CARTA A JOAQUÍN BALAGUER

*
TEXTO DE LA CARTA QUE ENVIÓ EL EX-PRESIDENTE JUAN
BOSCH AL PRESIDENTE JOAQUÍN BALAGUER EL PASADO 29 DE
NOVIEMBRE EN LA QUE HACE REFERENCIA A LA SITUACIÓN DE
LA R EFINERÍA D OMINICANA DE P ETRÓLEO ( REFIDOMSA ).

Señor
Dr. Joaquín Balaguer,
Presidente de la República Dominicana
Señor Presidente:
Me dirijo a Ud. en forma pública para llamar su atención
acerca de los problemas que en la actualidad se están presen-
tando en la Refinería Dominicana de Petróleo, los cuales son
de tal magnitud que de no tomarse medidas urgentes po-
drían ocasionar consecuencias imprevisibles para el desenvol-
vimiento de la vida nacional.
En primer lugar, debo decirle que los depósitos de tanques
que contienen el crudo del petróleo están vacíos, y la carga de
ese crudo está en 2 mil 500 toneladas métricas diarias, o lo que
es igual, en punto más bajo, ya que esa carga puede alcanzar
hasta 4 mil 500 toneladas métricas por día.
La situación es alarmante si se sabe que sólo por concepto
de demora a los barcos que cargan el crudo de petróleo desde
México y Venezuela hay que pagarles 12 dólares diarios, es
decir, 75 mil 600 pesos cada día, hecho que contribuye a
agravar la situación económica del país.

*
”Bosch analiza situación de Refinería”, El Caribe, Santo Domingo, 1º de
diciembre de 1989, p.2.

341
342 JUAN BOSCH

Sin embargo, a pesar de recibir esas impresionantes sumas
de dinero sólo por concepto de demora, las compañías pro-
pietarias de los barcos cargueros alegan que el Banco Central
no hace efectivo el pago a tiempo.
Para que usted esté informado en todos sus detalles sobre la
situación que le estoy describiendo, debo añadirle que en la
actualidad hay un barco cargando en Venezuela que si por cual-
quier razón no llegara al país el próximo sábado la planta de la
Refinería de Petróleo tendrá que ser paralizada, y todos sabe-
mos cuáles serán las consecuencias de esa paralización.
Por otro lado, se sabe que el Banco Central está haciendo
resistencia al pago del aditivo que lleva la gasolina, esto es, del
plomo, y aunque el gobernador de dicha entidad alega que el
plomo contamina, lo cierto es que la resistencia al pago se debe
a la carencia de dólares de esa institución financiera.
Es cierto que el plomo produce algún tipo de contamina-
ción, pero si no se le agrega ese componente al combustible
sería necesario usar fórmulas nuevas para refinar el petróleo
crudo, lo que exigiría más pagos en dólares.
La situación de la Refinería es en estos momentos tan crítica
que sólo está procesando el 50 por ciento de la demanda nacio-
nal de los cinco productos básicos, como son el GLP, mogas,
kerosene, gas oil y fuel oil, y si no se toman, con carácter urgente,
medidas para resolver los gravísimos problemas que se están pre-
sentando en esa dependencia los dominicanos verán empeorarse
aún más sus ya difíciles condiciones materiales de existencia.
Es por esa razón, Dr. Balaguer, que me he dirigido a Ud.
de manera pública para informarle de lo que está ocurriendo
en la Refinería Dominicana de Petróleo.
Con saludos afectuosos queda de Ud., atentamente,

Juan Bosch
EL CONSEJO NACIONAL DE LA MAGISTRATURA*

No es cierto que yo haya llegado a acuerdos con el Dr. Joaquín
Balaguer ni con el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC);
en relación a la selección del juez faltante del Consejo Nacio-
nal de la Magistratura, tal como se ha publicado en el Listín
Diario de hoy, 14 de julio.
Quien ha difundido esa fasta versión ha sido una persona
que pertenece a un partido que ya se siente derrotado, y me
quiere presentar como un traidor.
Nunca he llegado a acuerdos, ni llegaré a hacerlos sin au-
torización del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).
Para la estructuración del Consejo Nacional de la Magis-
tratura falta la elección del segundo representante del Sena-
do. El PRD ha propuesto para llenar el faltante a la doctora
Milagros Ortiz Bosch, senadora por la Capital, esfuerzo en el
que ha encontrado el apoyo del PLD.

*
“Bosch niega acuerdo con el PRSC. Nota desmiente decidieran escoger miem-
bros de CNM”, El Caribe, Santo Domingo, 15 de julio de 1995, p.1 / p.4.

343