . en realidad) que completa la que se conoce como Geometr´ıa de Tarski: 6. en primer lugar introducimos el axioma (esquema axiom´atico.Cap´ıtulo VI La geometr´ıa anal´ıtica Estudiamos ahora la relaci´on entre el ´algebra y la geometr´ıa elemental y demostraremos que ambas teor´ıas son equivalentes en un sentido que tenemos que precisar. . Conviene dar nombre a algunas subteor´ıas: La geometr´ıa de Tarski adimen- sional es la teor´ıa axiom´ atica GT que resulta de sustituir el axioma A8n por el axioma A8. . .

Hemos presentado A11 en esta forma porque es formalmente m´as simple. Aroe x ∧ ¬α(x). que es el u ´ nico que no hemos estudiado hasta ahora. entonces existe un punto c ∈ oe que est´ a situado entre cada punto de A y cada punto de B. dadas f´ ormulas α(x) y β(x) en las condiciones de A11. e tales que α(e′ ) ∧ β(e) (o en caso contrario la conclusi´ on es trivial). as´ı que suponemos lo contrario. En efecto. por Aroe x ∧ a ≤ x ∧ α(x). . Esto significa que si una recta oe puede dividirse en dos lugares geom´etricos oe = A ∪ B no vac´ıos y de modo que todo punto de A es menor que todo punto de B. Si existe un punto x tal que α(x)∧β(x). Demostracio ´ n: Aplicamos A11 a las f´ormulas α′ (x) y β ′ (x) dadas. res- pectivamente. es f´acil ver que b = x cumple lo requerido. y de modo que todos los puntos de A est´ an m´as cerca de a que cualquier punto de B: • • A b B La conclusi´ on afirma que existe un punto b situado entre cualquier punto de A y cualquier punto de B. pero a partir de ´el puede probarse la siguiente forma m´as natural: Teorema 6. Nota Si a˜ nadimos el enunciado del teorema anterior como esquema teorem´atico a GT− podemos demostrar A11. mientras que usaremos la notaci´ on GT− y GT−n para representar la teor´ıa que resulta de eliminar tambi´en el axioma A11. Si alguno de ellos es vac´ıo.196 Cap´ıtulo 6. la hip´ otesis afirma que A y B est´ an contenidos en una misma semirrecta de origen a. Tomamos o = a y aplicamos el teorema anterior a la f´ ormula α′ (x) dada por W u(Aroe xu ∧ x ≤ u ∧ α(u)). B = {y | β(y)}. pero la relevancia del axioma estriba en que se cumple tambi´en aunque A y B “se toquen”.1 Para toda f´ormula α(x) de LS (tal vez con m´ as variables libres): V Aroe ab ∧ α(a) ∧ ¬α(b) ∧ xy(Aroe xy ∧ α(x) ∧ ¬α(y) → x < y) W V → c(Aroe c ∧ xy(Aroe xy ∧ α(x) ∧ ¬α(y) → x ≤ c ≤ y)). En caso contrario. La geometr´ıa anal´ıtica axioma A9n . La idea que expresa es que α y β definen dos lugares geom´etricos: A = {x | α(x)}. La figura muestra dos lugares geom´etricos A y B bien separados. Se trata en realidad de un esquema axiom´atico con un caso particular para cada par de f´ ormulas α y β de LS . el axioma se cumple trivialmente. suponemos que existen puntos e′ .

contradicci´on. existe un M ∈ oe tal que si x > M entonces a0 + a1 x + · · · + an−1 xn−1 + xn > 0. como antes existe un δ > o tal que si |b − b′ | < δ entonces a < b′2 . La geometr´ıa de Tarski 197 Observemos que en GTn no hemos incluido el axioma de las circunferencias. de hecho. luego concluimos que existe un punto b tal que V xy(Aroe xy ∧ x ≥ o ∧ x2 ≤ a < y 2 → x − b − y). por el contrario.15. luego o − b − b′ . 1 Aqu´ ı estamos usando que las rectas son cuerpos pitag´ oricos.13 nos da un δ > o tal que si |b − b′ | < δ entonces −b′2 + a > o. Si. M´ as a´un. y = a + 1. Supongamos en primer lugar que b2 < a. con lo que o ≤ b < b′ y b′2 < a < (a + 1)2 . Entonces 0 ≤ y 2 −x2 = (y −x)(y +x) con y +x > 0. contradicci´on.6. se cumple: W Aroe a0 · · · an−1 → x(Aroe x ∧ a0 + a1 x + · · · + an−1 xn−1 + xn = o). mientras que si a < −M entonces a0 + a1 a + · · · + an−1 an−1 + an < 0. luego o − x − y. luego o − b − (a + 1). lo que a su vez equivale a b < b′ . como b′ ≤ a + 1. luego el teorema 2. En efecto. Tomamos b′ = b + δ/2. tenemos que x2 ≤ a < y 2 . Observemos que si se cumple α(x) ∧ β(y). respectivamente. Podemos tomar b − δ/2 < b′ < b de modo que b′ > 0. Entonces −b2 + a > o.67: W Teorema 6. las rectas de la geometr´ıa de Tarski son cuerpos ordenados eucl´ıdeos. . vamos a probar la forma equivalente dada por el teorema 5. Veamos que b2 = a. b′ ≤ b ≤ a + 1. vamos a probar que son cuerpos realmente cerrados: Teorema 6. lo que tenemos es que Aroe xy ∧ x ≥ o ∧ y > o ∧ x2 ≤ a ≤ y 2 . por Aroe x ∧ x ≥ o ∧ x2 ≤ a. Aroe x ∧ x ≥ o ∧ a < x2 .1. Demostracio ´ n: Podemos suponer que a > o. El punto a del enunciado de A11 es en nuestro caso o.2 Aroe a ∧ a ≥ o → b(Aroe b ∧ a = b2 ). Demostracio ´ n: Por el teorema 2. pero ello se debe a que puede demostrarse a partir de A11. As´ı pues. con lo que en particular b ∈ oe y b ≥ o. Aplicamos el axioma A11 a las f´ormulas α(x) y β(x) dadas. con lo que o2 ≤ a < b′2 . se cumple la hip´otesis de A11. Tomando x = o. 0 < a < b2 .3 Si n es un n´ umero natural impar. Esto implica1 que y −x ≥ 0. luego cumplen (las traduc- ciones de) todos los teoremas que hemos demostrado en CP. es decir. As´ı pues. pues para a = o se cumple que o = o2 . luego deber´ıa ser b′ − b − (a + 1) y. que o ≤ x ≤ y.

y lo representaremos por x z . Entonces por el teorema 2. contradicci´on. luego a − x − y. contradicci´on. Aqu´ı vamos a llamar “puntos” a los elementos de Rn . el teorema 2. Vamos a probar que a0 + a1 b + · · · + an−1 bn−1 + bn = o.2 on de GT− La interpretaci´ n en CP En esta secci´on trabajamos en la teor´ıa axiom´atica CP de los cuerpos or- denados pitag´oricos. si se cumple W t(0 ≤ t ≤ 1 ∧ y¯ − x ¯ = t(¯ z−x ¯)). la teor´ıa GTn es consistente. respectivamente.4 Diremos que un punto y¯ ∈ Rn est´ a entre otros dos puntos n x ¯. w) ¯y¯ ≡ z¯w. luego a ≤ b ≤ z. como tambi´en hemos visto que a ≤ x < y. A11 nos da que existe un b tal que V xy(α(x) ∧ β(y) → x − b − y). ¯ si se cumple (y1 − x1 )2 + · · · + (yn − xn )2 = (w1 − z1 )2 + · · · + (wn − zn )2 . Definici´ on 6. si α(x)∧β(y). luego β(y) implica que z < y.13 aplicado al polinomio cambiado de signo nos permite tomar un punto b < z tal que a0 +a1 z +· · ·+an−1 z n−1 +z n < o. contradicci´on. En efecto. por lo que a ≤ x < y. Podemos tomar b − δ < z < b. si a0 + a1 b + · · · + an−1 bn−1 + bn < o. V Aroe x ∧ z(Aroe z ∧ x ≤ z → a0 + a1 z + · · · + an−1 z n−1 + z n > 0). y¯) ∈ Rn × Rn es congruente con el par de n n puntos (¯ ¯ ∈ R × R . Veamos que si z > b. Hemos probado que existen puntos x. completa y decidible. y entonces α(a) ∧ β(z). entonces a0 + a1 z + · · ·+ an−1 z n−1 + z n > 0. As´ı. al igual que CRC. las rectas de GTn cumplen los axiomas de CRC. La geometr´ıa anal´ıtica Vamos a aplicar el axioma A11 tomando como α(x) y β(x). z¯ ∈ R . y lo representaremos por x¯ − y¯ − z¯. en caso contrario α(z) ∧ β(M ). las f´ ormulas W Aroe x ∧ a ≤ x ∧ z(Aroe z ∧ x ≤ z ∧ a0 + a1 z + · · · + an−1 z n−1 + z n < 0). por lo que podemos afirmar que b ∈ oe y. En consecuencia. pero entonces α(z)∧β(M ). luego z ≤ b ≤ M . . Diremos que el par de puntos (¯x. Similarmente. en lugar de “vectores” como hasta ahora. existe un z tal que x ≤ z y a0 +a1 z +· · ·+an−1 z n−1 +z n < 0. y que cumplen α(x) ∧ β(y). 6. Veremos que este hecho nos permitir´ a probar que.13 existe un δ > o tal que si b − δ < z < b + δ se cumple tambi´en a0 + a1 z + · · · + an−1 z n−1 + z n > 0. luego z ≤ b ≤ M . Supongamos ahora que a0 + a1 b + · · · + an−1 bn−1 + bn > o. As´ı pues. necesariamente a ≤ x ≤ b ≤ y.198 Cap´ıtulo 6.

esto es demostrable en CO. ( x ψ)A. .6 Si n ≥ 2.n y (xy ≡ zw)A. φA.n ↔ x1 · · · xn ψ A. las f´ definidas en 6. V ¬ψ A. En estos t´erminos.n . Si φ es ¬ψ. .n . x1 · · · xn ψ A. A cada f´ormula φ de LS le asignamos una f´ ormula φA. de modo que si x. Si φ es xy ≡ zw.n es x1 = y1 ∧ · · · ∧ xn = yn . Si φ es x − y − z. V 5. xψ.5 Fijado un n´ umero natural n ≥ 2. xn . 4. estas dos relaciones cumplen todos los axiomas de GT− n . W W (ψ ↔ χ)A. . ψ A.n ↔ ψ A.n .n es W t(0 ≤ t ≤ 1 ∧ y1 − x1 = t(z1 − x1 ) ∧ · · · ∧ yn − xn = t(zn − xn )). entonces φA.n ↔ (ψ A.n .n es (y1 − x1 )2 + · · · + (yn − xn )2 = (w1 − z1 )2 + · · · + (wn − zn )2 . en general. A cada variable x de LS le asignamos una multivariable x ¯ = (x1 . Demostracio ´ n: Conviene observar que todas las demostraciones pueden hacerse en CO excepto la de A4.n ↔ χA. respectivamente.n → χA.n .n de LA (a la que llamaremos su traducci´ on anal´ıtica) seg´ un el criterio siguiente: 1.4 y.2. entonces todas las variables x1 . entonces φA. i=1 de donde (bi − ai )2 = 0. . Conviene precisar formalmente esta afirmaci´ on. entonces φA. y son dos variables distintas.n ↔ ψ A. Por ejemplo. .n es. . La prueba de la mayor´ıa de ellos es trivial. en CP se demuestra la traducci´ on (n-dimensional) de todos los axiomas de GT− . xn ) de LA . . se deduce inmediatamente que en CP se demuestra que (ψ ∨ χ)A. yn son distintas entre s´ı. para n ≥ 2.n . 3. el resultado que queremos probar se expresa as´ı: Teorema 6. para lo cual damos la definici´on siguiente: Definici´on 6. consideremos A3: ab ≡ cc → a = b. La interpretaci´ n en CP 199 Vamos a demostrar que.n ). y1 . en efecto. De 5. ormulas (x − y − z)A. 2. pues la hip´otesis es que (bi −ai )2 = 0.n ∧ χA. ψ → χ. entonces φA. on de GT− 6. luego ai = bi . . (ψ ∧ χ)A.n son las f´ormulas En definitiva.n ∨ χA. Su traducci´ on es: Pn P n (bi − ai )2 = (ci − ci )2 → a1 = b1 ∧ · · · ∧ an = bn i=1 i=1 P n y. Si φ es x = y.n es la f´ormula de LA que afirma de los puntos de Rn (con las definiciones que hemos dado de “estar entre” y de congruencia) lo que φ afirma de los puntos del espacio E de GT− n. . . . que es el u ´nico axioma que requiere de P para ser demostrado. . .

a lo sumo. i=1 i=1 Desarrollando el miembro izquierdo: P n P n (di − bi )2 = (di − ai − (bi − ai ))2 i=1 i=1 P n P n P n = (di − ai )2 + (bi − ai )2 + 2 (di − ai )(bi − ai ). son A5. Similarmente tenemos que existe 0 < t′ ≤ 1 tal que b′i − a′i = t′ (c′i − a′i ) para todo i. A8. m´as precisamente. Los t´erminos de dentro de los cuadrados son no negativos. luego podemos eliminar los cuadrados y concluimos que t = t′ . La geometr´ıa anal´ıtica Los u´nicos axiomas cuya prueba no es trivial. i=1 i=1 i=1 . A7 y. luego podemos simpli- 2 2 ficarlos: 1t − 1 = t1′ − 1 . El axioma A5 es: a 6= b∧a−b−c∧a′ −b′ −c′ ∧ab ≡ a′ b′ ∧bc ≡ b′ c′ ∧ad ≡ a′ d′ ∧bd ≡ b′ d′ → cd ≡ c′ d′ P n La traducci´ on de a 6= b es ai 6= bi para alg´ un i. 0 < t ≤ 1. Tambi´en tenemos que P n P n (di − bi )2 = (d′i − b′i )2 . luego el miembro i=1 i=1 derecho es tambi´en no nulo.200 Cap´ıtulo 6. Como ai 6= bi para alg´un i. La traducci´on de a − b − c es que existe un t tal que 0 ≤ t ≤ 1 de modo que bi − ai = t(ci − ai ) para todo i. luego (ai − bi )2 > 0. y por consiguiente a′i 6= b′i para alg´ un i. i=1 Haciendo lo mismo con el miembro derecho llegamos a que 1 2 P n 1 2 P n t −1 (bi − ai )2 = t′ −1 (b′i − a′i )2 . Analicemos con detalle estos casos. i=1 i=1 Pero sabemos que los sumatorios son iguales y no nulos. Desarrollamos el i=1 i=1 miembro izquierdo: P n P n P n (ci − bi )2 = (ci − ai − (bi − ai ))2 = ( 1t (bi − ai ) − (bi − ai ))2 i=1 i=1 i=1 1 2 P n = t −1 (bi − ai )2 . tiene que ser. P n P n on de bc ≡ b′ c′ es La traducci´ (ci − bi )2 = (c′i − b′i )2 . i=1 P n P n on de ab ≡ a′ b′ es La traducci´ (ai − bi )2 = (a′i − b′i )2 .

luego (di − ci )2 = (d′i − c′i )2 . Debemos encontrar x1 .). La traducci´ on de las hip´otesis es que existen 0 ≤ t ≤ 1 y 0 ≤ t′ ≤ 1 tales que ci − bi = t(qi − bi ) y pi − bi = t′ (ai − bi ). Para que se cumpla esto (igualando los coeficientes de qi − bi y los de ai − bi ) basta con que t − ut = u′ . El axioma A8. se cumple sin m´as que definir a1 = 1. de donde ′ t(1−t ) u′ = 1−tt′ . ). Es claro que eligiendo as´ı u′ se cumple 0 ≤ u′ ≤ 1. ci = 0 para i 6= 1. para i 6= 1. . 0 . (0. u = t′ − u′ t′ . y nos queda: P n P n (di − ai )(bi − ai ) = (d′i − a′i )(b′i − a′i ). Ahora bien: Tenemos que demostrar la traducci´ P n P n P n (di − ci )2 = (di − ai − (ci − ai ))2 = (di − ai − 1t (bi − ai ))2 i=1 i=1 i=1 P n 1 P n 2 P n = (di − ai )2 + t2 (bi − ai )2 − t (di − ai )(bi − ai ). (1. 0. 1. . u′ = 0. que ninguno de los tres puntos est´ a entre los otros dos) no ofrece ninguna dificultad. . que equivalen a bi + t(qi − bi ) + u(ai − bi − t(qi − bi )) = bi + t′ (ai − bi ) + u′ (qi − bi − t′ (ai − bi )) o tambi´en a t(qi − bi ) + u(ai − bi ) − ut(qi − bi ) = t′ (ai − bi ) + u′ (qi − bi ) − u′ t′ (ai − bi ). b2 = 1 y bi = 0 para i 6= 2. que tt′ < 1. xn que cumplan xi − ci = u(ai − ci ). ai = 0. . (Estamos tomando simplemente las n-tuplas de coordenadas (1. que sabemos que son iguales. 2. necesariamente t = t′ = 1. como hab´ıa que probar. . la existencia de tres puntos no colineales. . y u = t′ (1 − u′ ) cumple lo mismo. Sustituimos la segunda ecuaci´on en la primera: t − t′ (1 − u′ )t = u′ . . u = 1. . . La interpretaci´ n en CP 201 Al desarrollar igualmente el segundo miembro podemos cancelar los suma- torios de cuadrados. . i=1 i=1 on de cd ≡ c′ d′ . pues.) Comprobar que no cumplen la definici´on de colinealidad (es decir.). xi − pi = u′ (qi − pi ). c1 = c2 = 1. en cuyo caso ci = qi y pi = ai y basta tomar xi = pi . i=1 i=1 Consideramos ahora A7: a − p − b ∧ q − c − b → ∃x(p − x − q ∧ c − x − a). 1. . luego eligiendo xi = ci + u(ai − ci ) = pi + u′ (qi − pi ) se cumple lo requerido. para ciertos 0 ≤ u ≤ 1 y 0 ≤ u′ ≤ 1. Queremos que se cumplan las ecuaciones ci + u(ai − ci ) = pi + u′ (qi − pi ). . 0. Si tt′ = 1. es decir. . .2. 0. Supongamos. i=1 i=1 i=1 y hemos demostrado que todas estas expresiones son iguales a las correspon- P n P n dientes con primas. on de GT− 6.

Basta tomar 1 1 xi = ai + (bi − ai ). yi = a + (ci − ai ). Supongamos. Entonces. µ µ µ µ Finalmente probamos la traducci´ on de A4 en CP. a 6= d se traduce en que tiene que ser µ > 0. . . La geometr´ıa anal´ıtica Seguidamente demostramos la traducci´ on de A10: a − d − t ∧ c − d − b − ∧a 6= d → ∃xy(a − b − x ∧ a − c − y ∧ x − t − y). Para ello basta comprobar que ti − yi = λ(xi − yi ). 0 < t ≤ 1. el miembro izquierdo es 1 1 1 ti − y i = a i + (di − ai ) − ai − (ci − ai ) = (di − ci ) µ µ µ Y el miembro derecho: 1 1 λ 1 λ(xi − yi ) = λ( (bi − ai ) − (ci − ai )) = (bi − ci ) = (di − ci ). Digamos que es A2 . . pues. y es un cuadrado porque estamos suponiendo el axioma P. y para la segunda tomamos xi = ai − bi + ci . El axioma es: ∃x(q − a − c ∧ ac ≡ bc). 0 ≤ µ ≤ 1 tales que di − ci = λ(bi − ci ). y esto es la traducci´ on de a − b − x ∧ a − c − y. µ µ De la propia definici´on se sigue que bi − ai = µ(xi − ai ). t Obviamente sirve t = 1/(1 + C). con B ≥ 0. entonces la primera parte se cumple trivialmente para cualquier elecci´on de los xi tomando t = 0. todo se reduce a elegir un t que cumpla  2 1 − 1 = C 2. . para que se cumpla la segunda parte: P n P n P n  n 1 2 P (bi − ci )2 = (ai − xi )2 = (ai − qi − 1t (ai − qi ))2 = 1 − t (ai − qi )2 . xn de modo que exista 0 ≤ t ≤ 1 de manera que Pn P n ai − qi = t(xi − qi ) y adem´as (ai − xi )2 = (bi − ci )2 .202 Cap´ıtulo 6. La traducci´ on de la hip´otesis es que existen 0 ≤ λ ≤ 1. . con A > 0. S´ olo falta demostrar la traducci´ on de x − t − y. digamos B 2 . que alg´ un qi 6= ai . Tenemos que definir x1 . El primer sumatorio es tambi´en un cuadrado. si llamamos C = B/A ≥ 0. ci − ai = µ(yi − ai ). i=1 i=1 i=1 i=1 El u ´ltimo sumatorio es no nulo porque alg´ un qi 6= ai . i=1 i=1 Si qi = ai para todo i. con lo que tenemos que buscar un 0 < t ≤ 1 y unos xi de la forma xi = qi + 1t (ai − qi ) y. Adem´as. di − ai = µ(ti − ai ). En efecto.

mientras que en [LM] se considera que cada variable se traduce en una u ´nica variable. W donde. y estamos suponiendo que no es el caso. luego (t − 1)(¯ x−x ¯0 ) = t(¯ x1 − x ¯0 ). En el primer caso existe 0 ≤ t ≤ 1 tal que x ¯0 − x ¯ = t(¯ x1 − x¯). Enseguida probaremos que Rn cumple tambi´en los axiomas A8n y A9n . a que x ¯1 − x ¯0 sea linealmente independiente. . Teorema 6.7 Si n ≥ 2 y m ≥ 1 son n´ umeros naturales.28]. entonces existe un t de manera que x¯ = x ¯0 + t(¯ x1 − x ¯0 ). . on de GT− 6. es decir. x ¯1 ) ↔ x ¯0 6= x ¯1 (porque esto es la traducci´on de un teorema de GT− ). x olo si los vectores x¯1 − x ¯0 . y esto equivale a su vez a que x ¯1 − x ¯ ¯0 6= 0. t−1 El segundo caso es inmediato y el tercero es an´alogo al primero. entonces 1 1 x ¯1 − x¯0 = (¯ x − x¯0 ). . . Demostracio ´ n: Razonamos por inducci´on sobre m. si x ¯∈x ¯0 + h¯ x1 − x¯0 i. en general. Rec´ıprocamente. . con los axiomas de dimensi´on reducidos a la existencia de tres puntos no colineales) en el sentido2 de [LM 3. x¯1 ) es la recta que pasa por los dos puntos. 0< < 1. porque estamos traduciendo cada variable por n variables. . As´ı pues. formada por todos los puntos x ¯ que cumplen x ¯−x ¯0 − x¯1 ∨ x ¯0 − x¯ − x¯1 ∨ x ¯0 − x¯1 − x ¯. por lo que podemos afirmar que en CP son demostrables de hecho las traducciones de todos los teoremas de la geometr´ıa de Tarski adimensional. . A1 (¯ x0 . pues entonces ser´ıa x ¯0 = x¯1 . t x¯ = x¯0 + (¯ x1 − x ¯0 ) ∈ x¯0 + h¯ x1 − x ¯0 i . Para m = 1 sabemos que I 1 (¯ x0 . Si 0 ≤ t ≤ 1 ya tenemos que x ¯0 − x ¯−x ¯1 . . . Si t > 1. .2. . x ¯m ) = x ¯0 + h¯ x1 − x ¯0 . . x ¯m − x ¯0 i . . x ¯ + V = {¯ y | z¯ ∈ V y¯ = x ¯ + z¯}. t t luego x¯0 − x¯1 − x ¯. . pero para ello necesitamos analizar en qu´e se traduce en Rn la independencia af´ın de puntos. y en tal caso An (¯x0 . Por otra parte. . La interpretaci´ n en CP 203 Con esto hemos definido (para cada n´ umero natural n) una interpretaci´ on en CP de la geometr´ıa de Tarski adimensional (es decir. en CP se demuestra que unos puntos x ¯m ∈ Rn son af´ınmente independientes si y s´ ¯0 . x ¯m − x ¯0 son linealmente independientes. pero todos los hechos probados en [LM] sobre interpretaciones se adaptan trivialmente a nuestro contexto. 2 No exactamente. No puede ser t = 1. . luego x¯0 − x ¯ = t(¯ x1 − x ¯0 ) + t(¯ x0 − x ¯). .

204 Cap´ıtulo 6. La geometr´ıa anal´ıtica

Por u
´ltimo, si t < 0, entonces

x¯ − x¯0 = t(¯
x1 − x
¯) + t(¯
x−x
¯0 ),

luego
t t
x (¯
x1 − x¯),
¯0 − x¯ = − 0<− < 1,
1−t 1−t
con lo que x
¯−x
¯0 − x
¯1 y el teorema queda probado para m = 1.
Supuesto cierto para m, sabemos que I m+1 (¯ x0 , . . . , x
¯m+1 ) es equivalente a
m
I (¯ x0 , . . . , x
¯m ) ∧ x
¯m+1 ∈ / Am (¯ x0 , . . . , x
¯m ), es decir, a que x ¯1 − x ¯0 , . . . , x
¯m − x¯0
sean linealmente independientes y que x¯m+1 no sea de la forma x ¯0 + y¯, con
y¯ ∈ h¯
x1 − x¯0 , . . . , x
¯m − x ¯0 i, es decir, x ¯m+1 − x ¯0 ∈
/ h¯x1 − x ¯0 , . . . , x¯m − x¯0 i, y esto
equivale a que x ¯1 − x
¯0 , . . . , x
¯m+1 − x ¯0 sean linealmente independientes.
En tal caso, si llamamos

V = h¯
x1 − x
¯0 , . . . , x¯m+1 − x¯0 i , A = Am+1 (¯
x0 , . . . , x
¯m+1 ),

es f´
acil comprobar que x
¯0 + V es cerrada para rectas. En efecto, si tomamos
dos puntos distintos:
P
m+1 P
m+1
u
¯=x
¯0 + ai (¯
xi − x¯0 ), v¯ = x
¯0 + bi (¯
xi − x¯0 ),
i=1 i=1

por el caso m = 1 sabemos que la recta que pasa por ambos est´
a formada por
los puntos de la forma u
¯ + c(¯
v−u
¯), es decir,
P
m+1 P
m+1
x
¯0 + ai (¯
xi − x
¯0 ) + c (bi − ai )(¯
xi − x
¯0 ) =
i=1 i=1

P
m+1
x¯0 + (ai + c(bi − ai ))(¯
xi − x
¯0 ) ∈ x¯0 + V.
i=1

Por (la traducci´
on de) el teorema 4.50, concluimos que x ¯0 +V es una variedad
af´ın, que claramente contiene a x ¯0 , . . . , x
¯m+1 . Por consiguiente, tenemos la
inclusi´on A ⊂ x ¯0 + V . Para probar la inclusi´ on contraria hemos de ver que
P
m+1
u¯ = x
¯0 + ai (¯
xi − x
¯0 ) ∈ A,
i=1

para lo cual observamos en primer lugar que x ¯0 + ai (¯
xi − x
¯0 ) ∈ A, pues es un
punto de una recta que pasa por dos puntos de A. Es claro entonces que basta
probar que si x
¯0 + u
¯, x
¯0 + v¯ ∈ A, tambi´en x
¯0 + u
¯ + v¯ ∈ A.

x¯0 + v¯ x
¯0 + u
¯ + v¯
✏x
¯0 + 2¯
u + v¯
✁ ✁ ✏✏✏
✁ ✁ ✏✏
¯0 ✁
x ✏✁✏✏
✏ x¯0 + u
¯

✏✏✏
✁ ✏ ✏
✏✏

x¯0 − v¯

on de GT−
6.2. La interpretaci´ n en CP 205

En efecto: x¯0 − v ∈ A porque est´a en la recta que pasa por x¯0 y x¯0 + v¯, luego
x¯0 + 2¯u + v¯ ∈ A, porque est´a en la recta que pasa por x ¯0 + u¯ y x¯0 − v, luego
x¯0 + u
¯ + v¯ ∈ A, porque est´
a en la recta que pasa por x¯0 + v¯ y x
¯0 + 2¯u + v¯.
Ahora ya es inmediato:

Teorema 6.8 En CP se demuestra la traducci´
on (n-dimensional) de todos los
axiomas de GT−
n .

Demostracio ´ n: S´ olo falta demostrar A8n y A9n , pero el primero afirma
la existencia de n + 1 puntos af´ınmente independientes en Rn , y en efecto, basta
considerar ¯ 0, e¯1 , . . . , e¯n . En cuanto al segundo, afirma que no existen puntos
x¯0 , . . . , x
¯n+1 af´ınmente independientes, pero si los hubiera, x¯1 − x ¯0 , . . . , x
¯n+1 − x
¯0
ser´ıan n + 1 vectores linealmente independientes en Rn , lo cual es imposible.

Con esto queda demostrado el teorema siguiente:

Teorema 6.9 Si φ es una f´
ormula de LS y n ≥ 2, entonces:

si ⊢GT−
n
φ tambi´en ⊢CP φA,n .

Observemos que, si estamos dispuestos a trabajar en la teor´ıa de conjuntos,
como es usual, y no en una axiom´atica ad hoc para los cuerpos pitag´oricos,
todos los argumentos que hemos empleado aqu´ı se traducen trivialmente (y se
simplifican) a la demostraci´on de que si R es un cuerpo ordenado pitag´orico
entonces el producto cartesiano Rn es un modelo de GT− n.
Pero el trabajar con una axiom´ atica ad hoc nos proporciona un resultado
adicional: ahora sabemos que la teor´ıa GT− n es consistente, porque si en ella
pudiera probarse una contradicci´on, el teorema anterior nos dar´ıa que tambi´en
puede probarse una contradicci´on en CP (porque la traducci´ on de una contra-
dicci´
on es una contradicci´on), pero ya hemos probado que CP es consistente.
Sin embargo, con esto hemos demostrado s´olo la parte f´acil de la relaci´on
entre la versi´
on sint´etica y la versi´
on anal´ıtica de la geometr´ıa. Ahora nos
disponemos a probar el rec´ıproco del teorema anterior.

Definici´on 6.10 Consideremos un n´ umero natural n ≥ 2. fijemos dos variables
distintas o, e del lenguaje LS y establezcamos una correspondencia biun´ıvoca
entre las variables restantes de LS y las variables de LA .
A cada t´ermino t de LA le asignamos como sigue un t´ermino t∗ de LS :
1. Si t es una variable de LA , entonces t∗ es la variable de LS que le hemos
asignado.
2. Si t = 0, 1, entonces t∗ = o, e, respectivamente.
3. Si t = −t1 , t = t1 + t2 o t = t1 · t2 , entonces t∗ = −t∗1 , t∗ = t∗1 + t∗2 o
t∗ = t∗1 · t∗2 , donde ahora −, + y · representan el opuesto, la suma y el
producto geom´etricos definidos en GT− n respecto de las variables o, e.

206 Cap´ıtulo 6. La geometr´ıa anal´ıtica

ormula φ de LS le asociamos como sigue una f´ormula φ∗ :
A cada f´

1. Si φ es t1 = t2 entonces φ∗ es t∗1 = t∗2 .

2. Si φ es t > 0, entonces φ∗ es t∗ > o, donde ahora > es la relaci´on de orden
definida en GT− n respecto de las variables o y e.

3. Si φ es ¬ψ o ψ → χ, entonces φ∗ es ¬φ∗ o ψ ∗ → χ∗ , respectivamente.
V V
4. Si φ es xψ, entonces φ∗ es x(Aroe x → ψ ∗ ).

Es f´acil ver entonces que, si las variables libres en φ, ψ est´
an entre x1 , . . . , xk ,
entonces las variables libres de φ∗ son las asociadas a las variables libres de φ
m´as tal vez o y e. Adem´as en GT− n se demuestra:

Aroe x1 · · · xk → ((φ ∨ ψ)∗ ↔ φ∗ ∨ ψ ∗ ))
Aroe x1 · · · xk → ((φ ∧ ψ)∗ ↔ φ∗ ∧ ψ ∗ ))
Aroe x1 · · · xk → ((φ ↔ ψ)∗ ↔ (φ∗ ↔ ψ ∗ )))
W W
Aroe x1 · · · xk → (( xψ)∗ ↔ x (Aroe x ∧ φ∗ ))).

Ahora es una sencilla rutina comprobar que las traducciones a LS de los
axiomas de CP son equivalentes a los teoremas de GT− n que afirman que cada
recta graduada oe es un cuerpo pitag´orico con las operaciones que hemos definido
geom´etricamente. Por consiguiente, son teoremas de GT− n (aunque en realidad
es claro que los axiomas sobre la dimensi´on no son necesarios). Por consiguiente
tenemos definida una interpretaci´on de CP en GT− n y seg´
un [LM 3.30] se cumple:

Teorema 6.11 Si φ es una f´ ormula de LA con variables libres x1 , . . . , xk y
⊢CP φ, entonces tambi´en ⊢GT−
n
Aroe x1 · · · xk → φ∗ .

Lo que estamos diciendo es que si a partir de los axiomas de CP puede
probarse que todos los n´umeros x1 , . . . xk cumplen lo que dice φ, entonces a
partir de los axiomas de la geometr´ıa sint´etica podemos demostrar que todos
los puntos de una recta graduada oe cumplen φ∗ , porque podemos probar que
los puntos de la recta cumplen (las traducciones de) los axiomas de CP, luego
tambi´en deben cumplir las consecuencias l´ogicas de dichos axiomas.
El resultado central es el siguiente:

Teorema 6.12 Sea n ≥ 2 un n´ umero natural, sea φ(x1 , . . . , xk ) una f´ ormula de
LS que no contenga a las variables o, e, s, u1 , . . . , un , sea φA,n (xji ) su traducci´
on
A,n∗ j
anal´ıtica y sea φ (xi ) la traducci´
on de ´esta de nuevo a LS . Entonces

V
k
j j
⊢GT−
n
SRoe su1 · · · un ∧ Coordoe j
su1 ···un x x1 · · · xn →
j=1

(φ(x1 , . . . , xk ) ↔ φA,n∗ (o, e, xji )).

on de GT−
6.2. La interpretaci´ n en CP 207

Aqu´ı hay que entender que al traducir de nuevo a LS las variables xji se
toman distintas de las variables xj y distintas de o, e, s, u1 , . . . , un .
Esto significa que si hemos fijado una recta graduada oe y un sistema de refe-
rencia s, u1 , . . . , un y consideramos k puntos x1 , . . . , xk , entonces dichos puntos
cumplen una f´ ormula φ si y s´olo si sus coordenadas cumplen φA,n∗ .
Demostracio ´ n: Por inducci´on sobre la longitud de φ. Si φ es x = y, su
traducci´
on anal´ıtica es x1 = y1 ∧ · · · ∧ xn = yn , y la traducci´ on geom´etrica
de esta f´
ormula es ella misma, de modo que lo que hay que probar es que dos
puntos son iguales si y s´olo si sus coordenadas son iguales, lo cual es ciertamente
un teorema de GT− n.

Si φ es x − y − z, entonces su traducci´
on anal´ıtica es
n
^
∃t(0 ≤ t ≤ 1 ∧ (yi − xi = t(zi − xi ))),
i=1

cuya traducci´
on geom´etrica es a su vez
n
^
∃t(Aroe t ∧ o ≤ t ≤ e ∧ (yi − xi = t(zi − xi ))).
i=1

Lo que hay que probar es que se cumple x − y − z si y s´olo si las coordenadas
de los tres puntos cumplen la relaci´
on precedente, pero esto es el teorema 5.64.
Si φ es xy ≡ zw la prueba es an´aloga, usando esta vez el teorema 5.63.
Si φ es ¬ψ basta aplicar la hip´
otesis de inducci´on. Como

V
k
j j
⊢GT−
n
SRoe su1 · · · un ∧ Coordoe j
su1 ···un x x1 · · · xn →
j=1

(ψ(x1 , . . . , xk ) ↔ ψ A,n∗ (o, e, xji )),
de aqu´ı se sigue l´ogicamente

V
k
j j
⊢GT−
n
SRoe su1 · · · un ∧ Coordoe j
su1 ···un x x1 · · · xn →
j=1

(¬ψ(x1 , . . . , xk ) ↔ ¬ψ A,n∗ (o, e, xji )).
Igualmente
V se razona si φ es de la forma ψ → χ. Supongamos finalmente que φ
es xψ(x, x1 , . . . , xk ). La hip´
otesis de inducci´on es que, bajo la hip´otesis

k
^
j j
SRoe su1 · · · un ∧ Coordoe j oe
su1 ···un x x1 · · · xn ∧ Coordsu1 ···un xx1 · · · xn
j=1

e. . ψ(x. e)). xi . .208 Cap´ıtulo 6. La geometr´ıa anal´ıtica se cumple ψ(x. e)). En particular.9. la hip´otesis la cumplen dos puntos cualesquiera o 6= e.n∗ (o. . . x1 . . luego por hip´otesis ψ A. Y a su vez: Teorema 6. Supongamos primero que x ψ(x. . . x1 .n∗ (o. Ahora bien.n∗ (o. . u1 .n∗ (o. e.n∗ (o. . . . tenemos demostrado lo siguiente: Teorema 6. xk ) y tome- mos puntos cualesquiera de la recta graduada Aroe x1 · · · xn . xk ) ↔ x1 · · · xn (Aroe x1 · · · xn → ψ A. . xi . xi . luego tiene unas coordenadas en el sistema de referencia dado. e. luego la hip´otesis de inducci´on nos da que ψ A. el teorema anterior nos da que ⊢GT− n Aroe → (φ ↔ φA. x1 . . . . digamos que son x1 . e). . . luego combinando ambos hechos obtenemos que ⊢GT− n Aroe → φ.n . V Rec´ıprocamente. xji ). . xi . Demostracio ´ n: Una implicaci´on es el teorema 6. . . xi . que es- tablecen que el espacio tiene dimensi´ on n. y lo que tenemos que probar es que bajo las hip´ otesis k ^ j j SRoe su1 · · · un ∧ Coordoe j su1 ···un x x1 · · · xn j=1 se cumple V V xψ(x. e. . e. xji ). xji )). . . . A. En resumen. por lo que x est´ a en An (s. xji )).n es demostrable en CP. . xn . Sabemos que existe un u ´nico punto x cuyas coordenadas son x1 . Entonces Aroe x1 · · · xn . x1 . . . un ). .n∗ (o. xji ). . . xn y por hip´otesis se cumple ψ(x. tomamos un punto cualquiera x. .n∗ entonces ⊢GT− n Ar oe → (φ ↔ φ (o. xk ) ↔ ψ A. x1 . de una f´ormula sin variables libres).n∗ (o. . . hemos demostrado que una sentencia es demostrable a partir de los axiomas que hemos dado para la geometr´ıa sint´etica n-dimensional si y s´olo si su traducci´ on anal´ıtica es demostrable a partir de los axiomas de cuerpo pitag´ orico. Si suponemos que φA.11 nos da que ⊢GT−n Aroe → φA. luego ⊢GT− n φ. si se cumple x1 · · · xn (Aroe x1 · · · xn → ψ A. xk ). sin m´as que aplicar lo que acabamos de probar al caso de una sentencia (es decir. que es lo que hab´ıa que probar. xk ). y el teorema 6. Aqu´ı usamos los axiomas de dimensi´ on. y por la hip´ otesis de inducci´on. V La prueba es sencilla.14 Si φ es una sentencia de LS . entonces ⊢GT− n φ si y s´ olo si ⊢CP φA.13 Si φ es una sentencia de LS y n ≥ 2 es un n´ umero natural.

. a priori. .n . pero no es esto lo que tenemos que demostrar. . no es inme- diato que tenga que dar como resultado (a1 + b1 . 0). . un . con lo ′ u que obtenemos f´ ormulas P (a1 . pero que parta de una sen- tencia de LA . c1 ) con las tres variables indicadas como ′ ´nicas variables libres. b1 . . De acuerdo con la definici´on de suma geom´etrica: 1. an ). . . 0) y (0.3. . . partiendo del teorema 6. . para i = 1. Por lo tanto. . 0. bn ) calculada con los puntos de coordenadas (o1 . y queremos probar que c1 = a1 + b1 . u1 . 0) y (b1 . b1 . . . e′ que tienen las coordenadas indicadas son o = s. b1 . . . . e. . cn ) son las coor- denadas de la suma geom´etrica de los puntos de coordenadas (a1 . . 1. . que. . que es una f´ormula de LA con variables libres oi . 1 si i = 2. . . . (1. . 0. . . . En ella sustituimos   1 si i = 1. c1 ) y M (a1 ).7. b1 . es f´ acil ver. e′i . ⊢CP P (a1 . . . que est´ a formada por los puntos (x. e = u1 . mediante los razonamientos usuales en geometr´ıa anal´ıtica. ⊢CP M (a1 ) ↔ a1 > 0. . Hacemos lo mismo con Prodeoe (abc)A. ei = e′i = 0 si i 6= 1. 0. . c1 ) ↔ c1 = a1 · b1 . Teorema 6. . pero en su lugar podemos razonar de forma m´as conceptual: Sabemos que ′ Sumaeoe (abc)A.3 on de CP en GT− La interpretaci´ n Ahora vamos a demostrar un resultado similar. . La interpretaci´ n 209 6. e′ = u2 . . c1 ) ↔ c1 = a1 + b1 . b1 . . 1). oi = 0. 0. . ′ Consideremos la f´ ormula Sumaeoe (abc)A. 0). 0). S(a1 . . . . lo cual es cierta construcci´ on geom´etrica que. . 0. Vamos a comprobar que es as´ı. bi . Necesitamos algunos resultados previos. por lo que es inmediato que las coordenadas de a + b son (a + b. 0. c1 ) tendr´ı- amos que escribir expl´ıcitamente la f´ormula que define la suma geom´etrica. 0) calculada con los puntos de coordenadas (0. c1 ) afirma que c1 es la primera coordenada de la suma de los puntos de coordenadas (a1 . 0. . . Observemos que desde el punto de vista de GT− n esto es trivial: fijado un sistema de referencia s. . . . . on de CP en GT− 6. 0. . . 0 si i 6= 2. . . 0). . Consideramos la recta que pasa por los puntos e = (1. se cumple: ⊢CP S(a1 . El resultado es una f´ ormula S(a1 . ci . 0) y e′ = (0. . 0. . . pues todas las que vamos a manejar ser´an obviamente nulas teniendo en cuenta que todos los puntos de partida las tienen nulas. . ai . 0). . . .15 Con las definiciones precedentes. . 0). Por simplicidad no mencionaremos ninguna coordenada de ´ındice mayor que 2. Tenemos que trabajar en CP y calcular la suma geom´etrica de los puntos (a1 . b1 . . . . en ) y (e′1 . ei .n es la f´ ormula de LA que afirma que (c1 . 0. . los puntos o. (e1 . . . as´ı como ai = bi = ci = 0 para i ≥ 2. y las coordenadas de un punto p de la recta oe son (p. . an ) y (b1 . n. e′n ). Demostracio ´ n: Para calcular expl´ıcitamente la f´ormula S(a1 .n y a >eoe o. 0) y (b1 . 0. . . . . . y) tales que x + y = 1. 0. . .

La geometr´ıa anal´ıtica 2. . y) tales que x + y = a1 (por ejemplo.7 para probar que ´estos son los puntos de la recta que pasa por (a1 . que es x + a1 y = a1 b1 . . 7. Nota Lo que hemos probado es que en CP se demuestra que si A = A1 (¯0. . y formamos su paralela por (0. . Esto prueba que S(a1 . a1 ). 0). . La suma es la intersecci´on de esta recta con y = 0. 0) es un isomorfismo de cuerpos ordenados. 0. Consideramos la recta que pasa por (0. Consideremos ahora una f´ormula arbitraria φ(x1 . 0). 0). e¯1 ) = {¯ x | x2 = · · · = xn = 0}. 0). que tiene ecuaci´o n y = a1 .210 Cap´ıtulo 6. . que es f´ acil ver que es (x + y = a1 + b1 ). luego M (a1 ) ↔ a1 > 0. 4. que tiene por ecuaci´ on x = b1 . Formamos a paralela a esta recta que pasa por (a1 . . 1). es f´ acil ver que la condici´on −a1 = t(1 − a1 ) (que es equivalente a (t − 1)a1 = t). Calculamos la paralela a la recta x + y = 1 que pasa por (b1 . b1 . 0). Al traducir y sustituir las coorde- nadas de o. la aplicaci´on F : R −→ A dada por F (a) = (a. b1 ). El mismo procedimiento se aplica al caso de P . que tiene ecuaci´ on y = 0. 1). a1 ). x1 . Es f´acil ver que dicha recta est´a formada por los puntos (x. Lo esbozamos dejando los detalles a cargo del lector: primero se calculan las rectas x + y = 1 y x + y = a1 . 5. a1 ). 6. es decir. 0) y (0. equivale a que a1 ≤ 0. . xk ) a LS y luego volver a LA mediante calcular su traducci´ . . y el producto es el punto de corte de esta recta con y = 0. con 0 ≤ t ≤ 1. Para M usamos que a > o ↔ ¬a − o − e. xk ) de LA . y luego comprobando que el sistema formado por las dos ecuaciones no tiene soluci´on). 3. luego la paralela a la primera por (b1 . 0) y (1. c1 ) ↔ c1 = a1 + b1 . que es (b1 . 0) y (a1 − 1. (a1 b1 . e. 8. que est´ a formada por los puntos que cumplen x = 0. e′ y las coordenadas nulas de ´ındices mayores que 1 obtenemos que W M (a1 ) ↔ ¬ t(0 ≤ t ≤ 1 ∧ −a1 = t(1 − a1 )). Calculamos la intersecci´on de las dos u ´ltimas rectas. . el punto (a1 + b1 . e. luego la paralela a la segunda por este punto. a1 ). usando 6. . Ahora bien. es decir. Calculamos la paralela a la recta x = 0 que pasa por (b1 . . 0). Podemos on φ∗ (o. Buscamos el corte de esta recta con la que pasa por (0. que es a + y = b1 y que corta a x = 0 en (0. con lo que el punto de corte es (0.

por lo que φ ∗A. La interpretaci´ n 211 φ∗A. . . . xk ). . . . . . x3 = x1 x2 . . x2 . . tendr´ıamos que φ∗ ser´ıa 3 En los t´ ′ e′ (¬Col(oee′ ) ∧ Sumaeoe (x1 . x .n .n ↔ S(x . y los casos x3 = x1 +x2 . x3 )) y a su vez φ∗A. . . . luego. z = xy o x > 0. . x1 . . . donde i = 1.n ∧ Sumaeoe (x1 . 3. Supongamos V por u´ltimo que φ es de la forma x ψ(x. entonces φ∗ es x1 = o. i=2 V que claramente equivale a x ψ ∗n (x. . . x3 )A.16 Si n ≥ 2 y φ(x1 . on de CP en GT− 6. esta f´ormula es a su vez equivalente a x ψ(x. Finalmente podemos probar: W erminos del teorema anterior. xki ).n es x11= o1 ∧ · · · ∧ x1n = on y φ∗n es x1 = 0 ∧ 0 = 0 ∧ · · · ∧ 0 = 0. . xk ). Entonces φ∗ es x(Col(oex) → ψ ∗ (x. xk ). . xn ) a la f´ormula que resulta de sustituir en φ∗A.7. Teorema 6. para el caso x3 = x1 + x2 . z son variables cualesquiera. . x1i . .n es V W Vn x1 · · · xn ( t xi − oi = t(ei − oi ) → ψ ∗A. por lo que φ∗A. .3 Los casos en que φ es de la forma ¬ψ o ψ →Vχ no ofrecen ninguna dificultad. Razonamos por inducci´on sobre la longitud de φ. y. Si φ es de la forma x1 = 0. z = x. .n (xi . . y es claro que cuando sustituimos las oi y las ei seg´ on de φ∗A. . n. . xj1 = xj y xji = 0 para i > 1. ei .3. x1 .n (xi . xk )). entonces ⊢CP φ ↔ φ∗n . e1 = 1 y ei = 0 para i > 1. . . .n (oi . donde x. xk )). z = 1. xki )). Por hip´otesis de inducci´on. . xV1 . Lo mismo se aplica a 1 2 3 3 los otros dos casos. Luego veremos que toda f´ormula φ es l´ogicamente equivalente a otra en estas condiciones. que es equivalente a x1 = 0.n ser´ıa W ′ ′ e1 · · · e′n (¬Col(oee′ )A.n las variables libres con el criterio siguiente: 1. Los casos x1 = e y x1 = x2 son similares. Demostracio ´ n: Vamos a probar el teorema bajo la hip´otesis adicional de que toda subf´ormula at´omica de φ es de la forma z = 0. . usando 6. . x1 . el teorema de GT− n que afirma que la suma no depende de la elecci´ on de e′ se traduce en el teorema de CP que afirma que la f´ ormula anterior no depende de la elecci´ on de los e′i (siempre que cumplan la hip´otesis de no colinealidad). x1i . . . i=1 un la definici´on de φ∗n obtenemos Al hacer las sustituciones seg´ V W V n x1 · · · xn ( t(x1 = t ∧ xi = 0) → ψ ∗A.n ). z = x + y. oi = 0. . 2. x1 . . . . Llamaremos φ∗n (x1 . x2 . Ahora bien. x1 > 0 se cumplen por el teorema anterior. x ) ↔ x = x1 + x2 . resulta que φ∗A. una elecci´ un la definici´ alida para las e′i es tomar e′2 = 1 y on v´ las restantes nulas. . . xk ) es cualquier f´ ormula de LA cuyas variables libres est´en entre las indicadas.

xk ) es l´ogicamente equivalente a otra φ¯ con las mismas variables libres cuyas subf´or- mulas at´omicas son todas de la forma z = 0. x(Aroe x → y(Aro′ e′ y ∧ Φooee (x. . 1 Para ello probamos en primer lugar que para todo t´ermino t(x .36. e. que claramente cumple V lo requerido. ⊢CP φ. definimos φ¯ como ¬ψ.¯ respectivamente. . xk ) con subf´ormulas at´omicas de los tipos indicados tal que ⊢CP (x = t ↔ φt ). x1 . . .212 Cap´ıtulo 6. e)). donde x. En efecto. Para f´ ormulas at´omicas de tipo t > 0 definimos φ¯ como W x(x > 0 ∧ φt (x. Recordemos ahora el teorema 5. ei )))A. xk )). An´alogamente se trata V el caso de t1 = t2 . si t es −t1 tomamos como φt la f´ormula yz(y = 0 ∧ y = x + z ∧ φt1 (z)). ⊢GT− n oe(o 6= e → φ∗ (o. Si t es t1 · tW 2 se razona an´ alogamente. si t es una variable x1 . y) que define un isomorfismo de cuerpos ordenados entre las rectas oe y o′ e′ . . o bien 1. donde los puntos suspensivos representan la conjunci´ on de las f´ormulas siguien- tes: V W 1 ′ ′ 1. . e) ↔ φ∗ (o′ . tomamos como φt la f´ormula yz(x = y + z ∧ φt1 (y) ∧ φt2 (z)) y es claro que cumple lo requerido. basta tomar como φt (x. . . razonando por inducci´on sobre la longitud de t. . ψ → χ o x ψ. . y tambi´en es f´ acil comprobar que cumplen lo requerido. tal que V ′ ′ ⊢GT− n oeo e (o 6= e ∧ o′ 6= e′ → · · ·).n . . es decir. Demostracio ´ n: Veamos en primer lugar que toda f´ormula φ(x1 . as´ı como que ⊢GT− n (φ∗ ↔ φ¯∗ ). W 2.¯ ψ¯ → χ¯ y x ψ. . z = xy o x > 0. xk ) de LA existe una f´ ormula φt (x. 3. ¯ tambi´en por inducci´on sobre la longitud de φ. y. . Por ´ltimo. . x1 . u Pasamos ya a la construcci´ on de la f´ormula φ. esto significa que ′ ′ existe una f´ormula Φooee (x. con lo que t∗ es x1 . z = 1. M´ as precisamente. ei )))A. . e′ ))). o bien 0.17 Sea φ una sentencia de LA y n ≥ 2. . Si φ es ¬ψ. que afirma que dos rectas cualesquiera son isomorfas como cuerpos ordenados. z son variables cualesquiera. W Si t es t1 + t2 . La geometr´ıa anal´ıtica Teorema 6. z = x + y. e)). y las afirmaciones siguientes son equivalentes: V 1. y))). ⊢GT− n oe(o 6= e → φ∗ (o. z = x.n ↔ ( oe(o 6= e ∧ φ∗ (oi . t) la f´ormula x = t. o. V ′ ′ ⊢GT− n oeo e (o 6= e ∧ o′ 6= e′ → (φ∗ (o. respectivamente y φ∗t es x = t∗ . ⊢GT− n (x = t∗ ↔ φ∗t ). . Entonces. V W ⊢CP φ ↔ ( oe(o 6= e → φ∗ (oi .

e′ ))).9 implica entonces que V W ⊢CP ( oe(o 6= e → φ∗ (oi . Observemos ahora que si φ(x ¯ 1 . y3 ) → (x3 = x1 · x2 ↔ y3 = y1 · y2 )). . e′ ). . y))). Con esto estamos ya en condiciones de demostrar el teorema. como hab´ıa que probar. z = x. y3 ) → (x3 = x1 + x2 ↔ y3 = y1 + y2 )). y1 ) ∧ Φooee (x2 . Esto implica ya la equivalencia entre las afirmaciones 1. x1 x2 x3 y1 y2 y3 (Aroe x1 x2 x3 ∧ Aro′ e′ y1 y2 y3 ∧ Φooee (x1 . a partir de la cual podemos construir la sentencia φ¯ ¯ y ⊢ − (φ∗ ↔ φ¯∗ ). . xk ) es cualquier f´ormula de LA cuyas subf´ormulas at´omicas sean de los tipos z = 0. e′ ))). . y i ) → (φ¯∗ (o. V ′ ′ 4. como hab´ıa que probar. ei )))A. ′ ′ ′ ′ 6. z = xy o x ≤ y. . y 1 . x1 x2 y1 y2 (Aroe x1 x2 ∧ Aro′ e′ y1 y2 ∧ Φooee (x1 . La interpretaci´ n 213 V W 1 ′ ′ 2. . Como tambi´en tenemos V ′ ′ ⊢GT−n oeo e (o 6= e ∧ o′ 6= e′ → (φ∗ (o. V ′ ′ ′ ′ 5. ei )))A. y 2. e) ↔ φ¯∗ (o′ . e) ↔ φ¯∗ (o′ . basta razonar por inducci´on sobre la longitud de φ. . ′ ′ ∧ i=1 En efecto. z = 1. . y 2. V ′ ′ 3.Vy el resto de la inducci´on no presenta ninguna dificultad. y2 ) → (x1 ≤ x2 ↔ y1 ≤ y2 ). . e′ . as´ı como que V ∗ W ⊢GT−n oe(o = 6 e → φ (o. e)). y1 ) ′ ′ ′ ′ ∧ Φooee (x2 . Φooee (o. e) ↔ φ∗ (o′ . Seg´ tal que ⊢CP (φ ↔ φ) un acabamos de probar. e′ ))). En el caso en que φ¯ es xψ¯ hay que usar la biyectividad de Φ expresada en las condiciones 1. entonces V ′ ′ ′ ′ V 1 ⊢GT−n oeo e (o = 6 e∧o = 6 e → x · · · xn y 1 · · · y n (Aroe x1 · · · xk ∧Aro′ e′ y 1 · · · y k V k Φooee (xi . y k )))). y1 ) ′ ′ ′ ′ ∧ Φooee (x2 .3. Partimos de una sentencia φ de LA . e. x1 x2 x3 y1 y2 y3 (Aroe x1 x2 x3 ∧ Aro′ e′ y1 y2 y3 ∧ Φooee (x1 . luego tambi´en V ′ ′ ⊢GT− n oeo e (o 6= e ∧ o′ 6= e′ → (φ∗ (o. . y2 ) ∧ Φooee (x3 . x1 . z = x + y.n .n ↔ ( oe(o 6= e ∧ φ∗ (oi . on de CP en GT− 6. . . xk ) ↔ φ¯∗ (o′ . del enunciado. y el teorema 6. o′ ) ∧ Φooee (e. . y(Aroe y → x(Aro′ e′ x ∧ Φooee (x. y2 ) ∧ Φooee (x3 . tenemos GTn adem´as que V ′ ′ ⊢GT−n oeo e (o 6= e ∧ o′ 6= e′ → (φ¯∗ (o. e)) ↔ oe(o 6= e ∧ φ∗ (o. ¯ El hecho de que Φ sea un isomorfismo implica inmediatamente el resultado para las f´ormulas at´omicas.

el teorema anterior nos da que ⊢CP ACA. i=1 o tambi´en: V ⊢CP ( oe(o 6= e → φ∗ (oi . Lo que expresa el teorema anterior es que las f´ormulas φ∗ (o. Esto nos da inmediatamente las extensiones siguientes de 6.14 y del teorema anterior: . ei )))A. e) expresan que las rectas poseen la propiedad algebraica dada por φ.n ↔ φ.8 cumplen la relaci´on V ⊢GT−n AC ↔ oe(o 6= e → E∗ (o. que es lo que faltaba probar de la primera parte del teorema.9 tenemos que V W n W n ⊢CP o1 · · · on e1 · · · en o′1 · · · o′n e′1 · · · e′n ( oi 6= ei ∧ o′i 6= e′i → i=1 i=1 (φ∗A. V W n ⊢CP o1 · · · on e1 · · · en ( oi 6= ei → (φ∗A. ei ) ↔ φ¯∗n )). ⊢CP φ es equivalente a V ⊢CP ( oe(o 6= e → φ∗ (oi .67 afirma que el axioma de las circunferencias AC y el axioma eucl´ıdeo E definido en 2.n (oi . La geometr´ıa anal´ıtica aplicando de nuevo 6. ei ) ↔ φ)) i=1 y.n (oi .14 es equivalente a su vez a V ⊢GT−n oe(o 6= e → φ∗ (o. e)). Ahora sustituimos o′i = e′i = 0 para todo i.n (oi . que por el teorema 6. con lo que obtene- mos V W n ⊢CP o1 · · · on e1 · · · en ( oi 6= ei → (φ∗A. ei ) ↔ φ)). salvo e′1 = 1. ei ) ↔ φ¯∗A. y que φ se puede demostrar en CP si y s´olo si en GT− n se puede probar que las rectas. i=1 Por el teorema 6.n (oi . e)). el teorema 5. ei )))A. tenemos que on de φ.n ↔ E.214 Cap´ıtulo 6.16 esto equivale a V W n ⊢CP ¯ o1 · · · on e1 · · · en ( oi 6= ei → (φ∗A.n . cumplen la propiedad φ.n (o′i . por construcci´ ¯ a su vez. Por lo tanto. Por lo tanto. e′i ))). Por ejemplo. como cuerpos ordenados.

11 vale trivialmente para CRC y GTn . x) = 0 (con m impar). x ¯1 . lo que afirma φA. pues si φ(a1 . Por comodidad consideraremos la versi´ on equivalente dada por el teorema 6. e¯) ∧ ¬αA. e¯ ∈ Rn son puntos distintos. e)).n (¯ x.15. . e¯). e¯) = A ∪ B y x¯ ∈ A y¯ ∈ B x¯ <o¯e¯ y¯). . La equivalencia entre GTn y CRC 215 Teorema 6. e¯1 ) −→ A1 (¯ o. x1 . A1 (¯o. en CRC se demuestra la traducci´ on (n-dimensional) de todos los axiomas de GTn . e¯). Demostracio ´ n: S´ olo hay que demostrar la traducci´ on del esquema A11. en GT− se demuestra que todo par de rectas son isomorfas como cuerpos ordenados. am ) es la f´ormula x pm (a1 . seg´ un la nota tras el teorema 6.44 implica que A′ tiene supremo. . . por lo que transforma las clases A y B en dos subclases A′ y B ′ de R con las mismas caracter´ısticas. am . x A = {¯ ¯ ∈ A1 (¯ x|x o. B = {¯ x|x¯ ∈ A1 (¯ o. .6. es decir. x ¯m )} V V son no vac´ıas. e igualmente sucede con GT− n + AC y CE. el teorema 6. . y la teor´ıa CRC de los cuerpos realmente cerrados. .1 (v´ease la nota posterior). tenemos un isomorfismo de cuerpos ordenados F : R −→ A1 (¯0. . Si φ es el caso particular asociado a la f´ormula α(x. entonces A tiene supremo. existe un isomorfismo de cuerpos ordenados G : A1 (¯0. x ¯m )}.4 La equivalencia entre GTn y CRC Hemos visto que GT− n es equivalente a CP en el sentido de que demostrar un teorema en una de las teor´ıas equivale a demostrar su traducci´on en la otra. . El teorema W 6. . (Basta tener en cuenta que ⊢GT−n +AC φ es equivalente a ⊢GT− n AC → φ y que ⊢CE φ es equivalente a ⊢CP E → φ. . xm ). . entonces V ⊢CE φ si y s´ olo si ⊢GT− n +AC oe(o 6= e → φ∗ (o. . .19 Si n ≥ 2. Ahora bien. El teorema 2. El punto de partida es el hecho siguiente: Teorema 6. .4.) 6. . En particular. ¯m ∈ Rn y las clases x¯1 . . cuya imagen por el isomorfismo ser´a el supremo de A. x ¯1 . . entonces ⊢GT− n +AC φ si y s´ olo si ⊢CE φA. . . .n .n (¯ x. Si φ es una sentencia de LA .3 nos da que . e¯1 ) y podemos considerar la composici´on F ◦ G : R −→ A1 (¯ o. . la teor´ıa GTn . . Ahora vamos a demostrar que lo mismo sucede con la geometr´ıa de Tarski completa. e¯) ∧ αA.n es que si o¯. Por otra parte. . y por consiguiente en CP se demuestra la traducci´ on de este hecho. Se trata de un isomorfismo definido mediante una f´ ormula.18 Si φ es una sentencia de LS .

14: Teorema 6. xk ≥ 0 ∧ k¯ El teorema siguiente recoge algunas m´as: . Trabajamos en CP: Definici´ on 6. La geometr´ıa anal´ıtica ⊢GTn Aroe a1 · · · am → φ∗ (y si φ es el axioma que afirma la existencia de ra´ıces cuadradas. la norma est´a comple- tamente determinada por las propiedades: k¯ xk2 = x21 + · · · + x2n . 2. Respecto a la u ´ltima propiedad. llegamos a la misma conclusi´ on usando 6.n . Basta tener en cuenta que CRC cumple estas propiedades. 3.20 Si φ es una sentencia de LS . 6.2). ¯·x luego el axioma P asegura que x ¯ es un cuadrado. definimos el producto esca- lar Rn × Rn −→ R dado por x ¯ · y¯ = x1 y1 + · · · + xn yn .5 El producto escalar y la norma Aunque ya hemos demostrado todos los resultados que persegu´ıamos. x¯ · x ¯ ≥ 0.22 Para cada n´ umero natural n ≥ 1. As´ı pues. (¯ x + y¯) · z¯ = x ¯ · z¯ + y¯ · z¯.23 Se cumple: 1. por lo que x ¯ · x¯ tiene una u ´ nica ra´ız cuadrada no negativa. a2 = b2 equivale ¯·x a (a+b)(a−b) = 0. m´as concretamente. 4. En general. entonces ⊢GTn φ si y s´ olo si ⊢CRC φA.21 La geometr´ıa de Tarski GT es consistente. (a¯ x) · y¯ = a(¯ x · y¯). Como consecuencia: Teorema 6. dedi- camos una u´ltima secci´ on para mostrar la caracterizaci´on algebraica usual de algunos conceptos geom´etricos. Esto es todo lo necesario para extender el teorema 6. completa y decidible. que x ¯ = x21 + · · · + x2n . observemos. Definimos la norma de un vector x¯ ∈ Rn como la u ´nica ra´ız cuadrada no negativa de x ¯·x ¯. luego a a = ±b. Claramente cumple las propiedades siguientes: Teorema 6. La representaremos por k¯ xk. x¯ · y¯ = y¯ · x ¯.216 Cap´ıtulo 6. as´ı como el teo- rema anterior.

. . y 2. Observemos ahora que el rec´ıproco del teorema de Pit´ agoras es tambi´en cierto.24 Se cumple: 1. Entonces 0 ≤ k¯ y k2 = (¯ x + a¯ x + a¯ y )(¯ x + a¯ xk2 + a2 k¯ y ) = k¯ yk2 + 2a x ¯ · y¯ xk2 + k¯ = k¯ yk−2 (¯ x · y¯)2 − 2k¯ yk−2 (¯ x · y¯)2 = k¯ xk2 − k¯ yk−2 (¯ x · y¯)2 . Para probar 3.5. por el teorema de Pit´ agoras. El producto escalar y la norma 217 Teorema 6. 0. |¯ x · y¯| ≤ k¯ xkk¯ yk. . Si identificamos la recta graduada con R a trav´es del isomorfismo indicado en la nota tras el teorema 6. 2 Demostracio ´ n: Las propiedades 1. 2. xk + k¯ De nuevo las bases son no negativas. luego Racb. pues en tal caso se cumple trivialmente la igualdad. . se demuestran sin dificultad. luego tendremos dos tri´angulos con lados iguales. 0)k = u. . . La raz´on es que si se cumple la ecuaci´ on. ka¯ xk = |a|k¯ xk. . podemos construir un tri´angulo rect´angulo de catetos de longitud ac y bc. yk−2 (¯ luego k¯ x · y¯)2 ≤ k¯ xk2 .15 (de modo que las longitudes pasan a ser n´ umeros en vez de puntos). es claro que |¯x · y¯| ≤ k¯ xkk¯ yk. la longitud de un segmento a ¯¯b en el sentido de 5. 1 5. 0. Ahora bien. k¯ x + y¯k ≤ k¯ xk + k¯ yk. 0) tal que x¯ ∼o¯ e¯ (lo que equivale a u ≥ 0) y o¯x ¯≡a ¯ ¯b. luego k¯ x + y¯k ≤ k¯ xk + k¯ yk. la definici´on de congruencia en Rn equivale a k¯b − a ¯k = k¯ x − o¯k = k(u. podemos suponer que y¯ 6= ¯0. x ¯ · y¯ = xk2 + k¯ (k¯ yk2 − k¯ x − y¯k2 ). ¯ Fijamos como recta graduada la dada por o¯ = 0 y e¯ = e¯1 = (1. .. luego |¯x · y¯|2 ≤ (k¯ yk)2 . 5. Se cumple que x + y¯k2 = (¯ k¯ x + y¯)(¯ xk2 + k¯ x + y¯) = k¯ yk2 + 2¯ xk2 + k¯ x · y¯ ≤ k¯ yk2 + 2|¯ x · y¯|. que es una defi- nici´on alternativa de longitud de un segmento cuando se introduce la geometr´ıa anal´ıticamente. luego sus ´angulos ser´an iguales. Entonces. 4. 3. 0).6. . 0. 4. tenemos simplemente que ℓ(¯ ¯ ¯ ab) = kb − a ¯k. . de modo que en GT− se demuestra: Aroe → (Racb ↔ ab 2 = ac2 + bc 2 ). se obtiene inmediatamente desarrollando el producto (¯ x − y¯) · (¯ x − y¯). con lo que x + y¯k2 ≤ k¯ k¯ xk2 + k¯ yk2 + 2k¯ xkk¯ yk = (k¯ yk)2 .43 es el u ´nico punto x¯ = (u. y entonces. . . Llamamos a = −k¯ yk−2 x¯ · y¯. . 2 la hipotenusa medir´a ab . k¯ xk ≥ 0 ∧ (k¯ ¯=¯ xk = 0 ↔ x 0). Ahora usamos 3. Como las dos bases son xkk¯ no negativas.

. • Si θ ∈ A. θ2 ∈ A. pues la relaci´on i2 = −1 se escribe Notemos que la notaci´ ahora 2(π/2) = π. b) = a + bi es un n´ umero complejo. ac¯¯b ↔ (¯b − c¯)(¯ R¯ a − c¯) = 0. escribiremos θ1 + θ2 en lugar de θ1 θ2 . −1. dos rectas secantes a ¯ + h¯ ui y a ¯ + h¯ v i son perpendiculares si y s´olo si u¯ · v¯ = 0. (−1)2 = 1 se convierte en 2π = 0. i. La propiedad multiplicativa que acabamos de se˜ nalar para el m´odulo implica inmediatamente que si θ1 . no el producto escalar. • Representaremos por 0. escribiremos −θ en lugar de θ−1 y nθ en lugar de θn . por otra parte. tambi´en es claro que si θ ∈ A entonces θ−1 = θ¯ ∈ A. Por lo tanto. θ2 ∈ A. c−a Ahora bien: k¯b − a ¯k2 = (¯b − a ¯) · (¯b − a ¯) = (¯b − c¯ + c¯ − a ¯) · (¯b − c¯ + c¯ − a ¯) = k¯b − c¯k2 + k¯ ¯k2 + 2(¯b − c¯)(¯ c−a c−a ¯). en el cual podemos identificar a R2 con el cuerpo C de los n´ umeros complejos. entonces θ1 θ2 ∈ A y. es m´as frecuente escribir |z| y la norma recibe el nombre de m´ odulo de z. Por otra parte.218 Cap´ıtulo 6. respectivamente. La propiedad de la conjugaci´on compleja z1 z2 = z¯1 z¯2 se traduce inmediata- mente en una propiedad adicional del m´odulo de los n´ umeros complejos (res- pecto de las propiedades generales de la norma): |z1 z2 | = |z1 ||z2 |. en lugar de kzk. Vamos a adoptar notaci´ on aditiva para el producto de argumentos. El plano complejo Todo lo anterior se particulariza al caso n = 2. caracterizado por las relaciones |z| ≥ 0 ∧ |z|2 = a2 + b2 = z z¯. Llamaremos grupo de argumentos a la clase A = {θ ∈ C | |θ| = 1}. Si z = (a. es decir: • Si θ1 . La geometr´ıa anal´ıtica Al traducir esto a CP vemos que ac¯¯b ↔ k¯b − a R¯ ¯k2 = k¯ ¯k2 + k¯b − c¯k2 . donde el u ´ltimo producto es el producto de n´ umeros complejos. Equivalentemente. on es coherente. π/2 y π a los argumentos 1. Esto puede usarse como definici´on de perpendicularidad en una introducci´on anal´ıtica de la geometr´ıa.

Si z ∈ C es un n´ umero complejo no nulo. sen(−θ) = − sen θ. cos π/2 = 0. si un n´ umero complejo z tiene argumento θ se cumple que z = |z|θ o. respectivamente. llamaremos argumento de z al argumento θ = z/|z|. tenemos que cos 0 = 1.6. sen π = 0. el coseno y el seno de θ. sen(θ1 + θ2 ) = cos θ1 sen θ2 + sen θ1 cos θ2 . sin π/2 = 1. esto implica que cos(θ1 + θ2 ) + i sen(θ1 + θ2 ) = (cos θ1 + i sen θ1 )(cos θ2 + i sen θ2 ) = cos θ1 cos θ2 − sen θ1 sen θ2 + i(cos θ1 sen θ2 + sen θ1 cos θ2 ). . El producto escalar y la norma 219 Si θ = a + bi ∈ A. vemos que z1 z2 = |z1 ||z2 |θ1 θ2 = |z1 z2 |θ1 θ2 . En resumen: el m´odulo de un producto es el producto de los m´odulos y el argumento la suma de los argumentos. Ahora bien. Si consideramos dos n´ umeros complejos no nulos z1 y z2 con argumentos θ1 y θ2 . cos(−θ) = cos θ. cos π = −1. lo que nos da las relaciones: cos(θ1 + θ2 ) = cos θ1 cos θ2 − sen θ1 sen θ2 . respectivamente. diremos que a y b son. pero. y los representaremos por cos θ. sen θ. sin 0 = 0. Por ejemplo. z = |z|(cos θ + i sen θ). de donde se sigue que el argumento de z1 z2 es θ1 θ2 . como hemos convenido en usar notaci´ on aditiva para los argumentos. as´ı como la relaci´ on general cos2 θ + sen2 θ = 1.5. Esta expresi´on se conoce como expresi´on en forma polar de un n´ umero complejo no nulo. resulta que arg(z1 z2 ) = θ1 + θ2 = arg θ1 + arg θ2 . ¯ deducimos que Teniendo en cuenta adem´as que −θ = θ. As´ı. equivalentemente.

. En estos t´erminos. de modo ′ ′ que k¯u k = k¯ uk.24 implica que ¯′ · u u¯ · v¯ = u ¯′ = (k¯ uk. . • sen θ1 . . k¯v k = k¯ v k. definimos d1 ≤ 10θ θ1 ≤ θ2 ↔ 10θ d2 . de modo que z = a + bi es el punto (a. θ2 = π + α2 y α1 ≤ α2 . . 0. es claro que cada argumento con parte imaginaria negativa se expresa de forma u ´nica como π + θ. por consiguiente. ¯b a ¯ x . del teorema 6. . concretamente. La unicidad hace que dos ´angulos sean congruentes si y s´olo si tienen la misma amplitud. sen θ2 < 0. Podemos extender la relaci´on de orden a todos los argumentos estableciendo que θ1 ≤ θ2 en los casos siguientes: d1 ≤ 10θ • sen θ1 . As´ı el menor argumento es 0 (que es la amplitud de los ´angulos nulos) y el mayor es π (la amplitud de los a´ngulos llanos). . . k¯ v k sen θ. b. por una parte tenemos que ✟ y ✟✟ ✟ ✟ θ (¯ ¯) · (¯b − a c−a ¯) = hx cos α. para cualquier n ≥ 2. 0) = k¯ ukk¯ vk cos θ. . As´ı pues. el producto escalar de dos vectores no nulos es el producto de sus normas por el coseno del ´angulo que forman. . . Interpretaci´ on geom´ etrica del producto escalar Consideremos dos vec- tores no nulos u¯.15. Si consideramos cualquier tri´angulo rect´angulo R¯a¯b¯ c y llamamos θ al ´ angulo formado por los vec. donde θ es un argumento con parte imaginaria positiva. . . c es congruente con un u Por el teorema 4. . Diremos que θ es el ´ angulo 10θ. A dicho argumento θ lo llamaremos la amplitud del ´angulo dado. e¯2 i.2. los argumentos con parte imaginaria positiva son los que cumplen 0 < θ < π. todo ´angulo abc ´ nico ´angulo de d donde θ es un argumento con parte imaginaria (es decir. Dicho ´ angulo es el mismo (y. La geometr´ıa anal´ıtica Amplitud de ´ angulos Si consideramos el espacio Rn . θ1 = π + α1 . 0. .220 Cap´ıtulo 6. Sabemos que el ´angulo u ¯d ¯0¯ v es congruente con un u ´ nico ´ d con 0 ≤ θ ≤ π. angulo que forman los vectores dados. donde u¯′ = k¯ ′ uk1 = (k¯uk. sen θ2 ≥ 0 ∧ 10θ d2 . . ✟✟ c¯ h ✟✟ tores c¯ − a¯ y ¯b − a ¯. La ordenaci´on de ´angulos descrita en la subsecci´ on 4. 0)(k¯ v k cos θ. tiene la misma amplitud) que u[′ ¯ 0¯ v . v¯. 0). Teniendo en cuenta que π + θ = (−1)θ. . mientras que los argumentos con parte imaginaria negativa son los que cumplen π < θ. y la propiedad 5. con seno) la forma 10θ. podemos identificar el cuerpo de los n´ umeros complejos con el plano h¯ e1 . no negativa.2 induce ahora una ordenaci´on de los argumentos con parte imaginaria no negativa. 0. 0) y v¯′ = k¯ v k(cos θ + i sen θ). La definici´on de congruencia de ´angulos implica que k¯u − v¯k = k¯u′ − v¯′ k. • sen θ1 ≥ 0 ∧ sen θ2 < 0. 0.

¯b = 1 y que |¯ ¯ = 1. ¯0d. 0. luego cos θ = x/h. En general. As´ı. c¯d 0d¯′ = 10θ 0d¯′ ≡ cd ¯ luego d¯′ = d. en el sentido de que |Gθ (z1 ) − Gθ (z2 )| = |z1 − z2 |. 0 y d¯′ = cos(θ1 + θ2 ) + i sen(θ1 + θ2 ). Al aplicar el giro Gθ1 a los puntos 1.5. c¯d d2 = θ2 . y el teorema de Pit´ agoras implica que sen θ = y/h. Pero nada de esto es necesario para√desarrollar la trigo- nometr´ıa b´asica y demostrar.6. sino argumentos definidos como ciertos n´ umeros comple- jos. en una situaci´ on como la que muestra la figura. No perdemos generali. naturalmente. ni es posible considerar al seno y al coseno como funciones peri´odicas sen. respectivamente. que cos(π/6) = 3/2 (lo que incluye. Es inmediato que Gθ1 ◦ Gθ2 = Gθ1 +θ2 . luego ¯b¯ad¯ = θ1 + θ2 . A partir de aqu´ı ya es posible desarrollar toda la geometr´ıa anal´ıtica de forma natural. La u´nica particularidad de este marco de trabajo es que las amplitudes no son n´ umeros reales. la amplitud d d¯ c¯ del ´angulo ¯b¯ ad¯ es θ1 + θ2 . definir el ´ angulo π/6). El producto escalar y la norma 221 y por otra c − ¯b) · (¯ 0 = (¯ a − ¯b) = (¯ c−a ¯ − ¯b) · (¯ ¯+a a − ¯b) = −hx cos θ + x2 . Terminamos esbozando la prueba de que. cos θ2 + i sen θ2 obtenemos los puntos cos θ1 + i sen θ2 = c¯. Hemos obtenido as´ı las interpretaciones usuales del coseno y el seno de un ´angulo como “cateto opuesto partido hipotenusa” y “cateto contiguo partido hipotenusa”. Por consiguiente. c| = |d| Definimos el giro de ´ angulo θ a la aplicaci´on Gθ : C −→ C dada por Gθ (z) = θz = (cos θ + i sin θ)(a + bi) = a cos θ − b sen θ + i(a sen θ + b cos θ). cos : R −→ [−1. en este contexto no es posible medir ´angulos mediante n´ umeros reales. De ah´ı se sigue que un giro transforma cada ´angulo en otro congruente. Tambi´en se comprueba inmediatamente que los giros son isometr´ıas. θ2 dad si suponemos que los ´ angulos est´an en el plano θ1 a ¯ ¯b complejo. ¯ por la unicidad del transporte d de ´angulos. que a ¯ = 0. . 1]. por ejemplo.

.

. Peters (1996) 113–246. Berl´ın (1983) [4] Swan. Springer. M. Tarski.Bibliograf´ıa [1] Delzell. Introduction to the Model Theory of Fields. D.. Metamathematische Methoden in der Geometrie. en Model Theory of Fields. D. N. Tarski’s principle and the elimination of quantifiers. [2] Marker. W. Kreisel’s Unwinding of Artin’s Proof. 223 . C. [3] Schwabh¨auser. Szmielew. A.. W. Springer (1996) 1–37. R. Messmer. Marker. A.. Odifreddi (ed). P. A. en Kreiseliana: About and Around Georg Kreisel.G..K. Pillay.

12 amplitud. 85 indeterminada. 16 argumento. 151 224 . 15 universal. 185 opuesto. 221 axioma grado. 125 n´ umero. 34 entre. 92 multit´ermino. 38 circunferencia. 8 coplanares. 191 clase. 4 libre (sistema). 107 aplicaci´on. obtuso. 90 congruencia. 17 inverso. 28 isomorfismo de cuerpos. 5 m´odulo. 18 irreducible (polinomio). 74 m´ınimo. 220 escisi´ on de un polinomio. 5 linealmente (in)dependientes.´Indice de Materias ´ınfimo. 44 paralelas (rectas). 9 can´onica. 42 coordenadas. 124 ´ espacio. 96 agudo. 17. 83 af´ınmente independientes (puntos). 158. 24 longitud. 15 coeficiente director. 39 angulo. 83 norma. 13 recto. 22 de Pasch. 85 multivariable. 4 exterior. vac´ıa. 63 de las circunferencias. 19. 6 conjugaci´on. 146 adjunci´on (de una ra´ız a un cuerpo). 5 intervalo. 14 137 escalar. 180 combinaci´ on lineal. 44 composici´on. 44 completitud (esquema de). 5 dimensi´on. 216 de ´angulos. 86 intersecci´on. 44 diferencia. 191 de los cinco segmentos. 133 vectorial. 96 complemento. 4 interior. 5 m´aximo. envoltura lineal. 5 generador (sistema). 218 configuraci´on de cinco segmentos. 120 cota. 44 base. 218 giro. 14 lugar geom´etrico.

141. 181 uni´on. 161. 122 puntual. 43 totalmente. 163. 167 supremo. 45 pitag´oricos. 12 m´onico. 110 lineal. 14 plano. 183 af´ın. 137. 182 de Pappos-Pascal. 117 finitamente generada. 103 sistema de referencia. 117 semirrecta.´INDICE DE MATERIAS 225 paralelos (planos). 172 cartesiano. 56 Teorema de Desargues. 26 recta. 165 de Euclides. 16 polinomio. 5 . 11 formalmente reales. 24 posici´on aritm´etica. 108. 167 producto. 96 semiplano. 216 punto. 195 teor´ıa de los conjuntos ordenados densos no acotados. 48 realmente cerrados. 155 variedad perpendicularidad. 184 suma. 145 pie (de una perpendicular). 58 de caracter´ıstica 0. 43 de los cuerpos algebraicamente cerrados. 163 de Pit´agoras. 101 segmento. 52 ordenados. 63 vector. 5 escalar. 101 simetr´ıa axial. 22. 44 Tarski (geometr´ıa de). 182 de Tales. 83 ra´ız.