You are on page 1of 14

Un cuento sobre el valor de la envidia: La cabeza

de colores

Esta es la increíble historia de un niño muy singular. Siempre quería
aquello que no tenía: los juguetes de sus compañeros, la ropa de sus
primos, los libros de sus papás... y llegó a ser tan envidioso, que
hasta los pelos de su cabeza eran envidiosos. Un día resultó que uno
de los pelos de la coronilla despertó de color verde, y los demás
pelos, al verlo tan especial, sintieron tanta envidia que todos ellos
terminaron de color verde. Al día siguiente, uno de los pelos de la
frente se manchó de azul, y al verlo, nuevamente todos los demás
pelos acabaron azules. Y así, un día y otro, el pelo del niño cambiaba
de color, llevado por la envidia que sentían todos sus pelos.
A todo el mundo le encantaba su pelo de colores, menos a él
mismo, que tenía tanta envidia que quería tener el pelo como los demás niños. Y un
día, estaba tan enfadado por ello, que se tiró de los pelos con rabia. Un pelo delgadito no
pudo aguantar el tirón y se soltó, cayendo hacia al suelo en un suave vuelo... y
entonces, los demás pelos, sintiendo envidia, se soltaron también, y en un minuto el
niño se había quedado calvo, y su cara de sorpresa parecía un chiste malo.
Tras muchos lloros y rabias, el niño comprendió que todo había sido
resultado de su envidia, y decidió que a partir de entonces trataría de
disfrutar de lo que tenía sin fijarse en lo de los demás. Tratando de
disfrutar lo que tenía, se encontró con su cabeza lisa y brillante, sin
un solo pelo, y aprovechó para convertirla en su lienzo particular.
Desde aquel día comenzó a pintar hermosos cuadros de colores en su
calva cabeza, que gustaron tantísimo a todos, que con el tiempo se
convirtió en un original artista famoso en el mundo entero.

je. Pero era tan presumida que no quería ser amiga de los demás animales. Y vinieron las hormigas. todos somos diferentes. je. ja. La tortuga se puso unas zapatillas blancas como las nubes. se reía del elefante por su trompa tan larga.gritó la jirafa. la jirafa se puso a llorar desesperada. ja.Ahhh. Y cuando estaban a punto de comenzar la carrera.Ja.Je.Jo. se reía del rinoceronte que era tan gordo. se reía de la tortuga que era tan bajita y tan lenta. ahhhh. jo. La jiraba comenzó a burlarse de sus amigos: . pero todos tenemos algo bueno y todos podemos ser amigos y ayudarnos cuando lo necesitamos. Y entonces. unas rosadas con moños muy grandes. También estaba la jirafa. jo. . je. Es que era tan alta.Tú te reías de los demás animales porque eran diferentes. . jo. llegó la hora de la largada. que rápidamente treparon por sus zapatillas para atarle los cordones. El zorro llevaba unas zapatillas a rayas amarillas y rojas. Y todos los animales se quedaron mirándola. ¡qué alguien me ayude! . ja. Todos los animales del bosque se levantaron temprano porque ¡era el día de la gran carrera de zapatillas! A las nueve ya estaban todos reunidos junto al lago. Entonces la jirafa pidió perdón a todos por haberse reído de ellos. . El mono llevaba unas zapatillas verdes con lunares anaranjados. que ¡no podía atarse los cordones de sus zapatillas! . la más alta y hermosa del bosque. La cebra. Es cierto.Carrera de zapatillas: cuento infantil sobre la amistad Había llegado por fin el gran día. Pero el zorro fue a hablar con ella y le dijo: .

y Jero pensó que aquella ocasión bien merecía gastar una de sus flechas. sus ojos fijos en la víctima. Pero el arquero jamás se separaba de su arco y sus flechas. la flecha a punto. Sus ojos descubrían hasta los enemigos más cautos. En sus marcas. el guerrero encontró unas flechas rápidas y brillantes que habían pertenecido a la princesa del lugar. Algo se nos ocurrirá. Ellas. Cierto día. y conocieron su terrible crueldad.. hasta comprender que aquel despiadado luchador jamás había visto otra cosa.Y por fin se pusieron todos los animales en la línea de partida. Os tocará asesinar a algún pobre viajero. y el más cruel. Jero era el más fiero. herir de muerte a un caballo o cualquier otra cosa.dijeron las demás flechas -. Se preparó como siempre: oculto entre las matas. listos. saqueando un gran palacio.. esperar el momento justo y . En cuanto aquellas flechas se unieron al resto de armas de Jero. acéptalos como son. ¡No hay nada que hacer! . ¡soltar! . pero ni soñéis con volver a vuestra antigua vida. FIN Cuento sobre la paz para niños: Las flechas del guerrero De todos los guerreros al servicio del malvado Morlán. acostumbradas a los juegos de la princesa. Colorín. colorón. Tanto viajaron a su lado. y éstas pudieron conocer de cerca la terrorífica vida de Jero. ¡YA! Cuando terminó la carrera. Pasado el tiempo. todos festejaron porque habían ganado una nueva amiga que además había aprendido lo que significaba la amistad. protestaron y se lamentaron amargamente. si quieres tener muchos amigos. y su arco y sus flechas se encargaban de ejecutarlos. que descubrieron la tristeza y la desgana en los ojos del guerrero.. el arco tenso. el arquero recibió la misión de acabar con la hija del rey. y no dudó en guardarlas para alguna ocasión especial.respondieron las recién llegadas. preparados. no estaban dispuestas a matar a nadie.

. le preguntó Daniel. Sería un día de paseo inolvidable. mi Dios. abandonó para siempre su vida de asesino y dedicó todo su esfuerzo a proteger la vida y todo cuanto merece la pena. desde donde Jero pudo observar su belleza.. hasta que la última flecha fue a parar a sólo unos metros de distancia de la joven. . y tras otro extraño vuelo. la misma que él mismo estaba a punto de destruir. No es nada. Entonces el guerrero despertó de su pesadilla de muerte y destrucción. Cuento infantil sobre la compasión Daniel se reía dentro del auto por las gracias que hacía su hermano menor. El auto inició su marcha de nuevo y la madre de los chicos encendió la radio. a cargar una nueva flecha y a tensar el arco. hizo un extraño. lo he atropellado! . justo en un punto desde el que Jero pudo escuchar los más frescos y alegres cantos de un grupo de pajarillos. Sólo conservó el arco y sus flechas brillantes..Pero la flecha no atravesó el corazón de la bella joven. Pero al hacerlo. una tras otra. deseoso de cambiarla por un sueño de belleza y armonía. Carlos. Iban de paseo con sus padres al Lago Rosado. empezó a sonar una canción de moda en los altavoces. . Unos minutos después. sus ojos y su mente de cazador se fueron transformando. En su lugar. las brillantes flechas fallaron sus tiros para ir mostrando al guerrero los pequeños detalles que llenan de belleza el mundo. y sintió que nunca antes había visto nada tan hermoso. la flecha brillante fue a parar a un árbol. y fue a clavarse junto a unos lirios de increíble belleza. Flecha a flecha.. lento y majestuoso vuelo.No se preocupen. Y así. volvía a mirar a su víctima. no pudo dejar de ver la delicadísima y bella flor. Allí irían a nadar en sus tibias aguas y elevarían sus nuevas cometas. Daniel oyó a su padre exclamar con voz ronca: . Pero nuevamente erró el tiro. las que siempre sabían mostrarle el mejor lugar al que dirigir la vista.¡Oh. se acercó y recogió la atontada flecha. Y después de acabar con las maldades de Morlán.¿A quién. extrañado. a quién?. De pronto el coche se detuvo con un brusco frenazo. respondió su padre-. Jero.

el conejo allí en la carretera.No. .¡El conejo. responde su padre. La mamá comenzó a tararear una canción. herido! . Y dando vuelta recogieron al conejo herido. que curó la pata al conejo. gritó Daniel.añade Carlitos-. que les informó de que una gran roca había caído sobre la carretera por donde iban. Pero al reiniciar su viaje fueron detenidos un poco más adelante por una patrulla de la policía.. está bien. .Bueno. pero sabiendo que sería más feliz en libertad. detente.Dejémoslo. para.Sí papi. cerrando el paso. . no sigas .Cantemos esta canción. para. no. Debemos recogerlo y llevarlo al hospital de animales. dice la madre. dijo mirando a los niños en el asiento de atrás. todos los rayos del sol. es sólo un animal. Gracias a la solidaridad de todos pudieron dejar el camino libre y llegar a tiempo al veterinario. .¿Para qué?. Pero Daniel miró por la ventana trasera y vio tendido sobre la carretera el cuerpo de un conejo. . .Para el coche papi. Por favor. le dice. todos ayudaron a los policías a retirar la roca. Los dos niños estaban muy preocupados y tristes. Los papás de Daniel y carlos aceptaron a llevarlo a su casa hasta que se curara Unas semanas después toda la familia fue a dejar al conejito de nuevo en el bosque. para ella sola.dijo el padre dándose cuenta de su error. Al enterarse de la emergencia. . Carlos y Daniel le dijeron adiós con pena. FIN Cuento infantil sobre el respeto Itzelina Bellas Chapas era una niña muy curiosa que se levantó temprano una mañana con la firme intención de atrapar.

amigo árbol. no estés triste. para las plantas y para los hombres.Voy a la alta montaña. Itzelina?. bella Itzelina .Claro que sí.Deja algunos pocos para que me iluminen el camino y yo pueda encontrar mi alimento. . .le dijo la ardilla. no te preocupes. la ardilla voladora.No seas mala. Tendrás como todos los días rayos del sol para ti. cuando un inmenso árbol le preguntó. ¿Por qué vas tan contenta. ¿Dónde vas con tanta prisa? .Una ardilla voladora que brincaba entre árbol y árbol le gritaba desde lo alto. bella Itzelina. ¿A dónde vas. a pescar con mi malla de hilos todos los rayos del sol y así tenerlos para mí solita. y la niña respondió: . pensando en lo importante que eran los rayos del sol para las ardillas y para los pájaros.Hola. muy triste. . para que siga creciendo y le dé hospedaje a muchos pajaritos. Itzelina? . a pescar con mi malla de hilos todos los rayos del sol y así tenerlos para mí solita. y más pajaritos podrán vivir en mis ramas. porque llegaba la hora en la que el sol se levantaba y ella quería estar a tiempo para atrapar los primeros rayos que lanzara. .Voy a la alta montaña. El árbol.Está bien. a pescar con mi malla de hilos todos los rayos del sol y así poder compartir algunos con mi amiga la ardilla voladora.Claro que sí. amigo gallo. . pensando en los rayos del sol.le contestó Itzelina-. para que encuentre su alimento. . Siguió caminando Itzelina. También guardaré unos rayos de sol para ti. también a ti te daré algunos rayos de sol – le contestó Itzelina. . porque con sus rayos seguiré creciendo.Yo también te pido algunos rayos de sol para que pueda saber en las mañanas a qué hora debo cantar para que los adultos lleguen temprano al trabajo y los niños no vayan tarde a la escuela. Pasaba por un corral cuando un gallo que estaba parado sobre la cerca le saludó. amiga ardilla .Voy a la alta montaña. para los gallos y para los niños. le dijo: .También yo te pido que compartas conmigo un poco de sol. Itzelina siguió caminando. Itzelina empezó a caminar más rápido. y con mi amigo el árbol. y poder compartir algunos con mi amiga.

Este cuento quiere enseñarnos lo importante que es el respeto al bien común. dejó su malla de hilos a un lado y se sentó a esperar al sol. La maestra se llamaba Rosa y era hermana gemela de Cristina. conectó con Yenay y se entendían perfectamente . pero la que más le llamó la atención era una niña de rasgos distintos de los de todos. Sin embargo. una niña de etnia gitana de ojos grande y tez morena. Era china y sus padres acababan de instalar un bazar frente al colegio.Entendió que si algo le sirve a todos. en presencia de sus padres disimulaba. viendo como lentamente los árboles. por lo que llevaba poco tiempo residiendo en la ciudad. Y es que a su padre lo habían ascendido a director de una sucursal bancaria y por ello tuvieron que mudarse de ciudad. le dio los buenos días. iba pensando en sumaestra Cristina y lo bien que se la pasaba con ella ¡Desde luego. Ahí. sus papás andaban muy ilusionados con la casa que habían adquirido y ella no quería "aguarles" la fiesta. Ricardo y Jaime eran dos niños muy divertidos y habladores. desde el primer momento. Laura. De nuevo tenía que ir al colegio y no estaba entusiasmada con la idea. porque eso es egoísmo. Se llamaba Yenay y todavía no sabía hablar español. las casas. los animales. Tan sólo le faltaba un mes para cumplir los cinco años y pensaba que en su fiesta no tendría ningún amigo. Cuentos infantiles para educar en la diversidad: Laura cambia de ciudad Las vacaciones se terminaron y Laura estaba triste. En dicho grupo estaba sentada María. Llegó a la alta montaña. los lagos y los niños se iluminaban y se llenaban de colores gracias a los rayos del sol. ya no sería lo mismo! La madre la condujo hasta la puerta de la clase cuando. Ella quería volver al colegio de siempre donde tenía muchos amigos. De camino para el colegio. En la clase había veinte niños y estaban sentados por grupos de siete. Laura se sentó en el grupo donde había seis. que era hija de su maestra y que casualmente vivía en su misma urbanización. no es correcto que una persona lo quiera guardar para ella solita. ¡Qué sorpresa! ¿Cristina estaba allí? ¿Estaba soñando? Pronto se aclaró el equívoco. sentadita y sin moverse. siempre de la mano de su mamá. Estaba también Carmen.

¿Cuándo me crecerá? . dijo la babosa pequeña dando saltos de alegría. pero eres muy extraño. .No. pero al sacar la cabeza vio a una pequeña babosa que se había asustado al verlo. Laura disfrutó muchísimo. . no es una piedra. pero si quieres podemos intentar encontrar uno vacío. También acudieron a dicha fiesta amiguitos antiguos. . Caminó y caminó hasta llegar a un huerto. se llama caparazón. sólo soy un caracol.Me gustaría mucho. ¡llevas una piedra encima de tu cuerpo! –dijo temblando la babosa. ya que la distancia entre las dos ciudades era de apenas veinte kilómetros. .sin palabras. Allí había unas babosas que se rieron de su caparazón. Sus papás le había preparado una fiesta de cumpleaños a la que habían acudido todos los niños sin faltar ninguno de los de su grupo. Había pasado un mes y Laura ya estaba mucho más alegre. se ocultó en su caparazón. Jugaba constantemente en el recreo con los niños de su grupo y además se había propuesto enseñarle su lengua a Yenay. . Tras unos cuantos días descansando. Se había dado cuenta de que seguía teniendo los amigos de siempre y había conseguido otros nuevos con los que compartiría todos sus juegos. es mi casa. triste.Tú eres una babosa y vosotras no tenéis caparazón. FIN Cuentos infantiles sobre la bondad y la generosidad Pedrito era un pequeño caracol de bosque que deseaba encontrar a un amigo o amiga. . llovió. Pedrito. y Pedrito salió dispuesto a irse a vivir a otro lugar.Pero.Pues me gustaría tener un caparazón como tú. Cuando tengofrío o llueve mucho me escondo dentro y me siento mejor.No te asustes.

. la interrumpió una voz que salía de atrás del salón. . ese animal tan útil a la humanidad. de largas orejas.¡Buenas noches! dijeron los dos a la vez.¿De verdad harías esto por mí? . . . . Era su segundo día de clase. Se puso tristísima y el pobre Pedrito no sabía qué hacer para que parase de llorar. como le recomendó su mamá. que decidieron buscar otra. el caracol se acurrucó al fondo del caparazón y la babosa cupo perfectamente. . Hoy vamos a estudiar algunos animales. Finalmente se le ocurrió una brillante idea: . fuerte. Eres mi amiga. niños. dijo Mily con voz enérgica y poniendo cara de enojo. Al cabo de un buen rato encontraron un pequeño caparazón. . No deben burlarse de los demás.¡Como Henry!. preguntó la profesora. pero le iba tan grande. Muchos niños comenzaron a reír ruidosamente y miraban a Henry. con una espiral dibujada. La profesora entró en clase y les dijo "buenos días". y.Los dos amigos se pusieron a buscar por todo el bosque y finalmente debajo de la hojarasca encontraron un caparazón precioso. FIN Cuentos infantiles sobre la tolerancia: El orejón.. Se hizo de noche y los dos compañeros se pusieron adormir. Eso no está bien y no lo voy a permitir en mi salón. . aunque sabía bien quién lo había dicho.Podríamos compartir mi caparazón. dijo una niña señalando a su lado a un pequeñín pecoso de cinco años. Comenzaremos con el asno.¿Quién dijo eso?. Henry se sentó en el primer pupitre del aula. al lado de la ventana. pero era tan menudo que la babosa no cabía de ninguna de las maneras. dijo Pedrito para consolar la babosa.Fue Quique.Niños.Pues claro que sí.

Dos niños que estaban cerca le gritaron: . Henry se acercó y vio a varios niños encerrados sin poder salir. sonreían y murmuraban. del cual salía mucho humo. pues algún niño travieso había colocado un palo de escoba en los cerrojos. Habían entendido que los defectos físicos eran sólo aparentes. Los niños salieron de prisa y todos se pusieron a salvo. que de verdad había nacido con sus orejas un poco más grandes. Estaba muy triste pero no lloró. Todos elogiaron su valor. En el recreo Henry abrió su lonchera y comenzó a comerse el delicioso bocadillo que su mamá le había preparado. Henry contó todo lo sucedido a su familia. ningún niño se burló de Henry. dijo Matías haciendo gestitos con la mano como para ahuyentarlo. 'Como su abuelo Manuel'. Henry se quedó como un héroe. Una lechuga no es un plato ¡Hay un gusano en mi plato!. oye orejón. De pronto se escucharon gritos desde el salón de música. sin dudarlo un segundo. Dentro algo se estaba quemando y las llamas crecían. Los profesores no se habían dado cuenta del peligro. Al día siguiente. A través de los vidrios se veían los rostros de los pequeños llorando. Los niños que se habían burlado de él estaban apenados. después miró a Matías y luego dijo: . no comas tanto que va a salirte cola como un asno. Otros niños a su alrededor lo miraron y tocando sus propias orejas. agarró la escoba que la trababa y la jaló con fuerza. gritando y muyasustados.Todos guardaron silencio. Un rato después una pelota de papel goleó la cabeza de Tomás. dejó su lonchera y corrió hacia la puerta del salón y a pesar del humo y del calor que salía. por lo que todos estaban orgullosos de él. En casa. Al voltear no vio quien se la había lanzado y nuevamente algunos se reían de él. El gusano primero miró el plato. y echaron a reír. Henry entendió por primera vez. pero se oía algunas risitas. pero en cambio el valor de Henry al salvar a sus compañeros era más valioso y digno de admirar. Henry. FIN Cuento sobre generosidad. le había oído decir a su papá una vez. y ninguno de los niños se atrevía a hacer nada. Decidió no hacer caso a las burlas y continuó mirando las láminas de animales que mostraba Mily.Orejón.

Pasito a paso el gusano se fue perdiendo entre las rosas con un buen bocado de lechuga entre las mandíbulas. apenas un pococegato –corrigió el gusano. Por un instante el gusanito detuvo su marcha.Desorientado no. Matías. Pero eso sí ¡lechuga sin condimentar! FIN . . que era muy curioso. Don Gusano sintió el airecito y fue feliz.. Entretanto. Matías lo miraba divertido.¡Vaya! -pensó. Debe estar desorientado. parece que me equivoqué. entonces. sino que también tiene muchas patitas. Cuando se le pasó un poquito el miedo. que con mamá sacó de la heladera.¡Glup!. se acercó a observar muy bien a don Gusano. Matías. Esta no es una hoja de lechuga. Lo cargó sobre ella y la llevó al jardín. . encorvó su lomo verde y miró a Matías con sus ojitos finitos de gusano perdido.No sólo es bastante extraño y bonitos sus colores. trajo una hoja de lechuga. Sonrieron cada uno a su manera.pero en voz tan bajita que nadie lo escuchó.

y dijo: "Menos mal que sólo fue un sueño". que tenía un rostro de estatua. temiendo que nunca volvería a ver feliz a nadie. con rostros llenos de amargura. con el ceño fruncido. Pero llegó al punto de que el susto invadió todo su cuerpo y de repente se despertó. Patricia cada vez se sentía más sola e incomprendida. Patricia se despertó asustada por un sueño que había tenido. Estaba rodeada de gente muy triste. y sus compañeros de clase. En ese momento su mamá llegó a la cama con el desayuno y una tremenda sonrisa. . sólo gritaba y mostraba mal humor. y sabía lo importante que era ese pequeño gesto para mantenerse unidos y comunicarse. nadie reía a su alrededor e incluso ella llegó a dejar de sonreír y comenzó a llorar. De igual manera su padre y hermano. ya que siempre pensaba que la sonrisa era la forma natural de comunicarse para entender al amigo. por no hablar de la maestra. cosa que no le agradó nada. dándole un beso y diciéndole que el día hay que empezarlo feliz. a salvo. Esto lo pensaba debido a que sus mejores ratos los había vivido cuando todos los miembros de la familia se reían. Soñó que a todas las personas que conocía se les había borrado la sonrisa. Hasta su mamá. Se dio cuenta de que estaba en su cama. Esto angustió mucho a Patricia. al hermano y a los padres.Cuentos infantiles sobre el amor filial y otros valores Una mañana. con caras alargadas. quienes ni con una broma reían. que era muy alegre y siempre tenía un chiste para compartir.

le dijo que no le gustaba cómo le quedaba y le aconsejó buscar otro modelo. Al llegar a casa. sin dudarlos dos veces.FIN Sara y Lucí. que la perdonó de inmediato con una gran sonrisa. Sara reflexionó y se dio cuenta de que su madre tenía razón. dejando allí a su amiga. Lucía se quedó muy triste y apenada por la reacción de su amiga. Se conocían desde que eran muy pequeñas y compartían siempre todo la una con la otra. Sara le contó a su madre lo sucedido y su madre le hizo ver que su amiga sólo había sido sincera con ella y no tenía que molestarse por ello. Al día siguiente fue corriendo a disculparse con Lucía. Sara se probó una camiseta y le pidió a su amiga Lucía su opinión. No entendía su enfado ya que ella sólo le había dicho la verdad. . Lucía. Entonces Sara se sintió ofendida y se marchó llorando de la tienda. Un día Sara y Lucía salieron de compras. Cuentos sobre el valor de la sinceridad Érase una vez dos niñas muy amigas llamadas Sara y Lucía.

FIN . Y colorín colorado este cuento se ha acabado. las dos amigas entendieron que la verdadera amistad se basa en la sinceridad. y el que se enfade se quedará sentado.Desde entonces.

Related Interests