You are on page 1of 6

VtÇàtÇwÉ vÉÇ xÄ XáÑ•Ü|àâ ç vÉÇ xÄ xÇàxÇw|Å|xÇàÉ

1
VtÇàtÇwÉ vÉÇ xÄ XáÑ•Ü|àâ ç vÉÇ xÄ xÇàxÇw|Å|xÇàÉ
Cantando con el Espíritu y con el entendimiento

“¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el
entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el
entendimiento.” (1 Corintios 14:15).

Los salmos están llenos de ejemplos de esta clase de alabanza. Algunos
como:

"Señor, abre mis labios, y publicará mi boca tu alabanza" (51:15).

"Y mi lengua hablará de tu justicia y de tu alabanza todo el día" (35:28).

"A Jehová cantaré en mi vida, a mi Dios cantaré salmos mientras viva"
(104:33).

Nuestro Dios se complace tanto de la alabanza que se rodea y cubre de ella:
“Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su
nombre” (Salmo 23:3). Se alaba a Dios porque a Él le agrada: “Nunca más
se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento en tu
territorio, sino que a tus muros llamarás Salvación, y a tus puertas
Alabanza.” (Isaías 60:18).

Para todo Cristiano es bueno y digno alabar a su Dios:

“Bueno es alabarte, oh Jehová, Y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo”
(Sal 92:1).

“Alabad a JAH, porque él es bueno; Cantad salmos a su nombre, porque él
es benigno.” (Sal 135:3).

“Grande es el SEÑOR, y muy digno de ser alabado En la ciudad de nuestro
Dios, Su santo monte.” (Sal 48:1).

“Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú
creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.” (Apo.
4:11).

2
VtÇàtÇwÉ vÉÇ xÄ XáÑ•Ü|àâ ç vÉÇ xÄ xÇàxÇw|Å|xÇàÉ
Para que la alabanza ejerza su poder hay que cantar en Espíritu y con
entendimiento:

Al decir que Dios es espíritu, decimos que Dios el Padre es
invisible. Colosenses 1:15 llama a Dios "el Dios invisible". 1 Timoteo
1:17 alaba a Dios, diciendo: "al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al
único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos".
Cuando cantamos con el Espíritu es porque entendemos que mi espíritu
debe adorar al Espíritu de Dios, pues el es Espíritu: “Dios es espíritu, y los
que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.” Juan 4:24.

El entendimiento está en que cuando adoramos en el Espíritu entendemos
que glorificamos, alabamos y exaltamos el nombre de nuestro Dios y
salvador Jesucristo:

“Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el
Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de
Cristo, no es de él.” Romanos 8:9.

“Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de
Jesucristo, esto resultará en mi liberación” Filipenses 1:19.

El dijo que donde estuviera dos o tres congregados en su nombre él estaría
en medio nuestro: “Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre,
allí estoy yo en medio de ellos” Mateo 18:20. El está en medio de su
pueblo pero en el Espíritu. De esta manera el mundo no puede adorarle en
el Espíritu, esto solo está para los nacidos de nuevo, nacidos en el Espíritu,
en la carne no se puede adorar a Dios: “porque nosotros somos la verdadera
circuncisión, que adoramos en el Espíritu de Dios y nos gloriamos en
Cristo Jesús, no poniendo la confianza en la carne” Filipenses 3:3.

El apóstol Pablo dijo: “En el nombre de nuestro Señor Jesús, cuando
vosotros estéis reunidos, y yo con vosotros en espíritu, con el poder de
nuestro Señor Jesús” 1 corintios 5:4.
Por eso la Palabra nos enseña a adorar a Dios en espíritu y en verdad: “Mas
la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al
Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores
busca que le adoren.” (Juan 4:23).
La alabaza con entendimiento produce su efecto:

“Cantad á Dios, cantad: Cantad á nuestro Rey, cantad. Porque Dios es el
Rey de toda la tierra: Cantad con inteligencia” (Salmo 47:6-7).

3
VtÇàtÇwÉ vÉÇ xÄ XáÑ•Ü|àâ ç vÉÇ xÄ xÇàxÇw|Å|xÇàÉ
“¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el
entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el
entendimiento.” (1 Corintios 14:15).

La alabanza con entendimiento aleja a los demonios:

David el rey y salmista nos da este ejemplo en 1 Samuel 16:14-23: “David
tomaba su arpa y tocaba” Y el poder de la alabanza alejaba la influencia
demoniaca. La música calmaba a Saúl y lo hacía sentirse mejor.

Los demonios se alejaban: “Y cuando el espíritu malo de parte de Dios
venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía
alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él” (1 Samuel
16:23).

La alabanza con entendimiento nos da la victoria sobre nuestros
enemigos: el poder que contiene esta clase de alabanza, se encuentra en 2
Crónicas 20:9:30, cuando Dios dio una gran victoria al pueblo de Israel
contra los moabitas y amonitas después de haber comenzado a ALABAR
A DIOS en el momento de enfrentar unos enemigos terribles y poderosos.
Humanamente, Israel no podía luchar contra pueblos guerreros, pero
cuando Dios le dijo: "Alaben", Israel obedeció y vio la mano de Dios
levantarse en su favor, y sus enemigos fueron totalmente derrotados, sin
levantar siquiera una espada. ¡Ese es el poder de la alabanza de obediencia
y fe!

La alabanza que se dirige a Dios en El Espíritu abre las puertas de la
cárcel, convierte al hombre, salva a la familia, y pone fin a la
cautividad Satánica:

Pablo y Silas nos muestra este poder en el momento que son castigados por
hacer el bien a una mujer poseída por un espíritu de adivinación. Y
agolpóse el pueblo contra ellos: y los magistrados rompiéndoles sus ropas,
les mandaron azotar con varas. Y después que los hubieron herido de
muchos azotes, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los
guardase con diligencia: El cual, recibido este mandamiento, los metió en
la cárcel de más adentro; y les apretó los pies en el cepo. Más á media
noche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos á Dios: y los que estaban
presos los oían. Entonces fue hecho de repente un gran terremoto, de tal
manera que los cimientos de la cárcel se movían; y luego todas las puertas
se abrieron, y las prisiones de todos soltaron. Y despertado el carcelero,
como vió abiertas las puertas de la cárcel, sacando la espada se quería
matar, pensando que los presos se habían huído. Mas Pablo clamó á gran

4
VtÇàtÇwÉ vÉÇ xÄ XáÑ•Ü|àâ ç vÉÇ xÄ xÇàxÇw|Å|xÇàÉ
voz, diciendo: No te hagas ningún mal; que todos estamos aquí.” (Hechos
16:22-28).

La Palabra de Dios expresa que fueron golpeados, torturados y
encarcelados en una prisión de máxima seguridad atados de manos y pies
con cadenas y grilletes como criminales peligrosos, sin ninguna posibilidad
de poderse mover ni mucho menos escapar. No importando el dolor de su
cuerpo y todos los maltratos que recibieron, tenían un canto para Dios en
medio de la oscuridad.

Es importante que aprendamos de estos principios tan poderosos. Alabar a
Dios en todo tiempo es el medio para entrar libremente a la presencia de
Dios, es un arma poderosa para testificar a otros del poder de Dios y es el
arma que el cristiano tiene para poder desactivar las obras del enemigo que
tal vez nos quieran atar o tienen atadas las vidas de los que están a nuestro
alrededor. La alabanza y la adoración a Dios es producto del trabajo del
espíritu Santo en nuestra vida. Por eso la Palabra nos enseña a adorar a
Dios en espíritu y en verdad. (Juan 4:23).

Dios está poniendo una herramienta poderosa en tus manos que te podrá
liberar de tu angustia, tristeza o depresión. Sólo tienes que decidir usarla,
sólo tienes que decidir obedecer y dar gracias en todo. "¡Que todo lo que
respire alabe a Dios!" (Salmo 150:6).

Siempre que usted alabe a Dios con el entendimiento crea que nada le
faltara: “El Señor es mi pastor, nada me faltará… aunque ande en valle de
sombra de muerte no temerá mal alguno… porque tu estarás conmigo”
(Salmo).

Para concluir cuando entre a la iglesia hágalo cantando, dando gracias
siempre a Dios por sus obras y maravillas: “Cantad alegres a Dios,
habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; Venid ante su
presencia con regocijo. Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no
nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.
Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su
misericordia, Y su verdad por todas las generaciones.” (Salmo 100).

Recuerde que no todos pueden alabar a Dios con el Espíritu, Jesús dijo:
``ESTE PUEBLO CON LOS LABIOS ME HONRA, PERO SU
CORAZON ESTA MUY LEJOS DE MI.… Mateo 15:8-9. Muchos dicen
alabarle pero sus pensamientos están lejos de la adoración del verdadero
Dios y la vida eterna. 1 Juan 5:20.

5
VtÇàtÇwÉ vÉÇ xÄ XáÑ•Ü|àâ ç vÉÇ xÄ xÇàxÇw|Å|xÇàÉ

Pero usted hermano no importa cuándo, dónde ni cómo se alabe al Señor
Jesús, lo más importante es alabarlo con entendimiento, con todo nuestro
ser, con toda nuestra alma: “Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo
mi ser su santo nombre.” (Salmo 103:1). Todo lo que respire alabe a Dios,
(Salmo 150:6).

Dios les bendiga

Fredy Delgado
Pastor y Teólogo

6